Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Del Pacífico al Atlántico y otros escritos

 | 
Olivier Ordinaire

Del Pacifico al Atlántico por los Andes peruanos y el Amazonas

VII. Sobre la meseta de Junín

- El campo de batalla más elevado del cual haga mención la Historia.- La Maca.- Una tempestad entre las dos Cordilleras.- Ninacaca.- Una noche en Huando: en la choza y afuera.- El Lago Azul.- La Sierra de Huachón.- Buen consejo y malas noticias

Texte intégral

***

1Teníamos que atravesar, a cuatro mil y algunos metros de altitud, la meseta de Junín, rodeada de colinas encima de las cuales las Cordilleras destacan en lontananza encajes de cimas blancas. El lago Chinchaicocha, de nueve leguas de largo por tres de ancho, se pierde en este valle donde se encuentran los pueblos de Junín, Carhuamayo y Ninacaca. A una legua de distancia de Junín, una pirámide alta de diez metros evoca la fecha del 6 de agosto de 1824, fecha memorable para el Perú, pues esa jornada, de la cual el general Bolívar fue el héroe, y aquella de Ayacucho (9 de diciembre del mismo año) decidieron su independencia. La meseta de Junín es el campo de batalla más elevado del cual haga mención la historia de los dos mundos, y es de presumir que hasta el día que se pelee en globos estará citado como tal.

  • 1 En castellano en el texto. N.d.T.

2En la hierba rasa encontré unos hongos, pequeños agaricos en forma de bolas y parasoles, y como conocía perfectamente la especie, por haber cosechado a menudo otros iguales cuando era un niño en las praderas de mi pueblo, llené con ellos mis alforjas1. Un momento después estábamos en el albergue de Junín, y el posadero queriendo, decía, prepararnos una comida digna de nosotros, se fue a coger una lata de conserva en una caja, la cual debía costar mucho sí, como él nos afirmó, venía de París. ¡La lata precisamente contenía champiñones! Le invité a guardarla para una mejor ocasión y le rogué que hiciera cocinar mis setas frescas, las que estuvieron excelentes. Sin embargo, el hermano lego no las tocó con el pretexto de que esos criptógamos nacen del estiércol de los caballos, y me afirmó que nadie en el país las comerían. Se desquitó con un plato de maca.

3La maca, único vegetal que se cultiva a esas alturas para alimentación humana, es una planta con raíz tuberculosa, que se parece al nabo por su forma y al camote o papa dulce por su sabor. Prospera a las orillas del lago Chinchaicocha de donde es probablemente originaria, y que es tal vez el único lugar en el mundo entero donde se la encuentra. Ahora bien, parece que dada la temperatura relativamente fría que le conviene, podría aclimatarse en algunas de nuestras sierras de Francia, donde sería apreciada.

4Llegábamos al pueblo de Ninacaca cuando estalló una tormenta espantosa. El trueno retumbaba de todos los costados al mismo tiempo. Era un disparo de artillería, un bombardeo continuo de la meseta. Primero granizó, luego llovió a torrentes, luego la lluvia se transformó en una tromba. Teníamos mucha dificultad para respirar, y no podíamos pensar en continuar nuestra ruta, incluso para atravesar los cien o doscientos metros que nos separaban del pueblo. Me había cubierto con mi poncho de caucho y envuelto la cabeza con un pañuelo de seda, siguiendo el ejemplo de la gente del lugar, y para volverme, tanto como fuera posible, un mal conductor de electricidad. Viendo finalmente a mis dos compañeros tenderse a todo lo largo en el suelo, yo hice igual...

5Nos secamos delante de un fogón donde ardían bostas de hierba seca mezcladas con excremento de llama, combustible ordinario de los habitantes de esta región privada de árboles.

6La palabra Ninacaca significa en Quechua Roca de fuego. El rayo cae sobre la meseta de Junín más frecuentemente tal vez que en ningún otro lugar, lo que se atribuye, con razón o sin ella, a las masas metálicas que el suelo encierra. Se dice que mata dos hombres cada año. Las tormentas tienen lugar desde comienzo de Octubre hasta fin de Marzo, y siempre en la tarde, a partir de las tres. En la mañana, la atmósfera es transparente y el cielo límpido.

  • 2 En 1884 el Perú exportó, tanto en barras como en minerales, 80,000 kilos de plata, de los cuales 2 (...)

7A cinco leguas al norte de Ninacaca está la ciudad de Cerro de Pasco, sobre un cerro que es uno de los yacimientos argentíferos más considerables del mundo. Socavones penetran en ella por todas partes, como huecos de arador en una corteza2.

8Dejamos a nuestra izquierda el camino de Cerro de Pasco para atravesar la defensa montañosa que bordea la meseta del Este. Pastos y más pastos sobre los montecillos, en los llanos y en el fondo de los valles, tintes uniformes atravesados acá y allá por la sombra de una nube, raros rebaños de carneros, bueyes paciendo aislados, sobre las vertientes grises, a veces una tropa ondulante de llamas, tales son las lontananzas y primeros planos de esos paisajes melancólicos. Viajábamos por pequeñas etapas para economizar nuestras monturas y no dejar atrás las muías, las que cargaban mi equipaje indispensable. Habiendo sido ésta región poca descrita por los geógrafos, aproveché esta lentitud forzada para hacer algunas observaciones hipsométricas. Es así que anoté 4,338 metros de altitud a la entrada del valle de Quiparacra, en el lugar que lleva el nombre de Huando, donde llegamos el 9 de octubre al anochecer.

9La aparición de una choza de piedras y de un rebaño de carneros fue la señal de alto.

10En primer lugar, el arriero mató a un carnero. Sabía que el único medio de conseguir cualquier cosa que fuese de los Indios, sus hermanos, era tomándolo, sin perjuicio de pedirlo después. A una buena mujer que había salido de la choza al vernos atacar su rebaño, le pagamos sin discutir el precio que fijó. Satisfecha entonces con nuestros procedimientos, se fue, a algunos pasos, a levantar una piedra bajo la cual había un hueco lleno de papas. Hicimos el guiso en la cabaña de donde el humo se escapaba por los intersticios del techo.

11Cuando se observa las ruinas peruanas, en la Costa así como en la Sierra, uno se queda asombrado por el hecho que los antiguos habitantes del país tenían, en su mayoría, casas sin chimeneas, sin ventanas y casi sin puerta. La choza de Huando era de ese estilo. Su puerta era tan baja que uno debía ponerse en cuclillas para entrar. Construida para tres seres solamente, el pastor, su mujer y su hijita de ocho años de edad, tenía justo las dimensiones necesarias para contenerles. El pastor estaba ausente porque había ido a arreglar una cuenta con el propietario del lugar, a quien le daba, por precio del arriendo, tres carneros por mes por cada cien ovejas criadas en la hacienda. En mi calidad de convaleciente, me fue asignado su sitio y yo me acomodé en él para la noche. Infortunadamente él era más pequeño que yo, y cuando quise tenderme largo a largo en el suelo, mis pies salían de la choza por su único orificio.

12El hermano lego, mi compañero, era lo que llaman en el Perú un zambo o mestizo. Mitad mulato y mitad mestizo, como era mitad maestro y mitad servidor, mitad laico y mitad monje, tenía, por lo menos, sin restricción ni repartición, una magnífica salud. Le propuse quedarse en la cabaña donde, en rigor, podíamos caber los dos, pero si nos manteníamos constantemente sentados. Prefirió acostarse afuera, en un montón de pieles de carnero que le dio la dueña de la posada.

13Y la nieve, que cayó durante la noche, aumentó en una capa de guata el espesor de sus abrigos de pieles.

14En definitiva durmió mejor que yo, pues yo no cesé de escucharle roncar. En cuanto al arriero, tenía la costumbre, como todos los arrieros del Perú, de dormir al aire libre para guardar las bestias, ya que las caballerizas son raras en este país, tanto en la vecindad de las nieves como en los valles húmedos de la Costa.

15Al día siguiente entramos en una zona donde ya no se ve más a la nieve mezclar su armiño al terciopelo del césped. En la tarde aparecieron las primeras ericáceas, el Befaría Ledifolia y el Gaylussacia dependens, cuyas flores rojas realzan con un brillo de vida la monotonía de los pastos. A partir de la aldea de Chipa, cuya altitud es de 3,442 metros, el río Quiparacra entra, sobre un lecho pavimentado con lozas gigantescas, en una linda quebrada bordeada de árboles con tallos delicados y follaje ligero. Pero no estaba en nuestro itinerario seguir ma’s tiempo ese riachuelo que se dirige al este, hacia el río Paucartambo. Antes de bajar a los bosques, teníamos que subir una vez más a la región desnuda y atravesar la imponente cordillera oriental, conocida bajo el nombre de Sierra de Huachón.

  • 3 “Cantemos algo más elevado”, Virgilio, Las Bucólicas, IV, 1. N.d.E.

16Subimos entonces, por un sendero rápido, en el valle de Añil-Cocha o del Lago Azul, y pasamos la noche allí, no en la cabaña de un pastor de carneros sino en la de un guardián de bueyes. ¡Paulo majora canamus!3. Y esta cabaña era a la choza de Huando como una vaca es a una oveja, lo que no quiere decir que fuese un palacio; se puede juzgar de eso por la fotografía que he tomado de ella, pero en fin pudimos dormir allí todos y enteros.

17El Lago Azul está al final de un valle, al pie mismo de la Sierra cuyas faldas escarpadas y cimas blancas se reflejan en su espejo de una limpidez admirable. Dejamos nuestras muías pacer un instante a sus orillas antes de emprender la subida a la Sierra. ¡Oh! ¡Qué excelentes bestias son estas muías del Perú que no saben lo que es un pesebre y que no conocen otro alimento ni otra hojarasca que la hierba de la puna, felices cuando ésta no se esconde bajo la nieve!

18Cuanto más escarpada sea la pendiente que tienen que escalar, menos el jinete se separa de su lomo, sobre todo en los parajes altos donde no podría dar dos pasos seguidos sin sentir la opresión del soroche; quiero decir con eso que hicimos la subida de la cordillera de Huachón sin poner una sola vez pie en tierra. Mi barómetro, que había indicado 3,830 metros a orilla del lago, indicaba 4,428 metros sobre el abra, y si el estado metereológico me hizo cometer un error, éste fue de menos, pues estábamos al límite de las nieves eternas, que a esta latitud casi no se encuentra por debajo de 4,700 metros. El pasaje está dominado de muy cerca por esas nieves cuyas masas sobresalientes tienen pliegues con reflejos azulados que indican el comienzo de una formación glacial. Cúpulas y picos de blancura resplandeciente forman todavía encima de este nivel una cadena de una altura considerable.

  • 4 Escrito isola en el original. Adoptamos la grafía actual.N.d.T.
  • 5 En castellano en el texto. N.d.T.

19Al pie de las rocas abruptas de la vertiente oriental donde hay que descender, se distingue todo un rosario de pequeños lagos. Mientras sumía mi mirada en ellos vi moverse, a una profundidad vertiginosa, una especie de insecto que no me pareció exceder la talla de la isula4 o gran hormiga de la Montaña. Yo apunté mi largavistas en esa dirección y la hormiga se transformó en un hombre a caballo. Luego reconocí que ese hombre estaba vestido con el tradicional poncho de lana y tocado de un fieltro de bordes anchos. Subía el sendero en zigzag que bajábamos, de suerte que no podíamos dejar de encontrarnos. Cuando estuvimos cerca, el hermano lego le saludó con un ¡Buenos Días señor Doctor]5.

20Me pregunté si era un médico o un cura. Nada en su fisonomía ni en su vestido hacía presentir que género de doctor era. Entendiendo el punto de interrogación que tenía en mi ojo, me informó que era el cura de Ninacaca y que venía de hacer una gira pastoral por el valle de Huancabamba que depende de su parroquia.

21Le declaré a mi vez mi nombre y profesión y le conté que me iba a Quillazú, donde encontraría indígenas del Ucayali esperando órdenes de Ocopa, de las cuales el hermano lego estaba proveido; que esos indígenas me servirían de guías y de portadores o peones hasta el río Palcazú; que desde allí descendería en su canoa el Ucayali, donde no faltaría alguna embarcación de comerciante para irme al Amazonas.

22El cura de Ninacaca tuvo un movimiento de sorpresa, pero me dejó acabar sin interrumpirme, después de lo cual me dijo:

  • Puesto que es así, Señor, no le queda más que volver conmigo.
  • ¿Qué dice usted?
  • Ud., no encontrará en Quillazú los guías con los cuales cuenta. Cansados de esperar a los Descalzos o sus instrucciones, se han ido desde hace tres días, y Ud. necesitaría por lo menos ocho para ir donde están a esta hora. Son mozos que andan más rápido que Ud. y yo.

23No es necesario estar en la calle para recibir un golpe, yo lo sabía, pero este me cayó tan fuertemente sobre la cabeza que me volvió mudo por un instante.

24- Si los indígenas del Ucayali se han ido, empezaré de nuevo, me queda mi brújula y tal vez encontraré en Huancabamba otros indios para cargar mi equipaje que yo reduciré a lo estrictamente necesario.

  • Al comienzo de la estación de lluvias que ya han empezado, ¡ni soñarlo!
  • Les daré mi dinero y la mitad de mi pacotilla.
  • Entonces decidirán seguirle, pero Ud. puede estar absolutamente seguro que le van a abandonar en el camino.
  • ¡Tendré mi fusil todavía!
  • Su fusil no le defenderá ni contra la lluvia, ni contra la fiebre, ni contra el cansancio, de los cuales uno muere. Piense que a partir de Huancabamba, Ud. tendrá por lo menos ocho días de marcha bajo bosque antes de encontrar solamente una cabaña de salvajes. ¡Créame! Regrese sobre sus pasos. Dormiremos esta noche en casa del pastor de Añil-Cocha donde Ud. pasó la noche anterior.
  • ¡Eso no es el camino para el Amazonas!
  • Como Ud. quiere ir al Amazonas de todas maneras, decídase a seguir la carretera de Chachapoyas y Moyobamba. Allá por lo menos Ud. podrá tener compañeros de viaje...

25Hay una edad cuando el hombre valoriza barata su existencia, es la edad cuando ha perdido las ilusiones de la juventud y no tiene todavía el instinto del anciano quien se agarra a la vida como el niño a la sonajera cuya posesión se le disputa. Yo estaba precisamente en esta edad. Es por eso que, después de haber agradecido al cura por sus malas noticias y sus buenos consejos, continué bajando hacia el valle de Huancabamba.

Notes

1 En castellano en el texto. N.d.T.

2 En 1884 el Perú exportó, tanto en barras como en minerales, 80,000 kilos de plata, de los cuales 26,000 fueron extraídos de Cerro de Pasco. El rendimiento del famoso placer ha sido mucho más elevado; era el triple en 1844 y su decadencia se debe a la invasión de las obras subterráneas por las aguas que se filtran de la parte superior de la Sierra. La Compañía Norteamericana del inconcluso ferrocarril de Lima a Chicla [equivocadamente escrito Chicha en el original. N.d.T.] y a Cerro de Pasco se ha comprometido, en su trato con el Estado, a construir o, para ser más exacto, a acabar, el conducto colector destinado a devolver a Cerro de Pasco su antigua fama. Al lado de las minas propiamente dichas, se encuentran una centena de Haciendas donde el metal es extraído de sus aleaciones y fundido en barras. Quince mil individuos, de los cuales el 90% son de raza india, trabajan tanto en la superficie como en el interior de esta especie de pastel de plata. N.d.A.

3 “Cantemos algo más elevado”, Virgilio, Las Bucólicas, IV, 1. N.d.E.

4 Escrito isola en el original. Adoptamos la grafía actual.N.d.T.

5 En castellano en el texto. N.d.T.

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter