Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Francisco Pizarro

 | 
Bernard Lavallé

Tercera parte. El oro, la gloria… y la sangre

6 La trampa de Cajamarca (15-17 de noviembre de 1532)

Texte intégral

1La columna española tuvo ante sus ojos Cajamarca, objetivo de su viaje, el viernes 15 de noviembre de 1532 hacia el medio día. Los españoles estuvieron maravillados, nos dice Cieza de León, por el hermoso aspecto de los campos del valle y de las laderas, alusión sin duda a los andenes tan característicos del ordenamiento del espacio serrano en los Andes centrales. Aproximadamente a una legua al norte de la ciudad, Pizarro, a la cabeza de una vanguardia que marchaba desde el amanecer, decidió detenerse y esperar al grueso de la tropa. Cuando todos los hombres estuvieron reunidos, les dio la orden de armarse y, habiendo organizado la columna en tres elementos, partió para hacer su ingreso a la ciudad, el que tuvo lugar, nos dice Francisco de Jerez, a la hora de las vísperas.

La llegada a Cajamarca

2Desde las alturas por donde habían desembocado sobre la planicie, la ciudad se ofrecía a los ojos de los españoles, una capital regional del Imperio inca de cierta importancia, indudablemente con varios miles de habitantes, construcciones civiles y religiosas. También pudieron darse cuenta de que el Inca no se hospedaba en la ciudad. A cerca de una legua, Atahualpa había instalado un campamento compuesto en su mayor parte por tiendas de tela blanca que impresionó mucho a los españoles por sus dimensiones pues, en opinión general, se extendía por lo menos sobre una legua cuadrada. Era otra ciudad, según Ruiz de Arce. Allí se encontraban reunidos innumerables servidores, una muchedumbre de cortesanos, un sinfín de cargadores, un verdadero ejército de varios miles de soldados, y grandes rebaños de llamas. Varios testigos, que después fueron cronistas de la campaña, no esconden los sentimientos que experimentaron entonces. Miguel de Estete evoca el gran temor que sintió con sus compañeros al ver este espectáculo y al pensar en los combates que los esperaban, a ellos que no eran ni siquiera doscientos. Cristóbal de Mena habla de manera más prosaica y más neutral de su gran miedo. Sin embargo, los soldados se esforzaron por no demostrar nada, porque eso hubiese significado firmar su sentencia de muerte. Miguel de Estete precisa que si hubiesen dejado asomar la menor manifestación de su desconcierto, los primeros en atacarlos habrían sido los indios que los acompañaban desde la costa. En caso de derrota probable de los españoles frente al Inca, aquellos tenían desde luego toda razón de creer que se ejercería contra ellos una venganza implacable, y la tentación de tomar la delantera para enmendarse ante los ojos del emperador debía de ser grande entre ellos.

3Atraídos por la curiosidad, los indios, gente del pueblo en su mayoría pero también algunos guerreros, terminaron por acercarse a los españoles para verlos penetrar a la ciudad en orden de batalla. Pasaron frente al templo del sol y sin duda también frente al cercano acllahuasi en donde estaban confinadas varios centenares de vírgenes destinadas al servicio del culto solar y lunar. Bajo una fuerte lluvia pronto acompañada de granizo, los jinetes, a órdenes de Hernando Pizarro, recorrieron las calles con gran estruendo, seguramente para asustar a los habitantes que no conocían todavía los caballos y les tendrían mucho miedo, como sucedió con todos los indios que fueron encontrando desde Tumbes.

4La tropa, presta para cualquier eventualidad, se reunió en la plaza central de forma triangular. Sin embargo, no pasó nada, pues la ciudad había sido abandonada por la casi totalidad de sus habitantes, lo que intrigó y sobre todo preocupó aún más a los españoles. Mientras tanto, como para acentuar el carácter angustioso y casi lúgubre de este ingreso casi al anochecer, los numerosos cargadores indígenas que acompañaban a los españoles se pusieron a llorar y a lamentarse dando grandes alaridos. Conociendo las prácticas del Inca, anunciaron que Atahualpa no iba a tardar en dar la orden de hacer masacrar hasta el último de los intrusos.

5Sin pérdida de tiempo y para poder hacer frente a cualquier eventualidad, Pizarro dio la orden a sus hombres de acuartelarse en los edificios que rodeaban a la plaza. Luego envió en reconocimiento a un pequeño grupo para ver si no había un mejor lugar para atrincherarse, pero en vano. En aquel momento se presentó un mensajero de Atahualpa ante el jefe de los españoles. Le hizo saber que el Inca los autorizaba a acampar en la ciudad, a condición, sin embargo, de no ocupar aquello que ellos habían tomado por una fortaleza que dominaba la plaza central, y seguramente era un lugar de culto. Atahualpa indicó también que no podía, de momento, entrevistarse con los recién llegados porque efectuaba un ayuno ritual.

6Anochecía. Cristóbal de Mena, más tarde, no dudó en escribir que todos los soldados eran presa del miedo, con la sola idea que se hacían del número de indios que habían visto a lo lejos en el campamento del Inca. Algunos soldados comenzaron a bromear, sin duda para exorcizar su angustia. Se comprometieron a superar las hazañas de Rolando en Roncesvalles, pues todos estaban convencidos que la hora del enfrentamiento decisivo esta vez sí era inminente.

Hernando de Soto en el campamento del Inca

7Pizarro quiso tener un conocimiento cabal. Para saber más sobre las fuerzas reales de Atahualpa, tal vez incluso con la idea de ir a atacarlo a su campamento pues aquel no parecía decidido a venir a la ciudad, el jefe español envió ante el Inca a un grupo de veinticuatro jinetes bajo las órdenes de Hernando de Soto acompañado de Felipillo, uno de los intérpretes indios. Después de su partida, y cuando se acercaban al campamento del Inca, Francisco Pizarro juzgó que eran demasiado poco numerosos si acaso les tendiesen alguna trampa, por lo que envió de refuerzo otro contingente de hombres a caballo comandados por su hermano Hernando. Los españoles se acercaron al lugar donde se encontraba Atahualpa, entre un doble cerco de escuadrones de indios en armas. El Inca había escogido descansar en las termas de Cúnoc, que hasta ahora existen. A pesar del ruido que hicieron los jinetes españoles, y aunque de Soto solicitó encarecidamente ver al emperador, este no se dignó salir hasta que hizo preguntar al jefe de los intrusos, por intermedio de sus cargadores, qué era lo que quería. De Soto le hizo informar de su embajada y el Inca consintió finalmente en presentarse ante los españoles.

8Apareció, con aire muy digno, sin manifestar ninguna sorpresa al tener ante sus ojos a los blancos y a sus caballos. Atahualpa (o Atabalipa, como lo llamaban los españoles) era un hombre de unos treinta años. Los cronistas Francisco de Jerez y Pedro Pizarro que lo conocieron bien, lo confirman. Ambos dicen que era apuesto y tenía rasgos regulares. De buena facha, Atahualpa era más bien grueso, tenía, al parecer, un aire cruel, y sus ojos estaban inyectados de sangre, detalle que impresionó a muchos de los conquistadores. Hablaba lentamente y siempre con aire grave, incluso con dureza, «como un gran señor».

9Al llegar frente a Hernando de Soto, Atahualpa se sentó sobre un asiento magníficamente decorado y, en voz baja, hizo interrogar al capitán español sobre lo que tenía que decir. Desde lo alto de su cabalgadura, porque ni él ni sus hombresse apearon —actitud inconcebible para los indios que no se atrevían siquiera a mirar de frente a su emperador—, de Soto respondió que venía de parte de su jefe, quien tenía muchos deseos de conocerlo, y quien lamentaba bastante no haber podido verlo en la ciudad. Lo invitaba a venir a comer con él esa misma tarde o al día siguiente. El Inca, según el protocolo vigente en la Corte, no se dirigía nunca directamente a su interlocutor sino por intermedio de un noble de su séquito. Le hizo responder que para ese día ya era muy tarde, pero que vendría al día siguiente al campamento de Pizarro acompañado de sus soldados. Insistió además sobre este punto y precisó que no debería ser mal interpretado por los españoles. En ese momento, llegó Hernando Pizarro e intercambió, él también, algunas palabras con el Inca quien, al ser informado de su vínculo de parentesco con el jefe español, inició una conversación más larga. En particular, le hizo saber que Ciquinchara había afirmado que ellos no eran guerreros valientes. Hernando Pizarro, herido en carne viva, respondió con furia y se dijo presto a demostrar lo contrario enviando a algunos hombres con el Inca en su guerra contra sus enemigos. Esta propuesta, según el mismo Hernando Pizarro, hizo sonreír desdeñosamente al soberano.

10Los jefes españoles y el Inca bebieron antes de separarse y éste reiteró su proyecto de encuentro en la ciudad al día siguiente. Todo parecía ir de lo mejor, cuando el tono de las palabras del emperador se mostró repentinamente más amenazante. Les hizo conocer su voluntad de castigar los saqueos y los pillajes cometidos por los españoles en la costa desde su llegada al Perú.

11En el momento de partir, de Soto, con Felipillo en la grupa, hizo caracolear su caballo ante Atahualpa. Algunos cronistas afirman incluso que hizo el ademán de lanzarlo contra él. Parece ser que esto ocurrió a causa de un anillo que de Soto había querido ofrecer al soberano y que éste había rechazado. En todo caso, el animal estuvo tan cerca del Inca que su soplido levantó la borla —uno de los signos de la dignidad imperial— que adornaba la frente de Atahualpa, pero este, una vez más permaneció impasible mientras que una parte de su séquito, asustada, se empujaba y caía al suelo.

12Es bastante difícil conocer las reacciones del Inca y de su entorno frente a esta primera entrevista. Cieza de León consagra un largo capítulo a las discusiones que habrían tenido lugar en el campamento indio sin que se sepa bien si le llegó a los oídos después o si, al contrario, se las imagina según lo que él creía entender de la sicología de los incas, siendo esta segunda posibilidad más verosímil. Atahualpa, lleno de soberbia y de desprecio por el adversario, habría arengado a sus tenientes, exaltado la fuerza, el número y el valor de sus miles de guerreros, recordado la gloria de las grandes victorias de sus ancestros, destacado la debilidad del enemigo cuyos caballos —ya estaba probado ahora— no se comían a los hombres.

13Su plan era sencillo, él iría ante los españoles aparentemente sin mala intención, pero muy decidido a tomarlos por sorpresa, a matarlos junto con sus monturas y a reducir a la esclavitud a quienes se salven. Para esta emboscada, ordenó a sus soldados cubrir sus vestiduras hechas de hojas de palma con amplios vestidos de lana y esconder sus hondas y sus porras. Doce mil hombres constituirían el primer grupo alrededor de su persona, cinco mil o un poco más hacia atrás tendrían por objetivo los caballos. Finalmente, setenta mil guerreros y treinta mil servidores formarían el grueso del ejército y seguirían un poco más lejos.

14Este discurso y el plan de batalla anunciado, así como el número, indudablemente muy exagerado, de los soldados indígenas pertenecen, sobre todo en este caso, en Cieza de León, a la gran tradición literaria. Sin embargo, no dejan de tener fundamento. Parece ser que Atahualpa había echado las bases de semejante operación. En particular, habría encargado al general yana Rumi Ñahui tomar de revés a los españoles, para el caso en que algunos hubiesen escapado del choque inicial y quisieran huir. Rumi Ñahui se habría inclinado ante la decisión del Inca, pero no era favorable a esta táctica. Habría preferido una operación más clásica, es decir frontal y directa en la cual la aplastante superioridad del ejército indio no habría dejado ninguna posibilidad a los españoles. Para no ser sorprendido, y estar informado de los actos e intenciones de los españoles, Atahualpa habría decidido también enviar a Ciquinchara, un viejo conocido, a pasar la noche en el campamento de ellos.

El plan español

15Por su lado Pizarro y sus hombres no permanecieron inactivos. Las informaciones que trajeron de Soto y Hernando Pizarro luego de su entrevista en Cúnoc confirmaron la imposibilidad de un ataque al campamento del Inca. Había demasiada gente y, sobre todo, la topografía de los baños con sus canales y sus múltiples estanques, hacían prácticamente imposible el despliegue del arma esencial de los españoles, la caballería. Puesto que Atahualpa había anunciado su venida para el día siguiente, después de haber conferenciado con sus hermanos y sus principales lugartenientes, Pizarro decidió esperarlo tomando todas sus disposiciones. Primero, contrariamente a las órdenes del Inca, decidió parapetarse en los edificios que rodeaban la plaza. En efecto, la configuración de los lugares era la más favorable. Permitía a los españoles permanecer agrupados, lo que no habría sido posible si hubiesen tenido que dispersarse en la ciudad, como quería el Inca, desde luego con segundas intenciones. Por cierto, la plaza, único espacio abierto al que Atahualpa y su séquito podrían venir dado su número, no tenía más que dos puertas fáciles de controlar, y estaba rodeada de un muro de aproximadamente tres metros de alto: una verdadera ratonera.

16Temiendo un ataque sorpresivo, los hombres pasaron la noche armados de pies a cabeza, con los caballos ensillados. Pizarro los exhortó a sacar de su mente, dice Cieza de León el miedo que les inspiraba la muchedumbre que rodeaba a Atahualpa, mientras que los indios que los acompañaban llenaban la noche con sus lamentos.

17Al día siguiente, Atahualpa se hizo esperar. Pizarro le envió un mensajero indio para recordarle su promesa de venir. El Inca respondió que tardaba porque su gente tenía mucho miedo a los caballos y a los perros. Le pedía pues a Pizarro que los hiciese amarrar y reúna a sus hombres en un solo lugar en donde escaparían de su vista durante su entrevista con él. Al retornar el mensajero, Pizarro y los suyos juzgaron que el Espíritu Santo había inspirado las palabras del Inca quien revelaba así sus intenciones. Se dieron las últimas órdenes: los soldados se esconderían en los edificios y, a una señal, atacarían por sorpresa al séquito del emperador. Era la única manera de proceder pues, en cualquier otra circunstancia, el desequilibrio de las fuerzas en presencia era demasiado desfavorable para los españoles.

18Atahualpa no llegaba. Las horas pasaban, el día comenzaba a caer y los españoles, ignorantes de las costumbres guerreras de los incas, empezaron a imaginar que sus adversarios esperaban la noche para atacarlos. Finalmente Atahualpa llegó pero, para gran estupor de los españoles, hizo detener la marcha de su gente en los alrededores inmediatos a la ciudad, y ordenó levantar la gran carpa que lo albergaba durante sus desplazamientos. Era un signo manifiesto que no tenía la intención de ir más adelante y echaba pues por tierra todo el plan preparado.

19Pizarro quiso enviar un mensajero a Atahualpa para recordarle su invitación y decirle que se hacía tarde. Un tal Hernando de Aldana, que sabía un poco la lengua india, se propuso y se fue ante Atahualpa, mientras que todos los españoles, armas en mano, esperaban en cualquier momento un ataque. Aldana llegó hasta la carpa de Atahualpa. Le dio parte de su mensaje, pero el Inca no respondió nada. De bastante mal humor, éste quiso incluso arrancarle su espada al español quien se opuso y estuvo a punto de encontrarse en muy mala postura porque al ver su resistencia —y en consecuencia, la afrenta al emperador— el entorno inmediato de este último quiso jugarle una mala pasada a Aldana. Salvó la vida gracias a una intervención de Atahualpa en persona. El español retornó a la plaza y no le quedó sino confirmar a su jefe las extraordinarias riquezas que rodeaban al Inca en sus desplazamientos, pero también en estas circunstancias lo que juzgó como sus malas disposiciones y su inmenso orgullo.

20Por su lado, Pizarro y sus lugartenientes, su hermano Hernando, de Soto, Benalcázar y Mena, habían tomado las últimas disposiciones. Todo estaba listo. Los jinetes y los peones, escondidos de la vista del Inca, esperarían para lanzarse una señal dada por Pedro de Candia, quien estaba sobre una altura visible por todos y agitaría unas cintas. Además, controlando las dos puertas de la plaza, los españoles no dejarían entrar más que a algunos escuadrones indios e impedirían la penetración de otros a su interior. Según Cieza de León, también hubo una discusión sobre la manera de portarse en caso de que el Inca viniese con intenciones verdaderamente pacíficas. Se habría acordado que entonces los españoles harían lo mismo.

21Esta última afirmación a posteriori tiene por objeto, indudablemente, librar a Pizarro y a sus hombres de la posible acusación de haber estado determinados a acabar con él de todas maneras. Francisco de Jerez, aunque secretario oficial de la expedición, no dice nada al respecto. Al contrario, recuerda con mucha precisión de qué manera los jefes encargaron a los artilleros que tengan sus piezas dirigidas hacia el campo enemigo y no disparar antes de la señal acordada. Francisco Pizarro distribuyó a los hombres en seis grupos, insistió en el hecho de que jinetes y peones debían permanecer bien escondidos y no atacar antes de escuchar: «¡Santiago!» —viejo grito de guerra de los españoles durante la Reconquista sobre los moros— y cuando los cañones comenzarían a tronar.

22En una de las habitaciones que daba a la plaza Pizarro conservaría consigo a unos veinte hombres quienes estaban encargados de asegurarse de la persona de Atahualpa, y se les precisó bien que el Inca tenía que permanecer vivo. El único español visible era un vigía colocado para anunciar la llegada del Inca. Mientras tanto, Pizarro y su hermano Hernando inspeccionaban los diferentes destacamentos, los exhortaban a reunir todo su valor, a recordar que tendrían por único apoyo la ayuda de Dios, quien, en las peores necesidades, viene a socorrer a aquellos que trabajan para su servicio. Francisco de Jerez relata sus palabras. Cuenta de qué manera los dos hermanos insistían en el hecho que cada cristiano tendría que hacer frente a quinientos indios, pero se empeñaría en mostrar la valentía que los hombres de valía tienen en semejantes circunstancias con la esperanza que Dios combata a su lado. No olvidaron tampoco los consejos tácticos y recomendaron un ataque lleno de furia, pero sin perder la cabeza, teniendo cuidado sobre todo de que los jinetes durante la refriega, no se estorben los unos a los otros. Una de las preocupaciones mayores de los hermanos Pizarro era también convencer a los hombres para que permanezcan agachados. Por efecto de la tensión debida a la larga espera, la mayoría de ellos sólo tenía un deseo, salir e ir finalmente a pelear con los indios.

23Todo estaba en su lugar. Solo faltaba Atahualpa. La tarde estaba ya bien avanzada. El emperador seguía sin mostrarse y hecho mucho más preocupante, un número incesantemente creciente de indios venía a engrosar las filas de aquellos que ya rodeaban su tienda. Francisco Pizarro decidió entonces enviarle un mensajero español. Este, una vez en presencia del emperador, le pidió con señas ir a ver a los españoles antes que se haga de noche. Poco después, el cortejo dominado por Atahualpa, transportado sobre su trono encaramado sobre una litera, se puso en movimiento con dirección a la plaza de Cajamarca. El mensajero regresó a su campo sin más tardar. Anunció a sus jefes que los indios que abrían la marcha tenían armas y corazas escondidas bajo su vestimenta y transportaban bolsas llenas de piedra para sus hondas, pruebas evidentes que venían con malas intenciones.

La captura de Atahualpa y la masacre

24La cabeza del cortejo pronto hizo su ingreso a la plaza. Estaba compuesto por cuatro «escuadrones», dice Francisco de Jerez, cada cual vestido con una librea especial. Los primeros llevaban túnicas adornadas con flecos y dibujos de vivos colores inscritos dentro de cuadrados, los tocapu, y barrían el camino por donde pasaría el emperador. Los siguientes cantaban y bailaban. Enseguida venía un séquito de indios llevando lo que los españoles tomaron por armaduras, pero que en realidad eran pectorales y coronas de oro y de plata, porque los guerreros se habían quedado cerca de la plaza. El Inca reinaba sentado sobre unas andas adornadas con placas de metales preciosos y cubiertas de plumas de papagayo. Detrás de él otras dos literas y dos hamacas transportaban a altos dignatarios de la corte. Para terminar, venían de nuevo «escuadrones» de «guerreros».

25Los acompañantes más cercanos al Inca se apartaron para permitir que se acerquen los siguientes, de tal modo que la plaza pronto estuvo llena de gente. Al llegar al centro, Atahualpa, dominando a su escolta desde lo alto de su asiento, exigió silencio y el «capitán» de uno de los primeros escuadrones subió a la fortaleza que dominaba la plaza. Allí agitó dos veces su lanza, señal que los españoles no pudieron interpretar pero que los preocupó mucho.

26Pizarro consideró que había llegado el momento de actuar. Le preguntó al dominico fray Vicente de Valverde si quería ir a hablar con el Inca gracias a un intérprete. El religioso respondió afirmativamente y se abrió paso entre la muchedumbre con un crucifijo en una mano y una Biblia en la otra. Al llegar a los pies del emperador, dijo, siempre según Francisco de Jerez, que era sacerdote de Dios, y enseñaba a los cristianos las cosas de Dios, y asimismo venía a enseñar a los indios. Lo que predicaba era lo que Dios había hablado, que estaba en el libro; y por tanto, de parte de Dios y de los cristianos le rogaba que fuera su amigo, porque así lo quería Dios.

27Atahualpa se hizo entregar el libro para mirarlo. Como el religioso se lo había entregado cerrado, el Inca, que evidentemente nunca había visto uno, no supo qué hacer y, en particular, no logró abrirlo. El dominico tendió entonces la mano para ayudarlo pero el Inca, altivo, lo golpeó en el brazo y logró finalmente lo que quería, sin mostrar, como de costumbre, el menor sentimiento y sobre todo sin parecer sorprendido, como había sucedido con otros indios la primera vez que vieron un libro. Finalmente, Atahualpa lleno de desprecio, lanzó la Biblia a lo lejos, y se puso a interpelar al religioso. Le reprochó los robos cometidos por los españoles desde su llegada al Perú y declaró que no partiría en tanto éstos no hubiesen restituido sus rapiñas. Vicente de Valverde refutó tales alegaciones, echó la culpa de lo que se había tomado a los indios de la escolta que actuaban a espaldas de los jefes españoles y regresó trayendo a Pizarro la respuesta del Inca. Mientras tanto, este último ahora de pie, arengaba a su séquito y le ordenaba estar listo. El testimonio de Francisco de Jerez, sobre este punto tiene la apariencia de ser tenue. Según otros testigos Valverde habría dirigido palabras muy duras al emperador, lo habría tratado de «perro rabioso», de «Lucifer», y habría pedido venganza a gritos por lo que acababa de suceder.

28Pizarro reaccionó inmediatamente. Como no se había armado para recibir al Inca, se puso una coraza de algodón, tomó su espada, un escudo y, en compañía de unos veinte soldados, «con gran valentía» se abrió paso entre la muchedumbre india. Sólo cuatro hombres pudieron seguirlo hasta el lugar en donde se hallaba Atahualpa. Ahí, Pizarro —el gobernador, como lo llamaban sus hombres— quiso tomar al Inca por el brazo y se puso a gritar: «¡Santiago!». Inmediatamente sonaron las detonaciones de las piezas de artillería cuyo blanco eran las salidas de la plaza. Las trompetas tocaron el paso de carga. Peones y jinetes salieron precipitadamente de sus escondites y se lanzaron sobre la muchedumbre, buscando alcanzar en prioridad, como había sido acordado, a los altos dignatarios colocados sobre las literas y las hamacas.

29Los indios, estupefactos por el brusco asalto de los caballos se pusieron a correr en todos los sentidos, pero dada la densidad de la muchedumbre se produjo inmediatamente un gigantesco atropellamiento. Por la presión, cedió un pedazo del muro que rodeaba la plaza. Los indios, desesperados, caían unos sobre otros. Los jinetes, comandados por Hernando de Soto, los pisaban, mataban y herían a todos aquellos a quienes podían alcanzar. En cuanto a los peones, dice Francisco de Jerez, actuaron con tanta diligencia contra los indios que quedaban en la plaza, que pronto la mayor parte de ellos fueron acuchillados, un gran número de jefes murieron también pero no se los tomó en cuenta porque eran una multitud. Hernando Pizarro tuvo que reconocer más tarde que como los indios estaban desarmados, fueron aplastados sin el menor peligro para ningún cristiano. Es de añadir que, detrás de la soldadesca, los auxiliares indios que desde la costa venían acompañando a los españoles no se quedaron a la zaga.

30Pizarro continuaba sosteniendo fuertemente por el brazo a Atahualpa, pero no podía sacarlo de sus andas que estaba en alto. Sobre este punto, como sobre otros muchos, los testimonios divergen. Según Cieza de León, el primer español en haber agarrado al emperador habría sido el peón Miguel de Estete seguido luego por Alonso de Mesa. Los cargadores del Inca, todos pertenecientes a la aristocracia, trataron de protegerle con sus cuerpos, pero fueron despedazados. Igual sucedió con la totalidad de la escolta imperial. En su furia, los españoles habrían hecho lo mismo con el Inca si el gobernador en persona no lo hubiese defendido. Hasta llegó a recibir una herida en la mano. Los dignatarios que acompañaban a Atahualpa en las otras literas y en las hamacas fueron masacrados, así como el cacique principal de Cajamarca. Aterrorizados por los caballos y los cañones, petrificados por la enormidad del sacrilegio —para ellos inimaginable— cometido sobre la persona del emperador, ninguno de los indios presentes había opuesto resistencia, ni los de la plaza ni los demás que no pudieron ingresar y permanecieron en los alrededores.

31Finalmente, las andas de Atahualpa sufrieron la arremetida de varios españoles. Uno de ellos llegó a tomar al Inca por los cabellos mientras que los otros volcaban el asiento imperial. El Inca cayó al suelo con las vestimentas hechas jirones, y ahora prisionero, fue rodeado por los soldados.

32Tan sólo había discurrido media hora desde que se escuchó el grito de guerra lanzado por Pizarro. Hasta la noche los jinetes masacraron con sus lanzas a los indios que huían a los alrededores de la ciudad. La llanura estaba cubierta por una infinidad de cadáveres. Finalmente, las trompetas y los cañonazos llamaron a formación, y los españoles regresaron al centro de Cajamarca para festejar su victoria.

33Pizarro hizo llevar a Atahualpa a uno de los edificios de la plaza y le dio vestimenta indígena ordinaria para reemplazar sus ornamentos imperiales lacerados pero también, seguramente, para notificarle simbólicamente que desde ese momento estaba desprovisto de todo poder. Según Francisco de Jerez, los dos jefes, el vencido y su vencedor, se habrían hablado. Pizarro habría buscado calmar la ira y la confusión de Atahualpa, mientras que este habría estigmatizado la actitud de sus capitanes a quienes les reprochaba en particular el haberle asegurado que los españoles serían vencidos sin problemas.

34Los peones y los jinetes que habían partido en persecución de los indios que estaban fuera de la plaza regresaron con un gran número de cautivos, tres mil según Jerez. Por su lado, el capitán de la caballería señaló en su informe únicamente una herida ligera en un caballo. Pizarro se felicitó por este desenlace y vio allí una señal manifiesta de la ayuda divina. Agradeció al Señor por este «milagro» y por el «auxilio particular» ofrecidos a las armas españolas. Sin embargo, exhortó a los soldados a tener mucho cuidado, porque temía una reacción de los indios a quienes todos les conocían «la bajeza y la astucia» que no dejarían de ejercer para liberar a Atahualpa, su señor «temido y obedecido». Durante toda la noche, por cierto, se apostaron centinelas en los lugares estratégicos. A continuación, Pizarro se fue a cenar en compañía del Inca a quien otorgó el servicio de varias de sus mujeres que habían sido capturadas. Le hizo hacer una cama en su propia habitación en donde el soberano estuvo libre de sus movimientos, sólo la puerta estaba vigilada por la guardia habitual del gobernador.

  • 1 Esta jornada ha sido objeto de numerosos relatos, primero por parte de aquellos que fueron sus tes (...)

35Es bastante difícil hacer un balance de esta jornada. Francisco de Jerez estima que el número de indios que vinieron a la plaza y a los alrededores era de treinta o cuarenta mil, de los cuales dos mil habrían encontrado la muerte, sin contar desde luego una infinidad de heridos. Precisa que el número de las víctimas no fue más elevado porque, como caía la noche, la acción propiamente militar había sido de corta duración. Terminaba uno de los episodios más famosos y más espectaculares de la Conquista del Nuevo Mundo por los españoles1.

36Al día siguiente, al amanecer, mientras los prisioneros eran obligados a levantar los cadáveres que atestaban la plaza, Pizarro hizo enviar unos treinta hombres bajo las órdenes de Hernando de Soto para que recorra la llanura con la orden de destruir las armas indígenas que encontrasen, y más que nada de ir al campamento de Atahualpa para traer el botín. Cada jinete llevaba en la grupa de su caballo a un esclavo negro o a un indio de Nicaragua encargado de las tareas más bajas y, en particular, al llegar a los baños de Cúnoc, de recoger lo que había que rescatar en el campamento de Atahualpa. El saqueo fue total, con increíbles resultados, hasta tal punto que los españoles tuvieron que contentarse con tomar sobre todo el oro y la plata, y dejar en el lugar grandes cantidades de magníficas telas imposibles de llevar. Los esclavos no bastaron para traer este enorme botín hasta Cajamarca, por lo que de Soto requisó cargadores indios en la plaza. Estos, por cierto, se plegaron de buena gana a lo que se les imponía en la medida en que, al parecer, se trataba de partidarios de Huáscar hechos prisioneros por las tropas de Atahualpa.

37De Soto regresó al campamento un poco antes del mediodía. Retornó trayendo a otros cautivos de ambos sexos, un gran número de llamas, de vestimentas y sobre todo algo que sus hombres habían encontrado en el cuartel general del emperador, grandes piezas de oro y de plata, bandejas de diversos tamaños, jarras, ollas, braceros, grandes cálices y otras piezas diversas. Había el equivalente, dice Francisco de Jerez, a ochenta mil pesos de oro, siete mil marcos (más de una tonelada) de plata y catorce marcos (cerca de diez kilogramos) de esmeraldas.

38Atahualpa habría declarado a Pizarro que los indios sobrevivientes debían haberse llevado por lo menos una cantidad semejante. Se tuvo que soltar las llamas porque estorbaban en la plaza. Los españoles las sacrificaron en los días sucesivos a medida de sus necesidades. En lo que respecta a los indios e indias prisioneros, el gobernador los hizo reunir y propuso a sus hombres que tomen a su servicio a aquellas y a aquellos que les serían útiles, los demás fueron liberados. Algunos allegados le aconsejaron a Pizarro matar a los soldados de Atahualpa, o, por lo menos hacerles cortar las manos, pero se negó a hacerlo arguyendo, dice Francisco de Jerez, que no era bueno ser tan cruel.

39El pillaje se extendió, desde luego, hasta la ciudad, en particular a los depósitos del Estado que se encontraban allí. Estaban repletos, hasta el techo, siempre según Francisco de Jerez, de bultos bien preparados con tejidos y vestimentas destinadas al ejército del Inca, la mayor parte de lana, de magnífica hechura y calidad.

40No hubo ninguna resistencia india. El ejército que rodeaba al Inca y del cual, manifiestamente, sólo una pequeña parte había sido derrotada, había desaparecido de la noche a la mañana. Rumi Ñahui a quien, al parecer, se le había encargado contra su voluntad tomar a los españoles de revés no había intentado nada y estaba huyendo hacia Quito con gran parte del tesoro del Inca. De todas maneras, el grueso de las tropas del emperador, con sus mejores generales a la cabeza, Challco Chima, Quizquiz, Chaicari y Yucra Huallpa, se encontraba a varios cientos de kilómetros al sur, guerreando contra los partidarios cusqueños de Huáscar.

Los hombres de Cajamarca

  • 2 James Lockhart, Los de Cajamarca, un estudio social y biográfico de los primeros conquistadores de (...)

41El historiador norteamericano James Lockhart ha efectuado un interesante estudio prosopográfico de estos «hombres de Cajamarca» tal como los denomina en el título de la obra que les ha consagrado2. En lo que se refiere a sus orígenes en España, el grupo más importante de los ciento treinta y uno de los que pudo determinar su proveniencia era de Extremadura (36), y de ellos casi la mitad (17) de Trujillo y alrededores. Eso no tendría por qué sorprender, habida cuenta de los vínculos familiares de los Pizarro. Después venían los andaluces, casi igual de numerosos (34), los viejos castellanos (17), los neo-castellanos (15), los leoneses (15 también), los vascos y los navarros (10). En otros términos, solamente cuatro, por su nacimiento, no eran sujetos de la corona de Castilla y de León, de la que dependían las Indias occidentales.

42En lo que se refiere al estatuto social que ha podido ser precisado en el caso de ciento treinta y cinco de ellos, no había ningún noble verdaderamente declarado. Treinta y ocho (de los cuales doce de Extremadura) pertenecían al grupo intermedio y de estatuto ambiguo de los hidalgos. Había seis a quienes difícilmente se podía considerar como hidalgos o como plebeyos, caso, como es sabido, bastante frecuente en la España de aquella época. Noventa y uno, de lejos los más numerosos pues, eran de origen popular, e incluso unos veinte de baja extracción incluyendo a un negro y a un mulato libertos nacidos en España, que no se debe confundir con el pequeño grupo de esclavos de origen africano que formaban parte de la expedición.

43Estos hombres eran jóvenes en general, el 90 % en una edad comprendida entre veinte y treinta y cinco años. Un poco más del 40 % tenía una experiencia en el Nuevo Mundo que iba de cinco a diez años, sobre todo en el Istmo y en América central; un 12 % tenían menos de cinco años allí y 37 % no tenían antecedentes americanos. James Lockhart ha podido establecer las profesiones de un pequeño grupo de cuarenta participantes, menos de un cuarto del total: once escribanos, notarios, secretarios y contadores, trece mercaderes, administradores de bienes o empresarios, diecinueve artesanos y dos marinos. Para la gran mayoría de los demás, el oficio de las armas y la aventura bajo formas diversas habrían sido el denominador común hasta que partieron para América.

44Durante mucho tiempo se ha pretendido que, a imagen de su jefe, el analfabetismo era regla general entre los soldados de la conquista peruana. Las investigaciones de Lockhart infirman de manera sensible esta aserción. En el caso de 141 soldados presentes en Cajamarca, él tiene la certeza que 51 sabían leer y escribir y otros 25 según toda verosimilitud, sabrían hacerlo también. Tiene dudas en el caso de 23 de ellos y sólo está seguro del analfabetismo de 42. En suma, si se comparan estas cifras con lo que se sabe del analfabetismo en España en esa época, se está muy por encima de los porcentajes habitualmente calculados por los especialistas.

  • 3 Mario Góngora, Los grupos de los conquistadores en Tierra Firme (1509-1530), Santiago de Chile, 19 (...)
  • 4 Tomás Thayer Ojeada, Valdivia y sus compañeros, Santiago de Chile, 1950.
  • 5 Bernard Grunberg, L’Univers des conquistadors, les hommes et leur conquête dans le Mexique du XVIe (...)

45Aunque todavía quedan zonas de sombra, son escasos los estudios que permiten un conocimiento tan preciso de estos primeros conquistadores. Se conoce a los de Panamá gracias a Mario Góngora3, a los de Chile por los análisis de Tomás Thayer Ojeda4, y a los de Méjico, más recientemente, pero sobre un período más largo y en una perspectiva más amplia, con el meticuloso estudio de Bernard Grunberg5. De hecho, a pesar de las cualidades de cada uno, es bastante difícil comparar los resultados de estos diferentes estudios en la medida en que esos grupos presentan, a pesar de las apariencias y por muy variadas razones, diferencias de corpus bastante notables que dificultan un verdadero examen de contraste, en el fondo poco significante.

46James Lockhart ha tratado también de saber qué fue de estos “hombres de Cajamarca”, por lo menos de aquellos que escogieron quedarse en el Perú. Ya no eran más que 58 en 1536, es decir cuatro años más tarde, 41 en 1540, 18 en 1550, 11 en 1560. Desde luego, en aquellas épocas en que el promedio de vida era breve, las muertes naturales fueron numerosas (21), pero unos quince hombres murieron durante los combates de la Conquista que, en Cajamarca, no hacía sino comenzar. Otros quince más desaparecieron en las guerras civiles que desgarrarían al país de manera episódica hasta comienzos de los años 1550.

47A la mayor parte de los sobrevivientes, por lo menos a aquellos de cierto rango, los encontramos después en las municipalidades creadas por los españoles en las ciudades que fundaron, o en las que se instalaron en las antiguas ciudades indias. Así en Cusco, el antiguo centro del Imperio inca, había 44 de ellos, en Lima, la nueva capital colonial, 26, pero también en grado menor en Arequipa, Huamanga y Trujillo, las capitales regionales. El sistema de elecciones anuales les permitió en ciertos casos llegar a ser alcaldes, y con mayor frecuencia regidores. Desempeñaron así un papel importante en esa aristocracia de origen militar nacida de la Conquista que marcó poderosamente con su huella las primeras décadas de la vida colonial. Este rol fue por cierto mucho más claro, y sobre todo más duradero en Cusco, más marcado por el pasado, que en Lima, ciudad abierta a todas las influencias provenientes del exterior, en particular a través de la administración y del comercio.

48Que haya sido un bluff insensato o tan sólo una solución militar que tal vez tenía alguna posibilidad de lograr un resultado, la trampa de Cajamarca ha sido presentada a menudo en la historiografía como el ejemplo mayor de la increíble audacia de los conquistadores. Es sobre todo una prueba de algo que los dignatarios incas provenientes de un mundo diferente, impregnados de otra mentalidad, que juzgaban de acuerdo a otros parámetros, no podían siquiera imaginar.

49Por cierto, Atahualpa estaba ahora prisionero. Había perdido a varios miles de hombres. Su corte había sido capturada, sus equipajes saqueados, pero en el resto del país su ejército estaba intacto con sus mejores generales a la cabeza. Además, quedaban todavía casi mil quinientos kilómetros de montaña por recorrer para llegar a Cusco, la capital del imperio.

50Pizarro y sus hombres habían marcado un punto muy importante, pero, sólo el futuro podría decir si sería decisivo.

Notes

1 Esta jornada ha sido objeto de numerosos relatos, primero por parte de aquellos que fueron sus testigos y sus actores. Entre los principales véanse Francisco de Jerez, Verdadera relación de la conquista del Perú, op. cit., pp. 330-331; Hernando Pizarro, Carta relación de Hernando Pizarro a los oidores de la Audiencia de Santo Domingo sobre la conquista del Perú [1553], Lima, 1969, pp. 50-55; Cristóbal de Mena, La conquista del Perú, en Relaciones primitivas de la conquista del Perú [1534], Lima, 1967, pp. 81-87; Juan Ruiz de Arce, Advertencias que hizo el fundador del vínculo y mayorazgo a los sucesores de él [1545], Madrid, 1964, pp. 89-96; Diego de Trujillo, Relación del descubrimiento del Perú [1571], Madrid, 1964, pp. 132-135; Miguel de Estete, Noticia del Perú [1550], Lima, 1968, p. 378 sq.; Pedro Pizarro, Relación del descubrimiento y conquista del Perú [1571], Lima, 1978, cap. VIII-XII. También se pueden consultar a Pedro Cieza de León, Descubrimiento y conquista del Perú, op. cit. [1554], 3ª parte, cap. XLIII-XLV y Agustín de Zárate, Historia del descubrimiento y conquista de la provincia del Perú [1555], Lima, 1968, lib. II, cap. IV-VIII.
En cuanto a los historiadores contemporáneos, la presentación más completa es la de Juan José Vega, Los Incas frente a España, las guerras de la resistencia (1531-1544), op. cit., cap. II.

2 James Lockhart, Los de Cajamarca, un estudio social y biográfico de los primeros conquistadores del Perú, Lima, 1986, v. I, 1ª parte, cap. III-VI.

3 Mario Góngora, Los grupos de los conquistadores en Tierra Firme (1509-1530), Santiago de Chile, 1962.

4 Tomás Thayer Ojeada, Valdivia y sus compañeros, Santiago de Chile, 1950.

5 Bernard Grunberg, L’Univers des conquistadors, les hommes et leur conquête dans le Mexique du XVIe siècle, París,1993, en particular cap. I-III.

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540