Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Communautés nationales et marginalité dans le monde ibérique et ibéro-américain

 | 
Jean-René Aymes

Espagne

Sinapia, una utopía en el mundo hispánico del siglo XVIII: la imagen especular invertida de la nación real

Jorge Pérez-Rey

Texte intégral

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre”.

Don Quijote (II-58)

“... se decretó que allí no habría relojes ni cuadrantes de ninguna clase...”. Porque como decía Gargantúa, la mayor pérdida de tiempo esta en contar las horas, pues de ello no viene ningún bien, y la mayor desazón del mundo está en gobernarse al son de una campana y no por los dictados del entendimiento y del buen sentido.
“Tenían empleada su vida, no según leyes estatutos ni reglas, sino según su franco arbitrio”.
“Se levantaban de la cama cuando buenamente les parecía, bebian, comían, trabajaban, dormían cuando les venía en gana; nada los desvelaba y nadie les obligaba a comer beber ni hacer cosa alguna; de esta manera lo había dispuesto Gargantúa”. En su regla no había más que esta cláusula:
“HAZ LO QUE QUIERAS”

Rabelais “La Abadía de Thelema” en Gargantúa y Pantagruel

“Lo que para el pobre bíblico ha sido el hambre es, para el que vive en la plenitud de su especie, la libertad: una necesidad includible”.

Juan Gil-Albert.
Breviarium Vitae, (II-p. 545)

– I –

1No es de extrañar que el modemo y renovado interés por las utopías y el pensamiento utópico y la frecuencia con que el término utopía ha sido utilizado y reivindicado en los últimos años hayan surgido en una época en que, quizás paradójicamente, a medida que los medios de llevar a cabo los sueños ancestrales del hombre son cada vez mayores y más perfeccionados, las posibilidades de soñar y aun de vivir son cada día mâs tenues. La misma posibilidad de vida física y de supervivencia para las especies que pueblan el planeta, incluida en primer término la humana, se presenta de manera cada vez más problemática. El apocalipsis es una posibilidad real y el hombre se ha acostumbrado a vivir en el terror. Asistimos a la ceremonia de la confusión a nivel planetario y a la colonización de la vida por obra y gracia del espectáculo reinante. El Progreso es como una torre de Babel: no se sabe hasta cuando se podrá avanzar en su construcción, pero lo que es seguro es que no se llegará hasta el cielo.

  • 1 Miguel Avilés Fernández, Sinapia, Una Utopía Española del Siglo de las Luces Biblioteca de visionar (...)
  • 2 Choay, Françoise, La règle et le modèle, éditions du Seuil, Paris 1980. Cap. “L'utopie canonique: S (...)
  • 3 Véase Silvio Zavala, La “Utopia” de Tomás Moro en la Nueva España, en Recuerdo de Vasco de Quiroga,(...)

2El interés de Sinapia viene en gran parte dado por la poca frecuencia de este tipo de escritos en el país donde el moderno proyecto revolucionario ha estado más cerca del triunfo. Casi el único país en el que (aún de forma parcelaria) fue llevado a la práctica y en el que tanto la literatura como la constante vital de su pueblo entroncan en una tradición de generosidad y desinteresados sueños. Al menos así fue desde Cervantes hasta Barcelona año 1937. Es cierto que, como dice M. Avilés, “son pocas las obras a las que pueda aplicarse el título de “utopías”, que han visto la luz en el país de Don Quijote. Del mismo modo, mientras que en España ha florecido hasta el delirio esa “utopía individual” que es la mística, las “utopías sociales” apenas pueden contarse con los dedos de las manos,...”1. Pero también hay que tener en cuenta que, como dice F. Choay: “Quoi qu'il en soit de la personnalité de son auteur, Sinapia a été écrite dans le pays qui, le premier en Occident est le seul aussi systématiquement, a lié dans sa pratique colonisatrice les concepts d'espace et de société, et imposé aux territoires conquis des modèles spatiaux spécifiques, de véritables prototypes urbains”2 (Y no solo deprototipos urbanos y de modelos sociales oficiales se trataba, sino también de la edificación de verdaderos modelos de sociedades ideales, algunos inspirados directamente en las utopias del Renacimiento, como fueron los “hospitales” fundalos por Vasco de Quiroga en Méjico)3.

– II –

3Esta modema corriente de interés por lo “utópico” de que hablábamos antes, tropieza de nuevo (pero ahora con más urgencia y desasosiego que antes si tenemos en cuenta el fracaso del proyecto revolucionario del último siglo, la pérdida de las ilusiones y la desaparición de las certidumbres más arraigadas en nosotros), tropieza, decimos, con la antigua dificultad de juzgar las diferentes utopías que se han escrito ο que se han transmitido a través de la tradición oral y con la dificultad de encontrar los criterios que ayuden a establecer ese juicio.

  • 4 Roy, Claude, “L'enfer utopique”, Le Nouvel Observateur, 21-1-1980.
  • 5 Avilés, M. o. c.
  • 6 Avilés, M. o. c., p. 18.

4Como dice Claude Roy en su artículo titulado “L'enfer utopique”4, incluso en las mejores obras dedicadas a las utopías subsiste una confusión debida a la palabra misma utopía. Este sería el caso de la excelente introducción que a Sinapia hace Miguel Avilés5. Todo el universo totalitario de esta utopía española es presentado, en general, y, más concretamente, en el apartado que así se titula, como “una constelación de esperanzas para la España ilustrada”. No cabe duda de que la apreciación global que M. Avilés hace de la obra es positiva: “... su magnífica generosidad de visionario (el autor de Sinapia), no puede servir sino de estímulo para enseñarnos a descubrir, también a nosotros, otras Sinapias, antípodas del mundo en que vivimos, que sirvan de ilusionado modelo de acción”6. Esta confusión a la que nos referimos, proviene fundamentalmente de una falta de criterios claros y de sentido crítico con respecto a la esencia de las sociedades pasadas y présentes y a las posibles altemativas radicales a las mismas.

  • 7 Roy, Claude, o. c.

5Para intentar desentrañar la ambigüedad del concepto de utopía es necesario diferenciar todo aquello que es una proyección en lo imaginario de un sueño ancestral jamás satisfecho o, quizás, más bien la nostalgia, en el inconsciente popular, de una Edad de Oro perdida, diferenciar esto, decimos, de lo que podríamos llamar utopías institucionales surgidas en las mentes de intelectuales ο de políticos que reilejan un deseo (a veces inconfesado ο inconsciente) de sometimiento total de la realidad y, por ende, de lo popular. Citando a C. Roy podemos decir: “L'utopie populaire décrit un état idéal de l'être. L'utopie institutionnelle définit l'être d'un Etat, sa constitution idéale, et fournit déjà les armes de la nécessaire répression”7.

– III –

  • 8 De Foigny, Gabriel: La terre Australe connue, par M. Sadeur. Réduites et mises en lumière par les s (...)

6A la luz de estas consideraciones podríamos probablemente sin gran esfuerzo, catalogar a la Sinapia en una de estas dos categorías. Para esto, y si nos fijamos sin ir más lejos en la manera en que el utopista hispano concibe el modelo espacial en su país ideal, es posible señalar los siguientes aspectos. La colonización del espacio es total, hasta el punto que podemos hablar de geometrización del mismo (en esto no se diferencia de otras muchas utopías, aunque no llega al extremo de De Foigny quien en Las aventuras de Jacques Sadeur ο Un nuevo descubrimiento de la terra incognita australis ο del mundo meridional8) dice: “lo más sorprendente es no encontrar montañas en esta tierra australiana; los nativos las han arrasado todas...” En cuanto a la colonización del tiempo y de la vida cotidiana, aunque con menos rigor y dictando normas más amables, el autor de Sinapia sigue la tónica de algunos de los utopistas anteriores y de su tiempo, quienes sintiéndose, sin duda inconscientemente, imbuidos del papel de Gran Relojero Universal (probablemente porque a pesar de ser casi todos ellos fervorosos creyentes, reprochaban en el fondo de sus almas al Ser Supremo el haber construido un mundo tan imperfecto y el tenerlo tan abandonado), imponen en sus sociedades ideales un ritmo y una cadencia de mâquinas. Hay que notar, sin embargo, que no alcanza niveles tan obsesivos como cuando trata del espacio. En efecto, la parte dedicada al trabajo es menos larga, precisa y detallada que la empleada en la descripción del modelo espacial. Sólo se estipula quiénes están y quiénes no redimidos del trabajo manual. La regulación de las horas viene menos detallada que en Moro (aunque de éste se inspira el autor de Sinapia para instaurar una relativamente breve jornada laboral de seis horas justificada por el hecho de que, como en Utopía, no hay ociosos y, por lo tanto, unos no tienen que trabajar más para que otros se cruzen de brazos); a diferencia de Utopía no existen Sifograntes dedicados a vigilar el cumplimiento del trabajo obligatorio por parte de los ciudadanos. Si bien es verdad que la regulación y ocupación del tiempo colectivo a lo largo del año vienen precisadas en el capítulo titulado “De las acciones comunes”, esto se lleva a cabo de forma amable y sencilla, de “manera que trabe toda la república en amistad, se conozca y se comunique”.

7En lo que concierne al modelo espacial se describen cuatro tipos de “unidades modulares”: “Divídese toda le península en nueve cuadrados, de a cuarenta y nueve leguas sinapienses por lado, que son otras tantas provincias, a quien llaman Sá, que quiere decir morada, como Pa-sá (morada de paz), Ay-Sá (morada preciosa). etc.”.

8“Estas divisiones (y las demás que diremos) se hacen con una fosa ο canal de bastante anchura ο profundida (con agua adonde el sitio lo permita), plantado por ambas orillas de doble carrera de altísimos árboles y en las esquinas del cuadrado que limita las provincias y en ambos lados del camino real que va de una metrópolis a otra, a la entrada de las provincias han erigido bellas pirámides de piedra ο de ladrillo, así para señal como para adorno”.

9“Cada provincia se vuelve a dividir en cuarenta y nueve cuadrados, de a siete leguas de lado, que forman los partidos de las ciudades que componen la provincia y estas divisiones son hechas con fosas ο canales algo mâs estrechos que los que dividen las provincias, pero adomados con carreras de árboles y pirámides como las referidas”.

10“Cada partido se subdivide en otros cuarenta y nueve cuadrados, de una legua por lado, los cuales forman los términos de las villas, que componen un partido, terminados con canales ο fosos proporcionados, carreras de árboles y pirámides como queda dicho. Por manera que las provincias son nueve, las ciudades trescientas y cuarenta y una, de las cuales una es la corte de Sinapia y ocho son metrópolis y las villas seis mil setecientas y nueve”.

11Ante tal delirio geométrico sólo cabe preguntarse cómo el autor no propone que se corten las costas a fin de hacerlas perfectamente regulares en concordancia con los limites lineales de las provincias.

12Las cuatro unidades modulares son las siguientes: el país, la provincia, la región y el núcleo urbano. La descripción del modelo espacial precede a la del modelo institucional. Los espacios están rigurosamente articulados y sistemáticamente jerarquizados.

13Vemos, pues, que Sinapia recuerda y en gran parte se inspira en otras utopías que la precedieron, pero su descripción del modelo espacial es más larga y detallada. Es en este rasgo, entre otras cosas, en lo que se diferencia de ellas, para constituir lo que F. Choay denomma “une utopie surspatialisée”.

  • 9 Ver Paris capital del siglo XIX de Walter Benjamin cuando habla de los pasajes comerciales creados (...)
  • 10 El fracaso del urbanismo haussmaniano es la Comuna de Paris: “Avec la Commune la barricade reparaît (...)

14La villa, que es la unidad modular urbana, responde también a esta obsesiva preocupación geométrica que no deja ningún espacio libre para el juego, la imaginación, la aventura, el azar, lo imprevisto en suma. Es aquí donde vemos cómo un modelo espacial puede estar concebido y destinado a controlar el tiempo en que está inmersa una comunidad. El orden espacial dominante no deja ningún resquicio posible para la negación del orden social imperante. Con Sinapia es, probablemente, la primera vez que empieza conscientemente a abrirse camino (y de aquí deriva, quizás, su originalidad) una concepción del espacio urbano que luego cuajará con Haussmann y sobre todo con Cerdá, es decir: la función preventivo-represiva del modelo espacial. Crear un espacio donde la insurrectión negadora del orden sea casi imposible y en caso de producirse sea, desde el punto de vista técnico, fácilmente reprimible. Cerdá va más lejos que Haussmann porque propone la creación de un espacio neutro, sin puntos aglutinadores y sin ninguna representación visible del poder (no habría plazas con estátuas, por ejemplo) donde sus negadores pudieran confluir y reunirse para alzarse. Con Cerdá la ciudad ya no es una representación de la imagen que el poder irradia de sí mismo (ya no está hecha a su imagen y semejanza). La ciudad está hecha a la imagen de la mercancía y a ella se le reconoce su reinado como señora absoluta9 10.

15En Sinapia la vida individual y la privada se diluyen en el tiempo colectivo de la gran colmena. Sinapia es, como la mayor parte de las utopías institucionales, un universo totalitario cuyas leyes pueden estar resumidas en dos puntos: la felicidad, ο es colectiva ο no es, y la felicidad colectiva es fijada de una vez y para siempre por decreto.

– IV –

16E1 autor de Sinapia escribía en una época en que todavía (y a pesar del largo intervalo de intolerancia vivido) no se habían apagado las luces que irradió el Renacimiento y en la que, al mismo tiempo, nuevos destellos de esperanza surgian con la Ilustración, y la influencia del cartesianismo y la problemática de las luces se reflejan en los elementos de la ficción, los cuales con respecto, por ejemplo, a la Utopía de Moro están mucho más racionalizados. Una serie de técnicas experimentan perfeccionamientos bastante profundos. Sin embargo el modelo de sociedad, una vez fijado, está destinado a ser estático como en Moro.

  • 11 Como dice M. L. Berneri en su obra A través de las utopias (Ediciones Proyección, Buenos Aires 1975 (...)

17El moderno lector de Sinapia se siente recorrido por el escalofrío del hombre cuya época ha asistido y sigue asistiendo a las grandes hecatombes provocadas por los regímenes totalitarios, el hombre que ha sufrido con perplejidad la experiencia de comprobar cómo el triunfo de la ciencia y la técnica han coincidido con la mayor regresión política de todos los tiempos, cómo el Progreso puede convivir con la mayor barbarie de la historia y convertirse casi en su misma esencia. Siente la inquietud del hombre que ya ha comprendido que la ciendia y el progreso técnico no son sinónimo de felicidad. Que sospecha que el interés por el progreso y el saber científico por parte de muchos de sus promotores no está ligado al deseo de dar felicidad a sus semejantes sino al poder político que aquél acarrea a sus detentadores. Que es consciente de los peligros que trae consigo una “ciencia sin conciencia” y de los riesgos de la total subordinación de aquélla al poder político. Desde esta óptica analizaríamos hoy las utopías que presentan las innovaciones y los inventos científicos como una panacea para resolver los males sociales y servir de base material para la construcción de la sociedad ideal. Tal corriente dentro del pensamiento utópico empezó fundamentalmente con la Nueva Atlántida de Francis Bacon11 y en la que el anónimo español se inspiró sin duda (los “mercaderes de luz” son por ejemplo un elemento común). Parafraseando a C. Roy, un hombre de nuestros días podría emitir la siguiente reflexión en relación con las utopías del pasado: “..., l'utopiste institutionnel, législateur du paradis futur et prophète des enfers réels d'aujourd'hui, a parcouru le chemin que conduit d'un projet de bonheur général absolu à la réalisation absolue du malheur général.”.

  • 12 Eugenio Imaz cita oportunamente a Kant en “Topía y Utopía”, estudio preliminar de las Utopías del R (...)

18Hoy en día sólo los ingenuos soñarán con emprender viajes a nuevas sinapias, porque no hay futuro y a utopía hay que situarla, como Kant lo hizo, en el tiempo12.

19Cóndoba, julio 1980

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA (obras no citadas en las notas a pie de página)

BACZO, Bronislaw: Lumières de l'utopie, Payot 420 pag. Paris.

CIORAN, E. M. : Histoire et utopie, Paris. 1960.

LAPOUGE, Gilles: Utopie et Civilisations, Flammarion, Paris, 1978.

MUMFORD, Lewis: The Story of Utopías, Nueva York, 1922.

PLATON: La República ο el Estado, Espasa-Calpe, Buenos Aires, 1941.

Notes

1 Miguel Avilés Fernández, Sinapia, Una Utopía Española del Siglo de las Luces Biblioteca de visionarios heterodoxos y marginados, Editora Nacional, Madrid 1976, p. 15 (Con una introducción crítica).

2 Choay, Françoise, La règle et le modèle, éditions du Seuil, Paris 1980. Cap. “L'utopie canonique: Sinapia et la surspatialisation”, pp. 257-258.

3 Véase Silvio Zavala, La “Utopia” de Tomás Moro en la Nueva España, en Recuerdo de Vasco de Quiroga, éd. Porrúa, Méjico 1965.

4 Roy, Claude, “L'enfer utopique”, Le Nouvel Observateur, 21-1-1980.

5 Avilés, M. o. c.

6 Avilés, M. o. c., p. 18.

7 Roy, Claude, o. c.

8 De Foigny, Gabriel: La terre Australe connue, par M. Sadeur. Réduites et mises en lumière par les sons et la conduite de G. de F. Vannes, par Jacques Verneuil (en realidad impreso en Ginebra por La Pierre), 1676.

9 Ver Paris capital del siglo XIX de Walter Benjamin cuando habla de los pasajes comerciales creados en Paris durante el siglo XIX (W. Benjamin, Schriften, Illuminationen y Angelus Novus, publicados por Suhrkamp verlag, Frankfurt a Main en 1955, 1961 y 1966 respectivamente. Existen ediciones en francés: trad. de M. de Gandillac, Denoël, Paris 1971 — I Mythe et violence y II Poésie et Révolution; y en español: Iluminaciones I y II: trad, de J. Aguirre. Ed. Taurus, Madrid. Aquí se alude a la edición francesa).

10 El fracaso del urbanismo haussmaniano es la Comuna de Paris: “Avec la Commune la barricade reparaît, plus forte et mieux assurée que jamais” (W. Benjamin, o. c. p. 135). El fracaso ο el éxito de Cerdá no podemos enjuiciarlo con todos los elementos que serían menester ya que el Plan Cerdá no se llevó a cabo con la amplitud proyectada por su autor (p. ej., concretamente, la desaparición del casco antiguo) y quedaron zonas de intersección entre este y el ensanche, pero de hacerlo habría de ser a la luz del análisis de las trayectorias seguidas por la multitud obrera durante la revolución armada de julio de 1936 (y acontecimientos anteriores y posteriores) que como respuesta a la rebelión militar desembocó en la toma de todo el poder tanto político, económico como militar por parte de la C. N. T.

11 Como dice M. L. Berneri en su obra A través de las utopias (Ediciones Proyección, Buenos Aires 1975): “La fe de Bacon en la ciencia como arma de mejoramiento humano, anticipa la concepción moderna del progreso, que es materialista y no idealista; ambas dan por sentado que la felicidad consiste en la satisfaction de necesidades siempre crecientes. En cambio, Platón y otros utopistas ulteriores habían considerado la multiplicación de las necesidades como un obstáculo para la libertad y la felicidad del hombre” (pp. 152-153).

12 Eugenio Imaz cita oportunamente a Kant en “Topía y Utopía”, estudio preliminar de las Utopías del Renacimiento (Fondo de Cultura Económica, Méjico 1975, pp. 32-33), compilation de tres utopías célebres del Renacimiento: La Utopía de Moro, La Ciudad del Sol de Campanella, y la Nueva Atlántida de Bacon. Como afirma. Imaz: “Kant había visto más hondo. Volviendo decididamente a Platón, a la utopía, coloca a esta por primera vez en su terreno, en el tiempo. “La idea de una constitución en la que los que obedecen a la ley, al mismo tiempo, reunidos, deben dictar leyes, se halla en la base de todas las formas de Estado y el ser común que, pensando con arreglo a ella por meros conceptos de razón, se llama un ideal platónico (respública noumenon) no es una vana quimera sino la forma eterna de toda constitución política en general...” “Es un dulce sueño imaginarse constituciones políticas que correspondan a las exigencias de la razón (especialmente lo que se refiere a la justicia)... es un dulce sueño esperar que un producto de Estado, como estos utópicos, se dará algún dña, por muy lejano que esté, en toda su perfección, pero el irse aproximando a él, no sólo es pensable sino deber”. Kant anuncia con estas palabras la muerte de la utopía pero es con un viva la utopia! formidable, porque la coloca por primera vez en el terreno auténtico de la profecía: en el tiempo. Ahora sí que la utopía es utopía: “no hay tal lugar”, pues tiene todo el tiempo por delante”.

© Presses universitaires François-Rabelais, 1981

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter