Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Oruro 1781: Sublevación de indios y rebelión criolla

 | 
Fernando Cajías de la Vega

Primera parte. Economía y Sociedad

Capítulo IV. Economía y hacienda

Texte intégral

A. LA ECONOMÍA

1. Economía Natural y Economía Monetaria

1Noes intención ni en éste, ni en los subsiguientes capítulos, dar una visión completa de la economía orureña en la segunda mitad del siglo xviii. Sin embargo, es fundamental, para comprender mejor la sublevación indígena y la revuelta criolla, conocer con la mayor profundidad posible aquellas actividades económicas que gravitaron precisamente en el proceso de esas rebeliones. Por eso, se dedican capítulos especiales a la minería, al tributo indígena y al reparto mercantil.

2Pero, antes de estos análisis específicos, es necesario recordar algunos aspectos generales. Sin duda, existen muchos estudios, especialmente de los últimos años, sobre la economía colonial de la segunda mitad del siglo xviii. En Perú y en Charcas dos parámetros engloban ese período: crisis y reforma.

3Ahora bien, uno de los primeros cuestionamientos que salta a la vista es el de la caracterización. ¿Qué tipo de economía fue la orureña del siglo xviii? Al respecto, pueden existir diversas respuestas teóricas, pero se toma como punto de partida inicial la distinción entre economía natural y economía monetaria.

  • 1 Para el estudio de la economía natural y la economía monetaria, la base fundamental de este capítu (...)

4Es indudable, tal como lo ha demostrado sobre todo Ruggiero Romano, que en toda América, aún en el siglo xviii, coexisten una economía monetaria, cuyo principal medio de cálculo y de intercambio es la moneda, y una economía natural de intercambio, la mayoría de cuyas transacciones se realiza esencialmente por la vía del trueque1. En casi todas las regiones hispanoamericanas del siglo xviii, y en algunas hasta hoy, la economía predominante era la natural de intercambio.

  • 2 Este aspecto es analizado con mayor detalle en el capítulo de manode obra.

5Los ejemplos son muchos. En lugares de alta producción de metales preciosos, la circulación de moneda era escasa; mucho más en regiones puramente agrícolas. Así, en Paraguay, la yerba mate servía de signo de intercambio. El salario real de los mitayos en Potosí lo pagaban sus comunidades, porque con lo que en verdad se mantenían no era con los pequeños jornales, sino con los medios de consumo que cargaban anualmente desde sus lugares de origen2. En definitiva, la escasez de moneda fuerte, la calidad de la moneda común y la casi nula velocidad de circulación son indicadores de que Hispanoamérica en su conjunto tenía una tasa de monetarización muy pequeña y, por ello, la gran masa de las actividades económicas estaba dentro de la esfera de la economía natural.

6La economía orureña no fue una excepción. Es indudable que, al ser un centro importante de producción de plata, existía más circulante que en otras regiones; pero también es cierto que la casi totalidad de su excedente se exportaba a Lima y, luego, a Buenos Aires. La gran masa de la población estaba más vinculada a la agricultura. Gran parte de la mano de obra minera era mitad de su tiempo jornalera y la otra mitad, campesina.

7En Oruro, en Paria y en Carangas, la mayor parte de la tierra era propiedad de las comunidades indígenas. Mediante el sistema del control vertical sobre tierras en los valles, algunos ayllus tenían una economía natural de autosubsistencia. El comercio de los productos indígenas, aun en los mercados de Oruro, se hacía en gran medida por la vía del trueque.

8Los jornaleros no sólo se pagaban con dinero, los pagaban también con coca o permitiendo el robo de plata sin beneficio y menos acuñación. El tributo indígena era calculado en pesos, pero solía ser cancelado en productos. En algunos ayllus, como los de los urus o los aymaras de Challacollo, el tributo, aún hasta fines del siglo xviii, era inclusive calculado en varas de ropa (ver Capítulo Tributos).

9Este tipo de economía, que era en la que se desenvolvía la gran masa de la población y en la que, inclusive, la élite tenía que hacer gran parte de sus transacciones, coexistía con la economía monetaria.

10Los créditos de los comerciantes a los mineros se calculaban y se cancelaban en pesos o en barras de plata. Aunque no se ha hecho ningún cálculo al respecto, todo parece indicar que el comercio de ultramar en gran medida estaba dentro de la esfera monetaria. Pero, sin duda, lo más monetarizado era la Real Hacienda.

11A diferencia de Paraguay, por ejemplo, las Cajas Reales de Oruro calculaban iodos sus ingresos y egresos en pesos. El tributo era una excepción, pero no del todo. Paulatinamente se exigió el pago del tributo en moneda y éste fue uno de los mecanismos por el que muchos indígenas se vieron forzados a vender su fuerza de trabajo.

12El reparto forzoso de mercaderías a los indígenas, institucionalizado en 1750, fue otro mecanismo por el cual, además de introducir al indígena al mercado de consumo de productos de ultramar, se lo obligó a buscar moneda.

13Si bien es cierto que existió una relación entre las dos economías y que los pudientes supieron beneficiarse de ambas, es también cierto que la coexistencia fue contradictoria. Especialmente en la segunda mitad del siglo xviii, la economía andina de autosubsistencia o de intercambio de lo indispensable entraría en conflicto con la economía mercantilista expansiva, deseosa de ampliar mercados y producción. Este es, sin duda, uno de los factores de la enorme inestabilidad en el siglo xviii. En todas las sublevaciones indígenas hay un objetivo común: la abolición del reparto forzoso.

14La coexistencia de la economía natural de intercambio con la economía monetaria permite reafirmar el concepto de que en ese espacio y en ese tiempo se vivía, desde el punto de vista de la economía europea, una transición del feudalismo al capitalismo; este concepto quedaría incompleto si no se toma en cuenta lo que se ha dado en llamar modelo de producción andino. Con base en los criterios expuestos, se caracteriza al sistema económico colonial de Oruro a fines del siglo xviii como el terreno donde coexisten y se relacionan conflictivamente dos modelos socio-económicos.

15El modelo andino mantuvo todavía relaciones ancestrales y peculiares, como aquélla de tener tierras en zonas más bajas a manera de enclaves, relación que ayudó a la expansión de la sublevación. Pero, por otra parte, las comunidades indígenas estaban articuladas al sistema colonial, en general, por mecanismos de dependencia que les obligaban a entregar la casi totalidad de su excedente de producción y de fuerza de trabajo.

16En el conflictivo siglo xviii, la coexistencia se tornaría imposible y, al igual que otras provincias, las de Oruro, Paria y Carangas se sumaron a la sublevación general.

17Pero el siglo xviii es aún más complejo. Entre los dos modelos y las llamadas sociedades duales se dieron también puntos de encuentro: el mestizaje cultural, la plebe, la ciudad tomada por mercados indígenas, los pintores indios de vírgenes y de santos; pero, sobre todo, los caciques. Ningún personaje como el cacique representaba la dualidad en sí mismo, con un pie en su comunidad y el otro beneficiándose del sistema.

2. El Espacio Económico Colonial

18Para la comprensión del sistema económico colonial es también necesario reflexionar sobre dos tipos de conexiones de una economía regional: la relación colonia-metrópoli y la intercolonial. La primera de las relaciones es la más estudiada y es indudable que ésta estructuró, en gran medida, el espacio colonial.

  • 3 ASSADOURIAN, Carlos Sempat: El sistema de la economía colonial. Instituto de Estudios Peruanos, Li (...)

19Sempat Assadourian caracteriza esta relación como el ordenamiento por el cual se generaba una transferencia de excedentes hacia la metrópoli, valiéndose la Corona de dos mecanismos: «a) el manejo de la Hacienda pública como un método directo para captar una cuota de excedente económico colonial y b) controlando el comercio»3.

20Oruro, al ser productor de plata, tenía una relación más importante con la península que regiones como Córdoba o Tucumán, por ejemplo; pero, al pertenecer al Virreinato, se vio mediatizado por Lima, primero y, luego, por Buenos Aires.

  • 4 Además de los estudios de Assadourian, existen varios trabajos sobre el mercado interno. Particula (...)

21La segunda, la relación intercolonial, requiere, en el caso de Oruro, estudios más profundos. Varios investigadores han estudiado otras zonas del continente. Sempat Assadourian señala acertadamente que, al estudiar las relaciones metrópoli-colonia, el historiador debe «tratar igualmente de revelar las relaciones que se establecen y operan dentro del propio espacio colonial»4. Los estudios han develado un mercado interno de gran magnitud.

22Esto tiene mucho que ver con Oruro porque para la formación de ese mercado cumple un papel muy importante la minería. Especialmente en el siglo xvi, pero también en los siglos xvii y xviii, la minería de la plata, como producción dominante, otorgó a Potosí y Oruro el rol de ejes articuladores de un amplio espacio geográfico.

23Las minas requerían alimentos, vestido, transporte que les otorgaban las provincias circundantes. Es indudable que, con la crisis de la minería orureña en el último tercio del siglo xviii, el mercado interno se debilitó; pero no desapareció.

  • 5 GAVIRA, Concepción: “Producción de plata y comercio en Oruro a fines del periodo colonial”. En: Re (...)

24La relación entre la minería y el comercio en Oruro forma parte de los últimos trabajos de Concepción Gavira5, quien demuestra con base en datos fiscales que, a diferencia de otros centros mineros, la crisis minera de las últimas décadas del siglo xviii no repercutió en una baja profunda de circulación de mercancías, sobre todo porque éstas eran utilizadas para pagar en especie las muías de Tucumán, la cera de Santa Cruz, la coca de los Yungas de La Paz, el aguardiente de Tacna.

  • 6 LEWINSKI, Liliana: Una plaza de venta atomizada: la Cancha de Oruro, 1803 y 1812. C.E.R.E.S., La P (...)

25Liliana Lewinski ha demostrado que Cochabamba, en la época de este estudio, era la principal abastecedora de ví veres de Oruro, especialmente de cereales, frutas, verduras y aves6.

26Hasta la sublevación del 10 de febrero de 1781, la influencia que tenía Oruro sobre las provincias vecinas era muy grande. No sólo sobre las provincias aledañas de Paria y Carangas, sino también sobre las provincias del norte de La Paz y las provincias cochabambinas. Los mineros orureños eran dueños de importantes haciendas en Cochabamba.

27Por eso, a las tremendas consecuencias de la crisis minera iniciada poco antes de la sublevación, se les dedica capítulo especial, como una de las causas fundamentales de la rebelión y el descontento.

28En conclusión, Oruro y, especialmente, Potosí articularon por mucho tiempo un amplio espacio regional. Hasta la creación del Virreinato de La Plata fueron, con Lima, los grandes constructores del llamado espacio colonial peruano. Las reformas borbónicas dieron a estos centros mineros, como a otras ciudades de la Audiencia, la tarea de consolidar con su riqueza el nuevo espacio regional, cuya capital era Buenos Aires.

29Sólo la Guerra de la Independencia ayudaría a demostrar que, dentro de esos espacios macroregionales, se articuló otro espacio más pequeño, el de Charcas. En todo caso, en los años cruciales de este estudio, es obvio que la crisis, las reformas administrativas y el paulatino deterioro del mercado interno alterarían la economía orureña.

30Para los indios, era otro el problema. La rebelión demostró que su espacio sólo forzadamente tenía relación con Lima o Buenos Aires. Sus centros gravitantes eran el Cusco, La Paz, el altiplano en su conjunto y los valles interandinos.

3. Las Reformas Borbónicas

31Todas las economías regionales, incluyendo obviamente Oruro, se vieron afectadas en mayor o menor grado por las reformas borbónicas. En la segunda parte, se analizan sus repercusiones políticas; aquí sólo se presentan algunas reflexiones sobre la política económica.

32Como bien señala Luis Navarro, la mentalidad reformista se abrió desde el gobierno de Felipe V; pero fue, sobre todo, durante el gobierno de Carlos III (1763-1789) cuando se plasmaron las principales medidas reformistas.

  • 7 NAVARRO GARCÍA, Luis: Hispanoamérica en el siglo xviii. Universidad de Sevilla, 1975, pág. 155.

33El desastre de la Guerra de los Siete Años y sus efectos en América hicieron ver a Carlos III, que comenzaba su gobierno, la necesidad de acelerar el proceso de reformas iniciado por sus antecesores: «La aceleración del proceso de reajuste de las instituciones del Imperio con objeto de obtener de éste toda la fuerza y la riqueza necesarias para hacer de España una potencia capaz -por lo menos, aliada con Francia- de resistir con éxito la creciente pujanza de Inglaterra»7.

34Este fortalecimiento del Imperio implicaba reformas económicas, comerciales, administrativas y territoriales en la península y en las Indias. Para ello, la Corona contó con la colaboración de dinámicos pensadores y funcionarios ilustrados.

35La mayoría de esos pensadores planteaba que las verdaderas riquezas eran la tierra y la industria de los hombres, que la tierra era el origen de la riqueza, pero que la industria y el comercio «abren muchos y copiosos manantiales» y, finalmente, que después de la tierra y de la industria «No hay en el mundo tesoro que iguale al de las minas de nuestras Indias» (ver Capítulo Minería). En otras palabras, la reforma económica debía consistir en fomento y modernización de la agricultura, la industria, el comercio y la minería. En definitiva, aumento de la producción.

36Sus inspiradores fueron filósofos «progresistas», pero, sobre todo, en el sentido de modernizar España, más que en el de profundas transformaciones sociales. Con ese fin, se produjeron importantes reformas en la península.

  • 8 Citado por FONTANA, Josep: La crisis colonial en la crisis del Antiguo Régimen español. Lima, 1986 (...)

37En suma, la reforma planteaba un nuevo modelo de crecimiento económico para España, en el que cumplían un papel fundamental las colonias. Pero, para las colonias, la mentalidad era diferente, ya que la reforma estaba supeditada a los intereses de la metrópoli. Esto se ve claramente en lo que respecta a la industria; los propios pensadores ilustrados plantearon que nose permitiera a los americanos producir artículos que pudiesen competir con los de España, con el fin de «mantener la dependencia mercantil, que es la útil para la metrópoli»8.

38Esta frase de Campomanes resume muchas posiciones de pensadores y funcionarios coloniales. De ahí que la reforma económica en las Indias fue, sobre todo, comercial y de Hacienda. Estos dos ramos, junto a la minería, eran los que podían dar mayores ingresos para el fortalecimiento de las finanzas estatales.

  • 9 NAVARRO GARCÍA, ob. cit. Capítulo X.

39El proceso tuvo tres momentos: El primero, desde 1763 a 1775, bajo la dirección del Ministro Arriaga, caracterizado por el inicio de las medidas innovadoras. El segundo, desde 1776 a 1787, dirigido por el Secretario de Indias, don José de Gálvez, fue la fase en la que se realizaron las más profundas modificaciones. El tercero, de 1787 en adelante, bajo el reinado de Carlos IV, fue el período en el que se alteraron o consolidaron las reformas9.

40En lo que respecta a este estudio, es indudable que el momento más importante es el segundo. Bajo la dirección de Gálvez se crearon las nuevas entidades político-administrativas, se organizó el sistema de intendencias, se realizó la Visita general de Imperio, se reorganizó la Hacienda, se fomentó la minería y se reglamentó el comercio libre entre España y las Indias.

41De las reformas político-administrativas se tratará en la segunda parte, pero aquí interesa puntualizar algunos aspectos de las reformas económicas. De éstas, la más importante era la reforma mercantil que tenía dos brazos: la libertad de comercio, por un lado, y el aumento de las alcabalas y el establecimiento de aduanas, por el otro.

  • 10 FONTANA, ob. cit., pág. 6.

42Gran parte de la política económica de la metrópoli tenía su base en aumentar en forma considerable el comercio de las colonias con la metrópoli para incrementar los ingresos de la Hacienda, “puesto que la mayor parte de los ingresos americanos de la Corona derivaban de los tributos sobre el tráfico comercial y daría lugar a que saliesen de la península para las Indias grandes cantidades de productos agrícolas e industriales españoles, lo cual bastaría para asegurar el desarrollo económico de España: para engendrar crecimiento y progreso dentro del marco de la vieja sociedad, sin necesidad de cambiarla”10

  • 11 Cálculos de LINCH, John: Spanish Colonial Administration, 1782-1810. The Intendant System in the V (...)

43La liberación mercantil empezó mucho antes que el decreto de 1778, con nuevas ferias, navíos fuera del sistema de flotas, compañías comerciales; pero, fue a partir del famoso reglamento que se consolidó el comercio entre doce puertos españoles y veinticuatro americanos. El efecto para las Indias fue desigual. Para Buenos Aires significó una nueva existencia, el fin de su historia como región periférica y marginal del Imperio; para Lima, en cambio, el ocaso de su poder. Para charcas, el desvío de su disminuida riqueza hacia el Atlántico. Para España, la reforma tuvo éxito, pues, en diez años, el comercio se incrementó en un 700%11.

  • 12 MOLINA MARTÍNEZ, Miguel: El impacto del sistema de Intendencias en Perú y Chile: la adaptación de (...)

44Mucho más explosivas fueron las medidas relacionadas con el aumento de alcabalas y el establecimiento de aduanas. La visita de Areche que, entre otros asuntos, buscaba terminar con la corrupción de los corregidores y el abuso del reparto, por paradójico que fuera, generó una gran resistencia en todas las capas de la sociedad peruana y de Charcas. Aquí se puede aplicar lo dicho por Vicens Vives, para quien muchos procesos revolucionarios empiezan con la revuelta de los privilegiados, y lo dicho por Miguel Molina, para quien todo programa reformista lleva implícitas protestas y reacciones12. Areche se encontró en conflictos hasta con el propio Virrey, con los grandes comerciantes de Lima y de las provincias. Pero sus medidas no afectaban sólo a los estratos superiores; las aduanas y el aumento de alcabalas conmovieron a todos los sectores de la sociedad colonial. Estas sublevaciones son estudiadas en la segunda parte; baste aquí con reiterar que así como el período de Gálvez fue el más reformista, fue también, en Perú y Charcas, el más conflictivo.

45En la minería, la modernización de sus medios de producción, el fomento, los bancos de crédito, la formación del minero, los tribunales de minería, la disminución del precio del azogue, fueron también en su mayoría medidas de Gálvez. La efectividad de éstas es mucho mayor en Nueva España que en el Perú y en Perú mucho más que en Charcas. Oruro, en particular, no pudo salir de la profunda crisis y decadencia de su producción (ver Capítulo Minería).

46Finalmente, los reformadores buscaron modernizar la Real Hacienda para aumentar las recaudaciones y agilizar su envío a la metrópoli. Esto implicaba una transformación de los mecanismos, racionalización de los impuestos y, especialmente, el establecimiento de funcionarios especializados en la recaudación de ciertos ramos, como la alcabala o los estancos.

4. La Reforma y la Real Hacienda

  • 13 CÉSPEDES DEL CASTILLO, Guillermo: “Reorganización de la Hacienda virreinal peruana en el siglo xvi (...)

47El fortalecimiento del Imperio implicaba, como tarea primordial, como bien afirma Céspedes del Castillo, un formidable reajuste de toda su estructura económica y para un país «sin tradición capitalista, es obvio que toda iniciativa de restauración económica había de partir del Estado. Así se explica la importancia que los monarcas borbónicos otorgaron al desarrollo de la Hacienda pública«13.

48La Instrucción General de 1787 estableció que la Hacienda debía ser el motor de toda política en curso; era necesario que se aumentasen los ingresos y se los administrase mejor.

  • 14 Ibidem. Sobre este tema también HERNÁNDEZ PALOMO, José Jesús: “El Estado general de la Real Hacien (...)

49Se crearon nuevos organismos. Instituida la Secretaría del Despacho Universal de Asuntos de Indias, en materia de Hacienda, la Superintendencia de Real Hacienda quedaba en manos del Virrey; pero esto, dadas las tareas de ésta, no tuvo éxito. Por eso, la visita de Areche tenía como finalidad esencial «el arreglo de la Hacienda»14. Esto motivó el interminable conflicto entre los visitadores, primero Areche y luego Escobedo, con los virreyes, a quienes se privó de jurisdicción en esas materias. A la muerte de Gálvez, el Virrey recuperó las prerrogativas de hacienda. Pero en los años centrales del descontento, el conflicto estaba en su apogeo.

50Las reformas también trataron de racionalizar las actividades de otros organismos, como la Junta Superior de Real Hacienda y el Tribunal de Cuentas. También el funcionamiento de las Cajas Reales. Hasta el comienzo de la Visita General, dos eran las Cajas principales: Lima y Potosí. Oruro era una Caja sufragánea de Potosí junto a las otras Cajas de Charcas, exceptuando Carangas. Con la creación del Virreinato de La Plata, todas las de Charcas pasaron a depender de Buenos Aires. El régimen de Intendencias las dividió en generales, principales y foráneas. Las principales estaban ubicadas en las capitales de Intendencia; por lo tanto, Oruro tenía una Caja foránea dependiente de la Intendencia de La Plata.

51Las reformas implicaron también un nuevo sistema de contabilidad y la creación de nuevos organismos recaudadores exclusivamente dedicados a administrar determinados impuestos como aduanas, estancos, etc.

52En Oruro, las reformas tuvieron su efecto; este aspecto se analiza en el siguiente subcapítulo.

B. LOS INGRESOS DE LAS CAJAS REALES DE ORURO

1. Introducción

53Uno de los parámetros fundamentales para el estudio de la economía de Oruro en la segunda mitad del siglo xviii está en los libros de Real Hacienda. Si bien lo que ésta recaudaba no significaba sino un porcentaje reducido del movimiento económico en su conjunto, las diferentes partidas permiten elaborar un cuadro de las principales actividades económicas, de quiénes aportaban, a quiénes beneficiaba, cuánto se quedaba en la región, cuánto se exportaba. Estas respuestas cuantitativas permiten una respuesta cualitativa.

54Estos datos ayudan al conocimiento de la situación económica y social de Oruro antes, durante y después de la sublevación y, sobre todo, al estudio de la élite y de los indígenas.

55El Cuadro N° 1 de este capítulo detalla el estado general de los ingresos de las Cajas Reales de Oruro entre 1765 y 1807, un período de casi medio siglo, con más años de crisis que de bonanza. Es necesario puntualizar que los reales de cada partida han sido redondeados a pesos; pero las diferencias que puedan surgir de esta operación son casi insignificantes.

56Otro asunto importante de tomar en cuenta es que para cada año existen varios tipos de subtotales. El más importante es el referido al total recaudado en cada año; el segundo subtotal corresponde a lo que sobró de la cuenta antecedente. Finalmente, los otros subtotales corresponden a las deudas antiguas y a las contraídas en el año de la cuenta. Estos cuatro subtotales dan el total general.

57Tomando en cuenta estas dos advertencias, se concluye que en 39 años ingresaron a las Cajas Reales de Oruro 20.886.77 pesos corrientes, de los cuales 9.285.92 (44,5%) correspondían a deudas y 11.601.85 pesos corrientes (55,5%) a ingresos efectivos.

  • 15 Comparación hecha con base en los datos de TEPASKE: The fiscal structure of Upper Perú and the fin (...)
  • 16 Ibídem. La diferencia más grande se dio entre 1791 y 1800. La recaudación en Oruro fue de 1.830.82 (...)
  • 17 Hasta la década de 1760 las recaudaciones de Oruro fueron mayores que las de La Paz.

58En los últimos treinta años del siglo xviii (1770-1800) el ingreso efectivo de las Cajas Reales de Potosí, sin contar lo enviado por otras tesorerías, fue de 24.886.49 pesos, o sea, más del doble de lo recaudado en Oruro15. Para ese mismo tiempo, la recaudación de La Paz fue también mayor que la de Oruro, gracias a los ingresos por tributo y por alcabala16. En definitiva, Oruro, sobre todo por la crisis de la minería, pasó a ser, desde la década del 70, la tercera Caja en importancia de las que eran sufragáneas de Potosí17. A principios del siglo xix, pasó a ser la sexta.

59Las cifras relativas a deudas, sobre las que se volverá más adelante, no son cifras plenamente reales, ya que, sobre todo las referentes a deudas antiguas, se repiten y acumulan año tras año. Pero no por ello dejan de tener importancia, como se verá en los rubros de ingresos más significativos.

60En definitiva, los oficiales reales recaudaron, en efectivo, once millones y medio de pesos, de los que 3.834,938 (33%) correspondían a ahorros de las cuentas anteriores que, lastimosamente, no fueron utilizados en inversiones, sino que, sumados a lo recaudado en el año, eran utilizados en gastos ordinarios.

61Otra conclusión fundamental: las recaudaciones en los años anteriores a la sublevación fueron mucho mayores que en los años posteriores a la misma. El año de mayor recaudación, 1776, fue de 506.396 pesos. En los otros cuatro años de esa década, se sobrepasaron los 300.000 pesos, cifra que nunca fue superada después de 1781. La baja de recaudaciones empezó afines de la década del 70; pero su mayor caída fue en la década posterior. En 1781 se recaudaron tan sólo 112.993 pesos; pero la cifra mínima corresponde a 1785: 99.655 pesos. En la década del 90, el promedio de recaudación fue de 183.827 pesos y el de la década de 1800 fue de 190.884 pesos; en cambio, el de la década de la sublevación fue tan sólo de 154.965 pesos. El promedio de recaudación por año en la década del 70 fue de 287.297 pesos.

62Otra cifra indicativa es que en 24 años posteriores a la sublevación se recaudaron 4.099.807 pesos, mientras que en los 14 años anteriores a 1781 fueron 3.666.440 pesos. Todas estas cifras llevan a la misma conclusión: las recaudaciones bajaron notablemente después de la sublevación. En los siguientes capítulos, se pretende explicar las causas de ello. En todo caso, se puede adelantar, ya que el propio Cuadro № 1 lo demuestra, que las subidas y bajadas e, incluso, las deudas mucho tienen que ver con la principal actividad de la región: la minería.

2. La Minería

63A este sector están dedicados los capítulos V y VI de este trabajo. Por eso, baste aquí con indicar que los rubros relacionados con la actividad minera totalizaron 4.780.834 pesos, vale decir, el 61% de lo recaudado. Este y otros datos, que se verán en los capítulos respectivos, llevan a la conclusión que la minería era la principal actividad económica de Oruro, por lo menos la que daba más altos ingresos a la Real Hacienda.

64Entre los rubros mineros, los más importantes eran el diezmo y el uno y medio por ciento de Cobos, aplicados a las barras de plata. Esta partida es la mayor de todas las partidas de cargo: 2.740.685 pesos (57% de la recaudación minera). Luego, la venta de azogue de Huancavelica: 1.027.332 (21,4%), la venta de azogue de Almadén: 945.306 (19,7%) y, finalmente, otras partidas menores, como la venta de minas, el aumento de valor de las barras y los productos de fundición.

65Es evidente que las cifras totales dan una visión de conjunto para juzgar una situación de medio siglo; pero el análisis es incompleto si no se ven situaciones de detalle. Por ejemplo, hubo años en que la recaudación por diezmos de plata fue menor que el tributo indígena. Por otro lado, la producción de cobre y estaño no era pasible de impuestos, pero su producción era importante.

3. El Tributo Indígena

66Después de la minería, fue el ingreso más importante en las arcas de Oruro y Paria. En otras provincias, como La Paz, era la partida más importante. El capítulo VII de este trabajo está enteramente dedicado a este rubro, que tuvo una incidencia fundamental en la sublevación.

67El total recaudado en los años de este estudio llegó a 1.280.310 pesos, vale decir, el 16.5% del total. Al contrario de lo que sucedió en la minería, a pesar de una fuerte caída en los años inmediatamente posteriores a la sublevación, las recaudaciones por este concepto fueron mayores en las décadas posteriores a 1781 que en las décadas anteriores.

  • 18 En la década del 90 se recaudaron en La Paz por vía de tributo, 2.472.566 pesos; en Oruro sólo 394 (...)

68El año de mayor recaudación fue 1787, con 63.167 pesos; el de menor, 1765, con 15.655. El promedio de recaudación por décadas fue el siguiente: en la década de 1770, 25.845 pesos anuales; en la década del 80, 35.641 pesos anuales, promedio que subió gracias a las recaudaciones de la segunda mitad de la década. Finalmente, en la década del 90, el promedio fue de 39.461 pesos por año18.

69La recaudación por tributos fue mayor a lo recaudado por diezmos de plata en varios años de esa década. En todo caso, el tributo fue también otra de las fuentes que abultó el ramo de deudas. Los detalles son analizados en el capítulo respectivo.

4. El Comercio

70La tercera fuente para el tesoro público fueron los impuestos al comercio; recaudación, sin embargo, de mucha menor cuantía que las anteriores. Lo recaudado por alcabalas totalizó 700.116 pesos, vale decir, el 9% del total.

71Este es un caso en el que las cifras de Cajas Reales por sí solas no nos dan la idea cabal de la incidencia de la actividad económica en la región. En el capítulo VI se analiza cómo el comercio, especialmente el de ultramar vía Buenos Aires, permitió la formación de una élite económica más estable que la de los mineros. El capítulo VIII se ocupa del reparto forzoso de mercaderías a los indios y su incidencia en la sublevación.

  • 19 Ver para la política de alcabalas y sus efectos: O’PHELAN, Scarlett: Rebellions and revolts in eig (...)

72El impuesto más importante en relación con el comercio era la alcabala que desde fines del siglo xvi significaba el 2% sobre el valor de cada transacción mercantil. Dentro de la política de reformas fiscales, en 1772, éste subió al 4% y, en 1776, al 6%. Generalizada en todo el Virreinato, esta política causó protestas e, incluso, rebeliones, agudizadas por el establecimiento de aduanas que cambiaron la forma de cobro de los plazos largos por el cobro inmediato y la aplicación de las alcabalas a productos antes libres de impuestos19. La reacción, que se verá en la segunda parte de este trabajo, fue violenta. Casi toda la población criolla, mestiza e indígena se vio afectada. Sin embargo, el objetivo de aumentar las recaudaciones se logró en gran medida.

  • 20 TEPASKE, oc. cit. Apéndices.

73En La Paz, por ejemplo, el monto de 247.000 pesos que se recaudó entre 1761 a 1770, subió a 666.000 entre 1771 y 1780. En Cochabamba las recaudaciones se duplicaron. También fue enorme la diferencia de lo recaudado en todas las tesorerías del Alto Perú en la segunda mitad del siglo xviii con relación a la primera mitad20.

74En Oruro, como en todo el Alto Perú, se aplicó el aumento del 6% a partir de 1777; pero las recaudaciones aumentaron efectivamente cuando, en 1786, se estableció la Aduana con recaudadores especializados distintos a los oficiales reales. Así, en la década del 70 se recaudó un total de 116.326 pesos; en la de los 80, a pesar del gran bajón en 1781, se recaudó un total de 160.676 pesos y, en la de los 90, 252.458 pesos. En los últimos años del siglo, la recaudación por alcabalas fue superior a la de los tributos (Cuadro N° 1).

  • 21 Con base en el ramo de alcabalas. Cajas Reales de Oruro. A.G.I., Charcas 649 al 653.

75De las alcabalas reales, las que producían mayor ingreso eran las aplicadas a los efectos de la tierra: coca, azúcar, ropa de la tierra, cera de Santa Cruz y yerba de Paraguay, que eran los productos principales. En segundo lugar, estaban las alcabalas aplicadas a los efectos de Castilla: lencerías, ropa en general, hierro, lana, papel, cristales, etc. Un ingreso pequeño (aproximadamente 50 pesos anuales) era la alcabala del vareaje cobrada anualmente a ¡os mercaderes de géneros de Castilla, que oscilaban entre 12 y 18 tenderos. Se incluían también las alcabalas de ventas de bienes inmuebles: casas, trapiches, etc., y las producidas por venta de esclavos. Otro detalle importante a tomar en cuenta para el análisis del cuadro es la inclusión de los arrendamientos de alcabalas sobre las transacciones en pueblos de las provincias de Oruro y de Paria, siendo que el sistema de arrendamientos continuó en ellas hasta fines de la colonia21.

76En partida independiente se anota la alcabala de tarifa, consistente en el 4% de lo que por arancel se permitía cobrar a los corregidores, tema tratado en detalle en el capítulo VIII.

  • 22 Ibidem. Ramo de aguardientes.

77En 1777 se estableció el impuesto del 12% sobre la venta de aguardientes con el objetivo de recaudar fondos «para las urgencias ocurridas en Buenos Aires dimanadas de la guerra con los portugueses»22. En Oruro, su recaudación anual fue insignificante (promedio no mayor de 50 pesos anuales) hasta principios del siglo xix.

  • 23 Ibidem. Ramo de pulperías.

78Otro impuesto relacionado con la actividad comercial fue el de las pulperías. En la década del 70, la recaudación más o menos fija era de 50 pesos en Oruro y 28 pesos en Paria. Ya en 1777 los recaudadores anotaron que no se pudo cobrar por «mucha decadencia y pobreza en que se halla dicha Villa»23. Similares argumentos se dieron en 1778, en 1794 y en 1800. Si alguna vez subió este rubro fue por las recaudaciones en Paria o por cobro de deudas de años anteriores.

79También se relacionó con el comercio el impuesto de la sisa de la carne, establecido en 1650, que debían pagar los vecinos por la compra y venta de carne. El total a que debía llegarse era de 50 pesos. Una muestra de la pobreza del vecindario en los años inmediatos a la sublevación fue que no pudieron recaudarse los 50 pesos. El aumento en la primera década del siglo xix provino de que se añadió una sisa a la venta de muías de Tucumán.

  • 24 GAVIRA, ob.cit., pág. 403.

80Finalmente, es importante reflexionar sobre el aumento del ingreso por alcabalas en las últimas décadas del siglo xviii, pese a la sublevación y a la crisis minera. Concepción Gavira considera que esto se debió al aumento del impuesto al 6%, al aumento de la presión fiscal y al mayor control en la recaudación de alcabalas, a la supresión del reparto que liberalizó el comercio de ciertos productos, pero, sobre todo, al pago en especie por los empresarios mineros a sus trabajadores24.

5. Otros Impuestos de Carácter Personal

81Además del tributo indígena, existieron otros impuestos personales similares en todo el Virreinato. El impuesto de lanzas a los títulos nobiliarios y la media anata a los oficios, más la venta de oficios significaron una recaudación regular. Estas partidas son muy importantes para el conocimiento de la élite política de la Villa.

  • 25 Ibidem. Nota 23. En varios ramos: Real donativo, 4% para la guerra, etc.

82En esta categoría están los impuestos directos a los curas, como las mesadas eclesiásticas. Destacan los impuestos extraordinarios y los donativos del Rey, especialmente en situaciones de guerra. En 1766, se cobró, por ejemplo, un impuesto para solventar los gastos de la expedición al Matto Grosso contra los portugueses. En 1794, se descontaba a todos los empleados públicos el 4% de su salario «para la guerra». En 1800 se establecieron donativos voluntarios para la guerra con Francia25.

6. Los Monopolios Estatales

83A diferencia de otras Cajas Reales, que lograron aumentar los ingresos por el estanco de tabaco, la de Oruro mantuvo un ingreso muy discreto por la venta de productos cuyo comercio estaba monopolizado por el Estado. Ese fue el caso del papel sellado y de la venta de barajas, cuyo expendio estaba a cargo de un funcionario especializado, el Administrador de la Renta de Tabacos.

7. Las Rentas Eclesiásticas

  • 26 Ibídem. Varios ramos merecen un estudio especial.

84Numerosos rubros que pertenecían al Rey por el derecho de Patronato dieron más ingresos que la media anata o que el papel sellado. Los principales de estos pagos fueron: los reales novenos, deducidos diezmos pertenecientes a la Santa Iglesia Metropolitana en la ciudad de La Plata; el subsidio eclesiástico, establecido por Real Cédula de 1790, pagadero del 6% de todas las rentas eclesiásticas; el 5% de descuento de los sínodos de los curas de la provincia, para subsistencia de los curas de Moxos y Chiquitos (Real Cédula de 15 de septiembre de 1772); y, desde 1796, se cobró también la trigésima: 3% del sínodo para el colegio Seminario de La Plata. Se incluyen en esta partida los ingresos por venta de bulas26.

8. Temporalidades

85Este era un ramo especial, también con una administración autónoma que estaba encargada de la venta o usufructo de los bienes pertenecientes a los jesuítas expulsos. En Oruro, los jesuítas tenían casas en la Villa, haciendas en el campo y numerosos bienes muebles. De ahí que la recaudación por este concepto fuera una de las mayores de los tres rubros (Ver Cuadro N° 1).

9. Otros Ingresos

86Por algunos años, los caudales de la provincia vecina de Carangas fueron enviados a Oruro, pero para ser remitidos a Potosí. Por otro lado, un ramo muy importante fue el de depósitos, sobre todo a partir de la prisión de los líderes criollos en 1784. La venta o arrendamiento de los bienes depositados dio también significativos ingresos a la Hacienda de Oruro.

87Otro ramo destacado, sobre todo en los primeros años del siglo xix, fue el llamado Real Hacienda en Común, acrecentado especialmente porque en esta partida se incorporaban las compras de estaño y cobre.

88En el ramo de suplemento de la Real Hacienda se incluía el pago de deudas de particulares al fisco. Un ejemplo es el de los predicadores, que debían a éste por la ayuda para reparar su casa, o el caso de los propietarios de ingenios en la región de Sepulturas, que debían por el arreglo de la Laguna.

89Otro rubro importante, más por su finalidad que por su recaudación, fue el montepío, sea de ministros, militares o de viudas, y otro, el rubro de los inválidos. Se trataba de descuentos establecidos por Real Cédula de 1761, para la subsistencia de ministros retirados, militares inválidos o de viudas y pupilos.

90Finalmente, estaban los alcances de cuentas a corregidores y las vacantes de salarios en caso de empleados o curas interinos que cobraban sólo medio sueldo.

91En todo caso, sin desmerecer el valor de los otros rubros, queda definido que, en Oruro, los apartados más importantes fueron la minería, el tributo indígena y el comercio, en ese orden. Por eso, a esas tres actividades se dedica un análisis especial en los siguientes capítulos.

Cuadro N° 1 (Hoja 1). ESTADO GENERAL DE LOS INGRESOS DE LAS CAJAS REALES DE ORURO: 1765 - 1807

Cuadro N° 1 (Hoja 1). ESTADO GENERAL DE LOS INGRESOS DE LAS CAJAS REALES DE ORURO: 1765 - 1807

CUADRO N° 1 (Hoja 2) ESTADO GENERAL DE LOS INGRESOS DE LAS CAJAS FEALES DE ORURO: 1765-1807

CUADRO N° 1 (Hoja 2) ESTADO GENERAL DE LOS INGRESOS DE LAS CAJAS FEALES DE ORURO: 1765-1807

CUADRO N° 1 (Hoja 3) ESTADO GENERAL DE LOS INGRESOS DE LAD LAJAD REALES DE URURO: 1765-1807

CUADRO N° 1 (Hoja 3) ESTADO GENERAL DE LOS INGRESOS DE LAD LAJAD REALES DE URURO: 1765-1807

CUADRO N° 1 (Hoja 4) ESTADO GENERAL DE LOS INGRESOS DE LAS CAJAS REALES DE ORURO: 1765-1807

CUADRO N° 1 (Hoja 4) ESTADO GENERAL DE LOS INGRESOS DE LAS CAJAS REALES DE ORURO: 1765-1807

CUADRO N° 1 (Hoja 5) ESTADO GENERAL DE LOS INGRESOS DE LAS CAJAS REALES DE ORURO: 1765 – 1807

CUADRO N° 1 (Hoja 5) ESTADO GENERAL DE LOS INGRESOS DE LAS CAJAS REALES DE ORURO: 1765 – 1807

FUENTE: CAJAS REALES DE ORURO - A.G.I. - CHARCAS 649 AL 653

C. LOS GASTOS PÚBLICOS

1. Introducción

92El análisis del destino de los egresos de las Cajas Reales de Oruro es indispensable para la caracterización de la economía regional orureña. A las preguntas de qué y cuánto se producía, cómo se distribuía, cuál era el excedente que absorvía la Real Hacienda, se añade ésta: ¿Cuánto de ese excedente que percibía la Caja Real se quedaba en Oruro?

93Encontrar esa respuesta es el propósito de este punto. En el Cuadro N° 2, se consignan los egresos entre 1764 y 1800 divididos en 14 partidas, las que se analizarán en los siguientes acápites.

94El total de egresos efectivos en esos años, descontando las deudas, sumó 6.905.587 pesos. Se verá a continuación cuál fue su destino.

2. Salarios

95Una de las principales partidas de data fue la de los salarios. En los años consignados en el Cuadro No. 2, sumaban un total de 239.568 pesos, vale decir, el 3,5% del gasto efectivo.

96Las Cajas cancelaban, en primer lugar, los salarios de las principales autoridades políticas de Oruro y Paria y, en los últimos años, también de Carangas.

97El salario del corregidor y el del subdelegado tuvieron variaciones a partir de 1782. Hasta la aplicación de la Ordenanza de Intendentes, el corregidor propietario de Oruro ganaba 2.343 pesos con seis reales y el corregidor interino, la mitad. El corregidor propietario de Paria ganaba 1.562 pesos anuales y el interino, también la mitad. A este sueldo hay que sumar el permiso de comerciar productos. Hasta 1779, estos salarios no están sumados en la partida correspondiente, porque se descontaban directamente de la gruesa del tributo indígena.

  • 27 Todos los datos consignados en estos párrafos han sido tomados de las partidas de data, denominada (...)

98El artículo 117 de la Ordenanza de Intendentes cambió el sistema de salario fijo por el de un salario porcentual. El 4% del tributo recaudado estaba destinado a los subdelegados. Con esta medida, el subdelegado de Paria ganaba mucho más que el de Oruro. Por ejemplo, en la década del 80, el promedio de lo percibido por el corregidor de Oruro, era de 300 pesos; en cambio, el de Paria era de 1.500 pesos anuales. Estos promedios se lograron mantener en la década siguiente, aunque, en algunos años, el corregidor de Paria logró percibir más. A este salario, basado en el tributo, los subdelegados unían otros ingresos menores, como el 4% de la venta de bulas27.

99Por otro lado, la recaudación del tributo también cubría el salario de los caciques: uno en Oruro y ocho en Paria, es decir, uno en cada repartimiento. El cacique de Oruro ganaba 234 pesos 3 reales al año, mientras que en la provincia de Paria, el monto variaba según la población.

  • 28 Ibidem.

100Después de la Ordenanza de Intendentes, los caciques percibían el 1% de la recaudación de tributos. Por ejemplo, el cacique interino del pueblo de Condo Condo percibió, en 1784, 96 pesos 3 reales; en cambio, Gregorio Colque, cacique de Challapata, percibió ese mismo año 48 pesos28 y el de Oruro, 37 pesos 4 reales.

101Solamente desde 1779 figuraron los salarios de caciques en el rubro correspondiente, ya que, al igual que los salarios de corregidores, se los descontaban directamente de la gruesa de tributos.

102Los salarios llamados de Hacienda ocupaban también un lugar fundamental. Los dos principales oficiales reales, el tesorero y el contador, cuando eran propietarios, ganaban 1.957 pesos anuales y el oficial mayor, 800 pesos. En la década del 90, el salario de los oficiales reales bajó a 1.944 pesos.

  • 29 Ibidem. La lista en Caja Real de 1791. Ramo de alcabalas.
  • 30 La referencia se encuentra repetida varios años. Por ejemplo, ramo de alcabalas de la tierra de 17 (...)

103Otro grupo de empleados públicos era el de los encargados del cobro de alcabalas. El total de estos salarios sumaba un promedio de 1.600 pesos anuales. En 1791, el oficial mayor subalterno de alcabalas ganaba 450 pesos; el guarda mayor, 206 pesos; el guarda menor de rondas, 166 pesos; 24 pesos los guardias de rondas y, finalmente, 331 pesos se distribuían a los indios camineros y celadores29. Antes de la sublevación, los sueldos en este ramo eran similares a los presentados. Por ejemplo, el receptor de alcabalas ganaba 32 pesos 6 reales a la semana30.

104Otros funcionarios menores también eran pagados por las Cajas Reales. El juez de temporalidades ganaba 500 pesos anuales y el administrador del estanco de tabacos, el 4% de la venta de papel sellado y de barajas. En 1790, se pagó un sueldo extraordinario de 600 pesos al barón de Nordenflicht durante la misión minera. Los «plumarios», que copiaban informes y otros escritos, ganaban un real por página.

105Algunas veces aparecen referencias muy generales sobre jornales a personas que se contrataban para hacer los envíos de cobre a Lima, por ejemplo. Esto no varía la visión que da este ramo de salarios: la poca capacidad de empleo que tenía el gobierno regional, pues eran muy pocos los que vivían de funciones públicas.

106Finalmente, una advertencia para la mejor lectura del cuadro: los pagos de salarios no fueron hechos de una manera regular y cumplida. Los pagos retrasados, por partidas o por porcentajes, hicieron que este ítem no fuera más o menos fijo en todos los años.

3. Consignaciones Eclesiásticas

107Esta partida comprende, principalmente, los sínodos que se cancelaban a los curas de Oruro y Paria. Entre 1764 y 1800, sumaron 150.721 pesos, es decir, el 22% del total.

108Hasta 1779, sólo se consideraban los 943 pesos que se pagaban como sínodo al cura Isidoro Velasco, de la doctrina de Santa Bárbara de Sepulturas, jurisdicción de la Villa, más los 178 pesos 4 reales que se pagaban anualmente al Convento de San Francisco por razón de la limosna de vino y aceite. El síndico del Convento que recibía esta contribución era Jacinto Rodríguez, principal protagonista del 10 de febrero.

109Los otros sínodos no figuraban en la partida correspondiente porque se descontaban de la gruesa. Esto significaba, como promedio, unos 6.500 pesos anuales. A partir de 1779, se suman los sínodos respectivos, que, antes de la sublevación, eran los siguientes:

  • Manuel de Amézaga, cura de Chacacollo............. 610 ps. 6 rs.
  • Juan Antonio Beiträn, cura de Challapata............. 1.093 ps. 6 rs.
  • Francisco Xavier de Careaga, cura de Salinas....... 781 ps. 2 rs.
  • BernardiNOde la Parra, cura de Condo Condo..... 1.093 ps. 6 rs.
  • Domingo de la Pena, cura de Quillacas................ 959 ps. 6 rs.
  • Isidoro de Velasco, cura de Sepulturas................. 943 ps. 6 rs.
  • Teodoro Gutiérrez de Ceballos, cura de Poopó.... 295 ps. 4 rs.
  • Manuel GaviNOy Argandoña, cura de Toledo...... 969 ps. 1 rs.
  • MariaNORamon del Valle, cura de Culta.......... 273 ps. 3 rs.31

110Este monto se mantuvo invariable hasta fines de siglo, igual que la contribución al Convento de San Francisco. Las variaciones de cifras en las sumas totales de cada año se deben a la irregularidad de los pagos: retrasos constantes, interinatos, etc.

111En todo caso, lo importante es observar que, en virtud del Real Patronato, al igual que en el resto de las Indias, la labor de los curas de las doctrinas de los pueblos era financiada por las Cajas Reales. A 1os curas se les descontaba el 5% de su sínodo que, después de la expulsión de los jesuítas, era destinado a apoyar la labor de los nuevos misioneros de Moxos y Chiquitos.

112La única orden regular que recibía una pequeña ayuda era la de San Francisco. Los curas de las doctrinas del pueclo de Paria y La Ranchería, pueblos de la jurisdicción directa de la Villa, no figuraban en las listas; probablemente se hacia un descuento directo de los tributos de esos repartimientos. El ramo encargado de cubrir todos los sínodos era el tributo indígena.

4. Sueldos de Tropa y Gastos de Guerra

113A diferencia de otras regiones de las Indias, hasta antes de la sublevación general de indios no existieron gastos militares, ni en pagos a una tropa regular ni en construcción de fortalezas. Sólo a partir de 1785, como una consecuencia de la rebelión, se estableció en la Villa una compañía regular. Era la 6ta. Compañía del Tercer Batallón del Regimiento de Buenos Aires que, a partir de ese año, quedó encargada de guarnecer Oruro.

114Los sueldos y gastos demandaron aproximadamente 10.000 pesos anuales, o sea, más que los sueldos a empleados políticos y de hacienda, y más que las consignaciones eclesiásticas. El egreso mayor estaba destinado a los sueldos del capitán, teniente y sargentos, así como el «prest» para la tropa. Desgraciadamente, no se ha encontrado un desglose de los diferentes salarios. En 1793, por ejemplo, sumaron un total de 8.457 pesos; en 1794, sumaron 9.970 pesos. Para esos mismos años, los gastos, compra de utensilios de carbón y velas, sumaban, en 1790, 482 pesos y en 1791, 673 pesos. Como puede verse, los gastos eran mínimos, aumentados a veces por necesidades de transporte de soldados, búsqueda de desertores, etc.

115El gran gasto militar se dio entre 1781 y 1785, que en el Cuadro No. 2 figura bajo la partida de «Gastos Revolución del Perú», rótulo utilizado también en las Cajas Reales. Estos gastos totalizaron 137.687 pesos, suma, sin duda, considerable, comparando con las otras partidas.

  • 32 Esta partida muestra los esfuerzos que hicieron los criollos, después del rompimiento con los indi (...)

116En 1781, los gastos que demandó la sublevación fueron de 55.189 pesos, divididos de la siguiente manera: 28.000 para la defensa de la Villa, 8.000 pesos para la tropa de Gabino Quevedo, que en mayo de ese año pasó por Oruro en auxilio de La Paz; 900 pesos para sostener a la tropa tucumana y 1.029 pesos para los sueldos de 175 indios de Toledo que se sumaron a las tropas de auxilio que marcharon a romper el cerco de La Paz. En 1782, los gastos por el mismo concepto se elevaron a 70.757 pesos. La mayor parte de éstos se destinó al auxilio de tropas veteranas o milicias que pasaban por Oruro con distintos rumbos. Así, por ejemplo, 7.000 pesos a la tropa veterana que pasó al Perú; 4.000 pesos de socorro a las milicias de Chichas; 4.500 a las milicias de Sica Sica; 4.600 a las milicias de Cinti, etc. Estos datos prueban que existió un gran movimiento de tropas de muchas regiones para lograr el sofocamiento total de la rebelión. Igualmente, se mantuvo un cuerpo estable de milicias de Oruro al mando de uno de los protagonistas del 10 de febrero: Clemente Menacho. En los dos años subsiguientes, todavía seguían pasando tropas veteranas que necesitaban del auxilio correspondiente32.

  • 33 Herbert Klein y Jacques Barbier han calculado que, de 1760 a 1788, la partida fundamental del gast (...)

117Si se suman los gastos que demandó la llamada «Revolución del Perú» y los gastos de tropa estabilizada desde 1785, dan un total de 320.041 pesos, vale decir, el 4,6% del total. Es decir, si bien Oruro NOse vio envuelta directamente en los conflictos internacionales que tenía entonces España y que forzaron a varias regiones a incrementar sus gastos militares y a las propias arcas peninsulares a invertir la mayor parte de sus ingresos en deudas de guerra33, los gastos por este concepto tuvieron una incidencia considerable por la conmoción interna. Las autoridades virreinales vieron la necesidad, una vez presos los líderes criollos, de instalar una guarnición en la Villa para garantizar la seguridad interna.

5. Remisiones a Otras Tesorerías

118Las remisiones a otras tesorerías significaban la mayor partida de la data. Entre 1764 y 1800 sumó nada menos que 4.119.369 pesos, es decir, el 63,4% del total. En otras palabras, casi todo el excedente de lo recaudado por las Cajas Reales benefició a otras tesorerías y a la metrópoli.

  • 34 Este mismo gasto se hizo al año siguiente.

119En los primeros años de este estudio, estas remisiones se hacían a Lima y, sólo en casos extraordinarios, a La Plata. Por ejemplo, en 1765, de los 234.990 pesos remitidos, 122.827 fueron a Lima y 112.163 a La Plata «para disposición del Presidente de Charcas, Juan de Pestaña, para el desalojo de los portugueses del pueblo de Santa Rosa y demás posesiones del Matogrosso, en los confines de los Mojos»34. A partir de 1766, diez años antes de la creación del Virreinato de La Plata, la mayor parte de las remisiones fueron enviadas para el situado de Buenos Aires.

  • 35 TEPASKE, ob. cit., Apéndice VIII.

120De los 4.119.369 pesos que significaron el total de remisiones, 3.627.829 pesos, el 88%, se remitieron como situado a Buenos Aires, para el presidio, «para la plaza y para sus urgencias». En realidad, todas las Cajas Reales de Charcas enviaban su excedente a Buenos Aires. Tepaske calcula que, en la década de 1771 a 1780, las Cajas Reales de Charcas enviaron a Buenos Aires 12.475.887 pesos; en la década del 80, 12.949.238 pesos y en la de 1791-1800, 16.503.650 pesos35.

121Lima perdió los ingresos de Oruro años antes de la creación del Virreinato de La Plata. Sólo mantenía los provenientes del azogue y de ingresos menores, como la media anata, el montepío, los correos, los reintegros, que, en el mejor de los casos, llegaban a 5.000 pesos anuales. En 1773, como una excepción, se enviaron 91.000 pesos.

  • 36 Excepcionalmente en 1786 se enviaron a La Plata sumas mayores. En 1786,82.000 pesos y en 1787,20.0 (...)

122Con la creación del Virreinato de La Plata, Lima perdió también esos ingresos que, a partir de entonces, se sumaron al situado de Buenos Aires. Los ramos, como expolios, temporalidades y el 5% de sínodos, eran remitidos a la ciudad de La Plata, sede del Arzobispado. El ramo de temporalidades, porque en La Plata funcionaba el Juzgado Provincial; el del 5%, porque desde la capital de la Audiencia se auxiliaba a los misioneros de Mojos. Salvo algunas excepciones (por ejemplo, en 1785 se enviaron a La Plata 20.015 pesos por el remate de una hacienda de Juan de Dios Rodríguez), en la generalidad de los años, los envíos a La Plata no pasaron de 5.000 pesos anuales36.

123Los envíos de la recaudación por venta de azogue merecían un tratamiento especial y por eso se consignaban por separado. Antes de la creación del Virreinato de La Plata y la crisis de Huancavelica, el producto de la venta del azogue de este asiento era enviado directamente a sus propias Cajas Reales y el de la venta de azogue de Almadén a Europa, vía Lima, con el objetivo de fomentar la producción de azogue. Así, por ejemplo, en 1771, de los 139.876 pesos enviados por ese concepto, 16.898 se enviaron a Lima y 122.978 a Huancavelica. En 1773, la proporción fue la misma y en 1776, toda la recaudación se envió a Huancavelica (154.000 pesos); pero, a partir de la creación del Virreinato, el nuevo Virrey dispuso que sólo una tercera parte de las ventas se remitieran a Huancavelica y el resto se incorporase al situado de Buenos Aires. Todo lo recaudado por el azogue de Almadén pasaba a Europa, vía Buenos Aires. En la década del 80, como ya se vio en el capítulo respectivo, se dejó de vender el azogue de Huancavelica, así que todos los envíos pasaron a hacerse por Buenos Aires, salvo pequeñas deudas que todavía quedaban pendientes.

  • 37 Se han utilizado, a manera de comparación, las cifras de TEPASKE y KLEIN: «The Royal Treasuries of (...)

124Si se suma el total de las remisiones del excedente de hacienda en general a las remisiones de azogue, el porcentaje se eleva a un 75%, lo que confirma aún más la conclusión antes planteada37.

6. Compra de Cobre y de Estaño e Inversiones

125Las Cajas utilizaron una apreciable cantidad de fondos en la compra de cobre y de estaño. El cobre era enviado a la Casa de Moneda de Lima y el estaño, a la península para las fundiciones de Sevilla y Barcelona. Las compras de cobre se hicieron ininterrumpidamente; en cambio, durante la década del 80 y parte de la del 90, se dejó de comprar estaño.

126Antes de la sublevación, el cobre y el estaño estaban en manos de los principales mineros criollos. Los hermanos Rodríguez eran propietarios del mineral de Corocoro, productor de cobre, y de la fundición de Yarvicolla y por eso, todas las ventas figuran a su nombre. La mayor parte del estaño se compraba de Huanuni, propiedad del criollo Manuel Serrano, y también de Antequera, propiedad de Diego Flores.

127A partir de 1784, año de la prisión de los principales líderes criollos, el cobre de Corocoro y Yarvicolla pasó a ser explotado por un asentista, una especie de concesionario de la explotación, venta y transporte del cobre. Es en este rubro donde se hicieron las únicas inversiones, registradas en las Cajas Reales. En la década del 90, las Cajas Reales otorgaron al asentista Ignacio Torres varias sumas de dinero para fomento y mejora del mineral de Corocoro y fundición de Yarvicolla. Estas sumas, como puede apreciarse en el Cuadro NO2, fueron, en comparación con el resto de gastos, insignificantes (0,17%). La otra única inversión a la que las Cajas Reales hacen referencia es un préstamo que en 1751 se otorgó a los propietarios de ingenios de la ribera de Sepulturas para la construcción de una laguna que dote de energía a los ingenios.

128El estaño se mantuvo en manos de varios mineros y, en este sentido, esta partida benefició a varios productores de cobre y estaño, con la ventaja de que estos minerales no pagaban el diezmo real. Pero desde el punto de vista de las Cajas de Oruro, fue un gasto a fondo perdido, ya que los destinatarios no cancelaron los envíos, siendo, además, que mucha de la creciente deuda provenía precisamente de este rubro.

7. Gastos Ordinarios y Extraordinarios

129Estas partidas están designadas así en las Cajas Reales; pero lastimosamente no mantienen una estricta regularidad. Varias veces, un gasto ordinario que se hace todos los años aparece como gasto extraordinario. Otras, como las compras de cobre aparecen entremezcladas con los pagos de alquiler, etc.

  • 38 Hasta 1782, la casa que servía de Caja Real estaba situada al lado de Santo Domingo y pertenecía a (...)

130En un intento de sistematización, se ha agrupado como gasto ordinario el que se realizaba todos los años. Éste incluye los siguientes conceptos: gastos de escritorio de los oficiales reales: 300 pesos anuales; alquiler de una casa para el funcionamiento de las Cajas Reales: 300 pesos anuales; gastos de correo y papel sellado: variable38.

131Bajo el rótulo de extraordinario, se colocaban distintas partidas («datas»). Algunas, como los gastos que demandaba la fundición, se repetían anualmente. Desde 1790, estos gastos de fundición (aproximadamente 1.500 pesos) se incluyen en salarios porque la mayor parte era destinada a los sueldos del fundidor y los jornales de sus trabajadores.

132Después de la sublevación, varios de los gastos extraordinarios estuvieron destinados a devolver caudales a algunos comerciantes europeos que enterraron sus barras de plata en casa de Diego Azero, tesoro que fue recuperado y depositado en Cajas Reales. También incluyeron reintegros y devolución de penas de cámara; ningún gasto de mayor importancia.

8. Depósitos y Deudas

  • 39 Este ramo de depósitos es una fuente muy importante para el conocimiento de los bienes de los crio (...)

133Los gastos consignados en el ramo de depósito crecieron después de la prisión de los criollos. La venta o arrendamiento de los bienes secuestrados daban a las Cajas un ingreso que era invertido para el sostenimiento de los reos en la prisión de Buenos Aires y para el pago de censo a los conventos; pero, sobre todo, para cubrir las deudas que los encausados tenían con el ramo de azogues o, los que habían sido autoridades, con el ramo de tributos39.

134Las deudas, que como puede observarse crecieron de año en año, fueron una partida de simple descargo para los oficiales reales, para lograr compatibilizar la data con el cargo.

135Esta era la situación socio-económica de Oruro en las últimas décadas del siglo xviii, tal como la refleja la contabilidad de las Cajas Reales; que, sin duda, ayuda a explicar por qué en Oruro la sublevación genera! de indios tuvo consecuencias muy diferentes a las del resto de las ciudades de la región.

CUADRO N° 2 (Hoja 1) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800

CUADRO N° 2 (Hoja 1) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800

CUADRO N° 2 (Hoja 2) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800

CUADRO N° 2 (Hoja 2) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800

CUADRO N° 2 (Hoja 3) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800

CUADRO N° 2 (Hoja 3) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800

CUADRO N° 2 (Hoja 4) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800

CUADRO N° 2 (Hoja 4) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800

CUADRO N° 2 (Hoja 5) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800

CUADRO N° 2 (Hoja 5) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800

CUADRO N° 2 (Hoja 6) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800

CUADRO N° 2 (Hoja 6) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800

CUADRO N° 2 (Conclusión) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800

CUADRO N° 2 (Conclusión) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800

Notes

1 Para el estudio de la economía natural y la economía monetaria, la base fundamental de este capítulo es: Ruggiero Romanoen: Cuestiones de historia económica latinoamericana. Facultad de Humanidades, Universidad Central de Venezuela, 1966 y «Fundamentos del funcionamiento del sistema económico colonial». Ponencia presentada al VII Simposio de Historia Económica de Clacso, Lima, 1986.

2 Este aspecto es analizado con mayor detalle en el capítulo de manode obra.

3 ASSADOURIAN, Carlos Sempat: El sistema de la economía colonial. Instituto de Estudios Peruanos, Lima, 1982.

4 Además de los estudios de Assadourian, existen varios trabajos sobre el mercado interno. Particularmente interesantes son las ponencias presentadas en el seminario sobre «Penetración y Expansión del Mercado en los Andes, siglos xvi - xx», realizado en Sucre en julio de 1983, con participación de varios especialistas nacionales y extranjeros. Tienen interés los estudios sobre el tema de Liliana Lewinski. En el último Simposio de Historia Económica realizado en Lima, en 1986, también se presentaron estudios comparativos entre México y Perú, como por ejemplo el de Juan Carlos Garavaglia:»El mercado internocolonial a fines del siglo xviii: México y el Perú».

5 GAVIRA, Concepción: “Producción de plata y comercio en Oruro a fines del periodo colonial”. En: Revista de Indias. Vol. LXI. No. 222 Departamento de Historia de América. Sevilla - España, 2001

6 LEWINSKI, Liliana: Una plaza de venta atomizada: la Cancha de Oruro, 1803 y 1812. C.E.R.E.S., La Paz - BOLIVIA, 1987.

7 NAVARRO GARCÍA, Luis: Hispanoamérica en el siglo xviii. Universidad de Sevilla, 1975, pág. 155.

8 Citado por FONTANA, Josep: La crisis colonial en la crisis del Antiguo Régimen español. Lima, 1986. Da otras citas del mismo tenor.

9 NAVARRO GARCÍA, ob. cit. Capítulo X.

10 FONTANA, ob. cit., pág. 6.

11 Cálculos de LINCH, John: Spanish Colonial Administration, 1782-1810. The Intendant System in the Viceroyalty of the Rio de La Plata. Londres, 1958, pág. 44.

12 MOLINA MARTÍNEZ, Miguel: El impacto del sistema de Intendencias en Perú y Chile: la adaptación de las Ordenanzas de Minería en Nueva España. Buenos Aires, 1980-1981, págs. 93-117.

13 CÉSPEDES DEL CASTILLO, Guillermo: “Reorganización de la Hacienda virreinal peruana en el siglo xviii». En: Anuario de Historia de Derecho español. Tomo XXIII. Madrid, 1953.

14 Ibidem. Sobre este tema también HERNÁNDEZ PALOMO, José Jesús: “El Estado general de la Real Hacienda de Perú, Chile y Río de La Plata de Alfonso Rodríguez Ovalle». Separata de Historiografíay Bibliografía Americanistas, Vol. XXII, Sevilla, 1978.

15 Comparación hecha con base en los datos de TEPASKE: The fiscal structure of Upper Perú and the financing of the empire. Duke University, 1983. Las cifras dadas por Tepaske no toman en cuenta los alcances de cuentas y depósitos.

16 Ibídem. La diferencia más grande se dio entre 1791 y 1800. La recaudación en Oruro fue de 1.830.827 pesos (Tepaske calculó 1.812.356). En cambio, en La Paz, fue de 4.042.592.

17 Hasta la década de 1760 las recaudaciones de Oruro fueron mayores que las de La Paz.

18 En la década del 90 se recaudaron en La Paz por vía de tributo, 2.472.566 pesos; en Oruro sólo 394.610 pesos. Datos de La Paz, Tepaske, ob. cit. Apéndice III.

19 Ver para la política de alcabalas y sus efectos: O’PHELAN, Scarlett: Rebellions and revolts in eighteenth Century Peru. Köln, Alemania, 1985, pág. 161 y siguientes.

20 TEPASKE, oc. cit. Apéndices.

21 Con base en el ramo de alcabalas. Cajas Reales de Oruro. A.G.I., Charcas 649 al 653.

22 Ibidem. Ramo de aguardientes.

23 Ibidem. Ramo de pulperías.

24 GAVIRA, ob.cit., pág. 403.

25 Ibidem. Nota 23. En varios ramos: Real donativo, 4% para la guerra, etc.

26 Ibídem. Varios ramos merecen un estudio especial.

27 Todos los datos consignados en estos párrafos han sido tomados de las partidas de data, denominadas salarios políticos y de hacienda y del ramo de tributos. Cajas Reales citadas. A.G.I., Charcas 649-653.

28 Ibidem.

29 Ibidem. La lista en Caja Real de 1791. Ramo de alcabalas.

30 La referencia se encuentra repetida varios años. Por ejemplo, ramo de alcabalas de la tierra de 1768.

31 Tomado del ramo de sínodos de 1779 y 1780. La única variación es que en 1780 el beneficio de Condo Condo se dividió y, a! crearse el de Culta, el cura de Condo Condo percibía sólo 546 pesos anuales. El monto de los otros sínodos novarió.

32 Esta partida muestra los esfuerzos que hicieron los criollos, después del rompimiento con los indios, para demostrar su fidelidad al Rey.

33 Herbert Klein y Jacques Barbier han calculado que, de 1760 a 1788, la partida fundamental del gasto público de la metrópoli fue la militar. Entre ejército y marina se gastaron un 60% del total. «Las prioridades de un monarca ilustrado...», citado por Josep Fontana, 1986, pág. 6.

34 Este mismo gasto se hizo al año siguiente.

35 TEPASKE, ob. cit., Apéndice VIII.

36 Excepcionalmente en 1786 se enviaron a La Plata sumas mayores. En 1786,82.000 pesos y en 1787,20.000. La partida mayor de envíos en los otros años provenía de las temporalidades.

37 Se han utilizado, a manera de comparación, las cifras de TEPASKE y KLEIN: «The Royal Treasuries of the Spanish Empire in America». Volúmen 2: Upper Perú (Bolivia). Duke University, 1982. Sin embargo, se han encontrado variaciones de cantidades no considerables, con base en el análisis detallado de partidas. Por ejemplo, algunos años aparece, en gastos extraordinarios, el 4% correspondiente a los subdelegados y así algunos otros asuntos por el estilo. Por eso, tanto los cuadros como los cálculos están elaborados con base en el análisis directo de las Cajas Reales de esos años.

38 Hasta 1782, la casa que servía de Caja Real estaba situada al lado de Santo Domingo y pertenecía a los dominicos. A partir del año citado, se alquiló la casa de Tomasa Arce y la casa de los predicadores se convirtió en cuartel de la tropa que guarnecía la Villa.

39 Este ramo de depósitos es una fuente muy importante para el conocimiento de los bienes de los criollos de Oruro y de los censos que pesaban sobre sus propiedades.

Table des illustrations

Titre Cuadro N° 1 (Hoja 1). ESTADO GENERAL DE LOS INGRESOS DE LAS CAJAS REALES DE ORURO: 1765 - 1807
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7487/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 426k
Titre CUADRO N° 1 (Hoja 2) ESTADO GENERAL DE LOS INGRESOS DE LAS CAJAS FEALES DE ORURO: 1765-1807
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7487/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 447k
Titre CUADRO N° 1 (Hoja 3) ESTADO GENERAL DE LOS INGRESOS DE LAD LAJAD REALES DE URURO: 1765-1807
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7487/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 468k
Titre CUADRO N° 1 (Hoja 4) ESTADO GENERAL DE LOS INGRESOS DE LAS CAJAS REALES DE ORURO: 1765-1807
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7487/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 378k
Titre CUADRO N° 1 (Hoja 5) ESTADO GENERAL DE LOS INGRESOS DE LAS CAJAS REALES DE ORURO: 1765 – 1807
Légende FUENTE: CAJAS REALES DE ORURO - A.G.I. - CHARCAS 649 AL 653
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7487/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 265k
Titre CUADRO N° 2 (Hoja 1) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7487/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 178k
Titre CUADRO N° 2 (Hoja 2) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7487/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
Titre CUADRO N° 2 (Hoja 3) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7487/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 169k
Titre CUADRO N° 2 (Hoja 4) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7487/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 174k
Titre CUADRO N° 2 (Hoja 5) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7487/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 185k
Titre CUADRO N° 2 (Hoja 6) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7487/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 185k
Titre CUADRO N° 2 (Conclusión) CUADRO GENERAL DE GASTOS: 1764-1800
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7487/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 154k

© Institut français d’études andines, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter