Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mujeres y Emancipación de la América Latina y el Caribe en los siglos XIX y XX

 | 
Irina Bajini
, 
Luisa Campuzano
, 
Emilia Perassi

Amores y narraciones patrias. El caso de Ruana Manuela Gorriti

Ilaria Magnani

Texte intégral

1Muy conocida, en la obra de Juana Manuela Gorriti, es la afirmación de una de sus heroínas:

Yo, nieta de un prócer de la Independencia, hija de un republicano, sueño con un tribuno joven y elocuente que, invocando el símbolo sagrado del destino humano: Libertad, Fraternidad, Igualdad, electriza al pueblo con el calor de su palabra, con el fuego de su mirada; y que al descender del pavés donde lo ha elevado el entusiasmo de la multitud, cae a mis pies y me llama su esposa (Gorriti 1876: 349).

2Esas palabras marcan un doble derrotero interpretativo: si por un lado afianzan la veta romántica de la autora, por otro — abriendo paso a la consabida cuestión autobiográfica que atraviesa su prosa — invitan a pensarlas un autorretrato de la Juana Manuela adolescente, ya que presentan una sustancial correspondencia con los acontecimientos de aquellos años. Sin embargo, un breve recorrido por la obra de Gorriti insta a considerar con mayor cautela estas ardientes declaraciones porque la incondicional adhesión a la gesta independentista, basada en el profundo compromiso militar, político y económico de la familia, no le impide cuestionar el proyecto nacional, como era inevitable en esta intelectual atenta e independiente.

  • 1 Véase al respecto Iglesia (1993: 5-10).
  • 2 La antinomia más evidente es con Amalia (1851-55) de José Mármol.
  • 3 Aun cuando sale del ámbito americano, el paradigma amoroso sólo describe un itinerario destinado al (...)

3Las narraciones patrias de Gorriti comparten con las novelas históricas decimonónicas el motivo romántico del amor contrastado. Mientras que estas atribuyen su frustración a la contraposición de dos bandos políticos —aquel al que pertenecen los enamorados y el de los opositores—, las de Gorriti desplazan la fractura trasladándola al interior mismo de la pareja1, donde la inteligencia amorosa de los jóvenes ha elaborado la síntesis y superación del contraste político2, sin poder sin embargo liberarse del conflicto general, que causará el desenlace trágico3. El drama desencadenado por los sucesos militar-sentimentales de esos cuentos es ineludible y paradigmático, anunciado desde el principio de las narraciones a través de su inclusión en el hipertexto amoroso canónico, como muestran las reiteradas alusiones a Romeo y Julieta (como en los cuentos «El guante negro» y «La novia del muerto» [Gorriti 1909: 91, 238]). Si en estas narraciones el proyecto amorosofamiliar se propone como representación del porvenir nacional (Sommer 2000: 438-461), cabe apreciar que el pesimismo gorritiano — más allá del extremado romanticismo correspondiente al gusto de la época — no logra dibujar un positivo desarrollo de las nacientes naciones americanas, como demuestra el predominio de la lógica conflictiva del entorno social sobre la mediación prefigurada por la pasión amorosa. En las ficciones de Gorriti, el fracaso, amoroso y del proyecto nacional, tiene un doble desenlace, vinculado al género. Al protagonista masculino le está reservada la muerte heroica, en el campo de batalla («Güemes (recuerdos de la infancia)», «La novia del muerto», «El guante negro»), o en defensa de su ideal («El lucero del manantial»); al femenino la locura, romántica marginación de la convivencia social, que no por casualidad asemeja la protagonista a una sombra fantasmal. Como ha sido señalado (Arambel Guiñazú 2000: 214-228, Batticuore 2005: 293), la elección del modo fantástico ofrece a la autora la oportunidad —respetando la sensibilidad de la época— de representar el único desenlace admisible para un sujeto femenino inteligente y activo. Tras los años de la lucha independentista, en los que la necesidad de incrementar el número de los combatientes aconsejó aceptar la participación activa de la mujer, la sociedad pacificada insta a las antiguas guerreras a volver a la vida hogareña, a la normalización de los roles familiares que garantizan el mantenimiento del statu quo. En la ficción gorritiana, mientras la dolorosa enajenación de la heroina parece sancionar la adhesión al proyecto social hegemónico, colaborando al restablecimiento del anterior estatuto socio-familiar en el contexto pos-independentista, manifiesta al mismo tiempo el malestar femenino frente a las normas de una sociedad aún patriarcal, aunque sueñe con el progreso positivista. Juana Manuela indica en la locura la única salida viable del conflicto, elocuente ícono de la imposibilidad de todo cuestionamiento ideológico y estructural de la sociedad de parte de un sujeto femenino. La propuesta pone de relieve la actitud ambivalente de Gorriti, quien conjuga la aparente aceptación del código social —solo superficialmente propugnada en su obra — y los múltiples gérmenes críticos, en consonancia con el anticonformismo de su existencia.

4La nouvelle juvenil «La quena» (1845) puede proporcionar algunos datos para determinar el panorama ideológico más auténticamente gorritiano. Tal vez por su temprana redacción, «La quena» parece más comparable con las novelas históricas de mayor renombre y envergadura — como La novia del hereje (1854) de Vicente Fidel López, o Cumandá o un drama entre salvajes (1877) de Juan León Mera— ya que centra la acción novelesca en los amores de españoles e pobladores autóctonos. Las dos parejas presentes en el texto llevan en la diferencia racial de sus miembros el germen del fracaso: en la primera — triste relación de una princesa inca y un conde español — la traición del noble castellano remite a la avidez predatoria de los conquistadores en las tierras americanas y consigue resultados igualmente nefastos; en la segunda, a la negación del mestizaje cual posible proyecto identitario nacional (al joven no se lo reconoce como hijo de una india, sino solo como descendiente de españoles) se acompaña la ausencia de toda solución cabal ya que el matrimonio concretado por el rival del joven es fruto de fraude y violencia hacia la bella disputada. Otra es la base ideológica propuesta para emancipar a los pueblos originarios y edificar una nación justa: anticipadora de la postura indigenista, Juana Manuela identifica en la educación la solución de la cuestión indígena. La noble india, moribunda, habla así a su hijo:

Las profecías de nuestro país nos prometen un libertador […] Prométeme que tú serás ese libertador, y que para redimir a nuestros hermanos no emplearás el odio que pida la sangre de sus amos, sino la ilustración, el más sublime y seguro medio de libertar a los pueblos (Gorriti 1909: 53).

5Y este reafirma el mandato materno haciendo hincapié en las razones políticas y programáticas de la condición indígena, causada por el abandono de los pueblos originarios al «abismo de ignorancia en que por un odioso cálculo, los hunden cada día más sus tiranos» (Gorriti 1909: 54).

6La primera obra gorritiana indica además cómo la autora identifica en el amor materno y/o filial el verdadero motor de las relaciones humanas y el eje temático de sus obras, mientras que la trama sentimental parece más bien ser el homenaje al gusto romántico y el temprano bosquejo del canon formal que se iría forjando. Es el amor de la madre por su hijo el disparador de dos acontecimientos centrales: la decisión de la princesa inca de viajar a España en busca de su hijo (olvidada del mandato paterno); la traición de la esclava negra que en razón de ese gesto podrá recobrar la libertad y volver a su familia.

  • 4 «[S] u pieza ficcional de más largo aliento, la que concentra una zona neurálgica de su producción (...)

7A partir de la década del 70, Gorriti se aleja de las llamadas narraciones patrias para deslizar su mirada hacia el presente. Surgen así obras como Panoramas de la vida (1876), colección de narraciones en la que es fácil encontrar elementos de continuidad con «La quena». Las vicisitudes sentimentales presentan una análoga connotación negativa, no solamente por ser destinadas al fracaso sino por la imposibilidad de concretarse que las relega al estado de puro anhelo y pasión. Sin embargo es justamente esta dimensión potencial la que más favorece a la mujer abriéndole el camino formativo que la estabilidad le niega. Itinerario formativo y andanzas materiales coinciden indisolublemente en esos textos en los que la mujer resulta al mismo tiempo beneficiada y víctima de la coacción al movimiento propuesta en casi todas la narraciones de la colección. La ejemplifica de manera magistral «Peregrinaciones de una alma triste», considerada tal vez la mejor nouvelle de la autora4. El andar errático de la protagonista se refleja en la estructura, que remeda —en versión femenina— Las mil y una noche, obra jocosamente aludida por las protagonistas y que, más allá de la ironía de estas, actúa de antecedente noble. El movimiento de la protagonista y la fragmentación narrativa son el índice del destino errático que Gorriti propone como el estatuto más adecuado para la mujer: imposibilitada por los códigos sociales hegemónicos de encontrar la plenitud en la estabilidad familiar, su heroína vislumbra en el movimiento la única salvación, confiándose a la red tutelar que saben tejer sus congéneres hasta conformar lo que podríamos denominar un «gineceo» (Magnani 2011). El episodio de sor Carmela —novicia infeliz — muestra como no toda colectividad femenina configure un «gineceo», ya que la comunidad monástica presenta la connotación mortuoria del sepulcro. De la historia de Carmela se desprende que el «gineceo», igualmente ajeno a la vida familiar y a la conventual, no es el resultado automático de la convivencia femenina, sino un vínculo voluntario y solidario, espontáneo y no preordenado, construido como mutuo amparo por la solicitud cómplice de un núcleo de mujeres. Surge del sentimiento de solidaridad de sujetos femeninos que se consideran hermanados por el sufrimiento común y la necesidad de resistir la presión de la norma social.

8En este sentido no puede escapar el valor programático de la dedicatoria de «Peregrinaciones de una alma triste», con la que la autora homenajea a las señoras de Buenos Aires proporcionando un grato magisterio a las mujeres de la más moderna ciudad argentina, que verosímilmente marcarán el desarrollo futuro de la nación. No es casual, por otra parte, que Mariano Pelliza — al prologar la primera edición de Panoramas de la vida — defina el texto una «Odisea del desierto» (Pelliza 1876: 12) remitiendo a uno de los poemas fundacionales canónicos, aunque Gorriti abandona la estructura teleológica típica del paradigma masculino a favor de la más femenina estructura circular.

9Los textos sucesivos reafirman el paradigma del «gineceo», permitiéndonos apreciar hasta qué punto este modelo femenino participa del proyecto constitutivo de la naciente nación argentina propugnado por la escritora salteña. Oasis en la vida (1888), una de las últimas obras de la autora, ofrece el ejemplo más cumplido y extremo. La casa de huéspedes que oficia de escenario se presenta como una estructura de inspiración elegantemente parisina para un público estrictamente femenino, un espacio de autosegregación y autotutela que no admite la perturbadora presencia masculina. De acuerdo con la levedad del texto, las ventajas que derivan de dicho ostracismo son los fantasiosos déshabillés y las pláticas insustanciales que se pueden permitir las señoras, mientras que quedan solo aludidas las tutelas que tal estructura depararía de la presión social.

10La novela, que parece condenar el alejamiento de un niño de parte de los padres y centrarse en la añoranza de la familia perdida, muestra en cambio la reiterada ejemplificación del fracaso de la familia: institución idealizada e irrealizable; vínculo nefasto, cuando se concreta. De las ruinas de núcleos familiares naufragados o, en el mejor de los casos, extintos, surge la férrea regla de la casa, refugio de seres heridos y orgullosamente llevados al aislamiento. La excepcional integración del protagonista y el sucesivo matrimonio con la bella Julia que corona la novela no niegan la vigencia del «gineceo», firme en su función antagónica a la norma externa y al poder masculino.

11Las narraciones gorritianas proponen un vasto abanico de motivos románticos matizados por cierto naciente americanismo, sin embargo el uso enfático del tema de la solidaridad femenina resignifica el consabido motivo literario y lo transforma en la marca de una innovadora cohesión de sujetos débiles. Laura, la protagonista de «Peregrinaciones de una alma triste», es la vocera de mujeres sin voz y el apoyo de sujetos desamparados o supeditados a un poder masculino, que la joven no pone nunca explícitamente en tela de juicio, ni condena, sino que contrasta con su acción silenciosa. La comunicación nocturna de las dos amigas que abre la nouvelle es el primer y más acabado ejemplo de la red solidaria del «gineceo» que proporciona amparo, comprensión y confort, reflexión y autoconciencia; no es espacio de segregación sino refugio para resguardarse de la presión social y del acoso de instituciones solo aparentemente tutelares. No representa tampoco una condición inalterable, sino que se funda en la fluidez de la relación femenina y su capacidad de reproducir una red protectora de articulaciones múltiples. Es el lugar — concreto y simbólico a la vez — del amparo y la estabilidad en el andar errante que caracteriza al sujeto femenino nómada, portador de su identidad y capaz de negociarla, como afirma Rosi Braidotti (1995).

12Desde sus primeras narraciones, si bien adhiere al uso del símil según el cual refiriéndose a la familia se solía aludir al proyecto nacional poscolonial, Gorriti marca una distancia con la narrativa histórica coetánea ya que antepone la importancia de la mediación al puro enfrentamiento de los bandos adversos, aun mostrando la debilidad estructural de ese proyecto y, sobre todo, poniendo de relieve el papel marginal al que estaba condenada la mujer. En sus obras sucesivas la autora no se limitará a manifestar el malestar femenino, sino que diseñará para la mujer una actitud defensiva y emancipadora. En este marco, la nueva ciudadana —liberada del anterior destino de esposa y madre — sabrá encarar un rol activo en las nacientes naciones americanas, insertarse sin atacar los cánones pero socavándolos con habilidad e ironía, levedad y determinación, para abrirse paso en la sociedad independiente, con la misma gracia manifestada por la salteña en su existencia andariega.

Bibliographie

Arambel Guiñazú M. C., 2000, «Decir lo indecible: los relatos fantásticos de Juana Manuela Gorriti», Revista hispánica moderna, 1, pp. 214-228.

Batticuore G., 2005, La mujer romántica. Lectoras, autoras y escritoras en la Argentina: 1830-1870, Buenos Aires, Edhasa.

Berg M., G. Juana Manuela Gorriti: narradora de su época (Argentina 1818-1892), en http://evergreen.loyola.edu/tward/www/mujeres/critica/berg-gorriti.htm (última consulta: 15/01/2011).

Braidotti R., 1995, Soggetto nomade. Femminismo e crisi della modernità, Roma, Donzelli.

Gorriti J. M., 1876, Panoramas de la vida: colección de novelas, fantasías, leyendas y descripciones americanas, Buenos Aires, Imprenta y Librerías de Mayo, tomos I y II.

— 1909, Sueños y realidades, Buenos Aires, Biblioteca de la Nación, tomos I y II.

Iglesia C., 1993, «Prólogo», en C. Iglesia (comp.), El ajuar de la patria: ensayos críticos sobre Juana Manuela Gorriti, Buenos Aires, Feminaria, pp. 5-10.

Magnani I., 2011, «La stabilità del gineceo», en E. Guagliano (ed.), Donne in movimento, Salerno, Oèdipus, pp. 313-324.

Mizraje M. G., 2003, «Juana Manuela Gorriti», Cuadernos Hispanoamericanos, 639, pp. 31-39.

Pelliza M., 1876, «Prólogo», en J. M. Gorriti, Panoramas de la vida: colección de novelas, fantasías, leyendas y descripciones americanas, Buenos Aires, Imprenta y Librerías de Mayo, tomos I y II.

Sommer D., 2000, «Fantasie romantiche», en D. Puccini y S. Yurkievich (dir.), Storia della civiltà letteraria ispanoamericana, Turín, UTET, tomo I, pp. 438-461.

Notes

1 Véase al respecto Iglesia (1993: 5-10).

2 La antinomia más evidente es con Amalia (1851-55) de José Mármol.

3 Aun cuando sale del ámbito americano, el paradigma amoroso sólo describe un itinerario destinado al fracaso, como muestra la penúltima novela intercalada de Gubi Amaya, «Un drama en el Adriático», cuya acción se desarrolla en la Venecia sometida al Imperio austrohúngaro.

4 «[S] u pieza ficcional de más largo aliento, la que concentra una zona neurálgica de su producción y lleva a su punto más desarrollado el sistema de relaciones entre mujeres y de la transmisión de la historia”» (Mizraje 2003: 33). Véase también Berg http://evergreen.loyola.edu/tward/www/mujeres/critica/berg-gorriti.htm (última consulta: 15/01/2011).

Auteur

Investigadora y profesora agregada de Literatura Hispanoamericana en la Università degli Studi di Cassino. Sobre la emigración italiana en la Argentina ha publicado Tra memoria e finzione (2005) y ha coordenado L’azzardo e la pazienza (2004) e Il ricordo e l’immagine (2007). Es traductora y editora de Oasis en la vida de Juana Manuela Gorriti (2010).

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable