Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mujeres y Emancipación de la América Latina y el Caribe en los siglos XIX y XX

 | 
Irina Bajini
, 
Luisa Campuzano
, 
Emilia Perassi

1915: Representación de la subjetividad femenina en la Vanguardia, periódico activista veracruzano

María Guadalupe Flores Grajales

Texte intégral

Si el hombre es esclavo, vosotros lo sois también. La cadena no reconoce sexos; la infamia que avergüenza al hombre os infama de igual modo a vosotras. No podéis sustraeros a la vergüenza de la opresión; la misma garra que acogota al hombre os extingue a vosotras, necesario es, pues, ser solidario con gran contienda de la felicidad... ¿Qué no entendéis de política? No es esta una cuestión de política es una cuestión de vida o muerte...
Ricardo Flores Magón, Regeneración (1904)

  • 1 Grupo de mujeres que se identifican como «Las Hijas de Anahuac», quienes en el número publicado en (...)

1Durante el porfiriato en México, principalmente hacia los últimos años del gobierno de Porfirio Díaz, la mayor parte del sector masculino se ve obligada a ingresar a las filas del ejército que intentaba acallar las primeras protestas revolucionarias, lo cual deriva en la ausencia de la figura paterna en la mayoría de los hogares mexicanos. Entonces la mujer, ante tal vacío, tiene que salir de casa: se ocupa de vestir al ejército ya sea en la fábrica o en su hogar, al mismo tiempo que continua con el rol que desempeña en casa, como el de madre, maestra, mujer protectora equivalente a la enfermera o la costurera. Estas actividades, junto con las de sirvientas y prostitutas, fueron los oficios más comunes de las mujeres de clase popular en esos tiempos. Por otro lado, el avance industrial acompañado por el crecimiento económico y social posibilitan la inserción de la mujer en los cambios y procesos históricos que se suceden a partir de la segunda mitad del siglo XIX; de tal manera que la mujer también participa de forma activa en las organizaciones que luchan a favor de sus derechos, algunos ejemplos son: «Las Hijas de Anáhuac», grupo de mujeres del partido liberal mexicano, encabezado por Laureana Wright González. Este grupo de mujeres expresa sus ideas liberales a través del periódico Violetas de Anáhuac1 e influyen de manera determinante en los fundamentos del art. 123 de la Constitución mexicana, que favorece no solo la postura laboral de las mujeres sino de todos los trabajadores mexicanos. Otros nombres que integran la participación de la mujer en los movimientos sociales y en la vida política de México son Juana Belén Gutiérrez de Mendoza quien defendió los derechos mineros a través del periódico Vésper (1901); Guadalupe Rojo Muda de Alvarado asumió la dirección de Juan Panadero (1872), periódico fundado por su esposo en la ciudad de Guadalajara, Jalisco; Emilia Enríquez de Rivera, en la Revista El Hogar (1913), y por los mismos años, Julia Sánchez, en El Látigo Justiciero, lanzaban violentas críticas a la oligarquía. De tal modo que el siglo XX abre las puertas a una mayor presencia del sector femenino de diversas clases sociales.

2El movimiento revolucionario trajo consigo su actuación en escenarios antes poco permisivos para ellas en la sociedad mexicana; pues no solo las mujeres letradas que encabezaban la edición de revistas o se dedicaban a la actividad periodística se incorporaron a la lucha revolucionaria, también las obreras y las esposas de los obreros comenzaron a organizarse para luchar a favor de la defensa de las condiciones de trabajo. Por ejemplo, en 1906 y 1907, en la huelgas obreras realizadas en Cananea, Sonora, y en Río Blanco, Orizaba, Veracruz, la historia escrita registra la participación femenina en la búsqueda de mejores condiciones laborales: se cuenta que un grupo de mujeres encabezadas por la colectora Isabel Díaz de Pensamiento y en la que figuraban las obreras Dolores Lados, Carmen Cruz y otras, desde el día anterior habían formado una brigada de combate, que se encargó de reunir pedazos de pan, tortillas duras, con las que llenaron sus rebozos y desde muy temprano se instalaron a la puerta de la fábrica esperando que alguno se atreviera a romper el movimiento de protesta. En la tienda de raya estaban los dependientes extranjeros y cuando una mujer se acercó pidiendo un préstamo, en respuesta recibió una serie de injurias; el dependiente lanzó un disparo que provocó la furia de la multitud y, en poco tiempo, la tienda de raya se vio consumida por el fuego.

3La actitud retadora hacia los patrones de este grupo de mujeres, entre ellas Isabel Díaz de Pensamiento, Anselma Sierra, Carmen Cruz, Margarita y Guadalupe Martínez y Lucrecia O. Toriz, provocó la intervención del ejército mexicano. Esta última considerada la precursora y heroína de la Revolución mexicana.

4Es visible, pues, la participación de la mujer en el movimiento revolucionario; contraria a la imagen delicada y suave del romanticismo nace y se impulsa una nueva representación de la identidad femenina más acorde a aquella relativa al enorme número de protagonistas que participaban activamente de los movimientos sociales de la época. La figura de la mujer romántica amada y despreciada vinculada a lo femenino, a las reacciones instintivas y afectivas, es sustituida por el desarrollo natural de ser mujer que se impone mediante el proceso de socialización e industrialización que impulsará un imaginario femenino construido a partir de su presencia en el periodo revolucionario. Baste recordar la figura de la Adelita, símbolo de la mujer como organizadora y al frente de grupos armados; al igual que Valentina, mensajera, guerrillera y compañera de los revolucionarios.

  • 2 Lucrecia Toriz, esposa de uno de los obreros textiles de la fábrica de Río Blanco, se enfrenta al g (...)

5Ya en plena revolución, la presencia femenina movilizadora y decidida se expresa en defensa de los derechos obreros2; surgen las primeras organizaciones que reúnen a las obreras más combativas de las fábricas de hilados y tejidos, principalmente del centro de la república; en el estado de Veracruz, es importante destacar la agrupación de mujeres prostitutas que encabezaron el movimiento inquilinario de 1922.

6No hay que olvidar que el periódico es el medio impreso más explotado en esta época, lo que define su importancia en la difusión del imaginario colectivo y de manera especial en el imaginario femenino. Periódicos como La Vanguardia, El machete y Pro-Patria, entre otros, destacan como precursores de la libertad de prensa y como representantes de un pensamiento revolucionario que cuestionaba y externaba su opinión sin temor a represalias. La percepción y difusión de noticias, entre ellas textos e imágenes, mucho dependió de la capacidad receptiva de los destinatarios que, siendo en su mayoría poco letrados o analfabetas, capturaron y concibieron las imágenes como un medio de representación identitaria.

7Las actividades periodísticas contaron con la participación de grandes intelectuales de la época que fungieron como coordinadores de proyectos culturales relacionados con un activismo político de trascendencia. Tal es el caso de Gerardo Murillo (Dr. Atl), reconocido pintor mexicano, quien a su paso por la región de Orizaba, Veracruz, reúne a un grupo de colaboradores para la publicación del periódico La Vanguardia, en su afán por impulsar la causa revolucionaria. Este periódico fue fundado en 1915 durante la estancia del gobierno de Venustiano Carranza en Veracruz, quién como estrategia política acepta el apoyo recíproco de los obreros de la COM (Confederación Obrera Mundial) que conformaron los conocidos Batallones Rojos en dicha ciudad. Entre aquellos que participaron en los batallones especialmente en el aspecto de difusión de noticias y también de la propaganda política se encontraba el Dr. Atl y algunos de sus antiguos compañeros de la Academia de San Carlos que viajaron desde la ciudad de México. José Clemente Orozco quien fuera el caricaturista del rotativo narra lo siguiente en su Autobiografía:

Se organizaron varios convoyes de ferrocarril y en ellos se fue la «Casa del Obrero Mundial» en masa hacia Orizaba. En un tren de carga fue enviada a la misma ciudad la mayor parte de las máquinas, implementos y enseres de El Imparcial y en otro tren nos fuimos el Doctor Atl, algunos pintores, nuestros amigos y familiares (Orozco 1999: 62).

8Entre los pintores y amigos se encontraban Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros. Raziel Cabildo, Juan Manuel Giffard, Manuel Becerra Acosta (Julio el Verde), Francisco Valladares, Miguel Ángel Fernández y Romano Guillemín, Elodía Ramírez, entre muchos otros y otras. Orozco describe la manera en que fue instalada la imprenta en el Templo de Dolores de la ciudad de Orizaba:

Al llegar a Orizaba lo primero que se hizo fue asaltar y saquear los templos de la población. El de Los Dolores fue vaciado e instalamos en la nave dos prensas planas, varios linotipos y los aparatos del taller de grabado. Se trataba de editar un periódico revolucionario que se llamó La Vanguardia y en la casa cural fue instalada la redacción (Orozco 1999: 42).

9No solo el templo de Los Dolores fue invadido y sitiado por el grupo de artistas y obreros que se manifestaban en contra del gobierno en apoyo a Venustiano Carranza; de hecho, la ciudad de Orizaba se convirtió en el centro de operaciones de quienes predicaban los ideales de la revolución constitucionalista: para este grupo el movimiento revolucionario representaba la evolución del arte, la ciencia, el periodismo, la literatura, en fin, de todo aquello que unificara una verdadera representación de la cultura mexicana.

El templo de El Carmen fue asaltado también y entregado a los obreros de «La Mundial» para que vivieran allí. Los santos, los confesionarios y los altares fueron hechos leñas por las mujeres, para cocinar, y los ornamentos de los altares y de los sacerdotes nos los llevamos nosotros. Todos salimos decorados con rosarios, medallas y escapularios.
[…]
En otro templo saqueado también fueron instaladas más prensas y más linotipos, para otro periódico que editaron los obreros. Estos fueron organizados en los primeros “batallones rojos” que hubo en México, los cuales se portaron brillantemente más tarde en acciones de guerra contra los villistas (Orozco 1999: 42).

10No obstante:

La tragedia desgarraba todo a nuestro alrededor. Tropas iban por las vías férreas al matadero. Los trenes eran volados. Se fusilaba en el atrio de la parroquia a infelices peones zapatistas que caían prisioneros de los carrancistas. Se acostumbraba la gente a la matanza, al egoísmo más despiadado, al hartazgo de los sentidos, a la animalidad pura y sin tapujos. Las poblaciones pequeñas eran asaltadas y se cometían toda clase de excesos (Orozco 1999: 45).

11En medio de este contexto se desarrolla La Vanguardia, cuya vida se reduce a solo cuatro meses. El primer número aparece el 21 de abril de 1915 y para el mes de agosto concluye su efímera existencia. Inicia con un manifiesto dirigido «Al pueblo de la República»:

Nosotros venimos con la firme intención de transformar los modos de expresión del periodismo nacional. Es necesario transportar a la prensa el elevado criterio moral y la fuerza nueva de nuestra grande Revolución. Nuestro programa no es el programa de una empresa periodística: es el programa de un pueblo, que en el momento culminante de la lucha armada, quiere sentar los principios de su organización futura. Es el programa mismo de la Revolución.

  1. Apoyar al Primer Jefe de la Revolución, Ciudadano Venustiano Carranza.

  2. Hacer efectivas las leyes emanadas de la Primera Jefatura.

  3. Estudiar a fondo el problema agrario y resolverlo en sentido revolucionario.

  4. Destruir por todos los medios la influencia clerical en el país.

  5. Defender a la República de la expoliación extranjera.

  6. Impulsar la enseñanza nacional estableciendo constantemente en todo el país, centros de instrucción rigurosamente científicos.

  7. Demostrar a los pueblos cual es el verdadero carácter de nuestra Revolución, y llamar en nuestro apoyo a todos los partidos avanzados en el mundo.

  8. Desarrollar las industrias indígenas, conservándoles su carácter actual y abriéndoles un mercado en Estados Unidos y en Europa.

  9. Dar a conocer a los mismos mexicanos la importancia, la riqueza y la belleza de México.

  10. Consolidar la unión de los distintos grupos obreros y de los trabajadores de los campos de la República en un esfuerzo común hacia la conquista efectiva de su bienestar y de sus derechos.

  11. Llevar a la conciencia de la mujer mexicana, la convicción de su deber en este momento histórico.

  12. Acabar la obra de destrucción emprendida por los ciudadanos armados de la Revolución contra el militarismo.

  13. Redimir la raza indígena.

  14. Indicar los errores de la Revolución (La Vanguardia 1915: 26).

12Más que un proyecto de carácter cultural y periodístico, es visible la intención política e ideológica de sus colaboradores. Llama la atención el punto XI: ¿Cuál es el imaginario femenino al que se alude en el primer número de La Vanguardia? ¿Cuál será el deber y la convicción a la que se refieren? En síntesis, artistas, escritores y periodistas que participaron en La Vanguardia, intentaron manifestar el conjunto de problemáticas regionales sin dejar de lado el ámbito cultural. Los pocos números que circularon contienen reseñas de teatro, una página literaria estudiantil y textos poéticos variados. Es de destacar el trabajo fotográfico y, de manera especial, el contenido gráfico. En este contexto destaca la participación de José Clemente Orozco como caricaturista e ilustrador del rotativo.

13Para Carlos Monsiváis, La Vanguardia es la mejor publicación de la época armada; considera que Orozco «recrea y expone dos temas que son dos obsesiones de la época: los revolucionarios desconocidos (el descubrimiento del pueblo como violencia) y las prostitutas (el descubrimiento del sexo como regocijo social)» (Monsiváis 1980: 48).

14José Clemente Orozco, grabador mexicano, muestra en La Vanguardia, una imagen de la mujer que rompe con los anteriores estereotipos nacionales; mediante sus representaciones femeninas hace visible la participación de la mujer decidida y activa en los procesos sociales revolucionarios. Así, la mujer de Orozco se convierte en un símbolo universal de lucha, sin dejar de proyectar su sensualidad.

15La estética paródica del artista hace de lado la mirada machista que aún prevalecía en muchos pintores academicistas del momento, para dar paso a la revelación de mujeres activas no solo en la acción sino cómplices de la ideología revolucionaria.

16En la portada del número 26, del 17 de mayo de 1915, bajo el título de Arenga, Orozco muestra en su dibujo la cara de una mujer campesina con el rostro sonriente; acompaña la imagen con el siguiente texto:

¡Soldados de la revolución!: amad intensamente a vuestra compañera, la mujer mexicana: Vedla siguiéndoos al combate, curando solícitamente vuestras heridas, consolando y socorriendo a los vuestros, recogiendo y alimentando a vuestros hijos. Ella os da alegría, besos, placeres: es carne de vuestra carne, vuestra otra mitad, vuestro espíritu. Sois los dueños absolutos de sus ojos negros, de su cuerpo moreno, robusto, bello. Y ella os ama ardientemente porque ama también a la humanidad, por quien dais vuestra sangre ((La Vanguardia 1915: 26).

17Es evidente la representación de la imagen vivaz, alegre y divertida de la mujer compañera. Aquella que motiva y consuela al soldado en las noches de desvelo y vigilia. Desmitifica la imagen de la madre sacrificada, al cuidado de los hijos. La mujer que disfruta su papel y se divierte: madre, esposa y amante.

18En esta otra ilustración observamos, desde la óptica de Orozco, a la mujer que sería llamada hembra por la más fiel representación de sus instintos y su natural sensualidad, sus largos cabellos trenzados, sus labios encarnados y las remarcadas ojeras que translucen los desvelos y el trabajo diario, o que delatan las noches de pulque. Ojeras, fuertes y sensuales labios son el préstamo de la mujer revolucionaria a las obras de Orozco, a sus mujeres mexicanas de abundantes trenzas y lánguida mirada como la que aquí se expone. La centrada composición destaca el negro de los cabellos y las flores delimitan su rostro que, a su vez, es traspasado por una línea imaginaria que va de flor a flor capturando la mirada del espectador en el cansancio de sus adormecidos ojos. Es una imagen de la mujer del México revolucionario: fuerte y resuelta que ha sido herida y que parece estar más viva que nunca.

19Muchas veces las mujeres de Orozco no solo representaron la imagen presente e instantánea de la mujer, sino que también se convirtieron en un símbolo universal al adquirir un carácter menos terrenal y representar más bien, en lo posible, la pureza de las ideas. Un ejemplo de ello es este grabado donde el pintor recurre a la figura femenina para realizar en ella una sensual alegoría de la patria en cuyas líneas curvas ascendentes expresa la pasión de la lucha, el ardor de aquellos que creen en ella y la siguen. El elemento niño que refuerza esta imagen no solo alude al combatiente que festeja y glorifica la figura femenina; sus rasgos infantiles recuerdan la atinada recurrencia de Orozco en la representación de la imagen materna que pobló muchas de sus obras, lo que permite vislumbrar incluso una analogía utilizada en el periodo revolucionario: el de la patria y la madre del mexicano. Esta imagen glorificada de la mujer asociada con la patria, la une y la separa de la mujer de amplias caderas en cuyo símbolo Orozco vuelca aquí un estandarte.

20En cambio, el siguiente retrato apunta hacia la furia y la fuerza enmarcadas por la sutil y desdeñosa sonrisa propia de las representaciones femeninas del pintor. La sensualidad aplomada en curvas que van desde la silueta femenina hasta los cabellos largos y ondulados, hacen de esta mujer protagonizada una apasionada guerrera en batalla. Se observa el uso del brutal y preciso alto contraste muy propio de los grabados de Orozco, la limpieza en el manejo de la composición permite que el blanco del papel aplome la fuerza de la larga melena, las amplias caderas y las torneadas y gruesas piernas de una mujer resueltas en bloques negros, lo que le otorga a la imagen fuerza y decisión. El marco oscuro que rodea la parte superior de la figura enmarca su particular belleza al resaltar los rasgos de su rostro, especialmente ojos y boca, ambos sonrientes y burlones. Junto a la imagen principal destaca un rostro decrépito, con rasgos similares que semeja una visión fantasmal y confirma las palabras abajo descritas como promesa que ha de cumplirse: «Sólo al precio de la sangre conquistan los pueblos su libertad».

21Son representaciones de carácter popular que pretendían captar todo lo típico y característico de las mujeres, donde la ilustración y el texto son uno; la imagen generalmente precede a la descripción y ocupa casi todo el espacio de la página. Vemos como Orozco pone especial interés en las actitudes y poses.

22Si bien su atención se detiene en el atuendo, la expresión de coquetería, la sensualidad y la provocación femenina, destaca el manejo del humor y el carácter lúdico en la elaboración del retrato. El pintor logra captar los rostros y el carácter de sus personajes femeninos para conservar la imagen de la mujer de la época:

«Mariquita, a Micaela, a Xochitl y Aurora……
Estate quieta, niña: cuatro chamacas endiabladas… Ya conocerás después a sus hermanitas…»

23Se puede advertir que entre las mujeres de Orozco, las más representadas son aquellas de pícara sonrisa, y permanente coquetería, de remarcada cintura y amplias caderas que inmersas en el conjunto de hombros, cabeza y piernas pierden su rígida propiedad de dibujo para contonearse. Orozco plasma mujeres alegres, reales, vivas que disfrutan los instantes, especialmente en la intimidad, donde el artista las retrata espontáneas, con los distintos rostros en los que su feminidad se trasforma como los de la infantil incredulidad y la infantil coquetería de las dos mujeres del anterior grabado.

24Aquí, el pintor hace nuevamente uso de su intuición espacial salpicando el blanco con perfectas líneas, puntos y manchas encerrados en femeninas curvas, dando la sutileza de las finas líneas; la ligereza y el color que solo unas mejillas reales y encarnadas pueden dar, y así también esas mismas líneas de la primera figura femenina tienen la función de dar fuerza y un coqueto descaro a la segunda figura que al crear un pinto de tensión entre su mirada y el vestido parece salpicar este último con su vivaz sonrisa.

«Indiscreciones en la intimidad»

25En fin, vemos como Orozco, al mismo tiempo que instaura un nuevo discurso dirigido hacia un receptor de la clase media acomodada, también mantiene como destinatarios a los lectores populares, cuyo número iba en aumento cada vez más. El recurso satírico deja de lado el matiz moralizante que aún prevalecía en algunos artistas de la época. Carácter realista y descriptivo que iba a la par de los acontecimientos sociales y políticos del momento. La intención de Orozco estuvo orientada hacia la reproducción de la figura anatómica femenina, misma que destaca y hasta exagera en sus características: cintura breve, brazos y piernas fuertes y bien torneadas, caderas anchas y pies pequeños.

26En suma, José Clemente Orozco nos muestra distintas caras de la mujer revolucionaria, principalmente la de aquella que está frente al campo de batalla, detrás de las armas o del comal que alimenta a los soldados, la que sirve el licor que calienta el cuerpo de los nómadas revolucionarios, la que se contonea en las pulquerías y exhibe con sensualidad y sus amanecidas ojeras, sus largas trenzas y sus rebosantes curvas. Mujeres de distintos lugares y colores del país, cuya imagen devela más allá de lo femenino el paradigma identitario del México revolucionario. Orozco expone una visión de la mujer, la de aquella que, al estar inmersa en la revuelta, no necesariamente es sufrida, sino que disfruta de su cotidiano vivir: convive con su hombre, su compañero y, de alguna forma, es más libre en la expresión de su pensamiento y de su cuerpo.

27Conjunto de mujeres que combatieron en los frentes de batalla; que empuñaron las armas y que se mantuvieron al frente de grupos de soldados y guerrilleros. La mujer amiga y compañera del soldado, la confidente, la mensajera que arriesgaba su vida llevando y trayendo mensajes entre los grupos de rebeldes: enfermeras y voluntarias en el campo de batalla. La famosa soldadera o la rielera que seguía al revolucionario, mujeres activistas, pensadoras, propagandistas, fundadoras de una forma de pensamiento crítico y radical. Como dice José Juan Tablada del pintor jalisciense, esa habilidad que tuvo para capturar de un pincelazo sutil el garbo, la picardía y, al mismo tiempo, la ternura de la mujer de sutiempo (, detráerotag entre los g ivas los g ivas lostN o menssvn:

humanidad, (más al),6 sfruta dos en loI de qu classInque ag"texte">E

http://faproby.mnsfld.edu/fa degok/radores. L espon="f19.swf

    N> ext"> o como regocp> bs y ge slo o regocFe expreSy y los derech> Violetaslasshuac
  • 1 Grupo de mujeres que se identifican como «Las pareenza>16<887caprasgon Orozco quienlabr [
      bs y ge slo o regocFe expreSy y los derech> Viole2aslasshuobreros
    • 2 Lucrecia Toriz, esposa de uno de los obreros ts="siden las armasa revoluciicionea>16, Jcarne mujer das pieter l esando va r de ladpor los de Oriz reproto 26ncapturron elores e aún prelpan xcompañ">8,que eune y lan> Lucrehombre o de hom revolucivte la eentoptul Desmiergüenz. li> ptq>Pdianobrerasse la d8ims Noonvoyes y co; en baa la pubcidad re,l templo de El CarZacaresalinlos erroo con suhttp://www.kcSólo ala ade yrade /lpdf/l148.pdf http://www.kcSólo ala ade yrade /lpdf/l148.pdf hreli> ptq>f(provocó la robaem10/04/2010, las errores ivas