Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El siglo XIX: Bolivia y América latina

 | 
Rossana Barragán
, 
Seemin Qayum

Economía y política

Producción, tecnología y trabajo en la Rivera de Potosí durante la República temprana

Tristan Platt

Texte intégral

  • 1 Este trabajo es un adelanto de un estudio mayor en preparación sobre la minería potosina durante l (...)
  • 2 Antonio Mitre, Los Patriarcas de la Piala (Lima:Instituto de Estudios Peruanos, 1981).

1La minería boliviana de la plata durante la República temprana (1825-1850) suele considerarse como inmersa en un estado de estancamiento cuando los altos precios del azogue, la falta de créditos y el monopolio estatal del rescate de la plata mantenían casi paralizada la industria potosina1. Según esta perspectiva, existía un “impuesto indirecto” sobre la minería en cuanto los marcos se cancelaban por el Banco de Rescates con pesos febles, cuyo valor intrínseco fue menor que el de los pesos fuertes. Se supone, además, que en esta época las leyes de los minerales beneficiados eran muy bajas por proceder en su mayor parte de los rodados y desmontes, y que la sobreexplotación de la mano de obra estuvo en la base de las empresas. Al mismo tiempo, la llamada estacionalidad de la mano de obra, interpretada por los contemporáneos como fruto de una “escasez de brazos”, se reinterpreta como la consecuencia de las irregularidades en la demanda minera, debido a la falta coyuntural de azogues o de agua en las lagunas2.

  • 3 Tristan Platt, en preparación; contrastar Mitre (1981: Cuadros 21 y 22; Apéndices 9 y 10).

2La emergencia de nuevas fuentes ha venido modificando esta periodización en varios puntos importantes. En primer lugar, aunque no se ha publicado ningún estudio detallado sobre los precios del azogue puesto en Potosí, una primera revisión de la documentación inédita recogida por el autor en 1980-83 sugiere que la relación entre éstos y los del mercado internacional no fue directa, y que los precios del azogue a principios de la administración de Santa Cruz (1830-35) y durante el régimen de Belzu (1850s tempranos) pueden haber sido inferiores a lo que serían a principios de la década de los 1860s y durante los '70s3

  • 4 Tristan Platt, Estado tributario y librecambio (siglo xix) (La Paz: HISBOL, 1986).

3En segundo lugar, en la medida en que los mineros podían pagar los jornales y el costo de los insumos (incluso, a veces, el azogue) con pesos febles, y al mismo tiempo vender sus pesos fuertes con un premio sobre su valor nominal al comercio ultramarino, el pago de sus marcos mitad en febles y mitad en fuertes les ofrecía más bien una “subvención estatal” indirecta para el sector minero. La existencia de lo que he llamado el “sistema monetario paralelo” significaba grandes ventajas para la minería potosina entre 1830 y 18504.

4Nuevamente, datos a presentarse en este trabajo indican la importancia del laboreo profundo en ciertas empresas entre 1830 y los 1850s, y también sugieren que las leyes de los minerales extraídos eran en muchos casos más altas en 1837 que lo que serían en 1851 (cf. Cuadros 12, 13 y 16).

  • 5 Gustavo Rodríguez, El Socavón v el Sindicato. Ensayos históricos sobre los trabajadores mineros, s (...)
  • 6 Republicado con modificaciones en Enrique Tandeter, Coacción y Mercado. La minería de la plata en (...)

5En cuanto a la mano de obra, Gustavo Rodríguez5, partiendo del estudio de Enrique Tandeter sobre los llamados “ladrones de minas”6 (republicado con modificaciones en Tandeter 1992), ha mostrado que la mano de obra a principios de la República no era escasa, sino más bien “indisciplinada” (vista desde la perspectiva del empresario minero). De hecho, los trabajadores regularmente lograban imponer su propio “entable invertido” sobre los empleadores. Algunos recibirían adelantos (alanocas) de varios empleadores para el trabajo de una semana, y después se presentarían a trabajar en las labores de sólo uno - o ninguno. Al mismo tiempo, como cacchas se integraban a las actividades dispersas de la pequeña producción indígena, trabajando como medieros con los dueños de las minas en trabajo, por su cuenta en las minas abandonadas, o aprovechando su conocimiento de los frontones en trabajo para explotarles a espaldas del dueño legal (cf. Cuadros 2 y 4). De allí que el trabajador indígena no aceptaba simplemente ser “sobreexplotado” por los empresarios mineros, sino que proponía sus propias soluciones al problema de la rentabilidad vista desde la perspectiva laboral (ver Conclusión y Apéndice Documental).

6En este trabajo, quisiera presentar nueva información documental que nos permitirá matizar el análisis de Mitre en otro aspecto importante pues las empresas en este período no se quedaban en el desagüe de las minas o el trabajo de los desmontes. La simple observación de la curva del rescate de plata refinada, desglosada por ciudad y provincias (Platt 1986:Cuadro IV), nos lleva a plantear la existencia de un pequeño “ciclo minero” durante los primeros treinta años de la República con un auge en c. 1838-42. Este primer ciclo republicano ha quedado casi desapercibido por los estudiosos hasta la fecha.

7Para analizar la dinámica del sector minero en este período será necesario un trabajo minucioso sobre cada empresa y asiento minero, que permita comparar las relaciones que se dieron en cada lugar entre la demanda externa e interna de plata y moneda, los diferentes tipos de organización productiva, los distintos saberes, prácticas e innovaciones técnico-científicos y la estructura geológica de los yacimientos. Aquí, ofrezco simplemente los inicios de un estudio de caso sobre la empresa más importante de la misma Rivera de Potosí entre 1830 y 1857, que pertenecía a dos hermanos de Salta, Francisco Paula y Serapio Ortiz. Aunque no disponemos de los Libros de Cuentas de los Ortiz - única vía para resolver varios problemas fundamentales –, la información existente sugiere la inaplicabilidad a esta empresa de un estereotipo corriente de los azogueros de la Rivera, a menudo considerados como demasiado protegidos por sus privilegios y los entables abusivos con sus trabajadores como para buscar la modernización de su comportamiento tradicional. En el caso a presentarse, se nota más bien una dinámica empresarial pujante, basada en la especialización productiva, el laboreo profundo, una política constante de reinversión, una conciencia de los problemas de la seguridad laboral, e incluso innovación tecnológica. El caso nos puede servir como un punto de comparación con otras empresas, sean éstas de la Rivera o de los “Minerales de Afuera”.

  • 7 Tandeter (1992). pp. 282-290.
  • 8 Cf. el caso analizado en William Lofstrom. Dámaso de Uriburu. un empresario minero (La Paz 1982 11 (...)

8El caso de los Ortiz también nos obliga a matizar el argumento de Enrique Tandeter, según el cual el fracaso de los capitales ingleses en Potosí a principios de la República se debe sobretodo a la falta de indios mitayos – elemento esencial en la rentabilidad de los ingenios coloniales –, a pesar de una reducción significativa en los niveles de los arrendamientos de los ingenios7. Veremos que la falta de los indios mitayos no obstaculizaba el éxito de la empresa estudiada, aunque sí les obligaba a buscar nuevos procedimientos técnicos para reducir los costos laborales involucrados en la amalgamación de la plata con azogue. El hecho de que esta empresa se dirigiera por “hombres nuevos” de Salta también nos recuerda la importancia del capital mercantil procedente del comercio salteño a principios de la República8, a la vez que nos obliga a extender la búsqueda de fuentes hacia la región surandina en su conjunto.

9A manera de conclusión, plantearemos - en forma de hipótesis - una interpretación del desarrollo de la minería potosina en el siglo xix, que busca integrar las perspectivas políticas y étnicas con los datos puramente económicos.

Un primer ciclo de la plata (1830-1850)

  • 9 Enrique Tandeter & Nathan Wachtel, “Conjonctures inverses: le mouvement des prix á Potosí pendant (...)

10Veamos primero a grandes rasgos la curva del rescate en la primera mitad del siglo. En el Cuadro 1 se ve el descenso de la producción minera potosina desde 1801, cuando estalló una crisis minera aguda por falta de azogues en combinación con una crisis agrícola9. La recuperación parcial hasta 1812, cuando finalmente se abolió la mita indígena, se debe a los auxilios dispuestos por la Corona. Después, se experimenta un descenso que debe atribuirse tanto al contrabando descontrolado como a los efectos devastadores de las Guerras de la Independencia, pues el saqueo de los fondos del Banco Minero de San Carlos en 1816, durante la ocupación sucesiva de Potosí por patriotas y realistas, les quitó a los azogueros el acceso a créditos estatales. La producción declarada empieza a recuperar parcialmente con la Independencia (1825), y la curva de la producción argentífera de Potosí en los '30s muestra un nuevo auge pasajero, reducido por cierto en comparación con los niveles alcanzados durante los 1790s.

11Proponemos que este mini-auge representa la parte más visible de lo que era efectivamente un primer ciclo de la plato, que encontró su tope alrededor de 1840, cuyo análisis es imprescindible para comprender el punto de partida del segundo ciclo, analizado por Mitre, donde convergían la internacionalización del capital minero y la legalización de la extracción de la plata no-amonedada al exterior (1872).

12El Cuadro 2 muestra en más detalle la producción declarada de los años 1830-1850, según las cifras del Banco Nacional de Rescates. Se nota que, como a fines del siglo xviii, el auge se debe particularmente a la producción de los azogueros de las Provincias (donde jamás había habido mita), aunque también se evidencia un alza breve en la producción de la Rivera en 1837-38, dentro de un contexto de disminución global. Veremos las causas subyacentes en esta inflexión pequeña pero significativa. Por debajo de ambos grupos se percibe un colchón más o menos estable de producción procedente de los cacchas (donde se junta la producción “menor”, o artesanal, de los trapicheros tanto de la ciudad como de las provincias).

  • 10 La cuarta provincia, Lipez. apenas tuvo algunas ventas menores al Banco Nacional de Rescates duran (...)

13El Cuadro 3 desglosa la producción de los azogueros de las tres provincias activas (Chichas, Porco y Chayanta10) y de la ciudad.

  1. Los datos de Chichas, una región colindante con la Argentina donde se situaba la mina importante de Portugalete (Guadalupe), están particularmente distorsionados por el impacto del contrabando. Este factor disminuye aparentemente durante las guerras de la Confederación Perú-Boliviana contra Argentina y Chile (1836-39), para volver a crecer durante los 40s. Por eso, es particularmente difícil siquiera estimar aproximadamente la producción de esta provincia en el período bajo consideración.
  2. Las cifras correspondientes a las otras dos provincias están menos distorsionadas. Chayanta experimenta una subida vertiginosa en su producción entre 1830 y 1840, que se debe no tanto a modificaciones en la cantidad de plata registrada en el Banco, sino al éxito de la Sociedad de la Gallofa, que trabajaba depósitos muy ricos de plata rosicler en las antiguas minas de Aullagas. Al agotarse estos depósitos se acaba la bonanza y vuelve a caer la producción11.
  3. Finalmente, Porco -donde las cifras tampoco están afectadas por el contrabando en la misma medida que en Chichas- muestra niveles de producción más o menos estables, basados sobretodo en los trabajos de Siporo (Machacamarca). En 1848-50 se notan los inicios de aquel ascenso dramático en la producción de Porco que empezaría con el éxito inicial de Carguaicollo y Machacamarca, y encontraría su culminación en el triunfo de la Compañía Huanchaca (Pulacayo) sobretodo durante el último cuarto del siglo.

14El Cuadro 4 ofrece un “corte” temporal de la producción declarada correspondiente al mes de junio de 1856. Allá se ven reflejadas las tendencias ya descritas para las provincias y la ciudad. El productor mayor de la ciudad, Francisco Paula Ortiz, representa un caso peculiar que es el tema principal de esta comunicación.

Entran en la Rivera los hermanos Ortiz

  • 12 Ver Mitre (1981), pp. 85. 91.

15Entre 1833 y 1856 tres hermanos de Salta -Manuel, Francisco Paula y Serapio Ortiz-fueron consistentemente los principales productores de la Rivera de Potosí. Es curioso, entonces, la poca atención que se ha prestado a sus actividades. Antonio Mitre menciona dos veces a Francisco Paula, señalando su preeminencia en 1851 (aunque en realidad estaba entonces en su descenso final, ver Cuadro 5), y la venta en 1854 de sus propiedades que iban a formar la base de la Compañía del Real Socavón12. Sin embargo, un examen de su trayectoria confirma la presencia de un pequeño ciclo minero que no se limita simplemente a re-editar los métodos tradicionales de la Colonia para encontrarse asfixiado por la falta de trabajadores y el costo de los azogues. Más bien, los Ortiz mostraban una actitud dinámica, innovadora y eficaz hacia los problemas de la azoguería del Cerro Rico, que merece un capítulo aparte en una historia de la minería republicana temprana.

  • 13 En 1837. al protestar contra el decreto de destierro dictado en plena guerra contra Argentina por (...)

16Por lo menos Serapio parece haber llegado a Potosí desde Salta alrededor de 181613 y siempre mantenía contactos - comerciales, y de vez en cuando residenciales – con su ciudad de origen. Estos contactos probablemente les proporcionaron a los tres hermanos un capital comercial de arranque; pero aún no tenemos información sobre sus actividades previas en Salta ni sobre sus primeros años en Potosí.

17La primera mención de los Ortiz que hemos encontrado aparece en 1830, cuando Francisco Paula aparece como el conductor del ingenio de Jesús María, propiedad del Conde de Carma. Lleva solamente una cabeza y Ortiz logra beneficiar apenas 8 cajones semanales de mineral (Cuadro 6), aunque no sabemos cuáles habrán sido las minas trabajadas.

  • 14 AHP EN no 357, Año 1831: f.44. 16.iii. 1831.
  • 15 AHP EN no 357, Año 1831: f.65. 12.iv.I831. En 1836, 8 pesos fue el precio pagado por el Banco Naci (...)

18Pero pronto después intenta aumentar su capacidad de beneficio. El 16 de marzo de 1831 busca arrendar el ingenio de Cantumarca, pero su propietario, la Sociedad Potosina, prefiere arrendarlo en 20 pesos semanales a José María Velasquez, un miembro de la Sociedad14. Sin embargo, el 12 de abril de 1831 logra arrendar el ingenio Agua de Castilla, perteneciente a la Marquesa de Otavi, en el precio irrisorio de 12 pesos semanales con 2 cabezas (“8 pesos si solo corre una cabeza”)15.

  • 16 AHP EN no 357. Año 1831: f.1. 5.i. 1831; f.50. 21.iii. 1831.
  • 17 AHP EN 270. 1830. f.44v. 11.ii.1833.

19El mismo año se lanza a la compra de varias minas: la del Rosario, la labor de Asunta y los rodados de Lipez Urco y la Eslabonera, todos del desafortunado azoguero José Eustaquio Gareca, en 1350 pesos; y las minas de San Antonio y San Fermín “en estado ruinoso” de Melchor Prudencio Perez, en 120 pesos al contado16. Además, él y su hermano Serapio empiezan a comprar minas e ingenios en el asiento mineral de Salinas de Garci Mendoza (Depto. de Oruro, Prov. Paria) que corresponde al Directorio de Minas de Potosí. En 1833 Francisco Paula compra en 3000 pesos de José María Prieto las minas nombradas Copacabana y San Ramón en Salinas de Garci Mendoza17. El papel de las minas de Salinas de Garci Mendoza en el desarrollo de las empresas de los Ortices merece una investigación más detallada en el futuro.

  • 18 No hemos podido trazar todas las transacciones que daban lugar a esta lista: San Bartolomé es la m (...)

20En 1832 Francisco Paula ya emplea a más trabajadores que cualquier otro azoguero en el Cerro de Potosí (Cuadro 7). En este cuadro es notable, además, el bajo porcentaje de ausentismo que experimenta en un momento cuando todos los demás azogueros denuncian la “inmoralidad” de los trabajadores; posiblemente esto se debe a la mayor escrupulosidad con que Ortiz vela por la seguridad en el interior de la mina (ver abajo). En 1833 sus ventas semanales al Banco Nacional de Rescates llegan a 500 marcos (= c. 26.000 marcos anuales), muy por encima de la producción de su rival más cercano, el propio José María Velasquez, cuya producción llega a solamente 160 marcos semanales (Cuadro 10). Las pertenencias mineras declaradas por Francisco Paula en 1833 se ven en el Cuadro 9.18

  • 19 Para los orígenes, la evolución y las operaciones del Banco San Carlos, ver Guillermo Mira, El Rea (...)
  • 20 AHP EN no. 356. Año 1829-31: f. 179. I7.viii. 1830. Caución de 10.000pesos que otorgan los señores (...)
  • 21 Estos 6.000 pesos son probablemente los mismos a que se refiere en 1841 el abogado de los Ortiz. F (...)
  • 22 El Estado es su propietario en 1830 (Cuadro 6); probablemente fue del ramo de Beneficencia, porque (...)
  • 23 Mediante su apoderado Facundo Zuviria. Además, los Ortiz hipotecan “la hacienda de Salinas de Garc (...)

21Para avanzar con sus proyectos, los Ortiz tenían que asegurarse nuevas fuentes de crédito, aunque obviamente contaban con recursos previos, probablemente procedentes (como ya hemos sugerido) del comercio argentino. Es quizás significativo que ningún Ortiz se encuentre entre los azogueros que otorgan fianzas para los azogues distribuidos por el Banco Nacional de Rescates -heredero del antiguo Banco colonial de San Carlos19-en 183020. Sin embargo, en 1832 Francisco Paula aparece como el principal deudor al Banco por auxilios de un valor de 6.000 pesos21, aunque para principios de 1833 ha logrado devolver 84% de la deuda (Cuadro 8). En 1835 compra Guaillaguasi, propiedad del Estado22, que habilita para el trabajo y después hipoteca en 1836 para completar las fianzas necesarias para asegurar un nuevo crédito para sí mismo y para su hermano de 20.000 pesos, levantado en el comercio de Chuquisaca23.

Innovación tecnológica y la contrata Santa Cruz

  • 24 Ver Enrique Tandeter (1992), Cap. 2 y Epílogo.

22Este crédito de 20.000 pesos es muy grande para la época, y (como veremos) tiene un destino sorprendente. Pues, es en 1836 cuando los dos hermanos declaran haber inventado una máquina nueva para el beneficio del mineral en los buitrones de los ingenios, que permitirá ahorrar costos de trabajo reemplazando enteramente a los indios repasiris (cuyos pies removían el mineral con el azogue hasta que la plata se había absorbido para formar la pella), y al mismo tiempo reducir el tiempo gastado en el proceso. El fracaso de la “Nueva Mita Voluntaria” en 1830-31, dispuesta por Santa Cruz en 1829, quizás haya impulsado la invención de los Ortiz, ansiosos de ahorrarse la pérdida de por lo menos una parte de la “renta mitaya”24.

23Aunque esta máquina será denominada inmediatamente un sistema de repaso por medio de circos, es obvio que no se trata de los circos conocidos en México, donde los pies de los indios simplemente se reemplazaban por los de varios caballos o muías, con los costos consiguientes en forraje. Según el Directorio de Minas en marzo 1836, se trata de:

  • 25 ANB MH t.52 no. 10 (Tribunal General de Minería recibidas) 1836. Los firmantes son José María Vela (...)

...una máquina dirijida a evitar mayores brazos, y tiempo en el repazo de las masas minerales en los buitrones, formando en ellos un círculo y cimentado en su centro con un eje que abraze todo su espacio, adornado de paletas de madera, para que rodando al círculo por una Bestia dicho eje, rebuelba con insesancia la maza mineral para la amalgamación de las partículas de piala con el azogue ... Obserbado esto por una operación de dos cajones, se espera iguales efectos del esperimento que por mayor hasta el numero de seis u ocho cajones se ba a ejecutar [énfasis mío]25.

  • 26 AHP EN no. 207, Año 1836: f.301. 4.vii. 1836: f.303v, 3.vii.1836. No sabemos si se realizó este vi (...)

24Tan convencidos están los Ortiz de la utilidad de su invención, que el 4 de julio de 1836 los tres hermanos se ponen de acuerdo para que Manuel se marche precisamente a México, para solicitar un derecho exclusivo o una indemnización por el establecimiento de su sistema en el Norte. Durante su viaje dejará a Pio Gorostiaga (yerno del azoguero colonial Juan José de la Rua, quien sigue activo en la Rivera) como Administrador de su ingenio en Guariguari, y “si a Manuel Ortiz le conviniese y pidiese establecer dicha máquina en cualquiera de las Repúblicas Sur y Norte ... podrá hacerlo y cualquier ventaja y compensación que por ella obtenga será esclusivamente suya ..”26

  • 27 AHP EN no. 207. Año 1836: f.305, 5.vii.1836.

25Los Ortiz no son los únicos que en ese tiempo pensaban haber encontrado alguna innovación tecnológica que iba a hacer más rentable el proceso de la producción de la plata. Su amigo Mariano Zilveti dijo haber inventado también una máquina de moler metales que podía colocarse en la misma bocamina y operar cinco almadanetas con la fuerza motriz de una sola mula, liberando así a la azoguería de su dependencia azarosa sobre el agua de la Rivera. Esta invención también hubiera permitido que los cumuris bajasen la harina mineral ya lista a ser volcada directamente a los buitrones. Sólo un día después del acuerdo entre los hermanos Ortiz sobre el viaje de Manuel a México, entonces, Zilveti también da su poder a Manuel para ofrecer en venta la máquina de moler en México27.

26Otra mejora que se anuncia al mismo tiempo, según el Directorio de Minas, es:

un Sedazo de sernir los metales en los morterados, en la que según se adbierte solo se abrebia el tiempo en su jiro de sernir precabiendo en su método el polvo; esperando que en lo sucesivo con el curso de ella, tome mejores progresos de utilidad...

27Este invento buscaba reducir el desperdicio que en el sistema antiguo se producía al agitar el cedazo por los indios cedasiris. Aunque no tenemos más referencias al éxito, ni de ésta ni de la máquina de Zilveti, es obvio que se trata del resultado de un trabajo colectivo dirigido a agilizar todo el proceso de beneficio entre la bocamina y la fundición.

28La máquina de repaso, sin embargo, tendrá un destino importante. Despierta inmediatamente los comentarios y los celos entre los otros azogueros, quienes piden que se haga disponible para que todos puedan sacar ventajas. Por lo tanto, los Ortiz entran en negociaciones con el gobierno de Andrés Santa Cruz para renunciar a su derecho exclusivo como inventores,

  • 28 BNB M.810.II. Esposición legal que hace el Dr. Dn Facundo Zuviria, abogado de Dn Serapio Ortiz y H (...)

a cambio de una indemnización, ... que para que no sea gravosa al estado, ni a los azogueros. la pidieron sobre las mismas pastas que ellos elaborasen; solicitando, o su libre estracción al esterior, o el abono de ellas al precio de 9 pesos marco28.

29El precio de 9 pesos por marco significaría un premio de un peso por encima del precio de 8 pesos, que en ese momento se pagaba a los demás productores de la Rivera.

  • 29 Platt (1986). p.20.

301836 fue un momento crítico para el gobierno de Santa Cruz: con las guerras de la Confederación Perú-Boliviana contra Chile y Argentina, habían crecido las necesidades financieras del Estado para poder pagar al Ejército, y desde 1835 la acuñación de plata sencilla se había duplicado29. Es obvio que cualquier posibilidad de aumentar la producción minera, y con ella la cantidad de plata disponible para la acuñación, iba a llamar la atención del gobierno. 1836 fue también el año cuando se suspendieron las operaciones del Tribunal General de Minería, disuelto por el gobierno cuando los azogueros se mostraban reacios a aceptar el Código Minero Santa Cruz, que hubiera mejorado sensiblemente la suerte de los trabajadores con medidas protectoras que la mayoría de los azogueros no estaban dispuestos a aceptar.

31Al cabo de 5 meses de experimentos y ensayos -durante los cuales todos los gastos, incluso los salarios de la policía celadora de los circos, eran pagados por los Ortiz-, se llegó al acuerdo del 10 de octubre de 1836, que comprometió al gobierno por cinco años a pagar a los Ortiz, al final de cada año, a 8 1/2 y 9 pesos por marco internado en el Banco de Rescates. Ellos, por su parte, debían permitir que todos los azogueros usaran la máquina libremente. Pero además, el gobierno insistió que su internación al Banco no debía bajar de 30.000 marcos al año, producidos exclusivamente en sus labores propios, y beneficiados con las nuevas máquinas. Más aún, debían suspender o destruir todos los trabajos que tuviesen con el antiguo método, para que el Gobierno quedara convencido que sólo estaban usando el nuevo. Por el Decreto de 11 de febrero [1837] se agregó:

que para acreditar la calidad que se ecsije de ser las pastas elaboradas por ellos y en sus maquinas, el Presidente del Directorio de Minería y el Administrador del Banco en Potosí; y el Gobernador y Juez de 1a Instancia, y Cura del Cantón en otras partes, visitarán las máquinas los viernes o sábados, y darán un certificado firmado, que esprese las piñas que hubiesen elaborados por ellos y en dichas maquinas.

  • 30 Ver el Método que se sigue en el Banco Nacional de Rescates en la compra de pastas, su pago, empaq (...)
  • 31 Platt (1986), p. 22

32¿Por qué el gobierno llegaba a hacer semejante propuesta? Sin entrar aquí en los detalles del sistema contable del Banco Nacional de Rescates y de la Casa de la Moneda30, el abogado de los Ortiz observaría, correctamente, que ya había una diferencia entre el precio de 8 pesos por marco pagado a los azogueros productores por el Banco, y el precio pagado a éste por la Casa Nacional de Moneda de 10 1/2 u 11 pesos fuertes, y 13 o 14 pesos en la nueva plata sencilla, o feble, que se acuñaba para las necesidades del comercio interior y para pagar al ejército31. Por lo tanto, incluso si compraba los 30.000 marcos a 8 1/2 a 9 pesos por marco, estaría asegurada una ganancia. Mas aún, con cada incremento en la producción el Gobierno estaría en condiciones de pagar más por marco, porque compensaba la pérdida por marco con el mayor número de marcos exigido a los Ortiz. O sea, que la insistencia sobre los 30.000 marcos que debían internar los Ortiz respondía a una esperanza de que se iba a lograr economías de escala, que irían en beneficio tanto del gobierno como de los productores.

33Pues bien, los Ortiz -quienes en 1833 ya se habían convertido en los principales azogueros de la Rivera con una producción de unos 26.000 marcos anuales- procedían a destruir de un golpe todas sus máquinas antiguas de beneficio, tanto en Potosí como en Salinas de Garci Mendoza, y buscar los auxilios necesarios para poder producir los 30.000 marcos al año. Según narra su abogado (confundiendo un poco las fechas), compraron minas, limpiaron otras, renovaron las comunicaciones, y habilitaron cinco nuevos ingenios en Potosí y Salinas. Y con un crédito de 20.000 pesos -obviamente la ya mencionada, que se afianzaba con la hipoteca del ingenio de Guaillaguasi- procedieron a construir más de 50 máquinas. Un hermano se fue a Salta para comprar “200 y tantas muías mansas” (4 muías aproximadamente para cada máquina); y aumentaron el número de trabajadores “hasta el número de mil y tantos diarios”. Finalmente, empezaron a beneficiar metales de sólo 3 marcos, e incluso 14 onzas por cajón, calculando por su parte que el alto precio ofrecido por el gobierno les compensaría la pérdida que sufrían en el beneficio. De este modo pudieron llenar su compromiso, y el gobierno ordenó por nota de 27 de agosto de 1837 que “no se respete fondo alguno para cumplir por su parte con el tenor de la contrata”. Así se verificó el primer pago.

  • 32 AHP PDE 1066. Visita de los Ingenios de esta Rivera (1837).

34Es como parte de este esfuerzo para aumentar su producción que podemos comprender el arriendo, en 1837 o poco antes, del ingenio de Zavaleta32, que aparece en la Visita de los Ingenios de esta Rivera practicada el 16 de noviembre de aquel año. Esta Visita también muestra la situación precisa en esa fecha de los ingenios de los Ortices frente al desafío planteado por Santa Cruz:

  • en los ingenios de Zavaleta y Guaillaguasi habían “seis lavas incorporadas de la corriente, beneficiándose en Circos”. Además, había una lava de chaguas de alta ley (60-80 marcos por cajón) y otra de negrillos. 4.100 libras de azogue estaban ya mezcladas con la harina mineral en los buitrones, pero 34 ayllos33 [850 quintales] de mineral, más 15 cajones [750 quintales] de chaguas y 64 cajones [3200 quintales] ya molidos de mineral corriente de 10-11 marcos por cajón, estaban en los galpones “sin beneficiarse por falta de azogues”;
  • en el ingenio de Quintanilla, también arrendado por los Ortiz, se encontraban 2 1/2 lavas beneficiándose en los Circos con 480 libras de azogue, pero habían 500 ayllos [12.500 quintales] de metal engalponado procedente de los rodados y callas (quizás de Lipez Urco). Aquí, la ley era de 4 1/2 a 5 marcos por cajón;
  • en el ingenio de Agua de Castilla, habían tres lavas de a 14 cajones [700 quintales] incorporados con 500 libras de azogue; pero también habían 900 ayllos [22,500 quintales] de repallas34 engalponados. Aquí, la cantidad refleja la ley más baja, que era sólo de 3 a 3 1/2 marcos por cajón;
  • finalmente, el ingenio con que habían empezado sus operaciones en 1830, Jesús María, estaba “parado por falta de azogue”.
  • 35 La Visita no especifica que los circos están en operación en Agua de Castilla, pero es muy probabl (...)
  • 36 Estamos preparando un análisis del movimiento de los precios del azogue puesto en Potosí entre 182 (...)

35En este momento, entonces. los Ortiz están trabajando con cuatro ingenios: Agua de Castilla, Quintanilla, Zavaleta y Guaillaguasi. Pero esta capacidad de beneficio, aumentada por el éxito del nuevo sistema de repaso en por lo menos tres de los ingenios35, se encuentra bloqueada por un cuello de botella: la dificultad de aumentar proporcionalmente el suministro de azogues. Esta dificultad no se encuentra en el momento de la Visita entre los demás azogueros (ver Cuadro 12), y quizás puede atribuirse a la preferencia dada a los ciudadanos bolivianos en la distribución de un insumo que se había vuelto escaso y caro en condiciones de guerra36.

  • 37 AHP EN 277, Años 1836-37: f.237, 13.xi.1837. La escritura se firma varios meses después del decret (...)
  • 38 AHP PDE 1135 (1837). Sumario sobre la reunión de la gente trabajadora de la Hacienda del Azoguero (...)

36Pues, pocos meses antes de la Visita a sus ingenios, le había sucedido a Serapio Ortiz un contratiempo paradójico: el general Braun. encargado por Santa Cruz de las operaciones militares de la Confederación contra Argentina, impuso el destierro de los Ortiz como ciudadanos argentinos37. La noticia corrió por Potosí, y en la noche del 24 de julio de 1837 se produjo un tumulto cuando más de 100 trabajadores de la empresa se reunían cerca del Cuartel de Gendarmes para defender a su Patrón38. Los Ortiz, sin embargo, nombraban a su Administrador. Miguel Gantier, como su agente, y seguían cumpliendo con la contrata hasta pedir nuevamente el pago. Santa Cruz llegó a Potosí y pidió informes de Braun y del Prefecto Nicolás Dorado, acérrimo enemigo de los Ortiz. Dorado produjo nuevos Informes que debilitaban la fuerza de los anteriores, y Santa Cruz rescindió la contrata. Los Ortiz mandaron su poder a Potosí desde Salta, y Santa Cruz aceptó dictar un decreto de reconsideración, pero sin cancelar los efectos del decreto anterior de nulidad. Después se marchó al Perú, y los Ortiz se encontraron obligados a seguir llenando la contrata sin la seguridad de recibir el pago.

37¿Por qué Santa Cruz decidió anular un contrato cuyo objetivo aparente fue que las nuevas máquinas pudiesen difundirse en la Rivera para el beneficio de todos y del Estado? La solución no nos da el abogado de los Ortiz, y una respuesta adecuada dependerá del descubrimiento del expediente ventilado en la Corte Suprema en 1841 (cf. n.l3). Pero ya podemos reconstruir la situación a grandes rasgos. El éxito técnico de los Ortiz, y el precio más alto que les pagaba el gobierno, había despertado envidias y reclamos entre los otros azogueros; y se hizo patente un error elemental en la propuesta de Santa Cruz. Pues, en ningún momento se había previsto que los otros azogueros que utilizaran la máquina pudiesen recibir una alza en el precio de sus marcos como la que se había ofrecido a los Ortiz. Y aún si se hubiesen generalizado los términos, ningún otro azoguero de la Rivera estaría en condiciones de acercarse a los 30.000 marcos anuales que era la condición impuesta a los Ortiz. Todos deben haber reclamado que las ventajas de la nueva máquina sólo serían evidentes en condiciones de una alza general del precio de los marcos de plata, y una producción de envergadura: y ¿cómo iban ellos a lograrlo cuando no habían las condiciones que siempre habían reclamado-azogues baratos, trabajadores disciplinados, créditos fáciles (entre otras cosas, para comprar e instalar las máquinas), etc. etc.? La paciencia de Santa Cruz se agotó.

38Podemos suponer, entonces, que Santa Cruz había sido motivado en gran parte por las urgencias presupuestarias de la guerra; pero al mismo tiempo había lanzado un guante a los azogueros, representados por los Ortiz, que sólo ellos estaban en condiciones de recoger, debido al desarrollo de su empresa antes de 1836. El resultado fue que el predominio de los salteños en la Rivera se consolidaba definitivamente.

  • 39 Así encontramos que en 1846 los hermanos Francisco Paula y Serapio convienen en compartir los bene (...)

39En febrero de 1839 cayó el gobierno de Santa Cruz con el llamado “golpe de Restauración” encabezado por el General Velasco. El abogado de los Ortiz, Facundo Zuviria, se presentó inmediatamente a reclamar por el cumplimiento de la contrata ante el nuevo gobierno, que el 13 de noviembre de ese año decretó que el caso debía remitirse a la Corte Suprema como único juez competente para juzgar los contratos entre el gobierno y los particulares. De esta manera, el gobierno se liberó de la obligación de mantener la contrata en los términos acordados con Santa Cruz39.

  • 40 De hecho, el cambio de los pesos fuertes por pesos febles en el comercio les proporcionaba a todos (...)

40Pero es claro por la secuela que los Ortiz estaban lejos de haberse arruinado, incluso hubieran tenido que contentarse con el precio corriente de 8 pesos por marco desde 183740. De hecho, como ya hemos señalado, el impacto de su crecida producción puede observarse para los años 1837-40 en el Cuadro 5. En 1841, los argumentos de Facundo Zuviria no dejan lugar a dudas:

...en fuerza de su vasto trabajo y a pesar del ahorro de brazos que les da su invento, los Ortices alimentan más de mil familias, en igual número de trabajadores que sostienen. También es notorio que fuera de Potosí han enriquecido el pueblo de Salinas en un semi-desierto de la Republica ... A no ser los ahorros que les proporciona su invento, ya estarían reducidos a completa ruina ... Ni un solo día antes ni después de interrumpido el contrato, han dejado los Ortices de trabajar en sus máquinas, ni usan hasta hoy de otro método que el de ellas, lo mismo que también consta a todo el pueblo de Potosí.

  • 41 Platt (1986).
  • 42 Esta fuente excepcionalmentc detallada, parte del importante esfuerzo estadístico del gobierno de (...)

41La cifra de 1.000 trabajadores empleados por los Ortiz en 1840 iba casi pareja con la fuerza de trabajo de la Sociedad de la Gallofa en 1840-4241, aunque la producción fue menor debido a la inferioridad de las leyes de los minerales de Potosí. Pero los Ortiz seguían a la cabeza de los azogueros de Potosí hasta los 50s, aunque con una fuerza de trabajo más reducida, y seguían utilizando sus circos en todo ese tiempo. Las estadísticas demográficas mensuales levantadas por la Policía de Potosí entre abril de 1843 y diciembre de 184742 muestran que en esos años los Ortiz se mantienen a la cabeza de los empleadores del Cerro (sus trabajadores oscilan por lo general entre 450 y 800), y que en ningún año empleaban a repasiris (Cuadro 14). Si proyectamos la proporción promedia entre el número de los repasiris y el número total de los trabajadores en las demás empresas, sobre el número total de los trabajadores de los Ortiz, resulta un ahorro para éstos de los jornales correspondientes a 57.9 repasiris.

  • 43 El Restaurador (Sucre). 9.8. 1842. publicó los detalles de otro nuevo sistema de amalgamación inve (...)

42¿Por qué, entonces, los demás azogueros no adoptaban el sistema? En parte, sin duda, porque los Ortiz mantenían la exclusiva, dado que el gobierno había cancelado la contrata; y hemos sugerido que los otros azogueros pueden haber carecido del capital necesario para construir las máquinas. Además, desde 1842 o antes las máquinas de los Ortiz pueden haber parecido anticuadas43. Pero la razón más importante fue probablemente que sus empresas se estructuraban de una manera muy diferente. Esto se nota con mayor claridad en el caso del rival más cercano a los Ortiz, Pedro Laureano Quesada, para quien la minería fue simplemente una extensión de sus otras actividades de prestamista, diezmero, comerciante, y hacendado; su hijo José Gabino fue también rematador del ramo de harinas en Potosí, además de prestamista como el otro hijo de Pedro Laureano, José Gabriel. Ambos combinaban con sus actividades rentistas y usurarias el avío a los recolectores en los desmontes, a quienes compraban su producción sin invertir capitales en el laboreo profundo. Con este tipo de negocio, tampoco tendría la inclinación de invertir ingentes recursos en la construcción de máquinas que sólo ofrecían ventajas dudosas. Incluso otros azogueros - tales como Manuel Lizarazu o José Velasquez, quienes sí realizaban un laboreo profundo en sus minas - también combinaban sus actividades mineras con muchas otras fuentes de ingreso, que les quitaba el motivo para un programa concentrado de reinversiones en el ámbito minero.

Reinversión, empleo y seguridad laboral

  • 44 AHP EN 625. Año 1840: 1.32. 18.ii.1840. Aunque la mina fue comprada en nombre de Serapio. los herm (...)
  • 45 AHP EN 626. Año 1840: f.35v. 18.ii. 1840.
  • 46 AHP EN 689, Años 1841-2: fl73v, 17.viii.1841.

43Mientras tanto, los Ortiz seguían con sus especulaciones en la propiedad de minas. En febrero 1840 la labor de Guaillaguasi. situada en la parte sombría del Cerro, se compra por Serapio de Francisco Lemus, quien la había comprado a José Eustaquio Gareca en 183544. El mismo mes vende la mina de la Asunta, en la parte del Sol del Cerro, a Mariano Linares, en 250 pesos45 En agosto 1841 Francisco Paula compra la mina de San Miguel en Salinas de Garci Mendoza, Cerro la Peregrina, a Jacinto Orozco en 300 pesos46.

  • 47 AHP PDE 1675. Visita de Minas en este Cerra (1841).

44La Visita general de Minas de 184147 nos ofrece un perfil de las actividades mineras del Cerro Rico en ese año. Fue realizada de acuerdo con un Decreto de la Prefectura recomendado por el Alcalde de Minas, Eduardo Subieta, quien citaba las ordenanzas 8, 9 y 10 del Título 9 de las Ordenanzas de México, y el derrumbe que recientemente se había producido en la mina de San Luis, propiedad de Manuela Orueta de Salas. Los mineros atrapados habían tenido que despejar una comunicación a la mina Pampa Barreno de los Ortiz para poder salir. La Visita se dirigía, entonces, a velar sobretodo por la seguridad de los trabajadores.

45Subieta empieza comunicando a todos los Azogueros la noticia de la Visita, fijada para el viernes 14 de mayo de 1841, para la cual todos los Administradores y Mineros deberían comparecer en las canchaminas para guiar e informar al perito nombrado, Pedro Antonio Quijarro, durante su trabajo subterráneo. Quijarro, a su vez, dirige la convocatoria a once azogueros: Manuel Arismendi, Andrés Avelino de la Torre, Simón de Ayala, Manuel Gaspar Cespedes, Manuel Lizarazu, Serapio Ortiz, María Manuela Orueta, Gregoria Quesada de Linares, José Benito Revilla, José María Subieta, José María Velasquez. Se especifica que Pedro Laureano Quesada ha quedado al margen de la Visita precisamente por “no tener minas y sí únicamente rodados”.

46Un resumen general de la Visita se encuentra en el Cuadro 13. Aquí acompañaremos al perito Quijarro solamente en su inspección de las cuatro minas en trabajo de los Ortiz.

47La primera de éstas fue Pampa Barreno. El día 14 Quijarro subió al Cerro y, en compañía del Administrador, Manuel Arismendi, los Mineros y los Canchamineros, entró y revisó “todos los potos y pinchas del camino asta los frontones donde se alla cituada la primera saca nombrada Concepción”. La única falla fue reparada inmediatamente por un pongo. La próxima saca revisada fue la misma Pampa Barreno, “cuyos frontones se hallan en peña y sin riesgo alguno” - o sea, que la veta se persiguió dentro de una roca dura que no amenazaba con caer. Notando un poco de caja caída, el perito:

[f.4r] ... llamó a los mineros y les hizo entender el tenor de uno de los artículos de la Ordenanza del Perú que impone nada menos que pena capital que por descuido omición o malicia esponga a la jente trabajadora a un riesgo conosido, adviniéndoles que incursionan en tamaña responsabilidad siempre que no tengan corrientes y aseguradas las minas. En el mismo momento llamó a la ¡ente trabajadora y les hizo entender que por ningun interés ni por ningun respeto humano debían esponerse a ningun riesgo y que si algun dependiente los obligaba a entrar en algunos parajes que amenazan ruina diesen parte en el acto [f.4v] a la Alcaldía.

48Pasado el fin de semana, Quijarro vuelve a subir al Cerro para llegar primero a la segunda mina de los Ortices. la Moladera. Aquí las tres sacas aparecían todas sin:

[f.4r]... defecto alguno ..., pues ésta es la mina que con muy fundada razón debe llamarse la mejor mina del dicho Cerro, por su brillante laboreo, por la comodidad de sus caminos y por la seguridad de ella, debido todo a los gastos y sacrificios del propietario de ella, cuyo nombre será inmortal con semejante obra como a la humanidad y progreso del estado...

49Obviamente, con estos elogios Quijarro está señalando que los días del destierro de los salteños habían pasado, junto con la Confederación Perú-Boliviana de Santa Cruz.

50De aquí Quijarro pasó directamente a la tercera mina, Guaillaguasi, que también se encontró sin defecto aparte de algunas paredes (pircas) y pinchas “que amenazan ruina”. La mayor parte de éstas se arreglaron en el momento por un pongo, y otros defectos quedaron por arreglarse dentro de 15 días.

51La última mina de los Ortiz examinada por el perito fue la de Flamenco, donde sólo quedaban por arreglar tres o cuatro trechos del camino, porque en lo demás “se advirtió un buen laboreo, mejor orden de trabajo, seguridad y ningún riesgo en los caminos ni en las cuatro sacas” [f.6r].

52La amenaza de pena capital y la escupulosidad casi embarazosa con la que Quijarro realizó su misión, además de los sucesos políticos del año 1841, fue probablemente la causa por la que la Visita se interrumpió después de revisar 14 minas. En particular, la mina de La Recoba, perteneciente a uno de los azogueros más antiguos de la Rivera, José María Velasquez, se había encontrado en una situación lamentable con el techo “solo sostenido por la congelación”. Poco después, Eduardo Subieta se quejaba que los azogueros no querían pagarle sus derechos a Quijarro. Aunque se logró seguir con la Visita en diciembre de 1841, las últimas inspecciones parecen ser más superficiales que las primeras y no se llega a visitar todas las minas pendientes.

53En todo caso, la calidad del trabajo de los Ortiz, y su responsabilidad con respecto a la seguridad de sus trabajadores, fueron reconocidas en cada momento por el perito Quijarro, quien, por otra parte, no vacilaba en denunciar la inseguridad de algunas minas pertenecientes a otros azogueros. Notemos, sin embargo, que aquí no hay mención de la mina de San Bartolomé, fuente de las chaguas mencionadas en 1837. Debemos suponer que la bonanza en esta mina había terminado, y que los Ortiz la habían o abandonado o vendido, para reorientar sus esfuerzos hacia las cuatro minas mencionadas en la Visita de 1841.

  • 48 AHP EN 373. Año 1843: f.253v. 4.viii. 1843.
  • 49 AHP EN 37.3. Año 1843: f.257v. S.víii. 1843.

54Mientras tanto, los Ortiz también se interesaban en adquirir nuevos intereses en los “Minerales de Afuera”. En 1842 Manuel Ortiz se reúne con el conductor del ingenio de Siporo (Machacamarca), Pedro Malpartida, con el agente de Serapio Ortiz, Miguel Gantier, y con el General de Brigada Gregorio Fernandez, para formar la “Compañía de Siporo”48. El ingenio de Siporo se vuelve a arrendar de su dueño, el ex-Marqués de Cáceres Manuel José de Peralta, en 4.700 pesos anuales49.

  • 50 AHP EN 373. Año 1846: f.69, 16.iii.l846.
  • 51 AHP EN 938, Año 1846: f. 156v, 16.x. 1846. Este convenio fue cancelado en 10.ix. 1853.

55El 16 de marzo de 1846 se establece la Sociedad “Los Amigos” de Guariguari por su dueño Manuel Ortiz, junto con otros tres accionistas, para trabajar el socavón de “Trinidad” en el cerro Espíritu Santo “para desaguar las minas de Rosario y Sacramento y trabajar éstas, y la de Danzantes y Rosas, en el mismo cerro”. A Francisco Paula Ortiz se le asigna una acción por ser Director del trabajo de la Sociedad50. Y el 16 de octubre del mismo año los dos hermanos Francisco Paula y Serapio suscriben un convenio51 que establece que las acciones que ha adquirido Francisco Paula en Siporo (no mencionada en la escritura de fundación de la Compañía) y en la Sociedad “Los Amigos” de Guariguari quedarán como pertenecientes a ambos.

56El mismo convenio también asigna todas las propiedades en Salinas de Garci Mendoza a Serapio y todas las del Cerro de Potosí a Francisco Paula. Se propone hacer un avalúo de las propiedades en los dos asientos mineros, y el que resulte teniendo un valor mayor pagará la diferencia al otro. Francisco Paula se compromete a seguir ofreciendo “servicios de comisión” a las internaciones de Salinas, “como hasta aquí”. También ambos asumen el pleito aún pendiente con el ex-presidente Andrés de Santa Cruz. La estrecha colaboración entre estos dos hermanos es notable, y probablemente constituía otra razón para su éxito.

57Al mismo tiempo, los Ortices seguían reinvirtiendo sus ganancias en planta de refinamiento. El ingenio de Quintanilla. arrendado desde 1837, es comprado en 1846; y en 1849 Francisco Paula arrienda una cabeza del ingenio de Concepción de los albaceas de Juan José de la Rua en 14 pesos semanales. En 1850. sin embargo, la cabeza de ingenio de Concepción se ha vuelto a arrendar a Francisco Paula “con sus circos” por 8 pesos semanales, junto con los rodados de Puca Orco en 6 pesos semanales. Podemos suponer, entonces, que los circos han sido construidos entre 1849 y 1850, demostrando que la máquina de repaso inventada en 1836 seguía proporcionando utilidades suficientes a Francisco Paula como para construir otra en el último ingenio que arrienda, ya hacia el final de su carrera de azoguero.

Descenso y fin de un ciclo minero

  • 52 AHP EN 223, Año 1849: f.30v. 27.xii. 1849. Cf. AHP EN 226. Año 1855: f.47. 5.vii. 1855.

58Pero se estaba acabando el primer ciclo republicano de la plata. En 1851 Francisco Paula Ortiz trabaja con cuatro ingenios. Agua de Castilla, Quintanilla, Concepción, Guaillaguasi, los últimos tres colindantes entre sí en la parte superior de la Rivera (en 1851 Zavaleta ya había sido vendido a Revilla y Compañía). Sigue a la cabeza de los azogueros de la Rivera, pero con una producción semanal de solo 357 marcos – inferior incluso a los 500 marcos semanales que había producido en 1833. En segundo lugar está Quesada y Hermanos, basada en la empresa del ya mencionado Pedro Laureano Quesada, con una producción semanal de 200 marcos. No se sabe la producción de la Sociedad Guariguari en esta fecha. El empresario en tercer lugar es un nuevo minero en Potosí, el joven Romualdo de la Riva, con una producción de 147 marcos semanales en el ingenio Velarde, que había arrendado desde 1849, junto con la mina de Laca, en 16 pesos semanales de José María Velasques y sus herederos52 (Cuadro 15).

  • 53 AHP EN 380. Año 1851: f.55. 24.iii.1851.
  • 54 AHP EN 380. Año 1852: f. 14.2.1852; 1.106. 21.v. 1852.

59Poco después hay señales de que Manuel Ortiz está fuertemente endeudado. En marzo 1851 hipoteca su casa a Manuela Trujillo de Astiqueta en 1.160 pesos53. En febrero 1852, empieza la reorganización de la “Sociedad de los Amigos” en Guariguari. Se crea una nueva “Sociedad Mineralójica” con nombre de “Ortiz y Dermit”, en base al ingenio de Guariguari y las minas y socavones de Cocharcas y San José. Pero el nuevo socio, Pedro Dermit, tendrá ahora 3 acciones, dirigirá los trabajos y adelantará los fondos necesarios. El valor de las existencias de cobre, azogue, sal, taquia y herramientas se pagará a Ortiz por Dermit. En abril del mismo año, Dermit cede las dos mitades de una de sus acciones a Valentín Ramallo y Beltrán Beheran: el primero administrará el ingenio bajo la dirección de Dermit, y el segundo se hará cargo de las compras en Potosí54.

  • 55 AHP EN 381. Años 1852-3: f.20. 17.v. 1852; f.232, 2. Vi.1853,
  • 56 AHPEN387,Año 1861: f.9. 23.i.1861.

60Pero Manuel Ortiz sigue endeudándose: en agosto 1852 saca un préstamo de 7.000 pesos de José Gabriel Quesada hipotecando su hacienda de Mojotorillo (Cantón Bartolo, Prov. Porco), y en junio de 1853 saca otro préstamo de 15.000 pesos del mismo Quesada volviendo a hipotecar la misma hacienda55. Esta vez Ortiz termina perdiendo su hacienda, que en 1861 se arrienda por José Gabriel Quesada a Félix Zamora en 1.000 pesos anuales56. De este modo, el representante del sector rescatador de minerales había terminado “comiendo” al exponente de la innovación tecnológica y del laboreo profundo.

61En 1856 Francisco Paula Ortiz se mantiene todavía a la cabeza de los azogueros de Potosí, pero con una producción aún más reducida de sólo 1.110 marcos de plata para el mes de junio (c. 277 semanales). Su rival más próximo sigue siendo la compañía Quesada y Hermanos, que se acerca a la producción de Ortiz con 990.3 marcos mensuales (c. 248 marcos semanales). El tercer productor es la nueva Sociedad Guariguari, con una producción mensual de 770.5 marcos mensuales (c. 193 marcos semanales). Y en cuarto lugar se encuentra Romualdo de la Riva, con 494 marcos mensuales (c. 123 marcos semanales) (Cuadro 17).

62La declinación de la empresa de los Ortiz responde a varios factores, que aún no conocemos con precisión. Su análisis requiere una comparación con otras empresas que no sufrían el mismo deterioro. En todo caso, desde 1857, Francisco Paula empieza a desligarse de la producción de plata. En ese año, el ingenio de Quintanilla es vendido. El mismo año, Agua de Castillo también se vende a Romualdo de la Riva (aunque sigue reatado por 3.000 pesos al Monasterio); en 1871 lo encontramos todavía en manos de la Riva y Compañía. Francisco Paula también debe haber abandonado el arriendo de la cabeza de Concepción antes de 1862, año en que es vendido en estado ruinoso por sus dueños a Eugenio Acevedo. Se trata, aparentemente, de una liquidación general de sus propiedades, antes que sus acreedores lleguen a acorralarle.

  • 57 AHP EN 289. Año 1867. Notario de la Corte Superior. José Manuel Sánchez. F.7v. 28.i. 1867.
  • 58 AHP EN 289, Año 1867: f.l8v. l.ii.1867.
  • 59 AHP EN 293. Año 1872: f.442v. 22.xi. 1872.

63Por contraste, la liquidación de las propiedades de Manuel y de la viuda de Serapio, Candelaria Viola, en Guariguari y Salinas de Garci Mendoza se termina durante los 60s, pero mediante adjudicación de sus intereses a sus acreedores. En 1867 los acreedores por avíos prestados a las minas de Serapio Ortiz en Salinas de Garci Mendoza empiezan a acorralar a sus hijos y viuda, pidiendo la devolución de 13.786 pesos, aunque se llega a una transacción que reduce la deuda a 7.226 pesos pagables sobre la producción de los mismos intereses en Salinas57. El hijo de Manuel, José Melitón, es obligado a reconocer otra deuda de 2.400 pesos a Simón Aramayo58. Finalmente, en 1 872 la hacienda de Guariguari es adjudicada a otro acreedor, Salvador Gutiérrez59.

64Nuestro recuento padece de muchas lagunas. Primero, no sabemos nada de los orígenes comerciales de los Ortiz en Salta, ni del contenido económico de sus contactos persistentes. No hemos podido especificar la importancia de los trabajos de Serapio en Salinas de Garci Mendoza; ni tampoco hemos seguido en detalle las fortunas de Manuel en Guariguari. Además, para comprender la historia de cualquier empresa minera, es necesario conocer la geología cambiante de las vetas en explotación. Para estos temas, como también para poder precisar la importancia de los intereses de los Ortiz en Siporo y Guariguari, será necesario encontrar los libros de cuentas correspondientes.

65Sin embargo, ya podemos afirmar que la trayectoria de los Ortices modifica, en ciertos aspectos claves, el cuadro tradicional de la azoguería potosina en los primeros años de la República. Dos comerciantes salteños invierten sus capitales comerciales en la adquisición de minas e ingenios en el antiguo asiento mineral. Sacan créditos públicos y privados que son cuidadosamente invertidos en mejoras capitales. Aunque los arrendamientos de los ingenios son casi simbólicos en comparación con los niveles de los 1790s, logran adquirir la propiedad de la mayoría de sus ingenios, ahorrándose uno de los gastos que Tandeter ha identificado como uno de los máximos desincentivos a la reinversión en el laboreo profundo a fines del siglo xviii. Logran despejar por lo menos una veta de chaguas en la mina de San Bartolomé en 1837 y probablemente otra en la Moladera en 1840-41. Reinvierten sus ganancias en nuevas minas y nueva planta productiva. Para enfrentarse con la pérdida de la “renta mitaya” inventan una nueva solución tecnológica al problema de la amalgamación, reduciendo sus costos laborales. Aún así, emplean entre 500 y 1.000 trabajadores sólo en Potosí, y desde 1832 parecen incluso gozar de una cierta popularidad entre ellos, que hemos vinculado tentativamente con su afán de mantener condiciones de seguridad laboral al interior de sus minas. Así, y a pesar de la contrata azarosa con el gobierno de Santa Cruz, logran sacar su empresa a flote para contribuir a llevar la producción total del departamento hasta los 250.000 marcos entre 1838 y 1842.

66Hemos dicho que la investigación del primer ciclo minero de la República requiere un examen pormenorizado de las condiciones productivas, tanto entre las otras empresas de la ciudad como en los asientos mineros provinciales. El caso de los Ortiz es sólo un ejemplo de un modo propiamente industrial de pensar y actuar, que no ha sido reconocido en los estereotipos corrientes sobre este período. Es verdad que todavía quedaban incompletos los grandes socavones que -se esperaba - iban a liberar el acceso a los planes de los cerros argentíferos del sur. Pero no por eso fue necesario limitarse simplemente al papel de rescatador de metales recolectados en los desmontes (como hacía tan exitosamente Pedro Laureano Quesada). También era posible despejar los frontones de las labores antiguas, limpiar los caminos y seguir trabajando las vetas conocidas por las bocaminas ya existentes, como lo hacía también, por ejemplo, la Sociedad de la Gallofa en Aullagas (Provincia Chayanta). Es notable que las leyes promedias de los minerales extraídos del Cerro Rico en 1837 eran dos veces lo que serían en 1851 (Cuadro 16). Por lo menos en el caso de los Ortiz, esta estrategia pudo combinarse con métodos e iniciativas empresariales, técnicas y laborales. Lejos de asfixiarse, entonces, por la falta de una “’renta mitaya”, se lanzaron creativamente a resolver los problemas de su giro sin recurso al mercado noratlántico de capitales. De esta manera, se aseguraron durante 25 años una posición dominante en la Rivera de Potosí.

Conclusión: una hipótesis para el siglo xix

67Terminemos esta comunicación con una hipótesis de interpretación del siglo xix minero en Bolivia. Es ya reconocido que, en términos generales, en cada momento cuando decae la rentabilidad del capital minero, la forma de producción dominante en la minería vuelve a ser el caccheo. Es así que, en los primeros años de Independencia, el Cerro fue efectivamente tomado por los trabajadores, quienes llegaban incluso a imponer su propio “entable invertido” sobre los azogueros (éstos preferían llamarlo “inmoralidad”). Se mantenía el “colchón” del caccheo a lo largo del primer ciclo republicano de la plata; y en 1854 los capchas llegaban a producir casi 30% de toda la plata rescatada por el Banco Nacional de Rescates.

  • 60 Tandeter (1992); Rodríguez (1991).
  • 61 ANB Rück. pieza s/n. MSS Minas, Cia. Bolívar, Potosí, Años 1820-1850. “Si vienen algunos socios de (...)

68La ambivalencia de los empresarios frente al caccheo es conocido60. El 8 de diciembre de 1845, por ejemplo, Domingo Zambrana, director de los nuevos trabajos mineros en Carguaicollo, escribió a su compadre Pedro Nolasco Costas en Potosí que el caccheo era la llave del futuro, un mecanismo de acumulación primitiva que hacía innecesario el recurso a los capitales extranjeros61. Y los cacchas de Potosí eran conscientes de su propia importancia para los azogueros. Es por eso que, en 1837, llegaban a presentar una propuesta al Gremio de los Azogueros (ver Apéndice documental) que busca soslayar la vieja acusación de los azogueros de que era el trabajo irregular de los cacchas la causa de todo el deterioro de las minas del Cerro. Se ofrece, entonces, una relación de trabajo basado en la “reciprocidad” y la “equidad”, donde los cacchas trabajarían entre sábado y lunes en las minas de los azogueros, con sus propias herramientas pero bajo la dirección de un técnico puesto por el azoguero, para evitar así la destrucción de cada labor. Así se esperaba responder a las protestas tradicionales de los azogueros, mediante la entrega del caccheo a su supervisión y control. El documento propone un “capcheo regularizado” que dejaría la mitad de la producción al dueño de la mina, y la opción de rescatar la otra mitad correspondiente a los mismos cacchas al precio corriente, después de un ensayo por peritos de la calidad del mineral.

  • 62 Cf. AHP PDE 1150 (1837) Sobre robo de metal de la mina de San Bartolomé propia de d. Serapio Ortiz (...)

69Sería importante examinar en más detalle las circunstancias precisas que en 1837 llevaban a los cacchas a hacer este planteamiento. Por una parte, sabemos que los sucesos políticos habían dejado temporalmente vulnerables los intereses de los Ortiz en la mina de San Bartolomé: los cacchas habían entrado a “golpear” las chaguas recién descubiertas allí62, y es posible que pensaran que era el momento para formalizar un arreglo que les daría acceso legal a las mejores minas del Cerro. Por otra parte, podemos intuir la resistencia, no solamente de los demás azogueros, sino incluso de algunos de los trabajadores de los mismos Ortiz. El primer ciclo minero estaba en su auge. El rechazo de los planteamientos de los cacchas por los azogueros señalaba, en parte, la desconfianza tradicional de los azogueros frente a los “ladrones de minas”; pero, en el caso de los Ortiz. quienes figuran entre los azogueros firmantes, la oposición se debe también a que ellos ya se habían lanzado a un modelo capitalista que incluso gozaba de cierta legitimidad entre sus trabajadores (fortalecida sin duda por la bonanza de San Bartolomé).

  • 63 Trístan Platt. “Protección divina y perdición liberal: poéticas del intercambio en el Potosí del s (...)

70Al lado del análisis de las relaciones entre los diferentes tipos de organización minera, se impone el análisis de los discursos político-económicos. Incluso un discurso técnico-científico es siempre susceptible a una lectura en términos del poder. Al terminar el primer ciclo de la plata, este tipo de análisis es también fundamental para comprender cómo, en los 1850s y 1860s. una nueva ola de comerciantes, ansiosos de invertir en la minería con capitales chilenos y noratlánticos, pudieron lograr la victoria parlamentaria de las políticas liberales en 1872. Como hemos argumentado en otro lugar, un argumento reduccionista en base a costos y beneficios no es suficiente para resolver un problema eminentemente político63. Es claro, además, que había también un núcleo de azogueros quienes favorecían el modelo de la acumulación interna (para no hablar de los otros sectores dependientes del antiguo mercado interno). Preveían, correctamente, los efectos desastrosos de la apertura liberal sobre gran parte de la población del país.

  • 64 Tristan Platt. “Calendarios tributarios e intervención mercantil: racionalidades estacionales entr (...)
  • 65 Ver Tristan Platt & Ramiro Molina. Quya Runa: El Minero de Siglo xx. Cap. 1 (MS inédito).

71El proceso de marginación progresivo de los indios potosinos del mercado, resultado de la violencia simbólica y real de los liberales de la segunda mitad del siglo, ha sido descrito en otro trabajo64. La polarización entre ricos y marginados que resulta de las políticas del neoliberalismo moderno no es nada nuevo en los Andes. Los cacchas mineros, por otra parte, junto con los migrantes rurales que llegaban crecientemente desde Cochabamba, tenían a fines del siglo xix la posibilidad de entrar a formar parte de la fuerza laboral de las nuevas empresas internacionalizadas, crecientemente volcadas a la minería del estaño. Además, en los momentos de expansión del capitalismo minero, el caccheo tiende a llevarse a cabo desde dentro de las mismas empresas más que en sus márgenes. Por eso, tanto en Colquechaca Como en la empresa “La Salvadora” de Patino en Uncía, encontramos nuevamente las denuncias por los empresarios de la inmoralidad de “sus” trabajadores, quienes se dedicaban por miles de subterfugios a apropiarse de “su” parte de la producción minera. El modelo del “capcheo regularizado” llegaría incluso a representar un ideal popular de la organización y la remuneración justa del trabajo, que subyace en el desarrollo del sindicalismo minero durante el siglo xx65.

  • 66 Assadourian, Carlos Sempat. “Acerca del cambio en la naturaleza del dominio sobre las Indias: la m (...)

72Pensamos que, en algunos respectos, el desenlace liberal del siglo xix puede compararse útilmente con la transformación político-económica que se produjo con la introducción de la amalgamación con mercurio por el virrey Toledo en los 1570s. Antes, la producción de la plata estaba predominantemente en manos de los indígenas, quienes la beneficiaban en pequeña escala con fundiciones portátiles de viento (wayra). Carlos Sempat Assadourian ha enfatizado las consecuencias de las reformas toledanas, que representaban una manera por la que los peninsulares podían intentar arrebatar de los indios el control de la producción argentífera66. Por otra parte, los indios rápidamente asimilaron las técnicas de la amalgamación necesarias para mantener su acceso al sector de beneficio artesanal, y en los siglos xviii y xix eran capaces de articular un proyecto alternativo que, a pesar de su utilidad coyuntural, fue percibido por los azogueros como una amenaza a sus intereses.

73Ahora bien, a fines del siglo xix la transformación y globalización del sistema financiero y tecnológico significaba una revancha del débil capital criollo, aliado ahora con los recursos del sistema financiero internacional, contra las actividades subversivas del caccheo indígena. Se puede percibir un paralelo con el impacto de las reformas toledanas sobre la pequeña producción andina a fines del siglo xvi. Pero, como en los siglos xvi-xvii, su éxito en el siglo xix no fue ni completo ni definitivo. Queda por realizarse una comparación entre el colapso minero de fines del siglo xvii y la situación actual de las cooperativas mineras a fines del siglo xx; pero ya sabemos que el nombre de “Los Cacchas Libres”, asumido poruna de las cooperativas de Potosí en la actualidad, es sintomático de una situación recurrente en la minería potosina.

Annexes

Apéndice documental67

Expediente de los capchas de esta ciudad solicitando se les deje trabajar en los lavores de los Azogueros desde la noche de cada sabado hasta el lunes por la mañana.

Pide que se reunan en junta los señores azogueros ante la Diputación Territorial y ecsaminada la presente propuesta con su resultado se de cuenta para que VS Y determine lo que sea combeniente.

Fernando Medina, Fermín Saabedra. Manuel Siñani y demas Capchas en este Cerro, ante los respetos de VSY nos protestamos y decimos:

Que el capcheo se ha visto hasta el presente con abercion y repugnancia por los males que ha originado a los SS Azogueros, por que ciertamente los hombres destinados a esta industria solo han tratado de enrriquecerse, sacando los mejores metales sin mecanismo en la esplotación, y sin conciderar los perjuicios que son consiguientes al propietario, mucho mas si se tiene a la vista las seguridades que las Ordenanzas prestan a este. Pero Ylustre Señor, sesando la causa [se]sera el efecto, y nosotros en esto recurso no nos proponemos otro objeto que fijar bases de reciproca combeniencia entre nosotros y los SS Azogueros, para que ecsaminadas en junta, se nos admita un capcheo regularizado.

Desde que sesa la esplotación el Sabado y baja la jente jornalera, hay un espacio de tiempo que con bentaja del azoguero, y nuestra, podría aprovecharse ¿Y con que resultado? Que el propietario no tenia que hacer gastos anticipados, ahorraba el costo de la herramienta, [f.lv] y reportaba el valor del metal, partible entre nosotros. El unico incombeniente que se nos presentaria, es de los abusos que la esperiencia ha manifestado; pero nosotros queremos condiciones soportables, y de reciproca equidad.

Proponemos a los SS Azogueros que nos permitan entrar a sus labores de Sabado al Lunes por la noche, que se nos entreguen estas por los repectivos Guardas, con presiso examen de su estado, concistencia de los Potos, Guaricuncas y demas, bajo responsabilidad que las garantisamos del modo que se quiera, para debolberlas a los mismos Guardas, sin riesgo ni perjuicio alguno. En este espacio, y con las formalidades de Ordenanza esplotaremos el metal con nuestras herramientas, contando los utiles que sean precisos. El metal esplotado será partiblc entre nosotros, y el dueño de cada mina, y aun podrá comprar el que nos corresponde ajusta tasacion de peritos, siempre que concintamos en ello.

Ecsaminese pues si aqui no sé presentan utilidades conocidas para ambas partes: al azoguero ahorro de tiempo, capital, y ganancia del metal: a nosotros tambien el mismo valor del metal; pero con la incertidumbre de que acaso no recompensará ni nuestras fatigas, ni los gastos que hemos impendido. Esta es una marcha circumscrita al solo orden natural de las cosas, sin ecsaminar circunstancias que ofresen peligros a los Señores Azogueros: la falta de azogues hase preveer la procsima parada de la Ribera, hay nececidad de que se continue la esplotacion para conserbar la jente trabajadora y acopiar metales, y por consiguiente hay que haser continuados gastos sin la esperanza procsima de reembolso y reproduccion. Con nuestra propuesta les proporcionamos metal, ebitando consecuencia de tanta importancia. Ademas no puede ser bituperable el fin racional que nos proponemos [f.2r]: meditese sobre él, con boto imparcial, y se verá que nada tiene de injusto y antilegal, y antes ofrese un basto campo de combenciones y estipulaciones. Por lo mismo suplicamos a la rectitud de VS Y se sirba mandar se pase al Diputado Territorial para que combocando junta de los SS Azogueros emitan estos su libre y espontanea voluntad, y con su resultado dé cuenta para que VSY determine lo que sea de justicia, o provea en su merito el acuerdo que sirba de regla jeneral a este respecto...

A ruego de los presentantes
José Santos Higuera

Sala de Directorio Potosi Noviembre 11 de 1837.

Pase esta representación al Diputado Territorial para que reuniendo en Junta a los Azogueros de esta rivera, la consideren y espresen su parecer en orden a las propuestas que ella contiene y con su resultado dé cuenta para tomar las providencias conducentes.

Velasquez
Garron
Lizarazu
Dr Francisco de Vargas (Secretario)

Señores Concurrentes: CC. Pablo Roxas. Scrapio Ortiz, José Ygnacio del Rio. Manuel Gaspar Cespedes. Juan Jose de la Rua, Andres Avelino de la Torre, Manuel Subieta.

En la ciudad de Potosi a dies y seis de Noviembre de mil ochocientos treinta y siete años. En cumplimiento del Decreto de once del que rije proveido por el Muy Ylustre Diretorio de Mineria a consecuencia del Escrito de Fernando Medina Fermin Savedra Manuel Siñani y demas capchas de este Cerro, se reunieron en Casa del Señor Diputado Territorial, los Señores Azogueros anotados al margen a quienes se les leyo el Escrito referido en el que proponen los Capchas que se les permita entrar a sus lavores de Savado a Lunes por la noche, que se les entreguen estas por los respectivos Guardas con previo ecsamen de su Estado, consistencia de sus potos, bajo de responsavilidad que la garantisarian del modo que se quiera para debolberles a los mismos Guardas, sin riesgo ni perjuicio alguno: que en este espacio y con las formalidades de Ordenanza esplotarían el Metal con sus herramientas costeando los Utiles que sean precisos: que el metal esplotado seria par-tibie entre los capehas y el dueño de cada Mina y aun podran comprarles a justa tasacion lo que les corresponda -

Enterados los Señores de esta junta de todo lo referido contestaron por unanimidad que no admitan las indicadas propuestas por que la esperiencia ha acreditado lo perjudiciales que son los Capehas cuando los havian y que los ocurrentes no eran tales como el mismo Ylustre Directorio no lo ignora sin esplayarse sobre todos los perjuicios que resultavan a la azogueria: que por otra parte los combemos voluntarios no estavan prohividos por la Ley: asi es que los travajadores solicitantes pueden combenir con el azoguero que quiere llamarlos a sus lavores -

Con lo cual se concluyó esta Junta con la calidad de darse cuenta con ella a Su Señoría Muy Ylustre por el Señor Diputado Territorial y la firmaron de que doy fé =

Pablo Rosas =

Serapio Ortiz =

José Ygnacio del Rio =

Manuel Gaspar de Cespedes =

Juan Jose de la Rua =

Andres Avclino de La Torre =

Manuel Subieta =

José de Molina Escrivano Publico y de minas.

Cuadro 1
RESCATE DE PLATA EN POTOSÍ: 1755-1850 (en marcos)

Cuadro 1RESCATE DE PLATA EN POTOSÍ: 1755-1850 (en marcos)

Fuentes: Eugenio de Hochkfler, Administrador del Banco Nacional de Rescates, Potosí, 20.ii.1869.

Cuadro 2
RESCATE PRIMER CICLO REPUBLICANO: 1831-1850 (en marcos)

Cuadro 2RESCATE PRIMER CICLO REPUBLICANO: 1831-1850 (en marcos)

Fuente: Platt 1986: Cuadro IV.

Cuadro 3
RESCATE 1831-1850: LA CIUDAD Y LAS PROVINCIAS (en marcos)

Cuadro 3RESCATE 1831-1850: LA CIUDAD Y LAS PROVINCIAS (en marcos)

Fuente: Platt 1986: Cuadro IV.

Cuadro 4
RESCATE DE PLATA, SEGUN PRODUCTOR, Junio 1856 (en marcos)

Cuadro 4RESCATE DE PLATA, SEGUN PRODUCTOR, Junio 1856 (en marcos)

Fuente: El Minero No 22. 16. vii.l856 (BNB PB Potosí 8a).

Cuadro 5
PRODUCCION DE PLATA EN LA RIVERA: LOS HERMANOS ORTIZ, QUESADA Y HERMANOS, Y TOTAL: 1830-1856 (en marcos por semana)

Cuadro 5PRODUCCION DE PLATA EN LA RIVERA: LOS HERMANOS ORTIZ, QUESADA Y HERMANOS, Y TOTAL: 1830-1856 (en marcos por semana)

Fuentes: Cuadros 6. 10. 12. 15, 17 y 32.

Cuadro 6
CABEZAS DE INGENIO EN GIRO, CON PRODUCCION SEMANAL (en cajones): POTOSI 1830

Cuadro 6CABEZAS DE INGENIO EN GIRO, CON PRODUCCION SEMANAL (en cajones): POTOSI 1830

Fuente: ANB MH t.18, no 7 (Tribunal General de Minería recibidas) 1830.

Cuadro 7
TRABAJADORES MINEROS DE POTOSI, 1832

Cuadro 7TRABAJADORES MINEROS DE POTOSI, 1832

Fuente: ANB MH t.29 No 9 (Tribunal General de Minería) 1832.

Cuadro 8
AUXILIOS RECIBIDOS POR LOS AZOGUEROS DE LA RIVERA: I'OTOSI 1832

Cuadro 8AUXILIOS RECIBIDOS POR LOS AZOGUEROS DE LA RIVERA: I'OTOSI 1832

Fuente: ANB MH t.39 no 19. Banco de Rescates de Potosí, http://14.ii.1833.

Cuadro 9
POSESIONES MINERAS DE EOS AZOGUEROS DE POTOSI (1833)

Cuadro 9POSESIONES MINERAS DE EOS AZOGUEROS DE POTOSI (1833)

Fuente: ANB MH t.35 No 8 (1833). Mariano Zamudio, “Demostración de las minas que se hallan en trabajo y sin él con arreglo a ordenanza en esta rivera ... conforme a las razones presentadas por los interesados”. Potosí, 9.vii.1833.

Cuadro 10
PRODUCCION DE PLATA Y CONSUMO DE MERCURIO POR SEMANA: POTOSI Y PROVINCIAS 1833

Cuadro 10PRODUCCION DE PLATA Y CONSUMO DE MERCURIO POR SEMANA: POTOSI Y PROVINCIAS 1833

Fuente: ANB MH t.35 no 8 (Tribunal General de Minería recibidas). Banco Nacional de Rescates, 3.vii. 1833.

Cuadro 11
LA MINERIA POTOSINA EN 1835

Cuadro 11LA MINERIA POTOSINA EN 1835

“Notas. ... La casilla que señala las minas de cobre resulta en blanco, por no tenerse datos de las que se trabajan en el punto de Corocoro Departamento de La Paz. y las que se hallan en el Govierno Litoral, no obstante de que en el dia se abastece al Banco Refaccionario por contratas que tiene celebradas con los empresarios de Corocoro.
“Que en los puntos de Salinas de Yocalla y Urmiri estraen los Yndijenas mucha sal, con la que proven esta Rivera, y los acientos inmediatos para el beneficio de metales; pues se sabe que para ello tienen varias Minas, y no constando el número de estas, ni su entidad en el Archivo, se ha omitido formar casilla de esta especie.
“Que en los lugares de Guanuni Departamento de Oruro y en el de Ocurí Provincia de Chayanta. se sabe que ecsisten minas de estaño de las que se abastece esta Rivera, y no habiendo en el Archivo razon de ellos se ha omitido igualmente su numeración y entidad.
“Que en el Canton de San Lucas Provincia de Cinti, Departamento de Chuquisaca, se sabe que los Yndijenas estraen de varias vetas cantidad de Plomo con que proven a esta Rivera, e ignorandose el número de sus empresarios no puede darse razon de la materia ...
José María Velásquez, Manuel María Garrón, Francisco Lemos”
Fuente: ANB MH t.52 no 10 (Tribunal General de Minería) 1836. Sala del Directorio. Potosí, Marzo 24 de 1836.

Cuadro 12

Cuadro 12

Fuente: AHP PDE 1066 Visita de los Yngenios de esta Rivera (1837). Nota: 2 ayllus = 1 cajon de 50 quintales.

Cuadro 13
PROPIETARIOS DE MINAS Y SACAS DE POTOSI (1841)

Cuadro 13PROPIETARIOS DE MINAS Y SACAS DE POTOSI (1841)

Fuente: AHPPDE 1675 Visita de Minas en este Cerro (1841).

Cuadro 14
DISTRIBUCION DE LOS TRABAJADORES EN POTOSI Y GUARIGUARI (JUNIO DE 1843)

Cuadro 14DISTRIBUCION DE LOS TRABAJADORES EN POTOSI Y GUARIGUARI (JUNIO DE 1843)

Fuente: ANB MH PPR. t.94 no.35 (1843). Estado que manifiesta los ingresos y egresos de los fondos de Policía a 3 de junio de 1843.

Cuadro 15
LA MINERIA DE POTOSI EN 1851

Cuadro 15LA MINERIA DE POTOSI EN 1851

Fuente: El Celaje, no.77. I4.iv. 1851 (Potosí). Nota: Por los capchas se trabajan más de 20 minas.
El trabajo del señor José María Ortiz recién se ha establecido; por esta razón no se expresa la corriente y ley de sus metales.

Cuadro 16
PRODUCCION DE LOS INGENIOS DE POTOSI (en cajones) CON LEY DE MINERALES (en marcos por cajón)

Cuadro 16PRODUCCION DE LOS INGENIOS DE POTOSI (en cajones) CON LEY DE MINERALES (en marcos por cajón)

Fuentes: ANB MH t.18, no 7 (Tribunal General de Minería recibidas) 1830; AHP PDE 1066 Visita de los Yngenios de esta Rivera (1837); El Celaje no 77, 14.iv. 1851 (BNB PB Potosí 6).

Cuadro 17
MOVIMIENTO DEL BANCO DE RESCATES DURANTE JUNIO DE 1856

Cuadro 17MOVIMIENTO DEL BANCO DE RESCATES DURANTE JUNIO DE 1856

Fuente: El Minero, no.22. 16.vii. 1856 (Potosí).

Notes

1 Este trabajo es un adelanto de un estudio mayor en preparación sobre la minería potosina durante la República temprana. Su redacción fue posible gracias al Ministerio de Educación de España, que financió una estancia de sabático con la Universidad de Salamanca en 1993-94. Agradezco a Julio Sánchez Gómez y Guillermo Mira, mis colegas en el Departamento de Historia Medieval, Moderna y Contemporánea (Area de Historia de América), por muchas conversaciones valiosas sobre la historia de la tecnología minera y potosina. Una primera versión fue presentada en mayo de 1994 al Departamento de Historia, Universidad de Sevilla, en el Seminario de Historia Andina dirigido por Juan Marchena; agradezco los comentarios estimulantes de los asistentes.

2 Antonio Mitre, Los Patriarcas de la Piala (Lima:Instituto de Estudios Peruanos, 1981).

3 Tristan Platt, en preparación; contrastar Mitre (1981: Cuadros 21 y 22; Apéndices 9 y 10).

4 Tristan Platt, Estado tributario y librecambio (siglo xix) (La Paz: HISBOL, 1986).

5 Gustavo Rodríguez, El Socavón v el Sindicato. Ensayos históricos sobre los trabajadores mineros, siglos xix-xx. (La Paz: ILDIS, 1991).

6 Republicado con modificaciones en Enrique Tandeter, Coacción y Mercado. La minería de la plata en el Potosí colonial. 1692-1826 (Buenos Aires: Editorial Sudamericana 1992).

7 Tandeter (1992). pp. 282-290.

8 Cf. el caso analizado en William Lofstrom. Dámaso de Uriburu. un empresario minero (La Paz 1982 11973]). Pero los Ortices no seguían el ejemplo de Uriburu, quien pronto abandonó la minería para trasladarse a Valparaiso como Cónsul de Bolivia encargado por el gobierno de Santa Cruz a comprar azogues. Ver ANB MH t.33 no. 20 (Prefectura Potosí recibidas), Prefecto al Ministro de Hacienda, Potosí, 5.ix.1832.

9 Enrique Tandeter & Nathan Wachtel, “Conjonctures inverses: le mouvement des prix á Potosí pendant le XVIII siècle”, Annales ESC. 38 (3) (1983): Tandeter (1992).

10 La cuarta provincia, Lipez. apenas tuvo algunas ventas menores al Banco Nacional de Rescates durante el período bajo consideración.

11 En 1844 se comenta un déficit en la amonedación que sólo en parte puede atribuirse a la decadencia de la mina de la Gallofa en Aullagas: más importante es el contrabando de Chichas a la Argentina, de donde “la mayor parte [de las pastas]... vuelven luego a importarse al territorio boliviano y extraerse por Cobija al extranjero, suponiendo ser producción de los minerales de aquel país, lo que es una superchería; pues que en todo él no se explotan sino las minas de Famatina que ahora deben estar en una completa decadencia, y aun sus escasas producciones se dirijen a Chile por mui distintas vías que la de Cobija”. El Restaurador VI. 73. 24.ii.1 1844.

12 Ver Mitre (1981), pp. 85. 91.

13 En 1837. al protestar contra el decreto de destierro dictado en plena guerra contra Argentina por el general Braun, Serapio Ortiz declara haber residido en Potosí “mas que 20 años”. AHP EN no. 276. Año 1837: f.2.37. 13.xi.1837.

14 AHP EN no 357, Año 1831: f.44. 16.iii. 1831.

15 AHP EN no 357, Año 1831: f.65. 12.iv.I831. En 1836, 8 pesos fue el precio pagado por el Banco Nacional de Rescates por un marco de plata.

16 AHP EN no 357. Año 1831: f.1. 5.i. 1831; f.50. 21.iii. 1831.

17 AHP EN 270. 1830. f.44v. 11.ii.1833.

18 No hemos podido trazar todas las transacciones que daban lugar a esta lista: San Bartolomé es la mina que en 1837 le proporcionó a Serapio Ortiz la bonanza de chagua (60-80 marcos/cajón) que aparece en el Cuadro 12. Probablemente, esta mina le habrá llegado junto con el ingenio de Guaillaguasi, adquirido en 1835. Todavía no aparece la mina de la Moladera. que pertenece a Serapio Ortiz en 1841. cuando será declarada “la mejor mina del Cerro” durante la Visita a las Minas del Cerro realizada en aquél año (ver Cuadro 13).

19 Para los orígenes, la evolución y las operaciones del Banco San Carlos, ver Guillermo Mira, El Real Banco de San Carlos y la Minería Altoperuana Colonial, 1779-1825 (Universidad de Salamanca: MS inédito, 1990).

20 AHP EN no. 356. Año 1829-31: f. 179. I7.viii. 1830. Caución de 10.000pesos que otorgan los señores Azogueros con las fincas que se espresan.

21 Estos 6.000 pesos son probablemente los mismos a que se refiere en 1841 el abogado de los Ortiz. Facundo Zuviria. quien dice que esta suma fue invertida en la limpia de una comunicación minera (ver referencia en la nota 28).

22 El Estado es su propietario en 1830 (Cuadro 6); probablemente fue del ramo de Beneficencia, porque en 1835 es vendido a los Ortiz por el Administrador de Beneficencia, José Villegas. Ver AHP EN No. 276, Años 1835, 1837: fs. 44, 14.i.1835.

23 Mediante su apoderado Facundo Zuviria. Además, los Ortiz hipotecan “la hacienda de Salinas de Garci Mendoza en el que tienen dos Ingenios, sin perjuicio de la hipoteca general de sus bienes e intereses mineralógicos”. Ver AHP EN no. 207, Año 1836: f.247v, 9.v. 1836.

24 Ver Enrique Tandeter (1992), Cap. 2 y Epílogo.

25 ANB MH t.52 no. 10 (Tribunal General de Minería recibidas) 1836. Los firmantes son José María Velasquez, Manuel María Garrón y Francisco Lemos.

26 AHP EN no. 207, Año 1836: f.301. 4.vii. 1836: f.303v, 3.vii.1836. No sabemos si se realizó este viaje de Manuel a México, pero pronto lo encontramos nuevamente en Potosí.

27 AHP EN no. 207. Año 1836: f.305, 5.vii.1836.

28 BNB M.810.II. Esposición legal que hace el Dr. Dn Facundo Zuviria, abogado de Dn Serapio Ortiz y Hermanos azogueros en la rivera de Potosí... (1841). No hemos localizado el expediente donde se ventilaba el pleito entre los hermanos Ortiz y el Estado boliviano. Por ahora, debemos inferir los sucesos en base a la defensa publicada en 1841 por Facundo Zuviria, abogado de los Ortiz. después de la caida de Santa Cruz.

29 Platt (1986). p.20.

30 Ver el Método que se sigue en el Banco Nacional de Rescates en la compra de pastas, su pago, empaquetamiento, fundición y venta a la Casa Nacional de Moneda ... (BUMSA. Colección JR Gutierrez 2339), y la Explicación de las operaciones a que está sujeta la plata desde que se recibe en barras del Banco Nacional de Rescates hasta que salen en monedas acuñadas ... (BNB Colección Rück no. 522).

31 Platt (1986), p. 22

32 AHP PDE 1066. Visita de los Ingenios de esta Rivera (1837).

33 2 ayllos = I cajón = 50 quintales. El cajón, originalmente una división física de un buitrón, en esta época funcionaba generalmente como una simple unidad de peso. El ayllo fue aproximadamente la cantidad que podía llevar una tropa de 20 llamas o burros a cargo de un cumuri (= bajador de minerales); ver Frédérique Langue y Carmen Salazar-Soler. Diccionario de términos mineros para la América española (siglos xvi-xix) (Paris: Editions Récherche sur les Civilisations, 1993), p. 45.

34 Repallar, “volver a buscar”; Ortiz está complementando la producción del laboreo profundo con minerales de pésima ley recogidos, quizás, en los rodados de Lipez Urco comprados en 1831.

35 La Visita no especifica que los circos están en operación en Agua de Castilla, pero es muy probable dados los términos de la contrata Santa Cruz.

36 Estamos preparando un análisis del movimiento de los precios del azogue puesto en Potosí entre 1825 y 1877. tema sobre el cual no se ha publicado hasta la fecha ninguna información precisa.

37 AHP EN 277, Años 1836-37: f.237, 13.xi.1837. La escritura se firma varios meses después del decreto de destierro, y deja constancia de la fianza de 50.000 pesos a favor de Serapio ofrecida por María del Carmen Fulla, esposa de Manuel, y los otros azogueros del ingenio de Guariguari.

38 AHP PDE 1135 (1837). Sumario sobre la reunión de la gente trabajadora de la Hacienda del Azoguero d. Serapio Ortiz en la Puerta del Cuartel de Policía ...

39 Así encontramos que en 1846 los hermanos Francisco Paula y Serapio convienen en compartir los beneficios y los costos de un pleito con Andrés de Santa Cruz.

40 De hecho, el cambio de los pesos fuertes por pesos febles en el comercio les proporcionaba a todos los mineros un precio efectivo de 8 1/2 pesos durante el gobierno de Ballivián; ver Platt (1986). pp. 24-30. Según Zuviria (op.cit.), los Ortices producían más que 36.000 marcos en 1840.

41 Platt (1986).

42 Esta fuente excepcionalmentc detallada, parte del importante esfuerzo estadístico del gobierno de Ballivián, incluye un censo de la población por ocupaciones. Ver ANB MI (Prefectura Potosí recibidas) t. 102 no. 29 (1844); 1.110 no. 39 (1845); t. 116 no. 43 (1846); t. 122 no. 39 (1847).

43 El Restaurador (Sucre). 9.8. 1842. publicó los detalles de otro nuevo sistema de amalgamación inventado por un Juan Stevenson. que había sido privilegiado por Decreto Supremo del Gobierno de Chile el 12 de enero de 1835. El sistema consistía en el uso de linas, donde el mineral triturado se colocaba junto con agua, azogue y cal. y se mezclaba por la revolución de una cruz que presionaba la mezcla contra el fondo de hierro de la tina.

44 AHP EN 625. Año 1840: 1.32. 18.ii.1840. Aunque la mina fue comprada en nombre de Serapio. los hermanos compartían sus adquisiciones en sociedad, y en la Visita de Minas de 1841 Guaillaguasi aparece como propiedad de Francisco Paula.

45 AHP EN 626. Año 1840: f.35v. 18.ii. 1840.

46 AHP EN 689, Años 1841-2: fl73v, 17.viii.1841.

47 AHP PDE 1675. Visita de Minas en este Cerra (1841).

48 AHP EN 373. Año 1843: f.253v. 4.viii. 1843.

49 AHP EN 37.3. Año 1843: f.257v. S.víii. 1843.

50 AHP EN 373. Año 1846: f.69, 16.iii.l846.

51 AHP EN 938, Año 1846: f. 156v, 16.x. 1846. Este convenio fue cancelado en 10.ix. 1853.

52 AHP EN 223, Año 1849: f.30v. 27.xii. 1849. Cf. AHP EN 226. Año 1855: f.47. 5.vii. 1855.

53 AHP EN 380. Año 1851: f.55. 24.iii.1851.

54 AHP EN 380. Año 1852: f. 14.2.1852; 1.106. 21.v. 1852.

55 AHP EN 381. Años 1852-3: f.20. 17.v. 1852; f.232, 2. Vi.1853,

56 AHPEN387,Año 1861: f.9. 23.i.1861.

57 AHP EN 289. Año 1867. Notario de la Corte Superior. José Manuel Sánchez. F.7v. 28.i. 1867.

58 AHP EN 289, Año 1867: f.l8v. l.ii.1867.

59 AHP EN 293. Año 1872: f.442v. 22.xi. 1872.

60 Tandeter (1992); Rodríguez (1991).

61 ANB Rück. pieza s/n. MSS Minas, Cia. Bolívar, Potosí, Años 1820-1850. “Si vienen algunos socios de ustedes y estranjeros. no se cuente para nada conmigo. Parece que U no conociera mi jenio! Convinando el sistema de caccheo con el de hacienda o de jornaleros, todo está conseguido: y únicamente son necesarios mil pesos impendibles en el nuevo proyecto”.

62 Cf. AHP PDE 1150 (1837) Sobre robo de metal de la mina de San Bartolomé propia de d. Serapio Ortiz ...

63 Trístan Platt. “Protección divina y perdición liberal: poéticas del intercambio en el Potosí del siglo xix”. Revista Andina Año I 1 no 2 (1993).

64 Tristan Platt. “Calendarios tributarios e intervención mercantil: racionalidades estacionales entre los indios de Lipez (Bolivia) en el siglo xix”, Chungará 19 (1987)

65 Ver Tristan Platt & Ramiro Molina. Quya Runa: El Minero de Siglo xx. Cap. 1 (MS inédito).

66 Assadourian, Carlos Sempat. “Acerca del cambio en la naturaleza del dominio sobre las Indias: la mita minera del virrey Toledo, documentos de 1568–1571”, Anuario de Estudios Americanos XLVI.

67 HP PDE 1094(1837).

Table des illustrations

Titre Cuadro 1RESCATE DE PLATA EN POTOSÍ: 1755-1850 (en marcos)
Légende Fuentes: Eugenio de Hochkfler, Administrador del Banco Nacional de Rescates, Potosí, 20.ii.1869.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 138k
Titre Cuadro 2RESCATE PRIMER CICLO REPUBLICANO: 1831-1850 (en marcos)
Légende Fuente: Platt 1986: Cuadro IV.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 97k
Titre Cuadro 3RESCATE 1831-1850: LA CIUDAD Y LAS PROVINCIAS (en marcos)
Légende Fuente: Platt 1986: Cuadro IV.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 183k
Titre Cuadro 4RESCATE DE PLATA, SEGUN PRODUCTOR, Junio 1856 (en marcos)
Légende Fuente: El Minero No 22. 16. vii.l856 (BNB PB Potosí 8a).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 138k
Titre Cuadro 5PRODUCCION DE PLATA EN LA RIVERA: LOS HERMANOS ORTIZ, QUESADA Y HERMANOS, Y TOTAL: 1830-1856 (en marcos por semana)
Légende Fuentes: Cuadros 6. 10. 12. 15, 17 y 32.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 113k
Titre Cuadro 6CABEZAS DE INGENIO EN GIRO, CON PRODUCCION SEMANAL (en cajones): POTOSI 1830
Légende Fuente: ANB MH t.18, no 7 (Tribunal General de Minería recibidas) 1830.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 207k
Titre Cuadro 7TRABAJADORES MINEROS DE POTOSI, 1832
Légende Fuente: ANB MH t.29 No 9 (Tribunal General de Minería) 1832.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 201k
Titre Cuadro 8AUXILIOS RECIBIDOS POR LOS AZOGUEROS DE LA RIVERA: I'OTOSI 1832
Légende Fuente: ANB MH t.39 no 19. Banco de Rescates de Potosí, http://14.ii.1833.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 172k
Titre Cuadro 9POSESIONES MINERAS DE EOS AZOGUEROS DE POTOSI (1833)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 222k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 236k
Légende Fuente: ANB MH t.35 No 8 (1833). Mariano Zamudio, “Demostración de las minas que se hallan en trabajo y sin él con arreglo a ordenanza en esta rivera ... conforme a las razones presentadas por los interesados”. Potosí, 9.vii.1833.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 117k
Titre Cuadro 10PRODUCCION DE PLATA Y CONSUMO DE MERCURIO POR SEMANA: POTOSI Y PROVINCIAS 1833
Légende Fuente: ANB MH t.35 no 8 (Tribunal General de Minería recibidas). Banco Nacional de Rescates, 3.vii. 1833.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 214k
Titre Cuadro 11LA MINERIA POTOSINA EN 1835
Légende “Notas. ... La casilla que señala las minas de cobre resulta en blanco, por no tenerse datos de las que se trabajan en el punto de Corocoro Departamento de La Paz. y las que se hallan en el Govierno Litoral, no obstante de que en el dia se abastece al Banco Refaccionario por contratas que tiene celebradas con los empresarios de Corocoro.“Que en los puntos de Salinas de Yocalla y Urmiri estraen los Yndijenas mucha sal, con la que proven esta Rivera, y los acientos inmediatos para el beneficio de metales; pues se sabe que para ello tienen varias Minas, y no constando el número de estas, ni su entidad en el Archivo, se ha omitido formar casilla de esta especie.“Que en los lugares de Guanuni Departamento de Oruro y en el de Ocurí Provincia de Chayanta. se sabe que ecsisten minas de estaño de las que se abastece esta Rivera, y no habiendo en el Archivo razon de ellos se ha omitido igualmente su numeración y entidad.“Que en el Canton de San Lucas Provincia de Cinti, Departamento de Chuquisaca, se sabe que los Yndijenas estraen de varias vetas cantidad de Plomo con que proven a esta Rivera, e ignorandose el número de sus empresarios no puede darse razon de la materia ...José María Velásquez, Manuel María Garrón, Francisco Lemos”Fuente: ANB MH t.52 no 10 (Tribunal General de Minería) 1836. Sala del Directorio. Potosí, Marzo 24 de 1836.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 240k
Titre Cuadro 12
Légende Fuente: AHP PDE 1066 Visita de los Yngenios de esta Rivera (1837). Nota: 2 ayllus = 1 cajon de 50 quintales.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 223k
Titre Cuadro 13PROPIETARIOS DE MINAS Y SACAS DE POTOSI (1841)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 288k
Légende Fuente: AHPPDE 1675 Visita de Minas en este Cerro (1841).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 161k
Titre Cuadro 14DISTRIBUCION DE LOS TRABAJADORES EN POTOSI Y GUARIGUARI (JUNIO DE 1843)
Légende Fuente: ANB MH PPR. t.94 no.35 (1843). Estado que manifiesta los ingresos y egresos de los fondos de Policía a 3 de junio de 1843.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 236k
Titre Cuadro 15LA MINERIA DE POTOSI EN 1851
Légende Fuente: El Celaje, no.77. I4.iv. 1851 (Potosí). Nota: Por los capchas se trabajan más de 20 minas.El trabajo del señor José María Ortiz recién se ha establecido; por esta razón no se expresa la corriente y ley de sus metales.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Titre Cuadro 16PRODUCCION DE LOS INGENIOS DE POTOSI (en cajones) CON LEY DE MINERALES (en marcos por cajón)
Légende Fuentes: ANB MH t.18, no 7 (Tribunal General de Minería recibidas) 1830; AHP PDE 1066 Visita de los Yngenios de esta Rivera (1837); El Celaje no 77, 14.iv. 1851 (BNB PB Potosí 6).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 225k
Titre Cuadro 17MOVIMIENTO DEL BANCO DE RESCATES DURANTE JUNIO DE 1856
Légende Fuente: El Minero, no.22. 16.vii. 1856 (Potosí).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7436/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 245k

Auteur

Sucre, Bolivia

© Institut français d’études andines, 1997

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter