Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Visiones de fin de siglo

 | 
Dora Cajías
, 
Magdalena Cajías
, 
Carmen Johnson
, 
et al.

Ponencia magistral

Una visión de Bolivia en el nuevo siglo

Gonzalo Sánchez de Lozada

Texte intégral

1Tratándose de una reunión de historiadores se hace difícil para un político hablar ante un público que se va a acordar de lo que se ha dicho. Pero, por otro lado, creo que uno de los grandes problemas de Bolivia y de Latinoamérica es la falta de Historia porque igual que en la vida familiar vivimos rodeados de mitos que nos llevan a la imposibilidad de analizar la realidad de forma objetiva.

2Nuestra Historia ha sido durante mucho tiempo panfletismo rodeado de una serie de actitudes que en un tiempo eran bien vistas porque no había que ser objetivo sino comprometido. Creo que actualmente hay avances en la historia oral, en los análisis económicos y sociológicos de las sociedades y de los momentos históricos destacados, pero todavía la mayor parte de estos estudios no están llegando a la gente, a la opinión pública; no están formando conciencia y por eso no hay análisis en los periódicos.

3Si uno no es especialista y busca análisis críticos y estudios no es muy fácil conseguirlos por su reducida difusión. Por ejemplo, ante el debate sobre La mesa coja fue importante leer distintas opiniones y así también poder opinar.

4Por eso mi gran interés de poder participar en este congreso y compartir con ustedes algunas apreciaciones. Debemos conocer nuestra realidad para que también los otros países puedan tener una visión más correcta al respecto.

5Y, en esa tarea, los historiadores tienen una gran responsabilidad. Por ejemplo, un cientista político me dijo una vez que Bolivia entre 1825 y 1995 había tenido menos cambios de gobierno que Gran Bretaña. Sólo los historiadores pueden comprobar si esto es o no verdad para poder responder a la interrogante, ¿de dónde viene el mito de nuestra inestabilidad política?

6Cuando en la Universidad de Yale se estudiaba las diferencias entre el sistema parlamentario y el presidencial, sobre todo enfocado al tema Chile-Pinochet, comparando con Bolivia se vio que a Bolivia sobre todo la caracteriza una terrible mala fama, no siempre suficientemente demostrada, pero lo curioso es que además está alimentada especialmente por nosotros mismos. De esos estudios se concluyó que contra todo lo supuesto habíamos tenido menos cambios que Gran Bretaña, tan famosa por su estabilidad política.

7También quiero referirme a un artículo publicado recientemente en el New York Times y que es la base de este análisis, porque así como el reportero que lo escribe muchos otros difunden una visión de Bolivia deprimente, ofensiva, e inexacta y muchas veces exageradamente pesimista.

8Volviendo a lo anterior, no hay duda de que los cambios ingleses son muy diferentes a- los bolivianos, pero lo que hay que analizar es el sistema que tenemos. En un país tan diverso en su geografía, regiones, etnias y en las grandes corrientes políticas, era absolutamente difícil que se saliera adelante con un sistema basado en el modelo norteamericano; copiamos a los países equivocados, al igual que el resto de Latinoamérica, pero lo que sucede es que el sistema norteamericano presidencial fue creado antes de la Revolución Francesa.

9Y fue realmente la creatividad norteamericana, la que creó un “rey” por cuatro años como base del presidencialismo, pero a la vez que sostenían este sistema debían solucionar otro problema que era debilitar a ese “rey” en su período de gobierno. Los controles y balances para asegurarse de que el presidente nunca tenga poder, lleva a ejecutivos débiles, a pesar de que tienen una imagen fuerte. El “rey” por cuatro años, por lo tanto, no debía ser reelegido porque el sistema norteamericano se basa en tener un mandato renovado pero, en cambio, todo el sistema del parlamento se apoya en asegurarse que ese “rey” nunca tenga poder suficiente como para propiciar el autoritarismo. Este es sólo un ejemplo más del análisis que debemos hacer para no caer en interpretaciones ligeras y fáciles.

10Hablando de lo que vemos para el futuro, yo creo que no hay muchas dudas sobre lo que se puede prever para el próximo siglo. Varias generaciones más van a continuar, incuestionablemente, la economía globalizada y la razón para esto es muy sencilla. Y es que si no se tiene una economía abierta es imposible tener la transferencia de tecnología que se ha vuelto tan explosiva en los últimos años.

11Lamentablemente, la tecnología moderna proviene de muy pocos países, especialmente de Estados Unidos y Europa y si no se tiene la posibilidad de adquirirla y transferirla, se tienen muy pocas posibilidades de alcanzar niveles significativos de crecimiento, especialmente en una democracia pero incluso en gobiernos autoritarios que se justifican si pueden generar empleos.

12El problema número uno de Bolivia y de toda Latinoamérica, y del mundo, si me permiten, es el empleo. Hoy en día es intocable el presidente Clinton, a pesar de que hay mucha gente que quiere agarrarlo, porque ha generado una economía que crece con un bajo nivel de desempleo. Hay que pensar que el empleo no es sólo un fenómeno económico, es un profundo e importante fenómeno social, porque un hombre sin trabajo, aunque le regalen la plata, es un hombre sin dignidad, y cuando digo hombre me refiero a hombres y mujeres, porque el empleo es una de las estructuras de la existencia misma del ser humano.

13Por lo tanto, vamos a tener un siglo o por lo menos un principio de siglo, signado por el compromiso con la globalización, con la economía de mercado. No digo esto, y quiero que así lo entiendan, porque crea que se trata de un paradigma en sí aunque yo personalmente crea que es muy difícil tener una democracia funcional sin tener una economía libre.

14En el futuro, no estoy seguro del éxito que pueda tener la economía globalizada porque sabemos que hay terribles corrientes como son la falta de controles sobre el movimiento económico. Hemos visto también que el capital de corto plazo entra y sale muy rápidamente de los países. Sin embargo, la crisis de Asia, no se debió tanto al aspecto económico de la crisis como nos quisieron hacer creer, también se debió a una severa crisis de la sociedad. Se trataba de sociedades no democráticas con grandes niveles de crecimiento pero que no permitían que la población opinara porque no había libertad de prensa, ni libertad de opinión y por supuesto tampoco libertad para elegir a sus gobernantes. Pero lo más importante es que había entrado mucha plata, se calcula que 250 mil millones de dólares de endeudamiento bancario, y al salir 50 mil millones se desestabilizó todo el sistema bancario. Así, los bancos están todos quebrados porque la economía, incluso en Asia, no puede funcionar sin bancos, igual que en Bolivia, sabemos que los bancos son terribles pero no se puede vivir con ellos y menos sin ellos.

15Entonces, el problema es que aunque no veo a la globalización como paradigma o corriente ideológica y teniendo en cuenta que existen grandes problemas en la economía libre y globalizada, creo que en Bolivia y fuera de Bolivia tenemos que aceptar que el próximo siglo va a estar muy marcado por el compromiso con esta línea, porque todo gobierno algún momento pensará “...si no genero crecimiento, no seré viable políticamente” y el crecimiento está tan ligado a la tecnología en este momento histórico, que no hay gobierno, ni democrático ni autoritario, que vaya a correr el riesgo de cerrarse a la economía libre. Fuera de Afganistán o algunos países así, no veo la posibilidad que grandes planteamientos religiosos se opongan. Hasta Irán está correteando, tratando de conseguir que el “gran Satanás” invierta en sus campos petroleros y obviamente no veo cómo van a resistir, van a tener a las mujeres tapadas de arriba abajo pero tendrán que usar computadoras; y eso no es otra cosa que tecnología.

16Creo que eso es algo que tenemos que aceptar en el mundo que viene, en el próximo siglo, y que nos tiene que llevar a definir algún tipo de modelo de sociedad, algún tipo de paradigma que sea más o menos aceptable.

17En un país como Bolivia, y si me permiten en el exterior, aunque no lo conozco íntimamente, pero como me invitan a muchas reuniones soy mucho más popular fuera de Bolivia que dentro, encuentro sorprendentemente que hay, guardando las distancias, similares problemas.

18El próximo siglo nos plantea una sociedad primero descentralizada, porque sabemos que es una regla de la buena administración que un mediocre cerca del gobierno vale más que un genio a gran distancia; y, segundo, que busque soluciones para el problema de una sociedad que es el de conseguir el control social.

19La corrupción, que es uno de los grandes cánceres en la actualidad, es ahora especialmente desagradable porque con libertad, todo el mundo sabe y comenta sobre ella. Ya no es como en los gobiernos militares en que la corrupción estaba adecuadamente tapada. Ahora se sabe todo, se difunden los comentarios y eso crea una opinión pública desordenada de modo que el único modo de controlar todo esto es el control social y esto se logra acercando el gobierno al pueblo como una de las primeras medidas. Esta experiencia se hizo en Bolivia, y sin decir que fue perfecta ni que ha logrado solucionar todos los problemas del pueblo, sin duda fue muy importante el planteamiento que permite que los gobiernos locales estén lo más cerca posible de los problemas de la gente, teniendo como problemas básicos, educación, salud, deporte, cultura y una serie de problemas que no se pueden manejar desde el gobierno central. Quiero decir que cuando se crea este tipo de gobiernos, como el gobierno municipal o el que hemos intentado en Bolivia, y aun reconociendo que no está totalmente logrado hay una gran participación de la comunidad y queda claro que estos gobiernos necesitan una intermediación entre el gobierno nacional y el local o municipal, que en el caso de Bolivia se va a dar sólo a través de la descentralización administrativa.

20Quiero decir también que en todos los países a los que he ido, he encontrado un problema similar y es que todos hemos heredado de Estados Unidos el cuestionado sentimiento federalista, que allí nace del hecho de que las trece colonias originales tenían raíces religiosas distintas y por eso les era intolerable la idea de someterse al poder de un gobierno central. El problema tenía un profundo contenido religioso y sociológico. Los cuáqueros de Pennsylvania, los puritanos de Massachussets, los episcopales y los anglicanos de Virginia, no aceptaban una situación que era como perder o renunciar a su religión. Por no querer someterse crearon un sistema de poder local que casi destruyó a los Estados Unidos y que no se resolvió hasta la Guerra Civil Norteamericana, pero a un costo de seiscientos a ochocientos mil vidas. Fue entonces que el problema se resolvió al imponerse una autoridad central para siempre.

21Existe obviamente el gobierno estatal, el municipal, el de los condados y otros niveles, pero en esa guerra se determinó que es el gobierno central el que define y maneja los problemas de carácter general pero balanceando el poder de modo que la última palabra en casos necesarios la tenga la Corte Suprema. A la vez, es un gobierno altamente descentralizado en salud, educación y otros temas y creo que sin llegar a ser perfecto ha tenido las bases para un buen crecimiento.

22Acá, en Bolivia, se ha tratado también de defender un sistema de autoridad cruzada, que es el gobierno municipal -que es el único otro gobierno que teóricamente puede existir aquí en el país- en el que los concejales de los municipios pueden elegir a los consejeros departamentales que a su vez controlan al Prefecto que es nombrado por el Presidente.

23Pero ya sea que estas propuestas tengan éxito o no, creo que el futuro de nuestro país y de otros también no podrá tener otro formato que no sea perderle el miedo a la descentralización política.

24A propósito, recuerdo muy bien lo que me dijo Felipe González cuando estuvo aquí. “No hay sociedad que pueda aguantar el costo de tantos niveles de gobierno y hoy en día tienes que saber que si viene una descentralización política no te pase lo que pasó en España. Porque nosotros gracias a nuestro ingreso a la Comunidad Europea, a la Unión Europea estamos generando niveles de crecimiento y aún así un 60% de las rentas van a las autonomías y gobiernos regionales”.

25Pero a pesar de esto y reconociendo que puede haber diferentes dinámicas porque no hay una respuesta clara y única, insisto en que creo que el futuro es de un gobierno descentralizado, porque no hay otra forma, es imposible gobernar con burocracia desde lejos de la gente. Es un proceso difícil pero debemos aceptar que la única manera de solucionar los problemas de la gente es asumiendo que es factible este sistema que debe comenzar con un cambio de actitud, una actitud muy parecida a la que tienen los padres con sus hijos porque no se puede tener una buena relación con los hijos si no se entiende que son ellos mismos los que deben encontrar las soluciones a sus problemas, es siempre mejor darles la libertad necesaria para que sean autosuficientes.

26Cuando se trata de la visión de un país, la actitud es mucho más complicada porque muy pocas personas aceptan que los sucios, los pobres y los ignorantes saben cuáles son sus problemas y además cuáles son sus soluciones y hay que admitir que si ellos no lo saben, menos lo sabemos nosotros. Yo como presidente puedo asegurar algo y es que no hay lugar más distante de la gente que la presidencia de la República y cualquier tipo de gobierno central. Pero la descentralización tampoco puede ser regionalizada, tiene que estar relacionada con los lugares donde estén los problemas y situarse lo más cerca posible de la gente, porque esa es la manera de que el control social funcione y la opinión pública pueda tener algún impacto.

27Otro aspecto que hay que mencionar, es que la nueva sociedad tiene que ser altamente productiva porque como ya señalé anteriormente, la realidad actual no es solamente económica porque el empleo es una estructura esencial de cohesión social. Esas sociedades que pagan por no trabajar como sucede en Alemania o Estados Unidos, están condenadas a tener grandes problemas porque especialmente la gente joven que no trabaja se constituye en un problema social incuestionable.

28Pienso que eso mismo provoca que tengamos que mirar la asignación de recursos mediante el mercado, pero lo más difícil de todo es admitir que la sociedad debe ir a un mundo globalizado por la tecnología y obviamente la globalización beneficia más a la gente que tiene y que genera tecnología. Pero el conocimiento, como estamos viendo en China y en la misma Bolivia, guardando las distancias, es muy difícil de controlar y los patentes, la renta de esos conocimientos, son secundarios al hecho de que se tiene que aprovechar esos conocimientos y no hay forma de aprovecharlos si no se tiene acceso al mercado.

29El otro problema en una sociedad productiva es comprender que una sociedad de mercado abierto, globalizado, debe tener un Estado que fije políticas en el poder Ejecutivo y leyes en el poder Legislativo, además de los reglamentos y todo un sistema de regulación.

30Una sociedad de mercado abierto es sorprendentemente similar a la Copa del Mundo; la fifa hace las reglas y los árbitros las tienen que aplicar. Sabemos que en muchos casos los árbitros merecen la horca pero si no tenemos árbitros nada funciona, del mismo modo todo el sistema de libre mercado comienza a derrumbarse. Esos árbitros no son normativos, no tienen la capacidad de generar medidas pero sí tienen que aplicar las políticas de Estado, reflejadas en las leyes y reglamentos y además proteger al productor y al consumidor porque si no hay esta protección de los dos equipos -porque el consumidor y el productor que son los jugadores de este partido, en el marco de las leyes de la FIFA-, se van a romper las piernas y todo va a ser un desastre completo y por lo tanto nunca habrá copa del mundo que interese.

31Entonces, esta sociedad reguladora crea un sistema de controles y de aplicación de reglas que obviamente es nuevo para nosotros que hemos vivido un largo proceso de producción y normatividad en manos del Estado, y añadiría, anteriormente en manos de la élite y las oligarquías que definían el manejo del Estado para beneficio de ellos y no de las grandes mayorías; el concepto de consumidor del siglo xix era un concepto que recién empezó a tener vigencia real en el siglo xx.

32Pero no hay duda de que esta sociedad del futuro también debe ser redistributiva porque hemos visto que cuando en la experiencia norteamericana se genera riqueza y no se la consume llega un momento de colapso. La redistribución de riqueza es muy importante y la riqueza se redistribuye básicamente en educación; la gente adquiere así la posibilidad de generar productividad al ser educada. Tenemos en nuestros países una idea muy equivocada de que los países que hoy admiramos porque son desarrollados, son países ricos y que porque son ricos se volvieron educados; primero hay que ser educados y después se puede ser ricos.

33Yo me quedé muy sorprendido en una visita oficial que hice a Suecia al saber que entre 1900 y 1910 emigró el 40% de la población de Suecia y cuando se ve el recurso tierra de ese país que básicamente son árboles, mar y piedras, puede verse las claras razones que esa gente tuvo para salir de un medio que no les permitía sobrevivir, pero los que se quedaron lo hicieron del mejor modo como dice mi amigo Toranzo: “¿cómo pretendemos crear riqueza con 4% de crecimiento, si no se consigue al mismo tiempo estabilidad política y justicia social?”, porque todo está entrelazado, todo debe hacerse de modo simultáneo, si no es imposible.

34Mi madre me contaba que en la época en que era joven iban muchos aprendices a las empresas alemanas y que ella, en una oportunidad, trataba de enseñar a un alemán a bailar tango, y le decía que estaba bastante bien en los pasos pero que no tenía gracia. Y el alemán le contestó entonces que primero los pasos y después la gracia, pero así no funcionan estas cosas y menos una sociedad que pretende ser productiva, redistributiva y descentralizada a la vez.

35En ese sentido, intentamos mediante la participación popular generar por ejemplo el servicio de seguro a la vejez, el seguro materno infantil y ante todo el bonosol. Todo responde a un esfuerzo de hacer popular la capitalización y la privatización que queremos para Bolivia, tratando de que la gente se sienta en algo relacionada con estas medidas, dándoles a cambio una suma relativamente pequeña en comparación a standares internacionales pero dramáticamente importante para gente tan pobre como la nuestra.

36Aquí en Bolivia hay muy pocos ricos, los que roban y quiebran los bancos tienen algo de plata pero en términos internacionales existen muy pocos ricos y los pobres son sesenta veces más pobres que ese 20% de llamados ricos.

37El problema de la sociedad boliviana es la inequidad en la distribución y a la vez, no hay duda, que lo que los pobres buscan es acceso a la educación y especialmente a la educación de la mujer porque como en todos los países subdesarrollados la mujer es la única que trabaja. En nuestros países, si se invierte un dólar en la educación de la mujer es mejor que invertir tres dólares en salud pública porque la mujer cuida a los hijos y su nutrición. No se trata de una defensa de género ni menos de feminismo sino de política nacional porque la estructura de una sociedad como Bolivia tiene ahí toda su fuerza productiva pues la mujer es, además, la que se dedica al comercio y a la agricultura y porque el hombre sigue condicionado a una serie de imágenes y representaciones que lo dominan.

38Por eso creo que en este proceso de cambios la reforma educativa en Bolivia, aunque todavía no se pueda decir que ya arrancó porque depende más de los gobiernos municipales, recibe en cualquier encuesta pública el mayor apoyo de la gente.

39Tenemos una autoestima tan baja... Pueblo enfermo, la mediterraneidad y otros efectos tan negativos que no nos permiten ver que no sólo a ello podemos atribuir nuestra falta de crecimiento.

40Los grandes gestores del partido al que pertenezco, creen, por ejemplo, que la historia moderna de Bolivia comienza en 1952 pero la verdad es que todo comenzó con la Guerra del Chaco, lamentablemente yo he leído sólo tres libros al respecto. También sé que hubo una gran estabilidad hasta 1925...

41Algo importante para el futuro es que es muy necesario un análisis histórico imparcial. La Guerra del Chaco para mi generación está definida por Socavones de angustia, Metal del diablo... todo un panfleterío que no analiza por qué no se puede curar a un pueblo enfermo si no se tiene radiografías ni un diagnóstico serio. Generalmente después de un diagnóstico se buscan los remedios pero nuestra sociedad está dominada por mitos de raíz étnica pero especialmente de raíz intelectual y yo también vivo esos mitos porque no conozco suficientes libros de análisis que me den otra visión.

42Termino esto diciendo que la visión del futuro será más clara a partir del análisis de la realidad para no caer más en autopercepciones, de modo que debemos comenzar a tener y valorar nuestra historia. Yo no sé lo que es Bolivia porque no conozco su historia y soy como esos mayas que está al lado de sus ruinas y no tienen la menor idea de quiénes y cómo fueron los que las construyeron... somos un país sin memoria y sólo la Historia puede mostrarnos, de manera más objetiva, nuestra realidad.

Auteur

La Paz, Bolivia

© Institut français d’études andines, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540