Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mujeres y Emancipación de la América Latina y el Caribe en los siglos XIX y XX

 | 
Irina Bajini
, 
Luisa Campuzano
, 
Emilia Perassi

Escribiendo la última estrofa: testimonios de mujeres en la guerra

María del Carmen Barcia Zequeira

Texte intégral

  • 1 Se iniciaron el 10 de octubre de 1868.

1Cuando José Martí, en uno de sus múltiples escritos sobre la independencia continental, se refirió a la situación de Cuba en esos primeros años, en forma poética la definió como la estrofa no escrita de esa epopeya americana. Nuestro acontecimiento mayor, las guerras por la independencia nacional, tardaron en iniciarse medio siglo con respecto a las de la América continental1, pero luego se sostuvieron durante tres décadas, tiempo prolongado para una estrofa cuya escritura costó vidas generosas, haciendas importantes, valores insumisos. Años sin duda difíciles para un pueblo que ya se consideraba cubano y no criollo.

2En ese contexto figuraron —cómo no hacerlo—, las mujeres. Un individuo tan reacio a admitir la justeza de la independencia cubana como Antonio Pirala, escribió al respecto:

Las mujeres son las que han hecho la insurrección en Cuba. Ellas, si no fueron las primeras en sentir los impulsos de la dignidad ultrajada, fueron las primeras en manifestarlo […] Hablaban sin ambages, sin embozo y sin miedo; a nosotros [los españoles] de nuestros desmanes; a los suyos [los cubanos] de sus derechos desconocidos y de sus deberes. Antes de la insurrección se despojaron de sus joyas para cambiarlas por hierro. Después que estalló, como las matronas de Roma y de Esparta, les señalaban el camino a los suyos y les decían: «Allí está vuestro puesto». Y los seguían, compartían con ellos todos los azares de la lucha, todos los rigores de la intemperie. O para dejarlos desembara zados y expeditos volvían a las ciudades, escuálidas, casi desnudas, moribundas, viudas unas, otras con los huérfanos al pecho, secos por el hambre y las enfermedades. Habían visto también con los ojos secos, los cadáveres de sus esposos, de sus hijos […] Y siempre firmes, decididas, haciendo en su interior votos fervientes al cielo por el triunfo de los suyos (Pirala 1895, I: 335).

3En un marco similar se desenvolvió la vida de una mujer sencilla, que trataremos de reseñar. No fue una feminista, ni tuvo concepciones de género transgresoras, sus ideas no traspasaron las de una esposa devota y una madre sacrificada, pero la firmeza de sus concepciones, la entereza con que afrontó la vida, constituyen una muestra de lo que muchas otras, sin dejar rastro, hicieron entonces.

  • 2 Nació en 1835, era hija de José Miguel de Varona y Borrero y de soña Carmen Socarrás y Socarrás, de (...)
  • 3 Finalmente vivió con su padre y su segunda mujer.

4Nuestra guerra grande, la que duró diez años, se desenvolvió esencialmente en la zona oriental de la isla, desde Puerto Príncipe, título de Camagüey en aquellos años, hasta los límites de Cuba, como se denominaba la región santiaguera. En la provincia principeña, lugar privilegiado por sus tradiciones y por familias enlazadas por una endogamia tradicional, vivió Encarnación de Varona y Socarrás. Sus apellidos la vinculan a esa prosapia y aunque su familia no era solvente, si tenía lustre2. Quedó huérfana muy pequeña y por discrepancias familiares, pasó de un pariente a otro, contó con la protección de su abuelo mientras estuvo vivo y luego de sus tías Encarnación, Caridad y Catalina de Varona3.

5De sus primeros años contaría en verso:

Una olimpiada
contaba cuando mi madre murió
y en el mundo me dejó
cuando apenas pronunciaba (González Sedeño 2002: 39).

6Aunque no estuvo en ninguna escuela de fama, recibió cierta educación, una de sus maestras fue Julia de Agüero —novia, según la terminología actual, porque en aquellos años, comenta Encarnación, los pretendientes eran denominados amantes, expresión más cercana a una relación verdaderamente amorosa— (González Sedeño 2002: 39), del reconocido patriota y mártir Joaquín de Agüero, quien fue fusilado por sus acciones revolucionarias en 1851.

  • 4 El libro de González Sedeño reproduce esa biografía, a la cual tuvo acceso por relaciones familiare (...)

7Encarnación tuvo dotes naturales para la décima y el relato. Escribió su autobiografía con el propósito de contar, con calificativos que pudieran parecernos muy modernos, lo que denominó su vida «pública y secreta».4 Muchos avatares de ese quehacer fueron contados en poemas.

  • 5 Ofició en su boda el Arzobispo José María Claret, que por las visitas del obispado, se encontraba e (...)

8Se casó con Francisco Escobar el 18 de octubre de 18535, cuando contaba 18 años, momento que relata, años más tarde, también en versos:

[…]
Mas, yo tomé por esposo
al que adora el alma mía.
¡Oh! Cómo podré explicar
mi grande satisfacción
cuando unidos al corazón
di mi mano ante el altar
para poder estrechar
aquel ser idolatrado
que mi cariño ha pagado
con su constancia infinita
y los pesares me evita
con su sincero cuidado.
[…]
Me gozan mis hijos tiernos
y en mi vida venturosa
me considero dichosa
pidiéndole solo al Cielo
de madre me haga modelo
y ejemplo de buena esposa
(González Sedeño 2002: 91-92).

  • 6 Nació el 5 de agosto de 1857 y falleció el 1 de enero de 1859.

9Entre 1854 y 1879 Encarnación y Francisco tuvieron trece hijos, de los cuales solo una, Meolia, murió en la infancia con menos de dos años6. Tres: Bernardo, Meolia de la Caridad y Alcibíades, nacieron durante la Guerra Grande. Esta mujer, simple, sencilla, de su tiempo, sin mayores reclamos que los de ser una madre modelo y una buena esposa, tuvo que afrontar los avatares de la guerra con los once hijos que tenía en esos años, los tres últimos solo alcanzaban, al terminar la contienda, edades entre los 9 y 6 años, pues habían nacido en 1868, 1869 y 1872, respectivamente.

10El 4 de noviembre la guerra estalló en Puerto Príncipe, pero la situación aún no era precaria para ese territorio, pues las fuerzas españoles se concentraban en la región oriental.

  • 7 Amalia Simoni e Ignacio Agramonte vivieron primero en La Matilde y luego en otra finca más intrinca (...)
  • 8 Martí se refiere a la casa de Loreto Castillo Duque de Estrada en San José de Guaicanamar, la cual (...)

11La estrategia de las familias camagüeyanas que simpatizaban con la independencia fue similar. Generalmente se atribuyen conductas de este tipo a familias muy destacadas, como la de Amalia Simoni, casada con Ignacio Agramonte, pero esa saga estuvo bastante generalizada. Muchas mujeres y hombres unidos por lazos de parentesco abandonaban sus casas en la ciudad y marchaban al campo, a sus residencias campestres si las tenían, como fue el caso de la familia Simoni7, o a la de sus familiares, como ocurrió con Encarnación y Francisco, quienes llegaron a albergar en su finca, entre familiares y allegados, a 28 personas. Muchos otros siguieron iguales conductas (Martí 1975, II: 233-234)8.

  • 9 Túneles donde viven las bibijaguas.
  • 10 En Cuba se conoce como bibijaguas unas hormigas de gran tamaño y muy laboriosas, que arrasan con la (...)

12Cuando la persecución se hizo más aguda, construyeron habitaciones en lugares más intrincados. La casa de los Escobar-Varona fue bautizada, simbólicamente, como «El Amparo», (González Sedeño 2002: 123), y finalmente construyeron ranchos rústicos en las montañas. Francisco levantó el de su familia sobre un bibijagüero9 para facilitar el drenaje de las aguas10. Estas chozas se comunicaban por estrechas veredas que sólo conocían sus vecinos.

13La guerra les impuso pronto su costo y en los primeros traslados, motivados por las persecuciones de que eran objeto, murió un pequeño sobrino de Encarnación y enloqueció su hermana Isabel, cuya casa había sido incendiada por los guerrilleros españoles.

14La décima o espinela, composición poética muy cultivada en la isla, fue, en estos tiempos aciagos, la forma en que esta mujer logró plasmar sus sentimientos:

  • 11 Así eran llamados los perros salvajes que habitaban en las zonas montañosas.

[…]
En vez del grato sonido
del títere sabanero
oigo cantar al arriero
y al guacaico confundido.
También oigo el alarido
del jíbaro11 en la montaña
que hace ver de mi cabaña
la distante vecindad
por huirle a la impiedad
de los jefes de la España.
[…]
Mas mi pensamiento a poco
como se halla desvariado
vuelve a caer angustiado
con el peso del presente,
sin que me sea indiferente
la dicha de que he gozado.
(González Sedeño 2002: 124-125).

15Muy cerca de El Amparo se estableció la imprenta La Libertad, donde se editaba El cubano libre. Su protección fue encargada a Francisco, quien casi paralelamente tuvo que destruir la casa familiar en Jesús María, «lo que fue un gran pesar para nosotros», relata Encarnación.

De la montaña he salido
llena de melancolía
por ver a Jesús María
ese lugar tan querido.
Lugar donde he recibido
los cariños conyugales
y los besos maternales
a mi prole he dedicado
lo que me ha recompensado
para alivio de mis males.
(González Sedeño 2002: 129-130).

 

¡Cuántas cosas vieron mis ojos en aquella horrorosa época! […] Mis hijos eran chiquitos […] Llevábamos todos con resignación aquella vida ambulante y desprovistos de toda clase de comodidades; pero aunque demasiada ordinaria la comida, la había en abundancia (González Sedeño 2002: 129).

16Claro que para buscarla había que correr riesgos, y los hijos mayores, con apenas 14 y 16 años, eran los encargados de hacerlo y «se veían expuestos a cada rato a ser cogidos por el enemigo» (González Sedeño 2002: 129).

1871 fue un año terrible para el Camagüey y Encarnación lo atestigua: ya no estábamos seguros en ninguna parte […] Vi casos horribles. Hombres moribundos abandonados por sus compañeros, madres que daban a sus hijos, para aplacar la sed, hasta sus mismos orines. Hubo madre que vio a su hija morir en sus brazos sin poder hallar una gota de agua con que refrescarle los labios. Innumerables que daban a luz a sus hijos bajo un árbol o en medio de un pantano […] (González Sedeño 2002: 131).

17Y el dolor de las mujeres, ocupa entonces su quehacer poético, ahora en cuartetas:

[…]
Hoy ya todo ha perecido
y respira destrucción
sin que exista un corazón
que no se encuentre abatido.
[…]
La juventud femenina
que adornaba los salones
hoy se encuentra en ocasiones
en una humilde cocina.

 

A la joven inocente
la verás entristecida
pensando en la despedida
que le dio su dueño ausente.

 

Aquí postrada de hinojos
verás la joven esposa
que no puede congojosa
con el raudal de sus ojos
[…]
Aquí una viuda afligida
de sus hijos rodeada
que pide desesperada
a Dios le quite la vida.
[…]
Oirás un triste gemido
en un húmedo lugar
que exhala una madre al dar
a luz un recién nacido.
[…]
Pero es tal el patriotismo
de tus hijos, Cuba hermosa,
que aunque triste y angustiosa
te aventaja tu heroísmo.
(González Sedeño 2002: 131-134).

18En el rancho del bibijagüero los sorprendieron los disparos el 29 de junio, cuando la tropa española dio fuego a El Amparo (González Sedeño 2002: 139). Supo después que su hermana Francisca había fallecido ese mismo día. Se iniciaban las presentaciones de las mujeres y niños, ante las tropas españolas, no obstante Encarnación reseña, tal vez porque esperaba una conducta más agresiva, que

nos acogieron con bondad, brindándonos sus pocos teneres, nosotros nos redujimos a pasar los dos o tres primeros días bajo un árbol que nos marcaron como punto designado para ser nuestra habitación (González Sedeño 2002: 143).

19También relata, sin prejuicios patrioteros, su vida en el campamento español. Allí les permitieron recoger los productos que habían dejado en sus hogares para que no murieran de hambre:

cargamos dos bestias de viandas y frutos de la estación, y nuestra llegada fue aplaudida. En menos de dos horas ya todo lo habíamos vendido. […] seguimos ese método de vida por algún tiempo […] En esto llegó el general Valmaseda el que nos repartió ropa a todos los presentados. Yo […] le pedí audiencia […] la que me la concedió. (González Sedeño 2002: 151-152)

20Encarnación pedía por todas las mujeres que necesitaban alimentar a sus hijos y se les autorizó, a cada familia, matar una res y compartirla entre todas.

  • 12 La limosna consistía en un pan por persona, un poco de arroz crudo, unos granos de café, un poco de (...)

21Finalmente les permitieron regresar a Puerto Príncipe, allí dio a luz en 1872 a su hijo Alcibíades «en medio de la mayor miseria» (González Sedeño 2002: 152). Francisco se hizo cargo de una finquita, pero después ella, cuando todos enfermaron, tuvo que pedir la limosna que se daba a los insurrectos y que salía del dinero que se les había embargado12. Entonces fue auxiliada por otra mujer, Isabel Rodríguez y Agüero, hermana de insurrectos, quien separada de su marido mantenía, con la costura, a su pequeña hija. Así vivía y colaboraba además, clandestinamente, con los patriotas.

22En Puerto Príncipe Encarnación, siempre preocupada por la enseñanza, comenzó, en medio de su miseria, a dar clases gratuitas. Pronto el cura de la parroquia, viendo su actitud, decidió ayudarla con alimentos. Nuevos sucesos ocurrieron: su hermana Luisa, demente por tantos sufrimientos llegó a su casa; y su amiga Isabel decidió marchar al campo insurrecto, donde parió a su segunda hija y se quedó hasta concluir la guerra.

23El fin de la guerra se aproximaba y la situación continuaba siendo tétrica para Camagüey y también para Encarnación y su familia:

Fue enero, si no me engaño
del año setenta y siete
la fecha que compromete
con su recuerdo mis años.
Sufrí cueles desengaños,
tuve grandes sufrimientos,
pasé terribles momentos,
pues el cubano ofuscado
a mis hijos ha apresado
y ha atacado el campamento
(González Sedeño 2002: 162).

24Se refería, indirectamente, al segundo de sus hijos Panchito, nacido en 1855, que murió combatiendo a los españoles, dos meses después, con solo 22 años.

  • 13 Este término aún se usa en la actualidad, recientemente se usa también el derivado guanikiki.

25Se pactaba el luego reconocido Convenio del Zanjón, cuando Encarnación, su marido y sus hijos, regresaron a Jesús María, allí nació, el 29 de mayo de 1879, su última hija, Blanca. Tenía entonces 44 años, edad que en nuestra época parece poca, pero había vivido demasiadas cosas. Poco a poco la familia reordenó su vida y comenzaron a producir guano, una especie de palma que sirve para techar viviendas y ranchos de producción diversa. Tener guano, decía Encarnación, «es tener dinero», y no en balde, apuntamos, ambos términos tienen un mismo significado en Cuba13.

26En 1882 la familia había recuperado su tradicional modo de vida, pero los recuerdos no la abandonaban

Cuando vine a este lugar
la tristeza me agobió
[…]
Un hijo menos traía
que un traidor me lo mató
de mis brazos lo arrancó
de un mal juez la tiranía
[…]
Vino a fijar mi atención
Mi casa toda arruinada.
González Sedeño 2002: 171).

27Pero como han pasado cuatro años, y la situación económica del país y de su familia han mejorado, añade:

Ya tenemos una casa
que es de bastante extensión
muchas frutas de sazón
y nuestras aves no escasas.

 

Ya hay un grande platanal
mucho arroz, mucho maíz
otras viandas del país
y va volviendo el frutal
(González Sedeño 2002: 172).

28A pesar de todos los avatares, Encarnación continuó versificando hasta el final de sus días, dedicó cantares a su marido y sus hijas, las ayudó a vivir, a parir, y a subsistir ante todos los percances. Siguió trabajando incansablemente a favor de su familia, se sobrepuso a la muerte de uno de sus nietos, alentando y sosteniendo siempre a todos los que la rodeaban.

29Pero la guerra y sus miserias no pasaron en balde y habían minado su organismo y su salud, contrajo tuberculosis y falleció el 7 febrero de 1888, rodeada de de su marido y de sus hijos. Su última frase fue tan certera como su vida: «Ahora puedo decir ¡viva la libertad». (González Sedeño 2002: 204).

30Escribió sus memorias, hasta el 30 de noviembre de 1887, cuando solo le quedaban dos meses de vida. Estas fueron conservadas por sus descendientes y nos han permitido conocer las reflexiones de una mujer que vivió los diez años de la Guerra Grande, sencilla y simplemente, con la más heroica de las conductas que es la cotidiana, salvaguardando a su familia y trabajando por su patria.

Bibliographie

González Sedeño, M., 2002, La vida pública y secreta de Encarnación de Varona. La Habana, Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana Juan Marinello.

Martí, J., 1975, «Prólogo a los poetas de la Guerra», en Obras Completas, La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, tomo 5.

Méndez Martínez, R. y A. M. Pérez Pino, 2009, Amalia Simoni, una vida oculta, La Habana, Editorial de Ciencias Sociales.

Pirala, A., 1895, Anales de la Guerra de Cuba, Madrid, Editorial Felipe González Rojas, tomo I.

Notes

1 Se iniciaron el 10 de octubre de 1868.

2 Nació en 1835, era hija de José Miguel de Varona y Borrero y de soña Carmen Socarrás y Socarrás, de la cual recibió una pequeña herencia. Su tía paterna, Encarnación de Varona, casada con otro ciudadano de ilustre apellido, D. Juan Arteaga, quien era uno de los hombres más ricos de Puerto Príncipe, la acogió en su primera orfandad. Otra de sus tías estaba casada con Mariano de Agüero, perteneciente a una familia vinculada a las luchas anticolonialistas desde los años cincuenta. Al estallar la guerra de los Diez Años tenía 33 años, estaba casada y había parido hijos (González Sedeño 2002: 15-33).

3 Finalmente vivió con su padre y su segunda mujer.

4 El libro de González Sedeño reproduce esa biografía, a la cual tuvo acceso por relaciones familiares.

5 Ofició en su boda el Arzobispo José María Claret, que por las visitas del obispado, se encontraba en Puerto Príncipe en esos momentos.

6 Nació el 5 de agosto de 1857 y falleció el 1 de enero de 1859.

7 Amalia Simoni e Ignacio Agramonte vivieron primero en La Matilde y luego en otra finca más intrincada, El Idilio.

8 Martí se refiere a la casa de Loreto Castillo Duque de Estrada en San José de Guaicanamar, la cual fue lugar de residencia de muchos patriotas.

9 Túneles donde viven las bibijaguas.

10 En Cuba se conoce como bibijaguas unas hormigas de gran tamaño y muy laboriosas, que arrasan con las hojas de diferentes plantas, las llevan a sus hormigueros y cultivan en su interior una especie de hongo que la colonia usa como alimento. Para hacerlo cortan las hojas de todas las plantas y las acarrean a sus túneles, donde las usan como compost para fertilizar los cultivos de hongos. Los bibijagüeros son largos y complejos túneles que facilitan el drenaje de las aguas.

11 Así eran llamados los perros salvajes que habitaban en las zonas montañosas.

12 La limosna consistía en un pan por persona, un poco de arroz crudo, unos granos de café, un poco de azúcar mascabado y además carne o un pedazo de tocino, que ella debía ir a buscar.

13 Este término aún se usa en la actualidad, recientemente se usa también el derivado guanikiki.

Auteur

Profesora de investigación en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Es autora y editora, entre otros libros, de Rosario de Acuña. Rienzi el Tribuno. El Padre Juan. Teatro (1991), Escritoras españolas del siglo XIX. Manual bio-bibliográfico (1991), Arenal y Lázaro. La admiración por una mujer de talento (1889-1895) (2002), Escritoras españolas del siglo XX (2006).

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable