Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

E.P.S. Huayco. Documentos

Documentos. E. P. S. Huayco y antecedentes

E.P.S. HUAYCO: ARTE AL PASO

Mirko Lauer et Luis Freire

Texte intégral

VOLANTE-MANIFIESTO

ARTE AL PASO: TOME UNOi

MIRKO LAUER

1Arte al Paso: no empacha, no obliga a la siesta, ayuda a saciar –por un momento y en medio de la tarea cotidiana– un hambre urgente, que no se queda en los géneros convencionales del medio y explora sin timidez más allá de lo propiamente estético. En un momento en que las galenas vuelven a florecer y las muestras se suceden una más convencional que la otra, esta combinación de serigrafía, detritus industriales, fórmulas teóricas, fotos, y expendio de salchipapas nos sugiere a gritos que la realidad del arte es más compleja que la realidad de las «Bellas Artes» o las «Artes Plásticas». Nos dice también que las formas visuales de la nueva sensibilidad de los estratos populares están escritas en todas partes: en las delgadas películas que las agencias publicitarias diseñan para embrutecernos, en las formas y metamorfosis de lo ya consumido, en las acosadas siluetas de los objetos que manejan los oprimidos. Hoy las formas visuales de más actualidad son las de la mercancía, que lleva puestos en su color, su textura, su diseño, la historia cotidiana de la explotación.

2Arce al Paso: una contestación, un esfuerzo por destruir lo que es viejo salvando su mejor aspecto. Crítica a las galerías, en el intento de salvarlas de su condición de meros escaparates para la fugaz transacción comercial, los míticos quince días que median entre el taller del artista y la sala del comprador: aquí lo más importante no es vendible. Crítica de los famosos «métodos» religioso-expresionistas que enseñan a los jóvenes artistas a «sentir» y no pensar: éste es el trabajo de plásticos que se plantean sus problemas y los de la sociedad, y buscan resolverlos políticamente a través de lo visual. Crítica al papel del plástico como artesano de un producto determinado y propuesta de un trabajo que desde lo visual se proyecte a todos los ámbitos de la cultura: el creador es un agitador antipático para los enemigos de la libertad del pueblo. Crítica también de una falsa modernidad de importación. Sólo lo popular es realmente moderno hoy en el Perú.

3Arte al Paso: ejercicio ecológico de revelación del cordón umbilical que une los desechos de la ciudad con el arte de la ciudad, entre las latas que llegan vacías a la barriada y ahora vuelven pintadas a la galería, y mañana volverán pintadas a la barriada, para que lleguen alguna vez llenas a la barriada. Entre los desechos, la comida y el arte hay un ecosistema que es preciso revelar con claridad cada vez mayor. Como es preciso revelar y denunciar el doble filo de la forma publicitaria: para unos la imagen misma de la abundancia, para otros la imagen misma de la privación. Aquí el arte quiere verse reflejado en esta doble cara de lo visual, que suele ser también su propio doble rostro. En un medio en el que desde los años 50 se había perdido el impulso de lo político en el arte, el trabajo de Luy, Mariotti, Noriega, Salazar y Zevallos está entre las cosas realmente nuevas y valiosas de la plástica actual. Y no porque sus formas –frescas y de calidad cierta- nos deslumbren hoy en algún corso de la novedad vanguardista, sino porque se postulan en relación con esa realidad fundamental del arte en América Latina que es la miseria.

4Arte al Paso: esfuerzo de trabajo colectivo y postulado de una nueva relación de los creadores entre sí y con su oficio. No el grupo de membrete adocenado bajo una ficción de lo colectivo, sino efectiva división del trabajo y un proceso de debate que llega hasta la modificación de las líneas individuales. Hoy uno de los rasgos saltantes de la condición del plástico joven en el Perú es su aislamiento, su desamparo teórico, su nulo acceso a la información, su debilidad ante una estructura de mercado plástico que empieza a recuperar fuerza a medida que el Estado es entregado a la gestión directa de los empresarios. Los plásticos jóvenes deben reunirse, deben aprender las disciplinas del trabajo colectivo, precisamente para salvaguardar sus individualidades, que de otro modo simplemente serán poco a poco aplastadas por las modas que renueven los mercados o por el anquilosamiento de quienes serán condenados a seguir tales modas.

5Arte al Paso: no amuebla, no cae bien, no deslumbra, pero en él convergen por unos días algunas de las mejores esperanzas de la plástica en el Perú: hoy es el trabajo de cinco personas, pero su espíritu es el espíritu de muchos creadores con talento y sin «éxito» –igualmente importante- es el espíritu de un reciente hartazgo frente al «arte bobo» que generaciones de especialistas del pincel intentan perpetuar.

6Arte al Paso: sólo hay una manera de llevárselo: metérselo a la boca por los ojos, e irlo masticando por el camino.

Mirko Lauer

Proyecto: María Luy, Francisco Mariotti, Charo Noriega, Juan Javier Salazar, Mariela Zevallos

Fotografías: Guillermo Orbegoso, Roberto Cores

TEXTO: MIRKO LAVER [sic]

7[Ilustrado con una fotografía de Guillermo Orbegoso donde se registra el armado callejero del mosaico de ¡atas pintadas con ¡a imagen gigantesca de una porción de salchipapas].

DECLARACIONES

¿ES ARTE POPULAR O «POP ART»?: LA ALFOMBRA DE LATAS DE «FÓRUM»ii

LUIS FREIRE

8Cinco artistas han tejido una alfombra con centenares de latas de Gloria, a la manera de un mosaico en la Galería «Fórum» de Miraflores. Pero lo que la alfombra dibuja no es el escudo nacional ni la imagen de una virgen, sino las formas afichescas de una cajita de salchipapas, esa semi-inmunda mescolanza de salchichas de quien sabe qué animal, con papas mal fritas y mostaza, que se ha convertido en la otra Nicovita popular.

9No se trata de artistas populares ni de arte popular, aunque sí de artistas con vocación crítica y una dirección popular, demasiado teñida quizás del Pop Art de hace muchos años y de un conceptualismo aplicado a objetos y realidades locales. La muestra se titula «Arte al Paso» y comprende cinco afiches, la «alfombra» (desarmable y transportable) y textos de crítica de arte.

10- ¿La alfombra de latas tiene vinculación deliberada con las alfombras de flores campesinas?

11Teníamos conciencia de eso. En Lima no hay flores, pero sí muchas latas. La gente que vino a la inauguración no se atrevía a pisarla, hasta que alguien pasó por encima y el resto se animó. Es arte para pasar.

12- ¿Las latas tienen además un significado muy preciso, que Uds. han conservado al mantenerlas tal y como las encontramos en el basural?

13Tal como las encontramos no, fueron desinfectadas una por una. ¡Olían...! La lata de leche tiene un contenido conceptual muy claro. Es un desecho que nos permite mantener toda una relación con la miseria. Y conste que no estamos estetizando la miseria, como lo podría[n] hacer Bill Caro y algunos otros.

14- Que Uds. puedan utilizar estas latas para una obra de arte, con todo su contenido crítico, es al fin y al cabo, una posibilidad burguesa. Son las mismas latas que otros necesitan recoger para revenderlas.

15Cierto, hay todo un mercado del desecho, especialmente en estos tiempos. Pero no es cierto que seamos los únicos en utilizarlas así. Encontramos en medio del basural, un perrito construido con latas y chapitas. Y esas canastillas que venden es La Parada, fabricadas con latas de leche...

16- Siempre la industria de la miseria, el juguete de la miseria...

17Pero también son expresiones de la creatividad popular. Hoy, no se puede decir que haya muchas cosas nuevas, todo se reutiliza.

18- El catálogo habla de «crítica a las galerías, en el intento de salvarlas de su condición de meros escaparates para la fugaz transacción comercial...» ¿Quiere salvar [a] «Fórum»?

19Es un canal importante que no podemos dejar de utilizar. No nos interesa salvar a ninguna galería, en todo caso, es ella la que tiene que salvarse a sí misma. Sin embargo, ha habido de parte de «Fórum» una apertura hacia nuestra proposición.

20Estamos haciendo «arte moderno», pero partiendo de una base social y popular. No formamos parte de una moda de vanguardia más. Hay, por otro lado, una metodología y un trabajo de grupo riguroso. Tendemos hacia la integración con nuestra realidad. En el arte popular, el artista está integrado con su medio. Todavía se puede salvar aquí esta situación.

21- ¡¿Integrarse?! Pero si ¡o que Uds. hacen es en buena parte extraño a nuestra cultura popular, y se conecta con preocupaciones muy del arte de los países industrializados... ¿Qué los separa del Pop Art norteamericano de los 60, del arte conceptual?

22La preocupación por la desmitificación de las obras de arte es netamente europeo-americana. Nos hemos cuidado de que no se trate netamente de Pop Art.

23- ¿De qué manera?

24Bueno... es difícil de decir... tomamos mucho del arte de una sociedad de consumo. En cierta forma sí estamos utilizando cosas del Pop Art, pero lo nuestro es mucho más conceptual.

25En Estados Unidos, lo popular es el producto industrial por excelencia. Aquí no, aquí lo popular es intrínsecamente revolucionario. Uno de nuestros propósitos es realizar una encuesta tipo Av. Abancay sobre nuestras obras.

26[Ilustrado con una fotografía de Guillermo Orbegoso donde se registra el armado callejero del mosaico de latas pintadas con ¡a imagen gigantesca de una porción de salchipapas].

Notes de fin

i Mirko Lauer. «Arte al paso: Tome uno». Lima: s.f. [mayo de 1980]. 1 p. (Volante circulado en la exposición Arte al paso).

ii [Luis Freire!. «¿Es arte popular o ‘Pop Art’?: La alfombra de latas de ‘Fórum’». El Diario de Мarka. Lima: 18 de mayo de 1980. p. 19. (Comentario a la exposición Arle al paso y entrevista a los artistas).

© Institut français d’études andines, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter