Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Nouveau monde et renouveau de l’histoire naturelle. Volume III

 | 
Marie-Cécile Bénassy
, 
Jean-Pierre Clément
, 
Francisco Pelayo
, 
et al.

Reflexiones sobre el modelo sistemático, el concepto de especie y el mecanismo de la reproducción, en el siglo XVIII1

Réflexions sur le modèle systématique, le concept d’espèce et le mécanisme de reproduction au XVIIIe siècle

Andrés Galera

Résumé

Réflexion de fond qui part de la distinction traditionnelle entre genre et espèce, et passe en revue la “physico-théologie” anglaise du XVIIIe siècle, le fixisme de Linné et ses limites, le modèle transformiste de la chaîne des êtres chez Buffon, Charles Bonnet, puis Michel Adanson qui franchit un pas de plus ; ensuite sur l'épigénèse etc., Francesco Redi, Lazzaro Spallanzani, Giuseppe Aromatari, Malpighi, jusqu'à Théodore Schwann en 1839

Texte intégral

  • 1 Trabajo realizado en el marco del proyecto DGICYT núm. PB91-0068.
    Las traducciones de los textos ori (...)

1La imaginación es un componente científico importante, capaz de soslayar dificultades empíricas insuperables por falta de conocimientos, de medios técnicos o, simplemente, de inteligencia. Este diálogo con el absurdo, esta capacidad onirica, es una cualidad présente en la ciencia de cualquier época, que permite al hombre romper la temporalidad de su existencia y traspasar las fronteras del pasado y del futuro.

2Sobre algunos de estos sueños reflexionaremos a continuación.

1. Conocer y clasificar

  • 1 Eliano, C., Historia de los animales, Akal, Madrid, 1990, Prólogo.

Tan sólo una mente de grandes alcances, que haya atesorado grandes conocimientos, podría exponer con exactitud las cualidades de cada uno y la forma en que los seres vivos despiertan una curiosidad inagotable en el hombre"1.

3Claudio Eliano resume en esta sentencia las claves de la búsqueda intelectiva del hombre en la Naturaleza, una labor sustancialmente definida por dos conceptos: conocer y sistematizar. El fenómeno es una consecuencia de la «curiosidad inagotable en el hombre», que se traduce en una necesidad de conocer. Como afirma Eliano, para desvelar los secretos del universo es necesario «atesorar grandes conocimientos» y, consecuentemente, ordenarlos, clasificarlos, définir un sistema que permita su interpretation. Una tarea para hombres con una «mente de grandes alcances».

4La historia natural tuvo en la clasificación un método idóneo para valorar con rigor la diversidad animal, vegetal y minerai propia de la Tierra. En Aristóteles, por ejemplo, el estudio de la naturaleza, la observación de la vida animal, se convierte en un principio de identidad origen de su clasificación:

  • 2 Aristóteles, Historia de los animales, libro I, edición de José Vara Donado, Akal, Madrid, 1990, p. (...)

Entre los animales hay algunos que tienen sus partes idénticas entre sí, hay otros que las tienen distintas. Por lo que a las partes idénticas toca, unas lo son en cuanto a la especie, como, por ejemplo, la nariz y el ojo de un hombre son idénticas a la nariz y al ojo de otro hombre, la carne del uno a la carne del otro y el hueso de uno al hueso del otro. El mismo tipo de identidad afecta a las partes de un caballo y de todos los demás animales que llamamos idénticos entre sí en cuanto a la especie, pues exactamente igual que el todo del uno es idéntico al todo del otro también cada una de las partes de uno son idénticas a cada una de las partes del otro. En cambio, otras partes son idénticas entre sí pero differen por exceso ο por defecto: son las de los animales que pertenecen al mismo género"2.

5Especies y géneros eran el resultado de las semejanzas ο diferencias presentes en la morfología, etología y ecología de los seres vivos, cualidades suficientes para définir un universo determinado.

  • 3 La producción científica sobre historia natural propia del siglo XVIII puede estudiarse en GASCOIGN (...)
  • 4 Diderot, D., Pensées sur l’interprétatión de la nature, 1754. Véase la edición bilingüe de M. Jalón (...)
  • 5 Foucault, M., Las palabras y las cosas, Siglo XXI Editores, México, 1989, p. 133.
  • 6 «Naturalista (Historicus Naturalis) audit, qui partes corporum naturalium visu bene distinguit, & o (...)

6Durante el siglo XVIII identificar animales y plantas, conocer la naturaleza en definitiva, seguía siendo un objetivo prioritario para los naturalistas. Un cometido asumido por la ciencia occidental en su intento de conquistar intelectualmente el universo, y cuyo resultado fue la elaboración de un dilatado inventario sobre la flora y la fauna terrestre3. Empresa donde describir nuevas especies de animales y vegetales era una contribucción más a extender la luz sobre la Tierra y hacer realidad la maxima diderotiana4. En esta centuria, como afirma Foucault, «el ciego puede muy bien ser geómetra, pero no naturalista»5; oficio que según Linneo consiste en distinguir, por la vista, las producciones naturales, describirlas atendiendo a su numéro, figura, posición y proporción, y nominarlas6.

  • 7 Rousseau, J.-J.; Fragments pour un dictionnaire des termes d’usage en botanique, 1774. En Œuvres co (...)
  • 8 Rousseau define el término nomenclatura como el «Art de joindre aux noms qu’on impose aux plantes l (...)

7Rousseau, en su diccionario de términos botánicos, publicado en 1774, preguntaba «a cualquier lector sensato cómo es posible dedicarse al estudio de las plantas rechazando el de la nomenclatura. Es como si se quisiera ser erudito en una lengua sin aprender las palabras»7; reflexión donde clasificar es un instrumento básico para adquirir conocimientos8. Una interpretación propia del ideario linneano para quien

  • 9 Linneo, C., Systema naturae, per tria régna naturae, secundum classes, ordines, genera, species, cu (...)

La ciencia de la naturaleza se fundamenta en el conocimiento metódico de las cosas naturales y en el sistema de nomenclatura como si fuesen un hilo de Ariadna, sólo tras el cual es posible adentrarse seguro en los meandros de la naturaleza9.

  • 10 Carta de J.J.Rousseau a Linneo, París, 21 de septiembre de 1771. Rousseau, Œuvres complètes, opus c (...)
  • 11 Lamarck, J.-B., Filosofia zoológica, Ed. Alta Fulla, Barcelona, 1986, p. 195.

8Pensamiento generalizado en el siglo de las Luces cuya finalidad no es sólo distribuir los seres vivos en clases, géneros y especies, sino, principalmente, descubrir el orden de las cosas de un mundo finito e inmutable; se pretende, como elogia Rousseau en Linneo, «abrir e interpretar a los hombres el libro de la naturaleza»10. La taxonomia se convierte asi en «el medio mas favorable para el estudio de la naturaleza y el que es mas propio para darnos a conocer su marcha, sus medios y sus leyes»11, afirmará Lamarck ya en el umbral del siglo XIX.

  • 12 Buffon, Histoire naturelle, De la manière d’étudier et de traiter l’histoire naturelle, 1749; reedi (...)
  • 13 Para naturalistas como Brisson y Pennant el hombre debia formar una clase zoológica separada, mient (...)
  • 14 Forman parte de los póngidos los llamados monos antropomorfos: orangután, gorila, chimpancé, gibón (...)

9La consecuencia inmediata, la denominada por Buffon primera verdad, que se desprende del «examen riguroso de la Naturaleza es una verdad humiliante para el hombre; es que él mismo se debe colocar en la clase de los animales»12. Por ello la especie humana, en su cualidad de Homo sapiens, guía, símbolo de su pretendida superioridad, la escala zoológica13. Vejación principio de un largo camino hacia nuestro parentesco con los póngidos14, en cuyo recorrido tendrá lugar la formulación de una teoria de la evolución todavía lejana. Junto al testimonio sobre la condición de bruto del hombre, el discurso sistemático ilustrado alberga particular interés por la problemática relativa a la definición del concepto de especie y hacia la formulación de la cadena de los seres. Argumentos con los que se dibuja un inequívoco transformismo.

2. Concierto natural

10Contemplar la naturaleza como una serie de elementos relacionados por un gradación de perfección presidida por el Homo sapiens, responde a un esquema sistemático que combina pruebas empiricas sobre la estructura y economia de los seres y argumentos de carácter abstracto propios de la definición de reino mineral, vegetal y animal, componiendo un sustrato idóneo para la formulación de una tesis transformista que, respetando la Creación, explique la variedad de las especies y justifique las pruebas paleontológicas. Desde Aristóteles este planteamiento es una realidad que en nuestros dias ha tornado forma de una filogenia sustitutiva del antano plan creacionista. La imagen de una naturaleza regulada por un principio de continuidad, causa de que

  • 15 Aristóteles, Historia de los animales, libro VIII, edición de José Vara. Akal, Madrid, 1990, p. 411

Los seres, a través de un proceso continuo de diferencias insignificantes, que colocan a unos por delante de otros, van apareciendo cada vez más dotados de vida y movimientos15,

11propuesta por el sabio de Estagira, será reemplazada en el siglo XIX por un proceso de selección natural responsable de que

  • 16 Darwin, Ch., El origen de las especies. Trad. A. Zulueta de la sexta edición inglesa, 1872. Edición (...)

los órganos e instintos más complejos se han formado, no por medios superiores —aunque análogos— a la razón humana, sino por la acumulación de pequeñas variaciones innumerables, cada una de ellas buena para el individuo que la poseía16.

12En el intermedio de esta revolución biológica Locke y Leibniz recuerdan a los naturalistas que

  • 17 Locke, J., Essay concerning human understanding, III, cap. VI. Reproducido en Lovejoy, A. O., La gr (...)

En todo el mundo corpóreo y visible no vemos grietas ni lagunas. Desde nosotros, absolutamente todo desciende por escalones suaves y la serie continua que se alza en cada uno difiere muy poco del siguiente17,

  • 18 Carta de Leibniz publicada por Koenig en 1753 durante la famosa controversia entre Maupertuis y Vol (...)

Así que los hombres están vinculados a los animales, estos a las plantas y éstas a los fósiles, que a su vez se entremezclan con esos cuerpos que nuestros sentidos y nuestra imaginación nos presentan como absolutamente inanimados18;

  • 19 Buffon, Historia natural de las aves. Est. tip. P. Mellado, Madrid, 1847, t. I, p. 19.
  • 20 Derham, W.; Physico-theology; or, a demonstration of the being and attributes of God from his works (...)

13definiendo una naturaleza que no ofrece saltos, en la que los organismos se suceden unos a otros bajo un principio de continuidad símbolo de su plenitud y armonía. Siguiendo este ideario filosófico el argumento aristotélico adquiere nueva vigencia a partir de la segunda mitad del siglo XVII y el mito de la naturaleza, ese «ser ideal al que se acostumbran a referir como causa todos los efectos constantes, todos los fenómenos del universo»19, volverá a ser dueño y señor de los destinos de los seres vivos en la centuria ilustrada. En el siglo XVIII la cadena de los seres es la expresion de la ley natural, un código establecido en un pasado creacionista que se mantiene inalterado con el discurrir del tiempo. Teorética que participa de la loa teológica compuesta por los sabios ilustrados durante las primeras décadas del siglo impresionados ante el espectáculo de la naturaleza. Dios era una figura temporalmente lejana sí, pero su obra demostraba su magnificencia. La historia natural se convertía así en un Magnificat, una continua exaltación religiosa, denominada por W. Derham physico-theology, surgida en la comunidad cientifica inglesa desde donde colonizó el viejo continente20. Un argumento religioso caracteristico de la cultura del siglo de las Luces que muestra las limitaciones de un saber que no tiene reparos en asumir los principios eclesiáticos cuando su incapacidad cognoscitiva lo demanda. Fue el tributo de la ciencia a su pertinaz e infructuoso intento de dominar el universo sin los medios ni conocimientos necesarios.

14La formulación del concepto de cadena de los seres estuvo imbuida por esta dimension religiosa adyacente a la historia natural, y el estudio de su desarrollo conceptual es un ejercicio necesario para valorar la manumisión de las ciencias naturales frente a la teologia en su camino hacia la concreción de una ideologia evolucionista, que protagonizo el debate decimonónico sobre el origen de las especies refutando el concepto fijista dominante durante siglos. La cadena de los seres fue la penultima etapa del sendero que conduce a interpretar la naturaleza como el escenario donde tienen lugar los cambios morfológicos causa de la aparición de formas de vida diferentes a las ya existentes. Una revolución ideológica que se détecta comparando el pensamiento de Carl Linneo, de Georges Louis Leclerc, conde de Buffon, y de Charles Bonnet, los naturalistas más representativos de la filosofia biológica ilustrada.

  • 21 Linneo, C., Systema naturae, opus cit., p. 59.
  • 22 Linneo, C., Filosofia botanica. Reedición italiana de la edición de 1750, Edicione Theoria, Roma-Na (...)

15En Linneo la naturaleza représenta el esplendor del Creador, es un ente que sigue sus designios, «es la ley inmutable de Dios y por ella cada cosa es lo que es y hace lo que le ha sido encomendado hacer»21. El suyo es un sistema natural sin cambios ni saltos, definido por una sutil transición de formas entre minérales, vegetales y animales: «La Naturaleza asocia y une piedras y plantas, plantas y animales»22, admite; una serie perfeccionista culminada por el hombre; pero también un sistema regulado segun un orden de caracter trófico que consolida la hegemonía del Homo sapiens, de suerte que

  • 23 Linneo, C., Systema naturae, opus cit., p. 61.

los animales herbívores ejercen un despiadado dominio sobre los vegetales, los carnívores sobre los herbívores y, entre los carnívores, los más grandes sobre los pequeños, el hombre, en cuanto animal, sobre los más grandes y todos los individuos, y principalmente sobre sí mismo, para que se conserve la proporción y el esplendor del Estado de la naturaleza.23

  • 24 Uno y otro término recibieron de Linneo un sentido más amplio. La generación no se restringe a la s (...)

16La destrucción es, junto a la generación y conservación24 de las especies, el fundamento de una economía natural que mantiene constante la obra del Creador. Una ideología fijista que limita su investigación a describir y clasificar, como método para conocer las producciones naturales. Su realidad es un hecho estático y basta con apreciar semejanzas y diferencias para determinar el orden natural; sólo se persigue leer el libro de la naturaleza respetando su texto.

  • 25 Buffon, Histoire naturelle, générale et particulière, "Premier discours: De la manière d’étudier et (...)
  • 26 Buffon, Histoire naturelle. "Des pingouins et des manchots"; citado en Rostand, J., Introducción a (...)
  • 27 Buffon, Histoire naturelle. "Comparaison des animaux et des végétaux", 1749; reedición de Éditions (...)

17En el pensamiento de Buffon la naturaleza adquiere capacidad de cambio, no representa ya un sistema cerrado, pasa a ser una gradación perfeccionista que se puede recorrer «por grados casi inapreciables desde la criatura más perfecta hasta la materia más informe, del animal mejor organizado al mineral más bruto»25; tenues matices en el devenir de unas formas a otras que son el gran logro de la naturaleza, una obra cuya única realidad es el individuo, en la que especies, géneros y clases se consideran meros artificios humanos sin representación natural; una secuencia que relaciona y aproxima a todos sus miembros: «Entre los cuadrúpedos, las aves, los peces, la naturaleza ha establecido nexos, líneas de prolongación por las cuales todo se acerca, todo se une, todo tiene relación»26, convirtiéndose en un discurso antropocéntrico, «nos podemos dar legítimamente el primer rango en la Naturaleza»27 afirma, motivo por el cual su cadena de los seres no es un camino ascendente hacia la perfección sino una pendiente degradativa cuya cima ha conquistado el hombre:

  • 28 Buffon, Histoire naturelle. "Des animaux"; citado en Rostand, J., (1985), opus cit., p. 39.

La Naturaleza desciende por gradaciones y matices imperceptibles de un animal que nos parece de absoluta perfección al que lo es menos, y de éste al vegetal.28

18Bajo este principio de continuidad Buffon elabora un hipotético esquema transformista. La idea surge al reunir el concepto de cadena de los seres junto al de anatomía comparada, recorriendo una trayectoria biológica que, supuestamente, hubiese podido originar todos los seres vivos a partir de un solo organismo. Es su reflexión sobre la presencia en la génesis de la vida, durante la Creación, de una única idea combinada de mil formas:

  • 29 Buffon, Histoire naturelle. "L’asne", 1753; reedición de Édidons Gallimard, París, 1984, p. 191-192

hay, en las partes mismas que más contribuyen a la variedad de la forma exterior, una prodigiosa semejanza que nos recuerda necesariamente la idea de un primer plan, sobre el cual todo parece haber sido concebido"29;

  • 30 Ibídem, p. 193.

19un plan ordenado desde el hombre a los cuadrúpedos, cetáceos, pájaros, reptiles y peces30, que permite afirmar que el mono es un hombre degenerado,

  • 31 Ibídem, p. 193-194.

que el hombre y el mono han tenido un origen común como el caballo y el asno, que cada familia, tanto en los animales como en los vegetales, ha tenido un solo origen, e incluso que todos los animales proceden de un único animal, que, a través de los tiempos, ha producido, perfecionando y degenerándose, todas las razas de los otros animales.31

  • 32 Ibídem, p. 194.
  • 33 Siguiendo este pensamiento Buffon afirma en el ya referido artículo sobre es asno que: «Desde este (...)
  • 34 Ibídem, p. 198.

20Esta dimensión temporal otorgaría a la naturaleza un poder ilimitado, no siendo erróneo «suponer que de un único ser ella ha sabido sacar con el tiempo todos los seres organizados»32. Se pergeña así un teoría transformista próxima al evolucionismo decimonónico, tanto en la filogenia33 como en la temporalidad del proceso, que adolece todavía del determinismo religioso, convertido ahora en código natural, y es incapaz de incorporar el azar como un factor intrínseco a toda variación; prisma bajo el cual hubiese podido contemplar la naturaleza como un fenómeno independiente de la figura de Dios. Buffon elaboró una explicación posible que comportaba gran incertidumbre; «¿por qué no vemos hoy los descendientes, los representantes de esas especies intermedias? ¿por qué sólo sobreviven los dos extremos?»34, interpela al imaginarse la génesis del asno por degeneración del caballo. Dudas que pudo, simplemente, obviar e incluso resolver con un grado menor de fantasía que, por ejemplo, el utilizado en su teoría sobre las moléculas orgánicas al explicar la generación de los organismos; sin embargo el sabio francés no quiso confrontar su visión vanguardista de la vida con la verdad revelada sustituyéndola por el dogma de fe:

  • 35 Ibídem, p. 194.

Pero no, es cierto, por la revelación, que todos los animales han participado igualmente de la gracia de la creación, que los dos primeros de cada especie y de todas las especies han salido formados de las manos del Creador, y se debe creer que ellos eran tales entonces, poco más ο menos, a los que nos representan hoy en día sus descendientes"35,

21sentencia olvidando su reflexión transformista.

  • 36 Kant, I., Allgemeine Naturgeschichte und Theorie des Himmels, 1755· Véase la reedición de Weischede (...)
  • 37 Bonnet, Ch., Contemplation de la nature, Amsterdam, 1764. Texto reproducido en Vergata, Α., L’evolu (...)

22La filosofía de Charles Bonnet recoge la interpretación cosmológica kantiana36 convirtiendo al hombre en un eslabón más de una infinita y supuesta cadena de organismos moradores de los diferentes planetas que componen el universo. Es la denominada cadena universal que «une todos los seres, todos los mundos, abraza todas las esferas», constituyendo «una única serie que tiene como primer elemento el átomo y por último el más eminente de los Querubines»37.

  • 38 Ibídem, p. 70.

23«¿Si entre dos seres cualesquiera existiese un vacío, cuál sería la razón del paso del uno al otro?»38, interroga Bonnet, la respuesta es su conformidad con una secuencia ininterrumpida de seres vivos; una escala natural cuya continuidad es llevada a su máxima expresión al considerar que cada individuo ocuparía un lugar diferente en la serie, circunstancia que la inteligencia humana no es capaz de detectar reconociendo idénticos a los individuos que agrupa en la misma clase, género y especie, cuando no lo son, y que una inteligencia superior encontraría diferentes:

  • 39 Ibídem, p. 70.

Así esta inteligencia superior ve en la escala de nuestro mundo tantos anillos cuantos son los individuos.39

24En su Palingenesis filosófica Bonnet da una nueva vuelta de tuerca a su teoría, elaborando un modelo transformista fundamentado en la perfección de los seres vivos. La naturaleza seguía las directrices marcadas por un proyecto cuya finalidad es mejorar los organismos mediante cambios sucesivos de su conformación. Un proceso dinámico, que no inestable, diseñado por el Creador, quien

  • 40 Bonnet, Ch., La palingénésis philosophique, ou idées sur l’état passé et sur l’état futur des êtres (...)

ha previsto y aprobado el número casi infinito de las modificaciones diversas que ocurren en la estructura ο en la organización primitiva de los seres peculiares de cada mundo.40

25Emerge así un universo creacionista sustentado en la teoría de la preformación. En su génesis los seres vivos estuvieron presentes en forma de gérmenes portadores de los futuros estados evolutivos de cada especie, cada uno más perfecto que el anterior, que aparecerán correlativamente en cada revolución del Globo reemplazando al antecesor. Una transformación que, si bien morfológicamente es independiente de la que sufren los demás organismos vivos, respeta el principio de continuidad, de suerte que las distintas especies, con el cambio, alcanzan un mayor grado de perfección estableciéndose una nueva jerarquía por un desplazamiento correlativo de cada miembro de la cadena hacia su cúspide perfeccionista, sin que ninguno de ellos supere a los que le precedían en la anterior secuencia.

  • 41 Ibídem, p. 83.

Abusaría de la libertad de conjeturar si dijese que las plantas y los animales que existen hoy provienen de una evolución natural de los seres organizados que poblaban aquel primer mundo inmediatamente salido de las manos del Creador?41,

26pregunta Bonnet;

  • 42 Ibídem, p. 84-85.

si pudiésemos ver un caballo, una gallina, una serpiente en la forma que tenían en el momento de la Creación, séría imposible reconocerlos42

27contesta; una respuesta que no debe identificarse con una temprana ideología evolucionista. Su pensamiento está lejos de alcanzar esta cota cognoscitiva, y si hace suya una interpretación dinámica de la naturaleza, integrando el factor tiempo como elemento sustancial del proceso de especiación, su teoría ha perdido, a diferencia de Buffon, la relación filogenética admitiendo la preformación como causa de la generación de los organismos.

28Buffon y Bonnet evidencian que la cadena de los seres fue el modelo transformista del siglo XVIII. Un esquema adecuado tanto para el fijismo creacionista de Linneo como para el mensaje evolucionista de aquellos; una meditación onírica que abrió la puerta a la especulación lamarkiana y al empirismo darwinista.

3. Especies ο individuos

29Un grandioso jardín botánico, un desconocido zoológico donde hubiera podido renacer de sus cenizas el ave Fénix soñado por Plinio, Ovidio, Dante, Shakespeare, Quevedo, y tantos otros, es la imagen ofrecida durante el siglo XVIII por el nuevo mundo a los ojos incrédulos de los intrépidos naturalistas capaces de cruzar el océano Atlántico con la intención de conocer los secretos de una naturaleza lejana y diferente. Diversidad y multitud de nuevas formas animales y vegetales que es necesario conocer y comparar con los habitantes del viejo continente; determinar, en definitiva, las semejanzas y diferencias entre las especies de ambas márgenes oceánicas. Una investigación análoga ocurre en todos los rincones del Orbe cuando la comunidad científica asume la tarea de inventariar una fauna y una flora mal clasificadas y peor conocidas. Se hizo, pues, necesario definir con precisión los requisitos que debe cumplir un individuo para considerarlo miembro de una especie. Este no es un problema novedoso, pero durante la Ilustración adquirió una dimensión particular. Ya no es suficiente agrupar individuos con un exclusivo fin sistemático, el objetivo es descubrir un secreto celosamente guardado: la clasificación natural. ¿Cuáles son las reglas que sigue la naturaleza para obtener la armonía y perfección que exhibe en todos y cada uno de sus actos?, se preguntan unos científicos absortos en su meditación sobre el orden de las cosas. La respuesta es el llamado sistema natural, un código taxonómico que pretende hacer olvidar el artificio empleado por el hombre al clasificar unos conocimientos que desbordan su memoria.

  • 43 Ray, J., Historia plantarum. Londres, 1686-1704, 3 vols. Reproducido en Vergata, A. (1979), opus ci (...)
  • 44 Ray, J., A discourse on the specific difference of plants, 1674. En Further correspondance of John (...)

30En 1686 John Ray observa en su Historia plantarum. que inventariar y clasificar correctamente los vegetales requiere establecer un criterio capaz de seleccionar los individuos que pertenecen a una especie. En su opinión la pauta viene marcada por el conjunto de «aquellos caracteres diferenciados que se perpetúan en la descendencia de una misma semilla»43. Aforismo morfológico que no asume las alteraciones ocurridas en una misma y única planta por considerarlas variaciones accidentales incapaces de representar al colectivo. Su argumento gira en torno a la idea de la existencia de un grupo de caracteres inalterables que definen con propiedad cada especie generación tras generación, despreciando cualquier otro signo. Un juicio fruto del fijismo creacionista que rige un ideario que llevó a John Ray a formar parte del grupo de naturalistas ingleses promotores de la physico-theology; las especies que habitan la Tierra son constantes ya que «Dios, de hecho, ha concluido la obra de la creación, esto es ha acabado el número de las especies, en seis días»44.

  • 45 Linneo, C., Systema Naturae. Opus cit., p. 60.
  • 46 Linneo, C., Filosofia botanica. Reedición italiana de la edición de 1750, Edicione Theoria, Roma-Na (...)
  • 47 Ibídem, p. 122.

31Esta idea de fijeza, de constantes morfológicas inalterables con el paso del tiempo que representa la especie, es el mensaje de Linneo en su Systema Naturae. También para él «el semejante se distingue del que no lo es por caracteres peculiares que el creador imprimió a las cosas»45 y las especies son tantas como «las diversas formas creadas en un principio»46. No hay posibilidad de que aparezean nuevas especies pues la reproducción es un mecanismo destinado solo a perpetuar los seres creados en el pasado, y las variaciones son, nuevamente, meros accidentes causados por el medio: clima, suelo, viento, calor, son factores externos que pueden modificar el tamaño, el olor, el sabor, el color, la plenitud y la encrespadura de una planta. Surgen así formas vivas diferentes que «podrían ser excluidas de la botánica»47, que sólo tienen significado como elemento de jardinería y no en el escenario natural; son eventualidades consolidadas por el hombre y no por la naturaleza.

  • 48 Ibídem, pp. 122-123.

32Desde esta atalaya determinista Linneo rechaza el individuo como unidad morfológica, cualidad reservada para la especie que en su ideario constituye el nivel primario del orden natural. El argumento otorga cierta flexiblidad a su doctrina fijista, que bajo este prisma puede admitir las variaciones como defectos ο monstruosidades de índole particular sin alterar el papel de la Creación, cuyo referente sería la especie y no el individuo. Género y especie representan la única verdad de la Naturaleza: «que todos los géneros y especies son naturales está confirmado por la Revelación, por los descubrimientos y por las observaciones»48. La especie es el sustrato básico, el núcleo sobre el que actúa la naturaleza, en el género reside el orden natural; por ello el Systema naturae de Linneo tiene su norte en la correcta determinación de los géneros; sin embargo

  • 49 Ibídem, p. 127.

No es el carácter el que constituye el género, sino el género al carácter. El carácter brota del género y no el género del carácter, afirma concluyendo que la razón de ser del carácter no es la existencia del género, sino su conocimiento49;

  • 50 Ibídem, p. 129.

33aquél es la seña de identidad de éste, el secreto que hay que desvelar. Consecuente con esta interpretación la definición natural recogería todas las propiedades genéricas posibles. Un logro que el científico sueco se otorga en primicia.50

  • 51 Linneo, C. Disquisitio de sexu plantarum, typis Academia scientiarum, Petropoli, 1760. Reproducido (...)

34Siguiendo este planteamiento, relación entre género y orden natural, Linneo reflexiona sobre la génesis de los seres vivos relacionando fijismo y transformismo. No solo es flexibilidad ante el testimonio irrefutable de las variaciones, sino la formulación de una hipótesis que reivindica el origen común de las especies incluidas en un mismo género. En 1760, en su Disquisitio de sexu plantarum, refiriéndose al reino vegetal, reconoce el fenómeno de la hibridación como una vía de especiación: «No se puede dudar que existen nuevas especies producto de la hibridación», afirma51. Axioma que convierte al género en garante de la creación. Si la híbridación conduce a Linneo hacia la presunción de que

  • 52 Linneo, C., Disquisitio de sexu plantarum, typis Academia scientiarum, Petropoli, 1760. Reproducido (...)

las muchas especies de plantas de un mismo género no pudieron ser, al principio, más que una sola planta y surgieron de ella a través de la generación hibrida52,

  • 53 Ibídem.

35y a considerar el género como una unidad compuesta por «un cierto número de plantas derivadas de la misma madre y de padres diversos»53, reconociendo la existencia de un vínculo filogenético entre las especies que lo componen, diversidad promovida por caracteres que se transmiten en la reproducción, ello no supone una renuncia a su pasado ideológico; Dios sigue siendo la causa primera:

  • 54 Ibídem.

si todos estas especies son hijas del tiempo ο si, al principio de todo, el Creador había limitado el número de las especies futuras, no presumo de determinarlo.54

36En el peor de los casos es suficiente admitir que al principio se creó una sola especie de cada género y restringir la concepción fijista a este nivel sistemático, para admitir el transformismo propuesto por Linneo sin renunciar al determinismo divino. La idea de una naturaleza dinámica, mutable no solo hacia variaciones promovidas por el medio sino consecuencia de un proceso de especiación, fue una verdad debatida durante la segunda mitad del siglo XVIII que Linneo no ignoró.

37Contrario al célebre sueco, Buffon afirmaba en 1749 que

  • 55 Buffon, Histoire naturelle, générale et particulière, "Premier discours: De la manière d’étudie et (...)

realmente no existen en la naturaleza más que individuos, los géneros, los órdenes y las clases, sólo existen en nuestra imaginación55.

38El individuo es el único testimonio tangible y constatable, la barrera cognoscitiva entre realidad y fantasía. La identidad natural reside en los seres y su estudio es necesario y suficiente para conocerla sin acudir al artificio de especies, géneros y clases.

  • 56 Buffon, Histoire naturelle, générale et particulière, "L’asne"; París, 1753, t. IV, p. 384.

Un individuo es un ser en parte aislado, independiente, y que nada tiene de común con los otros seres sino que se asemejan ο se diferencian56;

  • 57 Buffon, Histoire naturelle, générale et particulière, "Premier discours: De la manière d’étudie et (...)
  • 58 Ibídem, pp. 21-22.
  • 59 Ibidem, pp. 20-22.

39agruparlos, pues, bajo una tutela sistemática que no tergiverse la realidad demanda un dilatado saber que permita detectar sus semejanzas y diferencias; se trata de «poner juntas las cosas que se parecen y separar aquéllas que difieran las unas de las otras»57. Un criterio analógico a realizar «sobre la forma, sobre el tamaño, sobre el aspecto exterior, sobre las diferentes partes, sobre su número, sobre su posición, sobre la sustancia misma de la cosa»58. El sistema natural buffoniano propone valorar el todo frente a la utilización exclusiva de uno ο varios rasgos morfológicos como elementos clasificatorios; metodología ésta, habitual entre sus coetáneos, más práctica y exitosa por su simplicidad pero menos veraz. La especie, según Buffon, estaría constituida por individuos idénticos ο con diferencias casi imperceptibles; aquellos cuyas diferencias son sensibles pero mantienen una mayor proporción de semejanzas pertenecerán a especies diferentes de un mismo género. Cuando la disparidad sea más notoria pero las semejanzas estén aun presentes en mayor número, los individuos son miembros de especies y géneros diferentes de una única clase; clase que será distinta cuando la diversidad sobrepase la similitud59. La idea es plasmar a nivel taxonómico el modelo natural, conformado según sutiles modificaciones que conducen por los diferentes niveles de la cadena de los seres.

  • 60 Ibídem, p. 13.

Pero la naturaleza camina por gradaciones desconocidas, y por consecuencia no se presta totalmente a estas divisiones, porque pasa de una especie a otra, frecuentemente de un género a otro, por matices imperceptibles; de suerte que encontramos un gran número de especies medias, de objetos partidos, que no se sabe donde colocarlas, y que trastocan necesariamente el proyecto del sistema general60;

40ignorancia que convierte la clasificación natural en una quimera.

41Con Buffon el individuo es la esencia de la naturaleza y el método natural adquiere significado solo con el conocimiento de las piezas que lo identifican. La especie es un concepto abstracto cuyas propiedades dimanan del colectivo, lejos de la cualidad material que contemplaban Linneo y Ray, por ejemplo, y ocupa una dimensión casi espiritual. Es una idea concebida

  • 61 Buffon, Histoire naturelle, générale et particulière, "L’asne"; París, 1753, t. IV, p. 384.

considerando la naturaleza en la sucesión de los tiempos, y en la destrucción y renovación constante de los seres»61;

  • 62 Ibídem, p. 386.
  • 63 La idea de reproducción como elemento representativo de la especie ha sido recogida por la genétca (...)

42dos cuestiones exitosas en la formulación teórica de la biología ilustrada. El tiempo define la inmaterialidad de la especie, la eternidad del grupo frente a la finitud de la vida cotidiana; la reproducción materializa el concepto a través de un conjunto de seres capaces de procrear y perpetuarse, de suerte que no pueden pertenecer a una misma especie individuos incapacitados para engendrar descendencia fecunda, quienes romperían el vínculo entre un pasado desconocido y un incierto futuro, de aquí que Buffon considere la especie como «una sucesión constante de individuos semejantes que se reproducen»62. Un criterio de interfecundidad válido en su época y útil aún hoy día63.

43En 1763 Michel Adanson recupera el discurso buffoniano y emprende en su Familles des plantes el camino hacia la conquista del método natural, aseverando

que no puede haber otro método natural en botánica que aquél que considera el conjunto de todas las partes de las plantas,

44y es en la

  • 64 Adanson, M., Familles des plantes, París, 1763, vol. I, p. civ.

comparación de sus relaciones ο semejanzas y diferencias, y de la de sus cualidades64,

45donde reside la verdadera sistemática. Un proceso que, en primer lugar, requiere abordar

  • 65 Ibídem, p. clviij.

la cuestión más difícil y la más importante de la botánica y de la historia natural, saber qué se debe entender por clase ο familia, género, especie, individuo y variedad65.

  • 66 Ibídem, p. cxiij.
  • 67 Ibídem, p. clxvij.

46En este cometido Adanson manifiesta un pensamiento abiertamente transformista, enjuiciando el cambio de forma como un fenómeno inherente a la naturaleza, «menos constante y más diversa en las plantas que en los animales»66, del que no se conocen sus límites. No sólo las variaciones son un acontecer normal y cotidiano, también la especiación es un suceso empíricamente probado. El botánico francés acepta los dictados de Buffon sobre la especie, pero su horizonte no está limitado por la reproducción sino abierto a cualquier producción de la naturaleza, y debe reunir tanto a minerales como a vegetales y animales. La especie es un concepto abstracto, sí, pero variable en su significado según el objeto a tratar: sólo existe «considerando, en ciertos seres, la duración ο la sucesión de los tiempos; en otros la constancia en la generación; en otros el número ο la colección, las semejanzas, etcétera, de los individuos»67.

  • 68 Ibídem, p. cxiv.
  • 69 Ibídem, p. cxv.

47El método natural deja de ser una quimera porque ya no se busca la perfección, sino concretar sobre un saber limitado una clasificación acorde con el organigrama de la cadena de los seres. También para Adanson el sistema natural está integrado por organismos que se diferencian progresivamente en una escala indefinida; un diseño sujeto a los cambios morfológicos que experimentan sus componentes, que restringen la validez de la clasificación al presente y establecen un interrogante sobre el pasado y el futuro. «De ahí la dificultad de definir cuáles son los cuerpos primitivos de la Creación, cuales son aquéllos que, por la sucesión de la reproducción, han podido cambiar ο incluso aparecer de nuevo por causas accidentales», razón por la que «los futuros botánicos estarán abrumados y obligados al fin a abandonar las especies y reducirse solo a los géneros. Pero antes de predecir lo que será, es necesario constatar bien lo que es»68. El argumento es la escala de los seres y tras comparar sus eslabones se persigue determinar la diversidad de formas propias de la naturaleza: «Entonces veremos, por el número de diferencias que se encuentran entre 2 seres cuantas líneas de separación hay para rellenar, y, consecuentemente, cuántos seres intermedios faltan a nuestro conocimiento ο en la naturaleza»69. La consecuencia es una definición de especie basada en semejanzas y diferencias:

  • 70 Ibídem, p. clxviij.

se podría decir con bastante exactitud que existen tantas especies como individuos diferentes entre sí, por una ο varias diferencias cualesquiera, constantes ο no, con tal que sean sensibles, y sacadas de partes ο cualidades donde estas diferencias parecerán naturalmente colocadas, conforme la condición ο las costumbres propias a cada familia70.

48Un retorno al individuo buffoniano, a una cadena natural que, como propone Bonnet, incluye tanto al átomo como a los ángeles.

49Adanson desarrolla en su Familles des plantes un pensamiento proclive a la transformación de las especies. Sin embargo, esta idea de cambio no conlleva la formulación de un teoría transformista que explique y relacione el origen de los seres vivos, participando, sí, de una génesis creacionista a partir de la cual la especiación es un fenómeno natural factible, bien por alteraciones morfológicas bien por hibridación; una posibilidad más dentro de la armónica orquestación natural. Ideario del que años más tarde renegó aduciendo el mismo celo empírico de antaño. La parisina Académie Royale des Sciences fue la tribuna elegida para

  • 71 Adanson, M., "Examen de la question si les espèces changent parmi les plantes. Nouvelles expérience (...)

afirmar que la transformación de las especies no ha tenido lugar en las plantas más que en los animales, y que de ella no se tiene ninguna prueba directa, ni siquiera en los minerales, conforme al principio reconocido según el cual la constancia es elemento esencial para la determinación de la especie71.

  • 72 Lamarck, Filosofía zoológica, opus cit., p. 51.

50Frecuente actitud retrógrada, fruto de la relación entre ciencia y poder, que iniciado el nuevo siglo Lamarck se propuso combatir con su Filosofía zoológica, convencido de que «infinidad de pruebas evidentes obtenidas por la observación demuestran que no resulta fundada»72. Un prolijo debate científico que ocupó y preocupó a la biología del siglo XIX.

51El concepto de especie experimentó durante el siglo XVIII modificaciones sustanciales, perdiendo su carácter estático e invariable en favor de una idea de cambio que lo configuraba con una dimensión dinámica e inestable. En palabras de Foucault, los naturalistas ilustrados

  • 73 Foucault, M., Las palabras y las cosas, opus cit., p. 127.

presienten ya la gran potencia creadora de la vida, su inagotable poder de transformación, su plasticidad y esta deriva que envuelve a todos sus productos, entre ellos nosotros mismos, en un tiempo del que nadie es dueño73.

52La paleontología influyó decisivamente en esta transformación ideológica: los fósiles probaron la temporalidad de las especies que con el discurrir de los siglos podían desaparecer de la Tierra. El tiempo se convertía así en juez tanto del individuo como del colectivo siendo parte consustancial de la vida terrestre; una actitud diferente que posibilitó la aparición de teorías capaces de olvidar el fijismo de la Creación.

4. A su imagen y semejanza

  • 74 Quevedo, F. de, El parnaso español, Terpsícore: Musa V. Letrilla satírica, 1648. Véase en Quevedo, (...)

Sabed, vecinas,
Que mujeres y gallinas
Todas ponemos,
Unas cuernos y otras huevos
74

53En los albores del siglo XXI la sátira quevediana no deja de provocar sonrisas complices, y estupor en algún movimiento feminista. Quevedo vierte su crítica social sobre la promiscuidad sexual dé la humanidad, significada en el adulterio de la mujer; pero incluso en su época el interés por la reproducción presenta un aspecto científico menos lúdico que los lujuriosos entretenimientos de sus coterráneos. Asunto en el que los sabios del Barroco coincidieron con la burla del poeta en elegir el huevo y la gallina como tema de sus investigaciones.

54Actualmente el estudio de la generación ha traspasado el nivel celular y dirige sus pasos al conocimiento del genoma humano, convirtiendo la reproducción del Homo sapiens en un proceso determinista al servicio de una humanidad que siente la tentación de programar incluso su descendencia. Autosuficiencia propia de nuestro ascendiente iluminista. Pero no siempre ha sido así.

  • 75 Aristóteles, Historia de los animales, libro I, edición de José Vara Donado, AkaI, Madrid, 1990, p. (...)
  • 76 Lucrecio Caro, T., La naturaleza, edición de I. Roca, Akal, Madrid, 1990, p. 107.
  • 77 Redi, F., Experiments of the generation of insects; trad. inglesa de M. Bigelow, Open Court, Chicag (...)
  • 78 Lucrecio, La naturaleza, opus cit., p. 107.

55Para Aristóteles, por ejemplo, la generación de los seres vivos es un fenómeno complejo por su diversidad y variedad; modos y maneras «en un sentido distintos pero en otro se parecen unos a otros en cierto modo»75. Multiplicidad que manifiesta identidad tanto en el reino animal como en el vegetal componiendo variaciones sobre dos únicos temas: seres que nacen de sus congéneres y aquéllos que surgen por sí solos. Dualidad genésica que perduró hasta el siglo XIX a pesar de las buenas intenciones y el mejor quehacer científico de Francesco Redi y de Lazzaro Spallanzani. En la centuria del seiscientos Redi trató de demostrar que «nada nace de la nada»76, tal y como, medio siglo antes de la era cristiana, proclamaba Lucrecio en su poema De rerum natura recogiendo la doctrina de Epicuro. Sin embargo, en el despertar de la ciencia moderna no se persigue la formulación de un principio lógico basado en el orden cosmológico sino la aplicación de un innovador método experimental77 que conduce a idéntica conclusión: «cada ser nace de unas determinadas semillas»78.

  • 79 Harvey, W., Exercitationes degeneratione animalium, Londres, 1651.
  • 80 Aristóteles, De generationen animalium.
  • 81 Harvey, W., Exercitationes de generatione animalium, exercitatione LXII. Τraducción y selección de (...)
  • 82 Ibídem, p. 336.
  • 83 Ibídem, pp. 178-186.

56«Ex ovo omnia» fue también el lema seguido por Harvey en su tratado sobre la generación de los animales79, justificando empíricamente, con sus observaciones sobre el huevo de gallina, la epigénesis aristotélica80. Sin embargo, para Harvey el huevo no es solo una entidad física tangible, también admite una dimensión inmaterial, metafísica, útil incluso para justificar la generación espontánea. Su significado es el de un principio vital común al origen de todos los seres vivos, que se identifica con el huevo de los animales y la semilla de los vegetales, «una sustancia corpórea que tiene vida en potencia, ο algo que existe por sí y es apto para ser cambiado en una forma vegetativa por el principio interno opérante»81. Un primordium vital «que puede brotar espontáneamente y por azar ο de otro preexistente, como un fruto»82. El primer suceso corresponde a la generación espontánea, y es en la materia en putrefacción donde surgen los vestigios de una vida modelada por metamorfosis hasta alcanzar su forma definitiva. El repulsivo gusano se convierte así en bella mariposa, concluyendo la formación del nuevo ser. La reproducción sexual es la otra posibilidad. La semilla de la vida se localiza en los gametos de ambos genitores, cuya unión y posterior evolución epigenésica —formación del todo a partir del desarrollo progresivo de las partes—, es el origen de la descendencia. Esta divergencia biogenésica confiere un orden determinado a la secuencia natural, define dos categorías de la vida sobre la Tierra. La metamorfosis representa un cosmos imperfecto cuyo argumento es el azar, principio que rige un grupo de organismos dotados de breve existencia e incapaz de conservar su especie; enfrente la epigénesis constituye un nivel orgánico superior, seres capaces de alcanzar la eternidad a través de la especie83.

  • 84 Descartes, R., Primae cogitationes circa generationem animalium, en Bernardi, W., Filosofía e scien (...)

57Una interpretación nada metafísica, acorde con su ideología mecanicista, es la que ofrece Descartes en sus pensamientos sobre la generación de los animales. El raciocinio cartesiano traduce el enigma de la vida animal al lenguaje químico, convirtiendo la generación en un proceso térmico que extrae de dos sustancias semejantes el espiritu vital y el humor vital necesarios para la vida. Un esquema fácil de aplicar tanto a la reproducción sexual como a la generación espontánea, dejando de ser «una maravilla ver formarse espontáneamente tantos animales, tantos gusanos, tantos insectos en la materia putrescente»84. Con Descartes los organismos producto de la materia inorgánica no son moradores de segunda clase pues todos son el resultado de similar desarrollo epigenésico regido por las leyes físicas que regulan la agregación de la materia y el movimiento.

  • 85 Véase Rostand, J., Introducción a la historia de la biología, ed. Península, Barcelona, 1979, p. 18

58Pero no sólo la epigénesis compuso el sustrato ideológico del siglo XVII. En 1625 Giuseppe Aromatari realizaba la primera exposición de una teoría preformacionista85, oponiéndose abiertamente a un modelo que había prevalecido sustentado en la infalibilidad escolástica. Se inicia así un camino diferente que equipara a los animales con las plantas. La idea consiste en universalizar el esquema de la semilla vegetal, en cuyo interior se encuentra presente el embrión cuyo desarrollo origina la futura planta. Un acontecer análogo ocurriría en los animales que portarían en su interior a la descendencia ya preformada. Se renuncia, pues, a considerar la reproducción como un proceso independiente generador de nuevos organismos, para convertirlo en un simple mecanismo de desarrollo. En opinión de Malphigi era

  • 86 Malphigi, M., Dissertatio epistolica de formatione pulli in ovo, Londres, 1673; en Bernardi, W., Fi (...)

el momento de reconocer que los esbozos del pollito preexisten en el huevo y repiten un origen más profundo, no diferente que en el huevo de las plantas»86.

59Esta novedosa interpretación remite a un pasado determinista donde fueron creadas todas las especies animales y vegetales y su descendencia; en definitiva,

  • 87 Swammerdam, J., Historia insectorum generalis, Utrecht 1669; en Bernardi, W., Filosofía e scienza d (...)

todas las criaturas han sido encerradas dentro de los primeros padres»87,

60afirma Swammerdam fiel al relato bíblico.

  • 88 Spallanzani, L., "Osservazioni e sperienze intorno agli animalucci delle infusioni"; en Le opere di (...)
  • 89 Réaumur, Art de faire éclore et d’élever en toute saison des Oiseaux domestique; en Bernardi, W., F (...)
  • 90 Buffon, Histoire naturelle, générale et particulière, "Histoire générale des animaux", Imp. Royale, (...)

61El siglo XVIII recogió una polémica protagonizada por continuos e insospechados descubrimientos que aumentaron la dificultad de comprensión de unos hechos distantes tanto por la precariedad de los conocimientos como por la mentalidad de los científicos. La biogénesis era un espectáculo inaudito capaz de ofrecer «fenómenos tanto más sorprendentes y maravillosos, cuanto más alejados del normal funcionamiento de la Naturaleza»88. Las observaciones de Trembley sobre la regeneración de la hidra, la partenogénesis de los pulgones descubierta por Bonnet, los experimentos de Spallanzani sobre la reproducción de los batracios, las observaciones microscópicas de Needham y las experiencias de regeneración realizadas por Réaumur en crustáceos, por ejemplo, fueron argumentos difícilmente asimilables por una teoría general sobre la reproducción que no tuviera un componente imaginativo predominante. La cuestión ya no solo era decidir entre preformación y epigénesis, las investigaciones sacaron a la luz la reproducción asexual y la regeneración, dos procesos biológicos que parecen atentar contra la armonía y uniformidad de la naturaleza. La explicación estuvo siempre dentro del marco filosófico, única posibilidad de soslayar la barrera intelectiva y responder a unos interrogantes lejanos a sus posibilidades empíricas. El objetivo era superar el mero papel de observador definido por las carencias cognoscitivas y técnológicas; como afirma Réaumur «solo quien haya meditado lo suficiente que cosa es un germen, qué cosa es un animal, no tratara de explicar su formación, porque a nosotros no nos ha sido concedido llegar a tanto»89. Incapacidad ante unos descubrimientos cuya correcta interpretación requería algo más que la buena voluntad de los sabios ilustrados: un concepto diferente del ser vivo capaz de abandonar el mito de la naturaleza y descifrar los «effets généraux de la Nature»90. Un camino necesario porque era

  • 91 Ibídem, p. 90.

evidente que la circulación de la sangre, el movimiento de los músculos, las funciones animales no se pueden explicar por el impulso, ni por las otras leyes de la mecánica ordinaria; es tambien bastante evidente que la nutrición, el desarrollo y la reproducción lo son por otras leyes91.

  • 92 Ibídem, p. 46.
  • 93 Ibídem, p. 48.

62«¿Cuál es el medio oculto que la Naturaleza emplea en la reproducción de los seres?»92, se interroga Buffon en su búsqueda de un imposible. La respuesta no trata de aglutinar observaciones, de ofrecer ejemplos, la solución esta fundamentada en un raciocinio cartesiano capaz de rechazar argumentos materiales y principios morales que distorsionan la realidad. No se pretende alcanzar una verdad absoluta sino ofrecer una hipótesis «más verosímil que las ofrecidas hasta ahora»93. Un principio de incertidumbre basado en el reconocimiento implícito de que

  • 94 Ibídem, p. 75.

La materia puede tener muchas otras cualidades generales que ignoraremos siempre, otras que descubriremos.94

  • 95 Ibídem, p. 34.
  • 96 Ibídem, p. 71.

63La propuesta sorprende por su sencillez; un esquema que define la vida terrestre mediante imaginarias moléculas orgánicas consideradas unidades vitales elementales, «primitivas e incorruptibles, que la unión de estas partes orgánicas forma a nuestros ojos los seres organizados»95. Animales y vegetales son el resultado de la agregación de estas supuestas partículas vivas asimiladas en la nutrición; «pero en estas partes orgánicas debe haber mucha variedad y especies de partes orgánicas muy diferentes las unas de las otras»96, diversidad acorde con las dispar estructura interna de los seres vivos. Un segundo argumento completa el modelo: un molde interior regula la construcción del todo tanto en el crecimiento como en la reproducción; dos procesos biológicos concomitantes que se diferencian en los objetivos y no en su mecanismo de actuación:

  • 97 Ibídem, p. 49.

De la misma manera que podemos hacer moldes con los que damos a la forma exterior de los cuerpos la figura que nos place, suponemos que la Naturaleza puede hacer moldes con los cuales da no solamente la figura exterior sino también la forma interior, no sería éste un medio mediante el cual la reproducción podría funcionar?97

64Un molde sin entidad física, un concepto abstracto ligado a la materia, que se puede valorar pero no visualizar:

  • 98 Ibídem, p. 62.

El cuerpo del animal ο del vegetal es un molde interior que tiene una forma constante, pero cuya masa y volumen pueden aumentar proporcionalmente, y que el crecimiento, o, si se quiere, el desarrollo del animal ο vegetal, se hace por la dilatación de este molde en todas las dimensiones exteriores e interiores; que esta dilatación se hace por la intususcepción de una materia accesoria y extraña que penetra en el interior, que viene a ser semejante en la forma e idéntica a la materia del molde.98

  • 99 Ibídem, p. 79.

65La etapa de desarrollo antecede a la reproducción y su finalización es condición suficiente y necesaria para que se inicie la génesis de un nuevo ser. Alcanzado el estado adulto las moléculas orgánicas son incorporadas con los alimentos almacenándose en puntos concretos del organismo, caso de la reproducción sexual y asexual, ο distribuidos por todas sus partes cuando se trata de seres vivos que manifiestan fenómenos de regeneración. La reunión de estas partículas produce «pequeños cuerpos organizados que deben ser semejantes al primer individuo, ya que cada una de las partes de este individuo ha enviado las moléculas orgánicas que le eran más análogas»99; gérmenes donde descansa la futura descendencia.

66Esta teorética de la reproducción conlleva implicaciones tanto de carácter sistemático como en el ámbito de las relaciones entre lo orgánico y lo inorgánico. El argumento clasificatorio es la expresión de la cadena de los seres, y las diferentes formas reproductoras no hacen sino verificar el grado de perfección que manifiestan los organismos de acuerdo con el lugar que ocupan en la serie; una cadena descendente que, presidida por el hombre, recorre el reino animal, vegetal y mineral; y

  • 100 Ibídem, p. 78.

Como la organización del hombre y de los animales es la más perfecta y la más compleja, su reproducción es también la más difícil y la menos abundante.100

  • 101 Haeckel, E., Natürliche schöpfugeschichte, Berlín, 1868. Citado en Cadeddu, Α., Dal mito alla stori (...)

67La incursión de Buffon en la, denominada por Haeckel, historia in orgánica de la Tierra es de índole estructural; no pretende llegar a la conclusión haeckeliana «de que en una cierta época allí tuvo su origen la vida orgánica sobre la Tierra»101, pero si admitir la semejanza entre la estructura de determinadas producciones minerales y la que presentan las formas vivas capaces de experimentar el fenómeno de la regeneración:

  • 102 Buffon, Histoire naturelle, générale et particulière, "Histoire générale des animaux", opus cit., p (...)

Profundizando esta idea vamos a encontrar en los vegetales y en los animales una relación con los minerales que no sospechábamos: las sales y algunos otros minerales están compuestos por partes semejantes entre ellas y semejantes al todo que componen; [...] Los animales y las plantas que se pueden multiplicar y reproducirse por todas sus partes, son cuerpos organizados compuestos de otros cuerpos organizados semejantes.102

68Una expresión más de la condición transformista que tiene la cadena de los seres en el ideario buffoniano.

69La definición de una unidad estructural de los seres vivos es la característica del modelo biológico propuesto por Buffon. Su esquema de las «moléculas orgánicas» es plenamente válida en el marco de la unidad de composición formulada por el fisiólogo alemán Theodor Schwann en 1839, afirmando que

  • 103 Schwann, T., Mikroskpische Untersuchungen über die Üebereinstimmung in der Struktur und dem Wachstu (...)

Hay un principio general de construcción de todas las producciones orgánicas103,

70si bien el modelo nada tiene que ver en el piano fisiológico con la teoría celular. No menos apropiado es su razonamiento sobre la existencia de un matriz que conduce todos los pasos de la reproducción y del desarrollo, aunque el mecanismo de actuación esté lejos de la realidad. El imaginario molde interior ha encontrado identidad en el ADN, una compleja molécula orgánica que encierra en su lenguaje químico los secretos de la vida terrestre.

71No hemos buscado en el naturalista francés un precedente de la teoría celular ni del código genético que hoy conocemos, hemos visto en él, con las limitaciones inherentes a una época donde la ciencia moderna comienza su futuro, una interpretación unitaria de la vida en la Tierra, en la que animales, vegetales y minerales coinciden a nivel estructural, donde las diferentes formas de reproducción no son más que modificaciones de un mismo modelo adecuado al nivel de complejidad de los organismos. También para Buffon los seres vivos están construidos por unidades vitales elementales y regulados por un código.

72La conclusión es poner en boca de Buffon la palabras de Teilhard de Chardin:

  • 104 Citado en Cuenot, C., et al., Evolución, marxismo y cristianismo. Estudios sobre la síntesis de Tei (...)

Lo que os presento son más bien sugerencias que afirmaciones. Mi principal objetivo no estriba en convertiros a unas ideas que se encuentran todavía en estado fluido, sino en abriros horizontes para induciros a pensar.104

Notes

1 Eliano, C., Historia de los animales, Akal, Madrid, 1990, Prólogo.

2 Aristóteles, Historia de los animales, libro I, edición de José Vara Donado, Akal, Madrid, 1990, p. 45.

3 La producción científica sobre historia natural propia del siglo XVIII puede estudiarse en GASCOIGNE, R. M., A historical catalogue of scientists and scientific books. Garland publishing, New York & London, 1984. pp. 697-833.

4 Diderot, D., Pensées sur l’interprétatión de la nature, 1754. Véase la edición bilingüe de M. Jalón, Anthropos, Barcelona, 1992, p. 30.

5 Foucault, M., Las palabras y las cosas, Siglo XXI Editores, México, 1989, p. 133.

6 «Naturalista (Historicus Naturalis) audit, qui partes corporum naturalium visu bene distinguit, & omnes has, secundum numerum, figuram, situm & proportionem, recte describit nominatque». Linneo, C. Systema naturae, 9a edición, Leiden, 1756, p. 215.

7 Rousseau, J.-J.; Fragments pour un dictionnaire des termes d’usage en botanique, 1774. En Œuvres complètes de J.-J. Rousseau, París, 1826, p. 508.

8 Rousseau define el término nomenclatura como el «Art de joindre aux noms qu’on impose aux plantes l’idée de leur structure et de leur classification». Ibídem, p. 515.

9 Linneo, C., Systema naturae, per tria régna naturae, secundum classes, ordines, genera, species, cum caracteribus, differentiis, synonimis, locis, 1735. Reproducido en Vergata, Α., L’evoluzione biologica: da Linneo a Darwin, 1735-1871. Loescher editore, Torino, 1979, p. 60.

10 Carta de J.J.Rousseau a Linneo, París, 21 de septiembre de 1771. Rousseau, Œuvres complètes, opus cit., p. 1698.

11 Lamarck, J.-B., Filosofia zoológica, Ed. Alta Fulla, Barcelona, 1986, p. 195.

12 Buffon, Histoire naturelle, De la manière d’étudier et de traiter l’histoire naturelle, 1749; reedición de Éditions Gallimard, París, 1984, p. 44-45.

13 Para naturalistas como Brisson y Pennant el hombre debia formar una clase zoológica separada, mientras que para Linneo y Blumembach encabezaria la clase de los mamiferos.

14 Forman parte de los póngidos los llamados monos antropomorfos: orangután, gorila, chimpancé, gibón y siamang, quienes junto a los hominidos, que incluyen al hombre y sus ancestros más directos, componen la superfamilia Hominoidea.

15 Aristóteles, Historia de los animales, libro VIII, edición de José Vara. Akal, Madrid, 1990, p. 411.

16 Darwin, Ch., El origen de las especies. Trad. A. Zulueta de la sexta edición inglesa, 1872. Edición de J. Josa, Espasa Calpe, Madrid, 1988, p. 543.

17 Locke, J., Essay concerning human understanding, III, cap. VI. Reproducido en Lovejoy, A. O., La gran cadena del ser. Icaria, Barcelona, 1983, p. 234.

18 Carta de Leibniz publicada por Koenig en 1753 durante la famosa controversia entre Maupertuis y Voltaire. Reproducida en LOVEJOY, A. O., La gran cadena del ser, Icaria, Barcelona, 1983, p. 182.

19 Buffon, Historia natural de las aves. Est. tip. P. Mellado, Madrid, 1847, t. I, p. 19.

20 Derham, W.; Physico-theology; or, a demonstration of the being and attributes of God from his works of creation, Londres, 1713. Un ejemplo de esta fisicoteología protagonizada por los naturalistas ingleses son las obras de Ray,J., The wisdom of God manifested in the works of Creation, Londres, 1691; Grew, N., Cosmologia sacra, or, a discourse of the universe as it is the creature and kingdom of God, Londres, 1701; Cheyne, G.; Philosophical principles of religion natural and revealed, 1705.

21 Linneo, C., Systema naturae, opus cit., p. 59.

22 Linneo, C., Filosofia botanica. Reedición italiana de la edición de 1750, Edicione Theoria, Roma-Napoli, 1985, p. 120.

23 Linneo, C., Systema naturae, opus cit., p. 61.

24 Uno y otro término recibieron de Linneo un sentido más amplio. La generación no se restringe a la simple reproducción sino que incluye la protección y ensenanza de la descendencia; mientras que la conservacion tiene una dimension amplia en el sentido de distribución de los animales sobre la Tierra. Véase Ibídem, p. 62.

25 Buffon, Histoire naturelle, générale et particulière, "Premier discours: De la manière d’étudier et traiter l’histoire naturelle", París, 1749, vol. I, p. 12.

26 Buffon, Histoire naturelle. "Des pingouins et des manchots"; citado en Rostand, J., Introducción a la historia de la biología, Planeta-Agostini, Barcelona, 1985, p. 38.

27 Buffon, Histoire naturelle. "Comparaison des animaux et des végétaux", 1749; reedición de Éditions Gallimard, París, 1984, p. 49.

28 Buffon, Histoire naturelle. "Des animaux"; citado en Rostand, J., (1985), opus cit., p. 39.

29 Buffon, Histoire naturelle. "L’asne", 1753; reedición de Édidons Gallimard, París, 1984, p. 191-192.

30 Ibídem, p. 193.

31 Ibídem, p. 193-194.

32 Ibídem, p. 194.

33 Siguiendo este pensamiento Buffon afirma en el ya referido artículo sobre es asno que: «Desde este punto de vista, no sólo el asno y el caballo, incluso el hombre, el mono, los cuadrúpedos y todos los animales, podrían mirarse como de la misma familia». Ibídem, p. 193.

34 Ibídem, p. 198.

35 Ibídem, p. 194.

36 Kant, I., Allgemeine Naturgeschichte und Theorie des Himmels, 1755· Véase la reedición de Weischedel (éd.), Werke I, Suhrkamp Verlag, vol. I, pp. 386-387.

37 Bonnet, Ch., Contemplation de la nature, Amsterdam, 1764. Texto reproducido en Vergata, Α., L’evoluzione biologica: da Linneo a Darwin 1735-1871. Loescher editore, Torino, 1979, pp. 68 y 70.

38 Ibídem, p. 70.

39 Ibídem, p. 70.

40 Bonnet, Ch., La palingénésis philosophique, ou idées sur l’état passé et sur l’état futur des êtres vivants, Ginebra, 1769. Texto reproducido en Vergata, Α., (1979), opus cit., p. 83.

41 Ibídem, p. 83.

42 Ibídem, p. 84-85.

43 Ray, J., Historia plantarum. Londres, 1686-1704, 3 vols. Reproducido en Vergata, A. (1979), opus cit., p. 103.

44 Ray, J., A discourse on the specific difference of plants, 1674. En Further correspondance of John Ray, Londres, 1928. Reproducido en Vergata, A. (1979), opus cit., p. 104.

45 Linneo, C., Systema Naturae. Opus cit., p. 60.

46 Linneo, C., Filosofia botanica. Reedición italiana de la edición de 1750, Edicione Theoria, Roma-Napoli, 1985, p. 122.

47 Ibídem, p. 122.

48 Ibídem, pp. 122-123.

49 Ibídem, p. 127.

50 Ibídem, p. 129.

51 Linneo, C. Disquisitio de sexu plantarum, typis Academia scientiarum, Petropoli, 1760. Reproducido en Vergata, A. (1979), opus cit., p. 109. Este planteamiento transformista volverá a aparecer en trabajos posteriores recogidos en su Amoenitates academicae, seu disertationes variae physicae, mediate, botanicae, 9 vols., 1749-1785.

52 Linneo, C., Disquisitio de sexu plantarum, typis Academia scientiarum, Petropoli, 1760. Reproducido en Vergata, A. (1979), opus cit, p. 109.

53 Ibídem.

54 Ibídem.

55 Buffon, Histoire naturelle, générale et particulière, "Premier discours: De la manière d’étudie et traiter l’histoire naturelle", París, 1749, vol. I, p. 38.

56 Buffon, Histoire naturelle, générale et particulière, "L’asne"; París, 1753, t. IV, p. 384.

57 Buffon, Histoire naturelle, générale et particulière, "Premier discours: De la manière d’étudie et traiter l’histoire naturelle", París, 1749, vol. I, p. 21.

58 Ibídem, pp. 21-22.

59 Ibidem, pp. 20-22.

60 Ibídem, p. 13.

61 Buffon, Histoire naturelle, générale et particulière, "L’asne"; París, 1753, t. IV, p. 384.

62 Ibídem, p. 386.

63 La idea de reproducción como elemento representativo de la especie ha sido recogida por la genétca moderna, llevando a que genetistas de la relevancia de T. Dobzhansky (1900-1975) definiese la especie como «la mayor y más amplia [...] comunidad reproductora de individuos sexuados que se cruzan entre si comparriendo un pool comun de genes.» Véase Bynum, W.F., et al., Diccionario de la historia de la ciencia, Herder, Barcelona, 1986, p. 199.

64 Adanson, M., Familles des plantes, París, 1763, vol. I, p. civ.

65 Ibídem, p. clviij.

66 Ibídem, p. cxiij.

67 Ibídem, p. clxvij.

68 Ibídem, p. cxiv.

69 Ibídem, p. cxv.

70 Ibídem, p. clxviij.

71 Adanson, M., "Examen de la question si les espèces changent parmi les plantes. Nouvelles expériences tentées à ce sujet", Mémories de l’Académie Royale des Sciences, 1772, p. 48. Reproducido en Vergata, A. (1979), opus cit., p. 112.

72 Lamarck, Filosofía zoológica, opus cit., p. 51.

73 Foucault, M., Las palabras y las cosas, opus cit., p. 127.

74 Quevedo, F. de, El parnaso español, Terpsícore: Musa V. Letrilla satírica, 1648. Véase en Quevedo, F. de, Poésia lírica, C. E. de C., Madrid, 1992, p. 55.

75 Aristóteles, Historia de los animales, libro I, edición de José Vara Donado, AkaI, Madrid, 1990, p. 239.

76 Lucrecio Caro, T., La naturaleza, edición de I. Roca, Akal, Madrid, 1990, p. 107.

77 Redi, F., Experiments of the generation of insects; trad. inglesa de M. Bigelow, Open Court, Chicago, 1909. En estos trabajos se utiliza por vez primera los parámetros de control.

78 Lucrecio, La naturaleza, opus cit., p. 107.

79 Harvey, W., Exercitationes degeneratione animalium, Londres, 1651.

80 Aristóteles, De generationen animalium.

81 Harvey, W., Exercitationes de generatione animalium, exercitatione LXII. Τraducción y selección de textos en Laín, P., Harvey, Clásicos de la Medicina, ed. Centauro, Madrid, 1968, p. 335.

82 Ibídem, p. 336.

83 Ibídem, pp. 178-186.

84 Descartes, R., Primae cogitationes circa generationem animalium, en Bernardi, W., Filosofía e scienza della vita, p. 65.

85 Véase Rostand, J., Introducción a la historia de la biología, ed. Península, Barcelona, 1979, p. 18.

86 Malphigi, M., Dissertatio epistolica de formatione pulli in ovo, Londres, 1673; en Bernardi, W., Filosofía e scienza delta vita, p. 195.

87 Swammerdam, J., Historia insectorum generalis, Utrecht 1669; en Bernardi, W., Filosofía e scienza della vita, p. 192.

88 Spallanzani, L., "Osservazioni e sperienze intorno agli animalucci delle infusioni"; en Le opere di Lazzaro Spallanzani, Milano, U. Hoepli editore, 1933, vol. II. p. 571.

89 Réaumur, Art de faire éclore et d’élever en toute saison des Oiseaux domestique; en Bernardi, W., Filosofia e Scienza della vita, opus cit., p. 207.

90 Buffon, Histoire naturelle, générale et particulière, "Histoire générale des animaux", Imp. Royale, París, vol. 3, 1769, p. 77.

91 Ibídem, p. 90.

92 Ibídem, p. 46.

93 Ibídem, p. 48.

94 Ibídem, p. 75.

95 Ibídem, p. 34.

96 Ibídem, p. 71.

97 Ibídem, p. 49.

98 Ibídem, p. 62.

99 Ibídem, p. 79.

100 Ibídem, p. 78.

101 Haeckel, E., Natürliche schöpfugeschichte, Berlín, 1868. Citado en Cadeddu, Α., Dal mito alla storia, Franco Angeli, Milano, 1991, p. 164.

102 Buffon, Histoire naturelle, générale et particulière, "Histoire générale des animaux", opus cit., pp. 27-28.

103 Schwann, T., Mikroskpische Untersuchungen über die Üebereinstimmung in der Struktur und dem Wachstum der Thiere und Pflanzen, Berlin, 1839. Referido en Duchesneau, F., "¿Cómo nació la teoría celular?", Mundo científico, 1992, vol. 12, n° 120, p. 27.

104 Citado en Cuenot, C., et al., Evolución, marxismo y cristianismo. Estudios sobre la síntesis de Teilhard de Chardin, Plaza & Janes, Barcelona, 1970, p 7.

Notes de fin

1 Trabajo realizado en el marco del proyecto DGICYT núm. PB91-0068.
Las traducciones de los textos originales, francés e italiano, que incorpora el présente artículo han sido realizadas por Andrés Galera.

Auteur

Dep. de Historia de la Ciencia Centre de Estudios Históricos - C.S.I.C.

© Presses Sorbonne Nouvelle, 1994

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540