Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Francisco Pizarro

 | 
Bernard Lavallé

Primera parte. Salir de la nada

2 Veinte años de aprendizaje americano (1502-1522)

Texte intégral

DESCUBRIENDO EL MAR DEL SUR

DESCUBRIENDO EL MAR DEL SUR

1La aventura de las Indias occidentales había partido de las orillas de la ría de Huelva, del convento de La Rábida en donde Colón había encontrado refugio después de los fracasos, incluso los dramas, de sus últimos años portugueses, pero también de los pequeños puertos de Palos y de Moguer de donde habían singlado las tres carabelas. Sin embargo, no tardó en trasladar su cabeza de puente a unos cien kilómetros más al este. La gran arteria fluvial del bajo Guadalquivir ofrecía ventajas muy superiores desde todo punto de vista: primero, con Cádiz y su bahía, un excepcional puerto de mar con salida al océano, buenas instalaciones bien protegidas y fácil acceso a Sanlúcar de Barrameda y, más tierra adentro, a Sevilla. En esta última, que ya era la gran metrópoli andaluza, existía un contexto político y administrativo así como una estructura comercial capaces a la vez de dar un marco apropiado a la reciente empresa americana y asegurar su desarrollo.

El primer contacto antillano (Santo Domingo 1502-1509)

  • 1 Las Casas et la défense des Indiens, presentación de Marcel Bataillon y André Saint-Lu, París 1971 (...)

2Francisco Pizarro partió a América de Sanlúcar de Barrameda, a mediados del mes de febrero de 1502, por consiguiente, mucho antes que Hernán Cortés hiciese lo propio. Estaba enrolado en calidad de soldado raso bajo las órdenes de Nicolás de Ovando. La flota en la que se embarcó era por cierto la más importante que se había fletado hasta ese momento en dirección al Nuevo Mundo. Estaba compuesta por unos treinta navíos y unos dos mil quinientos pasajeros: muchos soldados en busca de acción y tentados por lo desconocido, funcionarios enviados por la Corona para afirmar y consolidar su autoridad sobre esas nuevas tierras, religiosos movidos en principio por el ideal misionero, artesanos, e incluso, por primera vez, algunas familias decididas a establecerse del otro lado del Atlántico. Dentro del anonimato de esa heterogénea muchedumbre, se encontraba un joven sevillano de unos veinte años, proveniente del círculo comerciante y atraído también por el espejismo antillano. En ese entonces, «sin grado, al parecer, pero no sin esperanza de encontrar en el Nuevo Mundo algún beneficio eclesiástico al mismo tiempo que ganancias comerciales» tal como lo describe Marcel Bataillon1, él iba a dejar años más tarde un sorprendente testimonio sobre esta expedición, pero también iba a permanecer en la Historia por otras muchas razones. Tenía por nombre Bartolomé de Las Casas.

  • 2 Véase Colección de documentos inéditos relativos al descubrimiento, conquista y organización de la (...)

3Cinco meses antes, Ovando había sido nombrado por Isabel La Católica «gobernador de las islas y de la tierra firme de la Mar Océano», en realidad La Española —es decir de la isla de Santo Domingo— y de sus pequeños anexos cubanos en donde se encontraban entonces la totalidad de los establecimientos españoles de América. Las Instrucciones dadas a Ovando el 16 de setiembre de 1501 por la soberana que estaba en ese entonces en Granada, diseñaban en realidad las grandes líneas de un verdadero programa de gobierno para las Antillas, pero revelaban sobre todo los profundos problemas que conocía entonces la nueva colonia: la necesidad de asegurar una verdadera evangelización de las poblaciones indias, la obligación para todos los españoles de obedecer a las órdenes reales y a las personas encargadas de hacerlas aplicar, el respeto a los indígenas, a sus bienes y a sus personas, la organización del trabajo y del tributo que les serían impuestos, la búsqueda «de la paz, de la amistad y de la concordia» entre las comunidades, la prohibición de salir a descubrir nuevas tierras sin previa autorización de la Corona, el reagrupamiento obligatorio de los europeos en aglomeraciones en las que debían vivir según las reglas de la metrópoli y no según su buen parecer, la vigilancia fiscal de la producción de oro, etc.2

4Al llegar a Santo Domingo en la segunda mitad del mes de abril de 1502, Ovando y sus hombres encontraron una colonia que tenía menos de 10 años. Sin duda distaba mucho de ser lo que habían podido soñar, lo que les habían descrito en España, e incluso lo que al fin de su viaje, antes de desembarcar, les habían gritado desde la orilla los españoles que los habían precedido, tal como lo refiere Las Casas. La isla contaba apenas con cuatro «ciudades», digamos cuatro aldeas, Bonao, La Concepción de la Vega, Santiago y Santo Domingo, la capital. En esta última habían apenas unas decenas de viviendas, siendo las de piedra una excepción.

5Prácticamente todas estaban construidas con madera y techadas con paja. La inseguridad reinaba por doquier. Una vez que pasó la sorpresa, o el estupor, del primer contacto pacífico con los europeos, los indios no tardaron en mirar de otra manera a los recién llegados, y en resistir a las múltiples exacciones, a las faenas y a los desplazamientos forzados que se les imponían. Se habían multiplicado los ataques a los fortines españoles, las expediciones al interior de la isla eran cada vez más peligrosas y sus resultados aleatorios. Algunas regiones, bajo el mando de sus jefes tradicionales, los caciques, estaban incluso en abierta rebelión.

6Si el simple contacto biológico con los europeos había comenzado a aquejar de muerte a las poblaciones indias víctimas de toda una serie de epidemias en general benignas en el Viejo Continente, los recién llegados no dejaban de ser menos diezmados también por las fiebres, las afecciones digestivas y las enfermedades entonces desconocidas. Producían estragos en los organismos debilitados a menudo también por una deficiente alimentación, incluso por el hambre, como había ocurrido tres años antes, en 1499. Hay un detalle elocuente a este respecto. Según Las Casas, un año después de la llegada de la flota comandada por Ovando, más de la mitad de los dos mil quinientos hombres que la conformaban ya habían muerto.

7La situación económica no estaba tampoco a la altura de las esperanzas. Las arenas auríferas de las que se había hablado tanto durante los primeros años, y hacia las cuales se habían precipitado gran parte de los hombres que llegaron con Ovando, no cumplían sus promesas. Había que buscar otras nuevas incesantemente y, de todas maneras, sus propietarios se veían confrontados con un grave problema de mano de obra. Los trabajadores indios, los naborías, huían apenas podían. Cabe decir que los dueños los hacían servir en condiciones que recuerdan la peor de las esclavitudes, con rendimientos en general irrisorios. Además, cada vez era más difícil encontrar nuevos trabajadores, sobre todo porque a este respecto había una ruda competencia para conseguirlos y las autoridades coloniales, preocupadas por el descenso alarmante de la población india útil, habían decidido reglamentar las condiciones de trabajo de los indígenas.

  • 3 Sobre los confusos años que precedieron a la llegada del gobernador Ovando y sobre su acción, véan (...)

8Finalmente, para mayor complicación, los españoles estaban muy divididos entre ellos. Las tensiones salían a la luz entre los representantes de una Corona que, a veces de manera torpe, quería establecer su poder, y los colonos que no pensaban someterse a él, entre el clero dirigido por el obispo, seguro de sus prerrogativas, y los funcionarios enviados por el Rey. Las luchas de clanes, motivadas por el reparto de las riquezas potenciales de la isla, eran abiertas y a veces sangrientas, así como aquellas que enfrentaban a la facción liderada por Francisco Roldán, opuesta a Cristóbal Colón y a su familia quienes habían administrado primero la isla en virtud de unos acuerdos con la Corona. Lo habían hecho siguiendo casi exclusivamente sus propios intereses, lo que había provocado su arresto y, dos años antes, su expulsión hacia España, cubiertos de cadenas3.

9Nuevamente, el historiador se ve obligado a confesar su impotencia. Ignoramos todo de lo que fueron los años dominicanos de Francisco Pizarro. A lo mucho, en la medida en que, según algunas fuentes, habría sido armígero del gobernador, podemos imaginar sin mayor riesgo que lo acompañó durante sus campañas al interior de la isla. En cuanto terminó de proceder a la reconstrucción de la capital, Santo Domingo, completamente destruida por un terrible huracán poco después de su llegada, Ovando partió en el otoño de 1503 hacia el suroeste de la isla con el objeto de acabar con un reino indígena que, a cambio de duras y constantes concesiones a los españoles, había logrado mantenerse en la región de Xaraguá. Aprovechando una fiesta ofrecida en su honor por los caciques indios reunidos, el gobernador dio la señal de la matanza. Más de ochenta jefes reunidos en la gran cabaña común en donde se desarrollaban las festividades fueron degollados y quemados. La «reina» Anacaona fue colgada, «por respeto a ella». Diego Velázquez, más tarde gobernador de Cuba, prosiguió con las masacres y el pillaje en toda la comarca que se vio desde entonces sometida a la autoridad española.

10Algunos meses más tarde, en 1504, a la parte sureste de la isla, le tocó conocer la misma suerte, durante la campaña conocida como la «guerra de Higüey» durante la cual el cacique principal de la isla fue muerto por los soldados de Juan de Esquivel y de Juan Ponce de León. Ovando aprovechó la nueva correlación de fuerzas que se creó así para fundar, como se le solicitaba en las Instrucciones que había recibido, unas quince «ciudades» que al comienzo reunían cada una a lo mucho a algunas decenas de europeos, destinadas a servir de bases de apoyo para el mantenimiento del orden colonial y de centros para la puesta en valor de La Española tal como les parecía a los españoles. Por cierto, durante algún tiempo la producción aurífera tomó un nuevo impulso, a la vez gracias a la puesta en explotación de nuevos yacimientos ahora más accesibles en las regiones recientemente «pacificadas», pero también a las medidas administrativas tomadas por el gobernador. En particular, extendió y racionalizó el uso de la mano de obra indígena por medio de la encomienda, sistema del cual hablaremos después. Paralelamente, durante aquellos años, Ovando favoreció la ganadería que tuvo un auge inesperado. Vacas, caballos y cerdos, sobre todo, se multiplicaron sin tropiezos, y se pusieron a invadir el espacio insular. Una nueva fuente de ingresos importantes había nacido, sin mayor trabajo, porque se trataba de una ganadería extensiva que no tardó en provocar el acaparamiento de la tierra hasta ese entonces abandonada.

11Todo esto, desde luego, se hizo en detrimento de los indios. Diezmados ya por las epidemias y por una violencia cotidiana multiforme, se aceleró la destructuración de su organización social tradicional. Su modo de vida se trastornó aún más, en particular por la extensión del trabajo obligatorio a actividades totalmente ajenas a las que estaban acostumbrados a practicar desde siempre. Finalmente, su espacio se redujo cada vez más ante las intrusiones del ganado y las nuevas exigencias de los ganaderos. Consecuencia inmediata de aquello fue la aceleración de la caída de la demografía aborigen y, por ende, en el momento en el que la economía parecía mejorar, el agravamiento de la crisis en la isla privada cada día más de la única mano de obra disponible.

Hacia Tierra Firme: el golfo de Urabá (1509-1510)

12¿Qué perspectivas de futuro podía entonces imaginar en La Española un hombre como Francisco Pizarro? Había llegado bastante después del Descubrimiento y de las primeras operaciones militares de conquista de la isla que habían valido a sus participantes alguna notoriedad pero sobre todo la jugosa atribución de naborías forzados a trabajar inmediatamente en las arenas auríferas del interior. Sus hechos habían debido reducirse a participar en operaciones de limpieza, retomando el vocabulario de las guerras coloniales del siglo xx. Una situación no muy lucida, como hemos visto. En todo caso, en esta lucha anti-guerrilla antes de tiempo, era imposible ganar consideración, crédito y ventajas materiales. A ello se añadía el hecho que a Pizarro ni se le ocurría esperar que el apoyo, incluso los favores, de los poderosos de la colonia podrían compensar la escasez de su hoja de servicios. Por cierto, según algunas fuentes, él era armígero del gobernador, pero este título no debe crear ilusiones. De todos modos, la oscuridad de su nacimiento y su ausencia de cultura debían ser también obstáculos que únicamente hazañas verdaderamente fuera de lo común le habrían permitido hacer olvidar.

13Además, al cuadro bastante sombrío de la situación de La Española que se ha bosquejado más arriba, es conveniente añadir un elemento que no podía jugar en favor de Pizarro. La llegada masiva de más de dos mil pasajeros en la flota comandada por Ovando había provocado desequilibrios adicionales a una sociedad española que no contaba más que con algunos centenares de individuos en toda la isla. En este pequeño mundo, ya bastante frágil, esto hizo nacer nuevas rivalidades, agudizó la competencia y aumentó el número de excluidos.

14Para remediar este nuevo aspecto de las cosas, se imponía una solución, solución que por cierto sería una constante mientras durara la Conquista: enviar —o dejar partir— en expedición hacia tierras todavía desconocidas a aquellos que no habían podido encontrar lugar y eran una amenaza con sus frustraciones o con sus rencores, para la tranquilidad del país. Al mismo tiempo, era una oportunidad para extender los territorios de la Corona, y se aliviaba a las colonias que recién nacían. Esta técnica posteriormente debía ser conocida con una expresión que la grafica muy bien: desaguar gente, es decir, deshacerse —en todos los sentidos del verbo— de estas gentes consideradas indeseables.

15Ya en la época de Ovando, el horizonte americano de los primeros años se había ampliado. Primero gracias al mismo Colón. Durante un segundo viaje (1493-1496), él había bordeado las costas de Cuba, de Puerto Rico y del rosario de pequeñas Antillas bautizadas por él con nombres que la mayoría de ellas llevan aún hoy en día. Luego, durante un tercer periplo (1498-1500) llegó a tocar el sur del arco antillano (Trinidad), la costa este de la actual Venezuela y el delta del Orinoco. Éste lo había hecho soñar mucho, hasta el punto que creyó poder situar allí el paraíso terrenal. Finalmente, en 1502, Colón alcanzó América Central. Ulteriormente, o en paralelo, el conocimiento de este espacio caribeño que se estaba dibujando se completó con la serie de expediciones que la historiografía del Descubrimiento conoce —a causa de sus puntos de partida— bajo el nombre de «viajes andaluces»: en 1499 y 1500, Alonso de Ojeda, Juan de la Cosa y Amérigo Vespucci, desde el Puerto de Santa María, Alonso Niño y los hermanos Guerra (Luis y Cristóbal Antón) a partir de Palos, Vicente Yánez Pinzón y sus sobrinos que zarpan de Huelva, y Diego de Lepe, de Palos. En el transcurso de los años siguientes (1501-1502), cabe citar también a Rodrigo de Bastidas, y de nuevo a Juan de la Cosa, pero en todos los casos, sólo se trató de simples descubrimientos. Si a veces los jefes se atrevieron en las playas a tomar «oficialmente» posesión de esas nuevas tierras en nombre de la monarquía castellana, sólo se trató para ellos, muy frecuentemente, de actos simbólicos, con la esperanza de regresar después y servirse de los privilegios que la Corona les había otorgado antes de partir, si tenían éxito en su empresa.

16Por su lado, Ovando, sobre todo en la segunda parte de sus años de gobierno, prestó una creciente atención al ambiente insular de La Española. Para él se trataba a la vez de emplear en otro lugar a los indeseables, de ocupar el territorio para impedir la creación de nuevos gobiernos autónomos al suyo, y de encontrar otras canteras de mano de obra india. Se había instaurado una verdadera trata entre las islas —sobre todo con las Lucayas, las actuales Bahamas— para paliar la caída de la demografía autóctona de la isla. El gobernador envió así a Sebastián de Ocampo con el fin de perfeccionar el conocimiento de las costas de Cuba, y Ponce de León partió a colonizar la isla de San Juan (Puerto Rico), obteniendo algunos éxitos en los primeros tiempos, los mismos que rápidamente se revelaron sin futuro.

17La Corona pensaba, ella también, en la extensión de sus dominios americanos pero con perspectivas evidentemente bastante más amplias, en particular sobre el continente que se anunciaba lleno de promesas. En 1503, la reina firmó un contrato con el navegante Juan de la Cosa para establecer una cabeza de puente en el golfo de Urabá, al oeste de la costa atlántica de la actual Colombia, cosa que hizo con grandes dificultades. En 1505, fue el turno de Alonso de Ojeda de salir hacia Tierra Firme. Más tarde, en 1508, la Junta de Burgos precisó la delimitación entre los territorios continentales atribuidos a los diferentes descubridores en trance de convertirse en colonizadores. Diego de Nicuesa obtuvo la zona occidental, llamada gobierno de Veragua, mientras que el este fue atribuido a Alonso de Ojeda y a Juan de la Cosa, constituyó el golfo de Urabá, que ambas partes querían anexarse, el límite de las concesiones. Hubo profundos disensos hasta que, gracias a la mediación de Juan de la Cosa, se decidió que el límite exacto entre las dos jurisdicciones sería las riberas del gran río que desemboca en el golfo.

18Un poco antes de mediados de noviembre de 1509 —Ovando había regresado a España dos meses antes—, Ojeda abandonó La Española por el sur hacia las tierras que tenía que conquistar. Llevaba dos navíos, dos bergantines, trescientos hombres y doce yeguas. Los preparativos se efectuaron en un ambiente de tensión y de gran rivalidad con la expedición comandada por Nicuesa, quien disponía de muchos más medios que Ojeda. Francisco Pizarro iba en el viaje, una vez más, como soldado raso perdido en la masa.

19La flota tocó tierra cerca del lugar en donde más tarde sería fundada la ciudad de Cartagena de Indias. Los contactos con los indios se revelaron inmediatamente muy difíciles, hasta imposibles. En el continente, por vez primera, los españoles leyeron a los autóctonos, en castellano, el famoso requerimiento, una declaración oficial mediante la cual el soberano español les requería someterse a su autoridad, abandonar los ídolos y abrazar la verdadera fe, en su defecto, serían tratados como enemigos de Dios y de la Corona.

20Apenas desembarcaron, los españoles efectuaron brutales incursiones tierra adentro para conseguir cautivos. Según Bartolomé de Las Casas, la resistencia de los indígenas provocó verdaderas masacres. Durante uno de estos golpes de mano, en Turbaco, el piloto Juan de la Cosa, ayudante de Ojeda, cayó en una emboscada junto con sus hombres. Según palabras de fray Bartolomé, cuando fue encontrado, estaba amarrado a un árbol y parecía un erizo por las flechas y como, probablemente a causa de la hierba venenosa, estaba hinchado, deforme, con espantosas y horribles señales, los españoles cogieron tanto miedo que no hubo nadie que se atreviera a quedarse en el lugar esa noche.

21La llegada inesperada de Nicuesa, al comienzo lleno de rencor hacia Ojeda y luego sensible a su aflicción, permitió preparar una expedición punitiva de una brutalidad extrema. Después, Ojeda prosiguió su periplo costero hacia el golfo de Urabá e instaló un fortín de madera que protegía a unas treinta viviendas cerca de la punta Caribana, a la entrada del golfo, sobre la orilla oriental. Estábamos a comienzos de 1510. En recuerdo del santo mártir que murió traspasado por las flechas y de la masacre de Turbaco que muy bien podía repetirse, se puso el fortín bajo la protección de San Sebastián y se le dio su nombre. A partir de aquí, Ojeda inició con algún éxito razzias destinadas a encontrar oro y a conseguir esclavos, dos objetivos que se había fijado. Por cierto, Ojeda envió a Santo Domingo un barco cargado con su botín como prueba del «éxito» de su expedición. Tenía también que encontrar imperativamente víveres porque las provisiones estaban agotadas y solamente los pueblos indios podían ofrecerlos.

22La situación no tardó en empeorar. Los soldados debilitados no se aventuraban fuera de los límites de su fortín. Uno de ellos que estaba de guardia una noche fue presa de una súbita locura, otros murieron de inanición. Felizmente, hizo su aparición, por la entrada del golfo, un barco perteneciente a genoveses y que había sido robado en Santo Domingo por un tal Bernardino de Talavera. Traía pan de mandioca y tocino. La guarnición estaba a salvo pero insistentemente le pidió a su jefe regresar a sus bases en La Española. Ojeda logró, con dificultad, convencer a sus hombres de esperar los refuerzos que estaban anunciados.

23Un día, atraído fuera del fortín por los gritos de indios emboscados, Ojeda cayó en una trampa. Su muslo fue traspasado por una flecha. Temiendo que ésta estuviese como de costumbre envenenada, le pidió al cirujano de la expedición que cauterice sus heridas con dos placas de fierro calentadas al rojo vivo. Ante la negativa del médico que temía por el desenlace, Ojeda amenazó con ahorcarlo y recibió entonces el tratamiento exigido. Efectivamente estuvo a punto de morir pero, como se le envolvió en paños mojados en un tonel de vinagre, logró, cuenta Las Casas, compensar el veneno de la hierba con el ardor del fuego.

24Como no aparecía ningún refuerzo en el horizonte, Ojeda aprovechó el barco que trajo Bernardino de Talavera para regresar a La Española en busca de ayuda. ¿A quién dejar entonces al mando del fortín de San Sebastián con una pequeña guarnición de apenas setenta soldados sobre los trescientos que habían partido algunos meses antes? Ojeda se decidió por Francisco Pizarro. Desde comienzos de la campaña, él había demostrado, en condiciones muy difíciles, sólidas cualidades de resistencia y de mando. Ojeda le encargó la misión de resistir cincuenta días en espera de refuerzos que le serían enviados de Santo Domingo. Cumplido este plazo, si no llegaba nada, Pizarro podría abandonar el fortín y regresar con los dos bergantines que se dejaban a su disposición.

25Por primera vez, a los treinta y dos años de edad, por lo menos, y después de casi diez años en América, Francisco Pizarro dejaba finalmente el anonimato, pasaba a ser el protagonista de un episodio que, aunque marginal, no dejaba de tener importancia. Por primera vez la Historia conservaba su nombre.

26Cumplió escrupulosamente su misión, a pesar de que las condiciones de supervivencia alcanzaban el límite de lo soportable, pues los hombres tuvieron incluso, como último recurso, que resolverse a comerse los caballos sin embargo tan valiosos. Viendo que no llegaba nada al término de la espera que le había sido fijada, Pizarro decidió reembarcar y volver a Santo Domingo. No obstante, se le planteó una cuestión de conciencia. No había suficiente lugar en los dos bergantines para los setenta hombres aún con vida. Pizarro optó entonces por esperar que el hambre, las enfermedades y los indios reduzcan a sus efectivos. Cuando sucedió, los soldados destruyeron el fortín y se amontonaron en los dos bergantines. Hacía seis meses largos que habían llegado a San Sebastián.

27Para desgracia de los sobrevivientes sus sufrimientos no habían terminado. Poco después de la partida, tuvieron que soportar una terrible tempestad y, según su testimonio, un enorme pez —sin duda una ballena en realidad— rompió de un coletazo el timón de uno de los dos bergantines, el mismo que, ingobernable, zozobró poco después. Todos los hombres a bordo perecieron ahogados. Muertos de sed y desfallecientes, los treinta y cinco sobrevivientes se cruzaron por suerte frente a Cartagena con un navío español comandado por el bachiller Martín Fernández de Enciso. Éste se dirigía al golfo de Urabá llevando ciento cincuenta hombres, unos quince caballos, cerdas y verracos, armas y pólvora. Permaneció sordo a las súplicas de los sobrevivientes de San Sebastián e incluso al tintineo del oro que traían consigo. En vez de hacerse a la vela hacia Santo Domingo, como ellos se lo pedían encarecidamente, Enciso prosiguió su ruta hacia el golfo de Urabá, término de su viaje y sede de sus intereses en Tierra Firme, pues estaba asociado con Ojeda en la empresa de éste.

Con Balboa en el descubrimiento del Mar del Sur (1511-1513)

  • 4 Para este período de la vida de Pizarro, véanse Bartolomé de Las Casas, Historia de las Indias, op (...)

28No bien llegado a su destino, el navío que transportaba los caballos, los cerdos y las provisiones encalló en la entrada del golfo con la consecuente pérdida de toda su valiosa carga. El fuerte de San Sebastián había sido completamente desmantelado por los indios quienes atacaron en varias ocasiones a los que llegaban y rechazaban obstinadamente el requerimiento. Como no tenían más remedio que alimentarse de la cacería y de palmitos, los españoles pasaron entonces a la orilla occidental del golfo, una inmensa extensión marina que penetra profundamente —más de ciento cincuenta kilómetros— en las tierras. En noviembre de 1510, en medio de grandes dificultades debidas al clima, a la insalubridad, a los obstáculos naturales y, desde luego, a la resistencia de los indios, los hombres de Enciso tomaron un pueblo indígena llamado Darién, situado en el interior y unido al mar por el brazo de un río. Considerando el lugar más seguro, y sobre todo que sería más fácil vivir allí, los españoles fundaron lo que, en su mente, estaba llamado a convertirse en una ciudad pero que no fue durante mucho tiempo sino algunas cabañas de madera cubiertas de paja. Los conquistadores dieron primero a este campamento, de manera significativa, el nombre de La Guardia y luego lo rebautizaron Santa María la Antigua del Darién en recuerdo de la Virgen sevillana a la que los pasajeros en partencia para América tenían la costumbre de encomendarse4.

29El bachiller Martín Fernández de Enciso se encontraba muy naturalmente a la cabeza de la nueva colonia. Puntilloso y hasta formalista, no dudaba en hacer recordar sus años de estudios para asentar su autoridad frente a sus hombres quienes, en su mayoría incultos y provenientes de medios populares, habían conocido otro tipo de escuela. Les prohibía, en especial bajo pena de muerte, trocar oro con los indios, oficialmente para impedir los tráficos, pero según sus soldados, para que quien se beneficie sea él. Enciso no tardó en exasperarlos y pronto terminó prisionero en un navío a punto de partir hacia las islas y, después rumbo a España. Diego de Nicuesa también había puesto la mira sobre Santa María la Antigua. En efecto, él estimaba que la «ciudad» dependía de la gobernación de Veragua que le había sido confiada y cuyos límites, bastante imprecisos evidentemente, pasaban por esta región. En verdad, casi no tuvo tiempo de buscar pleitos. Sus soldados le hicieron correr la misma suerte que a Enciso pero con un detalle, y de importancia, puesto que el navío en el que fue despachado desapareció en el mar.

30Estas querellas de autoridad y estas rivalidades eran ya una constante en el mundo de los conquistadores, aunque la situación fuese de lo más precaria y el campo de aplicación del poder en juego de lo más restringido. De todos modos había que tomar precauciones para el futuro que cada uno esperaba muy favorable para sí, aunque el presente podía parecer completamente incierto.

31Vasco Núñez de Balboa había sido el alma de la conjura que había apartado a Enciso. Poco después fue elegido alcalde de Santa María. Hidalgo de baja alcurnia, nació también en Extremadura, en Jerez de los Caballeros, vino a América con Rodrigo de Bastidas y Juan de la Cosa durante uno de los «viajes andaluces», exploró con ellos la costa de la Tierra Firme situada al oeste del cabo de la Vela, es decir la costa atlántica de la actual Colombia. Al término de la expedición, cayó preso junto con el resto de la tripulación en Santo Domingo, porque Ovando los acusaba de haber incursionado sin autorización real en los territorios sometidos a su autoridad. Una vez liberado, Vasco Núñez de Balboa se dedicó sin éxito a la agricultura. Huyendo de sus acreedores, se embarcó según la tradición clandestinamente —escondiéndose en una barrica— en el buque de Enciso, quien partía para socorrer a Alonso de Ojeda. Este último era uno de los que habían hallado, como hemos dicho, el bergantín en el cual se encontraban en peligro de naufragio los supervivientes de San Sebastián comandados por Francisco Pizarro.

32Cuando se puso a la cabeza de los españoles de Santa María la Antigua, Balboa hizo de Pizarro su lugarteniente. Le encargó varias incursiones en territorio indio con fortunas diversas, y dirigió él mismo una expedición remontando el río Atrato —llamado San Juan por los españoles— que desemboca en el golfo. Parece que con ocasión de sus contactos con los indios, Balboa habría escuchado hablar de la existencia de un mar en dirección al poniente. Desde ese momento se fijó el objetivo de llegar a él. A comienzos del mes de setiembre de 1513, a la cabeza de ciento noventa hombres que le parecieron los más vigorosos y los más aptos para soportar las mayores dificultades, dice Las Casas, Balboa se embarcó en un bergantín acompañado de diez grandes botes. Bordeó primero la costa hacia el norte hasta el territorio de un cacique amigo que le había regalado a su hija. Luego, la expedición penetró tierra adentro. La marcha fue larga y particularmente penosa, unas veces en medio de indios solamente desconfiados, otras veces abriéndose paso a la fuerza, es decir sembrando el terror en los pueblos, según la técnica de la época, con la espada, perros y detonaciones de armas de fuego. En medio de la agobiante espesura y la humedad constante de una selva tropical hostil, encontrándose con indios desconocidos, había que atravesar, siguiendo en el mejor de los casos los senderos indígenas, el accidentado relieve de la cordillera del Darién.

33Finalmente, después de varios meses de una caminata agotadora y llena de peligros, el 25 de setiembre de 1513, desde una cumbre, la tropa divisó, a lo lejos, el mar océano. En realidad, habiendo sido informado por los indios de la inminencia del panorama, Balboa había hecho sentar a los soldados y subió solo la última montaña para ser indiscutiblemente el primer europeo en descubrir, en todos los sentidos del término, el Mar del Sur. Sin esperar más, Balboa, en nombre de la corona de Castilla, tomó posesión de él a distancia así como de todo lo que contenía. Hizo levantar un acta, y según el ritual de la época, cortó ramas, erigió un montículo de piedras, y sobre dos árboles grandes hizo grabar con cuchillo el nombre de los reyes de Castilla. Sin embargo, él y sus hombres más válidos —ya no eran más que ochenta sobre los ciento noventa de la partida— tuvieron todavía que armarse de paciencia, es decir caminar cuatro días antes de llegar por fin a la playa tan deseada.

34La imaginería española del siglo xix ha representado muchas veces lo que sucedió entonces el 29 de setiembre. Se ve a Balboa, con el agua hasta media pierna, con la cabeza cubierta con el inevitable morrión y portando coraza —equipo indispensable del conquistador en la imaginación popular—, levantando los brazos y blandiendo en una mano el estandarte español, en la otra, según el caso, una espada o una cruz.

35Como lo demandaba la tradición, en esa playa se levantó el acta de este gran descubrimiento y el escribano de la expedición indicó el nombre de todos aquellos que habían participado en él. Prueba del papel eminente que desde ese momento era el suyo, el de Pizarro figura en tercera posición, después de Balboa, el jefe, y del capellán de la expedición, el dominico Andrés de Vera. En los días que siguieron, los españoles pudieron entrar en relación con los indios que vivían en las playas. Estos últimos les regalaron, para gran sorpresa suya, una gran cantidad de magníficas perlas que se encontraban en abundancia en las islas cercanas al litoral. A pesar de su alegría, los Descubridores no estaban sin embargo al final de sus padecimientos, ya muy largos y agotadores. Los más ligeros de piernas iban a poner aún tres meses y medio para regresar finalmente a Santa María la Antigua adonde llegaron el 19 de enero de 1514. Los habitantes de la ciudad, nos dice Las Casas, sintieron una alegría inenarrable, considerándose cada uno de ellos el más feliz de los hombres. Celebraron no tanto el descubrimiento hecho por la expedición, sino las grandes cantidades de oro y sobre todo de perlas que Balboa y sus hombres traían de su viaje. El limitado horizonte y las restringidas perspectivas económicas de Santa María la Antigua se ampliaban de un solo golpe y de manera considerable.

El Istmo a sangre y fuego (1514-1522)

  • 5 Véase María del Carmen Mena García, Sevilla y las flotas de Indias. La gran armada de Castilla del (...)

36Balboa ejercía interinamente su autoridad sobre el Darién y su región, la misma que por las esperanzas desde ese momento puestas en ella habían llevado a bautizarla como Castilla del Oro. En 1513, la Corona designó como es debido a un gobernador, el segoviano Pedrarias Dávila, un militar encanecido en el oficio. Llegó al lugar en junio del año siguiente a la cabeza de una flota muy importante: unos veinte navíos y más de dos mil pasajeros —mientras que Santa María la Antigua superaba apenas los quinientos habitantes—, entre los cuales el primer obispo nombrado para el Darién, funcionarios del fisco, eclesiásticos y cierto número de personajes que volveremos a encontrar más adelante5.

37Los refuerzos permitieron que Pedrarias diera una nueva importancia a las expediciones de reconocimiento lanzadas tierras adentro. Poco después de su llegada, encontramos a Pizarro en calidad de lugarteniente en una columna comandada por un pariente del nuevo gobernador y cuyo objetivo era un archipiélago de evocador nombre, las islas de las Perlas, en la costa pacífica del Istmo. La aventura se convirtió rápidamente en una pesadilla para ambos lados: ataques e incendios de pueblos, raptos de mujeres indígenas, cuerpos despedazados por las mordidas del perro de guerra de la expedición, sublevación de los indios, huida de los conquistadores perdidos más de una semana en los pantanos con el agua hasta la cintura. Incluso uno de los españoles, agotado, y no pudiendo seguir a sus compañeros, decidió ahorcarse y lo hizo delante de ellos.

38Si el botín de perlas que trajeron era de un gran valor, con piezas rarísimas, el balance de la expedición no era en sí brillante. Al final del relato que hace de ella, José Antonio del Busto Duthurburu no duda en escribir que ese fue indiscutiblemente uno de los episodios más crueles de la conquista de esta región.

39Posteriormente, encontramos con regularidad a Pizarro, las más veces como lugarteniente, en toda una serie de expediciones con resultados desiguales pero todas sangrientas. Así, en 1515, asiste a Luis Carrillo en las regiones de Abrayme y de Teruy, al sureste de Santa María, en donde se alternaban espesos bosques tropicales difícilmente penetrables, pantanos y lagunas. La columna habría regresado a su base con varios centenares de indios cautivos destinados a ser vendidos.

40A finales del mismo año, Pizarro había vuelto a partir, esta vez con Gaspar de Espinosa, hacia el noroeste. La expedición estaba fuertemente equipada: trescientos soldados, unos quince jinetes, jaurías de perros de guerra. Se ha glosado mucho sobre el pavor de los indios ante los caballos. En cambio, se ha destacado poco su pánico frente a los perros de guerra, terroríficos auxiliares de la Conquista desde sus inicios. Gonzalo Fernández de Oviedo cuenta que para excitar, y sobre todo orientar su ferocidad, los amos los alimentaban con carne de indios muertos. Algunos de estos molosos, en fe de sus «hojas de servicio» y considerando la agresividad de su progenitura, podían valer una fortuna. Si les creemos a los cronistas, con Gaspar de Espinosa la crueldad se hizo también presente. Cuerpos destrozados por los perros de guerra, narices y manos cortadas, sadismo de algunos «juegos» inventados por la soldadesca, centenares de indios reducidos a la esclavitud. A su retorno a Santa María la Antigua a mediados de abril de 1517, los conquistadores traían consigo a dos mil prisioneros sobrevivientes, encadenados, y destinados al «mercado» de Santo Domingo.

41En setiembre del mismo año, Pizarro partió de nuevo en campaña. Esta vez era lugarteniente de Juan de Tavira para ir a descubrir la región del Dabaibe. Con tres pequeñas embarcaciones y unos botes en los que remaban esclavos indios, los españoles remontaron el río Atrato que desemboca en el golfo de Urabá. Al cabo de algunos días, los indios los atacaron, haciendo imposible cualquier desembarco y, por ende, la búsqueda de alimentos. Como consecuencia de las lluvias torrenciales en las montañas, pronto sobrevino una terrible crecida que arrastraba árboles enteros. Cuando trataba de pasar de una embarcación a otra, Juan de Tavira cayó accidentalmente al agua y desapareció en ella junto con el tesorero de la expedición, Juan Navarro de Virués.

42Pizarro se encontró pues a la cabeza de la expedición, en condiciones tan dramáticas como la primera vez (en San Sebastián) en la que había ejercido una jefatura. De acuerdo con sus hombres, agobiados, famélicos, y desmoralizados, decidió regresar, por lo menos con los sobrevivientes, pues cuando finalmente tocaron Santa María faltaba más de la mitad de los efectivos de partida.

43El fracaso fue estrepitoso. No obstante, para Pedrarias Dávila, en tanto que gobernador, era esencial proseguir con las expediciones, traer oro y esclavos, los dos productos más cotizados en la primera edad americana y de los cuales el quinto del valor (el quinto real) correspondía a las Cajas Reales. Algunos meses más tarde, en 1518, decidió entonces montar una nueva operación, pero en una región que los españoles conocían, la de Abrayme, de donde algunos años antes Luis Carrillo había regresado con varios centenares de cautivos. Como Pizarro había sido su lugarteniente, el gobernador lo nombró esta vez capitán y jefe de la expedición compuesta de unos cincuenta hombres. Éste daba así un nuevo y decisivo paso en la jerarquía, y ya no debía su jefatura a la defección o a la desaparición de su superior.

44Ese operativo, en realidad bastante restringido en relación a las precedentes, fue también un fracaso completo. No había oro, ni indios que capturar. Una vez más los soldados se vieron obligados a comer sus caballos, cosa que se hacía sólo en casos extremos.

45Pizarro se había convertido en uno de los hombres de confianza del gobernador. Sin más tardar se tuvo una nueva prueba de ello. Vasco Núñez de Balboa, cuyo título oficial era adelantado del gobernador, es decir jefe de sus tropas, había partido a la costa del Istmo. Ahí había fundado una pequeña ciudad aún en devenir, Acla, y había emprendido la construcción de dos bergantines, con madera transportada durante largas distancias a ombros de indios, muriendo varios centenares de ellos. Su idea era ir por el Mar del Sur que había descubierto algunos años antes, llevando a Pizarro de lugarteniente. En realidad, Pedrarias tenía la sospecha de que Balboa abrigaba malas intenciones, en otros términos, que quería partir hacia tierras desconocidas sin autorización y librarse así del yugo de la autoridad del gobernador. Las tensiones entre los dos hombres no eran nuevas y, con la esperanza de aquietarlas, el obispo del Darién, fray Juan de Quevedo, había concertado incluso el matrimonio de Balboa con doña Isabel de Bobadilla, hija de Pedrarias.

46No se logró nada. El gobernador fue informado por unas almas compasivas de que su yerno pensaba sublevarse contra él. Le hizo saber entonces que tenía necesidad de verlo. Balboa pensaba que no tenía nada que reprocharse y se puso en camino, mientras tanto Pedrarias le encargó a un hombre de confianza, Pizarro, ir a buscarlo. Los dos hombres se encontraron cerca de Acla, y Pizarro en el acto tomó prisionero a Balboa. Según la tradición, llena de mordaz ironía, Balboa habría dicho a su nuevo carcelero —recordándole su pasado en común— que tenía remembranzas de haber recibido en el pasado una mejor acogida de su parte.

47Después de un proceso sumario, Balboa fue condenado a muerte y ejecutado sin 43 más tardar en la plaza central de Acla en enero de 1519.

  • 6 Para mayores detalles sobre estas expediciones que a veces son tratadas por los cronistas de maner (...)

48Este episodio del que los cronistas han conservado un recuerdo contrastado, en particular en cuanto a la actitud de Pizarro hacia su antiguo jefe, no significó para él la detención de sus actividades de descubridor. En julio, lo encontramos en calidad de lugarteniente en una nueva expedición de Gaspar de Espinosa a quien conocía bien. El objetivo era esta vez la costa situada al oeste de Panamá, que bordearon hasta llegar a lo que es hoy en día Costa Rica. En algunos lugares, Pizarro comandaba a los soldados que desembarcaban tanto para traer alimentos indispensables como para efectuar misiones de exploración, a menudo arriesgadas. En el regreso, se le encargó incluso tomar represalias, sin piedad según la moda de esos tiempos, contra tal o cual cacique, por ejemplo contra el de Natá, que había roto la paz con los escasos españoles que quedaron en el lugar6.

El regidor de Panamá

49Pedrarias Dávila distaba mucho de tener la aprobación de todos sus administrados, y para empezar por su manera de gobernar. Eran numerosos los que le reprochaban en particular los graves excesos que había encubierto, y hasta aconsejado, durante las expediciones enviadas hacia el interior del país. Sus opositores no arguían razones humanitarias sino que insistían en que desde entonces el oro escaseaba y los esclavos también. Las poblaciones autóctonas habían sido diezmadas por las columnas precedentes, o habían huido a lo más profundo de la selva y a las montañas en previsión del muy probable retorno de los españoles. De todas maneras, hinterland de Santa María la Antigua era de muy difícil acceso y, por decirlo así, no parecía conducir a ninguna parte, por lo menos dentro de la lógica colonial de la época. No asombra pues que Pedrarias se haya dado cuenta de que la reciente apertura hacia el Pacífico constituía una gran oportunidad que no podía dejar pasar. Partió para fundar una gran ciudad-puerto, en la costa del Mar del Sur, con la intención de establecerse, y en consecuencia de desplazar hacia allí el centro de gravedad de la joven colonia. Tuvo que enfrentar la abierta oposición de una parte de los habitantes de Santa María la Antigua, para los cuales la idea significaba en última instancia el languidecimiento de su ciudad y de los intereses que se habían creado allí. Pedrarias Dávila hizo caso omiso de ello. El 15 de agosto de 1519 fundó su nueva capital, y la bautizó, teniendo en cuenta el santoral, Nuestra Señora de la Asunción de Panamá.

50Pizarro figura entre los primeros habitantes de la nueva ciudad. Muy cercano a Pedrarias, éste lo llevó consigo en 1522, durante una expedición de exploración marítima a lo largo de las costas, al término de la cual fundaron la ciudad de Natá, por segunda vez porque un primer intento se había saldado con un fracaso. Los indios sublevados habían desmantelado los establecimientos europeos antes de recibir una pronta y viva respuesta española dirigida con mano de hierro por Pizarro que conocía pues muy bien la región.

51Al inicio de los años 1520, dos décadas después de su llegada a tierra americana, se podría considerar que Pizarro había tenido éxito finalmente. Él, el oscuro bastardo de Trujillo, olvidado en el testamento de su padre, el soldado sin hazañas de las guerras de Italia y de las campañas de «pacificación» de La Española, el defensor sacrificado del fortín de la punta Caribana, había alcanzado, finalmente, en la sociedad por cierto reducida del Istmo, una notoriedad y un lugar envidiables. Las numerosas expediciones en las que había participado desde hacía diez años, con resultados muy desiguales, le habían valido una reputación de valentía, de aguante, de espíritu de decisión, de eficacia contra los indios, con todo lo que aquello podía significar en esa época. Aparentemente sin estados de ánimo, siempre se mostró con una indefectible lealtad hacia sus jefes, cosa rara en su medio, y pese a lo que pudiese a veces haberle costado. Eso se notó muy bien durante el arresto de Vasco Núñez de Balboa.

52Las recompensas se hicieron presentes. Pizarro tenía ahora el grado de lugarteniente del gobernador, era su brazo derecho para los asuntos militares que en ese entonces constituían el armazón de la joven sociedad americana. En reconocimiento a sus méritos, Pedrarias Dávila le había atribuido una encomienda de indios. La encomienda era un sistema heredado de la reconquista de Nueva Castilla y adaptado a la situación americana desde los primeros años del siglo xvi. Un español se veía «encomendar» —de ahí el nombre— un grupo de indígenas de variable tamaño según los méritos por retribuir pero también según las posibilidades demográficas de la región concernida. El encomendero tenía que tomar a su cargo y pagar la evangelización y la catequesis de los indios en cuestión y estar siempre listo para asumir la defensa del país. A cambio, los indígenas estaban obligados a entregarle un tributo, en especies en los primeros años, dos veces al año, en Navidad y en el día de San Juan. También debían dedicarle cierto número de jornadas de trabajo en sus propiedades. Inmediatamente, este sistema sin control ni barreras había dado lugar a abusos terribles contra los que, con razón, Bartolomé de las Casas había de concentrar la mayor parte de sus ataques.

53Pizarro formaba parte ahora de la pequeña aristocracia panameña. Era vecino de la ciudad, es decir que gozaba de todos los derechos cívicos ligados a este estatuto y que no poseían las otras categorías, los habitantes, gente modesta por cierto establecida en la ciudad pero desprovista de cualquier derecho a ejercer rol alguno en ella, y los estantes que estaban sólo de paso. En el cabildo, consejo municipal que en esos tiempos fundadores desempeñaba todavía en América un papel esencial que la Corona se esforzaría en recortar posteriormente, Pizarro terminó siendo regidor e incluso, una vez fue elegido primer magistrado, alcalde, por un año, según la costumbre. Una verdadera consagración.

54Sin embargo, no nos engañemos. Panamá, sin verdadero hinterland, no era entonces más que un teatro de operaciones bastante marginal en el tablero americano de esa época. Dada la debilidad de la demografía y de la economía indias de la región unidas a la sumisión muy relativa de los indígenas, el título de encomendero no debía dar ahí muy buenos resultados económicos. Incluso hasta podía no dar ningún beneficio. Así, cuando Pizarro recibió de Pedrarias Dávila la encomienda de Chochama en una región que acababa de explorar Pascual de Andagoya, su autoridad sólo fue nominal pues los indios de esta región aún no «pacificada» rechazaban obstinadamente todo contacto con los españoles.

  • 7 Diego de Ocaña, A través de la América del Sur, Madrid, 1987, cap. IV y V.
  • 8 Citado por María del Carmen Mena García, La sociedad de Panamá en el siglo xvi, Sevilla, 1984, p. (...)

55Además, la ciudad de Panamá acababa de ser fundada. ¿Qué representaba entonces verdaderamente? Es difícil decirlo, pero recordemos la descripción que hizo de ella unos ochenta años más tarde el jerónimo Diego de Ocaña, cuando la ciudad desempeñaba un papel ineludible en el dispositivo español: playas fangosas infestadas de innumerables caimanes siempre al acecho, una humedad ambiental insoportable que hacía pudrir libros y lencería, una continua pestilencia y miasmas que muy pocos soportaban, casas hechas aún con tabiques mal ajustados que impedían cualquier intimidad, techos de paja en donde anidaban escorpiones venenosos que caían al suelo en época de lluvias diluvianas que anegaban las calles, toda suerte de enfermedades contra las cuales no resistían los organismos debilitados por la larga travesía transatlántica y la penosa caminata en el Istmo7. Todo aquello tenía que haber sido mucho peor en 1520-1522. Según Gonzalo Fernández de Oviedo que vivió allí, en 1509 la «ciudad» contaba apenas con setenta y cinco viviendas que él no llamaba casas sino bohíos, su nombre indígena8.

56En la actualidad es muy difícil decir, y sin duda imposible, hasta qué punto los españoles llegados a las Indias en esa época se daban cuenta del salto cualitativo que estaban dando, de qué manera experimentaban las dificultades que debían enfrentar, las comparaciones que establecían entre el rincón de España donde habían nacido y su nuevo anclaje americano.

57¿Era capaz Pizarro, por sus orígenes, tal vez más que buen número de sus pares, de relativizar muchas de las incomodidades que imponía en ese entonces el Nuevo Mundo? No por ello debía estar menos decidido a tentar, hasta sus consecuencias más extremas, tal como ya lo había demostrado muchas veces, la suerte que estaba corriendo desde hacía tantos años. De todos modos, la dinámica de la Conquista reside primero en la búsqueda desenfrenada, en el sentido fuerte de este término, de perspectivas y de una fortuna más tentadoras, de condiciones siempre más favorables, de un futuro que se anuncie bajo mejores auspicios. En otros términos, la más hermosa de las conquistas era siempre la que estaba por hacerse, aquella hacia la cual se iría más tarde en las tierras que quedaban por descubrir.

58Desde este punto de vista, en el momento del que estamos hablando, esto es inicios de los años 1520, un importante acontecimiento acababa de producirse que reforzaba a la vez lo que acabamos de decir, pero también cambiaba radicalmente todo el orden americano. El 10 de febrero de 1519, pasando por encima de los mandatos del gobernador de Cuba, Hernán Cortés, otro hijo de Extremadura, de Medellín, había partido hacia el norte del continente. El 8 de noviembre del mismo año, por las tierras altas, había llegado a Tenochtitlán, la capital azteca, y ahí, se produjo el deslumbramiento! Ya no se trataba de aldeas con chozas de paja dispersas en la gran selva ni de pueblos palafitos al borde de las lagunas, sino de ciudades populosas, una inmensa capital, con palacios, templos, esculturas, joyas a profusión, mercados, red de comunicaciones. Algunos osaron comparar todo aquello con lo mejor que habían visto en España y en Italia, y no dudaron en poner en paralelo su conquista con las más famosas epopeyas de la Antigüedad. No más caciques enemigos entre sí, sino un emperador y reyes acompañados de innumerables cortesanos, reinando sobre multitudes infinitas acostumbradas a obedecer, a servir y a producir. Unas perspectivas de dominación inauditas. Una oportunidad inimaginable para aquellos que, uniendo coraje, audacia y cálculo, supieron hacerse dueños de semejante imperio.

59Frente a esto, Panamá sólo podía parecer más miserable. Aquello que había podido parecerse al éxito se encontraba relativizado y reducido a cantidad verdaderamente deleznable. ¿Contentarse con ello o concebir otras ambiciones? En vez de malcomer en el Istmo, pues el norte ya estaba tomado, ¿por qué no tentar fortuna hacia el sur esta vez, la única dirección todavía inexplorada?

Notes

1 Las Casas et la défense des Indiens, presentación de Marcel Bataillon y André Saint-Lu, París 1971, p. 8.

2 Véase Colección de documentos inéditos relativos al descubrimiento, conquista y organización de las antiguas posesiones españolas de América y Oceanía, Madrid, 1864-1884, v. XXXI, pp. 13-25.

3 Sobre los confusos años que precedieron a la llegada del gobernador Ovando y sobre su acción, véanse Carl Ortwin Sauer, Descubrimiento y dominación española del Caribe, México, 1984, cap. I-VII y Frank Moya Pons, Después de Colón, Trabajo, sociedad y política en la economía del oro, Madrid, 1986, cap. I y II. Respecto al testimonio de Bartolomé de Las Casas, ampliamente utilizado por los dos autores precedentes, véase Historia de las Indias (Ed. A. Millares Carlo), México, 1951, 3 volúmenes, lib. II, cap. 1°

4 Para este período de la vida de Pizarro, véanse Bartolomé de Las Casas, Historia de las Indias, op. cit., lib. II, cap. LII y LXII-LXIII, Antonio de Herrera, Historia general de los hechos de los castellanos en las islas y tierra firme del mar océano, Buenos Aires, 1944, Década I, lib. VII-VIII, Francisco López de Gómara, Hispania Vitrix o Historia General de las Indias, op. cit., Barcelona, 1954, 1ª parte, cap. LVIII, Gonzalo Fernández de Oviedo, Historia general y natural de las Indias, Asunción, 1944, 2ª parte, lib. VII y Pedro Cieza de León Descubrimiento y conquista del Perú, Roma, 1979, 1ª parte, cap. VI.

5 Véase María del Carmen Mena García, Sevilla y las flotas de Indias. La gran armada de Castilla del Oro (1513-1514), Sevilla, 1998.

6 Para mayores detalles sobre estas expediciones que a veces son tratadas por los cronistas de manera confusa, incluso contradictoria, véase José Antonio del Busto Duthurburu, Pizarro, op. cit., pp. 89-101. De manera más general, sobre Pedrarias Dávila y su gobierno, véase María del Carmen Mena García, Pedrarias Dávila o la ira de Dios: una historia olvidada, Sevilla, 1992.

7 Diego de Ocaña, A través de la América del Sur, Madrid, 1987, cap. IV y V.

8 Citado por María del Carmen Mena García, La sociedad de Panamá en el siglo xvi, Sevilla, 1984, p. 57. Sobre los inicios de la ciudad de Panamá, véase también, de la misma autora, La ciudad en un cruce de caminos (Panamá y sus orígenes urbanos), Sevilla, 1992.

Table des illustrations

Titre DESCUBRIENDO EL MAR DEL SUR
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/929/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 4,7M

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540