Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Del Pacífico al Atlántico y otros escritos

 | 
Olivier Ordinaire

Del Pacifico al Atlántico por los Andes peruanos y el Amazonas

XXI. Sarayacu

- Resultado de las misiones en la cuenca del Ucayali.- La nación de los Jíbaros.- Las cabezas reducidas.- Danza del Chancha-Tucui.- El organillo del Padre Pallares.- Estadística.- Desaparición progresiva de razas indias.-

Texte intégral

***

  • 1 Escrito Shetibos en el original. N.d.T.

1El nombre de Sarayacu es conocido como el de uno de los establecimientos más importantes que los Descalzos hayan tenido en la Montaña. En el tiempo del Padre Girbal, su fundador (1791), contaba con un millar de catecúmenos de diversas tribus, agrupamientos imposibles en la región Campa, pero relativamente fáciles en una región donde la pesca podría alimentar a una ciudad; y tenía todavía un gran renombre en 1846, cuando el conde de Castelnau y Paul Marcoy recibieron allí la hospitalidad del Padre Plaza. Pero tan pronto se produjo la partida de este monje, que fue nombrado Obispo de Cuenca en el Ecuador, la decadencia de Sarayacu empezó. Sus misioneros vieron poco a poco formarse un vacío alrededor de ellos, que atribuyen principalmente a las maniobras de los organizadores de Correrías y de otros industriales interesados en substraer a los Indios de su influencia y protección. Fueron obligados a abandonar la plaza en 1863. Después de todo tuvieron que sentirse felices de no compartir la suerte de sus colegas de la vecina misión del río Manoa, quienes, en 1766, habían sido asesinados por los Conibos y los Setebos1.

  • 2 El R. P. Gabriel Sala ha establecido desde entonces una misión en el Cerro de la Sal. N.d.A.
  • 3 “Así vosotros [trabajáis] no para vosotros” N.d.E.

2Los monjes Descalzos, que mucha gente se representan, por lo menos en Lima donde la imaginación popular es tan fecunda como en cualquier otra capital, como poseedores de suntuosos conventos en medio de las selvas, de misteriosos el dorados donde unos Indios con las corvas quebradas amontonan, sin tregua, montones de oro, los Descalzos, digo, no poseían, en toda la Montaña del Perú en la época de mi viaje, más que la pequeña misión de Quillazu de la cual he hablado, y otro minúsculo establecimiento a orillas del río Callaría, afluente por la derecha del río Ucayali2, y estas dos casas eran atendidas en total por tres misioneros. He aquí lo que quedaba de más de ciento cincuenta establecimientos que los franciscanos fundaron sólo en la cuenca del Ucayali. Según la estadística de Ocopa, setenta Padres de la orden murieron allá asesinados por los salvajes. Su labor fue dura y casi nula la cosecha que se proponían. Es a ellos, sin embargo, que se deben las primeras nociones geográficas sobre la Montaña, son ellos quienes abrieron todos los caminos que conducen allá y que el comercio sigue hoy en día. ¡Sic vos non vobis!...3.

  • 4 Garcilaso, Comentarios Reales, Parte 1ra. libro VIII, cap. III. N.d.A.

3Entre los Indios de razas muy diversas que se encuentran hoy en día, sea en el Bajo Ucayali, sea en el Marañón, un pequeño número se dice cristianos aunque no hayan abandonado ninguna de sus creencias primitivas y no difieran de sus congéneres no bautizados más que por el pantalón cuyo uso han adoptado. Algunos poblados de esta región hablan el quechua o inca, el cual fue verosímilmente introducido en la Montaña en el tiempo de Túpac Yupanqui, conquistador del valle de Moyobamba4 (en quichua Muyupampa). En este número está la nación de los Jíbaros, bien conocida por los etnógrafos como aquella de la cual provienen las Cabezas Reducidas. Estos salvajes, cuyo dominio se extiende desde el Pongo de Manseriche hasta el río Pastaza y del Marañón a los Andes ecuatorianos, se dividen en Antipas, Aguarunas, Ayulis, Muratos, Cherembos y otras tribus que obedecen a jefes que tienen cada uno su corte o guardia de honor y están entre ellos en perpetuo estado de guerra. Los Jíbaros andan habitualmente desnudos, y su arma favorita es la lanza. El único trofeo que les gusta es la cabeza del jefe enemigo. Después de haberla separado del tronco por un corte neto, retiran el cráneo y otras partes óseas, luego someten esta cabeza deshuesada a una especie de curtimiento y la hacen soportar una retracción uniforme, que la reduce al grosor de una naranja, sin destruir completamente el tipo del rostro. (Ver la cabeza de un jefe aguaruna que he mandado al Museo del Trocadero).

4Ellos guardan un completo secreto sobre su procedimiento o dan explicaciones incomprensibles.

5En medio de largos cabellos rudos que caen como una cola de caballo de la cabeza minúscula, atan despojos de pájaro y guirnaldas de élitros de coleópteros.

6Se adornan con estos horrorosos trofeos o les agitan en el aire, suspendidos en una T, bailando la Chancha-Tucuy o Danza de las Cabezas, con motivo de la fiesta con la cual celebran sus victorias cada año.

  • 5 Escrito Yahuas en el texto original, según la antigua doble grafía (-hua o -gua). Adoptamos la gra (...)
  • 6 Las fibras de la palmera chambira proveen un material textil estimado. N.d.A.

7Me guardaré de querer hacer aquí la monografía de todas las tribus de las cuales he encontrado algún especimen, pero quiero todavía decir una palabra de los Yaguas5 que he admirado en el pueblo de Pebas, en la ribera izquierda del Marañón. Es a propósito que empleo la palabra “admirado”, porque los Yaguas, por el contorno de sus formas y su gracia nativa, realizan de algún modo el tipo ideal de la raza india. La tez albaricoque de estos Apolos y de estas Venus del Amazonas es más clara que aquella de todos sus vecinos salvajes que parecen, al lado de ellos, de un matiz terroso. Los Yaguas de ambos sexos llevan un cinturón del cual caen flecos de chambira6, cuyo objetivo parece ser adornar mucho más que esconder. Mechones y pulseras de chambira rizada adornan sus brazos y sus muslos. Una cinta de la misma materia les cae sobre la espalda, atada a la diadema de corteza fina que les ciñe la cabeza. Para pintar su carácter, el juicioso Raimondi se sirve del adjetivo español cariñoso que significa, según el caso, afectuoso o acariciador.

8Queriendo hacer el Padre Pallarés, en 1854, la estadística de los Indios del Ucayali, remontó no solamente este río hasta su origen, sino también cada uno de sus afluentes en un recorrido de ocho a diez leguas. Había tenido la idea original de traer un organillo al cual le hacía girar de vez en cuando la manivela para hacer salir a los salvajes de sus retiros. Desde la desembocadura del río Santa Catalina hasta la del Tambo, es decir en un espacio de ciento ochenta leguas, que representa casi la mitad del curso del Ucayali, él contó 1780 salvajes, incluidos las mujeres y los niños pequeños.

  • 7 Los Padres de Ocopa se establecieron en dos ocasiones a orillas del río Tamaya para convertir a lo (...)

9Su medio de atracción era insuficiente, porque esta cifra estaba sensiblemente por debajo del número verdadero. No menos resalta de su trabajo que, de las tribus descubiertas por los Descalzos, algunas estaban ya aniquiladas en 1854, y otras se habían reducido a efectivos relativamente ínfimos. Así, del pueblo de San Miguel, donde habían dos mil Conibos en 1685, quedaba solamente la plaza. Así, de la tribu de los Sensis, la cual en 1811 contaba un millar de Indios, no habían más que veintinueve individuos de los que solamente dos tenían más de treinta años. Desde entonces han desaparecido completamente, como están en trance de desaparecer los Lorenzos, los Remos, y los Amahuacas que son presa de los bandidos7. Del mismo modo han desaparecido los Maspos del río Manipaboro, entre los cuales el Padre Biedma había encontrado, en 1686, un pueblo de quinientos habitantes, y los Pichabos de la ribera derecha del Ucayali, y los Muchabus de la ribera izquierda. Se han olvidado hasta los nombres de los Chuntis, de los Ormigas y de los Vinabis del Padre Girbal, y de tantos otros de los cuales sería más largo hacer la enumeración que contar los que quedan.

10Los Indios, fuesen independientes o sometidos, han disminuido en número desde la llegada de los blancos, según una progresión tan neta que se puede predecir la época de su completo aniquilamiento. Raimondi estima que la viruela es una de las principales causas del despoblamiento de la Montaña. Pero no es solamente al traerle sus virus y sus vicios, sus licores fuertes y sus epidemias que el blanco es fatal al indio. En estas regiones apartadas, casi sin comunicación con la sede del Gobierno, la explotación del débil por el fuerte es tanto más dura cuanto que no puede haber represión. He hablado de las Correrías, podría citar otros hechos. Pero esto me llevaría demasiado lejos, y debo resumir diciendo que donde aparece la civilización sin sus gendarmes, ella es peor que la barbarie.

Notes

1 Escrito Shetibos en el original. N.d.T.

2 El R. P. Gabriel Sala ha establecido desde entonces una misión en el Cerro de la Sal. N.d.A.

3 “Así vosotros [trabajáis] no para vosotros” N.d.E.

4 Garcilaso, Comentarios Reales, Parte 1ra. libro VIII, cap. III. N.d.A.

5 Escrito Yahuas en el texto original, según la antigua doble grafía (-hua o -gua). Adoptamos la grafía actual. N.d.T. y N.d.E.

6 Las fibras de la palmera chambira proveen un material textil estimado. N.d.A.

7 Los Padres de Ocopa se establecieron en dos ocasiones a orillas del río Tamaya para convertir a los Amahuacas, pero éstos pillaron y quemaron su capilla. Convirtieron en andrajos las casullas para utilizarlas, dice el Padre Ibañez, en sus mascaradas y danzas grotescas (mogigangas).
Una pequeña Rema me fue presentada, por un colono que ella llamaba papá, como el último retoño de la raza. Me apresuré en sacar su fotografía.
Pensando en proteger a los Remos contra las Correrías, el Padre Calvo fundó, en 1859, la misión de Callaría en el valle del mismo nombre. Pero como ciertos negociantes, según él, no cesaban de pedir niños a los Shipibos en cambio de los cuales ofrecían hachas y machetes, el convento dejó de ser suficiente para inspirarles respeto, y los Remos fueron atacados con encarnizamiento. Aquellos que escaparon se retiraron al interior del Piyuya. No se puede saber, añade el Padre Calvo, el lugar preciso de su retiro. Desde entonces, las Arpías se encargaron de descubrirlo. N.d.A.

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter