Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'enseignement Primaire en Espagne et en Amérique Latine du XVIIIe siècle à nos jours

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

II. Demande d'éducation et scolarisation au XIXe siècle (1833-1874)

La instrucción primaria y la educación popular en Castilla y León durante el Sexenio (1868-1874) a través de las Juntas provinciales de primera enseñanza

Leoncio Vega Gil

Texte intégral

1. Introducción

1El período de la historia contemporánea española concentrado en el Sexenio (1868-1874) constituye un escenario especial para contemplar y examinar los logros, y también las lagunas, que conllevó la aplicación de un programa de política liberal del más aséptico «laissez-faire» respecto de la ya histórica polémica sobre la libertad de enseñanza, en la sociedad española. Pero, a la vez, los resultados del proyecto liberal se configuran en reflejo de las contradicciones o negaciones de las necesidades pretendidas con esa misma libertad.

  • 1 Una exposición general de los principios teóricos que sustentan la corriente liberal protagonista (...)

2Los postulados teóricos que sustentan la tendencia liberal que tras la revolución de 1868 ocupa los órganos legislativos y ejecutivos del Estado se refieren a un liberalismo casi puro que defiende la no intervención estatal en el mercado y que la competencia pase a autorregularse libremente. Estos principios, procedentes del sector económico y productivo y defendidos por los cuadros del liberalismo radical, democrático y republicano, tendrán su trasvase efectivo al campo de la educación1 aunque esta corriente de pensamiento político-educativo se había ido configurando desde los inicios del siglo XIX.

  • 2 Estas normas legales y sus implicaciones pueden consultarse en: PUELLES BENITEZ, M. de: Educación (...)

3La política liberal dibujada se objetiva institucionalmente a través de la descentralización administrativa de servicios, en nuestro caso el marco de la educación. En esta dinámica de autonomía los organismos locales gestores y supervisores de la instrucción pública verán incrementado su volumen de competencias en materia educativa. Así, el decreto de 14 de octubre de 1868 concedía a los Ayuntamientos la facultad de nombrar directamente a los maestros – punto 7° –, previa la formación de ternas por parte de las Juntas Provinciales de Primera Enseñanza; prerrogativa que antes y después del período democrático permanecía en manos del Ministerio, Dirección General del ramo o del Rector del distrito según especificaba la Ley de Instrucción Pública de 18572.

4En este sentido, una vez el maestro en la escuela pasa a depender en su totalidad del organismo que lo nombró; el municipio, a través del Alcalde o de la Junta Local de Primera Enseñanza, está facultado para instruir expedientes, conceder licencias, aprobar sustituciones, aumentar o reducir dotaciones, etc.

  • 3 El decreto de 14/10/1868 regulaba el nombramiento y composición y una Orden de 22/3/1869 su depend (...)

5Otra de las funciones descentralizadas se refiere al nombramiento de los órganos responsables de la instrucción y cultura en los marcos locales y provinciales; ya no será el Gobierno el encargado del nombramiento de las Juntas Provinciales de Primera Enseñanza sino las Diputaciones de las que dependen inmediatamente3, ni el Gobernador de la provincia el que designe la composición nominal de las Juntas Locales sino el propio municipio.

6La reorganización normativa municipal operada en 1870 comportó una mayor libertad de acción y ejecución de las haciendas locales en materia presupuestaria, sin necesidad de que las partidas económicas fueran ratificadas por la Diputación respectiva. Esta ausencia de control provincial facilitaría la supresión de partidas destinadas a instrucción pública que conllevaría no sólo el cierre de escuelas o la minoración de categoría, sino la reducción de las dotaciones salariales del maestro en algunos casos y, en general, la extensión del retraso en la percepción de haberes fue un fenómeno corriente ya que el maestro no cobra de la Junta Provincial, como hasta ahora, sino directamente del municipio.

7En esta línea, el objetivo que pretendemos cubrir con nuestra breve comunicación consiste en acercarnos a la cuestión de

8¿Cómo y cuánto afectó la dinámica liberal de autonomía en cuestiones educativas respecto de la oferta y resultados reales de la instrucción primaria en el ámbito regional de Castilla y León?

9Al seguimiento de este interrogante dedicaremos la exposición que presentamos a continuación en base al análisis y estudio de los resúmenes de las actas de las Juntas Provinciales de Primera Enseñanza para el período del Sexenio democrático.

2. El ejercicio real de la libertad de enseñanza

2.1. La condición de la escuela y el material de enseñanza

  • 4 Cfr.: ESTADISTICA: Estadística general de Primera Enseñanza, correspondiente al quinquenio que ter (...)
  • 5 Cfr.: ESTADISTICA: Estadística general de Primera Enseñanza, correspondiente al decenio que termin (...)

10Creemos conveniente comenzar por presentar algunos datos estadísticos para mejor ubicación de la temática educativa recogida en las actas de sesiones de las Juntas Provinciales de Primera Enseñanza. El total de escuelas primarias de todos los grados y clases concentradas en las nueve provincias del área regional es de 5.003 el 31 de diciembre de 18704 y diez años después esa magnitud se sitúa en 6.552 escuelas5. Pero, al desglosar el incremento por el carácter público o privado de los centros escolares primarios comprobamos que mientras la evolución de los incluidos en la primera rúbrica arroja un valor relativo del 2,8%, tomando como base los existentes en 1870, los de carácter privado se han incrementado en un 84; 05%. En la determinación de los indicadores evolutivos de ambas categorías tal vez han influido un conjunto de factores que guardan relación con aspectos históricos, culturales, ideológicos y socio-económicos, pero sobre todo la política educativa emanada del Sexenio y marcada por la libertad de enseñanza en cuanto creación de centros así como la descentralización administrativa que comportó un retraimiento institucional en materia de enseñanza primaria de carácter público.

11Las corporaciones provinciales de instrucción pública se ven impelidas constantemente a intervenir con motivo de solicitudes unas veces, hechos consumados otras, en torno al cierre temporal o indefinido de las escuelas así como respecto a los intentos de reducción de categoría de las mismas que implicaba una inferior aportación presupuestaria municipal. Estos organismos han de «presionar» a los Ayuntamientos locales al objeto de cumplir la observancia del principio de legalidad o bien recurrir al Gobernador civil o a la Comisión Provincial de la Diputación para que ejerzan funciones rectoras y de rigor en materia administrativo-educativa sobre las municipalidades que pretendían sacudirse las cuestiones de enseñanza y educación.

12Unas veces, las menos, el pretendido cierre de escuelas procede del estado de necesidad y miseria que atenaza al maestro a causa de su ínfima dotación salarial o retraso en la recepción de la misma y que le obliga a abandonar el ejercicio docente y acogerse a los programas de beneficencia social.

  • 6 Véase: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Zamora. Extracto de la sesión del 10 de enero de (...)

«También se dispuso participar a la referida Corporación que el maestro de Pedrazales pedia autorización para cerrar la escuela y recogerse en un hospital con objeto de verse libre de la miseria a que con toda su familia se halla reducido por adeudársele siete trimestres de su escasa dotación»6.

  • 7 Ambos casos pueden ser comprobados en: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesió (...)

13No obstante, la mayor parte de los cierres escolares pretendidos u operados y que se computan en esta época se ponen en marcha a instancia de las corporaciones municipales o de organismos colaterales de ámbito local. El Alcalde de Tiedra (Valladolid) pretende tramitar una solicitud a la Dirección General de I. P. a través de la Junta Provincial al objeto de suprimir una de las dos escuelas de niñas que ha quedado vacante; pero el organismo provincial de instrucción pública contesta a la referida autoridad local que lo que procede, dado el volumen demográfico de la localidad, es proveerla interinamente y anunciar la vacante por concurso para su provisión definitiva. Otras veces el edificio escolar deja de ejercer la función docente y su local se destina a celebración de sesiones municipales y otros actos públicos7 y en el mejor de los casos la escuela ha de compaginar los servicios educativos con los municipales y los de seguridad.

  • 8 Cfr.: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Zamora. Sesión celebrada el 27 de mayo de 1874», B (...)

«Teniendo conocimiento de que en la escuela de niñas de Villabuena, celebra el Ayuntamiento toda clase de reuniones, sirviendo además para encerrar los presos cuando los hay, se ofició al Alcalde encargándole que proporcione al municipio otro local para sus sesiones sin permitir que la referida escuela se destine en lo sucesivo a tal objeto, y mucho menos a cárcel pública»8.

14Exponente por un lado de la carencia de locales específicos para los servicios educativos y la polifuncionalidad de los existentes, pero, por otro, de los esfuerzos realizados por las Juntas Provinciales en aras de una mejora de la oferta educativa local.

15En otros casos la escuela se cierra como mal menor dado el estado de inquietud y recelos ocultos o manifiestos entre las autoridades locales o sectores sociales y el marco escolar:

  • 9 Véase: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión del día 26 de febrero de 1873» (...)

«habiendo recogido el Alcalde de Villafranca de Duero la llave de la escuela de niños, privando a éstos de la instrucción que deben recibir, había oficiado al referido Alcalde, ordenándole la entrega de las llaves al maestro y que no permitiera se cometiesen atentados contra aquel establecimiento»9.

16También la actividad educativa se verá suspendida como consecuencia de la venta del local que ocupa, de propiedad particular, sin la previa concesión de otro por parte de la corporación municipal. El estado ruinoso de algunas escuelas obliga a trasladar las funciones educativas a casa del maestro en algunos casos.

17Por tanto, una amplia y variada gama de razones motivan el cierre de escuelas en estos momentos que van desde las económicas, políticas y administrativas a las de tipo social.

  • 10 Véase: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión del día 9 de julio de 1873», B (...)

18Sin embargo, en el fondo de la reducción de categoría o clase parecían latir razones fundamentalmente de economía local. El Ayuntamiento de Cabreros del Monte acuerda declarar incompleta la escuela de niños, pero la Junta Provincial le notifica mediante oficio que no puede tener lugar dicho acuerdo ya que la localidad posee más de 500 habitantes y la ley no permite la rebaja en la dotación del maestro ni la reducción de la escuela a la clase de incompleta10.

  • 11 Cfr.: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión del día 14 de noviembre de 1872 (...)

19Otra modalidad de la reducción y que toca el problema de forma directa es la referida a las partidas presupuestarias destinadas a instrucción pública. El Ayuntamiento de Marzales (Valladolid) decide rebajar en 50 pesetas – una cuarta parte – lo presupuestado en concepto de compensación de retribuciones, pero la Junta Provincial le notifica que «no puede tolerarse la rebaja»11.

20Ahora bien, en esta dinámica municipal de ajustes económicos, tanto por necesidad como deliberadamente, qué podemos pensar del material y recursos escolares; si las escuelas se cierran o se minoran, o se mantienen en estado ruinoso y a los maestros, como veremos, se les abonan sus retribuciones con grandes retrasos, qué podemos esperar del material escolar al que se dedica aproximadamente una cuarta parte de la dotación del maestro; pues que no pasa de ser una ilusión pedagógica.

  • 12 Véase: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión del día 9 de julio de 1873», o (...)

21Por otro lado, no todo son sombras en el panorama escolar castellanoleonés; también se observan considerables elevaciones presupuestarias de las partidas destinadas a cúbrir los gastos de enseñanza e intrucción primaria. Organismos locales que obtendrán por estos acuerdos y sensibilidad educativa un amplio tratamiento en las actas de sesiones y la felicitación expresa de la Junta Provincial12.

22En definitiva, a pesar de los datos presentados y puesto que carecemos de información exauhstiva para poder computar las escuelas primarias que fueron cerradas durante el período democrático, creemos que esta práctica escolar de signo negativo no era una dinámica generalizada en el área geográfica de Castilla y León, sino que los casos producidos eran limitados y de fácil localización a juzgar por la lectura de las actas de sesiones que venimos estudiando. Pero, es igualmente cierto el papel de freno a estas intentonas municipales ejercido por la corporación provincial de enseñanza embarcada en la mejora cultural y educativa de la comunidad.

2.2. Las relaciones socio-profesionales del docente con los entes públicos locales

  • 13 Véase en calidad de ejemplo: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión del día (...)

23Una amplia gama de cuestiones administrativas circulaban por las sesiones de las Juntas, buena parte de las mismas informativas o de puro trámite, que guardan relación con el carácter predominantemente consultivo y burocrático a que se vieron conducidos estos organismos públicos debido a la merma de funciones ejecutivas, rectoras y de control que supuso la normativa legal emanada de la «Septembrina» en materia de instrucción primaria. Tramitación de licencias, solicitud o elaboración de informes, expedición de certificados y títulos profesionales, formación de ternas de maestros aspirantes a escuelas vacantes, transmisión de órdenes, decretos, circulares, oficios, etc., tramitación de expedientes instruidos a los maestros, recordar a los ayuntamientos sus obligaciones de primera enseñanza, etc., son, entre otras, tareas que realizan ordinariamente las entidades educativas de rango provincial13.

24No obstante, nos interesan especialmente aquellos exponentes de las relaciones mantenidas entre el marco escolar y la comunidad social. Por ello haremos referencia a tres núcleos temáticos indicativos: expedientes instruidos contra la conducta de los maestros, destituciones y percepciones salariales.

  • 14 Véase: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Zamora. Extracto de la sesión del 10 de enero de (...)

25Por lo que respecta al primer núcleo temático observamos que la práctica de la instrucción de expedientes a los maestros se llegó a poner en marcha en los ámbitos rurales y populares de la geografía castellanoleonesa. Tomaremos como indicador para nuestro análisis el acta de la sesión celebrada por la Junta zamorana el 10 de enero de 187314. Un total de siete serán los expedientes que contra el comportamiento del mismo número de maestros se debaten en la citada sesión. De ellos, tan sólo uno será ratificado por la Junta a causa de que el maestro titular no sólo ha cometido frecuentes faltas de asistencia desde la toma de posesión, sino que además se ha ausentado de la escuela por un período superior a los siete meses; la corporación educativa entiende que la prolongada ausencia implica renuncia y en aplicación de la legislación vigente aprueba declarar vacante la escuela. El resto de los expedientes por uno u otro motivo serán paralizados; uno definitivamente – sobreseimiento –, y los otros bien pendientes de informes del inspector provincial o de celebración de exámenes públicos en presencia del inspector en las escuelas encartadas para comprobar los extremos aludidos en los expedientes y cuyos resultados decidirán definitivamente la resolución que se tomará.

26Las razones que según las corporaciones municipales desencadenan la formación de expedientes podrían ir desde la comprobación de que la instrucción no se halla a la altura que debiera estar por falta de celo del maestro/a a la ausencia del pueblo por parte del docente sin competente autorización. Pero, tal vez, estas razones legales y oficiales encerraban otras de variada índole; unas de tipo ideológico, otras relacionadas con el papel del maestro en la estructura caciquil y en otros casos simples ajustes de cuentas o enemistades personales, pero sobre todas pesaban las deficientes arcas municipales; algunas de ellas se traducen en las actas de sesiones.

  • 15 «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Zamora. Extracto de la sesión celebrada por la misma el (...)

«Visto el expediente instruido contra D. Isidro Ramos, maestro de primera enseñanza de Peleas de Abajo y resultando que su formación obedece más bien que a faltas profesionales, a cuestiones y enemistades particulares habidas entre el profesor y su familia y varios de sus vecinos»15.

27Las Juntas, por su parte, alegan para sobreseer o frenar los expedientes la carencia en la escuela de medios materiales y recursos de enseñanza o bien la escasa asistencia escolar; o sea, que el bajo nivel instructivo en parte es debido a la actitud pasiva o negligente del Ayuntamiento, con lo que tenemos un planteamiento circular de la situación escolar por la que atraviesan las ruralidades castellanoleonesas en la que los distintos entes públicos implicados en el tema intentan eludir las cuestiones referentes al problema escolar.

  • 16 Cfr.: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Extracto de la sesión del día 11 de ab (...)
  • 17 Véase: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión de 26 de febrero de 1873», op. (...)

28No tan frecuentes, pero no por ello menos reveladoras, resultan las destituciones directas de los maestros en ejercicio al igual que los malos tratos verbales e incluso físicos infligidos a docentes. Sin embargo, poseemos información documental de su puesta en práctica. Es lógico suponer que el mayor cómputo de separaciones del servicio docente se operara en los meses finales de 1868, recién estrenada la autonomía municipal en esta materia, pero, dado que la obligatoriedad de dar publicidad a las sesiones de las Juntas Provinciales se retrasa hasta 1872 – R. O. de 9/2/1872 – carecemos de datos exhaustivos en este punto y nos hemos de limitar a los años posteriores. No obstante, las actas que manejamos nos informan de que el maestro de Villaverde de Medina fue destituido el 19 de octubre de 186816 y que uno de Medina del Campo corre la misma suerte en 1873; pero, en este último caso, la Junta pone en conocimiento del Gobernador el hecho al objeto de que ordene la inmediata reposición del docente en su puesto17, con lo que disponemos de un exponente más del freno ejercido por los organismos provinciales respecto de las consecuencias que conllevó la aplicación de la libertad de enseñanza y descentralización administrativa en la práctiva escolar.

29La tensión entre la institución escolar y la municipal están a veces a flor de piel en estos momentos históricos, en algunos marcos sociales, como muestra el párrafo que transcribimos.

  • 18 «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión de 26 de febrero de 1873», op. cit., (...)

«Que de la propia manera había trascrito al mismo Sr. Gobernador un oficio del maestro de Monasterie de Vega, dando cuenta de que había sido maltratado de obra y de palabra por el Alcalde dentro del local de escuela y en presencia de los niños»18.

  • 19 Véase: «Junta $Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión del día 20 de enero de 1874», (...)

30Pero, la dinámica de conflicto no acaba en la relación docente-municipio sino que llega a penetrar incluso en el interior del colectivo docente. La Junta Provincial vallisoletana reclama al Ayuntamiento de Villalón un informe respecto de las quejas presentadas por la maestra de aquella villa con motivo de los insultos que viene sufriendo de su comprofesor19.

  • 20 La Junta Provincial vallisoletana remite a la Dirección General un resumen de cuanto se está adeud (...)

31Ahora bien, esta dinámica de tensión, conflicto, destituciones, cierres, reducciones, minoraciones, recelos, etc., se vincula dialécticamente con el retraimiento institucional de las haciendas locales en materia presupuestaria destinada al ramo de la instrucción. La estabilización, cuando no reducción, de las dotaciones de los docentes, escasa o nula aportación para material y recursos y el retraso prolongado en el pago de haberes a los maestros, constituían la otra cara de una misma moneda20. Pero, es igualmente cierto el estado precario de las haciendas municipales en no pocas pequeñas localidades cuyas arcas quedaron seriamente mermadas a partir de la desamortización de los bienes de propios practicada en 1855.

  • 21 Vid.: RUIZ BERRIO, J.: «La escolarización de Asturias en el Sexenio democrático. Sus medidas, mise (...)

32De todas formas, esta situación real de las condiciones escolares descrita en este período, ejemplificadora de que una era la libertad teórica y otra de distinto matiz la real, no son exclusivas del marco regional que venimos estudiando sino que también parece reproducirse en otros marcos de la geografía nacional21.

2.3. La educación popular

  • 22 «Informar favorablemente una instancia que el Ayuntamiento de la Seca eleva al Ministerio de Fomen (...)
  • 23 Véase: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Extracto de la sesión celebrada el dí (...)

33Posiblemente la faceta más eficaz y operativa de la política educativa del Sexenio para la mejora del estado cultural fuera la creación o concesión de bibliotecas populares repartidas a partir del Ministerio de Fomento y consistentes en lotes que oscilaban entre 150 y 170 obras que se distribuían en función de peticiones de los maestros, de los Ayuntamientos22, de ambos conjuntamente, de las Juntas Provinciales de Primera Enseñanza, o a iniciativa de la misma Dirección General. La biblioteca se ubicaba normalmente en la escuela para ser atendida por el maestro23.

  • 24 ESTADISTICA: Estadística general de Primera Enseñanza..., op. cit., apéndice n° 8; en este apartad (...)

34Pues bien, de las 692 bibliotecas que se repartieron en España desde el 15 de enero de 1869 al 31 de diciembre de 1880, a las nueve provincias castellanoleonesas llegaron 159 – el 23% –. Conviene detallar que de ese total 136 se concedieron entre 1869 y 1873, justo las fechas del Sexenio24.

3. Consideraciones finales

35El hecho de que hayamos incidido en el examen de las lagunas y deficiencias escolares en Castilla y León no implica en modo alguno que se defina la dinámica educativa general en este sentido, sino que nuestra pretensión iba en la línea de remarcar los usos y abusos que como efectos colaterales comportó una corriente de interpretación de la autonomía municipal, descentralización administrativa y la libertad de enseñanza características del Sexenio.

36No obstante, pensamos que algunos factores deben congujarse a la hora de intentar un acercamiento a la explicación causal de la dinámica escolar castellanoleonesa presentada.

37En primer lugar interimos de esta exposición de «cuitas» de primera enseñanza un hecho palpable y es la cuestión de la escasa y a veces nula funcionalidad social o inadecuación de la escuela al medio rural en estos núcleos de la comunidad. La escuela, el maestro, la cultura, la educación, constituyen elementos un tanto extraños, procedentes de fuera del medio y son asimilados a veces como imposición. Algunos sectores del campesinado castellanoleonés, desde una perspectiva pragmática y utilitaria no conciben la necesidad de la educación y la cultura para la mejor realización de las tareas agrícolas y laborales, por otro lado, síntoma también de la escasa integración de la escuela en el marco al que sirve y del que se sirve. El estudio escolar de la materia agrícola se reducía al aprendizaje memorístico de la Cartilla o Manual de Agricultura de A. Olivan, mientras que la asimilación real se producía en la práctica de los ejercicios y tareas de carácter agrícola.

  • 25 Véase: VIÑAO FRAGO, A.: op. cit., p. 8.

38Si la autonomía municipal comportó la formación de expedientes, destituciones, cierre de escuelas, minoración de categoría, reducciones salariales y retrasos prolongados en la percepción de haberes en algunos casos, es lógico pensar que si antes o después del Sexenio no sucedió nada semejante fue, simplemente, porque no disponían de autonomía para hacerlo; de haberla tenido, los resultados hubieran sido similares como afirma el profesor Viñao25.

  • 26 Véase: HERNANDEZ DIAZ, J. M.: «Municipio y educación en Salamanca durante la Restauración (1875-19 (...)

39De otro lado, un segundo factor viene a sumarse al anterior. Se trata de las empobrecidas haciendas locales sobre todo a partir de los procesos desamortizadores que las dejarían sin apenas bienes de propios, en buena parte de Castilla las primordiales fuentes de ingresos. O sea, que, además de carecer de operatividad social, el capítulo educativo resultaba costoso y gravoso para los entes públicos locales. No obstante, trabajos cronológicamente centrados en la Restauración como por ejemplo los del profesor Hernández Díaz han puesto de manifiesto que los municipios castellanoleoneses realizan grandes esfuerzos presupuestarios para cumplir adecuadamente con sus obligaciones educativas y mejorar el estado cultural del colectivo social26.

40Y un tercer elemento completa el triángulo explicativo de las lagunas escolares en líneas generales. Es un hecho cierto, que se recoge frecuentemente en las actas de sesiones de las Juntas Provinciales escrutadas como elemento coadyuvante en la apertura de expedientes, cierres, destituciones y minoraciones, el que la escuela primaria presentada constituye un servicio poco frecuentado. Razones económicas – el campesino no puede pagar la escuela –, materiales – el centro escolar se halla alejado –, laborales – los niños són requeridos para las tareas agrícolas –, de mentalidad social – la educación carece de utilidad inmediata –, etc., constituyen algunos de los justificantes del absentismo escolar de la infancia castellanoleonesa de ciertos núcleos rurales.

Notes

1 Una exposición general de los principios teóricos que sustentan la corriente liberal protagonista del periodo democrático 1868-1874 y su traducción real en el campo educativo español puede verse en: VIÑAO FRAGO, A.: «La educación en el Sexenio (1868-1874). Libertades formales y libertades reales» VIII Congreso Nacional de Pedagogía, Santiago, 3-7 de julio de 1984 (separata).

2 Estas normas legales y sus implicaciones pueden consultarse en: PUELLES BENITEZ, M. de: Educación e ideología en la España contemporánea (1767-1975), Barcelona, Labor, 1980; Historia de la Educación en España. De las Cortes de Cádiz a la revolución de 1868, Madrid, MEC, 1979.

3 El decreto de 14/10/1868 regulaba el nombramiento y composición y una Orden de 22/3/1869 su dependencia administrativa de las Corporaciones provinciales separándolas de las Secciones de Fomento.
Las Diputaciones provinciales de Castulla y León se apresuran a cumplir su nuevo cometido en esta materia, nombrando inmediatamente a las nuevas juntas, véase: ARCHIVO DE LA DIPUTACION PROVINCIAL DE SALAMANCA, Libro de Actas de la Diputación provincial de Salamanca. 1867 y 1868, sesión de 28/10/1868; Boletín Oficial de la provincia de Segovia, n° 120, 20/10/1868, p. 2.

4 Cfr.: ESTADISTICA: Estadística general de Primera Enseñanza, correspondiente al quinquenio que terminó en 31 de diciembre de 1870, publicada por la Dirección General de Instrucción Pública, Madrid, Imp. y Fund. de M. Tello, 1876, ap. 2 y 3.

5 Cfr.: ESTADISTICA: Estadística general de Primera Enseñanza, correspondiente al decenio que terminó en 31 de diciembre de 1880, publicada por la Dirección General de Instrucción Pública, Madrid, Imp. y Fund. de M. Tello, 1883, ap. 1 y 2.

6 Véase: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Zamora. Extracto de la sesión del 10 de enero de 1873», Boletín Oficial de la prov. de Zamora, 21 de febrero de 1873, p. 3.

7 Ambos casos pueden ser comprobados en: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión del día 5 de julio de 1874», Boletín Oficial de la prov. de Valladolid, 18 de agosto de 1874, pp. 3-4.

8 Cfr.: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Zamora. Sesión celebrada el 27 de mayo de 1874», Boletín Oficial de la prov. de Zamora, 14 de agosto de 1874, p. 2.

9 Véase: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión del día 26 de febrero de 1873», Boletín Oficial de la prov. de Valladolid, 4 de abril de 1873, p. 4.

10 Véase: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión del día 9 de julio de 1873», Boletín Oficial de la prov. de Valladolid, 5 de octubre de 1873, pp. 2-3.
También en Arcenillas (Zamora) se pretende rebajar a incompleta la escuela de niñas, pero, una vez más, los organismos provinciales frenarán los usos y «abusos» locales.
Cfr.: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Zamora. Sesión celebrada el día 27 de mayo de 1874», op. cit., p. 2.

11 Cfr.: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión del día 14 de noviembre de 1872», Boletín Oficial de la prov. de Valladolid, 1 de diciembre de 1872, pp. 3-4.

12 Véase: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión del día 9 de julio de 1873», op. cit., p. 3.

13 Véase en calidad de ejemplo: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión del día 26 de abril de 1872», Boletín Oficial de la prov. de Valladolid, 17 de mayo de 1872, p. 4.

14 Véase: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Zamora. Extracto de la sesión del 10 de enero de 1873», op. cit., pp. 3-4.

15 «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Zamora. Extracto de la sesión celebrada por la misma el día 27 de mayo de 1874», op. cit., p. 2.

16 Cfr.: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Extracto de la sesión del día 11 de abril de 1872», Boletín Oficial de la prov. de Valladolid, 23 de abril de 1872, p. 3.

17 Véase: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión de 26 de febrero de 1873», op. cit., p. 4.

18 «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión de 26 de febrero de 1873», op. cit., p. 4.

19 Véase: «Junta $Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión del día 20 de enero de 1874», Boletín Oficial de la prov. de Valladolid, 26 de febrero de 1874, p. 4.

20 La Junta Provincial vallisoletana remite a la Dirección General un resumen de cuanto se está adeudando a los maestros de la provincia desde el 1/1/1871 al 30/4/1872 que importa:
Image
Cfr.: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión del día 18 de septiembre de 1872», Boletín Oficial de la prov. de Valladolid, 11 de octubre de 1872, p. 4.

21 Vid.: RUIZ BERRIO, J.: «La escolarización de Asturias en el Sexenio democrático. Sus medidas, miserias y conflictos a través de la prensa profesional», Escolarización y sociedad en la España contemporánea (1808-1970), Valencia, Dpt. de Ed. Comparada e Historia de la Educación, 1983, pp. 719-739.
SUAREZ PAZOS, M.: «El campesinado gallego y su rechazo a la escuela primaria (1868-1874)», Historia de la Educación, 2 (1983) 317-324.

22 «Informar favorablemente una instancia que el Ayuntamiento de la Seca eleva al Ministerio de Fomento pidiendo una biblioteca popular», Cfr.: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Sesión del día 5 de julio de 1874», op. cit., p. 4.

23 Véase: «Junta Provincial de Primera Enseñanza de Valladolid. Extracto de la sesión celebrada el día 23 de febrero de 1872», Boletín Oficial de la prov. de Valladolid, 3 de marzo de 1872, p. 3.

24 ESTADISTICA: Estadística general de Primera Enseñanza..., op. cit., apéndice n° 8; en este apartado se puede encontrar también la fecha de concesión, localidades a las que fueron destinadas y número de obras y volúmenes que componían el lote.

25 Véase: VIÑAO FRAGO, A.: op. cit., p. 8.

26 Véase: HERNANDEZ DIAZ, J. M.: «Municipio y educación en Salamanca durante la Restauración (1875-1900)», Historia de la Educación, 1 (1982), 43-65.

Auteur

Universidad de Salamanca

© Presses universitaires François-Rabelais, 1986

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540