Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'enseignement Primaire en Espagne et en Amérique Latine du XVIIIe siècle à nos jours

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

III. Stratégies éducatives contemporaines

La escuela argentina, callejón sin salida de la democracia

Arturo Firpo

Texte intégral

1El pronóstico que hoy podríamos hacer de la recientemente recuperada vida institucional argentina o es particularmente imquietante, a pesar de las importantes transformaciones que conoció la conciencia colectiva tras el descubrimientó de la verdad, dolorosa, que encubría el régimen militar. El retorno al estado de derecho y el regreso al poder de las dos formaciones políticas mayoritarias no han sabido crear hasta el momento el consenso colectivo necesario para comenzar a echar las bases de una verdadera convivencia democrática ni han sido capaes de alejar la amenaza de situaciones regresivas como lo prueba la medida extrema del estado de sitio a la que tuvo que recurrir, defensivamente, el gobierno presidido por el presidente Alfonsín, para proteger la legalidad. Nadie ignora que el tránsito de un sistema dictatorial a una democracia no puramente formal, capaz de cristalizarse ante todo en un estilo de vida democrático es una empresa concebible sólo en una muy larguísima duración plagada de obstáculos y dificultades, como lo evidencia la historia de las democracias europeas y americanas, e incluso aquéllas que no han pasado por la experiencia extrema de las «dictaduras». Desde esta perspectiva temporal, la actual impotencia de la Sociedad argentina para generar un cambio democrático, sería imputable al corto tiempo de su nueva legalidad. Las medidas tomadas por el gobierno en estos dos años para afianzar la democracia y poner fin a la corrupción y a la violencia generalizadas son abundantísimas y ejemplares y no dejan de tener un impacto positivo en el seno de una población dominada aun por tendencias disgregadoras.

2¿Por qué hablar entonces de un pronostico inquietante? ¿Qué índices permiten pensar de esta manera a los testigos y a los agentes más lúcidos de este proceso y que permiten situar a Argentina, una vez más, como caso excepcional, dentro del conjunto de los países latinoamericanos que transitan en este momento el dificultoso camino hacia la democracia?

3Globalmente, la sociedad argentina de hoy se nos aparece como una comunidad «inmovilizada», «inmodificable», trabada en su desarrollo por estructuras institucionales arcaicas incapaces por sí mismas de producir los cambios ni de adaptarse a las necesidades de una sociedad nueva. Este inmovilismo de la sociedad argentina que se cristaliza por ejemplo en la esfera de lo político en el mantenimiento de una estructura bipartidaria de viejo cuño que no atina a formular proyectos políticos y económicos definidos, soluciones globales y que es incapaz de gobernar conjunta y democráticamente y en otros campos de la vida social (recuérdese sólo la imposibilidad de discutir el tema del divorcio en una sociedad en que son altísimas las tasas de separaciones ilegales), este inmovilismo, decíamos, trae como consecuencia un doble sentimiento colectivo: la historia argentina es vivida por sus propios agentes como una repetición y su destino como nación es vivido aislada, solitariamente. En el primer caso, la vivencia de la propia historia como círculo vicioso, que tan bien expresaron por primera vez los jóvenes de Contorno en los años cincuenta, transformada en sentimiento colectivo en las últimas décadas, ha terminado creando el sentimiento de agobio y fracaso típico de los argentinos de hoy, con sus secuelas de indiferencia y banalización con las que nuestro pueblo enfrenta su crisis de identidad. En el segundo, el aislamiento, que suele ocultarse tras el disfraz de la originalidad o la superioridad, desvincula necesariamente al país de su doble origen, europeo y latinoamericano y de la civilización occidental a la que pertenece. Estas actitudes mentales bloquean la incorporación de influencias transformadoras y la posibilidad de la confrontación, condición imprescindible de cualquier aprendizaje.

4Estas figuras del inmovilismo, la repetición y el aislamiento nos sitúan en el terreno que es el objeto de este coloquio, la escuela, espacio del aprendizaje, del cambio, de la vinculación y en el tema de mi exposición: La escuela argentina a la que califico como callejón sin salida de la democracia. Las reflexiones que esbozaré a continuación son el fruto de la necesidad de conceptualizar una experiencia personal que como la de tantos otros argentinos estuvo estrechamente ligada a la institución escolar en todos sus niveles, y en la doble función de aprender y enseñar. Aunque el núcleo de mis reflexiones girará en torno a la enseñanza elemental, haré referencia a la escuela argentina como una totalidad puesto que a lo largo y ancho de este sistema educativo es posible detectar las mismas deficiencias, carencias y distorsiones que a mi juicio representan el mayor obstáculo para la invención de una democracia real. La experiencia de la historia contemporánea nos enseña que las democracias se solidifican y perduran mientras su escuela, su educación, enseñen a protegerlas.

5Acerquémonos pues a esa microsociedad para poder observar desde cerca el papel que ocupa dentro de la sociedad global y ver cómo funciona en su seno su particular intercambio humano, la dinámica de trasmisión y recepción de saberes.

1. Una breve historia

6La escuela elemental argentina cuenta ya con un siglo de existencia. La ley que la fundamenta y la organiza data de 1884, de aquel período en el que el poder político tuvo la necesidad de reforzar los poderes del estado y legislar sobre una nueva y heteróclita realidad social, fruto del aluvión inmigratorio. Una enorme y variada masa humana, que en pocos años triplicó la endeble demografía de un país casi desierto, procedente en su mayoría de las zonas más relegadas y pauperrizadas de la Europa industrial del siglo XIX, masa analfabeta o semianalfabeta, recientemente desarraigada, dispersa e inorgánica debió ser rápidamente disciplinada, instruida, cortada de sus raíces, uniformemente, moralizada, impulsada hacia adelante, imbuida de un nuevo y violento ideal nacional que compensara, evitando de esta manera los riesgos de dispersión, las promesas no cumplidas de la distribución de tierras y de riqueza y la violenta xenofobia con la que reaccionaron las poblaciones nativas. El estado recurrió a dos instituciones para alcanzar este propósito: la escuela elemental y el ejército, a través del servicio militar obligatorio, aseguraron aquella triple función de instrucción elemental, disciplina y creación del espíritu nacional. La alianza que se estrechó entre la escuela y el ejército, y que se solidificaba en cada una de las múltiples celebraciones patrióticas que el estado exigía, ha jugado un papel esencial en la constitución de las mentalidades argentinas, en sus hábitos de convivencia, en las maneras de enseñar y aprender, en las nociones de autoridad y disciplina, en las relaciones entre los sexos y entre adultos y jóvenes, como se desprenderá del análisis de la escuela.

7Al mismo tiempo, la escuela y el ejército, una vez cumplidos sus primeros objetivos de «uniformación», en sus niveles superiores, aseguraron a los hijos de inmigrantes la única posibilidad del rápido ascenso social. El estado que por su parte necesitaba preparar a la burocracia política y a los dirigentes del ejército, creó una extensa red de colegios nacionales, bachilleratos con la única misión de preparar para la universidad y los colegios militares. Un circuito importante de escuelas normales y profesorados de nivel terciario vino a asegurar la formación de los cuadros pedagógicos necesarios para satisfacer las exigencias de un sistema que se vio muy pronto desbordado por la asistencia masiva a los centros educacionales.

8En 1918 la presión de los sectores medios, ya bajo la presidencia del primer presidente radical, Irigoyen, obtuvieron el cese del monopolio oligárquico de la Universidad y el acceso irrestricto a los diplomas profesionales de las carreras prestigiosas (medicina, abogacía, arquitectura, ingeniería). Una obra de teatro de uno de nuestros escritores «malditos», Florencio Sánchez, llamada «M’hijo el dotor», dejó testimonio de las pasiones familiares que se ponían en juego alrededor del motivo del diploma, del título. La Reforma Universitaria reforzó el conjunto del sistema educativo y amplió su popularidad.

9Esta misma presión se hizo sentir, una década después, en el seno del ejército. En 1930, en el primer golpe militar, comienza la lenta sustitución de la conducción oligárquica del ejército por hombres nuevos, procedentes del aluvión inmigratorio.

10De las dos primeras décadas del siglo data el gran prestigio del sistema escolar argentino y la mitificación de la figura del maestro, período de gran exaltación nacional en torno a la celebración del Centenario (1910).

11A partir de 1930 el sistema escolar empieza a recibir los impactos de una época que se anuncia como sombría: reducción de los presupuestos escolares, desprestigio del oficio docente, deserción escolar y analfabetismo en aumento, manipulaciones políticas, censuras múltiples, rivalidades con la enseñanza privada, que aumenta en cantidad y calidad. En este sentido, el peronismo, agravó los cosas más preocupado por organizar la asistencia social que la educación, dejó a ésta en manos de los sectores más conservadores del catolicismo que impregnaron la escuela argentina de un aire inquisitorial. En los últimos cincuent años no se ha producido ningún intento profundo de repensar una escuela que nació, con el propósito de disciplinar, unificar y no de democratizar. La voluntad de reforma que se hizo sentir a comienzo de los años sesenta entre los pedagogos más jóvenes fue pronto anfixiada por la nueva alianza que se selló, esta vez a sangre y fuego, entre el ejército y la escuela. A partir de 1976, una vez eliminados por cesantía o desaparición los docentes que cuestionaban el orden establecido, la escuela argentina aceptó y asumió sin resistencias la censura y la disciplina que le impuso el ejército. Sellando con ello su propio deterioro. No es exagerado afirmar que el uno creció a expensas de la otra, para que uno creciera y lo abarcara todo, la otra tuvo que ser acallada, manipulada, mutilada. La escuela argentina cayó en un estado de coma profundo y se la dejó agonizar sin que nadie asumiera aunque más no fuere su defensa material.

12Tras dos años de gobierno civil ningún síntoma de cambio se ha verificado en este terreno. El debate público sigue siendo monopolizado por las dos áreas que concentran la atención general, la económica y la política. Mientras la escuela argentina no sepa crear desde su propio seno la necesidad de un cambio profundo de sus estructuras de poder y de sus pácticas en la transmisión de los saberes, ne se insuflarán nuevos hálitos a la economía ni se cambiarán las condiciones del diálogo político, del trabajo político. Un país puede llamarse moderno, cuando su escuela, autonomizada de los vaivenes del poder, es la garantía más sólida con la que cuenta para conservar su sistema democrático. Un país que descuida su educación y maltrata a sus maestros, maltrata necesariamente a sus hijos y está condenado a vivir en agonía perpetua, en violencia perpetua.

13Si me he detenido en esta historia, y en la historia de esta aliaza, es para poder extraer algunas conclusiones que puedan llegar a ser un punto de partida del futuro diálogo público que tendrá que necesariamente abrirse en el seno de la sociedad argentina en torno al tema educación y democracia.

2. Once propuestas negativas

141 – La articulación de la escuela argentina entre su ciclo primario y medio es una articulación de repetición: el ciclo medio se calca sobre la escuela elemental, y a pesar de la complejización del curriculuim no se modifican los hábitos de aproximación al saber de estudiantes ya más maduros ni la calidad de los conocimientos. El alumnado se infantiliza, uncapacitándose para pensar libremente.

152 – La escuela argentina no desarrolla ni el espíritu crítico ni la reflexión autónoma ni la sensibilidad artística, claves del bienestar y de la autonomía individual como tampoco fomenta hábitos de diálogo con el otro, de tolerancia mutua y de aceptación de lo diferente, condiciones de cualquier convivencia pacífica y democrática.

163 – La escuela transmite los saberes de manera monolítica, autoritaria, «verticalista», sin crear el espacio enriquecedor de la duda, el interrogante, la posibilidad de otra interpretación y desligados de la problemática del que enseña y del que aprende, neutralizados. La escuela argentina no enseña a pensar, es decir, a establecer relaciones, a comparar. La enseñanza se vuelve fuente permanente de olvido: la lección aprendida de memoria, sin comprensión, neutra, se olvida rápidamente.

174 – La escuela argentina transmite una visión falsificada de su propia historia y de su cultura por no someter al análisis del espíritu crítico los mitos que la fundan como nación y por eludir aquellos temas que pueden desatar pasiones incontrolables (como la inmigración, el peronismo, las izquierdas) o morales (como la sexualidad, la condición femenina, el mestizaje).

185 – La escuela argentina crea y fomenta el aislamiento cultural del país al no saber establecer los nexos entre la propia historia y la civilización a la que pertenece, que de alguna manera la excede y la explica. Al no proponerse ser la conservadora de la memoria, la educación agrava la crisis de identidad que encuentra su origen en el olvido.

196 – La escuela refuerza el nacionalismo agresivo y superficial mediante un sistema excesivo de celebraciones banalizadas y el carácter militarista de la sociedad mediante un sistema disciplinario casi militar y actos escolares que despliegan toda una simbólica guerrera (fila, marcha, abanderado, izada y bajada de bandera diaria, cancionero de marchas guerreras, ect.).

207 – La severidad del sistema disciplinario encuentra su respuesta violenta en el ciclo medio que se vuelve escenario de una incesante batalla entre «jóvenes y viejos». La escuela se vuelve el espacio del ruido y del grito y no del diálogo y del conocimiento.

218 – A pesar del aparenta carácter mixto de su educación, la escuela promueve, gracias a una estricta separación real de los sexos, los hábitos sexistas, las rivalidades entre hombres y mujeres, su distancia, su desconocimiente mutuo.

229 – La escuela argentina funciona como una microsociedad en la que se practica y aprende el ejercicio autoritario del poder. Un severo sistema de jerarquías y grados, con sus consiguientes rivalidades y uso arbitrario del poder es el espectáculo que tienen ante sus ojos cotidianamente y durante muchos años de la vida, las sucesivas generaciones de argentinos. Las mujeres, prácticamente ausentes de la vida política, reproducen en el interior de su feudo, la escuela, las prácticas de poder de las sociedades masculinas.

2310 – La escuela no trabaja por la creatividad y el conocimiento de la lengua, ese elemento estructurante de la identidad ni por la identificación y de la abundante literatura nacional. Muchos menos por la incorporación en la enseñanza del pensamiente crítico y científico contemporáneos. De este modo crea y promueve el desencuentro de los argentinos y fomenta su aislamiento.

2411 – La sociedad civil, poco acostumbrada a formular iniciativas independientemente del estado, no sabe proteger la escuela y con ello condena a sus propios hijos al inmovilismo, a la repetición y al aislamiento.

Auteur

Casa de Velázquez

© Presses universitaires François-Rabelais, 1986

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540