Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Conflicto social y violencia

 | 
Miriam Jimeno Santoyo

Algunos elementos para desactivar conflictos étnicos

Peter Waldmann

Texte intégral

Introducción

1En la situación mundial actual, los estados en los que conviven varios grupos étnicos representan más bien la regla que la excepción. De acuerdo a un cálculo del año de 1971, tan sólo 12 de los 132 estados existentes, o sea un 10%, eran étnicamente homogéneos. Todos los demás albergaban dos o más grupos étnicos, aunque éstos formaban en parte sólo un sector relativamente pequeño del total de la población.

2Esta relación no ha cambiado notablemente después de la disolución del Imperio Soviético. De la misma forma en que del derrumbamiento de los imperios coloniales occidentales en el Africa y en Asia en los años 50 y posteriores surgieron formas de estados multi-étnicos, entre las repúblicas sucesoras de la Unión Soviética no existe casi ninguna, que no tenga una considerable minoría étnica.

3Si además tenemos en cuenta el aumento de la discrepancia de prosperidad entre Norte y Sur, entre Occidente y Oriente, así como la consiguiente migración trasnacional, es fácil predecir que el número y la extensión de las tensiones y los conflictos étnicos en futuro no disminuirán, sino que aumentarán considerablemente.

4¿Qué podemos hacer en vista de este pronóstico? ¿Tenemos posibilidades de evitar, o por lo menos aminorar la amenaza de conflictos? Naturalmente no hay una respuesta general válidaaestas interrogantes, asícomo tampoco hay remedio que pueda aplicarse a cada conflicto étnico. Las posibilidades para la pacificación o solución de tales conflictos depende decididamente de dos condiciones:

  1. De qué tipo de minoría étnica se trate, y

  2. Cuál sea el alcance y el radicalismo de sus metas.

5En lo que respecta el tipo de la minoría étnica, hemos de volver aquí a lo propuesto anteriormente, es decir: distinguir entre dos categorías principales, según su relación con el territorio en el que se encuentran, o sea:

  • Aquellos grupos étnicos que hace mucho tiempo se encuentran arraigados en una zona o región particular que reclaman como su territorio, aunque forme parte de un estado nacional más amplio,

  • Y aquellas “colonias” étnicas que surgieron de corrientes migratcrias intra o trasnacionales a países, regiones o ciudades, de un dinamismo marcado regidos por otros grupos étnicos.

6En general, se puede decir que los primeros de los grupos étnicos mencionados que disponen de un territorio propio, actúan con mayor aplomo y sus exigencias sobrepasan las de aquellos emigrantes atraídos por un mercado de trabajo favorable que se ven obligados a integrarse temporalmente en la escala social más baja del país anfitrión.

7Existe un sinnúmero de metas a perseguir por una minoría étnica, respectivamente por cada uno de sus integrantes. Las metas principales (según A. Smith) son: el aislamiento, quiere decir, evitar ser molestado por la mayoría; la adaptación a, o integración en el grupo mayoritario (una meta perseguida individualmente por los miembros de la etnia minoritaria, los cuales para lograrlo deben vencer las barreras de discriminación de la mayoría; el comunalismo, o sea la autoadministración limitada y el derecho de representación a nivel comunal; la autonomía, o sea el otorgamiento de competencias culturales (con respecto al sistema educativo, la prensa, los medios de comunicación de masa, las Instituciones culturalesy los juzgados); así corno competencia política (con excepción del derecho de representación de defensa y política exterior), finalmente el separatismo e irredentismo, lo que lleva a la unión de todos los miembros de una etnia y a la formación de un estado propio.

8Si volvemos a nuestra división en etnias con territorio propio y colonias étnicas de migrantes, las metas pueden ser categorizadas de la manera siguiente:

9Este cuadro demuestra que las colonias de migrantes persiguen fines más moderados que los movimientos étnicos regionales. Al mismo tiempo debemos notar, sin embargo, que las exigencias de ambos grupos en los últimos tiempos han aumentado conside-rablemente, desplazándose de un polo modesto al polo opuesto pretencioso: dentro de las colonias de migrantes desde la asimilación e integración individual hacia la percepción de derechos colectivos a nivel comunal; y en las minorías regionales, de una estrategia de retiro aislacionista hacia la exigencia de múltiples derechos culturales y políticos, inclusive de soberanía total.

