Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'enseignement Primaire en Espagne et en Amérique Latine du XVIIIe siècle à nos jours

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

III. Initiatives d'éducation populaire (1868-1900)

Enseñanza popular y clase obrera en Malága, 1868-1874

Manuel Morales Muñoz

Texte intégral

  • 1 A este respecto resulta bastante esclarecedora la carta dirigida, en enero de 1867, por P. Madoz a (...)
  • 2 Para una visión general de la pobre impresión causada por la industria española en este certamen p (...)
  • 3 Sobre el significado de la enseñanza popular en la Ilustración véase A. Elorza, «La formación de l (...)
  • 4 M. Artola, «Problemas sociales y políticos en la década de los setenta», Actas de las I Jornadas d (...)
  • 5 Como se desprende de las palabras de E. Benot, «el que sea dueño de la educación cambiará el mundo (...)

1La conciencia del atraso técnico e industrial de España, manifestada ya tras la crisis financiera de 18661, y acelerada a raíz del mediocre papel desempeñado en la Exposición Universal de Paris de 18672, servirá para que desde amplios sectores de la burguesía se vaya configurando una corriente de opinión favorable a la extensión de la enseñanza y la instrucción entre las clases populares. Una inquietud que, si bien recoge la herencia ilustrada del siglo XVIII3, presentará nuevas connotaciones y renovada trascendencia, pues como señala M. Artola4, una sociedad en cambio, cual era la española en la década de los años setenta, exigía, en beneficio mismo de la burguesía, un mayor dominio de las ciencias y la técnica, una capacitación mínima de cada hombre y, frente al creciente auge orgánico de la clase obrera, el control ideológico sobre la misma. De aquí el papel esencial que todos los pensadores conferirán a la enseñanza que se revelará, desde los orígenes mismos del Estado burgués, como el instrumento ideológico dominante5.

  • 6 Los múltiples aspectos de la crítica radical del movimiento obrero, mayaritariamente internacional (...)
  • 7 Véase C. Lida, «Educación anarquista en la España del ochocientos», Revista de Occidente, 97 (1971 (...)
  • 8 Los distintos ensayos y experiencias pedagógicas de la burguesía pueden seguirse, en sus lineas ge (...)

2Frente a este empeño, y como un factor mas de la transformación social que la clase obrera ansiaba se situarán las reivindicaciones y alternativas de esta en favor de una cultura y una instrucción propia, rechazando el modelo burgués, en el convencimiento de que el objetivo último: la emancipación social, solo seria alcanzable en la medida en que la negación y crítica de los valores existentes abarcase la totalidad de los mismos6. Pero a pesar de ello y del incansable esfuerzo realizado para difundir las innovaciones intelectuales y técnicas desde Ateneos obreros, casinos, e incluso desde la propia prensa obrera7, los intentos mas elaborados y duraderos se deberán a la iniciativa de la burguesía, cuyas asociaciones y centros para la enseñanza popular, la extensión universitaria, o la enseñanza de la mujer, constituirán la principal respuesta al tema8.

La búsqueda de un modelo educativo burgués

3Participando de esta preocupación, sentida y proclamada igualmente en diversos sectores de la sociedad malagueña, en enero de 1868, Ramón D. Maroto, catedrático del Instituto provincial, y promotor de una de las iniciativas de mayor continuidad en nuestra ciudad, señalaba:

  • 9 R. Maroto, Las escuelas de artes y oficios. Consideraciones sobre la enseñanza industrial, Imprent (...)

«Ya dejó de medirse la importancia de las naciones por el número de leguas cuadradas de su territorio, apreciándose hoy por el número de ciudadanos que trabajan discurriendo. Poco importaría que, com en otros tiempos, el sol no se pusiese en nuestros dominios, si la luz vivificante de la industria moderna no se hiciera en ninguna parte. ¡Pasaron ya los tiempos de la fuerza bruta, para hacer plaza a la fuerza mas potente del trabajo inteligente!
(...)
Efectivamente, cuantos gastos se realicen por dar al hombre condiciones para el cumplimiento de sus fines, serán siempre gastos reproductivos, y reproductivos con grande ventaja. Convertir obreros ignorantes, tal vez inmorales, en obreros instruidos y honrados, es aprovechar otras tantas fuerzas vivas que permanecían abandonadas, si es que no se habían hecho negativas y conspiraban en contra del bien que toda la sociedad debe aspirar a realizar»9.

  • 10 «El Correo de Andalucía», 29.12.1867; 4 y 10.1.1868.
  • 11 «El Avisador Malagueño», 26.1.1868.

4Por los mismos días, cuando aun no se habían apagado los ecos suscitados por la publicación de los artículos de Maroto en las páginas de El Correo de Andalucía10, se iniciaba el proceso de gestación de la Sociedad de amigos del pueblo «La Ilustración», que se fijaba como objetivos básicos «distribuir socorros entre los jornaleros desvalidos, e instruir y moralizar a las clases trabajadoras, proporcionándoles, sin exigir por ese servicio ninguna retribución, conocimientos de aritmética, gramática, caligrafía, moral y otros ramos de enseñanzas no menos útiles que descuidados por aquella clase»11. Propósitos estos que, sin embargo, no se realizarán, a la vista de la inexistencia de nuevas noticias sóbre la sociedad.

  • 12 Los gabinetes de lecturas eran centros culturales que agrupaban a una serie de socios que, por un (...)
  • 13 Cfr. Alvarez Junco, ob. cit., p. 77; J. L Ferreras, ob. cit., pp. 277-280; y J. C. Mainer, «Notas (...)
  • 14 «El Avisador Malagueño», 26.1.1869.

5En marzo de ese mismo año, la clase obrera malagueña conocía la aparición de un nuevo modelo de difusión cultural: el gabinete de lectura de la «Libreria Universal», propiedad del librero-editor Francisco de Moya, quien a finales de mes publicaba el Catálogo de la Biblioteca-Gratis de Francisco de Moya, en el que ofrecía las mas de 1.400 novelas, casi todas por entregas, con que contaba12. Entre las mismas, francesas, inglesas y, en mayor medida, españolas, los lectores encontrarán títulos como Los Miserables, de Victor Hugo; La Judia errante y Misterios del Saladero, de Treserra y Ventosa; Los verdugos de la humanidad, desde el primer siglo hasta nuestros días, de Ayguals de Izco; Martin el expósito y Los hijos del pueblo, o historia de veinte siglos, de Eugene Sue; títulos de tanta influencia ideológica entre la clase obrera como la alcanzada por la inevitable obra de Volney, Las ruinas de Palmira13, cuya distribución en los meses siguientes levantará una amplia polémica en la sociedad local, pues mientras para sus defensores, con su lectura «el pueblo puede adquirir la suficiente ilustración, comprendiendo la libertad, y pudiendo defenderla de los obstáculos que para su práctica cree la tiranía», para sus detractores era «una producción antirreligiosa», un anatema que constituía «un ataque a la sana razón, e incluso al buen sentido», desde el momento en que su contenido y deducciones llegaban «hasta el punto irracional y absurdo de negar toda intervención divina en las cosas humanas»14.

  • 15 Idem, 20.2.1869.
  • 16 Idem, 18.1.1870.

6En febrero de 1869 el tema de las Bibliotecas Populares alcanzaba nuevamente una amplia repercusión en las páginas de El Avisador Malagueño. Tomando como prestexto la anterior iniciativa, y el proyecto, de matiz mas obrerista, de Teobaldo Nieva y Guillermo Vergara, para la creación de una Biblioteca-Académica-Remuneradora, subrayaba la importancia y trascendencia que la extensión de tales pensamientos encerraba: «Con el establecimiento de las bibliotecas populares – proseguía El Avisador – facilitándose el bien de la instrucción y la enseñanza al pueblo, penetra aquella en la inteligencia de todos sus individuos, y además de conseguirse la perfección y la educación de esta, se obtiene como consecuencia inmediata el mejoramiento de sus costumbres, la rectitud de sus instintos, su amor al trabajo, el conocimiento de su dignidad, la cultura de sus hábitos, la magnanimidad de sus sentimientos, la sinceridad en sus deseos, la verdad en sus virtudes, la grandeza en sus actos, la elevación de sus ideas, la cordialidad en sus afectos, la exactitud en el cumplimiento de sus deberes, la verdad en el conocimiento de sus derechos, y que el amor a lo bueno, a lo justo y a lo bello presida a todas las manifestaciones de sus sentimientos. De este modo es como se conseguirá que nuestro pueblo sea un pueblo trabajador y morigerado, virtuoso, recto e ilustrado, y que pueda así figurar al nivel de los que colocados en la primera linea de la civilización moderna, forman la vanguardia de los adelantos y progresos de la raza humana»15. Al año siguiente, por el mismo mes de febrero, se inauguraba en los bajos del café del Correo, situado en calle Granada, la Biblioteca popular «El Fomento», que estaba dirigida por el Sr. Escaño. En el gabinete, que contará con una nutrida concurrencia desde los primeros dias, el público podía encontrar, por la módica mensualidad de dos reales los abonados y un cuarto en concepto de entrada los no asociados, una amplia variedad de periódicos y revistas políticas, culturales y de intereses generales, tales como La República Ibérica, La Igualdad, El Diario de Sesiones, El Gil Blas, La Gaceta Oficial, El Pueblo, La Ilustración Española y Americana, El Estado Catalán, El Papel Verde, El Avisador Malagueño, El Correo de Andalucía, El Cascabel, La Gorda, o el Boletín-revista de la Universidad Central de Madrid16.

  • 17 Sobre estos acontecimientos y las circuntancias previas a los mismos véase, Romualdo Lafuente, Mál (...)

7Meses antes, a la sombra de los principios proclamados por la revolución de septiembre, Ramón Maroto presentaba a la Junta de Gobierno un proyecto para el estabiecimiento de un taller-escuela de cerrajería y carpintería anejo a la clase de mecánica industrial. Este proyecto que contó con el apoyo de la Junta se vería, no obstante, abortado en sus mismos orígenes, debido a las adversas circunstancias que atravesará la ciudad en las postrimerías del año, con la crisis de trabajo y el enfrentamiento armado entre milicianos y el ejército de Caballero de Rodas17.

  • 18 Vid. los distintos Decretos y Leyes en Historia de la educación en España. Textos y documentos II. (...)

8Sin ninguna duda los que se interesaban por el problema de la enseñanza se daban cuenta de su trascendencia. A sus ojos la instrucción era la palanca del cambio de la sociedad moderna, lo que explicaría el considerable impulso que la revolución supondrá en el terreno educativo, aun cuando este estuviese centrado, fundamentalmente, en la enseñanza media y superior18.

  • 19 Sesión del Excmo. Ayuntamiento de Málaga, de 13.11.1868. Actas Capitulares (AA. CC.), vol. 266.

9Pero la relación entre el nuevo espíritu que se trataba de extender entre la clase obrera, y la cuestión de la enseñanza, era algo mucho mas profundo que un simple canto a la ciencia y a la virtud de las clases populares, como podría deducirse de los párrafos anteriores esbozados por El Avisador. En el fondo lo que subyace es, de un lado, una política de integración y preservación de la fuerza de trabajo, y de otro, el drama que encierra el paso de una estructura social estática, fundamentada en el absolutismo político y el dogmatismo religioso, a una vida social animada por la libertad. El concepto de libertad debía inspirar toda la educación, como una experiencia que hiciera de la misma una etapa realmente preparatoria en la vida del ciudadano, enseñándole no sol el valor del término, sino lo que era mas importante, a hacer buen uso de ella, a valorarla adecuadamente. Como señalaba la Corporación municipal al aprobar una moción tendente a fomentar la creación de sociedades y centros de instrucción y enseñanza, «otros tantos focos de dar la luz que disipen las densísimas tinieblas que hasta ahora oscurecían al ciudadano cuales eran sus derechos y hasta donde llegaban sus deberes. Si conseguimos por estos mancomunados esfuerzos la ilustración del pueblo, podremos estar tranquilos respecto del porvenir de la libertad, pues esta será imperecedera»19. De esta manera la dimensión positivista que representaba la mejora y el desarrollo económico e industrial del pais, mediante la cualificación de la fuerza de trabajo, quedaba complementada por la dimensión ideológica.

  • 20 «El Avisador Malagueño», 21.5.1869.

10Continuando con sus pretensiones por crear el taller escuela, en mayo de 1869, Ramón Maroto, solicitaba, nuevamente sin éxito, la ayuda económica de la Diputación provincial, para el establecimiento de cátedras nocturnas de química aplicada a las artes, mecánica industrial y agricultura, que serian impartidas en los locales del Instituto Provincial20. Se trataba de un proyecto en el que se volvía a poner de manifiesto el carácter ideológico de estas iniciativas, en la medida en que sus bases de partida la constituían, junto al desarrollo económico y la instrucción de la clase obrera, la teoría de la «armonía» social:

  • 21 R. Maroto, ob. cit., p. 31.

«Cuando la agitación cunde entre las masas que aspiran a un bien estar que la justicia les indica y que ellas no saben buscar, cuando es visto que las aspiraciones de todos los hombres honrados y amantes de su patria de consolidar en esta un régimen politico y económico estable y moral, no pueden realizarse sin que se alumbre la conciencia de las últimas capas sociales, para matar doctrinas que no tengan un racional fundamento y que desgraciadamente, dado el mal estado de preparación de aquellas, pueden hacer rápidos progresos: y por último, cuando la revolución ha puesto en manos de las Diputaciones la autoridad hastante para fomentar lo que la localidad reclama con mas urgencia: el que suscribe cree prestar un servicio a los intereses morales y materiales de Málaga, y espera encontrar para su fin el apoyo de la Diputación provincial, propicia siempre en favor de cuanto se relacione con el bien de sus administrados, pidiendo recursos para el establecimiento de la enseñanza de artesanos»21.

  • 22 «El Avisador Malagueño», 2.7.1869.
  • 23 Idem, 26.2.1871.
  • 24 Instrucción pública. Expedientes y documentos varios, legajos 1743 y 1744. Archivo Municipal de Má (...)

11Si la falta de ayuda institucional a estas iniciativas será una constante, no sucederá en cambio lo mismo con un tercer modelo de establecimientos de enseñanza obrera: los desarrollados por asociaciones católicas desde diversas parroquias malagueñas, y que contarán con el expreso apoyo de la jerarquía eclesiástica. En julio de 1869 Francisco de la Vega, cura párroco de San Pablo, creba un centro denominado Catecismo, que tenia por objeto «instruir y moralizar a la juventud, fortaleciendo a la vez el sentimiento religioso»22. En febrero de 1871 era el Obispado el que establecía en el barrio del Perchel, bajo la dirección de las Hermanas de la Caridad, una escuela dedicada preferentemente a instruir gratuitamente «a las hijas de familias pobres»23; y en mayo de 1872, gracias a «los esfuerzos laudables de las señoras y señoritas asociadas», en torno al párroco de Santiago, Antonio Ma de Uriarte, se inauguraba en el local de la escuela pública de niñas de Santa Ana, la llamada Escuela Dominical de Adultas, proyectada para educar al «sexo del cual recibimos las primeras impresiones en la vida, el sexo que amolda nuestros sentimientos, el sexo que mas eficazmente influye en nuestra existencia»24.

Los Amigos de los Pobres

  • 25 F. Villacorta, ob. cit., pp. 60-63.
  • 26 «El Avisador Malagueño», 31.8.1869.
  • 27 «En Málaga acaba de constituirse una sociedad cooperativa de artesanos, con el nombre de La Amiga (...)
  • 28 Buena prueba de este cambio de objetivos la constituye el siguiente párrafo recogido del Diario Me (...)
  • 29 Reglamento de «Los Amigos de los Pobres». Sociedad Benéfica de Málaga, Imp. del «Diario Mercantil» (...)
  • 30 Idem, art. 1°.

12Respondiendo en cierta medida al modelo descrito por F. Villacorta para la Velada de artistas, artesanos, jornaleros y labradores25, nos encontramos en Málaga con la Sociedad de artesanos «La amiga de los pobres», constituida en agosto de 186926. Desde su creación se presentará como una sociedad de carácter clasista que tendrá como objetivo la emancipación de los trabajadores, asumiendo la linea ideológica defendida por el Centro Federal de las Sociedades obreras de Barcelona27. Sin embargo a raíz del levantamiento republicano del otoño y, presumiblemente, por la progresiva radicalización de la clase obrera, sus actividades entrarán en un impasse del que no saldran hasta finales de año. Fecha a partir de la cual se aprecia ya un cambio de orientación y objetivos28, refrendados, al igual que la nueva denominación: Los Amigos de los Pobres, por el reglamento aprobado en sesión general de socios en febrero de 187029. Entre sus fines destacaba el «estimular la educación de las clases proletarias», «gestionar trabajo a la clase obrera», «proporcionar a los pobres de solemnidad pan y rancho diario», etc.30. Así, pues, aunque los beneficiarios de su acción continuaban siendo los obreros, de acuerdo con el cambio de orientación iniciado en la segunda etapa, estos pasaban a ser simples sujetos pasivos, receptores de las iniciativas de carácter burgués propiciadas por la Asociación.

  • 31 La publicación del número 1, tenia lugar en los primeros dias de mayo, dando cuenta de la marcha d (...)
  • 32 «El Avisador Malagueño», 11.5.1870.

13Para cumplir aquellos objetivos, su actividad orgánica se articulará sobre una Junta Directiva, tres comisiones especiales: instrucción, enfermos y trabajo, y unas comisiones parroquiales. Apoyado todo ello por la creación de un Boletín-Revista que tenia por función acercar la institución a la realidad social de la ciudad31. Su base social, abierta tras la aprobación del nuevo reglamento «a todos los que contribuyan a su progresivo desenvolvímiento», se reclutaba mayoritariamente entre una pequeña burguesía de corte profesional. La primera Junta Directiva, elegida por mayoría de votos en Junta General, estaba compuesta, entre otros por Felipe Martinez Padilla, como presidente; Augusto Jerez Perchet, periodista, director de «El Correo de Andalucía» y de «El Albúm», y autor del folleto La clase obrera y la instrucción popular, como vicepresidente; como tesorero era elegido Francisco Gómez de Travesedo; contador, Agustín Herrero Quincoces; Mariano Acosta, bibliotecario; Fernando Cano y Sierra, secretario general; Miguel Sureda, maestro, vocal de la Comisión de Instrucción; Salvador Vergara, maestro, vocal de la misma; y Rafael Garcia Sánchez, periodista, director del «Diario Mercantil», presidente de la Comisión de Trabajo32.

  • 33 Idem, 21.7.1870.
  • 34 Idem, 21.7.1870.

14La primera tarea desempeñada por la Comisión de Instrucción, fué la elaboración de un proyecto para la creación de un asilo-escuela destinado a párvulos y a la enseñanza de adultos. Dicho proyecto, que era aprobado por la Junta General el dia 21 de julio, contemplaba la instalación de «un aula con capacidad para 300 o 500 alumnos, comedor, cuarto de descanso y dos patios para juegos higiénicos y recreativos para los niños»33. La base educativa la constituiría la lectura, la escritura, la lengua castellana, aritmética, nociones de urbanidad, y dostrina cristiana34.

  • 35 Las noticias sobre la asistencia benéfica de la Asociación proceden de «El Avisador Malagueño», co (...)
  • 36 Cfr. M. Morales Muñoz, «1868-1874: las claves reivindicativas del movimiento obrero andaluz», A Pr (...)

15Pero la difícil coyuntura socio-económica que atravesaba la ciudad, y la escasa ascendencia con que este tipo de sociedades contaba entre la clase obrera organizada, movió a Los Amigos de los pobres, a intensificar su actividad en el plano asistencial y benéfico, que constituiría desde entonces su base de acción. A lo largo de estos meses procederá, frecuentemente, al reparto de pan, raciones y ropa entre «las clases necesitadas», y a la celebración de corridas de toros y a la puesta en escena de obras teatrales con títulos tan elocuentes como A la caza del premio grande, o ¡Bienaventurados los que lloran!35, con lo que a la par que obtenían fondos económicos conseguía el doble objetivo de justificar espiritualmente los valores cristianos de que se reclamaban mayoritariamente sus socios, y, de otro lado, actuar como freno ideológico a la latente conflictividad que generaba la crítica situación económica en que se hallaba la sociedad malagueña, y en la que la clase obrera, seria, una vez mas, la gran perjudicada36.

La Asociación libre para la enseñanza popular

  • 37 «El Avisador Malagueño», 5.10.1869.
  • 38 Idem.

16En los últimos días de septiembre, Miguel Sureda y Gabriel Pancorbo, profesores de la escuela práctica agregada a la Normal, anunciaban la apertura, desde 1° de octubre, de una escuela nocturna de adultos. Empeño que, como los precedentes, se verá condenado al fracaso37. La enseñanza que estaba dirigida a los obreros mayores de 14 años participaba en lineas generales de las características descritas ya para este tipo de establecimientos. Junto a materias como la lectura, la escritura y redacción de documentos usuales, nociones de gramática castellana, y elementos de aritmética, se impartirían asignaturas como las de religión, moral, o «deberes y derechos de los hombres como miembros de familia y ciudadanos», que ponían de manifiesto el carácter ideológico que las animaba38. Sin embargo esta iniciativa se verá oscurecida por un nuevo intento, este ya mas elaborado y decidido: el protagonizado por la Asociación libre para la enseñanza popular.

  • 39 Como recoge el Boletín-Revista de la Universidad de Madrid, año II, t. 3, núm. 16 (1870), pp. 1077 (...)
  • 40 «El Avisador Malagueño», 1.10.1869.
  • 41 Idem.

17Como respuesta a las inquietudes manifestadas en reiteradas ocasiones por distintos miembros de la burguesía malagueña, en el otoño de 1869 nacía, de la mano de un nutrido grupo de profesores del Instituto Provincial, la Asociación libre para la enseñanza popular (A.L.E.P.)39. El dia 1 de octubre Pedro Ignacio Cantero y Rafael López Dieguez, Presidente y Secretario interinos de la A.L.E.P., manifestaban públicamente los deseos que les animaba en su fundación: «propagar por todos los medios posibles la enseñanza primaria, desterrando la ignorancia en que se halla sumido nuestro pueblo, extender los conocimientos útiles que conduzcan al perfeccionamiento de las artes y oficios, mejorando así la condición de las clases obreras, moralizar las costumbres por medio de la instrucción; en una palabra promover la cultura social»40. Se habían necesitado, por tanto casi dos años en la génesis de este establecimiento para que la necesidad experimentada por Ramón D. Maroto – uno de sus promotores – viese sus primeros resultados, ajenos por completo a cualquier tipo de apoyo o respaldo oficial, como se desprende del llamamiento que en demanda de ayuda económica dirigían, en el comunicado, a todas las clases de la sociedad. Con ese fin desde este mismo dia se abría una lista para la inscripción de socios en la redacción de El Avisador Malagueño y en las librerías de Garcia Taboadela y Francisco de Moya41.

  • 42 Véase A. Jutglar, Ideologías y clases en la España contemporánea. Aproximación a la historia socia (...)
  • 43 Los nombres de los socios fundadores aparecen publicados en «El Avisador Malagueño», 9.11.1869; mi (...)
  • 44 El núm. 1 de «La Educación Popular», órgano de la Asociación provincial de Maestros, es del 10.11. (...)
  • 45 Sobre su trayectoria política puede verse F. Arcas Cubero, El republicanismo malagueño durante la (...)
  • 46 En marzo de 1871 con ocasión de una carta de apoyo a R. Maroto, en su empeño por fundar la escuela (...)
  • 47 La Asociación provincial de maestros y maestras, quedó constituida en los primeros dias de diciemb (...)
  • 48 Topografía médica de la ciudad de Málaga. Imprenta de D. Ramón Franquelo, Málaga 1852.
    Sobre La Soc (...)
  • 49 El progresivo deterioro observado en las reglas del proceso electoral determinará a los partidos d (...)

18Por lo que se refiere a la extracción social de sus socios, atendiendo a la personalidad de los miembros fundadores, podemos estimar que la misma quedaba limitada a una pequeña y mediana burguesía de corte profesional, y de filiación política radical-republicana. Grupos sociales que buscando el apoyo de las clases populares en su intento por sustraer a la oligarquía dominante los resortes del poder económico y político servirán, frecuentemente, como vehículos de transmisión ideológica entre los obreros42. De los 46 socios fundadores, 15 son profesores del Instituto provincial, 2 maestros, 4 abogados, 1 notario, 2 libreros, 1 litógrafo, 1 concecionario de rentas estancadas, 2 comerciantes, 1 médico, 2 agentes de cambio y bolsa, 1 periodista, 1 administrador de fincas urbanas, 1 agente de aduana, y 3 altos empleados del ferrocarril Málaga-Cordoba43. De entre ellos cabe citar a Pedro I. Cantero, presbítero, director del Instituto de 2a enseñanza durante el periodo isabelino y, posteriormente, con la República; – José Garcia Taboadela, padre del médico internacionalista José Garcia Viñas. Sombrerero en su juventud, librero ya en el sexenio y editor del periódico La Educación Popular desde su aparición en noviembre de 1871, es, de esta larga nómina, uno de los personajes mas cercanos a los problemas sociales y culturales de la clase obrera44; José Carvajal Hué, abogado, destacado miembro del partido republicano, por el que será diputado a Cortes en 1872 y 1873, y ministro de Hacienda y Estado durante la República. Miembro fundador de la Sociedad Malagueña de ciencias físicas y naturales, tesorero de la Sociedad Económica de Amigos del Pais (S.Ε.A.P.), y autor de Los anarquistas en Madrid45; Dionisio Roca, ingeniero químico, catedrático del Instituto provincial, socio fundador de la Sociedad Malagueña de C. Físicas, caracterizado por su crítica abierta al estamento político a causa del abandono en que se encontraba la enseñanza popular46; Miguel Sureda, maestro, impulsor del primer intento de creación de una escuela de adultos, presidente de la Comisión de instrucción de la Sociedad Los Amigos de los Pobres, y fundador de la Asociación provincial de maestros47; Vicente Martinez Montes, médico, director y bibliotecario de la S.E.A.P., socio fundador de la Sociedad Malagueña de Ciencias F. y Naturales, y autor de la Topografía médica de la ciudad de Málaga48; Pedro Gómez, comerciante, miuembro del Partido Progresista y, posteriormente, del partido radical de Ruiz Zorrilla, alcalde de Málaga en tres ocasiones diferentes entre 1869 y 1873; Francisco de Moya, librero-editor, propietario de la Librería Universal, y fundador de un gabinete de lectura popular en la misma; Ramón Diaz Maroto, ingeniero mecánico, catedrático del Instituto provincial desde julio de 1867. Preocupado por el atraso industrial de España su actividad profesional e intelectual estará marcada por una constante búsqueda y aplicación de las mas modernas técnicas: en abril de 1868 fundaba un Consultorio industrial, destinado al asesoramiento de los fabricantes e industriales locales, en julio de ese mismo año era elegido presidente de la Asociación científico-literaria, en el otoño de 1872 participaba como socio fundador en la creación de la Sociedad Malagueña de Ciencias F. y naturales, y en octubre de 1873 era nombrado vicepresidente de la Junta provincial de agricultura, industria y comercio. Vicepresidente del Ateneo revolucionario liberal y director del periódico republicano El Eco Revolucionario, evolucionará políticamente hacia las filas del partido radical de Manuel Ruiz Zorrilla, en cuya organización y fundación participará en mayo de 1871 junto con Pedro I. Cantero; en diciembre formaba parte de la candidatura radical a las elecciones municipales, y en abril de 1872 a elecciones a Cortes49. En definitiva una serie de nombres que se repiten en las diversas tentativas que con carácter cultural se crearán en Málaga durante estos años.

  • 50 Estatutos de la «Asociación libre para la enseñanza popular». Imprenta y librería de Martinez de A (...)
  • 51 «El Avisador Malagueño», 24.11.1869.
  • 52 Idem.
  • 53 Estatutos de la «Asociación libre», ya citados.

19El sábado 20 de noviembre en reunión general, los socios aprobaban sus Estatutos, procediendo a la elección de los miembros que habían de componer la Junta Directiva y la Comisión auxiliar, ejes en los que des cansaba la estructura orgánica de la A.L.E.P. La Junta Directiva tenia a su cargo la organización académica y administrativa del establecimiento: creación de cátedras, nombramiento de profesores, planes de estudio, elección del personal interno, elaboración de los estados de cuenta, etc.50. La primera Junta estaba compuesta por Manuel Piédrola como Presidente; Pedro Orueta, tesorero; Rafael López Dieguez, secretario-contador; y como vocales Vicente Martinez Montes y José Carvajal Hué51. Por su parte la Comisión auxiliar, formada por Pedro I. Cantero, Ramón D. Maroto, José Anchorena, Miguel Sureda, Antonio de Palacio, Antonio Mancebo, Pedro Gómez, Vicente Gómez Sancho, Fabio de la Rada y Melchor Garcia52, tenia como misión el estudio e información de los temas elevados a la consideración de la Junta Directiva53.

  • 54 Art. 1° de los Estatutos.
  • 55 «El Avisador Malagueño», 6.10.1869.
  • 56 «El Avisador Malagueño», 1 y 28.10.1869.

20Pero la A.L.E.P., no dejaba de ser un medio de sometimiento. Tal como contemplaban sus estatutos el objetivo primordial era «propagar y difundir la instrucción entre las clases obreras, desarrollando en ellas el amor al saber y al trabajo»54. La enseñanza popular pasaba por ser un instrumento ideológico apto para formar obreros en los valores propios de la burguesía, hacia cuya consecución estará encaminada toda la actividad de la Asociación. Con estos fines el 3 de noviembre de 1869 comenzaban sus clases la escuela de adultos, que venia a complementar la labor que, desde los primeros días de octubre, venían desarrollando Ramón Maroto y Dionisio Roca en sus respectivas cátedras de Mecánica y Química aplicadas a las Artes55. En la escuela de adultos se impartían vademás asignaturas como Agricultura, Historia natural, Explicación de los primeros motores, Aritmética mercantil, etc.56. Es decir una serie de materias que tendrían por función generalizar entre los artesanos y obreros, a un ritmo suficientemente rápido, las técnicas y conocimientos derivados del nuevo sistema de producción; sobre las que se apoyaría la idea universal del progreso humano y, la particular, del desarrollo industrial del pais. La razón que las preside y orienta es tanto moral como material, tal como se desprende del editorial que El Avisador Malagueño dedicaba al programa de estudios:

  • 57 Una visión general de las nuevas corrientes y conocimientos técnicos y científicos, y su penetraci (...)

«Desde que liebig, Wöhler, Mitscherlich, Dumas, Regnault, Pelouze, Laurent, Cahours, han revelado grandes progresos en la química orgánica, y Enrique Rose, Misander, Fremy, Peligot, Millon, Scheeren, han presentado con sus investigaciones y estudios bajo un nuevo punto de vista la química mineral, es mas necesario que antes el estudio de esta ciencia que comprende en su vasto conjunto el desarrollo de los seres vivientes y las numerosas transformaciones de los cuerpos inorgánicos.
Esta ciencia representa todavía un papel mas importante en las operaciones industriales y todas las artes, desde la simple preparación de los alimentos hasta la extracción de los metales.
De igual utilidad e importancia son las cátedras de mecánica, pues en las solemnes crisis que en estos días atravesamos y preparan nuestro porvenir, bien puede decirse que el hombre ennoblecido por el estudio rompe las cadenas del pasado al ruido de las máquinas industriales»57.

21Otras materias apuntaban a la formación del espíritu, y al núcleo de la razón histórica de la burguesía. Asignaturas como Educación del hombre, Geografía e Historia Universal y particular de España – transmisora de una imagen específica del desarrollo de la sociedad nacional –, merecen las atenciones que se les deben y que imponen tanto los conceptos pedagógicos de los promotores de la A.L.E.P., como las exigencias de clase de los mismos.

22Estas prácticas, junto a otras como el acuerdo tomado por la Junta Directiva, «recomendando eficazmente para los trabajos tanto públicos como de los particulares» a aquellos obreros que concurriesen con aprovechamiento a la escuela, ponen de manifiesto hasta qué punto los promotores de este tipo de asociaciones conciben la enseñanza popular como una via de «normalización» y apaciguamiento, y explican la demanda obrera de una alternativa educacional como la propuesta por los internacionalistas con su modelo de «enseñanza integral».

  • 58 «El «Avisador Malagueño», 19.10.1870.

23El 17 de octubre de 1870 reanudaba sus sesiones la escuela de adultos. En la apertura del curso, Vicente Martinez Montes, a la sazón presidente interino, y José Carvajal Hué, se dirigirán respectivamente a los alumnos y a los socios asistentes, haciéndoles ver, a los unos, la importancia de la instrucción, exhortándolos a continuar con la misma aplicación que la mostrada hasta entonces; y a los otros, la necesidad en que se encontraba la clase obrera de instruirse, y la burguesía la obligación de proporcionarsela, ante «las graves cuestiones que agitan a la sociedad moderna»58.

  • 59 Idem, 26.11.1870.
  • 60 «El Avisador Malagueño», 26.11.1870; 7, 17 y 18.12.1870; 18.1.1871, etc.

24Inspirándose en esta necesidad, y con la experiencia del curso anterior, en noviembre la Junta Directiva decidía ampliar la enseñanza que recibía la clase obrera en la escuela de adultos, organizando para ello seis conferencias semanales y una cátedra de dibujo industrial: de la que no serán sin embargo beneficiarios exclusivos artesanos y obreros, como tendremos ocasión de comprobar59. A un ritmo de una intervención semanal, desde primeros de diciembre, se sucederán materias como las de Nociones de economía política, impartida los jueves por Fabio de la Rada; Educación social, los viernes, por Miguel Sureda; e Historia de España, los martes, por Rafael López Dieguez. A estas seguirán otras de carácter práctico y técnico, como las de Aritmética, a cargo de José Bares, los lunes; Física aplicada a las Artes, impartida los miercoles por José Sancha; y las de Ramón D. Maroto, los sábados, sobre Primeros Motores de la Industria60.

  • 61 «Deseando la Junta Directiva de esta Asociación ampliar la enseñanza que recibe la clase obrera en (...)
  • 62 Cfr. lo expuesto por R. Maroto, ob. cit., pp. 35-36.
  • 63 Véase M. Morales Muñoz, Economía y sociedad en la Málaga del siglo XIX. Aproximación a la historia (...)
  • 64 El nombre y la profesión de los alumnos premiados en los exámenes realizados por la A. L. E. P., p (...)

25Pero el mayor logro de la A.L.E.P., seria, como señalaba su Junta Directiva, el establecimiento de la Cátedra de Dibujo Industrial, cumpliéndose una de las viejas aspiraciones de la Asociación61. La cátedra quedaba a cargo del profesor Ramón Giménez, impartiéndose diariamente de 6 a 7,30 en el local del Instituto Provincial; contando con una rápida aceptación entre el alumnado, que a tan solo cuatro meses de su apertura ascendía ya a mas de 4062. En base a la personalidad de aquellos alumnos premiados en los exámenes de junio de 1871, podemos concluir que los mismos se reclutarian casi exclusivamente entre los medios obreros vinculados a actividades preindustriales: carpinteros, albañiles, zapateros, litógrafos e impresores, etc.; lo que se correspondería con las peculiares relaciones sociales y económicas de la ciudad, en las que las estructuras artesanales eran realmente las mas importantes dentro del conjunto de la producción industrial. Importancia que quedaba refrendada tanto por el número de personas empleadas: aproximadamente el 60 por ciento de la población activa ocupada en el sector, como por la producción, al representar la cuota por contribución de dicho subsector aproximadamente el 65 por ciento del total industrial63. Sin embargo, como ya hacíamos ver, esta proporción no se mantendrá en la Cátedra de Dibujo industrial, al estar mas diversificado su auditorio, entre el que encontramos profesiones tales como tornero, empleado, modelista, e inclusive con varios estudiantes; denotanto su presencia un cierto alejamiento de los objetivos fundamentales que se marcaba la Asociación libre para la enseñanza popular, en su constitución64.

  • 65 Favorecida por la extensa propaganda desplegada por el Consejo Local, y por el éxito obtenido en l (...)
  • 66 D. Roca, carta citada en R. Maroto, ob. cit., p. 46.
  • 67 R. Maroto, ob. cit., p. 36.

26Pese a ello, la experiencia, al menos en el primero de esto años, distó de ser un fracaso, como podríamos deducir de las impresiones recogidas por Pedro I. Cantero en la Memoria del curso 1873-1874 del Instituto provincial, así como por el progresivo aumento del número de alumnos que acompañó la empresa desde sus orígenes. Si en su apertura la escuela de adultos contó «con la asistencia de un buen número de alumnos», estos datos se irían precisando paulat-inamente. A finales de aquel mismo mes la Junta Directiva se veia en la necesidad de habilitar un segundo local, al pasar de 100 los alumnbos matriculados; cifra que se elevaba a 300 en febrero del año siguiente, dividiéndose desde entonces la escuela en dos clases: una de adultos, y otra destinada a aquellos cuyas edades oscilaban entre los 14 y los 18 años. Sin embargo durante el curso siguiente, caracterizado socialmente por la fuerte implantación orgánica e ideológica de las secciones obreras vinculadas a la Asociación Internacional de los Trabajadores65, esta evolución conocerá un movimiento inverso. En enero de 1871 El Avisador Malagueño hacia un llamamiento para que aumentase el número de matriculados, y en marzo era Dionisio Roca, quien incidía en el tema al lamentarse de la desidia y la falta de interés que «la clase jornalera» mostraba por su regeneración66. Ese mismo mes Ramón D. Maroto en una exposición dirigida a los diputados provinciales se quejaba de las dificultades que de todo tipo embargaban a un proyecto que, como el iniciado por la A.L.E.P., podría contribuir a resolver los problemas que tenia planteada la clase obrera. Una experiencia que «a pesar de la falta de iniciativa individual que caracteriza a nuestro pais, a pesar del poco espíritu de asociación, particularmente para fines puramente morales (...), ha logrado realizar una obra verdaderamente meritoria. Auxiliada esta benéfica empresa por los poderosos medios de que dispone esa Diputación, la obra adquiriria un gran desarrollo y podría colmar las aspiraciones de todos los interesados por las clases jornaleras»67. Fuese por una causa u otra, o quizás por las dos – falta de apoyo oficial y exiguo número de asistentes –, el hecho incontestable seria el cese en sus actividades tras la clausura del curso 1870-1871, poniendo así punto final a una de las experiencias mas elaboradas y duraderas con que contará la sociedad malagueña durante estos años en materia de enseñanza popular.

Las escuelas públicas de adultos

27Paralelamente a la labor desplegada por las distintas asociaciones de enseñanza libre, desde la esfera pública se desarrollará un nuevo modelo de difusión cultural destinado a la clase obrera: las escuelas nocturnas de adultos. Ensayos que, sin embargo, a pesar de la ruptura jurídica e ideológica que la revolución representa frente al periodo isabelino, con sus grandes planes de escolarización y sus múltiples iniciativas para extender la instrucción, no su-pondrán una generalización efectiva de la enseñanza entre la clase obrera.

  • 68 Sesión celebrada por la Comisión mixta el dia 20.1.1870, con un único punto en el orden del dia: « (...)
  • 69 Acuerdos adoptados por la comisión mixta en sesión de fecha 29.1.1870. Instrucción pública..., leg (...)

28A fin de paliar la atonía inicial, la Comisión mixta de las Juntas local y provincial, presidida por José Carvajal Hué y con Vicente Martinez Montes como vocal, acordaba propagar profusamente desde la prensa local y desde el Boletín Oficial de la Provincia la apertura de las escuelas de adultos situadas, para los mayores de 18 años, en los Callejones, barrio de la Trinidad y Cuartel de Caballería; y las destinadas a los alumnos de 14 a 18 años en la Despensilla, Llano de Mariscal y Santa Ana. Igualmente decidía excitar a la Diputación provincial y al Ayuntamiento a constituir un fondo económico con el que premiar la asistencia a las escuelas68. En sesiones siguientes celebradas en el mismo mes de enero de 1870, con asistencia del profesorado destinado a los establecimientos de adultos, la Comisión adoptaba los métodos de enseñanza y los libros de textos que debían seguirse. Se convenia, tras un largo debate, que las materias a impartir serian, lectura y escritura, reducida a la ortografía práctica, diariamente; doctrina cristiana y «nociones de los deberes del hombre y otros conocimientos útiles a los usos comunes de la vida» se darían dos días por semana; aritmética, «centrada en lo mas necesario y de inmediata aplicación» y en una sucinta idea del sistema métrico décimal, cuatro días semanales; así como algunos conocimientos necesarios para «redactar cartas, recibos, cuentas, estados, etc.». Los textos elegidos fueron el Juanito y el Catecismo aplicado de Doctrina cristiana de Mazo, o Los Deberes del hombre para con Dios y para con la caridad69.

  • 70 Boletín Oficial de la Provincia, 2, 3 y 4.10.1870.
  • 71 Oficio de fecha 27.9.1870 dirigido por Rafael Herrera a la Junta local, en Instrucción pública, le (...)
  • 72 Memoria presentada en el Ayuntamiento actual por el ex-alcalde Don José Azua como Presidente de la (...)

29En octubre la Junta provincial de 1a enseñanza basándose en las directrices marcadas por la Dirección General de Instrucción pública, recordaba la necesidad de crear escuelas nocturnas desde las que difundir la enseñanza, «prenda segura de orden y estabilidad social»70. Pero la tarea resultaba infructuosa. Como manifestaba en septiembre de 1870 Rafael Herrera, maestro de la escuela de adultos de Santa Ana, a la Junta local, la falta de medios económicos y, en su caso, el «corto número de alumnos asistentes», eran obstáculos insalvables que se oponían a la apertura de las escuelas71. Con todo, durante el curso 1870-1871, se mantendrían funcionando tres escuelas nocturnas dedicadas a la enseñanza de adultos: la de San Rafael, dirigida por Salvador Vergara; la de la Trinidad, por Juan Tinoco; y la de la Asunción, situada en calle Pulidero y dirigida por Salustiano Argudo72.

  • 73 «El Avisador Malagueño», 28.10.1871.
  • 74 Circular núm. 55 de la Junta Provincial de 1a Enseñanza, en B. O. P. de 30/1/1872.
  • 75 «El Avisador Malagueño», 6 y 7.7.1870.
  • 76 Informe de la Inspección Provincial de 1a enseñanza sobre el estado de las escuelas públicas del m (...)

30Pero ni estos tímidos esfuerzos, ni tan siquiera la euforia con que El Avisador Malagueño anunciaba en octubre de 1871 la apertura de escuelas de adultos en seis de las siete públicas de niños, «una vez vencidas todas las dificultades que se presentaban»73, eran suficientes para evitar el fracaso a que se veían condenados una y otra vez los distintos empeños. En enero de 1872 el inspector provincial informaba a la Junta de Primera enseñanza del abandono en que se hallaban las escuelas, «abiertas solo de oficio», cuando, precisamente por su carácter, «debían estar funcionando en todos los establecimientos públicos(...) esa institución tan provechosa que proporciona al trabajador, en las primeras horas de la noche un honroso descanso de las fatigas del dia, moralizando sus costumbres con la aplicación al estudio, y apartándolo de los lugares donde se recogerá la cosecha de los vicios»74. Y ya en junio de este mismo año en sesión celebrada el dia 20, la Junta local se veía obligada a cerrar los centros nocturnos, ante la secular falta de recursos económicos del Ayuntamiento, del que dependía el sistema de financiación de la enseñanza75. No obstante, tras el paréntesis estival, las clases se reanudarían nuevamente, como podemos deducir del informe anual realizado por el Inspector Provincial en enero de 1873; fecha en la que se constata el funcionamiento de las escuelas de San Rafael, que contaría con la asistencia de 43 alumnos; la de la Asunción, con el mismo número; la de la Trinidad, con solo 10 adultos; y la de Nuestra Señora del Rosario en el Palo que, dirigida por Enrique Bueno, contará con 42 inscritos76.

La respuesta obrera

  • 77 Sobre esta toma de conciencia y sus diversas manifestaciones pueden consultarse J. M. Jover, «Conc (...)

31Como una manifestación mas de la progresiva toma de conciencia experimentada por la clase obrera, durante estos años asistiremos al nacimiento de una cultura, de una identidad y de un estilo de vida propio: base y fundamento de la sociedad futura77.

  • 78 Llamamiento de la Sociedad «Fraternal» a sus hermanos los obreros, en «El Avisador Malagueño» 29. (...)

32Alentaban aun el societarismo y el cooperativismo los primeros pasos del movimiento obrero malagueño, cuando ya se concebía la instrucción como una necesidad de la que dependía la emancipación de los trabajadores y, en general, de las clases populares. Se presentaba la educación como el medio mas idóneo para dotarse de unos valores que no fuesen a remolque de los preconizados por la burguesía, tal como precisaban los fundadores de la Sociedad «Fraternal» de los trabajadores de Málaga, al dar cuenta de los objetivos que perseguían con su constitución, que eran, entre otros: «emanciparnos y poder alcanzar nuestra regeneración social» e «instruirnos y perfeccionarnos, para vivir algún dia la independencia, trabajando por nuestra propia cuenta y no por cuenta de otro que por tener capital explota nuestro sudor»78.

  • 79 Buena prueba de ello es la toma de posición de las mismas respecto de temas como la cooperaciùon, (...)
  • 80 Reglamento de la Cooperativa de producción «La Humanitaria», en «El Avisador Malagueño» 10.8.1869.

33En consonancia con tales fines, la inquietud por la instrucción y la regeneración social y moral de sus socios será una constante para las distintas asociaciones preinternacionalistas, como la misma «Fraternal», la Sociedad cooperativa de artesanos «La Igualdad», o la Cooperativa de producción «La Humanitaria», caracterizadas ideológicamente por su impronta proudhoniana, como podemos deducir tanto por el contenido doctrinal de sus Estatutos y reglamentos, como por su actividad orgánica79. En ese sentido el artículo 50 del reglamento de «La Humanitaria», señalaba que «para atender en lo que sea dable la instrucción de los socios, la Junta Directiva procurará tener según lo permita el estado de la Sociedad, uno o dos periódicos locales, y algunos otros científicos y de artes. Si creyese conveniente tener algunas obras, estas deberán ser libros de instrucción y manuales de artes y oficios»80.

  • 81 Iniciado en las filas republicanas será uno de los personajes mas vitalmente libertarios de la que (...)
  • 82 Comunicado de la Biblioteca-Académica-Remuneradora, en «El Avisador Malagueño» 6.9.1868.

34Por estos mismos años, como ya señalabamos, los obreros malagueños verán ampliadas sus posibilidades de acceder a la instrucción y la cultura al contar con diversas experiencias patrocinadas por la burguesía: asociaciones de enseñanza libre, escuelas nocturnas de adultos, o centros de lectura y bibliotecas populares. Junto a estas últimas, en las que entrará en contacto con obras de Victor Hugo, Honoré de Balzac, Eugéne Sué, Ayguals de Izco, o Soulié, conocerán el proyecto auspiciado, ciertamente sin éxito, por Teobaldo Nieva81, y Guillermo de Vergara. En él proponían «la creación de una Biblioteca-Académica-Remuneradora, donde el obrero que sepa leer encuentre a la vez que el pan de la inteligencia para su espíritu, el pan material que ha de sustentar su cuerpo, y el que no sepa, halle quien le enseñe por un método fácil, natural y pronto, para que aprenda en pocos dias»82.

  • 83 A I T. Extracto de las Actas del Segundo Congreso obrero de la Federación regional española, celeb (...)
  • 84 Para Maitron, « Proudhon a conçu l’instruction comme soudée à l’atelier et – avant le mot – défini (...)

35Pero será con la implantación de la Asociación Internacional de los Trabajadores (A.I.T.), cuando se acentúe, desde una perspectiva netamente obrerista, la preocupación por la enseñanza al convertirse la instrucción en un factor determinante de la deseada transformación social, como pondrán de manifiesto las resoluciones adoptadas por los internacionalistas españoles en el Congreso de Barcelona de 1870 y, fundamentalmente, en el de Zaragoza de 1872, en el que se aprobará el programa de enseñanza integral redactado por Trinidad Soriano83, y esbozado ya desde años antes por el propio Proudhon84.

  • 85 Vid. P. Sola, Els Aleneus obrers i la cultura popular a Catalunya (1900-1939). L’Ateneu enciclopèd (...)
  • 86 «El Avisador Malagueño» 27.8.1871, y «La Federación» 17.9.1871.
  • 87 Como cabe deducir del contenido del oficio remitido por Enrique Bueno, maestro de la escuela de ad (...)

36Participando de estas inquietudes, consignadas expresamente por el Consejo Federal de la Región española y recogidas ya por otras federaciones locales como la de Barcelona85, el 27 de agosto de 1871 la clase obrera malagueña asistía a la inauguración del Casino obrero de instrucción y recreo86. El Casino, situado en calle Viento, se configuraba como un centro de vida social y cultural, en el que los trabajadores se familiarizarian con unos mitos y unos conceptos específicamente proletarios. Para los internacionalistas, caracterizados por su afirmación de la espontaneidad social y por su negación racional de la política y de la religión, no bastaba con extender la enseñanza a las clases populares. De un lado porque la arraigada intervención y el control ideológico de clérigos y religiosos, aun después de la revolución, hacían dudar del contenido real del cambio87; y de otro, porque su fé en el racionalismo, en la ciencia y en el progreso, debían ser complementada por la acción orgánica y por unos planteamientos tácticos que dieran por resultado la emancipación de los trabajadores, como subrayaban en el discurso de apertura del centro obrero:

  • 88 «La Federación. Organo de la federación barcelonesa de la A. I. T.», 17.9.1871.

«Compañeros: constante es la aspiración del obrero para instruirse e instruir a sus hijos, pues reconoce en la instrucción la base de las grandes aspiraciones, vé que solo por medio de la instrucción conocerá profundamente la necesidad de su completa emancipación, dándoles aquella medios para conseguir esta última
Pero ante esta noble aspiración siempre se ha visto detenido el obrero por obstáculos casi insuperables, tales como el excesivo número de horas de trabajo, así como sus cortos medios naturales para atender a tan perentoria necesidad. Hoy, que a pesar de cernirse sobre nuestras cabezas la odiosa hidra de la explotación, algunos podemos dedicar pequeños momentos a tan provechosa instrucción, debemos aprovecharlos, mas todavía si consideramos que actualmente podemos tomar la instrucción tal como nos es necesaria y conveniente para realizar nuestros fines»88.

  • 89 Manifiesto del Consejo federal de las secciones obreras malagueñas a los trabajadores de Málaga y (...)

37Había que exaltar un nuevo tipo de instrucción, una nueva relación con el mundo y con la cultura, es decir una nueva imagen del hombre, pues la legitimación de la práctica obrera conllevaba de manera simultánea a su puesta en acción, la crítica y condena de los valores establecidos, del capital «instrumento de explotación del hombre por el hombre», del estado, y de la religión «símbolo del error y el fanatismo en la tierra». Tres potencias trascendentes al obrero que eran necesario destruir para dar paso «a la libre federación de las colectividades de productores»89.

  • 90 M. Nettlau, ob. cit., tableau I.
  • 91 «La Federación» 3.12.1871.

38Sin embargo, la precaria situación que para el movimiento obrero europeo se derivará de los sucesos de la Comuna de Paris, y la decidida orientación de los internacionalistas malagueños en favor de la instrucción como un saber crítico y como un medio de emancipación, comprometerá la actividad orgánica de la Federación Local, que contará en las postrimerías de 1871 con tan solo 4 secciones de oficios90; y, por ende, la trayectoria del Casino obrero de instrucción y recreo, que era clausurado por decisión gubernamental en los últimos días de noviembre91.

  • 92 Actas Capitulares del Excmo. Ayuntamiento de Málaga, 8 y 9 de julio de 1873.

39En julio de 1873, coincidiendo con la llegada de los republicanos intransigentes al Ayuntamiento de la ciudad, del que formarían parte igualmente algunos internacionalistas como José Pino, hermano de Miguel Pino miembro de la Comisión Federal elegida en el Congreso de Cordoba, o Enrique Llauderal, secretario del Consejo local, la Federación malagueña obtenía de la Corporación municipal el convento de las Capuchinas, así como el material necesario para instalar en el mismo una biblioteca y un nuevo centro de instrucción y reunión para la clase obrera92. Sin embargo la represión subsiguiente a la proclamación del cantón, con la detención y destierro de numerosos internacionalistas, condenaba al fracaso este nuevo intento de la clase obrera para proveerse de unos medios propios mediante los que extender la instrucción y la enseñanza.

  • 93 Sobre la publicación por parte de la prensa internacionalista de textos y artículos de los mismos, (...)
  • 94 «La Emancipación» 11.1.1873.
  • 95 Por lo que se refiere a la obra de K. Marx, reseñas sobre su venta y distribución pueden encontrar (...)

40El esfuerzo de los miembros de la A. I. T., en modo alguno quedará limitado a estas iniciativas, sino que igualmente se verá reflejado en una prodigiosa actividad periodística y editorial, complementada por veladas, conferencias, mítines y asambleas. En la prensa, junto a las noticias propias de la organización, el obrero malagueño encontrará artículos y ensayos doctrinales de Bakunin, Marx o Teobaldo Nieva, dedicados a la solidaridad, la mujer, el amor, el trabajo, o la caridad93, así como fragmentos de obras literarias, como Al dia siguiente de la crisis de E. Zola94. Entre los numerosos libros y folletos publicados por los internacionalistas encontramos, siempre a un precio reducido, textos ideológicos, científicos y literarios, como Le Capital, de K. Marx; La Science et la revolution, de M. Bakunin; La vida del obrero ¿que es la internacional?; El ariete socialista internacional; o El evangélico del obrero, de N. Alonso Marselau95. En definitiva una serie de temas que daban constancia de la especificidad de la cultura obrera, ayudando, al mismo tiempo, a configurar el mensaje de liquidación y emancipación preconizados por la Asociación Internacional de los Trabajadores.

CONCLUSIONES

  • 96 Censo de población de España en 1877. Dirección General del Instituto Geografico, estadístico. Mad (...)

41Si bien el sexenio, con sus múltiples reformas y experiencias educativas, representa un salto adelante en los planteamientos de la burguesía para extender la instrucción entre las clases populares, este proceso no supondrá, sin embargo, un avance cualitativo en la escolarización de la población trabajadora; de cuyo elevado índice de analfabetismo nos puede dar idea el hecho de que en 1877 aproximadamente el 60 por ciento de la población mayor de siete años no sabia leer ni escribir96. Atendiendo, a estas cifras, a la discontinuidad y escasa duración de los diversos ensayos: asociaciones libres; bibliotecas populares o escuelas nocturnas de adultos; a las precarias condiciones en que los mismos se desenvolvían y, finalmente, al reducido número de alumnos con que contaron, creemos que no seria aventurado suponer que los resultados de tales empeños distaron de ser un éxito.

42De otro lado no debemos olvidar el distinto significado y función que todos ios grupos sociales conferirán al tema. Mientras que para la burguesía, promotora de las iniciativas mas duraderas como la A.L.E.P. la enseñanza popular pasaba por ser un instrumento ideológico de normalización y apaciguamiento apto para formar obreros en los valores propios mediante la mixtificación de conceptos como el amor y la aplicación en el trabajo, el ideal de la disciplina y el orden, etc.; para la clase obrera organizada, primero en sociedades de cooperación y ayuda mútua como la Fraternal o La Igualdad y posteriormente en sociedades de resistencia como la A. I. T., el tema adquiere una nueva dimensión, al ver en la instrucción un medio de liberación social, económica y moral. Es decir dos concepciones opuestas y distantes sobre el significado de la educación que explicarían, en última instancia, el papel asignado por los obreros a la enseñanza popular y su rechazo de las formas burguesas.

43Por ello, a modo de conclusión, pensamos que es precisamente en este binomio: instrucción-emancipación, en el que habría que buscar una de las respuestas al fracaso de la enseñanza popular, desde el momento que los esfuerzos realizados por sus promotores no resultaban válidos para superar las contradicciones y anatagonismos de clases que se vivían, de forma cada vez mas redicalizada, en el seno de la sociedad malagueña; pues solo una estrategia de cambio que asociase ambos conceptos podía partir con posibilidades de éxito en unos momentos en los que la objetivización de la toma de conciencia de la clase obrera local era una realidad insoslayable.

Notes

1 A este respecto resulta bastante esclarecedora la carta dirigida, en enero de 1867, por P. Madoz a Prim, algunos de cuyos párrafos nos pueden ayudar a comprender el proceso de esa toma de conciencia ante la crisis: «La situación del pais, mala, malísima. El crédito a tierra. La riqueza rústica y urbana, menguando progresivamente. Los negocios perdidos, y no se quien se salvará de este conflicto (...). La España ha llegado a una decadencia grande, y yo, como buen español, desearía que hubiera medios hábiles de levantar el prestigio y dignidad de este pueblo, que merece mejor suerte», citado por N. Sánchez Albornoz, «El trasfondo económico de la Revolución», Revista de Occidente, 67 (1968), p. 59. Pueden consultarse igualmente A. Bahamondez y J. Toro, Burguesía, especulación y cuestión social en el Madrid del siglo XIX, pp. 73-74, Madrid 1978; y J. Fontana, Cambio económico y actitudes políticas en la España del siglo XIX, pp. 115-116, Barcelona, 19803.

2 Para una visión general de la pobre impresión causada por la industria española en este certamen puede consultarse J. L. Guereña, «España en Paris. Les Espagnols à l’Exposition Universelle de 1867» en Etudes Hispaniques IV. Voyages et Séjours d’Espagnol et d’Hispano-Américains en France, Tours (1982), pp. 77-117.

3 Sobre el significado de la enseñanza popular en la Ilustración véase A. Elorza, «La formación de los artesanos y la ideología ilustrada», Revista de Trabajo, 24 (1968), pp. 281-306; y P. R. de Campomanes, Discurso sobre la educación popular de los artesanos y su fomento, ed. de F. Aguilar Piñal, Madrid 1978.

4 M. Artola, «Problemas sociales y políticos en la década de los setenta», Actas de las I Jornadas de Metodología aplicada de las ciencias históricas IV. Historia Contemporánea (1975), pp. 241-255.

5 Como se desprende de las palabras de E. Benot, «el que sea dueño de la educación cambiará el mundo (...). La fuerza, en la época moderna, tiene por símbolo una pluma, no una espada», en Errores en materia de educación y de instrucción pública, cit. por R. M. Capel, «La apertura del horizonte cultural femenino: Fernando de Castro y los Congresos Pedagógicos del siglo XIX», Mujer y sociedad en España (1700-1975), Madrid 1982, p. 114.

6 Los múltiples aspectos de la crítica radical del movimiento obrero, mayaritariamente internacionalista, a las formas de organización burguesas pueden verse en J. Alvarez Junco, La ideología política del anarquismo español (1868-1910), Madrid 1976, pp. 171-308.

7 Véase C. Lida, «Educación anarquista en la España del ochocientos», Revista de Occidente, 97 (1971), pp. 33-47.

8 Los distintos ensayos y experiencias pedagógicas de la burguesía pueden seguirse, en sus lineas generales, por las obras de Y. Turin, La educación y la escuela en España de 1874 a 1902. Liberalismo y tradición, Madrid 1967; F. Villacorta, Burguesía y cultura. Los intelectuales españoles en la sociedad liberal, 1808-1931, Madrid 1980; y J. L. Peset, y otros, Ciencias y enseñanza en la revolución burguesa, Madrid 1978.

9 R. Maroto, Las escuelas de artes y oficios. Consideraciones sobre la enseñanza industrial, Imprenta de Gil de Montes, Málaga 1871, pp. 11-15. El conocimiento de este folleto, que comprende básicamente los tres artículos publicados originariamente por su autor desde las páginas de El Correo de Andalucía en demanda de una instrucción técnica para la clase obrera, lo debemos a la amabilidad del profesor J. L. Guereña, de quien somos deudores por tantos otros conceptos.

10 «El Correo de Andalucía», 29.12.1867; 4 y 10.1.1868.

11 «El Avisador Malagueño», 26.1.1868.

12 Los gabinetes de lecturas eran centros culturales que agrupaban a una serie de socios que, por un módico precio o cuota mensual, podían leer periódicos, revistas, libros, etc.; si bien en numerosas ocasiones solían ser gratuitos.
Un ejemplar de este catálogo hemos podido consultarlo en el Archivo Municipal de Málaga, y aunque como señala J. I. Ferreras, La novela por entregas 1830-1900 (Concentración obrera y economía editorial), Madrid 1972, p. 40, el mismo carece de fecha; de acuerdo con la información dada al respecto por «El Avisador Malagueño», 29. 3.1868; su aparición data de marzo de este mismo año.

13 Cfr. Alvarez Junco, ob. cit., p. 77; J. L Ferreras, ob. cit., pp. 277-280; y J. C. Mainer, «Notas sobre la lectura obrera en España 1890-1930», Teorica y práctica del movimiento obrero en España (1900-1936), Valencia 1977, pp. 173-239.

14 «El Avisador Malagueño», 26.1.1869.

15 Idem, 20.2.1869.

16 Idem, 18.1.1870.

17 Sobre estos acontecimientos y las circuntancias previas a los mismos véase, Romualdo Lafuente, Málaga y sus opresores. Relato verídico de los últimos sucesos de Málaga, Orán 1869; A. Porredón Ros de Eroles, Reseña histórica de los acontecimientos de Málaga en los días 29, 30 y 31 de diciembre de 1868, y 1 y 2 de enero de 1869, Málaga, Imprenta de M. Martinez Nieto, 1869; y Elias Reclús, «Impresiones de... durante un viaje por España en dias de revolución», La Revista Blanca, 226-232, Barcelona 1932-1933. Para un análisis reciente M. Morales Muñoz, «La lucha política en Málaga durante el sexenio revolucionario», BAETICA, 6 (1983), pp. 341-386.

18 Vid. los distintos Decretos y Leyes en Historia de la educación en España. Textos y documentos II. De las Cortes de Cadiz a la revolución de 1868, estudio preliminar de M. de Puelles, Madrid 1979.

19 Sesión del Excmo. Ayuntamiento de Málaga, de 13.11.1868. Actas Capitulares (AA. CC.), vol. 266.

20 «El Avisador Malagueño», 21.5.1869.

21 R. Maroto, ob. cit., p. 31.

22 «El Avisador Malagueño», 2.7.1869.

23 Idem, 26.2.1871.

24 Instrucción pública. Expedientes y documentos varios, legajos 1743 y 1744. Archivo Municipal de Málaga (AMM).

25 F. Villacorta, ob. cit., pp. 60-63.

26 «El Avisador Malagueño», 31.8.1869.

27 «En Málaga acaba de constituirse una sociedad cooperativa de artesanos, con el nombre de La Amiga del Pobre (...) admitiendo sus socios nuestros programa, que es el verdadero de la emancipación de los trabajadores. Asimismo ha ingresado a la federación de Sociedades obreras de nuestro Centro Federal», en «La Federación», 3.10.1869.

28 Buena prueba de este cambio de objetivos la constituye el siguiente párrafo recogido del Diario Mercantil: «la Amiga de los Pobres se ocupará diariamente en recoger de todas las casas los sobrantes de comida, depositándolos en bombos construidos al efecto y distribuyendola después por sí propia y mediante papeleta entre los pobres de solemnidad, dando preferencia a las desgraciadas madres que no tienen alimentos que suministrar a sus hijos», cit. por «El Avisador Malagueño», 28.12.1869.

29 Reglamento de «Los Amigos de los Pobres». Sociedad Benéfica de Málaga, Imp. del «Diario Mercantil», 1870, aprobado en sesión de 25.2.1870.

30 Idem, art. 1°.

31 La publicación del número 1, tenia lugar en los primeros dias de mayo, dando cuenta de la marcha de la asociación durante esta segunda etapa, y de la elección de los distintos cargos directivos.

32 «El Avisador Malagueño», 11.5.1870.

33 Idem, 21.7.1870.

34 Idem, 21.7.1870.

35 Las noticias sobre la asistencia benéfica de la Asociación proceden de «El Avisador Malagueño», correspondiente a: 5.4; 7.9 y 24.6; 14, 24 y 27.7; 1, 5, 11 y 12.10.1870; 14.2; 19.7; 18.8; 14 y 26.9.1871, etc. Las referentes a las representaciones teatrales del num. de 1.10.1870.

36 Cfr. M. Morales Muñoz, «1868-1874: las claves reivindicativas del movimiento obrero andaluz», A Priori, 11 (1984), pp. 83-91. Sobre el carácter de «freno» ideológico que reviste la beneficencia pueden verse, A. Bahamonde y J. Toro, «Mendicidad y paro en el Madrid de la Restauración», Estudios de Historia Social, 7 (1978), pp. 353-384; y A. Bahamonde «El mercado de mano de obra madrileño (1850-1874)», Estudios de Historia Social, 15 (1980), pp. 143-175.

37 «El Avisador Malagueño», 5.10.1869.

38 Idem.

39 Como recoge el Boletín-Revista de la Universidad de Madrid, año II, t. 3, núm. 16 (1870), pp. 1077-1086, estos esfuerzos no serian exclusivos del profesorado oficial de Málaga, sino que se corresponderían con las numerosas iniciativas realizadas en distintos distritos para extender la enseñanza libre entre las clases populares; cit. por F. Sanz Diaz, La segunda enseñanza oficial en el siglo XIX (1834-1874), Madrid 1985, pp. 307-379.

40 «El Avisador Malagueño», 1.10.1869.

41 Idem.

42 Véase A. Jutglar, Ideologías y clases en la España contemporánea. Aproximación a la historia social de las ideas I. (1808-1874), Madrid 1973, pp. 191-323.

43 Los nombres de los socios fundadores aparecen publicados en «El Avisador Malagueño», 9.11.1869; mientras que para la determinación de sus actividades profesionales nos hemos servido, fundamentalmente, de las Listas de contribuyentes por territorial y del subsidio industrial y de comercio (1871), en Boletín oficial de la provincia, núm. extraordinario de 28.8.1871; de diversos anuarios y guias comerciales de estos años, y de las Memorias leídas en la apertura de los cursos 1860-1868 y 1873-1874, en el Instituto Provincial de 2a Enseñanza de Málaga.

44 El núm. 1 de «La Educación Popular», órgano de la Asociación provincial de Maestros, es del 10.11.1871, muentras que el último núm. aparecía el 6.1.1877. Por lo que se refiere a la trayectoria vital de Garcia Taboadela y a su actitud frente a los poderes políticos establecidos, buena muestra de ella podemos encontrarla en algunos editoriales publicados en «La Educación Popular». Así si en la declaración de principios expuesta en el núm. 1, subrayaba la incapacidad de la clase política para buscar soluciones eficaces al problema de la enseñanza popular, en el editorial correspondiente al núm. de 24.12.1871, su condena llegaba al extremo de culpar a los gobernantes de estar forzando a los maestros a declararse en huelga.

45 Sobre su trayectoria política puede verse F. Arcas Cubero, El republicanismo malagueño durante la Restauración (1875-1923), Cordoba 1985, pp. 69-72.

46 En marzo de 1871 con ocasión de una carta de apoyo a R. Maroto, en su empeño por fundar la escuela-taller, D. Roca, escribía: «Cree V. que la política española, esa política sui generis que todo lo agosta, que todo lo gasta, que todo lo anula y que todo lo pospone a la satisfación inútil del espíritu de partido, o tal vez de pequeños egoísmos personales, esa microscópica y glacial política dejará lugar para que se fije la atención en un problema tan necesario; pero tan silencioso, tan oscuro como el de la instrucción popular?», en R. Maroto, ob. cit., pp. 43-44.

47 La Asociación provincial de maestros y maestras, quedó constituida en los primeros dias de diciembre de 1871, aprobándose semanas mas tarde sus bases de acción, entre las que cabe citar las siguientes:
«5a Proponer medios para que la instrucción adquiera todo el desarrollo posible, llevándola con gran interés y constante celo a las clases mas desvalidas de la sociedad,
6a Adopción de toda clase de medios eficaces para el mayor desarrollo posible de la educación popular».
Recogidas por «El Avisador Malagueño», 29.12.1871.

48 Topografía médica de la ciudad de Málaga. Imprenta de D. Ramón Franquelo, Málaga 1852.
Sobre La Sociedad malagueña de Ciencias Físicas y Naturales, y su significado en la vida local, puede consultarse el Catálogo de sus manus critos, publicadp por J.L. Carrillo, M.D. Ramos y J. Castellanos. Málaga 1984.

49 El progresivo deterioro observado en las reglas del proceso electoral determinará a los partidos de oposición a retraerse de los comicios, haciendo público un comunicado, suscrito entre otros por R. Maroto como candidato del Partido Radical, ante lo que calificaban como «desverguenzas y cinismo de los candidatos gubernamentales», Manifiesto de los partidos políticos de oposición con motivo de las elecciones de diputados a Cortes de abril de 1872, en «Bandos y proclamas revolucionarios de 1868 a 1874», Archivo Municipal de Málaga.

50 Estatutos de la «Asociación libre para la enseñanza popular». Imprenta y librería de Martinez de Aguilar, Málaga 1870.

51 «El Avisador Malagueño», 24.11.1869.

52 Idem.

53 Estatutos de la «Asociación libre», ya citados.

54 Art. 1° de los Estatutos.

55 «El Avisador Malagueño», 6.10.1869.

56 «El Avisador Malagueño», 1 y 28.10.1869.

57 Una visión general de las nuevas corrientes y conocimientos técnicos y científicos, y su penetración e incidencia en la sociedad española, puede encontrarse en las obras de M. y J. L. Peset, La Universidad española (siglos XVIII y XIX). Despotismo ilustrado y revolución liberal, Madrid 1974; y J. L. Peset y otros, Ciencias y enseñanza en la revolución Burguesa, Madrid 1978.

58 «El «Avisador Malagueño», 19.10.1870.

59 Idem, 26.11.1870.

60 «El Avisador Malagueño», 26.11.1870; 7, 17 y 18.12.1870; 18.1.1871, etc.

61 «Deseando la Junta Directiva de esta Asociación ampliar la enseñanza que recibe la clase obrera en las escuelas de adultos que para ella tiene establecidas, e inspirándose en la nece-

62 Cfr. lo expuesto por R. Maroto, ob. cit., pp. 35-36.

63 Véase M. Morales Muñoz, Economía y sociedad en la Málaga del siglo XIX. Aproximación a la historia social del sexenio revolucionario, Málaga 1983.

64 El nombre y la profesión de los alumnos premiados en los exámenes realizados por la A. L. E. P., proceden de «El Avisador Malagueño», 14.6.1971.

65 Favorecida por la extensa propaganda desplegada por el Consejo Local, y por el éxito obtenido en las huelgas de panaderos y confiteros de noviembre de 1870, la Federación malagueña de la A. I. T., experimentará un notable crecimiento, ascendiendo a finales de este año a 14, mas La Fraternalfl, el número de secciones de oficios que la componían. Véase nuestro artículo. «Movimiento obrero y conflictos sociales en Málaga, 1868-1872», en Jábega 50 (1985), pp. 154-164.

66 D. Roca, carta citada en R. Maroto, ob. cit., p. 46.

67 R. Maroto, ob. cit., p. 36.

68 Sesión celebrada por la Comisión mixta el dia 20.1.1870, con un único punto en el orden del dia: «Medios de estimular la concurrencia de las adultos a la escuela, y para que estos den bueno resultados». Instrucción pública. Expedientes y documentos varios, leg. 1744.

69 Acuerdos adoptados por la comisión mixta en sesión de fecha 29.1.1870. Instrucción pública..., leg. 1744.

70 Boletín Oficial de la Provincia, 2, 3 y 4.10.1870.

71 Oficio de fecha 27.9.1870 dirigido por Rafael Herrera a la Junta local, en Instrucción pública, leg. 1744.

72 Memoria presentada en el Ayuntamiento actual por el ex-alcalde Don José Azua como Presidente de la Comisión de instrucción pública.

73 «El Avisador Malagueño», 28.10.1871.

74 Circular núm. 55 de la Junta Provincial de 1a Enseñanza, en B. O. P. de 30/1/1872.

75 «El Avisador Malagueño», 6 y 7.7.1870.

76 Informe de la Inspección Provincial de 1a enseñanza sobre el estado de las escuelas públicas del municipio de Málaga, B. O. P. 14.1.1873.

77 Sobre esta toma de conciencia y sus diversas manifestaciones pueden consultarse J. M. Jover, «Conciencia burguesa y conciencia obrera en la España contemporánea», Política, diplomacia y humanismo popular. Estudios sobre la vida española en el siglo XIX, Madrid 1976, pp. 45-82; C. Seco Serrano, estudio preliminar a las Actas de los Consejos y Comisión Federal de la región española (1870-1874), Barcelona 1969, 2 t.; y J. Alvarez Junco, ob. cit.

78 Llamamiento de la Sociedad «Fraternal» a sus hermanos los obreros, en «El Avisador Malagueño» 29. 4.1869.

79 Buena prueba de ello es la toma de posición de las mismas respecto de temas como la cooperaciùon, el mutualismo, o la huelga, así como la preponderancia concedida a la cuestión económica frente a la política. Uno de estos estatutos puede verse en M. Morales Muñoz, «Las lineas de concreción en la toma de conciencia del movimiento obrero malagueño» Jábega, 36 (1981), pp. 44-50; recogiéndose otros en la tesis de doctorado que sobre «La Primera Internacional y la clase obrera malagueña, 1868-1874», estamos próximo a finalizar.

80 Reglamento de la Cooperativa de producción «La Humanitaria», en «El Avisador Malagueño» 10.8.1869.

81 Iniciado en las filas republicanas será uno de los personajes mas vitalmente libertarios de la que podemos denominar como primera generación anarquista española, no contando, sin embargo, con un estudio específico sobre su personalidad y su producción teórica, salvo las breves referencias recogidas por Palmiro de Lidia en «La Revista Blanca», y las aportaciones de M. Nettlau, La Première Internationale en Espagne (1868-1888), éd. de Renée Lamberet, Dordrecht, 1969; J. Alvarez Junco, ob. cit.; y L. Litvak, Musa libertaria. Arte, literatura y vida cultural del anarquismo español (1880-1913), Barcelona 1981. Una apretada reseña biográfica puede hallarse en M. Morales, «Difusión de la prensa internacionalista en Málaga, 1869-1873», en vías de publicación.

82 Comunicado de la Biblioteca-Académica-Remuneradora, en «El Avisador Malagueño» 6.9.1868.

83 A I T. Extracto de las Actas del Segundo Congreso obrero de la Federación regional española, celebrado en Zaragoza en los días 4 al 11 de abril de 1872, Biblioteca Arús; y A. Lorenzo, El proletariado militante, Madrid 1974, pp. 259-262.

84 Para Maitron, « Proudhon a conçu l’instruction comme soudée à l’atelier et – avant le mot – définit ainsi l’instruction intégrale: « Le plan de l’instruction ouvrière, sans préjudice de l’enseignement littéraire qui se donne à part et en même temps, est donc tracé: il consiste, d’un côté, à faire parcourir à l’élève la série entière des exercices industriels, en allant des plus simples aux plus difficiels, sans distinction de spécialité... », J. Maitron, Le mouvement anarchiste en France I. Des origines à 1914, Paris 1983. De manera similar se pronuncia C. Lida, ob. cit., p. 38.

85 Vid. P. Sola, Els Aleneus obrers i la cultura popular a Catalunya (1900-1939). L’Ateneu enciclopèdic popular, Barcelona 1978, pp. 46-48; y A. Jutglar, La enseñanza en Barcelona. Notas para su historia, Barcelona 1966.

86 «El Avisador Malagueño» 27.8.1871, y «La Federación» 17.9.1871.

87 Como cabe deducir del contenido del oficio remitido por Enrique Bueno, maestro de la escuela de adultos del Palo, al presidente de la Junta local, sobre la situación de la enseñanza: «ha habido desgraciadamente algunos adultos, entre los de mayor edad, que se han opuesto terminantemente a recibir dicha enseñanza (Doctrina Cristiana y Moral Religiosa), arguyendo que sa deseo no se extiende mas que a obtener algunos conocimientos en lectura, escritura y aritmética, y que se marchaban por consiguiente a otra escuela particular y gratuita», Oficio de Enrique Bueno al Presidente de la Junta local, de fecha 21.2.1872, en leg. 2744, Archivo Municipal de Málaga. Otra prueba de dicha influencia queda reflejada en el Informe del Presidente de la Junta Provincial de Primera enseñanza, a la sazón el republicano Carvajal Hué, lamentando «la completa ignorancia en que se encuentran la mayor parte de los alumnos de las escuelas de adultos (...) en la enseñanza religiosa», leg. 2744 (AMM).

88 «La Federación. Organo de la federación barcelonesa de la A. I. T.», 17.9.1871.

89 Manifiesto del Consejo federal de las secciones obreras malagueñas a los trabajadores de Málaga y su provincia, en «La Federación» 6.11.1870 y Actas de los Consejos y Comisión federal de la región española (1870-1874), t. II, éd. de C. Seco, p. 43.

90 M. Nettlau, ob. cit., tableau I.

91 «La Federación» 3.12.1871.

92 Actas Capitulares del Excmo. Ayuntamiento de Málaga, 8 y 9 de julio de 1873.

93 Sobre la publicación por parte de la prensa internacionalista de textos y artículos de los mismos, pueden verse, J. L. Guereña «Las traducciones de Marx y Engels en La Emancipación (1871-1873)», en Estudios de Historia Social, 26-27 (1983), pp. 7-18; M. Ralle, «La Emancipación y el primer grupo marxista español: rupturas y permanencias», en Estudios de Historia Social, 8-9 (1979), pp. 93-128; y J. Alvarez Junco, ob. cit.

94 «La Emancipación» 11.1.1873.

95 Por lo que se refiere a la obra de K. Marx, reseñas sobre su venta y distribución pueden encontrarse en «La Emancipación» 26.10.1872 y 7 y 14 de diciembre de 1872. La cita del texto de Bakunin es de «La Solidaridad» 26. 3.1870; mientras que la del folleto de N. Alonso Marselau lo es de «La Emancipación» 22.6.1872. Por último las correspondientes a los folletos restantes proceden de «La Federación», 30.4.1871, 16.7.1871 y 4.1.1873.

96 Censo de población de España en 1877. Dirección General del Instituto Geografico, estadístico. Madrid 1883, t. I, pp. 384-385.

Auteur

Malaga - Université François Rabelais, Tours

© Presses universitaires François-Rabelais, 1986

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540