Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Visiones de fin de siglo

 | 
Dora Cajías
, 
Magdalena Cajías
, 
Carmen Johnson
, 
et al.

Proyectos y modelos de sociedad en Bolivia

Separatismo e integracionismo en la post Guerra del Chaco

Santa Cruz de la Sierra (1935-1939)

Hernán Pruden

Texte intégral

Introducción

  • 1 Es muy interesante el modo en que esta idea del separatismo de Santa Cruz quedó en el sentido comú (...)

1El separatismo atribuido a Santa Cruz es una cuestión recurrente y llamativa, que apareció desde los primeros días de la república hasta entrado el siglo xx1. Los cruceños fueron acusados de separatistas en distintas ocasiones: en las demandas pro-ferrocarril en la década del ’20, en la Guerra del Chaco (1932-1935), en la Guerra Civil del ’49 y en las luchas cívicas por el once por ciento de las regalías petroleras (1957-1959). Al acercarme un poco más a estos hechos me sorprendió que se acusara a los cruceños de separatistas al mismo tiempo que ellos reclamaban vinculación e integración a la nación.

2Mi propósito en este artículo es entender el por qué de esta aparente contradicción. Para eso elegí uno de los momentos más críticos en que Santa Cruz fue señalada como separatista: la postguerra del Chaco. Este momento tiene una característica: en él todo era cuestionado, desde la existencia de Bolivia como nación, hasta los límites de su territorio, pasando por su “andinocentrismo”, su organización social, sus partidos políticos“tradicionales” y su ejército.

3En Bolivia durante la Guerra del Chaco, se temió que Santa Cruz se separase debido a la concreta posibilidad de que el ejército paraguayo tomara la ciudad; temor agudizado por la existencia de una campaña de propaganda separatista organizada desde Asunción. La guerra terminó, pero los ánimos no se apaciguaron ya que los límites geográficos entre Bolivia y Paraguay no se habían establecido de manera definitiva.

4La campaña de propaganda, con base en Asunción, tuvo como objetivo que Santa Cruz se automarginarce de Bolivia y eventualmente se convirtiese en un protectorado del Paraguay; en ella hubo una supuesta participación de cruceños que habían sido tomados prisioneros durante la guerra o que se habían pasado de bando al desertar de las filas bolivianas. La propaganda tuvo su expresión más acabada en tres libros portadores de la versión separatista; estos fueron contestados por otros tres escritos por cruceños de la corriente integracionista, que expresaron la necesidad de integrar efectivamente Santa Cruz a Bolivia. En esos libros entonces veremos las posturas que sostuvieron separatistas e integracionistas.

  • 2 Regionalismo: Van Young (1987: 258) lo define como “la identificación consciente, cultural, políti (...)

5En 1939, a tres años del cese del fuego, y tras seis meses de la firma del convenio de paz y delimitación definitiva entre Bolivia y Paraguay, se fundó el Partido Oriental Socialista (POS) con planteamientos claramente regionalistas2 que entendían al oriente boliviano

6como parte de una unidad diferente -geográfica, histórica y racial- respecto del altiplano. Desde La Paz, reaccionaron tildándolos de separatistas. Nos acercaremos a esta confrontación a través de las distintas versiones que aparecieron en periódicos de La Paz y Santa Cruz. Veremos cuáles fueron los argumentos de los orientalistas, de qué se los acusó y la forma en que se defendieron.

  • 3 De las definiciones de separatismo y secesionismo, llama la atención que casi todas las cualidades (...)

7Se podrá observar que en Santa Cruz no predominó el separatismo, en el sentido clásico3, que refiere al separatismo como la voluntad de convertirse en una unidad autónoma. Sin embargo podremos ver que entre los cruceños hubo voluntad de separarse, en el sentido de diferenciarse, de dejar claro que eran diferentes al resto de Bolivia. De ese punto, podrá deducirse, surgió el “malentendido” que dejó instalada la idea del separatismo de Santa Cruz.

8La historiografía sobre Bolivia no dio mucho espacio a ninguno de estos temas.

9El debate separatismo-integracionismo (1935-1936) llamó poco la atención a los historiadores, casi como para calificarlo de olvido histórico. Palmer (1979: 67-76) hizo, en su tesis doctoral, una descripción del separatismo y del repudio que este generó en Santa Cruz; se basó en los libros de Gandía, Molina y Herrera y los complementó con algunas publicaciones periódicas de Santa Cruz y La Paz. Un año después de la publicación de la tesis, se editó el primer libro dedicado a la cuestión regional boliviana, allí el historiador cruceño José Luis Roca (1980: 199-201) mencionó el tema, citó a los libros de Gandía, Molina y Pozo Cano. Los dos autores trabajaron con tres libros cada uno, de los seis que aparecieron en aquel debate.

10El Partido Oriental Socialista fue objeto de estudio por primera vez en uno de los momentos más tensos entre el poder central y Santa Cruz, durante la lucha por el once por ciento (1957-1959). Resulta llamativo qué no se haya tenido en cuenta qué dijeron los propios cruceños sobre el tema, de hecho ninguna de las investigaciones utilizó periódicos cruceños. (Céspedes, 1987: 178-179; Díaz Machicao, 1957: 87-89; Klein, 1968: 353-354; Palmer, 1979: 111-116; Baptista, 1978: 103; Moore, 1984: 167-168; Gallego, 1992: 162-167; Rodríguez, 1993: 143; Abecia Baldivieso, 1997: 56).

Santa Cruz y el poder central

11La relación entre Santa Cruz y el poder central tuvo una serie de períodos críticos. La historiografía cruceña marca un hito en el año 1825. Ahí coinciden el inicio de la república y el aislamiento y olvido de Santa Cruz. El segundo hito fue la llegada del ferrocarril de Antofagasta a Oruro, en 1892. El primero marcó el comienzo del fin de una época, el segundo plasmó esos cambios en la economía más concreta. Coincidió, además, con el colapso de la economía de la plata, y con el cambio de sede del gobierno de Sucre a La Paz, de la plata del sur al estaño del norte y con eso del mercado tradicional para los productos cruceños a un mercado más proclive al intercambio con los productos provenientes, a bordo de los flamantes ferrocarriles, de los puertos del Pacífico (cfr. Ibarnegaray, 1988; Rodríguez, 1993).

12Los reclamos cruceños fueron relacionados al federalismo y a la integración: Santa Cruz buscaba autonomía para resolver sus asuntos -no gustaba de ser gobernada por no-cruceños- y pedía vías de comunicación.

  • 4 Sobre el levantamiento de Ibañez se puede consultar el interesante relato e interpretación de Rome (...)

13En 1876 Andrés Ibañez lideró el primero de los movimientos insurgentes: el igualitario. Se levantó en armas, durante el gobierno de Hilarión Daza, contra el gobernador gral. J.J.Pérez. Sus consignas estuvieron relacionadas con el federalismo, el igualitarismo y el reclamo por vinculación (Durán y Pinckert, 1988: 237-238). No tuvo éxito y culminó con el fusilamiento de Ibañez4.

14Quince años después, en 1891, dos generales se levantaron con consignas federales contra el gobernador Dr. Horacio Ríos. Tampoco alcanzaron el triunfo por las armas y terminaron huyendo a la frontera (Rodríguez, 1993: 93-100).

  • 5 Hasta entonces Santa Cruz había permanecido sin más nexo con la porción andina del territorio patr (...)
  • 6 Memorias del Ministerio de Hacienda e Industria 1890-1926 y Manuel Ballivián, Monografia de la gom (...)
  • 7 Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz de la Sierra. Memorándum, septiembre 1 (...)

15Al año siguiente, se habilitó el ferrocarril de Antofagasta a Oruro. El tren transportaba minerales hacia el puerto y retornaba cargado con distintos productos, entre ellos alimentos, abasteciendo a las plazas altiplánicas con productos importados, desplazando así a la producción cruceña (de elevado precio debido a los altos costos de transporte, a consecuencia de los malos caminos5). Esto coincidió con un período de alta producción de caucho que ofreció a los productos agropecuarios cruceños un mercado sustituto, aportando así capitales; aparte de las ganancias que volvieron en los bolsillos de los emprendedores cruceños que se habían embarcado en la aventura del caucho. Desde 1892, el valor por las exportación de goma elástica creció a ritmo sostenido, pero en 1900 comenzó un descenso que tuvo su punto más bajo en 19036. Seguramente esto desnudó, a los ojos de los cruceños, la debilidad de su economía por su dependencia con el caucho, y por lo tanto con los vaivenes del mercado internacional; mercado que consideraban, como observó Rodríguez (1993: 87),“frágil, artificial y coyuntural”. Como respuesta a ello y en el marco del tratamiento del proyecto de ley sobre ferrocarriles, la Sociedad Geográfica publicó un memorándum7 dirigido a los parlamentarios instándolos a vincular Santa Cruz con el resto de Bolivia (la ley del ferrocarril Cochabamba-Santa Cruz se aprobó en 1912 y nunca se concretó). Este memorándum contenía, con claridad programática, diagnóstico y solución a los problemas de Santa Cruz: vinculación ferroviaria con el altiplano, que permitiría integrar económicamente a las regiones complementarias, ocupar y defender el territorio.

  • 8 Sobre la insurrección de 1924 también pueden consultarse Díaz Machicao (1957: 172-173), Fifer (197 (...)

16El nivel del valor de las exportaciones de caucho repuntó en los años siguientes y recién volvió a caer tan bajo como en 1903 entre los años 1921 y 1924: los reclamos de integración se volvieron a producir, esta vez con la violencia de las armas. En 1921, el gobierno de Saavedra propuso una carretera de Cochabamba a Santa Cruz, como alternativa al ferrocarril, para calmar los ánimos cruceños, pero no fue aceptada. Se produjo una insurrección cuya consigna principal fue“ferrocarril o nada”. Se desarrolló una fuerte “conciencia cívica” regional y se creó el movimiento orientalista. Tres años después, en 1924, se produjo otra insurrección contra el gobierno central. El movimiento fue tildado de separatista (Roca, 1980: 189-191)8.

  • 9 Esta idea fue remarcada por Roca (1980: 194) y Rodríguez Ostria (1993: 114).

17Fueron momentos particularmente críticos de confrontación con el poder central donde los cruceños aprendieron a preferir “las campañas de prensa y de acción cívica a las violencias que suscitan otras”(Molina, 1936: 133)9. La violencia no era una solución viable (aún), la lección de la represión a los alzamientos había sido clara.

18En la década siguiente fue la guerra con el Paraguay, que parecía llamada a cohesionar a los bolivianos. Pero no fue así, si bien se desarrolló un sentimiento nacionalista muy fuerte, esta cohesión no se dio en toda la nación de manera uniforme.

19En el transcurso de la contienda, el ejército paraguayo llegó a tomar el poblado de Charagua ubicado pocos kilómetros al sur de Santa Cruz: la invasión paraguaya a Santa Cruz estuvo cerca de ser un hecho. Mientras tanto, en periódicos de Asunción se difundió una versión según la cual el pueblo cruceño quería separarse de Bolivia y anexarse al Paraguay.

20Luego cesó el fuego pero no el conflicto; los límites aún no estaban demarcados. En ese contexto, a partir de la propaganda separatista, se dio un debate en torno al separatismo e integracionismo; luego, en torno a la fundación del Partido Oriental Socialista (POS), se desató otro que giró alrededor de los mismos tópicos.

Separatistas e Integracionistas10

  • 10 Palmer ( 1979: 67-76), en su disertación doctoral, hace una descripción del separatismo y del repu (...)

21Al fin de la Guerra del Chaco, pesaba sobre Santa Cruz la sospecha del separatismo: la campaña separatista había tenido éxito, si bien no había convencido a los cruceños de emanciparse de Bolivia, al menos había sembrado la discordia de la cual se había hecho eco la prensa paceña.

  • 11 Sesiones reservadas del Congreso Extraordinario, 16 Jul.1935, Documentos reservados, Caja # 24, Ar (...)

22La representación parlamentaria cruceña decidió poner fin al clima de sospecha y solicitó una sesión con el Ministro de Guerra para que explique todo lo que sabía sobre el separatismo cruceño. Para entender el grado de importancia que se le dio a este asunto hay que recalcar que este reclamo se hizo apenas dos semanas después del cese del fuego y se requirió que esta sesión fuese reservada (secreta y sin constancia en redactores parlamentarios) por tener “muchas concomitancias con la defensa nacional”11. Los parlamentarios, no sólo se encontraban consternados por la acusación, sino que, al parecer, no estaban seguros de cuál sería la respuesta que iban a tener del ministro de guerra.

  • 12 Sesiones reservadas del Congreso Extraordinario, 24 Jul.1935, Documentos reservados, Caja # 24, Ar (...)
  • 13 El diputado por Chiquitos, Enrique Mercado, se refirió al “nacionalismo” como lo contrario” al “re (...)

23El ministro Dr. Enrique Baldivieso (luego vicepresidente de Busch) fue taxativo: “pese a la propaganda paraguaya no se ha logrado hacer mella en los sentimientos bolivianistas de Santa Cruz”12. En las sesiones que trataron el tema, se expresó la necesidad del “nacionalismo”133 se hizo una revisión de la historia de Santa Cruz en clave “federalista”, se dejó claro el patriotismo del pueblo cruceño demostrado durante la Guerra del Chaco y la necesidad de ocupar el territorio vinculando a Santa Cruz con el resto de Bolivia: la marcha al oriente era ya una idea compartida por cruceños y gobernantes.

24Esta respuesta oficial contestó a la campaña de propaganda organizada desde Asunción, cuyo canal inicial fue la edición dominical de El Diario de Asunción y luego más sistematizada en un libro editado en la capital paraguaya llamado Santa Cruz de la Sierra (1935), escrito por Raúl del Pozo Cano con la supuesta colaboración de “universitarios cruceños” y el asesoramiento del cruceño Carmelo Ortíz Taborga. En el libro se pueden leer artículos firmados por “prisioneros cruceños”, que habrían sido apresados en la guerra y fraternizado con el Paraguay; hasta qué punto (de haberlo hecho) lo hicieron por la libertad de Santa Cruz, a cambio de algún tipo de favor concreto de los que se pueden ofrecer a un prisionero o bien como efecto de una amenaza, es difícil de saber. De todos modos hubo una colaboración claramente voluntaria: la de Ortíz Taborga.

  • 14 Recuérdese el episodio de Fuerte Sorpresa de 1927 donde murió un soldado paraguayo, por una bala b (...)
  • 15 Sobre los intereses argentinos en el Paraguay (cfr. Porcelli, 1991).

25Ese año unos meses después apareció otro libro separatista, Historia de Santa Cruz de la Sierra. Una Nueva república en Sud América (1935), escrito por el reconocido historiador argentino Enrique de Gandía. El libro tuvo un formato más académico que el de Pozo Cano, al no ser su autor, paraguayo ni cruceño y haber sido editado en Buenos Aires, tuvo un aire más “neutral”. Contó también con la colaboración de Ortíz Taborga, especialmente en lo relativo a los conflictos entre Santa Cruz y el poder central. Aunque siempre se dijo que este libro fue pagado por el gobierno paraguayo, no he podido encontrar constancia de ello; sí en cambio del temprano interés de Gandía por la cuestión del Chaco Boreal14, así como de la existencia de intereses argentinos en el Paraguay15.

26Los cruceños integracionistas no tardaron en reaccionar. El sentimiento bolivianista del pueblo de Santa Cruz (1936), fue el primer libro en aparecer. Escrito por Rómulo Herrera, contestó al libro de Pozo Cano. La forma en que justificó la pertenencia de Santa Cruz a Bolivia, antes que nada, como la única opción racional que les permitiría colocar sus productos en sus mercados naturales, sumado al haber sido publicado en Santa Cruz, nos hacen pensar que fue dirigido a los cruceños.

27Luego apareció Observaciones y rectificaciones a la “Historia de Santa Cruz de la Sierra. Una nueva república en Sudamérica” (1936), de Plácido Molina Mostajo, erudito historiador cruceño encargado de contestar al libro de Gandía. Este libro parece dirigido a la nación entera, ya que fue publicado en La Paz e hizo hincapié en las cuestiones de límites que, como decíamos al principio de la sección, aún no habían sido solucionadas.

28El tercero de los libros integracionistas, El “separatismo” de Santa Cruz (1936), fue escrito y publicado desde el exilio por Lorgio Serrate, joven cruceño que cuenta en clave autobiográfica las vicisitudes por las que pasó luego de ser acusado de separatista en el III Congreso Universitario Nacional en febrero de 1936. En su libro dejó bien clara la postura de su generación, la juventud cruceña integracionista.

29Como vimos hasta aquí, la versión integracionista apareció a posteriori, como respuesta a provocaciones separatistas; sin embargo esto se revirtió con el libro de Serrate que tuvo como efecto la aparición de un libro separatista también de carácter autobiográfico y escrito por un joven dizque “cruceño” (sin apellido cruceño tradicional). Porque fui a la guerra. La independencia de Santa Cruz (1937), de Modesto Saavedra, también publicado en la capital argentina. Relata el paso de bando de un “unionista” (integracionista), decepcionado por la actitud colla hacia Santa Cruz, al separatismo. Ubico este libro como parte de la trilogía separatista, pues si bien fue escrito recién en 1937, tiene dos características fundamentales para definirlo como tal: contiene correspondencia del autor con el omnipresente Ortíz Taborga, y un prólogo de Gandía.

30Ahora ¿quiénes eran los autores integracionistas?

  • 16 Datos biográficos obtenidos, de Molina en (Sanabria, 1998: 105-108), (Alborta, 1986: 60-61) y (Cha (...)

31Los autores integracionistas fueron Plácido Molina Mostajo (1875-1970), Rómulo Herrera (1898-1940) y Lorgio Serrate (1913-1975), representantes de distintas generaciones de la élite cruceña: 51, 38 y 23 años respectivamente en el año 1936. Los tres eran hombres de leyes, los dos primeros ejercían, el más joven era estudiante. Serrate y Herrera, hijos de profesionales (abogado y médico respectivamente). Molina ya había sido rector de la Universidad (1909-1911) y era vocal de la Corte Suprema desde 1932; Herrera sería decano de la Facultad de Derecho y rector de la Universidad unos años después (1939) y Serrate tuvo que esperar casi cuatro décadas para ser vocal de la Corte Suprema. Molina había sido uno de los fundadores de la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz. Herrera se sumó a la causa integracionista en las luchas pro-ferrocarril de la década del ’20, como integrante del grupo Orientalista. Serrate comenzó sus actividades durante la Guerra del Chaco; su juventud fue balanceada por su “alcurnia”: era nieto del destacado empresario y colonizador de las tierras del caucho Dr. Antonio Vaca Diez16.

32Mi sospecha de que era posible entender al separatismo en clave generacional, como un “pecado de juventud”, se derrumbó con la presencia de tres generaciones entre los autores integracionistas y al confrontar la biografía del principal gestor del separatismo, Carmelo Ortíz Taborga(1897-1951), con la de Rómulo Herrera, promisorio vocero del integracionismo: misma generación, “bandos” opuestos.

  • 17 La inquieta vida de este personaje constituye un caso nada común de probidad moral, firmeza en las (...)
  • 18 Carta de Ortiz Taborga a Modesto Saavedra fechada el 21. 12. 1935 en Salta, citada en (Saavedra, 1 (...)

33Ellos nacieron con un año de diferencia; ambos estudiaron derecho en la Universidad de Santa Cruz, el primero se tituló en 1919, Herrera dos años después. Los dos participaron del grupo orientalista durante los reclamos por el ferrocarril Cochabamba-Santa Cruz a principios de la década del ’20, momento en el que aparecieron claramente conjugados: regionalismo, reclamo de integración, crítica al poder central y la adjudicación del mote de separatistas. Ambos, también, fueron elegidos munícipes en el año 1922. Ambos murieron jóvenes, uno en el exilio en Argentina, el otro en un vuelo oficial camino a un acto por el ferrocarril Corumbá-Santa Cruz. Vidas paralelas o mejor dicho: casi paralelas, pues la de Ortíz Taborga se desvió durante la Guerra del Chaco, su amor al terruño y, probablemente, “su imaginación” (referida por Sanabria17) le hicieron ir aún más allá. Tal vez sea posible entender a los separatistas y a la figura de Ortíz Taborga como viscerales, como los irreductibles de una generación que no cedió en sus opiniones como (según él mismo da a entender) cedieron muchos de sus compañeros de lucha. Hay una aseveración en una de sus cartas, que define su tajante postura. Taborga escribe: “soy yo quien he sacado la careta que encubre a cada cruceño y ha dicho a la prensa y en todas partes ‘Viva Santa Cruz y abajo Bolivia’”18; o incluso la idea que aparece en Pozo Cano(1935: 47) sobre la existencia de una intelligentsia cruceña vendida a los collas. Ortíz Taborga no creía en la sumisión a los collas, ni tampoco tenía paciencia como para esperar el día en que los cruceños manejasen los timones del país.

Las versiones

34Cada versión estuvo representada por tres libros: uno panfletario, uno científico y uno autobiográfico. Tomaré la versión de cada uno de los bandos, como una unidad (a pesar de estar diseminadas cada una en tres libros). Dentro de ellas subdividiré en: a)la forma en que cada una veía el pasado, b)el diagnóstico que hacía cada una del presente y c)las perspectivas que tenían sobre el futuro de Santa Cruz.

El pasado

35De la descripción del pasado tomaré los datos que a mi entender definían la posición de Santa Cruz respecto a Bolivia, para cada uno de los “bandos”.

36Los versión separatista se puede resumir así:

37La expedición de Ñuflo de Chávez tuvo su origen en Asunción y creó una gobernación independiente. Luego, en 1825, el Gobierno militar de Chiquitos intentó anexarse al Brasil pero el emperador del Brasil Pedro I no se los permitió. En la firma del Acta de Independencia los diputados cruceños no estuvieron presentes. Durante la república, Santa Cruz tuvo una serie de intentos frustrados de emanciparse de Bolivia, con Andrés Ibañez (1876-1877), en la década del ’20 e incluso durante la Guerra del Chaco.

  • 19 Las referencia que utilicé para esta síntesis de la versión separatista, son para cada tema:
    Ν. de (...)

38De todo esto los separatistas dedujeron que en sus orígenes Santa Cruz había sido independiente y había estado ligada al Paraguay, nunca decidió formar parte de Bolivia y, durante la república, buscó independendizarse de ésta19.

39Sobre los mismos hechos los integracionistas hicieron otra lectura:

  • 20 Las referencia que utilicé para esta síntesis de la versión integracionista, son para cada tema:
    N. (...)

40Ñuflo de Chávez vino desde Asunción pero rompió relaciones con la capital guaraní, se integró al virreynato del Perú y pidió al virrey Hurtado de Mendoza formar una “entidad político administrativa independiente y superior al Paraguay”. El intento de anexión de Chiquitos no se niega; se explica con un erudito tecnicismo: en esos años no había en esa zona “gobierno militar” sino “partidos” dependientes de la Intendencia de Santa Cruz; a supuestos falsos, falsas conclusiones. Los representantes cruceños estuvieron en la firma de la Independencia (lo demostraron con fuentes secundarias, donde se citan actas y documentos, por la falta de tiempo para recurrir a los mismos documentos). Los conflictos entre Santa Cruz y el poder central no fueron otra cosa que la pugna entre el federalismo y el desmedido centralismo de los distintos gobiernos altiplánicos20.

41La postura integracionista es clara: desde su fundación Santa Cruz fue una entidad distinta y superior al Paraguay, decidió pertenecer a Bolivia y nunca se quiso separar de ésta, aunque siempre reclamó por un gobierno federal.

El presente

42Las dos posturas compartieron el eje temático, se propusieron distintas visiones.

43Los temas clave en este caso eran la “composición racial” de los habitantes de Santa Cruz; el hecho de ser gobernados por no-cruceños; la pertenencia a Bolivia y la cuestión de la vinculación.

44El tema de la raza era crucial. Eran tiempos en que se volvía a sostener que la raza era la esencia de la nación.

45Ambas versiones coincidieron en que los habitantes de Santa Cruz eran diferentes de los del altiplano.

46La versión separatista no fue unívoca en esta conflictiva cuestión; incluso en un mismo libro se pueden encontrar versiones contradictorias atribuibles a la difícil operación de conjugar, por un lado, la fraternidad con el pueblo paraguayo, estableciendo la condición guaranítica de los habitantes de Santa Cruz y por el otro, sostener la pureza hispano-cruceña. ¿Cómo decirles guaraníes o mestizos y al mismo tiempo recalcar su “pureza” blanca? Por lo visto no encontraron otra forma que afirmar ambas cosas, aunque fueran contradictorias.

47En el mismo libro encontramos, por ejemplo, una descripción de la “población del Estado de Santa Cruz [que son] [...] en su mayoría de raza blanca y un pequeño porcentaje de mestizos de español y guaraní”(Pozo Cano, 1935: 15), de lo cual no se supone una necesaria cofraternización con el pueblo paraguayo; dos párrafos más abajo, se lee que la “mayoría de la (...) población blanca, pero no (...) de pura sangre española sino con mezcla de guaraní, tal como en Paraguay”.(Pozo Cano, 1935: 15). Como para restarle gravedad al “injurioso” hecho de describir al pueblo cruceño como mestizo, hacen la siguiente distinción: “El mestizaje del Estado de Santa Cruz es completamente diferente al cholaje del altiplano: mientras este último es (...) ocioso que sólo se ocupa de la política y de la intriga, los cruceños se dedican con toda su fuerza al trabajo que es vida y redención” (Pozo Cano, 1935: 15). Esta idea de mestizaje privilegiado se encuentra en otras partes del libro:

“Los cruceños llevamos, y a honra lo tenemos, sangre del bravío guaraní y del soberbio español, predominando ésta (...) producto de una raza virgen y sin vicios como la guaraní, sólo hemos recogido por herencia las virtudes de nuestros progenitores indo-hispanos”. (Pozo Cano, 1935: 40)

48La versión de los integracionistas en este tema fue contundente, aceptaron esa diferencia pero no aceptaron tener orígenes indígenas. Sin rodeos, aclararon:

“Los ‘cruceños’ no son chiriguanos, guaranis ni chiquitos ni mojos, sino los descendientes de los españoles de la conquista, dominadores de esos autóctonos” (Molina, 1936: 89) “lejos de tener su origen en esa raza [la guaraní] tarada por sus vicios y pasiones, fueron siempre sus encarnizados enemigos y la acción civilizadora que desenvolvieron en los campos del Chaco, siempre estuvo respaldada por el vehemente deseo de destruir lo que constituye una vergüenza para la cultura de los pueblos sudamericanos”. (Herrera, 1936: 15)

  • 21 La Nación (Buenos Aires) 20/Mar/1935. citado en (Gandía, 1935: 244-245).

49Los separatistas citaron una noticia aparecida en un diario de Buenos Aires donde se relataba la adhesión de “campesinos cruceños” al ejército paraguayo21, esto motivó a los cruceños integracionistas para dar una definición de cruceño, y para negar la cruceñidad a los autóctonos del departamento (como los que adhirieron a la causa paraguaya):

“Esos indígenas son ‘cruceños’ en cuanto han nacido en el cantón de una provincia cruceña, y en ese sentido son también ‘bolivianos’; pero no son ‘cruceños’ en el sentido que entre nosotros tiene la palabra: ‘naturales de Santa Cruz y su Cercado, descendientes de los españoles de la conquista’ y por lo mismo racialmente distintos y superiores a los descendientes de los autóctonos de la región”. (Molina, 1936: 149).

  • 22 Thierry Saignes (1990: 82) hace tiempo ya proponía investigar esta “antigua, tensa y ambigua convi (...)

50La contraposición entre los habitantes de la ciudad de Santa Cruz -cruceños- y los “salvajes” de las afueras fue sin duda característica en una sociedad que se preció de su endogamia; la vehemencia con que los cruceños afirmaron esa contraposición, basándose en la “pureza” de su sangre, puede darnos pistas sobre la relación entre ambos grupos, sobre el mestizaje y sobre un intento de ocultamiento del mismo22.

“Santa Cruz es uno de los pueblos más conscientes y libres de Hispanoamérica-circunstancia que la debe a la unidad racial que hay en sus habitantes y a 20 leguas a la redonda, como en muy pocas ciudades de Iberoamérica”. (Molina, 1936: 130)

51La solución integracionista a la diferencia racial la dio Herrera en la primer página del primero de los libros integracionistas. Comenzó asumiéndola y luego restó importancia a su incidencia en cuanto a la pertenencia nacional:

“Es muy cierto que la raza cruceña es diferente de la que puebla el Altiplano (...) Pero, ¿podemos concluir de ello que Santa Cruz no pueda formar parte de la nación boliviana?” (Herrera, 1936: 1)

  • 23 Si vemos quienes eran los gobernadores de Santa Cruz al momento de las rebeliones, encontramos ape (...)

52Como derivación de la cuestión racial apareció el problema de ser gobernados por no-cruceños. En Santa Cruz, como en toda Hispanoamérica, el hecho de tener gobernantes extraños a la región parece haber sido una regla a partir de las reformas borbónicas. De hecho, si en una rápida observación de los momentos más críticos en la relación Santa Cruz-poder central, parecería ser que durante las rebeliones, generalmente el prefecto no era cruceño23.

53Cuando los separatistas se refirieron a este tema lo hicieron aludiendo a una “tiranía colla” sobre los cruceños;

“Una raza superior [la cruceña], pero en minoría, no puede ser asimilada por una mayoría de raza y cultura inferior [la altiplánica]. La raza culta sometida por la fuerza tratará siempre de recuperar su autonomía sacudiendo el yugo opresor”. (Pozo Cano, 1935: 26)

54Ante el mismo hecho, los integracionistas se mostraron optimistas, declarando ser los más capaces, más preparados para mandar que para ser mandados.

“Santa Cruz aspira a ser en la comunidad boliviana, de la que forma parte consciente, libre y decidida, no la capital -como dijo el diputado Saucedo Sevilla en un arranque vivaz digno de su raza;- pero sí, el pueblo más libre y más capacitado intelectual y económicamente, pues para serlo tiene sus brillantes antecedentes históricos, su unidad racial caucásica, la comunidad de idioma (...) que le prometen un magnífico porvenir”. (Molina, 1936: 154)

55En el aspecto racial, la maniobra separatista se mostró torpe; los integracionistas, en cambio, aprovecharon la provocación y reafirmaron la diferencia no sólo con los habitantes altiplánicos sino con los paraguayos. También dejaron bien claro que su proyecto era brillar dentro de Bolivia.

56La pertenencia a Bolivia se planteó en la versión integracionista como producto de una decisión racional y económica. Leer estas ideas nos hace imaginar, por el tipo de razonamiento utilizado en su exposición, que en algún punto y para algunos el pertenecer o no a Bolivia estuvo en tela de juicio. Sólo de esa forma se entiende el extremo pragmatismo con el que se planteó esta posición, un pragmatismo condimentado con referencias patrióticas, como claramente puede leerse en éste párrafo:

“el pueblo cruceño mantiene siempre en su alma el ardiente deseo de formar parte de la nacionalidad boliviana, porque comprende muy bien que en el seno de ella está su resurgimiento, pues, se ha dado cuenta cabal y exacta, de que el mercado para la colocación de sus productos, no está en el Brasil o la Argentina, sino en los pueblos del Altiplano, donde no se encuentran los productos tropicales que ofrecen las ubérrimas tierras de Santa Cruz y porque también tiene un gran respeto a sus tradiciones históricas que lo hacen aparecer como pueblo patriota”. (Herrera, 1936: 72-73)

57El problema más concreto de los reclamos de integración siempre fue la vinculación física entre el altiplano y Santa Cruz, inicialmente se pidieron ferrocarriles, luego, carreteras.

58En este aspecto, los separatistas quisieron capitalizar a su favor la crónica insatisfacción de los cruceños en cuanto a su aislamiento. En su diagnóstico explicaron el aislamiento de Santa Cruz como un producto voluntario de la política del poder central paceño para impedir su desarrollo, pues el desarrollo de Santa Cruz derivaría en su independencia respecto a Bolivia.

  • 24 La misma idea, con algunas variaciones en (Pozo Cano, 1935: 21, 29, 39) (Gandía, 1935: 206).

“Santa Cruz es aislada por razones políticas. Bolivia comprende que si Santa Cruz de la Sierra contara con un ferrocarril que aumentara grandemente su progreso (...) los ideales cruceños de independencia podrían llegar a ser una realidad”. (Gandía, 1935: 229)24

59La postura integracionista fue clarísima. Si bien coincidió en cuanto al aislamiento de Santa Cruz, perseveró en su reclamo de vinculación ya que esta les permitría:

  • 25 Citas respectivamente de (Molina, 1936: 7, 132, 132, 163), (Serrate 1936: 7, 8) y síntesis de una (...)

“levantar sus industrias”, afirmar “para siempre la unidad nacional”, “actuar como merecen en la asociación boliviana”, “obtener el intercambio”, “salvar a Santa Cruz de la miseria y la muerte”, evitar mediante la colocación de los productos cruceños en los mercados altiplánicos “la fuga de capitales” y “consolidar la estructura geográfica, política, económica y espiritual de la Nación”.25

60Los integracionistas se sirvieron del hecho de haber reclamado vinculación para demostrar que deseaban formar parte de Bolivia:

“Otra prueba irrefutable de que la tendenciosa propaganda paraguaya, que atribuye al departamento de Santa Cruz, ideas separatistas, no es más que una mera ilusión de los sentidos en la inteligencia, es el vehemente deseo que el pueblo cruceño tiene de vincularse al resto del país mediante la vía férrea, la única que será capaz de resolver tanto el objetivo comercial que se persigue, como la reafirmación de la unidad y solidaridad nacional, deseo que lo ha concebido desde que Bolivia ingresó a la vida independiente como nación libre y soberana y que, sensiblemente, ha sido postergado en una forma incalificable, por la mala comprensión de nuestros hombres públicos, sin que por esto Santa Cruz hubiese desmayado en solicitar lo que legítimamente le corresponde, en el concierto de los pueblos bolivianos: su incorporación efectiva al seno de la nacionalidad, mediante la construcción del Ferrocarril Cochabamba-Santa Cruz”. (Herrera, 1936: 3)

El futuro

61La visión prospectiva que tuvieron ambas posturas gozó de una particular similitud: la independencia de Santa Cruz, de hacerse, sería a mediano o largo plazo.

62La versión separatista dio a la emancipación como un hecho; sólo era cuestión de tiempo.

63Incluso se pusieron realistas al concebir el plazo para la independencia como muy largo: tal vez “ni el autor de este libro ni nosotros veamos (...) la independencia de Santa Cruz de la Sierra (...) [pero] escribimos (...) impulsados por un ensueño que nuestros hijos verán convertido en realidad” (Gandía, 1935: 15).

  • 26 Carmelo Ortíz Taborga en una carta a M. Saavedra citada en (Saavedra, 1937: 125). La misma idea en (...)

“la independencia de Santa Cruz no es obra de un rato; sino de 5 a 10 años y con el esfuerzo abnegado de todos los cruceños”26.

  • 27 Sobre el separatismo como medida de fuerza para obtener ciertos privilegios podemos ver el contemp (...)

64Los integracionistas vieron a la efectiva separación de Santa Cruz no sólo como un cuestión de plazo, sino como una posibilidad dado el caso de no ser integrados al país. En este sentido les sirvió a modo de sutil amenaza con el objetivo de acelerar la consecución de sus objetivos27:

  • 28 Del iii Congreso de Estudiantes de Bolivia citado en (Serrate, 1936: 15).

“La República de Santa Cruz se haría quizá, en un porvenir más o menos remoto, si la vinculación en vez de avanzar por el comercio, mediante el ferrocarril -iniciada como está por el automóvil y el avión- retrocediese por efecto de una incomprensión inconcebible de modo que los nexos de familia, de intereses y de antecedentes históricos, se oscureciesen ante el vaho de la protesta y la queja, lo cual ya no cabe suponerlo como posible”. (Molina, 1936: 163)
“En caso de no hacerse efectivos estos postulados [de vinculación] que afectan a la seguridad y grandeza de la República, quedaría justificado cualquier propósito que pudiera abrigar el Oriente para asegurar su vida y su bienestar en el concierto de los pueblos libres”28.

  • 29 Datos biográficos citados en (Sanabria, 1998: 148-151), (Charbonneau, 1988: 177-183) y (Alborta, 1 (...)

65El mismo Serrate citó en su libro al promisorio Leonor Ribera Arteaga, quien dos años después, como dirigente estudiantil de la carrera de Derecho, fuera uno de los reorganizadores de la Universidad de Santa Cruz, y bastante tiempo después Vocal de la Corte Suprema29 ; de padre y abuelo abogados, siendo éste último un ilustre (autor del himno a la fundación de SC que dice “siempre libres cruceños seamos”): perfil similar al de los autores integracionistas. Arteaga aclaró que el separatismo cruceño no existe, al mismo tiempo remarcó el separatismo altiplánico que mantiene a Santa Cruz en el aislamiento. En cuanto al separatismo cruceño escribió:

  • 30 Ribera Arteaga, Leonor. “La República del Altiplano y la República Oriental”. Diario Popular (Sant (...)

“abórdese si se quiere el ‘separatismo cruceño’ como una posibilidad futura, pero que procedería en razón directa del abandono que sufre Santa Cruz desde hace un siglo”30.

El Partido Oriental Socialista

  • 31 Fra Moreale.“El partido regionalista”. El Diario (La Paz) 12/ Feb./1939: 9.
    Esta idea fue, a mi mod (...)

“el Partido Orientalista (...) debe ser borrado de la historia política de la Patria, ya que ella no debe conservar jamás esos intentos que hieren trágicamente el corazón mismo de la nacionalidad”31.

  • 32 El Diario(La Paz)25/Feb/1939:2.
  • 33 6.000 judíos se hallan en Antofagasta listos para venir a Bolivia. Su invasión implica una amenaza (...)
  • 34 En la última página encontramos, bajo el título de “Cuentos Judíos, tres ejemplos del antisemitis (...)

66Corría el año 1939, las falanges de Franco avanzaban en España y Bolivia se aprestaba a reconocer formalmente a su gobierno32; en toda Alemania, se sucedían, hacía un par de meses, las sistemáticas persecuciones antisemitas, un contingente de judíos esperaba en el puerto de Antofagasta ser autorizados para ingresar a Bolivia33 y se registraba una “ola” de antisemitismo en los medios34; la Falange Socialista Boliviana (FSB) existía hacía más de un año (Céspedes, 1987: 261).

  • 35 El Frente, periódico cuyo epígrafe rezaba “un diario de Santa Cruz para todo el Oriente”, enmarcad (...)
  • 36 La votación del artículo 109, significando el “rechazo [a] (...) la aprobación del capítulo de la (...)

67Mientras tanto los representantes orientales de la legendaria Convención Nacional de 1938 sufrían cierta desazón y cansancio por las nunca cumplidas promesas de vinculación e integración con el resto del país por parte de cada uno de los sucesivos gobiernos35; para entender el estado de ánimo de los orientales no hay que perder de vista el hecho de que cuatro meses atrás, durante la reforma de la constitución, se había tratado la cuestión de la descentralización, perdiendo esta ante el proyecto centralista por escasos 35 a 44 votos36. Sin embargo, no todas eran adversas para los cruceños: por primera vez eran gobernados por un presidente, que si bien no era cruceño strictu sensu [ver supra definición de Molina (1936: 149)] era un oriental.

  • 37 En periódicos paceños y crceños sólo pude identificar 21 convencionales que adherían al POS [El Fr (...)
  • 38 Cuando expuse la ponencia y planteé esta idea aún no había leído el relato de Céspedes (1987: 178) (...)
  • 39 Bien aclaraba una editorial de El Frente, “... todos los puntos contenidos en el nuevo partido no (...)
  • 40 Lo novedoso era el destinatario de ese mensaje. La novela Tierra Adentro, de Finot sobre el separa (...)
  • 41 Como escribe Roteili (1987: 1416), en una abstracción hecha en base al caso italiano, “quienes la (...)

68La cuestión es que este grupo37, a mi juicio incitado por el hecho de ser gobernados por uno de los suyos38 (“nuestros” dirían ellos), se animó a proclamar en voz alta lo que siempre había circulado a sottovoce39: que eran diferentes de los habitantes del altiplano. Los cruceños habían hecho estas afirmaciones al reconstruir su historia, en los libros integracionistas que han quedado como viva muestra de su nacionalismo (ver supra), en los homenajes parlamentarios hechos cada 24 de septiembre; e incluso, creo, estas ideas siempre formaron parte de su sentido común. Lo novedoso entonces era que estas reivindicaciones de diferencia étnica y de una historia cruceña propia, y por lo tanto distinta, fuesen parte programática de un partido político y, por lo tanto, un mensaje dirigido a la nación entera40; ya no como un simple relato mítico o legendario de esa historia “hidalga” o “hispanista” sino como parte constitutiva del presente, como una apuesta al futuro, a dirimirse en la arena política41.

  • 42 Contraposición entre concepciones de Nación que Hobsbawm (1995: 31) llamaría: “nacionalista” a la (...)

69Así fue como chocaron dos formas de entender la nación42: la de los cruceños que creían poder, dentro de la nación, proclamarse diferentes, y la del presidente Busch que entendía a los habitantes del territorio nacional como iguales y sufría como un atentado a la nación que un grupo dentro de ella se proclamase diferente.

Día a día

  • 43 Lugar mítico, sede de la Casa Suárez, que remite a, como diría Sanabria, “la colonización del Orie (...)

70La piedra del escándalo fue lanzada por el Partido Oriental Socialista (POS) al firmar la “Declaración de Cobija” en enero de 1939, en la mítica Cachuela Esperanza43.

71Declararon entre otras cosas:

  • 44 Citados en “Tendencias del partido orientalista. El Diario (La Paz) 9/Feb/1939: 6.

‘“proclamar la intangibilidad del territorio oriental’
‘aceptar como principio básico la integridad de cada uno de los departamentos orientales, dejando establecida nuestra identidad racial’
‘sostener el principio de la defensa de nuestra raza’”44

  • 45 Una década atrás, tras el conato revolucionario, tildado de separatista de 1924, Saucedo Sevilla f (...)

72El periódico El Tiempo, dirigido por Lucas Saucedo Sevilla (que en su juventud parecía más bien contrario al regionalismo45), tuvo la primer reacción; en una nota editorial donde manifestó su preocupación porque dentro de “una misma organización política con un solo escudo y una sola bandera” se hablara de “intangibilidad del territorio oriental”, de “identidad histórica y racial” y que se sostuviera por principio, “la conservación de nuestra raza”. Ahondó un poco más aclarando que:

  • 46 Declaración racial-civico-politica. El Tiempo (Santa Cruz) 28/Ene/l 939: 2.

“...establecer diferencia racial y conservación de ella, proclamándose buenos y mejores, altos o bajos, en un país en que se quiere hacer sentir el principio socialista de igualdad [son] (...) conclusiones propias de los estados totalitarios”46.

  • 47 Cuéllar Jiménez, Gonzalo. “Algunas consideraciones sobre elracismo cruceño. El Tiempo (Santa Cr (...)
  • 48 El sentido doctrinal de la campaña regionalista “La Nación (Santa Cruz) 1 l/Feb/1939: 3.

73A todo esto, un integrante del bloque de convencionales orientales, Gonzalo Cuéllar Jiménez, diputado por Yacuma Beni, se convirtió en el portavoz de la oposición al POS desde el mismo Oriente. Afirmó que “no existe ni ha existido jamás” racismo en el pueblo cruceño; sin embargo hizo una interesante aclaración: “como ideal político del pueblo cruceño”47. Reforzando así la idea de distintas esferas: si existe en la cotidianeidad cruceña es una cosa, ahora si intenta ingresar a la esfera política es grave. Luego en lenguaje telegráfico aclaró que justificaría la existencia de un “Partido Oriental Racista (...) si mandatario fuese extraño ambiente y tratase posponer ideales Oriente”48. En otras palabras: sería justificable si fuese colla e hiciese lo que casi siempre hicieron los gobiernos desde que la sede de gobierno está en La Paz. Hizo una didáctica reseña explicando cómo las reivindicciones federales de Santa Cruz fueron siempre incomprendidas tildándoselas de separatistas.

74De entre todas sus ideas tal vez la más interesante, que retomaré en las conclusiones, haya sido que esta forma de diferenciarse racialmente en una nación que quiere ser igualitaria, es una forma de separatismo, en palabras de él:

  • 49 Cuéllar Jiménez, Gonzalo. “Algunas consideraciones sobre el “racismo” cruceño”. El Tiempo (Santa C (...)

“...al haber proclamado sus representantes (...) la cuestión de la raza como el principio político en el que han de sustentarse las generaciones del porvenir. Ya no es regionalismo solamente el que enardece la mente de los nuevos profetas, es algo más, es el ‘racismo’, equivalente a separatismo, como una minoría incrustada en el Estado boliviano”49.

  • 50 Tendencias del partido orientalista “. El Diario (La Paz) 9/Feb/ 1939: 7.

75Desde el altiplano, la prensa paceña se mostró sorprendida remarcando lo inédito de que raza e identidad histórica fueran base de un partido político50.

76En un editorial de El Diario, se puede leer claramente la forma trágica en que se vivía esta “insurgencia”, por cuestionar los que para ellos, eran los pilares de la nación:

  • 51 Hora de afirmación nacional”. Editorial. El Diario 10/Feb/1939: 6.

“Destruida queda, en efecto, la unidad que define la soberanía de la Nación, la estructura política del Estado y la conciencia profunda de bolivianidad que anima en un sólo empeño todas las voluntades del país, desde el momento que en un ángulo del territorio insurgen 15 REPRESENTANTES NACIONALES enarbolando una bandera que representa no un partido político que se debe a la Nación, sino que expresa con claridad pasmosa la mente incubadora de otra soberanía con definiciones propias en el orden geográfico, en la trayectoria histórica y en el ancestro racial”51.

  • 52 Ibid.

77En el mismo artículo, el editorialista, trajo a colación, como quien recuerda viejos pecados, los libros separatistas donde se registraron “hechos y nombres [que] existen para atestiguar lo que se hizo, lo que se dijo y lo que no se pudo hacer”52.

  • 53 Fra Moreale. “El partido regionalista “. El Diario (La Paz) 12/Feb/1939: 9.
  • 54 Ibid.

78Unos días después, apareció otra réplica al POS, en la columna Urbi et Orbi de El Diario, firmada con el seudónimo Fra Moreale. Esta nota tuvo pretensiones científicas y mucha elaboración. En ella su autor denunció a la declaración del POS como “una verdadera traición a los destinos de Bolivia, a su unidad racial, económica y geográfica”53 y recomendó una fuerte reprobación porque “se halla amenazado su porvenir y su misma existencia como nación libre e independiente”54.

  • 55 Fifer (1976: 207) sostuvo que “La pérdida del (...) Acre (...) no produjo gran conmoción en la may (...)

79También apeló al fantasma del separatismo del Acre55.

80En cuanto al tema racial escribió:

  • 56 Fra Moreale. “Elpartido regionalista. El Diario (La Paz) 12/Feb/1939: 9.

“Pero nuevamente se habla de la raza cruceña (...) razas como tales, sólo han sido la de los aztecas, Mayas, Aymaras y Keschuas. (...) El concepto de raza jamás se ha aplicado a(...) cientos de tribus errantes (...) que nunca llegaron a tener cultura suficiente, como el idioma y otros signos de civilización que caracterizan a todas las verdaderas razas. La guaraní nunca lo fue y mucho más claro aún si tenemos en cuenta que los Keschuas llegaron hasta el Paraguay en sus conquistas, como lo podemos probar (...) en cualquier estudio filológico”56.

  • 57 En un telegrama a Busch de 2 senadores y 10 diputados
    “Si dejamos establecida la identidad históric (...)
  • 58 Es interesante como se hace la reconstrucción del pasado lejano. En éste caso esa idea de superior (...)

81La maniobra de Fra Moreale era clara; al ver que los cruceños intentaban hablar de raza (aunque ya no como “blanca”, debido al revuelo que se había levantado, sino como “autóctona” en la equiparación que expresaron en el Manifiesto a la nación (ver infra), intentando convertir ese racismo en una reivindicación indigenista57), el columnista optó por aclararles que los orientales eran salvajes y, por lo tanto, ni merecían el título de raza58.

82Luego, por si acaso querían insistir en la “pureza” blanca, les aclaró que ellos, como todos los hispanoamericanos, eran mestizos:

  • 59 Fra Moreale. “Elpartido regionalista “. El Diario (La Paz) 12/Feb/1939: 9.

“Más tarde todas las naciones indianas se han fusionado a la sombra de los estandartes hispanos y hoy no existe sino una raza que como decía Ganivet es la indoarabohispanista. Tal la realidad terminante de modo que levantar bandera racista, no sólo en Bolivia, sino en cualquiera nación panamericana es sencillamente infantil”59.

  • 60 El Diario (La Paz) 1 l/Feb/1939: 6.

83Mientras tanto, el POS invitó al presidente Busch a sumarse a la causa60; pero él no reaccionó como ellos esperaban, como oriental, sino [en la clave que dejó Zavaleta (1992: 42) para entender el fenómeno Busch] como parte de “lo único centralizado [el ejército] en un país que no había cumplido la tarea de su centralización”.

84En el telegrama de respuesta, Busch dejó bien claro que las declaraciones del POS no expresaban el sentir de los departamentos orientales que estaban embarcados en la causa de la patria; e hizo referencia, como Molina (1936) unos años antes, a la participación de los pueblos orientales en las guerras de independencia, del Pacífico, Acre y Chaco, como evidencia definitiva de su pertenencia a la nación. En el mismo telegrama, como parte de una amenaza, dio una definición de patria:

  • 61 El Presidente de la República ha reprobado la organización del Partido Orientalista” El Diario (Sa (...)

“...como militar y como gobernante, no concibo más tendencia política que la que comience por proclamar la integridad de la Patria como unidad indivisible y solidaria histórica, geográfica y racialmente y tenga por finalidad la unión de todos los bolivianos, para trabajar de consuno, en todos los confines de la República, por la creciente superación de Bolivia. Toda otra modalidad (...) me parecerá siempre lesiva a los superiores intereses de la Nación y la combatiré donde quiera que la encuentre con el apasionamiento y la fuerza que me dan mi sinceridad y mi fervor patriótico”61.

  • 62 Un senador y tres diputados telegrafiaron al presidente explicando su ‘orientalismo’”. El Diario ( (...)

85El POS ante la generalizada y adversa reacción, desmintió las acusaciones una por una: Atribuyó mala intención a la “prensa dañina o mal intencionada (...) [por] atribuirles intenciones antipatrióticas”62.

  • 63 Explican su actitud los fundadores del Partido Orientalista”. El Diario (La Paz) 12/Feb/1939: 7.

86Aclararon que eran bien recibidos en Santa Cruz63.

  • 64 Ibid.

87Que la Casa Suárez “gastaba su dinero sin egoísmo ni interés (...) solamente (...) por la redención de los tres departamentos de nuestra raza”64.

  • 65 El Diario 1l/Feb/1939: 6.

88Recalcaron su legalismo expresando su adhesión al “gobierno constitucional de Busch”65

89Algunos días después difundieron el Manifiesto a la nación que fue su despedida formal, así como una especie de excusa tardía. En cuanto al tema racial, intentaron salir bien parados con el recurso de explicar todo lo dicho, equiparándose a las otras razas autóctonas de Bolivia, en un novedoso indigenismo, no mencionando ya la pureza hispánica, sino enraizándose en lo telúrico:

  • 66 Tomado de El Diario (La Paz) 18/Feb/l939:7.; también apareció en El Frente (Santa Cruz) 24/Feb/ 19 (...)

“Si hablamos de raza oriental, es con el mismo concepto de especulación científica con que se habla de las razas tihuanacotas, aymara o quechua, y con la misma finalidad de conservar su tradición y estimular sus virtudes”66.

90En el mismo documento, hicieron una reelaboración del concepto de nación, que parecían manejar. Repentinamente adhirieron a una idea al mejor estilo “democrático”, según la cual todos los nacidos dentro del territorio eran iguales y formaban parte de una familia:

  • 67 Ibid.

“Jamás concebimos la idea de introducir recelos, desconfianzas ni suspicacias dentro de la familia boliviana, que es tan nuestra como de todos los nacidos en el territorio de la República, mucho menos romper o debilitar la unidad nacional, que es el fundamento esencial de nuestra soberanía”67.

91Una semana después en El Frente, periódico, como decía antes, vocero del POS en Santa Cruz, el senador Solares aclaró que el retiro de la arena política era momentáneo:

  • 68 El senador Solares hace interesantes declaraciones “. El Frente (Santa Cruz) 3/Mar/1939.

“El POS subsistirá en la próxima reunión del Congreso aunque por el momento ha resuelto abstenerse de toda actividad política por acuerdo con el gobierno”68.

92Conclusiones

93De lo observado se puede deducir que en Santa Cruz, durante la postguerra del Chaco, el separatismo no fue la postura predominante. Al ver la forma en que los integracionistas interpelaban a los mismos cruceños, en un claro intento por convencerlos que integrarse a Bolivia era la mejor opción, se podría suponer un sector o grupo simpático a la causa separatista o, como mínimo, indeciso. Hipótesis que supondría a la figura de Carmelo Ortíz Taborga como la punta de un témpano, del cual es muy difícil conocer las dimensiones. Con lo cual en vez de ver a un monolítico grupo de cruceños, supondríamos una serie de contradicciones y pujas a su interior.

94La pregunta siguiente sería ¿la existencia de un sector separatista o indeciso fue suficiente para dejar tan arraigada la imagen de una Santa Cruz separatista?

95La explicación más obvia —claramente vislumbrada por los mismos cruceños- es que el gobierno central aprendió a utilizar el mote de separatista para acallar cualquier tipo de reclamo regional, en algunos casos incluso enviando tropas para sofocar rebeliones y alzamientos.

  • 69 Una buena descripción del debate centralismo vs. descentralismo, durante la convención de 1938, en (...)

96Pero, hay más, analizando lo que pasó con el POS podemos darnos cuenta de que en Bolivia durante la post Guerra se manejaba un arsenal de ideas “nacionalistas”, que suponía, como decíamos más arriba, una nación de iguales y sostenía69 que el estado debía ser centralizado. Por lo tanto, que un grupo reafirmase su particularismo expresado como origen distinto y como derecho a cierta autonomía (federalismo/descentralismo) era vivido como un atentado a la nación, y por lo tanto como una forma concreta de separatismo. Otra cosa que debe haber sido irritante en extremo es que la pertenencia a Bolivia se haya planteado como una elección racional y no como algo natural. En ese sentido es muy interesante el mito sobre la fundación de Santa Cruz pues muestra a Ñuflo de Chávez optando por alejarse del río Paraguay y de la égida de Asunción y decidiendo apersonarse en Lima para someterse a esa jurisdicción. La idea de “decisión” y conciencia cívica es una constante en la forma en que los cruceños se describen a sí mismos.

97La reafirmación de la diferencia racial como la que hizo el POS no fue, para la elite paceña, algo fácil de responder; ya que entenderla (y denunciarla) como un tipo de racismo hubiera sido reconocerse pasibles de ser discriminados, en otras palabras aceptar la sangre indígena que corría por sus venas: su mestizaje. Por eso el que pudo aclarar que esa diferenciación era una forma de racismo fue Busch, en quien se conjugaban la pertenencia a la institución nacional por excelencia (el ejército) y el ser oriental (no-colla) con apellido alemán: estaba habilitado para aclarar el racismo de los propios orientales.

98Pero volviendo a nuestro eje, ¿por que quedó tan grabada en el sentido común la versión del separatismo cruceño?

99Probablemente porque los acercamientos a este tema se dieron a través del altiplano, desde periódicos paceños y no desde cruceños (ver nota 30), donde se pierde la versión directa de los representantes del POS y los matices de la disputa interna que se dio en Santa Cruz, donde hubo conflicto y no un monolítico “pueblo cruceño” alineado con tal o cual postura. Mientras los historiadores cruceños prefirieron olvidarse del tema del separatismo, los historiadores del resto de Bolivia hicieron algunos acercamientos desde el altiplano, lo mismo hicieron los investigadores extranjeros: el sesgo altiplánico quedó instalado.

  • 70 Sobre este racismo naturalizador (cfr. Balibar, 1991).

100El racismo que se observa en la época, tiene algunas particularidades: no es el del tipo “clásico”, funcional a la naturalización de las diferencias económicas o sociales70, sino de un tipo que podemos llamar restaurador, que brega por el retorno a un orden de cosas anterior: el retorno de los blancos al poder.

  • 71 Digo cruceño-colla y no camba-colla, pues creo que en esa época aún el resentimiento no había sido (...)
  • 72 En Terebinto, pueblo cercano a Santa Cruz, las milicias de Ucureña ultimaron a un grupo de jóvenes (...)
  • 73 Sin duda el aislamiento tuvo importancia decisiva en la conformación del resentimiento de los cruc (...)

101Al ver la postura de los cruceños en aquellas épocas queda claro que la diferencia étnica es un tema que da que hablar hace tiempo; tema escabroso detrás del cual se puede ver una “sensibilidad” de los cruceños hacia los “altiplánicos”71. Esto, a mi entender, echa por tierra la hipótesis que atribuye el resentimiento de los cruceños hacia los collas a la matanza de Terebinto ocurrida en 195872. Tampoco creo que sea suficiente atribuirlo, como hace Ibarnegaray73, al abandono y aislamiento que vivió Santa Cruz a partir de la ruptura del circuito económico colonial que vivía de la plata potosina y sus derivaciones. Para entender este resentimiento, creo necesario, observar el conflicto entre identidades regionales contrapuestas, constituidas por otros elementos además del político y el económico.

102También me interesa recalcar que el separatismo, en pequeñas dosis y como amenaza, parece ser funcional a la hora de llamar la atención del poder central; sería posible entenderlo, dentro de la postura integracionista, como una amenaza última y extrema que procuró, paradójicamente, la integración.

Fuentes

103Obras citadas

104Gandía, Enrique de

1051935 Historia de Santa Cruz de la Sierra. Una Nueva república en Sud América. Buenos

106Aires: Talleres gráficos Argentinos de L.J. Rosso.

107Herrera, Rómulo

1081936 Sentimiento bolivianista del Pueblo de Santa Cruz. Santa Cruz: Tip. Industrial.

109Molina Mostajo, Plácido

1101936 Observaciones y rectificaciones a la Historia de Santa Cruz de la Sierra. Una

111nueva república en Sudamérica”. La Paz: Urania.

112Pozo Cano, Raúl del 1935 Santa Cruz de la Sierra. Asunción: s/e.

113Saavedra, Modesto

1141937 Porque fui a la guerra. Tributo a una ideología (La independencia de Santa Cruz

115de la Sierra). Buenos Aires: s/e.

116Serrate, Lorgio

1171936 El separatismo de Santa Cruz. Buenos Aires: Cultura Boliviana.

118Periódicos:

119El Tiempo (Santa Cruz)

120El Frente (Santa Cruz)

121La Nación (Santa Cruz)

122El Diario (La Paz)

Bibliographie

Bibliografía

Abecia Baldivieso, Valentín, et al
1997 Historia del Parlamento. La Paz: Senado Nacional.

Aramayo, Cesareo
1959 Ferrocarriles bolivianos. Pasado presente futuro. La Paz: Imprenta Nacional.

Alborta, O.
1996 Hombres de Santa Cruz. Santa Cruz: El Mundo.

Αttiνα, Fulvio
1987 “Secesionismo”. Diccionario de Política. Dir. Bobbio, Norberto y Nicola Mateucci.

1976. México, Siglo xxi. 1477-1478.

Balibar, Etienne
1991 “Racismo y nacionalismo” en Wallerstein, I y E. Balibar.. Raza, nación y clase.
Madrid: IEPALA.

Baptista Gumucio, Mariano
1978 Historia contemporánea de Bolivia 1930-1978. La Paz: Gisbert.

Céspedes, Augusto
1987 El dictador suicida. 1956. La Paz: Juventud.

Charbonneau, Nicole
1988 Antología de autores crucenos. Desde el siglo xvii hasta nuestros días. Santa Cruz:
Casa de la Cultura.

Deustua, José y José L. Réñique
1984 Intelectuales, indigenismo y descentralismo en el Perú 1897-1931. Cusco: Bartolomé de las Casas.

Díaz Machicao, Porfirio
1957 Historia de Bolivia: Toro-Busch-Quintanilla, 1936-1940. 1957. La Paz: Juventud.

D’Orbigny, Alcide
1945 Viaje a la América Meridional. Buenos Aires: Futuro. Vol III.

DURÁN R., Emilio y Guillermo PINCKERT J.
1988 La revolución igualitaria de Andrés Ibañez. Santa Cruz: Universitaria.

Fifer, Valerie
1976 Bolivia. Territorio, Situación y Politica desde 1825. 1972. Buenos Aires: Francisco

de Aguirre.

Finot, Enrique
1946 Nueva Historia de Bolivia. Buenos Aires: López.

1980 Tierra adentro. 1946. La Paz: Juventud.

Gallego, Ferran
1992 Ejército, nacionalismo y reformismo en América Latina. La gestión de Germán Busch en Bolivia. Barcelona: PPU.

Gamarra, María del Pilar
“La participación estatal en la industria de la goma elástica. Legislación fiscal y economía gomera”. Data 4 (1993): 23-76.

Hobsbawm, Eric
1995 Naciones y nacionalismo desde 1780. 1991. Barcelona: Crítica.

Ibarnegaray, Roxana
1988 El espíritu del capitalismo y la agricultura cruceña. La Paz: CERID.

Klein, Herbert
1968 Orígenes de la revolución boliviana: la crisis de la generación del Chaco. La Paz:
Juventud.

Malloy, James M.
1989 Bolivia: La revolución inconclusa. 1970. La Paz: Ceres.

Moore, Winston
1984 Revolutionary nationalism and the restoration of criollo hegemony: aid, decapitalization and ethnicity Bolivia (1952-1964). PhD diss. University of Essex. Colchester, University of Essex.

Palmer, Roland
1979 Politics of modernization: A case study of Santa Cruz. Bolivia. PhD diss. UCLA.
Los Angeles, UCLA.

Porcelli, Luis
1991 Argentina y la guerra por el Chaco Boreal. Buenos Aires: CEDAL.

Renan, Ernst
1993 “¿Qué es una nación?” Nación, nacionalismo y cuestión nacional. Comp. Patricia Funes. Buenos Aires: udishal. 9-22.

Reye, Ulrich
1969 Política de desarrollo regional en el oriente boliviano. Bilbao: Deusto.

Roca, José L.
1980 Fisonomía del Regionalismo Boliviano. La Paz-Cochabamba: Los Amigos del Libro.

Rodríguez Ostria, Gustavo
Poder central y proyecto regional, Cochabamba y Santa Cruz en los siglos xix y xx. Cochabamba: ildis-idaes.

Romero, Salvador
“Copetudos y sin chaqueta: la revolución federal de Andrés Ibañez”. Historia y Cultura 5 (1984): 163-180.

Rotelli, Ettore
1976 “Regionalismo”. Diccionario de Política. Dir. Bobbio, Norberto y Nicola Mateucci.
México, Siglo xxi, 1987. 1414-1418.

Saignes, Thierry
1990 Ava y Karai. La Paz: Hisbol.

Sanabria, Hernando
1968 Apuntes para la historia económica de Santa Cruz. La Paz: Don Bosco.

1991 Breve historia de Santa Cruz. 1972. La Paz: Juventud.

1998 Cruceños notables. La Paz: Juventud.

Smith, Anthony
1996 The Ethnic Origins of Nations. 1986. Oxford: Blackwell.

Van Young, Eric
“Haciendo historia regional”. Anuario IEHS 2 (1987): 255-281.

Zavaleta, René
1992 50 años de historia. Cochabamba: Los Amigos del Libro.

Notes

1 Es muy interesante el modo en que esta idea del separatismo de Santa Cruz quedó en el sentido común. Sus apariciones van desde los tempranos días de la república, cuando D’Orbigny (1945: 1113), en 1831, describió una conspiración tendiente a “proclamar la independencia de la provincia”, hasta una nota publicada hace unos meses, en un tradicional diario argentino, donde bajo el título Hipótesis de conflicto: Santa Cruz de la Sierra, Separatismo en Bolivia, se pudo leer:
“Si los indios toman el poder nos separamos, que los blancos del Altiplano vengan con nosotros, o nos declaramos independientes o nos unimos con la Argentina o con el Paraguay“. Eran simples charlas. Sin embargo, el diálogo traspasó el nivel anecdótico ya que los (sic) que se planteaban allí era mucho más que un simple separatismo de tipo caprichoso. Se trataba del destino de los blancos en una Bolivia india. Esto ha sido definido como “salvar la raza blanca”.
“... si por 170 años nos hemos conformado con ‘sufrir un destierro en el seno de la patria’ que ‘decidimos fundar’[*] ahora ya no estamos dispuestos a continuar haciéndolo“(...)” Espero poder demostrar que tenemos derecho a lograr nuestra independencia sin derramamiento de sangre y conformar una nueva república”.
Estas palabras son la introducción a La Nación de la Llanura, publicada hace dos años por Carlos Valiente(sic) Barberí(sic)...”
“... es cierto que Santa Cruz de la Sierra fue fundada desde Asunción, también que es una ciudad de llanura en un país de cordilleras y que su población nativa básicamente chirigüana, nada tiene en común con los antiguos súbditos de los Incas. Y su población es básicamente criolla”.
“Es muy probable que se llegue a una decisión autonomista más o menos federal. Y si no es esto ¿será la independencia?”
Binayan Carmona, Narciso. Separatismo en Bolivia. Nación (Buenos Aires) 16 mar. 1998: 2.
*Las cursivas son mías para recalcar la cita, que hace el autor del libro citado La Nación de la Llanura, donde se apropia y transforma la proclama de la Junta Tuitiva, de julio de 1809, cuyo presidente fue Pedro Murillo. El autor, Carlos Valverde Barbery (fundador y primer presidente de la Unión Juvenil Cruceñista) se contrapone a Murillo, en una especie de filiación realista, reivindicando la época colonial y equiparando a la época republicana con el destierro. Agrega, a la frase de 1809, la idea de ser parte de quienes “decidieron fundar” la patria.
En la proclama se podía leer: “Hasta aquí hemos tolerado una especie de destierro en el seno mismo de nuestra patria” citada por Finot (1946: 143).

2 Regionalismo: Van Young (1987: 258) lo define como “la identificación consciente, cultural, política y sentimental, que grandes grupos de personas desarrollan con ciertos espacios a través del tiempo”; Roteili (1987: 1414) explica que hasta la década del ’40, se indicaba con esa palabra el “excesivo interés y amor por la propia región”; Deustua (1984: xiii) lo homologa con el descentralismo y el federalismo, y explica que “son fenómenos que más marcadamente se manifiestan en sociedades y economías con fuertes rasgos precapitalistas, donde el mercado interior y la nación (con su identidad y otros problemas anexos) no han adquirido realidad plena o densidad histórica”.

3 De las definiciones de separatismo y secesionismo, llama la atención que casi todas las cualidades coinciden con las descripciones que hacían los cruceños sobre su propia situación en los períodos críticos, casi pues en lo fundamental difieren: los cruceños no querían separarse y formar una “entidad autónoma”. Attina (1987: 1477) relaciona “la emergencia de movimientos secesionistas a tres factores:
a. la existencia de grupos nacionales distintos por lo que se refiere a tradiciones, a la lengua, a la religión o a las costumbres políticas;
b. la dislocación de estos grupos en distintas regiones del estado;
c. la ubicación del grupo secesionista en una región periférica”.
“El recurso a la secesión es tenazmente perseguido por aquellos grupos nacionales que se sienten totalmente subordinados a otros grupos. Esto se verifica en dos casos:
a. cuando un sólo grupo nacional retiene los resortes del poder económico y político y en consecuencia las regiones habitadas por las otras nacionalidades son tenidas en condiciones de subdesarrollo y de explotación económica;
b. cuando la organización estatal está rígidamente centralizada y un grupo considera que la política del gobierno central está orientada hacia la mortificación o destrucción de la propia identidad nacional”.

4 Sobre el levantamiento de Ibañez se puede consultar el interesante relato e interpretación de Romero (163-180), la obra con apéndice documental de Durán y Pinckert así como Palmer (1979: 50-57), Roca (1980: 130), Moore (1984: 158-159) y Rodríguez (1993: 95-97).

5 Hasta entonces Santa Cruz había permanecido sin más nexo con la porción andina del territorio patrio que el inverosímil camino de herradura abierto en los primeros tiempos de la dominación española.
Por él seguía transitándose, comò en aquellos tiempos, a lomo de bestia, y por él se realizaba el menudo comercio por el sistema de recuas. Cuando las relaciones con (...) [Paraguay] se fueron poniendo tensas y se temió con razón el estallido de una guerra, el gobierno del presidente Siles vió la necesidad imperiosa de construir un camino carretero que partiendo de Cochabamba viniera a rematar en (...) [Santa Cruz]. Esta carretera, empezada en 1929, era concluida apresuradamente en el mes de agosto de 1932, en momentos en que la colisión con el (...) [Paraguay] había empezado ya”.(Sanabria, 1968: 30). El asfaltado de la carretera Cochabamba-Santa Cruz se terminó en 1954. Informe cepal 1958: 236 citado en (Reye, 1968: 45).

6 Memorias del Ministerio de Hacienda e Industria 1890-1926 y Manuel Ballivián, Monografia de la goma elástica, La Paz 1912. Citados en (Gamarra, 1993: 33).

7 Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz de la Sierra. Memorándum, septiembre 1904. Reeditado por El Mundo, s/f.

8 Sobre la insurrección de 1924 también pueden consultarse Díaz Machicao (1957: 172-173), Fifer (1976: 327), Palmer (1979: 61-65), Rodríguez (1993: 113-114).

9 Esta idea fue remarcada por Roca (1980: 194) y Rodríguez Ostria (1993: 114).

10 Palmer ( 1979: 67-76), en su disertación doctoral, hace una descripción del separatismo y del repudio al mismo. Utiliza como fuentes los libros de Gandía, Molina y Herrera y los complementa con algunas publicaciones periódicas de Santa Cruz y La Paz.
Roca (1980: 199-201) refiere a los libros de Gandía, Molina y Pozo Cano; altera el orden cronológico al atribuir a Pozo Cano “retomar los argumentos seudohistóricos formulados por Gandía”; de hecho fue al revés como lo comprueban las citas que hizo Gandía ( 1935: 183,249,258,264) del libro de Pozo Cano.

11 Sesiones reservadas del Congreso Extraordinario, 16 Jul.1935, Documentos reservados, Caja # 24, Archivo histórico de la Honorable Cámara de Diputados. 2.

12 Sesiones reservadas del Congreso Extraordinario, 24 Jul.1935, Documentos reservados, Caja # 24, Archivo histórico de la Honorable Cámara de Diputados. 2.

13 El diputado por Chiquitos, Enrique Mercado, se refirió al “nacionalismo” como lo contrario” al “regionalismo”. En cuanto al primero, expresó la necesidad de “crear el sentimiento de patria, arraigarlo desde el hogar, la escuela, el cuartel y en cuanta manifestación social nos sea dado inculcarlo”. Sesiones reservadas del Congreso Extraordinario, 24 Jul. 1935, Documentos reservados, Caja # 24, Archivo histórico de la Honorable Cámara de Diputados. 2.

14 Recuérdese el episodio de Fuerte Sorpresa de 1927 donde murió un soldado paraguayo, por una bala boliviana, tras su intento de tomar el fuerte (Fifer, 1976: 330). Dos años después, en 1929, se publicó en Buenos Aires un libro de Gandía sobre la cuestión del Chaco Boreal, así que podemos decir “interés temprano” pero no podemos decir “interés previo al conflicto”; el libro fue Historia del Gran Chaco e Historia crítica de los mitos de la conquista americana. Y para continuar en la línea de restarle objetividad podemos agregar que Gandía era miembro de la Comisión Nacional de Límites del Paraguay.

15 Sobre los intereses argentinos en el Paraguay (cfr. Porcelli, 1991).

16 Datos biográficos obtenidos, de Molina en (Sanabria, 1998: 105-108), (Alborta, 1986: 60-61) y (Charbonneau 1988: 163-167); de Herrera en (Sanabria, 1998: 75-77)y Dr. Rómulo Herrera, Rector de la umgrm. Revista Universidad 1 (1938): 3; de Serrate en (Sanabria, 1998: 201-202) y (Alborta, 1986: 81).

17 La inquieta vida de este personaje constituye un caso nada común de probidad moral, firmeza en las ideas y valor civil a toda prueba. Pudo estar equivocado en la línea ideológica adoptada; pudo alentar principios no precisamente afines al orden de cosas reinantes; procedió tal vez en forma desconsiderada, pero lo hizo tan de buena fe y con tal sinceridad y desinterés que las buenas cualidades no pueden menos que resaltar a expensas de las otras.
Por lo demás, fue hombre dotado de viva inteligencia, fina percepción de las cosas y un ingenio agudo y chispeante, además de ser buen observador y dueño de una fecunda imaginación”. (Sanabria, 1998: 118).

18 Carta de Ortiz Taborga a Modesto Saavedra fechada el 21. 12. 1935 en Salta, citada en (Saavedra, 1937: 98). Esta idea también aparece en una carta firmada por “un cruceño de Santo Corazón” a El Diario de Asunción, fechada en Corumbá 25/7/1934, donde se puede leer: “la revolución [separatista cruceña] está en todos los espíritus, y no es aventurado afirmar que haga crisis a raíz de nuevos reveses de las fuerzas collas en el Chaco” citado en (Pozo Cano, 1935: 54).

19 Las referencia que utilicé para esta síntesis de la versión separatista, son para cada tema:
Ν. de Chávez y la fundación (Pozo Cano, 1935: 11-12) y (Gandía, 1935: 72, 84, 252); la anexión de Chiquitos al Brasil (Pozo Cano, 1935: 31) y (Gandía, 1935: 183-184); los diputados cruceños y la firma de la independencia (Pozo Cano, 1935: 30) y (Gandía, 1935: 182); sobre las luchas entre Santa Cruz y el poder central (Gandía, 1935: 241).

20 Las referencia que utilicé para esta síntesis de la versión integracionista, son para cada tema:
N. de Chávez y la fundación (Molina, 1936: 26); la anexión de Chiquitos al Brasil (Molina, 1936: 117); los diputados cruceños y la firma de la independencia (Molina, 1936: 107-112); sobre las luchas entre Santa Cruz y el poder central (Molina, 1936: 144-149).

21 La Nación (Buenos Aires) 20/Mar/1935. citado en (Gandía, 1935: 244-245).

22 Thierry Saignes (1990: 82) hace tiempo ya proponía investigar esta “antigua, tensa y ambigua convivencia hispano-guaraní”. Sobre este asunto, fue revelador escuchar al historiador cruceño Alcides Parejas refiriéndose a la cultura cruceña como producto del mestizaje, y explicando que no podía ser de otro modo ya que en las primeras épocas de la ciudad había una mujer blanca por cada veintidós hombres blancos.(I Seminario de Historia Cruceña. uagrm. Santa Cruz. 14-15 Nov. 1996.

23 Si vemos quienes eran los gobernadores de Santa Cruz al momento de las rebeliones, encontramos apellidos ajenos a la “cruceñidad”: antes de la Junta de Gobierno Federal de Andrés Ibañez en 1876, el Gral. J.J. Pérez; antes de la Junta Revolucionaria Federalista en 1891, el Dr. Horacio Ríos (cruceño); antes de la rebelión de 1920, Don Castor Franco y antes del levantamiento de 1924, el Cnel. Angel Rodríguez. Lista de los gobernadores en (Sanabria, 1991: 151-153).

24 La misma idea, con algunas variaciones en (Pozo Cano, 1935: 21, 29, 39) (Gandía, 1935: 206).

25 Citas respectivamente de (Molina, 1936: 7, 132, 132, 163), (Serrate 1936: 7, 8) y síntesis de una resolución del iii Congreso Nacional de Universitarios de Bolivia en 1936, citada en (Serrate, 1936: 15).

26 Carmelo Ortíz Taborga en una carta a M. Saavedra citada en (Saavedra, 1937: 125). La misma idea en (Gandia, 1935: 7) y en el prólogo de E.Gandía en (Saavedra, 1937: 12).

27 Sobre el separatismo como medida de fuerza para obtener ciertos privilegios podemos ver el contemporáneo caso de los quebecois en el Canadá.

28 Del iii Congreso de Estudiantes de Bolivia citado en (Serrate, 1936: 15).

29 Datos biográficos citados en (Sanabria, 1998: 148-151), (Charbonneau, 1988: 177-183) y (Alborta, 1986: 71-73).

30 Ribera Arteaga, Leonor. “La República del Altiplano y la República Oriental”. Diario Popular (Santa Cruz) 17 Mar. 1936. citado en (Serrate, 1936: 20).

31 Fra Moreale.“El partido regionalista”. El Diario (La Paz) 12/ Feb./1939: 9.
Esta idea fue, a mi modo de ver, no sólo prescriptiva sino profética. Sin embargo, éste episodio tuvo sus apariciones en la historiografía sobre Bolivia, las dos primeras en uno de los momentos más tensos entre el poder central y Santa Cruz (durante la llamada “lucha por el once por ciento” (1957-1959), que no fue otra cosa que el reclamo de las regalías petroleras para el departamento productor, las demás a razón de una por década. Cabe resaltar que ninguna de las investigaciones usó como fuente periódicos cruceños. En orden cronológico de aparición: Céspedes (1987: 178-179) funda sus comentarios en vivencias personales; Díaz Machicao (1957: 87-89) se basó en El Diario de La Paz; Klein (1968: 353-354) también se basó en El Diario; Baptista (1978: 103) no citó fuentes; Palmer (1979: 111-116) recurrió a La Razón de La Paz, algún ejemplar de El Diario y un libro de Federico Avila El problema de la unidad nacional; Moore (1984: 167-168) se basó en Palmer; Gallego (1992: 162-167) se basó en los periódicos paceños La Razón y La Calle Rodríguez Ostria (1993: 143) se basó en Palmer; por último Abecia Baldivieso (1997: 56) le dedicó dos pequeños párrafos, sin citar obra ni documento, donde se reconocen las palabras de Augusto Céspedes.
“El ‘sector oriental’ incubado en las barracas gumíferas, esclavistas y negreras, estaba formado por empleados y protegidos de la Casa Suárez, al calor del paisanaje con Busch. El pueblo oriental estaba representado sólo por cuatro diputados independientes: Román hijo, fundador de la Unión Obrera en Santa Cruz; Luis Barbery, Aquino Ibañez y Saucedo Barbery. La euforia de la mayoría reaccionaria oriental causada por la presidencia del paisano, se desbordó hasta formular posteriormente un programa de partido racista, de superioridad blanca sobre el resto de la Nación”.(Céspedes, 1987: 178-179). En Historia del Parlamento se puede leer:
“El sector oriental fue incubado en las barracas gomíferas, esclavistas, de la casa Suárez en el Beni, al calor del hecho de que el presidente Bush (sic) era beniano. El pueblo oriental estaba representado por 32 diputados orientales que participaban en la Convención.
Entre los más importantes se encontraban Adolfo Román, hijo, fundador de la Unión Obrera de Santa Cruz; Luis Barbery, Aquilino Ibañez y Saucedo Barbery. La euforia de que el presidente sea paisano suyo se desbordó hasta llegar a formular en un momento dado un programa de partido racista, de superioridad blanca sobre el resto de la nación”. (Abecia, 1997: 56)
Tal vez el comparar esto dos párrafos nos pueda convencer del valor profético de la frase de Fra Moreale, que podríamos complementarla con la idea que Renán (1993: 13) yuxtapone al olvido: la del error histórico como “factor esencial en la creación de una nación”. Tanto fue el olvido que en esta historia “oficial” del parlamento, le dedicaron sólo dos párrafos; no recurrieron a ningún documento; solamente “parafrasearon” a Céspedes, sin citarlo y por si esto fuera poco, con una lectura tan rápida que los hizo poner a los (según Céspedes) “cuatro diputados independientes” como parte de esa aventura partidaria que fue el POS; así pusieron a Luis Barbery (diputado por La Paz) como parte del sector oriental e incluso a Adolfo Román, hijo, fundador de la Unión Obrera en Santa Cruz, que nunca apareció adhiriendo al POS. Si el error se le acepta a Céspedes, es “por la dificultad de verificarla desde Italia en su fuente precisa” (Céspedes, 1987: 10); aparte, como bien aclara el mismo autor, por ser una historia escrita “políticamente [...] [que] es siempre un poco acción y lucha”. (Céspedes, 1987: 10), por eso hay que entenderla, como la vivencia de alguien comprometido no precisamente con los orientalistas, que vivió todo esto como una afrenta a la nación “igualitaria”, de la cual era representante y defensor. Céspedes (1987: 179) atribuía al POS “un programa de partido racista, de superioridad blanca sobre el resto de la Nación”, Abecia (1997: 56) afirmó lo mismo; sin embargo es bueno aclarar que no encontré explicitada, por parte del POS, la idea de “superioridad blanca” (si se encuentra en los libros integra-cionistas que vimos más arriba), si encontré la idea de diferencia racial.

32 El Diario(La Paz)25/Feb/1939:2.

33 6.000 judíos se hallan en Antofagasta listos para venir a Bolivia. Su invasión implica una amenaza para el país”. La Nación (Santa Cruz) 19/Ene/1939: 1.

34 En la última página encontramos, bajo el título de “Cuentos Judíos, tres ejemplos del antisemitismo. Comparados al titular en primera plana, citado en la nota anterior, pueden parecer irrisorios, sin embargo, creo, ayudan a entender el clima de esos años:
“Salomón e Isaac juegan a las cartas. De repente el primero exclama:
-Isaac hace trampas.
-Te equivocas no las hago.
-Mientes... ¡Tramposo! ¡Canalla! Eres bien digno de tu familia. Tu padre murió en presidio, tu madre fue una sinvergüenza, tu hermano un estafador y tu tramposo ¡Canalla!
-¡Vaya, vaya, Salomón! -dice Isaac con mucha calma- ¿A que has venido aquí? ¿A charlar o a jugar a las cartas?”
Cuentos Judíos. El Frente (Santa Cruz) 10/Feb/1939: 4.
En el segundo “cuento” se puede leer sobre una mujer que da más valor a un par de papas que a la vida de su marido; el último cuenta de un religioso que no puede vender un producto porque es sábado, pero sin embargo pide una seña al cliente.

35 El Frente, periódico cuyo epígrafe rezaba “un diario de Santa Cruz para todo el Oriente”, enmarcado por una palmera y una locomotora; fundado en 1936, dirigido por Sixto Montero Hoyos, diputado por la provincia Florida e integrante del POS. En este diario, se publicó un artículo que uno de los periodistas más reconocidos del oriente, al cual Céspedes (1987: 179) responsabilizaba por el liderazgo del POS, había escrito veintinueve años antes, en el aniversario de Santa Cruz de 1910. Allí se puede leer: “Es un lugar común en el lenguaje de las cortesías oficiales y la literatura de los candidatos, aquello que el Oriente es el porvenir de Bolivia y el más bello girón del territorio nacional. La frase es tan vieja como la República”.
Buena forma de mostrar cansancio y hastío el republicar una nota de más de tres décadas tan crítica y con tanta actualidad. El mensaje era claro: los cruceños estaban hartos de promesas.

36 La votación del artículo 109, significando el “rechazo [a] (...) la aprobación del capítulo de la descentralización administrativa”. De los 21 convencionales que luego adhirieron al POS [según lista El Frente (Santa Cruz) 5/Feb/1939: 1 y 14/Feb/1939: 1] 13 efectivizaron su voto: 9 lo hicieron por la negativa, o sea “se considerarán los proyectos sustitutivos”, en otras palabras por la descentralización y 4 por la afirmativa o sea la centralización (4 de los presentes no figuran en la votación, que fue nominal, y 3 estaban ausentes). En cuanto a la representación cruceña de los que luego seria del POS, sólo 1 votó por la centralización, fue el diputado por la provincia Velasco, Facundo Flores Jiménez. Redactor Convención Nacional 1938, T.4. 45-47.

37 En periódicos paceños y crceños sólo pude identificar 21 convencionales que adherían al POS [El Frente (Santa Cruz) 5/Feb/ 1939: 1. y 14/Feb/1939: 1.]; sin embargo en un editorial del mismo diario del [9/Feb/1939: 3.] para demostrar que el partido no está “divorciado del pueblo”, como dicen algunos, escriben sobre “25 representantes orientales (...) que están con la verdad de su pueblo y no los 5 rezagados que renuncian a interpretar esa verdad”.
Si es dificultoso cuantificar el apoyo que tuvo esta tendencia en el pueblo cruceño, al menos podemos hacerlo dentro de sus representantes. Los 2 senadores y 10 de sus diputados estaban con el POS, quedando fuera del partido sólo 3 diputados. En cuanto a sus representantes, sin duda, era una abrumadora mayoría.

38 Cuando expuse la ponencia y planteé esta idea aún no había leído el relato de Céspedes (1987: 178) sobre esta época, donde breve, claro, conciso y sesgado nos describe a este partido como producto de “La euforia de la mayoría reaccionaria oriental, causada por la presidencia del paisano”. Espero se entienda este intento de enmienda a mi traspié de no haber citado al autor de esta idea.

39 Bien aclaraba una editorial de El Frente, “... todos los puntos contenidos en el nuevo partido no son nuevos”. “El Pan-orientalismo”. Editorial. El Frente (Santa Cruz) 14/Feb/1939: 3.

40 Lo novedoso era el destinatario de ese mensaje. La novela Tierra Adentro, de Finot sobre el separatismo en la década del ’20 es muy clara sobre este tema: la versión pública era la de un Partido Autonomista y la verdadera intención separatista sólo se planteaba en la logia secreta.

41 Como escribe Roteili (1987: 1416), en una abstracción hecha en base al caso italiano, “quienes la proponen esta vez, ya no son como en un tiempo ‘profetas desarmados’, es decir estudiosos y pensadores individuales, carentes de cualquier relación con las masas organizadas. Son, en cambio, partidos políticos que interpretan una parte conspicua de ellas”. Me permito la salvedad de la distancia del ejemplo y de la imposibilidad de hablar en esa época en SC, de “masas”, así como la figura del estudioso, el periodista y el político estaban encarnadas casi siempre en las mismas personas; la división del trabajo y la especialización no habían llegado aún a la política cruceña.

42 Contraposición entre concepciones de Nación que Hobsbawm (1995: 31) llamaría: “nacionalista” a la primera y “democrática” a la segunda y Smith (1996: 134-138) en cambio diría: “étnica” y “territorial” respectivamente.

43 Lugar mítico, sede de la Casa Suárez, que remite a, como diría Sanabria, “la colonización del Oriente por los cruceños”, alusión a la efectiva ocupación hecha en los confines del territorio, también al intento por defender la soberanía durante la guerra del Acre mientras el gobierno central era incapaz de tener algún tipo de presencia, ya sea en la política internacional como en la defensa militar de la soberanía, un estado que no era un Estado (al menos en los confines del Oriente) y como contrapunto el pioneer cruceño encargándose de la defensa con su propio ejército, como hizo Nicolás Suárez con la columna “Porvenir” (defendiendo al mismo tiempo la patria y su patrimonio). Cachuela Esperanza, la Casa Suárez y el caucho fueron también la base de subsistencia de SC mientras los gobiernos altiplánicos se olvidaban de ella o, peor aún, la condenaban a la ruina al construir el FFCC Antofagasta-Oruro, desplazando a los productos cruceños con importaciones en el mercado altiplánico.

44 Citados en “Tendencias del partido orientalista. El Diario (La Paz) 9/Feb/1939: 6.

45 Una década atrás, tras el conato revolucionario, tildado de separatista de 1924, Saucedo Sevilla fue nombrado interventor del Concejo Municipal por el presidente Saavedra (nada querido por lo cruceños si pensamos que durante su presidencia fueron las revueltas de 1921 y 1924) como prefecto. Este y otros datos en (Sanabria, 1998: 193-196). La interpretación obvia sería que Saucedo Sevilla no era parte del núcleo regionalista, sino más bien todo lo contrario.

46 Declaración racial-civico-politica. El Tiempo (Santa Cruz) 28/Ene/l 939: 2.

47 Cuéllar Jiménez, Gonzalo. “Algunas consideraciones sobre elracismo cruceño. El Tiempo (Santa Cruz) 2/Feb/1939.

48 El sentido doctrinal de la campaña regionalista “La Nación (Santa Cruz) 1 l/Feb/1939: 3.

49 Cuéllar Jiménez, Gonzalo. “Algunas consideraciones sobre el “racismo” cruceño”. El Tiempo (Santa Cruz) 2/Feb/1939.

50 Tendencias del partido orientalista “. El Diario (La Paz) 9/Feb/ 1939: 7.

51 Hora de afirmación nacional”. Editorial. El Diario 10/Feb/1939: 6.

52 Ibid.

53 Fra Moreale. “El partido regionalista “. El Diario (La Paz) 12/Feb/1939: 9.

54 Ibid.

55 Fifer (1976: 207) sostuvo que “La pérdida del (...) Acre (...) no produjo gran conmoción en la mayoría de los bolivianos”, de todos modos en la época que estudiamos, aparece como un fantasma acechante. En 1899, la población del Acre era en su mayoría brasilera y el gobierno boliviano había instalado una aduana en Puerto Alonso. En los cuatro años siguientes se sucedieron una serie de alzamientos motivados por el intento boliviano de cobrar impuestos a las salidas de caucho. El gobierno brasilero dio su velado apoyo a las fuerzas separatistas. Como resultado los territorios fueron anexados al Brasil, ratificado en 1903, en el Tratado de Petrópolis, donde se estipuló que Bolivia recibiera una indemnización. Es de remarcar el rol de Nicolás Suárez, que mencionábamos (Nota 43), en la defensa de la soberanía boliviana y de su propio patrimonio (Fifer, 1976: 195-206).

56 Fra Moreale. “Elpartido regionalista. El Diario (La Paz) 12/Feb/1939: 9.

57 En un telegrama a Busch de 2 senadores y 10 diputados
“Si dejamos establecida la identidad histórica y racial de los tres departamentos, lo hacemos dentro del más estricto concepto científico-sociológico y porque sabemos que de los tres núcleos raciales que forman la unidad de Bolivia, el más abandonado es el nuestro que no goza ni siquiera de un ambiente intelectual como el que se ha creado al rededor (sic) de Tiahuanaco y las tendencias indianistas (que en) (...) La Paz cuentan con escuelas experimentales con sociedades de investigación y museos, tendientes todos al estudio y superación de la raza altiplánica.
Con ese nunca desmentido patriotismo de los hombres políticos y estudiosos de allá es que nosotros creemos estar en el derecho de velar, en primer término, por nuestras familias autóctonas, cuya mayoría sigue todavía en estado primitivo en la selva, restando brazos a las labores agrícolas”.
Notoria maniobra, donde hacen éste giro hacia un tipo de indigenismo; ya no se reivindican “blancos” o “hispanos”, sino que se identifican con las razas autóctonas del oriente como forma de evitar susceptibilidades indo-mestizas; también es notable que acepten el “patriotismo” de “los (...) políticos y estudiosos de allá”. Terminan con un clásico reclamo por la falta de mano de obra.
En: Define su ideología el partido oriental socialista. El Frente (Santa Cruz) 14/Feb/1939: 1. El artículo que se presento como “primicia”, ocupaba 3/5 de la tapa.

58 Es interesante como se hace la reconstrucción del pasado lejano. En éste caso esa idea de superioridad altiplánica, contó con su equivalente, contrapuesto, en los cruceños, con la idea de que los altiplánicos nunca pudieron bajar de Samaipata debido a la ferocidad de las tribus del oriente.

59 Fra Moreale. “Elpartido regionalista “. El Diario (La Paz) 12/Feb/1939: 9.

60 El Diario (La Paz) 1 l/Feb/1939: 6.

61 El Presidente de la República ha reprobado la organización del Partido Orientalista” El Diario (Santa Cruz) 1/Feb/1939:6. (subrayado mío).

62 Un senador y tres diputados telegrafiaron al presidente explicando su ‘orientalismo’”. El Diario (La Paz) 1 l/Feb/1939: 6 y La Nación (Santa Cruz) 14/Feb/1939: 3.

63 Explican su actitud los fundadores del Partido Orientalista”. El Diario (La Paz) 12/Feb/1939: 7.

64 Ibid.

65 El Diario 1l/Feb/1939: 6.

66 Tomado de El Diario (La Paz) 18/Feb/l939:7.; también apareció en El Frente (Santa Cruz) 24/Feb/ 1939:3. y El Tiempo (Santa Cruz) 25 Feb. 1939: 3. El telegrama fue firmado por los senadores G. Chávez, Ν. Solares y los diputados W. Suárez Landivar, J. Antelo y F. Hurtado Pedraza.

67 Ibid.

68 El senador Solares hace interesantes declaraciones “. El Frente (Santa Cruz) 3/Mar/1939.

69 Una buena descripción del debate centralismo vs. descentralismo, durante la convención de 1938, en Rodríguez (1993: 117-121). También se pueden observar las encendidas discusiones que se dieron, previas a la votación, entre el 1 y el 12 de septiembre, en el tomo 4 de los redactores (citado en nota 36).

70 Sobre este racismo naturalizador (cfr. Balibar, 1991).

71 Digo cruceño-colla y no camba-colla, pues creo que en esa época aún el resentimiento no había sido generalizado; todavía estaba presente la idea que aparece en Gabriel René Moreno de que los tres enemigos del alma del cruceño eran: el lusitano, el colla y el camba; o sea que la identidad cruceña se basaba en la contraposición a estos tres elementos foráneos. Romero (1984: 163-180) hace un análisis sugerente de las relaciones “interraciales”, en base a la obra de Moreno, Nicómedes Antelo.

72 En Terebinto, pueblo cercano a Santa Cruz, las milicias de Ucureña ultimaron a un grupo de jóvenes que, como parte de la lucha contra el poder central y en el marco de la lucha por las regalías, se habían levantado contra el gobierno de Siles Suazo.

73 Sin duda el aislamiento tuvo importancia decisiva en la conformación del resentimiento de los cruceños hacia los altiplánicos; sin embargo creo que sería un poco simplista pensar que podemos suponer a éste como única causa, como hace Ibarnegaray (1988: 23): “Es posible por lo demás afirmar, que la postergación de esta región constituyó la base de la rivalidad camba-colla, que aún en la actualidad puede observarse”.

© Institut français d’études andines, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540