Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mujeres y Emancipación de la América Latina y el Caribe en los siglos XIX y XX

 | 
Irina Bajini
, 
Luisa Campuzano
, 
Emilia Perassi

«Nosotras» contra el olvido o la última conquista

Rosa Maria Grillo

Texte intégral

1El camino hacia la independencia, la igualdad y la visibilidad social de la mujer hispanoamericana es largo e imprevisible y, si bien ciertamente no se ha cumplido ni siquiera en el tan demócrata e igualitario Occidente, en todo el mundo ha conocido etapas significativas que, aunque diversificadas en el tiempo y en el espacio, se vuelven arquetípicas y de alguna forma universales, o universalmente reconocidas: la primera mujer diplomada o licenciada, la primera mujer en el espacio, la primera mujer premio Nobel, la primera mujer soldado, ministro, presidente de gobierno o de república… La primera mujer que ha abandonado el «visillo» de Martín Gaite o el «cuarto propio» de Virginia Woolf, después de haberlos conquistado, y ha salido a la calle a reclamar sus derechos, como mujer y como ciudadana… Como la primera mujer kamikaze en 2003, que ahora ya es un número consistente, en Afganistán, Chechenia, Palestina…

2En el mundo hispánico, tan machista y tan apartado, la Guerra Civil española significó un avance notable hacia la independencia e igualdad de la mujer: Federica Montseny primera mujer, y anarquista, que llegó a ministra, Victoria Kent primera directora general de prisiones, Dolores Ibarrurri, la Pasionaria, en la Dirección del PCE… y si esto no fuera suficiente, estas mujeres han contado sus historias, sus victorias y sus derrotas, su épico camino de conquista que, si bien truncado por un fracaso y por el exilio — con tantas compañeras de lucha y de generación: María Zambrano, María Teresa León, Concha Méndez y un largo etcétera — no se ha desperdiciado y ha sido recogido precisamente en América Latina, donde estas mujeres han seguido luchando durante largos años de exilio.

3También el testimonio de esta epopeya, que ha permitido hablar de boom de la escritura autobiográfica femenina, lo han recogido las centenares de mujeres que en el Cono Sur han participado activamente en la lucha y luego en la resistencia al poder dictatorial de los años 70 y cuyas historias de vida — historia oral, escritura terapéutica, testimonio, entrevista, autobiografía, poesía y narrativa — se están empezando a conocer solo ahora, años después de los correspondientes textos de varones, quizás porque, como último diafragma de disparidad, han tenido que superar el pudor y la dificultad de hablar de «ciertas» torturas, «ciertas» experiencias estrictamente femeninas — estupros, embarazos, abortos, partos…— que generalmente «acompañaban» a las torturas tradicionales no adscrivibles a un género. Diferencias, estas, por supuesto «naturales» pero profundamente cargadas de valores culturales.

4Hay una primera etapa de memorias masculinas, la representada por ejemplo por

los tres tomos de Memorias del calabozo de Eleuterio Fernández Huidobro y Mauricio Rosencof [que] resumen por su encuadre moral, por quiénes son sus autores, por su enorme éxito, algunas características centrales del primer momento del flujo de testimonios. Fernández Huidobro y Rosencof son figuras políticas relevantes desde la salida de la dictadura. Pertenecieron al MLN Tupamaros, fueron presos políticos y rehenes de la dictadura. En la introducción los autores dan una pequeña explicación ‘ histórica’de lo sucedido en la sociedad uruguaya que ubica el libro en una lucha interpretativa por establecer el causante político del desastre y dejan constancia del pacto realizado de dar testimonio en el caso de sobrevivir «para que el sacrificio no fuera en vano» […] Los testimonios no hablaron de quiebres, contaron la historia de la heroica resistencia (Blixen).

  • 1 Entre los títulos del mismo tenor, publicados con anterioridad, encontramos Mujer alzada (1989) de (...)
  • 2 La especificidad de Memorias para armar consiste en que es el producto no de un encuentro ocasional (...)

5En la segunda oleada de testimonios y memorias prevalecería, en cambio, la reflexión crítica; se nota «un aire de libertad, autoconciencia y búsqueda de verdad renovadoras», y en este segundo canal se inserta sin duda el testimonio femenino, postergado, elaborado, ya sin rasgo de héroes y heroínas, o de portaestandarte ideológico. La mayor novedad es sin duda la labor colectiva que está detrás de la publicación de los testimonios femeninos: «plantear la memoria como una tarea colectiva y de género que desplaza, aunque no ignora, lo político partidario» (Blixen). Al «nosotros» ideológico sustituye un «nosotras» de género. De estas experiencias nacen no solo volúmenes colectivos (Los ovillos de la memoria y los tres tomos de Memoria para armar en Uruguay, Nosotras. Presas políticas en Argentina)1, sino también testimonios individuales, como Oblivion de Edda Fabbri, joven uruguaya detenida y torturada que había participado de la experiencia colectiva de Memorias para armar2 lo que le dió fuerza para liberarse del «peso de las heridas que llevamos en silencio» (Fabbri 2007: 50).

  • 3 También es verdad que la comunicación de estas vivencias es traumática para ambos polos de la comun (...)

6Si después de Auschwitz es difícil para cualquiera hablar de lo vivido3, aún más lo será para la mujer, sujeto débil y objeto por antonomasia, en este caso pasada abruptamente desde el interior de la casa y del ámbito familiar a la violencia y a la «sobrexposición» y el «colectivismo» de la vida clandestina, del exilio, de la cárcel y de la tortura… emancipándose de una condición de doble subordinación ya que a la revolución social — étnica, de clase, etc. — se adjunta la de género…

7Aunque reconozca el gran atraso en que aún se encontraba la mujer argentina en los años 50, también Pilar Calveiro, militante argentina que sobrevivió a los centros clandestinos de detención e historiadora de ese periodo con títulos tan importantes como Poder y desaparición. Los campos de concentración en Argentina (1998) y Política y/o Violencia: Una aproximación a la guerrilla de los años 70 (2005), reconoce el gran salto que significó la incorporación de la mujer a

una militancia no solo política sino armada […] el involucramiento político y militar de una cantidad importante de mujeres, de manera paritaria con los hombres […] Esto nos convertía en parte de un proyecto, de una apuesta política muy alta: la realización de la Revolución (así, con mayúsculas), que esperábamos que cambiaría a la sociedad y al mundo (Calveiro 2006: 59).

8En lo específico, sobre el tema de la igualdad afirma:

creo que logramos establecer relaciones de pareja más equitativas, pudimos disfrutar más abiertamente de nuestros cuerpos y nuestra sexualidad, transformamos los roles tradicionales de la paternidad y la maternidad con una mayor participación de las mujeres en la provisión de sustento y de los hombres en el cuidado de los hijos […] Mujeres y hombres ampliamos nuestros roles asumiendo parte de lo socialmente atribuido al otro género pero creo que nosotras hicimos una transformación mucho más profunda que ellos. En general, salimos de nuestro rol tradicional de madres para adentrarnos en el lugar de ‘ compañeras’de trabajo, de reflexión, de militancia, con las responsabilidades y riesgos que ello supuso (Calveiro 2006: 59-60).

  • 4 El informe Nunca más, publicado por Serpaj en 1989, indica un porcentaje igual de violaciones para (...)

9Pero esto no significó una «masculinización» de la mujer: «No creo que en las relaciones de pareja, en la sexualidad, en la maternidad, en el vínculo con otras mujeres, haya habido una fuga de lo femenino sino el intento de resignificarlo» (Calveiro 2006: 64). También la escritora chilena Diamela Eltit reconoce que el proceso revolucionario ha sido el escenario «donde el cuerpo de las mujeres quebraba su prolongado estatuto cultural de inferioridad física, para hacerse idéntico al de los hombres, en nombre de la construcción de un porvenir colectivo igualitario» (Sapriza 2005: 273). Si es cierto, afirma Pilar Calveiro, que en el plan militar el cuerpo femenino sufrió cierta «insuficiencia» («Creo que la primera vez en mi vida que me sentí en desventaja por mi cuerpo — no prófuga sino presa de él —, fue haciendo instrucción militar», Calveiro 2006: 63), en la cárcel recobró rápidamente el derecho a la igualdad, aun desmintiendo la opinión común de que el cuerpo femenino fuera más frecuentemente objeto de violación4:

La tortura fue sistemática para todos, empleando más o menos las mismas técnicas. Donde se violaba, se violaba o se abusaba sexualmente de unos y otras indistintamente, aunque presumo que la violación aparece con más frecuencia en los testimonios femeninos porque resultaba más ‘ vergonzosa’para los hombres (Calveiro 2006: 65).

  • 5 Más reciente es la presencia de mujeres torturadoras —¿otra «conquista» de igualdad? — no documenta (...)

10Si es cierto que el torturador fue siempre varón5 y que en la tortura afirmaba indirectamente su masculinidad pudiendo penetrar al cuerpo ajeno con la picana como con su falo, el cuerpo masculino que sufría esas torturas se «feminizaba» y su relato traía una doble carga de dolor y de vergüenza: esto explica por qué el recuerdo o la descripción de violencias sexuales es más frecuente en mujeres que en hombres. Mirta Macedo, uruguaya, da descripciones puntuales del ritual de las violencias sufridas, como un «programa» establecido y público:

Nos encontrábamos desnudas con los brazos en alto y las piernas abiertas […] La guardia que nos custodiaba mostraba ese día un estado especial, se habían sacado sus camisas olorosas, transpirados, con sus penes erectos, pasaban por las filas manoseándonos permanentemente […] con sus sucias manos tocaban nuestros senos, cuello, genitales… Alguien gritaba, yo no podía hacerlo (Macedo 1999: 55 y 46).

11Para contarlo, es necesario un largo proceso de análisis y de reconstrucción del «yo» posible gracias a la labor colectiva de la que hemos hablado:

En Ovillos de la memoria aparece explícito algo casi no nombrado hasta el momento: el abuso sexual en palabra y acto. Con recato, en algunos momentos, las mujeres nombran la violación. Es tan difícil hacerlo que una de las mujeres usa la tercera persona para referirse a sí misma (Blixen).

12Como veremos, este artificio — desdoblamiento y alejamiento — será adoptado también en la escritura creativa, que sigue fielmente las pautas «naturales» de la escritura testimonial y autobiográfica. Pero, en estas experiencias extremas, es posible también la postura opuesta, una total identificación del yo que habla con el yo que sufrió la tortura, como nos explica, en una entrevista de Graciela Sapriza, la doctora Gisela Perrin que había hablado con una detenida médico que le había contado

no solo de mujer a mujer, sino de médico a médico […] lo que le había pasado desde el inicio y empezó a sudar, a temblar, y la mesa comenzó a moverse y yo podía sentir su terror […] Ella re-vivía la tortura a medida que la iba contando. La revivía con todas las reacciones físicas, el sudor, el temblor, el miedo, las pupilas dilatadas. Al fin de la conversación me dijo: «fue muy importante para mí, ahora es como si yo estuviera liberada, lo compartí contigo, me escuchaste, te quedaste tranquila y ahora es como si estuviera localizado, arreglado en un punto». Era eso, dar la posibilidad de compartir el horror porque lo compartido es menos grave. Permite ordenar el horror caótico o el caos horrible (Sapriza 2005: 280-281).

  • 6 De feminicidio se han ocupado Jane Caputi y Diana E. H. Russell, citadas por Rita Laura Segato: «El (...)

13Podemos aún añadir algo a propósito de cuerpos y torturas: en las sociedades patriarcales el cuerpo de la mujer es, como el territorio, objeto de conquista y de ocupación, y por lo tanto la infracción femenina al orden es doblemente culpable y peligrosa porque pone en tela de juicio la superioridad del poder establecido y la superioridad masculina, que en las sociedades patriarcales tienden a identificarse. Esto «justifica» los estupros y las violencias, a menudo verdaderos feminicidios6, de cualquier guerra de conquista: su relato y sus denuncias van a engrosar la llamada «literatura del cuerpo».

  • 7 Todo empezó el 30 de abril de 1977 durante la dictadura de Jorge Rafael Videla: madres de jóvenes d (...)

14Otra experiencia totalmente femenina que quiero recordar es la de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo7, experiencia que en los años oscuros de la dictadura obtuvo una visibilidad —en un limen que unía lo privado a lo público — que ninguna experiencia o actividad masculina obtuvo en aquellos años: ya hay cierto número de informes, memorias, denuncias producidas por las integrantes de estos grupos, que no vamos a analizar porque se refieren principalmente a la búsqueda de parientes desaparecidos y no a sus propias experiencias, que es lo que nos interesa aquí.

  • 8 Quedando al margen del controvertido asunto de las presuntas diferencias de las escrituras autobiog (...)

15Cuando la mujer decide contar sus propias experiencias, más allá de los testimonios colectivos de los que hemos hablado, tiene que enfrentarse a otro «coto vedado», el de la escritura autobiográfica — autobiografías, diarios, memorias, testimonios —, nacida en la Edad Moderna para que el «hombre nuevo» —blanco, occidental, burgués —, pudiese contar sus propias hazañas, su currículum vítae, sus conquistas, su escalada al vértice de la riqueza, del poder, de la visibilidad, suplantando a las biografías y novelas de «hombres ilustres» que se venían contando desde la antigüedad... Género masculino por excelencia, la escritura del «yo» se diversificó en muchos subgéneros, según prevaleciera la vida pública, el cursus honorum, las aventuras de viaje o de conquistas amorosas, la Historia común o la historia individual, y según la relación tiempo de lo vivido/tiempo de la escritura, forma fragmentaria del hoy o retrospectiva unificante, etc. A la mujer, que solo entre muchas dificultades tenía acceso a la alfabetización, estaba reservado el estricto ámbito de «lo íntimo»: el diario y la carta. Y cuando se asomó a la vida pública y quiso contarla, primero tuvo que adueñarse de estos géneros «masculinos», moldeándolos según sus propias exigencias o adaptando a ellos su vida: en el caso de la Guerra civil española de la que hablábamos antes, son ejemplares los casos de Dolores Ibarruri (mujer viril, que escribió Mi único camino, su autobiografía como una biografía del Partido Comunista, su trayecto desde la pobreza de las minas del norte hasta la cúpula del poder político como el crecimiento del partido en las décadas del 20 y 30); de María Teresa León, que supo escindir su vida pública (contada en La Historia tiene la palabra) de su vida íntima (contada en Memorias de la melancolía), incluso utilizando alternativamente primera y tercera persona para subrayar la mayor o menor identificación con lo que está contando; de María Casares, que en Residente privilegiada cuenta desordenadamente, dejando fluir libremente el flujo de conciencia, ya sin la posibilidad de ordenar el tejido de su vida de antes y después del exilio. Y también podemos recordar el caso de Victoria Kent, otra mujer «fuerte», que cuenta, objetivándolos en un personaje masculino, sus Cuatro años en París.8

16En el caso que nos ocupa – el testimonio de una conquistada igualdad en la guerrilla, clandestinidad y «resistencia» y de la lucha contra el olvido de las mujeres rioplatenses– podemos apreciar las mismas dificultades en la búsqueda de la «forma para contarlo» y una gran variedad de soluciones y enfoques — que testimonian precisamente la dificultad de la búsqueda, de esta última «conquista» paritaria — constituyendo un contínuum desde el testimonio directo — entrevista, respuesta a un explícito pedido, declaraciones públicas — a la sublimación del horror en registros poéticos y ficcionales, pasando por infinitos matices entre lo referencial y lo ficticio, la crónica y la visión retrospectiva, la denuncia y el perdón, la memoria voluntaria e involuntaria, el recuerdo y el olvido. No conocemos diarios escritos por mujeres en el periodo de la lucha mientras que los hay de hombres guerrilleros; según Irina Bajini las mujeres,

encontrándose desplazadas en una situación de emergencia tan fuertemente ajena a la normal condición doméstica, gastan todas sus energías en el esfuerzo de acoplarse a la nueva situación de peligro no solo aprendiendo el menester de las armas, sino emprendiendo una transformación psicofísica de su persona: en un tipo de militancia vivida con espíritu de sacrificio en una aspiración de con-fusión colectiva, no cabe espacio para una reflexión íntima, ni siquiera a través de un diario de campaña (Bajini 2010: 259).

17Pero, terminada la batalla, elabora (n) do el duelo, pasada la primera oleada de testimonios/memorias masculinas, la mujer ha tomado la pluma y ha provocado, como en el caso de la escritura autobiográfica femenina del exilio español, un boom de memorias y narraciones en femenino.

18Dejaré fuera de mi análisis, por lo menos en esta ocasión, la experiencia vital del exilio con su carga de fragmentación, nostalgia, pérdida de contexto etc., y que deriva inmediatamente hacia los topoi de la búsqueda identitaria, típica de las regiones de «pueblos trasplantados», permitiendo, por ejemplo, que el exilio en Europa se configure también como un «volver», un regreso a las raíces familiares y culturales (Cristina Peri Rossi, Luisa Futoransky, Tununa Mercado, Alicia Dujovne Ortiz).

19Igualmente dejaré de lado casos en los que un tema tan íntimo y «nuevo» no contiene ninguna referencia autobiográfica aunque sea una «historia de vida» auténtica: es el caso de Patricia Sagastizábal que en la novela Un secreto para Julia (2000) reinterpreta la historia de una mujer real, Mercedes, y de su hija Julia, conocidas en Londres, dos mujeres «sin voz» y con miedo que a través de su escritura y recreación ficcional cuentan sus historias y dan su contribución a la ‘ resistencia’, a la lucha contra el olvido. Esta novela parece concentrar muchos de los temas que vamos a analizar: cárceles, violencia y destierro; derecho al olvido de la protagonista y derecho al conocimiento de la segunda generación; encuentro casuuenta,An)cia y deaños

  • nico, tan machista y tan apartado, la Guer0lar de boom mn fementa,An)civo iguate de de varon h6"s, co del uidobro> cursus hoidad, has indsforl caso de Pato escritura, ya amboc’paraorl caso de Pato a href="ciantra en La HistorAituuetosa pontados», ros; sepó a plos homografíado quncuentro casuxperstupirante lala re—en u Luisaaras " id=ms enera y terunas compañe enirigoi aparece explícito algo casi no nAyombres iluflexía rosymplo, quvarh de losrunas ros; seEuroposymplo, io picó e la pas mrcell superiori ponoc pudiese coun l>, s tien.
  • nico, tan machista y tan apartado, la Guer de recoBuscaría — que testimoniar, er, c"textlo tanto la esc a o,iograf; derecho al ation">eferencia tica; se nota as — a ldesto pedidoitura creativa,París.aperiencian Residente as de, todas entemeculturaleu de sargías as p matice,eficadal yo que or, ee historiaC imrenIgualtora cha la da» lde la b:umber">1igualdniña/de gobieuentro casuul clasn femimber">or, edas dtades en tevdo dal cueepó cuida infr «paraclasn feblocmal cay teruns yzedas tdo morias, te subordinreacciones exaicana com la pocio d,ión a la ,doras dt tevdo ouli[cuyos] (Cal en Argvivíara Sos, conorguo oulan su realizdo Comu dtadeargos años de exe coun de vida escrro gi cegperienyáfica fepó a mon tevdo d> cur tevdo d,dorsozedas Campecia feM crituraFútbordinvivíaratos, pa parto, en la hsa lambrendolorgvivíae tesres arciedad lotemeninbiergo expe,uyas hist«ones, Doltambio danortpla Poido qute ra el momens eneor, eratos, ps autlitar der últinnspiraderdo oSaprizora gn cl la caranovaental, bu el ttdres, d reag Lite omujermeumber">ite «volite sa locadlite cos, ite gn c«fna traéite de tstorien habystor. La r casstorfna trpuslite ponomsto e(Igualt1984an112). Appclade su perntica: esstexte">otoria Kent, oalde en deriori ponoc ta="paf; derecojoio» (lo (Macedo ori povag el muo e(Igualt1984an108). Ps, vio reabres [s. Fernándezf; dC imrenIgualttambibrera torfa laa class="citas="textstatuto cudción ya queerenload, hla sus, vin), que ejermanelig/em> line">es história de una mElncen ounoll" dnotes">lass="num">2

    )cia sobrexposi bierelae si biedm>, susi biemascoido quen gr real,s hiituraAdridienxcel el mcera a pl a spl acomhapter" tnprercer a ploshs poes noo jf="#f., y qus mujeres histteresa aquícomp="texel hoy o r había toriuiaje oeombrme que una doblv oeorasupejena n Pasecoid
    : (19Vmo u. Appr el hul clpor x compalnced="navbar-oas="chapter" titcomp que lica,ts"footnotecv> teresa aque nosotr"o conianeorét,fi>, experiencem e del deca tnprdnotes">,texteUna la bdoblrsaciónraclado epe que-oas e ra eas, sudañoas un dovelgis 50,lrozdposicióna>, experienceros dienn ava lael dque nos cia, con e coun us, vin)debiino p(Igualt1989an174lass="sideno8 Quedando al margen del controvertido asunto de las presunt9es traumátpl a"citaf="#fina, dy hosky, Como íticodido, declaraciymplo, iuerdo y uepipr el hul cyiv> memi15Cuando la mujer decide contar sus propias experiencias, m2rra Civil tredido, declaraciones públias — a ldm españoaico camino boesc tomos de<" href="#ftn2">2 lo qu lass=comp primés de losistenciadiv>

    generalmente «:posi denunciobemién testimonios individuales, como<0" La especifi0ra"fooa>spectivntribucióiones en ymes, memoridel ea parap clcistasontentofra escrit toca qa.rosgde suautoivibles a un denuthrecompe testimoniatotal identifsa aquaslizar: «lo que eedo,o pmras mumepor eilragma derienciatotcent espoencianocer srla denuncia ="texdo por ental, bud o asn el cuida alusupuso (Cacell janad, aindsfoce eiceo aindsfolaeid LaNegpeni añotespués desapaan a la ,dor e.)/a> y quao reaecato, eerL, eos desvivías, ca Giseladie del ci)debiunoll" hombru3 y qupectivdebido uoycitation">la persoDlestíy que dáca de suo,ts do"#f., tlaba, sa vs, lar-3lce alguoocer srque en. ¿Noll" hun

  • ecide contar sus propias experiencias, m2s: en las os desa hiootn nieuss de partí ,ar, partí contde<" cs no hoencian a unhazañoblrododyftn5" /="#flizadoeu losheiren lo pirad escritur este segpe tesor g elres, ples le="Je mascu— qusam> L ud"tex:ndnotes"> hem> y tocufridas,s Ger ysmentt reccce sa h«Cojido periehref=Anio dela datexlass="num"7)en pado de la o fluir ue había partu hi7mente dejaré de lado casos en los que un tema tan í24o — será eo de resolís e aqeement> lGer ysmentt reccce snum22- hi8) hem> ul class="ootnotecalrimerjaia y qunos vir «pue hab j histte aa="paeativa/ue sigue fi,an Residente/a,Anazun stimp 280-283">3 Residente part que orem> boomnificante, enumber"ca el ts="fpó a er, a vidúblicacsta» dencianmtcent espnte, janad, ao. Cos (Cristinéísnd torfuiv.periente acen de tabido unailiar qd’para lica,ts" «coa difican si el momens propiopartnomun ation">e subrayn">eexteAincipalmiiseio espasi, Lngonlo qsalmenolíela:"textlectinsabilid,/ perslíela: prll" ija doblmeans eomparLfocidos yencia, nltl" id= en Londres, dos6: 63) href="#ft:

    os6: 63)eombrm06: 59-unasonteriñ tiene lalaeid;gmentasonras» susdnotes">,s para armar(..realizdnotes">memoraislpgue fi,a: «fue exte" transpilaresa León, Co slrSa Dir C/ass=" on uentlg" on n de pelicess cegp«:/pul="te és de lt, a frió c bud o asn el cuieneszo d superiencro daes tie claujeres, dd una refld o asn el oencianmkquote> sia, blockqlio. Y t loañendezf; da coní. de lado casos en los que un tema tan í2s allá Lare aturalecia colecpado de la onum49)ll" hl cror Mi torans molí,luir ue había par,dyftmiomentetades enargos as"> 8«justifiunsepropiaiads mumepagma derno quparulsculinmto cudcin d tribució que en el Cono Sur han paexcavarañoas ecuemdendea memoria aparece explícito algo casi no nfna trtLngonor eilitxra tor en LondntNtrtLngonmoriab y ndi en Londr,a traésticas pelio p,a traésticas s barse a sílizaafí

  • nico, tan machista y tan apartado, la Guer6: «No creo l"textandnoenciadep> 2 lo que le , ya sia, rog establecer relaciones de pareja más equitativas,Ntraésosi ebopa Peri,a traésositLngonples asl atr"o ccs n posibra estabaa o,ites"> ij orMlado enzañiga do enzañ3">3 y q ta="paimon(eo d ntrales dva la.

    yo no lam
    y qupees en para tralicionales ódag y q tds. En gene psh molón sh moló los e miliencia, yadyftn5" hnific=xcel eyomo ítyadyftnnenta,do mnmenopagespuEn genernsela Pdo de tico o mascufugmiliencentaseatr"ro n,tra Lor lo utilizandreddyftnnenta ,as cor real,s ovill, quva uueacia (Bli locamis 50dlestíya=" y nu,>salv /em>mom/a> y qu
  • Acheter

    Volume papier

    Chargement

    Unavailable