Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Saberes y memorias en los Andes

 | 
Thérèse Bouysse Cassagne

III. Mitos y memorias

Los ángeles en el lago Titicaca

(Análisis secuencial del poema de Valverde)

Teresa Gisbert

Texte intégral

  • 1 Gisbert, 1980: 17 ss y 18 ss.

1A fines del siglo xvi y en la primera mitad del siglo xvii se realizó, en la zona andina, una manipulación de los valores cristianos a fin de que éstos penetraran en el pueblo indígena. Para esto los doctrineros, basados en La Ciudad de Dios de San Agustín, pusieron en concordancia los mitos indígenas con el humanismo imperante. De este modo, terminada la extirpación de los ídolos, destrucción de santuarios y apresamiento de hechiceros, se realizó una catequización paulatina en un proceso que tendía a la colonización del pensamiento; se produjo entonces la superposición de los santos cristianos-y la Virgen María- sobre las antiguas deidades; ejemplos clásicos son la Virgen-Cerro y Santiago-Illapa1 . Entre los responsables de este proceso estuvieron los jesuitas y varios agustinos como Ramos Gavilán (hacia 1620) y Antonio de la Calancha (1584-1654); junto a estos últimos estuvo Fernando de Valverde quien ocupó altos cargos tales como el de Calificador del Santo Oficio (murió hacia 1657). Valverde fue “veedor de imágenes” y él mismo proyectó un extraño Santuario que pretendía rememorar el Templo de Salomón, más una Biblioteca inspirada en la supuesta Biblioteca de Alejandría. Gran erudito, y conocedor de los autores griegos y latinos, interpretó la idolatría indígena en términos de la antigüedad clásica, lo que se evidencia en su poema “Santuario de Ntra Sra de Copacabana en el Perú” editado en Lima el año de 1641.

2Valverde visita Copacabana el año de 1636 y un año después se pone a escribir, en Lima, su poema; tarea que le dura tres años. En esta obra, concebida en parte como una nueva “Odisea, sitúa a un grupo de pastores en las riberas del lago Titicaca. Ellos están sujetos a visiones y sucesos similares a los que vivió Ulises; pero dentro del pensamiento barroco del autor hay escenas propias de su tiempo como desdoblarse la personalidad de un pastor que llega a la misma presencia de Dios.

3En este poema el demonio es identificado con Plutón y el lago es llamado Terebinto. Pululan en él ninfas, tritones y sátiros, en tanto que ángeles guerreros hacen de intermediarios entre la divinidad y los pastores. Estos ángeles son semejantes en su forma y en sus nombres a los célebres arcángeles arcabuceros que se ven en las series de pintura. La presencia del dios Copacabana es confusa en tanto que se hace evidente la presencia del Sol, como antiguo dios, y aparece el dios del viento. Así mismo se hace presente la sombra de Tupac Inca Yupanqui.

4La obra de Valverde, sin aportar nada significativo al hecho histórico concerniente a Copacabana, nos muestra el mecanismo mental que permitió identificar la antigüedad clásica con la mitología andina; y muestra cómo Dios, los ángeles y los santos cristianos irrumpen en este mundo “pagano” de doble faz, indígena por un lado y europeo-renacentista por otro. Este libro también provee de imágenes poético-visuales que dan lugar a una iconografía específica de los Andes.

  • 2 Valverde, 1641: fol 2v. del prólogo.
  • 3 Ibidem, Fol I v del prólogo.

5En el prólogo, Valverde menciona a los autores que él consultó y a los que admiraba, entre ellos Lipsio, Lucrecio, y sobre todo, Virgilio. Justifica el hacer un poema indicando que al tratar del Amor dijo Platón: “Que era Dios Poeta, y sabía hacer poetas”2, por lo que se le ocurrió escribir un “poema heroico” atendiendo a lo que en Copacabana obró la Virgen, y añade: “pasándonos a la región del mundo inteligible, y dando vida al Arquetipo, donde, según Platón, vive la verdad”3. Párrafo que nos muestra cómo los modelos celestes eran la pauta para muchas realizaciones no sólo literarias sino pictóricas, arquitectónicas y urbanísticas.

  • 4 Mateo Pérez de Alesio junto a Angelino Medoro y Bernardo Bitti, fue el pintor italiano más importa (...)

6Según el autor todo ello puede hacerse en el Nuevo Mundo, y concretamente en el Perú, donde España fundó un imperio basado en la Fe y en la Gracia. Para demostrar que la divina Providencia había dado a los Reyes Católicos esta misión, cita a Solórzano. Este párrafo se ilustra en la carátula grabada por el pintor agustino Francisco de Bejarano, discípulo de Alesio4 . Allí está la Virgen sobre el globo terráqueo con el Perú a cuyos lados hay dos figuras femeninas que personifican la Fe y la Gracia. A la derecha de la Imagen hay un paisaje diurno con un manantial en primer plano y a la izquierda un indio adorando un ídolo en un paisaje nocturno.

  • 5 Valverde, 1641: Fol 2 del Prólogo.

7Valverde insiste en que se trata de un nuevo tipo de poema “compuesto de Epico, y Bucólico” y lo determina así porque son “las materias, que cantaba, por la mayor parte Epicas, y Heroycas” y es “en lo exterior, y visible el principal sitio del Poema una estancia pastoril en égidos de la ciudad de Chucuito,... los principales personajes... pastores”5. Este párrafo nos muestra el valor de la inventiva indiana la cual, aunque se rige por los principios clásicos, se adecúa al lugar y a las circunstancias, en este caso al Collao habitado por pastores indios.

8Aunque el poema es culterano y sigue muy de cerca Góngora, el autor lo justifica citando a Aristóteles, y así nos dice: “pues conforme al juyzio de Aristóteles, el Poema no celebra Persona ”, y añade “si el estilo es simple y verídico, es profesión de Historiador.. ”, pero según Valverde el poeta elige “un sujeto heroyco y una sola Acción que celebrar”. A continuación habla de Fábula Poética, por lo cual engrandece a Homero, autor que Valverde conoce ya que la influencia de la Odisea en su poema es evidente. Finalmente Valverde cita el Arte poética de Horacio.

FIGURA 1. PORTADA DEL LIBRO “SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE COPACABANA” ESCRITO POR EL AGUSTINO FERNANDO DE VALVERDE Y PUBLICADO EN LIMA EL AÑO DE 1641. GRABADO DE BEJARANO.

FIGURA 1. PORTADA DEL LIBRO “SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE COPACABANA” ESCRITO POR EL AGUSTINO FERNANDO DE VALVERDE Y PUBLICADO EN LIMA EL AÑO DE 1641. GRABADO DE BEJARANO.

FIGURA 2. IMAGEN DE NTRA. SRA. DE COPACABANA SEGUN UNA PINTURA DEL SIGLO xix FIRMADA POR CASTAÑON. COL. PARTICULAR. LA PAZ.

FIGURA 2. IMAGEN DE NTRA. SRA. DE COPACABANA SEGUN UNA PINTURA DEL SIGLO xix FIRMADA POR CASTAÑON. COL. PARTICULAR. LA PAZ.

FIGURA 3. VISTA DEL SANTUARIO DE COPACABANA. PERSPECTIVA PREPARADA POR A. MESA.

FIGURA 3. VISTA DEL SANTUARIO DE COPACABANA. PERSPECTIVA PREPARADA POR A. MESA.

FIGURA 4: Imagen del dios fenicio Dagón (en su forma femenina de Derceta) según el jesuita Kircher en su obra “Oedipus Aegypciacus”publicada en Roma en 1656. Ramos Gavilán y Calancha compararon al dios Copacabana con Dagón.

FIGURA 4: Imagen del dios fenicio Dagón (en su forma femenina de Derceta) según el jesuita Kircher en su obra “Oedipus Aegypciacus”publicada en Roma en 1656. Ramos Gavilán y Calancha compararon al dios Copacabana con Dagón.

FIGURA 5: Según la mitología andina Quesintu y Umanto, seres femeninos con características de pez, habitaban en el lago Titicaca y por lo tanto formaban parte del reino del dios Copacabana. En cierta manera eran su imagen. Formalmente esta sirena tiene relación con la imagen de Deceta (o Dagón). Detalle del lienzo existente en el iglesia de Jesús de Machaca, la pintura está fechada en 1708. En el lienzo se ven los fundadores de órdenes religiosas mencionados por Valverde en la Silva IX.

FIGURA 5: Según la mitología andina Quesintu y Umanto, seres femeninos con características de pez, habitaban en el lago Titicaca y por lo tanto formaban parte del reino del dios Copacabana. En cierta manera eran su imagen. Formalmente esta sirena tiene relación con la imagen de Deceta (o Dagón). Detalle del lienzo existente en el iglesia de Jesús de Machaca, la pintura está fechada en 1708. En el lienzo se ven los fundadores de órdenes religiosas mencionados por Valverde en la Silva IX.

FIGURA 6: El ángel Haniel (o Aniel), que según Valverde es el guardián del Perú (ver Silva VI) no está mentado en la mayoría de los textos sobre angeología pero figura en el árbol místico de Kircher (en su obra Iconismus Inferendus), junto a Gabriel, Rafael, Miguel, Samael. Zedequiel y Raziel. En este árbol que identifica los ángeles con los planetas Aniel se equipara al planeta Mercurio.

FIGURA 6: El ángel Haniel (o Aniel), que según Valverde es el guardián del Perú (ver Silva VI) no está mentado en la mayoría de los textos sobre angeología pero figura en el árbol místico de Kircher (en su obra Iconismus Inferendus), junto a Gabriel, Rafael, Miguel, Samael. Zedequiel y Raziel. En este árbol que identifica los ángeles con los planetas Aniel se equipara al planeta Mercurio.

FIGURA 7: Imagen andina del ángel Gabriel que es quien finalmente conduce a los pastores al santuario de Copacabana. (Iglesia de Colaniarca, La Paz Bolivia)

FIGURA 7: Imagen andina del ángel Gabriel que es quien finalmente conduce a los pastores al santuario de Copacabana. (Iglesia de Colaniarca, La Paz Bolivia)

9Dejando a los autores clásicos, el agustino se apoya en los Padres de la Iglesia y alega que también componían versos “Moyses, Salomón, y Ezechias”.

10El Poema se compone de 18 silvas. Las cuatro primeras (SILVAS I, II, III y IV) son de carácter teológico con distingos sobre los hijos de la Naturaleza y los de la Gracia. El hijo de la Gracia está personificado en el pastor Graciano y el hijo de la Naturaleza en Adamio. Más adelante aparece Megerino, hijo del Pecado.

  • 6 Ibidem, fol 67v. y fol 72 v.
  • 7 Gisbert, 1980: 31.

11En la SILVA V continúan las disquisiciones teológicas, sobre todo en lo referente a la Encarnación del Verbo; pero al referirse a Dios nos dice que el Padre Eterno es un “Sol generoso” y advierte que el Sol natural no es más que un reflejo de este Sol Divino que echa sombras sobre el vientre de María6 . Esta manera de ver la Encarnación identificando a Dios con el Sol y haciendo que la concepción se produzca por la luz (o la sombra) que proyecta sobre la Virgen, también está presente en la obra de Ramos Gavilán y en el mural de Andahuaylillas (Cuzco) mandado a pintar por Perez de Bocanegra7 . Tanto en el mural dicho como en el poema de Valverde se omite la acción del Espíritu Santo, al menos se cuestiona.

  • 8 Kircher. Oedipus aegyptiacus, I, pag 341 en Gomez de Liaño (1990).

12La SILVA VI está concebida en términos de la mitología clásica en el supuesto de que en Copacabana reinó la lascivia. No olvidemos que Calancha y Ramos dicen que el ídolo de Copacabana era el de un dios lascivo y lo comparan con el dios fenicio Dagón (o Derceta), ya que ambos, Dagón y Copacabana, tenían rostro humano y cuerpo de pez. Kircher nos da la imágen de Dagón como un ser femenino con cola de pez y de él nos dice: “Dagón. Llamada tambien Derceta. Atargatis y. posteriormente, la Venus de los mares”8. Esta opinión, que debió ser general en el siglo xvii, da lugar a que Valverde describa el valle de Copacabana como una región donde imperan Venus y Cupido, y explica como ambos son vencidos. Simbólicamente Cupido es crucificado entre el Deseo y el Desengaño.

  • 9 Para ángeles ver Mujica (1992), Gisbert (1980) Pag 86 ss: Varios “alvando Alas y Halos”, Buenos Ai (...)

13Uno de los problemas pendientes es el de la iconografía de los ángeles y la procedencia de sus extraños nombres9, los que al parecer no circulaban en la Europa de la Contrareforma pues estaban proscritos por la ortodoxia de la Iglesia Católica que sólo admite tres: Miguel, Rafael y Gabriel. En el poema de Valverde (SILVA VII) aparece Haniel, como ángel protector del Perú. Debió ser un Principado pues éstos son los protectores de las diferentes naciones y el Arcángel San Miguel los capitanea.

  • 10 Kircher Tomo II Fol. 287 del Iconismus inferendus. Ed. Gomez de Liñán.

14No es posible saber por qué Valverde elige el nombre de Haniel para el ángel protector del Perú. Este nombre figura en el árbol místico de Kircher10 entre los siete arcángeles relacionados con los planetas que son:

15Gabriel=Júpiter, Rafael=Saturno, Miguel=Sol, Aniel=Mercurio, Samael=Marte, Zadechiel=Venus y Raphziel=Luna.

  • 11 Davidson, 1967: 134.

16Según Davidson, Haniel (llamado tambien, Aniel, Hamiel, Onoel y Hanael) es jefe de los Principados; el figura en la lista de los 7 ó 10 arcángeles, y entre los 10 sagrados Sefiroth11. El texto de Valverde dice:

Entonces pues al trono omnipotente
se presentó Haniel, y a Dios eterno
en esta forma oró lloroso y tierno:
O, Tu, Señor, que estable el mundo riges

…………………………………………….

como tus dulces ojos
pueden mirar, o Padre amante, enjutos
campos Peruvios con su sangre rojos?

…………………………………………..

Bien sabes, Dios eterno, que al instante
que (siendo Arcángel ínclito en tu corte)
De Peruntinos climas el Imperio
a mi cuydado y protección pusiste
con atención, y zelo vigilante
los idólatras barbaros errores
extirpar industrioso e procurado

………………………………………….

porque el Perú
que engañado del impío desatino
ojos negando al esplendor divino,
rayos de el Sol, Idólatra, admitía,
en cuya luz tu lumbre anochecía

…………………………………………..

Y en fin, o Dios eterno,
quítame el nombre, o del Perú el gobierno.

…………………………………………...

El Sumo Emperador así risueño
al Angel respondió:

……………………………………………

fue de mi Providencia el expediente...

……………………………………………

que como entre los bélicos pendones
y entre el fragor de rayos fulminantes
que vibraban penachos arrogantes
mi nombre santo oyeran,

……………………………………………

  • 12 Valverde, 1641: fol 92.

y fantasma juzgaron
el Dios, que por su playa entrar miraron.12

17En este verso Valverde testifica sobre la conciencia que hubo de una conquista sangrienta en la que estuvo involucrado el cristianismo. Insiste en la adoración al Sol y en la resistencia de los Indios para admitir a un Dios que entró con sangre; pero finalmente justifica la conquista afirmando que Dios en su divina providencia así lo quiso. Como colofón presenta María como un consuelo, refiriendo varios de sus milagros:

Allí Maria a los incultos Indios
el bárbaro furor domesticado
dejará con favores tan curado,

…………………………………………

Así dijo el Supremo Rey al Angel
de estas regiones del Perú, Custodio.

  • 13 Calancha en “Crónicas agustinianas del Perú” Tomo I pag 232 ss Consejo Superior de Investigaciones (...)

18Entre los milagros cita el que la Virgen hizo a Callisaya, indio de Copacabana que en Larecaja había sido iniciado en las artes de la hechicería, pasaje que también comenta Calancha13 . Y es en este episodio que Valverde equipara Satanás con Plutón, pues nos dice:

pero luego, que el Indio se dispuso
a obedecer al viejo Nigromante,
le confiscó Plutón la infame lengua,
los pies le estropeó y las impías manos

19En la SILVA VII hace su aparición la Idolatría que el poeta nos muestra apostrofando a los astros:

Desconoceysme estrellas,
porque en los cyelos campeays tan bellas?
Gala mayor os dió mi esfuerzo, y brío,
mas honras os prestó mi señorío;
pues en todas las Indicas regiones
sagradas os previne adoraciones.
Aun no me conoceys? La Idolatría
soy, que os fundó tan grande Monarquía
Ay estrellas ingratas, quien pensara,
que tan lustrosa gente me olvidara,
viendome en calabozos de este lago

Decid, astros infames, que delito
cometí, sino daros sacro culto
como a dioses sin serlo?...

  • 14 Valverde: fol 73. No sólo está la influencia de “la Vida es Sueño” sino también de la obra “El Gra (...)

20El poeta nos dice que estas mismas estrellas, en número de doce, coronan a la Virgen y las equipara con las doce tribus de Israel y a los doce apóstoles. Cabe anotar que el poeta en esta parte delata una fuerte influencia de Calderón de la Barca en su obra La vida es sueño14.

21La VIII es un panegírico a España, con mención a las minas de Potosí y Oruro.

  • 15 Para Carros Triunfales, ver Mesa-Gisbert, 1977: 86 ss.

22La IX presenta a los fundadores de las órdenes para ver cuál se queda con el Santuario de Copacabana. La descripción recuerda los Carros Triunfales pintados en Machaca y Guaqui, con los herejes al pie del carro, la Virgen en la cima y los fundadores en la parte media15 . Se alude al Concilio de Trento y al de Lima (1584), y se hacen algunas descripciones del lugar; también se mencionan varios santuarios, entre ellos el de Pucarani, así como el martirio de Diego Ortiz.

23En la la SILVA X aparece Megerino, hijo de las furias, que representa al demonio. El texto explica:

Yo me llamo, zagales, Megerino,

……………………………………….

  • 16 Valverde, 1641: fol 146.

Un serafín me vi de glorias lleno;
oy me llamo Luzbel pues tanto peno;16

  • 17 Valverde, 1641: fol 150.
  • 18 Valverde, 1641: fol 157
  • 19 Ramos Gavilán, 1988[1621]: 196.

24El pastor Graciano ve el Averno en el lago Titicaca (nominado Terebinto por el poeta). Primero aparece una bestia en medio del lago, a la cual llama pesce y monstruo feo, y que aparentemente es la representación del dios Copacabana. Calancha dice este ídolo tenía “el rostro feo y el cuerpo como pez”17. Este monstruo trata de atacar al pastor que es defendido por una leona. Luego aparece Megerino en forma de gigante encadenado junto a otros dos gigantes llamados Egon y Encelado. Finalmente hace su aparición una figura relacionada con las serpientes, a la cual tilda de vivorezno18 , símbolo, tal vez del dios Copacati del cual dice Ramos Gavilán: “era de piedra una figura malísima, y todo ensortijado de culebras”19. En esta parte Valverde inserta la tradición colla sobre el lago con sus antiguos dioses: Copacabana y Copacati, abandonando por un momento su fijación por la adoración que tenían los indígenas al Sol.

25Los monstruos intentan entrar en el cuerpo del Pastor que llama en su ayuda a una paloma (símbolo de la Virgen) que aparece junto a un águila con flechas de fuego en el pico (símbolo de San Agustín).

  • 20 Bertonio, 1956[1612] Parte II: 5. Tunupa es un importante dios del Collao, en la obra de Ramiro Mo (...)
  • 21 Iconografía, Urbano, Ponce y Molina.

26En XI, que es la más interesante, interviene el río Ilabe. Cuando los pastores llegan a él, Hilabio relata cómo María arroja a las antiguas deidades a las cavernas que rodean el lago; para hacerlo, la Virgen aparece con un ejército de querubines. Entre estas deidades vencidas está Eolo, dios de los vientos. La única mención a un dios del viento aparece en Bertonio (1612) que nos habla de un Apu llamado Aahuacasa del cual dice: “Nombre de un cerro o Guaca que se concertó de soplar viento cuatro dias con sus noches contra Tunnupa...”20. Como es sabido Tunupa es un dios de la zona colla que en varias crónicas figura como enviado de Viracocha21.

El texto de Valverde dice:
Dios era yo de noble ejecutoria,
no tuve, no, necesidad de el culto
que el Perú me ofreció
bien sabes, que en el mundo antiguo
estuve con crédito de Dios, y templos tuve

…………………………………………….

hízome de holocaustos aparato
como a Deidad, el Nuevo Mundo.

……………………………………….

Así pasaba en plácido sociego
cuando esta noche lúgubre, María
con escuadras del cielo radiantes
meteoros armando fulminantes,

IMAGO TYPHONIS. IVXTA APOLLODORVM.

IMAGO TYPHONIS. IVXTA APOLLODORVM.

FIGURA 8. En el poema de Valverde aparece una figura relacionada con las serpientes a la cual él denomina “vivorezno”. Posiblemente alude a los dioses Copacati y Tucumu, ambos relacionados con serpientes. Tucumu fue encontrado en Ilabe (sitio al que Valverde dedica su Silva XI). Una comparación entre la imagen de Tifon (que es una de las formas del viento)y un ídolo lacustre antropomorfo cubierto con serpientes, como la estela de Santiago de Huata, nos puede mostrar cuan diferente es la lectura europea de la lectura indígena con respecto a un mismo ser.

FIGURA 8. En el poema de Valverde aparece una figura relacionada con las serpientes a la cual él denomina “vivorezno”. Posiblemente alude a los dioses Copacati y Tucumu, ambos relacionados con serpientes. Tucumu fue encontrado en Ilabe (sitio al que Valverde dedica su Silva XI). Una comparación entre la imagen de Tifon (que es una de las formas del viento)y un ídolo lacustre antropomorfo cubierto con serpientes, como la estela de Santiago de Huata, nos puede mostrar cuan diferente es la lectura europea de la lectura indígena con respecto a un mismo ser.

27Después de escuchar el lamento del viento, Hilabio ve una sombra a la cual pregunta por su identidad y ella responde que es el Sol, y luego de lamentarse de su caída hace referencia al “falso” origen de los Incas:

La ingeniosa ambición del primer Inga,
o por mejor decir de el Agorero,
que pudo persuadir a un mundo entero,
que aquel joven hermoso,
que en la ventana (ya sabrás) de Tambo

mostró a los Indios, blanco y luminoso,
venía por Monarca de este imperio,
no se valió de mas estratagema,
que publicar, que yo le embiaba al mundo,

…………………………………………..

De tantas gratitudes compelidos
los magnánimos Ingas me erigieron
en el de Titicaca promontorio
el más rico, y soberbio adoratorio.

………………………………………….

Del gran Perú por tantos años mío
me destierra un decreto injusto, impío,
y mandarme que salga en este traje
para mayor de mi soberbia ultraje.
Vestido voy de sombras, y de noche
y añade:

………………………………………….

soy ministro

………………………………………….

  • 22 Valverde, 1641: fol 167 v.

de Luzbel el Monarca del Averno22

28Hilabio explica a la sombra cómo todos los países tienen genios tutelares a quienes no se debe adorar pues es Idolatría; trae Roma a colación, y luego menciona, como lugares que reciben culto, el río Apurímac, cerca de Cuzco, y la roca de la Isla del sol en el lago Titicaca:

Porque el profundo, y rápido Apurima

…………………………………………..

de consentir avía que los Indios
como Dios le adorasen,
y bárbaros coca le mochasen?
Porque la excelsa Huaca
de aquel gigante escollo Titicaca
había de admitir adoraciones?

29Finalmente Hilabio muestra la lucha mediante la cual los ángeles expulsan a los astros y elementos naturales, y relata cómo el ángel Baraquiel destierra al dios Eolo:

cuando el ayre vago
vino rompiendo con puñal ardiente
un Cherub Barrachel resplandeciente,
que al quejumbroso Eolo
mandó volase al contrapuesto polo.

  • 23 Gisbert, 1980: 86 ss.

30En este poema está claro que en la mente manierista de los doctrineros del siglo xvii los ángeles desplazaron a los astros y a los fenómenos naturales tomando su lugar23 . Concepto que no quedó restringido al círculo de los eruditos pues lo enuncia un villancico que a nivel popular insiste en lo mismo. El villancico dice:

  • 24 Seoane Carlos y Eichmann Andres. Lírica Colonial Boliviana, La Paz 1993. pag 77

Afuera, afuera nubes,
afuera, afuera astros
desvíense las sombras
el sol, luna y estrellas,
que María asciende
al solio de su grandeza
llegad a recibirla, Angeles, Arcángeles,
Virtudes, Potestades, Dominaciones,
Querubines. Serafines...24

31Al igual que Haniel, arcángel custodio del Perú, Baraquiel es otro arcángel cuya presencia es admitida en el Perú como actor de ciertos sucesos. Ambos seres celestiales están presentes en el poema junto a Miguel, Rafael y Gabriel. Baraquiel, figura entre los siete ángeles de Palermo y figura en algunas pinturas virreinales cosa que no ocurre con Haniel del que no hemos podido identificar imagen.

32Valverde nos dice que Baraquiel es el guardián del Paraíso, función que algunos textos atribuyen a Uriel y otros a Raziel. El texto es el siguiente, con palabras que el autor pone en boca de Hilabio:

Quien eres tú, le dixe, o soberano
capitán, a quien arman luces bellas
parientas del fulgor de las estrellas?
Ministro soy, me dixo, de María,
de los que en escuadrones luciformes
venimos en su escolta, y en su guardia,
a derrocar la torpe Idolatría,
Y añade:
Sabrás, Hilabio, que en el rico Oriente
crió Dios un ameno Paraíso,

…………………………………………

  • 25 Valverde, 1641: fol 171.

esta casa de campo deleitosa
dio al primer hombre Dios...25
se llamaba Adam: pecó insolente,
y del ameno parque, por ingrato,
mandó Dios expeler al delincuente,
vió encapotarse el cielo, huir la lumbre,
esconderse el Sol, y negar sombras,
(Y entonces Adán)
a las puertas se fue de el Parayso:
que por ventura entonces no sabía
que un Cherubin la entrada defendía.
Saliole al paso el célico Ministro
con un puñal de fuego, y enojado

…………………………………………

Como has tenido, dime, atrevimiento
de volver a este parque delicioso,

…………………………………………

que a mi cuidado puso
con ser yo un Cherubin, de estas delicias
la custodia fiel, porque impidiesse,
que huella tuya en el jardín se viese.
En su ruego por pasar, Adán le dice a Baraquiel
He reparado atento, que el demonio

…………………………………………

derramó de blasfema Idolatría,
arrojándonos diestro al blando seno
de dioses multitud,
Como dioses sereys, nos dijo astuto,
porque el error introduciendo bruto
de muchos dioses, viesemos posible

  • 26 De los problemas de Valverde con la Inquisición nos habla Luis Alberto Sánchez en su Literatura pe (...)

33Aquí se cambia el pecado de desobediencia por el de Idolatría, con un criterio heterodoxo como muchos de los expuestos en este poema, lo que explica las diferencias que Valverde tuvo con la Inquisición, al punto de que algunas de sus obras fueron prohibidas como “La vida de Cristo”. Por otra parte, este libro sobre Copacabana tuvo muy escasa difusión26 . Otros conceptos de dudosa ortodoxia son el referente a la Trinidad donde Dios engendra al Hijo por reflejo de sí mismo sin la intervención del Espíritu Santo, punto de vista que el autor pone en boca de un pastor, el cual presenta sus dudas sobre la Trinidad de Dios.

  • 27 Valverde, 1641: 174 v.

34Siguiendo con el texto diremos que Baraquiel, luego de escuchar a Adán, le muestra la tierra que poblarán sus descendientes, le profetiza el Diluvio y la descendencia de Sem, Cam y Jafet con los nombres hebreos de Sem, Faleg y Iectan. De este último dice que es quien puebla América a la cual identifica con el Ofir27:

De Iectan nacerá el dichoso Ofiro,
que tramontando el orbe en diestro giro,
gente dará, que labre, y gize minas
de las preñadas sierras Peruntinas,
deste Ofir derivado su apellido
el Perú, Reyno insigne de la América,

35A continuación Baraquiel se rasga el pecho y muestra un relicario con la imagen de María. Así termina la Silva Undécima.

36En la SILVA XII la reina del Averno Megera está presa en la Isla Titicaca por orden de María; Megera, ayudada por Plutón, envía un ejército de tritones y focas en tanto que María manda a Iris y se realiza un combate. Cabe indicar que hay algunos lienzos que muestran el combate de los ángeles con los demonios en presencia de María, aunque ésta aparece bajo diferentes advocaciones. Un lienzo de este tipo, presidido por la Virgen del Carmen con el alma como centro de la lucha entre ángeles y demonios puede verse en una coleccion particular de La Paz.

  • 28 Bouysse, 1988:92.

37En la misma Silva aparece una serpiente, en este caso mordiendo un peñasco de la isla Titicaca, episodio que quizá alude a la tradición de la serpiente que según Morúa existía en el Collao y se llamaba Titicaca28.

38Pasada la lucha entre la Virgen y los seres del Averno ubicados en las rocas de la Isla y las profundidades del lago, se le aparece al pastor Graciano un pájaro que lo lleva a una especie de Paraíso:

  • 29 Valverde, 1641: fol 192 v

cuando en la verde rama de un encino
un paxaro se puso extraordinario,
en la voz regalada tan canario,
que pudo Graciano en suspensiones
pasar de el Parayso a las regiones29;

  • 30 Ramos Gavilán, 1988[1621]: 70.

39Pero este pájaro, como el mismo Valverde advierte en el argumento de la Silva XII, es un ángel, un querubín, que canta “Soberanas Teologías”. Aquí estamos en la relación ángel-pájaro que se hace evidente a través del testimonio del cacique de Carabuco Fernando Siñani quien dice “que oyó a sus antepasados, que todas las-veces que el santo (Tunupa) tenía alguna aflixión i tormento, bajaban aves muy vistosas a acompañarle, i que agora que era cristiano, juzgaba, i echaba de ver, que aquellas Aves eran Angeles”30.

  • 31 Gisbert (1992).

40El pájaro que se le presenta a Graciano es, como muchos pájaros andinos, un pájaro mágico que sabe de las cosas del más allá, como ocurre con el loro que Garcilaso vio en Potosí, y como ocurre con el famoso pájaro Indi31 . Este pájaro-cherub explica a Graciano el misterio de la Trinidad. Luego de cual lleva a Graciano a un bosque ubicado entre los montes y hielos de la puna, allí se encuentra con un centauro; hecho que no debe pasar desapercibido pues en algún kero procedente del la zona de Copacabana están representados los centauros. En el bosque encuentra Graciano un panal cuya miel bebe, produciéndole alucinaciones que son descritas en la Silva siguiente.

41En la SILVA XIII Graciano vive su sueño: entra a un Palacio que recuerda los de “las mil y una noches” donde escucha ‘voces desnudas de cuerpos’, son voces duplicadas que imitan al Eco.

FIGURA 10. El poema sobre Copacabana se desarrolla en un mundo habitado por seres de la mitología greco-romana. Este quero que muestra a un centauro luchando contra un dragón de varias cabezas, y que en su segundo plano tiene un escudo indígena y un suche (pez del lago Titicaca) materializa las ideas de Valverde en torno al mundo mítico que él inventa para Copacabana. Cabe anotar que un centauro aparece en la obra de Valverde, merodeando por Copacabana, en la Silva XII.

FIGURA 10. El poema sobre Copacabana se desarrolla en un mundo habitado por seres de la mitología greco-romana. Este quero que muestra a un centauro luchando contra un dragón de varias cabezas, y que en su segundo plano tiene un escudo indígena y un suche (pez del lago Titicaca) materializa las ideas de Valverde en torno al mundo mítico que él inventa para Copacabana. Cabe anotar que un centauro aparece en la obra de Valverde, merodeando por Copacabana, en la Silva XII.

42En esta parte el autor retorna las disquisiciones teológicas de las cuatro primeras silvas, basándose en imágenes dobles, como en un constante juego de espejos que termina cuando el propio pastor se desdobla y ve su pensamiento en un ser descrito con las mismas características de los ángeles que se pintaban en la zona andina en el siglo xvii:

su Pensamiento vio tan peregrino,
tan hermoso, tan bello, tan divino,
las trenzas del cabello al ayre deja
por rizadas lisonjas en madeja

………………………………………

de los eburneos hombros le nacían
dos alas de tan varia, y leve pluma,
que pedazos de nube parecían,

43Junto al Pensamiento, en forma de ángel, está el Cuidado en forma de fiera, momento en que el pastor despierta y todo el encanto se desvanece.

44No hay duda que la última parte de esta silva es una inclusión plenamente barroca que tiene que ver muy poco con el entorno andino, pero este párrafo muestra las imágenes con que los intelectuales revestían sus ideas.

45La SILVA XIV es un remedo de la Odisea en el episodio en que aparecen Polifemo y Circe, los cuales son descritos por Valverde como Euridemo y Mania, quienes tenían presos y encantados a varios pastores amigos de Graciano.

46En la SILVA XV aparecen siguiendo a la Odisea, las sombras de los antepasados, entre ellas la de Tupac Inca Yupanqui. A continuación Graciano ve a Luzbel y a la Muerte, hasta que finalmente avanza hacia Copacabana guiado por el Arcángel San Gabriel.

La imagen de Tupac Inca Yupanqui es la siguiente:
Yo, Numa Peruntino, en estos Reynos
en los rebeldes pérfidos confines
desta feroz montaña, el culto sacro
de ese Dios del vivir, del Sol hermoso
devoto establecí a su simulacro
fundele Adoratorio el mas costoso

……………………………………

Yo dediqué a sus aras la alta Huaca
de aquel isleño monte Titicaca;
allí en rojas corrientes
almas le daba inocentes:

……………………………………

de mis soberbias índicas Naciones
que aquí conduje en ayllos, y pendones:
los Ingas, los Carambis, Andesuyos,
Caxamarcas, Carangas, Condesuyos,
Canches, Lupacas, Aymaraes, Pacajes
Colliyungas, Quillacas, Pucopucos,
Guanucos, Inaguaras, Guamachucos:

47Cabe mencionar a los Pucopucos, que tienen el mismo nombre de los pájaros que acompañaron a Tunupa en Carabuco y que, como nación, no están mencionados en otros textos. Luego Yupanqui impreca:

Sol, que desdicha es esta, como huyes?
como en lugar de luz, rayos no influyes?
como tus mochaderos, y tus aras
tierno no miras, y feroz no amparas?
Ingas cobardes, que el blasón rendistes
de Monarcas invictos, al espanto
de las armas Hispánicas, que vistes;
volved siquiera por el culto santo,
de este Sol.
A de mí guarda; qué es de mis cañares?
como no me circundan a millares?

………………………………………..

Nubes, yo soy Yupanque, oydme viento,
y conjurad por mi los elementos

48En este trozo se evidencia la relación dioses andinos-elementos de la naturaleza, a los cuales el Inca invoca.

49En una gruta próxima a la que ocupa Yupanqui está Lucifer en forma de serpiente y de él nos dice Valverde:

Cercan la sierpe atroz, con rostros bellos,
disimuladas furias,
que en pálidos cabellos
entretexen con mal rizadas hebras
cerastes y culebras...

  • 32 Ramos Gavilán, 1988[162l]: 196.

50Al leer este trozo recordamos nuevamente al dios Copacati, todo ensortijado de culebras (mentado en otra parte como “viborezno”); de este dios nos habla Ramos32. Aquí se lo muestra como un conjunto de furias con cabellos en forma de serpientes que representan los vicios: lujuria, avaricia, ira, etcétera.

51A continuación tenemos el muy barroco espectáculo de la muerte (denominada como “estantigua”) que nos recuerda las “Vanitas” de Valdez Leal en el Hospital de los Venerables de Sevilla:

Una estantigua informe allí yazía,
que más era, que cuerpo, sombra fría:
no vieron terza piel, ni carne blanda,
toda era huesos duros
con lúbricos encajes mas seguros.
Un pálido sudor la cubre elado
el rostro descarnado:
la corba hoz, y la homicida aljaba

……………………………………..

coronas a sus pies, y altas tiaras
de su potencia executoria claras:

……………………………………..

Acompañan al monstruo espectros fieros
el llanto, los Cuydados mas severos,
la Guerra entre la sangre, y atambores,
rodeado el Espanto de pavores,
la tria Senectud, letargo triste,
la Enfermedad, el afrentoso Miedo,

  • 33 La muerte en Holguín y pintura cuzqueña.

52La imagen que se nos brinda corresponde a muchas de las pinturas que adornaban los templos de la puna, casi todas posteriores al poema de Valverde. Podemos recordar entre las más notables la de Caquiaviri (departamento de La Paz, Bolivia) y la de Huaro cerca de Cuzco. La primera pintada en 1737 y la segunda en 1804 por el maestro Tadeo Escalante33.

  • 34 Para árbol del Paraíso ver Gisbert "La imagen del Paraíso en la pintura andina" (Lima, en prensa).

53Finalmente el Arcángel se refiere al Paraíso, objetando la opinión mosaica de que existían dos árboles en él; ya que al proceder del “árbol del Paraíso” el “árbol de la cruz” implícitamente éste debía ser uno solo34.

  • 35 Valverde, 1641: fols 249 al 250.

54La SILVA XVI es totalmente simbólica; en ella aparecen 13 águilas, 6 blancas, 6 negras y una carmesí; esta última representa a San Agustín, seguido de los agustinos de hábito negro y las águilas blancas representan la pureza. Luego el poeta compara a los indios, sujetos a esclavitud por el Faraón Luzbel, con la cautividad de Israel en Egipto35 La comparación del pueblo de Israel con los pueblos andinos, ambos sujetos y esclavizados, era aceptada por muchos sectores.

55En esta Silva aparecen nuevamente los ángeles como un ejército armado; punto en el que hay que insistir dada la cantidad de series de ángeles arcabuceros que existen en todo el altiplano, desde Cuzco hasta Potosí:

  • 36 Ibidem, fol 250v.

a ser de aquella Emperatriz soldados
y así al eco feroz de los clarines
de el ejército de serafines.36

………………………………………

haziendo escolta al Templo de María
Serafines armados,
cielos enamorados
tempestades, y vientos

Retirado el ejército angélico aparecen el Caos y la Nada:
Allí vino tambien la informe Nada
de los Posibles solo acompañada.

……………………………………….

Vino tambien el Hado
de estrellas refulgentes salpicado

……………………………………….

En un trono rotundo
vino el soberbio Mundo

……………………………………….

Tambien la Diosa vieron importuna,
tan lúbrica, y mudable, como el globo,
en que vive parada nunca firme:

  • 37 Arzans y Vela. Consigna varias mascaradas así como "teatros" montados en las esquinas de las calle (...)

56Estas imágenes, de la Nada, el Hado, el Mundo y la Fortuna, que nos recuerdan los Autos Sacramentales, se iban introduciendo en la mente de españoles, criollos y mestizos, y también en la de los indios. Pero esta didáctica transmisión de ideas se hacía no solo a través de la poesía, que pocos podían leer, sino a través del teatro, de la pintura, de las danzas y de los carros triunfales, en espectáculos de los que el historiador potosino Arzans y Vela nos da abundantes testimonios37.

57Finalmente los pastores llegan al Santuario de Copacabana que Valverde compara con “Memfis soberbia en Pyras y Obeliscos”, con Mausoleo y con el muro de Babilonia. Al mirar el rostro de la imágen de la Virgen los pastores ven en ella el rostro de Dios. Naturalmente en el poema se describe el rostro de María con las metáforas propias de su tiempo. Las niñas de sus ojos son “en cristal animado dos sirenas”, en la boca, Dios: “sembró feliz la grana fina” y el cuello es: “columna de marfil” etcétera.

58Es en la SILVA XVII donde Valverde describe la historia de la imagen. Comienza nuestro autor mostrando el asombro de Graciano ante la imagen y preguntando a Eumenia, fingida profetiza de María:

qué colores son estos, qué pigmentos,
qué exceden los comunes elementos?

……………………………………..

Esta imagen que vemos, es sin duda
de corporal materia tosca, y muda:
de donde pues le vino esta excelencia...
La Profetisa contesta, refiriéndose al rostro:
todo lo que admiráis en él, zagales,
prodigios son de manos celestiales,

59Y así un hecho histórico, como la ejecución de una escultura, se va convirtiendo en milagro. El poeta explica que la Naturaleza para crear a María, ensaya con dibujos y bocetos, sin conseguir nada hasta que la Gracia interviene. Es un párrafo interesante pues nos muestra el proceso de la creación artística no como una simple copia de grabados, sino como producto de la inspiración divina.

El texto dice que la Naturaleza:
Mesa llenó curiosa de pigmentos
de dibujos, diseños, y monteas,
fatigando a la industria sus intentos,
varias borrando, y prefiriendo ideas

………………………………………..

La Gracia la detuvo diciendo:
Atiende cual preparo
colores naturales con virtudes,

  • 38 Guaman Poma, 1980 t. II: 636.
  • 39 No olvidemos que cuando el escultor indio Tito Yupanqui tiene problemas, manda a decir una misa a (...)

60Valverde entendía de arte, pues era veedor eclesiástico encargado de velar por la pureza de las obras; sabe de bocetos, dibujos y pinceles, pero considera importante la intervención de la gracia. Otros religiosos dedicados al arte, como Diego de Ocaña, también insisten en que la gracia de Dios debe estar presente. En la obra de Guaman Poma de Ayala se lee: “que los cristianos se consierten para la hechura y semejanza de Dios y de su Magestad y bien de las ánimas...”38. Se trata de la vigencia de los principios estéticos de la Edad Media39.

61Una vez diseñado “el arquetipo”, María busca en el Perú una mano ruda que lo materialice y ésta es la de Tito Yupanqui. Los pasos que permiten montar esta argumentación son tantos y tan complejos como lo determina el largo verso gongorino que muestra el pensamiento platónico de Valverde. Ya él nos advierte en el prólogo de su libro que “dará vida al Arquetipo donde, según Platón, vive la verdad”.

62El texto referente a la rudeza de Yupanqui, pese a lo cual es comparado con los mejores artistas griegos, insiste una vez más en la intervención divina:

Prodigio nuevo fue (quien tal pensara?)
que un Indio, sin buscarlos, los hallara:
pinceles de Gracia

……………………………………………

Tito Yupanque el Zeuxis fue dichoso
desta mas bella, y soberana Juno;
mas felize Lysipo,
que el antiguo con bronces de Filipo
porque en la celebrada falda rica
de Potosí
vio Tilo los pinzeles

…………………………………………..

más cómo a tal primor llegar podría
quien tallas toscas aprendiz hacía?
Pero de tal rudeza en la ignorancia
quiso mostrar la Gracia su elegancia;
y que a Tito la torpe inculta mano
impulso le regía soberano...

  • 40 Ibidem, p. 234 ss. Mesa-Gisbert, 1972 a: 36 y 74 ss.

63Así, disminuyendo la habilidad del indio, se inducía al milagro. Esto es desmentido por el propio Yupanqui quien en su autobiografía muestra las penalidades de un artífice que tiene que expresarse de acuerdo a una estética que no es la propia. No olvidemos que Yupanqui era de pura estirpe incaica y tuvo que trasladarse a Potosí, al taller del español Ortiz, para aprender el arte de la escultura40.

64En esta Silva también se hace un paralelo entre lo cristiano y el mundo clásico, así se encuentran expresiones como ésta: “Esta Venus celeste, Virgen pura”, y con respecto a Yupanqui cita a Timantes como antes lo había hecho con Zeuxis y Lisipo. Más adelante Valverde cita a Policleto, para que no nos quede duda de su amplia erudición.

65Finalmente, se exponen los lamentos de Collas y Urus a raíz de los hielos, y las reyertas entre los Hanansayas y Urinsayas de Copacabana, oponiéndose estos últimos a que la Virgen sea entronizada en el Santuario. El texto continúa con el relato histórico y termina con un gran panegírico y alabanza de los pastores Adamio y Megerino, convertidos por Graciano.

66La SILVA XVIII y última termina en forma apoteósica con la entrada de la América Meridional: Nueva Granada, Quito, Chile, Tucumán, Paraguay y Brasil. Le sigue el Perú a cuyo lado derecho vienen las ciudades del llano encabezadas por Lima y al izquierdo las de la sierra encabezadas por Cuzco. Van detrás Potosí, que ofrenda una lámpara de plata, y Carabaya que entrega una corona de oro.

67En realidad esta Silva está pensada como una “mascarada” o procesión alegórica donde los diferentes personajes y los distintos carros desfilan ante la Imagen patronal y las autoridades.

68No es el objetivo de este trabajo analizar la estructura literaria del poema de Valverde, sino mostrar cómo se traduce la realidad indígena andina a la mentalidad de los humanistas europeos o europeizantes. El paralelo idolatría-indígena paganismo greco-romano, permite a los eruditos de los siglos xvi y xvii utilizar “La ciudad de Dios” de San Agustín como parámetro de comparación. Ramos Gavilán, Calancha y Valverde tienen presente esta obra cuando enfocan la realidad religiosa del Collao. Su punto de vista difiere del de los jesuitas como Bertonio, Acosta o Cobo, quienes suelen ser mucho más objetivos. Pero el método utilizado por los agustinos, ya sea en poesía como Valverde, ya sea en sus detalladas crónicas como lo hacen Ramos y Calancha, nos permiten conocer mejor lo interno del pensamiento andino aculturado.

69Estos tres agustinos son criollos y en ellos hay gran interés por la mitología indígena, tal el caso de Calancha con respecto a Pachacamac, y el de Ramos cuando menciona a varios dioses secundarios de la región de Copacabana. Valverde que tan sólo visita Copacabana y, al parecer, se basa en la obra de sus dos hermanos agustinos deja volar su fantasía y nos muestra cómo el manierismo y el barroco insertan, con una osadía admirable, seres míticos andinos en una ficticia realidad tomada de Homero, Virgilio y otros autores clásicos. Esto en cuanto a la temática, pues la forma se debe al gongorismo imperante.

  • 41 Sánchez, 1951 t. III: 110 y 111.

70De “El Santuario de Nuestra Sra de Copacabana en el Perú” Luis Alberto Sánchez dice: “poema de mediocre inspiración y no poca longitud” el cual contrapone a “El Angélico” (1645), dedicado a santo Tomás de Aquino, obra de Adrián Alesio (hijo del insigne pintor italiano Mateo Pérez de Alesio) del cual Sánchez dice: “fue, sin duda, un poeta de auténtico estro, malogrado por la época en que le cupo vivir. Versificaba con facilidad y hasta donaire”41:

71En todo caso “El Angélico” y “Ntra. Sra. de Copacabana” son los dos grandes poemas de su tiempo, con más deuda al manierismo que al propio barroco, inmersos en un mar de informes y sermones. Son preludio de los grandes poetas barrocos como “El Lunarejo” (1619-1988), Juan de Ayllón y Peralta Barnuevo, así como de los Pinelo: Juan, también poeta, Diego y Antonio. Este último escribía en 1640 su libro “El Paraíso en el Nuevo Mundo” que, desde otro ángulo, nos muestra ese deseo de insertar las Indias en el contexto universal, ya no a través de la mitología clásica como lo hace Valverde sino a través de la erudición bíblica. Ambos autores son comtemporáneos y tienen Lima como centro de operaciones (aunque Pinelo pasará posteriormente a España). Ellos son quienes mejor nos ilustran sobre los caminos del pensamiento indiano en el siglo xvii.

72Este estudio guarda la secuencia que Valverde da a su poema; posteriormente he hecho un análisis temático a publicarse en el homenaje a María Rostowrowski. Las imágenes que ilustran este trabajo, salvo la primera, no corresponden exactamente al libro de Valverde; pero son contemporáneas y pueden dar idea de cómo imaginaban los episodios descritos en el poema.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

ARZANS Y VELA, B., Historia de la Villa Imperial de Potosí. 3 vol. Providence, 1965.

BERTONIO, L., Vocabulario de la lengua Aimara (1612). Ed. facsimilar, La Paz, 1956.

BOUYSSE-CASSAGNE, T., Lluvias y Cenizas. La Paz 1988.

CALANCHA, “Historia del Santuario e Imagen de Ntra. Sra de Copacabana” en Crónicas Agustinas del Perú Madrid 1972.

DAVIDSON, G., A Dictionary of Angels. New York 1971.

DUVIOLS, P, La destrucción de las religiones andinas. UNAM. México 1977.

GISBERT, T., iconografía y mitos indígenas en el arte. La Paz 1980.

GISBERT, T., “Calderón de la Barca y la pintura virreinal andina” en Iconología y Sociedad: Arte Colonial Hispanoamericano. Ed. UNAM. México 1987.

GISBERT, T, “La imagen del Paraíso en la pintura cuzqueña” en Boletín del Museo e Instituto Camón Aznar, XLVIII (115-140), Zaragoza 1992.

GOMEZ DE LIAÑO, A. K., Itinerario de éxtasis o imágenes de un saber universal. Ed. Siruela. Madrid 1990.

GUAMAN POMA DE AYALA, E, Nueva Crónica y Buen Gobierno. 3 vol. Fondo de Cultura Económica, México 1980.

MAC CORMACK, S., “Religion in the Andes: Vision and Imagination” in Early Colonial Perú. Princeton University. New Jersey 1991.

MAC CORMACK, S., “From the Sun of the Incas to the Virgin of Copacabana” en Representation, University of California. 1984.

MAC CORMACK, S., “Calderon’s la Aurora de Copacabana: the conversion of the Incas in the Light of seventeenth-century spanish theology, culture and political theory” en Journal of Theological Studies. Vol XXXIII October 1982.

MESA, J. de & GISBERT, T, El pintor Mateo Pérez de Alesio. la Paz 1972.

MESA, J. de & GISBERT, T, La escultura virreinal en Bolivia. La Paz 1972.

MESA, J. de & GISBERT, T, Holguin y la pintura virreinal en Bolivia. La Paz 1977.

MESA, J. de & GISBERT, T, Historia de la Pintura Cuzqueña, 2 vol. Lima 1982.

MOLINA, R., “La leyenda de la Tunupa” en Revista Encuentro, n° 5 La Paz 1989.

MUJICA, R., Angeles apócrifos en la América Virreinal. Fondo de Cultura Económica. Lima 1992.

PONCE SANGINÉS, C, Tunupa y Ekako. La Paz 1969.

RAMOS GAVILÁN, A., Historia del Santuario de Nuestra Señora de Copacabana (1621). Ed Prado Pastor. Lima 1988.

SÁNCHEZ, L. A., La literatura peruana. Ed. Guarania. 6 vol. Asunción 1951.

SEBASTIAN, S., El barroco Iberoamericano. Madrid 1990.

SEOANE, C. & EICHMANN, A., Lírica Colonial Boliviana, La Paz 1993.

VARGAS UGARTE, R., Impresos peruanos. Tomos VII y VIII (1584-1699). Lima 1953.

VARIOS AUTORES, Salvando Alas y Halos. Buenos Aires 1989.

Notes

1 Gisbert, 1980: 17 ss y 18 ss.

2 Valverde, 1641: fol 2v. del prólogo.

3 Ibidem, Fol I v del prólogo.

4 Mateo Pérez de Alesio junto a Angelino Medoro y Bernardo Bitti, fue el pintor italiano más importante que llegó a Lima (1598). Ver Mesa-Gisbert (1972).

5 Valverde, 1641: Fol 2 del Prólogo.

6 Ibidem, fol 67v. y fol 72 v.

7 Gisbert, 1980: 31.

8 Kircher. Oedipus aegyptiacus, I, pag 341 en Gomez de Liaño (1990).

9 Para ángeles ver Mujica (1992), Gisbert (1980) Pag 86 ss: Varios “alvando Alas y Halos”, Buenos Aires 1989.

10 Kircher Tomo II Fol. 287 del Iconismus inferendus. Ed. Gomez de Liñán.

11 Davidson, 1967: 134.

12 Valverde, 1641: fol 92.

13 Calancha en “Crónicas agustinianas del Perú” Tomo I pag 232 ss Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid 1972.

14 Valverde: fol 73. No sólo está la influencia de “la Vida es Sueño” sino también de la obra “El Gran Teatro del Mundo” que se percibe en el verso que dice que en el quarto teatro mas costoso /reparte a las estrellas mas fieles/de la comedia de su Dios papeles (fol 167),

15 Para Carros Triunfales, ver Mesa-Gisbert, 1977: 86 ss.

16 Valverde, 1641: fol 146.

17 Valverde, 1641: fol 150.

18 Valverde, 1641: fol 157

19 Ramos Gavilán, 1988[1621]: 196.

20 Bertonio, 1956[1612] Parte II: 5. Tunupa es un importante dios del Collao, en la obra de Ramiro Molina se involucra a este personaje en lucha entre los diferentes cerros (volcanes) de la Cordillera andina.

21 Iconografía, Urbano, Ponce y Molina.

22 Valverde, 1641: fol 167 v.

23 Gisbert, 1980: 86 ss.

24 Seoane Carlos y Eichmann Andres. Lírica Colonial Boliviana, La Paz 1993. pag 77

25 Valverde, 1641: fol 171.

26 De los problemas de Valverde con la Inquisición nos habla Luis Alberto Sánchez en su Literatura peruana. Tomo III pag 212.

27 Valverde, 1641: 174 v.

28 Bouysse, 1988:92.

29 Valverde, 1641: fol 192 v

30 Ramos Gavilán, 1988[1621]: 70.

31 Gisbert (1992).

32 Ramos Gavilán, 1988[162l]: 196.

33 La muerte en Holguín y pintura cuzqueña.

34 Para árbol del Paraíso ver Gisbert "La imagen del Paraíso en la pintura andina" (Lima, en prensa).

35 Valverde, 1641: fols 249 al 250.

36 Ibidem, fol 250v.

37 Arzans y Vela. Consigna varias mascaradas así como "teatros" montados en las esquinas de las calles, tal como ocurrió el año de 1624 cuando la canonización de San Ignacio, cuando en una esquina se representó, con estatuas, el juicio de Paris; en otra las doce Sibilas, en otra Apolo y las Musas; todo ello alternando con la Dinastía de los Incas, el Altar de San Francisco de Paula, y así sucesivamente.

38 Guaman Poma, 1980 t. II: 636.

39 No olvidemos que cuando el escultor indio Tito Yupanqui tiene problemas, manda a decir una misa a la Sma. Trinidad. Ramos Gavilán, 1988[1621]: 235.

40 Ibidem, p. 234 ss. Mesa-Gisbert, 1972 a: 36 y 74 ss.

41 Sánchez, 1951 t. III: 110 y 111.

Table des illustrations

Titre FIGURA 1. PORTADA DEL LIBRO “SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE COPACABANA” ESCRITO POR EL AGUSTINO FERNANDO DE VALVERDE Y PUBLICADO EN LIMA EL AÑO DE 1641. GRABADO DE BEJARANO.
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/813/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 228k
Titre FIGURA 2. IMAGEN DE NTRA. SRA. DE COPACABANA SEGUN UNA PINTURA DEL SIGLO xix FIRMADA POR CASTAÑON. COL. PARTICULAR. LA PAZ.
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/813/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 209k
Titre FIGURA 3. VISTA DEL SANTUARIO DE COPACABANA. PERSPECTIVA PREPARADA POR A. MESA.
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/813/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 202k
Titre FIGURA 4: Imagen del dios fenicio Dagón (en su forma femenina de Derceta) según el jesuita Kircher en su obra “Oedipus Aegypciacus”publicada en Roma en 1656. Ramos Gavilán y Calancha compararon al dios Copacabana con Dagón.
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/813/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 82k
Titre FIGURA 5: Según la mitología andina Quesintu y Umanto, seres femeninos con características de pez, habitaban en el lago Titicaca y por lo tanto formaban parte del reino del dios Copacabana. En cierta manera eran su imagen. Formalmente esta sirena tiene relación con la imagen de Deceta (o Dagón). Detalle del lienzo existente en el iglesia de Jesús de Machaca, la pintura está fechada en 1708. En el lienzo se ven los fundadores de órdenes religiosas mencionados por Valverde en la Silva IX.
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/813/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 135k
Titre FIGURA 6: El ángel Haniel (o Aniel), que según Valverde es el guardián del Perú (ver Silva VI) no está mentado en la mayoría de los textos sobre angeología pero figura en el árbol místico de Kircher (en su obra Iconismus Inferendus), junto a Gabriel, Rafael, Miguel, Samael. Zedequiel y Raziel. En este árbol que identifica los ángeles con los planetas Aniel se equipara al planeta Mercurio.
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/813/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 225k
Titre FIGURA 7: Imagen andina del ángel Gabriel que es quien finalmente conduce a los pastores al santuario de Copacabana. (Iglesia de Colaniarca, La Paz Bolivia)
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/813/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 130k
Titre IMAGO TYPHONIS. IVXTA APOLLODORVM.
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/813/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 273k
Titre FIGURA 8. En el poema de Valverde aparece una figura relacionada con las serpientes a la cual él denomina “vivorezno”. Posiblemente alude a los dioses Copacati y Tucumu, ambos relacionados con serpientes. Tucumu fue encontrado en Ilabe (sitio al que Valverde dedica su Silva XI). Una comparación entre la imagen de Tifon (que es una de las formas del viento)y un ídolo lacustre antropomorfo cubierto con serpientes, como la estela de Santiago de Huata, nos puede mostrar cuan diferente es la lectura europea de la lectura indígena con respecto a un mismo ser.
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/813/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 94k
Titre FIGURA 10. El poema sobre Copacabana se desarrolla en un mundo habitado por seres de la mitología greco-romana. Este quero que muestra a un centauro luchando contra un dragón de varias cabezas, y que en su segundo plano tiene un escudo indígena y un suche (pez del lago Titicaca) materializa las ideas de Valverde en torno al mundo mítico que él inventa para Copacabana. Cabe anotar que un centauro aparece en la obra de Valverde, merodeando por Copacabana, en la Silva XII.
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/813/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 218k
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/813/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 176k

© Éditions de l’IHEAL, 1997

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter