Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Innovations technologiques et mutations industrielles en Amérique latine

 | 
Hubert Drouvot
, 
Marc Humbert
, 
Julio Cesar Neffa
, 
et al.

Nouvelles technologies et essor industriel

Cambio de parecer en la industria venezolana reconversión y desarrollo tecnológico

Leonardo Vivas

Texte intégral

1Luego de cerca de dos años de ejecución del programa económico puesto en marcha desde 1989, el cual ha producido fuertes cambios en el ambiente económico del país, conviene realizar algunas reflexiones sobre la reconversión industrial que está teniendo lugar y sobre los nuevos retos que se le presentan al empresario y gerente industrial en relación con la tecnología.

2La industria venezolana vive al mismo tiempo circunstancias difíciles y su mejor momento. Las dificultades son numerosas pero pueden resumirse en la situación de transición obligada que viven las empresas de adaptarse, de un contexto económico que prácticamente obviaba la competencia externa y que propició usos y costumbres reñidas con la eficienca y la productividad, a otro en el centro principal de decisiones que pasa a ser la propia empresa. Naturalmente, la tecnología (o lo que se percibía como tal) no escapó a esa orientación de la acción empresarial.

3Se vive el mejor momento precisamente por el reto que tienen empresas, empresarios, sector laboral y el propio gobierno, de convertir a la industria en un factor dinámico, favorable al aprovechamiento de oportunidades de generación de riqueza, divisas, empleos, al entrar de lleno en un mundo en el cual competir deja de ser un slogan para convertirse en una realidad de todos los días.

4En este trabajo, esencialmente aproximativo al tema, se trazan algunas hipótesis sobre las exigencias que la reconversión industrial impone al comportamiento tecnológico de la empresa. Naturalmente, se parte de las particularidades que reviste el proceso de reconversión industrial en Venezuela, en contrapartida con lo ocurrido en otras latitudes, y de lo que la propia industria ha ido acumulando como potencialidad para expandirse y competir en los últimos tiempos.

5También se presentan algunos de los retos que nos plantea el cambiante entorno internacional, multiforme pero con claras tendencias hacia mayor competencia entre países y regiones.

6En la tercera sección hemos hecho algunos ejercicios sobre las necesidades y potencialidades de desarrollo tecnológico de acuerdo a ciertas características de la planta industrial (tamaño, inversiones, etc.) a los efectos de conciliar necesidades de corto plazo directamente asociadas con la propia gestión empresarial con otras para las cuales el ámbito público tiene más que aportar.

Un camino sin vuelta atras

7La reconversión industrial en Venezuela no es otra cosa que la respuesta del mundo empresarial privado y público frente a los cambios fundamentales en el ambiente económico que han tenido lugar en los dos últimos años y que sin lugar a dudas son decisivos para el mundo productivo nacional. De todas las reformas, quizás la de significacion más perdurable sobre la industria venezolana en el largo plazo sea la reforma arancelaria. La apertura comercial al mundo externo afectará de muchas maneras los hábitos económicos de los Venezolanos, empresarios o no, pero su impacto más decisivo es que abrirá la posibilidad de ampliar los intercambios con otros países, próximos o lejanos.

Venezuela: Evolución de la industria manufacturera

8A pesar del aumento proporcional de la actividad manufacturera de 12 à 20 % del PTB entre 1968 y 1987, el grado de industrialización en Venezuela queda modesto y sigue distorsionado por los valores de la refinación petrolera, lo cual puede apreciarse en el cuadro n° 1.

9De hecho, al comparar el tamaño relativo de nuestra industria con la de otros países en base a otras magnitudes económicas como el ingreso per cápita, el país debería disponer de un grado de industrialización mayor, tal como se desprende del gráfico 1, en el cual se correlacionan precisamente el PNB per cápita y el grado de industrialización en varios países.

10En todo caso, el mundo industrial venezolano venía acusando un claro estancamiento en la ultima década, a diferencia de lo ocurrido entre los años 60 y 80. De manera que, aunque los resultados a mediano plazo y en detalle son difíciles de preveer, de haberse seguido con el esquema de crecimiento anterior, la industria venezolana difícilmente tenía un panorama auspicioso en términos de expansión. Un mercado cerrado con escasas posibilidades de ampliarse por las crisis fiscales cíclicas, restricciones fuertes a la integración con países vecinos dadas las políticas de protección a ultranza, dificultades para remontar la cuesta de la competitividad en otros mercados por la presencia de escasa competencia en el propio mercado interno. Estos y otros factores no preludiaban mucho crecimiento. Incluso si se examinan las tendencias seguidas por subsectores de mayor dinamismo puede apreciarse que, con excepción de los metales básicos, los demás han estado orientados casi exclusivamente al mercado interno, incluyendo un segmento como el químico con amplias posibilidades de colocación internacional.

11Lejos de lo que pudiera pensarse, no fueron vaivenes coyunturales, sino el modelo de crecimiento lo que impuso una camisa de fuerza a la expansión manufacturera, especialmente en los últimos seis a siete años, cuando los desajustes de tipo macroeconómico fueron conduciendo a un número cada vez mayor de restricciones o distorsiones en el entorno económico, bien sea en el control de las divisas, de las importaciones, de los precios, como el en el manejo de las variables financieras, en las finanzas públicas y en los compromisos internacionales con motivo de la deuda externa pública.

Cambios e impactos del programa económico actual

  • 1 Documento CEP AL, 1990

12Como es conocido, no se trata sólo de Venezuela sino de América Latina en su conjunto, sobre la cual se ha dicho con sobrada razón1 que los años 80 constituyeron la década perdida. De hecho, el comportamiento de otras regiones del mundo ha revelado que durante el mismo período era posible ir superando con mayor fuerza la brecha comercial manufacturera. Y si a ver vamos, cuando se habla de superar o minimizar la brecha tecnológica, no es más práctico iniciar el camino por el terreno productivo y comercial como comprobadamente lo han intentado ya varios grupos de países?

13El nuevo esquema económico no persigue sólo la estabilidad macroeconómica, busca cambiar el sentido general de los incentivos económicas, haciéndolos parejos para empresas que producen para el mercado interno y para las que se orienten al mercado externo, para las existentes y para las nuevas, para las nacionales y las extranjeras (figura n°l). Cuando se quiere tener una perspectiva más detallada del comportamiento de un sector o la capacidad de otro para reconvertirse y estar en capacidad de exportar, empezamos a tener problemas porque ha transcurrido aún poco tiempo desde el inicio del programa de ajuste y los cambios son por lo general específicos a cada rama de industria e incluso por tipo de productos.

14En cada uno de ellos el impacto de los cambios en los parámetros económicos más importantes (tipo de cambio, precios relativos luego de su liberación, desgravación arancelaria y eliminación de restricciones cuantitativas,tasas de interés altas por comparación en el pasado reciente, caída drástica de la demanda nacional), varía mucho debido a la composición relativa de sus estructuras de costo (figura n°2).

  • 2 Para considerar diferencias en el comportamiento empresarial, vease G. Ashoff et al., 1990 y CONDD (...)

15Pero la reconversión no es una respuesta automática frente a frías variables económicas. Tiene una gran importancia la respuesta empresarial, su disposición, sus estrategias. Y en este terreno la oscuridad es aún mayor. Hay empresas que han adoptado estrategias proactivas en el terreno de la comercialización2; otras, en cambio, han llevado sus riesgos al menor límite posible, limitándose a estrategias defensivas. Incluso existen sectores o grupos cuyas estrategias han variado dependiendo de si son multinacionales o nacionales. Sectores como la electrónica profesional, que durante años prometieron mucho por su capacidad de crecer con base en esfuerzos de diseño en un mundo que no les reportaba demasiada protección, hoy viven un fuerte repliegue, salvo las extranjeras, las cuales han decidido seguir apostando, a pesar de las dificultades. En otros sectores como el papelero, nacionales y extranjeros han reiniciado fuertemente sus inversiones, buscando una mayor integración vertical hacia atrás, en particular respecto al suministro de las materias primas (manejo de bosques con fines industriales).

  • 3 Las inversiones en el sector químico-petroquímico se estiman en unos US $ 6000 millones en los pró (...)

16También afectan este panorama, las inercias de la inversión y otras políticas públicas. En particular, las inversiones de la empresa petrolera nacional (PDVSA)3 y a lo que dentro del mundo petrolero se denomina el sector conexo, vale decir bienes (de capital especialmente) y servicios (en especial ingenierías). Igual puede decirse de los programas de conversión de deuda, en particular los megaproyectos, los cuales también favorecen proyectos de grandes dimensiones en el campo petroquímico y de reducción de aluminio primario.

17En síntesis, la reconversión, bien ocurriendo a nivel de subsectores o a escala estrictamente microeconómica, toca a todas las empresas por igual, solo que será más dramática en aquellos casos en que los cambios en las estructuras de costo hayan sido mayores, lo que impone esfuerzos más intensivos para poder competir dentro y fuera. No se puede empujar a las empresas a que tomen sus decisiones. De manera, pues, que “vender el desarrollo tecnológico” a las empresas desde afuera como quien instala un paquete de software, no es posible. Ella forma parte del complejo aprendizaje por el cual están pasando las empresas. Y el Estado también.

La tecnología, centro de grandes negocios

18Las orientaciones de desarrollo tecnológico respecto a las cuales hay que construir un nuevo consenso nacional o, al menos, de aquellas organizaciones públicas y privadas involucradas, deben tomar seriamente en consideración la reestructuración tecnológica que tiene lugar actualmente en los países industrializados más maduros.

  • 4 Vease en particular C. Pérez, 1987

19Sólo así podrán detectarse los potenciales aliados o socios que faciliten el proceso de reposicionamiento de la industria nacional ahora que tiene que volcarse con mayor fuerza hacia la defensa del mercado interno y a la colocación de sus bienes y servicios en otras latitudes. Igualmente podrán detectarse áreas en las cuales convenga la colocación de recursos públicos conocidamente escasos. No insistiremos en las mutaciones tecnológicas en curso. Son bastante conocidas4 y sin duda nos afectan: la fertilización que tienden a producir los avances en la electrónica e informática, las nuevas generaciones de materiales que seguramente entrarán a competir parcialmente con parte de nuestros recursos naturales, las nuevas escalas de planta para procesos cuya rentabilidad antes solo se concebía en producciones masivas, la amplia selección y mejoramiento de variedades, en especial de productos tropicales no demasiado explorados, la revolución de la telecomunicaciones que las ha convertido en las autopistas del futuro. No obstante, hasta el presente no se toca mucho el contexto estratégico - empresarial en el cual tienen lugar estas transformaciones. En la actualidad se vive un proceso acelerado de alianzas, compromisos, compras, acuerdos tecnológicos entre las empresas de Europa, EEUU y el Sudeste Asiático. Hay, por supuesto, mucho de estrategia financiera detrás de todos esos cambios pero también es reflejo de la necesidad de posicionarse adecuadamente a los cambios tecnológicos en curso, mientras la competencia entre empresas se profundiza y se exacerban las rivalidades comerciales entre países y regiones.

  • 5 El decreto 727, aprobado en enero de 1990 establece el nuevo marco básico que rige a la inversión (...)

20En Venezuela los primeros pasos han estado orientados a flexibilizar el régimen de inversiones extranjeros, de manera que las empresas nacionales puedan contar con un amplio abanico de opciones para reestablecer de manera mucho más fuerte los nexos con este dinámico mundo de cambios y alianzas al que hemos aludido5.

  • 6 Ver ONUDI, Nov. 1990. Programa regional para la automatización industrial del sector de bienes de (...)
  • 7 La Fundación Instituto de Ingenería es un centro de investigación aplicada que ha tenido un desarr (...)

21En resumen, el panorama internacional también es clave en este negocio de la tecnología y hay que identificar algunas áreas en las cuales podamos movilizarnos. Tomemos un ejemplo. La Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) ha propiciado un Programa Regional Latinoamericano para la Automatización Industrial6, el cual ha venido siendo promovido entre varios países. Recientemente se acordó que el programa tuviera su sede principal en Venezuela, primero porque las demandas potenciales de automatización son grandes en el país, segundo porque la Fundación Instituto de Ingeniería y Condibieca7, instituciones claves de puesta en marcha que representan la mejor opción institucional y porque aquí se pueden potenciar fuertemente las fortalezas de los demás países.

22Esta iniciativa va a permitir un importante flujo de recursos de países donantes que tienen experiencia en el área de automatización. Programas de este tipo tendrán que ser explorados y propiciados cada vez más porque van llevando agua al molino del avance tecnológico.

23Y cuando hablamos de tecnología hablamos de recursos humanos.

¿ Quién necesita cúal tipo de tecnología?

  • 8 Y ya es conocida la importancia que tiene no equivocarse en la negociación con los proveedores de (...)

24Las acciones de reconversión a las cuales hemos aludido en párrafos anteriores, orientadas como están a la adaptación en el corto plazo, no tienen a la tecnología en el centro de sus operaciones. Esta más bien emerge colateralmente, en estrecho vínculo con las adquisiciones de maquinaria y equipo relacionadas con ampliaciones de capacidad8, a los rediseños del lay out de la planta productiva con motivo de esfuerzos de reducción de variedades para que la empresa pueda especializarse en ciertas gamas de productos o, al contrario, amplie su mezcla productiva para minimizar el riesgo, al fortalecimiento de la capacidad para colorar productos con rapidez en el mercado, lo que puede significar mayor preocupación, tiempo y recursos dedicados al diseño de productos, a la calidad en su fabricación o a la consecución de certificaciones de conformidad con normas nacionales o internacionales.

Que consecuencias de índole tecnológica se derivan de allí?

25Nuestra cercanía al mundo comercial exterior hará que las empresas, si quieren sobrevivir busquen entender cada vez mejor sus tecnologías: los procesos, las reparaciones mayores a las maquinarias y sistemas, el seguimiento más directo al sustrato técnico de las nuevas inversiones, la preocupación por mejorar los productos, sus diseños, el examen de hacia dónde se orientan las empresas que a nivel mundial pueden estar dictando la pauta en cuanto a ventas o calidad, vale decir socios potenciales o actores decisivos en el mercado en cuestión. En una primera etapa la palabra clave será optimizar la base tecnológica existente; más adelante habrá que ir incursionando en exploraciones de mayor aliento que le den soporte y ventaja a productos y procesos.

26Si nos atenemos a ciertos numeros muy aproximativos sobre el patrón de demanda tecnológico podemos observar que ese tipo de necesidades de conocimientos tecnológicos, crucial para algunos agentes o segmentos, es muy relativo para el sector industrial tomado en su globalidad. Para evaluar la factibilidad de instalación de facilidades de I&D por parte de las empresas industriales en Venezuela, debemos comenzar estableciendo la proporción de entre ellas que al menos estarían en capacidad de iniciar tales operaciones. Supongamos unas 300 dentro de un parque industrial de once mil establecimientos.

  • 9 En los lincamientos financieros para la reconversión industrial se busca que FINTEC comience a des (...)

27Pero, entonces, si no es la investigación, de qué hablamos cuando nos referimos a desarrollo tecnológico? Se trata de mecanismos de aprendizaje susceptibles de ser sistematizados por la empresa si se actúa con una estrategia proactiva y cuya ocurrencia puede surgir de cualquier costado de la acción interna (mantenimiento preventivo, aseguramiento de la calidad, relación con proveedores o clientes, negociación de algún acuerdo con una empresa extranjera, etc.). Desde una perspectiva de políticas, hay que prestar apoyo para avanzar en el proceso de maduración, el cual difícilmente puede saltarse etapas. Una de las acciones, propia de países en situación de austeridad como la nuestra, consiste en aprovechar u optimizar la capacidad de investigación instalada (institutos de investigación y universidades, u otros sujetos citados en el Plan de Ciencia y Tecnología). Pero la única manera de fertilizar con rapidez ese terreno tantas veces mencionado como insalvable entre Ciencia / Tecnología y empresa es que las segundas puedan invertir en las primeras. Pues bien, hagamos que las empresas grandes, las que tienen capacidad financiera inviertan en negocios tecnológicos, pagando investigaciones para compartir resultados o aportando al patrimonio de las instituciones recursos y gerencia. Hagamos que ideas innovadoras puedan ser objeto de negocios para distintos tipos de inversionistas financistas nacionales, financistas extranjeros, empresas con vocación de diversificación. Uno de los objetivos del Fondo para la Innovación Tecnológica (FINTEC) estriba precisamente en eso. Hacer del riesgo un negocio. Preparemos, entonces, negocios tecnológicos9.

28Juzgadas las cosas en su apariencia parecería que de tomarse las acciones bajo la orientación anterior ocurriría un vacío en relación con la pequeña y mediana industria. Bien miradas las cosas, eso no es cierto. Apartando el diseño industrial, las necesidades primordiales de este segmento de empresas pueden ser perfectamente cubiertas por los propios institutos existentes pues la demanda se orienta primordialmente a servicios tecnológicos.

Tropicalizar la reconversión

29El volcamiento de la industria nacional a buscar un nuevo sitio en la economía internacional, está signado por un síndrome de competitividad antes ausente. Este proceso ha tenido lugar antes en muchos países. Nuestra situación tiene similitudes pero sobre todo diferencias con procesos de otras latitudes. Es precisamente sobre tales diferencias que conviene detenerse más.

30Respecto a procesos muy divulgados como el de la reconversión española, por ejemplo, hay que señalar diferencias sustanciales. En primer lugar, España tenía recursos (internos y externos) considerables, a juzgar por los montos de financiamiento puestos a la disposición de los sectores y empresas escogidos para su reconversión. Venezuela dispone de pequeños volúmenes de recursos, especialmente los financieros, lo que ha obligado a contraer obligaciones con agencias multilaterales (Banco Mundial especialmente) para apenas iniciar la irrigación financiera y mostrar qué cosas se pueden financiar. En segundo lugar, España dispuso con el Instituto Nacional de Industrias (INI) de una posibilidad de acción mucho más decisiva del Estado, particularmente en lo que respecta a la administración, conducción y seguimiento del proceso.

31En Venezuela no luce muy sencillo diseñar una estrategia de reconversión basada en la administración conjunta de la Administración Central con la CVG, PDVSA, FIV, para el montaje de una estructura administrativa compleja e integrada. Menos aún si pensamos en una estrategia tecnológica integral, en la cual es obligado sumar instituciones como CONOCIT, Fundacites, Programa BID, universidades y otros institutos y al propio sector privado.

32En la actualidad hay que sospechar de esos programas integrales. No por su pertinencia o por la bondad de sus planteamientos, sino por las dificultades de su administración e instrumentación. Aluminio, acero, bienes de capital, química fina, biotecnología, instrumentación y automatización de procesos, negociación tecnológica por desagregación, son todos temas importantes a la luz de las necesidades actuales. Pero no contamos con una convergencia pública fácil. Más bien prevalece lo contrario.

33Igualmente cabe señalar que no procede en Venezuela la selección de sectores prioritarios, pues no se quiere incurrir en discriminaciones odiosas. Ciertos países como Corea del Sur o Francia han desarrollado estrategias basadas en el desarrollo de sectores prioritarios que han resultado bastante exitosas. En cambio, Italia y Taiwan han desarrollado orientaciones más neutrales y el resultado ha sido igualmente exitoso, con la ventaja de que el tejido industrial ha sido bastante más extenso. En el milagro italiano, al menos el 60 % de sus exportaciones se explican por empresas medianas y pequeñas, lo que ha estado unido a una amplia diversidad de programas de índole regional.

34En resumen, podrá haber otras consideraciones cuando haya avanzado más el proceso y se inicie el diseño de una nueva Política Industrial, pero por lo pronto el criterio va en la siguiente dirección: que empresas, grupos de empresas o sectores si es que su cohesión va por lo menos pareja con su voluntad de competir entre ellas hagan sus modificaciones y cambios para adaptarse a las nuevas condiciones económicas, que el Estado las apoyará en términos universales (financiamiento), incentivos fiscales, mejora en los servicios, provisión de infraestructura productiva, nuevos mecanismos de apoyo a las exportaciones, fortalecimiento de institutos de investigación industrial con vocación de prestar servicios a empresas, reestructuración de empresas públicas).

  • 10 L. Vivas, 1988

35En Venezuela no se trata, como suele recogerse como crítica velada o abierta al programa económico, de renunciar a la acción estatal, sino de cambiar su orientación. Dadas las debilidades de gestión y profesionalización del Estado y, en particular, de la Administración Central; se trata de producir convergencia de organizaciones con funciones y culturas disímiles.10

Quo Vadis Sancho: conclusiones y recomendaciones preliminares

36Los cambios económicos y de todo género que tienen lugar en Venezuela tienen la virtud de haba sincerado la cuestión tecnológica: el desarrollo tecnológico debe estar concentrado en la acción empresarial y el Estado debe ejecutar acciones de apoyo que mejoren y faciliten el entorno en el cual actúa la empresa. La razón principal estriba en que las acciones de reconversión están en manos de las propias empresas y ellas involucran una amplia gama de ajustes y reorientaciones.

37Con base en lo anterior pareciera convenir una separación prudencial de la tecnología respecto a la ciencia: los imperativos del corto plazo imponen dinámicas muy distintas entre mundos tradicionalmente separados que no conviene unir si no hay garantías de éxito. Dejar que cada ámbito vaya fortaleciéndose hasta mejores tiempos en que haya exigencias e intereses más comunes. Igualmente se hace necesario un recentramiento institucional, de acuerdo a la nueva realidad según la cual la batuta está ahora en manos de la propia industria. Naturalmente que las demandas tecnológicas variarán de acuerdo a las condiciones de los distintos subsectores. No se vislumbran vastos programas de I&D sino en relación con petróleo y petroquímica. En otros casos, de adaptación más rápida, caben esfuerzos de apoyo en relación al diseño industrial, a investigaciones puntuales a la asimilación de tecnologías como diseño y manufactura con ayuda del computador (CAE/CAD/CAM) cuyo impacto es más directo sobre el comportamiento de un número mayor de empresas. Ello involucra cambiar el esquema de asociación entre usuario y proveedor de asistencia técnica. El mundo de los negocios visto desde los centros de investigación siempre ha sido percidido con malos ojos, por decir lo menos. De no cambiar esa visión, no solo en la matriz de opinión del mundo de la investigación, sino en sus prácticas comerciales, difícilmente podrán cambiar los vínculos entre usuarios y proveedor local de tecnología.

38Hemos hablado bastante de la industria y pareciera que nos hubiéramos olvidado de los servicios. No hay reconversión sin una perspectiva más nítida de los servicios del presente y, sobre todo del futuro. De allí la importancia de las decisiones sobre la red eléctrica, los ferrocarriles y los metros, pero sobretodo en relación a la CANTV y el sistema de telecomunicaciones del futuro.

39Apostar con quien quiera apostar: hace falta una nueva visión sobre las inversiones extranjeras no sólo porque mejoran nuestra cuenta de capital sino porque representan una garantía para muchos segmentos de la industria nacional de que su reinserción en el agitado mundo de hoy será más exitosa.

Notes

1 Documento CEP AL, 1990

2 Para considerar diferencias en el comportamiento empresarial, vease G. Ashoff et al., 1990 y CONDDBIECA / ILDIS / MIN-FOMENTO, 1989

3 Las inversiones en el sector químico-petroquímico se estiman en unos US $ 6000 millones en los próximos cuatro años, a juzgar por lo que se ha reseñado recientemente.

4 Vease en particular C. Pérez, 1987

5 El decreto 727, aprobado en enero de 1990 establece el nuevo marco básico que rige a la inversión extranjera.

6 Ver ONUDI, Nov. 1990. Programa regional para la automatización industrial del sector de bienes de capital en América latina. US / RLA / 90 / 004

7 La Fundación Instituto de Ingenería es un centro de investigación aplicada que ha tenido un desarrollo importante en los últimos seis años. En 1989 el gobierno destinó unos Bs 400 millones a su fortalecimiento. Condibieca es el organismo productor del desarrollo de los bienes de capital en el país y ha diseñado con gran éxito una diversidad de programas desde 1984.

8 Y ya es conocida la importancia que tiene no equivocarse en la negociación con los proveedores de tecnología. Para ejemplos sobre el tema vease I. Avalos y H. Viana, 1990

9 En los lincamientos financieros para la reconversión industrial se busca que FINTEC comience a desarrollar el mercado de capital de riesgo.

10 L. Vivas, 1988

© Éditions de l’IHEAL, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540