Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

En el cruce de caminos

 | 
Montserrat Ventura i Oller

Prólogo

Jean-Pierre Chaumeil

Note de l’auteur

Note portant sur l’auteur1

Texte intégral

1Los Tsachila, antiguamente llamados Colorados por el rojo del achiote con que solían untarse todo el cuerpo, residen actualmente en la región forestal de Santo Domingo, en Ecuador, región productora de un cacao de gran calidad del mismo nombre.

2En este libro se despliega una sociedad entre dos mundos, procedente de una etnogénesis colonial relativamente reciente, que se remonta a mediados del siglo xviii y que parte de varios grupos que habitaban la planicie occidental de los Andes. Esta situación territorial entre las tierras altas y bajas occidentales permitió a los Tsachila afirmarse muy pronto como intermediarios comerciales entre los vastos circuitos de intercambio interétnico que unen los Andes, el litoral del Pacífico y la lejana Amazonia.

3Este estudio es fruto de un largo y paciente trabajo de campo llevado a cabo entre 1991 y 1997 viviendo entre los Tsachila, sociedad de unas 2 000 personas, establecida en una zona intermedia entre los Andes y la costa del Pacífico. A pesar de, o más bien a causa de, la relativa facilidad para acceder a las comunidades tsachila, eje de la folclorización de su cultura, el trabajo de campo, lejos de ser obvio, requería una intensidad de la vivencia y una implicación personal que se expresa en el tono singular del texto, que rompe con la frialdad, a veces excesiva, de las descripciones etnográficas.

4Así pues, se planteaba de entrada la cuestión del acercamiento etnológico a una sociedad recompuesta, procedente de sucesivas migraciones e inmersa en redes relacionales muy complejas. Así pues, ¿cómo abordar y entender a una sociedad “en el cruce de los caminos”, cómo captar la continuidad y la originalidad de la identidad tsachila con las herramientas clásicas de la etnología? Esta es una de las preguntas básicas de este libro, como precisa Montserrat Ventura: “el encuentro con una sociedad que no encaja bien en las tipologías históricas clásicas de la tradición etnológica exige desde el principio un esfuerzo etnográfico y analítico especial”.

5Para ello, era preciso despojarse del corsé esencialista que durante mucho tiempo ha entorpecido los estudios sobre el tema de las identidades, pero también poner en cuestión algunos de los grandes principios dicotómicos que han condicionado la disciplina, y desmarcarse de los planteamientos que con demasiada frecuencia reducen estos grupos a “simples sociedades colonizadas” o a “indios invisibles” a la búsqueda de una legendaria identidad perdida. Montserrat Ventura, más que adentrarse en tales “caminos” ha buscado, por el contrario, las razones de la continuidad y de la originalidad de la identidad tsachila en la lógica y la dinámica cultural propia de esta sociedad. Así, la autora cree descubrir en la lógica cultural de la evitación, del no-conflicto, que incita a preferir la huida al enfrentamiento —aparentemente, los Tsachila no han fomentado ninguna revuelta sangrienta como ocurrió en otros lugares con otros pueblos— pero también en la apertura a los intercambios entre etnias (por medio del chamanismo, sobre todo), las formas principales de relación con el otro y los resortes esenciales de la identidad tsachila contemporánea. Tenemos, pues, toda una sociedad favorable a la no-violencia en la que el compromiso, la prudencia, la evitación y la discreción -hasta en el aprendizaje chamánico y en los desplazamientos, en los que se borran las huellas tras de sí- son los medios, no solamente adecuados, sino valorados como forma privilegiada de relacionarse con el otro.

6“Una historia hecha de relaciones”: en este primer capítulo, justamente titulado, la autora nos ofrece una nueva evaluación de la historia. Recrea el proceso de etnogénesis de los Tsachila basándose sobre todo en los trabajos etnohistóricos del antropólogo norteamericano Frank Salomon, y destaca la amplitud de las redes de intercambio -económico, cultural, chamánico— con los Andes, el litoral del Pacífico y la Amazonia. La escasez de referencias explícitas al pasado en el discurso tsachila parece reflejar, según la autora, el recorrido de esta historia atormentada; además, esta escasez informa, sin duda, acerca de la manera en que los Tsachila consideran la relación con la historia y con los otros, estos otros con los cuales siempre han tratado de mantener, a veces incluso excesivamente, relaciones pacíficas. Aunque la selva haya desaparecido prácticamente del paisaje, reducida a una mínima parte tras las roturaciones intensivas, lo que conlleva la pérdida de ciertos puntos de referencia identitarios, no por ello deja de ser el eje fundamental de su universo simbólico. En efecto, si se mira más de cerca, los Tsachila despliegan una cosmología más cercana a la de las sociedades amazónicas que a las cosmologías andinas, entendiendo que estos dos universos no deben considerarse opuestos tan sistemáticamente como desgraciadamente se ha hecho con demasiada frecuencia. En efecto, esta dicotomía Andes/Amazonía está profundamente arraigada en la historia de los estudios americanistas, que durante mucho tiempo ha mantenido separadas las tradiciones intelectuales y las problemáticas de estas dos áreas geográficas. Ahora bien, estudios recientes permiten plantear la existencia de numerosos rasgos culturales comunes entre ellas. Se apreciará tanto mejor en este libro el recurso a nociones como las de animismo y perspectivismo amerindio desarrolladas respectivamente por Philippe Descola y Eduardo Viveiros de Castro para la Amazonia. En los mitos tsachila por ejemplo, los Cayapa (grupo perteneciente a la macrofamilia Chibcha igual que los Tsachila) representan en el puro espíritu del perspectivismo amazónico, la alteridad caníbal en forma de jaguares pre-dadores para los Tsachila, convertidos éstos en piezas de caza. Pero, ironías del destino, los Cayapa constituyen hoy el grueso de la mano de obra como jornaleros agrícolas al servicio de los Tsachila: relación invertida que dice mucho quizá de la identidad y de la percepción recíproca de ambos grupos, por otra parte, muy próximos culturalmente.

7Al filo de las páginas, este “recorrido” nos va arrastrando muy rápidamente hacia otro viaje; el de la percepción del espacio y del cuerpo físico a los componentes de la persona, al cuerpo adornado como marcador de la identidad tsachila, pero también como hogar de la subjetividad, al alma tenka y su desarrollo post-mortem oko, a la fuerza mowin indispensable para el entendimiento de las relaciones con los no-humanos, otras tantas nociones centrales que toman “cuerpo y movimiento” en el chamanismo, tan finamente descrito aquí como la verdadera piedra angular del dinamismo cultural y de la identidad colectiva tsachila, y vía privilegiada de las relaciones interétnicas. También en este terreno, los Tsachila están “en el cruce de los caminos” bebiendo tanto de la fuente andina como de la del litoral (la mesa y las artes sobre todo, las piedras mágicas, la limpieza con huevo, etc.) o del mundo amazónico (espíritu jaguar, alucinógeno).

8La riqueza y el interés comparativo de los datos aportados hacen de este trabajo innovador y de gran rigor científico una referencia obligada, no sólo para los especialistas del chamanismo —considerado más como un modo específico de relaciones sociales que como institución en sí— y de sus transformaciones contemporáneas, sino también para los que se interesan por la renovación de las sociedades indígenas mismas. En efecto, no hay duda de que éstas últimas reivindican cada vez más abiertamente el chamanismo (o lo que se ha convenido en denominar así) como un elemento primordial de su devenir como sociedad amerindia. Construyendo permanentemente nuevos códigos, se instauran otras categorías en cuyo seno se despliega todo el dispositivo chamánico. El libro de Montserrat Ventura nos ofrece también una magnífica ilustración de ello. Este recorrido por tierras tsachila, en el que se combinan sutilmente historia, antropología y lingüística, permite entender la complejidad, y a la vez la singularidad, de este archipiélago del Pacífico ecuatoriano hasta ahora apenas explorado y de las sociedades indígenas que lo habitan.

9París, 7 de mayo de 2008

Notes de fin

1 Director de Investigación del Centre national de la rechercbe scientifique (Francia).

© Institut français d’études andines, 2012

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540