Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Nouveau monde et renouveau de l’histoire naturelle. Volume III

 | 
Marie-Cécile Bénassy
, 
Jean-Pierre Clément
, 
Francisco Pelayo
, 
et al.

El té de Bogotá: un intento de alternativa al té de China1

Le thé de Bogota : une tentative pour le substituer au thé de Chine

Marcelo Frías Núñez

Résumé

Il s'agit d'une entreprise de José Celestino Mutis qui ne fut pas couronnée de succès. Le savant conçut l'idée de faire concurrence au thé de Chine, dont l'usage était alors en pleine expansion au moyen du “palo blanco”, alstonia theaeformis, une plante de Nouvelle-Grenade qu'il avait expérimentée lui-même en secret.
En 1785, la botanique américaine est à l'ordre du jour à Madrid. Mutis se décide à dévoiler son projet aux ministres Galvez et Floridablanca. Les expérimentations réalisées à Madrid donnent lieu à des avis très divergents. Celui de Casimiro Ortega, le Directeur du Jardin Botanique, est favorable. Au reçu d'une approbation de Galvez, Mutis fait embarquer de grandes quantités de “palo blanco”, mais l'ordre de suspension des envois arrive dès 1790

Texte intégral

Un hallazgo ocultado

  • 1 El présente capítulo forma parte de la Tesis Doctoral presentada en la Universidad Complutense de M (...)
  • 1 González Suárez, Federico (1905), Memoria histórica sobre Mutis y la Expedición Botánica de Bogotá (...)

1El —llamado de Bogotá— fue uno de los tres ramos principales con que José Celestino Mutis intento conformar un proyecto comercial en el Nuevo Reino de Granada. En los años del tramo final del siglo XVIII era muy conocida la gran importancia que tenía el té de China y los importantes beneficios a que daba lugar el comercio de este especifico. Parece consecuente, por tanto, que encontrar en el continente americano una planta con las mismas cualidades que la asiática fuera «haber descubierto indudablemente un nuevo venero de riqueza para el comercio de las colonias americanas»1; concepción que Mutis compartía plenamente y que iba a intentar potenciar tras la presentación —en 1785— del nuevo té por él descubierto.

  • 2 Hernández de Alba, Guillermo (Comp.) (1983) Escritos cientificos de don José Celestino Mutis, Insti (...)
  • 3 Oficio de Mutis a Caballero y Góngora, Mariquita, 3 de noviembre de 1785; Hernández de Alba, Guille (...)

2Para el gaditano, los descubrimientos como el suyo, normalmente habían sido debidos, hasta aquella época, a la “casualidad» ο a la propia inexperiencia de los naturales de aquellas tierras —«inclinados por instinto a experimentar algunas de sus producciones»—. El descubrimiento del té de Bogotá —conocido vulgarmente con el nombre de “palo blanco”2- se había hecho, sin embargo, «por principios científicos y a costa de repetidísimas experiencias por su descubridor».3 Esta planta, «tan vulgar y a la vista de un pueblo que la pisa, desprecia y destina al fuego», había sido utilizada por el propio Mutis, aunque lo había mantenido en secreto:

  • 4 Hernández de Alba, G. (1983) Escritos científicos..., op. cit., t. 1, p. 178.

El autor de este precioso descubrimiento hecho desde sus primeras tareas botánicas y llegada a la capital de Santa Fe por el ano de 1761, no pretende justificarse ante un público a quien ha vivido agradecido de la reserva y silencio en que lo han mantenido por tan dilatado tiempo.4

  • 5 A ella nos referimos más detalladamente en op. cit. en la nota *.
  • 6 Frías Núñez, M., op. cit. en nota *, especialmente caps. VII y XIX.
  • 7 Oficio de Mutis a Villalengua, Mariquita, 11 de julio de 1787; AEM, I, 219.
  • 8 Hernández de Alba, G. (1983) Escritos científicos..., op. cit., t. 1, p. 178.

3Aunque aún carecemos de la documentación pertinente que confirme los moviles iniciales que hicieron mantener oculto este descubrimiento a Mutis, no parece demasiado aventurado pensar —especialmente para la década de los años 70— que todo el entramado del tema de la quina estaba présente en el médico gaditano y que la disputa con Sebastián José López Ruiz le había dejado más que escarmentado.5 Circunstancias que, sin duda, contribuyeron a potenciar su recelo ante la comunicación de su hallazgo. Sin embargo, sigue sin clarificarse la justificación concreta que explique el porqué Mutis silenció todos estos años el tema. En un trabajo más amplio ya hemos llamado la atención de cómo en el interés que Mutis tenía en la explotación de recursos naturales americanos tenían un lugar de primera fila tanto la quina como la canela.6 El té, aunque mantenido en un segundo piano, también ocupó su atención, siendo de «su mayor predilección» desde el principio de su llegada al continente americano, llegando a considerarlo como el «último poderoso recurso con que contaba» en el desempeño de los crecidos gastos ocasionados durante su etapa neogranadina de meritorio —antes de recibir la aprobación oficial de su proyecto de Expedición— Mutis llegaría a comentar —en 1787— a Juan José de Villalengua, presidente de la Real Audiencia de Quito, que había mantenido «reservadísimo» su descubrimiento del té para recompensarse de sus crecidos empeños si las tareas literarias no lograsen la fortuna de la protección real.7 Quizás haya que buscar por aquí la necesaria explicación: la de guardarlo como socorrido recurso final ante un posible fracaso de sus otros experimentos. Pero esto llevaría a suponer que Mutis dudaba de los beneficios de la quina y de la canela en 1785, cuestión que desechamos de entrada, especialmente tras revisar las optimistas expectativas que Mutis tenía en aquella fecha frente a estos dos productos. Nos inclinamos más a pensar en el posible recelo del gaditano a que se le adelantaran —la sombra de López Ruiz se nos vuelve a hacer presente. Volvamos a las palabras de Mutis, que nos acercarán más en esta línea de actuación. «Satisface con decir que han sido justísimas las causas y algunas dirigidas a la seguridad del mismo beneficio común a que siempre aspira»8, refería en uno de sus escritos sobre el té. Y en este sentido también se manifestaba en sus comentarios a los mandatarios de turno.

  • 9 Schumacher, Hermann. A. (1984) Mutis. Un forjador de la cultura, Ecopetrol, Bogotá, p. 76. (La edic (...)
  • 10 El celo de Mutis en este tema queda de manifiesto en el cuidado que puso en estas primeras coleccio (...)

4Según Schumacher, Mutis había comunicado ya en 1781 a Linneo hijo que el arbusto alstonia theaeformis podía emplearse como bebida de infusión, pero hasta este año de 1785 el gaditano no presentó su idea de que el nuevo podía ser superior al de China.9 La decisión de comunicar el descubrimiento del té de Bogotá, en noviembre de 1785 —primero a Caballero y Góngora y después, como veremos, a la península, a Gálvez y Floridablanca— aparece motivada por dos cuestiones principales. De un lado, el deseo de Mutis de obtener el consentimiento de sus superiores para formar una Instrucción que debía imprimirse para conocimiento general del público. De otro —y ésta era, a buen seguro, su principal preocupación— prevenir el posible riesgo a que se exponía al comunicar su descubrimiento, pues tenía sospechas de la «inevitable expectación y curiosidad» que mantenían ciertos sujetos que observaban de cerca a algunos de sus colaboradores —precisamente con los que Mutis había trabajado en la formación de las primeras colecciones del té—.10

5Más allá de estos recelos, nos encontramos con un Mutis que despide un fuerte optimismo respecto a su nuevo descubrimiento, que le hacía señalar

la satisfacción que naturalmente resulta de haber agregado al catálogo de las plantas útiles una preciosa producción anteriormente contada entre las despreciables, pero que será en adelante no menos ventajosa, por su exquisito gusto entre las yerbas de alimento, cuanto singular y recomendable por sus preciosas virtudes entre las medicinales.

  • 11 AEM, I, 126.

6En cuanto a su comercio, consideraba que, una vez que contara con la protección real, se convertiría en un producto de eficaz competencia frente al té de China, y no descartaba que despertase los celos de otras naciones.11 Incluso llegaba a asegurar que el té de Bogotá no era solamente un sucedáneo del té de China, sino que

  • 12 Hernández de Alba, G. (Comp.) (1983) Escritos cientificos..., op. cit., t. 1, p. 179.

su delicado gusto y peculiares virtudes lo hacen tan singular en su género que, introducido en el comercio y llevado por todo el mundo, debía reputarse el té de la China como un sucedáneo del de Bogotá.12

El té de Bogotá en España

  • 13 Oficio de Mutis a Gálvez, Mariquita, 19 de noviembre de 1785; AEM, I, 130.
  • 14 Oficio de Mutis al Conde de Floridablanca, Mariquita, 19 de noviembre de 1785 (1°); AEM, I, 131.
  • 15 Oficio de Mutis al Conde de Floridablanca, Mariquita, 19 de noviembre de 1785 (2°); AEM, I, 132. «C (...)

7Aquel mismo mes de noviembre de 1785 Mutis se dirigió a Gálvez y a Floridablanca, poniéndoles en conocimiento de su descubrimiento. En el oficio dirigido al ministro de Indias recordaba sus contactos con los científicos suecos al tiempo que insistía en que su descubrimiento contribuiría a la gloria de la Nación española, afirmando, sin ningún recato, que «toda la Europa sabia espera con ansia y se promete una obra superior a todas las de su clase».13 En una primera misiva a Floridablanca, de términos laudatorios similares a la anterior —gloria, Nación, etc.—, presenta a un modesto emigrado que «saluda a vuestra Excelencia desde el más retirado rincón del mundo, un hombre casi desconocido, sin la más mínima sospecha de las comunes pretensiones que cansan y fatigan a los grandes y poderosos»14; pero en el segundo oficio —de la misma fecha—, recordando que llego al Nuevo Reino de Granada solicitado por el virrey Mesía de la Cerda, vuelve al autoelogio, señalando «la continuada estimación que han hecho de mi persona sus sucesores —los de Mesía— y la permanente confianza que merezco a todo este reino». Todo esto, le escribía a Floridablanca, «son unas circunstancias que, a pesar mío, refiero a vuestra Excelencia para librarme de la sospecha de advenedizo, charlatán y curandero».15

8Respecto al momento concreto en que comunicó su descubrimiento, también nos ha dejado alguna referencia:

  • 16 Hernández de Alba, G. (Comp.) (1983) Escritos científicos..., op. cit., t. 1, p. 178.

se debe creer que no habrá sido casualidad estar reservada la época de su publicación al tiempo en que las ciencias útiles y la botánica experimentan toda la protección de nuestro dignisímo Jefe.16

  • 17 Ver Oficio de Mutis a Caballero y Góngora, Mariquita, 19 de noviembre de 1785; AEM, I, 133.

9Es decir, que Mutis volvía a aludir a esa especial sintonía —que supuso un fuerte impulso al replanteamiento de la importancia y utilidad de la naturaleza americana— que empezó a fraguarse a mediados de los años setenta y que pareció consolidarse durante mediados de los ochenta. Desde luego, el momento parecía propicio: aprobadas las expediciones botánicas de Perú y de Nueva Granada, un Gabinete de Historia Natural ya en pleno funcionamiento, interés y apoyo desde el Jardín Botánico madrileño, etc. Circunstancias que aparecen como decisivas en la determinación de Mutis. Con sus escritos a Gálvez y, especialmente a Floridablanca, José Celestino estaba tratando de preparar el camino que habría de trasladar su té a la peninsula, junto con el intento de asegurar las condiciones en que se habría de publicar su proyectada Flora de Bogotá.17

10La figura de Floridablanca tenía una connotación especial de la que Mutis estaba perfectamente informado: su quebrantado estado de salud. A oídos del gaditano habían llegado los comentarios de que Floridablanca padecía de epilepsia. Parecía oportuno, por tanto, que, por unos momentos, su faceta médica saliera a relucir para apoyar la botánica, especialmente tras la seguridad que le daban las «admirables propiedades que lo acreditarán por todo el mundo»; propiedades que habían causado una extraordinaria alegría en el ánimo del propio Mutis, quien había observado, incluso, una vigorosa agilidad en su cuerpo, a pesar de sus «gravosas tareas y ocupaciones». Si bien Mutis no mencionaba que el té fuera a tener efectos curativos sobre el mal que padecía Floridablanca, sí señalaba que esperaba, al menos, lograr algún consuelo por medio de un sencillo remedio, especialmente indicado para «perfeccionar las digestiones, mantener libre la transpiración y conservar con igualdad la circulación de todos los humores sin alteración manifiesta».

  • 18 AEM, I, 132.

11El remedio había que tomarlo en forma de té, y Mutis recomendaba sus propias costumbres a la hora de tomarlo.18

  • 19 González Suárez, F. (1888), op. cit., reedición de 1905, p. 51.

12La llegada a España de las noticias del té de Bogotá, junto con algunas muestras del específico, dio lugar a una notable repercusión. La nueva planta fue sometida a distintas pruebas para calibrar sus cualidades. En Cádiz, por ejemplo, el presidente de la Casa de Contratación la dio a probar a varios cónsules, los cuales manifestaron la similitud de su sabor con el del “Culén”.19

13También hubo eco en algunas publicaciones, como fue el caso de los escritos del jesuita Antonio Julián. Éste había permanecido en Nueva Granada desde 1749 hasta 1767 —en que abandonó el virreinato con la expatriación de los miembros de la Orden— y en un trabajo sobre la provincia de Santa Marta, publicado en 1787, hacía referencia a esta planta:

  • 20 Julián, Antonio (1787) La Perla de América: Provincia de Santa Marta, reconocida, observada y expue (...)

una hierba equivalente al té, si no es la misma —escribía—, que en abundancia se da en el Nuevo Reino y se usa en defecto y suplemento del té mismo y la llaman escobilla y anda en opiniones si es ο no es el té legítimo.20

Examen de la nueva planta

14Por orden del gobierno, el té de Bogotá fue sometido en España a una serie de exámenes y experimentos científicos para analizar su naturaleza. Los dictámenes de los distintos encargados de su examen fueron bastante dispares, incluso podríamos considerar que contradictorios. Uno de ellos fue bastante negativo: el de Silvestre Grosoley, “jefe del ramillete del rey”. Otro, totalmente favorable a la planta presentada por Mutis, fue el de Casimiro Gómez Ortega, el director del Jardín Botánico. Un tercero, manteniéndose en una actitud más imparcial, al no poder certificar su género, fue el de Juan Díaz, boticario mayor en la real botica.

15Díaz, tras constatar la imposibilidad de determinar el género de la planta por el único examen de las hojas que le habían llegado del té de Bogotá —no habiendo encontrado las partes de fructificación—, determinó hacer un juicio comparativo, sirviéndose para ello del té de Levante. Tras distintas pruebas botánicas y químicas llegó a la conclusión de que las hojas de ambas plantas eran distintas, pero sin oponerse

  • 21 "Disertación físico, química, botánica del té de Bogotá comparado con el de Levante", Juan Díaz, Sa (...)

a que la virtud del té de Bogotá sea ο pueda ser tan buena como la del Levante para su uso, con tal que lo acredite una repetida y fundada experiencia, que es la que debe decidir, y decide con efecto, con seguridad en estos asuntos.21

16Silvestre Grosoley, en un escueto y reducido informe aseguró que la nueva planta americana carecía de cualidades que la pudieran hacer apreciable por el comercio ο utilizada en la vida cotidiana. En ninguna de las pruebas que había hecho con las muestras del remitido de Bogotá había encontrado

  • 22 Informe de Silvestre Grosoley —firmado por su hijo José—, Madrid, 21 de agosto de 1786; AGI, Indife (...)

cosa que en ningún tiempo pueda tener salida, ni menos ser género que se le encuentre gusto alguno de referido té.22

  • 23 Examen del thé de Bogotá, por Casimiro Gómez Ortega, Madrid, 24 de septiembre de 1786; Archivo del (...)

17Junto a estos dictámenes apareció el de Casimiro Gómez Ortega con unas consideraciones totalmente favorables al nuevo producto. El detallado informe que presentó al ministro Gálvez llevaba el título de Examen del thé de Bogotá.23 En este dictamen se señalaba que, tras la inspección de las hojas del té de Bogotá recibidas, se había advertido su parecido a la «encina cerrada por sus bordes siempre verdes y propias de algún arbusto». La constancia, rigidez, color y olor, evidenciaban su tueste con calor artificial —a semejanza de como preparaban el té los chinos y los japoneses. Comparado con este último, consideraba que el nuevo té despedía más olor y tenía más sabor:

Tornado el polvo por las narices escuece y aun hace estornudar, de suerte que no puede dudarse que esta planta debe ser un estimulante de tanta eficacia que exige la preparación que su sabio y feliz descubridor ha acertado a darla.

18Aparecían, así, refrendadas las recomendaciones e instrucciones de Mutis respecto al té neogranadino, que se vio beneficiado incluso de las favorables opiniones de algunas damas influyentes de la Corte:

probada esta infusión por varias personas acostumbradas al té verde de la China, y señaladamente por algunas señoras de delicadísimo gusto, les ha merecido unánimemente decidida preferencia al té de Bogotá sobre el oriental, así en la hermosura del color y diafanidad de la bebida, como en lo grato de ella al paladar y el olfato.

19El sabor —menos amargo— del té de Bogotá demandaba menos azúcar al tomarlo, lo que también contribuía a un ahorro económico frente al oriental. Pero, quizás, el aspecto más destacado de este dictamen es que, junto a sus favorables propiedades de olor y sabor, también señalaba importantes efectos terapéuticos, pues incidía en que

varias personas de las que tomaron esta infusión del té de Bogotá sintieron a poco rato como refocilados sus estómagos, más brío, un ligero sudor por todo el cuerpo y una alegría ο sensación suave y agradable en su cerebro, al modo que suelen ejecutarla los licores espirituosos probados en corta cantidad.

20Las pruebas que se realizaron con la segunda infusión, es decir, la del té lavado, resultaron también satisfactorias, pues mostraron las mismas características que la primera infusión, aunque en grado algo menor. Los resultados de esta segunda prueba también se consideraron superiores a los obtenidos del té de China. Aquí, Casimiro coincidía con Mutis en que ésta era la que había de destinarse para consumo de «los sanos», reservándose la primera infusión para los que necesitaban tomar el té como medicina. También se probó una tercera infusión y, aunque sus propiedades habían disminuido ya bastante, aun se obtuvo un té con bastante olor y sabor agradables.

21Todas las pruebas anteriores llevaron a Gómez Ortega a plantear una serie de reflexiones con las que daba su apoyo al nuevo producto al tiempo que señalaba algunas indicaciones para su mejor aprovechamiento. Como producto aplicable a la dieta diaria, para bebida, concluía en definirlo superior al de China. Además de las características que ya hemos señalado líneas arriba, Casimiro introducía un nuevo postulado, que era el de «cosecha nacional». Por lo que vemos que el director del Jardín Botánico también incidía en los postulados patrióticos, presentando el beneficio que España podía sacar frente a las demás naciones. En cuanto a sus aspectos medicinales, mantenía que tampoco había ninguna duda de que el té de Bogotá era superior al de China y Japón.

22Grandes expectativas, como vemos, a pesar de las limitadas pruebas que se hicieron —como reconoce el propio Gómez Ortega— y que quedaban un tanto a la espera de que se hiciesen públicas las observaciones que había conformado Mutis en Nueva Granada, y a la llegada de nuevos envíos —de mayor volumen— de hojas de la nueva planta.

  • 24 Aunque Gómez Ortega no lo especifica, debe referirse a la obra The naturalist's and traveller's com (...)

23En cuanto a las disposiciones prácticas para la introducción del té de Bogotá, Casimiro Gómez Ortega —que daba por supuesto que los ingleses lo preferirían, frente al que traían de Cantón— apostaba por seguir el ejemplo de lo que se había realizado con el café y el té oriental. El tema de la denominación también fue objeto de su atención, considerando que lo más conveniente sería denominarlo solamente como el Bogotá, siguiendo el ejemplo de otros vegetales, frutos y bebidas que se conocían con la denominación de su región ο país de origen, como, por ejemplo, «la Jalapa, el Mechoacán, el Tabaco, la Malagueta, la Bengala, el Pérsigo, la Barbaroise ο Bavaresa», etc. Y, admitiendo sin ningún rodeo la necesidad de atacar directamente al té de China importado por los ingleses, se nos presenta el boticario Casimiro en su faceta más maquiavélica, aconsejando la necesidad de difundir los malos efectos del té de Asia, especialmente lo que los propios ingleses critican de él, y los perjuicios que resultan a su comercio. La referencia de esta sugerencia de Gómez Ortega era «un escrito» del doctor John Coakley Lettsom —impreso en Londres en 177224 — que también contenía informes acerca del modo de preparar el té oriental y que el director del Jardín Botánico recomendaba tener en cuenta por si pudiera contribuir a un mayor beneficio y mejora del Bogotá.

El tratado del

  • 25 Oficio de Gálvez a Caballero y Góngora, San Ildefonso, 4 de agosto de 1786; véase AEM, III, 55.

24En la Corte se había recibido con gran expectación la comunicación del hallazgo de Mutis y en el mes de agosto de 1786 el ministro Gálvez comunicaba a Caballero y Góngora la satisfacción del monarca por dicha noticia y su deseo de que Mutis preparara el tratado que había ofrecido sobre la nueva planta.25

  • 26 Oficio de Gálvez a Caballero y Góngora, San Ildefonso, 8 de septiembre de 1786 (2°); véase AEM, III (...)
  • 27 Ver oficio de Gálvez a Gómez Ortega, San Ildefonse, 2 de octubre de 1786; AGI, Indiferente General, (...)
  • 28 Oficio de Gálvez a Caballero y Góngora, San Ildefonse, 2 de octubre de 1786; AGI, Indiferente Gener (...)

25Un mes después, el ministro volvía a dirigirse al virrey neogranadino comunicándole la excelente calidad y gusto que se habían encontrado en las muestras recibidas, transmitiéndole a su vez el deseo del monarca de que remitieran más frascos con hojas del té de Bogotá. En su oficio, el marqués de Sonora recordaba el deseo de Carlos III de que Mutis concluyera un informe acerca de las propiedades del nuevo específico, con su virtudes y modo de usarlo.26 Pero fue en el mes de octubre, tras haber tenido conocimiento del informe emitido por Casimiro Gómez Ortega27, cuando se produjo el mayor elogio desde la Corona para el nuevo té. Se constataba la similitud de las experiencias hechas en España con lo que había manifestado Mutis desde Santa Fe, al tiempo que se comunicaba al virrey la disposición real de que se hicieran el mayor número posible de remesas y se encargase a Mutis de los acopios o, al menos, de dar las correspondientes instrucciones.28

  • 29 Oficio de Caballero y Góngora al marqués de Sonora, Cartagena, 30 de diciembre de 1786; AGI, Indife (...)

26Esta última comunicación causó una profunda satisfacción en el virreinato. Caballero y Góngora así lo reconoce en diciembre de aquel año, transmitiendo al ministro Gálvez su intención de recoger la mayor cantidad posible de té para dirigirlo a España.29 Mutis, por su parte, una vez recibidas las ordenes que llegaban de la península, y tras las iniciales recomendaciones que había enviado al Conde de Floridablanca, habría de completar sus informes a la península con una detallada Instrucción. No hemos encontrado el oficio ni el envío concreto de estas indicaciones, pero si algunos escritos sobre el uso del té que, sin duda, formarían la base del contenido del pretendido Tratado.

27Para Mutis la necesidad de un tratado para el uso del té de Bogotá venía justificada en el principio de que el «abuso de lo muy bueno suele ser pésimo», lo que también se verificaría en el remedio propuesto en esta ocasión. Además era necesario señalar las diferencias con el té conocido hasta aquellos momentos —el té de China.

  • 30 Alstonia Theaeformis.

Ciertamente —escribía Mutis— que al contemplar un botánico la traza de nuestros arbolitos, examinando su estatura, la disposición y figura de sus hojas y el modo de florecer, hallará las señales en que se describe un arbolito de té —el de China—; pero el fruto enteramente diverso con los demás caracteres de su flor le manifestarán que es planta absolutamente diversa y digna de constituir un nuevo género.30

28Centrándose ya en la planta neogranadina, Mutis hacía una distinción clara entre el «té como remedio ο té medicinal» —té puro— y el té como alimento —té lavado. Esa distinción era especialmente aconsejable para evitar —desde su origen— que la codicia de cosecheros y tratantes diera origen a algún tipo de «supercherías». A Europa debía enviarse siempre el té puro. La primera tintura por infusión de este té se convertiría en un remedio de importantes propiedades. Esta primera infusión había de tomarse una sola vez al día y era especialmente recomendable para las personas que necesitaban recuperar vigor y fuerza. Una vez que el té fuese pasado por la primera infusión ya se convertía propiamente en té lavado y podía ser utilizado en calidad de alimento como las bebidas comunes del té ο el café. La primera tintura medicinal por infusión se había de hacer como la del té de China —las denominadas infusiones. teiformes—, esto era, en agua hirviendo, acabada de apartar del fuego y colocada en un vaso cerrado, en el que se mantenían las hierbas durante quince ο veinte minutos. La segunda tintura del té lavado se hacía por infusión, de la que resultaba un té más débil pero todavía de buen gusto. La tercera, que se hacía por cocimiento, resultaba de propiedades similares a la segunda.

  • 31 Hernández de Alba, G. (Comp.) (1983) Escritos cientificos..., op. cit., t. 1, pp. 178-182; Mutis, J (...)

29Mezclando las tinturas con leche se conseguía una bebida de gusto muy agradable. Las proporciones de hierba y agua eran de dos cucharadas estando la hierba entera, y de una sola cuando estuviese desmenuzada. En este último caso bastaría un cuartillo de agua. Las tinturas se podían tomar, asimismo, con la correspondiente porción de azúcar.31

Los trabajos de acopios

  • 32 Véase oficio de Mutis a Caballero y Góngora, Mariquita, 2 de enero de 1787; ΑΕΜ, I, 192.

30En cuanto a la indicaciones de la península respecto a la conveniencia de iniciar los acopios, Mutis también iba a intervenir rápidamente. Animado seguramente con el dictamen de Gómez Ortega con las favorables opiniones que presentaba apoyando la aparición de la nueva planta, se centró en los acopios ordenados. Bien es verdad que había comenzado los trabajos —fiel a su costumbre— sin esperar refrendo ο autorización alguna; pero la llegada de la orden del monarca, supuso el estímulo complementario necesario para dar un nuevo impulso a sus proyectos y también para tomar nuevas iniciativas. Así, dirigió los acopios hacia los alrededores de Santa Fe, pero también se animó a emprender ciertos gastos no sólo para esta labor sino también para buscarlo en toda la cordillera occidental. Además, impartió y difundió sus instrucciones sobre el cultivo de este árbol. Producto de estas iniciativas fue que a principios de 1787 ya se encontraba recogida la suficiente cantidad del acopiado en Santa Fe para preparar un primer gran envió a España, en cuanto se recibiese en Mariquita.32

  • 33 Archivo Nacional de Colombia (ANC), Bogotá, Anexo (Anx.), Asuntos Importantes (A. Imp.), t. 2.

31Al igual que se hizo con la quina, el acopiado se fue almacenando en Honda y Mariquita. A ésta última empezaron a llegar remesas en febrero de 1787, y a Honda, en enero del siguiente año.33

  • 34 Oficio de Mutis a Caballero y Góngora, Mariquita, 3 de junio de 1787; AEM, I, 217.
  • 35 Oflcio de Mutis a Villalengua, Mariquita, 11 de julio de 1787; AEM, I, 219.
  • 36 ANC, Anx., A. Imp., t. 2.

32El mimo con el que Mutis trató este producto queda de manifiesto en la relación de cajones con producciones que preparó para mandar a Gálvez en junio del mismo año 1787. De los diez cajones que le enviaba, tres contenían y habían sido soldados para su mejor preservación, al igual que los dieciocho botes de hojalata que lo contenían —en el exterior iban dirigidos al «Excelentísimo señor Marqués de Sonora».34 Y como bien preciado que lo tenía, lo reservaba para sus mejores regalos, como los dos botes que le envió a Villalengua tras la llegada a Mariquita de los primeros pintores quiteños enviados por el presidente de la Real Audiencia.35 Estos envíos debieron de salir de los acopios que Mutis había mandado hacer antes del comienzo oficial de los trabajos. Una vez establecida la rutina de recogida y envío de las cargas recogidas, la primera salida oficial hacia España está fechada en febrero de 1788.36

  • 37 Oficio de Mutis a Pedro Diago, Mariquita, 25 de febrero de 1789; AEM, I, 260.

33La preocupación por el té de Bogotá y las posibilidades que Mutis veía en él quedaron de manifiesto, todavía, en una fecha tan avanzada como es la de 1789. En enero de aquel año comunicaba a Pedro Diago —el oficial real de Honda— la urgencia de dar salida a las colecciones que se tenían almacenadas del té. La permanencia de las cargas en los almacenes de Honda suponían un peligro para su conservación en buen estado, por lo que Mutis deseaba que se remitieran cuanto antes a Cartagena para ser trasladadas a España. El transporte de estas cargas debía anteponerse, incluso, a las remesas de quina.37

34Esta última decisión adquiere verdadera importancia conociendo la valoración que el proyecto de la quina tenía para Mutis. Sin duda, influyeron en la decisión del botánico las primeras noticias que ya en 1788 habían llegado a Nueva Granada sobre la conveniencia de suspender los acopios de quina. En este sentido, la iniciativa de proteger el envío del frente a las remesas almacenadas de quina, aparece como un intento de Mutis por mantener su prestigio y la confianza en su trabajo en unos momentos —1789— en los que, como sabemos, se estaba fraguando una decidida desconfianza desde la península.

  • 38 González Suárez, F. (1888), op. cit., reedición de 1905, p. 52. La orden es citada y trasladada a M (...)

35Pero independientemente de las ilusiones que Mutis puso en este específico y al dictamen favorable de Gómez Ortega, en la Corte terminaron teniendo más peso las opiniones negativas. Resultado de todo ello fue la comunicación de febrero de 1790 por la que se ordenaba suspender los acopios de esta planta,38 por lo que Mutis se encontró cómo su proyecto comercial paralelo al de la quina también se venía abajo.

  • 39 Aunque “carga” era también una medida de capacidad utilizada en el siglo XVIII, creemos que aqui se (...)
  • 40 Informe de Carlos Joaquín de Urrizarri, Santa Fe, 19 de febrero de 1810; ANC, Anx., A. Imp., t. 2.

36Los distintos acopios de que se hicieron fueron llegando a los almacenes de Mariquita hasta octubre de 1788, y a los de Honda hasta noviembre de 1790. En total fueron acopiadas 7 091 arrobas y 22 libras y media. En enero de 1789 salió la última partida desde los almacenes para España. El total del enviado fue consignado por “cargas”39 y no por peso. Así, desde el 28 de febrero de 1788 hasta el 9 de enero de 1789 se contabilizaron 704 cargas y media enviadas a España y 5 cargas y media enviadas a otros destinos. El té que quedó en Honda, tras la suspensión de los envíos, sumaba 21 cargas y media. Estas partidas quedaron suspensas en la revisión final de los trabajos dirigidos por Mutis, por no especificarse el peso correspondiente de las cargas. Carlos Joaquín de Urrizarri, contador del Tribunal de Cuentas, que revisó las cuentas tras la muerte del director botánico, hacia coincidir el total del recibido en los almacenes con las citadas cargas. Según estos cálculos, el remitido a España ascendería a 6 833 arrobas y tres libras; el enviado a otros destinos, a 53 arrobas y 7 y tres cuartos de libras; y el que quedó en los almacenes, a 208 arrobas y 10 libras y media.40

  • 41 Así lo declaró el doctor Vansessent en Jamaica, tras examinar unas hojas que le habian sido proporc (...)
  • 42 Schumacher, H. A. (1882), edición de 1984, op. cit., pp. 226 y 227.

37La suspensión de los trabajos que se estaban haciendo con el té de Bogotá supuso una desilusión más para Mutis, que vino a unirse a las órdenes sobre la quina que le llegaron en el desventurado año de 1789. Pero a pesar del fracaso, que acabó con las expectativas creadas para explotar el té, en Colombia se siguió durante bastantes años con la idea de que la alstonia tenía propiedades análogas al té de China. Aun en 1821 aparecieron algunos dictámenes declarando que la hoja de Bogotá eran tan buena como la de China.41 Incluso en la Exposición de Bogotá de 1873 fue presentada la hierba como un artículo de comercio, recordándose los dictámenes que Casimiro Gómez Ortega había emitido casi un siglo antes.42

Notes

1 González Suárez, Federico (1905), Memoria histórica sobre Mutis y la Expedición Botánica de Bogotá en el siglo decimoctavo (1782-1808), Imprenta del Clero, Quito. (Primera edición en 1888).

2 Hernández de Alba, Guillermo (Comp.) (1983) Escritos cientificos de don José Celestino Mutis, Instituto Colombiano de Cultura Hispánica, Bogotá, t. 1, p. 178.

3 Oficio de Mutis a Caballero y Góngora, Mariquita, 3 de noviembre de 1785; Hernández de Alba, Guillermo (Comp.) (1983) Archivo epistolar del sabio naturalista don José Celestino Mutis (AEM), Instituto Colombiano de Cultura Hispánica, Bogotá, t. I, n° 126.

4 Hernández de Alba, G. (1983) Escritos científicos..., op. cit., t. 1, p. 178.

5 A ella nos referimos más detalladamente en op. cit. en la nota *.

6 Frías Núñez, M., op. cit. en nota *, especialmente caps. VII y XIX.

7 Oficio de Mutis a Villalengua, Mariquita, 11 de julio de 1787; AEM, I, 219.

8 Hernández de Alba, G. (1983) Escritos científicos..., op. cit., t. 1, p. 178.

9 Schumacher, Hermann. A. (1984) Mutis. Un forjador de la cultura, Ecopetrol, Bogotá, p. 76. (La edición original, en alemán, es de 1882).

10 El celo de Mutis en este tema queda de manifiesto en el cuidado que puso en estas primeras colecciones del té de Bogotá: «Verdad es que me he reservado su preparación, con ànimo de efectuarla en esta ciudad, a mi vista, en todas las colecciones primeras, especialmente la destinada a su Majestad» (AEM, I, 126).

11 AEM, I, 126.

12 Hernández de Alba, G. (Comp.) (1983) Escritos cientificos..., op. cit., t. 1, p. 179.

13 Oficio de Mutis a Gálvez, Mariquita, 19 de noviembre de 1785; AEM, I, 130.

14 Oficio de Mutis al Conde de Floridablanca, Mariquita, 19 de noviembre de 1785 (1°); AEM, I, 131.

15 Oficio de Mutis al Conde de Floridablanca, Mariquita, 19 de noviembre de 1785 (2°); AEM, I, 132. «Charlatán» era precisamente el adjetivo que Mutis utilizaba al referirse a López Ruiz; ver por ejemplo las cartas escritas al médico Francisco Martínez de Sobral, AEM, I, 303 y AEM, II, 313.

16 Hernández de Alba, G. (Comp.) (1983) Escritos científicos..., op. cit., t. 1, p. 178.

17 Ver Oficio de Mutis a Caballero y Góngora, Mariquita, 19 de noviembre de 1785; AEM, I, 133.

18 AEM, I, 132.

19 González Suárez, F. (1888), op. cit., reedición de 1905, p. 51.

20 Julián, Antonio (1787) La Perla de América: Provincia de Santa Marta, reconocida, observada y expuesta en discursos históricos, Madrid, p. 28; recogida en Schumacher, H. A. (1882), edición de 1984, op. cit., p. 226.

21 "Disertación físico, química, botánica del té de Bogotá comparado con el de Levante", Juan Díaz, San Ildefonso, 16 de agosto de 1786; Archivo General de Indias (AGI), Sevilla, Indiferente General, legajo (lg.) 1552.

22 Informe de Silvestre Grosoley —firmado por su hijo José—, Madrid, 21 de agosto de 1786; AGI, Indiferente General, lg. 1552.

23 Examen del thé de Bogotá, por Casimiro Gómez Ortega, Madrid, 24 de septiembre de 1786; Archivo del Real Jardin Botánico (ARJB), Madrid, Division III, Serie: Documentación ofïcial, Subserie: Informes.

24 Aunque Gómez Ortega no lo especifica, debe referirse a la obra The naturalist's and traveller's companion, containing instructions for discovering and preserving objects of natural history.

25 Oficio de Gálvez a Caballero y Góngora, San Ildefonso, 4 de agosto de 1786; véase AEM, III, 55.

26 Oficio de Gálvez a Caballero y Góngora, San Ildefonso, 8 de septiembre de 1786 (2°); véase AEM, III, 59.

27 Ver oficio de Gálvez a Gómez Ortega, San Ildefonse, 2 de octubre de 1786; AGI, Indiferente General, lg. 1545.

28 Oficio de Gálvez a Caballero y Góngora, San Ildefonse, 2 de octubre de 1786; AGI, Indiferente General, lg. 1545; recogido parcialmente en AEM, III, 62.

29 Oficio de Caballero y Góngora al marqués de Sonora, Cartagena, 30 de diciembre de 1786; AGI, Indiferente General, lg. 1545.

30 Alstonia Theaeformis.

31 Hernández de Alba, G. (Comp.) (1983) Escritos cientificos..., op. cit., t. 1, pp. 178-182; Mutis, Joseph celestino (1802), "Advertencias para el uso del Té de Bogotá mientras se imprime el tratado de esta preciosa planta, por el Sr D— (Artículo comunicado)", en Anales de Historia Natural, núm. 15, mes de noviembre, págs 341-343.

32 Véase oficio de Mutis a Caballero y Góngora, Mariquita, 2 de enero de 1787; ΑΕΜ, I, 192.

33 Archivo Nacional de Colombia (ANC), Bogotá, Anexo (Anx.), Asuntos Importantes (A. Imp.), t. 2.

34 Oficio de Mutis a Caballero y Góngora, Mariquita, 3 de junio de 1787; AEM, I, 217.

35 Oflcio de Mutis a Villalengua, Mariquita, 11 de julio de 1787; AEM, I, 219.

36 ANC, Anx., A. Imp., t. 2.

37 Oficio de Mutis a Pedro Diago, Mariquita, 25 de febrero de 1789; AEM, I, 260.

38 González Suárez, F. (1888), op. cit., reedición de 1905, p. 52. La orden es citada y trasladada a Mutis por el virrey Ezpeleta en oficio fechado en Santa Fe, el 29 de mayo de 1790; ANC, Anx., A. Imp., t. 2, f. 17.

39 Aunque “carga” era también una medida de capacidad utilizada en el siglo XVIII, creemos que aqui se utilizó en el sentido de “bulto” ο “paquete”. Así se entiende que esta partida no fuera aceptada como tal, en la relación de cuentas, aludiéndose a «la no especificación del peso».

40 Informe de Carlos Joaquín de Urrizarri, Santa Fe, 19 de febrero de 1810; ANC, Anx., A. Imp., t. 2.

41 Así lo declaró el doctor Vansessent en Jamaica, tras examinar unas hojas que le habian sido proporcionadas por Francisco de Urquinaona (Schumacher, H. A. (1882), edición de 1984, op. cit., p. 226).

42 Schumacher, H. A. (1882), edición de 1984, op. cit., pp. 226 y 227.

Notes de fin

1 El présente capítulo forma parte de la Tesis Doctoral presentada en la Universidad Complutense de Madrid, en 1992, con el título de José Celestino Mutis y la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada (1783-1808). Los derechos de publicación de dicho trabajo pertenecen a la Diputación Provincial de Sevilla (Frías Núñez, Marcelo (1994), Tras El Dorado vegetal, Servicio de publicaciones de la Diputación Provincial, Sevilla), a la que agradecemos su autorización para publicar el capitulo en este libro.
Proyecto DGICYT n° 91-0068.

Auteur

Dep. de Historia de la Ciencia, Centro de Estudios Históricos, C.S.I.C. et Centre Alexandre Koyré, E.H.E.S.S./C.N.R.S./M.N.H.N.

© Presses Sorbonne Nouvelle, 1994

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540