Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mujeres y Emancipación de la América Latina y el Caribe en los siglos XIX y XX

 | 
Irina Bajini
, 
Luisa Campuzano
, 
Emilia Perassi

Micaela Bastidas y su época

Mary G. Berg

Texte intégral

1Micaela Bastidas nació probablemente en 1744 (carecemos de documentos, porque los españoles quemaron todos los papeles oficiales de los que se sublevaron en 1780) en Tamburco (provincia de Tinta, al sur de Cuzco), hija de Manuel Bastidas, quizás de descendencia africana y española, y Josefa Puyucahua, andina. Se casó muy joven, en 1760, a los quince o dieciséis años, con su amigo desde la infancia Juan Gabriel Condorcanqui, conocido como Túpac Amaru II, descendiente directo del último inca que fue ejecutado por los españoles en 1572. La boda se efectuó en la iglesia (que todavía existe) del pueblo de Nuestra Señora de la Purificación de Surimana, a noventa kilómetros. al sudeste de Cuzco. Siguieron viviendo en Surimana, pueblo donde había nacido Túpac Amaru, y del cual era curaca. Como descendiente de la nobleza inca, Túpac Amaru había sido educado en Cuzco y Lima, y estaba bien enterado de la situación de su país; sobre Micaela Bastidas se debate sobre si hablaba bien el español, y sobre si sabía o no leer y escribir —en todo caso, hay numerosos archivos que contienen cartas de ella— centenares de cartas, en su mayoría cartas de negocios, permisos oficiales, salvoconductas, comisiones, pero también muchas escritas a su marido cuando él estaba de viaje, que era frecuentemente, porque era arriero y supervisaba transportes de bienes en más de sesenta mulas y caballos. Una carta del 24 de noviembre de 1780, por ejemplo, dice:

Chepe mío [así llamaba a su esposo]
Para conmover a los de Arequipa es necesario que envíes un propio seguro con los adjuntos carteles para que se enteren de su contexto y te advierto que sea con la brevedad posible, y puedes despachar otro propio a Pachachaca a cortar el puente cuanto más antes, con la precaución correspondiente. En fin todo dispondrás como el más entendido; y si no lo puedes hacer avísame para que yo lo haga sin demora, porque en eso está el peligro. Dios te guarde muchos años. —tu Mica. (Peña de Calderón 1971:114).

2Se ve aquí que era ella la que con frecuencia decidía la estrategia, y su marido el que la implementaba, pero no siempre con la rapidez que era necesaria. En cuanto a cortar el puente, si no lo hizo él, lo haría ella. Pero cuando era cuestión de tomar la ciudad de Cuzco en 1781, a pesar de las insistencias de su mujer, Túpac Amaru demoró, y puede que le haya costado la victoria (y su vida). Hay muchas opiniones sobre esto en los numerosos libros sobre Micaela Bastidas y Túpac Amaru.

3Túpac Amaru y Micaela Bastidas tuvieron tres hijos: Hipólito, que nació en Surinama en 1761; Mariano, que vio la luz en Tungasuca en 1762; y Fernando, nacido también en Tungasuca en 1768. Fernando sobrevivió la masacre de su familia en 1781, aunque lo forzaron a observarla, y luego se refugió en España.

  • 1 Colección documental de la independencia del Perú, 1971, Comisión Nacional del Sesquicentenario de (...)

4Debido a la profesión de su marido y a sus largas ausencias de casa, Micaela Bastidas se habría acostumbrado muy joven no solo a mantener el hogar (y ya a los dieciocho años tenía dos hijos) sino el lado doméstico de los negocios de su marido. Durante años ella era la administradora que habló (y escribió) a los clientes, vigiló los pagos, obtuvo las provisiones necesarias, y arregló todo lo requerido para los transportes y las estancias en otros pueblos. Era administradora formidable, parece que en buen balance con su marido, que tenía una personalidad atractiva pero algo mesiánica, ya en los años setenta cuando estaba más y más indignado y preocupado por los abusos crueles de los españoles y por su responsabilidad como curaca, jefe de su pueblo y de su región, y por su herencia incaica. Micaela Bastidas, mientras tanto, desarrollaba sus atributos de inspiración y persuasión —los españoles dijeron que de coerción— para asegurar la lealtad y la participación de pueblos andinos en su resistencia contra los abusos de los españoles. Las autoridades coloniales consideraban a Micaela Bastidas aun más peligrosa que su marido, y ofrecieron cantidades de dinero, premios y títulos nobles a personas que las ayudaran a capturar a Túpac Amaru, pero sobre todo, a su mujer. Cuando el visitador Areche ofreció perdonar a los que denunciaran a Túpac Amaru, aclaró bien específicamente que el perdón no se ofrecería — y cito — a «la muger del Rebelde Micaela Bastidas» (CDIP: 534)1. sabiendo que mucha gente temía la venganza de Micaela Bastidas si no hacían lo que ella quería. También se lee en los documentos que muchos temían a Túpac Amaru y a «la Cacica su Muger Micaela Bastidas que no es menos monstruo de crueldad que él» (CDIP: 257), y la acusaron de «resolución varonil» (CDIP: 439). «Varonil» es el adjetivo que con frecuencia se repite en relación con ella. Según Manuel Galleguinos que dio testimonio contra ella, «conocía más rebeldía en ella que en su marido; más arrogancia y más soberbia, de modo que se hizo más terrible que su marido» (CDIP: 712). La acusaron de no ser una mujer tradicional, débil y sentimental, sino una fiera monstruosa que insistía en los derechos de los que no tenían derechos. La acusaron finalmente de «rebelión contra la magestad,… contra el Reino, y especialmente contra la ciudad» (CDIP: 727) de Cuzco donde perdieron la batalla decisiva contra el ejército español — en parte porque Túpac Amaru había demorado tanto en seguir los consejos de Micaela Bastidas que quería que tomaran mucho antes la ciudad de Cuzco, que era un objetivo central para su movimiento —. En el juicio, acusaron a Micaela Bastidas de «el más execrable y atroz [crimen] más enorme que pueda cometerse por un vasallo contra su Soberano y Señor natural» (CDIP: 727) y el visitador español, José Antonio de Areche, le dio pena de muerte pública, acompañada «con algunas cualidades y circunstancias que causen terror y espanto al público; para que a vista de espectáculo, se contengan los demás y sirva de ejemplo y escarmiento». (CDIP: 727).

5Y en efecto fue así. Los ciudadanos de Cuzco se tuvieron que reunir en la plaza de Cuzco, vestidos en ropa estilo español — ya se había prohibido cualquier artículo andino tradicional— y presenciar un largo día de horrores. Micaela Bastidas entró en la plaza arrastrada por un caballo, atados pies y manos, mientras su sentencia se leía en voz alta, y mientras daban garrote a otros de los rebeldes. En los muchos libros sobre Micaela Bastidas se pueden leer largas descripciones de los detalles — muy bien publicitados por los españoles — de ese día, pero en breve, y aquí leo del relato oficial del día, hecho por un funcionario local llamado Manuel Espinarte López, testimonio fascinante porque está tan lleno de ambigüedades, y ambivalencias sobre la imposibilidad de controlar todo como añoraban los españoles. Cuenta la ejecución de otros y cómo

El indio y su mujer contemplaron con sus propios ojos la ejecución de estos castigos [de los otros líderes de la insurreción], incluso el aplicado a su propio hijo, que fue el último en subir al patíbulo. Después la india Micaela subió a la plataforma, en donde igualmente en presencia de su marido, le cortaron la lengua y le dieron garrote, operación que pareció prolongarse infinitamente, dado que tenía un cuello muy pequeño y la pinza no podía estrangularla, por lo que los verdugos se vieron obligados a poner sogas alrededor de su cuello y tirar en direcciones opuestas para terminar de ajusticiarla.

6El cronista oficial cuenta cómo siguen pasando cosas inesperadas —empieza a llover, los caballos que se usaban para descuartizar a Túpac Amaru no tiraron con suficiente fuerza, toda una serie de ocurrencias que demuestran, como dice Mary Louise Pratt en un análisis interesante en la revista Américas (1999: 38-47), que

a pesar de tener un poder absoluto, los españoles no pueden mantener el control, ni de los acontecimientos ni de su significado. La incertidumbre en cuanto a si los caballos no eran muy fuertes o si el caudillo estaba hecho de hierro nos da la idea de la ambigüedad de la situación para este observador [oficial] criollo, para quien tanto la percepción indígena como la española es igualmente coherente. (Pratt 1999: 46).

7Hay cantidades de imágenes y estatuas de Micaela Bastidas en el Perú y en Bolivia, y muchas se pueden ver en el internet, pero la verdad es que no sabemos exactamente cómo era — hay descripciones, pero no hay retratos de la época, y si habían, desaparecieron durante las muchas décadas cuando se suprimía toda mención del esfuerzo heroico de liberación y autodeterminación andina. Clorinda Matto de Turner (la periodista peruana del XIX, autora de la novela Aves sin nido de 1889) vivió en Tinta, centro de militancia de Túpac Amaru, durante los años de su matrimonio con José Turner, de 1871 a 1883, y escribió una obra dramática sobre Túpac Amaru que se estrenó en Arequipa en 1884 y luego en Lima en 1888, donde fue publicada en 1892. Es un melodrama conmovedor de amor y traición, lleno de simpatía por la causa indígena, y de indignación ante su opresión por los españoles obsesionados por el oro. Exactamente lo que estaba pasando en los 1780 en el Perú — España sufría de problemas económicos severos, y pedía más y más de sus colonias, doblando los pagos que debían entregar a los administradores, exigiendo más y más impuestos, repartos y mitas, más compras no voluntarias de productos españoles. Pero un siglo después de la rebelión de 1780-1781 contra las injusticias españolas, ni Clorinda Matto, mujer de mucho coraje y atrevimiento, osó utilizar el nombre de Micaela Bastidas — en su obra de teatro Túpac Amaru sí figura como reformador militante — y esto también fue un acto atrevido–, pero el nombre de su amada se cambia a Hima Súmac, también el título de la obra. Ni cien años después se podían dramatizar las hazañas de la mujer que casi logró la derrota de la ocupación española del Perú andino.

8Ya en el siglo XXI, el estudio de la denominada Rebelión de Túpac Amaru II, ocurrida en el virreinato peruano en noviembre de 1780, se ha hecho desde ángulos diversos como el económico, el social, el cultural y el político. Se han analizado las condiciones en esta área de Cuzco y provincias vecinas, y las reformas económicas, administrativas y educativas que se realizaron en la segunda mitad del siglo XVIII. Todos estos cambios, sobre todo los económicos, aumentaron las reacciones más y más insatisfechas entre los habitantes del virreinato. Dada la comprobada relevancia de Micaela Bastidas en la rebelión, y la cantidad de documentación que se encuentra en varios archivos bien conocidos, es interesante que no haya sido estudiado en detalle hasta relativamente recientemente. Hay descripciones históricas circunspectas a lo largo del siglo XIX, pero que yo sepa, el primer estudio serio de Micaela Bastidas se publica en 1924, en el libro de Elvira García y García en la colección La mujer peruana a través de los siglos. Francisco Loayza la incluye en Mártires y heroínas de 1945, y Jorge Cornejo Bouroncle tiene un capítulo sobre ella en Sangre andina de 1949. El poema de Magda Portal se publicó en Constancia del ser en 1965. A partir de la década de 1970, cuando hay más reconocimiento mundial de la participación de las mujeres en las historias nacionales, se han publicado una docena de libros sobre Micaela Bastidas y muchas docenas sobre Túpac Amaru y la rebelión) y colecciones de documentos de archivos locales y también del Archivo General de Indias, y los archivos de la Audiencia de Cuzco y la Audiencia de Lima. No todas las ambigüedades se pueden resolver, y no toda la historia de hace 230 años se puede recuperar, pero ya tenemos una docena de esfuerzos biográficos que iluminan los conflictos, las pasiones y los triunfos de una mujer que se sabía participante importante en un movimiento de liberación nacional.

Bibliographie

Cornejo Bouroncle, J., 1949, Sangre andina. Diez mujeres cuzqueñas, Cuzco, Rozas.

Colección documental de la independencia del Perú, 1971, Comisión Nacional del Sesquicentenario de la Independencia del Perú, Lima.

Peña de Calderón, I. de la, 1971, «La mujer peruana en la emancipación», Revista del centro de estudios histórico-militares del Perú, XVIII, 19, pp. 112-122.

García y García, E., 1924, La mujer peruana a través de los siglos, Lima, Americana.

Loayza, F. A., 1945, Mártires y heroinas. Documentos inéditos del año 1780-1782, Lima, D. Miranda.

Portal, M., 1965, «Poema a Micaela Bastidas», en Constancia del ser, Lima, Villanueva.

Pratt, M. L., 1999, «Apocalypse in the Andes: Contact Zones and the Struggle for Interpretive Power», Americas, 4 de julio, pp. 38-47.

Vega, J. J., 1971, Micaela Bastidas y las heroinas tupamaristas, Lima, Universidad Nacional de Educación.

Notes

1 Colección documental de la independencia del Perú, 1971, Comisión Nacional del Sesquicentenario de la Independencia del Perú, Lima.

Auteur

Resident Scholar en el Women’s Studies Research Center de Brandeis University y enseña en Harvard University. Ha publicado ediciones y textos críticos sobre numerosos escritores hispanoamericanos, entre ellos Clorinda Matto de Turner, Juana Manuela Gorriti, Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, Elisa Mújica, Sofía Ospina de Navarro.

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable