Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Del Pacífico al Atlántico y otros escritos

 | 
Olivier Ordinaire

Del Pacifico al Atlántico por los Andes peruanos y el Amazonas

XIII. Un extraño Robinson

- Regresos a la vida salvaje.- Raptos de Campas.- Instintos primitivos.- Los Indios barbudos.-

Texte intégral

***

  • 1 en Weiss (op. cit., T. 2, apéndice A: 531), Shirompari: hombre, macho. En nomatsiguenga y matsigue (...)
  • 2 En castellano en el texto original. N.d.T.

1Hubiera querido ver nuevamente a los Lorenzos que no habían hecho más que aparecer y desaparecer delante de la casa del cauchero y, con este propósito, hice una caminata de dos días a través del bosque, guiado por Pu-chuna que era decididamente mi amigo. No encontramos más en el lugar que chozas incendiadas y miserables plantaciones de plátanos invadidas por la vegetación. En cambio, la expedición me reservaría una extraña sorpresa. Al seguir la orilla de un riachuelo, afluente por la izquierda del Palcazu, mi guía pronunció varias veces, con un tono misterioso, las palabras Sera Quetari1, que significan “EL Hombre Blanco”; y llegamos a una cabaña donde había, en efecto, un hombre blanco que encontramos sentado sobre una barbacoa2 de bambú que le servía a la vez de mesa y cama. Estaba vestido de una cushma, al modo Campa, y llevaba sandalias nuevas recortadas de una piel de mono, cubierta todavía de pelo. Parecía tener máximo treintaidos o treintaitres años, tenía los ojos azules y el pelo castaño claro. Ninguna duda que fuese de sangre azul (2) es decir de pura raza blanca.

2Me recibió con una indiferencia de la que se juzgará por el corto pero singular coloquio siguiente, que tuvo lugar en castellano, lengua que hablaba mejor que yo.

  • ¡Buenos días, Señor y amigo!
  • ¡Buenos días!
  • ¿Ud. vive aquí?
  • Como ve.
  • ¿Cuál es su país?
  • La Selva.
  • ¿Y vuestro nombre, por favor?
  • 3 En castellano en el texto original. N.d.T.

3Había empleado la fórmula española ¿Cómo le llaman a Ud.?3, cuyo sentido literal es Comment vous appelle-t-on?

4Me respondió: No me llaman (3), es decir Personne ne máppelle.

  • ¡Pero finalmente, Ud. tiene un nombre!
  • Es posible.
  • Y Ud. no me lo quiere decir... Es su derecho.
  • ¡Hace tanto tiempo que no lo he escuchado pronunciar que ya lo he olvidado! (que ya no lo sé) (3).

5Después de esto, intercambié con el hombre blanco un ¡Dios le guarde!(3), y retomé con Puchuna el camino del Palcazu.

6Mucho tiempo estuve obsesionado por la imagen de este frenético solitario, de este Archi-Robinson, y a menudo todavía me reaparece envuelta en su enigma.

  • 4 Escrito Bohorques en el texto original. N.d.T.

7En todas las épocas, blancos se han ido a refugiar entre los salvajes, de quienes han adoptado su modo de vida y nacionalidad. Desde su llegada a la Montaña, los misioneros señalan hechos de este género. Así, en 1641, un tal llamado Francisco Villanueva y un cierto Gallego quienes habían escapado de la masacre que tuvo lugar cerca del Cerro de la Sal contra una banda de buscadores de oro, aceptaron las ofertas de paz de los salvajes y se confiaron a ellos. El Gallego se casó al estilo indio, tuvo varios hijos y murió, dice la crónica franciscana, en este estado de barbarie. En cuanto a Francisco Villanueva, tan bien había adoptado el partido de los Campas, que, en 1645, se le señala tomando parte en sus rangos, en un combate contra los soldados españoles del Capitán Bohórquez4.

8Cuando en 1742 estalló la mencionada insurrección de Santos Atahualpa, los Europeos que no pudieron ganar a tiempo la Sierra, buscaron cómo pasarlo entre las tribus vecinas y enemigas de los Campas, y algunos debieron lograrlo. Finalmente, de 1742 a 1752, los Antis se apoderaron de un número bastante grande de mujeres blancas, que nunca devolvieron, y a las cuales al parecer dieron todos los cuidados de los que son capaces los salvajes.

9Los peligros de la vida en la Selva, en las partes sanas de la montaña, son menores que los que se podría creer; pero para soportar esta vida se necesita un temple especial. No todos resisten, muchos no pueden hacerse a la soledad que es para otros una necesidad. Todos no tienen en el mismo grado ese instinto salvaje que está al fondo de nuestra naturaleza, como un recuerdo tal vez de nuestra condición primera, y que nos hizo encontrar tanto encanto, cuando éramos niños, al leer Robinson Crusoe, instinto más imperioso entre los Campas que entre los civilizados el instinto contrario, puesto que acabamos por querer sus bosques, mientras ellos no pueden vivir en nuestros hormigueros.

10En su muy humorístico Voyage á travers l'Amérique du Sud, el Señor Paul Marcoy establece como axioma que los salvajes no tienen barba.

11“Hubiéramos querido, dice él, poder confirmar al público lo que desde hace mucho tiempo está acostumbrado a leer en las geografías; a saber que los Antis, como algunas naciones que veremos más tarde, tienen de la naturaleza o han guardado de su contacto con otras razas, y particularmente con la de los Españoles, una tez blanca y rosada como la que misioneros entusiastas han dado a los Carapachos del río Pachitea, a los Conibos del río Ucayali, o barbas de zapador como aquellas con las cuales han recompensado a los Mayorunas del río Tapiche, tez blanca y barbas negras que nuestros geógrafos y nuestros viajeros modernos han celebrado bajo palabra. Desgraciadamente, no hemos encontrado entre los Antis o sus congéneres nada semejante o incluso aproximado.”

12Si misioneros entusiastas han dado a los Conibos una tez blanca y rosada, se han equivocado. En cuanto a las barbas, con perdón sea dicho del Sr. Marcoy, existen realmente. Que sean entre los salvajes una excepción rara o una anomalía, y que las tengan de su contacto con los extranjeros, es posible, pero se encuentran. El mismo autor del Voyage á travers lAmérique du Sud reconoce que la piel de sus rostros no es ajena a toda vegetación pilosa cuando, al hablar de uno de sus jóvenes remeros Campas, dice que “una línea de pelusa negra sombreaba, con una huella de carboncillo, su labio superior.”

13El viejo lorenzo herido, del cual no pude descubrir su refugio, tenía una gran barba entrecana. Los Indios que le habían disparado y que encontré en el bosque me hicieron incluso la declaración que el pobre diablo debía la vida a esta barba que les había inspirado respeto.

  • 5 Se trata del río Apurucayali. N.d.T.
  • 6 Samairintsi = chacra, nosamaire = mi chacra. Para referirse a un pueblo o a una aldea, se utiliza (...)
  • 7 “Chuncho” es un vocablo despectivo empleado en el Perú para designar, sin distinción étnica, a los (...)

14En la quebrada Purkeale5, que baja del Pajonal al río Pichis, hay un samairinchi6 o aldea de Campas donde vive un chuncho7 que pasa a los ojos de los demás como un hábil forjador y que es portador de una barba soberbia. Este Campa tiene ciertamente sangre española en las venas, y no lo ignora, aunque hable solamente la lengua de los Antis.

15Puesto que civilizados vuelven de vez en cuando a la vida salvaje, no es sorprendente que se encuentren entre los salvajes caracteres físicos más especialmente propios de las razas blancas.

Notes

1 en Weiss (op. cit., T. 2, apéndice A: 531), Shirompari: hombre, macho. En nomatsiguenga y matsiguenga, serari: hombre, K'ítari: blanco. N.d.E.

2 En castellano en el texto original. N.d.T.

3 En castellano en el texto original. N.d.T.

4 Escrito Bohorques en el texto original. N.d.T.

5 Se trata del río Apurucayali. N.d.T.

6 Samairintsi = chacra, nosamaire = mi chacra. Para referirse a un pueblo o a una aldea, se utiliza el plural de casa o la expresión “donde se agrupan casas”: pangot-siegyi o apatotara pangotsi. N.d.E.

7 “Chuncho” es un vocablo despectivo empleado en el Perú para designar, sin distinción étnica, a los indígenas amazónicos. N.d.T.
Viene de una antigua distinción entre los piemonteses fronterizos o Anti (ver An-tisuyo), en su mayoría arawak y que tenían relaciones con el imperio Inca, y las etnias más alejadas o poco conocidas y más salvajes desde el punto de vista Inca. Propiamente, Chuncho era el nombre de los grupos Arabaona, Eparamona, Uchuparamona (Ver l’Inca, lEspagnol et les “Sauvages”, F. M. Renard-Casevitz, Th. Saignes, A. C. Taylor. París, 1986 o su traducción española, Al este de los Andes en prensa. N.d.E

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter