Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Protestantismo indígena

 | 
Susana Andrade

Anexo 2: Mitos y leyendas del sur de la provincia de Chimborazo

Texte intégral

Laguna de Culebrillas

1“Marido y mujer, comerciantes de Zula, fueron al Cañar con burritos y granos y han sabido descansar en la cabecera de la laguna. Un día se duerme el hombre y la mujer hace descansar a los burritos; por ahí pasa un venado. La mujer le avisa al marido y éste con una soga persigue al venado lejos. Regresa y encuentra sólo a los animales y al cargamento y no a la mujer. La busca, con toda la familia, durante 3 ó 4 días. Un adivino le avisa que la laguna robó a su esposa y que vaya armado. En la orilla de la laguna encuentra a la mujer sentada con un hombre acostado encima de la pierna de la mujer. El marido levanta la cabeza dormida del hombre para que pueda salir la mujer y le corta el pescuezo de un hachazo. Por eso la laguna de Culebrillas con la cabeza arrancada fue rodando y reventando el agua. Por donde rodó la cabeza salió el agua a un punto llamado Paredones y ahí se quedó. Por eso es Paredones por padre y Sandahuai por madre. Son dos lagunas”. (M.S)

Laguna Culebrillas y cerro Sorocho

2"Un vaquero salía a rodear los ganados, no desayunaba ni llevaba fiambre. Todos los días pasaba a las orillas de una laguna (Culebrillas). Un día su esposa le siguió y le encontró peleando con un tremendo toro barroso (¿lagarto?), el cual se metió a la laguna. El hombre se encontraba desnudo, con la cara rasguñada por los cachos del toro. La esposa le preguntó: ¿por qué peleas con el toro y no quieres comer? El marido le cuenta que come las maravillas que el cerro le da. Luego le dijo: en quince días voy a sacarle el cuero al animal, me voy pero tú no me sigas, vendrás al día siguiente. Se marchó y se encontró con un lagarto en la laguna, atrás del cerro Soroche. Al día siguiente fue la mujer y el hombre le había sacado al lagarto de la laguna y le había colocado la cabeza en una funda para que no muerda. El lagarto ha masticado la cabeza del hombre, matándolo. Éste entra en la barriga del lagarto y le arranca las tripas y el lagarto con dolor sale de la laguna y cae destripado. Afuera le sacan el cuero. La mujer ha sabido sacar el cuero y venderlo por bastante plata y el hombre quedó bien rico. Cuando el cerro acompaña, de cualquier manera se le presenta”. (M.S)

La cocha Negra

3"Un vaquero estaba cuidando el ganado y se había quedado tocando la bocina al lado de una laguna, cuando el páramo le ha "encantado", pues el hombre entró por un lado de la laguna y salió por el otro, convertido en ganado bravo y así se quedó como animal, ese sitio se llamaba “Cocha negra”, por el lado del páramo de Pantza. Y cuando hacían cargar la colcha los patrones de la hacienda (fiesta de toros) mató a muchas personas hasta que los patrones le mataron y la esposa del vaquero había cogido oro del librillo del toro, porque cuando le mataron ha empezado a hablar y ha dicho a su mujer: yo estoy aquí, ya me muero, ya me matan, eso ha dicho y esto han mirado las gentes y luego en el sueño había revelado diciendo cogerás mi librillo porque ahí voy a dejar alguna cosa”. (AD Y CD GALTE)

Robo en la casa de la abuela Isabela (Sangay)

4“Dos comerciantes de Gatazo chico entran a robar en la casa de la Abuela, el uno vio, entró y salió, el otro de la ambición ha entrado y ha estado escogiendo hasta dejarse coger por la abuela. Ésta le ha quemado las orejas y mochado los dedos. El que salió rápido se hizo rico, cogió cosas de oro; el otro se quedó con el recuerdo e inválido; él cuenta que donde la abuela hay borregos, ganado, plata”. (LT)

Los priostes, la abuela Isabela y el Chimborazo

5"Había dos priostes que tenían que “pasar” la fiesta, uno era rico y otro pobre. El hombre pobre buscaba trabajo para poder pasar la fiesta. Una noche se encontró con un hombre montado en un caballo blanco que le pidió hacer un mandado, dijo: “vaya donde mi mujer y deje este borrego”; para hacer el mandado le prestó un caballo. El caballo había sido un cóndor y así llegó a la casa de la abuela Isabela. La abuela Isabela es un cerro que tiene candela, el borrego ha sido un zorro. El marido ha sido el Chimborazo. Al llegar descansó y comió mote (maíz). Ahí pasó una noche y en el Chimborazo pasó un día, eso equivalió a un año. Por haber realizado el mandado le regaló una caja bien grande pero vacía para que destape llegando a su casa. Al llegar la caja se ha puesto pesadísima y la esposa vino a ayudarlo; al destaparla hallaron la caja, llena de plata.

6El prioste rico que tenía animales quedó en vergüenza, casi no ha hecho nada y el hombre pobre ha pasado una fiesta de una semana. El hombrecillo ha dicho: hay que ser obediente y comedido, eso es la fe de Dios". (SP)

Versión #2 del prioste, la abuela y el Chimborazo

7"El hombre pobre se encuentra con un hombre montado en un caballo blanco; éste le da la mano y siente una mano helada y se espanta porque el rostro no era de un sólo lado sino de tres lados, con dos ojos a un solo lado de la cara y al otro nada. El Chimborazo le ordena que se monte en las ancas y le dice que cierre los ojos; el caballo da tres saltos y le dice que abra los ojos; el hombre, al abrirlos se encontró dentro del Chimborazo. Los borregos del cuento son los zorros, “esos pintados y el mote esas avecitas que saben decir catzos, que hay cuando cae niebla en las casas”. La mujer del hombrecillo era bien limpia y el Chimborazo al final le dijo: “sé que tu mujer es bien aseada y le dio una caja de madera con llave diciéndole: llegando a tu casa reza 12 Avemarias y 12 Padrenuestros antes de abrir la caja. El hombrecillo ha pasado un mes de fiesta sólo con lo que se ha regado del filo de la caja".

Versión #3 del prioste, la abuela y el Chimborazo

8Juan Masa relata cómo se hizo curandero: “era pobre, estaba puesto pantalón de bayeta, mi mujer así mismo, jalando chulla pollera. Yo me ofrecí a Santa Isabela. Una noche me llamó el cerro y me fui. Tú eres pobre, ayúdanos y te daremos la suerte, anda a hacer un mandado. La mama Isabela me mandó que dejara un puerco pintado al taita Chimborazo, haciendo adelantar al puerco, iras no más rápido, dijo. El Chimborazo me mandó una pelota: vaya llevando esta pelota y haciendo adelantar esta pelota irás nomás a llegar. Dijo: ayuda (cura) y tú si has de salvar. Así estando andando aprendí a sobar los pies, a amarrar el shungu (corazón) y así poco a poco fui aprendiendo y avancé a ver con la vela. También iba a Ambato a sacar los apuntes (San Gonzalo). Una vez me enfermé y casi morí, conocí el “ucupacha” (infierno); me encontró una señora (muerte) y me dijo que aún no es el tiempo suyo, así que regrese nomás, me mandó pegando, esa señora; dijo que todavía no he llamado a usted y no es hora que vengas. Las personas que vencen a Dios han de ir al infierno, yo me quemaría un poco por tomar trago y no por más cosas. Poniendo las dos manos hago la oración cuando voy saliendo a alguna parte”. (JM)

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540