Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El siglo XIX: Bolivia y América latina

 | 
Rossana Barragán
, 
Seemin Qayum

La cuestión regional

El intercambio comercial Bolivia-Chile y el tratado de límites de 1874

Alexis Perez

Texte intégral

1El tratado de 1874, ha sido abordado por muchos historiadores, publicistas, periodistas, dentro de la historia política: historia de tratados y convenios que fue un tema recurrente en la vieja historografía. La razón de volverlo a presentar se debe a la necesidad de replantearlo, partiendo del intercambio comercial entre los dos países y su importancia dentro de la economía, sobre todo en la costa boliviana.

2Sólo analizando el comercio se puede comprender el alcance que tuvo el tratado y sobre todo su repercusión económica y política en el Atacama Boliviano. El arco de tiempo será entre 1871-1878 partiendo del centro comercial de Valparaíso hacia el Atacama como punto de partida. El intercambio entre los dos países era muy débil hasta el descubrimiento de plata en Caracoles.

3El comercio lo monopolizaba un grupo de comerciantes de Cobija, que recibían las mercancías procedentes de Valparaíso con destino a las plazas del sur. Era el puerto más notable sino el único de la costa, era la capital política y administrativa del Litoral.

4A partir del descubrimiento del yacimiento se habilita espontáneamente la caleta de la chimba (Antofagasta) al recibir un contingente de hombres y recursos en tránsito al centro minero.

5A pesar de las protestas de los comerciantes de Cobija, la administración boliviana se vio obligada a habilitar años más tarde nuevos puertos como Tocopilla y Mejillones, que tiempo atrás exportaban el guano.

6Habilitarlas era sólo legitimar el trajín de estos puertos hacia Caracoles y de esta manera Cobija perdía su monopolio y Antofagasta, al amparo de la medianería y el establecimiento de la compañía de salitres, se convirtió en el puerto comercial más importante, fortalecido además por los retornos de plata.

7La correspondencia consular desde Valparaíso nos muestra que ya en 1872, la plaza a través de los comerciantes expendían mercaderías hacia los puertos bolivianos por valor de 2.567.109 pesos chilenos.

8Sin embargo la correspondencia detalla que no todo el volumen era chileno sino que una buena parte era de procedencia extranjera y que al llegar a Valparaíso era “nacionalizada” y luego adquirida para enviarla a Bolivia. El valor de estas mercaderías alcanzaba a la suma de 869.260 pesos chilenos.

9Existían también otras mercaderías de procedencia extranjera, que se encontraban en tránsito hacia Bolivia, cuya suma alcanzaba a pesos chilenos 1.251.933.

10En cambio las exportaciones bolivianas alcanzaban a la suma de 62.725 pesos chilenos y, como señalaba el cónsul boliviano Ricardo Bustamante, no todo era de procedencia boliviana sino que artículos europeos o argentinos llegaban al Norte ingresando por el Atacama. La suma que le asigna es de diez mil pesos chilenos. Los artículos bolivianos que se exportaban eran poco significativos en volumen pero de variable valor. Entre los artículos tenemos: el café, la cascarilla, los metales de cobre y minerales de plata. Esto evidencia que el grueso de las exportaciones salía por el puerto de Arica.

11Narciso de la Riva siendo tesorero de Cobija, en 1873 intentaba fomentar y proteger la vieja ruta comercial de Cobija al interior de la República, alegando que se debía conservar la rebaja de 3% en los impuestos y ejercer un mayor control en la ruta para evitar el fraude al fisco.

12De la Riva no desconocía el incremento comercial que se debía a Caracoles pero intentó aferrarse a un proyecto inviable por la vastedad de territorio, el surgimiento de nuevas rutas comerciales, por las argucias de los comerciantes o, en muchos casos, por la poca solvencia moral de los funcionarios.

13Este incremento inusitado del comercio en el departamento costero se contrajo bruscamente debido a la crisis económica cíclica que surgió dentro del sistema capitalista a mediados de 1873. Las causas son muchas, principalmente, una renovación constante en la tecnología, en las industrias, la producción y la capacidad productiva. A esto se sumó el repliegue de las inversiones en los países arrendados.

14De esta manera cayeron las importaciones de los países afectados a tiempo que las exportaciones inglesas caían en un 25%.

15Los capitalistas decidieron invertir dentro del propio país bajando aún más los costos de producción y por tanto los precios de los artículos, reduciendo así los beneficios de los empresarios (M.Dobb, 1983: 169-180).

16Manchal considera que a todo lo referido se debe añadir la transferencia de dos millones de libras esterlinas a la banca berlinesa, por la derrota de Francia en la guerra franco-prusiana, que tuvo que pagar una indemnización por ese monto (C. Marischal, 1988: 120).

17Debido a la convulsión de los mercados monetarios, la depresión en América Latina tuvo serias repercusiones aunque no de forma igual. El primer efecto fue la caída de las exportaciones y por consiguiente los ingresos. Luego, la suspensión de la deuda contraída y la suspensión de los contratos de bonos en sus centros financieros. La instalación de los FFCC quedó suspendido, cesando la compra de equipos rails que, por otra parte, estaban siendo sustituidos por rails de acero. Los países se declararon en mora no pudiendo cumplir con sus obligaciones.

18Chile, por su economía agroexportable y por ser un centro financiero tuvo como efecto de la crisis una repercusión en su economía general. En 1874 se produjo la caída de la exportación de cereales, el descenso de los precios del cobre de 108 libras esterlinas la tonelada en 1872 a 57.15 libras esterlinas la tonelada en 1878 causando receso en los centros mineros del norte; y, como consecuencia, se inicia el despido de trabajadores mineros y agrícolas.

19Encinas señala que entre 1873 y 1878 se restringe el crédito subiendo los intereses de un 8% a un 12% a partir de 1874. Las acciones bajan al 50% y los bonos también, por ejemplo los bonos del banco garantizador de valores se depreciaron en un 70%; comienza a fugar capital y a esconderse la moneda viéndose obligado el gobierno a declarar la inconvertibilidad de los billetes. A esto se sumaron tres malas cosechas entre 1873 y 1877 (Encinas, 1984: 137).

20Los efectos de la depresión en el centro financiero en Valparaíso pronto se dejaron sentir en el Litoral, sobre todo en Caracoles.

21El prefecto Emilio Fernández Costas, en un informe enviado al Ministro de Hacienda en abril de 1874, comunica la paralización de la construcción del ferrocarril que había alejado negocios, empresas y trabajadores.

  • 1 ANB. MH- Prefectura del Litoral -22-4-74. Informe del Prefecto E.F.C. al Ministerio de Hacienda.

Los empresarios contratistas carecen de fondos y la ausencia de moneda agudiza esta situación1.

22La prensa de la costa desahució al ferrocarril y se desprestigió la empresa a los ojos de los hombres de negocios.

23Lo que ocurría era que el crédito se había replegado y muchas minas comenzaron a paralizar sus operaciones. La ausencia de circulante inmobilizaba las operaciones comerciales; por otro lado los artículos de consumo empezaron a subir hasta alcanzar un 25%.

24Agio, especulación y el monopolio empezaron a ocupar la vida social del Atacama. Todos habían abrigado esperanzas en que el ferrocarril sería una realidad a fin de bajar los costos de transporte incluyendo los metales de baja ley. Vana esperanza, por el contrario, al suspenderse la construcción de ese medio de locomoción, las casas beneficiadoras de Antofagasta comenzaron a organizar un sercivio de transporte hacia Caracoles que eliminaba toda competencia y control a la ruta. No satisfechos con esto comenzaron a ejercer un monopolio que como dice Fernández:

  • 2 ANB. MH- Prefectura del Litoral 1874. Informe del Prefecto Exmilio Fernández Costa al Ministro de (...)

Finalmente el monopolio que las casas banqueras ejercen para la compra de los metales sujetando a los mineros a condiciones onerosas y casi insoportables. Cuando hay alza de impuestos los banqueros obligan a pagar la diferencia2.

25Este conflicto de intereses lo cancelaba el gobierno de Bolivia al recibir fraude o evasión en los impuestos.

26Una nota editorial aparecida en septiembre de 1874 al abogar por un ferrocarril, exponía las vicisitudes que correría el comercio:

  • 3 ANB, PB- LT -3- “La Voz del Litoral” - Cobija 23-9-74- No. 7

La carga que surte de efectos ultramarinos al Sud de la República, demora muchos meses para ser conducido; entre tanto los plazos de comercio vencen antes de recibir los efectos y más de las veces las copiosas lluvias inutilizan los bultos3.

27Los víveres eran caros y estaban sujetos al monopolio de cuatro comerciantes de abordo. A todo esto se sumaba la sustracción, fraude en el peso, o cambio de ruta.

28En una comunicación efectuada en diciembre de 1874 por el cónsul boliviano en Valparaíso, el Dr. Ricardo Bustamante, informaba al Ministro de Industria que en 1873 se habían recalado en el Litoral 95 buques con 20.912 Tn. de mercaderías surtidas y 3.946 Tn. de carbón mineral. En 1874 se habían recalado 56 buques con carga de 16.200 Tn. de mercaderías y 2.171 Tn. de carbón. La disminución de las importaciones cerca a un 20% muestra la contracción del comercio y el inicio del despoblamiento en el Litoral.

29Bustamante piensa que esto se debe al monopolio de dos compañías de transporte marítimo que comienzan a eliminar las naves caboteras.

  • 4 Coa' s 2-E-10- No 10 L-A-31-12-74 -No 15- Consulado General de Bolivia en Chile-Valparaíso-R. Bust (...)

La principal razón de esa disminución de naves caboteras en el año último (disminución que pudiera ser mayor en lo sucesivo sin importar esto la de mercaderías importadas a nuestro Litoral) es el haber abaratado sus fletes las dos compañías de vapores que hoy sólo cobran dos pesos sobre tonelada cuando antes cobraban ocho pesos. Mientras que los buques de vela pedían y continúan pidiendo cinco sin serles posible el juego de competencia con los vapores en semejante abaratamiento progresivo4.

30No extraña la tendencia al monopolio en tiempo de crisis como se puede observar en la competencia que protagonizaron la Pacific Steam (Británica) y la Cía. Sudamericana (Chilena). Bolivia, al carecer de una marina mercante sólo podía subvencionar a la compañía británica para que recale en nuestros puertos. El alza de la tarifa postal como concesión del gobierno Chileno a la Cía. Sudamericana como aconteció en ese momento, afectaba el servicio de la correspondencia de ultramar con Bolivia. Bustamante aconsejaba no reclamar para que no existan fricciones con la cancillería chilena.

31El gobierno, por su parte, intentó en un principio fomentar los puertos de Cobija Mejillones y no deseaba habilitar la caleta de la Chimba; los comerciantes de Cobija presionaban a su vez al gobierno de mantener el envío exclusivo de mercaderías a las plazas del Sud y rebajas en el despacho de mercaderías.

32Los mercaderes de Cobija despachaban mercaderías “en tránsito” hacia el interior y sólo pararon por almacenaje y además porque eran exiguas.

33El problema de fondo era que el tratado de medianería de 1866 establecía que todas las mercaderías que ingresaban entre el paralelo 24 y 25 estaban libres de derecho de exportación. Esto significa que de hecho las mercaderías que ingresaban por Antofagasta estaban exentas de impuestos por encontrarse dicho puesto entre ambos paralelos.

34El gobierno no encontraba políticas que permitieran administrar y gobernar convenientemente el Atacama. Con un déficit fiscal económico, con préstamos adquiridos, créditos contraídos y a todo esto la intervención del gobierno chileno en favor de los intereses empresariales que emergían en el Atacama, lo ataban de pies y manos.

35El protocolo Corral-Lindsay muestra que por ejemplo el gobierno popular de A. Morales no pudo lograr a que se abrogara el tratado de medianería y, sólo postergar su ratificación en la legislatura de 1874.

36¿Cómo se podía gobernar el Atacama, cuando se arrancaba de su tesorería sus recursos para pagar los créditos contraídos por el Estado Boliviano? ¿Cómo la Prefectura del Atacama podía gobernar con libertad cuando atingidos de recursos se prestaba de los comerciantes de la costa a cuenta de “derechos” aduaneros? ¿Cómo podía administrar su ingreso cuando el gobierno le exigía pagar a su burocracia? Sus presupuestos tenían que ser aprobados previamente para poder pagar sus gastos más urgentes como el agua, alumbrado y la policía.

37La circulación monetaria era escasa debido a que la moneda por el intercambio salía al exterior.

38La prensa peruana denunciaba constantemente el expansionismo chileno en la costa boliviana así como la política sin reparos del libre cambio de parte del gobierno boliviano.

39El gobierno de Santiago luego de la caída de Melgarejo, busca ratificar por todos los medios el tratado de medianería.

40El presidente de ese país Adolfo Ibañez a fines de 1873, advirtió en un discurso publicado en prensa que debía cumplirse el tratado de 1866 en sus artículos 2do. y 5to. que significaban compartir los recursos naturales del Atacama y la excepción de impuestos.

41Al final de su alocución amenazó veladamente:

  • 5 BUMSA, “La Reforma” 29-1-1874 No. 294.

Mi gobierno por tanto se encuentra en el deber, sino de poner término a una situación por demás excepcional al menos de precaverse contra emergencias posibles que vengan a anular los derechos que un pacto solemne reconoce...5.

42La muerte de Morales y el ingreso de Tomás Frías a la dirección del Estado, dieron un viraje en torno a las pretensiones del gobierno chileno. Frias, como bien se sabe, no ganó las elecciones sino Casimiro Corrales por escaso margen y a esto se añadió el de no estar habilitado como candidato pero, acuerdos parlamentarios lo entronizaron en el poder.

43Tanto Frías como su canciller Mariano Baptista buscaron zanjar las diferencias con el gobierno de Santiago ratificando el tratado de medianería. En agosto de 1874, el canciller Baptista, luego de acuerdos previos como lo apunta abundantemente Querejazu Calvo, logró firmar el tratado. La prensa del Litoral condenó acremente el tratado. “El pensamiento Nacional” que se publicaba en Cobija dejaba en entredicho la legitimidad del gobierno:

  • 6 ANB. “El Pensamiento Nacional”- 5-6-1874 -No. 2.

A la Nación ...que hoy usurpa viene recién a medrar con el estoicismo e incurría de un pequeño grupo que en malahadada hora se colocó a la cabeza de nuestra situación política sin conocimientos ni siquiera rudimentales y sin patriotismo...ignora hasta la geografía de su propio país6.

  • 7 ANB. “El Pensamiento Nacional” - 5-6-1874.

44Toribio Gutiérrez en otro artículo del mismo periódico, tres meses más tarde le señalaba su conducta: “...queréis hacer efectivo, dando a vuestra nueva patria lo que negó ese mismo, a quien llamasteis ”bandido de cuadrilla“ (Melgarejo). Con sobrada razón la prensa chilena antes de ahora, dijo a los redactores de”El Pensamiento Nacional“,hablad que nada conseguiréis; el gobierno ya tiene arreglado el negocio de límites; aunque vosotros gruñáis, hasta el cansancio, Chile estará en buena armonía con la Cancillería Boliviana”7.

451874 fue un año de convulsiones sociales, sea combatiendo a los populistas de Corral, los civilista de Méndez J. ó a los federalistas de Santa Cruz y el Atacama.

46El gobierno a través de su Ministerio de Guerra, había logrado sofocar estos movimientos extrañando a los primeros.

47“La Reforma”, periódico portavoz del gobierno, se complacía con la expulsión de los corralistas del país porque:

  • 8 BUMSA. “La Reforma”- 8-10-1874 -No 399.

El desbarato de la conspiración de los corralista nos es favorable tanto porque el gobierno del señor Frías se verá libre de una oposición que hubiera podido paralizar sus buenos propósitos, cuanto porque el congreso quedará en más franquía para apoyar el tratado, que como se sabe es en gran parte obra de buena voluntad de aquella administración8.

48Para que el congreso obrara libremente, era necesario eliminar toda oposición.

49La ratificación del tratado por la Cámara Legislativa creó gran expectativa sobre todo en el Litoral donde fue duramente denunciada la conducta del canciller Mariano Baptista.

50Por ejemplo, un articulista de Tocopilla expresaba su indignación indicando que:

  • 9 ANB. “La Voz del Litoral”- Cobija 9-10-1874 -No. 9.

Fue pacto de una administración de la que las generaciones venideras no sabrá darse cuenta de si fue gobierno o epidemia9.

51Los debates se realizaron entre el 21 de octubre y el 6 de noviembre de ese año.

52El reportero de “La Crónica” de Sucre indicaba que la participación del canciller Mariano Baptista el 28 de octubre de 1874 fue extraordinaria defendiendo punto a punto el tratado, repitiendo una, dos y tres veces:

  • 10 ANB, “La Crónica” - Sucre - No 39 -4-11-1874.

Que el Litoral no era boliviano, propiamente dicho; que no daba agua, pan, ni carne; que estaba separado, lejos de la verdadera Bolivia tanto por las divisiones enmarcadas por la misma naturaleza, cuanto porque ningún boliviano podía llevarlo allí, todos sus prestigios e influencias precisas para gobernar, pues que era nula en el mar su fuerza y por hoy se hallaba en la imposibilidad de utilizar el desierto10.

53Esta declaración cargada de”un pragmatismo lapidario, mostraba a todas luces lo que ellos entendían por el libre cambio, el “dejar hacer, dejar pasar”.

54La prensa de la costa se levantó indignada por la actitud del gobierno, al darle la razón al gobierno y a la prensa chilena que el tratado estaba asegurado en su ratificación.

55La oposición civilista disminuida fue derrotada por 38 votos contra 16.

56Los diputados que votaron por el tratado, notables en la historia, fueron Quintín Quevedo, Miguel Rivas, Modesto Omiste, Ricardo Mujía, Antonio Quijarro, Eliodoro Villazón, Francisco Velarde, Nicolás Acosta, Agustín Aspiazu, Serapio Reyes Ortiz, Belisario Salinas y Pablo Barrientos.

57Los que estuvieron en contra: Ramón Mas, Donato Vásquez, Andrés Ibañez, Pedro H. Vargas, José Domingo Rivera, Jorge Delgadillo, Rodolfo Mier, Eliodoro Galdo, Benjamín Carrasco, Melchor Criales, José Manuel Rondón, Luis Lanza, Manuel Mogro y Rómulo Avila.

58Los artículos 1 ro. y 4to. fueron los más debatidos ya que en el primero se reconoce el paralelo 24 como límite entre las dos repúblicas, esto era aprobar la cesión de territorios a Chile. En cuanto al artículo 4to. la introducción de mercaderías de cualquier procedencia bajo el rótulo de chilenas. Esto significaba sacrificar el Atacama.

59Toda la oposición y la prensa de la costa condenó el tratado calificándolo de atentatorio a la soberanía nacional.

60La Voz del Litoral en su sección remitidos aparece con un artículo de autores anónimos en el que expresan:

  • 11 ANB, “La Voz del Litoral”- Cobija 9-10-1874 -No. 9.

Es menester convencerse de que no nos formamos ninguna ilusión sobre el espíritu que ha guiado al diplomático boliviano; si, hemos sido vendidos como vil mercadería al extranjero, y una mano boliviana ha ratificado tan inicua venta...11.

61Lo acusaban de desconocer la geografía del país, idolatrar el favoritismo y la amistad. Se acordaron que un día como tribuno dijo que “para el vencido sólo existían dos caminos, el cadalso o la proscripción” y le preguntaban ¿qué castigo merece el que vende a su país?

62El talentoso y brillante geopolítico Julio Méndez, desde el exilio (Lima) vuelve a reeditar su folleto “Realidad del equilibrio hispano-americano y necesidad de la neutralización perpetua de Bolivia”, ratificando su advertencia sobre la pérdida del litoral.

63Es indudable que el gobierno oligárquico al carecer de una política interna, habría de reflejar una política externa errática, sin dirección y un desconocimiento de los intereses de la República frente a los intereses privados; incapacidad general como señalaba la oposición.

64Como se puede ver la historia explica la conducta y la mentalidad no sólo de las minorías, sino de la colectividad.

65La experiencia nacida en nuestros procesos históricos, sirven para encarar las líneas políticas que han de trazarse hacia el futuro. La improvisación sólo conduce hacia la derrota.

66Al final por proteger los intereses de cuatro tenderos se llega al camino de “las compensaciones” ¿Cuál es la próxima? ¿Será Lípez?

Notes

1 ANB. MH- Prefectura del Litoral -22-4-74. Informe del Prefecto E.F.C. al Ministerio de Hacienda.

2 ANB. MH- Prefectura del Litoral 1874. Informe del Prefecto Exmilio Fernández Costa al Ministro de Hacienda.

3 ANB, PB- LT -3- “La Voz del Litoral” - Cobija 23-9-74- No. 7

4 Coa' s 2-E-10- No 10 L-A-31-12-74 -No 15- Consulado General de Bolivia en Chile-Valparaíso-R. Bustamante al Ministro de Hacienda e Industria.

5 BUMSA, “La Reforma” 29-1-1874 No. 294.

6 ANB. “El Pensamiento Nacional”- 5-6-1874 -No. 2.

7 ANB. “El Pensamiento Nacional” - 5-6-1874.

8 BUMSA. “La Reforma”- 8-10-1874 -No 399.

9 ANB. “La Voz del Litoral”- Cobija 9-10-1874 -No. 9.

10 ANB, “La Crónica” - Sucre - No 39 -4-11-1874.

11 ANB, “La Voz del Litoral”- Cobija 9-10-1874 -No. 9.

Auteur

Universidad Mayor de San Andrés, La Paz-Bolivia

© Institut français d’études andines, 1997

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter