Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Atlas de la región del Cusco

 | 
Isabel Hurtado
, 
Évelyne Mesclier
, 
Mauricio Puerta
, 
et al.

Capítulo 1. Espacios cusqueños

Texte intégral

1El territorio de la Región Inka se encuentra en un rincón de la vertiente oriental de la Cordillera de los Andes abarcando además una parte periférica de la inmensa cuenca amazónica. Comprende unos 172 700 kilómetros cuadrados, repartidos entre los 10 y 15 grados de latitud sur. Corresponde a un 13.4% del espacio nacional y a casi la mitad del Sur peruano, que encuentra aquí una apertura a la selva amazónica. La Región comparte sus horizontes entre por un lado, tierras altas y valles interandinos, los cuales representan el 34% del territorio, donde vive el 87% de sus habitantes; y por el otro, ceja de selva y llanura amazónica, que comprenden el 66% del territorio, ocupado por el 13% de la población.

2Tierra de antigua cultura y civilización, esta área fue centro de un mundo andino entonces aislado del resto del ecúmene. A partir de la colonización española, se articuló tempranamente al mercado mundial a través de sus minas, sus lanas y textiles, sus productos tropicales o forestales; a los que se añaden últimamente sus riquezas turísticas. Pese a que la Región se encuentra enclavada en el subcontinente, algo apartada de los graneles ejes y flujos económicos del Perú y del mundo, las decisiones que se toman fuera y lejos de sus límites no dejan de tener impacto en su destino. Y pese al duro aislamiento vivido en muchos de sus espacios campesinos, la Región no es una isla, y menos aún al finalizar el siglo, con la revolución de las nuevas tecnologías de información y telecomunicación.

3Este primer capítulo busca ofrecer al lector algunas referencias básicas sobre el territorio de la Región. Pretende ayudarle a ubicar mejor las dinámicas de cambio y las formas de diferenciación espacial que existen al finalizar este siglo, tanto en la diversidad de un espacio físico contrastado, como en la trayectoria de una larga y rica historia. El presente Atlas procura entender estas dinámicas y diferenciación mediante un tratamiento específico de los datos estadísticos contemporáneos para lograr una rigurosa representación cartográfica. Las fotografías que se incluyen forman parte de un conjunto que revela las muchas caras de la Región. Esta perspectiva geográfica pone en el centro de su preocupación el espacio vivido y organizado por los hombres, es decir, la producción del espacio por la sociedad.

4En la lámina 1 se ubica la Región en su entorno que comprende el Sur peruano y las áreas limítrofes de Bolivia, Brasil y Chile. La página adyacente es para este mapa de referencia una especie de comentario gráfico sobre los paisajes y territorios. Junto con las tres láminas fotográficas que la completan, sugiere en forma sintética las posibilidades y los retos de un medio ambiente particular. En éste se combinan el juego de los pisos altitudinales y de la circulación atmosférica, con la consiguiente diversidad ecológica vertical, y la organización de las grandes estructuras tectónicas de cordilleras y valles principales. Destaca entre estos últimos la radical oposición entre el largo corredor del valle del Vilcanota-Urubamba y el sistema de valles estrechos y encañonados del Apurímac y sus afluentes.

5Seguidamente se expone la trayectoria histórica del espacio regido por el Cusco. Tomando como puntos de referencia ciertos momentos históricos, se trata de dar a entender un doble fenómeno. Por un lado, existe una notable continuidad histórica en el hecho de que el Cusco aparezca como centro rector y organizador de una región andina extensa y caracterizada por fuertes rasgos de unidad cultural. Por el otro, no hay duda de que tanto el papel jugado por la ciudad y su espacio inmediato en el mundo andino, como su modo de articulación al mismo, especialmente en el Sur peruano, cambiaron en el tiempo.

6Λ modo de ilustración, se han escogido tres momentos históricos dentro de un marco temporal de cinco siglos por ser etapas significativas de los tres grandes períodos de la historia de la América andina. Para la época precolombina, en la lámina 2 se hace una presentación de la estructura del espacio cusqueño en el apogeo del imperio Inca en los siglos xv y xvi. En cuanto al período colonial, en la lámina 3 se presenta el espacio de la Intendencia de Cusco con su entorno surandino a fines del siglo xviii. Se incluye aquí una interpretación sobre el modo cómo se estructuró el espacio regional a partir de la economía obrajera. Finalmente, para la época republicana en la lámina 4 se ofrece una presentación del espacio cusqueño al margen de un entorno primario-exportador, donde cumplió un papel central el eje lanero del Sur, dominado por Arequipa. Sin pretender agotar una realidad muy compleja, las tres imágenes apuntan a demostrar cómo se fueron reduciendo tanto el papel organizador de la ciudad como el peso específico de su territorio regional en el mundo andino.

7En la lámina 5 se ha querido poner énfasis en los cambios en la demarcación territorial administrativa del espacio, como expresión de una adaptación del control político a nuevas condiciones económicas o estratégicas. Se subraya que el mapa provincial ha tenido una evolución moderada en el Sur peruano. Esta estabilidad es especialmente significativa en las tierras altas de la Región Inka, en las cuales existe una antigua tradición de control del Estado sobre áreas densamente pobladas.

LOS PRINCIPALES RÍOS

LOS PRINCIPALES RÍOS

El pueblo de Pisac y el valle del río Vilcanota (2 970 msnm). Desde la época prehispánica la sociedad regional sacó provecho del amplio corredor del Vilcanota-Urubamba. Las densidades poblacionales son altas y hay un número importante de pueblos y ciudades. El cauce del río está aquí controlado y los andenes que permitieron el acondicionamiento de las vertientes se suman hoy a los atractivos turísticos del valle. (foto Colección Atlas)

El río Apurímac en Saltopampa, cerca de Paccaritambo. Sus aguas corren por un cañón estrecho y profundo, a 2 400 msnm (600 metros más abajo que el Urubamba en Pisac) en este punto poco alejado del disco. El cañón del Apurímac es un obstáculo importante a la comunicación. (foto Colección Atlas)

LOS PISOS ALTITUDINALES

LOS PISOS ALTITUDINALES

El espacio altoandino: la puna entre Yauri y El Descanso (4 500 msnm). El 18% del territorio regional pertenece a ese espacio en el cual se combinan los geosistemas suni, puna y riti. De la planicie-surgen las últimas vertientes de la cordillera. La economía se fundamenta en la actividad pastoral, el cultivo de tubérculos y la extracción de minerales polimetálicos. (foto Colección Atlas)

Los valles interandinos: la cuenca de Paruro (3 030 msnm). El 15% del territorio regional pertenece a ese espacio en el cual se combinan los geosistemas yunga, quechua y suni. La topografía es accidentada, los espacios están fragmentados. Es el ámbito de las mayores densidades campesinas, con una producción agropecuaria organizada en base al cultivo del maíz. (foto Colección Atlas)

LOS PISOS ALTITUDINALES

LOS PISOS ALTITUDINALES

La vertiente amazónica: una finca en el valle del río Urubamba, a unos 1 000 msnm. El 12% del territorio regional pertenece a ese espacio en el cual se combinan geosistemas de la selva alta y de la yunga húmeda. Entre las tierras selváticas, es el piso de mayor uso agrícola, con cultivos como el café, el té y la coca. (foto A. Salis)

Las llanuras amazónicas: un lavadero de oro en el río Marcapata, por debajo de los 500 msnm. El 55% del territorio regional pertenece a ese espacio. Las inmensas extensiones de colinas y de llanuras drenadas por grandes ríos conforman el geosistema de la selva baja. Se trata de un piso cálido y muy lluvioso, actualmente poco poblado, en el cual se desarrolló una economía de extracción de los recursos forestales y auríferos. (foto Colección Atlas)

ÁMBITOS ECOLÓGICOS

ÁMBITOS ECOLÓGICOS

UBICACION DE LA REGION INKA

UBICACION DE LA REGION INKA

Fuentes:
Healey K.
South America, North West (153)
Escala: 1: 4 000 000
Traveller’s Reference Map
Segunda edición
ATMB Publishing
Vancouver B. C. Canada
Autorización:
John G. Joyce, el 9 de marzo de 1996

ESTRUCTURAS ESPACIALES DEL NÚCLEO INTEGRADOR

8La región nuclear Inca se estructuró como modelo organizador y articulador del mundo andino. Era el corazón de un imperio panandino precolombino que se extendía entre la selva amazónica y el océano pacífico sobre 40 grados de latitud, superando el millón de kilómetros cuadrados. Fue el centro del Tawantinsuyu, último heredero y federador de las antiguas civilizaciones andinas y costeñas.

9La organización espacial así como el orden simbólico fundaron sus referencias en los grandes mitos de la civilización de los Hijos del Sol. La bipartición, con la oposición Hanan/Urin, conformaba un primer principio ordenador, en relación con el mito de los linajes de Manco Capac asociados a dos reinos preincaicos cuyas capitales fueron Maras y Acos. Un segundo principio ordenador era la cuatripartición, derivada de una visión que dividió al mundo según las direcciones cardinales de acuerdo al relato de los hermanos Ayar.

10Imponiéndose como un centro simbólico y religioso, político y administrativo, la ciudad del Cusco, "ombligo del mundo", ocupaba el núcleo del sistema junto con su entorno inmediato: el valle del Huatanay, cuyos diez distritos de riego fueron la base de una compleja organización social. Verdadero microcosmos, el conjunto de la ciudad y su valle ofrecía un modelo organizador que regía las reglas sociales y la estructura del territorio.

11Alrededor de la parte central, se extendía una primera aureola que correspondía al área donde se establecieron los llamados incas por privilegio (como expresión de la alianza matrimonial entre incas y mujeres no incas). Con sus ayllus especializados en labores de servicio a los reyes y templos, esta área constituía al mismo tiempo un anillo de protección y seguridad para la ciudad del Cusco.

12Más allá de las fronteras geográfico-ecológicas o político-ideológicas que limitaban este “territorio por excelencia de la Nación Inca” (Miño 1994), el resto del imperio repetía tanto la división en cuatro suyus como algunas de las formas del ordenamiento territorial central, constituyéndose en una inmensa aureola periférica de pueblos aliados, vencidos o sometidos.

13A partir de la ciudad, los caminos principales (capacñan) salían hacia los cuatro horizontes del mundo, formando una red estructuradora del espacio imperial. A lo largo de dichos caminos enlazando ciudades principales, un sistema de tambos mayores y menores completaba el dispositivo de control del territorio.

14Hacia el oriente, la ceja de selva era un límite ecológico mayor, mientras que hacia el occidente el profundo cañón del Apurímac era un obstáculo físico sólo superado por algunos puentes estratégicos. Por el contrario, el valle del Vilcanota-Urubamba, lugar de alta densidad de asentamientos -siendo el tramo Pisac-Ollantaytambo, en el Valle Sagrado, de especial relevancia-, era un eje clave de intercomunicación del núcleo central del imperio y de articulación con la gran región altiplánica del Collao. Hoy en día, desde Raqchi hasta Machupicchu, este amplio valle y sus inmediaciones ofrecen una excepcional concentración de sitios arqueológicos valorados por el turismo (Lám. 38).

EL ESPACIO CUSQUEÑO INCAICO en los siglos XV y XVI. Lámina 2

EL ESPACIO CUSQUEÑO INCAICO en los siglos XV y XVI. Lámina 2

Fuentes: Miño L., El manejo del espacio en el Imperio Inca, 1994 Pease F., Perú: hombre e historia entre el siglo xvi y xviii, 1992 Zuidema T. R., Reyes y guerreros: ensayos de cultura andina, 1989. Elaboración: CNRS, UMR REGARDS

NUCLEO OBRAJERO E INTEGRACIÓN REGIONAL

15Después del ocaso provocado por la conquista, el siglo xviii ha sido en parte (1720-1770) un período de recuperación demográfica y económica de todo el Sur peruano. Hubo un crecimiento de la población indígena en un contexto de auge sostenido de la producción de plata en Potosí y Cerro de Pasco y en las minas de Arequipa y Huancavelica. Paralelamente a este proceso, se produjo una expansión de la producción mercantil de las haciendas y obrajes y un desarrollo general de los intercambios en el mercado regional. El Cusco, con unos 30 000 habitantes, era la segunda población andina en importancia. A mitad de camino sobre el eje Lima-Potosí y en el corazón de una región productora y exportadora de azúcar, coca y lana, la ciudad llegó a su apogeo colonial. Su mercado urbano constituía un estímulo para la economía local. El esplendor barroco de las iglesias de la ciudad y de los pueblos colindantes, especialmente en el camino al sur, atestigua la riqueza entonces acumulada (Lám. 38).

16En la segunda mitad del siglo xviii, especialmente entre 1750 y 1780, la región del Cusco conoció el apogeo del sistema obrajero. En las provincias de alta densidad campesina como Quispicanchis y Paruro, se concentraban una quincena de obrajes mayores donde trabajaban miles de operarios indígenas. Además, existían más de 150 chorrillos, algunos de los cuales eran obrajes menores y otros eran unidades domésticas, el mayor número de las cuales se encontraba en el cercado de la ciudad.

17Más que el fenómeno clásico de proximidad a los ríos, llama la atención la ubicación de la mayoría de los obrajes a lo largo de los grandes itinerarios coloniales, especialmente el camino real Lima-Potosí y, en forma secundaria, el camino a Chumbivilcas. Para entenderlo, es importante tomar en cuenta que aproximadamente sólo un 15% de la producción textil obrajera correspondía a las necesidades del mercado regional cusqueño. El resto de la producción se exportaba: el 10% se vendía en el norte (Huamanga, Huancavelica, Lima); el 75% se comercializaba en el sur, colocándose una mitad en Potosí, y la otra en los mercados del Alto Perú desde La Paz, Oruro y Cochabamba hasta Salta y Jujuy.

18La economía obrajera fue entonces un elemento que articulaba fuertemente el espacio regional. A nivel local, parece haber sido común el complejo manufacturero en cuyo centro estaba el obraje mayor con su órbita de chorrillos-satélites. Éstos se complementaban en las operaciones textiles, tanto en la calidad de productos como en las fases del procesamiento de paños. A nivel regional aparece, en una segunda órbita, el complejo ganadero-agrícola. Éste estaba conformado, de un lado, por haciendas periféricas productoras de caña (valles cálidos), coca (ceja de selva) o pan llevar. Estas haciendas aseguraban la autosuficiencia económica del conjunto verticalmente integrado: permitían a los dueños de obrajes reservar el máximo de recursos monetarios para la compra de materia prima. De otro lado, las estancias ganaderas de indios ubicadas en las tierras altas del sur y sureste de la diócesis del Cusco suministraban lana. Las provincias de Lampa y Azángaro eran las principales proveedoras, junto con las de Chumbivilcas y Canas-Canchis, las cuales proporcionaban además telas urdidas. Finalmente, la amplitud misma de la colocación de los productos textiles fuera de la región confirma la existencia de un tercer nivel de articulación, suprarregional esta vez, el cual corresponde al mercado interno colonial andino, vertebrado por el eje Lima-Potosí.

19En el último cuarto del siglo, la gran rebelión de Túpac Amaru expresó las contradicciones internas del sistema de producción colonial provocadas en parte por la sobreproducción agrícola, la saturación del mercado y la correspondiente caída de los precios. Esta situación empeoró con la integración de Charcas al virreynato de Buenos Aires y con la ruptura del monopolio comercial español, que posibilitó la entrada de productos extranjeros al mercado americano.

EL ESPACIO CUSQUEÑO COLONIAL en el último cuarto del siglo XVIII. Lámina 3

EL ESPACIO CUSQUEÑO COLONIAL en el último cuarto del siglo XVIII. Lámina 3

Fuentes: Escandell-Tur N., Producción y comercio de tejidos coloniales. Los obrajes y chorrillos del Cusco 1570-1820, 1993 Pease F., Perú: hombre e historia entre el siglo xvi y xviii, 1992.
Elaboración: CNRS, UMR REGARDS

LANA, FERROCARRIL Y OCASO DE LA HEGEMONÍA CUSQUEÑA

20A principios del siglo xx, el Sur peruano y sus áreas limítrofes se transformaron notablemente como resultado de su nueva articulación con el mercado mundial de materias primas. Este cambio se produjo a raíz del ciclo de la lana en el altiplano a partir de los años 1860, del ciclo de la plata y del estaño en la región paceña a partir de los años 1870, y del ciclo del caucho en la cuenca del Madre de Dios a partir de los años 1880. Las necesidades del acopio de la lana y de la explotación de los minerales para la exportación motivaron fuertes inversiones en la construcción de vías de comunicación modernas. El tendido de ferrocarriles desde los puertos del Pacífico (Moliendo, Arica y Antofagasta) hacia la zona altiplánica llegó a establecer un esbozo de red sin equivalente en el resto de la América andina tropical.

21Esta nueva red de transporte modificó tanto la naturaleza como la orientación de los flujos principales de circulación, al mismo tiempo que cambió la estructura urbana de la zona. Se observa un reacomodo geográfico y estructural de los circuitos mercantiles, con la aparición de mercados dominicales que ocasionaron la decadencia de algunas de las grandes ferias anuales. Se produjeron cambios en la jerarquía tanto de las localidades andinas como de las ciudades mayores (Láms. 41 y 43). En este nuevo contexto, las dos ciudades dominantes eran La Paz (con más de 50 000 habitantes), nueva capital de Bolivia y centro rector de la economía minera, y Arequipa (cerca de 50 000 habitantes), centro rector de la economía lanera que empleaba tanto la lana de oveja del neo-latifundio como la muy cotizada fibra de los rebaños de camélidos sudamericanos de las comunidades alpaqueras. Esta situación dejaba marginados al Cusco (con alrededor de 20 000 habitantes) y su región, por encontrarse alejados de las nuevas áreas productivas y de los principales ejes del nuevo dinamismo económico.

22El Ferrocarril del Sur, “vertebrador” del sistema lanero (véase: el modelo), concentró entonces la mayoría de los flujos, desplazando viejos itinerarios comerciales e incluso captando en la década de 1910 la exportación del látex que se producía en la cuenca del Madre de Dios, tanto del lado peruano como boliviano, conduciéndolo vía Astilleros y Tirapata hacia Moliendo. Reemplazaba así a la ruta fluvial que atravesaba el istmo de Fitzcarrald y seguía por el río Ucayali para llegar a Iquitos y al Brasil. Concluido el tramo Arequipa-Juliaca en 1876, el ferrocarril -que llegó a Sicuani en 1893 y al Cusco en 1908- fomentó el desarrollo de una nueva generación de ciudades que fueron a la vez centros de acopio de lana y estaciones principales, como Ayaviri o Sicuani (Lám. 47). En este contexto, Combapata y Urcos cobraron mayor importancia, mientras que pueblos como Lampa y Paruro perdían población.

23La llegada del ferrocarril al Cusco facilitó y aceleró la modernización de la ciudad y de las industrias, textil en particular. El ferrocarril impulsó también la actividad comercial en Abancay y sobre todo, en el valle de La Convención, donde se desarrolló la primera zona regional de colonización agrícola en tierras calientes, con el cultivo de té, café y cacao (Láms. 15 y 16). Pero gran parte de la región andina quedó apartada de las dinámicas económicas que existían en el altiplano lanero del sur y en los Andes centrales mineros vinculados a Lima por el Ferrocarril Central. Además, en dichas zonas apartadas, incluso en aquellas que no se encuentran a gran distancia del Cusco, se daba un nítido proceso de despojo de las tierras comunales con la constitución de grandes latifundios y la consiguiente “yanaconización” de los comuneros (Lám. 57).

24El Cusco, terminal interior del eje ferrocarrilero pero externo a la nueva estructura productiva (Lám. 28), había perdido su papel hegemónico en el Sur andino a favor de Arequipa, la nueva gran ciudad comercial que articulaba el sistema económico surperuano con el exterior.

EL ESPACIO DEL SUR PERUANO Y REGIONES LIMÍTROFES al principio del siglo XX. Lámina 4

EL ESPACIO DEL SUR PERUANO Y REGIONES LIMÍTROFES al principio del siglo XX. Lámina 4

Fuentes: Glave L. M., Problemas para el estudio de la historia regional. El caso del Cusco, 1983 Flores Galindo A., Arequipa y el sur Andino: esnayo de historia regional, 1977 Pennano A. G., La economía del caucho, 1988 Ruiz Bravo P., Monge C., Cusco: ciudad y mercado, 1983.
Elaboración: CNRS, UMR REGARDS

ESTRUCTURAS DEL PASADO

ESTRUCTURAS DEL PASADO

Plano de la hacienda Molle Molle (valle del Apurímac) en el siglo xviii. (fuente: Archivo General de la Nación, Lima) Recién durante la Reforma Agraria de los años 1970 se solucionó, por lo menos en gran parte, el conflicto por la tierra entre haciendas y comunidades indígenas, que tenía sus orígenes en la época colonial y se había agudizado durante la época republicana. (foto C. Montenegro)

La llegada del ferrocarril al Cusco en los años 1900. (fuente: Fototeca Andina del CBC; foto Archivo Chani). El auge lanero en el Sur pemano trajo consigo la modernización del sistema de transportes. Ese cambio tecnológico reforzó la importancia relativa del eje del Vilcanota en la Región.

LA RIQUEZA DEL PATRIMONIO CULTURAL

LA RIQUEZA DEL PATRIMONIO CULTURAL

La ciudadela incaica de Machupicchu El parque arqueológico más famoso de América del Sur hace del Cusco la principal ciudad turística del continente. El conjunto histórico regional refuerza su poder de atracción a nivel internacional, pese a que parte de las riquezas del pasado precolombino estén aún por promover. (foto Colección Atlas)

Portada de la iglesia colonial de Chinchero. Los murales (siglos xviii-xix) representan ángeles y flores, la Virgen de Monserrate y San Pedro. También se observa la procesión del cacique Pumacahua, que combatió a Túpac Amaru. El enfrentamiento está representado en el lado opuesto de la portada. Muchas iglesias locales contienen muestras de un arte que se afirmó, según P. Macera (1993), gracias a las particularidades de la sociedad regional y a la prosperidad de la economía durante la época colonial. (foto Colección Atlas)

EL PESO DE LA HISTORIA COLONIAL EN EL PATRÓN ADMINISTRATIVO

25Siendo la división administrativa del territorio una de las formas del control del Estado sobre la sociedad, tanto la estructura de la malla y la complejidad de la jerarquía de las circunscripciones, como la densidad y el tamaño de las unidades de gestión pública tienen mucho que ver con la historia observada en la larga duración y en las coyunturas. Tierra de viejas civilizaciones, con bolsones densamente poblados, el Sur peruano ofrece un ejemplo elocuente del papel jugado por el control multisecular del Estado (inca, colonial y republicano) en esta demarcación significativa aunque invisible del espacio.

26De los 8 departamentos que conformaban inicialmente el Perú republicano de la década de 1820, 5 pertenecían al sur del país: Arequipa, Ayacucho, Cusco, Huancavelica y Puno. En 1993, las cuatro regiones del Sur peruano (Arequipa, Inka, José Carlos Mariátegui y Los Libertadores-Wari) cuentan con 10 de los 24 departamentos nacionales y 73 de las 188 provincias. De estas 73 provincias, 44 fueron creadas en el siglo xix, siendo 29 de ellas anteriores a 1830. En el presente siglo, se crearon 16 provincias antes de 1980, y 13 entre 1980 y 1993.

27La dinámica de evolución de la demarcación provincial en el siglo xx permite entender la importancia del papel de los acontecimientos económicos y políticos en el cambio del mapa administrativo. De las 16 provincias creadas entre 1900 y 1980, diez lo fueron en el primer tercio del siglo. Esta modificación de la demarcación administrativa tiene que ver con los cambios que afectaron a la economía sureña (Lám. 4). Es así como el auge de la economía lanera y el papel del ferrocarril condicionaron la aparición de nuevas unidades altiplánicas (provincias de Melgar, Espinar y San Román). Otras unidades aparecieron para facilitar el control estratégico de la región selvática productora de caucho (creación del departamento de Madre de Dios y sus provincias en 1912). Finalmente, se crearon provincias como Pisco, Nazca y Caravelí a raíz del desarrollo urbano y la segmentación del litoral. A partir de 1980, la creación de 13 nuevas provincias remite a dos fenómenos: por un lado, se formaron 7 provincias para responder a las necesidades estratégicas del control del territorio de la región de Ayacucho durante el período de violencia política; por otro lado, la recomposición administrativa del área fronteriza chileno-boliviana motivó la creación de 6 provincias.

28La malla provincial de la Región Inka ha tenido una excepcional estabilidad, pues salvo en las tierras amazónicas del departamento de Madre de Dios, casi no se han producido cambios desde el siglo pasado. Es preciso recordar que La Convención fue la primera provincia selvática creada en el país (1857). El hecho de que en dicha zona no se hayan creado más provincias indica que la colonización de la vertiente amazónica ha sido allí más lenta que en otras partes del país. En las tierras altas, con excepción de Cotabambas (1960), no se creó ninguna otra provincia desde la década de 1910. Fue entonces cuando se creó la provincia de Espinar como resutado marginal del auge lanero. Entre las otras 15 provincias serranas de la Región, 13 fueron creadas antes de 1840, Acomayo en 1861 y Antabamba en 1872. Esta estabilidad se debe en parte a una trayectoria histórica particular. Los conquistadores tuvieron especial interés en controlar una región densamente poblada y políticamente organizada. Basta señalar la alta densidad de las cabeceras de los corregimientos coloniales en la proximidad del camino real que unía Lima y Potosí. Estos mismos corregimientos sirvieron de base para las demarcaciones de fines del siglo xviii y de la República. La parte serrana de la Región Inka hereda en el siglo xix una malla administrativa desde ya muy fina, como lo confirma la observación del mapa de los corregimientos a fines del siglo xviii.

29La voluntad de dos provincias del departamento de Apurímac -Andahuaylas y Chincheros- de agregarse a la Región Los Libertadores-Wari, puede considerarse como expresión de la vigencia de una antigua frontera cultural. Ésta es un límite antiguo que respetó la administración eclesiástica colonial por lo menos hasta la creación del obispado de Abancay (Lám. 56). Estos elementos se combinan hoy con la mayor proximidad de Ayacucho.

MALLAS POLÍTICO ADMINISTRATIVAS DEL SUR PERUANO. Lámina 5

MALLAS POLÍTICO ADMINISTRATIVAS DEL SUR PERUANO. Lámina 5

Fuentes: Pease F., Perú: hombre e historia entre el siglo xvi y xviii, 1992. INEI, Perú-características geográficas a nivel distrital: demarcación política-principales elementos naturales y culturales, 1989. Elaboración: CNRS, UMR REGARDS

Table des illustrations

Titre LOS PRINCIPALES RÍOS
Légende El pueblo de Pisac y el valle del río Vilcanota (2 970 msnm). Desde la época prehispánica la sociedad regional sacó provecho del amplio corredor del Vilcanota-Urubamba. Las densidades poblacionales son altas y hay un número importante de pueblos y ciudades. El cauce del río está aquí controlado y los andenes que permitieron el acondicionamiento de las vertientes se suman hoy a los atractivos turísticos del valle. (foto Colección Atlas)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 2,0M
Légende El río Apurímac en Saltopampa, cerca de Paccaritambo. Sus aguas corren por un cañón estrecho y profundo, a 2 400 msnm (600 metros más abajo que el Urubamba en Pisac) en este punto poco alejado del disco. El cañón del Apurímac es un obstáculo importante a la comunicación. (foto Colección Atlas)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 2,0M
Titre LOS PISOS ALTITUDINALES
Légende El espacio altoandino: la puna entre Yauri y El Descanso (4 500 msnm). El 18% del territorio regional pertenece a ese espacio en el cual se combinan los geosistemas suni, puna y riti. De la planicie-surgen las últimas vertientes de la cordillera. La economía se fundamenta en la actividad pastoral, el cultivo de tubérculos y la extracción de minerales polimetálicos. (foto Colección Atlas)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 2,2M
Légende Los valles interandinos: la cuenca de Paruro (3 030 msnm). El 15% del territorio regional pertenece a ese espacio en el cual se combinan los geosistemas yunga, quechua y suni. La topografía es accidentada, los espacios están fragmentados. Es el ámbito de las mayores densidades campesinas, con una producción agropecuaria organizada en base al cultivo del maíz. (foto Colección Atlas)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 2,1M
Titre LOS PISOS ALTITUDINALES
Légende La vertiente amazónica: una finca en el valle del río Urubamba, a unos 1 000 msnm. El 12% del territorio regional pertenece a ese espacio en el cual se combinan geosistemas de la selva alta y de la yunga húmeda. Entre las tierras selváticas, es el piso de mayor uso agrícola, con cultivos como el café, el té y la coca. (foto A. Salis)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 1,9M
Légende Las llanuras amazónicas: un lavadero de oro en el río Marcapata, por debajo de los 500 msnm. El 55% del territorio regional pertenece a ese espacio. Las inmensas extensiones de colinas y de llanuras drenadas por grandes ríos conforman el geosistema de la selva baja. Se trata de un piso cálido y muy lluvioso, actualmente poco poblado, en el cual se desarrolló una economía de extracción de los recursos forestales y auríferos. (foto Colección Atlas)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 2,1M
Titre ÁMBITOS ECOLÓGICOS
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 2,7M
Titre UBICACION DE LA REGION INKA
Légende Fuentes:Healey K.South America, North West (153)Escala: 1: 4 000 000Traveller’s Reference MapSegunda ediciónATMB PublishingVancouver B. C. CanadaAutorización:John G. Joyce, el 9 de marzo de 1996
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 8,6M
Titre EL ESPACIO CUSQUEÑO INCAICO en los siglos XV y XVI. Lámina 2
Légende Fuentes: Miño L., El manejo del espacio en el Imperio Inca, 1994 Pease F., Perú: hombre e historia entre el siglo xvi y xviii, 1992 Zuidema T. R., Reyes y guerreros: ensayos de cultura andina, 1989. Elaboración: CNRS, UMR REGARDS
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 1,7M
Titre EL ESPACIO CUSQUEÑO COLONIAL en el último cuarto del siglo XVIII. Lámina 3
Légende Fuentes: Escandell-Tur N., Producción y comercio de tejidos coloniales. Los obrajes y chorrillos del Cusco 1570-1820, 1993 Pease F., Perú: hombre e historia entre el siglo xvi y xviii, 1992.Elaboración: CNRS, UMR REGARDS
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 2,4M
Titre EL ESPACIO DEL SUR PERUANO Y REGIONES LIMÍTROFES al principio del siglo XX. Lámina 4
Légende Fuentes: Glave L. M., Problemas para el estudio de la historia regional. El caso del Cusco, 1983 Flores Galindo A., Arequipa y el sur Andino: esnayo de historia regional, 1977 Pennano A. G., La economía del caucho, 1988 Ruiz Bravo P., Monge C., Cusco: ciudad y mercado, 1983.Elaboración: CNRS, UMR REGARDS
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 1,7M
Titre ESTRUCTURAS DEL PASADO
Légende Plano de la hacienda Molle Molle (valle del Apurímac) en el siglo xviii. (fuente: Archivo General de la Nación, Lima) Recién durante la Reforma Agraria de los años 1970 se solucionó, por lo menos en gran parte, el conflicto por la tierra entre haciendas y comunidades indígenas, que tenía sus orígenes en la época colonial y se había agudizado durante la época republicana. (foto C. Montenegro)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 1,6M
Légende La llegada del ferrocarril al Cusco en los años 1900. (fuente: Fototeca Andina del CBC; foto Archivo Chani). El auge lanero en el Sur pemano trajo consigo la modernización del sistema de transportes. Ese cambio tecnológico reforzó la importancia relativa del eje del Vilcanota en la Región.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Titre LA RIQUEZA DEL PATRIMONIO CULTURAL
Légende La ciudadela incaica de Machupicchu El parque arqueológico más famoso de América del Sur hace del Cusco la principal ciudad turística del continente. El conjunto histórico regional refuerza su poder de atracción a nivel internacional, pese a que parte de las riquezas del pasado precolombino estén aún por promover. (foto Colección Atlas)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 1,9M
Légende Portada de la iglesia colonial de Chinchero. Los murales (siglos xviii-xix) representan ángeles y flores, la Virgen de Monserrate y San Pedro. También se observa la procesión del cacique Pumacahua, que combatió a Túpac Amaru. El enfrentamiento está representado en el lado opuesto de la portada. Muchas iglesias locales contienen muestras de un arte que se afirmó, según P. Macera (1993), gracias a las particularidades de la sociedad regional y a la prosperidad de la economía durante la época colonial. (foto Colección Atlas)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 1,9M
Titre MALLAS POLÍTICO ADMINISTRATIVAS DEL SUR PERUANO. Lámina 5
Légende Fuentes: Pease F., Perú: hombre e historia entre el siglo xvi y xviii, 1992. INEI, Perú-características geográficas a nivel distrital: demarcación política-principales elementos naturales y culturales, 1989. Elaboración: CNRS, UMR REGARDS
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7032/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 1,9M

© Institut français d’études andines, 1997

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540