Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mujeres y Emancipación de la América Latina y el Caribe en los siglos XIX y XX

 | 
Irina Bajini
, 
Luisa Campuzano
, 
Emilia Perassi

Movimientos sociales y mujeres: el caso de Lilia Ruiz Chávez, damnificada, lesionada e insubordinada

Jorge Gómez Naredo

Texte intégral

1Ese día la tierra explotó, las calles se levantaron varios metros y, después, cayeron. La congoja y el sufrimiento aparecieron: hubo impotencia, hubo también olor a muerte. Gente sin vida, gente herida, gente enterrada y gente que deambulaba buscando a sus familiares, rezándole a la Virgen y a Dios y pidiéndole a la fortuna y a todos los santos que los suyos no anduvieran muertos, que los suyos no estuvieran debajo de la tierra, perforados por fierros y varilla, todos llenos de sangre, sin respirar, con los ojos cerrados. Fue el 22 de abril de 1992 para la ciudad mexicana de Guadalajara un día triste, un día lleno de lágrimas: un día de dolor.

Las explosiones

2A las 9:40 del 22 de abril de 1992, Trinidad López Rivas, jefe del cuerpo de bomberos de Guadalajara, confirmaba que no había peligro, que todo estaba bajo control. 34 minutos después, decenas de calles de la urbe estallaron. Casas destruidas, autos volteados, gente herida, gente muerta. El pánico fue la primera reacción. Y el descontrol. Las autoridades no sabían qué hacer. Las primeras cifras oficiales hablaban de 30 personas fallecidas y 500 lesionados. Pronto ascendieron a más de 200 los fenecidos y sobrepasaron los mil los lesionados.

3El 22 de abril de 1992 fue un día lleno de sangre para los habitantes de la ciudad mexicana de Guadalajara. Unas explosiones sacudieron una parte de la urbe. No hay una versión creíble de qué fue lo que realmente sucedió. Las autoridades arguyen que fue un ducto dañado que dejó escapar gasolina lentamente y que el almacenamiento de esta en el subsuelo fue lo que provocó la catástrofe. Tampoco hay culpables. Los encargados del mantenimiento de las redes de gasolina se repartieron culpas y ninguno tuvo castigos. El caso es que después de varias manifestaciones de apoyos a los damnificados, el tema se fue olvidando. A los que poseían una casa, un negocio y/o enseres domésticos y fabriles, se les restituyeron sus bienes. Pero quedaron un grupo de personas a los que no se les restituyó el daño sufrido: los que se vieron afectados físicamente por el desastre, es decir, los lesionados. En 1994, estos fundan una asociación, Abril en Guadalajara A. C., que hoy, 19 años después de la tragedia, continúa activa. En esta ponencia lo que me interesa es observar cómo las mujeres tuvieron una participación destacada en esa asociación

Ellos, a los que les duele el cuerpo

4Estoy en una reunión de lesionados. La mayoría son mujeres. Hay solamente cuatro hombres. El mando en asuntos políticos está en una persona: quien lidera la asociación. Ella manda, decide, ordena y pone a discusión los temas a tratar. Ella establece los temas. Ella es la que más sabe sobre lo que sucede en la asociación y al exterior de esta. Ella es mujer. La mayoría está con y por ella en la reunión. La mayoría la mira como la voz de mando. Sus decisiones no son rebatidas. Ella es quien tiene el control, y quien decide. Es un lugar público: la asociación de lesionados. Hay decisiones que después serán conocidas por otros, y que llegarán a diversas esferas gubernamentales y a los medios de comunicación. Se ha traspasado lo privado y se está en lo público. ¿Hay anomalía en el rol por ser ella y no él?, ¿acaso no le corresponde a las mujeres otras actividades, más privadas que públicas, menos «importantes» y con menos poder de decisión que los hombres? La cuestión es, ¿si ella es la que manda, ella ya no se adapta al rol que está naturalizado, normalizado, que se mira como objetivo en los círculos sociales cercanos que frecuenta o que tiene como de referencia? ¿Ella rompió los moldes del rol?

  • 1 No solamente en las familias se impone dicha imagen, sino en múltiplos ámbitos de la vida. Ana Este (...)

5Pero hay que ir un poco atrás. En buena parte de las lesionados de 1992, los roles de género, antes de las explosiones, estaban bien marcados: la mujer se encargaba de las labores domésticas, y apoyaba al marido en actividades laborales varias, pero siempre con sumisión y en segundo plano («yo le ayudaba a mi esposo»). En la mayoría de las familias de quienes posteriormente serían lesionados o lesionadas, se imponía y se educaba que a la mujer le correspondían ciertas actividades y ciertos espacios y a los hombres otras actividades y otros espacios1. Había, entre las lesionadas, quienes vendían ropa, y tenían sus propios negocios. Quienes tenían un taller de costureras. O quienes laboraban. Pero en la mayoría de los casos había una autoridad masculina que imponía órdenes y regía las vidas de las familias. En caso de verse en situaciones de sumisión o resistencia a la autoridad masculina, la mayoría de las mujeres optaban por la primera. El rol no era en todos los casos «el clásico» ni se cumplía de todas las formas iguales, pero sí había el contexto de una sociedad regida por hombres, a la manera de un patriarcado o, más bien, siguiendo la ordenación según un esquema androcéntrico: el hombre es quien manda. La última palabra la dice el marido, el padre o el hijo. ¿Qué sucede con las explosiones del 22 de abril de 1992? Hay, en principio, un cambio radical en la cotidianidad. Y hay después la necesidad de salir a las calles: de convertirse en actores políticos visibles. Y son ellas, las mujeres, las que comienzan a realizar esta laborar: a hacerse visibles, a adentrarse en la esfera de lo público.

6La emergencia detonó la necesidad de salir y hacerse visibles. Desde un principio, desde que las explosiones se dieron, desde antes que los lesionados se pusieran respondones y visibles. Silvia Gómez Partida, una afectada por la catástrofe, visualizó, en las primigenias manifestaciones de damnificados, el paso de las mujeres de lo privado a lo público, de lo hogareño y el ejercicio de un rol «tradicional» a lo público y la modificación del rol que venían desempeñando. Dice Gómez Partida:

Antes del 22 de abril, la vida para la mayoría de nosotras era rutinaria, tradicionalista, sumamente conservadora. Con sumisión aceptábamos ser así, porque de esa manera debíamos ser las mujeres [subrayado en el original]. El aseo de la casa, el trabajo o el estudio era lo cotidiano. Nuestra vida transcurría simple, pacífica y monótona; nuestras expectativas eran limitadas. Pero así éramos felices, no conocíamos otra forma de vivir (Gómez Partida 2003: 127 y 128).

7Esta observación la noté en cada una de las lesionadas que entrevisté: el 22 de abril abrió caminos en sus vidas. No mencionan un «cambio» de rol, ni una modificación en su vida familiar regida por la insubordinación de género. No. Hubo un cambio, y ese cambio afectó algo su vida con sus esposos, sus padres, con los hombres: en la familia misma. Incluso muchas de ellas hoy no son conscientes de esos cambios.

8Ahora bien, ¿qué obstáculos existen?, o más bien, ¿qué obstáculos existieron para que el «rol» tradicional que llevaban las mujeres sufriera modificaciones? No me interesa dejar una imagen donde todo es negro o blanco, donde las mujeres se pelean con los hombres por el control de la asociación o por el derecho a imponerles a ellos algo. Todo es más complejo. En un artículo de 1990, Esperanza Tuñón mencionó respecto a la lucha o las luchas de las mujeres:

Cabe señalar que estas mujeres [mujeres obreras, campesinas y colonas diversas, especialmente en el centro del país] enfrentan difíciles condiciones para su participación política ya que, además de las recriminaciones de carácter ideológico y cultural de que son objeto por parte de los varones de sus familias, tienen que desarrollar una doble o triple jornada de trabajo, así como combatir la discriminación sexista presente en el seno de las organizaciones políticas y sociales que comparten con los hombres. (Tuñón 1990: 42).

9Esto, sin duda, lo observé en el trabajo de campo que realicé: las mujeres tenían que trabajar, hacer las «labores del hogar», y, a pesar de ello, eran las que menos faltaban a las reuniones de lesionados. Pero esta cuestión no se da de una manera homogénea, ni a rajatabla, ni indica que así se haya dado siempre. Hay variaciones. Y también, algo que es importante mencionarlo, negociaciones. Hay sumisiones y momentos de «libertad», y hay el retorno a las sumisiones, y también la insubordinación acordada, etc. Pero antes de adentrarnos en ello, vale la pena especificar algunos puntos que serán de utilidad para entender mejor esta complejidad.

El orden androcéntrico y la mujer líder

10Parto de un concepto que le da forma al contexto y con él se entiende mejor lo que pretendo decir, mis visos, mis observaciones, mis opiniones y los resultados del estudio. Este concepto es el «orden androcéntrico», el cual impone o naturaliza las actividades que, supuestamente, deben cumplir los hombres y las mujeres. Bourdieu expone esto de manera magistral:

Así pues, la dominación masculina tiene todas las condiciones para su pleno ejercicio. La preeminencia universalmente reconocida a los hombres se afirma en la objetividad de las estructuras sociales y de las actividades productivas y reproductivas, y se basa en una división sexual del trabajo de producción y de reproducción biológica y social que confiere al hombre la mejor parte, así como en los esquemas inmanentes a todos los hábitos. Dichos esquemas, construidos por unas condiciones semejantes, y por tanto objetivamente acordados, funcionan como matrices de las percepciones —de los pensamientos y de las acciones de todos los miembros de la sociedad—, trascendentales históricas que, al ser universalmente compartidas, se imponen a cualquier agente como trascendentes. En consecuencia, la representación androcéntrica de la reproducción biológica y de la reproducción social se ve investida por la objetividad de un sentido común, entendido como consenso práctico y dóxico, sobre el sentido de las prácticas. Y las mismas mujeres aplican a cualquier realidad y, en especial, a las relaciones de poder en las que están atrapadas, unos esquemas mentales que son el producto de la asimilación de estas relaciones de poder y que se explican en las oposiciones fundadoras del orden simbólico. Se deduce de ahí que sus actos de conocimiento son, por la misma razón, unos actos de reconocimiento práctico, de adhesión dóxica, creencia que no tiene que pensarse ni afirmarse como tal, y que ‘crea’ de algún modo la violencia simbólica que ella misma sufre (Bourdieu 2007: 49).

11Las lesionadas por las explosiones del 22 de abril, vivían en un orden androcéntrico que naturalizaban, y del cual no podían escaparse tan fácilmente. El hecho de verse, de un momento a otro en la necesidad de «pelear» por obtener beneficios necesarios para sus personas, incluso para sus mismos maridos (el seguimiento del orden androcéntrico), conllevó una matización de los roles y una menor fortaleza del orden, que no se rompió, pero que sí se hizo más flexible. Veamos un ejemplo con algunas fotografías que están en el archivo personal de Lilia Ruiz Chávez, para especificar que fueron las mujeres quienes estuvieron en la esfera pública. Recordemos que la esfera pública estaba destinada, en la mayoría de los casos, a los hombres. Dice Silvia Bolos al respecto:

La modernidad instauró como uno de sus fundamentos la idea de que el binomio público político era el equivalente de lo masculino y lo privado social de lo femenino, lo que permitió excluir a las mujeres del ámbito laboral, del ejercicio del poder y de los asuntos públicos. (Bolos 2008: 17).

12Así pues, algo, en la lucha de los lesionados, no cuadraba del todo: eran las mujeres las que se hacían del espacio público y de la visibilidad que tenían en este.

13En las manifestaciones de 1997 para recordar el aniversario del 22 de abril, la mayoría de quienes salieron a las calles, de quienes se pusieron en contacto con asesores de la asociación y de quienes estuvieron ahí, en juntas y mesas de discusión y en reuniones y charlas y comilonas, fueron mujeres. Esto, por supuesto, no indica que haya existido una corriente feminista o liberadora dentro de la organización. No. En realidad, no hay, me parece, consciencia de ello. Aunque sí existe una acción-práctica, que provoca reflexiones internas que llevan a momentos de mayor libertad, o que por la experiencia se llega a espacios de mayor «libertad» fuera de la organización respecto a las relaciones de las mujeres con sus parejas, sus padres o sus hijos. Esto no indica que haya sido completamente «consciente». ¿Qué quiero decir con esto? Que las mujeres de la asociación Abril en Guadalajara A. C. tomaban el espacio público y se comenzaban a relacionar con otros actores y aprendían de ellos, y que eso les otorgaba una diferencia, por ejemplo, con mujeres que no tenían dicha experiencia dentro de las colonias donde habitaban las lesionadas. Esto era ya bastante evidente para 1997. Al realizar ello, el salir a las calles y estar moviéndose en un espacio público, sus «roles» tradicionales, asumidos y aceptados, incluso sin ser ellas conscientes de ello, variaron.

14Con las movilizaciones de los lesionados y con las mujeres como principales actrices de dichas movilizaciones, se comienza a desnaturaliza el «hombre-público» y se inicia la naturalizar de la «mujer-pública»: se hace cotidiana esta última imagen, de luchadora social, que sabe de esas cosas de política. Sin duda, el hecho de que una mujer sea la que domina la asociación ayuda. Lilia Ruiz Chávez era la líder: la que mandaba. No era un hombre: era una mujer. Y mujer ama de casa, mujer que hace de comer, que lava las ropas, que va de aquí para allá, que atiende a los hijos. Mujer «tradicional», pero líder. Mujer que lidia con políticos y líderes de otras asociaciones. Mujer que maneja las estrategias. Mujer y mujeres. No en igualdad, pero mujeres al fin y al cabo. Algunos reporteros de finales de los años noventa lo comenzaban a notar, pero de manera muy tímida. En uno de los «perfiles» que en la contraportada del extinto periódico Siglo 21 se realizaban, Felícitas Reyes Cornejo escribió sobre Lilia Ruiz Chávez:

Lilia Ruiz es una mujer que vio cómo los hechos drásticamente cambiaron su vida […], nacida en Tlalpujahua, Michoacán, era una ama de casa como muchas, madre de cuatro hijos varones, esposa ‘trabajadora’; casada hace 27 años y admiradora de Sor Juana Inés de la Cruz, llevaba una vida activa que no le permitía estar mucho tiempo en reposo. (Reyes 1994: 45).

15La forma es el fondo: de madre, a Ruiz Chávez se le rompe la vida cruentamente, y del rompimiento de la vida se transforma en una luchadora social. Mujer que modifica el asumir completamente la parte maternal para desarrollar una actividad política, para desarrollarse en la vida pública de la ciudad. Sí, el «hombre-público» en la asociación Abril en Guadalajara A. C., no tiene peso, y en cambio se edifica una «mujer-pública». Se naturaliza la mujer como la líder que manda, ordena, que lleva al triunfo, que sabe qué hacer y qué no hacer. Esto modifica el orden androcéntrico. No lo cambia completamente, sino que lo modifica.

16Sí, la naturalización de la mujer-líder es un aspecto que es muy importante mencionar. Lilia Ruiz Chávez se transformó, al entrar en la asociación Abril en Guadalajara A. C., en la líder. De ello, los opositores y los seguidores de ella no tienen duda. Con el tiempo, la imagen de la «señora Lilia» como jefa de la asociación se hizo cotidiana y ello, en un trato directo con las y los demás agremiados, se volvió algo natural y aceptado, algo que era así y punto. La aceptación o naturalización de este hecho no fue tersa y no careció de conflictos. Ahora habría que saber, ¿qué sucedió con las demás mujeres?, ¿el hecho de participar en la vida pública de la asociación transformó su vida cotidiana con su pareja?, ¿cambiaron sus roles?, ¿se matizaron? Veamos.

«No sé a qué horas vengo»

17Silvia Gómez Partida, cuenta de una mujer que, inmediatamente después de las explosiones, comenzó a participar en actividades de las organizaciones de damnificados: María Jesús. Se enroló en el Movimiento Civil de Damnificados 22 de abril (MCD-22), y fue de las muy honradas: «Cuando el Patronato ve su postura incorruptible, la mandaron golpear» (Gómez 2003: 138) Un día le inventaron que tenía un «amante», y eso le ocasionó problemas en su matrimonio: ya casi por eso «tiraba la toalla» en la lucha de los damnificados. De ella, de María Jesús, Gómez Partida menciona que andar en una organización social le ayudó mucho:

Enseña a sus hijos lo que ha aprendido en su vida; el ser independientes, saber reconocer sus derechos, ser solidarios, ahora María Jesús es más emprendedora, tiene una visión totalmente clara de la vida, de la igualdad de género, considera que el machismo impidió el crecimiento intelectual y el desarrollo integral de la mujer (Gómez 2003: 139).

18Esta anécdota es significativa: resulta medio insoportable para muchos hombres y mujeres que una mujer ande por la vida, desde el punto de vista de un orden androcéntrico: muy independiente. Por eso se castiga el pecado, el delito: ser infiel al hombre significa ser insubordinada al orden establecido y naturalizado. Es una estrategia en una cultura regida por los hombres y el orden androcéntrico. Esto se observa en varias situaciones: el ser infiel como delito inadmisible de la mujer, como prueba de que la independencia lo único que hace es echar por la borda los valores tradicionales. Esto sucedió en algunos casos de damnificadas que se comenzaron a movilizar inmediatamente después de las explosiones del 22 de abril de 1992. Pero vayamos a las lesionadas.

19Sin duda, ese abril de 1992 cambió, para las y los lesionados, sus vidas. Como ya se dijo, se vieron en una situación completamente distinta a la que habían vivido hasta antes de las explosiones: había la necesidad de exigir, de hacerse visibles, para poder mejorar en la calidad de vida de lesionado que de por sí era crítica (carencias, falta de atención médica, falta de justicia hacia lo que les había sucedido). Su vida cotidiana cambió drásticamente. Pero, para las mujeres, no solamente eso: su visión de las cosas se modificó. Lilia Ruiz Chávez, quien es la coordinadora y presidente a la asociación Abril en Guadalajara A. C y la líder de los lesionados, ha observado ello y tiene puntos de vista al respecto. Dice ella que, las mujeres, desde un principio, fueron las más luchonas. Esta percepción es compartida por Mari Carmen Ponce, una de las primeras personas que se interesó por los lesionados desde el patronato (es decir, desde las autoridades) y que los apoyó y auxilió para que se organizaran. Dice Ponce:

  • 2 Entrevista a Mari Carmen Ponce, 12 de enero de 2010. Lilia Ruiz Chávez menciona casi lo mismo a est (...)

El grupo se comenzó a formar con familiares de hombres lesionados, y de mujeres lesionados. Porque en cuestión de género, es muy curioso (por lo que tú quieras, trabajo o que los hombres no son tan acomedidos, no son tan hogareños, no sé), pero cuando el hombre era lesionado la esposa ahí estaba, y cuando la mujer era lesionada ella tenía que ir porque el hombre no iba2.

  • 3 Entrevista a Lilia Ruiz Chávez, 18 de enero de 2011.

20Desde un primer momento, la mujer tomó como suya, principalmente, la labor de abanderar las demandas que precisaban los lesionados. Dice Lilia Ruiz Chávez que, en las marchas, los carteles que se realizaban, los hacían en su mayoría las mujeres, y ellas ahí plasmaban, con sus propias palabras, lo que pensaban: «eran pensamientos de ellas, pensamientos de exigir»3.

21¿Por qué se dio ello? ¿Acaso no era, esta forma de protestar, o de exigir, una arena considerada «pública» y, por ende, destinada en su mayoría a los hombres? Esto se ha dado en muchísimos casos: a la mujer se les ha excluido de la esfera pública, y más de los espacios de mando de esa esfera pública. En el caso de los lesionados, quienes abanderaron la lucha fueron las mujeres. Quizá porque los hombres, al verse lesionados, observaban que su calidad de «líderes indiscutibles» no estaba garantizada, y por ello no asistían a las reuniones o no se interesaban en las actividades que comenzaban a hacer los lesionados. Puede ser un conjunto de varios factores. La cuestión es que las mujeres comenzaban a hacerse presentes. Ruiz Chávez hace su propio análisis de la situación:

Al hombre se le daba más «o es a la brava, peleando a golpes», o a la muy suavecita, «a rogar». No equilibraban esas dos actitudes, que era la que las mujeres fueron tomando, la de mediar, pero mediar ni tan seditas ni tan atrabancadas. Eso se dio, y eso fue nato de la mujer (ibíd.)

  • 4 Entrevista a María Refugio Martín Franco, el 8 de octubre de 2009.

22El rol se cambiaba. O se modificaba. Pero no era una decisión, digamos, consciente sobre una liberación de la mujer de un yugo masculino. En la asociación de los lesionados no se hablaba de feminismo, ni en sus juntas salía al tema ello, ni hubo asesoras feministas. No se observaba de esa forma. En cambio, sí existía una generalización del patriarcado en la mayoría de las familias de lesionados por las explosiones del 22 de abril. Ruiz Chávez dice al respecto: «Ninguna de las que hemos estado en esto, tenía un matriarcado, en todos los hogares, el jefe era el hombre. Le brotó a la mujer. Es algo que se dio» (ibíd.). Sí, se dio, de manera rápida, sin ponerse a reflexionar sobre qué se estaba dando. Era necesidad, era esperanza, era una lucha por justicia y por la restitución de algo, por la búsqueda de un poco de seguridad para el futuro, una seguridad que se les había ido raudamente con las explosiones. Doña Cuca, una lesionada por las explosiones del 22 de abril de 1992, menciona al respecto: «Lo vivíamos porque había que hacerlo, si yo hubiera visto la situación de fuera, hubiera sido otra mi visión»4.

  • 5 Entrevista a Lilia Ruiz Chávez, 18 de enero de 2011.

23El ingresar en una dinámica de «lucha», o de organización. El adentrarse en un trabajo donde el objetivo es obtener algo a cambio de la protesta, de idear estrategias, de exigir justicia, va transformando, lentamente, los roles que el orden androcéntrico les destina a hombres y mujeres. Lilia Ruiz Chávez, al rememorar su caso, menciona: «Yo me sorprendo en lo particular, del cambio que hubo en mí, de mi forma de pensar. La visión que yo tenía»5. Todo esto cambió, o cambió de alguna forma. Un ejemplo que ella pone. Antes de las explosiones, poco se interesaba en los periódicos, en la vida pública de la nación, en quiénes eran los gobernadores y quiénes los diputados y quiénes mandaban en el país. Recuerda que, a su casa, allá en Michoacán, cuando era pequeña, a su papá le llegaba el periódico, pero ella no lo leía, o si lo leía, era para saber los horóscopos o las cosas del espectáculo. A su papá le interesaba la política: era cosa de hombres, pues. Después, cuando se casó, comenta:

Comprábamos el periódico [en el matrimonio ya], a él [su esposo] le gustaba leer. Yo de política no veía de nada. Veía los encabezados, pero no veía los artículos. Buscaba a lo rápido, por el trabajo de la casa y porque no me interesaba mucho. Esto [las explosiones del 22 de abril de 1992 y la posterior organización de los lesionados] me cambió. Me comenzó a interesar todo ello, la política. Ahora me doy cuenta que para saber de lo que sucede a nuestra alrededor, hay que leer el periódico (ibíd.).

  • 6 Existe un debate sobre el ejercicio de la ciudadanía desde las mujeres. Pensamos que, el hecho de p (...)

24Estos son los pequeños cambios que van transformando el rol, que lo van haciendo flexible. Se dan, y es complejo muchas veces hacerlos conscientes Después de las experiencias en la lucha, de andar movilizadas acá y allá, de reuniones con gobernadores, presidentes municipales, diputados, secretarios de estado, delegados y un largo etcétera, dice Ruiz Chávez, «Tuvimos que aprender a que teníamos que leer todos los periódicos, todos los del día, ¿qué salía en cada uno?» (ibíd.). Era una forma de ejercer ciudadanía6.

25El hecho de que las mujeres lesionadas comenzaran a tener una actividad pública, les iba dando un aprendizaje en el ámbito político y, al mismo tiempo, les creaba un espacio de libertad en la arena privada. Repito que muchas de estas cuestiones no son conscientes: se dan y ya, y se dan en un proceso crítico, donde lo importante es tomar ciertas decisiones que son imprescindibles y rápidas, que no se pueden evadir, o que evadirlas significa perder mucho. Las relaciones entre las mujeres y entre los hombres en las familias de los lesionados solían (y suelen incluso) ser desiguales: el hombre es el que manda y la mujer la que obedece. Claro, esto con sus múltiples matices y muchas negociaciones, maltratos físicos, violencias, acuerdos, desacuerdos, etcétera. En la mayoría de las mujeres lesionadas, o en las mujeres que no eran lesionadas pero que iban a las reuniones y actividades de los lesionados, tenían en sus vidas privadas una relación donde el hombre dictaminaba las actividades de la familia (incluidas las de la mujer). Esta, por su parte, tenía obligaciones naturalizadas: cuidar a los niños, hacer de comer, limpiar la casa, lavar la ropa, etcétera. Esto no es un descubrimiento ni mucho menos. Ni tampoco es una generalización que no admite matices y grados de control, de dominio y de sumisión. Es algo que existe, de diversas formas, pero existe. Consuelo Díaz Barriga Sánchez, menciona:

En el ámbito privado existe aún el dominio de una de las partes, generalmente, el hombres sobre la mujer, quien se torna un ser a su servicio, una menor de edad constante que espera que sea él quien tome las decisiones. Aún está muy arraigada, en hombres y mujeres, la idea falsa de que esta última debe someterse a la voluntad masculina y escuchamos con frecuencia, y a veces sin asombro, en voz de las mismas mujeres, frases como: «tengo que pedir permiso a mi esposo», o «mi marido me deja trabajar», o «trabajo para ayudar a mi pareja» (Díaz 2008: 352 y 353).

26Esto se daba entre las mujeres lesionadas. Y esto se comenzó a modificar en los trabajos de organización.

27Sin embargo, no quiere decir que estos aprendizajes fueran constantes, homogéneos, invariables y que desdibujaran por completo un orden androcéntrico de las cosas. No. No era así exactamente. Todo fue más complejo. Había momentos en que el yugo se flexibilizaba, y otros en que los momentos de mayor «libertad» femenina se replegaban. Este asunto lo abordaré un poco más abajo.

28¿Cómo se dio el proceso que ahora nombro «flexibilización» del orden androcéntrico? Las mujeres lesionadas, al entrar de lleno en la esfera pública, tenían exigencias que muchas veces chocaban con las exigencias que en la familia (donde se ubica con mayor fuerza un orden regido por el hombre —sea este padre, esposo o hijo—). Fue ahí que se dio uno de los rompimientos del orden androcéntrico, el cual conllevó a una liberalización de la mujer en la familia misma, y a una flexibilización (por la misma liberación de la mujer) del orden androcéntrico. Lilia Ruiz Chávez observó este proceso entre las mujeres que conforman la asociación que ella dirige. Dice Ruiz Chávez:

  • 7 Entrevista a Lilia Ruiz Chávez, 18 de enero de 2011.

De hecho, si platicas con ellas, te van a decir que su vida cambió dentro de la casa. Que ahora ellas le dicen a la familia, pues ahí comen, porque yo no voy a estar. Y antes no. Había que servirles, había que estar al tanto de no dejar a la familia sola, porque se consideraban indispensables en el hogar. Y eso les sirvió para darse cuenta de que no eran indispensables. A partir de entonces, ellas se liberaron de lo que ahora consideran que era un yugo, que no habían podido quitarse, pues porque ellas mismas no lo habían intentado, y porque la familia no había visto que hubiera un motivo lo suficientemente fuerte para que se desligaran o deslindaran un poco de aquellas obligaciones. Y ahora ellas ven, dicen, platican, que ha sido bueno para todos: la familia participa más en la casa. Ahora es un rol diferente. En aquel entonces, la familia empezó a participar más en las labores del hogar, empezó a no exigirle tanto tiempo, reglas de tiempo, «¿a qué horas te vas?», «¿a qué horas regresas?» Empezaron ellas a tener libertad de decir, «no sé a qué horas vengo». Eso para ellas fue liberarlas, liberarlas de tener que decir «a las doce estoy aquí, a las doce en punto, o a tal hora estoy aquí». Cuando ya se les preguntaba, «¿a dónde van?», pues claro, siempre sabía la familia dónde estábamos. Incluso era necesario que después fueran a buscarnos, porque si no regresábamos había que llevarnos de comer. Pero cuando ellas empezaron a tener el valor de contestar, cuando se les preguntaba a «¿qué horas regresas?», «no sé», ellas mismas no lo sabían, pero enseñaron a la familia a que ellas eran dueñas de su propio tiempo, y eso fue bueno7.

29Este hecho es fundamental: las actividades públicas y de lucha que las mujeres lesionadas hicieron suyas, no solamente les permitieron lograr beneficios económicos o de salud (una pensión o atención médica, ambos logros de simple justicia en la restitución de las pérdidas físicas — la lesión — por las explosiones del 22 de abril), sino modificaciones en los roles que ellas llevaban a cabo y que, de no haberse dado la necesidad de «andar en la lucha», no se hubieran dado. El hombre era quien mandaba en las familias. Zonia Sotomayor Peterson y Rosario Román Pérez, en el libro Masculinidad y violencia homicida, mencionan que en la sociedad mexicana, en general,

los hombres se consideran importantes por el solo hecho de ser tales, y dicha importancia es aprendida desde la infancia a partir de un largo proceso de socialización en el que la figura del padre o sustituto en el hogar se erige como dominante» (Sotomayor y Pérez 2007: 26).

30Esto no se rompía del todo, pero se flexibilizaba, gracias al trabajo público de la mujer. Existía ya una mayor libertad en el poder de decisión. El decir: «no sé a qué horas vengo», era un hecho de resistencia, que no se realizaba, quizá, de manera consciente, sino llevada por las circunstancias. Pero al pasar de los días, de las semanas, los meses y los años, se puede observar (y las mismas mujeres lesionadas así lo observan), como un acto que rompió el estado de cosas anteriormente impuesto y respetado.

31Ahora bien, esto no significa que el orden androcéntrico se resquebrajara ni podemos conceptuar la lucha de las lesionadas del 22 de abril como un hecho de liberación de la mujer, completamente feminista. Los roles siguieron existiendo, y cuando los momentos de repliegue de los lesionados se comenzaron a dar (la no actividad en acciones públicas), se regresó a un rol femenino tradicional: hacer de comer, tareas en casa, lavar, planchar, cuidar a los hijos, a los nietos, etc. Es decir, la «libertad» no es completa ni constante: es inacabada, y los avances pueden ser regresivos. Esto, por supuesto, no indica que no se haya sentado un precedente y que el «escape» o los espacios de libertad se hayan perdido todos. No, modificó la experiencia descrita los roles, pero no del todo ni permanentemente de la misma forma en todos los tiempos y en todas las circunstancias.

El hombre de casa y en casa

32¿Por qué el hombre no participó de lleno en las actividades de los lesionados?, ¿por qué hubo tan poca participación masculina?, ¿por qué la participación mayoritaria fue de las mujeres y no del hombre?, ¿acaso no se estaba, en las movilizaciones, en las juntas, en las reuniones con autoridades estatales, municipales y/o federales, ejerciendo en un espacio públicopolítico, destinado tradicionalmente a los hombres?

33El hombre no estaba ausente de las actividades de los lesionados. Estaban ahí, y cumplían un papel que también estaba dado por el orden androcéntrico. Pierre Bourdieu menciona que

el privilegio masculino no deja de ser una trampa y encuentra su contrapartida en la tensión y la contención permanentes, a veces llevadas al absurdo, que imponen en cada hombre el deber de afirmar en cualquier circunstancia su virilidad (Bourdieu 2007: 49).

  • 8 Entrevista a Martha Muñiz Madrigal, 1 de octubre de 2009.

34Esto explica en parte el repliegue de los hombres de la lucha y de poder ejercer su dominio (según un orden naturalizado androcéntrico) en la esfera pública: la imposibilidad de mirarse completamente plenos en la esfera pública. Muchas mujeres lesionadas y esposas de lesionados me comentaron que, para sus maridos, el hecho de no poder trabajar ni llevar a cabo sus labores de proveedor de la casa les angustiaba mucho. Martha, que es lesionada igual que su esposo, se puso sincera conmigo y alguna vez me dijo, en una reunión de lesionados y al borde de las lágrimas por una crisis económica que estaban sufriendo: «Mi viejo me dice a cada rato que si él pudiera trabajar, si él pudiera trabajar, si él pudiera trabajar»8. Ella le asigna a él y él mismo se asigna la labor de trabajar y de proveer lo necesario a la familia: el rol masculino, pues. A pesar de que ella ha sido, la mayoría de las veces, quien ha estado integrada a las actividades de la asociación y es quien más asiste, continúa la percepción del hombre-proveedor y el hombre-público. Por su parte, él se siente imposibilitado para afirmar su virilidad como el orden androcéntrico se lo impone. Es decir, hay matices, pero se continúa el orden: no se rompe, se flexibiliza.

35Una cuestión que también es importante mencionar y explicar es, ¿por qué los hombres no participaron del todo, o participaron en menor medida en la lucha de los lesionados por las explosiones del 22 de abril de 1992? Según Sotomayor Peterson y Román Pérez,

las sociedades construyen su modelo hegemónico de masculinidad, en el que los varones son impulsados continuamente a la búsqueda del poder y a su ejercicio con el otro o la otra, considerados más débiles. Generalmente en este caso se incluyen a las mujeres, los niños, los ancianos y las minorías, como podrían ser las personas con capacidades diferentes, los homosexuales o los extranjeros. (Sotomayor y Pérez 2007: 26).

36¿Por qué los lesionados no fueron los líderes de los lesionados en su conjunto y sí en cambio lo fueron las mujeres? Una explicación es esta: su masculinidad se vio afectada por la lesión. Pero vale la pena detenerse en este aspecto, que explicaría por qué la esfera pública, en este caso, no fue disputada por el conjunto de todos los hombres lesionados.

37Existe un orden androcéntrico. En cada caso, ese orden puede ser más fuerte e inflexible que en otros casos. Y no solamente afecta a las mujeres, sino al conjunto de la sociedad. A los hombres se les impone que deben ser hombres y seguir cierto rol. Si seguimos a Pierre Bourdieu cuando habla acerca de la virilidad, se tiene que

La virilidad, entendida como capacidad reproductora, sexual y social, pero también como aptitud para el combate y para el ejercicio de la violencia (en la venganza sobre todo), es fundamentalmente una carga. En oposición a la mujer, cuyo honor esencialmente negativo, sólo puede ser definido o perdido, al ser su virtud sucesivamente virginidad y fidelidad, el hombre ‘realmente hombre’ es el que se siente obligado a estar a la altura de las posibilidades que se le ofrecen incrementar su honor buscando la gloria y la distinción en la esfera pública (Bourdieu 2007: 68 y 69).

38Pero, ¿qué tiene que ver esto con el tema que aquí se estudia?

  • 9 El orden androcéntrico se impone a mujeres y a hombres. Dice Bourdieu: «Si las mujeres, sometidas a (...)

39La situación era de coyuntura: había que salir a las calles y conseguir algo para sobrevivir, pero había que hacerlo con la lesión dentro. El hombre se sentía, pues, en inferioridad no con respecto a las mujeres lesionadas, sino con respecto a los hombres que se encontraría en la esfera pública y que no eran afectados por lesiones. Esto explica porqué, cuando le pregunté a Lilia Ruiz Chávez porqué los hombres no participaron tanto en la lucha como las mujeres, ella, rápidamente y sin dudarlo, me contestó: o ellos se veían muy violentos, o ellos se sentían muy sumisos. No había medias tintas. No había una percepción intermedia. El salir a las calles o el participar, con el estigma de la lesión, en la esfera pública, los ponía en una doble desigualdad: ante el mundo de los no lesionados y, en especial, ante los hombres no lesionados9. Esto explica, en parte, el por qué no se apoderaron (tomando en cuenta que eran, si seguimos el orden androcéntrico, los «destinados» para brillar en la esfera pública) de la lucha. Las mujeres, acostumbradas a la sumisión y a las relaciones, dentro de la familia, desiguales, no tenían ese problema de sumisión de la virilidad, no les causaba conflicto. Por eso no les pareció tan complicado hacerse de un lugar en la esfera pública en desigualdad: su vida la habían llevado así. Incluso utilizaban la desigualdad como un arma para obtener mejores beneficios ante las diversas autoridades.

  • 10 Entrevista a Lilia Ruiz Chávez, 18 de enero de 2011.

40El quedarse en casa, para los hombres, era un refugio más, un escape, más que una adopción del rol femenino. Dentro de la familia, continuaban teniendo el control, ejerciendo su rol masculino. Ahí lo imponían, pero con ciertas restricciones venidas de la coyuntura: si la mujer luchaba, si la mujer tenía que estar fuera para mejorar la situación en la que se vivía, se precisaba aceptar esa modalidad, esas actividades públicas, hacer flexible el patriarcado. Lilia Ruiz Chávez dice acerca de los hombres lesionados: «El hombre prefería quedarse en la casa a participar. Como que veían más el andar gritando, pidiendo, exigiendo, “no va conmigo porque soy hombre. Si pido, me voy a ver mal. A la mujer se le da mejor pedir”»10. El repliegue se da por la desigualdad tan marcada que había que sufrir en la esfera pública: el hombre pasaba de ser dominante a ser sumiso, de ser el mandón a ser el mandado. La casa era el refugio, ahí todavía podía imponer su ley, su orden, hacer valer la naturalización de los roles, pero, eso sí, con ciertas condiciones que venían impuestas por la misma coyuntura y por la necesidad de lograr algo para la mejor sobrevivencia.

41Zonia Sotomayor Peterson y Rosario Román Pérez, arguyen que «con el aprendizaje sobre su supuesta superioridad, el varón llega a creerlo y una vez en este sitio es probable que haga todo, incluso que emplee la violencia cuando crea amenazada su situación dominante» (Sotomayor y Pérez 2007: 27). Los hombres lesionados vieron, con su lesión, afectadas sus «conquistas» naturalizadas de hombre mandón y hombre que ejerce el control: pasaron de ser viriles en competencia a ser discapacitados en desigualdad y sumisión. En las calles, sin duda, su virilidad sería puesta en desigualdad. Esto ocurría de un momento a otro, es decir, no se observaba como un proceso médico de largo plazo (una enfermedad degenerativa, por ejemplo), sino como algo rápido, que se había dado en una mañana y del cual muchas veces no había vuelta de hoja. Por eso, el quedarse en casa era mantener, de cierta forma, la virilidad, el orden androcéntrico en un espacio limitado, pero al fin y al cabo el orden, o lo que se pudiera rescatar de él. Era redefinir la masculinidad, sin perder los postulados claros de dicha masculinidad. No en todos los casos, por supuesto, pero sí en muchos.

42En una plática con Lilia Ruiz Chávez, donde se abordó de manera profunda eso de «¿por qué los hombres no fueron los actores principales en la lucha — la esfera pública — de los lesionados», ella me dijo:

  • 11 Entrevista a Lilia Ruiz Chávez, 18 de enero de 2011.

Aún cuando no trabajaban, el hombre prefería quedarse en la casa a participar. Pero si veía peligro, aún cuando él fuera lesionado, entonces sí iba. Yo lo notaba, en muchas ocasiones los hombres me decían, «si Doña Lilia, pero es que yo si digo lo que pienso, yo si digo lo que siento, no me voy a aguantar, y las cosas no van a salir bien»11.

43Esta declaración refuerza lo hasta ahora dicho: el hombre lesionado, al entrar en la esfera pública, quedaba en desigualdad con los otros hombres no lesionados, y ello afectada su virilidad y obligaba a replantearse su masculinidad de dominante. Dice Bourdieu,

Al igual que el honor — o la vergüenza, su contrario, de la que sabemos que, a diferencia de la culpabilidad, se siente ante los demás —, la virilidad tiene que ser revalidad por los otros hombres, en su verdad como violencia actual o potencial, y certificada por el reconocimiento de la pertenencia al grupo de los ‘hombres auténticos’ (Bourdieu 2007: 69-70).

44La virilidad de los lesionados no se podía plantear, en igualdad, con los no lesionados. El orden androcéntrico los obligaba a replegarse.

45Pero había momentos en que se precisaba que ellos, los hombres lesionados, mostraran esa virilidad que les imponía el orden androcéntrico en el cual se habían criado y crecido, y no había de otra: «si hay peligro, yo necesito estar», «si hay peligro, yo soy necesario», «si hay peligro, la mujer es indefensa». Estos casos, sin embargo, eran pocos, solamente en momentos críticos, en momentos donde era necesario enfrentar el reto y mostrar la virilidad en el conjunto social, en la esfera pública: ser «hombres auténticos», ajustarse al orden androcéntrico que parecía una losa para los lesionados.

46Esto, pues, es lo que se dio en los lesionados, y reforzaba, pues, el orden androcéntrico. Por eso muchos de ellos preferían quedarse en casa, plantear que eran demasiado «violentos» para tratar con otras personas, con otros hombres (la violencia como símbolo de una virilidad que había sido rota por la lesión), y evitar, así, el verse en sumisión con el mundo «no lesionado», con los hombres «no lesionados».

Roles que se flexibilizan

47Como hemos visto hasta el momento, los «roles» correspondientes a «lo femenino» y a «lo masculino» se modifican o, más bien, se flexibilizan. Y esta flexibilización no es permanente: hay momento en que una coyuntura (un orden de las cosas trastocado por un evento inesperado) lo precia así. Y así fue con las explosiones en la ciudad de Guadalajara el 22 de abril de 1992 y las modificaciones que ellas provocaron en el conjunto de lesionadas y lesionados por dicha catástrofe.

48Cuando estaba en las reuniones con lesionados, yo observaba los roles: mujeres que hacían de comer, mujeres que estaban al tanto de lo que el marido quería, mujeres que lavaba, que cuidaban a los niños, comentarios de mujeres que hablaban sobre otras mujeres y sobre las actividades que debían hacer: «mi hija tiene que llegar a hacer de comer», «mi hija no tiene para comprar carne y hacerle de comer al marido», «mi esposo me espera en la casa para que le haga de comer», «llego a la reunión nada más termino de barrer», etc. Es decir, el rol existía, pero dicho rol se había modificado. Si no se podía llevarlo, si había que ir a alguna actividad importante de la asociación, el rol se flexibilizaba: no desaparecía, solamente se flexibilizaba.

49Esta cuestión de la flexibilización de los roles me parece muy importante, y me parece que es evidente en este proceso de las lesionados y los lesionados por las explosiones del 22 de abril de 1992. No hablo aquí de las dobles o hasta triples jornadas de la mujer, de la mujer que sale a trabajar y que llega a la casa a seguir trabajando en sus labores «naturalizadas». No, hablo de una «flexibilidad» en los roles, y no solamente de la mujer, sino del hombre. El orden androcéntrico se desdibuja en un momento de coyuntura. Dicho orden no es inamovible. Se mueve, está vivo, y por ello, me parece importante explicar por qué se mueve, por qué se modifica. Aquí observé, en este tema en específico, un motivo de variabilidad: la necesidad de «luchar» por la sobrevivencia ante un cuerpo afectado físicamente. Pero habrá muchos otros motivos en muy diversos aspectos, conocer cada uno de ellos es una tarea pendiente en los estudios de género.

50Ahora bien, esta flexibilización, como ya se dijo, no es inmutable: puede flexibilizarse aún más o puede regresar, después de la coyuntura, a su momento inicial, con ciertas variaciones y ciertas experiencias que posibilitan flexibilizaciones posteriores, ya sean estas por otras coyunturas (muy distintas incluso a las de un desastre) o por consciencia de las personas involucradas (la mujer lesionada, o el hombres lesionado, o la familia completa). Lo que quiero dejar en claro es que la flexibilización se puede dar en momentos de coyuntura.

51Estoy en la casa de Lilia Ruiz Chávez. Es un martes de mediados de año 2010. Ella está realizando las «tareas del hogar». Su esposo salió a trabajar, el hijo que queda aún viviendo en la casa también. Ella lava las ropas, barre, le echa una «manita de gato» a la casa y cocina. De repente le llega una llamada de teléfono y habla sobre una posible reunión de lesionados, o sobre algún problema que le surgió a un lesionado, ya sea que no le quisieron atender en el hospital, o que las medicinas no se las han dado, o algo por el estilo. Ella atiende la llamada. Cuelga. Regresa a la cocina y sigue haciendo de comer: «Jorge, ¿no quieres quedarte en la casa a comer?», me pregunta. «No, doña Lilia, muchas gracias, ya quedé de ver a una persona hoy, nada más termino de fotografías estos archivos y me voy», le respondo. Siempre me ha impresionado que la líder de la asociación, el personaje más visible públicamente, hoy, de los damnificados por las explosiones del 22 de abril, tenga una rutina de ama de casa. Que siga su rol. Es la flexibilización. Y cuando hablo de flexibilización no hablo de que el hombre flexibiliza y la mujer entonces asume dicha flexibilización. No: hablo de que el orden androcéntrico se matiza, y consciente o inconscientemente, la mujer y el hombre flexibilizan sus roles y sus respectivas actividades en una coyuntura. Después puede venir el regreso al rol, y asumirlo y vivirlo y estar incluso conforme con ello: naturalizarlo de nueva cuenta. Pero la flexibilización se dio. También puede venir la radicalización y la no vuelta a asumir el rol. El esposo de Lilia Ruiz Chávez llega a comer. Después lo hace su hijo. Lilia va a recoger la ropa de la lavadora, mientras el marido y el hijo comen en la mesa de la cocina la comida preparada por ella. Sí, ella, la líder de la asociación Abril en Guadalajara A. C., la ganadora de decenas de batalla, la de «los plantones» y el «no me muevo de aquí señor gobernador o señor diputado», la que no se deja, la radical según sus críticos, la «corrupta» e «irrazonable» según algunas autoridades estatales que no se llevaron con ella y que la atacaron por todas partes. La que manda en la asociación, la mujer pública-política.

Bibliographie

Esguinoa, A. E., 2008, «La construcción de la identidad y el lenguaje», en M. L. Quintero, Soto y C. Fonseca Hernández, Investigaciones sobre género. Aspectos conceptuales y metodológicos, México, Miguel Ángel Porrúa/H. Cámara de Diputados-LX Legislatura, pp. 47-67.

Gómez Partida, S., 2003, Ecos del 22 de abril. Testimonios de la tragedia y procesos del Movimiento Civil de Damnificados, Guadalajara, Taller editorial La Casa del Mago.

Tuñón, E., 1990, «Avatares de la lucha de las mujeres mexicanas en los ochenta», Acta sociológica, México, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales/Universidad Nacional Autónoma de México, III, 3, pp. 39-53.

Bourdieu, P., 2007, La dominación masculina, Barcelona, Anagrama.

Bolos, S., 2008, «Presentación. Espacios públicos/privados: el problema de las mediaciones», en S. Bolos (coord.), Mujeres y espacio público: construcción y ejercicio de la ciudadanía, México, Universidad Iberoamericana, pp. 11-27.

Reyes, Cornejo F., 1994, «Lilia Ruiz Chávez», Siglo 21, 23 de abril de 1994, pp. 43-45.

Díaz Barriga Sánchez, C., 2008, «La redefinición del rol femenino como base de la transformación del modelo socioeconómico», en C. Fonseca Hernández/M. L. Quintero Soto, Temas emergentes en los estudios de género, México, Miguel Ángel Porrúa/H. Cámara de Diputados-LX Legislatura, pp. 349-388.

Sotomayor Peterson, Z. y R. Román Pérez, 2007, Masculinidad y violencia homicida, México, Plaza y Valdés Editores, México.

Entrevistas citadas

Entrevista a Martha Muñiz Madrigal, 1 de octubre de 2009.

Entrevista a María Refugio Martín Franco, el 8 de octubre de 2009.

Entrevista a Mari Carmen Ponce, 12 de enero de 2010.

Entrevista a Lilia Ruiz Chávez, 18 de enero de 2011.

Notes

1 No solamente en las familias se impone dicha imagen, sino en múltiplos ámbitos de la vida. Ana Ester Esguinoa dice al respecto (y hay que dar por sentado que lo hace desde una perspectiva urbana): «La escuela y la familia son las instituciones privilegiadas para fijar la mirada y detectar las formas de socialización con relación al sistema de valores, de creencias, de representación que, sobre la asignación de roles femeninos y masculinos, tiene determinada sociedad. En ellas se refleja la manera en que la mujer ha estado excluida —política, científica y lingüísticamente— de la categoría superior de ‘persona’. Este mecanismo de exclusión se manifiesta a partir de la negación, la ocultación y la cosificación de la mujer, en la medida en que queda reducida a la condición de objeto» (Esguinoa 2008: 56).

2 Entrevista a Mari Carmen Ponce, 12 de enero de 2010. Lilia Ruiz Chávez menciona casi lo mismo a este respecto: «En la mayoría de eventos que participaban las mujeres, si el lesionado era hombres, la esposa era la que iba a representarlo. Si la lesionada era la esposa, pues con más razón, y el esposo no participaba, a menos que la situación se tornaba más difícil, o de peligro, o que necesitaba manifestarnos el total de los afectados, era cuando entonces ellos participaban» (entrevista Lilia Ruiz Chávez, 18 de enero de 2011).

3 Entrevista a Lilia Ruiz Chávez, 18 de enero de 2011.

4 Entrevista a María Refugio Martín Franco, el 8 de octubre de 2009.

5 Entrevista a Lilia Ruiz Chávez, 18 de enero de 2011.

6 Existe un debate sobre el ejercicio de la ciudadanía desde las mujeres. Pensamos que, el hecho de participar en un movimiento social, o en una asociación civil, enseña ciertos hábitos que, aunque no sean conscientes quienes los aprenden de estar construyendo y ejerciendo su ciudadanía, lo hacen. Silvia Bolos menciona sobre el ejercicio de la ciudadanía: «La defensa de los derechos y la capacidad para exigirlos surgen como aspectos relevantes en la construcción y ejercicio de la ciudadanía; está presente una concepción amplia de derechos que incluye, entre otros, la salud, la no violencia, el ejercicio del voto y su defensa, la exigencia de información, de equidad, de respeto hacia todos y, en particular, hacia los diferentes. En el proceso de asumir derechos y obligaciones está presente el reconocimiento de la necesidad de incidir en lo público a través de la toma de decisiones» (Bolos 2008: 72).

7 Entrevista a Lilia Ruiz Chávez, 18 de enero de 2011.

8 Entrevista a Martha Muñiz Madrigal, 1 de octubre de 2009.

9 El orden androcéntrico se impone a mujeres y a hombres. Dice Bourdieu: «Si las mujeres, sometidas a un trabajo de socialización que tiende a menoscabarlas, a negarlas, practican el aprendizaje de las virtudes negativas de abnegación, resignación y silencio, los hombres también están prisioneros y son víctimas subrepticias de la representación dominante» (Bourdieu 2007: 67).

10 Entrevista a Lilia Ruiz Chávez, 18 de enero de 2011.

11 Entrevista a Lilia Ruiz Chávez, 18 de enero de 2011.

Auteur

Investigador del Centro de Estudios de Género, Universidad de Guadalajara. Ha publicado en valiosas revistas y misceláneas mexicanas. Entre sus ensayos de más relieve: El coliseo de comedias tapatío: sus protagonistas y sus temas (2006).

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable