Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Le consulat de France à Cadix

 | 
Anne Mézin
, 
Anne Pérotin-Dumon

Le grand commerce à Cadix

Cooperación y competencia : Los comerciantes extranjeros de Cádiz después de 1717

Ana Crespo Solana

Texte intégral

  • 1 Van Young (Eric), « Social Networks : A Final Comment », Redes y negocios globales en el mundo ibér (...)
  • 2 Lo he especificado en la introducción teórica-metodológica ; voir Comunidades transnacionales. Colo (...)

1Es conocido que desde el siglo XVI, la restricción que la Corona quería poner al comercio extranjero con América era inoperante. A mi entender había dos cuestiones paralelas en este trasfondo estructural, relacionado con la verdadera naturaleza del funcionamiento en red internacional que desde el principio tuvo la financiación del imperio español: En primer lugar estaba la total ambigüedad, contradicción y en muchos casos situación de incompatibilidad que tanto leyes como tratados diplomáticos tenían, debido a que era la propia Corona la primera en romper estas leyes al necesitar continuamente de préstamos y asientos con los mercaderes extranjeros que negociaban con las colonias de ultramar, tanto desde dentro como desde fuera de la Península Ibérica. Esto fue especialmente notable sobre todo a partir del reinado de Felipe IV. En segundo lugar, las redes familiares de comerciantes que participaron en las actividades económicas desde la Península, dependiendo en mayor o menor medida de sus nacionalidades y de las coyunturas históricas que pudieron condicionar sus comportamientos, desplegaron múltiples y complejos mecanismos de funcionamiento empresarial con el fin de salvaguardar sus negocios. Los comerciantes emigrantes tuvieron que desarrollar formas de cooperación y simbiosis, en ocasiones, incluso por encima de las empatías religiosas, ideológicas e identitarias que favorecieron que muchas familias se integrasen en la sociedad española de la época o se relacionasen con otras comunidades afines. Desde luego éste es un problema que debe analizarse más desde la perspectiva de la social networks y que, a pesar de las grandes cantidades de datos empíricos que los historiadores hemos reunido acerca de las redes mercantiles de la Edad moderna, aún estamos en vías de desarrollar teorías y marcos conceptuales que vincule estos datos con un argumento teórico desde el punto de vista sociológico e histórico1. Una definición de « redes sociales » describe la asociación informal de un grupo de personas basada en relaciones de confianza y en un intercambio continuo de servicios o favores dentro de un sistema de reciprocidad. Y efectivamente, esto sucede en un social environment adecuado en donde se reproducen elementos de informalidad, relaciones de confianza, intercambio, reciprocidad2, pero en donde también, yo añadiría, la relativa ausencia de crédito real (dinero contante) invitaba a que los negocios se hiciesen de acuerdo a las necesidades internas de estas redes y de las demandas del mercado más que en relación a los intereses políticos de las naciones. El marco cronológico que va desde Westphalia al Tratado de Sevilla en 1729 es especialmente particular en relación a estos dos mencionados factores, especialmente porque los acontecimientos políticos van a influir en la concepción geográfica de algunas regiones así como a reestructurar algunas relaciones entre mercados. Así, en este contexto voy a explicar someramente cual fue la funcionalidad de los extranjeros en el comercio de Cádiz (con el ejemplo de los mercaderes flamencos y holandeses), y describir sus actividades haciendo hincapié en el desarrollo de esta simbiosis social en la ciudad y su actuación en red.

Comercio y extranjeros : funcionalidad de Cádiz

  • 3 Y que he expuesto en Ana Crespo Solana, « Dutch mercantile networks and the trade with Hispanic Por (...)

2Tampoco es nuevo decir que a pesar de la vigilancia que (con la boca pequeña) quería hacer la administración, la presencia extranjera en Cádiz se había incrementado de forma considerable. A pesar de que a veces fueron presa de la xenofobia o el recelo de algunos grupos sociales de la época, los extranjeros y sus descendientes constituían un eslabón clave de la ciudad. Una de las claves del dinamismo alcanzado por sus actividades era el sistema del comercio a comisión, sobre la que se basaba gran parte por no decir la mayoría de los negocios internacionales. Para que el comercio a comisión fuera práctico era necesario un fuerte trasfondo de cohesión social, y que las colonias de mercaderes desarrollaran sus propios mecanismos de adaptación o inserción a una sociedad en la que vivieron, en muchos casos durante más de 20 años siendo simplemente transeúntes. Era evidente que existían espacios y formas de cooperar con objeto simple y llanamente de buscar el éxito en los negocios mercantiles3. Esto sucedió en el caso de los comerciantes flamencos y holandeses de Cádiz. Durante algunas décadas de la segunda mitad del siglo XVII, sufrieron persecución tanto por las represalias de la guerra económica (que afligió mucho a la colonia de Sevilla) como por las visitas que muchos mercaderes tuvieron que soportar en sus almacenes en Cádiz con la confiscación y apresamiento de mercancías y barcos, especialmente en el caso holandés, cuando en las últimas décadas del siglo XVII se alinearon al bando austracista. Pero en realidad estos problemas podían afectar a los comerciantes de cualquier nación ya que debido a la navegación de escala, en cada puerto los barcos podían recibir cargamentos de cualquier compañía de comercio. Por otra parte, las firmas de Amsterdam, y los propios Estados Generales estaban aliados en unas empresas militares y comerciales con la Monarquía Hispánica que también favorecieron algunos negocios gaditanos, como fue, por ejemplo, el negocio de la sal. Los holandeses firmaron un asiento con la Corona para el monopolio de las salinas de Andalucía (1674-1678) a cambio de su ayuda militar en la empresa de Mesina, en la que participó el general holandés Michiel Adrian de Ruyter.

  • 4 El documento definitivo del traslado está en Archivo General de Indias, Indiferente General 2039.
  • 5 La historia de la Intendencia de marina de Cádiz es compleja pues se enmarca en las reformas que se (...)

3¿ Cómo será el contexto en Cádiz de estos comerciantes de origen neerlandés ? Tras el final de la Guerra de Sucesión al trono español (1699-1700), se completó un proceso de reforma destinado a reforzar algunos de los pilares básicos relacionados con las políticas portuarias y fiscales que, sin embargo, intentará por todos los medios continuar con la idea del puerto neurálgico para los aprestos de las flotas y galeones. En el caso de Cádiz, esto pasaba desde muy atrás en la centuria anterior, pero ahora se va a intentar (quizás sea la novedad más evidente) regular la administración centralizada y directa con la Corona. Se deseaba reforzar la vigilancia fiscal y portuaria. Así, entre 1717 y 1726 coincidieron unas cuestiones casi paralelas : Por un lado, un largo debate en torno a la sede de los tribunales que fue liderado en la Corte española por el que fue presidente de la Casa de la Contratación e Intendente de Marina, José Patiño y Morales, luego secretario de Estado, y que acabo con la orden definitiva firmada por el Barón de Ripperdá con fecha de 25 de diciembre de 17254. Este proceso político implicó tanto a los intereses políticos de la Corona como a los mercaderes de la ciudad, naturales y extranjeros, sobre todo por algunos conflictos que se produjeron, como el pleito contra los jenízaros en su papel de intermediarios comerciales, u otras gestiones para controlar el comercio extranjero que a la larga no funcionaron. Hay que decir que si muchas de las funciones de la Casa de la Contratación quedaron prácticamente obsoletas, tras su traslado oficial, sí funcionó durante un tiempo la recién creada Intendencia de Marina, al menos en lo referente a los aprestos de flotas en las primeras décadas del siglo XVIII y en las organizaciones de los navíos de Registros durante los años de 17405. Este período es aún muy oscuro de desentrañar pues, si algo podemos dilucidar es que el comportamiento de los funcionarios de la Casa-Intendencia y las autoridades fiscales en el puerto de Cádiz era muy contradictorio: por un lado intentaban aplicar las políticas contra extranjeros pero por otro se buscaba la alianza y cooperación de los mercaderes extranjeros en muchos negocios de la bahía gaditana, y sobre lo cual aún hay muchas pruebas documentales que en ocasiones han despistado a los historiadores.

  • 6 Crespo Solana (Ana), « La acción de José Patiño en Cádiz y los proyectos navales de la Corona del s (...)
  • 7 Van Nieuwkerk (Maurius), De Wisselbank. Van Stadsbank tot bank van de wereld, 2009, p. 108 et sv. ; (...)

4En este contexto hay que situar el papel de los comerciantes flamencos y holandeses. A pesar de que la hegemonía de las Provincias Unidas en su expansión atlántica fue pasando a un rango secundario a lo largo de la segunda mitad del siglo XVII, especialmente con el cambio de régimen político en 1672, los mercaderes holandeses conservaron una posición muy favorable en su funcionalidad como intermediarios y gestores de capital en el comercio a comisión así como en los servicios relacionados con el transporte marítimo. Una parte de los negocios de Cádiz estaban bastante intermediados o/y capitalizados por las casas comerciales de Amsterdam. Una cuestión relacionada con el papel de flamencos y holandeses es que éstos fueron proveedores de material para la construcción de armadas y en ocasiones se convirtieron incluso en asentistas y factores de la Intendencia de marina, ofreciendo servicios incluso al propio José Patiño o en la construcción de navíos en los astilleros cántabros6. El traslado oficial de los tribunales y las actividades navales y comerciales del puerto de Cádiz todavía recalcó más su funcionalidad de almacén para la re-exportación. Pero además, una especial particularidad que ha sido menos valorada es que su funcionalidad geográfica y financiera convertía a esta ciudad en un mercado (primitivo) de derivados (un mercado secundario donde se negocian derivados, opciones y futuros) subsidiario de centros financieros del norte de Europa, que eran al mismo tiempo, mercados de derivados, como pasó sobre todo con Amsterdam7.

  • 8 Esta funcionalidad ha sido descrita en Pilar Nogués-Marco, Did Bullionism matter ? Evidence from Ca (...)

5Cádiz : Ciudad portuaria y mercado de derivados : esto explicaría algunos intrigantes fenómenos en torno a la Carrera de Indias. Según algunos historiadores como Clé Lesger y otros, este hecho convierte a una región en un gateway system, núcleo enclavado en un sistema económico espacial integrado cuyo comercio con las áreas exteriores se llevaba a cabo por cadenas de intermediarios especializados. Ello revelaría tanto la especialización que marginaría a otros sectores económicos, o que la propia estructura del mercado y la dinámica del flujo y el tránsito de los metales fuesen de carácter oligopsónico. Es una situación que surge en mercados donde muy pocos comerciantes tienen mucho poder de mercado, donde no existen muchos compradores, sino una elite, en las que se deposita el control y el poder sobre los precios y las cantidades de productos en el mercado. Por lo tanto, los beneficios se concentrarían en los compradores (en la mayoría de los casos, estos compradores son intermediarios), pero no en los productores, los cuales ven empeorar su situación al no recibir un precio razonable por los productos que elaboran8.

  • 9 Como fue el caso de las críticas de los arbitristas : Manuel Bustos Rodríguez, « Los extranjeros y (...)
  • 10 Pijning (Ernst), « A New Interpretation of Contraband Trade », Hispanic American Historical Review, (...)

6Esta realidad económica, de fundamental trasfondo social, que en parte recogían las xenófobas manifestaciones de algunos estadistas y economistas españoles desde el siglo XVII9, pone de manifiesto, no obstante, que los comerciantes extranjeros no eran algo ajeno al monopolio español sino que eran sus más importantes sostenedores en una época en la que España mantenía su agotado imperio atlántico con el permiso de Europa. Cumplían una función de intermediarios en un mercado oligopsónico, y también oligopólico, que en parte explica la alianza, interdependencia y convivencia que, salvo excepciones notables o coyunturales, caracterizaba la verdadera naturaleza de la relación entre españoles y extranjeros. En segundo lugar está la cuestión del contrabando. Ernst Pijning, ofrece una nueva interpretación del comercio de contrabando que es interesante de señalar para el caso del comercio extranjero de Cádiz. Según este autor, esta actividad de frontera es generadora no tanto de riqueza como de beneficios sociales no monetarios que se reflejan en la participación de los agente en la dinámica social a la hora del reparto de dichos beneficios o prebendas10. En una sociedad de frontera con altos índices de contrabando era necesaria la cooperación, que no era en absoluto incompatible con la competencia entre las propias redes en torno a distintas áreas de mercado o en torno a distintos centros financieros. Aquí, los mercaderes más ricos y poderosos eran los que monopolizaban un tráfico donde el componente principal era el mercado negro de metales (coordinado por extranjeros, la mayor parte transeúntes que se dedicaban a comprar y vender para hacerse con plata). Una buena parte de ellos estaban emparentados entre sí. Estos mercaderes fijaban el precio del mercado en Cádiz, bajando el precio de la plata. El contrabando necesitaba, por lo tanto, de un despliegue de estrategias legales (no contrabando en sí) que operaba en simbiosis con las propias y a veces, ambiguas o no muy claras normativas del supuesto monopolio comercial o negocio de estado que la Corona quería mantener a toda costa.

Descripción de las actividades comerciales : el caso flamenco y holandés

  • 11 Crespo Solana (Ana), Entre Cádiz y los Países Bajos. Una comunidad mercantil en la ciudad de la Ilu (...)
  • 12 Un ejemplo de esta cooperación flamenco-francesa es la de los negocios realizados entre la compañía (...)

7Paralelamente a la navegación directa que las Provincias Unidas llevaban a cabo con las colonias españolas del Caribe y de los principales enclaves de Tierra Firme, las firmas comerciales, sobre todo de la provincia de Holanda, habían logrado establecer sus consignatarios y comisionistas en Cádiz. Estas dos líneas comerciales eran en gran medida complementarias desde el punto de vista de la rentabilidad económica, y en gran parte ello era posible gracias a que los holandeses tenían en Cádiz unos correligionarios de idioma y en muchos casos, valga la redundancia, también de religión, la Antigua e ilustre Nación flamenca de Cádiz11. En el caso de esta comunidad de origen neerlandés, la mayor parte de los negocios se desarrollaron gracias a una abierta cooperación entre familias de mercaderes procedentes de los Países Bajos que, en la práctica no reflejaba la diferenciación jurídica que se había producido entre las dos nacionalidades: la República Holandesa, por un lado, y la de los emigrantes procedentes de las provincias del sur de los Países Bajos aún incluidos en la órbita de la Monarquía Hispánica hasta 1713. En algunos casos interesantes también cooperaron con otras colonias como los irlandeses, con los que llegaron incluso a establecer algunos contratos de compañías, con mercaderes de países nórdicos, como suecos o hanseáticos, e incluso a veces también con mercaderes franceses12.

8De forma resumida, es posible hacer una valoración general de quiénes eran estos comerciantes emigrantes, qué tipo de comercio hacían desde Cádiz, así como describir las múltiples estrategias, sutilmente permitidas o ilegales, y de los mecanismos de fraude y contrabando para comerciar con América.

La colonia

  • 13 Hemos publicado esa información en Ana Crespo Solana, Mercaderes Atlánticos. Redes del comercio fla (...)
  • 14 Crespo Solana (Ana), Entre Cádiz y los Países Bajos…., op. cit., p. 133 y sg.

9Según los datos que hemos recopilado con documentos de los archivos notariales de Cádiz y Amsterdam, esta migración fue bastante fluida durante la segunda mitad del siglo XVII y a lo largo del XVIII13. Algo que llama la atención es que una de las razones de la cooperación es que muchos de los neerlandeses del norte emigrados a Cádiz eran descendientes de aquellas familias de flamencos que se exiliaron a la República libre en las décadas posteriores al saqueo de Amberes en 1576. Como fue en el caso de otras colonias de mercaderes extranjeros, esta comunidad se incrementó como consecuencia de tres razones principales. Primero, la relocalización desde otras ciudades de España en donde ya estaban asentados; en segundo lugar, el nacimiento de hijos de extranjeros (que pasarían a llamarse « jenízaros ») de segunda y tercera generación y, por último, la continuación de un flujo migratorio, en muchos casos, solo con residencia temporal pero que engrosó la población flotante de la ciudad durante ciertas coyunturas. La mayor parte de esta emigración se integró en un organismo corporativo que era la Antigua e Ilustre Nación flamenca de Cádiz, con su consulado flamenco, su cofradía de San Andrés, su Mayordomo de la nación, mientras que hubo un pequeño consulado holandés. Hay que decir que la mayor parte de los emigrados procedentes de las provincias septentrionales preferían incluirse en la nación flamenca, a pesar de haber nacido ya en la República Holandesa, ya que este cuerpo de nación les otorgaba un fuero de ciudadanía flamenco-española católica y súbdita del rey de la Monarquía Hispánica, tal como he demostrado en mis libros14.

El comercio

  • 15 García Garralón (Marta), La Universidad de Mareantes de Sevilla (1569-1793), Sevilla, Diputación de (...)

10En cuanto a la descripción de su comercio, podemos indicar que estos mercaderes desarrollaron una serie de mecanismos legales e ilegales para evadir unas leyes contra extranjeros que la Corona y sobre todo el ministro José Patiño lideró con más empeño que convicción. Podemos decir que los mercaderes extranjeros lograban burlar la mayor parte de la legalidad gracias a su capacidad de desarrollar mecanismos de simbiosis social y económica; y debido también a la corrupción de los funcionarios de la Casa de la Contratación y de otras instituciones (hay datos, por ejemplo, en las cuentas del Colegio de San Telmo de Sevilla, tal como ha demostrado Marta García Garralón)15.

  • 16 Alloza Aparicio (Ángel), Europa en el mercado español. Mercaderes, represalias y contrabando en el (...)

11Pero, ¿ cuáles eran estos mecanismos comerciales, que no es lo mismo que decir instrumentos ? Puede decirse que se dividían entre prácticas legales (es decir, acogiéndose varios diferentes subterfugios para camuflarse dentro de la legalidad), y mecanismos de fraude y contrabando propiamente dichos. Por qué hago diferencia (contrabando es solo « ir contra el bando », es decir, comerciar con mercancías prohibidas, tal como demostró también Ángel Alloza16).

  • 17 Crespo Solana (Ana), El comercio marítimo entre Cádiz y Amsterdam, 1717-1778, Madrid, Banco de Espa (...)

12Flamencos y holandeses, por supuesto hacían contrabando, pero más que nada, al menos que se pueda ver más fácilmente, desarrollaron unas actividades que se amparaban en una cierta legalidad. Los mercaderes holandeses transeúntes, consignatarios de la Sociedad del comercio de Levante de Amsterdam y Midelburgo, hacían uso de sus relaciones con los mercaderes flamencos para introducir buques de esta Sociedad, previo cambio de nombre, en las propias flotas con destino a Nueva España y a otras zonas especialmente, los puertos de Veracruz, Portobelo, Caracas y Buenos Aires. Esto se ha constatado en muchos casos, en concreto para los negocios de importación y exportación realizados por negociantes flamencos y holandeses de Cádiz entre 1714 y 175317. Se generalizó a partir de 1740 con los Registros.

  • 18 Archivo Histórico Provincial de Cádiz, 9/1578, fol. 306 y 514, testamento de Martín Guillermo Van H (...)
  • 19 Archivo General de Indias, Arribadas 9.
  • 20 Poder para venta de un barco, por Adrián Colarte in 1743 [Archivo Histórico Provincial de Cádiz, P.(...)
  • 21 Citado literalmente en neerlandés : om ze in West-Indie te verkopen ten behoere van Gaspar en Manue (...)
  • 22 Archivo Histórico Provincial de Cádiz, Protocolo 23/5338, 140-46 ; Protocolo 23/5322, 456-460.
  • 23 Casos descritos en Archivo Histórico Provincial de Cádiz, Protocolo 5/992, 5/1030, 9/1585, 9/1586, (...)
  • 24 Venta del Ana María Galley, del capitán Cornelio Leendertsz in 1743 [Archivo Histórico Provincial d (...)

13Desde finales del XVII las firmas holandesas de Cádiz que trabajaban para la Sociedad para el comercio de Levante de Amsterdam y Midelburgo se interesaron por conectar sus negocios con las flotas americanas que partían de Cádiz. Una razón de esto fue la crisis del mediterráneo en estas fechas, y la competencia inglesa, y empezaron a introducir estos barcos como navíos de las flotas americanas. Esta costumbre se generalizó posteriormente, y hay diversos casos de venta en Cádiz de algunos de estos barcos, participando uno o dos españoles en la transacción. Hay un caso muy peculiar en 1699, de un barco consignado a Martín Guillermo Van Hemert quien consignó un navío de la compañía de Levante con destino a Veracruz, afirmando él mismo que lo era consignatario de la Sociedad holandesa de Levante pero que a causa de la crisis producida por las guerras había redirigido sus negocios hacia los mercados americanos, más seguros que los del área mediterránea18. Entre 1750 y 1760 se han encontrado muchos casos que aparte de darnos información detallada de cómo se hacía nos ofrece también pruebas de que había mucha cooperación, y que estas prácticas ilegales eran consensualmente admitidas por la sociedad, en general, incluso tenían sus propios medios para solventar cuestiones jurídicas entre ellos. En muchos casos estas introducciones se hacían con el consentimiento de las autoridades portuarias cuando estaban pertrechando y preparando la flota con destino a América. En otras se hacía porque estos mercaderes estaban ya habilitados para comerciar con las Indias, como Cornelio Mathías de Roo, propietario del buque San Juan Baptista y que navegó en la flota de Tierra Firme de Baltasar de Guevara en 172119. La documentación relacionada con estos negocios, recogida también en los archivos de Cádiz y Amsterdam ofrecen información sobre cómo se llevaban a cabo estas actividades: La firma de Amsterdam entregaba poderes y enviaron dinero a los socios de Cádiz capacitándolos para introducir el barco en la flota, y en estos poderes figura a veces el valor de la mercancía. Cuando el barco era vendido los términos de la carta de pago eran estipulados por el fletador y en la mayor parte de las ocasiones se vendían con la tripulación. El flete incluía una parte de dinero para el capitán, a quien le entregaban también un sombrero, como se hacía en los contratos de fletamentos en Amsterdam20. Además, se daba permiso a otros mercaderes de Cádiz a introducir más mercancías y se volvían a expedir poderes para vender los productos a nombre siempre del correspondiente de Amsterdam21. Hubo alguna ocasión que estos barcos incluso navegaron convoyado por buques de guerra españoles, sobre todo cuando viajaban como registros sueltos. Algunas veces esto se hacía con barcos de diferentes nacionalidades que eran consignados a flamencos, como el caso de un buque genovés comprado por la firma de Henrique de Roo e hijos, que también compró una licencia para las Indias. O el caso del navío ingles San Felipe, comprado por Livino B. Van den Broucke, que navegó a Buenos Aires, o el navío de Hamburgo, la Galera del Naranjo Dorado22. Incluso el Almirante Adrián Colarte hizo esto una vez, que sepamos, cuando arribó a Cádiz un navío consignado a nombre de sus amigos, la firma Bellot and Warnck23. El caso es que los mercaderes, muy honestos, pagaban también los impuestos de las rentas ciudadanas : la alcabala y un 4 % de las Rentas Generales de la ciudad. Este pago de impuestos nos revela también que las autoridades españolas estaban totalmente al tanto de tales transacciones24.

  • 25 Libros de Registros de la Casa de la Contratación, 1713-1778 [Archivo General de Indias, Contrataci (...)

14La flota holandesa de Levante se convirtió, a partir sobre todo de los años de la Guerra de Sucesión al trono español, en un eje fundamental para relacionar la economía báltica con la andaluza, y para conectar una gran parte del comercio del potente hinterland en torno a Amsterdam y a la isla de Texel, en donde se reunía la flota del Báltico con los negocios europeos de América a través de Cádiz, relacionando una buena cadena de puertos atlánticos. Pero, ¿ dónde estaban las principales conexiones americanas de estos negocios ? En América las principales conexiones de estos negocios estaban en los puertos de Portobelo, Cartagena de Indias, Buenos Aires y especialmente la franja entre Maracaibo y Caracas. A pesar de que existía una ruta paralela desde Amsterdam, dedicada a atraer productos coloniales de alta demanda en el norte de Europa, esta actividad se complementaba con el drenado de metal (plata sobre todo) desde Cádiz y con otros negocios holandeses antillanos, que incluía la financiación del azúcar y el comercio de esclavos. El comercio por intermediarios, en Cádiz, proporcionaba una mercancía que era más fácil de lograr en suelo europeo a la vuelta de América : los metales preciosos. Además, en Cádiz, se hacía un comercio de redistribución de manufacturas norte-europeas y proporcionaba un apoyo logístico a unas flotas que daban la vuelta al mundo. De acuerdo a los datos recogidos sobre las participaciones de los mercaderes flamencos y holandeses en las flotas, galeones y navíos de registro, estos cargamentos, sobre todo en las flotas, fueron más abundantes hasta 1740. A partir de entonces descienden y se incrementan en los buques de registros25.

  • 26 Crespo Solana (Ana), « Dutch mercantile networks », art. cité, p. 110 y sg.
  • 27 Archivo General de Indias, Arribadas 133.
  • 28 Archivo General de Indias, Arribadas 13 A. Licencia de José Patiño, Madrid, 5 de agosto de 1728.

15Había otros mecanismos derivados de las actividades de almacenamiento y financiación que llevaban a cabo los mercaderes de Cádiz. Los extranjeros, como intermediarios especializados se dedicaban a gestionar los almacenamientos de productos y mercancías (que ellos denominaban Warenhandel para el caso de los neerlandeses). Cuando encontraban una oportunidad rentable solían buscarse las vías alternativas para introducir las mercancías en las vías de comercialización de la Carrera de Indias. Había un mecanismo interesante de comentar aquí y, que junto al de la introducción de buques en las flotas de Indias y en los registros, puede ser considerado clave para entender la capacidad que tenían los extranjeros para la re-exportación. Además, constituía un reflejo claro de la capacidad de cooperación entre mercaderes autóctonos y extranjeros : el negocio de las « licencias de toneladas ». Este negocio podía describirse de la siguiente manera : un comerciante español lograba un permiso de toneladas de la Casa de la Contratación y posteriormente vendía partes proporcionales de dichos permiso a otros mercaderes entre los que estaban los que más dinero tenían: los extranjeros. Esta estrategia era teóricamente ilegal pues el cargador era en realidad aquel que compraba y recibía el derecho de toneladas pero en la práctica se admitían en la sociedad estas reventas de los derechos de toneladas que daba beneficios a todos26. Al parecer esta práctica, a diferencia de la anterior, estuvo más vigilada en los años de 1720 por el sagaz José Patiño: en la sección Arribadas del Archivo General de Indias hay hasta curiosas y divertidas historias sobre los sorprendidos « in fraganti ». Quizás esto era debido a que era una ilegalidad hecha sobre todo por los que tenían realmente que defender el comercio : los mercaderes españoles. Cómo se solventaba : pagando. Por ejemplo, en 1727 se decomisaron por la propia Intendencia de Marina, las fragatas El CarmenLa Fidela cuyos capitanes, Victorio Rebollín y Adrián Scofrán, traían plata fuera de registro consentida a nombre de mercaderes extranjeros. Estos decomisos fueron destinados, una vez extraída la 1/5 parte correspondiente a la Corona, unos dineros para el pago de los Reales derechos de Almojarifazgos, Armada de Barlovento, y los destinados a la fábrica de murallas impuestos en el vino y aguardiente hasta un total de 52 107 reales. Vinieron de La Habana en la flota del cargo de Antonio Gaztañeta27. En otros casos, como el registro para Cuba del capitán Joseph Lozada, de 200 toneladas en ropas y frutos también fue decomisado pero exento del « Derecho de Extranjería » debido a que hizo servicios a la Marina28.

  • 29 Informe sobre barcos holandeses en Cádiz : 1758-1763 [Archivo General de Simancas, Estado 6338 and (...)
  • 30 Report, 1762 [Archivo General de Simancas, Estado 6338].

16En 1740 la generalización del uso de los registros sueltos pareció reforzar las alianzas entre muchos mercaderes con el objeto de hacer embarcar más mercancías (manufacturas sobre todo) y beneficiarse de nuevo del oro y la plata que llegaba a Cádiz. En esto último, los flamencos se hicieron más aún almaceneros (storekeepers) de capital tanto como de mercancías, según un viejo sistema ya desarrollado en Amberes en el siglo XVI y que ha descrito Roland Baetens. Era una forma de banca privada en la que actuaban, por decirlo así, como compradores de plata ilegales. Y, a pesar de los problemas que las guerras atlánticas traerá a las naciones mercantiles europeas a partir de 1740, el comercio holandés y flamenco en Cádiz aún conocerá un « canto de cisne »: a partir de 1750 y sobre todo durante la Guerra de los 7 años que implicó mucho a Inglaterra, su mayor competidora, el número de barcos holandeses en la bahía de Cádiz creció un 38,1 % (más de 155), al mismo tiempo que hay un declive en la llegada de buques ingleses y franceses en esos años. Una vez más el premio de la neutralidad, como diría George Welling29. Entre 1758 y 1762 fueron conducidos a la República Holandesa varias cantidades de oro y plata que ascendían a diversas sumas entre 1 110 000 pesos escudos y 4 770 000 en 176030.

  • 31 Crespo Solana (Ana), « Redes de dependencia inter-imperial ? Aproximaciones teóricas a la funcional (...)
  • 32 Pliegos y Reglamentos de Registros de venida, 1717-1778 [Archivo General de Indias, Contratación, 1 (...)
  • 33 Everaert (John), De Internationale en Koloniale Handel der Vlamse Firmas te Cádix, Bruges, 1973, (n (...)

17La mayor parte de los socios gaditanos envueltos en los negocios holandeses eran flamencos. En realidad, la cooperación mercantil era más transnacional de lo que podemos llegar a pensar si lo contextualizamos en el marco de las difíciles relaciones políticas de la Edad moderna y considero que esto es lo que explica por qué la mayor parte de los mercaderes extranjeros despachaban sus mercancías, no a través del contrabando en sí, sino a través de una serie de mecanismos legales que, con la ayuda de otros mercaderes, extranjeros o autóctonos, e incluso de los propios funcionarios de la Casa de la Contratación, habían creado y adaptado al propio sistema mercantil español. La funcionalidad de estas redes de mercaderes implicaba conexiones demasiado amplias para abarcarla solamente a niveles locales. Un mapa de estas redes puede establecerse gracias al uso de tecnologías SIGs (Sistemas ed Información Geográfica) que posibilita la visualización y representación de estas conexiones31. Gracias al análisis de algunos ejemplos de negocios donde ha podido reconstruirse el negocio completo, puede decirse que las principales conexiones americanas fueron: Cartagena (con 22 barcos entre 1689 y 1730) seguido de Tierra Firme (sic), con 44 barcos, La Guaira, Caracas (8), Veracruz (48), Portobelo (26) y Buenos Aires (14)32. Algunos puertos como Santa Marta o Maracaibo, en las costas de Venezuela, recibían un elevado contrabando directo desde las posesiones neerlandesas en las Antillas. Hay indicios, de que en la década de 1720 un alto porcentaje del comercio con La Habana, Veracruz y Cartagena de Indias desde Cádiz se hacía con barcos de la Sociedad holandesa de Levante. Curiosamente Portobelo conoció una fuerte competencia entre mercaderes franceses y holandeses33.

Conclusión

18La colonia gaditana de origen neerlandés es un claro ejemplo del universo social del mercader emigrante de la Edad moderna que demuestra que cooperación y competencia no eran realmente dos comportamientos antagónicos. En realidad quienes controlaban realmente los negocios de Indias eran los habitantes de Cádiz, extranjeros, jenízaros o autóctonos. Todos estaban de alguna manera implicados en el juego, en franca simbiosis con las oportunidades de « self-organized » que provocaba la forma de vida de la Carrera de Indias. De entre todas los comentarios finales posibles, dos cuestiones importantes recalcaría yo en relación a una posible perspectiva comparada para el futuro de la investigación sobre el comercio de Cádiz en el siglo XVIII : una hace referencia a la colonia mercantil y otra a la ciudad misma.

19Primero, la colonia mercantil : ¿ hasta qué punto este comportamiento arriba descrito era común a todas las colonias de mercaderes extranjeros residentes en Cádiz ; y hasta qué punto había una verdadera interacción, que no por obvia falta aún de ser probada con más datos empíricos, entre los españoles y todos los extranjeros ?

20Segundo, Cádiz : ciudad portuaria, mercado de derivados, opciones y futuros, y mercado negro de capitales. Sin duda, era imposible aplicar las leyes contra los extranjeros que habían consolidado una función imprescindible para la economía ciudadana. Solo queda intentar averiguar si las contradictorias y ambiguas leyes que la Corona quería desarrollar para convertir los negocios americanos en negocios de Estado no era más que el reflejo o el deseo de injerirse de alguna manera en ese cartel hispano-extranjero de Cádiz. Por el momento, sirve solo el hecho de que la descripción que he realizado en las líneas anteriores es simplemente un indicio que ilustra el porqué del fracaso de las leyes contra extranjeros. Y explica porque, a finales del siglo XVIII la mayor parte de las comunidades estaban muy asimiladas con el resto de la sociedad. Y, como siempre en la Historia, ya incluso resultaba algo anacrónico someter a los extranjeros a unas leyes especiales.

Notes

1 Van Young (Eric), « Social Networks : A Final Comment », Redes y negocios globales en el mundo ibérico, siglos XVI-XVIII, sous la direction de Nikolaus Böttcher, Bernd Hausberger et Antonio Ibarra, Bibliotheca Iberoamericana, 137, Iberoamericana, Vervuert, El Colegio de México, 2011, p. 289-309.

2 Lo he especificado en la introducción teórica-metodológica ; voir Comunidades transnacionales. Colonias de mercaderes extranjeros en el mundo atlántico, 1500-1830, dir. Ana Crespo Solana, Madrid, Doce Calles, 2010, p. 15-29.

3 Y que he expuesto en Ana Crespo Solana, « Dutch mercantile networks and the trade with Hispanic Port Cities in the Atlantic (1648-1778) », dir. Böttcher y Hausberger y Antonio Ibarra, Redes y negocios globales…, op. cit., p107-141.

4 El documento definitivo del traslado está en Archivo General de Indias, Indiferente General 2039.

5 La historia de la Intendencia de marina de Cádiz es compleja pues se enmarca en las reformas que se deseaban hacer sobre el control de las armadas. El cargo tiene relación con el nombramiento, el 6 de junio de 1705 de Ambrosio Daubenton, como intendente de Marina y ministro de la Junta General de Comercio. El puesto se establecería en el Ejército en 1711 con ocasión de la campaña de Portugal. Tiene antecedentes con el corpus para veedores, contadores y proveedores que ya ordenó Felipe II en 1568, y puede que antes. Lo que pretendía esta reforma era reunificarlo con un sistema de intendencias de inspiración francesa. En 1717 José Patiño tuvo el primer cargo de intendente de Marina de Cádiz unido al de presidente de la Casa de la Contratación. El cargo continuará hasta 1753, cuando el último intendente Julián de Arriaga pasó a ser secretario de Marina en Madrid. Voir Ana Crespo Solana, La Casa de la Contratación y la Intendencia General de Marina en Cádiz, 1717-1730, Cádiz, Universidad de Cádiz, 1996.

6 Crespo Solana (Ana), « La acción de José Patiño en Cádiz y los proyectos navales de la Corona del siglo XVIII », Trocadero, Revista de Historia Moderna y Contemporánea, nº 6-7, 1994-1995, p. 35-49.

7 Van Nieuwkerk (Maurius), De Wisselbank. Van Stadsbank tot bank van de wereld, 2009, p. 108 et sv. ; Lesger (Clé), The Rise of the Amsterdam Market and Information Exchange : Merchants, Commercial Expansion and Change in the Spatial Economy of the Low Countries, c. 1550-1630, Burlington, VT. Ashgate, 2006. Actualmente un Mercado de derivados es un mercado en donde se negocian valores de derivados, que se derivan bien de materias primas, o bien de valores de renta fija, de renta variable, o de índices compuestos por algunos de esos valores o materias primas. Por ello, los mercados de derivados se pueden separar en dos segmentos ; Mercados de Derivados No Financieros y Mercados de Derivados Financieros. En ambos se negocian dos tipos definidos de valores ; contratos a futuro y contratos de opciones.

8 Esta funcionalidad ha sido descrita en Pilar Nogués-Marco, Did Bullionism matter ? Evidence from Cadiz shadow market for Silver, 1729-1741, Primer Encuentro Anual de la AEHE, Barcelona, septiembre 2009.

9 Como fue el caso de las críticas de los arbitristas : Manuel Bustos Rodríguez, « Los extranjeros y los males de España y América en los tratadistas hispanos (siglos XVI-XIX) », Trocadero. Revista de Historia Moderna y Contemporánea, nº 8-9, (1996-1997), p. 47-69.

10 Pijning (Ernst), « A New Interpretation of Contraband Trade », Hispanic American Historical Review, 81, 3-4 (2001), p. 733-738.

11 Crespo Solana (Ana), Entre Cádiz y los Países Bajos. Una comunidad mercantil en la ciudad de la Ilustración, Cádiz, Cátedra Adolfo de Castro, 2001.

12 Un ejemplo de esta cooperación flamenco-francesa es la de los negocios realizados entre la compañía De Somer y Van Rechem y el mercader Bernardo Cabanon en la década de 1760. Hay información en el Archivo Histórico Provincial de Cádiz, Protocolos notariales, 15/3637, fols. 1267-1274.

13 Hemos publicado esa información en Ana Crespo Solana, Mercaderes Atlánticos. Redes del comercio flamenco y holandés entre Europa y el Caribe, Córdoba, Universidad de Córdoba, Cajasur, 2009, p. 113-115.

14 Crespo Solana (Ana), Entre Cádiz y los Países Bajos…., op. cit., p. 133 y sg.

15 García Garralón (Marta), La Universidad de Mareantes de Sevilla (1569-1793), Sevilla, Diputación de Sevilla, 2007.

16 Alloza Aparicio (Ángel), Europa en el mercado español. Mercaderes, represalias y contrabando en el siglo XVII, Salamanca, Junta de Castilla y León, 2006.

17 Crespo Solana (Ana), El comercio marítimo entre Cádiz y Amsterdam, 1717-1778, Madrid, Banco de España, Series de Historia Económica, 2000, p. 79 y sg.

18 Archivo Histórico Provincial de Cádiz, 9/1578, fol. 306 y 514, testamento de Martín Guillermo Van Hemert en 1715.

19 Archivo General de Indias, Arribadas 9.

20 Poder para venta de un barco, por Adrián Colarte in 1743 [Archivo Histórico Provincial de Cádiz, P. n. 23/5322, 456-460].

21 Citado literalmente en neerlandés : om ze in West-Indie te verkopen ten behoere van Gaspar en Manuel Winjgaert. Poder dado por Hermanos Wijngaert a Gaspar de Conincq y co, Cadiz, Amsterdam, Enero, 31, 1710. Las mercancías estaban consignadas a Diego Alonso Toscano, en Honduras [Gemeente Archief Amsterdam, Archivos notariales/Notariele Archieven 2941/73].

22 Archivo Histórico Provincial de Cádiz, Protocolo 23/5338, 140-46 ; Protocolo 23/5322, 456-460.

23 Casos descritos en Archivo Histórico Provincial de Cádiz, Protocolo 5/992, 5/1030, 9/1585, 9/1586, 9/1605, 16/3768, 19/4452, 23/5338, 23/5322 ; Gemeente Archief Amsterdam, Archivos notariales/Notariele Archieven 7965/55, 8048/17, 10453/755.

24 Venta del Ana María Galley, del capitán Cornelio Leendertsz in 1743 [Archivo Histórico Provincial de Cádiz, Protocolo 9/1605, 299-300].

25 Libros de Registros de la Casa de la Contratación, 1713-1778 [Archivo General de Indias, Contratación, 1281-1284] ; « Conocimientos » Archivo Histórico Provincial de Cádiz, Notarias 5, 9, 15, 19 y 23. La información ha sido recogida de forma complementaria entre diversas fuentes, siendo utilizada para la elaboración del Sistema de Información Geográfica « DynCoopNet-Atlantic Trade ». Véase : Base de Datos « Crespo DynCoopNet Data collection » en el Repositorio Digital del Consejo Superior de Investigaciones Científicas : http://digital.csic.es/handle/10261/28394

26 Crespo Solana (Ana), « Dutch mercantile networks », art. cité, p. 110 y sg.

27 Archivo General de Indias, Arribadas 133.

28 Archivo General de Indias, Arribadas 13 A. Licencia de José Patiño, Madrid, 5 de agosto de 1728.

29 Informe sobre barcos holandeses en Cádiz : 1758-1763 [Archivo General de Simancas, Estado 6338 and 6364]. Welling (George), The Prize of Neutrality. Trade Relations between Amsterdam and North America, 1771-1817, Amsterdamse Historische Reeks, 1998.

30 Report, 1762 [Archivo General de Simancas, Estado 6338].

31 Crespo Solana (Ana), « Redes de dependencia inter-imperial ? Aproximaciones teóricas a la funcionalidad de los agentes de comercio en la expansión de las sociedades mercantiles », Irlanda y el Atlántico Ibérico. Movilidad, participación e intercambio cultural, dir. Igor Pérez Tostado y Enrique García Hernán, Valencia, Albatros, 2010, p. 35-50.

32 Pliegos y Reglamentos de Registros de venida, 1717-1778 [Archivo General de Indias, Contratación, 1281-1284]. Esta fuente ha sido comparada con los documentos notariales del Archivo Histórico Provincial de Cádiz, Notaría 9 (para los años 1690-1729).

33 Everaert (John), De Internationale en Koloniale Handel der Vlamse Firmas te Cádix, Bruges, 1973, (note 10), p. 372-379, García-Baquero González (Antonio) Cádiz y el Atlántico, 1717-1778, (Cadiz 1976), 2 vol., vol. 1, p. 324- 325.

Auteur

Directrice de recherche au Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Madrid)

© Publications des Archives nationales, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Open access