Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

École et Église en Espagne et en Amérique Latine

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

V. L'offensive de l'Église. Congrégations et Éducation populaire

Ofensiva escolar de la Iglesia en Avila (1897-1931)

José María Hernández Díaz

Texte intégral

  • 1 Cf. Pla i Deniel, E., «Discurso en la Institución Τeresiana», Boletín Eclesiástico del Obispado de (...)

«En nuestra España, gracias al Señor, reina aun el espíritu cristiano: Nuestro Monarca consagra oficial y públicamente la nación al Corazón Sagrado de Jesús; nuestras leyes aún con algunos lunares, están informados por el espíritu cristiano; en nuestras escuelas se enseña la religión y no pequeña culpa nos cabe a los católicos de las deficiencias que en estas enseñanzas existen. ¿Vamos a dejar el puesto al enemigo y abandonar el palenque?. No, en modo alguno. El pueblo en general será lo que sean los maestros y lo que sean las escuelas públicas. Es cierto que la Iglesia tiene derecho a abrir sus escuelas, porque es docente su misión y debe tenerlas para contrarrestar los efectos de las anticatólicas; pero no basta esto, porque hoy la enseñanza está en gran parte en manos del Estado y en muchos sitios no hay más que la Escuela Nacional; por eso es necesario intervenir esos puestos así como los de Inspección (que como vosotras las inspectoras que me oís, sabéis muy bien, es el cargo que tiene hoy más atribuciones y más influencia en la enseñanza) Escuelas Normales y toda la enseñanza oficial»1.
(Discurso de la Pla i Deniel, Obispo de Avila).

1El texto, parte del discurso que pronuncia en la institución Teresiana de Avila el Obispo Pla i Deniel, adelanta la principal conclusión de este trabajo. Puede considerarse paradigmático de la actitud que la Iglesia adopta en la España de principios de siglo ante el problema de la enseñanza, y se propone como modelo de referencia para una decidida ofensiva escolar propia de una etapa de encarnizada controversia educativa.

2Comprender el sentido de las «declaraciones colectivas» de los obispos españoles en 1931, la dura confrontación de la Iglesia ante el Estado republicano, y el posicionamiento que asume aquélla en la contienda bélica posterior, obliga a prestar atención una vez más a la parcela educativa, a la escuela muy en especial.

3La escuela ha sido durante décadas palenque propicio para la lucha ideológica, para vocear nuevas iniciativas políticas o defenderse de pretendidas conculcaciones de derechos históricos. La educación, la escuela en este caso, es para la Iglesia de España ámbito celosamente protegido, defendido o aspirado, dependiendo del contexto histórico en que nos situemos.

4La etapa comprendida entre la crisis del 98 y la llegada de la IIa República, no tan acogida como otras anteriores o posteriores por la historiografía, resulta sin embargo de ineludible referencia para explicar el devenir inmediato. Uno de los capítulos que merece ser detenidamente abordado es el de la Iglesia y su relación con la escuela.

  • 2 Cf. GARCIA REGIDOR, T., La polémica sobre la secularización de la enseñanza en España (1902-1914), (...)

5Este trabajo quiere incidir en uno de los aspectos del problema antes reseñado y en la etapa definida como segunda fase de la Restauración. Sin olvidar los notables estudios ampliamente difundidos en torno a debates parlamentarios, alta política escolar, discusiones sobre libertad de enseñanza, papel de las congregaciones religiosas en el área educativa, problemática suscitada por el amplio referente del catolicismo social u otros2, aquí, desde un espacio escasamente significativo en el espectro de realidades de la España de la Restauración como es Avila, pretendemos sugerir una tesis propensa a la discusión.

6Arrancado de los últimos años del XIX, coincidimos con aquéllos que perciben en la Iglesia un cambio de perspectiva en materia escolar. Han pasado los tiempos de sólo defenderse en las trincheras, y es preciso salir de la sacristía, iniciar una ofensiva generalizada en varios frentes.

7La controversia pública en el Parlamento y en la cátedra, en la prensa católica o en la calle, en publicaciones religiosas y concentraciones masivas de fieles, la organización política y sindical, los congresos católicos y el púlpito, todo es útil y necesario para preservar lo adquirido y conquistar nuevos espacios al laicismo liberal, republicano o de las organizaciones obreras de masas.

8No sólo hay que defender, sino también atacar. No sólo cabe sostener instituciones donde libremente se imparta una enseñanza asentada en idearios y formas pedagógicas católicas, sino que hay que arrancar al Estado la parcela educativa que pareció pertenecer a la Iglesia en el pasado. Y el enclave que hay que tomar al enemigo-Estado, no para destruirlo sino para ser controlado y desde donde dominar y expandir su influencia, es la escuela. Pero no la escuela privada como a veces se expone con simplismo reduccionista, sino todos los entresijos de la escuela que entonces llaman pública o nacional, más precisamente la sostenida y controlada por el Estado.

9Sobre todo las escuelas públicas. De ahí el enorme interés que suscita la formación del maestro cristiano, la conveniencia de organizar secciones y asociaciones católicas de estudiantes, el puesto tan influyente que desde esta perspectiva ocupan las Escuelas Normales y las Inspecciones de enseñanza, la promoción de asociaciones de padres de familia, el establecimiento de internados.

10La escuela pública con preferencia. Entendemos que esta hipótesis no ha sido enjuiciada con suficiencia. Por ello vamos a servirnos de un espacio geográfico e ideológico donde aparece planteado el tema con enorme nitidez, la ciudad y diócesis de Avila.

11En el contexto de referencia confluyen distintos factores que contribuyen a presentar con mayor transparencia y lozanía una ofensiva escolar pura y llana con escasos obstáculos y muchos elementos a su favor, sociedad rural, conciencia de ser reserva espiritual, dominancia de concepciones políticas conservadoras, ausencia de especiales conflictos de clase, relevante personalidad de sus obispos, percepción de los problemas más graves que emergen en Madrid a cierta distancia, o de sus ecos, significativa presencia de la Iglesia en toda la trama educativa e ideológica de la capital y provincia.

  • 3 Cf. HERNANDEZ DIAZ, J.Ma, La escuela y la educación popular en Avila (1838-1936), En vías de publi (...)

12El Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila (en particular los discursos y cartas pastorales de los prelados) y la prensa, preferentemente, serán las fuentes más usuales, aunque sin olvidar otras que ya venimos manejando en la elaboración de un trabajo más amplio3.

13Finalmente, sobre la etapa de estudio elegida, advirtamos que nos detenemos justamente en la llegada de la IIa República, período de máxima confrontación escolar que en gran parte queda explicado desde esta etapa anterior. Si arrancamos de 1897 no es para evitar considerar el movimiento católico inmediatement anterior, sino que contribuye a centrarnos en la emergencia de las reformas escolares que desencadena el poder central (con Romanones muy en especial), y además coincide con la llegada a la sede episcopal abulense de Joaquín Beltrán Asensio. Este obispo, junto al mucho más conocido Enrique Pla i Deniel, formará un tandem ciertamente significativo de las posiciones de la Iglesia en materia escolar en la España del primer tercio del siglo XX.

1.- Sin olvidar la trinchera

  • 4 Cf. MONTERO GARCIA, F., «La cuestión escolar en los Congresos Católicos (1889-1902)», Iglesia y ed (...)

14Lo primero que compartimos, entre otros autores con Montero4, es la evolución que atraviesa la Iglesia en España en sus planteamientos de intervención en la sociedad, bien a través de la escuela, la prensa, instituciones políticas o entidades católico-obreras de nueva planta.

15El afán recristianizador de los católicos pasa, de posiciones integristas y refractarias a toda innovación dentro de los cauces que el Estado y la sociedad oferta, hacia otras más posibilistas que supone aceptar los cauces institucionales para plasmar y defender sus posiciones particulares. A partir de aquí se lanzarán ofensivas parciales, o generalizadas, consciente de cómo la declaración de guerra abierta en ciertos casos favorecerá las posiciones dominantes de la Iglesia en el conflicto escolar y su posterior influencia en la sociedad.

16Es decir, sin abandonar nunca posiciones defensivas en retaguardia y trincheras, lanzará escaramuzas y batallas que confluirán en el triunfo del nacionalcatolicismo varios años después, sin tal vez haber pretendido llegar tan lejos. Veamos cómo se concretan en Avila esas posiciones de trinchera en una doble dimensión: contribución en el plano del debate, y propuestas de acción.

  • 5 Varios trabajos nos eximen de reproducir la discusión en extenso, Cf. Además del íam cit. de Garcí (...)

17a) En conexión con la política general de la primera fase de la Restauración y la plasmación de la intervención eclesial de León XIII en los seis Congresos Católicos (1889-1902), emerge un debate que podría resumirse en cuatro líneas de discusión: los derechos de la Iglesia sobre la escuela, la libertad de enseñanza, contra los decretos que legitiman un Estado docente, y frente a la secularización anticlerical y laicista5.

18La Iglesia es la responsable de orientar y dirigir a los padres en la educación de sus hijos dentro y fuera de la escuela, puesto que tiene autoridad para ello, derechos históricos, y su misión educadora se considera como irrenunciable.

  • 6 Cf. «Exhortación pastoral del obispo de Avila con motivo de la exposición dirigida al Gobierno por (...)
  • 7 Cf. PLAIDENIEL, E., «La realeza de Cristo y los errores del laicismo», Ibidem, 21 de octubre de 19 (...)
  • 8 Como ejemplo remitimos al artículo sin firma «El derecho de enseñar», El Diario de Avila, de 25 de (...)

19Se aduce, en palabras del obispo Juan Muñoz Herrera en 1893, el estado de confusión y anarquía que reina en la enseñanza oficial como efecto de los artificios empleados desde fines del siglo XVI para disminuir y alejar de ella la autoridad de la Iglesia. Por ello hay que restituir los derechos y autoridad de la Iglesia, porque su misión es harto conocida y sus derechos verdaderamente indiscutibles. La Iglesia goza de un magisterio indisputable porque descansa en la posesión indefectible de la verdad revelada y en la misión divina para predicarla. Esta es la razón decisiva que explica que la Iglesia sea en los pueblos cristianos la más alta autoridad para dirigir la instrucción y la enseñanza pública. Este magisterio es supremo en materias religiosas y morales, y también en otras ciencias. Ello obliga a establecer la inspección necesaria, para que todo sea científicamente subordinado a la autoridad de la Iglesia6. Varios años después (1926) otra pastoral de Pla i Deniel recuerda los atentados cometidos contra la Iglesia, sobre todo en el siglo XIX, la necesidad de repararlos, y los derechos que el Concordato reconoce a la Iglesia en materia de enseñanza7. Por su parte, la prensa abulense, de orientación mayoritariamente conservadora, también participa de forma activa en el debate defendiendo idénticas posiciones8.

  • 9 Remitimos al resumen de PUELLES ΒΕΝITΕΖ, Μ., Educación e ideología en la España contemporánea, Bar (...)
  • 10 Cf. BROCH, Ρ., El concordato y elproyecto de ley de asociaciones, Avila, Tip. De Benito Manuel, 19 (...)

20Muy conectado con la defensa de los derechos de la Iglesia emerge el tema de la libertad de enseñanza, de larga tradición polémica en todos los ámbitos escolares y en diversos períodos históricos9. No se hace tanto hincapié en la libertad de ciencia, investigación, docencia y pensamiento cuanto en los derechos de los padres a la educación de sus hijos, a la elección de centro o a los derechos escolares de todo orden que asisten a la Iglesia. No obstante, se recuerda con frecuencia la vigilancia del error, la mediación de la libertad de cátedra que debe ejercer la Iglesia10.

  • 11 Cf. El Diario de Avila, «La primera enseñanza», 2 de febrero de 1901; «De enseñanza», 18 de octubr (...)

21La controversia Iglesia-Estado docente se agudiza desde la publicación de las primeras normas emanadas de la política de Romanones hasta alcanzar un alto grado en torno a la conocida Ley del Candado de 1910. Frente al Estado docente la misión educadora de la Iglesia. Se cuestiona las atribuciones del el monopolio que pretende ejercer11.

  • 12 El Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila de 22 de septiembre de 1906 publica la encíclica de (...)

22Pero será justamente en estos años cuando mayor virulencia alcance la cuestión del laicismo en la enseñanza, las críticas de anticlericalismo que se vuelcan contra el Estado liberal, la feroz batalla al ateismo combativo del anarquismo representado en Ferrer y las escuelas racionalistas, la escuela neutra de institucionistas y socialistas, la defensa a ultranza de la enseñanza de la doctrina cristiana. Aquí se debate y combate activamente pues toca de lleno fibras sensibles en la institución eclesiástica y en una sociedad de clara dominancia católica y conservadora como Avila12. Es uno de los temas persistentes y obsesivos, pero se advierte una especial agudización en torno al proceso de Ferrer y la política considerada «cesarista» de Canalejas hacia 1910, y un paulatino declive al prestar más atención a otros temas en los años venideros.

  • 13 El Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila de 30 de enero de 1909 publica el Reglamento de la A (...)
  • 14 El Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila informa el 5 de agosto de 1910 que ha comenzado a pu (...)
  • 15 Según El Diario de Avila de 11 de abril de 1910 la Asociación Nacional de Jóvenes Propagandistas s (...)
  • 16 La intervención directa en los pueblos a través de las llamadas misiones arranca de muy atrás, y s (...)
  • 17 Véase la pastoral del obispo sobre instalación de bibliotecas parroquiales, tarea que se sigue imp (...)
  • 18 Amplias referencias de actividades en las catequesis de las Vacas y Santo Tomás, cf. Ibidem, 21 de (...)
  • 19 Cf. HERNANDEZ DIAZ, J.Ma., «Catolicismo social y educación. Sus inicios en Avila», pp. 182-94, en (...)
  • 20 Citamos más abajo los numerosos colegios de religiosas dirigidos a las niñas, que proliferan mucho (...)

23b) Hay, pues, un debate escolar abierto, aunque también vivas manifestaciones de resistencia, traducidas en propuestas y acciones concretas ante las «agresiones» del Estado y de los sectores liberales, socialistas y anarquistas. Se organizan activas campañas de buena prensa13 y se prohiben lecturas insanas para la moral y el dogma católico14, al tiempo que los católicos salen a la calle para protestar enérgicamente contra el laicismo anarquista o la política jacobina de Canalejas15. No sólo se consolidan mecanismos de in fluencia sobre la mentalidad colectiva a través de las misiones populares16, el esmero en formar bibliotecas parroquiales17, el cultivo de la catcquesis enseñando la doctrina cristiana18, la presencia en el mundo obrero mediante la política eclesial del catolicismo social19, y la educación cristiana de la mujer20.

  • 21 La aversion de autoridades eclesiásticas y de la prensa católica hacia los institucionistas es tot (...)
  • 22 Cf. «La escuela laica» El Diario de Avila, 6 de septiembre de 1911; «¿Una escuela ferrerista en Av (...)
  • 23 Sin remitimos muy atrás, en 1895 queda instalado en Avila el instituto de María Reparadora para la (...)
  • 24 Cf. «Circular del obispo E. Pla i Deniel ordenando la lectura de la encíclica sobre la educación c (...)

24Especial mención merece, por una parte, el combate abierto al laicismo de los proyectos y hombres de la Institución Libre de Enseñanza21, y la erradicación de cualquier brote de escuela laica (socialista o anarquista) del terreno patrio22; y por otra, el esfuerzo por tejer una red de escuelas católicas23, y difundir una pedagogía católica a través de firmas nacionales influyentes como Manjón y Rufino Blanco, y otras más autóctonas como Marín Rojo24.

  • 25 Ya en 1902 quedaban registradas en Avila y provincia 27 comunidades religiosas, aunque no todas de (...)

25Vemos, por lo tanto, que en un sentido se interviene al margen de la escuela del Estado, y se va gestando y construyendo la escuela catól ica, m uy en consonancia con la progresiva implantación en España de congregaciones religiosas dedicadas a la enseñanza25, y la elaboración de una pedagogía católica (Poveda, Rufino Blanco, Ruiz Amado, Manjón son sus más cualificados representantes), que en lo científico se sitúa a la altura de corrientes europeas similares, y en lo metodológico cabe ser ubicada en el movimiento de la escuela nueva-activa que se abre paso por las sociedades más avanzadas en la confluencia de los dos siglos. Las iniciativas escolares católicas promovidas en la ciudad y provincia de Avila comparten planteamientos y quehaceres pedagógicos semejantes a los de la corriente católica educativa del resto de España.

26En otra dirección encontramos una explícita resistencia activa y de desgaste a las iniciativas institucionales de corte anarquista, socialista, laico, o liberalinstitucionista que pretenden plasmarse en la sociedd abulense; o se convocan manifestaciones multitudinarias en la calle como protesta ante situaciones especiales de emergencia y proyección católico-nacional como el proceso contra Ferrer o la promulgación de la ley de congregaciones de Canalejas. Las movilizaciones y mítines de 1910 que se producen en la ciudad son de lo más significativo.

27Finalmente, nunca se descuida una presencia cultural indirecta en la sociedad y mentalidad colectiva a través de la prensa diaria, campañas especiales de publicaciones católicas y secciones de buena prensa, misiones populares y bibliotecas parroquiales, prohibición de lecturas peligrosas, asociaciones catequísticas, el ya mencionado ámbito del catolicismo social con sus consiguientes elementos educativos.

  • 26 Cf. El Diario de Avila, 19 de marzo de 1922.

28Sin duda, las encíclicas y documentos papales y de las jerarquías eclesiásticas españolas, las conclusiones y orientaciones de los congresos católicos, y el movimiento europeo en su conjunto cuajaban de manera clara en sociedades muy receptivas a ellos como es Avila, que se convierte así en un buen exponente de ciudad ideológica, cultural y educativamente amurallada, auténtica y celosa guardiana de históricas esencias espirituales. Como expresa Blanca de los Ríos Lamperez en un artículo periodístico, «Avila no es una ciudad, es una época murada, es la Edad Media con almenas»26.

2.- La ofensiva escolar

29Como muy bien plantea García Regidor, los primeros años del siglo XX denotan una posición preferentemente defensiva de la Iglesia en la polémica de la secularización de la enseñanza frente a los poderes públicos en documentos y declaraciones, pero también con incidencia en la calle y las instituciones sociales y educativas. Pronto, sin embargo, sin abandonar nunca la defensa, el terreno conquistado, se inicia un paulatino proceso ofensivo consistente en reorganizar la trama que, en materia escolar, permita controlar - confesionalizar la escuela «nacional».

30Por la ya mencionada particularidad de Avila y su contexto, por la dinámica de la Iglesia en España, y la relevancia de las autoridades eclesiásticas que por estas fechas pasan por la diócesis abulense, vamos a encontrar terreno abonado y cultivadores enérgicos y persistentes de una política escolar católica que un día dará sus frutos.

31Se trata de incidir con eficacia en la sociedad a través de la escuela, intervenir como católicos en la vida civil confesionalizando la escuela que dirige, controla y financia el Estado. Es una tarea compleja que requiere urdir un tejido que acoja a todos los agentes escolares (maestros, niños-jóvenes, padres de familia y párroco), tal como proponen en enero de 1910 las «Normas de acción católica y social en España» que firma el cardenal de Toledo, comentando una circular de la Sante Sede sobre el mismo tema, y que se difunden por las diócesis españolas.

  • 27 Cf. Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, 10 de agosto de 1922, pp. 323-362.

32Hasta nosotros ha llegado un documento que nos parece de especial significación puesto que en sí mismo reúne lo fundamental del contenido que abordamos en este apartado. Se trata de la «Carta Pastoral a los maestros de la diócesis de Avila. El sacerdocio de la educación», que escribe el recién llegado obispo Enrique Pla i Deniel en 192227.

  • 28 Cf. Ibidem, 31 de enero de 1924, pp. 34-48.
  • 29 Cf. Ibidem, 17 de abril de 1926, pp. 161-240.

33Es un testimonio amplio y denso que, si bien tiene unos receptores definidos en los maestros de Avila, por su orientación generalizadora cabe ser considerado como doctrina católica sobre la escuela en España, más aún si recordamos la posición relevante que ocupará este prelado años después en la jerarquía eclesiástica española. Por otra parte, como puede apreciarse en el contenido de las secciones del Congreso de Educación Católica que se celebra en Madrid en abril de 1924, la mayor parte de la temática queda aquí preanunciada28. Además, aunque unos años antes a la publicación de otro extenso c importante documento pastoral titulado «La acción católica»29, Pla i Deniel apuntaba con firmeza hacia la acción comprometida de los seglares en la vida pública, en plena concordancia con la política diseñada desde las más altas jerarquías de la Iglesia católica para intervenir en el conjunto de la sociedad en la década de los 20.

34La carta pastoral a que nos referimos comienza admitiendo que los maestros son, junto a los sacerdotes, los principales cooperadores del obispo en su tarea pastoral. «El magisterio educativo es un verdadero sacerdocio» por el talante vocacional de la profesión, la finalidad educativa de su misión, el grupo de edad en que incide, y porque la Iglesia comunica a los maestros la misión de enseñar su doctrina.

35Con amplitud justifica estos extremos y se recrea en comentar la excelencia e importancia de la escuela primaria, su obi igatoriedad, la necesidad de ser religiosa, la prohibición que se hace a los padres católicos de enviar sus hijos a escuelas neutras recomendaciones al magisterio sobre la primera comunión y su preparación en la escuela, así como el talante convincente y práctico de esta enseñanza religiosa.

36A continuación abunda en la misión que el «maestro nacional» recibe del Estado, la Iglesia y los padres de familia al constatar la relevancia que la «escuela nacional» alcanza en España, y muy en particular en la diócesis de Avila, «donde más del noventa por ciento de sus escuelas son nacionales». Esta escuela nacional «es católica de hecho y de derecho» por justificación histórica, reglamentación de sus símbolos cristianos, y práctica social, y se convierte en la mejor prenda de paz y prosperidad para España. «Mientras las escuelas nacionales de nuestra España sean presididas por el crucifijo y el retrato del Monarca, no tememos por el porvenir de nuestra patria. En España no sabemos apreciar muchas veces los tesoros que poseemos. Y tesoro inapreciable es poseer la escuela nacional confesional y católica». Se recoge en el texto.

37Finalmente, después de abundar en lo elevado de la función educadora, concreta puntos de cooperación entre todos los elementos sociales que intervienen en la tarea escolar (maestro, padres y sacerdote), incidiendo en la importancia que alcanza una adecuada formación cristiana del magisterio en Escuelas Normales, internados normalistas y congregaciones para estudiantes de magisterio, ejercicios espirituales y otros. Termina insistiendo en una idea profusamente reiterada a lo largo del documento: «Nada pedimos más ardientemente al Sr. para nuestra España, que conserve y perfeccione el carácter católico e integralmente educativo de nuestras escuelas».

38Construir y consolidar esa escuela nacional confesionalmente católica precisa de la intervención directa y cualificada de uno de sus elementos claves, el maestro. Será el maestro «nacional» una figura particularmente mimada por las iniciativas eclesiásticas, tanto en declaraciones públicas como en la puesta en funcionamiento de instituciones cooperadoras a su formación.

  • 30 Cf. El magisterio católico, la Federación es un hecho», El Diario de Avila, 10 de junio de 1914; S (...)
  • 31 Cf. Ibidem, 5 de mayo de 1917; en la velada que celebra esta Asociación del Magisterio Mariano hab (...)
  • 32 Cf. Ibidem, 25 de febrero de 1921.
  • 33 Cf. BERROJO, Germana, «A los profesionales de la enseñanza. Caridad Pedagógica Abulcnsc», donde se (...)
  • 34 En el art. «El magisterio católico» se convocan ejercicios espirituales para maestras, cf. Ibidem, (...)

39Frente a las incipientes organizaciones de maestros de talante socialista o liberal comienzan a establecerse las católicas. Y no porque en Avila encontremos una notable incidencia del socialismo entre los maestros, sino porque aquí se reciben los ecos de lo que acaece en otras regiones y se aplican soluciones de carácter global. Lo cierto es que desde posiciones católicas se escribe sobre la Federación del Magisterio Católico30, queda constituida en el convento de María Reparadora la Asociación del Magisterio Mariano con profesoras y alumnas de la Escuela Normal de Maestras de Avila31, se combate con dureza a periódicos de enseñanza como «La Asociación»32 al ser considerado éste como revolucionario, aparece alguna sociedad de socorros mutuos para maestros como la conocida «Caridad Pedagógica Abulense»33, y se convocan con frecuencia ejercicios espirituales para maestros y maestras34.

  • 35 Cf. GOMEZ MOLLEDA, M. Dolores, La escuela problema social. En el centenario de Poveda Madrid, Νarc (...)

40La formación de este maestro «nacional» católico no se agota en la de aquéllos que ejercen, sino que se piensa en la labor previa a desarrollar en las Normales, y comienzan a articularse mecanismos e instituciones como los internados normalistas y las asociaciones de estudiantes católico, siguiendo las pautas del movimiento pedagógico católico promovido por Poveda, Siurot y seguidores poco antes35. Los profesores de las Normales son considerados como piezas claves de la posterior confesionalización de la escuela nacional, y los internados y asociaciones de estudiantes complemento ineludible para reforzar los principios y talantes adquiridos. En estas iniciativas el obispado interviene de forma muy directa, sobre todo el varias veces citado Pla i Deniel, que acaba de ocupar la sede abulense, pero que posee una notable experiencia de acción católica social en tierras catalanas.

  • 36 Remitimos al Anexo I. Para referencias más amplias del acto de inauguración del mismo, cf. El Diar (...)
  • 37 En otro discurso que pronuncia Pla i Deniel en el internado el 24 de febrero de 1924 dice lo sigui (...)

41En efecto, como ya sucedía en diferentes poblaciones de la geografía hispana (Madrid, Barcelona, Oviedo, Málaga, Jaén, Linares, León, Burgos, Teruel), en 1919 se funda en Avila el internado-academia para señoritas normalistas, cuyo fin es formar maestras sanas, inteligentes y buenas católicas36. Recibe apoyo diocesano y está organizado sobre cimientos de pedagogía teresiana37. Es probable que las históricas y siempre vivas resonancias teresianas de Avila hayan contribuido a instalar y atraer una institución educativa como la que comentamos.

  • 38 Cf. «Nuevo campo de acción social. La Asociación de estudiantes Católicos», El Diario de Avila, 10 (...)
  • 39 Cf. Ibidem, 21 de octubre de 1922; 25 de noviembre de 1922; 8 de enero de 1923; 30 de octubre de 1 (...)
  • 40 Cf. Ibidem, 17 de enero de 1923; 11 de enero de 1924.
  • 41 Remitimos a la consulta de la revista quincenal de la Juventud de Acción Popular de Avila, que se (...)
  • 42 Cf. Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, 27 de marzo de 1928 y 6 de abril de 1929.

42Igualmente sucede con la erección de asociaciones de estudiantes católicos. Siguiendo las recomendaciones de Benedicto XV se organiza e inaugura en Avila en 1922 la «Juventud Católica», asociación que gira en torno al lema «Religión, Patria, fortaleza», y que parece ser la primera de su género en España, aunque ya en Madrid se haya inaugurado poco antes la «Casa del Estudiante Católico»38. La «Juventud Católica Abulense» organiza veladas lúdicas e instructivas, proyecciones cinematográficas, conferencias sociales, ciclos culturales39, y comienza a participar en el movimiento asociativo de los jóvenes católicos de toda España asistiendo a la creación de federaciones estudiantiles en Zaragoza, Medina del Campo y otras ciudades40. Son los precedentes de sectores juveniles que encontrarán fórmulas de organización política en años posteriores en torno a las Juventudes de Acción Popular41. Muy particular mención requiere la asociación conocida como «Magister», formada por estudiantes de las dos Escuelas Normales de Avila, y cuyo lema es «Fe, Ciencia y Libertad». Es la promotora y organizadora de la llamativa fiesta del estudiante católico que se celebra con brillantez y refinado estilo académico desde 192842.

  • 43 La nueva inspectora de Avila, Mariana Ruiz Vallecillo, fue antes directora del Internado Teresiano (...)
  • 44 Cf. Circular del obispo a las directoras de los colegios, especialmente de religiosas, sobre la in (...)
  • 45 Cf. Ibidem, 22 de noviembre de 1930, pp. 635-38.
  • 46 Se publica un documento exhortación del Cardenal de Valladolid protestando contra el anunciado R.D (...)
  • 47 Cf. Ibidem, 22 de noviembre de 1930, pp. 657-58.
  • 48 Se publica el recurso del obispo ante el Ministerio contra la negación del derecho de los párrocos (...)
  • 49 Con asistencia de Calvo Sotelo, entre otros oradores, se celebra un mitin católico en Avila cuya c (...)
  • 50 Las escuelas nacionales de San Roque son consagradas públicamente al Sagrado corazón, 27 de septie (...)
  • 51 Por acuerdo del Congreso Eucarístico de Burgos se publica, como en toda España, el Reglamento de l (...)

43Convertir o reafirmar como católica la escuela nacional exige considerar la relevante función de control de la inspección de enseñanza primaria en la escuela43, cultivar la modestia de las alumnas en el hablar y vestir44, evitar los colegios de ambos sexos45, fomentar la catequesis y garantizar la enseñanza46 adecuada de la doctrina cristiana en la escuela y en los institutos de segunda enseñanza47, exigir el reconocimiento explícito del párroco en la escuela48, y difundir por doquier la concepción cristiana de la escuela entre los padres y la sociedad en general49. Finalmente, la introducción de símbolos explícitamente católicos en la escuela primaria50, el fomento de instituciones paracscolares complementarias de signo católico como la Niñez Escolar, Mutualidad Escolar, Cajas Infantiles de Ahorro, Cantinas, y otras51, contribuyen de forma decisiva a sacralizar la escuela, a erigirla en vehículo preminente de la tarca pastoral del párroco y de los católicos como actores de combate en la sociedad, a quienes se les comienza a pedir un creciente compromisos de intervención social.

***

44Por no caer en simplismos de corte reduccionista tampoco resulta fácil explicar todos y cada uno de los motivos que impulsan a los sectores católicos de Avila a llevar a efecto una auténtica ofensiva escolar a principios de siglo, operación que nos parece sencillamente desproporcionada para la oposición encontrada en la ciudad y diócesis. De ahí que, sin exclusiones, pensemos en la determinante posición que ocupa la figura del obispo, bastante fogueado desde otros marcos geográficos en controversias sociales para llevar a la práctica en total pureza, y con todo a su favor, las disposiciones de la Santa Sede y de los prelados españoles en materia de acción social católica, y en concreto en el sector de la educación. Beltrán Asensio y Pla i Deniel son obispos muy dinámicos en la sede abulense en esta etapa histórica, pero también van a encontrar una favorable opinión pública tradicional, una realidad social muy receptiva a posiciones católicas que facilitarán a sus dirigentes distintas propuestas. En Avila se tiene conciencia de ser, en alguna medida, merecida reserva espiritual de España y palanca de obligado uso en cualquier recuperación de tradiciones y esencias perdidas por la intervención de liberales, socialistas y anarquistas. La escuela es uno de los instrumentos y marcos de intervención más valorados, y por esto la controversia escolar está servida, y en ocasiones se presenta muy cruda y agresiva. De todo ello, y para terminar, tal vez resulte esclarecedor el texto que tomamos de la prensa de la ciudad:

  • 52 Cf. El Diario de Avila, 11 de septiembre de 1915.

«Corrientes malsanas de grotesco indiferentismopretenden inundar las serenas, tranquilas y religiosas costumbres de la vieja ciudad de Avila. Oleadas de exótica educación quieren suplantar a las que son de pura cepa, a las de raza y congénitas en el alma castellana. Pero Avila, que sabe donde está su glorioso pasado, y que con Avendaño y Alfonso de Madrigal, Luis de Victoria, Juan de la Cruz y Teresa de Jesús supiera grabar en páginas gloriosas los más retumbantes títulos de la más alta nobleza... ; hoy, añorando aquella época de verdaderas costumbres caballerescas, anatematiza las tristes andanzas de ciertos aventureros de novedades que, a pretexto de cultura, la envilecen, quitando de sus hogares esa hermosa pedrería de costumbres viejas y celestial tono, que en nuestros mayores fueran dibujando sus artistas, sus artífices y sus santos. Avila quiere salvarse. Y Avila, la ciudad antigua, se salvará»52.

Annexes

Anexo. Reglamento del internado-academia para normalistas creado en la ciudad de avila (1919)

Institución Teresiana. Internado-Academia para normalistas fundado con la aprobación y bendición del Ilmo. Y Rvo. Prelado de la diócesis y bajo la protección de los Exmos Sres. Conde de Montefrío. (Marqués de Novaliches, 2, antes plaza de San Pedro, Avila).

En Avila, en la tierra bendita de Santa Teresa, patrona de la Institución Teresiana, abre ésta un nuevo Internado-Academia, o como pudiéramos decir, un nuevo troquel de maestras buenas y cultas, merced a la paternal protección y con la bendición del Ilmo y Rvdmo. Prelado que en su acendrado amor por la enseñanza y ávido del bien de su diócesis, así lo ha creído conveniente, y al generoso desprendimiento de los señores Condes de Montefrío, que con sus entusiasmos por todo lo grande y noble, han hecho donación de una hermosa casa, en el mejor sitio de la ciudad.

Es la vida sana y sencilla de familia la que continúan las normalistas cuando al dejar sus casas entran en estos internados; es una continuación del hogar al abrigo del mal; viven libres de los mil peligros que rodean a la juventud inexperta y abandonada a sí misma; son los mismos desvelos y cuidados paternales los que en ellos reciben, todo lo cual da a los padres la solución al problema que tanto les preocupa cuando de separarse de sus hijas se trata.

Un local amplio y bien orientado, una alimentación sana y abundante, una observancia estricta de los preceptos higiénicos, proporcionan a la joven cuanto para el buen funcionamiento de su organismo necesita.

Una labor cultural, complemento de la que en la Normal reciben para formar en ellas maestras cultas e ilustradas, habituándolas al estudio y al trabajo y sosteniendo en todo momento la autoridad de la enseñanza oficial.

Una preservación moral positiva, vigilándolas de continuo, enseñándolas el bien y la virtud, y haciéndolas amable su práctica.

Esta es la labor que los Internados Teresianos se proponen para cumplir su fin de formar maestras sanas, inteligentes y buenas.

Artículo 1°.– Los padres o encargados de las jóvenes que pretendan ingresar en este internado, lo solicitarán de la Dirección verbalmente o por escrito, y al hacerlo presentarán los documentos siguientes: Certificado de buena conducta de la futura alumna expedido por el señor Cura Párroco del pueblo donde resida. Certificación médica en la que se acredite no padece enfermedad contagiosa y estar vacunada.

Art. 2°.– Las alumnas del internado deberán cursar sus estudios oficialmente como condición indispensable para su completa formación pedagógica.

Art. 3°.– La Dirección dará cuenta mensualmente a los padres de la marcha de los estudios de sus hijas.

Art. 4°.– En ningún caso será permitido a las alumnas salir solas del Internado. Las alumnas serán acompañadas a la Normal por una inspectora.

Art. 5°.– Una vez al mes, los primeros domingos, podrán salir las alumnas y permanecer fuera del establecimiento desde las dos hasta las siete de la tarde.

Art. 6°.– En cualquier caso que las alumnas tengan que salir del Internado serán sus padres o encargados respectivos los que irán a recogerlas y entregarlas. Los padres manifestarán por escrito las personas que en ausencia de ellos queden encargadas de sus hijas.

Art. 7°.– Los domingos y días festivos las alumnas podrán recibir visitas en la sala destinada al efecto, de once de la mañana a una de la tarde, poniéndolo antes en conocimiento de la Directora.

Art. 8°.– La Directora vigilará de modo especial la correspondencia de las alumnas, menos la que vaya dirigida a sus padres o encargados.

Art. 9°.– La alimentación de las alumnas del internado será: Desayuno: chocolate o café con leche; Comida: Sopa variada, cocido completo y abundante y postre; Cena: Sopa o ensalada de verdura o legumbres, principio y postre.

Art. 10°.– La pensión será de 60 ptas mensuales. Los extraordinarios no están comprendidos en la pensión y los pagos serán por mensualidades adelantadas.

Art. 11°.– Las vacaciones no son obligatorias, devolviéndose sólo en caso de ausencias justificadas la cantidad correspondiente a la pensión de las quincenas no comenzadas.

Art. 12°.– El aseo de la ropa será por cuenta de las Internas.

Art. 13°.– Las alumnas traerán el equipo necesario para su uso particular y el de dormitorio.

Art. 14°.– Al ingresar en el Internado se entiende que tanto la alumna como su familia aceptan todas las disposiciones consignadas en este reglamento.

ALUMNAS EXTERNAS

Para hacer extensivos estos beneficios a las alumnas no residentes en este Internado y ofrecer a sus padres una garantía del aprovechamiento del tiempo, se establece una clase especial de estudio y solución de dudas a la que podrán asistir dichas alumnas en calidad de externas.

ACADEMIA

Habrá una clase especial de preparación para ingreso en la Normal cuyos honorarios serán de 15 ptas mensuales par las externas y 10 par las internas. El repaso y vigilancia de las oficiales externas será de 15 ptas mensuales. NOTA.– En este repaso quedan comprendidas todas las asignaturas del Magisterio, excepto Música, Francés, Dibujo y Labores, consideradas como especiales. Las alumnas internas no abonarán nada por los repasos de las asignaturas ordinarias. Par más detalles dirigirse a la Directora del Internado.

Cf. Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, de 20 de agosto de 1919, pp. 210-213.

Notes

1 Cf. Pla i Deniel, E., «Discurso en la Institución Τeresiana», Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, 31 de octubre de 1920, pp. 458-59.

2 Cf. GARCIA REGIDOR, T., La polémica sobre la secularización de la enseñanza en España (1902-1914), Madrid, Edic, SM/Fundación Santa María, 1985; GALLEGO, J.A. La política religiosa en España (1889-1913), Madrid, Editora Nacional, 1975.

3 Cf. HERNANDEZ DIAZ, J.Ma, La escuela y la educación popular en Avila (1838-1936), En vías de publicación.

4 Cf. MONTERO GARCIA, F., «La cuestión escolar en los Congresos Católicos (1889-1902)», Iglesia y educación en España. Perspectivas históricas, Palma de Mallorca, Dpto. de Historia de la Educación, 1986, vol. II., pp. 155-56.

5 Varios trabajos nos eximen de reproducir la discusión en extenso, Cf. Además del íam cit. de García Regidor, MAYORDOMO, Α., Iglesia, Estado, Educación. El debate sobre la secularización escolar en España (1908-1913), Valencia, Rubio Esteban, 1982.

6 Cf. «Exhortación pastoral del obispo de Avila con motivo de la exposición dirigida al Gobierno por el Metropolitano y Prelados Comprovinciales de este Arzobispado, en reclamación sobre varios puntos que consideran contrarios a los derechos e intereses de la Iglesia» Boletín Oficial Eclesiástico de la Diócesis de Avila, 6 de mayo de 1893, pp. 101-108.

7 Cf. PLAIDENIEL, E., «La realeza de Cristo y los errores del laicismo», Ibidem, 21 de octubre de 1926.

8 Como ejemplo remitimos al artículo sin firma «El derecho de enseñar», El Diario de Avila, de 25 de junio de 1909.

9 Remitimos al resumen de PUELLES ΒΕΝITΕΖ, Μ., Educación e ideología en la España contemporánea, Barcelona, Labor, 1980. Véase también HERNANDEZ DIAZ, J.Ma., «La libertad de enseñanza en la Restauración y su incidencia en la Universidad de Salamanca», Historia de la Educación», 3 (1984) 109-126.

10 Cf. BROCH, Ρ., El concordato y elproyecto de ley de asociaciones, Avila, Tip. De Benito Manuel, 1907, El boletín Eclesiástico del Obispado de Avila de 23 de septiembre de 1902, publica la ponencia de A. Manjón en el Congreso de Santiago, sobre «Derechos de los padres en la instrucción y educación de sus hijos». Véase también la pastoral del obispo sobre el papel educador de la familia, la educación cristiana y quienes estén llamadas a educar y enseñar, Ibidem 30 de marzo de 1918. En este punto la difusión de las posiciones de la Iglesia a través de la prensa son abundantes, Cf. El Diario de Avila, «La libertad de enseñanza» 3 de enero de 1908; «Sobre la enseñanza obligatoria», Ibidem, 24 de mayo de 1909, Ibidem, 3 de junio de 1909; «La enseñanza religiosa y la libertad de enseñanza» Ibidem, 4 de abril de 1919; «Saliendo al paso de la escuela única», Ibidem, 15 de enero de 1921; «Más aún sobre la libertad de cátedra», Ibidem, 20 de abril de 1922; HERRERO, M., «Ni tanto ni tan calvo. Crónica pedagógica», 14 de enero de 1923.

11 Cf. El Diario de Avila, «La primera enseñanza», 2 de febrero de 1901; «De enseñanza», 18 de octubre de 1906; «El monopolio de la enseñanza», 17 de junio de 1909; «Instrucción y educación», 6 de julio de 1909; «Atribuciones del Estado en la enseñanza», 16 de julio de 1909; «La Ley del Candado», 13 de julio de 1910; «La anarquía en la enseñanza», 18 de enero de 1916. HERNANDO, T., «El Director y la escuela», 28 de mayo de 1924, donde apoya la reforma escolar emprendida.

12 El Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila de 22 de septiembre de 1906 publica la encíclica de Pío XI sobre la enseñanza de la doctrina cristiana. El 16 de diciembre de 1909 la Carta de Obispos de España contra las escuelas laicas. Mucho más abundante e influyente en la opinión pública es la prensa. Veamos algunos de los numerosos artículos que sobre el tema publica El Diario de Avila, PASCUAL DE ZULUETA, J.L., «La Escuela Moderna», 18 de julio de 1906; «Escuelas Anarquistas», 9 de enero de 1907; «Los cómplices del anarquismo», 1 de julio de 1907; «Contra el anarquismo», 28 de enero de 1908; «Anarquistas y liberales», 1 de febrero de 1908. En los días 8,13 y 14 de octubre de 1909 se habla del proceso y muerte de Ferrer i Guardia, al que se acusa de todo, «las escuelas laicas», 12 de enero de 1910; «Contra las escuelas laicas», 2 de febrero de 1910; «Consecuencias de la enseñanza laica», 16 de febrero de 1910; «Contra la escuela laica», 21 y 28 de febrero de 1910; «Una idea oportuna», 4 de marzo de 1910; «Contra las escuelas laicas», 10 de marzo de 1910; «Los de acá y los de allá, 15 de marzo de 1910; «Contra las escuelas sin Dios», 8 de abril de 1910; «Avila y las escuelas sin Dios. Del mitin en proyecto», 21 de abril de 1910; «La escuela sin Dios, ¿Qué es?», 21 de abril de 1910; MANJON, Α., «La escuela laica es la escuela del odio anticristiano», 18 de mayo de 1910; IDEM, «La escuela laica, deshaciendo hombres, lo deshace todo», 14 de junio de 1910; «Bellezas del laicismo», 3 de agosto de 1910; MANJON, Α., «La escuela laica, por no ser religiosa, se hace mutilada o manca», 9 de agosto de 1910; «El laicismo en la enseñanza», 16 de septiembre de 1910; «El laicismo en la escuela municipal» y «La escuela laica», 16 de septiembre de 1911; «Contra el laicismo», 8 de febrero de 1913; «La escuela laica y Unamuno», 28 de enero de 1914; «Pedagoguerías», 23 de julio de 1914; BENITO ALFARO, Alfonso, «En la escuela laica», 4 de abril de 1917; «Hay que atacar la raíz», 1 de junio de 1920, etc.

13 El Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila de 30 de enero de 1909 publica el Reglamento de la Asociación Popular de la Buena Prensa de Avila, pp. 52-53. El Diario de Avila recoge el 28 de octubre de 1915 un artículo titulado «Escuela ambulante» en el que reflexiona con amplitud sobre el papel de la prensa católica. Meses después el obispo publica otro, «El día de la prensa católica», 26 de mayo de 1916.

14 El Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila informa el 5 de agosto de 1910 que ha comenzado a publicarse en Madrid la Gran Biblioteca Social dirigida por Severino Aznar. Este mismo órgano diocesano recoge el 20 de agosto de 1927 la exhortación pastoral de Pla i Deniel sobre la literatura lasciva. El Diario de Avila da cuenta de la circular que ha sido enviada a los inspectores para que recojan los libros dañinos en las escuelas.

15 Según El Diario de Avila de 11 de abril de 1910 la Asociación Nacional de Jóvenes Propagandistas será la encargada de organizar el mitin contra las escuelas laicas el día 5 de mayo. El mismo periódico publica el 4 de mayo de 1910 una litografía de Ferrer sembrando estiércol sobre los niños. El 6 de mayo de 1910 de una amplísima referencia del acto contra Ferrer y las escuelas laicas celebrado en el patio del Seminario. Asiste el obispo, autoridades civiles y militares y el «todo» Avila, incluido el coro de la escuela pública de niños que dirige Francisco Gallego. Entre los oradores: Femando Cid, Luis Crespo y Emilio Hernández de la Torre. También se da cuenta de un amplio muestrario de telegramas de adhesión. Para el 2 de octubre de 1910 se proyecta una manifestación católica en Avila con el objeto de protestar contra la política «jacobina» de Canalejas. El acto se realiza, Cf.Ibidem, 17 de septiembre de l910 y 3 de octubre de 1910. La protesta católica contra el Gobierno sigue muy acalorada en la ciudad, cf. Ibidem, 11 de octubre de 1910.

16 La intervención directa en los pueblos a través de las llamadas misiones arranca de muy atrás, y se mantiene muy viva en estas fechas. Es una acción de gran influencia religiosa, cultural y social, Cf. Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, 13 de enero de 1877, 14 de abril de 1877, 6 de abril de 1878, 31 de enero de 1880, 13 de marzo de 1894,30 de agosto de 1901, 31 de enero de 1905, 11 de mayor de 1910, 12 de marzo de 1915, etc.

17 Véase la pastoral del obispo sobre instalación de bibliotecas parroquiales, tarea que se sigue impulsando años después. Cf. Ibidem, 15 de noviembre de 1875.

18 Amplias referencias de actividades en las catequesis de las Vacas y Santo Tomás, cf. Ibidem, 21 de julio de 1900. Detallada crónica sobre los centros catequísticos de Avila, Cf. Ibidem, 27 de junio de 1903. Se publica el reglamento de los catecismos de los niños para la provincia eclesiástica de Valladolid, Cf. Ibidem, 3 de noviembre de 1906; véase también Circular del Prelado sobre la catequesis, Ibidem, 29 de septiembre de 1924, pp. 446-48. Otra similar en Ibidem, 22 de noviembre de 1930, pp. 635-38.

19 Cf. HERNANDEZ DIAZ, J.Ma., «Catolicismo social y educación. Sus inicios en Avila», pp. 182-94, en Iglesia y Educación en España. perspectivas históricas. Palma de Mallorca, Universitat de les liles Balears, 1986, vol. I En 1921 se sigue insistiendo que «el fin primordial de la Casa Social Católica de Avila es inmunizar a obreros y patronos contra el virus del socialismo», Cf. El Diario de Avila, 5 de noviembre de 1921.

20 Citamos más abajo los numerosos colegios de religiosas dirigidos a las niñas, que proliferan mucho por estos años. Pero, además se cultivan varios campos de la educación cristiana de la mujer. Así, se anuncia pensión diocesana para alumnas normalistas y de conservatorio en Madrid, Cf. Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, 30 de agosto de 1901; información de colegios de María Inmaculada para el servicio doméstico, Cf. Ibidem, 24 de marzo de 1902; véase también la circular del obispo a las directoras de los colegios, especialmente de religiosas sobre la inmodestia en el vestido de las niñas, Ibidem, 22 de mayo de 1925; breve decreto del obispo en que prohibe a los sacerdotes enseñar a las niñas o a mujeres letras profanas o música sin licencia del ordinario, cf. Ibidem, 4 de marzo de 1927; se crea en Avila la Acción Católica de la mujer, Ibidem, 17 de noviembre de 1927. También El Diario de Avila de 27 de junio de 1910 publicaba «Las señoras de Avila contra los planes anticatólicos». Ya en las conferencias pedagógicas de 1895 uno de los temas era «La educación moral y religiosa de la mujer», Cf. Boletín Oficial de la Provincia de Avila, 6 de mayo de 1895.

21 La aversion de autoridades eclesiásticas y de la prensa católica hacia los institucionistas es total. «Las reformas de la segunda enseñanza» es un alegato contra el Instituto Escuela de la ILE en Madrid, Cf. El Diario de Avila, 16 de mayo de 1918. Contra la Institución Libre de Enseñanza se escribe «Dos fracasos de las izquierdas». Ibidem, 14 de junio de 1918; «Acerca de la Asamblea» es un brutal ataque al magisterio influenciado por la ILE, cf. Ibidem, 20 de mayo de 1918. De ella dice textualmente: «Institución sectaria que bajo la bella aparición de la instrucción trata de combatir a la Iglesia católica, que va derecha a sacar discípulos ateos».

22 Cf. «La escuela laica» El Diario de Avila, 6 de septiembre de 1911; «¿Una escuela ferrerista en Avila?», Ibidem, 21 y 23 de febrero de 1914. En realidad mencionada escuela era socialista, y estaba promovida por la sociedad de albañiles «El Trabajo», «La escuela del centro obrero». Ibidem, 6 de marzo de 1914.

23 Sin remitimos muy atrás, en 1895 queda instalado en Avila el instituto de María Reparadora para la enseñanza de la juventud, Cf. Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, 8 de junio de 1895. La diócesis financia directamente las siguientes escuelas: Patronato de Santa Teresa, Escuela Católica y Escuela Dominical, Cf. Ibidem, 22 de diciembre de 1898. Además de las citadas, en 1914 también se incluyen las Hijas de la Caridad de las Nieves y las Hijas de Jesús de Arévalo, Cf. Ibidem, 31 de diciembre de 1914. En 1919 también se apoya a las Escuelas del Ave María, Cf. Ibidem, 31 de diciembre de 1919. Las religiosas Terciarias Franciscanas de la Divina Pastora establecen en Barco de Avila un colegio para la enseñanza de la niñez y la juventud. Cf. Ibidem, 1 de diciembre de 1900. para ampliar aspectos de la instalación del centro, cf. El Diario de Avila, 13 de septiembre de 1900. Se crea en La Serrada el colegio-asilo de Santa Isabel, Cf. Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, 23 de diciembre de 1902. Un nuevo colegio de niñas regido por religiosas se crea en Piedrahita, cf. El Eco de Castilla, 18 de noviembre de 1904. Las religiosas de la Divina Pastora inauguran en Arenas de San Pedro un colegio de niñas, cf. El Diario de Avila, 1 de febrero de 1915. Las Hijas de la Caridad, que ya dirigen el colegio de las Nieves y la inclusa, inauguran el colegio para señoritas denominado «La Purísima Concepción» en la calle Duque de Alba, cf. Ibidem, 12 de agosto de 1918. La superiora de las Reparadoras pide permiso para establecer clases de adultas, cf. Ibidem, 6 de octubre de 1922.

24 Cf. «Circular del obispo E. Pla i Deniel ordenando la lectura de la encíclica sobre la educación cristiana de la juventud de Pío XI», Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, 11 de febrero de 1930.
La presencia publicística de los llamados pedágogos católicos es muy frecuente en la prensa abulense. Aparte de los ya citados trabajos, cf. MARIN ROJO, M. «Eduquemos», El Diario de Avila, 24 de octubre de 1900; A. MANJON, «Un problema de pedagogía moral y social», Ibidem, 10 de diciembre de 1910. La superiora de la Milagrosa pide permiso para iniciar clases sistema manjoniano para niños en su casa de la calle de Santo Tomás, Ibidem, 26 de enero de 1915. HERRERO, «Las escuelas del Ave María», Ibidem, 2 de octubre de 1915. ZULOAGA, E., «Manjón», Ibidem, 7 de agosto de 1916. MANJON, Α., «El hombre moral es el ideal de la pedagogía«, Ibidem, 23 de enero de 1920, BLANCO SANCHEZ, Rufino, «El profesorado y los socialistas». Ibidem, 9 de abril de 1920. IDEM, «Cegetistas y no cegetistas», Ibidem, 22 de julio de 1920. Se publica una amplia recomendación al magisterio abulense a que asista al oir al P. Ruiz Amado. Ibidem, 19 de agosto de 1922. «En la muerte del P. Manjón», Ibidem, 13 de julio de 1923. BLANCO SANCHEZ, Rufino, «Para la exposición pedagógica», Ibidem, 6 de febrero de 1924, donde se informa que próximamente se celebrará el I Congreso Nacional de Educación Católica y la Exposición Pedagógica.

25 Ya en 1902 quedaban registradas en Avila y provincia 27 comunidades religiosas, aunque no todas dedicadas a la enseñanza. Cf. El Diario de Avila, 13 de junio de 1902.

26 Cf. El Diario de Avila, 19 de marzo de 1922.

27 Cf. Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, 10 de agosto de 1922, pp. 323-362.

28 Cf. Ibidem, 31 de enero de 1924, pp. 34-48.

29 Cf. Ibidem, 17 de abril de 1926, pp. 161-240.

30 Cf. El magisterio católico, la Federación es un hecho», El Diario de Avila, 10 de junio de 1914; SANZ JADRAQUE, Zacarías, «Carta abierta al Magisterio Nacional Abulcnsc», quien invita a todos los maestros a inscribirse en la Asociación Católica de Maestros Nacionales, cf. Ibidem, 17 de mayo de 1923.

31 Cf. Ibidem, 5 de mayo de 1917; en la velada que celebra esta Asociación del Magisterio Mariano habla la Sra Berrojo sobre «La educación de la mujer, base de la educación social», Ibidem, 6 de mayo de 1918; Don Juan García, beneficiado de la catedral, da una conferencia en el colegio de María Reparadora a las señoras y señoritas que forman la Asociación del Magisterio Mariano, Cf. Ibidem, 25 de febrero de 1921.

32 Cf. Ibidem, 25 de febrero de 1921.

33 Cf. BERROJO, Germana, «A los profesionales de la enseñanza. Caridad Pedagógica Abulcnsc», donde se informa de la creación de esta sociedad de socorros mutuos para maestros de la que ya forman parte 225 miembros. El presidente es el inspector Francisco Abella, Ibidem, 24 de abril de 1922.

34 En el art. «El magisterio católico» se convocan ejercicios espirituales para maestras, cf. Ibidem, 7 de agosto de 1916; desde el obispado se invita a los maestros de primera enseñanza a realizar ejercicios espirituales, como ya vienen practicando las maestras, cf. Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, 10 de agosto de 1921. En el convento de María Reparadora vuelven a anunciarse ejercicios espirituales para maestras, cf. El Diario de Avila, 4 de julio de 1923; finalizan los ejercicios espirituales del Magisterio Abulense que han dirigido Ruiz Amado y Justo Sánchez (penitenciario de la catedral), Ibidem, 24 de agosto de 1923.

35 Cf. GOMEZ MOLLEDA, M. Dolores, La escuela problema social. En el centenario de Poveda Madrid, Νarcea, 1974; POVEDA CASTROVERDE, Pedro, Itinerario Pedagógico, Estudio preliminar, introducciones y notas de Angeles Galino, Madrid, CSIC, 1964.

36 Remitimos al Anexo I. Para referencias más amplias del acto de inauguración del mismo, cf. El Diario de Avila, 26 de noviembre de 1919.

37 En otro discurso que pronuncia Pla i Deniel en el internado el 24 de febrero de 1924 dice lo siguiente: «Fijaos bien que en el Breve de su Santidad se erige en Primaria la Casa de Madrid (confacultad de agregar a ella Casas similares); perofijaos también cómo a continuación se nombra en el mismo Breve a Avila; y es que así como en todo organismo físico hay cabeza y corazón, en un organismo moral sucede otro tanto; y si la Casa de Madrid es justo que sea la cabeza de vuestra Obra por ser capital y centro de España, la de Avila es, sin duda alguna, la más llamada a ser el corazón de la misma, porque en Avila, como en ningún otro sitio, vive, alientay anima el espíritu deTeresa de Jesús, ¡y aquívino vuestra Obro a buscar su alma», cf. Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, 29 de septiembre de 1924, pp. 430-431.
El Diario de Avila, de 15 de junio de 1921 recuerda que la Dirección General de Instrucción Pública aprueba el Reglamento de la Asociación de cooperadores técnicas de la institución teresiana, acordaba en la inolvidable Asamblea del año pasado por la floreciente obra del P. Poveda.

38 Cf. «Nuevo campo de acción social. La Asociación de estudiantes Católicos», El Diario de Avila, 10 de marzo de 1920; Ibidem, 2 de diciembre de 1921; 18 de enero de 1922; 22 de febrero de 1922, etc.

39 Cf. Ibidem, 21 de octubre de 1922; 25 de noviembre de 1922; 8 de enero de 1923; 30 de octubre de 1923; 8 de noviembre de 1923. Herrera Oria, director de El Debate, asiste al primer aniversario de esta asociación, inaugurando un curso de conferencias sociales, cf. Ibidem, 26 de enero de 1923.

40 Cf. Ibidem, 17 de enero de 1923; 11 de enero de 1924.

41 Remitimos a la consulta de la revista quincenal de la Juventud de Acción Popular de Avila, que se publica desde el 30 de abril de 1933 a 1934, titulada J.A.P., impresa en Sigirano Díaz.

42 Cf. Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, 27 de marzo de 1928 y 6 de abril de 1929.

43 La nueva inspectora de Avila, Mariana Ruiz Vallecillo, fue antes directora del Internado Teresiano de Madrid desde su fundación en 1914 hasta 1917, cf. El Diario de Avila, 30 de julio de 1920.

44 Cf. Circular del obispo a las directoras de los colegios, especialmente de religiosas, sobre la inmodestia en el vestido de las niñas, Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, 22 de mayo de 1925.

45 Cf. Ibidem, 22 de noviembre de 1930, pp. 635-38.

46 Se publica un documento exhortación del Cardenal de Valladolid protestando contra el anunciado R.D. contra la enseñanza obligatoria del catecismo en las escuelas oficiales, cf. Ibidem, 8 de abril de 1913. La campaña contra la supresión de la enseñanza del catecismo en las escuelas es muy activa en Avila, cf. El Diario de Avila, 27 de marzo de 1913 y 26 de abril de 1913. Véanse también las exhortaciones del obispo para la educación cristiana y la catequesis, Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, 8 de marzo de 1924, pp. 75-93 y 131-33; Ibidem, 13 de junio de 1927.

47 Cf. Ibidem, 22 de noviembre de 1930, pp. 657-58.

48 Se publica el recurso del obispo ante el Ministerio contra la negación del derecho de los párrocos a la visita a las escuelas nacionales, cf. Ibidem, 20 de enero de 1921; también Ibidem, 13 de junio de 1927.

49 Con asistencia de Calvo Sotelo, entre otros oradores, se celebra un mitin católico en Avila cuya crónica de prensa lleva el siguiente título: «Los oradores propugnan la necesidad de que todos los ciudadanos se unan en torno del ideal religioso para defender a España contra la ola roja», El Diario de Avila, 19 de abril de 1920.

50 Las escuelas nacionales de San Roque son consagradas públicamente al Sagrado corazón, 27 de septiembre de 1918, Ibidem. También queda entronizado el Sagrado Corazón en una escuela de párvulos, Ibidem, 30 de enero de 1920.

51 Por acuerdo del Congreso Eucarístico de Burgos se publica, como en toda España, el Reglamento de la niñez escolar, cf. Boletín Eclesiástico del Obispado de Avila, 17 de enero de 1899, pp. 6-16. Se publica circular del obispo Joaquín Beltrán Asensio invitando a crear y afianzar las Cajas Escolares, que creó en Avila Marcelino de Santiago en 1878, en colaboración con la Caja de Ahorros de Avila, Ibidem, 19 de febrero de 1909. En 1920 se publica el R.D. sobre Mutualidad Escolar obligatoria, Ibidem, 12 de marzo de 1920.

52 Cf. El Diario de Avila, 11 de septiembre de 1915.

Auteur

Universidad de Salamanca

© Presses universitaires François-Rabelais, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable