Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mujeres y Emancipación de la América Latina y el Caribe en los siglos XIX y XX

 | 
Irina Bajini
, 
Luisa Campuzano
, 
Emilia Perassi

Relaciones de escritoras Españolas y Americanas tras la Independencia

María del Carmen Simón Palmer

Texte intégral

1La paulatina independencia de las colonias americanas afectó a los españoles, no solo en sus intereses sino que lo sintieron como algo suyo que perdían. Y la conmoción más profunda se produce con la pérdida de las últimas posesiones y, especialmente, de Cuba.

2Ya en el siglo XIX aunque algunas españolas manifiestan sus opiniones por escrito, la mayoría se mantiene al margen de esta cuestión y son muy pocas las que toman postura ante una situación tan conflictiva. Aquellas que, por diversos motivos, residen en los primeros años en los nuevos países van a relacionarse con sus colegas y fundan revistas en el continente americano, son los casos de Eva Canel, Emilia Serrano de Wilson o Gimeno de Flaquer. Ya en el siglo XX, pronuncian allí conferencias como invitadas de centros culturales, es el caso de Carmen de Burgos o Concha Espina, quien antes había residido una temporada, recién casada, en Chile. Por último, en la península ibérica dos autoras de primera fila se preocuparán, junto a las antes mencionadas, por mantener los vínculos culturales con los países americanos: Emilia Pardo Bazán y Blanca de los Ríos.

Españolas que residen en Hispanoamérica

  • 1 El Semanario del Pacífico. Álbum de las Familias. Literatura-Artes-Viajes-Educación-Modas-Teatros-S (...)
  • 2 Emilia Serrano de Wilson, América y sus mujeres. Costumbres, tipos, perfiles biográficos de heroína (...)

3Emilia Serrano de Wilson es, cronológicamente, la primera autora española que reside tras la independencia en América y va a fundar y dirigir una serie de revistas en los nuevos países, entre otras El Semanario del Pacífico1. Lo dedica, ya en el primer número, a las mujeres: «Tal es el talismán que hoy ofrezco a las cariñosas hijas de América del Sur: un semanario en el cual encuentren grata lectura, utilidad e interés». Anuncia que colocará en primer término las biografías de las peruanas, bolivianas y chilenas célebres, tanto antiguas como modernas, a las que seguirán las de otras repúblicas americanas, un propósito que no llegó a cumplir y que reservaría para una monografía con el título América y sus mujeres2.

  • 3 Emilia Serrano, «Tus versos», El Semanario del Pacífico, 21 julio 1877, [«¿ Dónde, cisne cubano,…»]
  • 4 Leonor Saurí, «Constantino Carrasco, el dia de sus funerales», El Semanario del Pacífico, 29 septie (...)
  • 5 Clorinda Matto de Turner, «Una lectura sobre literatura española», El Semanario del Pacífico, 19 en (...)

4A pesar de que colaboran en el Semanario los principales escritores del momento, es curioso que apenas dé cabida a plumas femeninas americanas. Dedica «Tus versos»: «a mi querida amiga, la eminente poetisa cubana, doña Luisa Pérez de Zambrano»3 y en ese mismo número hay un breve artículo titulado La maternidad, firmado por la limeña María de la Luz. Luego, tan solo aparecen los nombres de Leonor Saurí4, Clorinda Matto de Turner5 y la limeña Rosa M. Riglos de Orbegoso. Ya en el número 54, de 22 de junio de 1878, solicita la colaboración de los escritores y escritoras sudamericanos para poder continuar la revista.

5Concepción Gimeno de Flaquer durante su residencia en México funda y dirige (1883-1890) El álbum de la mujer, que subtitula Cultura hispano-mexicana. En el anuncio de la publicación se declara:

  • 6 El album de la mujer Cultura hispano-mexicana, 11 enero 1885.

El álbum de la mujer es una ilustración hispano mexicana que no se ocupa de política y tiene por objeto la propagación de lecturas morales para las familias, el desenvolvimiento del amor a lo bello y la reproducción de retratos, paisajes y monumentos de cuanto célebre exista en Europa y América. Este periódico hace conocer las mejores novelas de autores mexicanos y españoles con objeto de desterrar las corruptoras novelas que tanto perjudican a la juventud. Nuestro periódico acentuará la parte literaria con secciones religiosas, científicas, variedades, galerías de tipos de todos los piases y biografías. Daremos crónicas mexicanas, parisienses y madrileñas y publicaremos todo lo notable que se lea en el Ateneo de Madrid. El Álbum de la mujer de gran tamaño, rico papel y parte tipográfica a la altura de las mejores publicaciones europeas no aumentará de precio a pesar de sus notables mejoras6.

  • 7 Album Iberoamericano. Ilustración semanal. Artes, ciencias, literatura, modas, salones. Madrid, Est (...)

6Años después, ya en España, afirma en su Álbum Iberoamericano: «Dedícase especialmente a estrechar las relaciones entre América y España, publicando todas las novedades de ambos continentes y haciendo conocer los retratos y las biografías de las personas más notables»7.

  • 8 Concepción Gimeno de Flaquer, «La cubana», Álbum Iberoamericano, 30 noviembre 1895.

7Con ideas avanzadas para su tiempo, trata de las escritoras americanas aunque no va a publicar sus trabajos. En su artículo La cubana destaca a Luisa Pérez de Zambrana, Lola Tió y a Domitila García de Coronado8.

  • 9 La Correspondencia de España, 1904 febrero 1910.
  • 10 La Época, 6 junio 1919; Caras y Caretas, Buenos Aires, 30 de abril 1910, 20 mayo 1911, 2 septiembre (...)

8El libro de Gimeno, Mujeres de raza latina, en el que biografía a las principales, obtiene un gran éxito en la presentación en sus salones a los que acude mucha gente a felicitarla9. En sus últimos años pronuncia conferencias en América con motivo del centenario de la Independencia y la prensa española y americana dan noticia de su fallecimiento en Buenos Aires en 6 de junio de 1919. Estaba allí dictando unas conferencias feministas10.

  • 11 Kosmos, Buenos Aires, 1904, Vida Española. Revista semanal ilustrada. Crónicas e informaciones gráf (...)

9Eva Canel, editora y directora de Kosmos y Vida Española11 entre otras revistas, representa la postura españolista e intransigente pero, a pesar de sus polémicas, tuvo amistad y publicó en ocasiones a mujeres ilustres de Cuba: Celia Delmonte, Adelaida Álvarez o las escritoras Luisa Pérez de Zambrana, Domitila García de Coronado y Mercedes Matamoros. Siempre se consideró la única autorizada para opinar en España sobre la vida en la isla:

Yo soy la única que puede hablar, la única que no ha tenido subvenciones porque jamás las ha pedido, que no debe un pepino a ningún gobierno americano, que no ha gozado de sueldos del gobierno de España, como hacen correr muchos [...] he escrito voluminosos libros en honra de mi patria y los he regalado (Canel 1916: 377).

10Tras la independencia, en su correspondencia con el conde de las Navas, se mostrará nostálgica de aquellos tiempos en que era «la señora» por antonomasia y algunas veces «la bandera de Morros».

  • 12 Eva Canel [carta autógrafa al Conde de las Navas, Santa Clara, 19 agosto de 1915] Real Biblioteca, (...)

11Este patriotismo exacerbado la llevó a embarcarse en la aventura de editar en solitario Por la Justicia y por España, porque lo consideraba un bien para la patria. Tiró 25 000 ejemplares que costaron 25 000 pesos argentinos: cuarenta y cuatro centavos cada unidad. Como en una nota al final dejaba libre su aportación a los compradores no recaudó ni mil pesos argentinos, fue lo que sacó de él y encima la Librería Católica de Barcelona le pidió ejemplares gratis para venderlos12.

12Pero la realidad se impone y tras la independencia, aunque en privado sigue atacando a todo aquel español que aparece por la isla con ánimo conciliatorio, no tiene más salida que mantenerse neutral como extranjera y así declara en 1915 al conde de las Navas: «no he necesitado herirles nunca ni adularles tampoco», refiriéndose a los cubanos. Aún en julio 1924 en el Día de la Patria Cubana confiesa que no se mueve de casa jamás: «no lo celebro ni lo recrimino pero la eludo».

Una viajera ilustre

13La polémica infanta-escritora, Eulalia de Borbón será el primer miembro de la familia real española que viaje a las Antillas y a Norteamérica para llevar la representación de la Corona a la Exposición de Chicago y, de paso, cumplir la conflictiva misión de apaciguar los ánimos ante una situación que ella vio con claridad como inevitable: la independencia de las últimas colonias. En las Cartas a su madre (Eulalia de Borbón 1949: 34-58), escritas durante el viaje, reconoce su éxito personal pero no deja lugar a dudas:

En efecto, cada vez que trato someramente una cuestión colonial, ya no son entonces por todas partes más que quejas amargas, y a los alientos que doy con el fin de ganar a la opinión, se responde constantemente que España ha dejado durante demasiado tiempo a la isla de Cuba en el olvido y que habría tenido que pensar mucho antes en ella [La Habana 10 mayo 1893].

14Mientras, la prensa española, especialmente La Época, daba una visión idílica del viaje y del entusiasmo de los cubanos por la visita.

La postura conciliadora

a) Emilia Pardo Bazán

  • 13 Los Cuentos de la Patria se publicaron inicialmente en la revista Blanco y Negro, entre los años 18 (...)

15Aunque no acabe de comprender el aislamiento que se produce entre los distintos gobiernos y el pueblo ante el desastre del 98, doña Emilia Pardo Bazán va a hacer pública su opinión por diferentes medios, unas veces como artículo de opinión en La Ilustración Artística, y otras en forma de cuentos o narraciones breves, publicados en Blanco y Negro, bajo el título general de «Cuentos de la Patria»13. Su postura evoluciona con los años y acaba por acercarse al regeneracionismo de Costa, y lamenta el sufrimiento inútil de tantos hombres que luchan por una causa perdida, en distintas narraciones. «Vengadora», «El catecismo», «La armadura», «La exangüe» o «El torreón de la Esperanza» (Pardo 1963: 1513-1533).

16Mauricio Spronk, a finales del año 1898, la invita a pronunciar una conferencia y ella elige hablar sobre el momento histórico que atraviesa su país. En la Sala Charras (Sociedad de Conferencias de París) el 18 de abril de 1899 trata sobre los perjuicios que han ocasionado las dos leyendas contrapuestas en España: por una parte la leyenda dorada del patriotismo a ultranza: «Caracteriza a la leyenda dorada la apoteosis del pasado» y, por otra parte, la leyenda negra fomentada por «esa asquerosa prensa amarilla de los Estados Unidos». Se define claramente por la tesis patriótica de Costa (Romero 1977: 133-209). Un mes más tarde se publica con el título de La España de ayer y de hoy (La muerte de una leyenda).

17Ya entonces alude al concepto de «raza» y, aunque le reconoce extraordinarias cualidades, destaca defectos como el instinto de anarquía individualista y que,

ya no somos un pueblo religioso, ni siquiera un pueblo que practica […] convengamos en que la raza española ha debido ser víctima de algún maleficio extraño para que al finalizar nuestro siglo se discutan seriamente sus derechos a figurar entre los pueblos cultos (Pardo 1899: 7).

  • 14 Emilia Pardo Bazán, «La América Latina», El Imparcial, 7 septiembre 1908.

18Pues bien, en 1900 doña Emilia se traslada como corresponsal de El Imparcial a París y el éxito de los nuevos países en la Exposición, la lleva a reconocer que con anterioridad había adoptado un papel protector que no era el que correspondía a España ya en esos tiempos: «No sé si nos expresábamos con exactitud al llamar hijas nuestras a esas repúblicas; hoy, en efecto, es hora de dejarse de paternidades e inaugurar la fraternidad»14.

  • 15 Emilia Pardo Bazán, «Congreso Iberoamericano», La Ilustración Artística, 3 de diciembre de 1900.

19Plantea ya el uso indistinto del término latina aplicado a la América de habla española pero luego, al tratar en 1900 del Congreso Iberoamericano reconoce que es más correcto inclinarse por ibérica15.

b) Blanca de los Ríos: Raza Española

20Doña Blanca de los Ríos será la otra autora, amiga de Pardo Bazán y más joven, que defenderá la idea de la unión con los países americanos por la raza y el idioma. Publica también cuentos sobre la guerra de Cuba: («Las últimas escenas», «Marines y Gumieles», «La madre del asistente» o «Patria») en los que destaca el valor y el patriotismo, al tiempo que muestra los nefastos efectos de la guerra.

21El mes de enero de 1919 aparece el primer número de Raza Española. Revista de España y América con un consejo de redacción integrado por doña Blanca de los Ríos de Lampérez, que hace las veces de directora, D. José Mª Rivas Groot, el Conde de las Navas, D. Vicente Lampérez y D. Antonio Ballesteros y Beretta.

22Como colaboradores americanos, residentes en España, figuran el Sr. Rivas Groot (colombiano), los mexicanos D. Francisco A. de Icaza, D. Rodolfo Reyes y D. Alfonso Reyes, el cubano Manuel S. Pichardo y el argentino Francisco V. Silva.

23Las únicas escritoras españolas son la condesa de Castella, Sofía Casanova, Concha Espina y Emilia Pardo Bazán, entre casi un centenar de nombres masculinos. Bien es cierto que se trata de una participación efectiva de modo que siempre hay un cuento suyo o un poema en el caso de la condesa de Castella.

24Al frente de cada número hay dos editoriales y el resto de trabajos se incluyen en las secciones: Historia, Literatura y Filología, Tribuna Hispanoamericana, Arte, Intereses y Relaciones Hispanoamericanas y Varia-Turismo Hispanoamericano. A partir del homenaje a E. Pardo Bazán serán monográficos.

25El artículo inaugural de la nueva revista, como no podía ser de otra manera, se titula «Nuestra raza» y lo firma Blanca de los Ríos. Explica el contenido del término «raza» para que no haya confusión: «estamos muy lejos de querer significar en él el concepto puramente biológico, y, para muchos, materialista y determinista de raza». Bajo la fe cristiana común considera que existe una «magna federación espiritual que une a todo lo hispano como una gran Madre y civilizadora de América […] una fusión de los espíritus atados con el lazo común de la lengua».

  • 16 Raza Española, (1919) 1, 7-9.

26Cree que al constituirse las nuevas nacionalidades es el momento de afirmar ese sentido de raza y de lengua común y que no se puede ser plenamente español sin sentirse juntamente hispanoamericano y viceversa, de la misma forma que el Diccionario no está completo sin el raudal de voces americanas16.

  • 17 Raza Española, (1919) 52-59, (1921) 35, 35-36.

27Tras la revisión de los ejemplares de la revista hemos comprobado la participación de escritoras de diferentes países americanos. La primera es Mercedes Claro Solar, chilena, nieta de Mercedes M ª Marín del Solar, «la más celebrada poetisa de Chile», con un fragmento de «Canto a América» y otro poema dedicado a Lamartine y titulado «Hogar» [«Dormid bajo la verde fresca nube…»]17.

  • 18 Raza Española, (1920) 15-16, 52-56.

28Rosa Bazán de Cámara, célebre helenista argentina, defensora de los derechos de la mujer y el sufragio femenino escribe: «Llevados por la onda», un cuento de final trágico18.

  • 19 Raza Española, (1920) 17-18, 43-45.

29La peruana Angélica Palma será una de las más asiduas colaboradoras y se reproduce su retrato «desde la tierra del sol»19, firmado en Miraflores, Lima. Responde a la invitación de Blanca de los Ríos para que coopere en su país a su idea de que «con sólo querer, con solo querernos formaremos una potencia formidable, donde, realizada la unión de los espíritus, lo demás se nos dará por añadidura». Considera que la metrópoli debe mirarse como centro de cariño y paz por los hijos independientes, pero reprocha el que antes América para los españoles fuera Cuba, y en esos momentos sea la República Argentina, algo que le parece lógico pero «no debe ser». Recuerda las visitas de María Guerrero, de Rafael Altamira o de Eduardo Marquina y cree que el ideal de la confraternidad se logrará cuando en el alma española se infiltre el espíritu peruano.

  • 20 Raza Española, (1921) 31, 27-30.

30En 1921, en su artículo «El centenario de la independencia del Perú», considera a Lima hermana criolla de Sevilla y recuerda a Garcilaso y Santa Rosa, al tiempo que hace un repaso histórico para concluir, de acuerdo con el escritor Chocano: «La Republica se hizo libre pero no extranjera», de manera que «calmados los inevitables resquemores de los primeros tiempos, nada turba nuestra fraternidad»20.

  • 21 Raza Española, (1920) 24, 37.
  • 22 Raza Española, (1925) 79-80, 61.

31Las autoras americanas están presentes en la publicación de diversa manera, unas veces de modo anónimo se hace una semblanza de las que considera Blanca de los Ríos prestigiosas como el caso de la mexicana María Luisa Ross, activista por los derechos de la mujer, maestra en el Conservatorio Nacional, una de las primeras intelectuales, directora de periódicos y corresponsal de guerra21, y lo mismo de Lola Rodriguez de Tió, poeta puertorriqueña22.

  • 23 Raza Española, (1924) 67-68, 52.
  • 24 Gallagher de Parks Mercedes, Raza Española,(1925) 73-74, 80; (1923) 49-50, 33; (1930) 137-138, 55.
  • 25 María Luisa Solano, Raza Española, (1926) 85-86, 35; (1926) 95-96, 77; (1927) 105-106, 86; (1928) 1 (...)
  • 26 Raza Española, (1930) 133-134, 12.

32Colaboradoras desde Perú, además de Angélica Palma, son Amalia Puga de Losada, con «La balada 35»23 y Mercedes Gallagher de Parks con un artículo de crítica literaria, «Reflexiones sobre una comedia de Rojas», el cuento «Los siete pecados de Maese Juan», «El Anonimus de Budapest. Un ejemplo que podría seguirse en España»24. Argentina es María Luisa Solano con «La visión de una Reina», «El nacimiento de América, el mismo año España y la Argentina honran a la Raza en la Exposición de Filadelfia», crónica de actualidad, «Buenos Aires. La gran metrópoli de la América Española. Cómo se transforma y embellece», y el cuento «El torreón del monje»25. También del mismo país, Luisa de García Mansilla, con «Conferencia leída en el Pabellón Argentino de la Exposición Iberoamericana de Sevilla»26, casada con Daniel García M., poeta hispanoamericano de lengua francesa sobre el que escribe en la misma revista Araujo Costa.

  • 27 Raza Española, (1924) 71-72, 47.
  • 28 Raza Española, (1928) 117-118, 73.
  • 29 Raza Española, (1923) 55-56, 57 y (1924) 71-72, 50.

33Blanca de los Ríos rinde homenaje a la chilena Gabriela Mistral y le dedica un número de Raza Española y su artículo «Gabriela Mistral entre nosotros»27, y la premio Nobel colabora con «Corazones franceses. San Vicente de Paul»28, el poema «El himno cotidiano. Piececitos. Mientras baja la nieve», y «Versos»29.

34En las diferentes posturas adoptadas tras el «desastre» y el considerado «problema español», Blanca de los Ríos en su artículo «Hispania Mater» de 1913 refleja a España como madre cariñosa de Hispanoamérica y sigue la idea de Menéndez Pelayo en lo referente a su visión tradicional de la historia como seña de identidad para Hispanoamérica, y la veneración al pasado, frente a la tesis unamuniana de que el pueblo debe recuperar su autenticidad y España abrirse al exterior.

Asociaciones culturales de enlace

  • 30 Kosmos, 4 de mayo de 1904.

35La celebración del cuarto centenario del Descubrimiento de América trató, mediante una serie de actos, de contrarrestar la creciente influencia de Estados Unidos en las excolonias españolas. La Unión Iberoamericana, resultado de fusión de la Unión Hispano-Americana y la Unión Ibero-Americana, jugó un papel importante con un claro matiz regeneracionista. A la sección de señoras de la Unión Ibero Americana, creada en 1905, que trataba de fomentar las relaciones con las antiguas colonias y la intervención de las mujeres, van a pertenecer Concepción Gimeno de Flaquer, que será su primera presidenta, Carmen de Burgos, Blanca de los Ríos y Eva Canel, quien en 1904 afirma: «Lucho por la perpetuación del espíritu español en América, como socia de la Unión Iberoamericana desde 1887 y como viuda de uno de sus fundadores más entusiastas la ayudaré»30.

36Además de los fines económicos y comerciales la Unión se propone intensificar la enseñanza, el intercambio de ideas científicas y modelos educativos, la firma de convenios y de tratados de propiedad literaria. En 1900 la Unión Iberoamericana auspiciaba la convocatoria del Congreso Social y Económico Iberoamericano, considerada la actividad americanista de mayor trascendencia entre 1892 y 1923. En él se empieza a comprender que la lengua es un patrimonio de todos y que la aportación hispanoamericana es fundamental pues es tan suya como de los españoles, se inicia un largo camino que ha culminado recientemente con la publicación del Diccionario Panhispánico (García-Montón 1999: 281-294)

37La sección de señoras de la Unión va a crear el año 1906 el Centro Iberoamericano de Cultura Popular Femenina y Escuela de Madres de Familia, primera Escuela del hogar española gratuita. Una de sus fundadoras fue Matilde García del Real que ya había participado en el Congreso Hispano-Portugués-Americano de 1892 junto a Pardo Bazán y Soledad Acosta de Samper (López 2003).

38Por su parte, Carmen de Burgos en la Revista de la Raza, dirigida por Manuel Ortega, abre el año 1924 una sección «Feminismo internacional» que se convierte en el órgano de difusión de la Liga Internacional de Mujeres Ibéricas e Hispanoamericanas. Era este un proyecto impulsado en 1922 por la mexicana Elena Arizmendi, que le ofreció la presidencia ya en 1923. Se proponía reunir a todas las fuerzas feministas de los países iberoamericanos y se crea una sucursal ya ese mismo año en Puerto Rico para luchar por la concesión del voto a las mujeres, la educación y hacer campañas antialcohólicas. Carmen de Burgos nombró presidenta del comité a Petronila Angélica López en la República Dominicana, y Ángela Acuña lo fue con gran número de socias, en Costa Rica (Barahona 1994: 75-76).

39Carmen de Burgos viaja a México en 1925 invitada por las mujeres de la Liga y pronuncia allí varias conferencias. A su regreso se detiene en La Habana, con la representante de la organización, Adela Peláez de Villaurrutia, y habla en el Teatro Nacional de La Habana y en Matanzas. Hace un nuevo viaje en 1927 hacia Chile por Panamá y Perú, aquí con Angélica Palma de acompañante. Cuando fallece está preparando el Quinto Congreso de la Liga Hispanoamericana y Cruzada de Mujeres Españolas, que se celebrará en mayo de 1933 en Madrid, continuación de los de México, Panamá, Buenos Aires y Bogotá. El comité organizador lo preside María Edilia Valero.

40No puede olvidarse el movimiento de mujeres librepensadoras, especialmente importante en los primeros años del siglo XX, que agrupó a diferentes colectivos en el Primer Congreso Femenino Internacional de 1910, celebrado en Buenos Aires con participantes del Centro de Universitarias Argentinas, Centro Socialista Femenino, Centro Feminista y la Liga de Mujeres Librepensadoras con la figura de la española Belén Sárraga, como delegada del Comité español de Librepensadores (Simón 1991: 635-36). Republicana militante, anticlerical y editora de varios periódicos clausurados en la península por llamar a la independencia de Cuba, Sárraga visita por primera vez América para asistir a este congreso, fundará en varios países americanos centros de mujeres feministas y en Montevideo dirigirá el diario El Liberal (1908-1910). El año 1915 coincide en Puerto Rico con Eva Canel quien reconoce que fue «jaleada y adorada porque era enemiga de la España Negra y amante de conciencia ¡ Qué meretriz me parece la ciencia en manos de esta gente!». Y vuelve a hablar de ella años más tarde, cuando acude en 1924 a La Habana procedente de una larga estancia en México y financiada por el presidente Obregón, según Canel, para hacerle propaganda (Simón 2006: 167-69)

Hispanoamericanas en la prensa y la radio

  • 31 A. Mejías Alonso, «El final del siglo XIX: relaciones culturales entre España y América», Revista G (...)
  • 32 España y América (1892) 27, pp. 290-291, (1892) 37.
  • 33 Dolores Veintimilla, «A Carmen», La Ilustracion Española y Americana, 15 febrero 1887, p. 107, [«Me (...)
  • 34 Álbum artístico y literario del siglo XX, Madrid. Idamor Moreno, 1901.
  • 35 Pérez de Zambrana, La Moda Elegante, «A Ossian», 1866, 326, «A la música», 1866, 368, [«¡ Oh! tu qu (...)
  • 36 María Antonia Reyes Herrera, «La armonía de la Naturaleza», Álbum Ibero Americano, 30 junio 1900, 2 (...)

41Nunca desapareció la colaboración de autoras americanas en la prensa española31. Se podrían agrupar por países las autoras que con trabajos de diferentes géneros y temática publican durante el siglo XIX en las revistas españolas: nombres como el de la puertorriqueña Dolores Rodríguez y Ponce de León (Lola Rodríguez de Tió o La cantora de las Lomas)32; la colombiana Soledad Acosta de Samper, colaboradora de la Union Iberoamericana; ecuatorianas como Dolores Veintimilla33; cubanas como Luisa Pérez de Zambrana que escribió en El Correo de la Moda (1878), el Album ibero-americano (1893), el Álbum artístico y literario del siglo XX, de Carmen de Burgos34 y La Moda Elegante de Cádiz35, María Antonia Reyes Herrera en el Álbum Ibero Americano36, et ál.

42Existen además una serie de asociaciones femeninas ligadas a los movimientos librepensadores con sus órganos de prensa, muy perseguidos por los distintos gobiernos, pero cuyas dirigentes acogerán los trabajos de sus colegas americanas. La más activa es la revista espiritista La Luz del Porvenir, dirigida por Amalia Domingo Soler. Allí colaboran las portorriqueñas Simplicia Amstrong de Amú (1891), Lola Baldini (1909), Lola R. de Tió, etc.

  • 37 El Sol, 24 julio 1925.

43Angélica Palma acompañó a su padre en su viaje a España en 1892 con motivo de la celebración del centenario del descubrimiento de América y regresó de nuevo en 1921 permaneciendo en la península hasta el año 1925. A su vuelta a Lima es nombrada corresponsal del periódico El Sol e inicia su colaboración replicando a la carta de Lugones, partidario del imperialismo norteamericano, y demostrando la persistencia del criollismo no solo en la arquitectura antigua limeña sino también en la moderna, de estilo colonial, como el ministerio de Asuntos Exteriores o el antiguo palacio de los marqueses de Torre-Tagle. El fracaso de las misiones educadoras yanquis llamadas para mejorar la educación era muestra de la persistencia de lo propio37.

  • 38 Nuevo Mundo, 19 septiembre 1930.
  • 39 «Las revoluciones permanentes en el Arte», Mundo Gráfico, 19 septiembre 1933.
  • 40 «El feminismo dentro de un concepto histórico», Luz, 4 mayo 1934.
  • 41 Su novela Engranajes (1931) se premia con un banquete en su honor en el hotel Nacional, convocado e (...)

44No podemos dejar de mencionar el trabajo intenso en España de la limeña Rosa Arciniega, que llega en 1929, con veinte años, y ya en 1930 al visitar el Reformatorio de niñas instalado en la mansión de la emperatriz Eugenia de Montijo se fotografía junto al famoso médico Tolosa Latour38. Va a participar activamente en la vida cultural y pronunciará conferencias en el Ateneo madrileño39, en el Lyceum Club40, etc., al tiempo que escribe novelas de carácter social que son favorablemente reseñadas en los principales diarios41, y colabora de modo asiduo en Ondas y en Nuevo Mundo con artículos muchas veces de actualidad política. Su participación en la revista oficial de la principal emisora de radio, Ondas, le permite leer ante el micrófono un capítulo de su novela recién aparecida, Engranajes, el mes de junio de 1831. Emilio Fornet traza una breve biografía suya que titula «Rosa Arciniega, anarquista, mística, nacida en el Perú», donde ella misma se define así y explica su llegada a España para convalecer de unas fiebres de Malta, después de recorrer Europa. El articulista reconoce que es «interesantísima» y destaca que vive rodeada de extrañas cosas:

  • 42 La Estampa, 17 marzo 1934.

cráneos de indios, minerales, serpientes en alcohol, pipas de Kif… Muy moderna, muy nueva, con algo de faquir indio y de camelia […] está en trance de conquistadora de Europa, disfrazándose para ello con un traje de muchacho en que entran la boina, la corbata, el cuello y las rebeldías audaces del pensamiento actual42.

  • 43 Ondas, 1 abril 1933.

45Lo cierto es que fue, posiblemente, la autora más fotografiada esos años en la prensa española. Pues bien, Rosa Arciniega obtiene en 1933 el segundo premio en el concurso de teatro radiofónico convocado por Unión Radio con El crimen de la calle Oxford43. Esta nueva modalidad dramática ofrecía la dificultad de no poder apoyarse en la escenografía ni en el movimiento de los actores y tan solo otra autora argentina va a radiarse en este espacio en el que colaboran los principales dramaturgos del momento. Se trata de la argentina, entonces poco conocida en España, Luisa Sofovich, ya unida en ese año de 1934 a Ramón Gómez de la Serna.

  • 44 Ondas, 15 septiembre 1934 y 3 octubre 1934, con fotografías.

46Gabriela Mistral durante su estancia en España hablará en dos ocasiones en Unión Radio. La primera junto a Pablo Neruda y la ya citada Rosa Arciniega en el programa dedicado a Chile, y de nuevo interviene el jueves 4 de octubre a las 9 de la noche junto a la misma autora para tratar sobre «Evocación y exaltación de los países hispanoamericanos: Puerto Rico»44.

Visitantes en España

  • 45 Soledad Acosta de Samper, «Los contemporáneos de Cristóbal Colón», El Centenario. Revista ilustrada (...)
  • 46 José María Aguilar Ortiz, «Recuerdos del Conde de las Navas» [carta de Soledad Acosta de Samper al (...)

47Soledad Acosta de Samper participa en el Congreso Hispano-Lusitanos-Americano con la ponencia: «Actitud de las mujeres para ejercer todas las profesiones» y en el congreso celebrado en Huelva con motivo de los actos conmemorativos del IV Centenario del Descubrimiento, como representante de Colombia. En 1893 escribe al Conde de las Navas para darle cuenta de que ha corregido las pruebas de su trabajo para la revista Centenario, monográfica y creada con motivo de aquel acontecimiento45 y le avisa que están en prensa sus Memorias del viaje a España46.

48Cuando la escritora peruana Clorinda Matto de Turner, tras ser excomulgada y quemada su imprenta feminista, tiene que exilarse a la Argentina, emprende su gira europea (Berg 1997: 147-59), llega a Madrid en 1908 y lo primero que hace es dirigirse a la Unión Iberoamericana, donde Pando y Valle la pone en relación con escritoras, periodistas y educadoras y confiesa que le sorprende su número y preparación. Van a acogerla Gimeno de Flaquer, Carmen de Burgos y Sofía Casanova, que le organizan conferencias en la Unión Iberoamericana y en el Ateneo, y ofrecen un banquete en su honor (Matto 1910: 44 y 314).

  • 47 La Época, 31 octubre 1908.

49El título de la conferencia en el Ateneo, el domingo 1 de noviembre de 1908, es: «America del Sur: el Perú» y la prensa señala la novedad de que la pronunció «auxiliándose con el aparato de proyecciones»47.

  • 48 La Época, 6 noviembre 1908. Se anuncia a las 8 ´ 30 de la noche, y las tarjetas se recogen en la li (...)

50A la comida que le ofrecen en el Hotel Inglés, asisten Gimeno de Flaquer, Carmen de Burgos, Sofía Casanova, Carmen Blanco, «Violeta», Carolina Soto y Coro, Blanca de los Ríos, Pilar Contreras y varias damas de la aristocracia48.

  • 49 Gómez, Hamlet, Caras y Caretas, 5 diciembre 1908.

51Caras y Caretas, de Buenos Aires, da noticia de la conferencia que ha pronunciado en el Centro de la Unión Iberoamericana sobre «América: La Republica Argentina», con fotografías y vistas de paisajes y monumentos «que impresionaron mucho a los que no la conocen» y en la que destacó que la enseñanza en Argentina era superior a la europea, incluida Alemania. Se menciona la asistencia del ministro de Instrucción Pública, Rodríguez San Pedro y del Sr. Moret49.

  • 50 Álbum Ibero-Americano, 22 julio 1908.
  • 51 Clorinda Matto de Turner, Viaje de recreo, España, Francia, Inglaterra, Italia, Suiza y Alemania, V (...)

52El Álbum Ibero-Americano reproduce en sus números de noviembre y diciembre ambas conferencias y se nos dice que viajaba junto a la escritora argentina Emma Llanos de la Barra50, cuyo verdadero nombre era Emma Barra de Llanos y firmaba con el seudónimo «César Duayen», estaba viuda entonces de su primer marido y había obtenido un enorme éxito con su primera novela51.

  • 52 La Época, 17 junio 1922.

53Angélica Palma en 1922 es recibida en Madrid por la alta sociedad y el cuerpo diplomático y ejerce como anfitriona Blanca de los Ríos que le ofrece un té en su casa junto a su esposo, el arquitecto Lampérez. Acude Angélica junto a sus dos hermanas y asisten las escritoras «señora de Ballesteros» (Mercedes Gaibrois), señoritas Núñez y Topete y de Perales, el ministro del Uruguay, el conde de las Navas, Araujo Costa y el poeta Manuel Sandoval52.

  • 53 La Correspondencia de España, 27 abril 1923.

54Ya en 1923 pronuncia en el Ateneo la conferencia «Acercamiento intelectual: El ideal étnico debe ser básico en la conciencia hispanoamericana». Señala el desconocimiento por los españoles de la historia americana, que despertaba más interés entre los extranjeros53.

55En abril de 1925 se celebran en el hotel Ritz sus éxitos literarios y la concesión por el rey de la Encomienda de Alfonso XII. Se la reconoce como una de las novelistas más distinguidas del continente americano, «modelo de gracia narrativa y corrección de lenguaje». El acto es «expresión de cordialidad y simpatía mutuas».

56Parece que coincidió en la Residencia de Estudiantes madrileña con Gabriela Mistral, según cuenta Díez Canedo (Sánchez 1988: 197) y debió marcharse poco después porque el mes de julio de 1925 escribe ya su colaboración como corresponsal desde Lima para el diario El Sol. El año 1929 va a regresar, a Sevilla esta vez, y muere en 1935.

  • 54 El Imparcial, 17 diciembre 1924.
  • 55 El Heraldo de Madrid, 16 diciembre 1924.
  • 56 La Voz, 17 diciembre 1924.

57La primera estancia de Gabriela Mistral en Madrid sería breve, de finales de 1924 a febrero del 1925, solo ha publicado entonces un libro, Desolación, a pesar de lo cual el P. E. N. Club le ofrece una cena en el Hotel Savoy el 16 de diciembre de 1924. La mesa presidencial la ocupan junto a ella Concha Espina, María de Maeztu, Francos Rodríguez, Ramón Pérez de Ayala y el ministro de México. Ofrece el homenaje Diez Canedo, habla también Eduardo Marquina y María de Maeztu que realzó su obra pedagógica y el espíritu del apostolado. Asisten Alberto Insúa, Ramiro de Maeztu, Negrín y más de un centenar de personalidades54. A los postres la homenajeada leyó una magnífica oración a España «vibrante de cordialidad y genial en la adivinación, que fue ovacionada repetidamente por los comensales puestos en pie».55 Al parecer nunca permitió Gabriela Mistral que se incluyera en sus obras completas. Alberto Insúa en su artículo «Gabriela Mistral. Una imitadora de Cristo», la compararía con Santa Teresa, por su fundación en Chile de la escuela democrática y cristiana y educadora de indios en México56.

  • 57 A. Caballé, «Gabriela Mistral en Madrid», Anales de Literatura Hispanoamericana, 22 (1993), pp. 231 (...)

58En 1928 regresaría para asistir al Congreso de Mujeres Universitarias en representación de las de Chile y Ecuador. La etapa más larga correspondería a su estancia como cónsul entre 1933 y 1935, de la que no guardó gratos recuerdos57.

Bibliographie

Barahona Riera, M., 1994, Las sufragistas de Costa Rica, Universidad de Costa Rica.

Berg, M. G., 1997, «Clorinda Matto de Turner, periodista y crítica (Perú, 1852-1909)», en B. Ossorio y M. M. Jaramillo (eds.), Las desobedientes: Mujeres de nuestra América, Bogotá, Panamericana Editorial.

Canel, E., 1916, Lo que vi en Cuba (A través de la Isla), Habana, Imp. La Universal.

Eulalia de Borbón, 1949, Cartas a Isabel II. 1893 (Mi viaje a Cuba y Estados Unidos), prólogo de Á. Giménez Ortiz, Barcelona, Editorial Juventud.

García-Monton García Baquero, I., «El Congreso Social y Económico Hispano-Americano de 1900: un instrumento de hispanoamericanismo modernizador», Revista Complutense de Historia de América, 25 (1999), pp. 281-294.

López del Castillo, M. T., 2003, Defensoras de la educación de la mujer. Las primeras inspectoras escolares de Madrid (1861-1926), Madrid, Comunidad de Madrid.

Matto de Turner, C., 1909, Viaje de recreo, España, Francia, Inglaterra, Italia, Suiza y Alemania, Valencia, Editorial Prometeo.

Pardo Bazán, E., 1963, «Cuentos de la Patria», en Obras Completas, Madrid, Aguilar. vol. I, pp. 1515-1533.

— 1899, La España de ayer y de hoy, Madrid, A Avrial.

Romero Tobar, L., 1977, «La novela regeneracionista en la última década del siglo», en Estudios sobre la novela española del siglo XIX, Madrid, CSIC.

Sánchez, L. A., 1988, La vida del siglo, Lima, Fundación Biblioteca Ayacucho.

Serrano de Wilson, E., 1890, América y sus mujeres. Costumbres, tipos, perfiles biográficos de heroínas, de escritoras, de artistas, de filántropas, de patriotas… Est. Tip. Fidel Giró.

Simón Palmer, M, del C., 1991, Escritoras españolas del siglo XIX. Manual biobibliográfico, Madrid, Castalia.

— 2006, «Los intelectuales españoles a través de la correspondencia de Eva Canel y el Conde de las Navas», en A. Cruz Casado (coord.), Bohemios, raros y olvidados. Actas del Congreso internacional celebrado en Lucena del 4 al 7 de noviembre del 2004, Diputación de Córdoba.

Notes

1 El Semanario del Pacífico. Álbum de las Familias. Literatura-Artes-Viajes-Educación-Modas-Teatros-Salones. Directora fundadora Baronesa de Wilson, 1, 1 junio 1877.

2 Emilia Serrano de Wilson, América y sus mujeres. Costumbres, tipos, perfiles biográficos de heroínas, de escritoras, de artistas, de filántropas, de patriotas… Estudios hechos sobre el terreno. Cuadros copiados del natural. Barcelona: Est. Tip. Fidel Giró, 1890.

3 Emilia Serrano, «Tus versos», El Semanario del Pacífico, 21 julio 1877, [«¿ Dónde, cisne cubano,…»].

4 Leonor Saurí, «Constantino Carrasco, el dia de sus funerales», El Semanario del Pacífico, 29 septiembre 1877, [«Naciste con el estro de poeta…»].

5 Clorinda Matto de Turner, «Una lectura sobre literatura española», El Semanario del Pacífico, 19 enero 1878. Ya publicado por la autora en 1867.

6 El album de la mujer Cultura hispano-mexicana, 11 enero 1885.

7 Album Iberoamericano. Ilustración semanal. Artes, ciencias, literatura, modas, salones. Madrid, Est. Tip. de Alfredo Alonso.

8 Concepción Gimeno de Flaquer, «La cubana», Álbum Iberoamericano, 30 noviembre 1895.

9 La Correspondencia de España, 1904 febrero 1910.

10 La Época, 6 junio 1919; Caras y Caretas, Buenos Aires, 30 de abril 1910, 20 mayo 1911, 2 septiembre 1911, con fotografías.

11 Kosmos, Buenos Aires, 1904, Vida Española. Revista semanal ilustrada. Crónicas e informaciones gráficas de España y América. Buenos Aires, 1907. Director J. E. Carril.

12 Eva Canel [carta autógrafa al Conde de las Navas, Santa Clara, 19 agosto de 1915] Real Biblioteca, Madrid.

13 Los Cuentos de la Patria se publicaron inicialmente en la revista Blanco y Negro, entre los años 1896 y 1898.

14 Emilia Pardo Bazán, «La América Latina», El Imparcial, 7 septiembre 1908.

15 Emilia Pardo Bazán, «Congreso Iberoamericano», La Ilustración Artística, 3 de diciembre de 1900.

16 Raza Española, (1919) 1, 7-9.

17 Raza Española, (1919) 52-59, (1921) 35, 35-36.

18 Raza Española, (1920) 15-16, 52-56.

19 Raza Española, (1920) 17-18, 43-45.

20 Raza Española, (1921) 31, 27-30.

21 Raza Española, (1920) 24, 37.

22 Raza Española, (1925) 79-80, 61.

23 Raza Española, (1924) 67-68, 52.

24 Gallagher de Parks Mercedes, Raza Española,(1925) 73-74, 80; (1923) 49-50, 33; (1930) 137-138, 55.

25 María Luisa Solano, Raza Española, (1926) 85-86, 35; (1926) 95-96, 77; (1927) 105-106, 86; (1928) 113-114, 60.

26 Raza Española, (1930) 133-134, 12.

27 Raza Española, (1924) 71-72, 47.

28 Raza Española, (1928) 117-118, 73.

29 Raza Española, (1923) 55-56, 57 y (1924) 71-72, 50.

30 Kosmos, 4 de mayo de 1904.

31 A. Mejías Alonso, «El final del siglo XIX: relaciones culturales entre España y América», Revista General de Información y Documentación, 9, 2 (1999), pp. 197-233.

32 España y América (1892) 27, pp. 290-291, (1892) 37.

33 Dolores Veintimilla, «A Carmen», La Ilustracion Española y Americana, 15 febrero 1887, p. 107, [«Menos bella que tu, Carmela mía»].

34 Álbum artístico y literario del siglo XX, Madrid. Idamor Moreno, 1901.

35 Pérez de Zambrana, La Moda Elegante, «A Ossian», 1866, 326, «A la música», 1866, 368, [«¡ Oh! tu que el mundo conmovido huellas...»].

36 María Antonia Reyes Herrera, «La armonía de la Naturaleza», Álbum Ibero Americano, 30 junio 1900, 284-285.

37 El Sol, 24 julio 1925.

38 Nuevo Mundo, 19 septiembre 1930.

39 «Las revoluciones permanentes en el Arte», Mundo Gráfico, 19 septiembre 1933.

40 «El feminismo dentro de un concepto histórico», Luz, 4 mayo 1934.

41 Su novela Engranajes (1931) se premia con un banquete en su honor en el hotel Nacional, convocado entre otros por Díez-Canedo, Felipe Sassone, Eduardo Marquina, Valentín Andrés Álvarez, etc. (La Libertad, 2 junio 1931). Reseñada por Rafael Marquina, El Imparcial, 24 mayo 1931, E. Ruiz de la Serna, El Heraldo de Madrid, 6 agosto 1931, Nuevo Mundo 3 julio de 1931. Otra novela Monko-Strom, es reseñada por Antonio de Obregón, Luz, 29 julio 1933, y al año siguiente publica Vidas de celuloide en 1934.

42 La Estampa, 17 marzo 1934.

43 Ondas, 1 abril 1933.

44 Ondas, 15 septiembre 1934 y 3 octubre 1934, con fotografías.

45 Soledad Acosta de Samper, «Los contemporáneos de Cristóbal Colón», El Centenario. Revista ilustrada órgano oficial de la Junta Directiva encargada de disponer las solemnidades que han de conmemorar el descubrimiento de América, III (1892), pp. 20-28.

46 José María Aguilar Ortiz, «Recuerdos del Conde de las Navas» [carta de Soledad Acosta de Samper al Conde de las Navas], Isidora, 14, 2010, pp. 197-206.

47 La Época, 31 octubre 1908.

48 La Época, 6 noviembre 1908. Se anuncia a las 8 ´ 30 de la noche, y las tarjetas se recogen en la librería de Fernando Fe por 10 pesetas.

49 Gómez, Hamlet, Caras y Caretas, 5 diciembre 1908.

50 Álbum Ibero-Americano, 22 julio 1908.

51 Clorinda Matto de Turner, Viaje de recreo, España, Francia, Inglaterra, Italia, Suiza y Alemania, Valencia, Editorial Prometeo, 1909.

52 La Época, 17 junio 1922.

53 La Correspondencia de España, 27 abril 1923.

54 El Imparcial, 17 diciembre 1924.

55 El Heraldo de Madrid, 16 diciembre 1924.

56 La Voz, 17 diciembre 1924.

57 A. Caballé, «Gabriela Mistral en Madrid», Anales de Literatura Hispanoamericana, 22 (1993), pp. 231-246.

Auteur

Profesora de investigación en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Es autora y editora, entre otros libros, de Rosario de Acuña. Rienzi el Tribuno. El Padre Juan. Teatro (1991), Escritoras españolas del siglo XIX. Manual bio-bibliográfico (1991), Arenal y Lázaro. La admiración por una mujer de talento (1889-1895) (2002), Escritoras españolas del siglo XX (2006).

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable