Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

École et Église en Espagne et en Amérique Latine

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

IV. L'Église menacée. Projets parallèles

La escuela laica lugar de enfrentamiento entre la masoneria y la Iglesia en España (1868-1930)

José A. Ferrer Benimeli

Texte intégral

  • 1 Cf. los números extra de la revista Humanisme (Revue des Francs-Maçons du GrandOrientde France) de (...)

1En la lucha que a finales del siglo XIX se llevó a cabo en Europa, y especialmente en Francia, por la escuela laica, los masones no estuvieron ausentes1 y ésta fue una más de las causas que enfrentó con dureza a la Masonería con la Iglesia católica en un intento de sustraer la juventud a su tradicional influencia.

  • 2 Fue Ministro de Instrucción pública durante 54 meses, de 1879 a 1883.

2El 16 de junio de 1881, siendo presidente del Consejo de Ministros y Ministro de Instrucción Pública, Jules Ferry2, era votada en París la primera de las grandes leyes de enseñanza gratuita, obligatoria y laica. Era la primera victoria en un difícil combate comenzado mucho antes. Ya en 1866 Jean Macé había fundado la Liga Francesa de la Enseñanza que tenía como objetivo principal la extensión de la instrucción popular y la creación de una enseñanza primaria gratuita y obligatoria. Fue su compañero del Círculo parisino, Emmanuel Vauchez, quien añadiría el calificativo de laica.

3Jules Ferry se comprometió en esta lucha desde 1870. Cinco años después se hacía masón del Grande Oriente de Francia al lado de Littré, y en presencia de masones tan conocidos como Gambetta, Louis Blanc, Henri Brisson, Charles Floquet, Paul Bert, Garnier-Pagès, Edmond About, Jules Claretie... todos ellos protagonistas importantes en la lucha por la liberalización de la enseñanza y la construcción de una sociedad en la que el hombre libre y responsable pudiera gobernarse por leyes queridas y aceptadas.

  • 3 Cf. Eglise et enseignement, Actes du Colloque du Xe anniversaire de l'Institut d'histoire du Chris (...)

4Si el protagonismo de la masonería francesa – al igual que el de la belga3 – fue clave en la campaña por la escuela gratuita, obligatoria y laica, no lo fue menos en España. Uno de los objetivos prioritarios que se propusieron los masones españoles, que en algunos casos se adelantaron a sus vecinos los franceses, fue no sólo crear una corriente de opinión favorable a la emancipación de la enseñanza primaria, hasta entonces fundamentalmente en manos de la Iglesia, sino la puesta en práctica de estos ideales con la creación de escuelas laicas e instituciones docentes sostenidas por las logias, si bien es cierto que su vida y duración fue bastante efímera en la mayor parte de los casos, no pasando de meros proyectos y declaración de buenas intenciones en otras.

  • 4 Del Grande Oriente de España la primera, y del Grande Oriente Lusitano Unido la segunda

5Uno de los primeros intentos de crear una escuela laica por parte de los masones españoles data de septiembre de 1872, cuando la Xogia Moralidad N° 70, de Barcelona, perteneciente al Grande Oriente de España, propuso a la logia Silencio N° 42 y a la Porvenir de la Humanidad N° 63, también de Barcelona4 la idea de crear una escuela laica gracias a la cual «conseguiríamos muchos masones y pocos jesuítas». Sin embargo este proyecto no llegó a ser realidad.

6Otro tanto parece ser ocurrió con un vasto proyecto de asociación para señoras presentado en 1873 al Grande Oriente de España. Su finalidad era «sustraer la mujer de la servidumbre y del fanatismo y convertirla en instrumento de una verdadera regeneración social». El instituto llevaría el título de Hijas del Sol. Para darse una idea de este proyecto basta citar los dos primeros artículos de los Estatutos:

  • 5 El proyecto fue publicado en el Boletín Oficial del Grande Oriente de España, N° 34,15 septiembre (...)

«Art. 1°. La Orden de las Hijas del Sol tiene por objeto: a) la educación física, intelectual y moral de la mujer; b) la caridad y la beneficencia; c) la justicia; d) la mútua protección.
Art 2°. A este efecto se establecerán: a) Colegios, institutos, universidades, academias, ateneos y toda clase de centros de instrucción y propaganda; b) casas de socorro, asilos y hospitales; c) diferentes órdenes de hermanas para asistir a los enfermos a domicilio; d) toda clase de establecimientos y asociaciones que sirvan para alcanzar elfin que se propone5.

7El mismo año que Jules Ferry ingresaba en la masonería, 1875, un masón español, venerable de la logia Caballeros de la Noche N° 68, de Zaragoza, hablando del jesuitismo, se expresaba así:

  • 6 FERRER BENIMELI, José, Α., La Masonería en Aragón, Zaragoza, Librería General, 1979, vol. I, p. 11 (...)

«Constituye el jesuitismo un Estado universal dentro de los Estados particulares, y solo asíse comprende cómo ejercen influencia en todos lospueblos, y cómo aprovecha la condescendencia o errores de uno para lanzarse sobre él como segura presa. De esta manera puede hoy en Francia usar de la libertad profesional para fundar una universidad en donde inocular en la generación que nos sigue el virus delfanatismo. De esta manera ha podido en España crear, en todas las poblaciones escuelas tituladas católicas donde enseñar a la infancia que el Pontífice máximo se halla encarcelado y perseguido, y que la libertad, el progreso y la civilización son la antítesis de la religión. Frente a esa Universidad, frente a esas escuelas, no se levanta en Francia, no se han levantado en España otra universidad, otras escuelas, donde enseñar la moral universal, que ha de concluir con los horrores delfanatismo político y religioso, y el de la suficiencia de la razón que termine con la superstición del sobrenaturalismo para resolver los principios generales de la moral y de las relaciones de las criaturas con la divinidad»6.

8Este mismo personaje, Mariano Amoribieta, recibía en 1877 el primer premio de un Certamen convocado por la logia Lealtad N° 78, de Barcelona, en el que alude a la creación masónica de escuelas de párvulos y de cursos de educación primaria para adultos. El tema del concurso o certamen tenía como objetivo buscar formas con que combatir el jesuitismo. El tercer premio de este m ismo Certamen fue para la Memoria presentada por el H° Servet (Miguel B. Espinosa) orador de la logia Taoro N° 90 de la Orotava (Islas Canarias). En ella aseguraba su autor que la libertad de conciencia, el racionalismo en la enseñanza y el culto a las ideas y a la inteligencia, eran los mejores antídotos contra el «maquiavelismo» y la «hipocresía» de las doctrinas jesuíticas. Y más adelante, en respuesta a la pregunta de «qué conducta debía seguir la Masonería para sobreponerse aljesuitismo», añadiría:

  • 7 DE PAZ SANCHEZ, Manuel, Historia de la Francmasonería en Canarias (1739-1936), Las Palmas, Ed. Exc (...)

«Trabajar heroicamente porque la instrucción y la luzpenetren hasta los últimos rincones. Para ello seguir debemos la misma conducta de nuestros enemigos en cuanto hace relación a su constante propaganda y a su afán infinito por apoderarse del ánimo de la juventud... Debemos los masones hallarnos dispuestos a acudir al punto donde seamos necesarios y ya por medio del colegio, de la escuela o del periódico... conseguiremos el ideal por que viene trabajando la Masonería desde los más remotos tiempos hasta nuestros días»7.

  • 8 SAMPEDRO RAMO, Vicente, Los orígenes de la Masonería organizada en Alocan. Las Logias Alonay Purit (...)

9Este tema de la lucha contra el jesuitismo fue debatido también ampliamente en la logia alicantina Alona N° 44 durante los meses de marzo y abril de 1877 y entre los oradores que destacaron en sus intervenciones figura Eleuterio Maisonave, simbólico Pericles, quien propuso como los principales medios para combatir el jesuitismo «la Instrucción mediante la creación de establecimientos de enseñanza»8.

  • 9 En este caso se llegó a nombrar una comisión para su estudio, pero luego no se vuelve a mencionar. (...)

10Un año antes de que Jules Ferry fuera nombrado Ministro de Instrucción Pública, tenemos noticias de sendos proyectos de establecer una escuela gratuita para niños en Alicante por parte de la logia Alona N° 44 – 21 enero 1878 –9 y de construcción de una escuela libre masónica por parte de la logia Capitular Alianza 5 – Ν° 75, de Santander, perteneciente al Grande Oriente Lusitano Unido – 6 septiembre 1878 –. En la justificación ideológica de la instalación de esta última se acusa al ultramontanismo y sus instituciones reaccionarias en las que se inoculaba «el veneno de la tradición escolástica» a la juventud de nuestros pueblos.

11En esta misma línea de confrontación ideológica con la Iglesia, la revista masónica Ordo en su N° 21 de 1879, comentando las noticias aparecidas en el Boletín Oficial del Grande Oriente de España, del 15 de abril al 30 de septiembre 1878, señalaba el estado de prosperidad de la masonería española, donde numerosas logias se fundaban por todas partes en un país que había estado sometido durante tanto tiempo al despotismo clerical. Y añadían: «Todavía últimamente, la Santa Sede ha reclamado contra el proyecto de ley sobre instrucción pública presentado por el Gobierno, porque no respeta lo suficiente las prerrogativas de la Iglesia». Y añadían «los obispos pretenden que todos los libros elementales y científicos deben ser adoptados por el obispado».

  • 10 Sobre la historia de la masonería española, cf. FERRER BENIMELI, José Α., Masonería española conte (...)

12Tal vez sean estas las primeras manifestaciones conocidas por parte de la Masonería española - instalada definitivamente en 186810 – de su interés por las escuelas libres. De hecho, al contrario de lo ocurrido en el resto de Europa, la Masonería no dejó de ser perseguida en España hasta la revolución de septiembre de 1868 y no pudo, por consiguiente, fundar establecimientos filantrópicos cuya existencia tenía necesariamente que ser pública. Pero, como se lee en el Boletín de Procedimientos del Soberano Gran Consejo General Ibérico:

  • 11 Boletín de Procedimiento del Soberano Gran Consejo General Ibérico (Madrid), V, 28 mayo 1893, N° 1 (...)

«Desde aquella época hastafines de 1874, es decir en el espacio de seis años por lo menos, estuvo completamente a salvo de todo peligro y de toda persecución, puesto que sin obstáculo alguno realizó actos públicos, a pesar de lo cual nofundó ningún establecimiento benéfico, ninguna escuela, ningún asilo, tal vez porque, siguiendo lafunesta corriente que arrastra a la mayoría del pueblo español, se ocupó más especialmente de la política y de satisfacer las ambiciones personales de muchos de sus adeptos...»11.

  • 12 Recordemos que en España por estas fechas había varias masonerías distintas e independientes. Cf. (...)
  • 13 Constitución Gener al del Grande Oriente Ibérico. Madrid, 1893: Declaración de Principios.
  • 14 Boletín Oficial del Grande Oriente de España (Madrid), N° 10 (25 abril 1874), pp. 184-186.
  • 15 Ibidem.

13La preocupación por la instrucción fue siempre innata a todas las masonerías12, ya que la Masonería en general es considerada como una «escuela de formación del hombre», o si se prefiere «una escuela de enseñanza mútua»13. Pero su interés se extiende a todos y hace que la misión de la masonería se sintetice en el hecho de que «la humanidad progresa por la instrucción y la luz, y llegue a la felicidad por el trabajo»14. En este sentido ya en 1874 proclamaron los masones del Grande Oriente de España su interés por «el perfeccionamiento moral e intelectual del hombre y por el cultivo de la ciencia»15.

  • 16 Todavía en 1910 era del 52 por ciento de los varones y del 658 por ciento de las mujeres.
  • 17 F. MARQUEZ, C. POYAN, T. ROLDAN, M.J. VILLEGAS, La Masonería en Madrid, Madrid, Avapiés, 1987, pp. (...)

14No olvidemos que porosas fechas el analfabetismo en España alcanzaba al 61,5 por ciento de la población masculina y al 81,2 por ciento de la femenina16. La necesidad de escuelas y de inculcar en el pueblo los beneficios de la cultura era inminente. Pero además todos aquéllos que no estaban totalmente de acuerdo con el sistema económico-social y político-religioso de la Restauración, especialmente los masones, republicanos, librepensadores... estaban convencidos de que las escuelas debían estar en manos de personas acordes con la libertad de pensamiento y el racionalismo laicista. A los niños había que darles una educación diferente sin tanto dogmatismo e intransigencia. De ahí la lucha contra la enseñanza oficial católica y en pro de su laicización17.

  • 18 Desde 1885 pasó a denominarse Centro Cosmopolita de Enseñanza Libre Popular de Cataluña.
  • 19 Sobre esta cuestión, cf. SANCHEZ, Pere, Maçoneria i educació a Catalunya, en AΑ. VV., Maçoneria i (...)

15Parece ser que la primera organización masónica importante en el campo escolar no aparece hasta el año 1880 con la Sociedad Catalana de Amigos de la Enseñanza Laica, con sede en Barcelona, y que desarrollará sus actividades durante toda la década18. Entidad de inspiración masónica reunía a nueve escuelas laicas de las trece o catorce que entonces existían y que estaban dirigidas por una llamada Junta de Escuelas Laicas, compuesta por un representante de cada una de las logias de que formaba parte. Junta que dirigía y coordinaba las labores escolares masónicas19.

  • 20 Esta obra masónica coincidió con la gran expansión del movimiento escolar laico en Cataluña, siend (...)

16Estas escuelas estaban integradas por hijos de familias humildes y también por adultos. Para sufragar los gastos de estos centros se celebraba anualmente un baile de máscaras en el teatro Romea, además de una parte correlativa de los ingresos de cada logia que era destinada a la citada sociedad. Para Sanchez Ferré, de todas las realizaciones masónicas en materia educativa ésta fue la más importante del siglo XIX tanto cuantitativa como cualitativamente20.

17En febrero de 1881, es decir unos meses antes de la aprobación en París de las primeras «leyes Ferry», se expresaban así unos masones canarios pertenecientes a la logia Abora Ν° 91, ante la llegada a España de los jesuítas expulsados de Francia:

  • 21 DE PAZ SANCHEZ, Manuel, La Masonería en La Palma (1875-1936), Santa Cruz de La Palma, Excmo. Cabil (...)

«Es en el campo de la instrucción popular donde nuestros enemigos nos presentan la batalla y allí es donde hemos de librarla principalmente...En la ilustración del pueblo está la más segura garantía del triunfo de nuestros principios»21).

18Efectivamente el tema de la escuela laica y la instrucción popular preocupó de una forma constante a los masones españoles. Preocupación que dentro del proceso de secularización iniciado en España en 1868 llevaría a la Masonería a un grave enfrentamiento dialéctico con la Iglesia y la religión católica, y paralelamente a la creación de escuelas laicas. En esta doble campaña los masones españoles no tuvieron inconveniente en asociarse con otros grupos afines, y en especial con librepensadores, republicanos, ateneos obreros, etc.

  • 22 Boletín Oficial del Grande Oriente de España (Madrid), N° 19 y 20 (15 y 30 octubre 1882) 326-329.

19En unos casos las realizaciones fueron efímeras o los proyectos no pasaron de meros proyectos. Sin embargo en otros se hicieron realidad como sabemos ocurrió en Barcelona donde ya en marzo de 1881 la revista Los Tres Puntos anunciaba la creación de una escuela laica. De 1882 sabemos que la logia Paz Universal, de Tarragona, se hacía cargo de una escuela laica en aquella ciudad. Por su lado el Boletín Oficial del Grande Oriente de España, en su número correspondiente a octubre de ese mismo año, reproducía un discurso pronunciado en la logia Unión N° 76, de Gerona, por el H° D.B. (simbólico Servet) titulado «Necesidad de promover la enseñanza gratuita y obligatoria», en el que pide se trabaje la opinión, tanto en el mundo masónico como en el profano, «para conseguir en breve que sea ley del Estado la enseñanza gratuita y obligatoria, y en lo posible laica»22. La atención del orador se centraba no tanto en las ciudades donde los hombres ilustrados «que son masones, si no iniciados al menos en espíritu, son numerosísimos», sino en el campo donde «se ceban aún la intolerancia y el fanatismo».

  • 23 AYALA, José Antonio, La Masonería en la región de Murcia, Murcia, Ed. Mediterráneo, 1986, p. 173.

20De 1883 hay constancia de la creación en Aguilas (Murcia), por la logia Nueva Urci N° 42, del Grande Oriente de España, de una escuela laica para hijos de obreros, sufragada por el taller «para la propagación de la sana instrucción y de la moral». La escuela llegó a contar con 108 alumnos. En 1890 seguían sus enseñanzas 50, de 14 a 20 años; pero además fue semilla, a través de estos mismos alumnos, de nuevas misiones docentes, como fue el caso de Pedro Rodríguez Pérez, alumno que fué durante tres años de la Escuela de Obreros, el cual, una vez terminado su trabajo del día, abría la puerta de su casa a varios jóvenes para enseñarles, gratuitamente, aquellas lecciones que había recibido a su vez. Se trataba, en dicha escuela, no sólo de enseñar a leer, sino de «educar, inculcando sabias doctrinas, consejos que lleven al amor, al trabajo y a la virtud»23.

21Ese mismo año la logia Resurrección N° 59 de Jumilla (Murcia) sometía a la aprobación de la Gran Logia Simbólica los Estatutos de una asociación de enseñanza para los obreros que tenía como final idad la de «moralizarlos haciéndoles conocer sus derechos y sus deberes». Por su parte la logia Ilunum N°165 de Hellín (Albacete) establecía clases populares gratuitas para adultos, daba conferencias científicas todos los domingos y fundaba una escuela primaria gratuita, una biblioteca popular y una casa de salud para los viajeros pobres. Esta misma logia en la celebración del primer aniversario de su fundación, el 19 de diciembre de 1882, entre los discursos pronunciados hubo uno dedicado a la educación del hombre y de la mujer.

22Y sin salirnos del año 1883, con motivo de la fundación de una sociedad protectora de la infancia, en Sevilla, la revista El Taller, órgano de la Confederación Masónica del Congreso de Sevilla, se adhería plenamente a esta idea y prometía consagrar a ella todas sus fuerzas y toda su influencia.

  • 24 En un principio fue miembro de la logia zaragozana Luz y Trabajo N° 390,: director de la revista m (...)

23A partir de 1884 son más frecuentes las iniciativas masónicas en el terreno de la enseñanza laica. Entre otras, podemos señalar la escuela laica constituida ese año por la logia Amor N° 20, del Grande Oriente de España, en Madrid. En 1885, en Alicante, la logia Alona N° 276, del Grande Oriente de España y el círculo librepensador La Paz abrían otra escuela. Otro tanto hacía en Zaragoza, el 18 de enero de ese mismo año, la Sociedad Protectora de la Enseñanza Laica. Uno de sus más célebres directores sería el masón Fabián Palasi quien en 1889 publicó un Compendio de Moral Universal, de inspiración y contenido masónicos y que llegó a ser libro de texto en numerosas escuelas laicas de la época24.

  • 25 Manuel Becerra, antiguo demócrata y ex-ministro, era también Gran Maestro desde el 21 de julio de (...)
  • 26 Archivo Histórico Nacional. Salamanca, Fondo Masonería, Leg. 666-A.

24Sin salirnos de 1885, Manuel Becerra25, en su calidad de Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del Grado 33, del Grande Oriente de España, dirigía el 20 de febrero desde Madrid una larga circular en la que habla de la necesidad «de construir los másformidables muros que sirvan de fortaleza inexpugnable a las invasiones de la superstición y elfanatismo» y de «fomentar toda idea y amparar todo proyecto que tienda a propagar conocimientos útiles», y en especial «crear escuelas elementales e integrales para la instrucción de los dos sexos»26.

  • 27 ALVAREZ LAZARO, Pedro, «Masonería y enseñanza laica durante la Restauración española» en Historia (...)
  • 28 SANCHEZ, Pere, op. cit., p. 175.

25En esta misma línea ideológica la logia Libertad de Madrid creaba en 1885 la Sociedad de Amigos del Progreso que llegó a fundar y mantener al menos tres escuelas laicas27. Por su parte en el mismo año 1885, coincidiendo con el 50 aniversario de la revolución liberal y la quema de conventos de 1835, las logias Avant, La Sagesse y Emancipación, todas ellas de Barcelona, así como el Boletín del Diccionario Masónico, y otras entidades, dirigieron al ministro de Fomento, A. Pidal, una exposición protestando por las declaraciones de éste al Senado – con motivo del decreto de 18 de agosto 1885 que favorecía claramente la enseñanza confesional – en las que se manifestó contrario a la implantación de la enseñanza primaria estatal. Los masones catalanes exigieron al Ministro, además de la implantación de la escuela pública a cargo del Estado, «el derecho de las minorías a enseñar a sus hijos en la forma que tengan más conveniente» y proponían, acto seguido, que cada ayuntamiento financiara obligatoriamente una escuela primaria o más de una «completamente laicas»28.

  • 29 GAY ARMENTEROS, Juan C., «Penuria y decadencia de la masonería jinense a finales del siglo XIX», A (...)
  • 30 ALVAREZ LAZARO, Pedro, «Maçoneria espanyola i ensenyament» en AA. VV., Maçoneria i educació a Espa (...)

26En 1886, es la logia Legalidad Española N° 325, de Linares (Jaén), perteneciente al Grande Oriente de España la que fundó una escuela laica29. Un año después, la logia Júpiter N° 208, de Arrecife de Lanzarote30, del Grande Oriente Nacional de España, contaba con una floreciente escuela, según recoge el Boletín Oficial de dicha obediencia en su N° del 15 de julio:

  • 31 DE PAZ SANCHEZ, Manuel, op. cit., Historia de la Francmasonería en Canaria, p.482.

«Comunicación participando el creciente desarrollo de la Escuela por la misma sostenida, y deficiencia del local para contener mayor número de los 51 alumnos inscritos, razón por la que ha sido necesario en 15 dejunio tomar el acuerdo de dar vacaciones durante el estío a los menores de catorce años, continuando la enseñanzapara los veintidos mayores de dieciséis, entre los cuales se encuentran hombres de veinticinco a treinta años de edad a los que precisa instruir más particularmente»31.

  • 32 Ibidem.

27Desde Madrid aprobaron los sensatos acuerdos de la logia, «cuya noble conducta y titánicos esfuerzos son dignos de ser imitados, pues ese es el camino que mejor conduce a realizar, sobre bases sólidas, los nobles y desinteresados propósitos de la Institución». Sin embargo, el taller de Arrecife no pudo sostener por mucho tiempo el peso del establecimiento pedagógico y a finales de 1889 desaparecería al no superar la logia una crisis que la obligó a abatir columnas32.

  • 33 De la que nos ocupamos más adelante (Cf. notas 87 y 88).

28También en 1887 la Gran Logia Simbólica regional Catalana-Balear, recogía en sus Constituciones, como principios generales de la Masonería, entre otros, la libertad de enseñanza y el derecho a la instrucción primaria gratuita y obligatoria. Y fue precisamente en 1887 (24 de junio) cuando Nicolás Díaz y Pérez, Venerable de la logia Comuneros de Castilla N° 289, manifestó en una polémica con el obispo de Oviedo33 la importancia relevante que tenía el tema de la enseñanza y la labor llevada a cabo por los maestros y maestras.

  • 34 SANCHEZ FERRE, Pere, La lógia Lealtad. Un exemple de Maçoneria catalana (1869-1939), Barcelona, Al (...)

29De 1888 sabemos que algunas logias de Barcelona, juntamente con organizaciones de libre-pensadores, ateneos obreros, el conjunto de escuelas laicas de la ciudad, así como la Sociedad de Obreros Tipógrafos, organizaron un Congreso de la Enseñanza Laica34.

  • 35 Sobre este personaje Cf. MARQUEZ SANTOS, Francisco, «Eduardo Caballero de Puga y la masonería libe (...)

30Por su parte Caballero de Puga, otro de los masones destacados de la época escribía en ese mismo año un libro en el que define a la masonería como una asociación que «se dedica a trabajar en pro del perfeccionamiento humano, siendo sus medios la instrucción, la beneficencia y el auxilio mútuo de todos sus asociados, entre los cuales caben cuantos quieren rendir a la verdad y a la virtud un culto fervoroso»35.

  • 36 MARTIN, Luis P., «Un ejemplo de la prensa masónica en Castilla-León en el siglo XIX: “La Asociació (...)

31Y desde la revista masónica de Salamanca, La Acacia, en su N° 2 del 26 de febrero de 1888, en un artículo titulado «Las Escuelas Laicas», se hacía un llamamiento para establecer en esa ciudad un Centro Popular para la Enseñanza Laica. Dicho artículo finalizaba haciendo votos por librar al pueblo del monopolio de la Iglesia y del «sistema jesuítico». Un mes más tarde, en el número del 20 de marzo, ya se habla de adhesiones y contribuciones mensuales para su construcción; incluso se prevé una reunión para la confección de un reglamento. Sin embargo no volvemos a tener noticias de dicho proyecto hasta 1890 en que los miembros de la logia Hijos de la Humanidad, de Salamanca, vuelven sobre la misma idea36.

  • 37 Circular de la Junta organizadora del Colegio para Huérfanos de Masones, 17 mayo 1888, en Gaceta O (...)
  • 38 Colegio del Grande Oriente Nacional de España. Reglamento General. Ibidem p. 65.

32Más ambicioso fue el plan de puesta en marcha, también, en 1888, de un Colegio-Asilo de Huérfanos de la Caridad Masónica cerca de Madrid, en Getafe, por iniciativa del entonces Soberano Gran Comendador del Grande Oriente Nacional de España, Vizconde de Ros. En este Colegio se pretendía que los hijos y huérfanos de masones pudieran hallar «no tan solo el sustento de sus cuerpos, sino el alimento de sus espíritus», ajustando las enseñanzas, en todo, a los progresos de la ciencia37. En el Reglamento General, al hablar de los fines del Colegio, se dice, en el art° 2° que el Colegio «inspirándose en los ideales de la Orden, carece de carácter político y religioso. Enseña a sus alumnos el respeto a las autoridades constituidas y les inculca los eternos principios de la moral universal». Y más adelante en el Título V, dedicado a las enseñanzas que se dan en el Colegio, se añade (art°. 20) que «La Moral les será enseñada, no solo por medio de lecciones orales, sino por el ejercicio de la caridad, de la beneficencia y de las prácticas de fraternidad»38.

33En la memoria de los trabajos verificados en 1889 por la logia La Señera N° 243, con sede en Valencia, y perteneciente a la obediencia del Grande Oriente Nacional de España, hay una serie de proyectos o buenas intenciones, entre las que destaca

  • 39 Archivo Histórico Nacional. Salamanca. Fondo Masonería, Leg. 778-A-1.

«la realización de escuelas laicas en donde se aprovecha el tiempo enseñando moral y ciencia, instruyendo con doctrinas sanas y provechosas a esa multitud de pequeños que ha de ser mañana el porvenir de la Patria; con profesores de esta índole nuestro triunfo está asegurado pues como ha dicho Rousseau. «El primerfuncionario del Estado es el maestro de escuela»39,

  • 40 VALIN FERNANDEZ, Alberto, La Masonería y la Coruña, Vigo, Ed. Xerais de Galicia, 1984, p. 91.

34Otro tanto habría que decir de la logia coruñesa Fraternidad VIII N° 232, del Grande Oriente Nacional de España, en la que durante el año 1889 se estudió con detención, entre otros, el tema de la «Enseñanza primaria obligatoria y sostenida por el Estado», así como el de la Libertad de la Iglesia en el Estado Libre»40.

35Por su parte desde el Boletín del Grande Oriente Español se comunicaba, el 15 de julio de 1889, «para que sirviera de ejemplo a los masones españoles la creación por parte de la logiaAmérica, de Ubrique, de «una escuela laica titulada Regeneración».

  • 41 Boletín Oficial del Grande Oriente Español, (Madrid), II, N° 20, (3 julio 1890), 2.

36En 1890 habiéndose disuelto en Madrid la Sociedad El Porvenir que sostenía una escuela laica, el Gran Consejo del Grande Oriente Español obtuvo la propiedad de dicha escuela, refundiéndola en Escuela Masónica del Gran Oriente41.

37Precisamente ese año de 1890 el Gran Consejo General Ibérico del Antiguo y Primitivo Rito Oriental de Memphis y Mizraim ponía en marcha un ambicioso proyecto de instalación de una Escuela que fuera al mismo tiempo Asilo y Hospital. Para obtener fondos publicaron estampas fotográficas o tarjelones, al precio de 5 ptas., con 49 retratos de consejeros honorarios, numerarios y supernumerarios. Entre ellos figuraba Garibaldi, el teniente coronel portugués Sánchez Barreto Perdiguero, D. Carlos Casado del Alisal, y el teniente de navio de la armada española D. Isaac Peral y Caballero.

  • 42 Cf. Boletín Oficial del Grande Oriente Español, (Madrid), N° 42 (15 enero 1892) pp. 17-19.

38El tema de la enseñanza fue abordado de forma especial en la encuesta ordenada por el Grande Oriente Español, el 20 de diciembre de 1891 y publicada en su Boletín Oficial el 15 de enero de 189242 y que constaba de seis preguntas. La cuarta era la siguiente: «¿Qué debe entenderse por enseñanza laica, y cuáles son los medios más eficaces para importarla en España?».

39Sería muy interesante hacer un estudio monográfico de las respuestas que de esta encuesta se han conservado, pero tal vez sea suficiente conocer algunas más representativas en las que queda patente el enfrentamiento con la Iglesia. Así, por ejemplo, la logia Luz de Fraga N° 55, de Fraga (Huesca) respondió de esta forma:

  • 43 FERRER BENIMELI, José Α., Op. cit. La Masonería en Aragón, vol. II, pp. 74-75.

«Debe entenderse por enseñanza laica aquella que, despojada de absurdos y dogmas religiosos sean de la religión que fueren, solo enseña la verdad basada en las ciencias y en los principios de la más sana moral, sin mezcla alguna de prejuicios teológicos que sólo sirven para convertir en un caos la inteligencia humana. Y el medio de implantar y propagar dicha enseñanza en nuestra patria es procurando que los destinos de ésta sean regidos por hombres sabios y eminentes que en vez de entorpecer la marcha progresiva de la civilización, sean por el contrario su más firme y decidido apoyo, y que lleven a cabo la separación de la Iglesia y el Estado. Pues mientras éste reconozca y subvencione como oficial una religión determinada, será difícil que la enseñanza laica adquiera el gran desarrollo que es de desear con todo el apoyo moral y material que la masonería pueda prestarla»43.

40Por su parle la logia Acacia N° 93, de Valencia, respondía de esta forma:

  1. «Debe entenderse por enseñanza laica aquella en que bajo la dirección de Maestro laico y sin la menor ingerencia del clero se de en las escuelas sin prescindir en absoluto de las doctrinas religiosas umversalmente admitidas como fundamentales y que son innatas encontrándose incrustadas en el corazón de la humanidad. Más claro: aquella en que prescindiendo de las religiones positivas, enseña no obstante los más fundamentales principios de la Religión natural. La escuela laica debe constituir un campo neutral en donde quepan niños de todas las religiones sin peligro para la másfundamental de las libertades; para la libertad de conciencia.
  2. Es uno de los medios más importantes – no para importarla, que ya lo está – sino para extenderla en nuestra patria, el de combatir el absurdo principio, la peregrina teoría de que el estado pueda profesar una determinada religión.
  3. La constante y eficaz propaganda de nuestras doctrinas.
  4. Creación de escuelas modelo y de artes y oficios en que se proporcione enseñanza gratuita y aun alimento y vestido a los niños más necesitados»44.

41Los miembros de la ya citada logia Luz de Fraga N° 55, en su respuesta a otra pregunta de la misma encuesta, esta vez referida al problema social, señalaban, dentro de un amplio programa, como base primera y principal para una mejor organización de la sociedad del porvenir, el que

«todo español reciba la instrucción de la enseñanza en establecimientos costeados por el Estado y no en otra parte durante un período determinado, consiguiendo de esta manera establecer relaciones de fraternidad y amistad entre los niños pobres y ricos».

42Y añadían: «Esta enseñanza será completamente laica, dando cabida a todo credo».

43En esta misma línea se expresaban en Badajoz los miembros de la logia Pax Augusta, quienes venían arrastrando desde 1890 la idea de crear una escuela laica. Pero fue precisamente en 1892 el hermano Miguel Pimentel y Donaire, simbólico Padilla, quien elaboró el informe-respuesta a la encuesta sobre qué debía entenderse por enseñanza laica. De entre las conclusiones de este informe quizá resulten sintomáticas las siguientes:

  • 45 LOPEZ CASIMIRO, F. «La logía Pax Augusta en el Badajoz de la Restauración», Rev. Estudios Extremeñ (...)

«La enseñanza laica no tiene carácter religioso ni antireligioso de ningún género: es campo neutral en que se respetan por igual todas las opiniones y creencias en materia religiosa.
La enseñanza de la religión corresponde solamente a las familias y a los ministros de los respectivos cultos.
El maestro público no debe ser obligado a dar enseñanza religiosa a los discípulos concurrentes a su escuela oficial.
Como medida de transacción provisional con el actual estado de cosas en España convendría autorizar que allídondefuese solicitado por las familias pudiera ser dada la enseñanza de la religión por los sacerdotes de los respectivos cultos, en el local mismo de la escuela pública, pero en días y horas compatibles con la enseñanza civil de los alumnos»45.

44Estas ideas, en realidad estaban ya recogidas en líneas generales en las diversas Constituciones y Estatutos de la masonería española en cualquiera de sus versiones. Así, por ejemplo, las Constituciones del Grande Oriente Nacional de España, publicadas precisamente en 1893, afirmaban que «la masonería no es una religión, no es un culto; por eso proclama la instrucción laica y toda su doctrina se encierra en este precepto: «Ama a tu prójimo».

45En Ronda (Málaga) existía en 1892 la logia Fiat Lux N° 111 del Grande Oriente Español. Y una de sus últimas noticias, recogida en el Boletín de la Gran Ligia Simbólica Provincial de Málaga, se refiere precisamente al tema de la educación:

  • 46 PINTO MOLINA, María, La Masonería en Málaga y provincia (Ultimo tercio del siglo XIX), Granada, Un (...)

«Parece que se trata de establecer en Ronda un colegio dirigido por Escolapios, y que el alcalde republicano apoya el proyecto. El elemento liberal y librepensador de allí, que es importante, ha protestado de ese proyecto, fundándose en que hay dentro de la localidad quienes puedan dar más buena y verdadera instrucción que los elementos ultramontanos que a detener la marcha del progreso tienden... Todos nuestros hermanos deben ayudar a los elementos liberales de Ronda...»46.

  • 47 Cf. La interesante Memoria de Licenciatura de Ramón FELIPE GONZALEZ, Prensa y Masonería en Tenerif (...)

46Este mismo año 1892 se crea en Puerta de la Cruz (Tenerife), por un grupo de republicanos y masones, una escuela gratuita desdoblada en una clase diurna para niños y otra nocturna para niños. A finales de 1897 tendría 112 alumnos, 75 niños y 37 niñas. Por otro lado la Junta Directiva de la Sociedad de Instrucción Gratuita de la misma ciudad estaba presidida y dirigida también por masones47.

47Y en Vigo abría sus puertas – también en 1892 – un Colegio laico de 1a y 2a enseñanza de niños y niñas. El Boletín de Procedimientos del Soberano Gran Corsejo General Ibérico daba así la noticia:

  • 48 Las asignaturas que se impartían eran de Ciencias naturales, Agricultura, Industria y Comercio, Ec (...)

«Debido a los esfuerzos de nuestros buenos amigos de Vigo, cuenta hoy aquella importantítisima ciudad Galáica con un establecimiento de enseñanza láica que bien puede decirse que es el primero en su clase, puesto que no sólo se dedica a niños y niñas, sino que también toman a su cargo los adultos y admite pensionistas en clase de internos o de externos»48.

  • 49 Constitución de la Francmasonería Española del Grande Oriente Nacional de España, Madrid, Tip. de (...)

48Por su parle el Grande Oriente Nacional de España recogía en el preámbulo de sus Constituciones del año 1893 una Declaración de Principios, en la que sintetiza «la instrucción láica y toda su doctrina» en este precepto: «Ama a tu prójimo»49.

  • 50 GAY ARMENTEROS, Juan C., Op. cit. La Masonería en Andalucía oriental, p. 169.

49En 1894 la logia Lealtad N° 123 de Jaén capital, perteneciente al Grande Oriente Español al responder a la consulta hecha desde la sede del Grande Oriente en Madrid sobre el tema de la «regeneración nacional» dirán que la regeneración del país es imposible mientras subsistan los privilegios, el clericalismo, la educación dominada por los jesuítas, el caciquismo y el miserable estado de las escuelas laicas. Frente a esta situación, la masonería «amante de la libertad, debeforzarse en hacer hombres libres de recta conciencia, arrebatando la instrucción pública de las garras deljesuitismo; garantizar la libertad de pensamiento y de sufragio, decretar la no intervención del clero en los actos civiles de la vida...»50.

  • 51 Sobre esta cuestión cf. FERNANDEZ FERNANDEZ, Pedro, La Masonería en Extremadura, Salamanca, 1987, (...)

50Ese mismo año, en tierras extremeñas, la logia Ambracia N° 284, de Plasencia (Cáceres), perteneciente al Grande Oriente Nacional de España – desde donde ya en 1892 se intentó la apertura de una escuela para adultos con clases especiales de industria, agricultura, comercio, moral universal, y «cuanto pueda interesar a la humanidad» – se opuso tenazmente a que el colegio de San Calixto, institución benéfica para el asilo y educación de niños huérfanos y pobres, fuera entregado por el obispo de Plasencia a una comunidad de frailes. Los masones de la Ambracia, con la ayuda de algunos vecinos del lugar consiguieron que no llegara a realidad el proyecto, según consta en el acta del 27 de diciembre de 189451.

  • 52 DE PAZ SANCHEZ, op. cit. La Masonería en La Palma, p. 112.

51De 1899 sabemos que la logia canaria Abora de Santa Cruz de la Palma concibió el proyecto – no llevado a la práctica – de crear «una escuela laica nocturna, con el laudable propósito de difundir la enseñanza, base del adelanto de los pueblos»52.

52Por su parte, Angeles López de Ayala celebraba, el 12 de noviembre de 1898, una velada pública en la sociedad titulada «La progresión femenina», que había fundado en la villa de Gracia (Barcelona). En dicha velada tomaron parte además de las niñas de la escuela laica que dicha asociación sostenía algunos masones y masonas que «ante gran número de gente despotricaron contra las formas sanatas», según se lee en la Sección Antimasónica de La Lectura Dominical del 1° de enero de 1899.

  • 53 Sobre este tema cf. SANCHEZ FERRE, Pere, Op. cit. Maçoneria i educació a Catalunya, pp. 176-185.

53De la experiencia pedagógica llevada a cabo por estos años por el masón Ferrer y Guardia que culminaría con la creación de la Escuela Moderna, solamente destacaré que la mayoría de los que participaron en esta obra fueron también masones53.

  • 54 VILLEGAS, Ma José, La Masonería en Madrid: Capítulo Esperanza, Madrid, 1984, [Memoria de licenciat (...)

54En 1901 el Capítulo Esperanza, de Madrid, perteneciente al Grande Oriente Español, presentaba un proyecto de ley en el que abogando por la libertad religiosa en España exigía igualmente el laicismo en la enseñanza54.

  • 55 Congreso Magonico das duaspotencias da peninsula Iberica Hespanha e Portugal. Relatorio, Lisboa, A (...)

55Del 21 al 23 de junio de 1905 tuvo lugar en Lisboa el primer Congreso masónico de las dos potencias de la Península Ibérica en el que una de las tesis estudiadas fue «¿Cómo podemos empeñar en un movimiento útil de intelectuales de España y Portugal, a los profesores de todas las escuelas, principalmente de las escuelas primarias, en la propagación de la enseñanza láica y de los deberes cívicos?». La tesis en cuestión constaba de dos partes; la primera dedicada a describir y atacar la enseñanza religosa en contraposición a la enseñanza laica o cívica, tiene como principal objetivo «formar hombres libres e integralmente preparados para en la sociedad ser elementos útiles y aprehensibles al progreso humano en sus múltiples aspectos, intelectual y moral, físico y estético». Dicha escuela laica debía estar «desprendida absolutamente de concepciones religiosas»55.

56De entre las siete conclusiones propuestas las dos primeras sirven de planteamiento:

  1. La enseñanza religiosa representa el espíritu rctrógado y ultramontano y, como tal, debe ser combatido, constante y pertinazmente por todos los que se consideran liberales y se precian de su calidad de liberal56.
  2. La enseñanza laica es la única que puede y ha de producir la emancipación de los espíritus y formar generaciones nuevas capaces de grandes ideas.

57Estas y las restantes conclusiones fueron aprobadas, a excepción de la V que pedía «se propusiese a los poderes constituidos la prohibición de la enseñanza religiosa en las escuelas, dejando dicha enseñanza única y exclusivamente como atribución de las familias». Tras la correspondiente discusión esta conclusión fue sustituida por la siguiente:

«El Congreso manifiesta la aspiración de que los Consejos de la Orden de los dos Grandes Orientes hagan, por medio de una ley general masónica, que cada logia funde, por lo menos, una escuela modélica de enseñanza laica».

  • 57 Ibidem, pp. 57-58.

58Pues el autor de dicha propuesta, Luiz Felipe da Matta, no comprendía que siendo el problema de la educación el principal del que la Masonería debía ocuparse, hubiese todavía logias masónicas que no mantuvieran, al menos, una escuela liberal: «Solamente después de que esas escuelasfuncionaran podremos decir a los poderes públicos “Así es como queremos que se enseñe al pueblo”»57.

59Debido a la crisis que pasó la Masonería española en los primeros años del siglo XX no es mucho lo que se sabe de este período. No obstante hay constancia de que en 1906 existía una escuela laica, llamada Progreso, en Portbou (Gerona), ligada al núcleo masónico de la logia Progreso Portbuense de aquella localidad.

60El 27 de noviembre de 1906 se ocupaba el Boletín Oficial del Grande Oriente Español precisamente de la enseñanza laica en Marruecos aludiendo «a los extraordinarios esfuerzos realizados por nuestros hermanos deánger» para conseguir implantar un Centro de Enseñanza Laica en aquellos valles, «con el fin de proporcionar la necesaria instrucción gratuita a las clasespoco acomodadas de la localidad».

61Conseguido el objeto – añade la nota de la redacción – será preciso atender a la prosperidad y sostenimiento de tan hermosa institución. A este fin deberían contribuir todas las logias y masones de Tánger, así como el Soberano Capítulo Fiat Lux, los donativos del Gran Consejo de la Orden y la suscripción voluntaria de masones de otros lugares. Como proyecto no dejaba de ser ambicioso.

62Por otra parte el enfrentamiento clerical queda así reflejado:

«La titánica lucha sostenida contra los elementos clericales, que también existen en aquel país, opuestos, como es sabido, a toda idea favorable al progreso humano, no ha debilitado ni por un momento la energía y perseverancia de nuestros hermanos de Tánger, y éstos continúan ardorosos la tan benéfica cuanto desinteresada campaña para traducir en hechosprácticos la labor predilecta de la Masonería, que consiste en proporcionar los medios de instruirse a aquellos a quienes tratan de mantener en la ignorancia, como recurso adecuado para dominar las conciencias, desarrollando en ellos los gérmenes perniciosos delfanatismo, los eternos enemigos de la libertad y del progreso».

  • 58 Boletín Oficial del Grande Oriente Español (Madrid), N° 219 (28 julio 191), p. 118.

63En la Asamblea General del Grande Oriente Español de 1910, se aprobaba una proposición de la logia Ibérica N° 7, de Madrid, encaminada a la propaganda de la enseñanza laica y a la creación y desarrollo de un Congreso Nacional de Instrucción encargado de llevar a la práctica dicha propaganda y de convocar oportunamente una Asamblea en la que estuvieran representadas todas las colectividades partidarias de la enseñanza laica en España y a la que concurrieran todos los profanos «que amen o se dediquen a esta clase de enseñanza»58.

64Unos años después, en enero de 1909, la logia Añaza N° 270, de Santa Cruz de Tenerife, inauguraba una escuela nocturna y gratuita para adultos, situada en la casa – Templo; escuela que tendría una larga e interesante vida de más de once años. Con esta escuela se pretendía

  • 59 DE PAZ SANCHEZ, Manuel, op. cit., Historia de la Francmasonería en

«poner un dique que contenga el desconsolador avance de la gente negra [clero] de todas castas que, deliberadamente, vienen creando toda clase de obstáculos a la enseñanza pública y privada de esta isla, con el lucrativopropósito de ser los únicos; obligando asía que niños y adultos hayan de acudir forzosamente a ellos en demanda de letras y cultura»59.

  • 60 El Dr Simarro, futuro Gran Maestre del Grande Oriente Español realizó una gran obra en favor de la (...)
  • 61 Boletín Oficial del Grande Oriente Español (Madrid), N° 230 (28 junio 191),p. 88.

65El 10 de junio de 1911 el alto cuerpo ejecutivo del Grande Oriente Español bajo la presidencia del Gran Maestro Miguel Morayta, dedicó en su sede central una tenida fúnebre en honor y memoria del H° Francisco Ferrer y Guardia, en la que se descubrió una lápida y se entregó al Dr. Simarro60 un pergamino dedicado por el Gran Consejo de la Orden «por la hermosa y humanitaria labor realizada en su libro en el que analizando imparcialmente el proceso de Ferrer había reivindicado la memoria de tan «eximio propagandista de la enseñanza racional en España»61.

66Y un año después fue el Gran Maestro del Grande Oriente Lusitano Unido, Dr. Sebastião de Magalhães Lima, quien en una conferencia dada en el Ateneo de Madrid, a invitación de «La Liga Anticlerical Española», el 22 de febrero de 1912, abordaba el tema de la enseñanza como arma de la que se servía la reacción para alcanzar «susperniciososfines». Por ello proponía que para combatir el clericalismo se debía prohibir la enseñanza, reservando para el Estado el monopolio de la instrucción nacional. En otro momento dijo que «combatir la enseñanza clerical era defender la razón, defender la libertad». En consecuencia urgía suprimir la vieja escuela; urgía suprimir el prejuicio, el preconcepto, el fanatismo, la superstición... urgía crear la escuela obligatoria y gratuita, la escuela-taller, la escuela laica, la escuela cívica que era la que constituía la fuerza y soberanía de pequeños países, como Suiza, Suecia, Noruega, Dinamarca, Bélgica y Holanda.

67Mucho menos belicoso se había manifestado el Gran Maestro del Grande Oriente Español, Miguel Morayta, en un artículo titulado «Las escuelas laicas», publicado el 29 de enero de 1910, en el que ponía en guardia ante la honda crisis que estaban padeciendo las escuelas laicas, y pedía a los masones que se apresuraran a fortificarlas.

68En 1913 uno de los temas de estudio que propuso el Grande Oriente Español a todas las logias de su jurisdicción fue «las causas del analfabetismo en Españay sus remedios». En la Memoria, elaborada con este motivo el 1° de junio por los masones canarios de la logia Abora N° 331 se enumeraban como causas:

Escasez de escuelas y falta de locales apropiados.
Falta de preparación de los educadores.
Ausencia de una enseñanza científica.

  • 62 DE PAZ SANCHEZ, Manuel, op. cit., La Masonería en La Ρalma, pp. 112-113.

Frente a esto, las soluciones por ellos aportadas eran:
Mayor número de escuelas de forma que, acudiendo a cada local no más de 50 alumnos, se cubran las necesidades de toda la población escolar.
Mejor preparación para los educadores y aumento de su remuneración, que les permita una vida digna.
Locales sanos que reúnan los requisitos señalados «por la ciencia de la Pedagogía».
Eliminación de los «sistemas arcaicos de la enseñanza Española y establecer un plan científico, basado en los métodos experimentales».
Independencia político-administrativa del maestro, supeditado sólo a sus propias jerarquías dentro del Magisterio.
Neutralidad absoluta de la Enseñanza en materia religiosa.
Obligatoriedad de la Enseñanza, siendo ésta, además, «función solamente del Estado», eliminando la privada62.

69Como se observará en este caso la beligerancia contra la Iglesia queda limitada a los dos úlitmos puntos. Más clara fue la respuesta de la logia Lealtad de Barcelona:

  • 63 SANCHEZ FERRE, Pere, op. cit., La logia Lealtad, pp. 69-70.

«Como los pueblos siguen las huellas y costumbres de los altos (...) y nadie cuidaba de su instrucción y cultura, de ahí su analfabetismo. Si a esto añadimos que al clero jamás le convino que el pueblofuese instruido... para poder dominarlo y embrutecerlo mejor, tendremos los orígenes y las causas... del analfabetismo en España»63.

  • 64 Boletín Oficial del Grande Oriente Español (Madrid), (31 agosto 1913) pp. 138-139)

70Por su parte la logia Jovellanos, de Gijón, cargaba el acento diciendo que el analfabetismo era precisamente el culpable de la alienación religiosa, y ésta la responsable del servilismo de los hombres64.

  • 65 VILLEGAS, Ma José, op. cit., fol. 236.

71En diciembre de ese mismo año 1913, el Gran Comendador, Dr. Luis Simarro, visitó el Capítulo Esperanza, de Madrid, a fin de comunicarles las impresiones que había sacado de sus viajes por el extranjero y animarles a que realizaran trabajos sobre «La Masonería y la educación»65.

  • 66 Boletín Oficial de la Gran Logia Simbólica Regional Catalana Balear (Barcelona), XV, N° 78 (enero (...)

72Un par de años más tarde, a principios de 1915, surgió la iniciativa de crear una escuela primaria y otra para adultos analfabetos por parte de las logias que, dependientes de la Catalano-Balear, estaban agrupadas en torno al Ateneo Humanidad. Según se especifica en el Boletín Oficial de enero 1915 las clases debían comenzar inmediatamente y correrían a cargo de los mismos masones que las darían gratuitamente. El turno diario sería de nivel primario y el nocturno para adultos66.

73Unos meses más tarde, la logia Fuerza Numantina N° 355, de Madrid, perteneciente a la Federación del Grande Oriente Español, enviaba una Memoria, el 28 de junio 1915, al Gran Consejo de la Orden para que se tratara en la Gran Asamblea de Representantes a celebrar el mes siguiente. Memoria que está dedicada precisamente a la enseñanza y en la que de forma un tanto retórica se expresaban así:

«Es incuestionable y verdad inconcusa y acatada, que la difusión de la enseñanza y lapropagación de la cultura debidamente seleccionada de erroresfanáticos, es una de las más nobles funciones que por lo selectas y exquisitas están reservadas a la Masonería,pues con tal labor se facilita la obra de redención que nos proponemos y combatiendo sin tregua ni desmayo la ignorancia prepararemos a las generacionesfuturas para que se dignifiquen y ennoblezcan por medio del estudio y habremos realizado nuestra misión principal».

74Y más adelante añadían:

«Debemos por todos los medios a nuestro alcance contribuir a que la educación se intensifique, a que el espíritu de la humanidad se desarrolle y a que los niños, hombres delfuturo, cultiven su moral con un sistema de enseñanza estrictamente neutra, purgada de sofismas y de toda influencia confesional religiosa, que los redima y liberte de los sedimentos ancestrales y atávicos que todavía perduran en nuestras generaciones,y pueda surgir el hombre sano de espíritu y cuerpo que al salir de las tinieblas de la ignorancia, honre a la especie y sea la aurora de una sociedad basada en el lema santo mil veces de nuestra augusta orden, o sea en la libertad, en la igualdad y en lafraternidad como finalidad segura e invariable».

  • 67 Archivo Histórico Nacional. Salamanca. Fondo Masonería, Leg. 206-A-2.

75Y entre las diversas propuestas de orden práctico estaba la que que en el edifìcio social, «se establecieran escuelas que serían pobladas por nuestros hijos y por todos los de aquellos que estén desprovistos de prejuicios sociales y de fanatismos de secta»67.

76Pocos meses después, el 13 de octubre 1913, era la logia Constancia N° 348 de Zaragoza, la que se dirigía en estos términos al Gran Consejo de la Orden:

  • 68 FERRER BENIMELI, José Α., ορ. cit., La Masonería en Aragón, vol. II, p. 179.

«Habiendo llegado a este taller noticias de estarse preparando en el ministerio de Instrucción Pública una Real Orden estableciendo dos cursos de Religión en los estudios de Bachillerato, y estimando que de llegar a publicarse esa Real Orden había de causar notorio perjuicio a la libertad de conciencia, que nuestra Venerable Orden tanto ansia, este Taller acordó dirigiros la presente en ruego de que vosotros, con más facilidades informativas, opongáis todo esfuerzo posible a la firma de dicha Real Orden, sifuese cierto el proyecto de su promulgación»68.

  • 69 Sobre Krause y la masonería, cf., entre otros, M. UREÑA, Enrique, «Masonería y Pensamiento: Krause (...)
  • 70 FERRER BENIMELI, José Α., «El Dr. Simarro y la Masonería», en Homenaje a la Prof. MaDolores Gómez (...)
  • 71 Ibidem.

77Por estos años es importante siquiera aludir a la obra de la Institución Libre de Enseñanza, que, sin ser una obra estrictamente masónica, estuvo plenamente influida de la filosofía de Krause69, y contó con la colaboración de importantes masones, como el médico y premio Nobel Santiago Ramón y Cajal, y el también médico Luis Simarro, Gran Maestre del Grande Oriente Español, quien desde 1876 venía colaborando con dicha Institución. Precisamente en su calidad de Gran Maestre, y como miembro de la Junta de Ampliación de estudios e investigaciones científicas recibió una serie de propuestas y recomendaciones masónicas, como la realizada desde Mieres (Asturias) por el H° Pedro Moisés Sánchez Gali, miembro activo de la logia Jovellanos N° 337, de Gijón. Se trataba de una beca para que el interesado pudiera desplazarse a Suiza en calidad de Maestro a fin de estudiar métodos y procedimientos de enseñanza en las Escuelas primarias de dicho país. En esta gestión también intervino Ramón y Cajal. El interesado justificaba su deseo de salir de España para poder aportar desde fuera «a este nuestro desventurado país, corrientes de espíritu moderno, de que tan necesitado se halla precisamente en materia de enseñanza»70. Por su lado la logia Jovellanos, de Gijón, nos lo presenta como «uno de los obreros más entusiastas en sus convicciones masónicas». Como maestro raionalista «es un modelo de profesores y se halla alfrente de la Escuela para hijos de obreros de Mieres, donde se hacen verdaderos progresos en la enseñanza, teniendo gran ascendencia entre aquellos proletarios»71.

  • 72 Ibidem

78Ese mismo año el Dr. Simarro recibía desde la logia Progreso N° 5, de Blanes, con la ayuda de la logia Lealtad N° 6, de Barcelona, la petición de que interesara al Ministro de Instrucción Pública en un proyecto de gran valor para el pueblo y logia de Blanes; a saber, el permiso para la edificación de unas escuelas laicas «tan necesarias para nuestrajuventud»72.

  • 73 DE PAZ SANCHEZ, Manuel, op. cit. Historia de la Francmasonería en Canarias, pp. 589-590,642.

79En 1921, el Orador de la logia Añaza N° 270, de Santa Cmz de Tenerife, proponía la creación de una escuela laica «a la que pudieran concurrir los hijos de los hermanos masones», pues, según él, las existentes eran «de carácter religioso»73.

80El mismo año de 1921 en la Asamblea General del Grande Oriente Español se aprobó por unanimidad un interesante dictamen sobre el problema de la enseñanza pública en el que, en uno de sus puntos, se pedía que la enseñanza en todos los grados fuera laica. Y entre las medidas generales se volvía sobre lo mismo pidiendo que el personal de todos los establecimientos docentes públicos, incluso los de beneficencia fuera laico.

81Ya en 1923, coincidiendo con la implantación de la dictadura de Primo de Rivera, en la Asamblea de la logia barcelonesa Humanidad, se planteó el tema de la enseñanza, alarmados tal vez por los progresos de la Asociación Protectora de la Enseñanza catalana, que dirigían elementos derechistas, se propuso la creación de una Asociación Propulsora de la Enseñanza Laica. En el proyecto de Estatutos, entre otras iniciativas, se recoge la necesidad de

  • 74 Boletín Oficial de la Gran Logia Española, (Barcelona), I, Ν° 3 (22 mayo 1923) 4.

«trabajar para implantar en España los métodos pedagógicos más modernos y científicos. Asegurar el derecho igual a todos los ciudadanos a la instrucción desde la enseñanza primaria hasta los estudios superiores. Laborar por la implantación de la escuela única, con carácter laico, obligatorio y gratuito»74.

82La iniciativa fue secundada por otras logias, y finalmente por la propia Gran Logia Española, que publicó en su Boletín N° 5 un extenso informe, remitido desde Alicante por la logia Redención N°18, titulado Labor Pedagógica y en el que se sugería actuar en dos direcciones:

  • 75 Boletín Oficial de laGranLogia Española, (Barcelona), I, N° 5 (20 agosto 1923) 10-11; FERRER BENIM (...)

«Una, el fomento, desarrollo y sostenimiento de las Escuelas laicas o racionalistas, como instituciones probadas, que se deben a la acción personal o colectiva, al margen de la Enseñanza oficial o del Estado; y otra, lograrpor los medios hábiles, la incorporaciónde laEnseñanza oficial o del Estado a la corriente de progreso pedagógico que, en otrospaíses, ofrece el ejemplo de una saludable realidad»75.

  • 76 Ibidem.

83Entre las formas para conseguir ambos objetivos se señalaba como ideal la posibilidad de crear un centro «como la Escuela Moderna del malogrado Ferrer que sostuviera sucursales en y por todo el país». En cuanto a la transformación de la escuela nacional o del Estado, se proponían en dicho informe desde «una pertinaz campaña de prensa» y la actuación en el seno de las Asociaciones de Maestros, a las gestiones en los «Colegios de Médicos, Sociedades o Corporaciones de Licenciatura en Medicina», e incluso a los médicos en particular, para que hicieran una realidad en el país la Inspección Médico-Escolar, ya que de esa forma se llegaría a dar a la educación el «verdadero carácter integral que iría limitando y alejando las influencias rutinarias de la Escuela clásica o tradicional española», y sobre todo haría que en la escuela entrara el médico «porque sería la manera de que saliera de ella el cura»76.

84Precisamente los dos males de la enseñanza en España, según este informe, eran por un lado «el lamentable abandono por parte de los poderes públicos», y por otra «el carácter sectario y de privilegio en favor de una determinada religión positiva», la Iglesia Católica, Apostólica Romana que monopolizaba en el país la dirección moral.

  • 77 Boletín Oficial de laGranLogia Española, (Barcelona), IIΙ, N° 24-25-26 (juniojulio-agosto 1925) 19

85Un par de años más tarde, y a pesar de las dificultades que tanto la Masonería catalana como la andaluza tuvieron durante la dictadura de Primo de Rivera, el tema de la enseñanza siguió preocupando y siendo objeto de resoluciones. Así, en la Asamblea celebrada en Barcelona en mayo de 1925, por la Gran Logia Española, se acordó, entre otras medidas solicitar «la implantación de la enseñanza obligatoria, gratuita y laica», añadiéndose la propuesta de la creación de una Liga de Enseñanza Laica77.

  • 78 Acuerdos de la Asamblea de la Gran Logia Simbólica (6-8 noviembre 1925), pp. 20-21.

86Y desde Andalucía la Asamblea del Grande Oriente Español, celebrada en noviembre de ese mismo año de 1925, entre «los medios de despertar el espíritu liberal» citaba también, entre otros,» la laicidad de la enseñanza pública en todos sus grados», «la libertad en la emisión del pensamiento y en vivir libremente sin más limitaciones que losprincipios de la moral universal» y «la separación de la Iglesia y el Estado». Finalmente se pedía que todos estuvieron prestos a «dar la batalla al clericalismo y a la persecución negra»78.

  • 79 Boletín Oficial del Grande Oriente Español, (Madrid), diciembre 1927.

87Nuevamente en la Asamblea, esta vez de la Gran Logia Regional del Mediodía de España, del Grande Oriente Español, celebrada en noviembre de 1927, volvía a insistirse por medio de una propuesta de la logia Floridablanca en la necesidad de atender la educación laica de los niños organizando una campaña en favor de la enseñanza primaria y de los problemas escolares79.

  • 80 Boletín de la Gran Logia Española, (Barcelona), julio 1929.

88Y un par de años antes de la proclamación de la República, en la Asamblea de la Gran Logia Española, celebrada en Barcelona, en mayo de 1929, el Gran Maestre, Francisco Esteva, volvía a hablar en favor de la laicización de la enseñanza estatal estimulando una campaña en favor de la supresión de la religión en las escuelas80.

89Como acabamos de constatar a través de algunos ejemplos las diferentes masonerías españolas del período que va de 1860 a 1930 coincidieron no sólo en su constante preocupación por la enseñanza laica, libre y gratuita, sino en la puesta en práctica de múltiples tentativas  – fallidas en no pocos casos – de creación de escuelas laicas y racionales. Por otro lado su enfrentamiento con la Iglesia en general, y el «jesuitismo» en particular en cuanto símbolo y síntesis del obscurantismo más reaccionario, es también una constante que lógicamente tenía su respuesta y contrapartida por parte eclesiástica.

  • 81 Como muestra del interés mostrado por algunas logias puede servir de ejemplo el hecho de que vario (...)
  • 82 Sobre las misiones populares, una de las formas más utilizadas en la propaganda religiosa para el (...)
  • 83 RODRIGUEZ MARTINEZ, Eugenia, La Masonería en Castilla-La Mancha, Zaragoza 1986 [Memoria de Licenci (...)
  • 84 FERRER BENIMELI, José Α., «Carlos VII, y el Congreso antimasónico de Trento», Letras de Deusto (Bi (...)

90El factor humano que de una manera más directa se vio implicado en este lucha fueron los maestros y en particular los maestros de escuela masones, bastante abundantes en el seno de la Masonería ya que en muchos casos estaban exentos incluso de toda cotización81. Un caso particular lo constituyó Nicolás Carretero, secretario de la logia La Cubana N° 92, de Quintanar del Rey, en Cuenca, y maestro de la localidad. En 1892 dos jesuítas estuvieron dando durante ocho días misiones populares en Quintanar82. Enterados de que el maestro de Quintanar era masón le amenazaron con «un expediente que firmaría todo el pueblo y tendría que dejar la escuela». Ante esta situación viendo que se quedaba sin pan para sus hijos confesó y entregó su título masónico83. Esta conversión «forzada» no fué única. Los ejemplos podrían multiplicarse. Pero la lucha entre la Iglesia y la masonería adquirió otros matices importantes en los que el factor educación y escuela estuvo muy presente, sobre todo a partir del Congreso Antimasónico de Trento de 1896, íntimamente ligado con el tristemente fraude de Leo Taxil84, y donde adquirió carta de ciudadanía la Liga Antimasónica cuya sede principal radicaba en Roma.

  • 85 Archivo Diocesano de Zaragoza, Leg. Arzobispado, Documentación Moderna 1861-1918. Carpeta Arzobisp (...)

91En la circular remitida en septiembre de 1899 a todos los obispos españoles que todavía no tenían en sus diócesis la Junta diocesana de la Unión Antimasónica Española, se hacía constar desde el Comité Nacional de la Liga Antimasónica que «la Masonería se había apoderado ya de una grandísima parte del campo políticoreligioso que era antes terreno exclusivo de la Iglesia, por ella solo cultivado, y donde extendía su santo y benéfico influjo»85.

  • 86 MARTINEZ VIGIL, Ramón, La Francmasonería. Sermón predicado por el Sr. Obispo de Oviedo en su Santa (...)
  • 87 Cf. un extracto en HIDALGO NIETO, Victoria, La Masonería en Asturias en el siglo XIX, Oviedo, Comu (...)

92Pero ya un par de años antes, el 6 de enero de 1887, el obispo de Oviedo Ramón Martínez Vigil, en un famoso sermón que luego sería publicado86 arremetió duramente contra la masonería y los que él llama «sus hijastros, el liberalismo, el comunismo y el socialismo», sin olvidar a los judíos87. Este sermón cuyo análisis no resiste hoy día la más elemental crítica, tuvo en su día un gran influjo y difusión y contribuyó a la formación y desarrollo de no pocas secciones diocesanas de la Liga Antimasónica. Pues lo dicho por el obispo de Oviedo se podía reducir a dos proposiciones:

  1. formar en España una asociación antimasónica con carácter nacional; y
  2. conjurar los peligros que amenazaban a la patria, por la masonería, con la oración del Santo Rosario.
  • 88 FERRER BENIMELI, José Α., op. cit. Masonería española contemporánea, vol. II, pp. 48-49 y 208.

93Respecto a la primera aconsejaba el obispo de Oviedo a los fieles de su diócesis que compraran el Manuel de Liga Antimasónica y cumplieran los compromisos allí consagrados, entre los que se señalaba no afiliarse jamás a la masonería, ni dar el voto en las elecciones a los masones, no suscribirse a sus periódicos, y especialmente «combatir las obras masónicas, o entorpecer el mal que ellas hacen, la escuela neutra o laica, sobre todo; y por el contrariofavorecer las obras y las asociaciones antimasónicas: escuelas cristianas, círculos católicos, asociaciones religiosas, etc.»88.

  • 89 Cf. FERRER BENIMELI, José Α., Bibliografía de la Masonería, Madrid, Fundación Universitaria Españo (...)

94Como réplica a dicho sermón cabe destacarse la larga circular del Capítulo Juan de Padilla N° 80 y la logia Capitular Comuneros de Castilla N°289, fechada en Madrid el 24 de junio de 1887, «día de la natividad del Bautista, cuando el Sol ha hecho madurar los frutos y sus luces irradian esplendorosamente sus luminosos rayos sobre la superficie del globo». Aunque el escrito lleva unas 50 firmas, el estilo e ideología coinciden con el del primer firmante, «el muy sabio Presidente y Venerable Maestre Nicolás Díaz y Pérez (simbólico Viriato, Grado 32), autor de varias publicaciones sobre la masonería89.

95En este escrito se atacaba duramente al Obispo de Oviedo por su pretendida organización antimasónica y en contrapartida se hacían nueve proposiciones, cinco de las cuales estaban en relación directa con el aspecto educativo:

96Que os esforcéis en llamar a vuestros Cuadros a los maestros y maestras de primera enseñanza condonándoles, siprecisofuere, los derechos de iniciación.

97Que prestéis vuestro concurso a la fundación de escuelas laicas, allí donde no las haya, y protejáis las existentes, si siempre que sus profesores cumplan con los preceptos que les imponen la Moral Universal y la ciencia pedagógica.

98Que combatéis sin tregua ni descanso toda manifestación clerical y jesuítica, las escuelas llamadas católicas, las asociaciones religiosas, literarias, políticas y científicas sostenidas,formadas o subvencionadas por los enemigos de nuestra Orden.

99Que no mandéis vuestros hijos a ninguna escuela religiosa, aunque sus profesores sean laicos.

  • 90 Archivo Histórico Nacional, Salamanca, Fondo Masonería, Leg. 565-A, POYANRASILLA, Carmen, Masonerí (...)

100Recomendar a todos lospadres defamilia las escuelas y colegios laicos y los establecimientos de enseñanza que se encuentren regidos por hermanos nuestros»90.

  • 91 FERRER BENIMELI, José Α., Masonería, Iglesia e Ilustración, Madrid, Fundación Universitaria Españo (...)
  • 92 FERRER BENIMELI, José Α., CAPRILE, Giovanni, Massoneria e Chiesa Cattolica ieri, oggi e domani, Ro (...)

101Para comprender esta situación de lucha dialéctica entre los masones y la Iglesia católica, presentada como la antítesis de la libertad, el progreso y la civilización, habría que recordar las relaciones Iglesia-Masonería que pasaron por dos momentos claves de tensión, uno en el siglo XVIII91 y otro en el siglo XIX, y que precisamente tuvo su punto álgido durante los pontificados de Pío IX y León XIII con sus más de cuatrocientos documentos vaticanos – solamente en este período-condenando a la Masonería y demás sociedades secretas92.

102Y por lo que respecta a España habría que hacer un amplio y exhaustivo recorrido por las pastorales de los obispos españoles entre 1868 y 1930, así como por la prensa católica, por situar el tema solamente en dos aspectos ya aludidos anteriormente. A éstos habría que añadir lógicamente otros muchos como las también aludidas misiones populares, la acción del clero en el confesionario y sermones, la mentalización en los colegios católicos, etc. ; acciones que fueron configurando todo un estereotipo negativo de las masones que va desde su presunto judaismo y satanismo hasta el de corruptores de la juventud, asesinos, profanadores de hostias y crucifijos, enemigos de Dios y de la religión, traidores a la patria, etc. etc. Pero la limitación del tiempo y extensión concedidos hace que tengamos que concluir, por hoy, aquí, no sin antes reproducir lo que el semanario católico La Lectura Dominical, órgano del Apostolado de la Prensa, reproducía en su N° del 30 de junio de 1895, después de dar una noticia sobre la Masonería, y que puede ser sintomático del climax al que se había llegado en algunos ambientes clericales:

«¡Muera La Masonería Inspirada Por Satanás Y Ejecutora De Sus Inspiraciones, Y Viva El Sagrado Corazón De Jesús, Rey De España, Ultrajado, Vilmente En Madrid, Por Los Despreciables Masones!».

103O lo que El Avisador, periódico católico de Badajoz, escribía 16 de julio de 1885 calificando a las escuelas laicas de «escuelas del diablo y de la perdición» donde los niños infelices bebían «la cicuta masónica» de los enemigos de Dios.

Notes

1 Cf. los números extra de la revista Humanisme (Revue des Francs-Maçons du GrandOrientde France) dedicados a La laïcité (n° 1128, avril 1979), y 1881-1983: Centenaire des lois laïques (N° 141-142, mai-juin 1981).

2 Fue Ministro de Instrucción pública durante 54 meses, de 1879 a 1883.

3 Cf. Eglise et enseignement, Actes du Colloque du Xe anniversaire de l'Institut d'histoire du Christianisme de l'Université Libre de Bruxelles, édités par Jean PREAUX, Bruxelles, éditions de l'Univeristé de Bruxelles, 1977, y John ΒARTIER, Laïcité et FrancMaçonnerie (études rassemblées et publiées par Guy CAMBIER), Bruxelles, éditions de l'Université de Bruxelles, 1981.

4 Del Grande Oriente de España la primera, y del Grande Oriente Lusitano Unido la segunda

5 El proyecto fue publicado en el Boletín Oficial del Grande Oriente de España, N° 34,15 septiembre 1872, y el de las Hijas del Sol en la revista masónica Ordo, N° 16, de 1873.

6 FERRER BENIMELI, José, Α., La Masonería en Aragón, Zaragoza, Librería General, 1979, vol. I, p. 117.

7 DE PAZ SANCHEZ, Manuel, Historia de la Francmasonería en Canarias (1739-1936), Las Palmas, Ed. Excmo. Cabildo Insular de Gran Canaria, 1984, pp. 245-250.

8 SAMPEDRO RAMO, Vicente, Los orígenes de la Masonería organizada en Alocan. Las Logias Alonay Puritanos (1870-1882), Valencia, 1986, [Memoria de Licenciatura inédita], fol. 200.

9 En este caso se llegó a nombrar una comisión para su estudio, pero luego no se vuelve a mencionar. Ibidem, fol. 188.

10 Sobre la historia de la masonería española, cf. FERRER BENIMELI, José Α., Masonería española contemporánea, Madrid, Siglo XXI de España, Ed., 1980,2 vol.

11 Boletín de Procedimiento del Soberano Gran Consejo General Ibérico (Madrid), V, 28 mayo 1893, N° 10, p. 6.

12 Recordemos que en España por estas fechas había varias masonerías distintas e independientes. Cf. AA.VV., La Masonería en la España delsiglo XIX (Coordinador José A. Ferrer Benimeli), Valladolid, Junta de Castilla y León, 1987, vol. I., pp. 19-217.

13 Constitución Gener al del Grande Oriente Ibérico. Madrid, 1893: Declaración de Principios.

14 Boletín Oficial del Grande Oriente de España (Madrid), N° 10 (25 abril 1874), pp. 184-186.

15 Ibidem.

16 Todavía en 1910 era del 52 por ciento de los varones y del 658 por ciento de las mujeres.

17 F. MARQUEZ, C. POYAN, T. ROLDAN, M.J. VILLEGAS, La Masonería en Madrid, Madrid, Avapiés, 1987, pp. 159-160.

18 Desde 1885 pasó a denominarse Centro Cosmopolita de Enseñanza Libre Popular de Cataluña.

19 Sobre esta cuestión, cf. SANCHEZ, Pere, Maçoneria i educació a Catalunya, en AΑ. VV., Maçoneria i Educació a Espanya, Βarcelona, Fundació Caixa de Pensions, 1986, pp. 166-167.

20 Esta obra masónica coincidió con la gran expansión del movimiento escolar laico en Cataluña, siendo Gran Maestro del Grande Oriente de España, Sagasta, jefe del partido liberal y posteriormente, a partir de 1881, jefe del Gobierno español.

21 DE PAZ SANCHEZ, Manuel, La Masonería en La Palma (1875-1936), Santa Cruz de La Palma, Excmo. Cabildo Insular de La Palma, 1980, p. 116.

22 Boletín Oficial del Grande Oriente de España (Madrid), N° 19 y 20 (15 y 30 octubre 1882) 326-329.

23 AYALA, José Antonio, La Masonería en la región de Murcia, Murcia, Ed. Mediterráneo, 1986, p. 173.

24 En un principio fue miembro de la logia zaragozana Luz y Trabajo N° 390,: director de la revista masónica aragonesa La Acacia que esta logia editaba. Posteriormente lo encontramos como orador de la también logia zaragozana Almogávares 10, y en 1895 dirigía, en Sabadell las escuelas de la Institución Libre de Enseñanza. Sobre el masonismo de Fabián Palasi cf. SANCHEZ, Pere, op. cit., pp. 173-174, y FERRER BENIMELI, José Α., Op. cit. La Masonería en Aragón, vol. II, pp. 131-151; vol. I, pp. 160-206.

25 Manuel Becerra, antiguo demócrata y ex-ministro, era también Gran Maestro desde el 21 de julio de 1884.

26 Archivo Histórico Nacional. Salamanca, Fondo Masonería, Leg. 666-A.

27 ALVAREZ LAZARO, Pedro, «Masonería y enseñanza laica durante la Restauración española» en Historia de la Educación N° 2, (enero-diciembre 1983) 351.

28 SANCHEZ, Pere, op. cit., p. 175.

29 GAY ARMENTEROS, Juan C., «Penuria y decadencia de la masonería jinense a finales del siglo XIX», Anuario de Historia Moderna y Contemporánea (Granada), N° 2 y 3(1975-1976)303;GAY ARMENTEROS, Juan C., PINTO MOLINA, María, La Masonería en Andalucía Oriental a finales del siglo XIX. Jaén y Granada, Granada, Universidad, 1983, p. 116. En ambos casos se adjudica erróneamente esta logia al Grande Oriente Nacional de España.

30 ALVAREZ LAZARO, Pedro, «Maçoneria espanyola i ensenyament» en AA. VV., Maçoneria i educació a Espanya, Op. cit., p. 111, adjudica erróneamente esta logia canaria a Barcelona.

31 DE PAZ SANCHEZ, Manuel, op. cit., Historia de la Francmasonería en Canaria, p.482.

32 Ibidem.

33 De la que nos ocupamos más adelante (Cf. notas 87 y 88).

34 SANCHEZ FERRE, Pere, La lógia Lealtad. Un exemple de Maçoneria catalana (1869-1939), Barcelona, Alta Fulla, 1985, p. 71.

35 Sobre este personaje Cf. MARQUEZ SANTOS, Francisco, «Eduardo Caballero de Puga y la masonería liberal-moderada» en AA.VV. op. cit. La Masonería en la España del siglo XIX. pp. 649-667; CABALLERO DE PUGA, E., Ritual Escocés del Maestro Francmasón: Historia de la Masonería 1717-1885, Madrid, 1888.

36 MARTIN, Luis P., «Un ejemplo de la prensa masónica en Castilla-León en el siglo XIX: “La Asociación de Salamanca» en Op. cit., La Masonería española en el siglo XIX, Vol. Π, pp. 906-907.

37 Circular de la Junta organizadora del Colegio para Huérfanos de Masones, 17 mayo 1888, en Gaceta Oficial del Grande OrienteNacional de España (Madrid), IIΙ, N° 9 (21 mayo 1888) 64.

38 Colegio del Grande Oriente Nacional de España. Reglamento General. Ibidem p. 65.

39 Archivo Histórico Nacional. Salamanca. Fondo Masonería, Leg. 778-A-1.

40 VALIN FERNANDEZ, Alberto, La Masonería y la Coruña, Vigo, Ed. Xerais de Galicia, 1984, p. 91.

41 Boletín Oficial del Grande Oriente Español, (Madrid), II, N° 20, (3 julio 1890), 2.

42 Cf. Boletín Oficial del Grande Oriente Español, (Madrid), N° 42 (15 enero 1892) pp. 17-19.

43 FERRER BENIMELI, José Α., Op. cit. La Masonería en Aragón, vol. II, pp. 74-75.

44 Archivo Histórico Nacional. Salamanca. Fondo Masonería, Leg. 778-A. En la pregunta anterior, sometida por la encuesta del Grande Oriente Español, se preguntaba: «¿Qué debe hacer la Masonería para combatir eficazmente la influencia de jesuitismo?» Ahí vuelve a insistirse en la misma idea «Crear al efecto el mayor número posible de escuelas laicas con directores masones, escuelas de arles y oficios, bibliotecas populares, centros de instrucción y recreo, diarios, folletos y obras concisas de amena lectura y sobre todo económicas en que se propagu nuestra salvadora doctrina y cerrar los seminarios. Privar a institución tan perniciosa de la poderosísima palanca de la enseñanza por cuantos medios legítimos directos o indirectos estén a nuestro alcance arrancando de sus manos a toda costa y sin demora a la inocente y dócil juventud».

45 LOPEZ CASIMIRO, F. «La logía Pax Augusta en el Badajoz de la Restauración», Rev. Estudios Extremeños, XLII (mayo-agosto 1986) p. 430.

46 PINTO MOLINA, María, La Masonería en Málaga y provincia (Ultimo tercio del siglo XIX), Granada, Universidad, 1987, p. 158, Boletín de la Gran Logia Simbólica Provincial de Málaga, n° 13 a 16 (31 julio 1892). Algo semejante había sido la actitud de los masones de Fraga (Huesca), en 1892 quienes se expresaban así: «Tocóle en suerte, o mejor en desgracia a esta ciudad en la época de la irrupciónfrailuna, ser dirigida políticamente por personas que, con sus ribetes volterianos y lodo, trataron de sacar partido de la sencillez proverbial de estos habitantes... y más papistas que el papa, o en otros términos, usurpando la dirección en el asunto, que en su caso parecía propia de los curas párrocos, nos protegieron con la instalación de su colegio de la “Sagrada Familia” que indudablemente nos hafavorecido con la desorganización de la enseñanza establecida, y creación perpetua del más abominablefanatismo, con sus obligadas secuelas de expoliación y embrutecimiento». FERRER BENIMELI, José Α., «La Masonería y la Iglesia en el siglo XIX español», en AA. VV., La cuestión social en la Iglesia española contemporánea, El Escorial, Ed. Escurialenses, 1981, p. 275.

47 Cf. La interesante Memoria de Licenciatura de Ramón FELIPE GONZALEZ, Prensa y Masonería en Tenerife durante el último lercio del siglo XIX, La Laguna, 1987, [inédita], fols. 287-292.

48 Las asignaturas que se impartían eran de Ciencias naturales, Agricultura, Industria y Comercio, Economía rural, Geografía, Aritmética y Algebra, Geometría, Trigonometría, Historia, Física y Química y Dibujo linea], Gramática, Ortografía, Caligrafía, Urbanidad, Lectura y Escritura. Boletín de Procedimientos del Soberano Gran Consejo General Ibérico, Madrid N° 49 (4 diciembre 1892), 2.

49 Constitución de la Francmasonería Española del Grande Oriente Nacional de España, Madrid, Tip. de Fortanet, 1893, p. 12.

50 GAY ARMENTEROS, Juan C., Op. cit. La Masonería en Andalucía oriental, p. 169.

51 Sobre esta cuestión cf. FERNANDEZ FERNANDEZ, Pedro, La Masonería en Extremadura, Salamanca, 1987, [Memoria Licenciatura inédita], fols. 2L47-251.

52 DE PAZ SANCHEZ, op. cit. La Masonería en La Palma, p. 112.

53 Sobre este tema cf. SANCHEZ FERRE, Pere, Op. cit. Maçoneria i educació a Catalunya, pp. 176-185.

54 VILLEGAS, Ma José, La Masonería en Madrid: Capítulo Esperanza, Madrid, 1984, [Memoria de licenciatura inédita], fol. 211.

55 Congreso Magonico das duaspotencias da peninsula Iberica Hespanha e Portugal. Relatorio, Lisboa, A Liberal, 1905, p. 49.

56 Más adelante se insiste (p. 56) en «la necesidad de extirpar de la enseñanza el cáncer delfanatismo».

57 Ibidem, pp. 57-58.

58 Boletín Oficial del Grande Oriente Español (Madrid), N° 219 (28 julio 191), p. 118.

Canarias, pp. 587-589.

59 DE PAZ SANCHEZ, Manuel, op. cit., Historia de la Francmasonería en

60 El Dr Simarro, futuro Gran Maestre del Grande Oriente Español realizó una gran obra en favor de la reivindicación de Ferrer y Guardia, habiendo publicado en 1910 dos gruesos volúmenes con el título de El proceso de Ferrer y la opinión europea, Madrid, Impr. Arias, 1910.

61 Boletín Oficial del Grande Oriente Español (Madrid), N° 230 (28 junio 191),p. 88.

62 DE PAZ SANCHEZ, Manuel, op. cit., La Masonería en La Ρalma, pp. 112-113.

63 SANCHEZ FERRE, Pere, op. cit., La logia Lealtad, pp. 69-70.

64 Boletín Oficial del Grande Oriente Español (Madrid), (31 agosto 1913) pp. 138-139)

65 VILLEGAS, Ma José, op. cit., fol. 236.

66 Boletín Oficial de la Gran Logia Simbólica Regional Catalana Balear (Barcelona), XV, N° 78 (enero 1915), p. 19.

67 Archivo Histórico Nacional. Salamanca. Fondo Masonería, Leg. 206-A-2.

68 FERRER BENIMELI, José Α., ορ. cit., La Masonería en Aragón, vol. II, p. 179.

69 Sobre Krause y la masonería, cf., entre otros, M. UREÑA, Enrique, «Masonería y Pensamiento: Krause», en AA.VV., op. cit. La Masonería en la España del siglo XIX, vol. II, pp. 589-606.

70 FERRER BENIMELI, José Α., «El Dr. Simarro y la Masonería», en Homenaje a la Prof. Ma Dolores Gómez Molleda [en prensa].

71 Ibidem.

72 Ibidem

73 DE PAZ SANCHEZ, Manuel, op. cit. Historia de la Francmasonería en Canarias, pp. 589-590,642.

74 Boletín Oficial de la Gran Logia Española, (Barcelona), I, Ν° 3 (22 mayo 1923) 4.

75 Boletín Oficial de laGranLogia Española, (Barcelona), I, N° 5 (20 agosto 1923) 10-11; FERRER BENIMELI, José Α., Masonería española contemporánea, Madrid, Siglo XXI de España, Ed., 1980, vol. Π, pp. 62-63.

76 Ibidem.

77 Boletín Oficial de laGranLogia Española, (Barcelona), IIΙ, N° 24-25-26 (juniojulio-agosto 1925) 19.

78 Acuerdos de la Asamblea de la Gran Logia Simbólica (6-8 noviembre 1925), pp. 20-21.

79 Boletín Oficial del Grande Oriente Español, (Madrid), diciembre 1927.

80 Boletín de la Gran Logia Española, (Barcelona), julio 1929.

81 Como muestra del interés mostrado por algunas logias puede servir de ejemplo el hecho de que varios miembros de la logia Luz de Fraga (Huesca), al llegar como concejales al Ayuntamiento consiguieron «suprimir elpago de ciertos cirios que satisfacía el municipio en algunasfunciones religiosas, y poner al corriente de sus haberes a los maestros de escuelas, que se adeudaban aproximadamente hacía un año». FERRER BENIMELI, José Α., op. cit. La Masonería en Aragon, vol. II, p. 57.

82 Sobre las misiones populares, una de las formas más utilizadas en la propaganda religiosa para el mantenimiento de la fe, cf. CUENCA TORIBIO, José M., Estudios sobre la Iglesia española del XIX, Madrid, Rialp. 197

83 RODRIGUEZ MARTINEZ, Eugenia, La Masonería en Castilla-La Mancha, Zaragoza 1986 [Memoria de Licenciatura inédita], fols. 27-32.

84 FERRER BENIMELI, José Α., «Carlos VII, y el Congreso antimasónico de Trento», Letras de Deusto (Bilbao), vol. 14, Ν° 29, (mayo-agosto 1984) 151-157; El contubernio judeo-masónico-comunista, Madrid, Istmo, 1982.

85 Archivo Diocesano de Zaragoza, Leg. Arzobispado, Documentación Moderna 1861-1918. Carpeta Arzobispado de Zaragoza.

86 MARTINEZ VIGIL, Ramón, La Francmasonería. Sermón predicado por el Sr. Obispo de Oviedo en su Santa Iglesia Catedral en la Epifanía del Señor de 1887. Oviedo, 1887.

87 Cf. un extracto en HIDALGO NIETO, Victoria, La Masonería en Asturias en el siglo XIX, Oviedo, Comunidad Autónoma del Principado de Asturias, 1985, pp. 121-124.

88 FERRER BENIMELI, José Α., op. cit. Masonería española contemporánea, vol. II, pp. 48-49 y 208.

89 Cf. FERRER BENIMELI, José Α., Bibliografía de la Masonería, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1978.

90 Archivo Histórico Nacional, Salamanca, Fondo Masonería, Leg. 565-A, POYANRASILLA, Carmen, Masonería en Madrid: Logia Capitular Comunerosde Castilla N 289y Capítulo Juan de PadillaN-80, Madrid, 1984 [Memoria de licenciatura inédita], fols. 145,247-248.

91 FERRER BENIMELI, José Α., Masonería, Iglesia e Ilustración, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1976-77,4 vols.

92 FERRER BENIMELI, José Α., CAPRILE, Giovanni, Massoneria e Chiesa Cattolica ieri, oggi e domani, Roma, Ed. Paoline, 1982.

Auteur

Universidad de Zaragoza

© Presses universitaires François-Rabelais, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540