Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Transgressions et stratégies du métissage en Amérique coloniale

 | 
Bernard Lavallé

Perméabilités culturelles et stratégies sociales

Los amores de Quilaco Yupanqui y la hermosa Circúillor

Raigambre europea de una historia de tema incaico

Sonia V. Rose

Résumé

Les amours de Quilaco Yupanqui et de la belle Curicúillor –intercalées dans la troisième partie de la Miscelánea Antártica de Miguel Cabello Valboa–, sont présentées comme ayant réellement existé et racontées à l'auteur par un cacique. C'est l'histoire artificielle et vraisemblable d'un amour honnête. Elle est nourrie de l'idéalisme platonicien, et a été écrite essentiellement pour plaire à un public de cour aimant les lectures pétrarquisantes. Le présent article porte sur le travail de l'auteur comme médiateur, comme passeur ; il examine le fond prétendument indigène de l'histoire, et le met en relation avec les genres narratifs de l'époque, comme le roman pastoral, byzantin ou morisco

Texte intégral

  • 1 La Miscelánea Antártica y origen de los indios y de los Incas del Perú fue redactada entre 1575 – (...)

1La Miscelánea antártica1 de Miguel Cabello Valboa (1535?-1608?) ha sido poco estudiada y lo ha sido principalmente como fuente de datos para la historia precolombina, de allí que suela ser clasificada por la historiografía dentro de las obras de interés indígena (Esteve Barba, 1960).

  • 2 Cabe mencionar como excepción el estudio de Tauro (1948: p. 169-195) quien enfoca a Cabello y su o (...)

2Es éste el enfoque de Raúl Porras Barrenechea, quien juzga la obra como "amena y algo confusa relación de los diversos reinados de los Incas", en la cual su autor "intercala leyendas novelescas y lances de amor que se entremezclan a los sucesos históricos" (Porras 1986a: p. 456). Sin embargo, "este amor al lado folklórico no amengua la autoridad del cronista" (loc. cit.) cuyo valor reside en el hecho probable de haberse basado en las perdidas Historia de los Incas de Cristóbal de Molina e Historia índica de Sarmiento Gamboa (Porras 1986b: p. 682). La longitud, pero sobre todo el hecho de que las dos primeras partes no se ocupen de la historia incaica, probablemente llevaron a Ternaux Compans a traducir sólo la tercera parte de la Miscelánea antártica, decisión que Porras no puede sino aprobar (loc.cit.). El estudio de la obra como un todo – tal como la concibiera su autor para un determinado público lector – no ha sido planteado: sus fuentes, el sistema de ideas que la alimenta y le da un sentido, el papel que juega dentro de un contexto histórico y político determinados, al igual que el que desempeña dentro de la historia literaria e intelectual del virreinato, no han sido abordados2.

  • 3 Curiosamente, la crítica suele olvidar las Armas Antárticas, poema épico de Miramontes y Zuázola, (...)

3La obra de Cabello Valboa (conjuntamente con la de Martín de Murúa) ha sido considerada como depositaría de una tradición autóctona3. No es de sorprender, dado el sesgo reivindicativo que han tomado los estudios coloniales, que la magra bibliografía con que cuenta se haya visto aumentada en las últimas décadas por dos artículos que buscan rescatar el fondo indígena del relato de Quilaco Yupanqui y de Curricúillor (véase Ramos Escobar 1984 y Rodríguez Arenas 1988).

4José Juan Arrom (1973), en un trabajo pionero, ya había estudiado la existencia de "ficciones" en forma de cuento insertas en obras historiográfícas, concentrándose en el caso de Murúa. En el relato de Acoytapia y Chuqillanto, el estudioso había discernido varios planos o etapas en el proceso de creación: primero, un simple mito etiológico; segundo, un proceso de composición a cargo de generaciones de narradores indígenas; finalmente la recepción del cuento a cargo de Murúa, quien:

"...al disponerse a narrarlo en español, lo vierte en un lenguaje que refleja el gusto de la época y lo aliña con los artificios y convenciones de las novelas que se escribían en la Metrópoli y que circulaban y también se escribían en las colonias: las pastoriles " (1973: p. 31)

  • 4 "... en resumen, [...] lo real maravilloso que va de Asturias y de Carpentier a García Márquez, co (...)

5Si bien Arrom entronca, con el tino que le es habitual, el relato dentro de la tradición de la pastoril, denominándolo acertadamente "idilio indianista", busca, por debajo de la cobertura europea, discernir los rasgos que habrían pertenecido a la tradición autóctona y reconstruir así la versión original (indígena) del cuento. Finalmente, llega a la sorprendente conclusión de que se trata de un antecedente del realismo mágico4.

6Omaña por su parte, en un artículo sobre Murúa, afirma poder distinguir el elemento indígena del europeo gracias a que la fantasía española es "burda, grotesca, totalmente inverosímil, debido tal vez a que carecen de ese tono ingenuo y de ese tinte real maravilloso que sí está presente en la fantasía indígena" (1982: p. 696). En el capítulo 89 de la obra de Murúa, identifica como hispánica la voz narrativa porque ésta "habla de sacrificios de niños, cuando los incas no hacían sacrificios humanos" (ibíd.: p. 698).

  • 5 El mismo Arrom, refiriéndose a la fuente en el cuento de Murúa, cae en argumentos que se repliegan (...)

7En cuanto a Ramos Escobar, refiriéndose a los relatos de Murúa y Cabello, sostiene que: "No hay duda que la tradición literaria de los incas era lo suficientemente rica para producir relatos de la complejidad de los aquí discutidos" (1984: p. 534)5.

8Rodríguez Arenas, en su artículo sobre Cabello Valboa, se concentra en la historia de Quilaco y Curicóillur, intentando en su análisis dejar de lado "la voz textual europea" y centrarse en la "intratextualidad de la oralidad" dentro de la cual cobrarían sentido las grandes articulaciones internas y externas del relato (1988: p. 202). Su objetivo es "destacar los rasgos que nos permiten inferir que bajo las técnicas narrativas empleadas por Cabello Valboa se halla una fuente oral indígena" que, como otras, "representaban acontecimientos míticos primordiales de la cosmogonía incaica" (1988: p. 199). Luego de señalar una serie de rasgos y estructuras que la autora considera como propias de la cultura andina -véase nota 12-, concluye que:

"...las categorías conceptuales europeas de Cabello Valboa transgreden la estructura de la cultura andina, significada, emitida y modelada por Matheo Yupangui, y comienza a definirse en forma clara su labor de traductor [...] [En la unión de Quilaco y Curicúillor] se concreta la sustitución impositiva de los elementos ideológicos dominantes de los europeos, sobre el universo ideológico de la cultura incaica " (1988: p. 211)

9Como se puede observar en lo anteriormente expuesto, el problema radica en la determinación de lo prehispánico que, en los casos citados, se da como un apriori que no necesita ser demostrado. Es un hecho que, dado que los pueblos andinos carecieron de escritura, los etnohistoriadores deben basarse para sus investigaciones – en gran medida – en testimonios redactados a menudo en una época tardía, por conquistadores, funcionarios y misioneros, en una lengua europea. El trabajo de crítica de fuentes es pues, en este caso, crucial, debe emprenderse con sumo cuidado y debe estar a cargo de estudiosos con una formación idónea como lo advierte atinadamente Itier (1997, p. 93):

"Aun cuando alguna información sólida acerca de las religiones y mitologías del Perú prehispánico o colonial temprano se pueda extraer de crónicas y documentos de archivo, no es posible penetrar en la manera como los antiguos peruanos conceptualizaban su experiencia, es decir conocer desde dentro, con cierta precisión y objetividad, su propio discurso sobre el mundo si no lo hacemos a partir de fuentes indígenas en los idiomas andinos".

10La utilización, pues, de las historias intercaladas de Cabello Valboa y de Murúa para la reconstrucción de estructuras sociales del mundo andino o del sistema de ideas que lo nutría en la época precolombina, es empresa arriesgada. El aspecto más discutible de estos acercamientos – más cuando se trata de textos que, como estos, han pasado por un elaborado proceso de fabulación y literarización – es, como lo hemos apuntado, precisamente los criterios utilizados para distinguir lo indígena de lo hispánico.

  • 6 Véase, en este sentido, el conjunto de trabajos recientemente publicados por César Itier (1998).
  • 7 Cacique de la región de Quito, a quien Cabello señala como fuente para el relato: "Don Matheo ypan (...)
  • 8 Como lo señalan S. Gruzinski y B. Ares Queija (1997), al acercamos a los fenómenos de mestizaje y (...)
  • 9 Este artículo forma parte de un trabajo más amplio sobre la formación de una élite intelectual en (...)

11Hasta que estudios antropológicos rescaten evidencia de la pervivencia o de la pasada existencia de una historia similar a la de Quilaco y Curicúillor en la tradición oral andina, lo cual requeriría comparar esos relatos con testimonios antiguos y actuales de la tradición oral local, el origen incaico de la historia no puede sino quedar en suposición. Incluso aceptando la probabilidad de un origen prehispánico, no se trata de una historia mítica ni de un relato oral del fondo común6, sino de un caso particular que se da como históricamente acaecido, que habría sido narrado a Cabello por Matheo Yupangui Ynga7, y que es, como queda claro por la conclusión, una historia genealógica. Cabello traslada la historia que le es narrada, pasándola por el cedazo de una tradición y de unos modelos determinados y, al hacerlo, la transforma en otra historia, con un sentido para un determinado público lector. Si hace esto por su indomable tendencia hacia la fabulación, como lo indicara Porras, o porque su eurocentrismo le incapacitaba para comprender la diferencia entre su cultura y la del Otro, como lo apunta Rodríguez Arenas, queda fuera de nuestro alcance determinar. Lo que nos interesa es su labor de trasladador, de mediador, y el proceso de traducción que su materia prima sufre, es decir, cómo (y por qué) el autor de la Miscelánea Antartica, haciendo uso del bagaje cultural y de los modelos narrativos que le da su época, construye una historia que tiene un sentido dentro del período de formación de la sociedad colonial y de un momento político particular8. En el presente artículo, nos limitaremos a identificar la relación entre la obra y sus modelos narrativos europeos9.

  • 10 Curicúillur es mencionada asimismo en el capítulo 31.

12La historia de los amores de Quilaco y Curicúillor está narrada (por el narrador externo que tiene a su cargo el relato) en cuatro capítulos no consecutivos que ocupa sólo parcialmente (26, 27, 30, 33)10 y que cierran la tercera parte de la Miscelánea antártica. La duración de la notable historia (como la llama Cabello), correspondería a la de los sucesos narrados en la acción principal (capítulos 26 al 33) y que va desde los inicios del conflicto entre Huáscar y Atahualpa a la muerte de este último a manos de los españoles.

Argumento

13El capítulo 26 se abre con la embajada que Atahualpa envía a su hermano Huáscar, encabezada por Quilaco Yupanqui, joven noble y deudo de ambos. Ya en el Cuzco, éste visita a la Reina Viuda (esposa de Huayna Cápac) y a su hija, en cuya compañía está Curicúillor, hermosísima doncella, de quien se enamora. Se trata de una hija que Huáscar tuviera con Chumbillaya, mujer de extremada belleza y que fuera envenenada por la envidia que causaba el favor en que el Inca la tenía. A su muerte, Carvac Ticlla, hermana de Huáscar, recoge a su sobrina y la cría en secreto cerca del Cuzco, temerosa de que sufra el mismo destino que su madre. Huáscar comparte los temores de su hermana y vela inicialmente por su hija, aunque luego, absorbido por las tareas de gobierno, abandona su cuidado. Gracias a una escena donde la sobrina hace de la tía su confidente, sabemos que el amor de Quilaco es correspondido. Este, mientras tanto, se entrevista con Huáscar en Calca, quien rechaza las ofrendas de Atahualpa y ordena dar muerte a sus cuatro compañeros. El joven regresa al Cuzco, averigua la calidad de Curicúillor y envía un mensajero para que concerte una cita con Carvac Ticlla, luego de lo cual abandona el Cuzco.

14El capítulo 27 se abre con el llamamiento que hace Huáscar para que se le rinda vasallaje y narra el encuentro amoroso de Curicúillor y Quilaco, quien la pide por esposa a Carvac Ticlla. Solicita le sean concedidos dos años para cumplir su palabra dado que su deber es regresar donde Atahualpa. Esta acepta, concediéndole tres años; acordado esto, los enamorados se separan. Cuatro años depués, no ha vuelto Quilaco y Carvac Ticlla está agonizando, Curicúillor entonces, viendo que su padre la ha prometido a un capitán de su ejército, abandona su casa vestida de hombre y sigue a los ejércitos en busca de su enamorado.

15La historia es retomada en el capítulo 30, donde encontramos a Quilaco desangrándose luego de una batalla. Lo rescata entonces un joven - que dice llamarse Titu y ser del Cuzco - quien ofrece servirle. Durante seis meses, Titu cuida a su amo, teniéndolo al tanto de los sucesos: muerte de Huáscar, desembarco de los españoles y prisión de Atahualpa, llegada de Hernando de Soto y de Pedro de Barco a Jauja, cerca de donde ellos se encuentran.

16En el capítulo 33, por sugestión de Titu, y con miras a recuperar su posición, Quilaco se presenta ante Hernando de Soto. Es entonces cuando el servidor revela su verdadera identidad. El capitán de Pizarro los toma bajo su protección, y los hace unirse en matrimonio, luego de haber sido bautizados y de haber recibido el nombre de Hernando Yupanqui él y Leonor Curicúillor ella. La historia se cierra con una especie de epílogo, en la cual se nos narra que, dos años después, habiendo muerto Quilaco, de Soto se une con Curicúillor, quien le da una hija, Leonor de Soto, que habrá de casarse con un escribano llamado Carrillo, con quien tendrá varios hijos, y vivirá en el Cuzco.

  • 11 Rodríguez Arenas (1988) Interpreta como indígenas: 1 El engarce de la historia, narrada a lo largo (...)

17El resumen anterior permite observar la alta concentración de topoi provenientes del fondo narrativo europeo que, por ser tan numerosos y obvios no nos ha parecido necesario enfatizar en el resumen11. Examinemos a continuación de qué fondo europeo se trata.

  • 12 Baste para citar como ejemplo, la Silva de varia leción de Pedro Mexía (aunque se separe del model (...)

18Cabello concibió su obra – como queda claro por el título y por la explicación que del mismo nos da en el prólogo – como una miscelánea, género que tomaba sus modelos de las Noches Aticas de Aulo Gelio, y las Saturnales de Macrobio, y que, como es sabido, fue muy gustado durante el Renacimiento12.

19El énfasis se repite en un párrafo que funciona como prólogo interno y que el autor introduce una vez comenzada la historia de Quilaco:

"Acese tanta relación deste bien nacido Joven, por el estraño caso que en este viage y camino le subcedio, el qual se porna en historia por ser digno della y tambien por que para que justamente esta obra pueda gozar del nombre de Miscelanea es necesario que en ella se traten todas materias, y faltanos la amorosa que hasta esta coyuntura no se nos a ofrecido..." (26, p. 408)

  • 13 La cuestión del género de la Miscelánea Antártica, de sus relaciones con la historiografía y de có (...)

20La notable historia, pues, cumple una función esencial dentro de la "mixtura" que define genéricamente a la miscelánea, representando la materia amorosa, no tratada hasta entonces. La aridez de la historia se verá así matizada por este caso particular, y permitirá a la obra enseñar deleitando13. El "extraño caso" tiene, además, valor intrínseco y merece ser historiado.

  • 14 Alonso Núñez de Reinoso, Los amores de Clareo y Florisea y los trabajos de la sin ventura Isea. (1 (...)
  • 15 Jorge de Montemayor, Los siete libros de la Diana (1558-59); Gaspar Gil Polo, Diana enamorada (156 (...)
  • 16 La Historia del abencerraje y la hermosa Jarifa es una narración anónima que apareció impresa en c (...)

21La materia amorosa, como es sabido, es central en al menos tres géneros narrativos de la época: las llamadas novela bizantina (1552)14, pastoril (1558)15 y morisca (1565)16.

22El modelo al cual más parecería acercarse la notable historia es el de la pastoril, género paralelo, en la prosa, a la poesía pastoril italianizante. Sin duda, el resumen del argumento que hace Montemayor al comienzo de la Diana parecería sintetizar el estado de cosas de la notable historia:

"... uvo una pastora llamada Diana, cuya hermosura fue extremadissima sobre todas las de su tiempo. Esta quiso y fue querida en extremo de un pastor llamado Sireno, en cuyos amores uvo toda la limpieza y honestidad posible".

23Sin embargo, no nos parece que Cabello tome lo esencial del modelo pastoril. No encontramos idealización alguna de la vida natural – uno de los rasgos definidores del género – sobre cuyos beneficios no se reflexiona. Más aun, la naturaleza no sólo no se encuentra idealizada, sino que aparece como telón de fondo hostil o simplemente no se menciona: los personajes se mueven en un vacío espacial que se limita a la mención geográfica del lugar.

24Se separa igualmente de la pastoril en lo que hace al tema del amor, aunque hay coincidencias indiscutibles. En ambos casos se trata de amores honestos y que responden al ideal neoplatónico (difundido sobre todo por León Hebreo). Del mismo modo, se nos proporciona una visión interna de los estados de ánimo de los personajes: somos así testigos del profundo cambio que opera el amor en ellos, de la angustia que les trae la incertidumbre de no saber si son correspondidos, de los altos y bajos y de las dudas que sufren ante la ausencia del amado. La diferencia es, por otra parte, esencial. Es de recordar en este sentido, el ataque que sufrió la Diana y cuyas causas ha condensado López Estrada (1959: XXXVII):

"... la Diana conducía a un negativismo en la acción, bordeaba estados de quietismo amoroso [...] Era un derroche de imaginación, de sentimiento que se deshacía en un nihilismo espiritual...".

25Contrariamente al caso de la pastoril, no se trata de amor frustrado o no correspondido; los personajes, pues, no tienen cuitas amorosas, y sus sentimientos no están teñidos de una tristeza y melancolía que, de existir, los llevaría a la inacción.

26Un último aspecto que separa la notable historia de la pastoril es que no hay intervención alguna de seres mitológicos o divinos; el elemento maravilloso está ausente y el relato se mantiene dentro de los límites más estrictos de la verosimilitud.

  • 17 Los autores reclaman como modelos la Historia etiópica de Teágenes y Caricleia de Heliodoro (edita (...)

27En este sentido, y en otros, la historia de Quilaco y Curicúillor se acerca a la novela bizantina. De raigambre clásica17, es, como lo ha señalado M. Bataillon, la novela "para la cual reservan su afición los erasmistas" (1982: p. 318), a quienes agrada por poseer las cualidades de las que carece la literatura caballeresca: "verosimilitud, verdad psicológica, ingeniosidad de la composición, sustancia filosófica, respeto de la moral". (Ibíd.: p. 319).

28Además de la verosimilitud, hay dos aspectos esenciales que caracterizan a la novela bizantina: varias intrigas que se entretejen, nutridas por el motivo del cautiverio y el del viaje (que se alegoriza y transforma en peregrinaje de amor) y el tratamiento del tema amoroso. Como la define González Rovira (1996), se trata de

"... la narración de un proceso de encuentro-separación-reencuentro de una joven pareja de amantes ejemplares, a través de un viaje marcado por continuas peripecias, un final feliz que satisface las expectativas de los jóvenes con el matrimonio" (citado por Chr. Marguet 1997: p. 9)

29Si bien la trama de la notable historia es única, las peripecias e incluso la anagnórisis final no faltan. Más aun, su estructura es más compleja de lo que parece a primera vista: está entretejida en la historia principal – de la cual depende para el desarrollo de su intriga –, e incluye dos historias subordinadas, la de Huáscar y Chumillaya, relatada por el narrador principal, y el recuento de las desventuras de Curicúillor y Quilaco, hecho por ella misma a Hernando de Soto, en la escena final.

  • 18 Quilaco viaja de Quito al Cuzco, del Cuzco a Quito, de Quito a las cercanías de Jauja; Curicúillur (...)

30En lo que hace al motivo del viaje, éste desencadena y mantiene la dinámica de la acción de la notable historia18 y, aunque es discutible hasta qué punto los personjes son "peregrinos de amor", se puede afirmar que el viaje de Curicúillor es una quête, una búsqueda que se asemeja a la de varios personajes de la novela bizantina.

31En lo que hace al tratamiento del tema amoroso, en ambos casos prima la castidad de los protagonistas (contrariamente a lo que ocurre a menudo en la novela de caballerías), que son reunidos en matrimonio en un final feliz (a diferencia de lo que ocurre en la novela sentimental y en la pastoril).

  • 19 Christine Marguet (1997: p. 13) considera como rasgo propio de la novela bizantina el enlazamiento (...)

32Otras coincidencias que podemos señalar son el doble protagonismo masculino-femenino19 y la presencia de un rival – el del capitán con quien Huáscar desea casar a Curicúillor – cuya presencia está sólo esbozada y es utilizada exclusivamente como factor desencadenante de la acción.

33La relación que creemos existe entre la notable historia, la novela bizantina y la pastoril van más allá de la cuestión del género y requerirían un estudio del contexto neoplatónico y del tridentino – actualizados en una realidad colonial específica, como lo es la del virreinato del Perú cuando Cabello redacta (1576-1586), es decir, la época postoledana cercana al Tercer Concilio límense - estudio que sobrepasa los límites de este trabajo.

34Hay, sin embargo, un género narrativo que interpreta poéticamente las relaciones entre cristianos e infieles y que consideramos es el que nos proporciona pistas más ricas para el estudio de la notable historia. Se trata de la novela morisca.

  • 20 Las cuatro versiones han sido editadas por Francisco López Estrada (1957), antecedidas de un nutri (...)

35Las diferencias entre el Abencerraje20 y la notable historia son numerosas, pero los rasgos comunes son significativos. La juventud y perfecta belleza de los personajes, la armonía de su calidad y condición, la castidad de sus amores (consumados en luego de la promesa de matrimonio en el Abencerraje, y después de la conversión y matrimonio en la historia de Quilaco Y Curicúillor), el motivo del cautiverio, la importancia del linaje y la nobleza, todos son aspectos que acercan ambas obras. Ambas se desarrollan en un contexto histórico general (la frontera hispano-mora en el siglo XV y la caída del imperio incaico) y hacen referencia a un episodio específico (la desgracia en que han caido los abencerrajes y la lucha fratricida entre Huáscar y Atahualpa). Ambas presentan, ciñéndose estrictamente a las reglas de la verosimilitud, un episodio ficticio que es – como lo ha demostrado López Estrada (1957, 1982) – no tanto la historia de unos amoríos moros, sino la presentación de un caso de virtud (el de Rodrigo de Narváez) y un ejemplo poético del poder del amor y de la convivencia entre hombres de distinta ley.

  • 21 No se trata en modo alguno de una novedad: lo encontramos en el Romancero Viejo y en el Orlando Fu (...)

36La perspectiva del moro, propia de una tercera parte de los romances fronterizos conservados (Menéndez Pidal, 1965: II, p. 10), es retomada en el Abencerraje y en la notable historia. Más aun, cristianos e infieles se enfrentan en combates y lances, regidos por el código caballeresco que implica valor y cortesía y que comparten. Hombres de diferente ley son, pues, igualados por la fuerza del amor, de allí que los enamorados moros (pero también Quilaco y Curicúillor) se comporten como pudiera hacerlo una dama y un caballero cristianos21.

  • 22 Véase nuestro artículo: “Cabello Valboa y el proyecto de sociedad colonial”. En: K. Kohut y S. V. (...)

37Menéndez Pidal ha señalado que la actitud que tal tratamiento implica (y que desembocará en la maurofilia) sólo pudo ser posible una vez que se impuso la superioridad de los cristianos y que los moros cesaron de ser una amenaza real (véase también Cirot 1938-1944). Guillén (1965), por su parte, ha estudiado la relación entre el Abencerraje y el problema de los moriscos y la distancia que separa la idealización literaria de la realidad contemporánea. Una lectura de la historia de Quilaco y Curicúillor a la luz de la de Abindarráez y Jarifa – en el contexto de la situación de los moriscos en la España de 1551-1565 y de la población indígena en el Perú de 1576-1586 – nos permitiría dilucidar la visión poetizada de una sociedad colonial posible22.

38En conclusión, Cabello Valboa nos ha legado una historia artificiosa en la que prima el sentimiento amoroso, una historia verosímil de amor honesto, escrita esencialmente para dar placer a un público lector curioso y cortesano, que gusta de las lecturas petrarquistas, aquél para quien Enrique Garcés estaba traduciendo Camoens, Patrizi y Petrarca, para quien Mexía de Fernangil traduciría las Heroidas, para quien Dávalos y Figueroa escribiría la Miscelánea Austral, y Miramontes y Zuázola sus Armas Antárticas. El relato – ameno y moral –, se nutre del idealismo platónico, reposa sobre una serie de convenciones literarias y reúne rasgos propios de la novela pastoril y de la novela bizantina. Es, sin embargo, el estudio de su deuda para con la novela morisca, el que nos permitirá dilucidar la propuesta que su autor nos hace para la sociedad colonial, visión que comparte con un grupo de intelectuales centrados alrededor de la Academia Antártica.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

ANÓNIMO. 1957. El Abencerraje y la hermosa Jarifa. Cuatro textos y su estudio por Francisco López Estrada. Madrid Publicaciones de la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos. (La versión de Villegas [1565] se encuentra en pp. 307-345).

ARES QUEIJA (Berta); Serge Gruzinski (coords.). 1997. Entre dos Mundos. Fronteras culturales y agentes mediadores. Sevilla: Escuela de Estudios Hispanoamericanos.

ARROM (José Juan). 1973. "Precursores coloniales del cuento hispanoamericano: Fray Martín de Murúa y el idilio indianista En: Enrique Pupo Walker (ed.). El cuento hispanoamericano ante la crítica. Madrid: Castalia, p. 24-36.

AVALLE ARCE (Juan Bautista). 1974. La novela pastoril española. 2a edición corregida y aumentada. Madrid: Istmo.

BATAILLON (Marcel). 1982 [1950], Erasmo y España. Estudios sobre la historia espiritual del siglo XVI. México: FCE.

BURKE (Kenneth). 1950. A Rhetoric of Motives. N.Y.: Prentice Hall.

CABELLO VALBOA (Miguel). 1945. Miscelánea Antártica. En: Obras. Edición e introducción de Jacinto Jijón y Caamaño. Quito: Editorial Ecuatoriana.

– 1951. Miscelánea Antártica. Una historia del Perú antiguo. Prólogo de Daniel Valcárcel, notas e índice a cargo del Instituto de Etnología. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

CIROT (Georges). 1938-1944. "La maurophilie littéraire en Espagne au XVIe siècle". Bulletin Hispanique XL-XLVI.

CURTIUS (Ernst). 1948. Europäische Literatur und lateinisches Mittelalter. Bern: Francke AG Verlag.

ESTEVE BARBA (Francisco). 1960. Historiografía indiana. Madrid: Gredos, p. 524-525.

GONZÁLEZ ROVIRA (Javier). 1996. La novela bizantina de la Edad de Oro. Madrid: Gredos.

GUILLÉN (Claudio). 1965. "Individuo y ejemplaridad en el Abencerraje". En: Collected Studies in Honour of Américo Castro's 80th year. Oxford: Lincoln Lodge Research Library.

ITIER (César). 1997. "Las fuentes quechuas coloniales y la etnohistoria: el ejemplo de la Relación de Pachacuti". En: Thérèse Bouysse-Cassagne (ed.) Saberes y memorias en los Andes. In Memoriam Thierry Saignes. Paris: IHEAL/ Lima: IFEA, p. 93-100.

ITIER (César). 1998. Boletín del Instituto Francés de Estudios Andinos.

KRAUSS (Werner). 1936. Die Kritik des Siglo de Oro am Ritter - und Schäferroman. En: Homenatge a Antoni Rubió y Lluch. Barcelona.

LAVALLÉ (Bernard). 1993. Las promesas ambiguas: ensayos sobre el criollismo colonial en los Andes. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú.

– 1982. Recherches sur l'apparition de la conscience créole dans la vice-royauté du Pérou: l'antagonisme hispano-créole dans les ordres religieux (XVIe-XVIIe siècle). Lille: Atelier Nationale de Reproduction des Thèses. 2 vols.

LÓPEZ ESTRADA (Francisco). 1982. Introducción a su edición de El Abencerraje (novela y romancero). Madrid: Cátedra, p. 11-100.

– 1957. Introducción a su edición de El Abencerraje y la hermosa Jarifa. Madrid: Publicaciones de la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, p. 7-301.

– 1954. Introducción a su edición de Jorge de Montemayor, Los siete libros de la Diana. Madrid: Espasa-Calpe.

MARGUET (Christine). 1997. Le roman bizantin en Espagne. Tesis de doctorado inédita. Bajo la dirección de Augustin Redondo. Université de la Sorbonne Nouvelle-Paris III.

MENÉNDEZ PIDAL (Ramón). 1953. Romancero hispánico (hispano-portugués, americano y sefardí): teoría e historia. Madrid: Espasa-Calpe. 2 vols.

ΟΜΑÑA (Balmiro). 1982. "Ficción incaica y ficción española en dos cuentos de fray Martín de Murúa". Revista iberoamericana XLVIII, 120-121: 695-701.

PARKER (Alexander). 1986. La filosofa del amor en la literatura española, 1480-1680. Madrid: Cátedra.

PORRAS BARRENECHEA (Raúl). 1986a. "Miguel Cabello Balboa". En: íd. Los cronistas del Perú (1528-1650). Ed., prólogo y notas de F. Pease G.Y. Lima: Banco de Crédito del Perú / Ministerio de Educación.

– 1986b. "La Miscelánea Antártica de Cabello Balboa" [Reseña a la edición de 1945]. En: ibid., p.681-683.

RAMOS ESCOBAR (José Luis). 1984. "'Viaje a la semilla': un análisis estructural de narraciones incaicas". Revista ibero-americana L, 27: p. 527-538.

RODRÍGUEZ ARENAS (Flor María). 1988. " La narración indígena en las crónicas de Indias: un caso en la Miscelánea Antártica Revista de crítica literaria latinoamericana XIV, 28: p. 195-213.

TAURO (Alberto). 1948. "Miguel Cabello de Balboa, historiador antártico". En: id. Esquividad y gloria de la Academia Antártica". Lima: Huascarán, p. 169-195.

VALCÁRCEL (Luis). 1951. "Miguel Cabello Valboa y la Miscelánea Antártica". Mar del Sur III (may.-jun.), 17: p. 1-23.

Notes

1 La Miscelánea Antártica y origen de los indios y de los Incas del Perú fue redactada entre 1575 – cuando Cabello se encontraba en Quito – y 1585 – durante su etapa en Ica. La obra no verá la luz hasta el siglo XIX cuando Ternaux-Compans publica – traducida – la tercera parte en el volumen XV de sus Voyages (Paris, 1840). La primera edición completa en español es la de Jacinto Jijón y Caamaño (Quito, 1945), quien la acompaña de otras del mismo autor. En 1951 se edita en el Perú con prólogo de Valcárcel, edición que hemos compulsado y por la cual citamos, colocando el número de capítulo y de página entre paréntesis.

2 Cabe mencionar como excepción el estudio de Tauro (1948: p. 169-195) quien enfoca a Cabello y su obra dentro de las ideas de la época, aunque lo hace brevemente.

3 Curiosamente, la crítica suele olvidar las Armas Antárticas, poema épico de Miramontes y Zuázola, del cual Paul Firbas está preparando una edición crítica.

4 "... en resumen, [...] lo real maravilloso que va de Asturias y de Carpentier a García Márquez, como los recursos narrativos para expresarlo, como el cuento hispanoamericano en sí, tienen en este delicado idilio indianista un venerable antecedente" (Arrom, 1973: p. 35).

5 El mismo Arrom, refiriéndose a la fuente en el cuento de Murúa, cae en argumentos que se repliegan sobre sí mismos al sostener que: "Este sutil arreglo de sonidos, de conceptos y de símbolos no pudo haber sido mera invención del fraile. La múltiple concordancia de las fuentes debió de tener, en tal contexto, un ancestral sentido mítico, como de mágicas reiteraciones encantatorias" (1973: p. 30). El énfasis es nuestro.

6 Véase, en este sentido, el conjunto de trabajos recientemente publicados por César Itier (1998).

7 Cacique de la región de Quito, a quien Cabello señala como fuente para el relato: "Don Matheo ypanqui Ynga natural que residía en el Quito (de quien hubimos esta relación) afirmaua como dicho queda..." (26: p. 410). Para Rodríguez Arenas, sería el "transmisor de la oralidad, quien en su calidad de representante directo del poder abolido por la invasión europa, se apropia de los hechos de su pueblo" (ibíd.: 203)

8 Como lo señalan S. Gruzinski y B. Ares Queija (1997), al acercamos a los fenómenos de mestizaje y de mediación, debemos intentar pensar no en unidades (culturales o étnicas) homogéneas y estáticas que se cruzan, sino en fragmentos inestables que se encuentran en movimiento constante. Nuestra labor sería la de identificar y examinar las modalidades de acción, las estrategias y mecanismos de individuos o sectores que actúan como puente y determinar los espacios de circulación, de comunicación en los cuales se dan fenómenos específicos de translación y de mestizaje.

9 Este artículo forma parte de un trabajo más amplio sobre la formación de una élite intelectual en el virreinato del Perú entre los gobiernos de Francisco de Toledo y del Príncipe de Esquilache, nucleada en torno a la Academia Antártica. La generación posterior ha sido estudiada por Lavallé en una serie de trabajos (entre ellos, 1993 y 1982).

10 Curicúillur es mencionada asimismo en el capítulo 31.

11 Rodríguez Arenas (1988) Interpreta como indígenas: 1 El engarce de la historia, narrada a lo largo de ocho capítulos "patentiza una articulación 'artesanal' que sitúa su composición en la tradición de la producción oral" (p. 203); 2. Los personajes principales, "son la clara idealización y, por tanto, presentación de dos arquetipos de la cultura indígena, eventualmente repetibles en forma cíclica" (p. 204); 3. El enfrentamiento entre Huáscar y Atahualpa "deja ver elementos básicos de la organización andina; mostrando dos grupos encarnizadamente enemigos" (p. 205) dirigidos por dos hermanos; 4. El número cuatro (los compañeros de Quilaco, los años que pasan para que los amantes se reúnan) que, en el mundo andino, simboliza la totalidad y la perfección; 5. La muerte de la madre de Curicúillor, dado que sólo la esposa principal podía ser honrada como Huáscar lo hace con ella; 6. La embajada de Quilaco que, según las reglas de comportamiento de la sociedad incaica, antecedía una expansión territorial; 7. La unión final de la pareja que simboliza la cohesión del Tahuantinsuyu, "esencia del Estado incaico [que] las capas sociales del Imperio intentaban realizar" (p.209).

12 Baste para citar como ejemplo, la Silva de varia leción de Pedro Mexía (aunque se separe del modelo clásico) que se editó 17 veces en el siglo XVI y cuya popularidad es señalada por M. Bataillon quien, por lo demás, la critica duramente (1982, p. 637-638). Cabe recordar que la obra de Diego Dávalos y Figueroa, miembro, al igual que Cabello, de la Academia Antártica fue también una miscelánea (Primera parte de la Miscelánea Austral...Lima, 1602).

13 La cuestión del género de la Miscelánea Antártica, de sus relaciones con la historiografía y de cómo se coloca Cabello con respecto a las discusiones sobre la verosimilitud en la ficción merece un estudio aparte. Habría, en este sentido, que reflexionar sobre la función de la notable historia dentro de la unidad mayor en la cual se halla inserta (apogeo y caída del imperio incaico) y en la relación de ésta (la Tercera Parte) con la totalidad de la obra.

14 Alonso Núñez de Reinoso, Los amores de Clareo y Florisea y los trabajos de la sin ventura Isea. (1552); Jerónimo de Contreras, Selva de Aventuras, 1565 (y la versión de 1582, postridentina).

15 Jorge de Montemayor, Los siete libros de la Diana (1558-59); Gaspar Gil Polo, Diana enamorada (1564); Alonso Pérez, la Segunda parte de la Diana (1564). Su popularidad – a pesar de las censuras de las que será objeto (véase Krauss 1936) – es clara: entre 1559 y 1629 salen de las prensas más de 40 novelas pastoriles.

16 La Historia del abencerraje y la hermosa Jarifa es una narración anónima que apareció impresa en cuatro ocasiones durante el siglo XVI y gozó de enorme popularidad: Cervantes la menciona en la primera parte del Quijote (1605, I, V); inspirará a Lope de Vega la comedia El Remedio en la desdicha (1620) y hará fortuna en la literatura europea. Dejamos de lado la Historia de los bandos de los Zegríes y Abencerrajes, conocida como Guerras civiles de Granada (la. parte: 1595; 2a parte: 1604), de Pérez de Hita, por ser posterior a la Miscelánea antártica.

17 Los autores reclaman como modelos la Historia etiópica de Teágenes y Caricleia de Heliodoro (editada en latín en 1552) y Leucipa y Clitofonte de Aquiles Tacio (editada completa en italiano en 1551).

18 Quilaco viaja de Quito al Cuzco, del Cuzco a Quito, de Quito a las cercanías de Jauja; Curicúillur deja el Cuzco para ir en pos de Quilaco.

19 Christine Marguet (1997: p. 13) considera como rasgo propio de la novela bizantina el enlazamiento de los nombres de los protagonistas en el título, lo cual observamos en de Quilaco y Curicúillor, aunque debe recordarse que esto no es exclusivo de este subénero. Sin embargo, debe reconocerse la existencia del mismo esquema en las Metamorfosis o las Heroídas de Ovidio, por mencionar sólo dos textos muy leídos en la época.

20 Las cuatro versiones han sido editadas por Francisco López Estrada (1957), antecedidas de un nutrido estudio. López Estrada prefiere la versión de Antonio de Villegas (que vuelve a editar en 1982), quien la incluye en su obra miscelánea el Inventario (Medina del Campo: Francisco del Canto 1565 [aprobación de 1551],

21 No se trata en modo alguno de una novedad: lo encontramos en el Romancero Viejo y en el Orlando Furioso.

22 Véase nuestro artículo: “Cabello Valboa y el proyecto de sociedad colonial”. En: K. Kohut y S. V. Rose (eds). Tradiciones cultas y sociedad colonial, Madrid: Iberoamericana,

Auteur

Université de Paris-Sorbonne (Paris IV)

© Presses Sorbonne Nouvelle, 1999

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540