10En lo que sigue, han de tratarse ambas versiones del problema de las minorías por separado. Antes, sin embargo, hemos de adelantar algunas observaciones sobre los chances y los límites de la solución a los problemas de las minorías.

Observaciones generales sobre la solución a los problemas de minorías étnicas

11Las reflexiones generales se refieren a tres grupos temáticos: la cuestión de la segregación espacial, respectivamente de la mezcla de etnias; aquella de los prejuicios étnicos; y al rol que desempeña el estado con respecto a los problemas de las minorías.

12De las exposiciones anteriores se puede deducir que, personalmente, doy gran importancia a la disposición y al reparto espacial de comunidades étnicas que viven vecinas una de la otra. Básicamente es posible que varias etnias vivan mezcladas sin que entre ellas surjan tensiones. Esto requiere, sin embargo, un sistema refinado de comprensión mutua bajo las más variadas circunstancias. Un complejo código debe reglamentar detalladamente los asuntos comunes, y por qué ámbito pasa la línea divisoria que los separa. Un código tal, generalmente exige demasiado de las clases bajas de los grupos étnicos, y se derrumba muy pronto al estallar conflictos entre los grupos étnicos. El resultado de tales conflictos es la rápida “segregación” de las etnias (en Yugoslaviase le denomina “purificación étnica”), y la creación de límites espaciales “depurados” entre los distintos barrios étnicos.

13La mayor parte de las minorías étnicas tiene conocimientos básicos derivados de su experiencia histórica, sobre los peligros que conlleva el asentamiento fuera del territorio propio, y de las ventajas que el grupo ofrece al individuo. Estas ventajas son las siguientes:

  1. Mejor protección en caso de ser atacados por otros grupos.

  2. Evasión de encuentros discriminantes o de alguna forma agravantes con terceros; los contactos o las relaciones dentro de la propia comunidad son más fáciles de evaluar, quiere decir conllevan menos estrés que aquellas con miembros de otros grupos étnicos.

  3. También en cuanto al punto de vista material se puede esperar más apoyo y solidaridad de parte de los miembros del propio grupo que de parte de terceros.

  4. La concentración espacial facilita la preservación de la propia identidad cultural, ya que tan sólo la unión del grupo permite la consagración a los valores y las normas específicas del grupo, y fomenta las condiciones indispensables para el financia-miento de instituciones comunes como son p.ej.: la iglesia, la escuela, las asocia-ciones, etc.

  5. Mejores chances de imposición política en frente a la mayoría (ya sea en la política, como p.ej.: en las elecciones, o como grupos de interés o unidad militar).

14Desde el punto de vista humanitario la segregación territorial, así como la formación de ghettos es reprochable. Sin embargo, tales comunidades herméticas pueden brindar protección más efectiva a los miembros de las minorías que aquella que llega a disfrutar después de la abolición legal de todas las barreras de discriminación. Como bien se sabe, el “holocaust” tuvo lugar después que fueron levantadas todas las leyes desven-tajosas contra los judíos en Alemania, y que estos se habían integrado en la sociedad alemana, por lo menos teóricamente. Del siglo 16 hasta el 18, cuando los judíos habían estado sujetos a limitaciones en cuanto al lugar de vivienda y a la ejecución de su profesión, su persecución era prácticamente desconocida.

15Un segundo complejo temático sobre el cuál se ha encandilado nuevamente la discusión, son los prejuicios sociales. Tales prejuicios como actitud negativa y unilateral enfrente a seres humanos de otra raza, otro origen, clase social, etc., pasan por ser el mecanismo psíquico que corresponde a la discriminación social exterior. Aunque pueden ocurrir manifestaciones de discriminación social sin que exista necesariamente una actitud de prejuicio y de igual manera un prejuicio no se expresa necesariamente en actitudes discriminatorias. Sin embargo, en general, se supone, que detrás de actos discriminatorios se encuentra el prejuicio y que el prejuicio lleva al acto discriminatorio (proceso de refuerzo mutuo).

16Los estudios clásicos sobre este tema se llevaron a cabo en los Estados Unidos; se refieren a las relaciones entre los diferentes grupos inmigrantes a la sociedad americana, y sobre todo a las relaciones entre blancos y negros. Se creía reconocer una deformación de carácter debida al hecho de poseer prejuicios o tender a tener prejuicios, lo cual se podría comprobar por medio de tests psicológicos, y se podría combatir por medio de una educación liberal, campañas de divulgación, etc.

17Sobre todo se hizo popular el concepto desarrollado por T. W. Adorno afines de los años 40 sobre la personalidad autoritaria, laque supuestamente posee una tendenciaespecial hacia el etnocentrismo, conjuntamente con el antisemitismo y el conservadurismo económico-político. También se decía del individuo con claros síntomas autoritarios, que tienden hacia el dogmatismo y a canalizar sus propias agresiones hacia un suplefaltas, (supuestamente peligroso, pero débil en realidad).

18Detrás de los estudios sobre prejuicios y etnocentrismo hay la idea (se podría también llamar “Ideología”) que los seres humanos deberían estar dispuestos a aceptar, sin diferencia y sin objeción, todos los demás seres humanos, independientemente de su cultura, su raza y su origen geográfico. La experiencia cotidiana contradice esta idea. La pertenencia a un grupo determinado, ya sea grande o pequeño, implica por lo general que se le demuestra mayor confianza a los miembros del grupo que a extraños, y que se les dé preferencia. Esta preferencia no es necesariamente la expresión de prejuicios personales, sino se deriva de ciertas experiencias y normas sociales. De la misma manera que el asentamiento de una comunidad étnica dentro de una comarca ofrece una serie de ventajas concretas, también la tendencia de los seres humanos, generalmente observada, a preferir el contacto y la relación con sus semejantes, al contacto y la relación con ajenos, debe explicarse primordialmente por sus costumbres sociales, el código cultural y sus intereses materiales. Sólo subsidiariamente se debe aplicar la teoría de una estructura personal caracterizada por tendencias patológicas, lo que no excluye, sin embargo, que de hecho existan tales personalidades con inclinada tendencia a tildar al prójimo en moldes y estereotipos negativos.

19En resumen, con nuestra argumentación queremos indicar que no tiene mucho sentido combatir la raíz de los prejuicios, sino que debemos concentrarnos más bien en restringir y controlar el comportamiento manifiesto de discriminación.

20La tercera reflexión se refiere al estado. Ya hemos indicado que las posibilidades del estado para satisfacer las minorías evitando conflictos étnicos son limitadas. Muchos estados tratan de solucionar tales problemas dentro de su territorio por medio de una represión sistemática. Ellos albergan la esperanza de que la negación sistemática de la cultura minoritaria en todas sus diferentes manifestaciones, finalmente resulte en la supremacía de la cultura mayoritaria y cree una población homogénea étnica y culturalmente. Esta política represiva se ve coronada de éxito tan sólo en casos excepcionales, ya que las minorías étnicas están acostumbradas a la represión y a la persecución por parte de un ambiente hostil o por lo menos poco amistoso, siendo éste para ellas la regla y no la excepción. Para defenderse han desarrollado métodos de escape, de retiro y de sumisión; en otras palabras: disponen de ciertos mecanismos de amparo y protección que permiten la supervivencia de sus instituciones culturales y costumbres, aún bajo condiciones políticas adversas. Sin embargo, por el otro lado, las posibilidades del estado de convertir una minoría étnica en fieles ciudadanos por medio de una política de concesiones, también es limitada. Independiente del hecho de que una complacencia generosa para la minoría suscita muy pronto la protesta de parte de la mayoría, existe el peligro –sobre todo en las etnias arraigadas regionalmente– de mal entendimiento por parte de las minorías y que estas concesiones les permitan aumentar cada vez más sus exigencias.

21Por lo general, tienen especial dificultad en el trato con las minorías todos aquellos estados que se consideran puros estados nacionales, o sea: que son la expresión política de un pueblo o de una etnia. El propósito de una población homogénea en el sentido social, religioso, cultural y lingüistico, necesariamente choca con los intereses de la minoría de conservar sus tradiciones especiales y su independencia cultural. Expresán-dolo a la manera inversa: entre menos la élite política de un estado se considere el representante de la mayoría étnica, y entre más deducen su legitimación de un principio independiente de ello, más fácil será para estos el trato con las minorías radicadas en su territorio. Este tercer principio básico se podría llamar “desarrollo”, “socialismo”, "tercer camino", o como se quiera. Si la sola idea de ¡a democracia representativa constitucional basta para neutralizar el germen divisorio del nacionalismo y del etno-centrismo, seguirá siendo, a mi manera de ver, una incógnita.

22Concretamente, podría solucionarse el problema estableciendo dos ciudadanías dife-rentes: la ciudadanía estatal y la ciudadanía nacional. La ciudadanía estatal se refiere primordialmente al territorio estatal en donde se vive; la ciudadanía nacional por su parte, al grupo étnico que el individuo pertenece a raíz de su origen. En la doble monarquía austríaca antes de la primera guerra mundial, fueron desarrollados varios modelos interesantes al respecto por los llamados “austromarxistas” (Renner, Bauer) que valdrían la pena ser estudiados de nuevo.

Minorías arraigadas regionalmente

23Después de las reflexiones generales siguen algunas ideas sobre la prevención de conflictos entre minorías que habitan en su territorio de origen y el gobierno central, respectivamente. Distinguimos sobre todo, dos principios desarrollados para la limitación de tales conflictos. Uno se refiere al nivel social de los grupos en cuestión, el otro se localiza a nivel institucional.

24A nivel social se espera, por lo general, una pacificación de la situación bajo la condi-ción de que las élites correspondientes tanto de la mayoría como de la minoría, respec-tivamente de los varios grupos étnicos, encuentren una base común de comunicación. Concretamente, son dos las condiciones requeridas para garantizar la coexistencia o convivencia apacible de las diferentes etnias: a) Un consenso mínimo y la disposición a la cooperación por las élites, y b) que la mayoría de las etnias estén dispuestas a seguir sus élites. El modelo de la “democracia consociacional” (“consociational democracy”) prevé que la minoría envíe sus representantes no sólo al parlamento, donde fácilmente pueden ser vencidas, sino que sean igualmente representadas proporcionalmente en los diferentes niveles de la ejecutiva y la administración. Como ejemplos de consenso de élites vigentes pueden citarse Bélgica, el Canadá (anterior al movimiento de autonomía de Quebec), y el Líbano antes de la guerra civil. Creo que se puede decir que también el sistema colonial español debió por mucho tiempo su estabilidad sobretodo a la co-optación de la administración colonial española de la élite dirigente de los indígenas.

25Fueron sobre todo los peritos constitucionales quienes deliberaron ampliamente sobre los mecanismos de regulación institucional para evitar la escalada de conflictos. Entre éstos pueden citarse: la inclusión de leyes de descentralización en la constitución; la creación de zonas de seguridad entre las etnias rivalizantes; la instalación de tribunales y de juzgados especiales para asuntos de minorías; la introducción de una administra-ción bilingüe en las zonas de las minorías, gran variedad de concesiones de autonomía política y cultural hasta la inclusión de un orden estatal federal. Aunque no puede negarse el efecto apaciguante de estas medidas, ellas presuponen generalmente ya aquello que en realidad han de crear: la voluntad de los individuos de todas las nacionalidades y de todos los grupos étnicos de convivir con el prójimo bajo el techo del mismo edificio estatal de manera pacífica y tolerante.

26En dondeesta imagen de un estado multiétnico aún no se haapoderado del pensamiento humano, de poco sirven las más refinadas y perfectas reglas para la omisión de conflictos. Como ejemplo menciono el del principio federalista que hasta ahora ha funcionado tan sólo en donde hay de hecho una población relativamente homogénea: los Estados Unidos y la República Federal de Alemania.

27De todas maneras, los dos métodos de neutralización arriba mencionados son efectivos tan sólo mientras las tensiones étnicas no hayan brotado abiertamente. Una vez alcanzado este nivel de escalada del conflicto, de nada sirven los llamados de paz por parte de las élites dirigentes, ya que la dinámica del conflicto los arrastra y ni siquiera las instituciones legales pueden evitar el derrame de sangre, ya que la ley no vale nada.

28Los sentimientos de odio se desbandan y se origina así una estructura de interacción de violencia y contra-violencia que, como cada sistema, no puede ser rota desde afuera. El nivel de conflicto puede ser reducido a largo plazo tan sólo si se llega a aislar el foco de violencia de su base de reclutamiento, que le proporciona el personal de renuevo. El éxito en cada caso depende de la situación dada. Ya que los brotes de violencia son casi siempre la expresión de una situación de estrechez y defensa, es necesario aliviar la opresión de la minoría por medio de recursos de todo tipo, para que así las fuerzas moderadas puedan imponerse de nuevo y se pueda tratar de lograr una mejoría de la propia situación en forma pacífica.

Colonias huéspedes úe trabajadores migrantes

29Las metas de estos grupos son, como hemos mencionado al comienzo, generalmente más modestas. Emigrados por motivos personales, casi siempre con el fin de mejorar su situación material, los migrantes casi nunca pretenden constituirse como factor de poder político independiente dentro del territorio anfitrión (ciudad, reglón y país). Más bien anhelan ser aceptados como individuos y quieren ser escuchados como colectivo en donde se trate de asuntos que los tocan directamente. Estas metas pueden ser logradas de dos manera diferentes, ya sea por medidas estatales dirigidas contra cualquier tipo de discriminación y/o por medio de movimientos de protesta de los involucrados.

30No todos los tipos de aclaración oficial ni de iniciativas bienintencionadas se prestan para tirar abajo las barreras discriminatorias. Se comprobó que los contactos, la organización de un encuentro entre los miembros de los diferentes grupos étnicos, sólo bajo ciertas circunstancias específicas llevan a laeliminac ón de estereotipos negativos mutuos; por ejemplo, en el caso en que individuos de una misma o similar clase social se unan en un encuentro con fines constructivos y positivos (i.e.: proyecto conjunto del barrio). Como nos muestra el ejemplo de los Estados Unidos, no debemos subestimar el efecto de formación de conciencia que emana de las leyes y los juicios de tribunales en el esfuerzo por reducir las barreras de discriminación.

31Un movimiento de protesta de los mismos discriminados puede ser más indicado para llamar la atención pública hacia las anomalías de la situación y el mal trato de un grupo de inmigrantes, que las medidas de protección del estado, sobre todo enfrente de un caso escandaloso de desventaja. Una acción de protesta de este tipo presupone que los involucrados no entiendan su destino como un caso individual, sino que estén dispuestos a obrar conjuntamente. Como en todos los movimientos de protesta, también en este caso hay que guardar el equilibrio entre dos polos opuestos: por un lado deben estar suficientemente enojados para atraer la atención pública y para que sus acciones antidiscriminatorias sean tomadas en serio; por el otro lado, los miembros de las minorías demostrantes no deben actuar en forma demasiado amenazante, provocando más bien sentimientos de temor en vez de comprensión, de manera que en lugar de la voluntad, suscitan el grito por medidas de protección y seguridad contra los “extranjeros peligrosos”.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7005/img-1.png
Fichier image/png, 713k

Auteur

Profesor titular Universidad de Augsburg, trabaja en los campos de sociología política, criminalidad y comportamiento disidente y violencia política.

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter