Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

École et société en Espagne et en Amérique Latine (XVIIIe - XXe siècles)

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

I – Espagne

La obra sindical de formación profesional – Insignia1

María Francisca Mourier-Martínez

Texte intégral

  • 1 Plasmar la labor docente y social de la Obra Sindical de F. P. ha sido la única meta perseguida en (...)

1Tiene la «Formación Profesional» mucho de aprender a manejar el timón de la vida profesional. Por eso se representa simplemente con un timón.

"Aprendiz Año 1, n° 1 - Delegación nacional de Sindicatos de FET y de las JONS - Portada - Gráficas Afrodisio Aguado - Barquillo, 4 - MADRID

Política sindical de Formación Profesional CESEDEP Ediciones y publicaciones populares

FORMACIÓN PROFESIONAL – Viñeta –

2Las tres ramas principales del trabajo, en el Comercio, en la Industria y en la Agricultura, se representan con una arboladura, una fábrica y tierras de labor. Delante de cada una de ellas una figura joven con sus atributos de afición.

"Aprendiz", Año 1, n° 1 - Delegación nacional de Sindicatos de FET y de las JONS - Página 3 - Gráficas Afrodisio Aguado - Barquillo, 4 - MADRID

LA OBRA SINDICAL DE FORMACIÓN PROFESIONAL

  • 1 Moreno Ballesteros, Manuel, Problemas que plantea la Formación Profesional en la actualidad, Madrid (...)

«El aprendizaje no es solamente la iniciación en una destreza, en una profesión, es, sobretodo, el conocimiento de una técnica de vida.»1.

3Antes de la Revolución Francesa la mayor parte de los oficios fueron un privilegio. El aprendizaje era un acto de transmisión, confiado a las corporaciones y a los gremios, en donde sólo se aceptaba a los aprendices dignos de recibirlos por sus cualidades morales y sus aptitudes; así se aseguraba la continuidad gremial.

4El maestro elegía a su sucesor, lo formaba en su arte, técnica y conocimientos. La educación de las manos y del espíritu corrían de pareja. El oficio constituía un orden que educaba e imponía normas de vida. La Revolución Francesa retiró a las corporaciones y a los gremios la exclusividad de la formación de los aprendices y la juventud halló camino abierto a los oficios.

5Pero la acción formativa sigue el curso de la historia y así los anos que siguieron a la Primera Guerra Mundial se caracterizaron por el esfuerzo de la industrialización de los países. Los métodos rígidos de fabricación transformaron los oficios en trabajos especializados.

6Con el correr de los tiempos la necesidad de vender reemplazó a la de crear algo bello y hacerlo bien. La economía liberal transformó los principios de fabricación; las máquinas constituyeron el método manual, naciendo la industria moderna.

7El mundo liberal se jerarquizó, apareció el Jefe o el Maestro de Taller, los mandos intermedios y los obreros. Dos nociones y dos épocas diferentes: frente al maestro que educa, el empresario que se preocupa por la formación utilitaria de la mano de obra.

8Para satisfacer las necesidades dimanantes del trabajo en la Industria, apareció la Formación Profesional. La preparación del hombre para la industria es, pues, su primera vocación y dicha preparación debe tener en cuenta la renovación de las técnicas modernas. La preparación del trabajador se ve dificultada por el cambio constante de la industria y la evolución de los métodos de trabajo, tanto en su parte práctica como teórica.

9Las formas de capacitar profesionalmente al trabajador deben tener en cuenta dos circunstancias esenciales: el individuo al que se ha de preparar y el puesto de trabajo que ocupará. Entre estos dos pilares se halla la Formación Profesional.

10Considerando la educación como el desarrollo espiritual de la persona humana, se puede afirmar que la Formación Profesional tiende a las relaciones humanas y al afán de superación del alumnado. La Formación Profesional transforma el trabajo simple en otro más perfeccionado, convirtiéndose en el medio más perfecto para la capacitación humana.

11Si se toma la Formación Profesional individualmente aparece claramente como medio idóneo de elevación moral y material del trabajador, y si se toma colectivamente se convierte en instrumento único de la reestructuración de la población activa para adaptarla a las necesidades del progreso económico.

12En este campo docente el medio de conseguir un éxito de resultados sólo se obtendrá al adoptar un método moderno y dinámico, con espíritu de equipo, un material adecuado a cada taller y un personal docente preparado pedagógicamente.

13Al ser las promociones jóvenes superiores a las que forman el grupo inactivo, la Formación Profesional ocupa un amplio campo en las primeras, para que al incorporarse al trabajo ya estén dotadas de los conocimientos necesarios a una mejor adecuación a los puestos de trabajo. La barrera existente entre la juventud llamada intelectual y la juventud obrera, que en casi todos los países representa un 60%, es un fenómeno casi universal. Esta diferenciación falsea el valor del mismo, conllevando una carencia de estima por las profesiones llamadas manuales, en las familias y el desprecio entre el hombre de «manos finas» y el trabajador de «manos callosas».

14Así pues la juventud obrera siempre consideró el trabajo de taller sólo como el medio de ganarse la vida. Los jóvenes al terminar la escolaridad obligatoria, desean alcanzar una formación rápida y ello con el fin de ganar dinero rápidamente. En esta carrera hacia la obtención de un oficio, la Formación Profesional desempeña un papel primordial, orientando al adolescente en la época de su evolución fisiológica y psíquica, cuando el carácter se forma y los hábitos se adquieren.

15La evolución de la enseñanza profesional impone, pues, tres realidades:

  1. El progreso técnico.

  2. La formación profesional.

  3. Evolución Social.

16En España las primeras bases de Formación Profesional se hallan en el Estatuto del 21 de Diciembre de 1928. La Organización de la Formación Profesional se ajustaba en líneas generales a los sistemas existentes en los grandes países industriales de Europa.

17En dichos sistemas el aprendiz se formaba según un régimen mixto: la práctica en las fábricas y talleres y la teoría en Escuelas de formación técnica.

18El sistema resultaba positivo por su utilidad y economía, pero difícilmente practicable en la España de entonces. La enseñanza primera, hasta los 14 años, no tenía universalidad y el porcentaje de los niños que concurrían a las Escuelas Primarias de Enseñanza era muy escaso, permaneciendo sólo hasta los 10 años como máximo. La enseñanza primaria de los aprendices se limitaba a las cuatro reglas, leer, escribir sin mucha soltura.

19En cuanto a la industria, ésta carecía de carácter técnico y los mandos no poseían la necesaria formación científica.

20La incipiente industria española de la época se componía en su mayoría de empresas individuales o familiares de poca amplitud, carentes de personal idóneo para la formación de los aprendices y dirigidas exclusivamente por la práctica.

21Las Escuelas de Formación Profesional tenían un carácter de enseñanza nocturna, en donde los alumnos cansados por el trabajo del día no podían realizar un trabajo realmente rentable. A esto se añadía la carencia de edificios, de medios económicos y de material pedagógico.

22La inexistencia de planes de estudios y la desorientación respecto al contenido de las enseñanzas, a lo que se añadía el carácter benéficoasistencial que la sociedad española atribuía a las enseñanzas profesionales, nos lleva a la conclusión de que el sistema implantado por el Estatuto de 1928 no llegó a consolidarse y degeneró en una casi anarquía.

Sindicatos y Obra Sindical

23Los obreros, tanto del medio rural como de la ciudad, buscan un objetivo común y defienden un interés profesional.

24Todos viven una situación laboral en la que se plantean los mismos problemas en cuanto a jornada, seguridad, salario, higiene, paro, etc. Y ello, frente a un mismo sujeto: el empresario. El primer problema y común a todos los trabajadores es la defensa y mejora de los intereses profesionales. De estos planteamientos surgió el movimiento sindical y así lo define Sidney Weeb: «Es la asociación permanente de asalariados para defender o mejorar sus condiciones de trabajo».

25El interés profesional se convierte en centro unificador de los grupos divididos por ideologías opuestas. El interés económico era la razón de existencia del sindicato, convirtiéndose en «una de las más firmes instituciones de la sociedad contemporánea», según la definición del sociólogo Gotz Briefs.

26Pero el movimiento sindical al actuar en cuestiones sociales y económicas no puede quedarse fuera de cuestiones de naturaleza política y por ende del Estado, y se convierte así en un instrumento de la política social y económica de éste.

27En España el movimiento sindical siguió en su origen y evolución la trayectoria del movimiento sindical universal.

28Falange Española y de las J.O.N.S. rompió con el principio de los movimientos sindicalistas de 1931 e incluso con la ley de asociaciones profesionales de 1932 que en su artículo 1° las definía como defensa de «los intereses de su clase».

29Estableció un «sindicalismo nacional» en el que el Estado y la sociedad unieron sus intereses. Así nació el Sindicato vertical, organismo nacional sindicalista del Estado.

30Opuesto al sindicato horizontal, definido por el sociólogo Don Severino Aznar como «una organización profesional con sindicatos de empresarios, sindicatos de técnicos y sindicatos de obreros», el Fuero del Trabajo (XIII, 3) define el sindicato vertical como «un organismo unitario de todos los elementos que consagran sus actividades al cumplimiento del proceso económico, dentro de un determinado servicio o rama de la producción, ordenado jerárquicamente bajo la dirección del Estado».

31Los principios básicos de la Organización nacional sindical son tres: Unidad, Totalidad, Jerarquía.

32El sindicato integra a todos los elementos de la producción en cada rama o servicio de ésta de modo que es uno y único. El Sindicato abarca a todos los factores de la producción y se extiende a todas las ramas de la producción dentro de la comunidad económica nacional. El Sindicato vertical se estructura de arriba abajo en grados nacionales, provinciales y locales.

33Así pues, el sindicato vertical es un instrumento al servicio del Estado y desarrolla tres funciones perfectamentes definidas: la función social, la función económica y la función asistencial.

  • La función social regula las condiciones de trabajo, junto con la Magistratura del Τrabajo y ocupa un puesto primordial en los conflictos colectivos.

  • La función económica resuelve los problemas de la producción y se ejerce a través de la Sección Económica de los Sindicatos.

  • La función asistencial cuida de la educación moral, física y profesional y se ejerce a través de las Obras Sindicales, las de Educación y Descanso, la del Hogar, Colonización, Formación Profesional, 18 de Julio y Provisión Social.

34La Obra Sindical de Formación Profesional se creó en cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Sindical sobre educación y formación de capacitación profesional, el 6 de junio de 1941.

35Dentro de la función asistencial, los aspectos fundamentales de la tarea emprendida por la Obra Sindical de Formación Profesional eran cuatro:

36Primero: la investigación de las profesiones u oficios.

37Segundo: la formación profesional del futuro productor.

38Tercero: la formación profesional del adulto.

39Cuarto: la creación de medios de enseñanza unitarios para todo el país.

40En este último punto se contó con la colaboración de la correspondiente oficina Alemana, que prestó cursos prácticos de los oficios de mayor interés para traducirlos al castellano.

41La Ley de Bases de la Organización sindical fue promulgada el 6 de diciembre de 1940, incluyéndola en el marco de los objetivos asistenciales de los Sindicatos con la finalidad de elevar el nivel social y económico del obrero, facilitando con su especialización su promoción y favoreciendo la economía nacional, proporcionando a la industria cuadros técnicamente preparados para el proceso de la producción.

42El 9 de marzo de 1946 aparece el llamado Estatuto de la Función Asistencial que dedicaba su titulo II al estudio de las Obras Sindicales y los artículos 78 y 94 al examen del contenido o misión de la Obra Sindical de Formación Profesional. En el artículo 78 de dicho Estatuto se citan las actividades asistenciales: y en el apartado e/se puede leer: «La formación profesional de los trabajadores en todos sus aspectos posibilita los medios para que conozcan al detalle la técnica de uno o más oficios, a fin de obtener mayor rendimiento y continuidad en el trabajo».

43En el artículo 94 se especifica la misión de la Obra: Artículo 94: sorr cometidos específicos de la Obra Sindical de Formación Profesional:

  1. La investigación de las profesiones en oficios, tanto en su aspecto estadístico como en el de definición, determinando la duración del aprendizaje en cada caso, los talleres en que se debe practicar, las máquinas que deben utilizarse y la extensión y clase de la enseñanza a cursar.

  2. La formación profesional del futuro productor en los establecimientos que la Obra organice por si o en el seno de los Sindicatos y Empresas bajo su dirección y colaboración financiera.

  3. La formación profesional del adulto, tratando de convertir a la mano de obra en obreros especializados.

  4. La creación de medios de enseñanza profesional y su implantación con carácter unitario en todo el país mo, ntando instituciones especialmente dedicadas al efecto.

  5. La colaboración con los Departamentos ministeriales competentes, actuando por su delegación el cometido que en cada caso pueda ser asignado a la Obra.

  6. La divulgación y vigilancia del cumplimiento de lo dispuesto en la legislación vigente sobre formación profesional de los trabajadores.

  7. Cualquier otro cometido que en el orden especifico de la formación puede serle conferido.

44La Obra Sindical «Formación Profesional» es un organismo de la Delegación Nacional de Sindicatos F. E. T. y de las J. O. N. S., instrumento por el cual los Sindicatos desarrollan su acción asistencial en el sector de la Formación Profesional y Técnica según los postulados del Fuero del Trabajo.

45Como instrumento asistencial de los Sindicatos, la Obra es un órgano de acción, que ejercerá su cometido a través de los Centros Sindicales de Formación Profesional.

46Las metas que persigue son dignificar el trabajo y al trabajador y hacer más productible y rentable el trabajo.

47Como indica el artículo 3o de las Ordenanzas Generales de la Obra Sindical de Formación Profesional del 15 de noviembre de 1958, la Obra Sindical de Formación Profesional tiene una triple dimensión:

  1. Como órgano de la línea política, orientando su actividad hacia las necesidades de mayor interés y urgencia de la Patria.

  2. Como instrumento de los Sindicatos, estudiará las profesiones u oficios, determinará la duración del aprendizaje y la extensión y clases de enseñanza y así mismo orientará e impulsará la acción de las Empresas dirigidas a la formación profesional de sus propios aprendices.

  3. Como órgano de los Centros de Formación Profesional de la Organización Sindical, creará y ejercerá la tutela sobre los centros que dependen de ella con el fin de vigilar el cumplimiento de su cometido.

48La Obra Sindical dispone de la autonomía administrativa y disfruta de personalidad jurídica para la administración de las instalaciones propias a sus fines. Depende de la Vice-Secretaría Nacional de Obras Sindicales, organismo coordinador de toda la función asistencial de los Sindicatos y Delegación Nacional. Su actividad informativa, orientadora y formativa se desarrolla por medios populares, prensa, radio, cine, folletos, etc. La Jefatura Nacional de la Obra la ejerce un Militante del Movimiento, nombrado por Decreto a propuesta del Delegado Nacional de Sindicatos.

49Para realizar el trabajo administrativo de la Obra se constituye una Secretaría, siendo el Secretario Nacional de la Obra designado por el Secretario Nacional, recayendo el nombramiento en un Militante del Movimiento. La jefatura Nacional tiene como órgano asistencial a su vez a otras cinco Jefaturas que agrupa las actividades por sectores a las que van dirigidas las enseñanzas. Estas cinco Jefaturas son: Industrial, Agrícola, Ganadera, Artesana, Femenina y Acelerada.

50Las misiones de estas Jefaturas son esencialmente: dirigir las enseñanzas profesionales y los Centros donde se imparten, coordinar sus activadades específicas con las del conjunto de la Obra e inspeccionar la marcha de los Centros de Formación Profesional de la Organización Sindical.

51De las cinco Jefaturas mencionadas, merece una atención especial la labor desarrollada por la Jefatura de Formación Profesional Acelerada en cuanto a su especial metodología, orientación y carácter novedoso, dando origen al Decreto del 18 de Octubre de 1957.

52Los Centros Sindicales de Formación Profesional son los Organismos creados o incorporados a la disciplina de la Organización Sindical y que poseen las instalaciones adecuadas para el ejercicio docente.

53Las enseñanzas dispensadas son de interés utilitario (técnico y prácticas de formación profesional) a las que se añaden las enseñanzas formativas de carácter cultural, religioso y político-social con la meta de formar al hombre trabajador y procurar su participación activa en la vida social.

54La gestión y gobierno de los Centros Sindicales de Formación Profesional corre a cargo de los Patronatos y Directores.

55Todos los Centros Sindicales de Formación Profesional se colocan bajo la advocación de San Juan Bosco.

56Por la amplitud de las enseñanzas y grados que se cursan, los Centros Sindicales de Formación Profesional pueden conceder títulos técnicos de grado superior o medio; grados de Maestría Industrial, de Aprendizaje o Preaprendizaje. También existen Centros de preparación cultural con elementales prácticas técnico-pedagógicas, otros dedicados a la Formación Profesional de adultos y los de carácter específico, como la ya mencionada Formación Profesional Acelerada, centros estos últimos tendientes a la transformación del peonaje en mano de obra calificada.

57Los Centros Sindicales de Formación Profesional, cualquiera que sea su clase o grado, emplean a un personal docente encargado de llevar a cabo las funciones educativas, formativas y didácticas, con espíritu de servicio, vocación y competencia. Este personal docente se clasifica en:

  • Personal docente con función directora.

  • Profesores.

  • Educadores.

58Todos los alumnos cursando estudios en los Centros Sindicales de Formación Profesional deben cubrir beca de la cuantía, sin percepción de cantidad alguna por parte del becario.

59El importe de la beca de cada alumno sirve al sostenimiento del Centro al que está adscrita la beca.

60Las disciplinas cursadas en los Centros Sindicales de Formación Profesional, de carácter téorico y práctico, son:

  • Enseñanzas Técnico-fundamentales.

  • Enseñanzas complementarias.

  • Enseñanzas de Formación Humana.

  • Enseñanzas prácticas de Taller.

  • Enseñanzas prácticas de perfeccionamiento y extensión cultural.

61Los Centros Sindicales extienden su labor fuera del ámbito pedagógico mediante planes de extensión cultural, publicaciones de revistas, etc.

62La acción asistencial desarrollada por los Sindicatos desde que la Ley de Unidad Sindical configura su organización por ramas económicas y profesionales se equipara a la realizada en el sector económico y social.

63El principio inspirador y la naturaleza de la función asistencial aparecen claramente en el artículo n ° 1 del Estatuto de Ley Sindical:

«La plenitud de la justicia como meta social-revolucionaria, no se alcanza estableciendo simplemente el normal desarrollo de las relaciones jurídicas, laborales, sino que se requiere obtener la máxima elevación moral y material del hombre productor, aun a costa de sacrificios no exigibles legalmente. Con tal propósito desarrolla la Organización Sindical, igualmente a su función propiamente social, otra asistencial, caracterizada por su fuerte sentido de vitalidad económica y un impulso entusiasta hasta el logro de la auténtica hermandad entre todos los trabajadores».

64Las funciones de la labor ásistencial sindicalista declaran perseguir los fines de la elevación de vida en los planes moral, cultural y material del trabajador, a través de inversiones económicas financiadas por el Estado o las Corporaciones Públicas.

  • 2 Palabras de su Alteza Real el Príncipe de España en el acto de clausura de la primera fase de la Ca (...)

65El Sindicalismo, empleando una consideración doctrinal y sociológica, interpreta la función asistencial, no sólo como derecho del individuo sino también como medio de mantener el bienestar, un «bienestar orgánico», es decir no individualista ni «socialista», sino comunitario y sindical. «El Sindicalismo es un órgano de acción y cauce de representación de los trabajadores españoles, y es, además, uno de los pilares en que se apoya nuestro edificio constitucional»2.

66La progresión de los Centros fue más geométrica que aritmética. En 1941, en el Nomenclator de Centros Sindicales de Formación Profesional, sólo figuraban inscritas seis escuelas; en un quinquenio, es decir el curso 1944-1945, ya aparecen 36 Centros, y en saltos quinquenales se pasa a 62; 82; 102 y 119 en el curso 1963-1964. En el Plan de Desarrollo se prevé alcanzar 150 Centros en 1954-1967.

67En cuanto al alumnado en el curso 1940-1941 aparecen 1 291 alumnos; en el curso 1950-1951 se eleva la cifra a 12 127; en el curso 1960-1961, 26229 y en el año 1963-1964 existen 30238 alumnos, alcanzando en el curso 1970-1971, 35 000 alumnos.

68Desde 1940 hasta 1970 se formaron 60 000 alumnos.

69La Formación Profesional también se ocupó de incorporar a la mujer en el proceso productivo. Es un potencial que no se puede menospreciar y al ampliar el volumen de la población activa el papel de la mujer puede adquirir un valor inapreciable.

70Con referencia a 1950, de cada 100 habitantes activos, sólo el 15,84 eran mujeres. Así en el año 1949 se creó el Taller-Escuela Sindical de Oficios Femeninos. El alumnado en sus principios lo componían 1 150 alumnas y la matrícula se elevaba a 15 pesetas al año.

71Las clases eran diarias, con un horario de mañana y tarde. Para las mujeres que ya trabajaban, se creó un horario especial de siete a diez de la noche. El aprendizaje en la Escuela requería cinco años. Dos dedicados a la enseñanza de asignaturas de cultura general y tres de especialización del oficio.

72Los estudios nocturnos comprendián tres años para la obtención del certificado.

73Los oficios que se podían aprender eran: el de tejedora, maquinista de punto, bordadora de todas clases, modista, juguetería, marroquinería, etc. En el año 62 se incorporó la enseñanza para delineantes de la construcción o de la industria, así como un curso profesional de figuristas.

74En el año 1964 se crearon 30 plazas de secretarias de Dirección siguiendo el sistema de Formación Profesional Acelerada y 15 para soldaduras conexionadoras y montadoras de radio y televisión.

75Las mujeres entre 18 y 41 años, obreras en paro o deseosas de cambiar de oficio, recibían 40 pesetas diarias, más la comida de mediodía con subvenciones del Fondo de Protección al Trabajo.

76En los años siguientes se abrieron cursos de peluquería, laborantes químicas, vendedoras y escaparatistas.

77La asignaturas de cultura general eran: Matemáticas, Idiomas, Ciencias Naturales, Geografiá e Historia, Dibujo, Formación del Espíritu Nacional, Gramática, Física y Química, Redacción y Lectura, Contabilidad Mercantil, Higiene Industrial y Anatomía. Las alumnas llevaban un uniforme, falda gris y blusa blanca, con el emblema sindical bordado en rojo.

78Cada domingo los padres de las alumnas se reunían en mesa redonda, después de oir Misa, con la Directora y el profesorado para dialogar y resolver problemas.

79Este Centro Taller-Escuela Sindical de Oficios Femeninos estaba en relación directa con las Empresas que solicitaban personal femenino calificado. Cabe señalar también los Concursos de Formación Profesional Obrera, verdaderas competiciones de trabajo, destinados a dignificar el trabajo y desarrollar el estímulo. Estas competiciones se celebraban anualmente por medio de la Central de la Sección Central de Centros de Trabajo. A los vencedores se les declaraba mejor aprendiz de España.

80En años anteriores a 1949 los Concursos Profesionales se celebraban en muy escasos países y se denominaban Concursos de Rendimiento. Se proyectaban como estímulo de los jóvenes especialistas. En el año 1949 un grupo de españoles que actuaban en Centros de Formación Profesional tuvieron la idea de invitar a Portugal para que participase en un Concurso común que se celebró en 1950 con doce participantes de cada país.

81Esta experencia se repitió dos años consecutivos convocando la II Competición Ibérica a la que fueron invitados, con cierta osadía, los Representantes Diplomáticos acreditados en Madrid.

82El resultado de este intento fue positivo y en el III Concurso celebrado en 1953 participaron jóvenes especialistas de cinco países. España es el país iniciador de la Organización, y once Concursos más se celebraron en él, cuyos gastos corrieron a cargo de la Secretaría General hasta el año 1976, ubicando la sede de dichos concursos en Madrid (Véase cuadros en Anexo).

83Entre los logros alcanzados por la Obra Sindical de Formación Profesional, hay dos que por su carácter novedoso son dignos de mencionar. Estos son: La Institución «Virgen de la Paloma», primera Universidad Obrera y la Formación Profesional Acelerada.

Institución «Virgen de la Paloma»

84Se creó la Institución «Virgen de la Paloma» como ampliación de la Escuela «Ramiro Ledesma» de Formación Profesional Obrera. Esta Escuela dependiente de la Jefatura Provincial del Movimiento de Madrid y patrocinada por el Ministerio de Educación Nacional que la dió validez oficial, se destinó a la preparación técnica y formación total de aprendices en los oficios de la madera, metal y electricidad. La escuela se integró años más tarde a la Institución Sindical «Virgen de la Paloma» (Orden del 18 de marzo de 1946) y ocupó los pabellones, destruidos durante la guerra civil y que la Delegación Nacional de Sindicatos reconstruyó. Estos pabellones ubicados en el recinto que ocupó el «Colegio de la Paloma» en la Dehesa de la Villa, en Madrid, calle de Franco Rodriguez n° 114. Estos terrenos fueron cedidos posteriormente por el Estado a la Delegación Nacional de Sindicatos por Ley promulgada por las Cortes Españolas de fecha 27 de diciembre de 1947.

85Siempre se ha aspirado a conseguir un mayor rendimiento en el trabajo, rendimiento sólo posible si se consigue una formación en la rama de la producción que constituya la meta de la aspiración vocacional. La perfección en la formación implica el deseo de obtener un salario más elevado, justo premio al rendimiento del obrero en el trabajo.

86Al crearse la Institución «Virgen de la Paloma», España no había alcanzado la formación del obrero con respecto al rendimiento en el trabajo, y esto por no poseer buenos centros de aprendizaje en talleres, con lo cual el aprendiz debía formarse por sí solo, prolongándose su formación en demasía.

  • 3 Serrano Cerezo, Eduardo. Profesor de Formación Profesional. Ensayos Profesionales, Cuadernos de est (...)

87La cultura de los obreros españoles, en aquellos tiempos, era deficiente si se la comparaba con la de otros países y esto debido a la carencia de prácticas de enseñanza: «Las aptitudes las puede poseer el aprendiz; lo que no posee en absoluto es formación profesional»3.

88La Institución «Virgen de la Paloma» pone en marcha una manera de hacer con miras a la creación y modificación de los medios de enseñanza que permitan obtener un mejor rendimiento en el aprendizaje de especialidades manuales.

89En aquellos años de la postguerra española, como hemos señalado anteriormente, la formación profesional se hallaba a un nivel precario y un estudio comparativo con otros países de Europa muestra la tarea y las metas que se planteaban en aquellos años en este sector pedagógico. Tomemos Gran Bretaña como país característico y en el que, dado el nivel industrial de aquellos años, esta rama de la pedagogía llevaba un adelanto con respecto a otros países.

90En las escuelas primarias inglesas se hablaba a los niños de la posibilidad de estudiar sin que fuera por fuerza una carrera, creando así en ellos una vocación laboral que les llevase a las Escuelas Profesionales, dependientes del Ministerio de Educación y cuyo mantenimiento estaba asegurado por el Gobierno

91El profesorado que ejercía en estos establecimientos docentes era especial, con una preparación para el cometido de formar a buenos obreros.

  • 4 Datos estadísticos: “La enseñanza profesional en el extranjero”, Sánchez Mir, Luis, Ensayos Profesi (...)

92Estas escuelas profesionales inglesas acogían a los niños deseosos de emprender un oficio y a los adultos, hombres o mujeres que querían especializarse en una rama de la industria o de las artes. A título indicativo señalemos que estas escuelas inglesas recibieron desde el año 1939 a 1945, 420 000 adultos. El sistema de las mencionadas escuelas, gracias a la experiencia de años de funcionamiento, era muy positivo y en Inglaterra se les prestaba una gran importancia. Sirva de prueba el dato siguiente: la población estudiantil se repartía de este modo: 45% en Escuelas Especiales y Universidades y el 55% restante en los llamados Colegios Técnicos. La labor ejemplar en estas escuelas inglesas tendía a formar obreros mayores y no aprendices4.

93La función profesional española se hallaba muy lejos, en cuanto a organización y experiencia, de poder ponerse en parangón con el ejemplo inglés. La Institución Sindical «Virgen de la Paloma» fue, pues, la primera Universidad Obrera española, en donde los aprendices recibían una orientación hacia los diferentes oficios. Fue un proyecto ambicioso y trató de resolver el problema de la formación profesional para los oficios del hierro y del metal, electricidad, madera y artes gráficas.

94Comprendía 20 000 metros cuadrados de talleres y servicios, campos de deportes, piscina, frontón y gimnasio. Inicialmente, funcionó el pabellón central de esta «Ciudad del Aprendiz» en régimen especial y bajo la denominación de Escuela Ramiro Lesdema.

95En una primera fase se construyeron 8 000 metros cuadrados de talleres y servicios y la primera promoción de alumnos fue de 700.

96La terminación completa de la Institución «Virgen de la Paloma» se estableció en un plazo de dos años y en sus 30 talleres se instalaron un millar de máquinas-herramientas y artefactos de trabajo.

97Las obras iniciales se realizaron gracias a un crédito de un millón de pesetas concedido por la Administración Central.

98La Institución «Virgen de la Paloma» tenía un Consejo de Enseñanza, integrado por los Jefes de Especialidad, Jefe del Laboratorio de Psicotecnía, Asesor del Frente de Juventudes, Encargados del Curso y Director del Curso Preparatorio, bajo el mando del Jefe de Estudios. La misión de este Consejo era el atender todas las cuestiones referentes a las enseñanzas, salvo las disciplinarias, métodos, normas, etc.

99La Institución organizaba enseñanzas correspondientes a los oficios del metal, madera, electricidad, artes gráficas, delineantes y construcción, distribuidas en cuatro cursos de diez meses: Orientación, Aprendizaje, Especialización y Perfeccionamiento. Existió también un curso preparatorio para los alumnos que necesitaban ampliar su cultura general o para los que no habían cumplido la edad de doce años, edad exigida para el comienzo de la formación profesional.

100Para la admisión, los alumnos debían pasar un examen de ingreso consistente en preguntas de cultura general sobre Religión, Geografía e Historia de España y algunos ejercicios de Aritmética, Geometría y Dibujo. Un reconocimiento médico era obligatorio e eliminatorio, así como un examen psicotécnico en el momento de la inscripción.

101Según el resultado de estos exámenes, los alumnos pasaban al Curso de Orientación y otros al Preparatorio. El curso preparatorio era como el enlace entre la escuela primaria y la de Formación Profesional. Se trataba de completar los conocimientos de la escuela primaria y orientar a los futuros aprendices hacia la Formación Profesional mediante la práctica de las operaciones fundamentales de la aritmética y nociones de geometría.

102La práctica en talleres era obligatoria. En los trabajos realizados en taller no se exigía precisión, sólo constituía una preorientación del alumno en su futuro porvenir. Estas prácticas se referían al dibujo, con pintura y recorte; modelado, en pastelina y vaciado en escayola; alambre y chapa; decoración; madera y mimbre, y el tiempo dedicado al trabajo en taller eran tres horas semanales.

103El Curso Preparatorio en el año 1950 contaba con 543 alumnos, y en las prácticas en taller se distribuían en diez grupos, formados por unos 60 alumnos en cada uno de estos. El personal docente encargado de las enseñanzas en el Curso Preparatorio le componían diez maestros nacionales de Primera Enseñanza, cuyas plazas se convocaban a concurso-oposición.

104El curso de Orientación lo componían los alumnos declarados aptos en el Preparatorio y los aprobados en el examen de ingreso.

105En este Curso de Orientación los alumnos recibían una enseñanza profesional correspondiente a los oficios citados anteriormente que podían aprenderse en la Institución.

106La enseñanza se componía de dos partes: teórico-práctica y de taller.

107La enseñanza de taller se dispensaba en los talleres de: Mecánica; Electricidad; Carpintería; Artes Gráficas y Construcción.

108Ambas clases de enseñanza se daban en media jornada. La enseñanza teórica constaba de materias fundamentales que se denominaban técnico-gráficas y complementarias.

109El Curso de Orientación se dividía en dos mitades: una para talleres y otra para las aulas alternando en media jornada, como ya quedó dicho anteriormente. El curso de 1956 comenzó con 730 alumnos, distribuidos en ocho grupos, cuatro de cien aprendices, dos de ochenta y cuatro y dos de ochenta y uno.

110La enseñanza teórica se practicaba tres horas por la mañana y tres horas por la tarde. Cada grupo contaba con tres profesores.

111Al final del curso se entregaba a cada aprendiz un impreso conteniendo una relación de los oficios que podían aprender en la Institución, y con la posibilidad, según las notas obtenidas, de elegir el de su preferencia. Si aprobaban el Curso de Orientación podían pasar a los diversos talleres según sus aptitudes. Dichos talleres eran: Mecánico, Automovilismo, Artes Gráficas, Forja y Fundición, Electricidad, Carpintería, Construcción y Dibujo.

112Escuelas Especiales y Universidades y el 55% restante en los llamados Colegios Técnicos. La labor ejemplar en estas escuelas inglesas tendía a formar obreros mayores y no aprendices (4).

113La función profesional española se hallaba muy lejos, en cuanto a organización y experiencia, de poder ponerse en parangón con el ejemplo inglés. La Institución Sindical «Virgen de la Paloma» fue, pues, la primera Universidad Obrera española, en donde los aprendices recibían una orientación hacia los diferentes oficios. Fue un proyecto ambicioso y trató de resolver el problema de la formación profesional para los oficios del hierro y del metal, electricidad, madera y artes gráficas.

114Comprendía 20 000 metros cuadrados de talleres y servicios, campos de deportes, piscina, frontón y gimnasio. Inicialmente, funcionó el pabellón central de esta «Ciudad del Aprendiz» en régimen especial y bajo la denominación de Escuela Ramiro Lesdema.

115En una primera fase se construyeron 8 000 metros cuadrados de talleres y servicios y la primera promoción de alumnos fue de 700.

116La terminación completa de la Institución «Virgen de la Paloma» se estableció en un plazo de dos años y en sus 30 talleres se instalaron un millar de máquinas-herramientas y artefactos de trabajo.

117Las obras iniciales se realizaron gracias a un crédito de un millón de pesetas concedido por la Administración Central.

118La Institución «Virgen de la Paloma» tenía un Consejo de Enseñanza, integrado por los Jefes de Especialidad, Jefe del Laboratorio de Psicotecnía, Asesor del Frente de Juventudes, Encargados del Curso y Director del Curso Preparatorio, bajo el mando del Jefe de Estudios. La misión de este Consejo era el atender todas las cuestiones referentes a las enseñanzas, salvo las disciplinarias, métodos, normas, etc.

119La Institución organizaba enseñanzas correspondientes a los oficios del metal, madera, electricidad, artes gráficas, delineantes y construcción, distribuidas en cuatro cursos de diez meses: Orientación, Aprendizaje, Especialización y Perfeccionamiento. Existió también un curso preparatorio para los alumnos que necesitaban ampliar su cultura general o para los que no habían cumplido la edad de doce años, edad exigida para el comienzo de la formación profesional.

120Para la admisión, los alumnos debían pasar un examen de ingreso consistente en preguntas de cultura general sobre Religión, Geografía e Historia de España y algunos ejercicios de Aritmética, Geometría y Dibujo. Un reconocimiento médico era obligatorio e eliminatorio, asi como un examen psicotécnico en el momento de la inscripción.

121Según el resultado de estos exámenes, los alumnos pasaban al Curso de Orientación y otros al Preparatorio. El curso preparatorio era como el enlace entre la escuela primaria y la de Formación Profesional. Se trataba de completar los conocimientos de la escuela primaria y orientar a los futuros aprendices hacia la Formación Profesional mediante la práctica de las operaciones fundamentales de la aritmética y nociones de geometría.

122La práctica en talleres era obligatoria. En los trabajos realizados en taller no se exigía precisión, sólo constituía una preorientación del alumno en su futuro porvenir. Estas prácticas se referían al dibujo, con pintura y recorte; modelado, en pastelina y vaciado en escayola; alambre y chapa; decoración; madera y mimbre, y el tiempo dedicado al trabajo en taller eran tres horas semanales.

123El Curso Preparatorio en el año 1950 contaba con 543 alumnos, y en las prácticas en taller se distribuían en diez grupos, formados por unos 60 alumnos en cada uno de estos. El personal docente encargado de las enseñanzas en el Curso Preparatorio le componían diez maestros nacionales de Primera Enseñanza, cuyas plazas se convocaban a concurso-oposición.

124El curso de Orientación lo componían los alumnos declarados aptos en el Preparatorio y los aprobados en el examen de ingreso.

125En este Curso de Orientación los alumnos recibían una enseñanza profesional correspondiente a los oficios citados anteriormente que podían aprenderse en la Institución.

126La enseñanza se componía de dos partes: teórico-práctica y de taller.

127La enseñanza de taller se dispensaba en los talleres de: Mecánica; Electricidad; Carpintería; Artes Gráficas y Construcción.

128Ambas clases de enseñanza se daban en media jornada. La enseñanza teórica constaba de materias fundamentales que se denominaban técnico-gráficas y complementarias.

129El Curso de Orientación se dividía en dos mitades: una para talleres y otra para las aulas alternando en media jornada, como ya quedó dicho anteriormente. El curso de 1956 comenzó con 730 alumnos, distribuidos en ocho grupos, cuatro de cien aprendices, dos de ochenta y cuatro y dos de ochenta y uno.

130La enseñanza teórica se practicaba tres horas por la mañana y tres horas por la tarde. Cada grupo contaba con tres profesores.

131Al final del curso se entregaba a cada aprendiz un impreso conteniendo una relación de los oficios que podían aprender en la Institución, y con la posibilidad, según las notas obtenidas, de elegir el de su preferencia. Si aprobaban el Curso de Orientación podían pasar a los diversos talleres según sus aptitudes. Dichos talleres eran: Mecánico, Automovilismo, Artes Gráficas, Forja y Fundición, Electricidad, Carpintería, Construcción y Dibujo.

132En el Curso de Aprendizaje, los aprendices recibían también enseñanzas teórico-prácticas y de taller. Las prácticas de taller se separaban por grupos correspondientes a los diversos oficios de mecánico, carpintero, electricista, artes gráficas, construcción y delineantes.

133Los grupos de enseñanza teórica se componían cada uno de 50 alumnos y el personal encargado de la enseñanza lo constituían 17 profesores.

134La finalidad primordial del Curso de Especialización era consolidar y perfeccionar los conocimientos adquiridos en los cursos anteriores y también la posibilidad de poder escoger las enseñanzas más prácticas y necesarias para ciertas especialidades.

135Los profesores de las enseñanzas teórico-prácticas actuaban a las órdenes de los Jefes de Especialidades encargados de la dirección de las enseñanzas, tanto prácticas como teóricas.

136El personal encargado de las enseñanzas teóricas lo componían 17 profesores.

137En este Curso, los aprendices acababan su formación profesional y compaginaban los conocimientos teóricos y prácticos del oficio y el ambiente de un taller industrial, manteniendo una relación entre la tecnología y el oficio.

138Al finalizar el Curso, los alumnos efectuaban un examen de Reválida y si aprobaban recibían un diploma acreditativo de haber efectuado los estudios correspondientes a una de las especialidades.

139La Institución tenia un régimen de protección económica. Las matrículas eran gratuitas, así como la enseñanza. El alumno recibía gratuitamente la comida del mediodía y los del tercer curso en el año 1950 disfrutaron de un subsidio de aprendizaje de 3 pesetas por día de trabajo, que seguían obteniendo durante el cuarto curso si aprobaban el anterior. Además el Frente de Juventudes ofrecía cien becas al año, existiendo también premios mensuales de aprovechamiento, conducta, etc. Estos premios consistían en cantidades en metálico acompañadas de un diploma impreso. El importe total de los premios concedidos durante el curso 1948-1949 ascendió a 7 369 pesetas.

140La Institución «Virgen de la Paloma» a partir del curso 1947-1948 estableció cursos nocturnos con el fin de proporcionar una enseñanza profesional a los muchachos en edad o en condiciones de recibirla e imposibilitados de asistir a tiempo a una escuela de este tipo.

141Las enseñanzas nocturnas se establecieron en dos cursos y el plan de estudio era el siguiente:

142La experiencia de los dos primeros años demostró que no había alcanzado el rendimiento esperado y por ello la Junta Rectora suprimió las enseñanzas nocturnas, dedicando todo el esfuerzo a la enseñanza normal.

143El personal docente se caracterizó por su variedad tanto de funciones como de profesiones. Se componía de Profesores, Maestros y el personal encargado de atender los talleres, Contramaestres, Maestros y Ayudantes.

144El Reglamento en el mes de febrero de 1947 en el artículo 78 declara la obligatoriedad de poseer un título de la categoría de los expuestos para poder optar en oposición a una plaza del profesorado de la Escuela Sindical de Formación Profesional «Virgen de la Paloma». Por ello el profesorado de las enseñanzas fundamentales estaba formado de Profesores titulados Aparejadores, Ayudantes de Obras Públicas, Doctores, Licenciados, Peritos y Técnicos Industriales, Profesores de Dibujo, Profesores de Educación Física; para las enseñanzas preparatorias formaban el personal docente Maestros Nacionales.

145La formación religiosa de la Institución la dirigían los Padres Salesianos en número de doce.

146Siguiendo el lema del Fundador de la Congregación Salesiana, San Juan Bosco, eminente trabajador, la Institución adoptó «Ora et Labora».

147Los aprendices tenían dos horas de clase de Religión semanales.

148Para lograr la formación de obreros selectos los Padres organizaron las Compañías Piadosas: la de «La Inmaculada» que funcionaba, en el Curso Preparatorio: la de «San José» en Orientación y la del «Santísimo Sacramento» en el de los mayores.

149A ellas pertenecían los alumnos que se distinguían por su buena conducta y su aplicación. Todas las semanas se reunían por separado y celebraban sus círculos de estudios. A cada una de estas Compañías Piadosas pertenecían unos 60 alumnos.

150A mediados del año 1948 se fundó un Centro de Acción Católica, titulado «San Juan Bosco».

151Teniendo en cuenta que no se «enseñaba para la escuela sino para la vida», la Institución constituyó la Asociación de Alumnos de la Institución, encuadrada en las Asociaciones de Don Bosco y denominada «Asociación de Antiguos Alumnos Salesianos», con la finalidad de completar su formación religiosa-moral, proporcionando trabajo, fomento de los deportes e incluso ayuda económica a los necesitados.

152El primer doimingo de cada mes, después de la Misa, celebraban reuniones y una vez al año celebraban una gran fiesta.

153La Institución también dispensaba una Educación Política y se organizaron «Escuadras Especiales» y «Falanges Juveniles de Franco». La Educación Física no estaba ausente y para su aplicación se estableció planes de enseñanzas y aprovechamiento:

154De doce a catorce años: fase de «iniciación».

155De quince a diecisiete años: fase de «formación» y «preselección».

156En estas fases de ejercicio físico se seguían las directrices de Educación Física aplicadas del profesor Lindhar (Dinamarca) y del profesor Thulin (Suecia). Estas tesis se alejaban del trabajo estático, adoptando ritmos más adaptables a los fisiológicos, permitiendo elasticidad muscular y acondicionándose para actuar en la vida.

157La Institución «Virgen de la Paloma» siguió su tarea docente y formativa. Desde 1976 el alumnado fue mixto, aunque con un efectivo femenino muy reducido. En 1984, de 4 000 alumnos, 100 eran chicas. En ambos casos los alumnos pertenecían al medio urbano.

158Desde la creación de la Institución Sindical de Formacion Profesional «Virgen de la Paloma» en el año 1945 el crecimiento del volumen general de la Institución ha ido en aumento progresivo hasta su integración, por disposición transitoria en 1970 de la Ley General de Educación de 4 de agosto, en el sistema educativo general.

Formación Profesional Acelerada

159Ante una necesidad de reconversión la Organización Sindical acomete la acción, inédita en España, de formación de personal cualificado. El Decreto de 18 de octubre de 1957 promueve la creación de la Oficina Sindical de Formación Profesional Acelerada con una capacidad de alumnado de 5 000 puestos anuales.

160Dentro de esta Oficina se crea el Centro Nacional de Formación del Profesorado y Monitores, que se ocupa de la elaboración de los programas, planes de estudio y preparación de textos.

161Conjuntamente con los Centros de Formación Profesional Acelerada trabajan todos los demás de la red sindical y son financiados por el Fondo Nacional de Protección al Trabajo.

162El objeto primordial de la Formación Profesional Acelerada era el de formar, capacitándoles convenientemente, en un periodo de seis meses, obreros especializados, haciéndoles ejecutar obras en Centros de Formación, bajo la vigilancia de profesores-monitores especialmente formados a este fin, a quienes se confiaba un número limitado de alumnos que no sobrepasaba la cifra de 15.

163Esta obrá nació como consecuencia de la necesidad urgente de transformar en obreros cualificados el amplio número de peones sin oficio que presentaba el campo del trabajo español.

164La acción de este nuevo sistema de formación profesional recaía sobre hombres adultos que no habían tenido la oportunidad de aprender una profesion.

165La Organización Sindical dirigió esta nueva metodología de enseñanza profesional dentro de la Obra Sindical de Formación Profesional con una Oficina Sindical, responsable y ejecutora de la misión docente.

166Dicha enseñanza profesional se destinaba a hombres sin oficio de edades entre los veintiun a los cuarenta años.

167Los pilares en que se basaba esa nueva metodología eran:

  1. Método pedagógico: fundado primordialmente en las realizaciones del profesor suizo Corrard. Es un metodo análitico, utilizando una psicología aplicada y un principio de descomposición de movimientos. Así mismo sigue un orden para facilitar el trabajo de compresión, yendo de lo sencillo a lo complejo, utilizando el máximo de memoria visual y realizando una enseñanza concreta.

  2. Establecimiento de los programas de enseñanza: esta misión la realiza el Centro Nacional de Formacion del Profesorado compuesto por empresarios, técnicos y obreros. Estos programas siguen una progresión en los trabajos prácticos y siguiendo un orden pedagógico el profesor pasa a los trabajos teóricos. La práctica manual de un oficio descansa sobre conocimientos de dibujo, cálculo y de tecnología y por ello la parte teórica se apoyará imprescindiblemente en el ejercicio práctico que le sirve de base.

  3. Elección del profesorado y formación pedagógica del mismo. Para la aplicación de esta nueva metodología, la competencia del personal docente era indiscutible requiriendo un cuadro docente capacitado. Por ello los monitores futuros debían pasar un examen médico, un examen psicotécnico y una prueba profesional. Los cursos intensivos de Formación Profesional Acelerada, totalizaban 1 000 horas de formación en cursos intensivos de seis meses. Estos cursos se convocaban dos veces al año y se costeaban en parte con becas de los Fondos Nacionales de Protección al Trabajo. Durante el curso y exceptuando la formación específica, el alumno disfrutaba gratuitamente de las siguientes ayudas:

  • Comida del mediodía;

  • Ropa de trabajo;

  • Seguro de accidentes;

  • Asistencia médico-farmacéutica;

  • Pago de la cuota de empresa de la Seguridad Social para trabajadores en posesion de la cartilla correspondiente:

  • Ayudas en metálico para transporte;

  • Ayuda en metálico para residencia;

  • Ayudas especiales en metálico para los becarios casados que no estén acogidos al seguro de desempleo.

168Los sectores en que actuaba la Formación Profesional Acelerada eran:

  1. Formación de adultos sin oficio;

  2. Readaptación de obreros a nuevas técnicas o nuevos oficios;

  3. Facilitar los movimientos migratorios;

  4. Readaptación de obreros con taras físicas.

169Todos los españoles comprendidos entre los veintiun y cuarenta años podían participar en los cursillo, después de pasar el examen médico y el análisis psicotécnico.

170Los cursillistas seleccionados debían firmar un contrato, comprometiéndose a realizar el curso en su totalidad, respetar la disciplina del Centro y el horario de trabajo. Recibían como jornal-indemnización lo estipulado como salario mínimo del obrero sin cualificación, haciendo la comida del mediodía por cuenta del Centro de enseñanza. Durante el tiempo que durase el cursillo, la Formación Profesional Acelerada actuaba como entidad empresarial, y los cursillistas estaban así sujetos a los Seguros Sociales que determinaba la legislación laboral vigente en aquella época.

171Cada Centro reservaba algunas plazas para las empresas españolas deseosas de especializar a sus peones. En este caso, el jornalindemnización corría por cuenta de la empresa.

172Como ya quedó señalado, el cursillo se desarrollaba en seis meses, con mil horas de trabajo y comprendía en general tres materias: trabajos prácticos, tecnología, cálculo y dibujo. Los seis meses se dividían en dos periodos:

  1. La preformacion, de dos semanas, durante las cuales el cursillista se familiarizaba con las herramientas y debutaba en los ejercicios prácticos elementales.

  2. La formación, durante la cual el cursillista se adaptaba progresivamente al aprendizaje, de lo sencillo a lo complejo, de lo fácil a lo difícil.

173Los ejercicios tanto teóricos como prácticos eran puntuados por el monitor en una ficha-tipo que se convertía en un elemento de apreciación para el Jurado en el examen final. Al final de los seis meses, los exámenes de fin de curso duraban una semana y eran juzgados por tribunales de composición tripatirta-empresarios, técnicos y obreros no pertenecientes al Centro. A los cursillistas que sobrepasaban esa prueba se les concedía un diploma de formación profesional, acreditativo de su capacitación.

174La Formación Profesional Acelerada apareció en España como consecuencia de la expansión de la economía y por los riesgos del paro que afecta más al peonaje sin especialización.

175El primer Centro se creó en Madrid el 7 de julio de 1958, abriéndose sucesivamente otros en Barcelona, Jaén, La Línea de la Concepción, La Coruña, Córdoba, Zaragoza, Badajoz, Las Palmas y Vigo. En los diez años que siguieron la apertura del Centro de Madrid, pasaron por estos Centros de Formación Profesional de adultos 16500 hombres.

176El Plan de Desarrollo Económico y Social de la Organización Sindical, preparó un plan de ampliación hasta completar un ciclo de 21 Centros de Formación Profesional Acelerada distribuidos por toda España.

177Los 10 Centros antes mencionados contanban con una capacidad formativa de 5 000 alumnos al año, lo cual suponía que al término del plan establecido se contase con unos 12 000 trabajadores para la industria española.

178Las primeras experiencias de la formación de obreros chocaron con una incredulidad general, no tanto por la falta de garantía en cuanto a la experimentación sino y sobre todo por el cambio de mentalidad que suponía tal experimento. La Obra Sindical al crear una modalidad de la enseñanza manual, levantó multitud de conjeturas, en su mayoría pesimis-. tas. ¿Formar obreros en seis meses? Los escépticos de esta nueva norma docente no pensaban que la Formación Profesional Acelerada pudiera practicarse con adultos.

  • 5 Revista de Formación Profesional, n° 4, Diciembre - Enero 1975-1976, página 19.

179Con los años se desostró, que aunque los métodos didácticos usados con los adolescentes fueran diferentes, se podía aplicar a la juventud trabajadora. Citemos aquí como colofón de la labor realizada por la FPA la recomendación de la UNESCO «Las empresas deberían estar asociadas a la labor de formación práctica de los que ejercen un oficio o profesión»5.

180Asi pues en este recorrido docente de la Formación Profesional en España diremos que si la formación no crea empleo, sí se puede afirmar que sin la contribución esencial de la formación difícilmente podrán resolverse los múltiples problemas que suscita en una sociedad la inserción, cualificación y promoción profesional de sus hombres y mujeres.

181La década de los 60 fue en Europa una época de expansión y proyección de grandes ideas en el área de la educación. La década de los 70 fue la época testigo, con la crisis y el paro, de las dificultades de conjugar un desarrollo cualitativo con las tensiones de una marcada recesión. La crisis puso de manifiesto los desniveles entre sistema educativo-sistema productivo, apareciendo el papel estratégico y social desempeñado por la formación profesional.

182La década de los 80 se abrió con interrogantes múltiples ¿qué papel jugaría la formación profesional dentro del área de la política de recursos humanos?

183En España a partir de 1970 se inició una profunda reforma educativa en virtud de lo establecido en la disposición transitoria de la Ley General de Educación de 4 de agosto de 1970.

184Los Centros docentes dependientes de la Organización Sindical se integraron en el sistema educativo general por Decreto del 21 de julio de 1972 como Centros no estatales de enseñanza mediante los oportunos expedientes de clasificación y transformación de Centros instruidos de acuerdo con las disposiciones dictadas por el Ministerio de Educación y Ciencia.

185Para terminar este trabajo y para ilustrar que la técnica y el buen empleo de una profesión pueden ser lazos espirituales entre Tos seres y las cosas, he aquí la inocente y significativa historia ocurrida en un lugar de España...

FORMACIÓN PROFESIONAL – SOLDADURA

186«HAN VUELTO A TOCAR A GLORIA»

Por MARTÍΝ RUEDAS LOPEZ-TAPIA
Jefe del Taller de Metalurgia de la Institución
«Virgen de la Paloma»

187En la provincia de Madrid y perteneciente al partido judicial de Getafe, existe el pueblo de Serranillos del Valle, pueblo viril, castellano recio, que alberga en sus 122 casas a cerca de 500 vecinos en una lucha constante por su existencia, que les hace tan duros de cuerpo como blandos de alma.

188Un día cualquiera de cualquier año, los vecinos de Serranillos del Valle no oyeron el alegre dúo de sus campanas llamándolos a sus rezos. Una afonía de la tiple (nacida en 1595) impedía acompañar a la «joven» soprano (1878), cuyos sones expandieron desde entonces el triste tañido de su soledad. Algún tiempo después, enferma de añoranza, no pudo la soprano rasgar el silencio que se cernía a su alrededor. Pasó inadvertida la hora del Angelus para el mozo, que en su trabajo, se descubría respetuosamente ante el sonido querido y familiar tantas veces oído. El campanario de su torre parroquial se había quedado mudo. Las gargantas de la tiple y la soprano no podían dar el saludo de su pregón.

189Al día siguiente, y tras ímprobos esfuerzos, fueron bajadas las campanas al suelo donde el pueblo, consternado, pudo ver las tremendas heridas por las que se escapaba la vida cantarína de sus dos campanas, viejas amigas, ante cuya voz se habían celebrado tantos acontecimientos alegres y tristes. Se habían «rajado».

190Pasó mucho tiempo. Cierto día que el párroco de Serranillos del Valle, don Jesús Barrasa, paseaba pensando en su querida iglesia, acertó a ver un periódico atrasado y le llamó la atención unos grandes titulares que decían:

191INSTITUTO DE LA SOLDADURA

192VI Cursillo de Perfeccionamiento en Métodos Operatorios

193Y, con ansia, devoró todo el anuncio del cursillo. Y soñó. Soñó que el Instituto de la Soldadura era un gran quirófano, donde unos médicos de bata blanca o mono azul, armados de sopletes y caretas ponían a sus campanas en la mesa de operaciones; con maestría sin igual, restañaban sus heridas y, en operación arriesgada y difícil, los otorrinolaringólogos del sonido, devolvían la voz a sus queridas compañeras de tantas horas de soledad.

194Al comentar con el alcade, D. Ricardo Fernández, lo que había leído, tuvo la gran satisfacción de escucharle que conocía mucho a nuestro Director, e inmediatamente escribió al Instituto una breve carta en la que al manifestar sus cuitas rogaba un consejo para ver de poner remedio a sus males.

195Aquella carta llegó y nuestro Director decidió asumir la responsabilidad de la soldadura de las campanas: el Ingeniero Zabara, el Perito Royo y los maestros soldadores, trabajando duro y fuerte, sin descanso, devolvieron la voz a las campanas de Serranillos del Valle, cual el «Levántate y anda» evangélico.

196Y al tañido de sus remozadas campanas los vecinos rezarán por la prosperidad de nuestro Instituto, porque gracias a él, han vuelto a tocar a Gloria las campanas parroquiales...

197(Número 37 de «Ciencia y Técnica de la Soldadura»
Julio-agosto, 1957, Instituto de la Soldadura.)

Bibliographie

Bibliografia

Boletín Oficial del Estado:

Leyes, Decretos y Ordenes Ministeriales.

21. 12.1928

6. 12.1940

6. 06.1941

9. 03.1946

20. 04.1950

6. 05.1950

20. 07.1950

18. 10.1955

22. 07.1958 (B. O. n ° 23. mayo)

31. 08.1971

27. 05.1972

07. 07.1972

18. 04.1974

Concursos Internacionales de Formación Profesional, IVTO, Madrid - 1972.

Cuestionarios y Orientación Pedagógicas del Plan de Estudios de la Formación Profesional de Primer Grado.

Obra Sindical de Formación Profesional, CESEDEP, 1973.

Ensayos Profesionales, nos 4-19-57-58. Cuadernos de Estudios de Centros Sindicales de Formación Profesional, Artes Gráficas, «Virgen de la Paloma» Madrid.

Ensayos Profesionales – Cuadernos de Estudios de la Institución «Virgen de la Paloma», Madrid - 1949.

Enseñanzas Profesionales – Ministerio de Educación Nacional – 1961.

Hacia la Reforma - Documentos de trabajo, Ministerio de Trabajo, Instituto Politécnico «Virgen de la Paloma», I. N. E. M., Madrid, 1982.

Jornadas técnicas de la Subdirección General de Formación Profesional, I.N.E.M. Instituto Nacional de Empleo, 1980.

Legislación de Formación Profesional Industrial, Ministerio de Educación Nacional, Madrid, M. CMLX1I.

La Formación Profesional en el contexto de las Direcciones Provinciales, Jornadas de la Subdirección General de Formación Profesional, Madrid, 17 de Julio de 1980.

Memoria de la Institución Sindical de Formación Profesional «Virgen de la Paloma», Artes Gráficas, 1950.

Objetivos y Planificación de la Formación Profesional, Organizacion Sindical 1971. Biblioteca Nacional de Madrid, Signatura R = 51 1672.

Organización Sindical, Ediciones y Publicaciones Populares Rivadeneyra, S.A. Madrid.

Ordenanzas Generales de la Obra, Delegación Nacional de Sindicatos, Noviembre 1958.

Obra Sindical de Formación Profesional, «Aprendiz». Año Ν I, Delegación Nacional de Sindicatos de F.E.T. y de las J.ON.S.

Censo de Centros Sindicales de Formación Profesional, Organización Sindical, Impretta Samaran, Madrid, 1950.

Patronato de Protección al Trabajo, Ministerio del Trabajo, 1962.

Prospección de necesidades de Formación y Cooperación con Empresas, Jornadas técnicas de la Subdirección General de F. P., Madrid, 1980.

Política Sindical de Formación Profesional, Ediciones y Publicaciones Populares, Madrid, 1973.

Problemas que plantea la Formación Profesional en la actualidad, Moreno Ballesteros, Manuel C.N.F.M.

Política Social, Efren Borrajo, Ediciones Doncel, Madrid, 1970.

¿Qué es la Formación Profesional Acelerada?

Folleto editado por la Oficina Sindical de Formación Profesional Acelerada, Impreso «Pueblo».

Revista de Formación Profesional, n° 4, Diciembre 1975.

Tiempo Nuevo (Revista), Año X - Mayo 1964.

Annexes

ANEXO. EL PENSAMIENTO SINDICAL DEL CAUDILLO

1. El liberalismo del siglo XIX y la representacion corporativa

– «Los Gobiernos parlamentarios, al modo establecido por los dirigentes de la Revolución francesa y por los políticos españoles de principios del siglo XIX, han fracasado, pues nunca ganaron la confianza del pueblo. En primer lugar, el sufragio popular fue tergiversado y falseado por los caciques, y en los últimos años los Sindicatos lo usaron en provecho propio. La voluntad del pueblo español se manifestará oportunamente a través de los organismos técnicos y corporaciones de antaño, profundamente arraigados en el país, que representan fielmente sus ideales y sus necesidades.» (7 agosto 1937. Interviú concedida al representate de la revista «Colliers».)

2. Democracia y Actividad Profesional

– «El nuevo Estado español será una verdadera democracia, en la cual todos los ciudadanos participarán en el Gobierno por medio de su actividad profesional y de su función específica.» (Declaraciones al corresponsal de la N. G. W. «News Service». Noviembre de 1937).

3. Profesion y Democracia

«El Estado español del futuro será una verdadera democracia y en él tomarán parte todos los ciudadanos de acuerdo con su profesión y su función especifica.» (Declaraciones al Representante de la National Catholica Welfare Conference. Enero de 1938.)

4. Incorporacion del pueblo a la labor de Gobierno, lograda a través del sindicalismo

– «Hoy la preocupación para después de la victoria consiste en orientar al Estado en términos tales que el pueblo se incorpore definitivamente a la labor del Gobierno y que por cauces legítimos y serios, prescindiendo de huecos y vanos verbalismos, que eran tan sólo medio de explotación de las clases populares, se logre en España una absoluta justicia, ocupando cada uno el lugar que le corresponda en la nueva tarea nacional.» (Declaraciones al corresponsal de «La Nación», de Buenos Aires. 2 de noviembre de 1938.)

5. La España sindical

– «Y hoy, en los tiempos modernos, surge la España Sindical, que quiere decir la España fraterna, la España organizada, la España fortalecida, en la que cada día uno interviene en lo que entiende y no en aquello que no entiende.» (Discursos pronunciados con motivo del viaje del Caudillo a Andalucía. En Granada, 20 de abril de 1939.)

6. La representación sindical en Cortes

– «En las Cortes Españolas, siguiendo nuestras viejas tradiciones, están representados todos los sectores de la Nación: Sindicatos, Ayuntamientos y Corporaciones.» (23 enero de 1945. Discurso pronunciado en la clausura del III Consejo Sindical Industrial.)

7. El sistema político español y sus órganos de representación

– «Es paradójico que se intente negar el titulo de democrática a una nación que vive y discurre bajo los principios de la Fe Católica, que impregna sus leyes de un hondo espíritu cristiano, que organiza la vida a través de las actividades en que tradicionalmente ha discurrido la vida de nuestra Nación; que tiene sus Cortes representativas, elegidas por sus Municipios, sus Sindicatos y sus Hermandades.» (14 de mayo de 1946. Ante las Cortes Españolas.)

8. Hermandades, Sindicatos y Corporaciones, órganos de la democracia católica

– «A esa democracia convencional, nosotros oponemos una democracia católica y orgánica que dignifica y eleva al hombre, garantizándole sus derechos individuales y colectivos, que no admite su explotación por medio del cacicazgo y de los partidos políticos profesionales, sino que les abre cauce libre a través de las hermandades, Sindicatos, Corporaciones u Organismos provinciales y locales en los que discurre su vida. f» (14 de mayo de 1946. Ante las Cortes Españolas.)

9. Las elecciones municipales y los organismos de representación y corporativos

– «No podemos pasar por alto en esta hora, aunque en el orden interno haya constituido un hecho normal en el desenvolvimiento de nuestras instituciones, el de la celebración de las elecciones municipales en un ambiente de absoluta libertad ciudadana, que deja a la administración local firmemente asentada sobre los tres grandes cauces naturales de la Familia, la Profesión y el Sindicato, que al llevar sus representaciones a las Cortes de la Nación y a las Diputaciones de las provincias, siguiendo las tradiciones españolas, llevarán la espontaneidad de la representación a los órganos legislativos.» (31 de diciembre de 1948. Mensaje al finalizar el año.)

10. Los estragos del liberalismo

– «Rompió el liberalismo las ligaduras de los rígidos sistemas gremiales, dando nacimiento a las grandes Empresas; pero frente a ello surgió el capitalismo y la lucha de clases. Pudieron los Estados liberales, con el capitalismo en el Poder, sobrellevar durante casi un siglo esta lucha sorda; pero con el tiempo la ficción sale a la superficie y obliga a las naciones a deslindar los campos, a aclarar las posiciones y crear un Estado indispensable en el campo de lo económico-social.» (25 de febrero de 1952. A los ingenieros industriales.)

11. Las importancia del sindicalismo

– «Frente al movimiento sindical que crece anárquico como una marca irresistible después de haber aufrido la proscripción durante casi un siglo, no es suficiente con arrojarle bocados de carne para entretener su apetito, sino que es preciso reconocer en lo sindical laforma de expresión de los intereses de grupo en la sociedad y convirtiéndola en instrumento de representación pública, incorporarlo al orden politico y legislativo.» (16 de mayo de 1952. En las Cortes Españolas.)

12. La unidad y el sindicalismo

– «La mayor negación de la democracia seria la de negarnos el derecho a seguir nuestro propio camino. España sabe lo que quiere, lo que necesita y los modos de conseguirlo. Y lo mismo que en el contenido doctrinal genérico del Movimiento hemos realizado la unidad de todos los españoles en una ancha y vehemente voluntad de servicio a España, asi por el Sindicalismo nacional, concediendo a todas las categorías del trabajo unos derechos políticos específicos, realizamos al mismo tiempo la unidad entre las clases.» (16 de mayo de 1952. En las Cortes Españolas.)

13. El factor sindical en la vida española

– «Yo os aseguro que con la unión estrecha de los españoles, con fe en los destinos históricos de España y a través de las organizaciones naturales del Sindicato, la familia y el Municipio, que permiten al Gobierno español el diálogo con todos, lograremos cumplir y convertir en realidad vuestras aspiraciones en todo aquello que permitan las posibilidades de la nación.» (4 de junio de 1952. En Tarragona, al imponérsele la medalla de la ciudad.)

14. La colaboración de los organismos sindicales

– «Fiemos ido a los pueblos y a los lugares todos de España, a las comarcas más apartadas, y hemos buscado el contacto con las Hermandades de Labradores, sus fuerzas vivas y elementos pensantes de los pueblos, a los que hemos preguntado por primera vez en España sus aspiraciones y necesidades para confeccionar programas que les dieran satisfacción. Y han sido luego en las provincias los órganos sindicales y provinciales, los técnicos de la nación, cualquiera que fuese su ideología, los que han colaborado con ingenieros, universitarios y representantes genuinos de las actividades de todo orden de la nación para redactar los programas de ordenación económico-social.» (15 de noviembre de 1952. A los miembros del I Consejo Político Sindical. En El Pardo.)

15. Luchas sociales y luchas de clases

– «Yo no condeno las luchas sociales en que hayáis podido tomar parte; yo no censuro que bajo un régimen de lucha de clases los trabajadores españoles hayan buscado en el sindicato que se les ofrecía la defensa de sus intereses; lo que sí condeno es la explotación que se venía haciendo de ellos por unas minorías vendidas al extranjero.» (Madrid, 16 de julio de 1955. Al Congreso Nacional de Trabajadores.)

16. Los consejos sindicales y el dialogo

– «Este despertar de la vida española se acusa en toda la geografía de España, en la vida y los programas de sus Corporaciones, en las reuniones y Consejos de los Sindicatos, en sus Juntas ordenadoras de carácter económico-social; en la multiplicación de las instancias que al Estado se elevan y en el diálogo constante de la Administración y de los Organos de gobierno con los pueblos y sus asociaciones naturales. Hemos sustituido una democracia formalista y hueca por la práctica real de una democracia orgánica y fecunda que ha alcanzado en pocos años lo que muchos no imaginaban pudiera alcanzarse en siglos.» (Madrid, 31 de diciembre de 1955. Mensaje de fin de año.)

17. Sentido de la democracia española

– «Nuestra democracia astá en conocer y sentir las necesidades de las provincias, en recoger vuestros anhelos, concretaros en esos Consejos Económico-sociales donde los Sindicatos, las Corporaciones y las Hermandades exponen sus necesidades.» (Huelva, 24 de abril de 1956.)

18. La ordenación económico-socail de las provincias y la organización sindical

– «El Régimen de la Cruzada ha creado otros nuevos horizontes e ideales. Ha realizado en todas las provincias españolas estudios de ordenación económico-social, que han permitido conocer las necesidades de cada una de las comarcas y los problemas que a ella les afectan, y con la aportación de Ayuntamientos, de Corporaciones, de Hermandades de Labradores y de técnicos y particulares ha definido las aspiraciones en este orden, que, recogidas por el Estado, se integran los planes de los distintos Departamentos ministeriales.» (Madrid, 17 de julio de 1956.)

19. Dialogo con el gobierno y eficacia de los sindicatos y hermandades

– «Os digo todo esto en este lenguaje llano de labradores, porque creo que el diálogo es necesario. Los que vivís en el campo español, los que conocéis sus necesidades, los que sabéis de sus problemas, sois los que mejor podéis exponerlos y buscar en colaboración con los técnicos del Gobierno una solución. Yo ya sé que alguna vez, muchas quizá, encontraréis en el camino la acción retardataria y entorpecedora de la burocracia; pero ya las salvaremos y ya pondremos todas las cosas en movimiento.

El objetivo es mantener la fe. No permitáis que se duerman los jefes de las Hermandades ni de los Sindicatos. Cuando no sirva un hombre, echarlo por la borda y cambiarlo.» (Madrid, 11 de mayo de 1957. A los tres mil labradores que asistieron a la VI Asamblea Nacional de Labradores y Ganaderos organizada por Sindicatos.)

20. Sindicato y dialogo

– «Jamás ha habido un Estado más inquieto por los problemas sociales de la nación, más interesado por despertar al pueblo español y ponerlo en marcha, y que sea este mismo pueblo, a través de sus Organismos naturales - el Sindicato, el Ayuntamiento y la familia -, el que pueda resolver en diálogo todos los problemas de la nación.» (Madrid, 11 de mayo de 1957. A los tres mil labradores que asistieron a la VI Asamblea Nacional de Labradores y Ganaderos organizada por Sindicatos.)

21. Participación del pueblo en la vida publica

– «Hemos vuelto la esperanza y la fe al pueblo y lo hemos llevado a intervenir en la vida pública, pero no a la antigua usanza de las democracias inorgánicas con sus caciques y sus amaños, sino con la práctica de una democracia más sincera y directa, yendo los gobernadores civiles a los pueblos y las autoridades de todo orden a entablar diálogos con los españoles, escuchando sus necesidades y abriéndoles el cauce de sus organizaciones naturales · de la familia, el Municipio y el Sindicato para conseguirlo.» (Orense, 1 de julio de 1957.)

22. El movimiento nacional y el dialogo

– «Por todo ello debéis defender el Movimiento Nacional como cosa propia, porque no es que vengamos a sustituir unos caciques por otros, sino que venimos a poner España en pie, a que se realicen vuestros anhelos y a que, a través del Sindicato, trayendo a él los hombres mejores, pueda establecerse el diálogo, y que la colaboración de las masas españolas en la obra del Estado sea una realidad que nos permita vivir en una fraternidad mayor y más contentos en una España Grande, una España Libre...» (18 de septiembre de 1957. A los pescadores de San Pedro de Visma, la Coruña.)

Tiempo Nuevo – Año X Mayo 1964.

Fuente estadística: Concursos Internacionales de Formación Profesional, IVTO Madrid, 1979, Página 3

Fuente estadística: Concursos Internacionales de Formación Profesional, IVTO Madrid, 1979, Página 3

Notes

1 Moreno Ballesteros, Manuel, Problemas que plantea la Formación Profesional en la actualidad, Madrid, 28 de Enero de 1961, Página 14.

2 Palabras de su Alteza Real el Príncipe de España en el acto de clausura de la primera fase de la Campaña de promoción cultural del trabajador, Madrid, 1971.

3 Serrano Cerezo, Eduardo. Profesor de Formación Profesional. Ensayos Profesionales, Cuadernos de estudios, Artes Gráficas, Madrid, 1949, página 9.

4 Datos estadísticos: “La enseñanza profesional en el extranjero”, Sánchez Mir, Luis, Ensayos Profesionales, Página 22.

5 Revista de Formación Profesional, n° 4, Diciembre - Enero 1975-1976, página 19.

Notes de fin

1 Plasmar la labor docente y social de la Obra Sindical de F. P. ha sido la única meta perseguida en la elaboración objetiva del articulo, carente de análisis personal.
Cabe señalar igualmente la dificultad encontrada en la obtención de bibliografía, tanto en Bibliotecas Nacionales o Municipales como en Archivos o en las antiguas Delegaciones Provinciales de Sindicatos de donde la mayoría de documentos ha desaparecido.
Las fuentes de datos, folletos, Cuadernos y demás material bibliográfico utilizado para el artículo son propiedad personal, prestada por bibliotecas particulares. No podría terminar esta salvedad sin agradecer particularmente la colaboración prestada por Don Nemesio Garde y Don Jorge Molina-Martínez.

Table des illustrations

Légende "Aprendiz Año 1, n° 1 - Delegación nacional de Sindicatos de FET y de las JONS - Portada - Gráficas Afrodisio Aguado - Barquillo, 4 - MADRID
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5158/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 32k
Légende Política sindical de Formación Profesional CESEDEP Ediciones y publicaciones populares
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5158/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
Légende "Aprendiz", Año 1, n° 1 - Delegación nacional de Sindicatos de FET y de las JONS - Página 3 - Gráficas Afrodisio Aguado - Barquillo, 4 - MADRID
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5158/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5158/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
Légende Fuente estadística: Concursos Internacionales de Formación Profesional, IVTO Madrid, 1979, Página 3
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5158/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Légende Fuente estadística: Concursos Internacionales de Formación Profesional, IVTO Madrid, 1979, Página 3
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5158/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5158/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 532k

© Presses universitaires François-Rabelais, 1983

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540