Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Les poètes latino-américains et la guerre d’Espagne

 | 
Claude Fell

I. Documents

Humanismo, cultura, democracia

César Vallejo

Texte intégral

1Una sesión histórica del Segundo Congreso Internacional de Escritores de Madrid.

2En la sala en que sesionan escritores venidos de los cuatro puntos cardinales de la tierra, a saludar en nombre del pensamiento mundial, al gran pueblo español que lucha por las libertades del mundo, el escritor inglés Strachey desciende de la tribuns, en medio de una gran ovación. Unos pasos marciales, cadenciosos, en multitud, se aproximan por los corredores.

3Un pelotón de infantería republicans ingresa en el hemiciclo, cruzándolo en dirección del estrado presidencial y un clamor prepotente, vasto, interminable, estalla en todas las bocas.

4- ¡Viva el Ejército Popular de España...!

5- Vengo, - dice entonces, en tono sencillo y firme y claro, uno de los soldados del pelotón -, vengo en nombre de los diversos cuerpos del Ejército Popular de España, a saludar a los escritores que defienden la cultura universal en peligro por obra de la barbarie fascista y a deciros, camaradas intelectuales de todos los países, que no estais solos en esta lucha, porque si vosotros defendéis la civilización con vuestras plumas, nosotros, a vuestro lado, la defendemos con nuestras bayonetas...

6La emoción de la sala es indecible. La alianza de dos de los factores más decisivos de toda transformación social acaba de sellarse, formalmente y por primera vez en la historia, con la breve oración de un miliciano. Tiemblan los labios, estrujando, por la mitad, la voz, el grito, el sollozo... Y luego, volviendo la sala de su transporte por el mundo intemporal de la epopeya, irrumpe en una nueva ovación y en un nuevo clamor de entusiasmo, en tanto que los héroes del pueblo presentan armas desde lo alto del estrado, esas mismas armas que al alba de aquel día había visto batirse, a tres kilometros de este mismo salón en que ahora lucían, en el frente de la libertad.

7¡Camaradas escritores antifascistes de todos los países: en el cumplimiento de este pacto, trataremos de ser dignos de los héroes del pueblo!

8Incalculables pueden ser los resultados de esta alianza, como ejemplo principalmente para el ejército y la intectualidad de otros países. Un atroz destino opuso siempre en todas las sociedades, al soldado contra el intelectual, a la fuerza contra la razón. Conocemos todos a los responsables de este conflicto, que no son otros que las clases dominantes. Si colaboración hubiera habido al servicio de la humanidad, entre el verbo y la espada, ¡cuántas matanzas, cuántos horrores, cuántos crímenes se habrían ahorrado los pueblos, cada vez que han tentado resolver los grandes problemas de la libertad, de la paz y la justicia entre los hombres…!

9Defender la Cultural Pero, ¿cómo? Y antes que nada, ¿qué es la cultura?

10Para nosotros, la culture es algo más que un producto objetivo del espíritu - libro, lienzo, partitura musical, descubrimiento científico ο sistema filosófico. Para nosotros, culture es, sobre todo, un estado de espíritu, que permite descubrir las normas más altas y puras de convivencia social y de libre desarrollo humano. El hombre más culto, en consecuencia, es hoy el español y, en general, todo hombre que, a su lado, ha comprendido, en esta hora crucial del mundo, de qué parte está el camino de la libertad, cristalización ésta de los más hondos esfuerzos desplegados por la sociedad en pos de su bienestar.

11Defender la culture es, por eso, defender de preferencia al hombre, al hombre culto, al amante de la libertad, al militante de la democracia. Defender la culture es, por eso, defender la personalidad del ser humano en lo que ello contiene de aspiración hacia el progreso Aragon ha dicho, refiriéndose al heroico salvamento por el pueblo español del tesoro artístico encontrado en la casa del Duque de Alba: "¡Cuánto más vale, miliciano, una sola de tus manos que todos los tesoros artísticos del mundo!". Y nosotros añadimos: el destino de los productos y creaciones objetivas del pensamiento, no es ni debe ser el de convertirlos en ídolos ο divinidades ante las cuales el pueblo ha de ofrendar su sangre, su vida; no. El destino de estos instrumentos de conocimiento debe, por el contrario, servir a la vida misma del hombre, ya que, cualquiera que sea la circunstancia ο peripecia de la historia, lo que más importa es la fuente del conocimiento ο sea el ser humano, antes que el instrumento del conocimiento ο que el propio conocimiento; el creador, antes que lo creado.

12El miliciano, el escritor defienden, pues, el uno con su bayoneta y el otro con su pluma, no tanto la causa de los museos, de las bibliotecas, de los laboratories, sino, en primer lugar, la causa de la vida misma, en cuanto potencial creador de instrumente de conocimiento al infinito. Ningún libro, por más genial que sea, vale un hombre, un hombre políticamente sano, un soldado de la libertad, por muy humildes que sean sus tributos creadores personales.

13Tal es el nuevo humanismo.

14Y este humanismo, cuyos primeros albores se anunciaron en la Unión Soviética durante la guerra civil y, de modo más acusado, ahora, después del Segundo Plan Quinquenal, en que los intereses de la técnica han cedido a los del ser profundo, alcanza en la España republicana su maxima eclosión. Un nuevo mundo nace así del seno de este sublime pueblo que un destino extraordinario, único en las edades, ha hecho de él, primero un creador de continentes y genios y luego, hoy, creador de un universo de hombres libres. Esta función histórica de España se hará más patente y acabará por imponerse a los ojos mas incréédulos, cuando el fascismo - esta tiniebla horrenda que hoy pretende eclipsar al más luminoso de los pueblos de la tierra - sea vencido y barrido de España? Y estaba escrito, es ineluctable, que lo será. Y si el triunfo definitivo de la causa republicana está de antemano descontado, ello es, principalmente, porque esta causa encarna los intereses de la cultura universal, que son los de la vida de la humanidad.

15Así, pues, camaradas escritores y soldados al servicio de la Democracia, de lo que se trata, en suma, es (no perdamos de vista este objetivo central de nuestra acción) de defender la existencia misma del pueblo español y su destino democrático, derrotando para siempre a los enemigos de la libertad y del progreso.

16Extrait de Mediodía (La Habana), N° 33, 14 sept. 1937, p. 10.

© Presses Sorbonne Nouvelle, 1986

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540