Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

École et société en Espagne et en Amérique Latine (XVIIIe - XXe siècles)

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

III – Documents

La loi d'instruction publique du 9 septembre 1857. (Extraits relatifs à l'enseignement primaire)

Texte intégral

SECCION PRIMERA. De los estudios

TITULO PRIMERO. De la primera enseñanza

1Artículo 1.° La primera enseñanzza se divide en elemental y superior.

2Art. 2.° La primera enseñanza elemental comprende:

3Primero. Doctrina cristiana y nociones de Historia sagrada, acomodadas á los niños.

4Segundo. Lectura.

5Tercero. Escritura.

6Cuarto. Principios de Gramática castellana, con ejercicios de Ortografía.

7Quinto. Principios de Aritmética, con el sistema legal de medidas, pesas y monedas.

8Sexto. Breves nociones de Agricultura, Industria y Comercio, según las localidades.

9Art. 3.° La enseñanza que no abrace todas las materias ex presadas, se considerará como incompleta para los efectos de los artículos 100, 102, 103,181 y 189.

10Art. 4.° La primera enseñanza superior abraza, además de una prudente ampliación de las materias comprendidas en el artículo 2.°:

11Primero. Principios de Geometría, de Dibujo lineal y de Agrimensura. Segundo. Rudimentos de Historia y Geografía, especialmente de España.

12Tercero. Nociones generales de Física y de Historia natural acomodadas á las necesidades más comunes de la vida.

13Art. 5.° En las enseñanzas elemental y superior de las niñas se omitirán los estudios de que tratan el párrafo sexto del art. 2.° y los párrafos primero y tercero del art. 4.°, reemplazándose con:

14Primero. Labores propias del sexo.

15Segundo. Elementos de Dibujo aplicado á las mismas labores.

16Tercero. Ligeras nociones de Higiene doméstica.

17Art. 6.° La primera enseñanza se dará, con las modificaciones convenientes, á los sordo-mudos y ciegos en los establecimientos especiales que hoy existen y en los demás que se crearán con este objeto; sin perjuicio de lo que se dispone en el artículo 108 de esta ley.

18Art. 7.° La primera enseñanza elemental es obligatoria para todos los españoles. Los padres o tutores ó encargados enviarán á las escuelas públicas á sus hijos y pupilos desde la edad de seis años hasta la de nueve; á no ser que les proporcionen suficientemente esta clase de instrucción en sus casas ó en establecimiento particular.

19Art. 8.° Los que no cumplieren con este deber, habiendo escuela en el pueblo ó á distancia tal que puedan los niños concurrir á ella cómodamente, serán amonestados y compelidos por la Autoridad y castigados en su caso con la multa de 2 hasta 20 reales.

20Art. 9.° La primera enseñanza elemental se dará gratuitamente en las escuelas públicas á los niños cuyos padres, tutores ó encargados no puedan pagarla, mediante certificación expedida al efecto por el respectivo Cura párroco y visada por el Alcalde del pueblo.

21Art. 10. Los estudios de la primera enseñanza no están sujetos á determinado número de cursos: las lecciones durarán todo el año, disminuyéndose en la canícula el número de horas de clase.

22Art. 11. El Gobierno procurará que los respectivos Curas párrocos tengan repasos de Doctrina y Moral cristiana para los niños de las Escuelas elementales, lo menos una vez cada semana.

TITULO II. De la segunda enseñanza

23Art. 12 á 24.

TITULO III. De las facultades y de las enseñanzas superior y profesional

24Art. 25 á 73.

TITULO IV. Del modo de hacer los estudios

25Art. 74 á 85.

TITULO V. De los libros de texto

26Art. 86. Todas las asignaturas de la primera y segunda enseñanza, las de las carreras profesionales y superiores y las de las facultades hasta el grado de Licenciado, se estudiarán por libros de texto: estos libros serán señalados en listas que el Gobierno publicará cada tres años.

27Art. 87. La Doctrina cristiana se estudiará por el Catecismo que señale el Prelado de la diócesis.

28Art. 88. La Gramática y Ortografía de la Academia Española serán texto obligatorio y único para estas materias en la enseñanza pública.

29Art. 89. Se señalarán libros de texto para ejercicios de lectura en la primera enseñanza. El Gobierno cuidará de que en las Escuelas se adopten, además de aquellos que sean propios para formar el corazón de los niños, inspirándoles sanas máximas religiosas y morales, otros que los familiaricen con los conocimientos científicos é industriales más sencillos y de más general aplicación á los usos de la vida; teniendo en cuenta las circunstancias particulares de cada localidad.

30Art. 90. En las demás materias de la primera enseñanza no pasará de seis el número de obras de texto que se señalen para cada asignatura, ni de tres el de las que se aprueben para las asignaturas de segunda enseñanza é instrucción superior y profesional.

31Art. 91. Para proveer de obras de texto aquellas asignaturas en que no las haya á propósito, el Gobierno abrirá concursos, ó atenderá por otro medio á las necesidades de la enseñanza, oyendo siempre al Real Consejo de instrucción pública.

32Art. 92. Las obras que traten de Religión y Moral no podrán señalarse de texto sin previa declaracîn de la Autoridad eclesiástica, de que nada contienen contra la pureza de la Doctrina ortodoxa.

33Art. 93. De los libros que el Gobierno se propusiere señalar para ejercicios de lectura en la primera enseñanza, se dará conocimiento á la Autoridad eclesiástica con la anticipación conveniente.

TITULO VI. De los estudios hechos en pais extranjero

34Art. 94 á 96.

SECCION SEGUNDA. De los establecimiento de enseñanza

TITULO PRIMERO. De los establecimientos públicos

CAPITULO PRIMERO. De las Escuelas de primera enseñanza

35Art. 97. Son Escuelas públicas de primera enseñanza las que se sostienen en todo ó en parte con fondos públicos, obras pías ú otras fundaciones destinadas al efecto.

36Estas Escuelas estarán á cargo de los respectivos pueblos, que incluirán en sus presupuestos municipales, como gasto obligatorio, la cantidad necesaria para atender á ellas; teniendo en su abono los productos de las referidas fundaciones.

37Τodos los años, sin embargo, se consignará en el presupuesto general del Estado la cantidad de un millón de reales, por lo menos, para auxiliar á los pueblos que no puedan costear por si sólos los gastos de la primera enseñanza. El Gobierno dictará, oído el Real Consejo de instrucción pública, las disposiciones convenientes para la equitativa distribución de estos fondos.

38Art. 98. Los derechos de patronato serán respetados por esta Ley, salvo siempre el de la suprema inspección y dirección que al Gobierno corresponde.

39Art. 99. Las Escuelas son elementales ó superiores, según que abracen las materias señaladas á cada uno de estos dos grados de la enseñanza.

40Art. 100. En todo pueblo de 500 almas habrá necesariamente una Escuela pública elemental de niños, y otra, aunque sea incompleta, de niñas.

41Las incompletas de niños sólo se consentirán en pueblos de menor vecindario.

42Art. 101. En los pueblos que lleguen á 2.000 almas habrá dos Escuelas completas de niños y otras dos de niñas.

43En los que tengan 4.000 almas habrá tres; y así sucesivamente, aumentándose una Escuela de cada sexo por cada 2.000 habitantes, y contándose en este número las Escuelas privadas; pero la tercera parte, á lo menos, será siempre de Escuelas públicas.

44Art. 102. Los pueblos que no lleguen á 500 habitantes deberán reunirse, á otros inmediatos para formar juntos un distrito donde se establezca Escuela elemental completa, siempre que la naturaleza del terreno permita á los niños concurrir á ella cómodamente; en otro caso cada pueblo establecerá una Escuela incompleta, y si aún esto no fuera posible, la tendrá por temporada.

45Las Escuelas incompletas y las de temporadas se desempeñarán por adjuntos ó pasantes, bajo la dirección y vigilancia del Maestro de la Escuela completa más próxima.

46Art. 103. Unicamente en las Escuelas incompletas se permitirá la concurrencia de los niños de ambos sexos, en un mismo local, y aun así con la separación debida.

47Art. 104. En las capitales de provincia y poblaciones que lleguen á 10.000 almas, una de las Escuelas públicas deberá ser superior.

48Los Ayuntamientos podrán establecerla también en los pueblos de menor vecindario cuando lo crean conveniente, sin perjuicio de sostener la elemental.

49Art. 105. El Gobierno cuidará de que, por lo menos en las capitales de provincia y pueblos que lleguen á 10.000 almas, se establezcan además Escuelas de párvulos.

50Art. 106. Igualmente fomentará el establecimiento de lecciones de noche ó de domingo para los adultos cuya instrucción haya sido descuidada, ó que quieran adelantar en conocimientos.

51Art. 107. En los pueblos que lleguen á 10.000 almas habrá precisamente una de estas enseñanzas, y además una clase de Dibujo lineal y de adorno, con aplicación á las Artes mecánicas.

52Art. 108. Promoverá asimismo el Gobierno las enseñanzas para los sordo-mudos y ciegos, procurando que haya por lo ménos una Escuela de esta clase en cada Distrito universitario, y que en las públicas de niños se atienda, en cuanto sea posible, á la educación de aquellos desgraciados.

CAPITULO II. De las Escuelas normales de primera enseñanza

53Art. 109. Para que los que intenten dedicarse al magisterio de primera enseñanza puedan adquirir la instrucción necesaria, habrá una Escuela normal en la capital de cada provincia y otra central en Madrid.

54Art. 110. Tpda Escuela normal tendrá agregada una Escuela práctica, que será la superior correspondiente a la localidad, para que los aspirantes á Maestros puedan ejercitarse en ella.

55Art. 111. Los gastos de las Escuelas normales provinciales se satisfarán por las respectivas provincias, quedando á beneficio de éstas el importe de las matrículas que paguen los aspirantes á Maestros.

56Art. 112. La Escuela práctica será sostenida por el Ayuntamiento del pueblo como Escuela superior, y también estará á cargo de la Corporación municipal la conservación del edificio.

57Art. 113. Los gastos de la Escuela normal central se satisfarán por el Estado, salvos los que correspondan respectivamente á la Diputación y al Ayuntamiento de Madrid: á éste, por la Escuela práctica y á aquella, por la parte de Escuela normal provincial.

58Art. 114. El Gobierno procurará que se establezcan Escuelas normales de Maestras para mejorar la instrucción de las niñas; y declarará Escuelas-modelos, para los efectos del artículo 71, las que estime conveniente, prévios los requisitos que determinará el reglamento.

CAPITULO III. De los establecimientos públicos de segunda enseñanza

59Art. 115 á 125.

CAPITULO IV. De los establecimientos públicos de enseñanza superior y profesional

60Art. 126 á 140.

CAPITULO V. De los Colegios

61Art. 141 á 147.

TITULO II. De los establecimientos privados

62Art. 148. Son establecimientos privados los costeados y dirigidos por personas particulares, Sociedades ó Corporaciones.

63Art. 149. Todo el que tenga veinte años cumplidos de edad, y título para ejercer el Magisterio de primera enseñanza, puede establecer y dirigir una Escuela particular de esta clase según lo que determinen los reglamentos.

64(...) Art. 152. Las Sociedades y Corporaciones, debidamente autorizadas por las leyes, podrán establecer Escuelas ó Colegios privados para la primera y segunda enseñanza; pero tanto en un caso como en otro necesitan la autorización del Gobierno, que la concederá con sujeción á lo dispuesto en el artículo 150, pudiendo relevarlas de la obligación de prestar fianza.

65Art. 153. Podrá el Gobierno conceder autorización para abrir Escuelas y Colegios de primera y segunda enseñanza, á los institutos religiosos de ambos sexos legalmente establecidos en España, cuyo objeto sea la enseñanza pública, dispensando á sus jefes y Profesores del título y fianza que exige el artículo 150.

66(...)

TITULO III. De la enseñanza doméstica

67Art. 156. Serán admitidos á los exámenes de ingreso para la segunda enseñanza, los que hayan adquirido la primera en casa de sus padres, tutores ó encargados de su educación, aun cuando no la hubieren recibido de Maestro con título.

68Art. 157. También podrán estudiar los alumnos el primer periodo de la segunda enseñanza en casa de sus padres, tutores ó encargados de su educación, bajo las condiciones siguientes:

69Primera. Que tengan la edad señalada en el art. 17.

70Segunda. Que se matriculen en el instituto local ó provincial respectivo, para lo cual deberán ser aprobados en un exámen general de primera enseñanza y satisfacer la mitad de los derechos de matrícula.

71Tercera. Que estudien bajo la dirección de Profesor debidamente autorizado.

72Cuarta. Que sufran los exámenes anuales de curso en el Instituto donde estuvieren matriculados.

TITULO IV. De las Academias, Bibliotecas, Archivos y Museos

73Art. 158 á 166.

SECCION TERCERA. Del profesorado público

TITULO PRIMERO. Del Profesorado en general

74Art. 167. Para ejercer el Profesorado en todas las enseñanzas se requiere:

75Primero. Ser español, circunstancia que puede dispensarse á los Profesores de Lenguas vivas y à los de Música vocal é instrumental.

76Segundo. Justificar buena conducta religiosa y moral.

77Art. 168. No podrán ejercer el Profesorado:

78Primero. Los que padezcan enfermedad ó defecto físico que imposibilite para la enseñanza.

79Segundo. Los que hubieren sido condenados á penas aflictivas ó que lleven consigo la inhabilitación absoluta para cargos públicos y derechos políticos, á no obtener una rehabilitación suficiente y especial para la enseñanza.

80Art. 169. El nombramiento de Profesores de los Establecimientos públicos corresponde al Gobierno á ó sus delegados, que lo harán, prévias las formalidades que se dirán en los títulos respectivos.

81Art. 170. Ningún Profesor podrá ser separado sino en virtud de sentencia judicial que le inhabilite para ejercer su cargo, ó de expediente gubernativo, formado con audiencia del interesado y consulta del Real Consejo de Instrucción pública, en el cual se declare que no cumple con los deberes de su cargo, que infunde en sus discípulos doctrinas perniciosas, ó que es indigno por su conducta moral de pertenecer al Profesorado.

82Art. 171. Los Profesores que no se presenten á servir sus cargos en el término que prescriban los reglamentos, ó permanezcan ausentes del punto de su residencia sin la debida autorización, se entenderá que renuncian sus destinos: si alegaren no haberse presentado por justa causa, se formará expediente en los términos prescritos en el artículo anterior.

83Art. 172. Tampoco podrá ningún Profesor ser trasladado á otro establecimiento ó asignatura sin prévia consulta del Real Consejo de Instrucción pública.

84Art. 173. Cuando el Gobierno lo estime conveniente para mayor economía ó provecho de la enseñanza, podrá encargar á un Profesor, además de la asignatura de que será titular otra, mediante la gratificación que para el caso se establezca.

85Art. 174. El ejercicio del Profesorado es compatible con el de cualquier profesión honrosa que no perjudique el cumplido desempeño de la enseñanza, é incompatible con todo otro empleo ó destino público.

86Art. 175. Ningún Profesor de establecimiento público podrá enseñar en establecimiento privado ni dar lecciones particulares, sin expresa licencia del Gobierno.

87Art. 176. Los que disfruten prebenda eclesiástica percibirán sólo la mitad del sueldo que les corresponda como Profesores.

88Art. 177. Los Profesores que después de haber servido en propiedad sus plazas por espacio de diez años dejen la enseñanza para pasar á otros destinos públicos, podrán ser nombrados de nuevo para cargos del Profesorado de igual clase que los que hubieren servido; contándoseles los años de antigüedad que llevaban al salir de la carrera de la enseñanza, y recobrando la categoría que ántes hubieren obtenido.

89Art. 178. Los Profesores que por supresión ó reforma quedaren sin colocación, percibirán las dos terceras partes del sueldo que disfrutaban hasta tanto que vuelvan á ser colocados.

90Art. 179. Los Catedráticos de los establecimientos sostenidos por el Estado, tendrán derecho á jubilación, y transmitirán á sus viudas y huérfanos el derecho á pensión conforme á las disposiciones generales vigentes para clases pasivas respetándose los derechos adquiridos.

CAPITULO PRIMERO. De los Maestros de primera enseñanza

91Art. 180. Además de los requisitos generales, se necesita para aspirar al Magisterio en las Escuelas públicas:

92Primero. Tener veinte años cumplidos.

93Segundo. Tener el título correspondiente.

94Art. 181. Quedan exceptuados de este último requisito los que regenten Escuelas elementales incompletas; los cuales, como igualmente los Maestros de párvulos, podrán ejercer mediante un certificado de aptitud y moralidad, expedido por la respectiva Junta local, y visado por el Gobernador de la provincia, en la forma y términos que determine el reglamento.

95Art. 182. Serán nombrados por el Rector del distrito los Maestros de Escuelas públicas cuyo sueldo no llegue á 4.000 reales, y las Maestras dotadas con ménos de 3.000. Corresponde á la Dirección general de Instrucción pública proveer las plazas de Maestros cuyo haber sea menor de 6.000, y las de Maestras cuyo sueldo no llegue á 5.000. Serán de nombramiento Real los cargos de la primera enseñanza que tengan mayor remuneración.

96Art. 183. Se exceptúan de esta regla las Escuelas sujetas á derecho de patronato; cuya provisión se hará, conforme á lo dispuesto por el fundador, en personas que tengan los requisitos que exige la presente ley, y con la aprobación de la Autoridad, á quien á no mediar el derecho de patronato, correspondería hacer el nombramiento.

97Art. 184. Cuando los Patronos no hagan la provisión en los plazos que los reglamentos señalaren, perderán por aquella vez el derecho de elegir, que se trasladará á la Administración.

98Art. 185. Las plazas de Maestros cuya dotación no llegue a 3.000 reales, y las de Maestras cuyo sueldo sea menor de 2.000, se proveerán sin necesidad de oposición; pero se anunciará la vacante señalándose un término para presentar solicitudes; y se hará el nombramiento á propuesta de la Junta provincial de Instrucción pública, teniendo en cuenta los méritos de los aspirantes.

99Art. 186. Las Escuelas cuya dotación exceda de las cantidades expresadas en el artículo anterior, se proveerán por oposición.

100Art. 187. Los Maestros y Maestras que hubieran obtenido Escuela por oposición, podrán ser nombrados, si lo solicitaren para otra de la misma clase, aunque tenga mayor dotación, sin necesidad de nuevos ejercicios.

101Art. 188. Los reglamentos determinarán la forma en que han de hacerse las oposiciones y el orden que ha de observarse en las traslaciones y ascensos.

102Art. 189. En las Escuelas elementales incompletas podrán agregarse las funciones de Maestro á las de Cura párroco, Secretario de Ayuntamiento ú otras compatibilidades con la enseñanza. Pero en las Escuelas completas no se consentirá semejante agregación sin especial permiso del Rector, que tan sólo podrá darlo para pueblos que no lleguen á 700 almas.

103Art. 190. Cuando en los casos previstos por el artículo anterior, el cargo de Maestro recaiga en persona eclesiástica, el certificado de que trata el art. 181 será expedido por el respectivo Diocesano, dando conocimiento al Rector del Distrito.

104Art. 191. Los Maestros de Escuelas públicas elementales completas disfrutarán:

105Primero. Habitación decente y capaz para sí y su familia.

106Segundo. Un sueldo fijo de 2.500 reales anuales, por lo ménos en los pueblos que tengan de 500 á 1.000 almas; de 3.300 reales en los pueblos de 1.000 á 3.000; de 4.400 reales en los de 3.000 á 10.000; de 5.500 reales en los de 10 á 20.000; de 6.600 reales en los de 20.000 á 40.000; de 8.000 reales en los de 40.000 en adelante; y de 9.000 reales en Madrid.

107Art. 192. Los maestros y Maestras de las Escuelas percibirán además de su sueldo fijo, el producto de las retribuciones de los niños que puedan pagarlas. Estas retribuciones se fijarán por la respectiva Junta local, con aprobación de la de provincia.

108Art. 193. En los pueblos que tengan ménos de 500 almas el Gobernador fijará oyendo al Ayuntamiento la dotación que éste ha de dar al Maestro, ó la cantidad con que ha de contribuir para dotar al del distrito que se forme, según lo prevenido en el art. 102.

109Art. 194. Las Maestras tendrán de dotación respectivamente una tercera parte ménos de lo señalado á los Maestros en la escala del art. 191.

110Art. 195. Los Maestros y Maestras de Escuela superior disfrutarán 1.000 rs. más de sueldo que los de Escuela elemental de los pueblos respectivos.

111Art. 196. Los Maestros y Maestras de Escuela pública disfrutarán un aumento gradual de sueldo, con cargo al presupuesto de la provincia respectiva.

112A este fin se dividirán en cuatro clases, y pasarán de una á otra, según su antigüedad, méritos y servicios en la enseñanza, en la forma que determinen los reglamentos.

113De cada cien Maestros y Maestras, cuatro pertenecerán á la primera clase; seis a la segunda; veinte á la tercera, y los demás á la cuarta.

114La clasificación se hará en cada provincia, y los Maestros ó Maestras que pasen de una provincia á otra, dejarán de percibir el aumento de sueldo correspondiente á su clase, hasta que ocurran vacantes, para las cuales serán nombrados.

115Art. 197. Los Maestros y Maestras de las tres primeras clases disfrutarán un aumento de sueldo sobre el que corresponda á sus Escuelas, que consistirá:

116Para los de tercera, en 200 rs.

117Para los de segunda, en 300.

118Para los de primera, en 500.

119El sueldo de los Maestros y Maestras de cuarta clase será el que corresponda á la Escuela que desempeñen.

120Art. 198. El Gobierno adoptará cuantos medios estén á su alcance para asegurar á los Maestros el puntual pago de sus dotaciones; pudiendo, cuando fuere necesario, establecer en las capitales de provincia la recaudación y distribución de los fondos consignados para este objeto, y para el material de Escuelas, á fin de que los pagos se hagan con la debida regularidad y exactitud.

121Art. 199. Las condiciones que han de exigirse á los Profesores de las Escuelas de sordo-mudos y ciegos, y los sueldos que han de disfrutar serán objeto de disposiciones especiales.

CAPITULO II. De los Maestros de Escuelas normales de primera enseñanza

122Art. 200. Para ser Maestro de Escuela normal de provincia, se requiere haber aprobado los estudios necesarios para obtener el titulo de Maestro superior, y estudiado posteriormente en la Escuela normal central el curso propio de los Maestros normales.

123Este último requisito se dispensará á los que con buena nota lleven consagrados ocho años á la enseñanza en Escuela superior.

124Art. 201. De cada cinco plazas vacantes de Maestro de Escuela normal, se proveerá una por concurso entre los Regentes de las Escuelas prácticas normales que hayan servido su cargo con buena nota por espacio de diez años.

125Art. 202. El sueldo de los Directores de Escuela normal de provincia será de 12.000 rs. en las de primera clase; y de 10.000 en las de segunda y tercera.

126El número, clase y sueldo de los Profesores de estas Escuelas y de la central se determinará en el reglamento.

127Art. 203. Los Profesores del curso superior para Maestros de Escuela normal é inspectores de primera enseñanza, establecido en la central de Madrid, tendrán el sueldo y categoría de Directores de Escuela normal provincial de primera clase, con opción en la forma que determine el reglamento, a una mejora gradual de dotación que no podrá pasar de 15.000 rs.

128Art. 204. En el Magisterio de las Escuelas normales se entrará por oposición y se ascenderá por concurso, con sujeción á los trámites que establezcan los reglamentos, y sin perjuicio de lo dispuesto en el art. 201.

129Art. 205. No podrán ascender á Profesor del curso superior para Maestro de Escuela normal establecido en la central de Madrid los que no tengan el titulo de Bachiller en Artes.

SECCION CUARTA. Del gobierno y administración de la instrucción pública

TITULO PRIMERO. De la Administración general

CAPITULO PRIMERO. Del Ministro de Fomento, y del Director general de Instrucción pública

130Art. 243. El gobierno superior de la Instrucción pública en todos sus ramos, dentro del órden civil, corresponde al Ministro de Fomento.

131En este concepto le incumbe:

132Primero. Aconsejar al Rey en todos los asuntos relativos á esta parte de Administración Pública, y refrendar las Reales disposiciones.

133Segundo. Presidir las secciones del Real Consejo de Instrucción pública y de las demás Corporaciones del ramo, siempre que asista á ellas.

134Tercero. Conferir el grado de Doctor.

135Cuarto. Expedir los títulos profesionales.

136Art. 244. Al Director general corresponde la administración central de la Instrucción pública, bajo las órdenes del Ministro de Fomento.

CAPITULO II. Del Real Consejo de Instrucción pública

137Art. 245. El Real Consejo de Instrucción pública se compondrá de 30 individuos y un Presidente, nombrados por el Rey.

138Art. 246. El nombramiento de Consejero podrá recaer:

139Primero. En los que hayan sido Ministros de Instrucción pública, Directores generales del ramo, Consejeros del mismo, ó por espacio de seis años, á lo menos, Rectores de la Universidad.

140Segundo. En dignidades de las Iglesias metropolitanas ó Catedrales que tengan el grado de Doctor.

141Tercero. En individuos de las Reales Academias; no pudiendo haber á la vez más de uno en concepto de representante de cada una de ellas.

142Cuarto. En Inspectores generales de los Cuerpos facultativos del Estado en el órden civil.

143Quinto. En Catedráticos numerarios de facultad ó enseñanza superior, que hayan ejercido este cargo en propiedad por espacio de doce años, y salido de la carrera del Profesorado con buena reputación científica.

144Art. 247. El Gobierno podrá proveer hasta cinco plazas de Consejeros en personas que, aunque no pertenezcan á las categorías expresadas, hayan dado por sus escritos ó trabajos científicos ó literarios, positivas pruebas de eminente saber en cualquiera de los ramos que comprende la Instrucción pública.

145Art. 248. Habrá cinco plazas de Consejeros dotadas, con el sueldo anual de 40.000 rs. Estas habrán de recaer precisamente en Catedráticos de facultad ó enseñanza superior, que hayan llegado á la categoría de término, ó sido Rectores por espacio de tres años, y cuentan además en uno y otro caso quince años de antigüedad en el Profesorado.

146Art. 249. No podrá haber á un mismo tiempo dos Consejeros retribuidos que procedan de la misma facultad ó enseñanza superior.

147Art. 250. El Director general de Instrucción pública, el Rector de la Universidad Central, el Fiscal del Tribunal de la Rota y el Vicario eclesiástico de Madrid son Consejeros natos.

148Art. 251. El cargo de Consejero es incomptible con el de Catedrático en activo servicio.

149Art. 252. El cargo de Consejero retribuido es incompatible con todo otro cargo público.

150Art. 253. El Real Consejo de Instrucción pública se dividirá en cinco secciones:

151Primera. De primera enseñanza.

152Segunda. De segunda enseñanza, de Bellas Artes y de Filosofía y Letras.

153Tercera. De enseñanzas superiores y profesionales; de Ciencias exactas, Físicas y naturales.

154Cuarta. De Ciencias médicas.

155Quinta. De Ciencias eclesiásticas y Derecho.

156Los Consejeros podrán pertenecer á más de una sección.

157Art. 254. El Rey nombrará de entre los Consejeros el Presidente de cada una de las secciones.

158Art. 255. Los Consejeros retribuidos desempeñarán en las secciones el cargo de ponentes.

159Art. 256. El Gobierno oirá al Consejo:

160Primero. En la formación de los reglamentos generales y especiales que deberán expedirse para el cumplimiento de esta ley, y en toda modificación que haya de hacerse en ellos.

161Segundo. En la creación ó supresión de cualquier establecimiento público de enseñanza, y en las autorizaciones que exige esta ley para los establecimientos privados. Exceptúase la creación de Escuelas de primera enseñanza.

162Tercero. En la creación ó supresión de cátedras.

163Cuarto. En los expedientes de provisión de cátedras y en los de clasificación, antigüedad, categorías, jubilación y separación de los Profesores.

164Quinto. En la revisión de programas de enseñanza, y en las modificaciones que en ellos se hicieren.

165Sexto. En la designación de libros de texto.

166Sétimo. En los demás casos que previene esta Ley ó expresen los reglamentos.

167Art. 257. Consultará también el Gobierno al Consejo, haciéndolo en pleno ó por secciones, siempre que lo estime conveniente en los casos de duda y de importancia.

168Art. 258. Será Secretario general del Real Consejo de Instrucción pública un Oficial de Secretaría del Ministerio de Fomento, nombrado por el Gobierno.

TITULO II. De la administración local

CAPITULO PRIMERO. División territorial

169Art. 259. Para los efectos de la enseñanza pública se divide el territorio español en tantos distritos cuantas son las Universidades, del modo siguiente: Distrito de Madrid. Comprenderá las provincias de Madrid, Ciudad-Real, Cuenca, Guadalajara, Segovia y Toledo.

170Distrito de Barcelona. Comprenderá las provincias de Barcelona, Gerona, Lérida, Tarragona é Islas Baleares.

171Distrito de Granada. Comprenderá las provincias de Granada, Almería, Jaén y Málaga.

172Distrito de Oviedo. Comprenderá las provincias de Oviedo y León.

173Distrito de Salamanca. Comprenderá las provincias de Salamanca, Avila, Cáceres y Zamora.

174Distrito de Santiago. Comprenderá las provincias de La Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra.

175Distrito de Sevilla. Comprenderá las provincias de Sevilla, Badajoz, Cádiz, Islas Canarias, Córdoba y Huelva.

176Distrito de Valencia. Comprenderá las provincias de Valencia, Albacete, Alicante, Castellón y Aúrcia.

177Distrito de Valladolid. Comprenderá las provincias de Valladolid, Alava, Burgos, Guipúzcoa, Palencia, Santander y Vizcaya.

178Distrito de Zaragoza. Comprenderá las provincias de Zaragoza, Huesca, Logroño, Navarra, Soria y Teruel.

CAPITULO II. De la administración de los Distritos universitarios

179Art. 260. En cada distrito universitario habrá un Rector, Jefe inmediato de la Universidad respectiva, y superior de todos los Establecimientos de Instrucción pública que haya en él.

180Art. 261. Los Rectores serán nombrados por el Rey.

181Art. 262. El cargo de Rector recaerá precisamente en personas comprendidas en alguna de las siguientes categorías:

182Primera. Los que hayan sido Ministros de la Corona.

183Segunda. Los Directores generales de Instrucción pública ó Consejeros del ramo.

184Τercera. Los Consejeros Reales.

185Cuarta. Los Magistrados de los Tribunales Supremos, Regentes de las Audiencias territoriales ó Presidentes de Sala de las Mismas.

186Quinta. Los Canónigos de oficio y Dignidades de las iglesias metropolitanas y catedrales.

187Sexta. Los Catedráticos de Facultad y de enseñanza superior que tengan la categoría de ascenco ó de término, y lleven diez años de antigüedad en el desempeño de su cargo.

188Art. 263. Cuando un Catedrático sea nombrado Rector, conservará su lugar en el escalafón, sin número; y si fuere de ascenso, podrá aspirar á la categoría de término, del mismo modo que si continuara ejerciendo la enseñanza; pero se proveerán (por los medios que el Reglamento determine) la cátedra, la categoría y el premio de antigüedad que disfrute; sin perjuicio de que al cesar en el referido cargo vuelva á percibir el haber integro que le corresponda hasta ingresar de nuevo en el ejercicio del profesorado.

189Art. 264. El Rector de la Universidad Central tendrá el sueldo anual de 40.000 rs.; y los de las Universidades de distrito, el de 30.000.

190Art. 265. Para suplir al Rector en vacantes, ausencias y enfermedades, habrá un Vicerrector nombrado por el Rey de entre los Catedráticos de término ó ascenso. El Vicerector percibirá la tercera parte del sueldo señalado al Rector, cuando esté vacante este cargo, y además el haber integro que por Catedrático le corresponda; en las demás circunstancias, su destino será meramente honorífico.

191Art. 266. En cada distrito universitario habrá, á las inmediatas órdenes del Rector, un Secretario general nombrado por el Gobierno, á cuyo cargo estarán las oficinas de la Universidad. Para obtener este destino se requiere ser Licenciado, ó haber recibido titulo equivalente en la enseñanza superior.

192Art. 267. El Secretario general disfrutará el mismo sueldo que los Catedráticos numerarios de entrada de la Universidad á que pertenezca y percibirá cada cinco años una sexta parte de aumento hasta llegar en Madrid á 24.000 rs. y en las provincias á 20.000.

193Art. 268. Habrá también en las capitales de Distrito un Consejo universitario para aconsejar al Rector en los asuntos graves, y juzgar á los Profesores y alumnos en los casos que determinen los Reglamentos.

194Art. 269. Los Consejos universitarios se comprondrán:

195Del Rector, Presidente.

196De los Decanos de las facultades y Directores de las Escuelas superiores.

197De los Directores de las Escuelas profesionales y de los Institutos.

198Será Secretario del Consejo el del distrito.

CAPITULO III. Del régimen interior de los Establecimientos de enseñanza

199Art. 270 á 280.

CAPITULO IV. De las Juntas de Instrucción pública

200Art. 281. En cada capital de provincia habrá una Junta de Instrucción pública, compuesta del Gobernador, Presidente; de un Diputado provincial, un Consejero provincial, un individuo de la Comisión provincial de Estadística, un Catedrático del Instituto, un individuo del Ayuntamiento, el Inspector de Escuelas de la provincia, un Eclesiástico delegado del Diocesano; y dos ó más padres de familia.

201Art. 282. Cada una de estas Juntas tendrá un Secretario retribubido, nombrado por el Gobierno, á propuesta en terna de la misma Junta; quien la hará entre Maestros con titulo de Escuela superior, y que lleven tres años de práctica en la enseñanza.

202Art. 283. El sueldo de estos Secretarios será: de 9.000 reales en las provincias de primera clase 8.000 rs. en las de segunda, y 7.000 en las de tercera. El Secretario de la de Madrid disfrutará 10.000 rs.

203Art. 284. El Gobierno nombrará los individuos de las Juntas provinciales de Instrucción pública á propuesta en terna del Gobernador.

204Art. 285. Cuando el todo ó parte de las rentas del Instituto provincial consistiese en fundaciones piadosas, agregadas al mismo en virtud de convenio con los patronos, serán individuos de la Junta uno ó más de éstos, si estuviere así establecido.

205Art. 286. Corresponde á estas Juntas:

206Primero. Informar al Gobierno en los casos previstos por esta ley y demás en que se les consulte.

207Segundo. Promover las mejoras y adelantos de los Establecimientos de primera y segunda enseñanza.

208Tercero. Vigilar sobre la buena administración de los fondos de los mismos Establecimientos.

209Cuarto. Dar cuenta al Rector, y en caso al Gobierno, de las faltas que adviertan en la enseñanza y régimen de los Institutos y Escuelas puestas á su cuidado.

210Art. 287. Habrá además en cada Distrito municipal una Junta de primera enseñanza, compuesta:

211Del Alcalde, Presidente.

212De un Regidor.

213De un Eclesiástico designado por el respectivo Diocesano.

214De tres ó más padres de familia.

215Art. 288. Los individuos de las Juntas locales de primera enseñanza serán nombrados por el Gobernador de la provincia.

216Art. 289. Las Juntas locales tendrán, respecto de las Escuelas de primera enseñanza establecidas en el pueblo, las mismas atribuciones que el art. 286 señala á las Juntas provinciales respecto de los Establecimientos cuyo cuidado se les encomienda; con la diferencia de que las locales dirigirán sus comunicaciones á la provincial en lugar de hacerio al Rector ó al Gobierno.

217Art. 290. En los pueblos que no siendo capital de provincia tengan Instituto ó Escuela de aplicación, las atribuciones de la Junta local se extenderán también á estos Establecimientos.

218Art. 291. La Junta de primera enseñanza de Madrid tendrá la organización y atribuciones que el Gobierno considere convenientes, según el estado de las Escuelas y las necesidades de la población.

219Art. 292. Cuando los Presidentes de las Juntas de Instrucción Pública asistan á los actos académicos de los Establemientos que les están encomendados, ocuparán la presidencia, á no estar el Rector del Distrito ó algun Inspector general de Instrucción pública.

TITULO III. De la intervención de las Autoridades civiles en el gobierno de la enseñanza

220Art. 293. Los Gobernadores y los Alcades, como delegados del Gobierno de las provincias y pueblos, tienen, además de las atribuciones de que trata el capitulo anterior, las facultades que les señalarán los reglamentos; y deberán vigilar sobre el cumplimiento de las leyes en todos los ramos de la Instrucción pública, pero sin mezclarse en el régimen interior, ni en la parte literaria, ni en la administrativa de los Establecimientos, y limitándose en todo caso á dar cuenta á los Rectores y al Gobierno de cuanto adviertan que á su juicio sea digno de corrección ó reforma.

TITULO IV. De la Inspección

221Art. 294. El Gobierno ejercerá su inspección y vigilancia sobre los Establecimientos de Instrucción, así públicos como privados.

222Art. 295. Las Autoridades civiles y académicas cuidarán, bajo au más estrecha responsabilidad, de que ni en los Establecimientos públicos de enseñanza ni en los privados se ponga impedimento alguno á los RR. Obispos y demás Prelados diocesanos, encargados por su ministerio de velar sobre la pureza de la doctrina, de la Fé y de las costumbres, y sobre la educación religiosa de la juventud, en el ejercicio de este cargo.

223Art. 296. Cuando un Prelado diocesano advierta que en los libros de texto ó en las explicaciones de los Profesores se emitan doctrinas perjudiciales á la buena educación religiosa de la juventud, dará cuenta al Gobierno; quien instruirá el oportuno expediente, oyendo al Real Consejo de Instrucción pública, y consultando, si lo creyere necesario, á otros Prelados y al Consejo Real.

224Art. 297. En la primera enseñanza, el Gobierno vigilará, por medio de sus Inspectores especiales, en todos los ramos, sin distinción por medio de Inspectores generales de Instrucción pública. Los Rectores de las Universidades, por sí ó por medio de Catedráticos á quienes para ello designen, visitarán todos los Establecimientos de su distrito, y ejercerán en ellos la más constante inspección.

225Art. 298. Los Inspectores serán nombrados por el Rey.

226Art. 299. En cada provincia habrá un Inspector de Escuelas de primera enseñanza; las tres Provincias Vascongadas tendrán un sólo Inspector.

227En casos de necesidad reconocida, prévia consulta del Real Consejo de Instrucción pública, podrán nombrarse hasta dos Inspectores en cada provincia, y en la de Madrid tres.

228Art. 300. Para optar á este cargo se necesita haber terminado los estudios de Escuela normal central, y haber ejercido la primera enseñanza por espacio de cinco años de Escuela pública, ó de diez en Escuela privada.

229Art. 301. Los Inspectores provinciales de primera enseñanza tendrán de sueldo 10.000 rs. anuales en las provincias de primera clase; 9.000 en las de segunda y 8.000 en las de tercera, con cargo al presupuesto provincial respectivo.

230Art. 302. Para los ascensos en la carrera, según los méritos y años de servicio, se dividirán los Inspectores en tres secciones, prescindiendo de las provincias donde sirvieren. Una quinta parte pertenecerán á la primera sección; dos quintas partes á la segunda y otras dos á la tercera. Los de las dos primeras tendrán un aumento de sueldo sobre el que les corresponda por la clase de la provincia en que sirvan; cuyo aumento consistirá en 1.000 rs. para los de segunda sección, y en 3.000 reales para los de la primera.

231Art. 303. Los Inspectores provinciales visitarán las Escuelas de primera enseñanza de todas clases establecidas en su provincia, á excepción de las Normales de Maestros y Maestras; y se ocuparán en los demás servicios del ramo que determinen los reglamentos.

232Art. 304. Además habrá tres Inspectores generales de primera enseñanza que serán nombrados de entre los Inspectores de provincia de primera clase, Directores de Escuela normal de Igual categoría ó Maestros del curso superior de la Escuela normal central: todos deberán llevar cinco años de ejercicio en su último destino y tener el titulo de Bachiller en artes.

233Los Inspectores generales de primera enseñanza disfrutarán 18.000 rs. de sueldo anual.

234Art. 305. Los Inspectores generales de primera enseñanza visitarán las Escuelas normales de Maestros y Maestras; vigiilarán los trabajos de los provinciales, y prestarán los demás servicios que les encomiende el Gobierno.

235Art. 306. Serán Inspectores generales de Instrucción pública los retribuidos del Real Consejo del ramo.

236Art. 307. El Gobierno publicará, oyendo al Real Consejo de Instrucción pública, un reglamento que determine las obligaciones y facultades de los Inspectores generales, y señale las cantidades que han de percibir por via de Indemnización cuando salgan del lugar de su residencia en desempeño de su destino.

237«DISPOSICIONES TRANSITORIAS»

© Presses universitaires François-Rabelais, 1983

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540