Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mujeres y Emancipación de la América Latina y el Caribe en los siglos XIX y XX

 | 
Irina Bajini
, 
Luisa Campuzano
, 
Emilia Perassi

Los discursos sobre la participación de las mujeres en la guerra de Independencia: casos del occidente de méxico

Alejandra Guadalupe Hidalgo Rodríguez

Texte intégral

1El año pasado, 2010, en México celebramos el bicentenario y centenario de las dos grandes revoluciones que hemos vivido: la Independencia y la Revolución mexicana. La Independencia de México es el momento histórico en que se detiene nuestra ponencia. El proceso de independencia inicia en 1810 y culmina en 1821 con el Plan de Iguala y con el reconocimiento de la independencia de México por parte de España. En el marco de los doscientos años de esta celebración se hicieron muchos estudios sobre tales luchas. Nosotras no fuimos ajenas a esos estudios y nos preguntamos sobre la participación de las mujeres en el proceso de Independencia, específicamente por las mujeres del occidente de México.

2Para rastrearlas recurrimos a 15 expedientes del Ramo Criminal del Archivo de la Real Audiencia de Guadalajara en los cuales aparecen 54 mujeres:

43 mujeres son acusadas por algún delito, llevadas a la cárcel, sometidas a un juicio en la ciudad de Guadalajara por su presunta participación en distintos sucesos del periodo independentista.
3 mujeres no llegaron a la ciudad de Guadalajara para ser juzgadas: una por estar enferma, otra por estar próxima a parir y la última porque un teniente, sin dar el aviso y justificación oportuna, dispuso que se quedara en un pueblo.
6 son niñas que van de los 2 a los 10 años de edad, encerradas junto con sus madres.

3Estos procesos judiciales se dieron en una temporalidad de ocho años que abarca desde octubre de 1811 hasta septiembre de 1819. El proceso más corto tiene duración de un mes, el más largo es de tres años y medio.

4Para la realización de nuestro análisis tomamos los presupuestos del análisis crítico del discurso propuesto por Teun A. Van Dijk, por la importancia que el teórico le da al discurso como medio que contribuye a mantener, legitimar y reproducir las diferentes relaciones sociales de poder, desigualdad y discriminación. Análisis que articula los discursos de los actores, sus acciones, mentalidades y contextos.

Discursos

5Separamos los discursos de los expedientes según cada actor social que participó en los procesos

Discurso de las mujeres

6Es importante señalar que no tenemos referencia de la voz directa de las mujeres sino lo que se conserva de sus voces a través de lo que consignan los escribanos durante los interrogatorios y en los escritos de sus defensores.

7Los expedientes nos permiten tener datos sobre sus generalidades: edad, calidad, de algunas sabemos a qué se dedican y se consigna como el dato más importante, su estado civil.

8Estos documentos nos permiten tener una idea de la situación de las mujeres en la época: se habla de mujeres de todas las edades, embarazadas, sanas, enfermas. Podemos detectar que había muchas mujeres desarraigadas por causa de la guerra, viviendo en montes o ranchos, huyendo por miedo a la presencia de las tropas, ya fueran de insurgentes o del rey. Muchas mujeres solas: solteras, viudas, abandonadas, con maridos que salían a buscar el sustento o que se habían unido a las tropas del rey o de los insurgentes, con padres enfermos, hijos y animales que cuidar. Que debían salir a buscar su sustento. Algunas se enfrentaron en reiteradas ocasiones a la acción de la justicia. Fueron detenidas por venganza, fueron acusadas de rebeldes por no acceder a tener relaciones sexuales con sus acusadores y quedaban expuestas a una situación de indefensión en la que de una u otra forma salían perdiendo: con la cárcel o el sometimiento sexual. Nos hablan de su vida en prisión, de los trabajos forzados, de las violaciones, etc. Algunas mujeres se iban con las tropas del rey o con los insurgentes por voluntad propia otras eran forzadas (robadas, obligadas). Algunas no se iban con ellos pero los ayudaban, les proporcionaban víveres, se involucraban sentimentalmente con ellos o los traicionaban. Nos enteramos que algunas detenciones se daban con uso excesivo de la fuerza, al momento de las detenciones había muertos entre los cuales incluso había niños. Las mujeres apresadas se quejaban de haber dejado sus casas, familiares enfermos, a sus hijos, a sus animales, pues solo pudieron trasladar con ellas a los hijos que pudieron cargar. Muchas de las mujeres detenidas afirmaban no conocer los delitos de los cuales las acusaban. En las cárceles se olvidaban de ellas, no les seguían sus procesos. Otras tenían juicios colectivos. Estaban expuestas a muchos abusos: violaciones, abortos, partos, trabajos forzados, castigos de vergüenza pública, sus hijos llegaron a morir de hambre. Algunas de las detenidas morían en los traslados o en las cárceles.

9Las acusaciones en contra de estas mujeres se iniciaban por cuestiones políticas, eran acusadas de ayudar a los rebeldes, de infidencia, traición al rey, por ser familiares de rebeldes, por estar arranchadas en lugares próximos a los rebeldes, por comunicación ilícita con ellos, por adhesión a las gavillas de insurgentes, por indicios de insurgencia, etc. Algunas fueron liberadas por no encontrárseles pruebas suficientes de lo que se las acusaba. Otras recibieron sentencias condenatorias por su mala conducta, se dejaba de lado la cuestión política para terminar haciendo énfasis en delitos de orden moral.

Discurso de los testigos

10En varios expedientes no hay testigos pues no se les seguía un proceso formal a las acusadas. Había testigos a favor de las reas que corroboraban que la acusada era fiel al rey y no insurgente. Confirmaban la necesidad que tenían las mujeres de huir y vivir en la sierra por temor a los rebeldes o a las tropas del rey, manifestando que el grado de vulnerabilidad de las mujeres era muy alto. Los testigos daban cuenta de los rumores que circulaban sobre la detención de las reas y sobre las versiones sobre los supuestos delitos por los cuales se les acusaba. Había también testigos en contra de las reas quienes corroboraban el actuar de insurgencia de la acusada. Y una constante repetida en el discurso de los testigos era dar su opinión sobre la conducta moral y sexual de las presas, haciendo énfasis especial cuando una mujer rompía con las reglas morales que se esperaban de ella, algunos ejemplos son frases como las siguientes: su conducta desarreglada, el ilícito carnal comercio, mujer de procederes desacertados, todo es público y notorio de pública voz y fama, sus hechos fueron públicos y escandalosos, mujeres conocidas por ser bailadoras en los fandangos, mujeres de genio alegre, mujer prostituida en la embriaguez, mujer prostituida, viciada en la lascivia, mujer que se encontraba en torpe amistad con fulano.

Discurso de los defensores

11La mayor parte de las mujeres no contaron con defensores, solo en 5 expedientes aparece un defensor. Algunos de los argumentos que utilizaron los defensores eran que con el tiempo que las mujeres tenían en prisión y en su caso los castigos de vergüenza pública, eran suficientes para compurgar las faltas que habían cometido. Señalaban la forzosa necesidad de comunicación que las mujeres tenían con los rebeldes. En las defensas en bloque alegaban que no constituía delito vivir en el lugar al que llegaba una gavilla de insurgentes, descartaban la culpabilidad de las mujeres por haber huido al ver que un grupo de hombres iba contra ellas y sobre todo hacían énfasis en la buena conducta de las presas. Los defensores solían expresar en sus dichos la opinión generalizada que se tenía de las mujeres como: que era ciega del error en que vivía debido a la acostumbrada fragilidad de su sexo, que debido a su imprudencia mujeril había delinquido, que todo se debía al poco aprecio de la gente rústica e ignorante, que eran llevadas de la rusticidad e ignorancia de su sexo y educación. Las mujeres eran absueltas rápidamente de los cargos políticos por los cuales habían sido detenidas, por ello los defensores enfocaban en mayor medida su defensa a los cargos secundarios de orden moral por los que terminaban siendo juzgadas las mujeres: la torpe amistad con rebeldes, el adulterio, la ilícita amistad. Señalaban que esos delitos eran distantes a los de infidencia o insurgencia por los cuales habían sido encarceladas.

Discurso de los fiscales

12No en todos los expedientes hay discurso del fiscal. La tarea de los fiscales era analizar globalmente todo el expediente, pedían ampliaciones de declaraciones, explicaciones, averiguaciones sobre la conducta de las reas, calificaban de favorables o desfavorables las pruebas y dichos de los testigos y expresaban una propuesta de sentencia. En algunas recomendaciones o propuestas de los fiscales, declaraban verosímiles las declaraciones de las reas y sugerían ponerlas en libertad. Otros recomendaban condenas de uno o dos años de reclusión en casas de recogidas o en casas honradas. En ocasiones, a pesar de no tener pruebas contundentes sobre la infidencia de las mujeres, el fiscal se basaba en lo que debía suponerse que las reas hacían con los insurgentes. Generalmente solo se las acusaba de comunicación ilícita con los rebeldes y no de infidencia. Y muchas, a pesar de que en el juicio se declaraba formalmente que no eran infidentes ni rebeldes, recibieron un castigo.

13En ocasiones los fiscales calificaban de desfavorables las pruebas presentadas por las reas porque los dichos de los testigos eran contraproducentes para las mujeres ya que hablaban sobre la mala conducta moral de las reas. Era frecuente que los fiscales ahondaran en sus opiniones sobre la conducta de las presas. Hablaban sobre sus malas conductas, su mal ejemplo, la moral que se esperaba de las mujeres, el escándalo que ocasionaba su conducta, el abandono de sus obligaciones de mujeres casadas a causa de la lascivia. Es decir, incidían en cuestiones morales totalmente ajenas al delito por el que se les había acusado inicialmente.

Discurso de los jueces (sentencias)

14Muchos de los casos no tenían un proceso judicial completo, sin embargo sí se daba una sentencia condenatoria para las presas: retenerlas en casas de recogidas, en casas de familias honradas o cambiarlas de residencia. En ocasiones, los jueces otorgaban sentencias a favor de las reas y las ponían en libertad por no haber indicios de culpabilidad. En las sentencias condenatorias las penas iban desde servir desde dos meses hasta dos años en la casa de recogidas. Esto, además de tiempo que habían estado en prisión mientras se llevaba su proceso. La sentencia final completaba la condena de las presas. Hubo sentencias en bloque, en que a todas las mujeres que habían sido detenidas en bloque se les obligaba a cambiar de residencia, se las desarraigaba de sus lugares de origen. En algunos casos, por petición de la reas se compurgaban sentencias por enfermedades o por vejez. Cada sentencia iba acompañada del mismo discurso final en el cual se las apercibía para que no dieran lugar a que se sospechara de su conducta, a que en lo sucesivo se comportaran como les correspondía de manera que se mantuvieran libres de sospechas.

Conclusiones

15Los discursos que analizamos sobre estas mujeres transgresoras nos descubren creencias, actitudes, normas, intereses y valores que sobre ellas se tenían en aquella época. En los discursos eclesiástico y jurídico, la mujer era considerada dependiente de un varón, siempre estaba situada como hija, esposa, madre, monja, recogida, hija de confesión. Sujeta a otro, nunca «suelta». Notamos, en los expedientes revisados, una gran importancia al consignar el estado de estas mujeres, y, al hacerlo, saltan a la vista coincidencias en que las detenidas son mujeres pobres y solas, constatamos que importaba tanto su calidad (españolas, mestizas, indias, mulatas, lobas, coyotas) sino su estado.

16Para las instituciones de control social o élites simbólicas, la mujer era débil y frágil. Estas creencias pueden constatarse en los expedientes revisados, ya que en varios de ellos, al referirse a las mujeres se hacía énfasis en la fragilidad de su sexo, la imprudencia mujeril, la rusticidad e ignorancia de su sexo, como si fuera algo que no debiera probarse pues formaba parte de una creencia común aceptada por todos.

17Resulta muy importante rescatar el énfasis que en estos procesos se puso al cuidado de la conducta moral femenina. Estos procesos judiciales iniciaban persiguiendo un delito político y terminaban castigando delitos morales como: mala conducta, amistad ilícita, torpe correspondencia o torpe amistad, culpabilidad por ser madres, amasias, hermanas, o hijas de cabecillas rebeldes, por vivir en un pueblo al que llegaban insurgentes y por el abandono de su hogar por irse con otro hombre. En los discursos se ponían una importancia especial sobre la sujeción moral de las mujeres. Las mujeres participaron activamente en el proceso independentista y algunas fueron juzgadas por ello; sin embargo, a diferencia de los procesos llevados a cabo contra los hombres insurgentes, en los de mujeres, además del delito político o aún más importante que aquel, se esgrimía la cuestión de su conducta moral.

18Al revisar estos expedientes queda claro que las mujeres tuvieron un papel activo durante este período y que fue después cuando se nulificó su importancia invisibilizando sus acciones o reduciéndolas en virtud del amor o los deberes matrimoniales que las mujeres tenían por los hombres. Podemos comprobar que las mujeres eran importantes tanto para las tropas del rey como para las tropas de insurgentes, ya que ambos bandos fueron conscientes de la importancia de dirigir discursos que incluyeran a las mujeres. Los insurgentes para lograr que ellas convencieran a los hombres de unirse a sus filas mientras las tropas del rey recurrieron a premiarlas públicamente por su fidelidad a la Corona o a castigarlas, también públicamente, por su adhesión a los insurgentes. Si el papel de las mujeres en la lucha independentista no hubiera sido importante, ninguno de los dos bandos se habría detenido a escribir artículos, circulares o bandos ni para reconocerles su valor como honradas españolas ni para persuadirlas a favor de la causa insurgente, ni para seguir procesos judiciales en su contra.

19En 1821 se logró una independencia política para los ciudadanos varones de México, esa lucha nunca se planteó establecer el mismo nivel de independencia para las mujeres, quienes continuaron inmersas en un papel subordinado, en su rol de dependencia y consideradas menores de edad. La prisión y los procesos contra las mujeres insurgentes permitieron, por un lado, castigar a las mujeres transgresoras y por otro, mantener el dominio, sujeción y servidumbre de las otras mujeres.

20Las mujeres del occidente de México no fueron invisibles en el proceso de independencia de México; estuvieron presentes y activas en él, tanto que en solo 15 expedientes que revisamos, encontramos la presencia de 54 mujeres. Existen en occidente y en otras partes de México, más expedientes de este tipo que pueden darnos una visión más amplia de la vida y participación de las mujeres en este período histórico y debieron existir muchas más mujeres que aunque nunca estuvieron involucradas en ningún proceso judicial, formaron parte de este proceso histórico.

21Los discursos de estos procesos judiciales nos permiten analizar actitudes e ideologías con las cuales se juzgaba a las mujeres en la época de la Independencia de México. Nos permiten acercarnos a la forma en que las instituciones y la sociedad las concebían, en específico a este tipo de mujeres consideradas «desviadas e insurgentes».

Bibliographie

Fuentes primarias

Archivo de la Biblioteca Pública del Estado de Jalisco (BPEJ)

Archivo de la Real Audiencia de Guadalajara (ARAG)

Expedientes del Ramo Criminal

31-15-494, 8 fojas

31-17-496, 9 fojas

33-4-526, 31 fojas

41-28-662, 58 fojas

42-8-674, 51 fojas

42-13-679, 13 fojas

42-16-682, 2 fojas

59-15-962, 15 fojas

66-25-1082, 17 fojas

111-8-1700, 39 fojas

112-3-1712, 23 fojas

115-9-1756, 34 fojas

129-1-1942, 7 fojas

171-15-2673, 10 fojas

174-11-2715, 2 fojas

Bandos y circulares del Ramo Criminal

133-8-2004, 27 fojas

146-6-2208, 15 fojas

Bandos y circulares del Ramo Civil

284-1-3921, 50 fojas

284-3-3923, 114 fojas

409-11-6568, 98 fojas

418-21-6776, 30 fojas

422-17-6858, 9 fojas

425-4-6913, 26 fojas

 

García, A. L., 1998, «Historia de las mujeres del siglo XIX: algunos problemas metodológicos», en E. Bartra (comp.), Debates en torno a una metodología feminista, pp. 199-228; México, UAM Unidad Xochimilco (Colección ensayos).

Jaiven A. L., 1998, «Cuando hablan las mujere», en E. Bartra (comp.), Debates en torno a una metodología feminista, pp. 185-197; México, UAM Unidad Xochimilco (Colección ensayos).

Muñiz, E., 2004, «Historia y género. Hacia la construcción de una historia cultural del género», en S. E. Pérez-Gil Romo y P. Ravelo Blancas (coord.), Voces disidentes. Debates contemporáneos en los estudios de género en México, México, Ciesas/Miguel Ángel Porrúa.

Ramos, Escandón C. (coord.), 2006, Presencia y transparencia: la mujer en la historia de México, 2 ª ed., México, El Colegio de México (Programa interdisciplinario de estudios de Estudios de la Mujer).

—, 1992, «La nueva historia, el feminismo y la mujer», en C. Ramos Escandón (comp.), Género e Historia: la historiografía sobre la mujer, México, UAM/Instituto Mora, pp. 7-37.

Scott, J. W., 1992, «El problema de la invisibilidad», en C. Ramos Escandón (comp.), Género e Historia: la historiografía sobre la mujer, México, UAM/Instituto Mora, pp. 38-65.

Van Dijk, T. A., 2007, Estructuras y funciones del discurso, 15ª ed. México, Siglo XXI Editores.

—, 2009, Discurso y poder, Barcelona, Editorial Gedisa.

Auteur

Colabora en el Centro de Estudios de Género de la Universidad de Guadalajara. Entre sus artículos más recientes: «La prostituta como personaje en la narrativa de mujeres mexicanas del siglo XX» (2011) y «La violencia simbólica y la prostituta en la narrativa de tres autoras mexicanas» (2012).

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable