Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Voyages et séjours d'Espagnols et d'Hispano-Américains en France

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

Hispano-americanos en Francia: la Restauración y América independiente. ¿Realismo o dogmatismo?

Raúl Veiga

Texte intégral

1La reinstalación del absolutismo en España por la gracia de la Santa Alianza y por obra de los “Cien mil hijos de San Luis” y, por consiguiente, la amenaza de una intervención para restablecer el imperio colonial español en América bastaron para quebrar la endeble concordia que había caracterizado a la Europa restaurada.

2Mientras Gran Bretaña acrecienta sus relaciones y el apoyo a las nuevas naciones, los Estados Unidos — ya comprada la Florida — se apresuran a condenar enérgicamente todo intento de injerencia en los asuntos del nuevo continente. Pasos previos de Canning y de Monroe, pronto seguidos por el reconocimiento paulatino de la independencia de las ex-colonias españolas.

3En ese contexto, el papel tutelar asumido por Francia en España, respetuoso de los postulados de la alianza absolutista, implica el abandono de esas lejanas comarcas en manos inglesas y norteamericanas, o la búsqueda de nuevos principios orientadores de una política exterior que favorezca los imperativos de la expansión política y mercantil. Alternativa que encuentra expresión en posiciones dogmáticas o en posturas realistas.

4Una abundante documentacion, aun inédita, de los Archivos Nacionales de París referida a la entrada, salida y permanencia en Francia de españoles y americanos, nos ha servido de base para esbozar ciertos aspectos de las relaciones entre la Restauración y las nuevas naciones americanas, teniendo en cuenta las oposiciones observadas en el seno del gobierno francés.

Españoles y americanos en Francia

5La convulsionada historia española de las primeras décadas del siglo XIX animada por la oposición entre constitucionalistas y absolutistas, entre liberalismo y conservadurismo, va a motivar con sus flujos y reflujos la expatriación de numerosas personas involucradas en los acontecimientos.

6Al abandonar los ejércitos imperiales España en 1813, su retirada fue seguida por el éxodo hacia Francia de unas doce mil familias de “afrancesados”.

7Meses después, el retorno del perjuro Fernando VII envía al exilio a patriotas y partidarios de la Constitución convertidos en víctimas propiciatorias de la prepotencia absolutista y del artero comportamiento del monarca más desagradecido, y más ruin, de cuantos sufriera España. Algunos marchan hacia territorio británico atraídos por su afinidad con el sistema político, otros obtienen penoso amparo en suelo francés y el resto se dispersa por los pocos lugares que brindaban refugio en esos años. Para muchos, el triunfo de la sublevación de Rafael del Riego significó el retorno a la patria y a la lucha en una España convertida en esperanza y tierra de asilo del liberalismo europeo.

8Sin embargo, esa esperanza era demasiado frágil. Estaba condenada por el desequilibrio entre un interior rural arcaico y áreas costeras, dinámicas pero aisladas. Se apoyaba sobre fuerzas sociales aún escasas en España. Sitiada por la Santa Alianza fue vencida, más que por los cruzados franceses, por la traición a las instituciones y el honor claudicante de los altos mandos de los cuerpos de ejército; sólo Torrijos y Riego en el sur, Mina en Cataluña y otras escasas unidades pudieron oponer una simbólica resistencia que salvara la dignidad liberal.

9El restablecimiento del absolutismo en el primer día de octubre de 1823 y la ocupación por cinco años del territorio nacional por las fuerzas extranjeras, marcan un nuevo período de emigración. Numerosos eran aquellos que partían por segunda vez. Los que podían iban a Londres o se refugiaban en Gibraltar para tratar más tarde de ser trasladados a esa ciudad. Los que pasaron los Pirineos, más que como exiliados fueron tratados en Francia como prisioneros de guerra y, en su mayoría, internados en depósitos.

10Una engañosa amnistía concedida por el rey en 1824 para salvar las apariencias ante la opinión internacional, más que atenuar sirve para agudizar el estado de represión y, en consecuencia, para hacer cada vez más abultada la nómina de los emigrados.

11Mientras tanto, desde América, se va desarrollando hacia Europa una corriente de viajeros sucesivamente alimentada por los avances y retrocesos de la emancipación de las colonias y por el establecimiento de incipientes relaciones comerciales y culturales. Corriente pronto aumentada por la difícil emergencia de las nuevas naciones y por la emigración que deriva de luchas fraticidas generadas por la reacción de grupos atávicos. Así, irán llegando encargados de misiones para obtener el apoyo o el reconocimiento de los nuevos estados por las cancillerías de Londres y de París, seguidos por gestores de empréstitos y agentes de operaciones comerciales; detrás de los cuales, vendrán los primeros patriotas exiliados o retirados del fragor de las refriegas internas, y jóvenes estudiantes deseosos de alcanzar una formación entonces imposible en sus modestos lugares de origen.

  • 1 Entre 1824 y 1828 Londres monopoliza las ediciones periódicas, con publicaciones que alcanzaron imp (...)

12Inglaterra y Francia, y en especial Londres y París, se convierten paulatinamente en centros de ilustración y de atracción intelectual, y en lugares de encuentro de españoles y americanos. En ambas capitales y en Burdeos, Perpiñán y Lyon se desarrolla una importante actividad editorial, gracias al concurso de los emigrados españoles, destinada al público hispanohablante: traducciones, antologías, obras científicas, recreativas y de divulgación1.

  • 2 Mora fue llamado de Londres por Rivadavia en 1826 (poco antes de su precipitada caída). En Chile, i (...)
  • 3 Transcribimos de Ocios..., segunda época, enero de 1827, p. 3-7, la Comisión a raíz de haber examin (...)

13La prensa y la labor editorial de la emigración española va a constituir una fuente en que se nutre la avidez de conocimientos de los sectores ilustrados del nuevo mundo. Y con pocos años de atraso, la suerte adversa del liberalismo español será seguida por el liberalismo americano. Al decir de José Joaquín de Mora, el liberalismo español y el americano sufrieron el mismo desengaño2. Hay que agregar a la afirmación de Mora, los servicios involuntarios que prestó la rebelión del “trienio liberal” a la causa americana frustrando el envío de refuerzos a los ejércitos realistas, como también la tardía aunque generosa amplitud del “Dictamen de la comisión de las Cortes Españolas de 1823 sobre el reconocimiento de la independencia de las Américas”3. Dictamen más tarde olvidado por la corta memoria de los constituyentes de 1836.

Orden o comercio

14Numerosos legajos constituidos por la policía de Franchet d’Esperey muestran las características de la represión, la estricta vigilancia a que eran sometidos los individuos que pudieran despertar las mínimas sospechas y la custodia establecida para impedir la infiltración de ideas revolucionarias. Bajo tales condiciones, no resulta extraño comprobar que los extranjeros — y en particular, los hispanoamericanos — fueran considerados sospechosos por excelencia y, por lo tanto, fueran espiados por los celosos informantes de la prefectura de policía.

15Una variada gama de partes policiales elevados al Ministro del Interior permite conocer la vida pública y privada de las personas a través de la óptica insidiosa de sus seguidores. Veamos algunos casos.

  • 4 Archives Nationales de Paris. Série F 7 11981 (En adelante citados A. N. P.).

16La observación de Antonio José de Irisarri comienza de una manera rutinaria4:

“Colonel au service du gouvernement du Chili, est arrivé à Paris, venant de Londres, le 6 septembre 1823, sa conduite a été réservée. Il paraissait jouir d’une fortune considérable. Il est reparti pour l’Angleterre. Il s’est embarqué à Calais le 6 février 1824.”

17Pero a su regreso un informe del 30 de junio de 1824 señala:

“... Entièrement dominé par une femme publique nommée Lemaire Danielle, le Sr. Irisarri est uniquement occupé de la passion qu’il a conçue pour elle. Il ne voit qu’elle seule et fait pour elle tous les sacrifices qu’elle exige de lui.”

18Comentario pueril que se repite meses después cuando otra informacion consigna qué personas frecuenta y que “[il] continue ses assiduités auprès de la demoiselle Martin sa maîtresse”. La curiosa y risueña intromisión en la vida de este personaje aún persiste mucho tiempo después:

  • 5 Ibid. Parte del Prefecto de Policía al ministro del Interior del 22 de Febrero de 1826. Si bien no (...)

“Le colonel d’Irisarri est arrivé le 10 du courant et est descendu rue... M. d’Irisarri a reprit une partie des relations qu’il avait formées avec les espagnols qui se trouvent à Paris, mais il paraît éloigné du moins pour le moment de toute intrigue... Il passe même une partie de son temps dans des maisons de débauche. Il s’est présenté chez Son Altesse Royale, le Duc d’Orléans, pour lui rendre un Collier de Brillants dont il en veut 400.000 francs, mais le Prince n’en offre que 150.000 et il y a lieu de présumer que le Colonel le laissera à ce prix.”5.

19Aunque Franchet d’Esperey ya había sido alejado de la dirección de la policía en 1825, la malicia de los informantes no parece haber cambiado después. Como lo prueba el contenido del parte del prefecto de policía a su ministro a raíz de la presencia de “l’ancien secrétaire de Bolivar”, Pedro de la Torre:

  • 6 A.N.P., F7 12065. Informe del prefecto de Policía al ministro del Interior del 25 de julio de 1827. (...)

“... qu’il a été envoyé ici par ce Général qui cherche, dit-on, à placer d’une manière sûre une partie de la fortune qu’il s’est acquise...” [agregándose en cuanto a sus relaciones]. “Le sieur De la Torre va presque tous les jours chez les sieurs Olmedo, Gamboa et Murphy.”6.

  • 7 A.N.P., F7 12055. Comunicación del 19 de noviembre de 1825 del prefecto de Policía al ministro del (...)
  • 8 Ibid. Nota fechada en París el 23 de diciembre de 1825.

20Sin entrar a considerar qué es lo que podría quedar por entonces de la enorme fortuna personal que Bolívar brindó a la causa de la emancipación, entre todos esos legajos hay uno que merece particular atención. Se trata del correspondiente a Francisco Xavier Rosales, a quien se imputan “des discours très déplacés sur le gouvernement du Roi” y se acota que “sa présence dans la capitale ne saurait être sans dangers”7. Acusación que no sólo debió causar molestias policiales al aludido, sino que también suscitó una nota de defensa del ministro de Marina, conde Chabrol, dirigida a su colega del Interior, conde Corbière, manifestándole8:

“... que ce négociant m’était recommandé de la manière la plus particulière par M. le Cóntr’Amiral de Rosamel, dont les opinions politiques sont excellentes ; qu’il appartient à une des familles les plus recommandables du Chili ; qu’il est beau-frère de M. Del Solar qui a, constamment, fait preuve d’un grand attachement pour la France et qu’enfin, l’objet de son voyage est de conduire à Paris de jeunes chiliens qui doivent y être élevés.”

21Señala además, Chabrol de Cruzol, que Rosales le causó muy buena impresión en una entrevista que tuvo con él y agrega:

“J’ignore quelles sont les opinions de ce négociant, mais je prie Votre Excellence de vouloir bien observer qu’il appartient à une contrée qui a déclaré son indépendance et qui a adopté le Gouvernement Républicain : il serait donc fort naturel qu’il partageât les opinions de ses compatriotes. Mais je crois devoir rappeler à Votre Excellence que les investigations dont M. Ribadavia [sic] et d’autres personnages marquants de l’Amérique du Sud ont été l’objet, de la part de la Police, pendant leur séjour en France, ont nui aux intérêts de nos négociants et nos armateurs dans cette partie du monde, et qu’elles ont placé dans une position fâcheuse les commandants des bâtiments du Roi qui y stationnent. Les mesures de Surveillance qui pourraient être prises à l’égard de M. Rosales amèneraient, sans doute, de semblables résultats...”

22No deja de causar sorpresa el realismo con que el ministro acepta las opiniones republicanas y la independencia americana. Su perspicacia muestra su aptitud para percatarse de errores que obstaculizan las buenas relaciones con las nuevas repúblicas y, en especial, con algunos dirigentes que no fueron debidamente acogidos en Francia a causa de un torpe dogmatismo.

  • 9 A.N.P., F7 11981. Varios expedientes contenidos en esta caja brindan noticias sobre actuaciones pol (...)

23Los libros y publicaciones en español también fueron por entonces objeto de indagaciones y requisas practicadas por la policía de la Restauración9:

  • 10 Ibid. Una de esas obras es la cuestionada Historia crítica de la Inquisición en España de José Anto (...)

“Sur des ouvrages espagnols très dangereux, faisant partie de la Librairie de Rosa, établie rue de Chartres n° 12, à Paris.”10.

  • 11 La Lira argentina o colección de las piezas poéticas dadas a luz en Buenos Ayres durante la guerra (...)

24Procedimientos que se repiten en los locales de editores: J. Alzine en Perpiñan (“ouvrages nouvellement publiés et réimpressions”); Jacob en Versalles (“imprimeur de La Nouvelle Héloïse, traduction espagnole Julia o la Nueva Heloisa”); Firmin Di dot en París, cuya edición de La Lira argentina le envolvió en un proceso en el que fue absuelto quizá para no acarrear “un perjuicio notable al comercio francés” (como alegaba su abogado defensor)11.

25No por azar, ya Cabrol de Cruzol había adoptado una actitud tolerante favorable a los intereses comerciales. Había que entablar relaciones que permitieran, sino recuperar, al menos no continuar perdiendo terreno ante la penetración británica en América.

26La discrepancia entre los ministros de Marina y del Interior, refleja el desarrollo de las contradicciones que aquejan al régimen. Mientras en el ámbito político interno se trata de preservar el “statu quo” basado en la alianza entre el Altar y el Trono, y en España las fuerzas francesas de ocupación continúan custodiando la estabilidad del totalitarismo fernandino; imperativos económicos y comerciales obligan a reconocer — primero “de facto”, luego “de jure” — a las nuevas repúblicas producto de la emancipación americana. Ambivalencia que deriva de nuevos principios en materia diplomática (Canning, Doctrina Monroe) y de la rivalidad con Gran Bretaña que generan las necesidades de la expansión del capitalismo en Francia.

27Cabrol de Cruzol, informado por los hombres de la Marina, defendía desde su Ministerio los intereses de esa expansión. Con mayor amplitud de miras que sus colegas veía que la cooperación con las jóvenes repúblicas americanas era indispensable para asegurar en esas latitudes la presencia de las flotas francesas, conservar las colonias, incrementar la actividad mercantil y desarrollar la influencia de Francia.

28Es un error, por repetido aceptado, considerar que la Restauración no tuvo planes de expansionismo colonial. Una concatenación de hechos permite demostrar lo contrario.

29A la caída del Imperio, Francia había quedado exhausta. Su comercio, arruinado por la guerras y el bloqueo, había bajado desde la Revolución a 1814 de 1125 a 584 millones. De la marina sólo quedaban una treintena de navios después de Gibraltar.

30Al comienzo de la Restauración, el restringido dominio colonial carece de protección: la Marina “Royale” apenas cuenta con 70 buques mal equipados y mediocremente tripulados, la flota mercante se compone de 2297 unidades (contra 25 000 barcos ingleses) y el dispositivio de puertos carece de equipamiento adecuado.

31La renovación de la política colonial se producirá con la llegada al gobierno de bordeleses: Lainé, diputado de la Gironda, presidente de la “Chambre” (1815), ministro del Interior (1816); Portal, consejero de Estado de Colonias (1815), diputado de la Gironda (1818), ministro de Marina (1818). Burdeos que jugaba un papel de primer orden en la economía colonial y en donde se construía un tercio de los barcos para las colonias, dominará este sector desde 1815 a 1821. De tal manera, los armadores afirmaron la supremacía de los comerciantes sobre los colonos con el apoyo de los dos presidentes del “Conseil”, Richelieu y Descazes; aquél amaba a Burdeos y éste — nacido en Saint Martin de Laye — había sido abogado en la región.

32Durante seis años habrá continuidad en la política colonial conducida por el barón Portal, secundado por una mayoría de colaboradores que formados bajo el Imperio estaba exenta de viejos prejuicios. La pasajera influencia de los colonos durante la gestión de Malouet (ministro de Tayllerand) pasa a manos de negociantes como Balguerie-Stuttenberg, acusado por aquéllos de complicidad con el ministro Portal. El “sistema de 1817” se caracterizó por su orientación proteccionista en materia económica y por una centralización administrativa que era hostil al separatismo tradicional de los colonos. Un esfuerzo presupuestario permitirá reconstruir la flota y de nuevo se mira hacia el mar: expedición de Dumont d’Urville en el Pacífico, fundación de la Sociedad de Geografía (1821), estudios de hidrografía (Beautemps-Beaupré) y publicación de Le Pilote français (1822-1844), éxito de la reedición de las obras de Bernardin de Saint-Pierre, el arte y la literatura sirven a la causa de la marina.

  • 12 Ya el baron Portal había manifestado ante la “Chambre” que “les colonies ce sont des leviers agrico (...)

33Aunque la política de los armadores bordeleses no fue coronada por grandes sucesos, sentó las bases de la futura expansión colonial12. Sus sucesores, el general Clermont-Tonnerre (1821-1824) y Chabrol (1824-1829), continuaron la tarea de consolidación del poderío naval como instrumento indispensable de presión, de intervención y de expansión mercantil. Al primero, se debe el mejoramiento de los cuerpos de oficiales y la célebre misión de Dumont d’Urville. Al segundo, excelente administrador, deben atribuírsele enormes méritos: creación del Consejo del Almirantazgo, restablecimiento de las prefecturas marítimas, fundación de una nueva escuela flotante, erección de la dársena de Cherburgo, construcción de navios y una actitud desprejuiciada ante todos los problemas.

Expansión y cooperación

  • 13 A.N.P., BB1 129 (Marine), “Rapports au Roi et Notes pour le Conseil des Ministres 1824-1828”, fs. 1 (...)

34Fiel a sus propósitos, el 27 de marzo de 1825, el ministro Chabrol eleva a consideración del Consejo una iniciativa tendiente a establecer buenas relaciones locales para afirmar la presencia e influencia francesas en América meridional. Los fundamentos de esa iniciativa son tan claros que hacen innecesario todo comentario13:

“Il n’existe au Chili aucun moyen d’instruction pour la jeunesse.
Les principales familles de cette contrée sont au point de se décider pour l’éducation de leurs enfants, entre la France et l’Angleterre. La religion, les convenances de caractère, le goût de la langue française, de notre littérature et de nos arts font pencher la balance en notre faveur.
Les avantages qui résulteraient dans l’avenir pour nos intérêts politiques et commerciaux de la préférence qui nous serait accordée sont incontestables.
En Octobre dernier, M. le Contr’Amiral de Rosamel qui commandait notre station de la Mer du Sud, a accordé passage sur un Bâtiment du Roi à six enfants appartenant aux familles les plus distinguées, et qui viennent faire leur éducation en France.
A la même époque, le gouvernement britannique a fait offrir, par son consul à St. Yago [sic], au Directeur Suprême au Chili d’admettre dans les Ecoles Royales d’Angleterre douze jeunes chiliens.
Ceux de ces enfants qui se rendent en Angleterre sont embarqués en qualité de Midshipman à bord des Bâtiments de S. M. B. et c’est ainsi que le gouvernement anglais fait pourvoir à leur nourriture pendant la traversée. Je ne proposerai pas de conférer le titre d’Elèves de la Marine aux jeunes Chiliens qui viendront en France ; mais je demande l’autorisation de les faire admettre aux frais du Roi, à la table des Elèves des Bâtiments à bord desquels ils seront placés.
Je crois ainsi qu’il conviendrait, à l’exemple de l’Angleterre, de placer gratuitement dans nos Collèges Royaux douze de ces enfants. De six qui sont attendus, deux sont les fils de M. del Solar et les quatre autres appartiennent aussi à sa famille.
De tous les hommes marquants du Chili, M. del Solar est le plus connu pour son attachement à la France ; et si ma proposition est agréé, il serait juste et politique à la fois d’admettre d’abord, dans nos Collèges, les dix enfants dont il s’agit.”

35En el margen del folio se lee escrito de puño y letra del ministro:

“Sa Majesté, dont j’ai pris les ordres, approuve que ces jeunes gens soient embarqués sur nos Bâtiments, à la table des Elèves pour venir faire leur Education en France. Il sera vu plus tard s’il y aurait moyen de disposer de quelques bourses en leur faveur.”

  • 14 A.N.P., F7 12055. Copia de la nota dirigida a “S. E. le Ministre de la Marine et des Colonies..., à (...)

36Como se consigna en el cuarto párrafo de la proposición del ministro, el traslado gratuito de jóvenes ya había comenzado a practicarse. Tal como lo confirma un despacho del contraalmirante de Rosamel, quien además solicita la aprobación del ligero favor acordado14:

“Marie-Thérèse en rade de Valparaiso
le 3 janvier 1825
Monseigneur,
“Par suite à ma lettre du 9 octobre dernier j’ai l’honneur de rendre compte à votre Excellence que, d’après la demande de M. del Solar, j’ai accordé le passage sur la Moselle de quelques jeunes chiliens envoyés en France pour y faire leur éducation. Ce sont deux fils de M. del Solar, quatre de Don José Augustin Xara et un de M. Serra y Solar (ce dernier habite Marseille, ayant émigré du Chili par suite de son dévouement à la cause de S. M. C.). Ils sont accompagnés du frère de M. del Solar, de M. Rosales, beau-frère de ce dernier, et de M. Mandrachi, chargé d’affaires de cette maison qui se rend en France pour y établir des relations commerciales.
Ces onze personnes n’ayant droit ni à la ration, ni à aucun traitement, M. Rosales s’est chargé de pourvoir à tout ce que leur sera nécessaire pour la nourriture et le couchage pendant la traversée.
C’est à la recommandation particulière de M. del Solar et en considération de la noble conduite qu’il a toujours tenue envers les Français dans ce pays, que j’ai cru devoir consentir au passage de 11 personnes précitées. Ce négociant, qu’une grande fortune et de hautes qualités morales placent ici aux rangs des premières maisons, a montré dans toutes ses relations avec nos compatriotes, un zèle, un désintéressement, et une obligeance dignes des plus grands éloges. L’accueil qu’ils reçoivent aujourd’hui n’est sans doute qu’un faible retour de toute sa sollicitude pour la nation française ; et votre Excellence pour qui le juste témoignage que je me plais à rendre aux sentiments de M. del Solar n’est pas nouveau, aura la bonté, j’espère, d’approuver la légère faveur que j’ai accordée.
Il est un autre motif qui m’a engagé à cette obligeance et qui eût suffi, peut-être, pour la déterminer ; j’ai pensé, ainsi que je l’ai fait pressentir à votre Excellence dans ma lettre précitée du 9 octobre, qu’il ne serait pas sans avantage pour la France de favoriser l’impulsion des habitants de cette contrée qui les porte à aller puiser dans son sein les principes de notre civilisation et de notre morale. Cette précieuse richesse de notre nation qui ne contribue pas peu à l’élever au premier rang dans le monde, en se propageant dans un pays dont la fertilité et le commerce peuvent servir un jour à notre prospérité, ne pourrait qu’aider les relations que nous cherchons à y établir. L’Angleterre, dans le zèle infatigable qu’elle déploie toujours pour le succès de ses améliorations, n’a pas négligé cette vue d’intérêt national, et dans ces contrées lointaines où les mêmes motifs l’attirent, elle accueille, avec empressement et à ses frais, ceux qui veulent aller suivre dans ses établissements d’instruction publique, ou au milieu de sa société, les cours de son éducation...”

37Los dos documentos transcriptos, corroboran de una manera fehaciente la función primordial ejercida por la Marina en la apertura de relaciones cordiales y provechosas con los “rebeldes” americanos, y no ocultan la intención de hacer frente en forma eficaz a las iniciativas inglesas.

38Los fondos documentales consultados brindan bastante información, aunque salpicada de frecuentes lagunas, acerca de los jóvenes beneficiarios de transporte y manutención gratuitos en naves de la Marina Real para realizar sus estudios en Francia.

  • 15 Donde figuran: “Francisco Xavier Rosales, levando em sua companhia D. Lorenzo Xara, D. Miguel Xara, (...)
  • 16 Ibid., Nota del 2 de junio de 1825.
  • 17 Ibid.

39El arribo al puerto de El Havre de los primeros, ya citados en el parte de Rosamel, permite constatar que los once viajeros vienen munidos de pasaportes del Brasil15. A su llegada, el ministro de Marina se dirige a su colega del Interior para recomendar a los huéspedes y aclarar que habían embarcado en la “Moselle” con destino a Brest pero que en Río de Janeiro trasbordaron a otro navio con rumbo a El Havre16. El 1° de setiembre el prefecto de Policía comunica al ministro del Interior que efectivamente Juan Manuel Del Solar, Agustín Mandrachi y Francisco Xavier Rosales “sont descendus, rue de la Michaudière n° 9, avec plusieurs jeunes gens du Chili, que paraissent confiés à leurs soins, et qu’ils doivent placer dans des Maisons d’éducation de la Capitale.”17.

  • 18 A.N.P., F7 12065. Hemos considerados de interés incorporar este documento en el apéndice, acompañad (...)

40A partir de entonces, muchos otros irán llegando después de haber efectuado la travesía océanica en navios de “La Royale”, acogidos por los comandantes en virtud de una disposición ministerial del 18 de abril de 1825. Todos, jóvenes provenientes de familias acaudaladas o de rango social respetable, tales como los mencionados en la comunicación del 17 de mayo de 1827 dirigida al ministro del Interior por su colega de la Marina, citando las consideraciones del comandante de la “Moselle”18.

41Dichos estudiantes eran colocados en ciertos colegios cuya existencia casi ha sido ignorada hasta ahora.

  • 19 Ubicado por don Manuel Núñez de Arenas en un artículo (“La suerte de Goya en Francia”) reeditado en(...)
  • 20 Obras postumas de D. Manuel Silvela. Las publica, con la vida del autor, su hijo D. Francisco Agust (...)

42En primer término, cabe citar el establecimiento de Manuel Silvela de Aragón situado en Burdeos “en la calle de la Porte-Dijeaux, en el centro de la ciudad, a dos pasos del Gran Teatr”19. Nacido en Valladolid en 1781 y muerto en la emigración en 1832, este afrancesado había sido a los 27 años alcalde de casa y corte con José Bonaparte. En su condición de jurisconsulto ocupó por entonces la función “de individuo de la Junta Criminal, tribunal monstruoso a juzgar por la ley de su bárbara organización...”, según él mismo menciona más tarde tratando de atenuar la responsabilidad de su actuación20. Sigamos su itinerario a través de su propio relato:

  • 21 A.N.P., F7 210. Solicitud dirigida “A Son Excellence Monseigneur Le Grand Maître de l’Université”, (...)

“Arrivé à Bordeaux en 1813, par suite des événements politiques de ma patrie... je conçus en 1816 le dessein de former un établissement d’éducation consacré aux Espagnols, tout en croyant me rendre utile et à mon pays natal et à celui où j’avais trouvé une hospitalité bienfaisante et généreuse.”21.

43Agregando, más adelante: “Vingt-cinq, trente et quelquefois un plus grand nombre d’élèves ont fait leur éducation sous ma direction”.

44Durante su permanencia en Burdeos, su colegio funcionará sin la autorización necesaria debido al fracaso de sus diversas tramitaciones. Primero, porque no estaba previsto que un extranjero pudiera obtener la “autorisation de chef d’institution ou maître de pension” exigida por el artículo 19 de “arrêté du 17 octobre 1815 de la Commission de l’Instruction publique”. Segundo, en virtud del articulo 1° de la resolución del “Conseil Royal de l’Instruction Publique” del 26 de abril de 1825. Tercero, porque por entonces gobierna la educación Denis Frayssinous, obispo De Hermopolis, para quien, según Ponteil:

  • 22 Félix Ponteil, Histoire de l’enseignement en France. Les grandes étapes, 1789-1964, Tours, Sirey, 1 (...)

“Le principe moteur est double : exiger des maîtres la fidélité monarchique et la foi religieuse. Maintenir les bonnes moeurs et une discipline douce et sévère à la fois, grâce aux évêques et au clergé.”22.

  • 23 A.N.P., F17 89512 y F7 12043, passim.

45Lógico sería, entonces, el rechazo de sus solicitudes por diversas consideraciones23:

“On assure qu’il est porteur de certificats constatant ses opinions royalistes adroitement obtenus de la complaisance de personnes.”
“Les renseignements que vous m’adressez par votre lettre... démontrent la nécessité de resserrer la surveillance de ces Espagnols... Il sera convenable de faire suivre, avec vigilance et précautions, ses démarches et ses relations et de me prévenir très exactement de tous ses déplacements.”
“Ignorant jusqu’à quel point l’éducation de la jeunesse française peut-être confiée à un étranger qui n’a pas de lettre de naturalisation (...).”

46A pesar de los inconvenientes, Silvela logra mantener en funcionamiento su colegio con docentes de la talla de Leandro Fernández de Moratín, Juan María Maury, Pablo de Mendivil (que regresa a España en 1820 y volverá a emigrar a Londres en 1823) y el matemático Andrés Antonio de Gorbea (luego en Chile contratado por Egaña). Hasta que en diciembre de 1826:

  • 24 A.N.P., F7 210, documento citado.

“... des amis, des parents, des correspondants chargés de veiller à l’éducation de plusieurs Espagnols et Américains, prenant pour de la science, les résultats heureux de mon zèle et de mon assiduité au travail, m’engagèrent à transférer mon établissement à Paris.”24.

  • 25 Quizá también por la llegada de jóvenes españoles que trató de impedir Fernando VII mediante una Re (...)

47Cabe suponer que ese traslado se debía a un aumento de la demanda de plazas en colegios españoles favorecido por el transporte gratuito de estudiantes americanos25.

48Llegado a París, Silvela se instala en un amplio edificio situado en el n° 33 de la calle de Montreuil en el suburbio de San Antonio. Previamente, un intento de transferencia del colegio del presbítero Prado (que funcionaba desde hacía algo más de diez años en la calle de la Michaudière) fue desechado por Silvela por su reducida capacidad. Tanto uno como otro debieron esperar el triunfo de los moderados en las elecciones de 1827 para obtener las autorizaciones del “Conseil royal de l’Instruction publique” que legalizaran la existencia de sus establecimientos.

  • 26 A.N.P., F7 210, legajo n° 36.

49Por entonces, en 1828, la afluencia de estudiantes de origen americano y de españoles peninsulares justificaba la habilitación de tres colegios, como se indica en el cuadro siguiente26:

INSTITUTIONS et PENSIONS–ACADÉMIE de PARIS Établissements privés espagnols

NOM

Date du Diplôme d’emplois

Titre de l’établissement

Lieu ou l’école est établie

Observ.

ANGULO, FERNANDEZ

de Autorisation 16 nov. 1828

Pension

 

Petite rue St. Gilles

-

PRADO, Abbé

Autoris. spéciale 22 mars 1828

 

Pension

 

 

rue de Beautrellis n° 6

 

Remplacé par M. Vallejo 8 juil. 1828

SILVELA

Autorisation 18 mars 1828

Pension

 

33, rue de Montreuil

-

VALLEJO

Autorisation 8 juillet 1828

Institution

 

rue de Beautrellis, n° 6

-

  • 27 Resolución conseguida con el apoyo del ministro Chabrol de Cruzol, siempre fiel a su iniciativa, a (...)

50Mientras que inicialmente Silvela sólo había sido autorizado27 “en qualité de chef d’Institution à Paris, mais à la condition expresse de ne recevoir que des espagnols dans son établissement en la sesión del 6 de noviembre de 1830 del mismo Consejo (pero renovado como el resto de las autoridades) se dispuso” que ce chef d’école est autorisé à admettre des élèves sans distinction du pays auquel ces élèves appartiennent Decision ésta que satisfacía una petición en la que el interesado recalcaba las razones por las cuales el nuevo gobierno debía proteger a un establecimiento que:

  • 28 A.N.P., F17 9044, instancia presentada por Manuel Silvela ante el nuevo ministro de Instruccion Púb (...)

“... attire dans son sein des jeunes gens de l’Espagne et de tous les points de l’Amérique : Ces jeunes gens destinés par leurs fortunes et leurs positions sociales à devenir un jour les hommes les plus influens [sic] de leurs pays torment autant des liens entre ces jeunes Républiques et notre belle France. Cette jeunesse Américaine surtout avide de science cherche une éducation Espagnole, mais libre des entraves que le Gouvernement de la Péninsule impose au développement des lumières, et cette éducation elle la trouve dans la Capitale de la France, au centre de la civilisation et du goût, elle la trouve mêlée à l’éducation française. L’éducation, a-t-on dit, est une seconde nature et l’éducation n’est qu’une suite des bonnes habitudes. Habitués à la France, après avoir admiré, pendant six ou huit ans, les merveilles de Paris, après avoir adopté, par imitation, jusques aux moeurs et l’urbanité française nos élèves devenus des hommes garderont, toute leur vie, un souvenir de reconnaissance et de plaisir pour le berceau de leur jeunesse.”28.

51En efecto, dejando de lado cierta adulación, de rigor en esos tiempos, los conceptos de ese afrancesado respondían cabalmente a los anhelos de penetración cultural que debían favorecer la expansión francesa.

  • 29 Testimonio de Vicente Pérez Rosales, en Recuerdos del pasado, 1886.
  • 30 Piezas que obran en A.N.P., F17 9044.

52Es de lamentar que la falta de información sobre los colegios de Fernández de Angulo y de Prado (reemplazado por Vallejo) no permitan evaluar la importancia de los contingentes de jóvenes que se formaron en sus aulas. En cambio, existen referencias acerca del de Silvela que indican la existencia de más de 180 alumnos en 183029; cifras justificadas por la amplitud de los locales consignados en el plano del edificio y por las características de sus instalaciones30.

53Uno de los primeros estudiantes de esa pléyade de jóvenes americanos que se formó en Francia fue el chileno Vicente Pérez Rosales, escritor y precursor de la colonización europea del sur de su país. Llegado en el primer grupo propiciado por el contraalmirante de Rosamel, comenzó sus estudios con el presbítero Prado y los siguió con Manuel Silvela. Quizá es en brazos de Vicente Pérez Rosales que muere en 1828, en el exilio de París, el último clásico de España: don Leandro Fernández de Moratín.

***

54Se han presentado algunos documentos inéditos que contribuyen a la comprensión de ciertos aspectos del desenvolvimiento de las relaciones entre la Francia de la década de 1820 y las nuevas repúblicas americanas. Hemos dejado de lado toda referencia al proceso general de desarrollo de la dominación centro-periferia, en que esas relaciones se insertan, pues su complejidad desborda el modesto alcance de este artículo.

55Los fundamentos de las iniciativas del ministro Chabrol y del contraalmirante de Rosamel fueron premonitorios de una creciente influencia cultural francesa edificada a lo largo del siglo XIX, bajo el liderazgo ejercido desde París. La búsqueda de expansión política y comercial orientada por el pragmatismo de los hombres de la Marina, dió nacionamiento a la cooperación con las naciones iberoamericanas.

Notes

1 Entre 1824 y 1828 Londres monopoliza las ediciones periódicas, con publicaciones que alcanzaron importante difusión: El Español Constitucional, Ocios de Españoles Emigrados, los almanaques (No me olvides) y los “Catecismos” de Ackermann. Elogios de Bolívar y de Sarmiento dan cuenta de la repercusión en Hispanoamérica de los textos de Ackermann.

2 Mora fue llamado de Londres por Rivadavia en 1826 (poco antes de su precipitada caída). En Chile, invitado por Juan Egaña, redactó la Constitución de 1828 y a raíz de Lircay, pasó a Bolivia y Perú. En sus Leyendas españolas expresó el desencanto de su aventura americana.

3 Transcribimos de Ocios..., segunda época, enero de 1827, p. 3-7, la Comisión a raíz de haber examinado la memoria del secretario del despacho de Ultramar señala (conservamos la grafía): “Entretanto que nosotros dormimos las naciones extranjeras están mui en vela, y el congreso debe recordar que en todas las comunicaciones del ministro frances con el embajador ingles en Paris sobre los asuntos de España, siempre jugó el negocio de América de un modo principal, que parece no se les olvidaba un momento, y que acaso influye poderosamente en nuestra situación actual. No olviden las cortes, que en la nota del gabinete de las Tullerías que procedió a la invasion, se ofrecía expresamente el auxilio de Francia con sus ejércitos para la reconquista de América” y continúa más adelante “Por mas encarnizada que sea la guerra y el odio entre aquellos habitantes y los peninsulares, es preciso no equivocarse, no durará mas tiempo que el que tardemos en transigir con ellos... Los americanos conocen que su interés está unido al de la España constitucional, y nunca tendrá partido entre ellos el sistema despótico, cuya tendencia seria a reducirlos al miserable estado de colonias, bien que sus esfuerzos fuesen impotentes. La propensión casi innata de los americanos a la independencia no procede únicamente de resentimientos, sino del natural deseo que tienen los hombres cuando se reunen en grandes masas, de gobernarse por sí solos, cuando acertada o equivocadamente se consideran capaces de ello”. Argumentos que hacen proponer a la comision: “Primero, se invitará a los gobiernos de hecho de las provincias disidentes a enviar comisionados con plenos poderes a un punto neutral de Europa-Segundo, el gobierno de S. M. nombrará por su parte uno ó mas plenipotenciarios que en el punto designado, estipulen toda clase de tratados sobre las bases que se consideren mas a propósito, sin escluir las de independencia, en caso necesario... Cadiz 31 de julio de 1823. Firmado Sanchez, Isturiz Florez, Calderón, Vizmanos, Santos Suarez, Melendez, Varela.”

4 Archives Nationales de Paris. Série F 7 11981 (En adelante citados A. N. P.).

5 Ibid. Parte del Prefecto de Policía al ministro del Interior del 22 de Febrero de 1826. Si bien no es de extrañar que el informante consiguiera datos de sirvientes soplones, causa más asombro que estuviera enterado de que Irisarri había tenido “une altercation avec le Rédacteur principal du Morning Chronique” (a raíz de uno de sus negociados) a quien demandaba por “2100 livres sterling de dommages-intérêts”. Cabe consignar que el primer empréstito contraído en el extranjero por Chile fue negociado en Londres por Irisarri con Hullet Brothers; sobre un valor nominal de un millón de libras esterlinas sólo rindió un 64,5 por ciento.

6 A.N.P., F7 12065. Informe del prefecto de Policía al ministro del Interior del 25 de julio de 1827. Se trata del ecuatoriano José Joaquín Olmedo autor del “Canto a Bolívar” escrito después de Ayacucho, encargado de negocios del Perú en Gran Bretaña y en Francia. Murphy desempeñaba servicios similares para Colombia. Pedro de la Torre cumplía funciones de secretario de Olmedo.

7 A.N.P., F7 12055. Comunicación del 19 de noviembre de 1825 del prefecto de Policía al ministro del Interior.

8 Ibid. Nota fechada en París el 23 de diciembre de 1825.

9 A.N.P., F7 11981. Varios expedientes contenidos en esta caja brindan noticias sobre actuaciones policiales efectuadas entre 1823 y 1826.

10 Ibid. Una de esas obras es la cuestionada Historia crítica de la Inquisición en España de José Antonio Llorente, cuyos diez tomos también fueron capturados en otros allanamientos en compañía de volúmenes de Rousseau, Condorcet, Boulanger (Le Christianisme dévoilé), J. Marchena (Manual de inquisidores), de la Constitución política de promulgada en Cádiz el 19 de marzo de 1812, Benjamin Constant (Curso de política constitucional), de los Tratados... de Bentham, “Résumés d’histoire de France et d’Angleterre par Félix Bodin”, “Résumés d’histoire d’Espagne et du Portugal par Alf. Rabbe”, La Religieuse de Diderot, Volney (Les ruines), Pradt, Padre Isla, Voltaire, etc.

11 La Lira argentina o colección de las piezas poéticas dadas a luz en Buenos Ayres durante la guerra de su independencia y su editor sufrieron la persecución de los esbirros de Franchet d’Esperey, quien arguyendo una leve infracción trató de evitar que la obra se difundiera. A.N.P., F7 12042 (actuaciones policiales contra Francisco de Paula Almeyda, Miguel Rivera y Miguel Rodríguez, especialmente los dos primeros) que se encargaron de contratar la impresión. Los detalles del proceso judicial están contenidos en el legajo F18 1756 de los Archivos Nacionales de París.

12 Ya el baron Portal había manifestado ante la “Chambre” que “les colonies ce sont des leviers agricoles, commerciaux et politiques et des moyens d’influence extérieure dans toutes les parties du monde” y llamado “à se préparer à des sacrifices qui conservent à la France le rang qu’elle doit occuper entre les puissances maritimes” (citado por Charles-Robert Ageron, France coloniale ou parti colonial, Vendôme, Presses Universitaires de France, 1978, p. 15).

13 A.N.P., BB1 129 (Marine), “Rapports au Roi et Notes pour le Conseil des Ministres 1824-1828”, fs. 14-15.

14 A.N.P., F7 12055. Copia de la nota dirigida a “S. E. le Ministre de la Marine et des Colonies..., à Paris” está incluida en el expedientillo 1873 e.

15 Donde figuran: “Francisco Xavier Rosales, levando em sua companhia D. Lorenzo Xara, D. Miguel Xara, D. Manoël Xara, D. Ramon Xara, D. Vicente Perez, D. Santo Rosales, D. Ruperto Solar, D. Vicente Zerra y Soler, e hum criado Manoël Suavidra, todos Hispanhoês Americanos” (A. N. P., F7 12055).

16 Ibid., Nota del 2 de junio de 1825.

17 Ibid.

18 A.N.P., F7 12065. Hemos considerados de interés incorporar este documento en el apéndice, acompañado de la nómina de los pasajeros (en la cual se detallan los datos personales, la posición de los padres y las características de los corresponsales, todos hombres de negocios) y del parte de la policía informando acerca del arribo e instalación de los viajeros, cuya corta edad no permite a la pesquisa “produire des résultats importants” (!).

19 Ubicado por don Manuel Núñez de Arenas en un artículo (“La suerte de Goya en Francia”) reeditado en L’Espagne des Lumières au Romanticisme (Etudes réunies par Robert Marrast), Paris, Centre de Recherches de l’Institut d’Etudes Hispaniques, 1963, p. 211.

20 Obras postumas de D. Manuel Silvela. Las publica, con la vida del autor, su hijo D. Francisco Agustín Silvela, Madrid, Francisco de Paula Mellado, 1845,2 vol., p. XXV.

21 A.N.P., F7 210. Solicitud dirigida “A Son Excellence Monseigneur Le Grand Maître de l’Université”, fechada en París el 25 de diciembre de 1827.

22 Félix Ponteil, Histoire de l’enseignement en France. Les grandes étapes, 1789-1964, Tours, Sirey, 1966, p. 160.

23 A.N.P., F17 89512 y F7 12043, passim.

24 A.N.P., F7 210, documento citado.

25 Quizá también por la llegada de jóvenes españoles que trató de impedir Fernando VII mediante una Real Cédula prohibiendo se libren pasaportes a niños españoles para que vayan a estudiar en Francia, según lo consignara Nuñez de Arenas en el artículo mencionado con el correspondiente apoyo documental (Ministère des Affaires Etrangères, Paris : Mem. et Doc. Espagne, 319, f. 152; y Revista de Archivos, 1899, p. 431).

26 A.N.P., F7 210, legajo n° 36.

27 Resolución conseguida con el apoyo del ministro Chabrol de Cruzol, siempre fiel a su iniciativa, a quien había acudido en búsqueda de apoyo Francisco Xavier Rosales, encargado por muchas familias del cuidado de sus hijos confiados a Silvela. La caja, identificada en los Archivos Nacionales con la referencia F 17 9044, contiene el pedido de recomendación elevado por Rosales al ministro de Marina, y la nota de éste al flamante ministro de Instrucción Pública, fechada el 25 de febrero de 1828.

28 A.N.P., F17 9044, instancia presentada por Manuel Silvela ante el nuevo ministro de Instruccion Pública después de la Revolución de Julio (18 de octubre de 1830), solicitante ser habilitado para recibir y presentar al bachillerato en letras a alumnos de todas las nacionalidades.

29 Testimonio de Vicente Pérez Rosales, en Recuerdos del pasado, 1886.

30 Piezas que obran en A.N.P., F17 9044.

Table des illustrations

Titre Tres documentos de archivos de los años 1825 y 1827
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5139/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 352k
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5139/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 304k
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5139/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 272k
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5139/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 228k
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5139/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 103k

Auteur

© Presses universitaires François-Rabelais, 1982

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter