Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Nouveau monde et renouveau de l’histoire naturelle. Volume III

 | 
Marie-Cécile Bénassy
, 
Jean-Pierre Clément
, 
Francisco Pelayo
, 
et al.

A. Auber y el Jardín Botánico de La Habana1

P.-A. Auber et le Jardin Botanique de La Havane

Miguel Ángel Puig-Samper et Mercedes Valero

Résumé

Décidée en 1793, la fondation d'un Jardin Botanique à La Havane s'opère difficilement malgré l'appui d'un savant aragonais, Martín de Sessé, membre de l'Expédition Botanique de Nouvelle Espagne. Mais, en 1822, Ramón de La Sagra l'installe véritablement, et il y adjoint un enseignement. A son départ pour Paris, en 1835, il est remplacé par son collaborateur P. - A. Auber. Celui-ci né français, fait prisonnier à Bailén en 1808, était parvenu à faire des études à Madrid, avait pris la nationalité espagnole en 1821, et pratiqué les sciences naturelles aux Canaries avec le Français S. Berthelot. Mal vu du clergé de Ténérife, il était arrivé à Cuba en 1832. Auber tenta de développer une pharmacopée proprement cubaine en utilisant les plantes locales

Texte intégral

Antecedentes del Jardín Botánico de La Habana

  • 1 Proyecto PB91-0068 de la DGICYT.
  • 1 Archivo del Real Jardín Botánico, Madrid. (ARJB), I,9,3,6.
  • 2 ARJB, I, 5,7,6.

1Tras la propuesta de Francisco Arango y Parreño de crear en La Habana un Jardín Botánico, en 1792, apoyada al año siguiente por Nicolás Calvo de la Puerta, y después de la muerte del naturalista francés Pedro Le Compte1, que había intentado crear una Escuela de Botánica en La Habana, la Botánica en Cuba quedaba en una situación sumamente delicada. Coincidiendo con este lamentable suceso, el mismo año de 1793 el Real Jardín Botánico de Madrid nombraba miembro correspondiente en La Habana al cirujano militar Mariano Espinosa, miembro de la Sociedad Patriótica de La Habana2, que desde entonces comenzó a remitir semillas y plantas al jardín madrileño. Este dato puede constatarse con el repaso de los Libros de siembra del Real Jardín Botánico de Madrid, donde constan los envíos de Mariano Espinosa desde La Habana.

  • 3 "Jardín Botánico", Memorias de la Sociedad Patriótica de La Habana, III, 1795, pp. 19-23.
  • 4 Un estudio excelente de este personaje puede verse en F. Javier Puerto Sarmiento (1992), Ciencia de (...)
  • 5 ARJB, I,7,5,1.

2Después de confirmado su nombramiento, Espinosa retomó la antigua idea de fundar un Jardín Botánico en la ciudad y comenzó a dar los primeros pasos para su instalación. Para comenzar se dirigió al Intendente del Real Jardín Botánico de Madrid, M. Martínez Galinsoga, en octubre de 1793 y presentó un proyecto a la Sociedad Patriótica en noviembre del año siguiente3, tras la aprobación del director del Jardín de Madrid, Casimiro Gómez Ortega4 y una vez comprobado el interés de las autoridades científicas españolas ante Luis de Las Casas5

  • 6 Miguel Ángel Puig-Samper y José Luis Maldonado (1991), "La expedición de Sessé en Cuba y Puerto Ric (...)

3Según los datos de que disponemos, Mariano Espinosa hizo unas primeras siembras en un terreno extramuros de La Habana, que ofreció malos resultados por lo que se decidió buscar otro más adecuado, lo que se produjo coincidiendo con la llegada del médico aragonés Martin de Sessé a Cuba. La comisión científica dirigida por Sessé, que formaba parte de la Real Expedición Botánica a Nueva España (1787-1803), llegó a Cuba a finales de 1795, por lo que la Sociedad Patriótica aprovechó la llegada de uno de los organizadores del Jardín Botánico de México para consultarle sobre las medidas a tomar para instalar una institución similar en La Habana6.

4Para instalar la nueva institución existía un problema grave, además de su propia ubicación, la falta de un botánico formado suficientemente como para poder asumir la dirección del jardín y de la posible cátedra de botánica, por lo que Martín de Sessé ofreció a la Sociedad Patriótica la posibilidad de educar a un joven cubano en el transcurso de la expedición científica que iba a iniciar en Puerto Rico y concluiría en Cuba.

  • 7 J. Estévez (1951), Trabajos cientificos. Apuntes biográficos y recopilación de Luis F. Leroy y Gálv (...)

5Tras una serie de consultas, se propuso al médico habanero José Estévez y Cantal, discípulo distinguido de Tomás Romay, con una dotación de mil pesos anuales pagada por el Real Consulado de Agricultura y Comercio.7

  • 8 Archivo General de Indias (AGI), Indiferente General, leg. 1546. Archivo General de la Nación. Méxi (...)

6La exploración de Puerto Rico y la navegación por aquellos mares duró desde marzo de 1796 hasta mayo de 17978, tiempo en el que Estévez dio sus primeros pasos como botánico.

7Una vez en La Habana, Sessé recomendó al Real Consulado que para terminar su formación, se agregase a Estévez a la Comisión Real de Guantánamo que acababa de llegar a Cuba dirigida por Joaquín de Santa Cruz, conde de Mopox y Jaruco, con el médico Baltasar Boldo al frente de una comisión naturalista. El Real Consulado aprobó esta propuesta el 11 de septiembre de 1797 y sugirió a Martin de Sessé que elaborase unas instrucciones dirigidas a Estévez, tanto en lo referente a su nuevo destino como a la creación del Jardín Botánico de La Habana.

  • 9 Ibíd., fols. 117-121.

8En 1799, al fallecer Baltasar Boldo en el transcurso de una exploración por los alrededores de La Habana, Estévez fue nombrado por el conde de Mopox, Botánico de la Comisión Real de Guantánamo, con la orden precisa de finalizar la Flora de Cuba iniciada por Boldo y conducirla a Madrid9, lo que así sucedió puesto que el Real Consulado le concedió una pensión para que estudiase Botánica, Química y Mineralogía en la capital de España.

  • 10 Archivo de la Real Academia Nacional de Medicina. Madrid. Doc. 323.

9El viaje de Estévez en Madrid motivó que la posible creación del Jardín Botánico quedase a la espera de su regreso, aunque en La Habana Mariano Espinosa mantenía diversas actividades relacionadas con la Botánica. Martín de Sessé recomendó a las autoridades españolas que apoyasen la labor de este cirujano que hacia tanto por el avance de la ciencia de las plantas y como medida concreta sugirió que se le facilitase una casa con un huerto, en la zona de extramuros de la ciudad, que sirviese como vivero de aclimatación y semillero donde se asegurarían los futuros envíos a la metrópoli en el tiempo más adecuado para su transplante.10

  • 11 AGI, Santo Domingo, leg. 1714.

10Conforme a esta recomendación, se aprobó por Real Orden de 16 de mayo de 1813, que se crease un vivero de aclimatación y fuera dirigido por Mariano Espinosa, que se había distinguido por sus envíos al Real Jardín Botánico de Madrid. Según las noticias posteriores, Espinosa llegó a plantar un pequeño vivero en el patio de su casa, donde logró introducir algunas especies exóticas como el pan de Otahiti, el árbol de la canela, la nuez de la India, así como otras de la Martinica y de la propia Isla, aunque debido a una enfermedad no pudo desarrollar demasiado este primer proyecto de Jardín Botánico11.

Creación del Jardín Botánico de La Habana

11Cuando Alejandro Ramírez, Intendente de Hacienda, fue nombrado director de la Sociedad Económica, se dirigió al Capitán General de Cuba, José Cienfuegos, el 28 de mayo de 1817, para solicitarle un terreno situado junto al Campo de Marte, a orillas de la Zanja Real, con la intención de instalar allí el nuevo Jardín Botánico, cuyo piano levantó el Brigadier Francisco Lemaur. Inmediatamente quedó aprobado el proyecto, con la condición de cercar el jardín con madera para no perjudicar la defensa de la plaza, y se procedió a inaugurar el inicio de su construcción el 30 de mayo, en presencia de numerosas autoridades de la Isla. Se encargó la dirección a José Antonio de la Ossa, quien estaría asistido en sus actividades por el jardinero de origen francés Chappy.

  • 12 Memorias de la Sociedad Económica de Amigos del País, La Habana, t. 7, 1820, n° 38, pp. 44-45.

12En 1819 se habían plantado en el Jardín 150 árboles formando alamedas y en general se cultivaban plantas aromáticas, frutales exóticos, flores, hortalizas y plantas medicinales, de las que se beneficiaban los habitantes de La Habana gratuitamente12.

  • 13 AGI, Santo Domingo, leg. 1714.

13Dos años más tarde, recibió José Antonio de la Ossa una orden por la que se le exigía un informe detallado sobre la situación real del Jardín Botánico de La Habana, por el que podemos saber el estado de esta institución en el ultimo ano del mandato de este profesor13. En este documento se indica cómo la falta de fondos de la Sociedad Económica había impedido el comienzo de los cursos de la cátedra de Botánica.

14De la Ossa se quejaba también del escaso personal, compuesto de un carpintero y su ayudante, ocho jornaleros y diez negros esclavos, insuficientes para atender una superficie de 78 300 varas cuadradas. Asimismo planteaba el problema de la escasez de libros científicos que, en su mayor parte, había tenido que comprar él. Reclamaba otros diez esclavos, dos porteros, Ayudante Botánico ο segundo profesor, un hortelano, un esclavo carpintero y otro albañil para atender a las necesidades del jardín y quedar liberado para el estudio y enseñanza de la Botánica.

  • 14 ARJB, I,31,1,10 y I, 31, 1, 17.

15Respecto a su relación con otros jardines botánicos e instituciones, indicaba la existente en un primer momento con el Real Jardín Botánico de Madrid, que le nombró Correspondiente ese mismo año14, con la Real Academia Médica Matritense, de la que era corresponsal, con la Sociedad Médica de Cádiz, con los jardines de Viena, Prusia, Palermo, Ginebra, etc., así como su pertenencia a la Sociedad de Agricultura de Silesia y a la Horticultural de Londres.

16En el informe de José Antonio de la Ossa se incluía el plano del Jardín Botánico de La Habana, así como la Noticia de las Plantas cultivadas y espontáneas que hay en el día en el Jardín Botánico de La Habana, clasificadas según el sistema de Linneo, que permiten conocer exactamente las siembras realizadas en esta institución.

  • 15 Mercedes Valero (1989), "El Jardín Botánico de La Habana en el siglo XIX", Anuario del Centro de Es (...)

17En 1822 cambió la dirección del Jardín Botánico con el nombramiento de Ramón de la Sagra como catedrático de Historia Natural, que luego se concretará como de Botánica agrícola, adscrito al jardín habanero. La reorganización efectiva se produjo en 1824, fecha en la que se reunió la comisión encargada del Jardín en la Sociedad Económica para establecer un reglamento provisional, que fue definitivo en 1827, y que criticó duramente la tarea del profesor anterior15.

18El 10 de octubre de 1824 se inauguró la cátedra de Botánica agrícola, bajo la dirección de Ramón de la Sagra, quien intentó dar una nueva orientación a los estudios para hacerlos más prácticos y aplicados al desarrollo económico de Cuba. En este sentido publico el mismo año sus Principios Fundamentales para servir de introducción a la escuela Botánica Agrícola del Jardín Botánico de La Habana.

19Las actividades de La Sagra pueden seguirse básicamente a través de la revista que fundó en La Habana, en 1827, con el nombre de Anales de Ciencias, Agricultura, Comercio y Artes. Además de sus actividades en el Jardín, La Sagra estableció en 1829 una escuela de agricultura, con el nombre de Institución agrónoma, que progresivamente iría acaparando casi toda su atención, debido a sus preocupaciones generales en torno al progreso de Cuba, como se reflejará unos años más tarde en su Historia económica-política y estadística de la Isla de Cuba (1831).

  • 16 Miguel Ángel Puig-Samper (1992), "Ramón de la Sagra, director del Jardín Botánico de La Habana", en(...)

20En 1835, La Sagra decidía abandonar La Habana con la evidente intención de preparar en Paris la edición de su monumental Historia física, política y natural de la Isla de Cuba (1837-1861), con la colaboración de eminentes sabios franceses, y con la idea de entregar posteriormente sus colecciones al Museo de Historia Natural y al Real Jardín Botánico de Madrid.16

Un naturalista hispano-francés en la dirección del Jardín Botanico de La Habana: Pedro Alejandro Auber (1786-1843)

21Tras la salida de Ramón de la Sagra de Cuba en 1835, la dirección interina del Jardín Botánico de la ciudad quedó en manos de un científico hispano-francés, Pedro Alejandro Auber, del que se sabía muy poco hasta ahora. Auber era natural de El Havre (Francia), donde nació en 1786. Según las pocas notas biográficas existentes, llegó a España como empleado en la administración militar del ejército francés que invadió la Península, cayendo prisionero en la batalla de Bailén (1808).

  • 17 Archivo Histórico Nacional (AHN), Ultramar, Cuba, Fomento, leg. 3/7.

22Según la información suministrada por el propio Auber, estudió botánica en el Real Jardín Botánico de Madrid bajo la dirección del profesor Boutelou en los años 1811 y 1812, en tanto que la zoología y la mineralogía le fueron impartidas en el Museo de Historia Natural madrileño por José Mariano Mociño y C. Herrgen respectivamente. Asimismo parece que completó sus estudios de medicina en el Real Hospital General de Madrid, estudiando anatomía con el cirujano general del ejército francés, fisiología con el profesor Peña y física y química experimental con el boticario jefe del mismo ejército, Laubert.17

  • 18 Ibídem.

23El mismo nos dice también que estuvo en la dirección de hospitales de campaña desde 1812 hasta 1823, siendo admitido como miembro de la Real Academia Médica Matritense el 4 de noviembre de 1818. Además obtuvo la carta de ciudadanía española el 28 de junio de 1821, otorgada por Fernando VII y contrajo matrimonio en La Coruña, ciudad en la que residió hasta 1823 «en que por sus conocidas ideas políticas manifestadas por varios actos patrióticos así en la Ciudad de La Coruña, como más particularmente en la redacción de un Diario Constitucional que desempeñaba le precisaron a emigrar a las Islas Canarias...»18

  • 19 Emilio Auber (1880), "Recuerdos", Revista de Canarias, 23-V.

24Sobre su estancia en Canarias, sabemos que en 1824 vivía en una casa de la calle del Sol de Santa Cruz de Tenerife, aunque poco después se instaló con su familia en La Orotava, donde vivió unos ocho años, tal como indica su hijo Emilio en un artículo de la Revista de Canarias19

  • 20 Sabino Berthelot (1980), Recuerdos y Epistolario (1820-1880), Instituto de Estudios Canarios, La La (...)

25En Tenerife fue un estrecho colaborador del sabio francés Sabino Berthelot, con quien colaboró estrechamente para su Histoire Naturelle des Îles Canaries, hecha con P. Barker Webb20, e intenté establecer un Liceo en la Orotava que sirviera de escalón intermedio entre las escuelas primarias y la Universidad.

26El programa diseñado para esta institución comprendía la lectura, el arte de escribir, la aritmética elemental, principios de dibujo y música en el primer año, la gramática castellana y latina, los rudimentos de las lenguas francesa e inglesa, la aritmética mercantil, principios de geometría, elementos de geografía e historia sagrada, en el segundo; en el tercer curso se ocuparían del análisis del discurso, sintaxis de los cuatro idiomas mencionados y traducción de clásicos, geometría práctica y trigonometría, geografía descriptiva y principios de botánica. El último año se dedicaría a completar la enseñanza de idiomas, al estudio del algebra con su aplicación a la geometría, la cosmografía, la geografía descriptiva y la botánica aplicada a la agricultura.

27Asimismo conocemos que entre los colaboradores del Liceo de La Orotava se encontraban Domingo Saviñón, catedrático de Física experimental en la universidad canaria, Buenaventura Padilla, Beneficiado Rector de la Concepción de la villa de La Orotava, Domingo Bello y Lenard, catedrático de Matemáticas de la misma universidad, Domingo Vivas, catedrático de Teología en el Seminario Conciliar, Francisco de León y Guardia y el maestro de Latinidad Rafael Frías.

28Este intento de Berthelot y Auber de modernizar la enseñanza en la isla fracasó por la intervención del obispo Vicente de Román y Linares, quien sólo vio en la nueva institución una escuela peligrosa e impía dirigida por franceses. En consecuencia, el 24 de abril de 1827 se comunicaba desde Madrid al Ayuntamiento de La Orotava el cierre del Liceo, tras desestimar las solicitudes para continuar con la actividad docente de Berthelot y del propio Ayuntamiento canario.

  • 21 Manuel Rodríguez Mesa (1980), "1820-1830, La primera época de Sabino Berthelot en Tenerife", Homena (...)

29La instrucción ordenaba que «continúe cerrado el Liceo que se hallaba bajo la dirección de éste, mientras no se designen personas idóneas a quienes fiar la educación de la juventud, encargándose al Comandante General y autoridades de la Isla de Tenerife, averigüen los motivos de haberse establecido ο domiciliado en esa los citados Berteló y D. P. Auber, celando en el entretanto su conducta y a la menor sospecha que hallen en ella, los hagan salir del Reyno, tomando para ello todas las disposiciones que crean conducentes.»21

  • 22 AHN, Ultramar/Cuba/Fomento, leg. 3/7.

30Según sus propias manifestaciones, Auber dedicó parte de su tiempo en Tenerife a otras actividades, pues comenta que hizo algunos adelantos en la industria local como la introducción del alambique perfeccionado de Adam. En 1832 decidió marchar a Cuba «para poder sostener a su numerosa familia», para lo cual organizó con la aprobación del gobierno una colonia de pobladores blancos que dejó establecidos en la parte oriental de la Isla, en tierra de Moa.22

  • 23 Ibídem.

31Ramón de la Sagra, con motivo de las oposiciones a la cátedra de Botánica, explicaba que Pedro Alejandro Auber había asistido al Jardín Botánico de La Habana desde el mes de abril de 1832, deseoso de perfeccionar sus conocimientos botánicos, ya demostrados por su colaboración con Webb y Berthelot, con el de las plantas cubanas. La Sagra confirmaba además que Auber le había acompañado en sus herborizaciones por los alrededores de La Habana, había reunido una gran colección de plantas que conservaba en su herbario particular y había seguido constantemente los progresos de la ciencia de las plantas, a través de la literatura científica que recibía el Jardín habanero y de la correspondencia científica que mantenía con Webb y Berthelot.23

  • 24 José Álvarez Conde (1958), Historia de la Botánica en Cuba, La Habana, Junta Nacional de Arqueologí (...)

32Tras estos primeros años en Cuba, en los que colaboró con La Sagra y en los que, Según Álvarez Conde, dio clases de matemáticas y física en La Habana24, Auber concurrió a la plaza de catedrático de Botánica, convocada por la Real Junta Gubernativa de Farmacia de la Isla de Cuba en 1834.

  • 25 Miguel Angel Puig-Samper (1991), "La Botánica y los botánicos en la Comisión del conde de Mopox", C (...)

33A esta cátedra, cuyos ejercicios se desarrollaron al año siguiente, se presentaron dos candidatos, el propio Auber y el licenciado Joaquín José Navarro, quien entre otros papeles presentó una certificación de José Estévez, botánico formado por Sessé en su viaje a Cuba y miembro de la Comisión Real de Guantánamo, que indicaba que el candidato había sido también miembro de la última Comisión citada durante tres años, en calidad de Ayudante de Botánica, dato que hasta ahora era desconocido.25 Es posible que Navarro ocupara esta plaza de Ayudante como consecuencia del ascenso de Estévez a Botánico de la Comisión Real, una vez que se produjo el fallecimiento del titular Baltasar Boldo en 1799.

34Auber presentó una certificación firmada por Ramón de la Sagra, además de cartas de Pavón, Webb y Berthelot, que avalaba sus conocimientos botánicos en los siguientes términos:

  • 26 AHN, Ultramar, Cuba, Fomento, leg. cit.

Por consecuencia de esta vida laboriosa y de los conocimientos botánicos que asi en el Real Jardín de Madrid como en su particular estudio ha adquirido Auber y el que hizo de las plantas cubanas le juzgo competentemente instruido en la parte teórica y en la práctica de dicha ciencia, para poder ensenarla...26

  • 27 Ibídem.

35Finalmente, sólo se presentó a los ejercicios Pedro Alejandro Auber, ya que el otro candidato, Joaquín José Navarro falleció. La Sagra presenció la oposición en calidad de Juez Real, acompañando a los miembros de la Junta de Farmacia, quienes solicitaron del opositor que hablase de los sistemas de clasificación y especialmente de las modificaciones de Cavanilles, así como de los sistemas naturales de Jussieu y De Candolle. En la prueba práctica, Auber tuvo que determinar tres plantas: Hibiscus rosa sinensis, Canna indicay Cassia alata. Una vez superadas las pruebas, Auber fue propuesto para el puesto de catedrático el 17 de marzo de 1835, lo que fue confirmado por la reina seis días más tarde.27

36Aunque la dirección oficial del Jardín Botánico de La Habana siguió en manos de Ramón de la Sagra, ausente en Paris, durante algunos años, la dirección real recayó sobre Pedro Alejandro Auber, prácticamente desde la obtención de su cátedra. Si La Sagra había dado un giro a la botánica cubana dirigiéndola hacia los estudios aplicados a la agricultura, Auber encaminó sus enseñanzas hacia una botánica aplicada a la medicina y la farmacia.

37En el Discurso inaugural de la cátedra, en 1837, indicaba desde las primeras líneas la importancia de los conocimientos botánicos para las disciplinas sanitarias:

  • 28 Pedro Alejandro Auber (1846), "Del estudio de la Botánica. Discurso inaugural pronunciado en la Cát (...)

Componiéndose la mayor parte de los remedios que emplea la medicina de sustancias sacadas del reino vegetal, y siendo tan diferentes las propiedades de las plantas en general como la de cada una de las partes de que se componen, es indispensable que los que se encargan de la preparación de estos remedios posean a fondo la ciencia que suministra reglas seguras para distinguir unos de otros los vegetales; pues de otro modo se expondrían a continuos desaciertos, y en esta materia hay pocos que dejen de ser graves y trascendentales.28

38La idea básica de Auber consistía en hacer una materia médica y una farmacopea cubana, basada en el conocimiento de la botánica, en la experiencia de los efectos de los vegetales y en el principio de que a las enfermedades endémicas se corresponde de forma casi universal la existencia de remedios vegetales junto a ellas. Además no descartaba un provechoso negocio de las posibles drogas cubanas, que acompañarían el hipotético comercio de gomas, resinas, aceites vegetales, esencias, aromas, tintes, curtientes, maderas y otros productos que habitualmente se obtenían en remotas regiones del globo.

39Sobre el plan concreto de sus enseñanzas en la cátedra de Botánica creada por la Real Junta Gubernativa de Farmacia, Auber indicaba que no solo trataría de la determinación de especies, géneros, familias ο clases, ya que la ciencia de los vegetales trataba también de la descripción de los órganos y sus funciones, la influencia del clima y el suelo en su desarrollo, las asociaciones de plantas, su aparición y distribución, sus usos y propiedades, etc. Asimismo insistía en que daría especial atención al estudio de la fisiología y la anatomía vegetal, conocimientos necesarios para la segunda parte de su curso, que estaría centrada en la clasificación de las plantas.

40La nueva orientación de la cátedra de botánica y la posible mejora del Jardín Botánico de La Habana quedó en suspenso, en 1838, por el desenlace de una vieja pugna entre el Capitán General Tacón y el Intendente de Hacienda, Claudio Martínez de Pinillos, conde de Villanueva. Este último fue el promotor del ferrocarril en Cuba y todo su empeño se dirigió a conseguir una buena terminal en la ciudad de La Habana, lo que chocaba frontalmente con el diseño de la ciudad de Tacón, que incluía un paseo con su nombre, el Campo de Marte, el Jardín Botánico, etc.

  • 29 Oscar Zanetti y Alejandro García (1987), Caminos para el azúcar, La Habana, Ed. Ciencias Sociales, (...)

41Finalmente, tras la marcha de Tacón y su sustitución por Joaquín de Ezpeleta, el conde de Villanueva consiguió que, por Real Orden de 23 de abril de 1838, se autorizase el traslado de la terminal ferroviaria a los terrenos del Jardín Botánico, llamándose desde poco después Depósito de Villanueva29

42A finales de julio de 1839 se le ordenó a Auber que desalojase la parte baja del Jardín, que quedaba a disposición de la Real Junta de Fomento. Aún no le habían señalado el destino definitivo del Jardín, cuando al parecer recibió otra orden para que desalojara urgentemente (3 horas) lo que quedaba del antiguo, que sería demolido inmediatamente. Esta operación, según el propio Auber, tuvo que hacerse de mala forma, con la ayuda de nueve siervos, intentando una nueva instalación en una parte de los terrenos conocidos como Molinos del Rey. Auber, en un artículo en el Diario de la Habana, en 1840, comentaba:

  • 30 Luis F. Le Roy (1960), "Datos poco conocidos sobre la Quinta de Los Molinos y el Jardín Botánico de (...)

Fue tan repentina la traslación del Real Jardín Botánico a los Molinos del Rey, extramuros de esta ciudad, donde actualmente se encuentra situado, que apenas me quedó tiempo para salvar las plantas exóticas que había en él.30

  • 31 Ramón de la Sagra (1845), Historia Física, Política y Natural de la Isla de Cuba. Botánica, Paris, (...)

43De las actividades de Pedro Alejandro Auber hasta su muerte, acaecida el 13 de abril de 1843, en que fue sustituido por su hijo Emilio, sabemos que hizo, además de algunas colaboraciones en el Diario de la Habana y pequeñas contribuciones botánicas, los primeros trabajos de plantación en el nuevo Jardín, ayudado por el Sr. Bonani, y que envió a La Sagra numerosos objetos de historia natural, entre los que destaco una colección de criptógamas que el naturalista gallego utilizó en la obra científica que editaba en París.31

Notes

1 Archivo del Real Jardín Botánico, Madrid. (ARJB), I,9,3,6.

2 ARJB, I, 5,7,6.

3 "Jardín Botánico", Memorias de la Sociedad Patriótica de La Habana, III, 1795, pp. 19-23.

4 Un estudio excelente de este personaje puede verse en F. Javier Puerto Sarmiento (1992), Ciencia de Cámara. Casimiro Gómez Ortega (1741-1818), el cientifico cortesano, Madrid, CSIC.

5 ARJB, I,7,5,1.

6 Miguel Ángel Puig-Samper y José Luis Maldonado (1991), "La expedición de Sessé en Cuba y Puerto Rico", Asclepio, XLIII-2, pp. 181-198.

7 J. Estévez (1951), Trabajos cientificos. Apuntes biográficos y recopilación de Luis F. Leroy y Gálvez, La Habana.

8 Archivo General de Indias (AGI), Indiferente General, leg. 1546. Archivo General de la Nación. México. (AGN), Historia, 461, 7.

9 Ibíd., fols. 117-121.

10 Archivo de la Real Academia Nacional de Medicina. Madrid. Doc. 323.

11 AGI, Santo Domingo, leg. 1714.

12 Memorias de la Sociedad Económica de Amigos del País, La Habana, t. 7, 1820, n° 38, pp. 44-45.

13 AGI, Santo Domingo, leg. 1714.

14 ARJB, I,31,1,10 y I, 31, 1, 17.

15 Mercedes Valero (1989), "El Jardín Botánico de La Habana en el siglo XIX", Anuario del Centro de Estudios de Historia y Organización de La Ciencia, La Habana, núm. 1, pp. 248-271.

16 Miguel Ángel Puig-Samper (1992), "Ramón de la Sagra, director del Jardín Botánico de La Habana", en Ramón de la Sagra y Cuba, La Coruña, Ed. Do Castro, Vol. 1, pp. 61-80.

17 Archivo Histórico Nacional (AHN), Ultramar, Cuba, Fomento, leg. 3/7.

18 Ibídem.

19 Emilio Auber (1880), "Recuerdos", Revista de Canarias, 23-V.

20 Sabino Berthelot (1980), Recuerdos y Epistolario (1820-1880), Instituto de Estudios Canarios, La Laguna.

21 Manuel Rodríguez Mesa (1980), "1820-1830, La primera época de Sabino Berthelot en Tenerife", Homenaje a Sabino Berthelot en el centenario de su fallecimiento, 1880-1980, Instituto de Estudios Canarios, La Laguna, pp. 99-132.

22 AHN, Ultramar/Cuba/Fomento, leg. 3/7.

23 Ibídem.

24 José Álvarez Conde (1958), Historia de la Botánica en Cuba, La Habana, Junta Nacional de Arqueología y Etnología, pp. 276-277.

25 Miguel Angel Puig-Samper (1991), "La Botánica y los botánicos en la Comisión del conde de Mopox", Cuba Ilustrada. Real Comisión de Guantánamo (1796-1802), Madrid, Lunwerg, Tomo 2, pp. 9-22.

26 AHN, Ultramar, Cuba, Fomento, leg. cit.

27 Ibídem.

28 Pedro Alejandro Auber (1846), "Del estudio de la Botánica. Discurso inaugural pronunciado en la Cátedra de esta ciencia, por..., en el curso de 1837", Memorias de la Sociedad Econimica de La Habana, 33, pp. 100-105.

29 Oscar Zanetti y Alejandro García (1987), Caminos para el azúcar, La Habana, Ed. Ciencias Sociales, pp. 41-42.
Berta Alfonso, Mercedes Herrera, Eduardo Moyano et aL (1987), El camino de hierro de La Habana a Güines, primer ferrocarril de Iberoamérica, Madrid, Fundación de los Ferrocarriles Españoles, pp. 60 y 134.

30 Luis F. Le Roy (1960), "Datos poco conocidos sobre la Quinta de Los Molinos y el Jardín Botánico de la Universidad de La Habana", Vida Universitaria, marzo, pp. 3-7 y 32-34.

31 Ramón de la Sagra (1845), Historia Física, Política y Natural de la Isla de Cuba. Botánica, Paris, t. IX, pp. 29-30.

Notes de fin

1 Proyecto PB91-0068 de la DGICYT.

Auteurs

Dep. de Historia de la Ciencia Centro de Estudios Históricos - C.S.I.C.

C.E.H.O.C., Academia de Ciencias de Cuba

© Presses Sorbonne Nouvelle, 1994

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540