Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Del Pacífico al Atlántico y otros escritos

 | 
Olivier Ordinaire

Del Pacifico al Atlántico por los Andes peruanos y el Amazonas

VI. Los Matusalenes de la Sierra

- Estaciones sanitarias.- Fiebre y Soroche.- Tarma.- Los que comen piojos.- Soldados y Rabonas.-

Texte intégral

***

1Vi en Jauja algunos compatriotas que habían venido de Lima, o incluso de París, para curarse en ese valle de enfermedades del pecho; y debo decir que si bien no alabaron los atractivos del lugar, fueron unánimes en proclamar los efectos saludables de éste. En una palabra, preferían morir de aburrimiento en Jauja que de una tisis galopante en otra parte.

2Se cita al Perú como el país donde, en relación a la cifra de su población, hay más centenarios; y es en los valles altos de la Sierra donde se los encuentran.

3Tarma, cuya altura es de 3,054 metros, goza, como estación sanitaria, de una reputación casi igual a la de Jauja. En el pueblo de Acobamba, situado a dos leguas de Tarma, había, cuando pasé, tres centenarios para una población de 250 habitantes. En Huasahuasi, tres leguas más allá, habían ocho, cifra bastante elevada para una población de trescientas almas. Parece que la enfermedad más insaciable de este siglo, la tisis, no puede nacer ni desarrollarse en una cierta zona de los Andes, encima de la línea media entre el nivel del mar y el de las nieves persistentes. Por otra parte, los habitantes de Acobamba, Huasahuasi y lugares vecinos atribuyen su longevidad a que no beben agua pura, evitando así absorber vivos los animáculos que se encuentran en este líquido y que son los gérmenes de una multitud de enfermedades. Su bebida habitual es la chicha o cerveza de maíz muy ligera.

4Desde hace unos veinte años, es decir desde que los hacendados de la Montaña de Chanchamayo producen aguardiente de caña, el número de Matusalenes de la Sierra ha disminuido notablemente.

5Salí de Jauja como había entrado, es decir con fiebre. Tenía un buen caballo pero un mal arriero quien, durante el camino, parecía tener empeño en estar siempre fuera de mi vista, a veces delante de mí, a veces detrás. Ahora bien, de Jauja a Tarma hay once leguas, y el camino pasa sobre una meseta de 3,800 a 4,000 metros de altitud, no puedo decir la cifra exacta, pues no tuve el tiempo disponible para hacer observaciones barométricas. Llegué sobre esta puna cuando además de la fiebre que me quebrantaba el cuerpo, se juntó el efecto del soroche o mal de la sierra: mis oídos tintineaban, le ví varias cabezas a mi caballo y apenas tuve tiempo de bajar para desmayarme sobre la hierba.

6El caballo peruano, cuyo ojo es dulce como el de la llama y que por su cuello y su cola larga evoca al caballo árabe, es verdaderamente, aunque de raza importada, un excelente animal. Cuando volví en mí, mi paciente montura esperaba. Pescador me lamía las manos. En cuanto al guía estaba, según su costumbre, muy lejos. No sabría decir cómo pude volver a montar, y atravesar la puna a gran galope, como si hubiese estado perseguido por algún jinete macabro, y hacer antes de la noche las cuatro leguas que quedaban para llegar a Tarma. Pero lo cierto es que a las ocho de la noche estaba acostado en una cama y que había en mi cabecera un médico que me tomaba el pulso.

7Creí deber informarle del tratamiento al cual me habían sometido en Ocopa; y tuve a este propósito la ocasión de constatar que los médicos no son más caritativos con sus colegas en el Perú que en otras partes. Cuando le hablé de las sanguijuelas: Ud. ha tenido mucha suerte, me dijo, que se hayan congelado en el camino, pues si les hubieran traído vivas, ¡es Ud. quien hubiera muerto!

8Me quedé un mes en Tarma, tanto para acomodarme a las prescripciones de mi nuevo doctor, como para esperar a los Descalzos. Pues había sido convenido que yo me juntaría a ellos cuando pasasen para ir a su establecimiento de Quillazú, cerca del valle de Huancabamba, y de allá al Río Palca-zú.

  • 1 En castellano en el texto. N.d.T.

9Primero no tuve más que un solo miedo: que ellos llegaran antes de que estuviera en estado de seguirlos; luego, desde que me sentí un poco más sólido sobre mis piernas, empecé a quejarme por sus retrasos. La estación de lluvias, que en la Montaña es también la estación de fiebres, llegaba a toda prisa. Escribí al Padre Sala para comunicarle mis inquietudes y rogarle que contrate para mí un arriero y muías; todas las bestias de Tarma, fuesen de silla o de carga, habían sido requisadas o alejadas de la región por miedo de las requisiciones. No solamente se encargó de esta diligencia, sino que me anunció que no habiendo llegado todavía ninguna noticia del Padre Comisario 1, un hermano lego me acompañaría hasta Quillazú donde los Indios del Ucayali debían esperar después de haber escondido, como los años anteriores, su canoa en la orilla del Palcazú, la canoa de mis sueños.

10En aquel entonces había un solo religioso en Quillazú, el Padre Pallás; sus compañeros habituales habían sido llamados a Ocopa para el Capítulo(1). Ahora bien, la salida de los misioneros no podía tener lugar, decididamente, antes de la estación de lluvias, lo que quería decir que estaría retrasada por lo menos en seis meses, y se volvía urgente mandar al Padre Pallás harina y vino para celebrar su misa. El hermano lego le llevaría esos productos necesarios y transmitiría a los indígenas del Ucayali la orden de volver allá y llevarme con ellos.

  • 2 En castellano en el texto. N.d.T.

11El hotel de Tarma donde estaba alojado, da sobre la Plaza de la Constitución2, la cual es al mismo tiempo el mercado. Durante la mañana, esta plaza pertenecía a las mujeres. Con sus fieltros acampanados como los hombres, se quedaban allá, sentadas en el suelo, unas en pleno sol, otras debajo de cuadrados de tela blanca, delante de montones de ajíes secos, hojas de coca, papas, ollucos (Ullucus tuberosum) u ocas (Oxalis tuberosa), tubérculos oblongos de color violeta y de sabor dulce. Otras vendían redomas de jarabes rosados o pasta de membrillos. Su ocupación favorita, mientras esperaban a los compradores, era espulgar minuciosamente la cabeza de un vecino o de una vecina ronzando completamente los piojos gordos, a la manera de los monos que viven en los bosques de la cercana Montaña.

12Durante la noche, la plaza pertenecía al soldado y éste no era entonces lo que faltaba más en Tarma donde el general Cáceres venía de establecer su cuartel general. No había juzgado necesario aplicar a sus tropas el reglamento elaborado en 1750 por el Rey de Prusia Federico II y cuyo artículo está así concebido: “El comandante de plaza hará desvestir hasta la camisa y expulsar a toda mujer de mala vida que pasase en la guarnición”. América del Sur no está en Prusia, y el general que quisiera comandar un ejército sin mujeres se arriesgaría a ser abandonado por sus tropas. Cada soldado tiene derecho a una vivandera o rabona, que le sigue a la guerra, cocina para él, carga si es necesario su fusil. En el claustro del antiguo convento de Tarma, transformado en caserna, las rabonas pasaban una parte del día sentadas en el suelo, con la cabeza entre las manos como las momias que se encuentran, ordenadas en círculo, en ciertas grutas de los Andes.

13Mientras que descansaban así de sus últimas etapas, apunté hacia ellas mi cámara fotográfica, y no pude hacer menos que fotografiar en la misma ocasión una de las seis piezas de montaña fundidas en Arequipa para el general Cáceres.

14Siempre ha habido en el Perú como dos entidades contrarias: el Presidente de la República y el Otro. El Otro era entonces el general Cáceres, quien es, en el momento en que escribo estas líneas, Presidente de la República. Fue de una gran benevolencia para el viajero enfermo y a su vez le hizo remitir todos los salvoconductos posibles.

15Estaba en Tarma desde hacía un mes, y el tiempo empezaba a parecer-me largo cuando llegaron el hermano lego, el arriero y las muías que esperaba. Me sentía casi curado y es con una viva satisfacción que me puse nuevamente en camino.

Notes

1 En castellano en el texto. N.d.T.

2 En castellano en el texto. N.d.T.

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter