Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

École et Église en Espagne et en Amérique Latine

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

II. L'Église dans l'école. Les catéchismes

Los catecismos y la instruccion popular en la España del siglo XIX

Manuel Morales Muñoz

Texte intégral

  • 1 Aldea Vaquero, Q., et alíi (dir.), Diccionario de Historia Eclesiástica, Madrid, 1972, Instituto E (...)
  • 2 Moliner, M., Diccionario de uso del español, Madrid, 1970.
  • 3 Bleiberg, G., et alü (dir.) Diccionario de literatura española, Madrid, 1974.
  • 4 Dhotel, J.C. Les origines du catéchisme moderne. D'après lespremiers manuels imprimés en France, P (...)

1Definidos por el Diccionario de Historia eclesiástica como medios de enseñanza de «los elementos o verdades fundamentales de la religión cristiana»1, en realidad nos encontramos ante compendios o tratados de instrucción de muy diversa temática y contenido2. De raíz greco-latina, fueron profusamente utilizados en tiempos de Fernando el Santo y Alfonso X el Sabio (1221-1284) en su versión de tratados político-morales3, aunque será en los siglos XVII-XVIII, con las controversias religiosas suscitadas en el seno de la Iglesia católica, cuando alcancen su mayor difusión4.

  • 5 Botrel, J.F., «Para una estadística bibliográfica de la España contemporánea. Reflexiones y sugere (...)
  • 6 Una función ya analizada, para la Francia del siglo XVIII, por Armogathe, J.R., «Les catéchismes e (...)

2Conscientes, pues, de la ambigüedad conceptual del término y de la necesidad, apuntada por autores como J.F. Botrel5, de abordar una historia de la imprenta y la edición en lengua española, mi comunicación tiene como objetivos el estudio de los catecismos, en cuanto medios de instrucción popular6, y la presentación de una bibliografía, que en modo alguno pretende ser exhaustiva, donde se recogen aproximadamente 200 títulos de los editados en el siglo XIX. Un corpus documental que recoge, única y exclusivamente, aquellas obras publicadas bajo la denominación específica de «catecismo», debido a la imposibilidad de incluir aquellos otros textos aparecidos bajo criterios formales similares: catones, cartillas, etc.

***

3¿Qué rasgos formales y conceptuales presentan estos catecismos? ¿En qué medida actúan como intermediarios culturales en la España del siglo XIX? Formalmente todos los catecismos se presentan a modo de preguntas y respuestas, lo que les confiere un fuerte sentido pedagógico y moralizante. Buena prueba de ello son los párrafos con que comienza el Catecismo político arreglado a la Constitución de la monarquía española, publicado en diversas ocasiones desde 1812, y que dicen así:

«– P. ¿Tenemos nosotros Constitución?
– R. Tan buena que puede hacernosfelices si observamos y contribuimos a que se observe».

4Muy distintos son, sin embargo, en su presentación tipográfica, en su formato: 8°, 12°, 16°, en su extensión, que oscila entre las 16 páginas del Catecismo Nacional, publicado en Alcoy en 1835 y las casi 3 000 con que cuenta el Gran catecismo católico de J. Deharbe, y en sus precios, pues, aunque los de mayor difusión como el Ripalda, Astete o Fleuri no suelen superar el real, los restantes presentan una escala que va desde los 2 reales del Catecismo de losfilósofos a los 100 del Catecismo de perseverancia del abad J. Gaume.

5Desigual es también su difusión si nos guiamos por el número de ediciones. Innumerables conocen el Catecismo histórico de Fleuri, el Catecismo de la doctrina cristiana de Ripalda o el «Astete», del que a comienzos del siglo XX existen más de 600 ediciones. No es éste el caso de los catecismos no religiosos de los que suele aparecer tan sólo la 1° edición. Excepción destacable es la del citado Catecismo político arreglado a la Constitución que, publicado con el mismo título por F. Castañón y J. Cerradi, se imprime en Cádiz, Cartagena, Madrid, Málaga, Palma, Valladolid, Vich, Zaragoza, etc.

6Otro tanto puede decirse del ritmo de publicación, sujeto a los vaivénes de la historia española en materia educativa y socio-política. De esta manera podemos observar cómo los catecismos políticos se publican preferentemente en períodos como el «Trienio Constitucional» o el «Sexenio democrático», mientras que los religiosos, aunque impresos regularmente a lo largo del siglo, conocen una gran tirada en la «Década ominosa» y durante la Restauración.

  • 7 Lloréns, V., Liberales y románticos. Una emigración española en Inglaterra (1823-1834). Valencia, (...)

7La mayor parte de estos catecismos están impresos en Madrid y Barcelona, centros económicos y culturales del país. Sin que falten los publicados en ciudades como Cádiz, Valencia, Valladolid o Málaga, e incluso los editados en Londres y París, secular punto de destino de los exiliados españoles7.

***

  • 8 Puelles Benitez, M., Educación e ideología en la España contemporánea (1767-1975), Barcelona, 1980 (...)
  • 9 Botrel, J.F. «La iglesia católica y los medios de comunicación impresos en España de 1847 a 1917: (...)

8Temáticamente algo más del 60 por ciento son de contenido religioso, lo que resulta fácil de entender conociendo el control ideológico y orgánico ejercido por la Iglesia católica en el sistema escolar del siglo XIX8. Sin embargo la endeblez de la literatura religiosa española y la carencia de una legislación escolar estable durante la primera mitad de siglo, hizo que la producción catequística eclesial, lejos de manifestar alguna originalidad, tuviese que recurrir – como en historia, geografía, agricultura, etc. – a traducciones francesas, inglesas e italianas, así como a la reedición y reimpresión de clásicos de los siglos XVI y XVII. Es este el caso de los citados Fleuri, traducido por primera vez en 1717, Astete e Ripalda, cuya primera edición castellana data de 16189.

  • 10 Hidalgo, D., Diccionario general de bibliografía española, Tomo Quinto, Madrid, 1872, Imprenta de (...)

9Desde los años cincuenta, coincidiendo con el mayor esfuerzo catequístico de la Iglesia, los textos religiosos renacentistas van siendo reemplazados por otros más completos. Un lugar destacado en este movimiento renovador le corresponde a Antonio Ma Claret, fundador de la «Librería religiosa» en 1848 y precursor de la edición católica militante10. A partir de estos años se van a imprimir, igualmente, tratados orientados hacia la resolución de los problemas pedagógicos de la catcquesis, como evidencian la Guía práctica del catequista (1872) de Enrique de Ossé, o el titulado El catequista instruido, Método para enseñar bien el Catecismo (1899).

  • 11 Peset, M. y J.L., La Universidad española (siglos XVIII y XIX). Despotismo ilustrado y revolución (...)

10Pero estos manuales y la nueva pedagogía, con todas sus cualidades, no son suficientes. Hay que hacer llegar la instrucción religiosa a todos los fieles, se expresen en una u otra lengua. Ejemplos de éstos son el Breu resumen del catecismo de la doctrina cristiana (1856) de Caixal y Estrade, el Catecismo de Zarzuelo, impreso en Palma en 1845, o el Franceses imperadorearen, traducción vasca del catecismo de Napoleón; lo que no deja de llamar la atención teniendo en cuenta el proceso de centralización y uniformización de la lengua y del saber impuesto por la burguesía11.

11Siguiendo el mismo criterio de totalidad en la enseñanza de la fé, unos catecismos están especialmente dirigidos a los padres, a los adultos, como refleja el catecismo de este mismo nombre publicado por A. Alvarez Checano en 1845; otros a los niños en edad de recibir la primera comunión, como el Catecismo breve de la d. c. o el Catecismo inspirado por San Carlos Berremeo ; en tanto que otros tienen por objeto combatir la reforma y los «errores» del protestantismo, tal como precisa el Cardenal Cuesta en su Catecismo para uso del pueblo (1882).

***

12No son los religiosos, sin embargo, los únicos fines a que se destinan los catecismos. Desde comienzos de siglo venían siendo utilizados por escritores, historiadores y economistas como Ackermann en Inglaterra y J.B. Say en Francia, de quien se publica en España, en 1822, su Catecismo de economía política. Así, de los casi 200 catecismos contabilizados, el 20 por ciento se dirigen a la instrucción política o social, repartiéndose el 20 por ciento restante entre la instrucción históricoliteraria, científico-económica, etc.

13Obviamente la mayor parte de los textos políticos fueron publicados coincidiendo con la llegada al poder de liberales y demócratas. Siete de estos catecismos se publican entre 1810 y 1814, cuatro en el «trienio constitucional» (1820-23), once durante la Regencia de María Cristina (1833-1841), y diez en el Sexenio democrático (1868-1874). En las etapas restantes el vacío editorial es prácticamente total, excepción hecha de algunos aparecidos durante los primeros años del reinado isabelino y la Restauración. Resulta fácil, pues, deducir cómo la generalidad de estos catecismos responden a las expectativas políticas y sociales creadas en cada momento histórico.

14De estos textos, en unos se fijan las obligaciones de los subditos frente al rey, la patria y la religión, tal como se expresa en el Catecismo político-sentencioso (1814) y en el carlista Catecismo popular impreso en 1869. En otros se muestran las virtudes de la Constitución como garante de las libertades, tal como sucede en el ya citado Catecismo político arreglado a la Constitución (1812), en tanto que algunos recogen los derechos individuales y ciudadanos, como el Catecismo político de J. Amigo Pellicer (1869) o el Catecismo civil impreso en Bayona en 1814.

  • 12 Colección legislativa de instrucción primaria, Madrid, 1856, Imp. Nacional, pp. 12-23.

15A medida que avanza el siglo crece el temor a los desórdenes sociales y el deseo de controlar la situación mediante la enseñanza, como denota el «Reglamento de las Escuelas Públicas de Instrucción Primaria Elemental» de 26 de noviembre de 183812. Así, frecuentemente, la instrucción política y la enseñanza de la fé se ven acompañadas por la instrucción moral y cívica. Son unos textos en los que se pone el acento sobre las virtudes que deben configurar el retrato ideal del buen ciudadano: obediente, amante del orden y respetuoso de la propiedad privada. Un buen ejemplo de respuesta doctrinal a los primeros descontentos sociales es el Catecismo de las madres de H. Blair traducido del inglés en 1849, al año siguiente de las revoluciones románticos europeas. Entre las cosas más comunes que debían saberse a la primera edad, a la que expresamente se dirige la obra, están las definiciones y funciones de los distintos grupos sociales: propietarios, obreros, jornaleros, etc.

  • 13 Lida, C.E., «Literatura anarquista y anarquismo literario» en Nueva Revista de Filología Hispánica(...)
  • 14 Alvarez Junco, J., La ideología política del anarquismo español (1868-1910), Madrid, 1976, s. XXI; (...)

16Conviene recordar que por estos mismos años en Europa van fraguando otras opciones sociales e ideológicas formadas por elementos procedentes de la democracia y del llamado socialismo utópico. El mismo año en que se traduce el Catecismo de las madres, L. Blanc, en Francia, publica su Catéchisme des socialistes, y, ya en 1865, Bakunín redacta, para sus compañeros de la Alianza, el Catecismo revolucionario13. En España, en cambio, habrá que esperar hasta el Sexenio democrático para que afloren estas nuevas corrientes. En 1868 C. Tresserra, gran valedor de la forma republicana, publica su Catecismo democrático republicano- al que seguirán los de Espinel y Vilaro –, mientras que la corriente obrerista, cuyo máximo exponente orgánico es la Federación regional española de la A.I.T., halla la expresión teórica de sus planteamientos ideológicos en el Catecismo del internacional, publicado por el semanario madrileño La Emancipación en 1872, y, años después, en el Catecismo libertario, de J. López Montenegro14.

***

17De entre las restantes tipologías catequísticas caben destacar los distintos catecismos económicos entre ellos el Catecismo de agricultura de J. González Soto, elegido como texto escolar opcional en el concurso de 1849, el Catecismo de economía política de J.B. Say (1822) y el Catecismo financiero de M.M. Oviedo (1843), los catecismos histórico-literarios editados en Londres entre 1824-1825, que abarcan desde la «historia de los Imperios antiguos» hasta la «historia moderna», el Catecismo mahometano de L. Cerezo, el publicado en Málaga en 1873 «para instrucción de los compañeros frac-masones» o el Catecismo en seguidillas de Simó Zurita; sin olvidar los de geometría, matemáticas, historia natural, aritmética, retórica y mitología editados en Londres por Ackermann.

***

18A modo de conclusión podemos decir que por su presentación con estampas y láminas, por su formato de fácil manejo en pequeños volúmenes de unas ciento a ciento cincuenta páginas, por su escaso precio-frecuentemente inferior a los dos o tres reales-por sus objetivos didácticos y su fuerte contenido ideológico, los catecismos se revelan en la España del siglo XIX como eficaces medios de instrucción ayudando a conformar la mentalidad popular en materia religiosa, pero también política, social, moral, económica, etc.

Bibliographie

APENDICE BIBLIOGRAFICO*

ALVAREZ CHOCANO, Antonio, Catecismo de los adultos, o sea escuela religioso filosófica compuesta por el licenciado..., vecino y abogado de la villa de Estepa, Madrid, 1845, imp. de la V. de Jordán e hijos, lib. de La Publicidad, Tres tomos en 8°, 36 rls.
Los tomos II y III están impresos en Sevilla
(Hidalgo 1862).

AMIGO PELLICER, José El libro del ciudadano, Catecismo político, Lérida, 1869, Editores José Sol e hijo. En 8°, 85 págs.

ASTETE, Gaspart, (de), Catecismo de la doctrina cristiana, Madrid, 1607, Imp. Real. En 8°.
Al igual que sucederá con los catecismos de Fleuri y Ripalda, éste conoce innumerables ediciones. La primera que conocemos en el siglo XIX es la añadida por G. Menéndez de Luarca, impresa en Segovia, 1801, imp. de Espinosa. En 12°, 60 págs. de éste mismo año data la de Valladolid, 1801, imp. de Temás carmeño. En 18°, 48 págs. Otras en Madrid, 1816, Casa de la Academia de la Lengua. En 32°, 5 ctos.
Paris, 1826. En12°
Valladolid, 1835, imp. de la V. de Roldán. Madrid, lib. de la Publicidad. En 8° perg., 2 rls.
Paris, 1846, imp. de Bruman. En 16°; 2 rls.
Paris, 1863, imp. de Blot. En 16°, 64 págs., 2rls.
Turnhont (Bélgica), 1860, por A. Van Genechten. En 16°, 30 págs.
Madrid, 1883, Saturnine Calleja. En 24°, 60 págs.
Oviedo, 1885, lib. Religiosa del Palacio Episcopal, imp. en Madrid por Aguado (tirada de 20 000 ejemplares). En 24°, 64 págs.
(Hidalgo 1862 y Palau).

BLAIR, Hugo, Catecismo civil de las madres, el cual contiene las cosas más comunes que deben saberse en la primera edad, traducido del inglés y de la 82 edición, por el marqués de San Felices, presidente de la sección de escuelas de párvulos en la sociedad para la mejora de la educación del pueblo, dedicándole a las mismas, Madrid, 1849, imp. del Colegio de sordo-mudos (lib. de Sojo). En 8°, 3 rls.
(Hidalgo 1862).

CAIXAL Y ESTRADE, Joseph, Breu resumen del catecismo de la doctrina Christiana, Barcelona, 1856, Pau Rivera. En 16°, 156 págs.
(Palau).

CASTAÑON, Fermín, Catecismo político arreglado a la Constitución de la monarquía española,para la ilustración delpueblo, instrucción de la juventud y uso de las escuelas de primeras letras, Cadiz, 1820, impreso por M. Bosch, Madrid, adm. del Bol. Bib. En 8°, 86 págs. 2 rls.
Reimpreso en Valladolid (s.a.), imp. de F. Santaren. En 8° rúst., 80 págs.
Este catecismo presenta idéntico título que el atribuido por Palau a J. Corradi (J.C.) del que se realizan diversas reimpresiones.
(Hidalgo 1862).

CATECISMO breve de la doctrina cristiana para uso de los niños que han de confesarse y comulgar a los siete años, según el decreto del Papa Pio X, Orihuela (s.a.), imp. de La lectura popular, 14 cm., 32 págs.
(Albert Beranguer).

CATECISMO civil de los derechos del hombre, Bayona, 1814 (Prohibido) (Palau).

CATECISMO de los filósofos o sistema de la felicidad conforme a las máximas del espíritu de Dios y a los preceptos de la filosofía sensata, Segunda edición, Madrid, 1832, imp. de M. de Burgos, lib. de Sánchez. En 8°, 2 rls.
La primera edición se anunció en la Gaceta de 17 de abril de 1801.
(Hidalgo 1862 y 1872).

CATECISMO de perseverancia, o exposición histórica, dogmática, moral, litúrgica, apologética, filosófica y social de la religión, desde el origen del mundo hasta nuestros días, por el abate J. Gaume, vicario general de la diócesis de Nevers, caballero de la orden de S. Silvestre, socio de la Academia de la Religión católica de Roma, etc. Traducida por D. Manuel María Ochagavia, pesbítero, Madrid, 1851, imp. de D. A.G. Fuentenebro, lib. de la V. e hijos de Cuesta. Cinco tomos en 4°, 100 rls.
Sexta edición, revisada y aumentada con notas sobre la geología y una tabla general de materias. Traducido del francés por D. Francisco Alsina y D. Gregorio Amado Larrosa, Barcelona, 1857, imp. de P. Riera, Madrid, lib. de Olamendi. Ocho tomos en 8° mayor, 372 págs. El 1°; 384 el 2°; 490 el 3°; 576 el 4°; 468 el 5°; 384 el 6°; 414 el 7°; 394 el 8°, 52 rls.
Séptima edición, publicada con aprobación del autor. Besançon, 1859, imp. Rablet, Paris, libs, de Gaume Hermanos, Dupuy, Rosa y Bouret, Cuatro tomos en 8° mayor, 2 937 págs.
(El Bibliógrafo español, 1857 y 1858, y Hidalgo 1862).

CATECISMO del internacional. Rudimentos de ciencia Social, (Madrid, 1872).
(La Emancipación, 6.7.1872).

CATECISMO nacional arreglado a la Constitución de 1837 y al espíritu de las actuales Cortes españolas, Valencia, 1838, imp. de B. Monfort, Madrid, adm. del Bol. Bib. En 8°, 28 págs., 2 rls.
(Hidalgo 1862).

CATECISMO para instrucción de los compañeros frac-masones, Málaga, 1873, imp. de José de Soto. En 8°, 12 págs.

(Llorden).

CATECISMO político-sentencioso o doctrina del buen cristiano, amante de su religión, de su patria y de su rey, por D. Α.V. y D. Madrid, 1814, imp. de López, García y hermano, adm. del Bol. Bib. En 8°, 30 págs. Otra edición en Zaragoza, 1814, imp. de Andrés Sebastián
(Hidalgo 1862 y Ruiz Lasala).

CATECISMO popular, o sea clara inteligencia de los derechos de los gobernantes y de los subditos, por un amante del Orden, de la Libertad y de la República, Barcelona, 1869, lib. de los Sucs, de Font. En 8° m., 49 págs. 2 h.
(del Burgo).

CATEQUISTA instruido (El). Método para enseñar bien el Catecismo. Obra útil para los señores sacerdotes y para los maestros de escuelas, por un sacerdote Salesiano, Barcelona, 1899, esc. tip. y lib. Salesiana. En 8° 143 págs. 0,75 y 1 ptas.
(Boletín de la Libreria, junio 1899).

CEREZO Y MATRES, Fr. Luis, Catecismo mahometano, Murcia (hacia 1810), por Juan V. Teruel. En 8°
(Palau).

CLARET Y CLARA, Antonio María, Catecismo de la doctrina cristiana, explicado y adaptado a la capacidad de los niños y adornado con láms., por el reverendo..., presbítero, Barcelona, 1848, Herederos de la V. de Plá. En 8°, 484 págs., 32 láms.
Segunda edición aumentada y corregida por el mismo autor, B. 1849, imp. de los herederos de la V. de Plá, Madrid, lib. de Aguado. En 8°, con 44 láms, en madera, 5 rls.
Séptima edición, B., 2851, imp. de P. Riera, Madrid, lib. de Aguado. En 8°, 6 rls.
Doccava edición. Con aprobación del ordinario, B., 1856, imp. de P. Riera, Madrid, libs. de Sánchez y Olamendi. En 8° pasta, 520 págs. (Librería religiosa), 8 rls.
Existen ediciones en catalán
(El Bib. español..., 1858, Hidalgo 1862 y 1872 y Palau).

CLARET Y CLARA, A.M., Catecismo o devocionario de los párvulos, B. 1859, lib. de Riera. En 32°, 6 ctos.
(Hidalgo 1862).

CLARET Y CLARA, A.M., Catecismo explicado, con 48 estampas, B., lib. de P. Riera. En 8°, 4 rls.
En catalán al mismo precio.
(Hidalgo 1872).

CLARET Y CLARA, A.M., Catecismo, compendio, o breve explicación en diálogo de la doctrina cristiana, Barcelona, 1859, lib. de P. Riera. En 16°, 28 marvds.
(Hidalgo 1872).

CORRADI, J., Catecismo político arreglado a la Constitución de la Monarquía española para ilustración del pueblo, instrucción de lajuventudy uso de las escuelas de primeras letras, por D.J.C., Vich, 1820, imp. del Gobierno, por Domingo Feyner. En 16°, 120 págs.
Reimpreso en Cartagena, 1820. En 12°
Valencia, 1820, Domingo Mempié. En 8°, 103 págs. Grabado alegórico en la portada
Zaragoza, 1820, imp. de Andrés Sebastián. En 8°, 112 págs.
Madrid, 1820. En 8°.
Málaga, 1820, imp. de Antonio F. de Quincoces. En 8°, 88 págs.
Existe una traducción en mallorquí, «por un ciutadá español», en Palma, 1812, imp. de Brusi. En 16°, 102 págs.
(n. del a., - Como ya señalamos este catecismo presenta igual título que el atribuido por Hidalgo a Fermín Castañón).
(del Burgo, Llerden, Palau y Ruiz Lasala).

CUESTA, Cardenal, Catecismo para uso del pueblo acerca del protestantismo, Málaga, 1882, imp. de Fausto Muñoz. En 16°, 78 págs.
(Llerden)

DEHARBE, José, Gran catecismo católico, Madrid, 1891-1893. Cinco vols. En 8° mayor, 20 ptas.
Una segunda edición, traducida por el P. Valentín Periz de Velasco, en Madrid, 1899-1900, imp. de San Francisco de Sales.
(Palau).

ESPINEL Y FUSTER, José, Catecismo político democrático y republicano, Barcelona, 1868, imp. de los hijos de Domenech. En 4°, 80 págs.
(Palau).

FLEURI, Claudio, Catecismo histórico, M., 1816, lib. de Calleja. En 8° perg.,4 rls.
Adoptado como texto escolar, este catecismo conoció innumerables reimpresiones muy similares a la primera traducción, imprensa en Paris en 1717.
M., 1819, imp. de Nuñez. En 8° perg., VI-170 págs.
M., 1836, imp. y lib. de Viana Razola. En 8° pasta hol., 3 rls.
B., 1840, imp. de J. Gaspar, en 8° pasta, 4 rls.
Valencia, 1843, imp. de J. de Mariana. En 8° con 16 grabados en madera, 3,5 rls.
Paris, 1847, imp. de bureau, lib. de salvá. En 18°, 4 rls.
Logroño, 1847, imp. y lib. de D. Ruiz. En 8° con 67 grabados, 3 rls.
Valladolid, 1852, imp. de J.M. Lezcano y Roldán. Madrid, lib. de Hernando. En 8°, II-134 págs. con grabados, 2,5 rls.
Soria, 1859, imp. y lib. de V. Hernando editor, Madrid, lib. de López.
En 8°, 112 págs., 3 rls.
Β., 1860, lib. de Bastinos. En 8° pergamino, 3 rls. (Edición aumentada con poesías al dorso de todas las láms. y viñetas).
Málaga, 1861, imp. y lib. de J. Martínez Aguilar. En 8°, 128 págs., 2 rls. (A esta 22° edición, adornada con grabados, se ha añadido un catecismo para preparar a los niños a la primera comunión y algunas nociones sobre la bula de la Santa Cruzada.
Madrid, 1854, imp. y lib. de V. Hernando, ed. En 8°, pasta hol. 142 págs., 3 rls.
(Hidalgo 1858,1859 y 1862, Palau).

FLEURI, C., Catéchisme historique contenant en abrégé l'histoire sainte et la doctrine chrétienne, par M. Fleury, prêtre, prieur d'Argenteuil et confesseur du roi, Nouvelle édition, Madrid, 1806, imp. de Sancha. En 8° mayor, pasta, XII-340 págs.
(Hidalgo 1862)

FLEURY, C. Catechismo histórico que contiene en compendio la historia sagrada y la doctrina cristiana, traducido en español por fray Juan Interian de Ayala, del real orden de Nuestra Señora de Merced, doctor teólogo y catedrático jubilado de la facultad de teología de la universidad de Salamanca, predicador y teólogo de S.M. en la real junta de la Concepción, etc., M., 1805, imp. de la V. de Barco López, lib. de Viana Razola. Dos tomos en 8° past. con 16 láms., 16 rls.

FLEURY, C., Catecismo histórico o compendio de la historia sagrada y doctrina cristiana, M., 1805, imp. de Doblado, p. de libros de Esteban, dos lomos en 8° pasta, con 14 láms., 10 rls. Conoció, igualmente, numerosas reimpresiones y ediciones
(Hidalgo, Palau y Llorden)

FLEURY, C., Catecismo de historia sagrada, compuesto por el abad Fleuri, M., 1858, desp. de libros de las Escuelas Pías. En 8°, 2,5 rls.

(Hidalgo, 1872)

FLEURI, C., Catecismo de las fiestas y observancias de la Iglesia,... traducido al Castellano por el Ilimo Sr. Amat, arzobispo de Palmira, M., 1839, imp. que fué de Fuentenebro, lib. de Hurtado. En 8°, 3 rls.
Segunda edición. B., 1823, imp. de la V. de Plá. En 8°
(Hidalgo 1862 y Palau)

FLEURI, C., Catecismo histórico dogmático-moral de la religión cristiana, Dispuesto en verso por D. Timoteo Filonepión, doctor en Sagrada Teología., M., 1827. En 8°, 4 rls.
(Hidalgo, 1862)

LOPEZ MONTENEGRO, José, El botón defuego. Catecismo libertario Buenos Aires, s.a.,
(Litvak)

OSSO Y CERVELLO, Enrique, (de), Guía práctica del catequista en la enseñanza metódica y constante de la doctrina cristiana, Barcelona, 1872, tip. Católica, VIII-346 págs.
(Palau)

OSSO Y CERVELLO, Enrique (de), Catecismo de los obreros y de los ricos, sacado de la encíclica «Rerum Nevarum» de la S.S. León XIII, Barcelona, s.a., lib. y tip. Católica. En 16°, 0,40 ptas.
(Palau)

OVIEDO, M. M., (de) Catecismo financiero español, Paris, imp. de Decouchant, Bordeaux, 1843, Dos volúms. En 4°
(Palau)

RIPALDA, Gerónimo, (de), Catecismo y exposición breve de la doctrina cristiana, compuesto por..., de la Compañía de Jesús.
Su utilización como texto escolar y la escasa cuantía de su precio hacen del Ripalda, junto al Fleury y el Astete, uno de los catecismos de mayor difusión en la España contemporánea. Algunas de las ediciones del siglo XIX son :
Madrid, 1801. En 16°. Añadido con 130 preguntas de D. Juan Antonio de la Riva, Canónigo doctoral de Cartagena, casi todas las ediciones posteriores a ésta las incorporan
M., 1803, imp. de Villalpando. En 8°, 4 rls.
Málaga, 1808, imp. de Francisco Martinez de Aguilar.
M., 1816, imp. de J. Martínez Dávila, adm. del Bol. Bib. En 8° pasta, XII-242 págs., 6 rls.
M., 1844, imp. de Garrasayaza, lib. de La Publicidad. En 16°, 6 ctos. (Cotejado y corregido por las ediciones antiguas y arreglado a los verdaderos principios ideológicos, por D. José Mariano Vallejo).
M., 1845, imp. de la sociedad Literaria, lib. de la V. e hijos de Cuesta.
En 16°, 2 rls. (Añadido e ilustrado con 26 grabados para mejor inteligencia de los niños).
Valladolid, 1845, imp. y lib. de la V. de Roldán. En 16° perg., 6 ctos. Paris, 1849, imp. de Schneider, lib. de Resa. En 32°.
M., 1853, imp. y lib. de Hernando. En 32°, 96 págs, 6 ctos.
M., 1856, imp. de la Cia general de impresores, lib. de Martínez. En 32°, 96 págs., 8 ctos.
Málaga, 1857, imp. de El Avisador Malagueño, lib. de Martínez de Aguilar, y Madrid, lib. de Dochado, 1 real.
Málaga, 1858, imp. y lib. de Martínez de Aguilar. En 32°, 96 págs., 6 ctos.
M., 1863, imp. de las Escuelas Pías, lib. de Urosa. En 16°, 128 págs., 1 real.
Málaga, 1875, imp. del Avisador Malagueño, de A. Rubio. En 16° (Hidalgo 1857,1862 y 1872, Llorden, Palau).

RIPALDA, G., (de), Catecismo de la doctrina cristiana, Paris, 1859, imp. Pinard, lib. de Rosa y Bouret. En 32°, 160 págs.

SAY, Juan Bautista, Catecismo de economía política o instrucción familiar, que muestra de qué modo se producen, distribuyen y consumen las riquezas en la sociedad. Del todo refundida y aumentada con notas en favor de laspersonas que quieren profundizar más las reglas de esta ciencia, por..., autor del tratado de economía política. M., 1822 (Paris), imp. de Alban, lib. de A. González. En 8° pasta, 12 rls.
(Hidalgo 1862)

SAY, Juan Bautista, Catecismo de economía política, o instrucción familiar que nos enseña el modo con que se producen, distribuyen y consumen las riquezas en la sociedad, Tercera edición, revista por el autor y enriquecida con nuevas demostraciones. Traducido al castellano por D. José de Soto y Barona, abogado del ilustre Colegio de esta ciudad, censor de la Real Sociedad Aragonesa de Amigos del País, académico de honor y fiscal de la Real Academia de San Luis, etc. Zaragoza, 1833, imp. de Polo y Monje, Madrid, (lib. de la V. de Razola). En 8° mayor, pas., 22 rls.
(Hidalgo 1862)

SIMO ZURITA, G.J.T., Catecismo en seguidillas, Granada (s.a.), Gómez Espino. En 8°.
(Palau)

TRESSERRA Y VENTOSA, Ceferino, Catecismo democrático-republicano, Madrid, 1868, Manuel Galiano. En 16°, 32 págs.
(Palau)

TRESSERA Y VENTOSA, C., Catecismo de la federación republicano-democrática, Madrid, 1870, C. Melino y compañía. En 8°, VIII-54 págs.
(Palau)

ZARZUELO DEL BOSQUE, Angel, Catecismo de la doctrina cristiana, a manera de diálogo, arreglat en mallorquí y castellá, Palma, 1845, Esteva Trias. En 12°, 240 págs.
(Palau)

Notes

1 Aldea Vaquero, Q., et alíi (dir.), Diccionario de Historia Eclesiástica, Madrid, 1972, Instituto Enrique Florez, C.S.I.C.

2 Moliner, M., Diccionario de uso del español, Madrid, 1970.

3 Bleiberg, G., et alü (dir.) Diccionario de literatura española, Madrid, 1974.

4 Dhotel, J.C. Les origines du catéchisme moderne. D'après lespremiers manuels imprimés en France, Paris, 1967, Aubier; y Saugnieux, J., Les mots et les livres. Etudes d'histoire culturelle, Lyon, 1986, Presses Universitaires de Lyon-C.N.R.S. y Les jansénistes et le renouveau de la prédication dans l'Espagne de la seconde moitié du XVIIIe siècle Lyon, 1976, P.U. de Lyon.

5 Botrel, J.F., «Para una estadística bibliográfica de la España contemporánea. Reflexiones y sugerencias» en Varia Bibliográfica-Homenaje a José Simón Diaz, Reichen-

6 Una función ya analizada, para la Francia del siglo XVIII, por Armogathe, J.R., «Les catéchismes et l'enseignement populaire en France au dix-huitième siècle» en Images du Peuple au dix-huitième siècle Colloque d'Aix-en-Provence. 25 et 26 octobre 1969., Paris, 1973, A. Colin.

7 Lloréns, V., Liberales y románticos. Una emigración española en Inglaterra (1823-1834). Valencia, 1979, edit. Castalia; y Aymes, J.R., La déportation sous le Premier Empire. Les Espagnols en France (1808-1814), Paris, 1983, Publications de la Sorbonne.

8 Puelles Benitez, M., Educación e ideología en la España contemporánea (1767-1975), Barcelona, 1980, Labor.

9 Botrel, J.F. «La iglesia católica y los medios de comunicación impresos en España de 1847 a 1917: Doctrina y prácticas» en Metodología de la historia de la prensa española, Madrid, 1982, S. XXI, pp. 119-176. La carencia de textos en materias como geografía, historia, etc., en Peset, J.L. et alíi, Cienciasy enseñanza en la revolución burguesa, Madrid, 1978, S. XXI, y Capel, H. et alíi, Ciencia para la burguesía. Renovación pedagógica y enseñanza de la geografìa en la revolución liberal española, 1814-1857, Barcelona, 1983, Publicacions i edicions de la Universitat de Barcelona.

10 Hidalgo, D., Diccionario general de bibliografía española, Tomo Quinto, Madrid, 1872, Imprenta de J. Limia y G. Urosa, pp. 383-385.

11 Peset, M. y J.L., La Universidad española (siglos XVIII y XIX). Despotismo ilustrado y revolución liberal, Madrid, 1974, Taurus ediciones; y Villacorta Baños, F., Burguesía y cultura. Los intelectuales españoles en la sociedad liberal, 1808-1931, Madrid, 1980, S. XXI.

12 Colección legislativa de instrucción primaria, Madrid, 1856, Imp. Nacional, pp. 12-23.

13 Lida, C.E., «Literatura anarquista y anarquismo literario» en Nueva Revista de Filología Hispánica, t. XIX, 1970, pp. 360-381 y Humilière, J.M., (ed.) L. Blanc (1811-1882) Paris, 1982, Les Editions Ouvrières, p. 123.

14 Alvarez Junco, J., La ideología política del anarquismo español (1868-1910), Madrid, 1976, s. XXI; y Litvak, L., Musa libertaria. Arte, literatura y vida cultural del anarquismo español (1880-1913), Barcelona, 1981, Antoni Bosch, editor.

Notes de fin

* Las lógicas limitaciones de espacio impuestas por una publicación de las características de ésta, no nos permiten incluir más que aquellos catecismos citados en el texto (n. del a.).

Auteur

CIREMIA (Tours)

© Presses universitaires François-Rabelais, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540