Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El siglo XIX: Bolivia y América latina

 | 
Rossana Barragán
, 
Seemin Qayum

Proyectos nacionales

La improbable nación andına atrapada entre sociabilidades regionalistas y cosmopolitismo ideológico-mercantil (1800 - 2000)

Dr. Jean Piel

Texte intégral

1Los países andinos se franquear) definitivamente de la dominación colonial española de Antiguo Régimen entre 1817 y 1825. Tienen entonces que hacer reconocer su estatuto reclamado de nuevos Estados-Naciones:

  • En lo exterior: afirmando su exclusividad jurídica (su soberania) sobre territorios con fronteras mal delimitadas hasta princípios del siglo xx.
  • En lo interior: negociando su legitimidad arbitral ( su autoridad) sobre grupos sociales muy heterogéneos quienes constituyen al partir sus poblaciones.

2Estas, heredadas del período colonial, de hecho son sumamente fragmentadas: étnicamente, socialmente y regionalmente.

3Etnicamente; las poblaciones andinas a principios del siglo xx constituyen una mixtura de blancos (criollos), indios (andinos o sub-andinos), negros y numerosas castas de sangre mezclada juridicamente clasificadas según el grado de mestizaje, resultando de tres siglos de intercambios biológicos y culturales entre las tres primeras “razas”.

4Socialmente; la mayoría de las capas populares (quienes representan según las regiones de 80 a 98 % de la población) queda excluida de cualquier régimen de libertad individual y encajonada dentro de relaciones sociales de producción y normas jurídicas personalizadas que limitan fuertemente la intercomunicación y solidaridad entre esclavos negros de plantación, siervos indios de haciendas, peones y aparceros mestizos endeudados con sus patrones y comunidades pueblerinas indígenas bajo tutela del Estado o de la Iglesia y sometidas al tributo, al trabajo forzoso y al comercio de trata compulsivo.

5Regionalmente; las poblaciones, lejos de estar juridicamente ubicadas en relación con el Estado y la nueva e ideal Nación, lo están al contrario, en relación con redes de dependencias y solidaridades locales o regionales, lo cual explica, retrospectivamente, el carácter geo-social de las luchas andinas para la Independencia de 1810 a 1825; mucho más insurrecciones de regionalismos anticoloniales que sublevación generalizada de nacionalidades уа constituidas.

6Sólo la élite criolla, “bianca” o asimilada, pudo en esas condiciones concebir, dirigir y ejecutar un proyecto nacional arrancando detrás de sí sus clientelas armadas de hombres libres (blanquitos y mestizos gozando ya de un estatus de pequeños productores relativamente independientes), о no-libres pero recompensados por su lealtad después de la victoria por el afranqueamiento (guerrilleros y soldados negros e indios).

7Vale decir que inmediatamente después de la independencia el ideal proclamado por los libertadores de “pueblos” andinos constituídos por ciudadanos-propietarios, voluntariamente asociados a la Nación. se limita en la realidad al 10 o 15 % de la población. En cuanto a la nacionalización por venir de las mayorías (75 a 80 % de la población), vale decir la práctica real de la libertad contractual y de elecciones políticas voluntarias y conscientes, queda remitida a la alfabetización previa por la institución escolar primaria, inexistente -pues a un futuro lejano e incierto-.

8Por más de un siglo los estados andinos independientes mantienen pues de facto a la mayoría de sus poblaciones en el estatuto infra nacionalitario que es el suyo alrededor de 1820 -particularmente en el corazón de la Cordillera andina en los tres países (Bolivia, Ecuador y Perú) donde la lentitud del desarrollo de las fuerzas productivas y mercantiles, pues la ciudadanía activa, mantiene hasta más allá de la mitad del siglo xx, la exclusion de la mayona indígena de la Nación.

9Reserva excluida del Estado-Nación, esa masa indígena es de vez en cuando movilizada al servicio de un proyecto nacional criollo en crisis (como reserva electoral cautiva, como reserva militar en caso de guerras civiles o exteriores) pero nunca hasta hacerla participar realmente en la toma de decisiones.

10De ahí que al “nacionalismo sin nación” de la élite criolla se opone a veces el “patriotismo sin nación” de los índios cuando, por ejemplo, durante la Guerra del Pacífico, guerrilleros indígenas prolongan. solos, la guerra de defensa patriótica del territorio peruano contra el invasor chileno, pero lo hacen en contra del “general Chile” a nombre del “general Perú“.

11Nada extraňo en esas condiciones si alrededor de 1930 el marxista peruano José Carlos Mariátegui lanza a las nuevas élites de extracción popular y mestiza, recién emergentes, el slogan siempre prioritario: “peruanicemos al Perú”. Lúcido, él reconoce en esto la situación de colonialismo interno que todavia impera en Perú y países vecinos - y cuyas huellas oficiales perduran por lo menos hasta 1968 en su país cuando, por fin, el “Ministerio del Trabajo y Asuntos Indígenas” se transforma simplemente en “Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales“.

12Lo paradójico a propósito de esa “reserva indígena” andina durante el período, es que queda mantenida por la élite criolla dirigente en una situación infra-nacionalitaria, pero es paralelamente negociada bajo condiciones por sus dueños criollos frente a los agentes cosmopolitas del capital internacional y de las iglesias cristianas, sea ofreciéndoles acceso directo a esa “reserva, bajo su control adjudicatario; sea imponiéndose como intermediaria obligada. A lo largo del siglo xix eso se conforma con la penetración del capital mercantil británico y la hegemonia local de una Iglesia Católica bajo control del Estado. En el siglo xx eso se completa por implantaciones industriales europeas y norteamericanas (minas, trabajos públicos) y misiones católicas o protestantes directamente encomendados desde Europa o América del Norte.

13De ahí que hasta 1950-1960 por lo menos se mantienen todas las ambigüedades de esa infranacionalidad cosmopolitizada en los Andes, sobre las cuales vienen a obstinarse todas las conceptualizaciones unívocas y dogmáticas que intentan esencializar el índio andino. Para ciertos “marxistas” seria el sustituto del proletariado (casi inexistente en los Andes antes de 1920) y su problema no sería más que el de la reforma agraria. Para ciertos “indigenistas” y otros etnólogos fundamentalistas, no sería más que una esencia invariada e invariante –“lo andino”- heredada intacta desde los tiempos preincaicos, de la cual bastaría liberar sus potencialidades antropológicas frustradas por el Occidente etnocidiario para que retome su propio curso histórico interrumpido hace 500 anos.

14Hasta hace poco; raros eran los que discernían sobre la realidad infranacional (parcialmente) cosmopolitizada de la reserva andina, la consecuencia étnica de la ambigüedad inicial del proyecto político fundador de los libertadores criollos. Nacional, por supuesto, pero cosmopolita Nacional ¿Por qué cosmopolita?; cosmopolita porque conceptuada desde el principio y por adelante, como incompletamente nacional.

15No por casualidad, desde el fin del siglo xviii los precursores intelectuales de la Independencia andina (Nariño, Vizcardo y Guzman, etc.) van afirmándose frente a Espana mucho más cosmopolitas que nacionalistas. Cuando reivindican los derechos específicos de los „Españoles americanos”, casi no hablan de “Peruanos” o “Granadinos” -particularmente si éstos son indios o negros- pero sí intentan interpelar sin cesar a la opinión ilustrada europea. Y en eso su visión no es “nacional”. Es pancontinental (sudamericana) y cosmopolita (transatlántica).

16Más tarde, cuando las luchas armadas para la Independencia de 1810 a 1825 -esa mixtura de insurrecciones urbanas, regionalistas y de batallas militares de liberación transcontinental llevadas a cabo desde Caracas, Buenos Aires y Mendoza-, éstas no contradicen el esquema general de una cultura política criolla sudamericana mucho más regionalista-continental que estrictamente nacional. Y para eso hay una razón muy sencilla; la situación objetiva de la auto-educación política de la élite criolla andina en el marco del imperio espaňol en el girar de los siglos xviii y xix.

17Urbano y regionalista, su poder básico lo es desde el origen, cuando en el siglo xvi los conquistadores deciden encuadrar el espacio andino por redes de ciudades-regiones jerarquizadas (provincias, audiencias, capitanias generales, Virreinatos) donde los colonos, principales representados en los Ayuntamientos gestionan su espacio social regional sea a título privado (como encomenderos, después como hacendados) sea presionando a las autoridades reaies encargadas de los asuntos indígenas (corregidores, obispos). Pancontinentales, sus intereses mercantiles trans-regionales se negocian desde el siglo xvi por mar o por tierra en el marco del exclusivo colonial pero a largas distancias pancontinentales o transcontinentales (de Valparaiso al Callao, del Callao a Panamá, de Lima a Potosí y a Buenos Aires, de Panamá y Buenos Aires a Europa). Cosmopolitas por fin sus nuevas aspiraciones, afuera del exclusivo colonial, cuando después del Tratado de Libre Comercio de 1778 se desarrollan como nunca los intercambios legales o intérlopes con británicos, franceses, ... y esos españoles quienes promueven las “luces” en España misma. Tradiciones municipales-regionalistas fundadoras de lealtades a las patrias chicas y aspiraciones para ensanchar las relaciones mercantiles y culturales a dimensión pancontinental y transatlântica; así son los dos puntos fuertes (infranacional y supranacional) de la experiencia histórica criolla en los Andes fini-coloniales. Pero su punto débil es la ausencia de experiencia y de representación ideológica para definir, entre economía-mundo, organización imperial y patrias chicas regionalistas, el escalafón intermediario del Estado extendido a una sociedad civil supra-regional aunque no pancontinental.

18Por dos razones principales:

  • porque el colonialismo español, salvo raras excepciones, excluyó duraderamente la participación de los criollos en los órganos centrales del aparato del Estado, tanto en la metrópoli como en América,
  • porque era parte de la naturaleza de ese colonialismo impedir la articulación económica de las patrias chicas en conjuntos más dilatados cuyas partes, solidarias y complementarias, hubieran tenido interés común en superar sus egoísmos provinciales y en conformar conjuntos socio-económicos políticamente y territorialmente solidarios y compactos.

19De ahí que los Libertadores, cuando botan el ejército y la administración realistas a medida de sus avanzadas militares, tienen que constituir espacios políticos dejados vacíos de legalidad por la huida del aparato estatal imperial, pero espacios políticos liberados uno por uno y no en bloque. Intentan ellos, entonces, constituir sociedades políticas (sino civiles) reuniendo Asambleas Constituyentes cuyos diputados elegidos son de las élites criollas municipales-regionalistas, quienes aceptan jugar el juego de fundar un Estado-Nación ahí donde existía antes una Audiencia, una Capitanía, un Virreinato, dando a los Libertadores militares transcontinentales y a los observadores extranjeros la ilusión que su patriotismo de patrias chicas podría elevarse al nivel del nacionalismo de una patria grande ¿pero cuál patria grande? Las desilusiones finales de un Simón Bolivar, la balcanización final de los tres virreinatos andinos o subandinos después de 1830-1840 en nueve Estados-Nacionales indican claramente la falta de visión realmente nacional de la mayoría de las élites criollas andinas más allá de su mercantilismo y su cultura (transnacional cosmopolita) y de sus intereses sociales regionalistas (infranacionales provincianos).

20Todo parece indicar entonces que en el momento de la Independencia, fuera de unos Libertadores y Constituyentes visionarios y voluntaristas, ya familiarizados desde Europa o América del Norte con el concepto del Estado-Nación, la masa criolla andina no se adhirió al proyecto nacionalista final sino por la fuerza externa de las cosas y como un mal menor, a falta de otras soluciones aceptables a nivel internacional. Lo explican no solamente su provincialismo burocrático-municipal-latifundista sino también sus aspiraciones de intercambios abiertos al mundo -mercantiles y culturales. Destruir el exclusivo colonial para beneficiairse del acceso directo de sus productos y de sus hijos al comercio mercantil y cultural mundial guardando el control de sus haciendas y provincias le interesa mucho más que correr los riesgos económicos y sociales de construir inciertos e improbables mercados nacionales, cuya expansión Además lleva consigo y con el tiempo la alteración de las relaciones sociales precapitalistas ( y. no pocas veces, premercantilistas) que forman la base de la reproducción de su poder social, ante todo provincial.

21Por eso al final la élite criolla andina delega a su rama militar la construcción del Estado y la nacionalización de lo poco nacionalizables en las sociedades andinas heredadas del Antiguo Régimen. Y como, por otra parte, pretende para el futuro inmediato mantener fuera del acceso contractual libre al mercado y a la política a más del 75 u 80 % de la población para dedicarias a la reproducción de relaciones sociales prenacionalizadas, evidentemente no facilita la tarea de los pocos caudillos con visión realmente nacionalista. De ahi que se puede decir que la mayoría de las élites socialmente dirigentes en la criollidad andina desde 1820 hasta 1950, sí tienen discurso nacional (criollo) pero de hecho y por razones objetivas no tienen interés en desarrollar hasta sus extremas consecuencias la nacionalización de sus poblaciones dependientes en verdadero pueblo-nación.

22Por lo tanto, ¿significa que no tiene ningún interés? Evidentemente no. Y ahí está la ambigüedad fundamental de su adhesión histórica al modelo estadista-nacional. No fue ésta solamente una postura coyuntural y oportunista si se considera que a pesar de sus limitaciones, al final supo mantener el paradigma con un siglo de adelanto en relación con las nacionalidades de Europa central y oriental, con siglo y medio de adelanto en relación con las grandes descolonizaciones afroasiáticas y post-soviéticas. Algo objetivo tenia que mantener ese voluntarismo que no pudo ser solamente formal. Reflexionándolo a posteriori, podemos pensar que fueron esencialmente dos las razones que pueden explicar el interés de las élites criollas andinas en mantener mal que bien sus Estados-Naciones:

  • En lo interior: ganaron por fin, sin tener que dar cuenta a autoridades de tutela foránea, el control y la explotación de su reserva social interna, particularmente la indígena y, más tarde, el asalariado emergente.
  • En lo exterior: pudieron renegociar periódicamente, al mayor postor, las condiciones de su dependencia mercantil, financiera, cultural y diplomática con las nuevas metrópolis post-coloniales, formales о informales.

23Además la idea nacional materializada en el Estado se reveló muy útil con el curso del tiempo para integrar sectorialmente, en la medida de su lenta y fraccionada emergencia, los nuevos sectores, generados por la difusión de la economía de mercado y, como tales, contractualizadas fuera de las formas tradicionales de dependencia social y de la explotación económica precapitalista. Frente al riesgo de verlos vestirse por desesperación social en una marginalidad apátrida (siglo xix). o en ideologias internacionalistas peligrosas (siglo xx) las élites criollas andinas tuvieron al final bastante éxito para canalizados hacia formas ideológicas bastante originales del nacional-populismo (APRA peruano, MNR boliviano, peronismo específico del Noroeste andino argentino.

24No cabe duda que a pesar de su tradicionalismo socio-cultural esas élites supieron adaptarse minimamente a las necesidades modernizantes de la competencia exportadora mundial y de la expansión de su propio Estado en su afán de controlar mejor el territorio y sus poblaciones. De ahí que la base del Estado-Nación también, por cierto más tarde y más lentamente que en otras partes del mundo, tuvo que ensancharse desde 1820 hasta hoy, modificando parcial pero realmente las estructuras sociales andinas. Más rápidamente en las extremidades de la Cordillera, mejor abiertas al merado internacional (Chile, Colombia), más lentamente en el centro todavía mayoritariamente indígena en 1950 (Bolivia, Ecuador y Perú).

25Ese lento pero inexorable proceso de mercantilización-nacionalización-estatización cosmopolitizado termina por provocar importantes cambios etno-culturales. Primero, a mitad del siglo xix. libera jurídicamente las castas de sangre mezclada y los negros. Después mestiza esa parte de la reserva andina abierta al mercado, proceso cumplido en Chile y Colombia desde 1900, donde la población indígena minoritaria queda encerrada en sus reservas y resguardados; el resto del pueblo urbano y rural no conociendo más distinciones oficiales de raza. pero en el corazón de los Andes hasta 1940 - 1950, al contrario, subsiste la exclusión etno-administrativa y económico-social de las mayorías indígenas serranas fuera de una producción verdaderamente capitalista a pesar de ser, ya, mercantil (pero bajo estrecha tutela paternalista y estatal). Eso dicho, queda que hasta en Perú, Bolivia y Ecuador, la parte progresivamente integrada al contractualismo más libre, a luchas socio-políticas de dimensión nacional y a una incipiente escolarización progresa en cantidad, difícilmente cuantificable todavia, pero que se podría evaluar del 10 % en 1820 al 30 % en 1950.

26Por supuesto, con eso, estamos lejos todavía de la realización de una sociedad piena y verdaderamente nacionalizada. Y esos avances tienen también que ser matizados por la aparición aquí, alrededorde 1940. de una nueva marginalidad social a-nacional: lade las primeras barriadas sub-urbanas, ignoradas hasta 1960 por los poderes públicos. No se puede negar entonces que el balance de la construcción nacional por parte de las oligarquias andinas republicanas queda bastante truncado a mitad del siglo xx. Ni supieron o pudieron consolidar mercados nacionales articulados, ni nacionalizar y alfabetizar las mayorías populares (particularmente indígenas), ni asegurar la autoridad interna y externa de su Estado dado que éste, a partir de 1880 y para remediar su crónico déficit y endeudamiento, tiene que renovar periódicamente concesiones extraterritoriales a empresas extranjeras como único remedio para re-arrancar sus finanzas y la economia. Y en este cosmopolita, ese Estado andino padece de la extrema fragilidad de su colocación cosmopolita en el mercado mundial ¿Un ejemplo? De 1820 a 1914, 80 % del comercio exterior andino se realiza con Gran Bretaña, pero no representa más que el 1  % del mercado exterior británico. En cuanto al interior, y a pesar de haber favorecido con concesiones fiscales exorbitantes la consolidación del poder de los grandes terratenientes quienes forman su principal base social durante más de un siglo, no puede el Estado contar sobre ellos a la hora de las necesarias modernizaciones de la economia y de las relaciones sociales. No por casualidad entonces, cada ola de modernización en los Andes va acompañada con un mayor e inevitable compromiso del Estado nacional con capitales y técnicos modemizadores venidos de afuera y representantes de intereses financieros a-nacionales, cuando no anti-nacionales.

27Y cuando eso termina provocando el desarrollo de verdaderos sectores capitalistas con la consecuente consolidación de un verdadero asalariado contractual y libre -obrero en la primera mitad del siglo xx; terciario después de 1950- esos nuevos actores sociales andinos (obreros, empleados, clases medias profesionales. técnicos, funcionarios) si escapan en las grandes urbes a las dependencias clientelistas regionales y tradicionales, si participau en apuestas social, cultural y politicamente nacionalizadas (elecciones, vida asociativa, sindicatos, partidos), si tienen éxito en conquistar, parcial o hegemónicamente, el aparato Estado no pueden escapar de la dependencia financiera exterior, no pueden controlar el proceso de anomia social en curso en los sectores tradicionales de la sociedad donde la disolución de las viejas oligarquías locales deja el hinterland sin redes de articulación económica y política con el resto de la nación. Venga la crisis de los 70-80; el proceso se pone irreversible, y particularmente dramático en el Perú del Sendero Luminoso.

28De ahí que en lo ideológico las nuevas élites andinas post-oligárquicas quienes consolidan su poder de intermediación con el exterior y de gestión en lo interior después de 1950-1960 (militares, técnicos, burócratas, gestionarios estatales o privados, intelectuales) dificilmente pueden constituir un proyecto nacional alternativo coherente al que fue el proyecto de las oligarquias criollas republicanas durante más de un siglo. “Dependencia exterior”, “subdesarrollo interior”, falta de “movilización social”: más allá de ser encantamientos retóricos para justificar los titubeos y los pasos atrás, también reflejan obstáculos objeti vos y lo atormentado de una transición social tanto más dramática que durante largo tiempo postergada. Indígenas y rurales en un 70 % para 1930, los países andinos son urbanizados o sub-urbanizados en un 70 % para 1990. Tradicionalmente exportadores de materias primas, tienen hoy dificultad para colocar en el mercado mundial otra cosa que no sea la cocaína. Tradicionalmente encuadradas por paternalismos clientelistas verticalizados, sus sociedades son hoy “desencuadradas” (desempleo superior al 50 %; afiliaciones partidarias o sindicales inferiores a 5 %).

29Entrampadas en su turno, como lo fueron de 1820 a 1950 las viejas oligarquias andinas dirigentes, entre presión (u olvido) internacional y riesgo de anomia socio-política interna, las nuevas clases medias dirigentes se quedan crucificadas, otra vez, entre ideologias cosmopolitas (“neo-liberalismo”; “socialismo de mercado”) y tentaciones de utopias regionalistas mal definidas y mal estructuradas socialmente hablando (“descentralización”. “regionalización”). Lo que sí queda claro es que tienen que reafirmar la Nación reconstruyendo la sociedad y el Estado. Tienen en contra de esa tarea de ingeniería socio-histórica el peso apremiante de una economía-mundo cosmopolitizada ideológica y financieramente por un capitalismo transnacional bajo hegemonia geo-estratégica monopolar (la de Estados Unidos) y el estado avanzado de destrucción de sus propias sociedades tradicionales. Tienen en pro de esa tarea de invención político-histórica la nationalización ideológica adquirida durante los cincuenta últimos anos por muchos nuevos sectores populares andinos socialmente desenclavados fuera de las viejas jerarquias y para quienes el marco nacional aparece como el cuadro natural de sus reivindicaciones y de su deseo de toma democrática de decisiones; un mínimo de solidaridad internacional potencial;... Y los propios intereses a largo plazo de un capitalismo mundial que empieza a dudar de la panacea “neo-liberal” y sabe que no puede seguir duraderamente reproduciéndose sin dejar que se reconstruyan en su periferia formas socio-politicas ni demasiado deficitarias en lo económico, ni demasiado peligrosas en lo político.

30¡Por supuesto: todo eso queda muy condicional! ¡Y peor si se considera que la mayoría de los países andinos siempre han sido, y siguen siendo hoy, particularmente marginales en el marco del sistema-mundo todavia vigente! Pero lo que sí ha cambiado aquí son las viejas formas tradicionales de sociabilidades regionalistas y locales quienes, durante tanto tiempo, frenaron la nacionalización verdadera de las Sociedades-Naciones andinas. Entonces hoy la encrucijada no es entre Estado-nación (liberal criollo) vs. sociedades regionalistas (precapitalistas indo-mestizas) pero sí entre Nación-Estado (post-liberal mesocrática-popular) vs. sociedades ampliamente des-regionalizadas (a-capitalistas y desempleadas). Encontrar la respuesta histórica (¿neo-nacionalista? ¿neo-populista?) a esa nueva ecuación histórica no es nada evidente, cierto. Pero en todo caso va a exigir mucha inteligencia e imaginación creativa por parte de las fuerzas todavia vivas y de sus intelectuales en los Andes. Lo cual, más que nunca, exige salir de los esquematismos dogmáticos y de las recetas ya hechas, tanto de un cierto supuesto “marxismo” como del autoproclamado “neo-liberalismo”.

31¿Por qué deberíamos de creer que eso queda fuera de alcance de los intelectuales regionales y que, sobre otras bases sociales, la Nación andina -tan improbable en 1820 о 1920- por fin podría cumplir en el 2.020 consigo misma y con “la promesa todavía no cumplida” que lamentaba el historiador Jorge Basadre hace treinta años?

Auteur

Profesor de Historia de América Latina en Francia

© Institut français d’études andines, 1997

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter