Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El siglo XIX: Bolivia y América latina

 | 
Rossana Barragán
, 
Seemin Qayum

Dinámica social e identidades

El problema de la propiedad en las comunidades indígenas

Patrimonio y herencia 1825-1850

María Luisa Soux

Texte intégral

  • 1 Las fuentes más consultadas en el estudio de las comunidades han sido los padrones de contribuyent (...)

1Dentro de los estudios realizados en Bolivia sobre la cuestión rural, uno de los más tratados, tanto por historiadores como por antropólogos y juristas, ha sido el del proceso de expropiación de las tierras de comunidad que, habiéndose iniciado en el período colonial, prosiguió con mayor intensidad durante el siglo xix para concluir en los primeros años del siglo xx con la llamada expansión de los latifundios. El sólo citar a todos los investigadores que han visto este asunto sería muy largo y tratar nuevamente el mismo, parecería tal vez un atrevimiento de nuestra parte porque podríamos no decir nada o por el contrario, entrar fácilmente al campo de la especulación. Sin embargo, pretendemos ahora presentar algunos aspectos del mismo problema a través del análisis de otras fuentes que nos permitan comprender algo más de este complicado y contradictorio proceso1.

2La contradicción existente entre la propiedad privada, entendida de una manera tradicional y fomentada por el Estado y la propiedad entendida desde el punto de vista de los propios comunarios, nos muestra una serie de variantes que se articulan dentro de la concepción indígena con el fin estratégico de conservar sus tierras.

  • 2 Es importante tomar en cuenta cuales elementos tomados como clásicos del siglo xix republicano so (...)
  • 3 No nos olvidemos que las comunidades indígenas, como todo cuerpo social dinámico, no pueden sustr (...)

3Temas que han sido ya absorbidos con anterioridad como el grado de cohesión de las comunidades indígenas en diferentes momentos de nuestra historia, su proceso de desestructuración permitiendo a la larga la intromisión de la hacienda, o el conocido “pacto de reciprocidad” con el Estado, se nos presentan muchas veces como un ir y venir de estrategias propias. A veces parecería que hay una cohesión comunal fuerte hasta fines de siglo xix, y otras, que el proceso de desestructuración había empezado ya mucho antes2. Parecería que no son más que dos caras de la misma moneda: cohesión hacia afuera e individualismo hacia dentro3.

4Nosotros trataremos de acercarnos a esta problemática a través de dos tipos de documentación específica: los juicios por sucesión y los juicios por linderos que se presentan entre los miembros de una comunidad. Se trata, por lo tanto, de documentos que a pesar de ser públicos, nos permiten entrar en el mundo interno de las comunidades. Se ha realizado el estudio en dos regiones del departamento de La Paz; la primera en los alrededores de los pueblos de Pucarani y Laja y la segunda en el valle de Sahapaqui.

  • 4 Ver los trabajos de Herbert Klein Ayllus y haciendas en Bolivia en los siglos xviii y xix. 1988; t (...)
  • 5 La organización interna de las comunidades indígenas del altiplano presenta por lo general dos tip (...)

5Cada región presenta características propias. La región de Pucarani y Laja se halla ubicada en las inmediaciones del lago Titicaca, sobre el camino que une el lago con la ciudad de La Paz; en el siglo xix pertenecía a la provincia Omasuyos. Se caracteriza por la permanencia de una serie de comunidades rodeadas de haciendas de origen colonial. Tenía una población grande compuesta en su mayor parte por agregados con muy pocos originarios4. Su cercanía a la ciudad de La Paz y su riqueza agrícola y ganadera hacía que fuera una región con mucha presión de las haciendas sobre las comunidades. Su producción principal era la papa y luego la quinua y la cebada; habiéndose fomentado también la crianza de ganado lanar. Dentro de su estructura interna, las comunidades de la región, al igual que el resto del altiplano, tenían su tierra repartida en sayañas, divididas a su vez en tablones, y aynokas, divididas en callpas5. El trabajo comunal estaba basado en la mano de obra familiar y el apoyo comunal a través del ayni.

6La segunda región, la de Sahapaqui, se presenta como una cabecera del valle de clima seco. Persistían el siglo xix dos ayllus grandes, Cata e Ilavi. Era el único cantón de ese valle que poseía aún en el siglo xix tierras de comunidad importantes, mientras que los otros cantones de Caracato Luribay las habían perdido durante la Colonia. En su estructura interna se caracterizaban porque los comunarios poseían tierras tanto de puna como de valle; tenían, por lo tanto, sayañas, tierras de aynoka y huertas frutales. Esta economía diversificada planteaba estrategias propias de propiedad y herencia.

7En el presente trabajo se hará un primer esbozo de los problemas planteados en el tema de la propiedad indígena, a través del análisis de otros documentos que nos muestran nuevos rumbos a seguir. Los principales problemas a tratar serán el uso indígena de la legislación, el tema de la propiedad privada, el uso de la lógica occidental sobre el territorio, las estrategias para combinar la propiedad con la situación tributaria y, finalmente, el tema del patrimonio y la herencia.

Las leyes de la República y el discurso indígena

8Durante los 25 años que abarca el presente trabajo se sucedieron diversas disposiciones legales que confundieron en gran medida el punto específico de la propiedad indígena. Asimismo, el tema del patrimonio y la herencia (ligados intrínsecamente al de la propiedad) se verán también afectados. Deberemos hacer, por lo tanto, un breve resumen de las principales medidas.

9Decreto de 8 de abril de 1824. Establecía la venta de tierras del Estado, reconocimiento de la propiedad de los indígenas en posesión precaria y entrega de tierras a los indígenas desposeídos.

10Ley de 20 de diciembre de 1826. Se suspende la ejecución del decreto anterior.

11Ley de 27 de diciembre de 1826. Art. 5to. El indígena que quisiera adquirir en perpetuidad los terrenos que ocupara podría pedirlos por escrito al gobernador de la provincia.

12Ley de 28 de septiembre de 1831. Se declara la propiedad de los terrenos de los caciques de sangre, así como de los indígenas contribuyentes que hubieran poseído estos terrenos por más de diez años. La Asamblea Constituyente del mismo año había confirmado el derecho a los originarios.

13Orden de 7 de febrero de 1834. Las peticiones de los indígenas debían hacerse de forma particular y no a nombre de las comunidades.

14Código Civil Santa Cruz, cuyo Libro III, “De las distintas maneras de adquirir la propiedad” trata el tema de las sucesiones.

  • 6 José Flores Moncayo; Legislación Boliviana del Indio. 1953. p. 107-108.

15Resolución Suprema de 22 de noviembre de 1838. Declara que en la sucesión de los terrenos indígenas se debe guardar la práctica del orden de primogenitura “prefiriéndose el varón a la hembra y el mayor al menor”6.

16Decreto Supremo de 26 de enero de 1839. Prohibe la enajenación de los terrenos entregados por ley de 28 de diciembre de 1831. Declara nulas las ventas de éstas.

17Circular de 14 de diciembre de 1842. En sus consideraciones declara que son de propiedad del Estado las tierras que poseen los originarios, considerándose a éstos como una especie de enfiteutas. En su parte resolutiva expresa que los problemas sobre estas tierras deben ser resueltos por los gobernadores de las provincias.

  • 7 Alejandro Antezana S.; Estructura agraria en el siglo xix. Ed. CID; 1992.

18Decreto de 13 de febrero de 1843. Dispone la visita de todas las tierras sobrantes, se exceptúan los terrenos que poseen los originarios. Otra resolución posterior (4-07-44) aclara la excepción siempre que no se hubieran cometido avances sobre las propiedades comunarias y fiscales7.

19Dentro de este marco aparentemente contradictorio, se plantean claramente los intereses y preocupaciones de un Estado en formación. Los intelectuales de la época plantearon en algunos escritos la problemática central sobre el problema de tierras, hecho que vemos en la siguiente pregunta:

  • 8 José Manuel Coronel Loza, Avelino Vea Murguía y Pedro Eguren; Cuestiones de Economía política. 183 (...)

¿Si es más ventajoso a la prosperidad de Bolivia repartir entre los indígenas las tierras originarias y comunes para evitar la desigualdad de sus posesiones actuales, darlas a infinitos que no las tienen, o si sería más útil declararlos propietarios de todo lo que actualmente poseen con libertad de enagenarlas?8.

20De las posibles respuestas que a esta pregunta podía hacer el Estado variaba el seguimiento legal sobra las tierras comunarias.

21Desde el punto de vista de los comunarios el planteamiento era distinto. Se trataba de mantener la propiedad de sus tierras lejos de la injerencia del Estado y, como ellos no legislaban, debían utilizar las leyes estatales para su propio beneficio. Las estrategias utilizadas pasaban por el ámbito personal, familiar o comunal, de acuerdo a las circunstancias y a cuál podría garantizar mejor la posición de sus tierras.

  • 9 Archivo de La Paz (ALP). Juzgado de Pucarani (JP); C.3.E.29. 1834. Juicio entre Manuel Quiñones y (...)

22Los ejemplos de una respuesta indígena propia a las leyes estatales son numerosos. Así, en el juicio entre Mariano Viscarra y Manuel Quiñones por linderos y el uso de una acequia en el cantón Pucarani, realizado entre 1822 y 1832, cada uno utiliza las leyes que le conviene. Mientras Viscarra habla de tierras realengas y las leyes coloniales sobre la prohibición de la permanencia de mestizos en la comunidades, Quiñones trata sobre el derecho a comprar sayañas. Pero cuando continúa el juicio luego de la Independencia, Viscarra utiliza ya no el argumento sobre el mestizaje de Quiñones, sino el hecho de que es un vecino del pueblo de Pomata y por lo tanto peruano9.

  • 10 ALP. JP. C.3.E.29. fojas 11 v.
  • 11 ALP. JP. C.1.E.9. 1828. Expediente de tres comunarios de Collantaca contra Andrés Velarde por un t (...)

23Durante los años posteriores, y siempre con el fin de confirmar la posesión de sus tierras, numerosos comunarios presentaron escritos pidiendo se les de la propiedad de sus tierras, argumentando su larga permanencia en esos terrenos y haber contribuido con las tandas de turno y con el pago del tributo. Estas peticiones, siempre dentro de algún litigio, debían ser confirmadas aún por el cacique que afirmaba si se habían cumplido las tandas10. Para la delimitación de linderos eran llamados como testigos los colindantes u otros indígenas “con voz de comunidad”. En este caso, aprovechan la ley de 27 de diciembre de 1826, pero sin salirse de su pertenencia a la comunidad11. Lo que buscan es en realidad un recurso de amparo.

  • 12 ALP. JP. C.3.E.29. 1834 y C.4.E.34. 1834.

24La ley de 28 de septiembre de 1831 facilitó la petición de consolidación de las tierras. Ya no se precisaba la presencia del cacique que garantizaba las tandas ni la voz de la comunidad que aseguraba la pertenencia a la misma. Bastaba con la presencia de los testigos que aseguraran la posesión por más de diez años. Esto fue aprovechado por muchos advenedizos a la comunidad que habían aprovechado los años de la guerra de Independencia para apropiarse de sayañas para consolidar su posesión12. Ya no era tampoco necesario demostrar una antigua condición de originario.

25La confusión existente en las leyes sobre los términos “originario” y “contribuyente”, como el existente entre la Constituyente de 1831 y la ley del mismo año, fue aprovechada también por los originarios que buscaron apropiarse de terrenos de los agregados.

26La orden de 7 de febrero de 1834, favoreció notablemente el surgimiento de peticiones de propiedad con diez años de posesión, y la aparición de comunarios que pedían tierras como particulares. Así, la familia Quino pedía sus terrenos en la comunidad Pujri, cantón Llocolloco como

  • 13 ALP. JP. C.4.e.39. 1834-36. Juicio entre Antonio y Pablo Quino contra Manuel Quispe por los terren (...)

terrenos que no son de la comunidad sino de nuestra propiedad particular13

27aunque en otro litigio un año antes habían declarado:

  • 14 ALP. JP. C.4.E.34. 1834. Juicio entre Antonio y Pablo Quino contra Francisco Xavier Maquera por ti (...)

...esta sayaña... la hemos poseído con nuestra demás familia el dilatado tiempo de diez años como terrenos de comunidad cuya cesión nos correspondía por un derecho igual que los demás tienen sin interrupción ni inquietud...14.

  • 15 ALP. Juzgado Luribay; C5. El. 1843. Juicio entre Francisco Ralde y Dámaso Pacheco por los terrenos (...)

28Los continuos conflictos surgidos dentro de las comunidades en torno al problema de la herencia llevó al gobierno Santa Cruz a promulgar en 1838 la resolución suprema que establecía las formas de sucesión de las tierras comunales. En la práctica, esta ley fue utilizada únicamente como un argumento cuando convenía a los intereses de algún litigante. Dentro de las costumbres tradicionales indígenas, las tierras eran repartidas a los hijos tomando en cuenta otros parámetros que veremos más adelante. Lo importante aquí es señalar que, a pesar que la legislación no coincidía con la tradición, podía ser utilizada de acuerdo a la conveniencia, como argumentaba Francisco Ralde para sostener el derecho de su hijo Lino Ralde a la posesión de sus tierras (aparentemente sobrantes) frente a la denuncia de un vecino de Sahapaqui15.

  • 16 ALP. JL. C.5.E.1. 1843. y C.5.E.2. 1846-52. Diego Vargas contra su hermano Bartolomé por las tierr (...)

29La circular de 14 de enero de 1842 planteó dentro del problema un nuevo elemento conflictivo: la aparición de la figura de la enfiteusis. Autores como Antezana o Peñaloza coinciden en afirmar que esta disposición no modificó mayormente la situación de las tierras de comunidad. En realidad, dentro de la organización interna de las comunidades conformó un nuevo argumento de los litigios, aprovechado, por otro lado, por las autoridades locales para lograr mejoras de la contribución o para entrometerse en asuntos sucesorios. Llegó a argumentarse que, puesto que al ser sólo enfiteutas no poseían una propiedad perfecta y no estaban en la capacidad de hacer testamento para legar sus posesiones. Por lo tanto, era atribución del gobernador determinar a quién corresponderían las tierras que quedaban cuando no habían herederos forzosos. También era usado para desconocer los testamentos que no convenían a los intereses, sobre todo de los hijos mayores que preferían apoyarse en la ley de sucesión de indígenas16.

  • 17 ALP. JP. C.7.E.90. 1845-49. Juicio entre Eugenio y Santiago Guachalla (Guarachi) contra los comuna (...)

30El acudir a uno u otra autoridad, de acuerdo a la parte considerativa de la circular de 1842, dependía también de los diversos intereses. Así por ejemplo, en el juicio entablado entre los hermanos Guarachi (o Guachalla, como aparecen después) y la comunidad de Cota Cota (Pucarani) sobre unas sayañas, mientras los Guachalla sostenían que eran propiedades privadas y el litigio debía ser resuelto por el juez, los comunarios decían que al ser tierras de comunidad, debía ser resuelto por el gobernador. El juicio fue dilatado continuamente con este argumento17.

  • 18 ALP. JL. C5.E.1. 1843.

31El decreto de 13 de febrero de 1843 significó también una importante base para innumerables conflictos. El tema de las tierras sobrantes movió a un incesante juego de poder dentro de las comunidades para acumular más o nuevas tierras. El proceso consistía en denunciar la posesión de tierras sobrantes de algún otro miembro de la comunidad y pedir éstas para la formación de una nueva sayaña. Esto favorecía también al Estado que recibía por este proceso un nuevo tributario. Respondiendo a estos intentos se utilizaban estrategias familiares para mantener dentro de la familia estas tierras aparentemente sobrantes18.

32Podemos concluir que la letra de la ley así como el fin que había buscado el Estado con estas medidas jurídicas, era aprovechado por los comunarios en beneficio de sus propios intereses que, por otro lado, no siempre coincidían con los intereses de la comunidad en sí.

La propiedad perfecta

33El Código Civil boliviano promulgado durante el gobierno de Santa Cruz dice sobre la propiedad:

Es propietario el que tiene derecho de gozar y disponer de sus bienes de un modo absoluto, sin otra restricción que la establecida por las leyes” (Libro III, Título 2, cap. 1, art. 442).

34Entre estos derechos se hallaba el de venderlas, trocarlas, traspasarlas y donarlas. La ley de 1832 había declarado literalmente propietarios de sus tierras a los indígenas comunarios, sin embrago, el mismo gobierno de Santa Cruz se contradecía posteriormente prohibiendo la enajenación de dichos terrenos; la propiedad de éstos, por lo tanto, ya no era perfecta. La circular de 1842, al considerar la enfiteusis, limitaba más aún esta propiedad. Esto desde el punto de vista legal y estatal.

  • 19 ALP. JP. C.7.E.90.

35Desde el punto de vista indígena nos podemos preguntar qué implicaba para ellos la propiedad perfecta como individuos y como comunidad. En los litigios analizados se ve nuevamente un uso interesado de este término de propiedad. Cuando se defendía, por ejemplo, las tierras o callpas de aynoca, aparecería el argumento de que no eran tierras privadas y que los comunarios eran “propietarios de tierras de dotación”, mientras que la parte contraria que buscaba apropiarse personalmente de esos terrenos sostenía, por su lado, que poseía la propiedad de esas tierras, utilizando por lo general la ley de 1831 como base jurídica.19.

36Uno de los aspectos quizá más característicos en los documentos que hemos analizado ha sido la gran cantidad de pedido que se hace a las autoridades para amparar en la posesión personal de determinadas sayañas ubicadas dentro de las comunidades. Al estar basadas en la Ley de 1831, se trata en realidad de un proceso por el cual los comunarios individualmente solicitan al Estado la confirmación de su propiedad, con los objetivos principales:

  1. Determinar claramente los linderos de sus tablones y sayañas.
  2. Detentar la capacidad de legar sus tierras a sus descendientes.

37Esta situación nos plantea la necesidad de replantear en muchos casos lo que era internamente una comunidad indígena a mediados del siglo xix, realidad que ha sido a veces mitificada e idealizada.

  • 20 La documentación de los juzgados provinciales que se hallan en el archivo de La Paz son hasta el m (...)

38Dentro del análisis nos encontramos nuevamente con dos discursos. El primero, el planteado por los representantes de las comunidades y en voz de ellas cuando se hallan en litigios con hacendados u otras comunidades. En estos discursos aparece más claramente el aspecto de la propiedad común y los lazos de cooperación. El segundo, planteado por un comunario individual en litigio interno con otros miembros de la comunidad. Aquí se nos presenta un interés mucho más particular y que tiende hacia la búsqueda de una propiedad privada e individual. Estos discursos son, de acuerdo a lo estudiado, mucho más frecuentes de lo que se quiere creer. Entre un 20 y un 30% de los litigios ventilados en los juzgados provinciales tocan temas de conflicto dentro de las comunidades basados específicamente en problemas de propiedad de la tierra20

39Pero, ¿por qué busca el comunario (generalmente originario) crear con sus sayañas una propiedad individual?. Varias hipótesis son posibles. Citemos algunas:

  • 21 ALP. JP. C.4.E.34. y E39. Los Quino tienen continuos lazos con el corregidor del cantón y con otra (...)
  • 22 Ver los juicios de los Quino en Pujri, los Guachalla (Guarachi) en Cotacota y Francisco Ralde en C (...)

401. Frente a la ambigüedad e inestabilidad legal de la propiedad comunal, la propiedad privada se encuentra totalmente asegurada por la ideología liberal del Estado y por la Constitución. Esto explica el hecho de que los comunarios que buscan con más tenacidad el convertir sus sayañas en propiedades privadas son por lo general no “pobres indígenas” como quieren aparentar, sino individuos o familias de prestigio dentro de las comunidades, muchas veces con lazos de parentesco o de compadrazgo con las autoridades locales, como es el caso de los Quino en la comunidad Pujri21. Son comunarios ricos con porciones de tierra mayores que el promedio de la comunidad22.

41Este hecho implica que la existencia de una mayor diferenciación interna dentro de las comunidades favoreció el surgimiento de una élite que aprovecha de la comunidad cuando le conviene y se desentiende de la misma cuando su pertenencia a ella pone en peligro sus intereses privados o familiares.

422. La búsqueda de la ciudadanía. De acuerdo a la Constitución, una de las condiciones para ser considerado ciudadano era poseer una renta determinada y ser propietario, con lo que se negaba esta condición de ciudadano a todos los indígenas de las comunidades. Los comunarios de esta “élite” buscaron, posiblemente, lograr ser propietarios individuales para ser considerados como ciudadanos. Si bien la ciudadanía no les convenía a veces, como decía un indígena de Laja, porque el Estado aprovechaba para abusarlos, la ciudadanía era para algunos un aumento de su status social.

433. Hacia una reproducción en pequeño de la aymas cacicales. Cuando debido a los decretos bolivianos se suprimieron los cacicazgos y luego, cuando Santa Cruz les devolvió su categoría y les confirmó la propiedad privada de sus aymas, se produjo un divorcio entre los caciques y las comunidades y los primeros se transformaron, no sin conflictos, en otros hacendados más. El papel de cabeza de la comunidad pasó entonces a los comunarios originarios que trataron de reproducir posiblemente el sistema de aymas dentro de la comunidad. Así, ciertos discursos de los originarios nos muestran un interés creciente por asegurar su posición dentro de la misma comunidad como es establecer sus diferencias en el tipo de propiedad de sus tierras frente a los comunarios agregados.

  • 23 ALP. JP. C.4.E.34. y E39. Los Quino tienen continuos lazos con el corregidor del cantón y con otra (...)

444. Hacia nuevas estrategias de “acomodación”. En esta hipótesis planteamos que la búsqueda de individualizar las sayañas tiene el fin último de proporcionar mayores bases jurídicas para el sostenimiento de la comunidad en sí frente a la presión externa. La historia posterior nos ha demostrado que las comunidades más afectadas por la invasión violenta de sus tierras fueron las que se negaron a matricular sus sayañas individualmente, como ocurrió con la comunidad Copagira en Laja o las comunidades de Mohoza23. Frente a la disyuntiva de la destrucción de las comunidades, el proceso de individualización aparece como un mal menor. Esta hipótesis, sin embargo, no puede explicar que el proceso se haya llevado a cabo a través de litigios. Lamentablemente, los únicos datos que se han podido conseguir sobre el funcionamiento interno de las comunidades han sido sobre conflictos y no sobre arreglos pacíficos.

La lógica territorial occidental y las estrategias andinas

  • 24 Ver los juicios de los Quino en Pujri, los Guachalla (Guarachi) en Cotacota y Francisco Ralde en C (...)

45Se ha tratado ya mucho sobre la lógica territorial andina, la territorialidad salpicada y la utilización de aynocas para un mejor uso de los recursos. Asimismo se ha visto en diversos estudios que el sistema de tener varios tablones dispersos por la comunidad favorece al cultivo de diversos productos aprovechando los microclimas y condiciones de regadío y humedad. Este sistema de uso salpicado subsiste en las comunidades andinas hasta hoy24.

46Sin embargo, algunos documentos analizados en el trabajo nos muestran también algunos intentos por crear unidades territoriales más lógicas desde el punto de vista occidental. El sistema de territorios salpicados era un problema para establecer los linderos y los límites de cada propiedad individual, por lo que en la búsqueda de la “propiedad perfecta”, se veía a veces la necesidad de modificar esa útil y antigua lógica territorial andina.

47Un ejemplo muy interesante es el memorial presentado al juez de Pucarani por los indígenas José Mamani y Manuel Quispe, originario y agregado de la comunidad de Quentavi del cantón Laja argumentando que como han tenido ya muchos conflictos entre ellos porque:

  • 25 María Luisa Soux. “Comunidades y Ayllus en Los Andes. Una historia rural de la provincia” (inédito (...)

no ha habido hasta hoy una línea divisoria que destaje ambas sayañas, hemos convenido en transar y cortar toda especie de controversias que han resultado de la comunidad de posesiones y del oscuro conocimiento de los chacarismos y pastales que ambos poseemos...25.

48Luego de fijar los nuevos linderos, establecen que van a formar en ellos una zanja para que no puedan traspasar los litigantes ni sus ganados. Finalmente, establecieron lo siguiente:

  • 26 Ver, por ejemplo, el libro de Carter y Mamani, Irpa Chico, donde se demuestran con mapas la tradic (...)

Con esta transacción dejamos, yo, José Mamani a favor del segundo ocho tablones y chacarismos que están a su lado, y yo, Manuel Quispe, tres tablones y un pastal a favor del primero como terrenos que... a su pertenencia26.

49Como se ve, ambos trataron de acabar con esta territorialidad salpicada para evitar conflictos.

  • 27 LP. JP. C.4.E.33. 1834-36. Conciliación entre José Mamani y Manuel Quispe sobre linderos entre sus (...)

50En otro caso parecido entre los hermanos Quino contra Francisco Javier Maquera sobre los terrenos de Guanacollo en el ayllu Pujri de Laja, los primeros explican al juez que la sayaña que poseen por más de diez años tiene una forma regular, pero que dentro de este “cuadro precitado”, se ubican tres tablones pertenecientes a Francisco Maquera. Sostienen los Quino que estos tablones son perjudiciales para ellos y tratan de sacarlo de sus tablones de forma legal y violenta. Posteriormente, los Quino trataron de demostrar que sus terrenos no eran sayañas sino propiedades privadas27.

Sucesión de tierras y de categoría tributaria

  • 28 Id. F. I.

51Algunos trabajos anteriores han mostrado ya que el aumento de agregados dentro de las comunidades durante el siglo xix estuvo basado no en migración de fuera sino en el empadronamiento de varios hijos de originarios dentro de la categoría de agregados y apoyados en una división de la tierra28. Generalmente, el hijo que heredaba la casa de sus padres y las principales sayañas heredaba también la condición tributaria, mientras los otros hijos pasaban a la categoría de agregados. El mayor beneficiario de esta costumbre era el Estado que por la misma extensión de tierra percibía un tributo mayor. Esta situación presentaba, de acuerdo a las circunstancias, combinaciones y arreglos internos a veces bastante complicados entre la posesión de la tierra y el pago del tributo. Un caso ilustrativo fue el litigio suscitado entre Bartolomé y Diego Vargas, hijos de Cipriano Vargas y comunarios del ayllu Cata del cantón Sahapaqui. Su padre, originario de la comunidad, había dejado su tierra repartida entre sus dos hijos, sin embargo, el hijo mayor, Bartolomé, que había heredado la condición de originario se había apropiado de todos los terrenos. A pesar que la comunidad aconsejaba que el problema se manejara internamente, el hermano pidió la solución al juez, quien repartió nuevamente los terrenos dándole los mejores a Bartolomé por ser el “hermano mayor”.

  • 29 ALP. JP. C.4.E.34.

Asimismo, quedaron a pagar los tributos a medias, es decir que el terreno que pague de originario Bartolomé, pagara Diego de agregado y en el otro tercio Diego de originario y Bartolomé de agregado según la costumbre veterada (sic) de este cantón29.

52Diego pidió posteriormente que se modifique el pago pagando todos los años como originario y no siguiente el turno anterior. En este caso, nos encontramos que resulta ganando el Estado ya que percibe por el mismo terreno un tributo de originario y otro de agregado.

53Otro caso parecido se presentó también en el cantón Sapahaqui, con las tierras de Francisco Ralde, quien poseía una sayaña muy extensa por la que pagaba la contribución de originario. Aprovechando el decreto de 1843 sobre tierras sobrantes, un vecino de Sapahaqui, con la complicidad del corregidor, pidió parte de esta tierra como sobrante y se matriculó en la misma como originario. El Estado percibía entonces el doble de la contribución anterior. Ralde protestó por su derecho y logró finalmente matricular a su hijo menor Lino Ralde en esos terrenos. A pesar que Ralde ganó el juicio, tuvo a la larga que pagar por dos sayañas.

54Dentro del juego de las sucesiones, los yernos jugaban un papel importante porque frente a la ausencia de los hijos eran los que tomaban el lugar, tanto en la posesión como en la categoría. De esta manera, las estrategia matrimoniales para aumentar el patrimonio eran fundamentales dentro del intento por conservar el poder en las luchas familiares dentro la comunidad.

55Otro testamento analizado, aunque algo posterior, en 1853, también en el cantón Sapahaqui, nos muestra otras estrategias dentro del proceso de sucesión de la tierra. El originario Atanasio Cruz dividió sus bienes de la siguiente manera:

  • 30 ALP. JP. C.4.E.34.
  • 31 María Luisa Soux: Estrategias demográficas de resistencia en el altiplano y Yungas, (inédito).

56A su hijo mayor le dejó una parte de sayaña con una huerta pequeña, a su hijo segundo, la otra parte de la sayaña con la huerta grande, pero con la condición que comparta la posesión con su madre, finalmente, a sus dos hijas mujeres les dejó parte de los tunales pertenecientes a su sayaña. El usufructo de los terrenos de aynocas fue heredado por sus dos hijos hombres, además de otros terrenos adyacentes30. Como vemos en este caso, la ley de sucesión de indígenas está ausente ya que el que hereda la mayor cantidad de terreno no es el mayor, sino el menor porque es el que se queda cuidando a su madre anciana. La misma lógica siguió el indígena Marcelo Aguilar, comunario del ayllu Sullcataca de Laja. Dejó sus bienes al hijo menor Buenaventura que lo había cuidado de viejo mientras que al hijo mayor José Manuel, que le había inferido malos tratos, consideraba ya había cumplido al pagar los gastos de su matrimonio31.

  • 32 ALP. JL. C.5.E.2. 1846-52.

57La sucesión en relación al pago del tributo se complicaba con la presencia de ancianos, viudas o huérfanos menores de edad. Por ley estas categorías estaban libres del pago del tributo y, por consiguientes, la posesión de sus terrenos se hacía extremadamente precaria. Son numerosos los casos de abusos en las comunidades a las ancianas, a las cuales se las quitaba la posesión de sus sayañas, como ocurrió con la anciana Rafaela Castañeda que fue obligada a transar con Julián Choqueguanca para que a su muerte heredara la sayaña un hijo de éste. Posteriormente, la Castañeda se quejó al juez de recibir malos tratos por parte de Choqueguanca32.

  • 33 ALP. JL. C.6.E.3. 1855. Testamento del indígena Atanacio Cruz. Sapahaqui.

58Lo complicado de la situación movió al Apoderado Fiscal de provincia de Omasuyos a preguntar al Juez de revisita cómo debía proceder en el cobro de la contribución de ancianos, viudas y menores. La respuesta se halla en una carta enviada por el administrador del Tesoro de La Paz al prefecto del departamento, declarando que los ancianos mayores de 50 años debían quedar en goce de sus terrenos de acuerdo a la ley de 1831, pero que serían excluidos de la contribución, que los hijos permanecerían como agregados hasta que sus padres mueran para evitar que se les quite los terrenos o sayañas y que se conviertan en mendigos. De igual manera, las viudas deberían quedar en el goce de los terrenos de sus maridos pagando la misma contribución y figurando en los padrones33.

  • 34 ALP. JP C.4.E.41. 1834. Testamento de Marcelo Aguilar, ayllu Sullcataca. Cantón Laja.

59En la realidad, muchas sayañas eran concedidas a parientes próximos del comunario propietario de la tierra en calidad de custodia para que figuren en el padrón mientras los hijos llegaban a la mayoría de edad. Esta costumbre traía no pocos problemas legales, porque alguno de estos custodios no devolvía posteriormente los terrenos34.

El patrimonio

60En base a los testamentos de indígenas que se han podido estudiar, podemos tener una idea aproximada de lo que constituía el patrimonio de los comunarios del siglo xix.

61Indudablemente, la mayor posesión era la tierra, tanto la que controlaba directamente como los tablones de sus sayañas como la posesión en dotación de las callpas en las aynocas de la comunidad. Unos y otros eran legados a sus descendientes, aunque a veces no figuraban en los testamentos y aparecían recién cuando estos se volvían contenciosos.

  • 35 ALP. JP. E.24. 1834. Rafaela Castañeda contra Julián Choqueguanca por la partición de una sayaña y (...)

62Formaban también parte del patrimonio los animales, los útiles de labranza y la semilla. Estos eran descritos con prolijidad en los testamentos y tasaciones, figurando inclusive el tipo de ganado y su edad, la forma de los útiles y el tipo de semilla35.

63En las tierras del valle era un bien muy importante en los testamentos los árboles frutales y las mejoras de las huertas, ya que éstas pasaban a los herederos valorizando los terrenos.

  • 36 Circular de contribuciones de Omasuyos. En “Documentos sobre la Contribución”. Recopilación de Pab (...)

64Finalmente, figuraban también como parte de los bienes a legar los vestidos y las joyas. A veces, las tasaciones llegaban a más de 500 pesos, por lo que se deduce que no todos los indígenas eran pobres36.

Conclusiones

65Estos son sólo unos primeros apuntes sobre temas que deberán ser analizados con más profundidad posteriormente. La intención ha sido presentar una visión diferente de lo que podrían haber sido las comunidades indígenas durante el siglo xix, una visión que trata de evadir las posiciones mitificadoras sobre las comunidades presentándolas como un organismo vivo y dinámico que como todos los demás que forman la sociedad en su conjunto presenta una serie de contradicciones, conflictos y luchas de interés, sin que por esto se deba hablar de desestructuración o crisis; simplemente, las comunidades están vivas y por eso se modifican adaptándose más que resistiendo, o adaptándose para resistir a un mundo occidental que se le impone.

Fuentes primarias

66Archivo de La Paz: Juzgado de Pucarani.

67Archivo de La Paz: Juzgado de Luribay.

Bibliographie

Bibliografía

ANTEZANA, Alejandro

1992 Estructura Agraria en el siglo xix. La Paz, Ed. CID.

CALDERÓN, Raúl

1991 “Conflictos sociales en el altiplano paceño entre 1830 y 1860”. Data 1. La Paz

CARTER, William y Mauricio MAMANI

1982 Irpa Chico. Individuo y comunidad en la cultura aymara. La Paz, Ed. Juventud.

FLORES MONCAYO, José

1953 Legislación Boliviana del Indio.

KLEIN, Herbert

1988 Ayllus y haciendas en el mercado boliviano en los siglos xviii y xix. Ed. Biblos.

MEDINACELI, Ximena

1987 Resistencia pasiva de los comunarios de Omasuyos, tesis de licenciatura. Inédito.

SILES, Hernando

1945 Código Civil Boliviano. Imprenta de Beeche y Cía.

SOUX, María Luisa

1990 Haciendas y ayllus en “ Los Andes”. Una historia rural de la provincia. Inédito.

SOUX, María Luisa

1988 Estrategias demográficas de resistencia en el altiplano de yungas. Inédito.

Notes

1 Las fuentes más consultadas en el estudio de las comunidades han sido los padrones de contribuyentes y los catastros. Asimismo han sido ya analizados los expedientes sobre conflictos entre haciendas y comunidades, los informes de las autoridades provinciales y los legajos presentados por los representantes de comunidades pidiendo la consolidación de sus tierras. Todos estos documentos nos muestran más la visión desde fuera que la interna de las comunidades.

2 Es importante tomar en cuenta cuales elementos tomados como clásicos del siglo xix republicano son realmente únicos de esta época y así debido a la falta de estudios para épocas anteriores, no se conoce lo suficiente sobre algunos aspectos del problema que se daban ya antes, tal es el caso de la venta de sayoñas que es un proceso que empieza ya desde la época colonial.

3 No nos olvidemos que las comunidades indígenas, como todo cuerpo social dinámico, no pueden sustraerse a la existencia de conflictos internos. Es importante subrayar este aspecto para no caer en visiones equivocadas, ya sea creando mitos sobre la unidad en las comunidades o por el contrario, determinando que la existencia de conflictos implica necesariamente un proceso de desestructuración y desunión.

4 Ver los trabajos de Herbert Klein Ayllus y haciendas en Bolivia en los siglos xviii y xix. 1988; también la tesis de Ximena Medinaceli sobre estrategias pacíficas de resistencia de los indígenas de Omasuyos. El trabajo de Medinaceli es uno de los más completos sobre la historia rural de Omasuyos en los años medios del siglo xix.

5 La organización interna de las comunidades indígenas del altiplano presenta por lo general dos tipos de propiedad. El primero está constituido por la sayaña que de acuerdo a la tradición de una territorialidad salpicada, presenta una serie de tablones dispersos en el cual se trabaja de manera individual. El segundo tipo de propiedad está constituido por las llamadas aynocas, extensiones grandes divididas en pequeñas porciones llamadas callpas. La posesión de las callpas es individual, sin embargo, todas las callpas llevan a cabo la misma rotación de cultivos, de tal manera que la aynoca entera entra en descanso o barbecho, permitiendo que el ganado de la comunidad se alimente en estas tierras.

6 José Flores Moncayo; Legislación Boliviana del Indio. 1953. p. 107-108.

7 Alejandro Antezana S.; Estructura agraria en el siglo xix. Ed. CID; 1992.

8 José Manuel Coronel Loza, Avelino Vea Murguía y Pedro Eguren; Cuestiones de Economía política. 1832. Cuestionario elaborado para el examen de cátedra de la materia de economía política de la recién creada Universidad Mayor de San Andrés, cátedra ganada por José María Galdo en 1833.

9 Archivo de La Paz (ALP). Juzgado de Pucarani (JP); C.3.E.29. 1834. Juicio entre Manuel Quiñones y Mariano Viscarra sobre linderos y una acequia. Los antecedentes del juicio llegan hasta 1822.

10 ALP. JP. C.3.E.29. fojas 11 v.

11 ALP. JP. C.1.E.9. 1828. Expediente de tres comunarios de Collantaca contra Andrés Velarde por un terreno donde construyó su vivienda, fs. 15v.

12 ALP. JP. C.3.E.29. 1834 y C.4.E.34. 1834.

13 ALP. JP. C.4.e.39. 1834-36. Juicio entre Antonio y Pablo Quino contra Manuel Quispe por los terrenos de Guanacollo, comunidad Pujri.

14 ALP. JP. C.4.E.34. 1834. Juicio entre Antonio y Pablo Quino contra Francisco Xavier Maquera por tierra de la comunidad Pujri.

15 ALP. Juzgado Luribay; C5. El. 1843. Juicio entre Francisco Ralde y Dámaso Pacheco por los terrenos aparentemente sobrantes en el ayllu Cata, cantón Sapahaqui.

16 ALP. JL. C.5.E.1. 1843. y C.5.E.2. 1846-52. Diego Vargas contra su hermano Bartolomé por las tierras legadas por su padre. Ayllu Cata, cantón Sapahaqui.

17 ALP. JP. C.7.E.90. 1845-49. Juicio entre Eugenio y Santiago Guachalla (Guarachi) contra los comunarios de la comunidad Cotacota sobre la posesión de sayañas. Cantón Pucarani.

18 ALP. JL. C5.E.1. 1843.

19 ALP. JP. C.7.E.90.

20 La documentación de los juzgados provinciales que se hallan en el archivo de La Paz son hasta el momento tres: Achacachi. Pucarani y Luribay. Son fuentes muy ricas para realizar historias regionales y han sido analizadas ya por algunos investigadores como Raúl Calderón, Ximena Medinaceli y Juan Jáuregui. Encontramos en ellos varios tipos de expedientes: comunidades contra hacienda, vecinos de los pueblos y otras comunidades; juicios verbales por cantidades de mínima cuantía, juicios penales sobre robos, asesinatos o tumultos y los que se han analizado para este trabajo: linderos y herencias.

21 ALP. JP. C.4.E.34. y E39. Los Quino tienen continuos lazos con el corregidor del cantón y con otras autoridades provinciales.

22 Ver los juicios de los Quino en Pujri, los Guachalla (Guarachi) en Cotacota y Francisco Ralde en Cata (Sapahaqui). Todos ellos tienen sayañas muchos más extensas que el promedio de la comunidad.

23 ALP. JP. C.4.E.34. y E39. Los Quino tienen continuos lazos con el corregidor del cantón y con otras autoridades provinciales.

24 Ver los juicios de los Quino en Pujri, los Guachalla (Guarachi) en Cotacota y Francisco Ralde en Cata (Sapahaqui). Todos ellos tienen sayañas muchos más extensas que el promedio de la comunidad.

25 María Luisa Soux. “Comunidades y Ayllus en Los Andes. Una historia rural de la provincia” (inédito). Pilar Mendieta: “La masacre de Mohoza”. tesis de licenciatura”. 1994.

26 Ver, por ejemplo, el libro de Carter y Mamani, Irpa Chico, donde se demuestran con mapas la tradición de la espacialidad dispersa. Igualmente los trabajos de Izko en el norte de Potosí.

27 LP. JP. C.4.E.33. 1834-36. Conciliación entre José Mamani y Manuel Quispe sobre linderos entre sus terrenos.

28 Id. F. I.

29 ALP. JP. C.4.E.34.

30 ALP. JP. C.4.E.34.

31 María Luisa Soux: Estrategias demográficas de resistencia en el altiplano y Yungas, (inédito).

32 ALP. JL. C.5.E.2. 1846-52.

33 ALP. JL. C.6.E.3. 1855. Testamento del indígena Atanacio Cruz. Sapahaqui.

34 ALP. JP C.4.E.41. 1834. Testamento de Marcelo Aguilar, ayllu Sullcataca. Cantón Laja.

35 ALP. JP. E.24. 1834. Rafaela Castañeda contra Julián Choqueguanca por la partición de una sayaña y la desaparición de un testamento.

36 Circular de contribuciones de Omasuyos. En “Documentos sobre la Contribución”. Recopilación de Pablo Macera.

Auteur

COCAYAPU, Coordinadora de Historia, UMSA, La Paz

© Institut français d’études andines, 1997

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter