Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Del Pacífico al Atlántico y otros escritos

 | 
Olivier Ordinaire

Apendice

Texte intégral

Callao 26 - I - 1884

1Vice Consulado de Francia en el Callao

2Dirección de Asuntos Comerciales y Consulares

3Sub-Dirección de Asuntos Comerciales.

4Movimiento comercial de la Hoya Amazónica. Nuevo mercado para el comercio europeo. La colonia francesa del Chanchamayo. Creación de una via interoceánica.

5Sr. Ministro

6Existe en el territorio peruano una región que está llamada a un gran porvenir comercial, es la Hoya del Amazonas.

7Mientras que, por múltiples razones que he expuesto en varios estudios, el comercio en las costas del Pacífico llegó a un estado muy poco floreciente, los intercambios en el departamento fluvial de Loreto tomaban una importancia que merece la atención de las naciones exportadoras.

8Los promedios anuales de exportaciones en ese departamento por el Amazonas fueron:

9de 1853 a 1858 de 453,705 fs

10de 1858 a 1863 de 776,012 fs

11de 1863 a 1868 de 913,426 fs

12de 1868 a 1870 de 1’262,676 fs

13La progresión que se desprende de estas cifras recogidas por los agentes del Brasil en Loreto, se acentúa después y el valor oficial de la exportación del departamento solamente para los seis últimos meses de 1882 se ha elevado a 2’419,000 francos, es decir que en diez años la cifra de las exportaciones, la cifra anual de las exportaciones, se ha cuadruplicado.

  • 1 Como se explica más adelante, los mapas a que Ordinaire hace referencia en este documento no han s (...)

14Estos resultados dan una leve idea de los que podrán ser obtenidos cuando el departamento de Loreto, casi desierto aún, sea colonizado, cuando los inmensos territorios que separan el Amazonas de la Cordillera se abran al comercio, cuando en fin el rey de los ríos o su afluente el Punís se comunique por una vía directa a la capital del Perú, (mapa n. 1)1

15Francia, siempre en la vanguardia de la civilización, ha enviado varias veces exploradores a la parte central de la América del Sur.

16En 1847 el Gobierno organizó, con interés científico y con el fin de abrir nuevos cauces a nuestro comercio, una comisión a la cual se le encargó del estudio del Perú oriental. Esta comisión, presidida por el Sr. Conde de Castelnau, descendió el curso de los ríos Santa Ana, Ucayali y Amazonas y contribuyó en gran medida a hacer conocer las maravillosas riquezas de los países que atravesó.

17Recientemente, en los territorios de Bolivia y Paraguay, otros franceses exploraron el río Pilcomayo que, al unirse al río Paraguay al sur y no lejos de Asunción, forma el río de la Plata en la desembocadura del cual está el puerto de Montevideo.

18Esta expedición, que se debe a la iniciativa del valeroso e infortunado Creveaux y a los esfuerzos de su sucesor, el Sr. Ingeniero Thouar, presenta bajo diversos aspectos una importancia de primer orden. Pero las comarcas que recorren no ofrecen, del punto de vista del desarrollo colonial y comercial de Francia, el mismo interés que el Perú y que la vía del Amazonas, cuya desembocadura está a treinta grados más de latitud al norte que la del río de la Plata, y por ende más cercana a Europa. Los productos naturales y agrícolas de la zona tropical bañada por el Amazonas tienen un valor comercial superior a los de la zona templada del río de la Plata y de sus afluentes antes citados. Por último, los intereses franceses son muy limitados en el Paraguay y se puede temer que una inmigración, ya permanente, ya temporal, no sea recibida sino con una acogida incierta.

19Por el contrario, en el Perú existen leyes especiales para favorecer el establecimiento de colonias extranjeras y, actualmente la prensa de Lima, estimando que la pérdida de los yacimientos de guano y las salinas -que es una de las condiciones para la paz con Chile- pueda encontrar una compensación en el porvenir de los territorios inexplorados del país, es unánime en pedir al poder que haga todos los esfuerzos y todos los sacrificios posibles para acelerar el incremento de la población.

20Tenemos además ejemplos de los resultados que la inmigración puede dar en el suelo peruano en las colonias de Pozuzo y Chanchamayo, las que, establecidas a cincuenta leguas de Lima, dan las señales no solamente de estabilidad sino de bienestar.

21La colonia de Chanchamayo, que fue en su origen de mayoría italiana, hoy es mayoritariamente francesa. Sus haciendas más importantes pertenecen a nuestros compatriotas que están satisfechos del rendimiento de la tierra y de las perspectivas que les ofrece la prolongación del ferrocarril de Lima a La Oroya para comunicarse con el Pacífico. Pero para que esta prolongación dé todos los resultados posibles, para que el valle de Chanchamayo llegue a una prosperidad real, será necesario también ponerlo en comunicación por el Oriente con el Ucayali o con alguno de sus afluentes navegables. Será necesario, en una palabra, unirlo a un puerto fluvial por donde se pueda exportar fácilmente sus productos y recibir de Francia lo necesario. Una vez abierta esta nueva vía, nuestros asentamientos del Chanchamayo recibirán ciertamente refuerzo de colonos, porque si su número no es más elevado hoy, se debe a los excesivos costos de la travesía hasta el Callao y del viaje por los largos y difíciles caminos de la cordillera.

22La inmigración asiática, que en el Perú es la más numerosa y que provee mano de obra en la costa a las necesidades de la agricultura, ha mostrado sus inconvenientes. Está generalmente condenada hoy por los peligros que presenta el cruce de la raza china con la raza indígena que amenaza con degenerar. Admitida como una ineludible necesidad, es considerada como un mal positivo.

23Para despertar la Selva del Perú del silencio de muerte que pesa sobre ella desde el comienzo del mundo, hace falta una corriente de inmigración sana y vigorosa. Es al establecimiento de esta corriente, por la creación de una vía interoceánica, que yo he consagrado el presente trabajo.

24Este estudio me ha sido facilitado por la magistral obra del sabio geógrafo y naturalista Raímondi, por los trabajos personales y preciosos informes que ha tenido a bien comunicarme el Sr. Charon, ingeniero de la Comisión hidrográfica del Amazonas, y por las publicaciones de los misioneros. Y por fin, también, sobre los datos que yo mismo he recogido en diversos viajes al interior de la Hoya Amazónica hasta las orillas del río Perené más allá de las fronteras del mundo civilizado.

Vías actuales de comunicación entre las costas del Pacífico y la Hoya Amazónica. Sus defectos.

25Los medios de comunicación entre las costas del Perú y la Hoya Amazónica son muy imperfectos y rudimentarios. Existen tres vías principales:

  • 2 Trujillo y Chachapoyas son hoy las capitales de los departamentos de La Libertad y Amazonas, respe (...)

26La primera, al norte del país y la más frecuentada, atraviesa los departamentos de Trujillo, Cajamarca2, Chachapoyas y Loreto. El recorrido por tierra termina en el puerto de Yurimaguas donde comienza la navegación a vapor. Esta vía es frecuentada por los empleados del Gobierno que van al puerto de Iquitos sobre el Amazonas, donde existe una factoría y algunas casas de comercio. Para llegar a este punto desde Lima se emplean ordinariamente cuarenticinco días.

27La segunda vía atraviesa los departamentos centrales de Junín y Huánu-co y alcanza el río Huallaga donde comienza la navegación fluvial, en canoas, en el puerto de Tingo María, a cuarenta leguas de Huánuco. El lecho del río tiene una fuerte pendiente sembrada de peligros de toda especie. No es navegable sino en algunos meses del año y gracias a la destreza extraordinaria de los indios en el manejo de sus embarcaciones, que ellos arrastran a tierra cuando encuentran corrientes infranqueables. Tan rápido como es el viaje en la bajada, lo es lento al regreso. En el pongo de Aguirre terminan los peligros, y un poco más abajo se encuentra el puerto de Yurimaguas que es, como ya lo he dicho, el puerto de llegada del camino del norte y el punto de partida de la navegación a vapor.

28La tercera vía pasa por los departamentos de Arequipa, Puno y Cusco y penetra en la región del Ucayali por el tributario de ese río conocido indistintamente con los nombres de Vilcamayo, Urubamba y Santa Ana. La navegación comienza en el río Urubamba en el punto llamado Echarate, a cuarenta leguas de Cuzco. Ofrece, sobre prolongados espacios, tantos peligros, si no más, que los del río Huallaga. Descendiendo el curso del Vilcomayo (sic) perdió la vida el religioso Bousquet que acompañaba al Conde de Castelnau en su expedición.

29La parte final por tierra de los tres caminos indicados es extremadamente mala. Obligadamente hay que franquearla a pie teniendo que atravesar parajes muy peligrosos y subir pendientes casi verticales. El trayecto que se hace a lomo de bestia está sembrado de pasos difíciles. Los caminos de la Haute-Savoie, que conducen a los turistas de Chamonix al mar glacial o al Chale de Pierre Pointue, en comparación puede, ser considerados como buenos.

30Además de estas vías principales, se han abierto algunos senderos que acortan las interminables distancias. Conviene mencionar especialmente a aquel que tiene su punto de partida en Huánuco, atraviesa la colonia alemana del Pozuzo y llega al puerto de Mairo, situado en la confluencia de los ríos Palcazu y Pozuzo, que uniéndose más abajo al río Pichis dan nacimiento al Pachitea, cuyas riberas están habitadas por las tribus antropófagas de Cashibos.

31Si se examina en el mapa la situación respectiva de los caminos arriba mencionados, sorprende la falta de conexión directa entre la capital del Perú y la Hoya del Amazonas. Para comprender los motivos de los grandes rodeos de estos caminos, es necesaria una rápida visión histórica.

32Las expediciones de los primeros conquistadores tuvieron lugar a la sombra de los descubrimientos de Gonzalez (sic) y Fernando Pizarra en el extremo norte y en el extremo sur del Perú. Es en estas regiones que se originó la corriente de inmigración española, y los caminos que ellos abrieron para penetrar en la Montaña son los mismos que existen aún. (En el Perú se designa con el nombre de montaña la región boscosa, la palabra española Monte significa en el diccionario de la Academia de Madrid tierra eriaza, cubierta de árboles o de pintas vivaces. La palabra cerro se usa en particular para los relieves desnudos). Es cierto que Gonzalo Pizarra llegó al río Napo por Quito, en el Ecuador, y que los relatos de su lugarteniente Orellana sobre las riquezas del Amazonas dieron como resultado una primera exploración de esta zona por la ruta de Moyobamba. La misma que se sigue hoy.

33Estando la atención de los gobiernos coloniales constantemente absorbida por los acontecimientos políticos de la metrópoli y de la costa del Perú, ellos se preocupaban poco o nada de la Hoya Amazónica. Y como consecuencia de la oscuridad que envolvía la geografía de esta región, los portugueses del Brasil pudieron usurpar a su gusto. Esta situación empeoró en 1742: un levantamiento de indios conducidos por el jefe conocido bajo el nombre de Juan Santos Atahualpa hizo retroceder a los españoles y fijó las fronteras de la civilización a solamente cincuenta leguas de Lima. Y más allá de este límite, por mucho tiempo infranqueable, quedó el Chanchamayo.

34Aunque se haya tomado posesión de esta importante región hasta el río Paucartambo, la del Pajonal que le sigue hubiera quedado completamente ignorada sin los trabajos de algunos misioneros de la Orden de los Descalzos. Estos religiosos han dejado un mapa que, aunque inexacto, indica el curso de los ríos y la existencia de diversas poblaciones convertidas al cristianismo y que después han vuelto a su estado primitivo.

35La propaganda de los religiosos Descalzos se extendió no solamente a las regiones del Chanchamayo y del Pajonal sino también a grandes extensiones de la Amazonia peruana. Ellos fundaron en Sarayacu, en el Ucayali, un convento que existe aún y es su centro de operaciones. Desde Lima y desde su casa madre de Ocopa en el valle de Jauja, alcanzaron el Ucayali, sea por la ruta del Norte o del Centro, sea por la del río Pachitea y aun por los senderos de los ríos Ene, Pangoa y Perené, hasta que la rebelión de Santos Atahualpa cerró completamente éstos últimos.

36De todo lo que precede se deduce que la comunicación entre Lima y el Amazonas se hizo hasta hora por los puntos por donde pasaron los primeros exploradores y misioneros, y que estos lugares no tienen relación con los que deberían estar directamente unidos desde el punto de vista de las necesidades políticas y comerciales.

37Se cuenta hoy con estudios geográficos de suma importancia, los trabajos del eminente americanista Raimondi, los mapas levantados por este sabio, y cuya publicación está próxima, serán un precioso recurso para el trazado de caminos. No hay razón para temer seriamente a los salvajes Campas del Pajonal. Impedidos por los vapores del Ucayali, no pueden unirse a otras poblaciones ribereñas de ese río y han sido encajonadas del lado del Chanchamayo por la colonia de la que he hablado.

38El importante asunto del establecimiento de una vía directa entre el Amazonas navegable y la capital del Perú no es la primera vez que se discute. Varios proyectos han sido priorizados por los geógrafos modernos. Me parece necesario analizarlos brevemente y mostrar sus ventajas y defectos.

Proposiciones Tucker, Gonzales, Wertheman Discusión comparativa de estos proyectos.

39El almirante Tucker, presidente de la comisión hidrográfica del Amazonas organizada por el gobierno peruano en 1867, propuso alcanzar el curso del río Pichis. Exploró todos los afluentes navegables del Amazonas y surcó el Pachitea y el Pichis río arriba, el lugar donde se detuvo en este río, está a 16 leguas geográficas de la confluencia de los ríos Paucartambo y Chancha-mayo que con su unión forman el Perené.

40El camino a mula, malo en su última parte que atraviesa la colonia del Chanchamayo, llega hasta esa confluencia donde está establecido el convento del Buen Pastor.

41El segundo proyecto es el del Padre Bernardino Gonzales, Prior del convento de los Descalzos de Lima. En 1881 se abrió un sendero desde el pueblo de Ninacaca al río Palcazu. Este camino, que termina en un punto situado a seis leguas aguas arriba del puerto de Mayro, evita el largo recorrido que hay que hacer para llegar por Cerro de Pasco, Huánuco y la colonia alemana del Pozuzo, pero tiene el inconveniente de atravesar la cordillera de Huachón y los altos cerros de Yanachaga para llegar al Palcazu por una pendiente rápida. El Palcazu, lo mismo que su afluente el Pichis, donde el almirante Tucker propone el comienzo de la navegación, tiene poco calado en verano. En uno como en el otro no pueden anclar sino vapores pequeños solamente durante nueve meses al año, según el mismo almirante.

42El estudio comparativo del curso de estos ríos es favorable al Pichis (mapa n.2).

43La altura por encima del nivel del mar del puerto Tucker es de 213 metros, la del puerto de Mayro de 242, y el puerto del padre Gonzales está, como lo he dicho, a seis leguas aguas arriba de este último. Ahora, si se estima la pendiente del Palcazu en 5 metros por legua, son 30 metros que hay que añadir a la altitud del puerto de Mayro para obtener la del puerto Gonzales. Se ve así que su altitud es de 272 metros o sea 59 metros más que el del puerto Tucker.

44Corriendo el Palcazu paralelamente al Pichis, medio grado más cerca de la cordillera aproximadamente, sería extraño que no estuviese a una mayor altura que éste y, por consiguiente, en condiciones más desventajosas para la navegación.

45En el mapa que el padre Gonzales ha puesto en circulación, él da 400 metros de altura para el puerto de Mayro y 430 para el puerto sobre el Palcazu, lo que casi es el doble de las alturas encontradas por la comisión hidrográfica.

46Como ya lo he dicho más arriba, según los trabajos de esta comisión, la altura del puerto de Mayro es de 242 metros y la de la confluencia del Palcazu y el Pichis es de 188 metros, lo que hace una diferencia de nivel de 54 metros sobre una longitud de solamente seis leguas geográficas que separan un punto del otro.

47Siendo la altura del puerto Tucker de sólo 213 metros sobre el nivel del mar, si se le resta la de la confluencia del Pichis y del Palcazu se encuentra una diferencia de 25 metros en una distancia geográfica de doce leguas, lo que da una pendiente de apenas dos metros por legua.

48La comisión hidrográfica calcula la corriente del Pichis en 2 1/5 millas por hora y la de su afluente el Palcazu en 3 1/4, esto sin ocuparse de la parte superior del puerto de Mayro que no conoce.

49Tales son las condiciones favorables al Pichis. Sin embargo, es claro que no teniendo este río suficiente profundidad durante todo el año, no conviene establecer por él la ruta del Chanchamayo al Amazonas. Navegando con vapores de 16 pulgadas de calado durante todo el año hasta el punto inferior del río, como lo propone el Sr. Tucker, no es una gran ventaja. Es preferible hacer un camino más largo para llegar a un puerto donde pudiesen arribar navios más adecuados, porque los vapores de poco calado y de mucho tonelaje pueden tener poca velocidad y difícilmente servirían para remontar el curso de los ríos de fuerte corriente.

50El tercer proyecto es el del Sr. Wertheman, ingeniero. Consiste en llegar por el Chanchamayo, al Perené y seguir el curso de este río. Según el Sr. Wertheman, la navegación a vapor puede comenzar en el Perené en un punto situado a 16 leguas geográficas de la confluencia del Paucartambo con el Chanchamayo. El proyecto presupone que el curso entero del río Tambo, entre el Perené y el Ucayali, es navegable. Pero las exploraciones hechas anteriormente por el Sr. Tucker y por los oficiales de la flota peruana Raggada (¿Raygada?) y Gutiérrez, que intentaron remontar el río a vapor, contradicen la opinión del Sr. Wertheman y presentan el río Tambo como no conveniente para la navegación, incluso para los más pequeños barcos a vapor.

51Esta imposibilidad se debe a los rápidos del río, a las rocas que obstruyen su lecho y a los codos bruscos que se forman cuando pasa por estrechos desfiladeros.

52Estas afirmaciones contradictorias, que provienen de personas igualmente dignas de toda confianza, encuentran una explicación natural en la diferencia de aspecto que presenta un río, según esté o no pleno por las crecientes, y en la diferencia de impresión de dos observadores, de los cuales uno, remontando en vapor las aguas tranquilas del Ucayali, como acaeció al Sr. Tucker, se encuentra rechazado por las corrientes poderosas del Tambo, y el otro, el Sr. Wertheman, dirigiéndose en sentido contrario y navegando a razón de doce millas por hora sobre una frágil balsa que se precipita, según lo que dice él mismo, entre las cascadas y los rápidos del Perené, llega a un río relativamente más calmo. Es natural que a partir de los contrastes opuestos que han impresionado a los dos viajeros en la región intermedia del Tambo, este río le haya parecido al primero innavegable y lleno de riesgos, mientras que al segundo le haya parecido una corriente insignificante y sin ningún peligro.

53En fin, como el uno y el otro lo han estudiado sólo en los días y horas en que lo han recorrido, sería muy aventurado pronunciarse sobre su navega-bilidad permanente. Las probabilidades nos inclinan a admitir la opinión de aquel que, en el terreno de la práctica y a bordo de un vapor, no puede en más de una ocasión vencer la corriente del Tambo. Que si algún otro llegase a entrar a vapor en el Perené, el resultado sería el mismo que aquel obtenido en otro paso peligroso en el pongo de Manseriche sobre el Alto Marañón, es decir sería más una hazaña que un provecho para la navegación, no teniendo más consecuencias que exponer la vida de algunas personas a un inminente peligro. Pero aun admitiendo que el Tambo fuera navegable, un simple vistazo al mapa de la región sería suficiente para rechazar la idea de seguir esta vía y para que se buscase evitar el inmenso rodeo que describen los ríos Perené, Tambo y Ucayali.

Necesidad de explorar el Pajonal. Proyecto por el Pajonal y el Unini, el Cerro de la Sal y las minas de hierro.

54Considerando todas estas dificultades pienso que hay que explorar otra vía más directa y seguramente con menos obstáculos. Quiero hablar de la región del Pajonal donde viven numerosos pueblos olvidados desde hace siglo y medio y que en otra época fueron parte de la Comunidad peruana. Si, por su historia pasada, ellos han despertado el interés y la simpatía de algunos, no ha sido dado a nadie hasta el día de hoy de hacerles entrar en el seno de la civilización de la que han salido por obedecer a un deseo imperioso de su carácter: aquel de la vida independiente.

55El Gran Pajonal empieza con el histórico Cerro de la Sal que es la prolongación de la Cordillera de Huachón, la que separa las aguas del Paucartambo de aquellas que bajan a los ríos Huancabamba y Palcazu. Ocupa casi todo el territorio comprendido entre los ríos Perené, Tambo, Ucayali, Pachitea y Pichis, siendo su forma la de un triángulo cuya hipotenusa reposa sobre el Ucayali mismo. Sus lados son escarpados y quebrados, sobre todo la vertiente que mira al Perené, a juzgar por los relatos de antiguos misioneros.

56En cuanto a la descripción de la parte interior del Pajonal, ella no existe en ninguna parte. Pero el hecho que el macizo se extiende sobre el gran espacio donde corren ríos en todas direcciones que no lo dividen ni lo encierran sino que dejan un vasto campo para su desarrollo, y de la certeza que se tiene de que sus alturas están coronadas de una corta vegetación, como lo indica el nombre de Pajonal, induce a creer que la cumbre es una gran planicie que favorece indudablemente el trazado de un camino. El camino, bifurcándose con aquel del Chanchamayo al Cerro de la Sal, se dirigiría al río Unini donde terminará en un puerto seguro y estable. El río Unini vierte sus aguas en el Ucayali más abajo que el Tambo, en un punto accesible durante todo el año a vapores con capacidad de hasta 500 toneladas. El Unini no es un gran río, pero de acuerdo con los informes que me han sido dados y que tengo motivos para creer, su curso es tranquilo, sin obstáculos y es navegable en una extensión de muchas leguas.

57El camino proyectado comenzaría pues, como lo indica el mapa n.2, en un punto navegable del río Unini, atravesaría el Pajonal hasta el Cerro de la Sal y, de ahí, seguiría el curso del Paucartambo para unirse al camino del Padre Gonzales al pie de la Cordillera de Huachón. Llegando a la pampa de Ju-nín, encontraría el ferrocarril de La Oroya que debe continuarse hasta las minas de Cerro de Pasco. O bien, si esta última parte del trazado no conviniese, seguiría, desde el Cerro de la Sal, el valle del Chanchamayo confundiéndose con el camino actual de la Colonia hasta Tarma aunque la pendiente sea muy fuerte.

58Si la región indicada estuviese atravesada, aunque no fuese al comienzo más que por un camino para bestias de silla, en español camino de herradura, el valle del Chanchamayo adquiriría una importancia considerable así como los valles adyacentes y su comercio no tardaría en extenderse hasta el Ucayali y el Amazonas por los vapores. Los indios del Pajonal, atraídos poco a poco a la vida civilizada, podrían ser de gran utilidad en las haciendas del Chanchamayo. El número de aldeas y villas que existieron cuando tuvo lugar la rebelión de 1742 era de más de doce y su población sobrepasaba las 20,000 almas.

59La renombrada vena de sal que se encuentra en la confluencia del Paucartambo y el Chanchamayo es de una longitud de seis leguas por 20 a 30 metros de ancho según los antiguos misioneros, y de 30 a 40 según el comandante La Rosa que exploró hace pocos años estos parajes, donde de todas partes llegaban en multitud los indios para procurarse el indispensable condimento.

60Debe haber también grandes manadas de bueyes sobre el Pajonal porque en la época del memorable levantamiento dirigido por el que tomó el nombre de Atahualpa, este jefe capturó e introdujo las bestias provenientes de las poblaciones limítrofes. Y se sabe que existían cerca de la región sublevada haciendas de crianza de ganado como la de Tumaque. La presencia de la raza bovina sobre estos territorios es una certeza desde el viaje del Sr. Wertheman. Este explorador expuso, en efecto, que había visto pastar inmensos rebaños en las riberas del Perené en una planicie que él llamó Pampa Hermosa.

61Recientes descubrimientos han dado luz a otro hecho importante. Los indios del Pajonal saben no solamente forjar el hierro sino también extraerlo del mineral y reducirlo al estado de hierro dulce y maleable. Es cierto que ellos poseen esta industria desde los tiempos de los españoles y que existen en estos parajes minas del útil metal, el cual no se extrae en la parte civilizada del Perú.

62Difícilmente se comprende, desde el punto de vista económico, que en la costa del Perú donde no tiene lugar la extracción del hierro, y que está igualmente desprovista de bosques, se haya emprendido, en las condiciones en que se ha hecho, la construcción de tantas vías férreas que exigen una importación tan grande de materias primas, cuando se podría, comenzando la obra sobre un punto navegable, procurarse, y más allá, lo necesario no solamente para todos los ferrocarriles del Perú, sino para aquellos de la América entera.

63Que si en lugar de construir tantas líneas pequeñas, pedazos de caminos cortados por la Cordillera y que no dan satisfacción más que a exigencias aisladas de tal provincia o departamento, se hubieran invertido las enormes sumas gastadas en esos trabajos en una línea que respondiera a las necesidades generales del país, uniendo, como lo hemos indicado, la Amazonia a la capital de la República o incluso a una otra línea que hubiera atravesado el Perú de Norte a Sur pasando por sus principales centros, no hay la menor duda de que el comercio se hubiera desenvuelto considerablemente y que el Gobierno hubiera duplicado los medios de acción para combatir la invasión chilena. La mala distribución de los caminos en el Perú puede ser ciertamente considerda entre las causas de sus reveses y de su estado de malestar actual.

64Así pues el país sacaría las más importantes ventajas con el establecimiento de un camino en las condiciones que he indicado para el Pajonal. El costo de la exploración sería poco elevado si el Gobierno Peruano quisiera apoyarlo, como no dudo que lo haría, con la ayuda de los vapores que tiene en Loreto y de algunos soldados de la base militar de ese departamento.

Programa de una exploración del Pajonal. Ventajas que ofrece a los inmigrantes. Conclusión.

65Por los datos recogidos en mis propias excursiones y por el estudio que he hecho de las diversas exploraciones que tuvieron lugar en la Montaña, he llegado a la convicción de la necesidad de penetrar por el lado opuesto a la Cordillera para alcanzar el lado más cercano de ella, donde se esté seguro de encontrar los recursos necesarios. Las expediciones intentadas en sentido contrario se han estancado por la incertidumbre en que se han visto los viajeros al no saber si habían llegado o no al punto deseado y por el temor de que les faltasen los víveres.

66Por estos motivos, pienso que la comisión exploradora, saliendo de Lima, debe tomar la ruta de Cerro de Pasco y Huánuco, llegar a Tingo María que, como ya lo he dicho, sirve de puerto a las pequeñas embarcaciones del río Huallaga y descender hasta el puerto de Chasuta que está a pocas leguas de la ciudad de Tarapoto, donde los exploradores podrán terminar los preparativos de su expedición. Las dificultades estarán en gran parte vencidas si se les provee de cartas del Gobierno y que les permitan obtener del Prefecto de Loreto una escolta de veinticinco a treinta soldados y, de la compañía de navegación fluvial, uno o dos vapores pequeños para conducir la comisión al Alto Ucayali. En las orillas de este río se debe enganchar veinticinco indios para llevar los víveres, instrumentos y diversos artículos que conviene ofrecer a los salvajes como una prueba, a la que ellos además están acostumbrados, de que el objetivo de la expedición es pacífico y que ellos tienen interés en su éxito.

67Además de los cargadores se debe enganchar otros cinco indios cuya tarea será abrir camino, con sus machetes, a través del bosque, en la dirección que se les indique... La brigada así organizada puede recorrer con seguridad el trayecto que separa Chanchamayo del río Unini en diez días, y durante otros veinte explorar el resto del Pajonal.

68Tengo la firme esperanza de que los trabajos de la comisión serán coronados por el éxito y darán como resultado la creación para el comercio europeo de una nueva salida de mercancías por donde podrían circular sus productos en intercambio con los de la Montaña, tales como caucho, quina, cera, vainilla, zarzaparrilla, y esto en condiciones favorables porque desde 1867 la navegación en el Amazonas está liberada de restricciones y monopolios que la gravaban. En fin un nuevo y vasto campo se abrirá para la actividad y la industria de aquellos que no pueden encontrar en la ciudad bienestar y fortuna.

69El Gobierno del Perú ha buscado favorecer los movimientos de inmigración hacia el Amazonas creando un servicio de vapores que ha pasado, hace pocos años, a manos de una compañía. Esta compañía ha contraído la obligación de transportar mensualmente cincuenta inmigrantes desde el Pará hasta el punto del Amazonas peruano elegido por ellos, sin otro dispendio de su parte que el pago de la alimentación a bordo. Además, a partir de las leyes vigentes el Gobierno se encarga de hacer préstamos a los colonos durante los seis primeros meses siguientes a su llegada. El debe ocuparse de su sustento y suministrarles los instrumentos y las semillas necesarias debiendo los colonos reembolsar con descuentos fijados sobre los productos de la primera cosecha.

70Las colonias del Pozuzo y Chanchamayo se han instalado en esas condiciones, pero estas disposiciones liberales no han sido hasta ahora puestas en práctica en las riberas del Amazonas donde aún no se han establecido oficinas especiales encargadas de atender con la diligencia correspondiente las necesidades del servicio.

71Es de esperar que cuando el Gobierno se organice definitivamente, el establecimiento de una corriente de inmigración, que tendrá para el país grandes ventajas, será uno de los objetivos privilegiados de su atención.

72Una empresa de inmigración que actuase por su propia cuenta y con elementos suficientes de independencia se encontraría en condiciones excepcionalmente favorables. Poseyendo vapores, evitaría frecuentes y costosos transbordos de diferentes líneas del Amazonas desde su desembocadura hasta el Ucayali, y se vería liberada de numerosos inconvenientes que acompañan las visitas de aduana y de policía en los puertos del Brasil. En efecto, para los barcos que no anclan en sus puertos, el tránsito hasta el Perú es libre y está exento de derechos según el tratado de navegación que existe entre los dos países.

  • 3 Moyobamba en la actualidad es la capital del departamento de San Martín (N.d.T.)

73Para terminar esta apreciación, diré que los pequeños barcos a vapor de hasta dos metros de calado, lo que es suficiente para atravesar el Atlántico, pueden llegar durante todo el año de un puerto de Francia a la confluencia del Unini sobre el Ucayali, y evitar los transbordos en Perú, Manaos, Iquitos y Sarayaco (sic. Sarayacu), lo que vuelve las mercancías actualmente importadas por el Amazonas tan caras como las expedidas desde Lima, a lomo de mula, hasta la ciudad de Moyobamba en el departamento de Loreto3.

74El tiempo necesario para llegar del puerto del Unini hasta Pará es de 10 días con un vapor de buena marcha. En cuanto a la travesía por tierra entre el Unini y el Chanchamayo se podrá efectuar en cuatro días a caballo cuando el camino se abra. Añadiendo seis días del Chanchamayo a Lima, se tendrá un total de veinte días que es el tiempo necesario para llegar del Pará a Lima o al Callao.

75Si se prolonga el ferrocarril de La Oroya hasta un puerto fluvial, lo que probablemente tendrá lugar un día, y si se establece la navegación por el río Purús en lugar del Amazonas, el tiempo necesario para llegar del Pacífico al Atlántico, del Callao al Pará, se reducirá a diez días, (mapa n. 1).

76Reciba el homenaje de respeto con el que tengo el honor de ser, Sr. Ministro, de vuestra Excelencia muy humilde y obediente servidor.

77Olivier Ordinaire

78Extracto de la carta enviada acompañando este informe. Fechada el 22 de Enero de 1884 y registrada en París el 18 de Marzo de 1884, está dirigida “A su Excelencia Jules Ferry, Presidente del Consejo, Ministro de Asuntos Exteriores”, y menciona el envío en el mismo pliego, además del informe, de un mapa del conjunto de la zona comprendida entre el Callao y el Pará y un mapa indicando el trazado del camino proyectado; faltan uno y otro.

79Después de haber recordado el aumento rápido del movimiento de los intercambios en el Perú oriental y su disminución sobre la costa del Pacífico, O. Ordinaire prosigue: “Pienso que conviene buscar los medios para establecer en la región nuestra preponderancia comercial. Muchas colonias se han instalado en la Hoya Amazónica. El valle del Pozuzo está ocupado por una colonia alemana, el del Purús por inmigrantes de Estados Unidos, finalmente, la colonia que puebla el valle del Chanchamayo es en su mayoría francesa. Mi proyecto tiene por objeto abrir un camino del Chanchamayo al Ucayali.

80Ese camino, de la mayor importancia para mis compatriotas, unirá directamente la capital del Perú al Amazonas navegable y abrirá vastos territorios a una nueva inmigración.

81Conforme a las instrucciones contenidas en la circular del Sr. Challemel Lacour, de fecha 24 de abril de 1883, he eliminado cuidadosamente de mi informe los datos que podrían ser considerados de carácter confidencial reservándolos para esta carta de envío.

82(Sigue el pedido, en caso de aprobación del proyecto, de que se le confíe la ejecución y la presidencia de la comisión exploradora, propuestas nominales concernientes a los miembros de esta comisión y un presupuesto de los créditos necesarios para esos trabajos)...

83“... A las consideraciones expuestas en este informe, creo necesario añadir consideraciones de otro orden que pueden servir para la organización de una empresa colonial entre el valle de Chanchamayo y el río Ucayali.

84Aunque el territorio de la Amazonia peruana sea de gran fertilidad, se encuentra sin embargo despoblado y la agricultura no es considerada como actividad que pueda conducir por ella sola a la fortuna. El tabaco, el cacao y el café darán buenos resultados para la exportación si hay brazos para el cultivo. El arroz, el maíz, la yuca, el azúcar, los plátanos no se exportan; el costo del flete no está en proporción con el valor de estos productos. Los habitantes de la región del Alto Amazonas no los cultivan sino para su propio uso.

85Se puede decir que las tierras del Amazonas no tienen en el presente un valor positivo. Ellas son donadas por las autoridades locales sin dificultad y sin otra condición que la de trabajarlas. Y aún así casi todos los que las ocupan se eximen del título escrito; la posesión de hecho y la roturación, es decir la destrucción por el fuego de la vegetación, son considerados como títulos suficientes de propiedad.

86No es necesario abrir la tierra con el arado para sembrar. Es suficiente despojarle en primavera de los árboles que la cubren para quemarlos dos o tres meses después. El terreno así despojado está apto para recibir la semilla. Hecha la sementera, no hay que preocuparse sino de arrancar las malas hierbas que lo privan de una parte de su sustento. Esta operación se ejecuta una o dos veces durante el crecimiento de las plantas que ocurre con una rapidez sorprendente. Después de un cierto número de cosechas hechas así, la tierra comienza a fatigarse. Entonces, más que cultivarla y abonarla, se considera como más cómodo sembrar otros terrenos, ya que casi todos están inhabitados y sin propietario.

87La posesión de un gran lote de tierra es una de las principales recompensas a las que aspira el inmigrante y cuando reconoce que su adquisición no tiene valor de venta no deja de experimentar un vivo desengaño. Es esto lo que acontece al hombre generalmente aislado y a las pequeñas agrupaciones colonizadoras, y esto lo evitaría una asociación establecida, la cual daría por ella misma un valor a las tierras.

88Pienso que una sociedad de colonización, cuyo capital estaría formado por acciones, encontraría entre el Chanchamayo y el Unini un campo de operación excepcionalmente favorable. Los elementos de su prosperidad serían:

  1. la apertura entre el Ucayali y el Chanchamayo de un camino que daría trabajo a los colonos y valor a las propiedades vecinas;
  2. la explotación de las minas de sal y de hierro;
  3. la explotación de productos naturales de la montaña que son actualamente su verdadera riqueza (caucho, quina, cera, zarzaparrilla);
  4. el cultivo del café, cacao y tabaco para la exportación;
  5. el cultivo de cereales para el consumo de la colonia;
  6. la navegación de los ríos por cuenta de la sociedad.

89Hay pues un vasto campo para ocupar a un número considerable de colonos y desarrollar una infinidad de industrias que darían importantes resultados a los capitales comprometidos y una gran remuneración para aquellos que tomasen una parte directa en la empresa.

90En una palabra, es necesario unir los tres elementos del trabajo para vencer a la naturaleza y arrancarle sus frutos en medio de sus más formidables trincheras que son la soledad y la barbarie.

91La sociedad colonizadora podría establecerse en tres grupos: uno en la vecindad de las minas de sal y de hierro, otro en el puerto del Unini en la desembocadura de este río y el tercero en un punto intermedio. Ellos servirían de puntos de apoyo para muchos otros establecimientos, y los terrenos comprendidos entre estos tres centros podrían ser repartidos entre el Gobierno, los colonos y la sociedad.

92Pero como esas tierras deben ser dadas gratuitamente a los inmigrantes y como aquellas que se reservaría la sociedad no llegarían a ser valoradas sino varios años más tarde, ¿cómo se lo indemnizaría de sus gastos para organizarse, comprar vapores, construir caminos y mantener a sus empleados y dependencias? Pedir al Gobierno del Perú una subvención con este objeto sería inútil a consecuencia del estado de penuria en el que se encuentra el tesoro público desde la guerra con Chile. Gravar el tránsito del camino que construiría la empresa, además de ser poco productiva al principio, esta medida alejaría la inmigración en lugar de atraerla.

93Habría pues que asegurarse por parte del Gobierno Peruano:

94Primeramente, la posesión de la mina de sal, llamada Cerro de la Sal, durante cincuenta años al menos. Sería una poderosa fuente de beneficios en manos de la empresa; la sal puede ser enviada en grandes cantidades a los centros poblados más cercanos de la sierra, particularmente Cerro de Pasco donde su consumo está en progresión creciente por la exploración de los minerales de plata. Este artículo se vendería también en el Ucayali y Amazonas y sería un flote de regreso asegurado para los vapores. Finalmente, sería un gran recurso para entrar en relación con los indios a quienes la sociedad podría concedérselo gratuitamente cuando vengan a buscarlo por su camino, línea central para la salida de los productos de la montaña.

95La segunda propiedad que la empresa debería reservarse, es aquella de las minas de hierro por la importancia de este metal en las industrias del Perú.

96Pero a mi juicio la sociedad se resarciría de todos sus gastos y de todos sus esfuerzos por la introduccion, en sus propios vapores, de las mercancías para satisfacer las necesidades de la colonia y para efectuar con ella y con los indios el intercambio de productos preciosos de la región amazónica.

97Reciba el homenaje...

98Correspondencia consular y comercial

99Callao T III 1878 (mayo) -1895-

100De 31 R a 46

Notes de fin

1 Como se explica más adelante, los mapas a que Ordinaire hace referencia en este documento no han sido hallados (N.d.T.).

2 Trujillo y Chachapoyas son hoy las capitales de los departamentos de La Libertad y Amazonas, respectivamente (N.d.T.)

3 Moyobamba en la actualidad es la capital del departamento de San Martín (N.d.T.)

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter