Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Del Pacífico al Atlántico y otros escritos

 | 
Olivier Ordinaire

Del Pacifico al Atlántico por los Andes peruanos y el Amazonas

XXII. El vapor Amazonia

- Fascinaciones de una hogaza.- Un pie de viña.- La agricultura en el departamento de Loreto.- Los sombreros de Panamá.- El veneno de los Ticunas.- Movimiento comercial de la Amazonía.- Mercantilismo Americano.- Progreso de las importaciones francesas en Iquitos.-

Texte intégral

***

  • 1 A partir de este punto el río toma en los Atlas peruanos el nombre de Amazonas y en las geografías (...)

1Alcanzamos en la mañana del 22 de diciembre la confluencia del Ucayali con el Marañón1, y pocos instantes después echamos anclas frente al pueblo de Nauta, donde llegaba al mismo tiempo que nosotros el vapor brasileño Amazonia, uno de los paquebotes que hacen un servicio regular desde el Pará hasta Yurimaguas, puerto del río Huallaga. Como ningún otro vapor bajaría el Amazonas antes de dicho paquebote, pasé a bordo, aunque entonces estuviese remontando la corriente hacia los Andes. Y ponerme nuevamente a navegar volviendo la espalda al meridiano de París me dio la prueba, una vez más, que el hombre es el juguete de las circunstancias que le obligan muy a menudo a hacer exactamente lo contrario de lo que quisiera.

2El “Amazonia” es una nave de dos puentes, el más elevado de los cuales, que sirve de dormitorio y comedor, está sombreado por una extensa techumbre bajo la cual cuelgan dos filas de hamacas. Al lado del “Loreto” que poco a poco se había transformado en una pirámide de caucho y de pescado salado, donde la falta de espacio me obligaba a una inmovilidad que el perpetuo aguijoneo de los zancudos volvía odiosa, este navio me pareció como un palacio flotante. Sobre la mesa larga, mientras llegaba, acaricié con los ojos una cosa con la cual había soñado a menudo durante mis peregrinaciones a través de la Montaña y que no hubiese cambiado entonces por las más sabias combinaciones culinarias de cualquiera de nuestros Apicius modernos. Y esa cosa era una hogaza de pan. Pero hay que haber vivido tres meses en una región donde el pan es reemplazado por mono para entender la alegría que sentí con la forma de esta hogaza de corteza dorada.

  • 2 La provincia de Loreto, que el Gobierno Peruano creó en 1853 y a la cual anexó, en 1857, la antigu (...)

3El puerto de Yurimaguas, término de la navegación a vapor sobre el río Huallaga, es el almacén de los distritos de Tarapoto y Moyobamba que exportan, el primero, tabaco, el segundo, sombreros de paja. Pero lo que me interesó más en Yurimaguas fue un pie de viña, cuya presencia en este lugar me sorprendió, pues sabía que las viñas plantadas en el valle del Chanchamayo no habían producido nada, lo cual se debía - estoy, por lo menos hoy, convencido de eso- a que se había omitido podarlas. Este pie formaba, él solo, un vasto cenador y cargaba de tres a cuatrocientos racimos, de grosor mediano, con un bonito grano negro ligeramente acídulo, agradable al gusto. Vi otros semejantes, en casi, varias localidades de la provincia de Loreto2, particularmente en Caballo-Cocha, a orillas de un pequeño afluente del Marañón y en todas partes me afirmaron que daban unas tres veces al año. ¡Tres veces! Me imaginaba que la gente a la cual me dirigía se equivocaba en cuanto a la duración del año. Aquí está, me decía, el resultado de la falta de punto de partida para medir el tiempo en un país donde las estaciones difieran tan poco unas de las otras, tanto que, sin almanaque, uno estaría a menudo en dificultades para saber si está en invierno o en verano. Pero en fin, todos se equivocaban de la misma manera, y saqué la conclusión que la viña da en la Amazonia Peruana resultados sorprendentes. No se ha determinado todavía el poder fecundante de este suelo hecho de detritos que se acumulan desde la formación de la corteza terrestre.

4Sin embargo, allá nadie cultiva la viña para hacer vino. Todo el vino que se bebe viene de Europa y cuesta muy caro. De igual manera, las papas son importadas de Le Havre, aunque la sierra vecina produzca las mejores papas del mundo. Es verdad que para ir a buscarles allí se necesitarían caminos, y que los habitantes de la Amazonia no tienen tiempo de hacerlos.

  • 3 El tabaco de Tarapoto, muy fuerte y espirituoso, se vende en “mazos” o zanahorias, enrollados en c (...)

5Los únicos productos agrícolas de la provincia de Loreto que se pueden señalar como objeto de un comercio serio son la caña de azúcar y el tabaco de Tarapoto que, en parte, es exportado al Brasil, aunque esté menos apreciado allí que ciertos tabacos de ese país, aquel de la provincia de Acara, por ejemplo3. En cuanto a la caña de azúcar, de la cual existen algunas plantaciones en los valles del Marañón y del Huallaga, se le extrae el jugo para transformarla en cachaza (tafia) que se consume en la misma provincia.

6El arado es desconocido en esta región, iba a decir inútil. Para establecer cualquier cultivo, se contentan con quemar el bosque, luego siembran sobre el suelo puesto así al desnudo, sin removerle. Todavía si se tratan de verduras, no se dan el esfuerzo de hacer un desmonte. Aprovechan el limo que ciertos ríos, como el Ucayali, depositan en sus playas, donde se hacen, en el intervalo de dos crecientes, varias cosechas. En las Haciendas del Marañón, la caña de azúcar se corta cada ocho meses, con una altura de tres a cuatro metros, y la misma plantación dura de doce a quince años. Mucho menos rica es la tierra de la Amazonia brasileña, en el Pará, por ejemplo, donde una plantación de caña puede dar solamente tres cosechas, como en la costa del Pacífico, en la provincia de Lima.

7Si esta región, donde la tierra pertenece al primer ocupante, es decir a quien la quiere, es aquella en la cual se puede decir con mayor razón que ésa es el caudal que menos falta, es al mismo tiempo aquella donde la mano de obra más falta.

8En las únicas tribus que hablan el quechua, y ni siquiera en todas, se encuentran Indios que se dedican de una manera seguida a las labores agrícolas; los demás no han podido plegarse hasta ahora más que a la explotación de los productos forestales, como el caucho.

9El Amazonia embarcó en Yurimaguas 8,000 mazos de tabaco y veinticuatro fardos que encerraban cada uno cuarenta docenas de sombreros.

  • 4 La paja de los panamás, cuya preparación exige mucho más cuidado, se extrae de la hoja todavía no (...)

10Los sombreros de paja, conocidos en Francia bajo el nombre de sombreros de Panamá, sin duda porque pasan a veces por el itsmo de este nombre para llegar hasta nosotros, son fabricados en el Perú, particularmente en Moyobamba, y en algunos pueblos de Colombia y del Ecuador. En Panamá hacen revoluciones, pero no sombreros. La industria de los panamás, conocida también bajo el nombre de bombonaje porque su materia prima o paja es proporcionada por la palmera Bombonax, está en decadencia desde hace algunos años. A consecuencia de los progresos de la industria europea, los panamás soportan difícilmente, incluso en Brasil, su principal mercado, la competencia de ciertos artículos manufacturados, de los sombreros de paja de Italia, por ejemplo, que son de calidad muy inferior, duran mucho menos, pero se venden más baratos. Por último, los sombreros de Moyobamba son de forma invariable; las mujeres indias que les manufacturan son incapaces de seguir las fluctuaciones de la moda, de añadir el menor floreo, o de hacer la más ligera modificación al panamá tradicional4.

11El distrito de Moyobamba exportó por el Amazonas 48,204 sombreros en 1884, y solamente 32,770 en 1885. En cambio la exportación de caucho de la provincia de Loreto, que en 1884 era de 540,529 kilogramos, subió en 1885 a 714,161.

12Estas cifras me han sido dadas en la aduana de Iquitos donde llegué el 31 de diciembre después de haber bajado nuevamente el Marañón y saludado al paso la desembocadura del Ucayali.

13El Amazonia debía quedarse toda una semana en Iquitos. Allá encontré compatriotas que me acogieron con los brazos abiertos. Al placer de comer pan se añadía para mí el de escuchar hablar francés. ¿Qué más se puede desear?. . . me decía. No vayan a creer, sin embargo, que yo comía solamente pan. Gracias al Sr. Bonvoisin de quien nunca olvidaré la cordial acogida y la generosa hospitalidad, y a los señores Mourailles, Castagné, Anselmo, compensé en ocho días de regocijo y de festines seis meses de cansancios y privaciones. Finalmente, tuve la satisfacción de constatar que la casa más próspera de Iquitos y de la Montaña era una casa francesa, la del Señor Charles Mourailles a quien pertenecen varios vapores que hacen cabotaje en el Amazonas y sus grandes afluentes. Al dirigir mis agradecimientos a la colonia de Iquitos, no puedo olvidar ni al Prefecto peruano, el Sr. Medina, ni al Sr. de Miranda Chávez, Cónsul general del Brasil en Loreto, quienes me hicieron también la más amable acogida y me comunicaron estadísticas muy interesantes.

14El valor de las exportaciones de toda la cuenca del Amazonas, recapituladas en la aduana del Pará, era, en 1868, de 11’600,000 francos y, en 1885, de 62’000,000. Es decir que el producto anual se ha incrementado en 18 años de la proporción de uno a seis. Agassiz ha estimado en 400 millones de valor de los productos de la selva que la industria deja perder cada año en la Amazonia. Tomando por base esta cifra, ciertamente por debajo de la verdad por el hecho mismo que el cálculo del ilustre sabio data de hace treinta años, quedaría, deducción hecha de los 62 millones actualmente exportados, una pérdida anual de 338 millones. Todavía se puede, entonces, ir a buscar fortuna en la cuenca del Amazonas.

15Poseyendo el Brasil la porción más grande de dicha cuenca, la parte que le corresponde en el total de las exportaciones es de lejos la mayor. Vienen después, por orden de importancia, las exportaciones del Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia y Venezuela. En resumen, el Perú del Amazonas exporta caucho, sombreros de Panamá, tabaco, zarzaparrilla, quinina, copaiba, marfil vegetal, paiche, vaca marina, castañas o frutos del Bertholetia excelsa, hilo de Chambira, con el cual se hacen hamacas, por último, una cierta cantidad de oro proveniente de diversos afluentes del río Marañón y que, al no estar declarada en la aduana, no puede ser evaluada.

  • 5 Cuando se endurece, los Indios le ablandan al grado deseado enterrando la vasija o el tubo durante (...)

16No he visto en ninguna parte clasificada entre las mercancías de exportación al curare, que debo mencionar aquí, como un importante artículo del comercio que los indígenas hacen entre ellos. Diversas tribus, tales como los Lamas del Huallaga, los Orejones del Napo, los Pebas de la quebrada Chichita, saben preparar este veneno, pero el más reputado es aquel que proviene de los Ticunas del río negro de Caballo Cocha. En el pueblo de este nombre, uno puede procurarse dos variedades de curare: una en tubos de caña brava de medio pie de largo, otra en vasijas de tierra cocida. El curare contenido en estas vasijas pasa por más activo que aquel de los tubos; además mientras que este último se debilita al envejecerse, el curare en vasija toma, según se dice, fuerza con los años, como un buen vino toma fragancia. Este tóxico debe tener la consistencia de una pasta. Basta con remojar en él una vez o, para hablar más exactamente, con plantar los objetos, puntas de flechas o estiletes que uno quiere envenenar5.

17Claude Bernard ha descrito los efectos terribles del curare cuando es introducido directamente en la sangre.

18Tragado en pequeña dosis, actuaría como un purgativo. La sal sería su antídoto.

19Los Ticunas emplean en su preparación al cocculus toxicoferus y diversos strychnos, tales como los Strychnos Castelneana (Vedd.), Gigantea, Macrophila, Criatina, Urbani, pero, según el Sr. Barbosa Rodríguez, químico brasileño y Director del Museo de Manaos, quien me dijo haber conseguido el curare, sea en pasta por el método Indio, sea en tintura, se puede extraer sólo del Strychnos Gigantea una sustancia que tenga todas las propiedades de este veneno.

20Se cuentan de Iquitos al Pará 731 leguas de cinco kilómetros cada una, que el vapor Amazonía podría fácilmente recorrer en diez días, pero como está restringido a numerosas escalas, sea por coger flete, sea para embarcar la madera de capirona con la cual alimenta el fogón de su máquina, y que incluso de vez en cuando da una puntada sobre ciertos afluentes del gran río, el viaje dura habitualmente tres semanas.

21En la primera parte del recorrido, reconocía que el instinto comercial es muy desarrollado entre los peruanos de la Amazonia, quienes en este sentido difieren completamente de los peruanos de Lima, donde casi todo el comercio está en las manos de los extranjeros. El yankismo de los amazonenses va incluso un poco lejos.

22Ud. está, por ejemplo, en una familia para la cual tenía una carta de recomendación. Una joven le mira como una persona que desea hacerle una pregunta. Ud. se imagina que tal vez ella quiere saber si está casado. ¡Grueso error! Ella acaba por preguntarle cuánto le ha costado su corbata o su paletó o su sombrero. Otra aprovecha la oportunidad para interrogarle sobre el precio de su pantalón y, cuando Ud. se despide, sus huéspedes saben, casi al céntimo, el costo de lo que Ud. tiene sobre el cuerpo. Pero no hay que dar demasiada importancia a esta crítica, y me apresuro en decirlo: los peruanos, sean o no comerciantes, son, al fin de cuentas, gentes muy amables.

23En el departamento de Loreto, parecían generalmente muy sorprendidos que estuviese allá sin tener nada que vender. Había tenido que comprar allá, por el contrario, todo un guardarropa, por haber llegado al Amazonas en el estado en el cual me habían dejado los Conibos. Por lo menos encontré en Iquitos ropas francesas.

  • 6 Sea en razón de la extrema dificultad de las comunicaciones con Lima, o porque todos los gobiernos (...)

24La importación francesa en Iquitos6, estaba en progreso comparándola con la importación alemana; índice seguro de prosperidad, el país donde se incrementa la fortuna pública tiene una tendencia natural a dejar de lado las falsas marcas y las pacotillas de precio reducido para procurarse artículos de buena calidad.

Notes

1 A partir de este punto el río toma en los Atlas peruanos el nombre de Amazonas y en las geografías brasileñas el de Solimoes. Los brasileños le otorgan el nombre de Amazonas solamente a partir de la desembocadura del Río Negro. Por fin, de la desembocadura del Ucayali a la frontera con Brasil, se le designa muy a menudo bajo el nombre de Marañón. N.d.A.

2 La provincia de Loreto, que el Gobierno Peruano creó en 1853 y a la cual anexó, en 1857, la antigua provincia de Maynas, comprende los distritos forestales de Moyobamba, Tarapoto, Sarayacu, Loreto, etc. Su capital nominal es Moyobamba, que lleva en las geografías el nombre de ciudad y cuenta con 3,000 a 4,000 habitantes, pero su capital real es Iquitos que hoy en día es la sede de la Prefectura. Loreto es solamente un pueblecito, importante sin embargo por su posición cerca de la frontera con Brasil y por ser la sede del Consulado general brasileño en el Perú amazónico. N.d.A.

3 El tabaco de Tarapoto, muy fuerte y espirituoso, se vende en “mazos” o zanahorias, enrollados en cintas de corteza (atajidos) o en hojas de palmera (sogas de aguaje). N.d.A.

4 La paja de los panamás, cuya preparación exige mucho más cuidado, se extrae de la hoja todavía no desarrollada del Bombonax. El valor de un sombrero crece en razón de la fineza de esta paja. Los llamados sombreros ordinarios son de tres números, siendo el número 1 el menos fino. En Moyobamba, los precios son los siguientes:
Nro. 1, la docena, 6 soles = 24 francos
Nro. 2, la docena, 8 soles = 32 francos
Nro. 3, la docena, 12 soles = 48 francos
El tejido de un sombrero nro. 1 demanda en promedio tres días de trabajo, el de un nro. 2 cuatro días y el de un nro. 3 cinco. Algunas obreras, entrenadas desde la infancia y de una habilidad excepcional, llegan a confeccionar un nro. 3 en un día y medio. El precio de los llamados sombreros finos de Moyobamba varía de 10 a 50 soles (40 a 160 francos). Su confección exige de uno a tres meses.
No todos los sombreros traídos de la provincia de Loreto descienden por el Marañón; una gran parte son vendidos en la Costa del Pacífico. Además, Moyobamba manda cada año a Celendín, en la Sierra del Perú, la paja preparada, lista para ser tejida, para 50,000 sombreros. N.d.A.

5 Cuando se endurece, los Indios le ablandan al grado deseado enterrando la vasija o el tubo durante una noche en un suelo húmedo. N.d.A.

6 Sea en razón de la extrema dificultad de las comunicaciones con Lima, o porque todos los gobiernos del Perú han tendido a favorecer la colonización de la Montaña, la provincia de Loreto no ha resentido más que muy indirectamente el contragolpe de la guerra peruano-chilena y de las guerras civiles que, durante varios años, han paralizado el comercio de la Costa. Goza de un régimen aduanero especial, muy ventajoso, comparado con el de todos los países vecinos. N.d.A.

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter