Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Oruro 1781: Sublevación de indios y rebelión criolla

 | 
Fernando Cajías de la Vega

Capítulo XVII. Capitulación y contrarrevolución

Texte intégral

1El fracaso de las invasiones a la Villa, la descoordinación, la superioridad bélica de las tropas de Oruro, el surgimiento de corrientes contrarrevolucionarias dentro de las mismas filas rebeldes, trajeron como consecuencia la capitulación de las tropas indígenas.

2Estas capitulaciones no se realizaron con la tropa rebelde en su conjunto, sino con cada comunidad por separado; desde comunidades grandes y combativas como Challapata y Sica Sica hasta las pertenecientes a estancias particulares como Ataraque; desde las de la jurisdicción de Oruro hasta las de La Paz y Cochabamba.

3Algunas de esas capitulaciones fueron dirigidas por las autoridades y corrientes indígenas contrarias a la sublevación; como prueba de ello, entregaron a los principales cabecillas de la misma. La mayoría, sin embargo, firmó la capitulación por impotencia de seguir la guerra, como un reconocimiento de su derrota.

4La capitulación significó, por un lado, la pacificación de la zona y la derrota militar; por el otro, el renunciamiento a sus objetivos, lo que significaba volver al sometimiento económico-social al que estaban sujetos y contra el que habían luchado: pagar tributos, enviar gente a la mita y seguir cumpliendo otro tipo de obligaciones.

5La primera nota pidiendo paz que ¡legó a Oruro fue una enviada el 20 de marzo de 1781 por un grupo de indios de varios pueblos de la provincia de Paria (Condo Condo, Challapata, Ladequillas, Salinas y Ullagas). A la nota, Juan de Dios Rodríguez agregó una sugerencia dirigida a su hermano Jacinto, Justicia Mayor de la Villa, para que perdonase a esos indios, los dejase entrar a la Villa y no les infiriera daño alguno.

6El 26 de marzo, Jacinto Rodríguez decretó en Oruro la paz con ese grupo de indios bajo la promesa de hacer el informe correspondiente a la Audiencia de Charcas para conseguir el indulto.

7Ese mismo día, envió una carta que reflejaba una posición contraria a los objetivos de la sublevación indígena, indicando que los indios rebeldes debían recibir un ejemplar castigo. Decía de ellos:

  • 1 A.G.I. 601. Expediente de Declaraciones.

«Apóstatas de la fe católica, han vertido escandalosas proposiciones contra ella, se han rebelado contra el soberano... han querido sacudir el yugo de la subordinación a las leyes Divina y humana... apoderarse de la Real Hacienda y de las haciendas de los vasallos figurando el apoyo de estas iniquidades del sedicioso Cacique, a quien atribuyen la dignidad y dominio que legítimamente residen en aquel de quien la mano del Altísimo (hacen más de dos siglos) los tiene colocados...»1.

8Sin embargo, también manifestaba que a los arrepentidos les concedía la paz y prometía acudir al Regio Tribunal para conseguir el perdón definitivo. Así, esperaba que se rompiese el cerco que los rebeldes habían establecido contra la Villa que no permitía el abastecimiento de víveres.

9El 23 de marzo, varios cabecillas de Challapata, aprovechando la ausencia de Santos Mamani, pidieron también la paz a Rodríguez prometiendo estar en quietud. Esta nota, firmada por Gregorio Ari, alcalde mayor; Pascual Condori; Lázaro Puma, alcalde ordinario; Pedro Calles; Santos Mamani hijo; Cruz Cañaviri y Adriano Mamani no obtuvo respuesta. El cerco continuó mientras se preparaba la tercera invasión, dejando así sin efecto estos dos primeros pedidos de paz.

10Después del fracaso de la invasión del 2 de abril, una a una las comunidades fueron capitulando. Los que tomaron la iniciativa fueron los de Sora Sora y de estancias circunvecinas dirigidos por Melchor Miguillones, antiguo cobrador de tributos, que hablaba y escribía muy bien el español y que tenía suficientes intereses como para haber sido siempre contrario a la sublevación. El 4 de abril Rodríguez recibió una carta firmada por Miguillones y Eugenio Alarme, por Sora Sora; Sebastián Cruz y Francisco Martinez, por Taraquira; Lorenzo y Esteban Achacollo, por Bombo; Felipe Cruz, por Acoaco; Tomás Turqui, por Agua Caliente; Andrés Llano, por Huanuni y los capitanes de Sora Sora Juan de Dios Mamani y Francisco Barco. En dicha carta, pedían:

  • 2 A.G.I. 601. Expediente 8. «Expediente de las capitulaciones celebradas para el perdón que solicita (...)

«Se nos alcance perdón general de nuestro Monarca don Carlos 3o que Dios guarde, contra quién no nos hemos rebelado y estamos prontos a satisfacer sus tributos. Siendo evidente que temerosos de morir a manos de los challapatas, por el erróneo nombre del común, nos hemos subordinado tanto hasta que hemos visto tantos atrasos en nuestros intereses propios como en nuestros ganados y finalmente la pérdida de tantos sujetos en estas guerras: cuya experiencia nos hace prorrumpir a pedir perdón y que cesen tantas iniquidades»2.

11El 9 de abril se firmaron las capitulaciones que -a la letra-establecían lo siguiente:

  • 3 Ibídem.

«Primera: que han de preservar constantes en guardar los preceptos de Dios Nuestro Señor y de su Santa Iglesia sin discrepar en cosa alguna la más leve, aunque a ello sean inducidos por los apóstatas de nuestra Santa Fe resistiéndolo a costa de su sangre.
Segunda: Que han de estar sujetos y subordinados mientras vivan a nuestro católico e invicto Monarca el Señor don Carlos Tercero, Rey de las Españas y de estos dominios, y a las leyes reales, estatutos y ordenanzas municipales, observando su tenor literalmente en todos los casos y cosas contenidas en ellas y pagando sin resistencia todos los derechos reales justamente establecidos y especialmente los Reales Tributos del tercio de Navidad próximo pasado sin demora.
Tercera: Que han de estar puntualmente obedientes a las justicias y jueces de su Magestad que gobiernan esta Villa y a todas sus órdenes y del mismo modo a su párroco.
Cuarta: Que en caso de cualquier invasión o el más leve movimiento que de cualquier parte se intente contra esta Villa y llegue a noticia de ellos, han de ser los primeros que lo comuniquen y estén prontos a la defensa de esta República.
Quinta: Que han de acudir prontamente a conducir los bastimentos que en el día son necesarios para socorrer las urgencias de este vecindario en que han de manifestar su lealtad y deseos de la paz y quietud como que los más de ellos tienen este trajín.
Sexta: Que han de entregar en esta Sala de Armas dentro de ocho días todas las que tuvieran ofensivas y hubiesen adquirido o mandado hacer para la rebelión consabida para que depositadas allí se les ministren las que sean necesarias para su defensa.
Séptima: Que sin causar inquietud ni alboroto han de entregar precisamente a los principales tumultuantes y cabezas de motín para que se estirpe todo mal influjo y a los capitanes nombrados por los indios para que a cada uno se le den veinticinco azotes para su corrección.
Octava: Que en caso de contravenir a las principales condiciones aquí contenidas, han de quedar incursos en la pena de muerte como traidores al Rey y a la Patria, infames e indignos de conmiseración...»3.

12Firmaron por los indios: Melchor Miguillones, principal cobrador de Sora Sora y alcalde mayor; Mateo Mamani, hilacata de la hacienda que en «aquel territorio pertenece a don Gabriel de la Puente»; Sebastián Cruz, alcalde ordinario del anejo de Taraquira; Francisco Martínez, principal cobrador de tributos; Lope Canaviri, alcalde ordinario de la hacienda de Agua Caliente «perteneciente al convento de los redentores», y Santos Yuena, principal cobrador de tributos; Felipe Cruz, alcalde ordinario de la hacienda de Acoaco «perteneciente a María Josefa Picado» y su principal Martín Paco; Francisco Miguel, principal del ayllu Sora; Esteban Achacollo, alcalde ordinario de la estancia de Bombo; Francisco Aguilar, «principal que fue en los años anteriores del pueblo de Sora Sora». Por los de la Villa firmaron Jacinto Rodríguez y las autoridades del Cabildo.

13Estas capitulaciones, que sirvieron de modelo para las paces con las otras comunidades, en resumen establecían: sometimiento a la religión católica, al Rey y a las autoridades locales; cumplimiento de sus obligaciones económicas, especialmente del tributo; abastecimiento de la Villa y reinicio del comercio; entrega de las armas y de los principales cabecillas. Esto último fue puntualmente cumplido y los de Sora Sora entregaron a 18 jefes de la sublevación, entre ellos, los principales de Challapata.

14El 11 de abril se presentaron ante Rodríguez: Manuel Cruz, indio alcalde mayor del asiento y mineral de Antequera (jurisdicción de la Villa); Pascual Cuisa, alcalde ordinario del mismo asiento, y Clemente Vicente, alcalde de la Viceparroquia de Avicaya y cobrador de tributos, los que, despachados por el teniente de cura de dicho asiento, venían a pedir a nombre de todos los indios la paz y para ello aceptaban adherirse a las capitulaciones de Sora Sora.

15La nota de Antequera y Avicaya decía textualmente:

  • 4 Ibídem.

«Señor general don Jacinto Rodríguez:
Muy señor mío y dueño de my maior veneración y respeto: en nombre de estos naturales de este asiento de Nuestra Señora de Antequera y los de la Viceparroquia de Santiago de Abicaia, quienes me han suplicado deceosos de la paz y tranquilidad, interponga mi corto saber, para con VMd, ese Ilustre Cabildo y regimiento y todo el visindario de esa Villa a fin de reconciliarse, quedando absueltos, y pedir la paz que pretenden anciosos; y para escrebir esta se juntaron todos ellos oy dia de la fecha en esta mi morada, hasiendo cabeza de ilacata y los tres alcaldes, a quienes les tomé el juramento que lo hisieron por dios Nuestro Señor y una señal de Cruz para la maior formalidad de cumplir con lo que prometen de conoser a VM por su juez y sujetarse a la Real Justicia, guardando fidelidad, buena armonía y paz con todo el vecindario de esta Villa y su provincia y aseguro a VM, como a mi consta, que los otros naturales, han sido coactos por la fuerza y miedo de los que extraña provincia quienes, amenasandolos con quitarles la vida en caso de su negativa, los llevaron contra su voluntad, como ha sucedido en Poopó, ni menos en este asiento han hecho extorsión alguna con los vesinos, y con harto sentimiento se sugetaban a la impiedad de ellos, como que oy lo confiesan y manifestaron al principio; bajo de esta inteligencia, la alta dirección de VM se digne christianamente a perdonarlos y que queden absueltos y quedar en paz. con todos, que ellos manifestan vastamente arrepentimiento de lo acaesido y prometen para lo succesivo sugetarse a las ordenes de VM, no menos espero de su christiandad y justificación lograran el fin que anciosos pretenden para el servicio de Dios y bien de sus almas, a quien pido guarde a Vuestra Merced muchos años.
Antcquera, abril 7 de 1781.
D.L.U. de VM su más rendido servidor. Abril 8 de 1781 y seguro Capitán Clemente Zamorano»4.

16El 12 de abril, se presentaron ante Rodríguez los indios de Ataraque (Caracollo), hacienda particular perteneciente al Presbítero Licenciado Pedro Ceballos: Ramos Crispín, hilacata; Tomás Flores, Cruz Anco, Ambrosio Cruz Condori, Espinosa Condori, Manuel Torrez, Antonio y Lope Torrez, Asencio Pinaya, Tomás, Juan e Ignacio Gutiérrez, Tomás Rangel, Miguel Mamani y Ventura Ancola para firmar las capitulaciones.

17El texto del pedido de paz decía lo siguiente:

  • 5 Ibídem.

«Señor Justicia Mayor:
Ramos Crispín, por mí y en nombre de los indios de la estancia de Ataraque, doctrina de Caracollo, paresemos ante VM en la mejor forma que proseda de derecho y pedimos: que deceando indemnisarnos de la complicidad que se nos pueda suponer en la sublevación de indios que se tiene experimentada, emos venido a compareser ante la integridad de VM y a exponer con la verdad christiana que corresponde, como no emos sido comprehendidos en más que en la involuntaria y dura opreción y cautiverio en que nos an tenido las comunidades de los indios de Sica Sica, Ichoca, y provincia de Carangas; porque aviendo arribado cada una de estas dichas comunidades en consecutivas ocasiones en que se alternavan a venir a las estancias de los españoles experimentamos el violento despojo de tierras que nos infirió arrojándonos del cuidado y pocesión de ellas y, al mismo tiempo, constituyéndose en el destino de servirles de muleros, cosineros, leñeros y aguadores en cuyas laboriosas tareas nos tenían empleados sin que nos obiese sido facultativo mediar de otro modo que a costa de nuestra total ruina y la de nuestras familias, por cuyo motivo no pudiendo ser árvitros de defendernos ni de defender los bienes de nuestro patrón el don Pedro Zevallos a quien toca la expresada estancia de Ataraque no pudimos remediar el robo y substracsión de bienes, frutos y ganados que perpetraron las expresadas comunidades pasando a lo más de aplicarse ¡a propiedad de tierras de suerte que las estancias de Anconuño, Ataraque, Amachuma y Quelcata las destinaron para la comunidad de Sica Sica y en igual conformidad quedasen las restantes estancias respectivamente para las otras dos comunidades. En cuyos términos, aviéndonos reducido a una demaciada sujeción que no fuésemos capases de ponernos a sus dispociciones, emos vivido sin la menos livertad hasta el presente tiempo en el que logrando la ausencia que avian hecho y porque savemos que otra vez piensan en venir como se infiere de los expresos con que están importunando a los demás de las estancias de los españoles, ocurrimos a la justificada piedad de VM para que usando del empleo que dignamente exerce, se sirva en nombre de nuestro Católico Monarca (que Dios guarde) de declararnos por no incursos en la expresada sublevación, y resiviéndonos vajo de su Real protccsion y patrocinio de franquearnos la entrada en esta Villa a seguir el comersio que siempre emos acostumbrado, impartiéndonos el pase en la forma que sea de su agrado. Por tanto: A VM pedimos y suplicamos así lo provea y mande que será justicia que pedimos jurando lo (?) en derecho y para ello. Ramos Crispín.
Copresentada a nombre de los indios de la estancia de Ataraque de esta jurisdicción y admitiéndose las paces que proponen en beneficio común...?... a las capitulaciones que se han celebrado con los demás pueblos...
Jacinto Rodríguez de Herrera»5.

  • 6 Ibídem.

18El 16 de abril de 1781, se presentó ante Rodríguez el Licenciado don Ignacio Domínguez, presbítero domiciliario del Arzobispado de La Plata y vecino de Oruro, con veintiún individuos, entre mestizos e indios, de su hacienda Soracachi. Esteban Flores, alcalde; José Mamani, hilacata; Gregorio Rodríguez, y demás indios establecieron la paz a nombre de la gente de su estancia y pidieron perdón por «sus delitos» contra la Villa de Oruro y en los que «se habían mezclado por temor a los indios de su doctrina»6. Firmaron las mismas capitulaciones que los de Sora Sora.

19El 17 de abril, el presbítero Juan de Dios Medrano, capitán del Colegio de Huérfanas, llegó con 36 indios, de los cuales 28 representaban a los indios de las haciendas de Micayani y Guardaña pertenecientes a su madre, doña Manuela Medrano. Los ocho restantes eran representantes de la estancia de Calaguaylla perteneciente a la capellanía en que servía dicho presbítero. Aceptaron las capitulaciones de Sora Sora; firmaron por ellos los intérpretes y juraron fidelidad.

20Por su parte, el 9 de abril los de Poopó escribieron a Juan de Dios Rodríguez respondiendo a «la carta que les escribió» indultándolos y aceptando la paz:

«Señor Coronel D. Juan de Dios Rodríguez de Herrera:
Con el más excesibo gusto que se puede considerar, hemos resebido de la venignísima piedad de VM la más expresiba carta en que tan liberalmente nos franquea el indulto, que solamente de su noble ánimo y generoso pecho pudiéramos haber meresido tal respuesta pues no siendo correspondientes nuestros deméritos a la venignidad con que se han esmerado en faboreser a todos los indios de esta provincia de cuyo veneficio le rendimos obsequiosamente las debidas grasias quedando no solamente arrepentidos de nuestros pasados ierros, sino también escarmentados de los castigos que en cabesa agena tenemos reconosidos y experimentados. Y para la firmesa y lealtad con que protestamos proseder en adelante, tenemos mandados a todos los indios de los respectivos ayllos que ninguno les haga el menor agrabio a los vesinos españoles de este pueblo ni menos entre los indios se hagan perjuisios, sin primero dar parte a VM para su remedio; al mismo tiempo, hemos mandado que ninguno alse la honda, el chicote o qualquiera otro instrumento ofensibo... para que en ninguna manera haigan motibos que indiquen alguna deslealtad. Y considerando el tiempo tan ocupado en días tan solemnes, habiendo estado pronto a obedeser las inbioiables ordenes de VM (?) a ponernos a sus venignísimas plantas rogando a nuestro señor cura presente que usando del ofisio que le corresponde nos apadrinase para con VM; no porque reselemos de su piedad algun castigo, sino sólo por ser más público nuestro rendimiento. Y respecto de hallarse mui (?) con el sermón que tiene que predicar el jueves de la presente semana y también ser (?) su asistencia para los demás ofisios que (?) se han practicado en este pueblo con la solemnidad que VM le consta. Por estos justos motibos hemos diferido y postergado la execussion del biaje dejandolo para el martes de Pascua, en que sin falta iremos a cumplir con el presepto de VM para que en seña! de tan festibo día sea más plausible para nosotros el perdón que solisitamos. Y quedando seguros y confirmados en su Real palabra rogamos a Nuestro Señor por la importante vida de Vd.
Poopó, abril 9 de 1781.
Puestos a los piadosos pies de Vd.- sus más humildes hijos y fieles Vasallos.
Antonio Challpa. Francisco Ibarra. Jose Quispe. Phelipe Flores. Pascual Espinosa. Miguel Manuel, de La Venta. Andres Choque, de Urmiri. Esteban Arias, de Peñas. Mateo Ayma. Juan Guandor. Alcaldes».

21Al día siguiente, Juan de Dios pasó la nota a Jacinto, como Justicia Mayor, para que se aceptasen las paces. Éste decretó que se agregase la carta al «Cuaderno de las Pacificaciones», hasta que fuera el tiempo.

22En la misma fecha, enviaron esta otra nota:

«Mui señor mío y todo nuestro maior respeto: en ocasión de haber ido todos nosotros al pueblo de Poopó a besarle las manos y rendir obediensia a nuestro señor cura (lo que en este ynterbalo de tiempo no lo habíamos hecho por los alborotos que han acaesido) había llegado la carta de Vd. tan benigna franqueándonos liberalmente el perdón sin mirar nuestros deméritos, hubiéramos parado ynmediatamente a rendir el debido reconosimiento con que mira a sus miserables hijos. Este biaje lo hemos postergado hasta el martes de Pascua para lo que le hemos suplicado a dicho señor ynterponga su grande respeto no porque reselemos de la venignidad de Vd. ni que estemos coligados con los demás comunes tumultuosos, sino por hascrlo con maior formalidad, pues nuestro ánimo nunca ha sido buscar enredos ni mantenernos de costa agena contra la voluntad de sus dueños y la buena reputasión en que siempre hemos vibido mantenniéndonos de nuestro sudor y trabajo sin tener que restituir ante la presencia dibina. En estos terminos VM nos mande como a fieles y leales basallos de N. Rey y que Dios guarde en aumento de maiores reynos, y señorios mientras esperamos de la benignidad... Abril 9 de 1781.
Esteban Achacollo. alcalde de Bombo; Bernabé Ticona. Simón Achacollo. Santos Tico y la demás comunidad de Bombo».

23Rodríguez decretó lo mismo.

24El 18 de abril, 16 de estos indios se entrevistaron con Jacinto Rodríguez, siendo conducidos por el Licenciado Manuel Araníbar, presbítero que cumplía el oficio de cura en Poopó. Ellos fueron: Antonio Challapa, principal del ayllo Tapacani; Felipe Flores, del ayllo Carangas; Josep Quispe, principal el ayllo Tanaco; Mateo Aima, alcalde mayor del pueblo de Poopó; Juan Huanca, alcalde ordinario; I. Nuñez, P. Calderón y L. Santos del común de Poopó; Andrés Choque, principal, y C. Ramos del común de dicho Partido; Miguel Manuel, principal del anejo de la Venta y Media e intervino también Melchor Challapa, gobernador y cacique principal del pueblo de Challacollo.

25Todos ellos aceptaron la paz y, al igual que los de Sora Sora, entregaron a los dos principales cabecillas revolucionarios de Poopó: Francisco Flores Ibarra y Antonio Pacheco.

26La diferencia de estas capitulaciones con las de Sora Sora era que en estas últimas se decía que debían quedar obedientes a las autoridades de la Villa de Oruro y, en las de Poopó, que «obedecerán a los justicias y jueces destinados por Su Magestad a la provincia de Paria».

27Además de entregar a las cabezas del motín, debían devolver los muebles robados a los vecinos de Poopó y a los transeúntes y entregar los pliegos que arrebataron en el camino a Potosí y en los lugares donde tuvieron centinelas.

  • 7 Ibídem.

28Las capitulaciones fueron firmadas por los intérpretes y por Melchor Challapa, aparentemente otro de los principales contrarrevolucionarios7.

29El 26 de abril, les tocó el turno a Ignacio Morales, alcalde mayor de Colquemata, capital de la provincia de Carangas; Mateo Flores, alcalde ordinario; Julián Torres, de ¡a parcialidad de Samancha; Tomás Yarri, del ayllu Collana; J.J. Nina y Diego Choque, del mismo ayllu; Vicente Ferrer de la Cruz, del ayllu Sullani, parcialidad de Urani; A. Quispe, del mismo ayllu; Tomás Paco, del ayllu Caracollo; P. Gutiérrez, del ayllu Cala. Al igual que otras comunidades, firmaron las mismas capitulaciones que los de Sora Sora. Uno de los firmantes, Vicente Ferrer, fue acusado anteriormente de estar en contra de la revolución.

30La carta del principal de Colquemata pidiendo la paz decía lo siguiente:

«Señor General: Don Vicente Ferrer de la Cruz Mamani, originario y principal pasado del Pueblo Real San Juan de Colquemarca de la provincia de Carangas, paresco ante la piadosa justificación de VMd con mi maior rendimiento y acato que devo y digo declarando la suma verdad sin perjuicio de mi conciencia ni persona alguna, pues el día veinte y seis de enero impensadamente avian llegado unos treinta y tantos indios de la doctrina de Huayllamarca a las tres de la mañana bien prevenidos a quitarle la vida a nuestro corregidor. Digo que estos indios son residentes yn un ayllo nombrado Sulcatunca por fin lo avían acabado con él; y después de quatro días dentré yo a dicho me pueblo y en aquel entonces mi elejió toda la comunidad del referido me pueblo por su Capitán y a cuya elección acepté y admetí por darles gusto, que entonses ya lo hallé toda la plata distruida y sus bienes del mencionado me corregidor y aviéndoles querido ya haser y proseguir con el dicho empleo con algun sujecion de sus exsesos de los dichos insolentes de Sulcatunca se han diferenciado sus acciones contra mi y avía imbiado un vellite (billete) a la comunidad de dicho me pueblo a que me promoviese de me empleo de Capitán en otra persona como consta del dicho vellite que presento adjunto y siempre está continuando con sus insolencias cada día más influiendo con papelitos a cada pueblo con lo que tiene conceptuado en sus iniquas conductas, y no solo en aquel dicho me pueblo sino a otras jurisdicciones también como a todos les consta y más que aora avían intentado haser invación con el pueblo de Chuquicota que según hemos tenido carta ya nosotros ultimamente. Nos inbia otro papelito desiendo que el Virey nos manda con mucha fuersa para que vengamos a la vatalla con esta Villa, todo lo que no hemos creedo. Antes si hemos procurado de consiguir la amistad con esta Villa y con la Real Audiencia que según tenemos una carta sercular de la provincia de los Charcas que nos imbió la comunidad y en cuia inteligencia venimos a solicitar y implorar el perdón en nombre de toda mi comunidad para que puedan tener una pas perfecta y quedar enteramente sosegado y poder pasar a los valles por que estos alborotos nos ha servido de maiores daños y atrasos y carecimientos de un todo y por todo lo qual dirije al Capitán me subieron a la Real Audiencia con esta misma inteligencia para que quede sosegado el dicho mi pueblo y en cuios terminos a VMd pido y suplico que atendiéndome en lo que tengo expuesto servirá de concedernos el perdón general a dicho mi pueblo y a los insolentes de dicho Sulcatunca podrá determinar la superior atención de VM en lo que conceptuare ser más conveniente para pas perpetua y sosiego de nuestras almas en haserlo asi resibiré favor con justicia y juro lo necesario en derecho que no prosedo de malicia y para ello:
Vicente Ferrer de la Cruz».

  • 8 Ibídem. Ambos escritos.

31Sebastián Uriarte, hilacata, y Esteban Miranda, alcalde pasado de la estancia de Lequepaica; Gregorio Vallejo, hilacata de la de Ondavi y Diego Mamani, hilacata de la de Ocatavi, todos de la doctrina de Paria, provincia del mismo nombre, pidieron también la paz a Jacinto Rodríguez. Afirmaron que fueron llevados por los indios sediciosos; que eran católicos, fieles al Rey, que habían experimentado pérdidas de bienes y de vidas, etc. Firmaron las capitulaciones el 29 de abril. Entre ellas, se destacaba la tercera: «Obedecer a sus justicias... y patrones en cuyas tierras habitan»8.Las otras capitulaciones fueron iguales que las de Poopó: producir y traer bastimentos para la Villa, entregar a los cabecillas para su castigo, devolver los bienes, etc. Además, las autoridades de Oruro les entregaron un pasaporte para no ser molestados.

32Los de Lequepaica habían entregado a los principales cabecillas de esa estancia: Andrés Colque, Bartolomé Mamani y Asencio Mamani, antes de las capitulaciones.

33La comunidad de la doctrina y santuario de San Agustín de Toledo, una de las más activas en las dos primeras invasiones, también envió un escrito a las autoridades de Oruro:

«Señor Justicia Mayor: La comunidad de la doctrina y Santuario de San Agustín de Toledo como más aya lugar en derecho parese ante la integridad de VM y dise: Que con notisia que tiene que en esa Villa se está por VMd sustansiando la causa de estas reboluciones y motines, y por consiguiente se admiten los expedientes presentados por aquellos pueblos que conosiendo su desarreglo y deprabada malicia en estas inquietudes intentan e imploran el perdón e indulgencia de estos echos y exsesos cometidos por nuestra rustisidad y (?): por lo que fiados en la piedad y caridad exisiva de Nuestro Católico Rey Don Carlos Tersero, asemos a VMd esta representasión y suplicamos se sirva agregarla a los autos de la materia pues su objeto no es otro que aser presente el conosimiento que tenemos de nuestros yerros y la enmienda con que protestamos repararlos, sin mesclarnos más en gabillas y juntas que entorpescan la pas, y se opongan al sosiego y fraternidad y armonía que debemos guardar con todos los bibientcs que siguen nuestra Santa Fe y Sagrada Religión; y porque es congruente para nuestra solisitud indegnisarnos de las imposturas y calumnias, asemos presente las poderosas razones que tenemos para alcansar el perdón de Nuestro Monarca, cuia piedad esperamos conseguirlo con menos dificultad que otros pueblos.
Después de los alborotos de la provincia Charcas, se infestó esta de Paria cuyo prinsipio fue el espantoso echo de la muerte del General don Manuel de la Bodega y Llano (que Dios aya) en esta facción no ha tenido parte esta comunidad ni aun remota: para este funesto echo se propusieron sin duda los agresores la usurpasion de los intereses o reparto que devían a dicho finado; esta razón no comprende a esta comunidad porque el repartimiento que hizo a los indibiduos que la componen se le tenía íntegramente satisfecho, lo que conbence y esclarese nuestra ignosensia respecto de no tener interés alguno que nos sujierese tan torsidas intensiones. En la primera inbasión inferida a esa Villa no concurrió de propósito alguno de nuestra doctrina y si uno que otro asistió entre los que la asaltaron, serían los que casualmente se hallaron allí y fueron talbes con destino de comprar o bender algun efecto y aunque estos se incorporasen con las comunidades de otros pueblos que saquearon esa Villa, atropellaron a los Ministros de Jesucristo, profanaron los templos y quitaron la bida a muchas personas, no deve ser causa para que toda la comunidad padesca la seberidad del castigo que estos echos demandan.
En todo el discurso de nuestros desbíos no hemos sido origen de juntas y conbocaciones para empresas (?), antes si de otros pueblos eran muy freguentes los papeles con que nos inquietavan y debanesían los arreglados consejos con que freguantemente nos amonestava nuestro Pastor y Cura lisito de nuestro bien y por esto consultando el tal sosiego y arreglo de nuestras conductas por el mejor (?) de nuestras almas pintándonos lo bano de nuestros pensamientos y lo orroroso de nuestras estasiones, así en el púlpito como de lo doméstico de su casa; pero como nos conminasen con quitarnos la bida, insendiar nuestros ranchos y aprovecharse de nuestros cortos ganados y bienes, subyugándonos al temor más grave a la justicia, condesendimos con los pernisiosos influjos, yendo en compañía de otras comunidades autores de estas empresas, tan biolentas y coactos que los unos fuimos liados con sogas por asegurarnos mas abiendo nuestra repugnancia en esta facción nos hallamos comprehendidos por custodiar nuestras hasiendas, con cuya ruina nos amenasaban, y como hubiese prosedido a exemplares no dudávamos la ejecusión de sus intensiones: además de que en la entrada que se intentó aser a dicha Villa en la que única concurrimos nosotros acobardados con la (?) de otros, lejos de aver echo daño alguno partisipamos del castigo de la Justicia Divina la que no podía desentenderse en causa que tenía más interés que los hombres; con este conosimiento deponiendo nuestra tenasidad y rebeldía, con las luses que su Dibina Magestad se a dignado ministrarnos, abrimos los ojos a tan claros y palpables abisos sin duda porque no hemos concurrido ni bertido proposición y religiosa que escandalise.
En las atrosidades que se han cometido en las riberas y otros lugares no ha sido cómplise esta comunidad en semejantes robos y destrosos como es inconcuso y público, como también que a este pueblo llegó el contagio mucho después que a los demás, y acaso sino hubiese sido compelido con biolensias y amenasas se hubiera mantenido con la cristiandad, sugesión a su Magestad y a los tribunales que lo representan; y es lo que desde oi prometemos procurando borrar nuestros delitos con el temor de Dios y arreglo en lo subsesivo; y en prueba de ello hemos entregado la mitad del tercio de tributos de Nabidad, único atrasado que desiemos ya no haver suspendido nuestro giro (?) satisfasiéramos por interés pero dando (?) a nuestros efectos integraremos dicho tersio sin extraña diligensia y prosiguiremos en adelantes con esta contribusión tan devida y justa; pues nunca nos ha paresido grabosa ni disconforme, como tampoco continuar en la mita de Potosí en la que no ha avido ni havrá nobedad; si sólo los exsesivos repartos nos ponían a términos de abandonar nuestra Patria y desamparar nuestras mugeres e hijos por castigos que por este capítulo sufríamos no alcansando nuestras fuersas a dar pronto cumplimiento, ni satisfaser tan cresidas cantidades.
Todas las razones que ban aquí estampadas en este escrito y nesesitan de prueba, protestamos justificarlas, así para bindicarnos como para alcansar el perdón e indulgensia que solisitamos; como igualmente que la piedad de VMd se sirva consedernos el ingreso a csa Villa a expender nuestros efectos y continuar pagando los reales tributos, aquí estamos sujetos desde la conquista de este Reino.
También asemos presente a la comprehensión de VMd como en confirmasión de nuestra cristiandad practicamos la satisfacción, que nuestro cura ordenó diésemos a esta Santa Iglesia, caminando de rodillas la distansia de dos quadras poco menos, resando el rosario de María Santísima, siendo el primero que lo egecuto nuestro expresado cura, para obligarnos con su exemplo, hasta llegar en la misma conformidad en compañía nuestra al mismo templo; en cuios términos hemos de mereser de la justificasión de VMd se sirva aser presente nuestras razones a la Real Audiencia para el efecto que se refiere que de nuestra parte lo aremos en cuerda separada aconpañado del informe que nuestro Cura se dignare consedernos a insinuación nuestra, por tanto.
A VMD pedimos y suplicamos se sirva probeer y mandar según y como llevamos referido en que reseviremos mersed con justicia jurando lo necesario en derecho no proseder de malisia y para ello:
Cruz Callisaya, alcalde mayor. Ambrosio Mamani, principal de Ullami. Agustin Ramires, principal de Collana. Crus Porto, alcalde ordinario, Ignacio Loyo, (firma ininteligible), principal de Pomasara (?) Fontes, principal de Piruca. (firma ininteligible), principal de Huayllanco. Lopez Iparra, principal de Chuquioco (O Chuquioca)».

  • 9 Ibídem.

34Los de Toledo, en un segundo escrito, pidieron que con el perdón «no teneremos embarazo para dentrar y salir en esa Villa y sus circunferencias, a expender nuestros efectos del mismo modo que antes practicábamos y que para que no se nos siga ningún perjuicio en el ingreso a ésta, será bien que exprese que con pasaporte de nuestro cura podamos salir de nuestro pueblo a cualquiera partes con libertad y sin riesgos»9. La solicitud fue concedida por las autoridades orureñas.

35Finalmente, el 4 de mayo, firmaron las capitulaciones ante Rodríguez los siguientes representantes: Cruz Callisaya, alcalde mayor; Cruz Porto, alcalde ordinario, y Agustín Rodríguez, principal del ayllu Collana; Pascual Chambi, de Charini; Ambrosio Mamani, de Ullami; B. Saca, de Condoroca y Canasdia; todos estos ayllus de la parcialidad de Anansaya de dicho pueblo. Representaron a la parcialidad de Urinsaya: Felipe Josef Quispe, principal de Huayllanco; Lopez Marca, de Chuguioca; Ignacio Guanaco, de Pumasora; Rafael Condori, de Guescarague; Julián Fuentes, de Piruca; Nicolás Choque, gobernador depuesto; Tomás Axalla, prioste de Chocoña, y Juan de Dios Apu Bedoya, gobernador pasado. Se presentaron con el cura Juan Manuel Gabino y Argandoña, de dicho beneficio. A los que enviaron los escritos se añadieron Felipe Josep Quispe, los delegados de Pumasora y Chocoña y Apu Bedoya.

36En Toledo, la contrarrevolución tuvo tal efecto que inclusive de ahí salieron tropas que apoyaron la expedición contra Túpac Catari.

37Los principales revolucionarios de las dos primeras invasiones, los de Challacollo, cayeron también bajo la contrarrevolución dirigida por Melchor Callapa, gobernador de dicho pueblo. El 10 de abril, entregaron a los que ellos juzgaban los cabecillas rebeldes más importantes: Mateo Guaca, Andrés Chinchi, Bernabé Taquichiry, José Chinchi, Ascencio Taquichiry y Diego Aguacho.

38Firmaron las mismas capitulaciones que las otras comunidades ante Jacinto Rodríguez, el 5 de mayo de 1781. Estuvieron presentes: el citado gobernador Melchor Challapa; Carlos Aguacho, alcalde mayor; Martín Santos, alcalde ordinario; Ignacio Santos, principal del ayllu Tinta; Mateo Ramos, segundo del pueblo; Gregorio Romero, principal pasado; Agustín Canasa, del ayllu Taraco; dos hermanos Parecagua y cien indios más de dicha comunidad. Además de aceptar las capitulaciones, prometieron obedecer a los justicias de Paria. Los que firmaron, como en otros casos, fueron los intérpretes.

39También Challapata, la comunidad dirigente de la revolución en la región, forzada por la derrota, pidió perdón y paz.

40El 18 de abril, los indios de esa doctrina escribieron a Jacinto Rodríguez:

  • 10 Ibídem.

«... llenos de confusión piden perdón a sus pasados errores y solicitan la paz con esa Villa... aunque quiera dar por satisfacción que los de este pueblo no fueron los primeros que se movieron para presentarse en las inmediaciones a esta Villa, sino que fueron compelidos por las (?) comarcas que querían sindicar la muerte a los yanaconas de Sillota, con otras muchas razones que pudieran indemnizar nuestro error en alguna manera; pero no siendo nuestro ánimo fatigar la atención de VM con antecedentes que retarden este asunto...», dan su rendimiento al Rey, «de quién y en su nombre de la Real Audiencia del distrito tenernos ya indulto especial para toda esta provincia... Para verificar nuestro arrepentimiento y lealtad se ha prevenido a nuestros tambos dejen libre el paso a los caminantes y los auxilien en lo necesario, en estas pascuas hemos estado previniendo los indios a mita para Potosí y haciendo se apronten los tributos a Su Magestad lo que muestra la sinceridad de ánimo en busca de la paz. A los pies de V.S. sus humildes criados: Firman Pedro Calle, Pascual Condori, N. Mamani, Cruz Canaviri, Gregorio Ari y Julián Condori»10.

41Ese mismo día, escribieron al cura del pueblo de Challapata, Licenciado don Manuel Aranibar, pidiéndole que los ayudase a conseguir el perdón «que es precepto de Dios perdonar al enemigo»:

  • 11 Ibídem.

«Muy venerado señor: Hemos visto la de Vuestra Merced con fecha de 18 del que corre, la que es dirigida al alcalde mayor Gregorio Ari y a don Pascual Condori sobre que dichos le escribieron en asunto de que VM ai Justicia Mayor en nombre de este pueblo pidiera el perdón con la paz que nos conviene. Sobre que VM a dichos alcaides expresa en la suya que inmediatamente paso a lo de dicho señor y haber amonestado sobre el particular, a lo que respondió que estaba pronto a administrar perdón bajo de las capitulaciones... (las mismas de las otras comunidades). Las armas que llevamos en palos fueron por influjos de los de Sora Sora y Poopó, que muchos azadores ojas de espada afinzados en palos largos, los que serán entregados...»11.

42No hay el documento donde conste que hubiesen firmado la capitulación; pero, a fines de mayo, ayudados por los de Poopó, entregaron al principal cabecilla de la revolución: Santos Mamani y a Melchor Cuysara.

43La comunidad de Yaco, perteneciente a la jurisdicción de La Paz, el 25 de abril, pidió también que se haga la paz, mediante el cura Jacinto Ugalde. Los de la Villa respondieron que previamente debían firmar las capitulaciones para poder franquear los pasaportes que les permitiesen el ingreso a la Villa.

44Yaco era una comunidad más cercana a Oruro que a La Paz; de ahí su interés por mantener buenas relaciones.

45El 18 de mayo del mismo año, volvió a escribir la comunidad insistiendo en el pedido de paz. Se quejaban en la carta de haber sido atacados por los soldados de Yungas y temían un ataque de Cochabamba:

  • 12 Ibídem. Yaco.

«Señor General don Jacinto Rodríguez: Mui señor mio, y mi amo: luego que mi señor cura recibió la de VMd, me mandó llamar juntamente con la comunidad y a todos nos mostró la carta de VMd y nos dio a entender lo que ella contenía, haciéndonos al mesmo tiempo cargo del herror que havíamos cometido en escribir a ese ilustre cavildo del modo que havíamos escrito, culpa que la confesamos a todas voces y de ella nos arrependimos y pidimos perdón el que esperamos conseguir de su benignidad, pues no dudamos de ella que se hará cargo de que como ignorantes, y que no entendeamos en rigor los términos ni el amanuense nos dio a entender lo hicimos, siendo assi mismo cierto y culpable unos dos chunchos indios que benieron y alborotaron facilitándoles el hecho, todo lo que nos pesa cada rato del yerro más y más y nuevamente pedimos perdón confesando ser nuestro Monarca el Sr. Carlos Tercero (que Dios guarde) y estando prontos al entero de los reales tributos y obedecer todas las órdenes como antes y que nos admita la paz mandando a toda la gente nos dejen libre dentrada en essa Villa a todos los de este pueblo; assi mismo suplicamos rendidamente a VM se sirva escribir una carta al comandante de Cochabamba de quien nos hallamos continuamente amenazados para que suspenda el executar con este pueblo, haciéndole manifiesto de la paz que hemos conseguido en essa Villa y lo arrepentido que estamos de nuestros herrores y no dudamos conseguir assi, y quedamos pidiendo a Dios le guarde muchos años para nuestro alivio.
Yaco, mayo 18 de 1781.
De VM. seguros servidores. El gobernador Simón Mamani y demás principales.
Otrosi: digo yo el gobernador de esta comunidad que me falta muchos principales originarios que lo han muerto en el Curato de Inquisivi y demás contornos los soldados que benieron de los Yungas en defensa (?) que empezaron desde Toriri a asolar y ahora VMd lo suspenda a los de Cochabamba pues será grande perjuicio al Rey nuestro.
Simón Mamani»12.

46Jacinto Rodríguez, el 21 de junio, decretaba que se escribiera a los indios con la más eficaz recomendación de que la manera de liberarse de las resultas de los hechos que habían cometido era vivir con temor a Dios y obediencia al Rey y a los ministros que lo representaban.

47La primera carta de la que se tiene noticia en la que los de Sica Sica pidieron la paz fue una fechada el 21 de abril. Como las otras, estaba dirigida a Jacinto Rodríguez y firmada por el mismo que antes del rompimiento se había puesto a sus órdenes:

  • 13 Ibídem. Sica Sica.

«Muy señor mío: En días pasados escreví a los señores capitanes de ese regimiento para que se contuvieran de los grandes excesos que ivan haciendo con los indios de mi comunidad y no saber el porque, quando éstos no habían delinquido en ningún motín de los que an habido en esta Villa cuya respuesta espera. Y estoy en que no habrán recibido dicha mi carta, atribuyendo al descuido de los portadores, solo e recibido una, en respuesta de otra, escrita a V.M., a lo mismo que ellos aspiraban y aspiramos pues debemos propender a la paz y quietud que es del agrado de su divina Magestad para evitar los grandes castigos que nos pueden sobrevenir de la mano de Dios, como de nuestro Monarca. Antes de recebir la de V.M., estaba satisfecho, de que de esa Villa no habían de salir, por no haber dado motivo para ello; pero mal se compadece, con lo acaecido en la estancia de Anconuño por lo que se (?) la de parte de (esta), como de esta mi comunidad, puede VM estar cierto, de que no abrá el menor movimiento. Y para que estas nuestras cartas sirvan de instrumento para la confederación de nuestra pacífica amistad y V.M. como Ministro y leal vasallo de Su Magestad, debe propender al adelantamiento de la Real Hacienda y no a su disminución que a mi se me hace muy sensible el perder un indio por estar éstos a mi cargo y estar el resto de dar cuenta en llegando el tiempo-. En mi antecedente que digo les insinue a dichos señores, que uno a otro, que se había desviado de esta mi comunidad, sin darme parte pagaron con sus vidas, no por eso deben estar estos perseguidos. Aunque se repara por unas cartas que tengo en mi poder escrita de esta Villa, en que previno a sus indios de su hacienda que no me mezclen con los de las comunidades previniéndoles que si lo hacían serían castigados hasiendo cumplir a los hechos quando estamos prontos a manifestar las súplicas y cartas de los del contorno de esa Villa. Todos estos se disculpan con el ejemplo, que dieron en ésta, de donde a venido creciendo éste cáncer y a pasado a la ciudad de La Paz con tantas iniquidades y robos que hemos experimentado. Estos dicen estar inteligenciados de que la paz con los Challapatas ha sido por haberlos coechado los de esa Villa, que los de mi comunidad no pretenden semejante cosa, solo si recelan que con la embozada paz, padecer algún grave perjuicio, para lo que será preciso que VM interponga su respeto... haciendo cargo que son unos pobres indefensos que no saben lo que hacen y que están arrepentidos e imploran su auxilio...
Juan Bautista de Vargas»13.

48Entre líneas puede deducirse que los recelos seguían, especialmente por lo de Anconuño y porque los soldados insistían en sus abusos y saqueos. Es interesante el argumento que utilizó Vargas para tratar de apaciguar a los de la Villa: la pérdida económica que significaba la muerte de un indio. Esto, obviamente en relación con el tributo indigenal y con la mita. Del auto que dictó Rodríguez, se desprende que dio respuesta ese mismo día y que la envió con el mismo muchacho que trajo la nota de Vargas. De su contenido, hizo referencia la próxima nota del principal de Sica Sica.

49Sica Sica, una de las comunidades más pobladas de La Paz, que apoyó activamente al asedio a la Villa, también capituló. Pero, antes de ello, persistieron muchos recelos e intercambio de muchas notas. Sica Sica, como se sabe, fue la última comunidad que abandonó la lucha armada.

50El 26 de abril, Juan Bartolomé de Vargas, a nombre de la comunidad de Sica Sica, escribió a don Jacinto, anoticiando que «recibí la de VM en respuesta de la que le escribimos con fecha 21 del que corre y quedamos enterados de su contexto y satisfechos de todo». Esto quería decir: aceptar la obediencia al Rey y a la religión; por ello, pedían la paz:

«Por medio de un auto bien acordado por ese Ilustre Cabildo, elque se publicará así en este pueblo como en los demás inmediatos a éste, para el sosiego y antigua quietud.
Aunque no dan lugar por los papelitos que escriben de esa (de Oruro) como al presente, incluyo uno y omito enviar los demás. Pero no por eso nos apartamos de lo dicho arriba y sólo suplicamos que Vuestra Merced ponga remedio porque es alborotar más y andan con tanta precaución que recelan el trajinar por las inmediaciones de esa Villa.
También debemos decir a V.M. que con nombre e influjo de este pueblo y sus comunidades han procurado invadir sus intentos de estas provincias y pueblos para después disculparse que nosotros hemos sido los que hemos convocado...
El día 21 de éste (abril) a la una de la tarde llegó el extraordinario de la Villa de Potosí con el destino de pasar a la ciudad de La Paz lo que no se verificó, motivo de hallarse el Virrey supuesto (Túpac Catari) del Alto de dicha ciudad. Por lo que se determinó se volviese de aquí con la certificación que se le diese correspondiente ai pasaporte.
VM. nos anoticia de las providencias expedidas por nuestro Monarca a favor de sus comunidades y vasallos como igualmente las determinaciones que tiene, pues aquí no se abrió ningún pliego y en todo fue atendido.
Los indios vecinos de las haciendas de todo ese contorno no se atreven a portar a esa Villa a causa de las grandes amenazas que van haciendo sus amos, por lo que la alta consideración de VM. pondrá el remedio en todo.
Juan Bartolomé de Vargas».

51Las amenazas de los propietarios de haciendas y de algunos vecinos de Oruro preocupaban y mantenían recelosos a los de Sica Sica y a los de comarcas aledañas a la Villa; sin embargo, el abandono de la lucha armada a fines de abril era casi total en la región. Más al norte, Túpac Catari insistía en el cerco a La Paz.

52El 30 de abril, la comunidad de Sica Sica volvía a insistir:

«Muy señor mío: Con la llegada de mis hijos, trajo la noticia de esa Villa, por lo favorecido que se hallaron por VM y juntamente, los que tuvieron sus yerros, de varios pueblos an venido a pedir perdón a este Ilustre Cabildo y por esos nos acojemos al favor y amparo de VM por el yerro que hicimos en este pueblo, solo por los alborotos que ubo en ese lado, sin saber quién fue el motín y por eso le escribimos a VM si sabía o tenía alguna providencia para nuestras defenzas y solo tuvimos la respuesta, a que nos arreglásemos a lo que Dios manda como católicos cristianos y nos hemos estado, manteniéndonos con su buen consejo y ahora suplicamos a VM, nos instruia de qué modo, podemos ocurrir a ese Ilustre Cabildo, si por carta o venir algunos principales a pedir perdón y que aiga pases con la formalidad que corresponde... sus hijos dispuestos a obedecerle...
Los ilacatas, principales y toda la comunidad».

53Todavía pasarían cerca de 10 días antes que los de Oruro dieran una respuesta cierta a la solicitada pacificación. Los de Sica Sica buscaron la mediación del cura, como había sucedido con otras comunidades. Así, el 7 de mayo, el capellán Josep del Barco escribió nuevamente a Rodríguez:

  • 14 Ibídem. Sica Sica.

«Muy señor mío: Sin embargo de la consideración que han merecido de la piedad de V.M. admitiéndolos a S.G. después de algunos yerros que han cometido, me manifiestan oy se hallan recelosos de algún perjuicio que pueda irrogárseles por los soldados españoles y me han pedido me interese con V.M. a fin de que no se les haga daño alguno, lo que practico con el mayor esfuerzo, haciéndole presente el rendimiento con que en el día se conservan»14.

54Tres días después, el 10 de mayo, don Jacinto Rodríguez decretó:

  • 15 Ibídem. Sica Sica.

«Dándose por este juzgado la más pronta y expresiva respuesta que haga entender a los naturales de! pueblo y provincia de Sica Sica los favorables efectos que les resultaran siempre que permaneciesen constantes en el conocimiento de la verdad (?) estando sujetos a la obediencia de Nuestro Católico Monarca y sus Ministros...»15.

55El decreto significaba que, mientras los de Sica Sica se mantuvieran tranquilos, no les iba a pasar nada.

56Los de la comunidad de Caracollo, pueblo cercano a Oruro y entonces de jurisdicción directa de la Villa, a pesar de estar convocados por Túpac Catari, pidieron la paz afirmando que fueron coaccionados por otras comunidades.

57La solicitud de los de Caracollo decía lo siguiente:

  • 16 Ibídem. Caracollo.

«Diego Flores, Eugenio Canaviri, Guillermo Copa, Manuel Canaviri, por nosotros y haciendo personería por todos los demás naturales del Parrochial y Viceparrochial de la Doctrina de Caracollo y anexos de Yarvicoya, Pongo, Condoriri, Rodeo, Quelcata, Alcamarca, Conchamarca y Sillota, en la más bastante forma que aya lugar en derecho paresemos ante VMd y desimos: que la justificasión de VMd usando de las facultades que dignamente exerce y en el Real nombre de nuestro Rey y Señor el Católico Monarca se ade servir de proseder a reconoser por sumario juicio como en los naturales de la mencionada doctrina no resulta capítulo ninguno que los haga cómplises en la casi universal revelion de indios que sea ido experimentando por ser así de justicia según el mérito que resulta favorable y siguiente.
De positivo y público se save y efectivamente emos experimentado como los indios de la comunidad de Challapata vistos que se hisieron reos de las muertes que perpetraron en su Doctrina y que en su virtud se reselaban la pena del jaleón para cuyo efecto era toda la prevención de soldados y diciplina militar que el señor corregidor don Ramón de Urrutia formalisava en esa Villa tomando de aquí todo el motivo de sus errados pensamientos, pasaron de facto con el fin de aumentar sus fuerzas para resistirle, a convocar a todos los naturales de los pueblos comarcanos con tanta coacción que si puntualmente no se les ovedecía se les avía de inferir la pena capital: cuyo vigor en ves de permitir algún efugio se hiso inexpugnable con la unión que se atraxo de las comunidades de Sica Sica, Ichoca, Caranga y Pacages y mucho mas aviendo concurrido con el estímulo de una codicia infernal que los asía consentir en locupletarse (?) de todos los bienes agenos. Lo que así acreditaron con el hecho de aver pasado violentamente a tomar pocesión de las hasiendas de los españoles, y estimándoselas respectivamente y por consiguiente aprovechándose de sus ganados y usufructos y declarándonos a sus moradores por sus yanaconas con las serviles ocupaciones a que nos destinaron los cosineros, leñeros, aguadores, muleros, en cuyas penosas posesiones era inescusable mantenerse compelidos de la dura opresión y cautiverio que nos avían puesto. En estos términos susedió que quando los indios de comunidades vinieron a esta Villa a la primera invación que precedió en el día nueve de marzo no venimos lo que nuestro parrochial ni de los demás anexos que son de la provincia de Sica Sica por avernos llevado hasta las inmediaciones de La Paz, y de los demás que somos de la jurisdicción de esta Villa como los de la Estancia de Sillota, si vien venimos hasta la media pampa del camino nos regresamos desde allí haviendo hecho lo propio en la invación que sucedió en el dies y ocho del dicho mes, mataron a quatro de nosotros y de esta suerte consiguieron el traernos. Donde se ve claramente la rigurosa coacción, que abríamos sufrido, y no se escusa de la criminalidad del hecho e igualmente la complicidad y asi mismo falsifica de plano el asento bulgar que se dexó decir en esta Villa de aver sido los indios de Sillota los principales que vinieron a la invasión primera del dicho nueve en el que como no concurrieron, no murió ninguno, como supusieron haber peresido muchos.
No menos conduce a indemnisarnos de la complicidad en el delito el de no aver prestado de hechos ni de palabras motivo alguno que ubiese obligado a nuestro párroco a desampararnos; porque cuando salió de su parrochial a esta Villa no dirá aver dexado allí algún movimiento, y sino se regresó savemos que fue por no exponerse a padecer las violencias de las comunidades que circundan la doctrina, las que aún en su aucencia se le iragaron imbentereándole los bienes de la Iglesia, como así asiendo escrutinio de sus bienes y lo que es más dexándole proveida carta de concordalo la que para en poder de nuestro Parrocho y a más de esto las experimentamos nosotros en ocación de aver venido a conducirlo, que nos obligaron a rebolber del camino; por lo que ya nos aviamos destinado a tener en custodia su Iglesia y casa, como podrá certificar en caso necesario. Y si después de todo nos aviamos reducido a vivir en los serros desamparando nuestros ranchos no avía sido con el fin de manifestarnos reveldes, sino poseídos del natural temor de morir; lo que también se comprueva con el silencio que hallaron en nuestro parrochial los soldados que fueron de Cochabamba, quienes no dirán aver sido molestados por nosotros ni con la más leve provocasion, movimiento o pugna, como susedió en la estancia de Anconuño solo por averse hallado alli el concurso de indios de comunidades pero no en el parrochial; y si no ubo otra diferencia, claro está que, el espíritu de la revelion no se tenía de parte nuestra, sino de aquellas. Ni menos negaran aver (tarjado: si en la expresada) visto un papel fixado en las puertas de la Iglesia en el que se avisaba al público no avernos mesclado en la presente revelión, y assi tambien encontraron la casa parrochial enteramente custodiada, lo que no obstante los dichos soldados la saquearon rompiendo puertas y ventanas, sin reservar ni la ventana de la Sacristía por la que entraron a robar y estraer algunas piesas de plata labrada.
Y si en la expresada ocación se pudiera creer aver sido el motivo que nos contuvo de qualquiera movimiento el forsoso temor a la cresida tropa de soldados; pero nos puede asegurar que el propio ubiese mediado, quando por aquel pueblo transitó un soldado a quien en defecto de los chasqueros le prevehimos de mula y guía para su ida y buelta. Por todo lo que no se verá que en la presente revelión nos ubiesemos comprehendido de otro modo, sino coactos, y porque el caso nos sobrevino repentinamente y estando sin prevención de aviso; el que teniendo al presente para no bolver a reinsidir en nueva revelión, como se nos quiere obligar presentamos en debida forma el papel de convocatoria que se nos avía dirigido por el Supremo Virrey (se refieren a Túpac Catari). Y en estos términos, bajo de la mas ingenua, y verdadera protesta que hasemos de obrar como católicos christianos y leales vasallos a Nuestro Rey y Señor Don Carlos Tercero, suxetos y ovedientes a los SS jueses y parrocos, suplicamos rendidamente a la venigna integridad de VMd se digne a resevirnos la indemnisacion que ofresemos producir declarándonos en su virtud por no incursar en tan grave delito, y absolvernos de las penas prevenidas por derecho y a impartirnos su necesaria venia para el salvoconducto en todos los lugares de nuestra Monarquía estando como estamos prontos a acreditar nuestro arrepentimiento auxiliando la Villa en los casos ocurrentes contra los reveldes y en lo demás a que se nos destinare en servicio de la Real Corona y suplicamos se nos den los acostumbrados pasaportes por nuestro parrocho o por otra persona que fuere de su agrado. Por tanto, a VMd pedimos y suplicamos así lo provea y mande que será justicia la que deceamos alcansar jurando lo necesario en derecho no proseder de malicia y para ello:
Diego Flores. Eugenio Canaviri. Guillermo Copa. Manuel Canaviri» (todas las firmas son ¡guales, por lo que parecen haber sido hechas por la misma persona)16.

58El 14 de mayo de 1781, representantes de Curahuara de Pacajes, otro pueblo paceño que participó activamente en el asedio a Oruro, escribieron al Cabildo de esa ciudad a nombre de tres ayllus nombrados Chambi, Chua e Hilata, pidiendo la paz:

  • 17 Ibídem. Curahuara de Pacajes.

«... haciendo presente que movidos del general rumor y desasosiego que se ha causado entre los naturales de estos parajes, hemos vivido en la mayor consternación sin poder arbitrar cosa alguna... Y aunque en nuestro pueblo se han experimentado algunas novedades que nos llenan de confusión, siendo la principal la falta de nuestro pastor y párroco, en que hemos recibido el mayor goipe, éstas se han originado solamente de lo extraño de estos tiempos y la conducta poco arreglada de algunos hombres de inferior juicio, a la que no hemos cooperado...». Les sorprende la salida intempestiva del cura «no ha muchos días», a pesar el sentimiento que le tenían. «En el día nos oprime la inquietud por la poca paz que se experimenta». Por eso piden paz, que se digne declararlos libres y dignos de la piedad del Rey.
Firman: Agustín Tupa, Mateo Canaviri, Josef Terrazas, Miguel, Tomás, Marcos y Silvestre Mamani; Sebastián y Bartolomé Villa; Bartolomé (Alalluya) y Marcos (Theras)17.

59Al igual que otros pueblos, los de Curahuara todavía se mantenían recelosos y, en versión de los firmantes de la nota, aún había alguna «conducta desarreglada» en algunos de su comunidad con los que decían no tener ninguna relación.

60Rodríguez decretó el 18 de mayo que admitía la paz bajo la condición que se sujetaran a las capitulaciones. En tal sentido, se les dieron pasaportes para que pudieran transitar libremente.

61El sacerdote Antonio Espínola de Estrada, «cura beneficiado» del pueblo real de Huayllamarca, acreditó ante Rodríguez la buena conducta a intenciones de ese pueblo y dijo que, salvo personas particulares, siempre habían cumplido con sus deberes religiosos, no habían estado implicados en los sucesos, etc. Rodríguez respondió al cura que «no recibirán daño mientras estén sujetos a la ley y a la justicia».

  • 18 Ibídem. Huayllamarca.

«Al Ilustre Cavildo Justicia y Regimiento de la Villa de Oruro: El pueblo real de Huayllamarca, que se compone de dos parcialidades: Aransaya y Urinsaya, todos en común y a nombre de ellos los governadores, alcaldes y principales de cada una de dichas parcialidades, con el más profundo respeto y movidos de la christiandad y celo con que asta aquí nos hemos manejado, ocurrimos por medio de esta representación, haciendo presente a la alta consideración de V.S. y decimos:
Que en el considerable tiempo en que sean experimentado por lo general graves mociones entre todas clases de personas, a sido muy continuo el sobresalto con que hemos vivido, haciendo más que regulares progresos con solo avernos contenido en nuestro pueblo entre tanta turbulencia de males, que aun asta oy amenazan, y procuran inquietarnos a nuestra buena conducta.
Vien informado se hallará VS de los continuos asaltos que ha experimentado essa Ilustre Villa, concurriendo a tan reprobables intentos aún desde los lugares más remotos, guiyados solamente de tales quales influxos, que caresen de toda acceptación. Solo este pueblo no haziendo reparo ni a las continuas graves incinuaciones, que se le hacían, en que sin temor de Dios ni de lo justo de las (?) se amenasaba con el mayor descaro su total ruyna, ni menos queri (borrado) balerse de la inmediación que logra a dicha Villa ha procurado mantenerse imparcial y esento de tan viles y fantásticas apreenciones por no dejar de obserbar las buenas costumbres, que avían dequirido de sus antepazados, y guardar con la mayor limpieza la feé calholica y la suma equidad de las L.L. impuestas por el soberano que hoy rige.
Y aunque deseávamos nosotros anteciparnos con esta representacion o pasando personalmente a postrarnos ante los benignos pies de V.S. a fin de balernos de tan poderoza protección para el fomento de nuestra quietud y resguardo de nuestras propias vidas; esto mismo se nos ha embarasado de suerte que por no incitar otros ánimos contra nosotros mismos, hemos permitido el que tal vez se aya infamado nuestro proceder por suponernos cómplizes en los acontecimientos, que se an ido experimentando, los que muy lexos de consentirlos hemos procurado y con efecto los hemos desbanecido con nuestra propia indiferencia y aun pesitiva repugnancia a seguirlos.
Muchos y claros exemplares nos queda en este pueblo, con que poder dar plenos combencimientos de la fidelidad y total sugeción al Catholico Rey, nuestro Señor que Dios guarde; pues a más de no aver inobádose cosa alguna de nuestras antiguas obligaciones, también hemos propendido con el mayor vigor y resolución, que nos a sido posible el fomento de la unión y verdadera pas de toda esta provincia como lo podrán testificar generalmente todos los avitadores de ella, haciendo presentes los muchos clamores que en palabras y por escrito se les an hecho presentes, a fin de contener qualesquiera exsesos que podían originarse de la poca reflección que se reconose entre nosotros los miserables indios.
Esto mismo se sopone daría mérito a la fatalidad que se executó con el finado corregidor el General don Matheo Ibañez Arco, que de Dios (?), cuyo hecho nos tiene llenos de orror y confución a todos los provincianos de manera que sinos fuera posible borrarlo con las más copiosas lágrimas de arrepentimiento no lo escuzaríamos; pero por que talvez puedan algunas malas voluntades hazernos cumplezes en un hecho enteramente hajenos de toda christiandad, como lo es este: no podemos menos que representar el celo de V.S. la limpieza nuestra en semejante asumpto para lo que no necesitamos de más comprovante que lo público y notorio»18.

62Los de la comunidad de Andamarca, una de las más activas en los sucesos revolucionarios, también pidieron la paz el 18 de mayo. Cuatro días después, el Justicia Mayor decretaba que, a pesar de que estuvieron metidos y mataron al corregidor, les concedía la libertad, siempre que obedecieran al Rey.

63La carta de los de Andamarca decía:

  • 19 Ibídem. Andamarca.

«Muy Señor mío y dueño de mi maior respeto:
Todos estos mis indios de esta su doctrina, assi Urinocas, como los que pertenecen a este pueblo, llenos de llanto y aflición, por estar expuestos a perecer, me an informado hallarse VM indignado (justamente esa ilustre Villa), y determinado a castigarlos y no permitirles comercio, suponiendo hubiessen concurrido en los hechos exsecrables oppucstos a los derechos de la razón, del Divino y de Nuestro Soberano, de perseguir a ella siguiendo a los demás bárbaros indios de las doctrinas consabidas, y que ponga al recto (?) dictamen de VM, no aver concurrido; mas no obstante pidan el perdón, que los culpados an conseguido y venia para solicitar en esta Villa comidas y expender sus efectos de sal.
Defacto asseguro a VM que a la empressa pervercíssima de querer abansar essa Villa y perseguirla, no an concurrido estos mis indios, pues aviendo yo tenido noticia de papeles circulares de los vecinos sediciosos para envestir a esa Villa, en una Dominca de Quaresma, explíqueme quanto pude de que serían transgresores del derecho de la rasson, del Divino traidores a Nuestro Rey tan poderosso en armas riquessa (?) etc, sus funestas consequencias en toda linea, y en confirmación, lo acaecido a los indios de Charcas, que pretendieron asaltar a la ciudad de la Platta, cuya noticia la savían ellos mejor, agregándose la otra noticia dada por ellos mesmos, estaban los soldados dragones embiados por el Sr. Virrey de Buenos Ayres serca de Potossi para sujetar, castigar toda gente levantada, en cuias circunstancias (?) de possitivo mudaron de dictamen y se apartaron de los mas influientes.
En estos términos, y hallarse toda esta gente verdaderamente arrepentida de la sublevación que practicaron y hechos escandalosos, de que ocurrieron a su Alteza para conseguir el perdón, lo que expongo a VM (que a tener compañero lo haría personalmente) tendrá VM conmisseracion de estos simples, perjudiciales indios condonándolos, y permitiendo su comercio, cuya acción será propia de VM, como que exercita la jurisdiccion de Nuestro Soberano tan missericordiosso.
Nuestro Señor guarde VM muchos años. Andamarca, mayo 18 de 1781 de VM su más rendido Capitán: Don Manuel de Valenzuela»19.

64La comunidad del pueblo de Paria, jurisdicción directa de la Villa, una de las más radicales y activas desde el inicio de la sublevación, fue una de las últimas en capitular. Se presentó ante Rodríguez el 29 de julio. Previamente, envió una nota firmada por Juan de Dios Cortés, alcalde pasado del Beneficio de San Ildefonso de Paria; Josef Antequera, alcalde de Huaylla; Miguel Yucra, alcalde de Colpa; Agustín Nicolás, alcalde de San Juan; Nolasco Mamani, alcalde de Calaguailla; Miguel Fabrica, alcalde de Culcupampa; Andres Puna, alcalde de Lequepalca, y demás principales de dicha doctrina. Según ellos, fueron «inducidos» por varios individuos de Sillota, Coñuño e Irusna para invadir la Villa; que si los siguieron fue por temor a perder vidas y haciendas. Por tanto, pedían perdón y paz «de todos los excesos que sin acuerdo ni reflexión hubieran cometido como pusilánimes llevados de aquel influjo». Firmaba la nota, a nombre de los principales, Manuel Enríquez.

65El 29 de julio, entraron a Oruro con demostraciones de penitencia, trayendo las imágenes religiosas de los patrones del pueblo. El día 30, el Justicia Mayor Jacinto Rodríguez decretó lo siguiente:

  • 20 Ibídem. Paria.

«...Teniendo presenle ia satisfacción pública que han dado a la Villa con haber entrado a ella el día de ayer 29 del corriente con demostraciones de penitencia trayendo al Patrón de su Doctrina San Ildefonso y a Nuestra Señora de la Asunta a fin de recabar el perdón general de los excesos y delitos que cometieron en el alzamiento e invasión que hicieron a la Villa... usando de la conmiseración y equidad..., se les concede a dichos indios el perdón de las penas en que estaban (?) por los delitos cometidos y se admite la paz...»20.

66Obviamente, las paces fueron dadas con la condición de que firmasen las capitulaciones. El 30 de julio, con presencia de J. Rodríguez, los principales y más de 400 indios de los comunes entre hombres y mujeres, del Reverendo Fray Pedro de Araníbar de la orden de los Redentores y teniente de cura de dicho beneficio y del Protector de Naturales, se firmaron las Capitulaciones, las mismas que con las otras comunidades, recalcándose que debían pagar el tributo del tercio de Navidad pasado.

  • 21 Ibídem. Paria.

67Ese mismo día, Rodríguez decretó que, para los fines que conviniese y aprovechando que estaban los indios de Paria juntos, «digan con libertad por quién fueron convocados para el ataque de la Villa el 11 de febrero y los asaltos posteriores»21.Dijeron todos, sin discrepar, que el que convocó fue el alcalde mayor de su pueblo nombrado Gerónimo Lizarazu.

68El 14 de agosto de 1781, en presencia de Jacinto Rodríguez, firmaron las mismas capitulaciones por medio de intérpretes y del Protector de Naturales los principales del pueblo de Callapa, provincia de Pacajes: P. Cuevas, B. García, A. Tasa, S. Casilla, M. Silosa y P. Tola; recalcándose, en este caso, lograr el abastecimiento de frutos a la Villa.

69Previamente enviaron una nota pidiendo la paz, en la que acusaban a Julian Apaza (Túpac Catan) de influir para la movilización de su pueblo. También acusaban a Martín Noera, Capitán Coronel, y a Andrés Copa, a quienes tenían prisioneros:

«Señor Corregidor, Justicia Mayor:
Pablo Cueta, Baltasar Garsia, Antonio Tasa, Sebastian Tacasilla, Manuel Selosa, Pedro Tola, indios principales del pueblo de Callapa, provincia de Pacajes, por nosotros y a nombre de toda nuestra comunidad postrados a los pies de VM. con el más profundo rendimiento paresemos y decimos. Que con motivo de ¡a general (sublevación) que sea experimentado en las provincias de estos contornos, llegó a términos nuestra desgracia de andamos en sus desaciertos, sin reparo, al menos (?) de nuestro Soberano, a quien confesamos y aclamamos por nuestro Rey y Señor natural: En consequencia de ello, y a causa de las muchas y violentas amenassas, con que (?) obligar nuestra flaquesa el indio Julian Apasa con la supuesta autoridad y denominación de Virrey de estos lugares, supimos dar de mano a nuestras santas y laudables costumbres y emprehender las más visiosas y reprobables, que sólo podían tener aceptación en nuestra ignorancia; de cuyas resultas se originó en dicho nuestro pueblo la muerte del gobernador pasado no por toda la comunidad sino por solo un ayllu, y al haver concurrido en varios asaltos de los que con inhumana inclemencia y sin respeto a nuestra Religión Católica y por lo sagrado de las leyes ha experimentado la ciudad de La Paz de parte de los naturales; no dexando de servirnos del mayor fomento e influxo para tan atroces designios la suma tenacidad de dicho Julián Apaza en sus descaminadas providencias que sangrientamente dirigía contra nosotros en caso de contraversión, con otras muchas, de distintos pueblos y sugetos, que con igual forma se tornavan facultades de supeditar en nosotros, y haser que se violente nuestra moderación.
Pero, señor, reconosiendo nuestras culpas dignas verdaderamente de los más rígidos castigos, tiempo ha que hemos vivido justamente arrepentidos de ellas, procurando con nuestro mayor (?) y en prueba de la sugesión a nuestro Católico Monarca; rendidos y con encases muestras de penitencia, muy cumplidas satisfacciones assi a esta Villa como a la ciudad de La Paz, por uno y otro hemos tenido graves obstaculos por muchos pueblos que se han enteresado en lo contrario no menos que con la protesta de arruinar nuestras vidas y hazienda por lo que no hemos omitido ocasión de (?) conducto seguro para encaminarnos a esta Villa, como lo hemos verificado, en la presente, en que por convensimiento de nuestro sosiego y arrepentimiento, hemos presentado ante VMd con triunfo casi superior a nuestras fuerzas dos reos nombrados Matias Noera, Capitán Coronel, y Andrés Copa que con la mayor actividad influían a la perdición del reyno como lo reconosera VMd. por sus propias confessiones, y el thenor del nombramiento que les acompaña; cuyo hecho demuestra muy bien el servicio a la Magestad Católica, sin embargo de la cortedad de nuestras facultades.
En inteligencia de estos y siertos de que ante la piadosa atencion de VMd. meresemos benigna aceptasión y abrigo, ocurrimos a continuación de este declararnos perdonados y dignos de la piedad del Católico Rey nuestro Señor, de manera que con él podamos ocurrir a qualquiera otros Tribunales, donde sea conveniente nuestra defensa ... A VMd. pedimos y suplicamos bajo de las banderas de Nuestro Soberano el señor Don Carlos Tercero, declarándonos el perdón de nuestros delitos para así conseguir... y aser constar ante el Señor Comandante Ignacio Flores el tiempo ha que hemos solisitado dar nuestra justa obediencia a Nuestro Rey Natural...
Cueta. B. Garsia. A.Tasa. S.Tacasilla. M.Solosa, P.Tola».

70También los de Mohoza, de la jurisdicción de La Paz, pidieron perdón a los de la Villa de Oruro; por su ubicación geográfica, tuvieron que hacer lo mismo con Cochabamba. A las autoridades de ésta, entregaron a sus cinco cabecillas. Su primera carta del 17 de abril empezaba con la actitud humillante que habían asumido otras comunidades:

«Pasamos a suplicar de su generoso pecho tenga conmisiración con sus pobres inndios y sosiegue la ira y enojo de su noble y piadoso pecho... para que así vivamos con sosiego y tranquila paz... y que Nuestro Señor Jesucristo permita a estos torpes abrir los ojos para ver la tropelía que han cometido...».

  • 22 Ibídem. Mohoza.

71Pedían perdón y finalizaban la carta: «Yo y mi compañero Juan Colque y los del común de este miserable pueblo aseguramos ser obedientes, humildes a vista de la razón bastante que a V.M. asiste...». Firmaban como hijos y rendidos vasallos Gaspar Choque y Juan Colque, gobernador y principales del pueblo22.

  • 23 Ibídem. Mohoza.

72En una segunda nota del 26 de abril, los mismos firmantes se alegraban de haber sido favorecidos con la respuesta de Rodríguez, «pues nos ha servido de grandísimo consuelo y desde el día que hemos recibido la de Ud. hemos tenido descanso y sosiego». Agradecían la concesión de la paz llegada cuando «iban a quedar enteramente destruidos». Le daban la noticia que también habían conseguido la paz con Cochabamba «por haber conducido unos cinco revoltosos». Le anunciaban, además, que concurrirían con sus efectos como siempre lo hacían para lo cual esperaban se les «envíe pasaporte para entrar a la Villa»23.

  • 24 Ibídem.

73También un cura trajo la carta de pedido de paz del pueblo de La Joya, firmada por el común el 23 de abril de 1781. «Sus ovejas (del cura) están clamando por su regreso a este curato y tener el alivio que pretendemos». Se disculpaban de no haber respondido la carta de 3 de abril «por estar el tiempo tan dilatado y al mismo tiempo los caminos cerrados». Le escribían para que mediase ante los señores de la Villa y que pudiesen permanecer en ella y no los atacasen. A cambio, ellos prometían estar en sosiego y que «no pasaremos de este Río de la Barca». Más adelante, explicaban que habían estado dentro del movimiento subversivo por obedecer las providencias despedidas por José Gabriel Túpac Amaru24.

74Así se rindieron todas las comunidades por la derrota militar y porque necesitaban comercializar sus productos en Oruro. Ofrecieron volver a pagar los tributos y asistir a la mita; pero, aun derrotados, insistieron en la injusticia del reparto mercantil.

75Los curas dueños de haciendas y los párrocos fueron los mediadores. A la hora de presentarse los yanaconas de haciendas, eran los más temerosos por las amenazas de venganzas de sus amos. No se sabe si éstos las cumplieron; lo cierto es que, entre abril y agosto, se firmaron las capitulaciones. Pero los criollos no pudieron descansar porque quedaba vivo el otro frente de batalla: los agraviados europeos.

Notes

1 A.G.I. 601. Expediente de Declaraciones.

2 A.G.I. 601. Expediente 8. «Expediente de las capitulaciones celebradas para el perdón que solicitaron los indios de diferentes provincias».

3 Ibídem.

4 Ibídem.

5 Ibídem.

6 Ibídem.

7 Ibídem.

8 Ibídem. Ambos escritos.

9 Ibídem.

10 Ibídem.

11 Ibídem.

12 Ibídem. Yaco.

13 Ibídem. Sica Sica.

14 Ibídem. Sica Sica.

15 Ibídem. Sica Sica.

16 Ibídem. Caracollo.

17 Ibídem. Curahuara de Pacajes.

18 Ibídem. Huayllamarca.

19 Ibídem. Andamarca.

20 Ibídem. Paria.

21 Ibídem. Paria.

22 Ibídem. Mohoza.

23 Ibídem. Mohoza.

24 Ibídem.

© Institut français d’études andines, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter