Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Desarrollo y perspectivas de los sistemas de andenería de los Andes centrales del Perú

 | 
Ann Kendall
, 
Abelardo Rodríguez

Capítulo 4. Ejemplos de sistemas agroecológicos en las cuencas de la Sierra Sur con referencia a la agricultura en andenes

Texte intégral

INTRODUCCIÓN

  • 44 Estos pisos ecológicos andinos (términos en el idioma quechua, altitud promedio en metros de altit (...)

1Los andenes, especialmente los que cuentan con sistemas de irrigación, se construyeron a fin de mejorar y ampliar los sistemas productivos. En los Andes el desarrollo de la agricultura guarda relación con la variedad climática, geológica y de su biodiversidad en la sucesión de pisos ecológicos (Brack, 2003; Tosi, 1960). Para evaluar la distribución y la importancia de los sistemas de andenes y terrazas es necesario examinarlos en los diferentes pisos ecológicos y tener en cuenta el concepto de una estrategia vertical agroeconómica en las zonas agroecológicas (Murra, 1972), y los patrones de asentamiento de sus constructores y usuarios. Pulgar Vidal (1946, 1962) al realizar su estudio de los pisos ecológicos (o altitudinales) informa que los Incas reconocieron, en su condición de andinos, seis grandes zonas entre los ochos identificadas44, tres de las cuales están dentro del ámbito de su investigación.

2La cosmovisión de las culturas andinas guardaba una relación entre clima, espacio y tiempo, enfrentaba los riesgos climáticos y geológicos y aprovechaba la variedad de ecosistemas e influencias climáticas. Además, el conocimiento respecto a la calidad del suelo y al calendario agrícola demuestra que tal tecnología andina puede ser reconocida como una verdadera agroecología de los Andes.

3Si bien es amplia la distribución de los estimados 500,000 ha o más de andenes según la investigación de Masson en INRENA, hecha en la década de 1980, estos se extienden tanto en las laderas orientales de los Andes como en los valles costeños, con mayor concentración en la sierra. En el presente libro la consideración de su contexto agroecológico v el potencial para su restauración más amplia se centra en dos valles de la sierra de los Andes Centrales del sur del Perú.

4Para investigar su potencial económico y medioambiental actual es necesario conocer las estrategias agrícolas andinas en el contexto contemporáneo. La tecnología de la infraestructura agrícola tradicional sigue una opción válida para revivir sistemas de agroecología andinos y, con el riego, obtener una buena producción. Aunque apropiada en ciertas condiciones, algunas de las prácticas modernas pueden proporcionar a los agricultores soluciones que podrían también significar un aumento de riesgos, ya que algunas prácticas, dadas las condiciones complejas de los Andes, podrían desequilibrar los sistemas locales conservados que se mantienen en la tradición de conocimientos andinos. El futuro de los andenes reposa en la integración satisfactoria de una variedad de enfoques, acordes con el potencial de los sistemas comprobados andinos y la experiencia de sus habitantes.

DOS EJEMPLOS DE SISTEMAS AGROECOLÓGICOS EN LAS CUENCAS DE LA SIERRA SUR DEL PERÚ

5Las tres zonas o pisos altos claves en que se concentra la agroecología de la sierra están representados en el valle del Cusichaca, valle tributario del río Vilcanota o Urubamba (en el Valle Sagrado), departamento del Cuzco, y en el valle del Chicha-Soras, ubicado en la zona limítrofe de los departamentos de Apurímac y Ayacucho (Figura 4.1). Por sus características geográficas Cusichaca es un valle estrecho y largo, cuyos dos lados corresponden a los distritos de Ollantaytambo y Machu Picchu, mientras que el Chicha-Soras forma una parte amplia de un sistema mayor poblado por ocho distritos, que el río une con el río Pampas en su curso bajo.

Figura 4.1.
Ubicación de las zonas de estudio de andenes en la Sierra sur del Perú.
LOCALIZACION DE LAS ZONAS DE ESTUDIO

Figura 4.1.Ubicación de las zonas de estudio de andenes en la Sierra sur del Perú.LOCALIZACION DE LAS ZONAS DE ESTUDIO
  • 45 En áreas de las panes altas de los valles interandinos hay campos comunales de tubérculos andinos, (...)

6Los dos valles presentados aquí han sido estudiados por el Cusiehaca Trust (CT) por su vegetación, la etnografía (agrícola y vida local), etnohistoria, geología y sus restos culturales: el valle del Cusiehaca 1977-1984 (Barnes, 1979; Farrington, 1979, 1980; Jones, 1977; Keeley, 1982; Kcndall, 1991, 1994; Michel, 1981; Villafuerte y Saico, 1980 y el valle del Chicha-Soras (Aramburu, 2006; Guillen, 1998; Kendall et al, 2006; Nickalls, 2002; Rodríguez y Nickalls, 2002; Vargas, 2004; y otros reportes internos de CT entre 1999 y 2006). En ambos valles se identificaron los sistemas de cultivo y de producción ganadera desarrollados en los pisos quechua, suni y puna. Las áreas de los dos valles muestran una aproximación al sistema tradicional vertical agroecológico definido por Murra (1960, 1972) y descrito con sus productos agropecuarios, que corresponden a las zonas productivas maizal (donde predomina el cultivo del maíz), layme45 y puna, correspondientes a los pisos ecológicos quechua, suni, y puna.

7A esta información agroecológica y económica se añade la de la principal infraestructura agrícola -canales de riego y sistemas de andenes- y la distribución de la ocupación de las diferentes culturas en las áreas hasta nuestros días.

Ejemplo 1: Agroecología de la cuenca del Cusiehaca, provincia de Urubamba (Cuzco)

8En la parte sur del valle del Cusiehaca (Figura 4.2), el flujo del río Cusiehaca (también conocido como Accobamba, Pampaccahuana o Chamana) en su recorrido capta sus aguas en la cumbre de Accobamba del riachuelo Milpo y de otros alrededor de la base del cerro Salcantay (6,271 m de altitud). En su descenso de 25 km, por una serie de pendientes relativamente pronunciadas y de pequeñas cuencas planas, el río Cusiehaca recibe por su margen este dos tributarios que discurren por el noroeste, el riachuelo Chchorro y el río Quesca, y por su margen oeste tres pequeños tributarios, el Matara, el Llulluchayoc y el Huayruru. El corto valle contiguo del Huallancay-Jacas, en su lado este, puede considerarse unido al del Cusichaca, pese a que su descenso es más brusco porque solo tiene 8 km de largo.

Figura 4.2
Mapa del valle tributario de Cusichaca (Cuzco), sitios de ocupación y sistemas de uso de la tierra (andenes y terrazas) en ambas márgenes del río Urubamba, Cuzco.

Figura 4.2Mapa del valle tributario de Cusichaca (Cuzco), sitios de ocupación y sistemas de uso de la tierra (andenes y terrazas) en ambas márgenes del río Urubamba, Cuzco.

Modificado de fuente: Kendall /CT, 1991.

9Desde Accobamba y Sisaypampa a una altura de casi 4,300 m, en la base del Salcantay según Gade (1975) en el valle del Vilcanota (aquí llamado Urubamba) pueden identificarse los tres pisos ecológicos: puna, suni y quechua. En síntesis, en el valle del Cusichaca (Cuadro 4.1) existen estos tres pisos principales con detalles de singularidades adicionales: la inclusión de un área de transición puna-suni y en la zona baja quechua la identificación de una subzona de maíz choclo explican la concenttación de algunas prácticas y variedades de cultivo a una escala altitudinal precisa. La identificación de Farrington (1980) de siete subzonas (o subpisos) no se hace en el texto pero como referencia se agrega en el Cuadro 4.1.

Cuadro 4.1
Los pisos ecológicos con referencia a las zonas y subzonas agroecológicas en el área del valle del Cusichaca.

Cuadro 4.1Los pisos ecológicos con referencia a las zonas y subzonas agroecológicas en el área del valle del Cusichaca.

1 Términos en el idioma quechua, altitud en metros.
2 Gade (1975: 104-107)
3 Farrington (1980).

10El valle principal presenta una pendiente hasta las proximidades de la confluencia del tributario Cusichaca con el río Urubamba a unos 2,400 m de altitud. En toda la cuenca y área de la confluencia existe un total de 362 ha de andenes Inca y pre-Inca construidos con sistemas de riego (Figuras 4.3 y 4.4) Los andenes prehispánicos sin riego y las terrazas de labranza en las altas pendientes se estiman en 562 ha (Kendall, 1991, 1994). Se han efectuado estudios geológicos y de la vegetación (Jones, 1977; Barnes, 1979).

11Para el transporte local actualmente se usan los antiguos sistemas de caminos. No hay una carretera, siendo lo más cercano un carril que va desde Ollantaytambo hasta Piscaycucho (km 82). Desde 1927 se tiene el ferrocarril entre Cuzco y Machu Picchu, el que desciende por el valle del Urubamba, deteniéndose diariamente en Corihuayrachina (km 88), y constituye la principal vía de comunicación local. Las rutas de comunicación local y estatal Inca siguen en uso (Kendall, 2000). La principal vía estatal recorre desde Cuzco hasta Vilcabamba, con otro ramal que conecta y cruza el valle del Cusichaca a Machu Picchu por el Camino Inca, hoy recorrido por turistas. Este ramal conecta con dos caminos que bajan de ambos lados del río Urubamba a Machu Picchu y más abajo.

Figura 4.3
Parte baja del valle del Cusichaca (Cuzco) con una concentración de asentamientos y andenes Inca.

Figura 4.3Parte baja del valle del Cusichaca (Cuzco) con una concentración de asentamientos y andenes Inca.

Foto: CT/Honess, 2006.

Puna

  • 46 El uso de la palabra layme en los Andes Centrales varía de acuerdo a la región, siendo los nombres (...)

12Sobre los 4,500 m no hay vegetación. En la puna (zona alta, fría) entre los 3,910 y 4,350 m casi no hay árboles, porque son muy pocos los que pueden crecer a esta altura y las matas son eliminadas por los animales que deambulan libremente y por necesidades humanas, como leña para cocinar. En estas alturas se cultiva papa y en las actividades ganaderas predomina el ganado introducido por los europeos (ganado vacuno, lanar, cabrío, porcino y aves de corral). En un inicio allí pastaban los camélidos (llamas, alpacas, guanacos y vicuñas) pero entre los siglos xviii y xx estos se perdieron, siendo reemplazados por el ganado lanar y vacuno, aunque los estudios de la vegetación local confirman la existencia todavía de pastos adecuados para los camélidos (Carrillo, 1979). En todas las casas las familias crían cuyes. En la parte principal del valle del Cusichaca se cultiva una gran variedad de productos, predominantemente en una sub-zona de transición entre los pisos puna y suni a unos 3,700-3,910 m de altitud. Una impresionante canalización Inca del río, aparentemente para el drenaje de la pequeña cuenca del Pampaccahuana, a los 3,800 m, aseguraba las mejores condiciones para el cultivo de la papa y otros productos que crecen en la altura, como el olluco (Ullucus tuberosus) y el añu (Tropacolum tubcrosum). Estas plantas, junto con la cebada (Hordeum vulgare, planta nativa de Etiopía introducida por los españoles), se cultivan en laymes (sistema rotativo bajo el régimen de barbecho sectorial), conocidos localmente como muyos.46

  • 47 La preparación de chuño y moraya (también conocida como chuño blanco), a través del proceso natura (...)

13El actual uso agrícola de 6 sitios layme en Pampaccahuana atestigua que este sitio combina condiciones climáticas ideales para la producción de tubérculos, incluvendo el procesamiento de la papa, es decir su congelamiento y deshidrara-ción para obtener el chuño y la moraya.47 En el Cuadro 4.1 se compara la definición de los pisos ecológicos con las actividades agroecológicas que allí se realizan.

14En la época Inca la canalización del río, con fines de drenaje resultó ser una inversión interesante para la eficacia de esta pequeña cuenca, puesto que Pampaccahuana sigue siendo el foco de la producción agrícola actual.

15La evidencia de la ocupación parece comenzar aquí en un pequeño sirio Huari del Horizonte Medio justo debajo de Pampaccahuana, sirio que se amplió y reocupó en los siguientes periodos prehispánicos. Las formales instalaciones Inca aparecen mucho más arriba en ubicaciones claves a lo largo del sistema vial principal Inca que circundaba el Salcantay con conexiones a Limatambo y Machu Picchu por el \ valle del Cusichaca. En la actualidad en Pampaccahuana una docena de familias vive en estancias (casas con corrales), especialmente en la parte más baja de la puna, donde aprovechan las ventajas de las tierras contiguas a la canalización Inca, perfectamente conservada. Algunas familias tienen acceso a tierras en otros pisos ecológicos, incluso en los laymes de Chchorro.

Suni

16En el piso ecológico suni (zona media, templada), c. 3,300-3,700/3,900 m de altitud, el tarwi (Lupinus mutabilis), la quinua (Chenopodium quinoa) y varios tipos de frijoles son característicos entre los culrígenos prehispánicos, aunque su cultivo es ahora menor. Los tubérculos y los cultivos introducidos por los españoles, en este caso el trigo (Triticum acstivum) y la cebada, se producen también en todo tipo de sitios, pero principalmente en las laderas de fuerte pendiente, en los valles vecinos del Quesea y Chchorro en la transición hacia la puna. Hay laymes en las laderas de los valles del Quesea y Chchorro. Los ciclos de las tierras que se dejan en barbecho generalmente toman de 7 a 10 años, pero en la puna llegan hasta 12 años. En la parte alta del valle las terrazas de labranza, Tipo 4, se encuentran principalmente en la zona suni, salvo algunas excepciones recientes en terrenos de menor altitud, con cultivos de trigo y papa. En el valle del Quesea la canalización del río, а c. 3,600 m de altitud, drena las tierras altas suni para el cultivo de tubérculos. Una serie de pequeños estanques para almacenar agua, riachuelos utilizados para el riego y áreas de manantiales alrededor de Suttirumiyoc, en el tributario Quesea, proveen algo de agua potable y permiten un riego limitado. Estos sistemas de estanques no han sido aún fechados y podrían probar que forman parte de una tradición continua o bien que son más recientes. En la actualidad en el valle del Quesea viven 30 familias con sus terrenos dispersos, dentro de una bien organizada economía vertical, desde la puna hasta el límite más bajo una con el piso quechua. Estas y otras tres familias de Chchorro cultivan en forma rotativa con el sistema layme, que generalmente cumple un ciclo de barbecho de 7 años de descanso, con 2-3 años de cultivo de secano. La parte baja del valle del Quesea aprovecha la tardía irrigación prehispánica, no bien conservada, pero que tuvo un uso esporádico. -Sin embargo, en esta parte del valle las laderas muestran actualmente un suelo bastante erosionado, en el que se han producido deslizamientos.

17Quedan pocos sitios sobre los 3,300 m donde los árboles nativos han podido sobrevivir a la explotación humana, salvo en el vecino valle del Huallancay, a casi 3,750 m. Los arbustos y la maleza generalmente abundan más en áreas donde los restos de piedra de la ocupación antigua han desalentado su cultivo. La ocupación humana durante el Horizonte Medio apenas está representada en diferentes partes de la cuenca. En la zona suni predominan sitios del Periodo Intermedio Tardío, algunos ocupados aún durante el Horizonte Tardío. Los sitios Inca “clásico”, ubicados a la vera del camino, se sitúan en el valle del Quesea. Hay una fortaleza Inca 2 km arriba, en la parre media del valle del Cusichaca, con amplias instalaciones y un corral grande para los camélidos en la parte alta, es decir en la puna del valle del Quesea.

18En el valle del Huallancay se ubicaron varios sitios modestos del Periodo Intermedio Tardío, a casi 3,750 m de altitud, y otros debajo de estos, en los que se incluyen dos sitios grandes con unas 80 habitaciones, ubicados en el límite superior de la zona quechua. Esta ocupación concentrada, correspondiente al Periodo Intermedio Tardío, en su tiempo pudo constituir el centro de actividad de la cultura local. La única evidencia de influjo del periodo Inca en la ocupación de la zona suni es un añadido no clásico al sitio del Periodo Intermedio Tardío próximo a la toma principal del sistema de riego más importante.

19La principal infraestructura de riego consiste en canales prehispánicos revestidos de piedra que alimentaban los sistemas de andenes. La extensión de los esporádicos andenes del Periodo Intermedio Tardío, documentados en las zonas suni y quechua, no puede compararse con las impresionantes andencrías Inca dada su mala conservación y porque a menudo fueron cubiertos por posteriores sistemas Inca. Sin embargo, en la cuenca del Huallancav y en el valle adyacente del Urubamba subsiste un número suficiente que permite apreciar la evidencia de los cuatro tipos documentados en el Capítulo 3. Los andenes Tipos 1 y 2 eran abastecidos por sistemas de irrigación, con tomas en los manantiales y sistemas de los ríos de la zona suni (Figura 3.9). Hay también acequias que salen de manantiales y riachuelos.

Quechua

20El piso ecológico quechua (zona más baja, templada), desde su mayor altura c. 3,330 m desciende desde la confluencia de los ríos Quesea y Cusichaca en Paucarcancha, hasta el valle del Urubamba a los 2,400 m. Esta es la zona maizal. El maíz (Zea mays) sigue siendo el cultivo principal si bien hay otros cultivos que son allí compatibles, por ejemplo la kiwicha (Amaranthus conorlatus). Debajo de la confluencia del Quesca, en la parte menos accesible del valle, crece una buena cantidad de árboles nativos, pero a comienzos del siglo xx en el valle del Urubamba se plantaron bosques de eucaliptos (Eucaliptos globulus, árbol importado de Australia), originalmente para usarlos en la construcción de la línea férrea. Pequeños bosques ocasionales de eucaliptos ofrecen sombra y material de construcción a las casas arriba de Huayllabamba, cuyas 50 familias conforman el pueblo más grande del área, a los 2,879 m de altitud.

Figura 4.4
Vista de los andenes del Período Intermedio Tardío en el valle del Huallancay, y la llegada del riego en 1982 a Huillca Raccay (izquierda). En seguida los andenes de Huillca Raccay rehabilitados (derecha) por el grupo campesino de Chamana con el Proyecto Cusichaca.

Figura 4.4Vista de los andenes del Período Intermedio Tardío en el valle del Huallancay, y la llegada del riego en 1982 a Huillca Raccay (izquierda). En seguida los andenes de Huillca Raccay rehabilitados (derecha) por el grupo campesino de Chamana con el Proyecto Cusichaca.

Foto: Drew, 1992.

  • 48 Con la incorporación de cultivos hortícolas, gracias a la ayuda de la Universidad Nacional San Ant (...)

21Durante el Horizonte Tardío crecieron en magnitud las impresionantes andenerías Inca, que descendían en altitud y cubrían completamente el suelo del valle principal y las laderas más bajas, extendiéndose hasta Quente, a lo largo del río Urubamba. En esta zona donde predomina la agricultura con riego, es posible el cultivo anual del maíz, si bien se practicaba, y aún se hace, cierta rotación del cultivo principal para satisfacer diversas necesidades, especialmente antes de la rehabilitación del área de la meseta de Huillca Raccay. En la actualidad durante varios años algunos de los agricultores han logrado dos cosechas anuales continuas, sea rotando maíz con kiwicha, quinua (Chenopodium quinoa), habas (Vicia Jaba), arvejas, papas y pasto, o mezclando cultivos.48

22La parte más baja del piso, considerada como subzona por Farrington (1980), constituye un medio ideal para el maíz miska (choclo o maíz temprano). Las estupendas cosechas locales de choclo (grandes mazorcas con granos jugosos), registradas en los libros de la hacienda Sillque desde tiempos coloniales (Glave y Remy 1983) sugerirían que allí el choclo podría ser un posible indicador económico para evaluar el acuerdo de un cambio en la estrategia del patrón establecido (véase abajo).

  • 49 Por ejemplo, el sistema de andenes de la meseta de Huillca Raccay cubría un sitio del Horizonte Me (...)

23Es evidente la antigua diferencia en el énfasis de la ocupación pre-Inca tardía respecto a la Inca. En la parte alta del piso quechua, dos sitios grandes del Periodo Intermedio Tardío, de aproximadamente 80 habitaciones cada uno, ubicados en la sección del valle del Huallancay-Quishuarpata, a los 3,150 m de altitud, son Quishuarpata y Trancapata Olleriayoc entre los cuales hay una concentración de andenes del mismo periodo (Figura 4.4). Con un fuerte a los 2,900 m dominaron extensas andenerías con riego, probablemente destinadas al cultivo de maíz y quinua. Durante el Periodo Intermedio Tardío la ocupación poco concentrada en la parte baja de la zona, que contrasta con la alta densidad de la ocupación Inca, se demuestra en los vastos y complejos andenes irrigados que retenían el agua, en los que se cultivaba maíz. Los andenes Inca se encontraban en la parta alta del piso quechua, en la que solo había un pequeño sirio Inca clásico, en la cima del Quishuarpata, desde donde se tenía una vista panorámica de los andenes Inca que estos rehabilitaron con el anterior sistema de riego de la parte baja del valle y del área de confluencia. En la confluencia principal del valle del Quesea se construyó un fuerte, señal de una ocupación Inca más sustancial, desde donde se dominaba el valle. Se encontraron algunos restos pre-Inca de sitios más tempranos y sistemas de andenes cubiertos por las construcciones Inca.49

  • 50 En los Andes Centrales se aplica la ‘campaña grande’ (8 meses) y ‘campaña chica’ (estación seca, 4 (...)

24La actual ocupación del área de confluencia con el río Urubamba incluye dos grupos de 8 y 9 familias, que cultivan la parte plana y los andenes Inca con riego. A veces cultivaban cebada con fines de comercialización para la cervecería del Cuzco, pero esto va no es vigente. La comunidad de Chamana se ha beneficiado con la rehabilitación del canal prehispánico de Quishuarpata y del sistema de andenes de Huillca Raccay, de los que ahora obtienen dos ciclos de cosechas anuales y algunos de sus productos los comercian en los mercados locales.50

  • 51 Los canales que funcionan principalmente en relación con los sitios y sistemas de andenes Inca (o (...)
  • 52 En este valle, en el caso del pequeño sirio ceremonial de Huayna Quente, el canal Inca y su sistem (...)

25La principal infraestructura de riego, con cultivos regados en la zona quechua, consiste en una red de canales de piedra construida en tiempos pre-Inca tardíos e Inca, que con tomas de agua en la zona suni desde c. 3,700 m, desciende a lo largo de suaves pendientes en ambos lados del valle, con algunas estructuras de caídas abruptas y sirve a todos los sistemas de andenes de la zona quechua. Algunos de estos canales fueron construidos en un estilo un tanto menos esmerado, compatible con cualquiera de los periodos tardíos, como el canal de Trancapata, con una toma a c. 3,170 m, con el que se sigue regando el sistema de andenes prehispánicos contiguo al sitio del Periodo Intermedio Tardío de ese nombre, arriba del río Huallancay.51 Las tomas en la parte baja del canal próximo al área de confluencia generalmente son de construcción Inca y en los sitios Inca se les aprovechaba para usarlos como agua potable. Incluyen los canales de Chamana, Patallacta, Cusichaca y Huayna Quente.52

26En este valle no se conocen reservorios construidos que sirvieran a los canales de riego, pero sí los hay en algunos sitios Inca del Valle Sagrado y en el Cuzco. Como las fuentes de agua proceden de los picos nevados de la cordillera oriental, se supone que si los canales recibieron mantenimiento no hubo necesidad de reservorios.

27En el área de Cusichaca se dan limitadamente ciertas actividades interrelacionadas entre las zonas ecológicas en lo concerniente a las necesidades de la cría de ganado y su relación con las variaciones de las estaciones y la agricultura. Aunque en la parte alta del valle las áreas de puna son extensas y con gran disponibilidad de agua en el verano, durante la estación seca (de junio a septiembre) parte del ganado de los habitantes de la zona baja debe descender a las márgenes más cercanas del valle para pastar en lo que queda de la cosecha principal del maíz. Sin embargo, esta práctica se redujo en la comunidad de Chamana cuando este grupo decidió impedir el ingreso del ganado después de la rehabilitación de sus sistemas de riego y de los andenes en la meseta de Huillca Raccay para así proteger durante esos meses una segunda cosecha, valiéndose de cercos de piedra o cactus.

28Del Cuadro 4.2 se podría interpretar la importancia de cada tipo de andén. La terraza de labranza ocupa más hectáreas que un andén (Tipos 1 y 2), porque la función y las características específicas de cado tipo dentro de los sistemas ecológicos y agroecológicos, contribuyen al total de los cultivos y a la seguridad alimentaría.

Población actual y actividades agroeconómicas

  • 53 En la década de 1980 volvió a ganar 10 ha.

29Los valles del Cusichaca y Huallancay nunca estuvieron integrados en una infraestructura gubernamental organizada. No ha habido pueblos ni edificaciones religiosas u otras fuera del pueblo de Huayllabamba, en el centro del valle ni en caseríos dispersos. La mayor parte de la población original debió haber dejado el área poco después de la conquista española. Después de un tiempo los dos valles volvieron a poblarse en la gran hacienda colonial Sillque (Glave y Remy 1983). Solo en el siglo xx los nuevos propietarios llevaron grupos dc gente a Quente y Chamana, en la parte baja del valle. En la actualidad la mayoría de los habitantes están distribuidos en pequeños grupos: 30 familias cn granjas dispersas en Quesea, con una organizada economía vertical; 12 familias en Pampaccahuana, en la puna, con acceso a subzonas, que incluyen Chchorro; 50 familias en Huayllabamba; 9 y 8 familias, respectivamente, en Quente y Chamana, en tierras de la ex-hacienda en la parte baja del valle.53 En la actualidad el río Cusichaca divide los distritos de Ollantaytambo y Machu Picchu, pero la mayor parte de la población considera a Ollantaytambo, capital del distrito con el mismo nombre, como su centro más cercano.

  • 1 No incluyen zonas especificadas del Andén Tipo 2 y Tipo 3 (representados en 1/2) porque son esporá (...)

Cuadro 4.2
Distribución dc los andenes en el valle del Cusichaca y Huallancay por distrito.1

Cuadro 4.2Distribución dc los andenes en el valle del Cusichaca y Huallancay por distrito.1

2 Con su confluencia con el río Urubamba.
Fuente: Kendall (1991).
Parte del mapeo de ‘Los Patrones de Asentamiento y Desarrollo Rural Prehispanico entre Ollantaytambo y Machu Picchu’ que se trabaje) a base de reconocimiento arqueologico seguido por el mapeo confotos aereas y fotogrametria con una maquina Lietz, manual, seguido por medicion de areas con un D. MAC Digitizer (1987-1989) en los departamentos de Fotogrametria y de Geografia, University College, London, respectivamente

30En términos de integración, la falta de gobierno, de una infraestructura religiosa y de comunidades con carácter formal prosiguió hasta la década de 1970. Entonces Huayllabamba, el único pueblo reconocido legalmente como comunidad campesina, contaba con una escuela como única infraestructura pública. Aunque los campesinos de Huayllabamba pagaban arriendo (en efectivo o en especies) al principal hacendado del área de Quente, propietario en el valle de los mejores andenes con riego, ellos mantenían una fuerte estructura comunal y, por consiguiente, retuvieron el control sobre sus propias tierras. En este caso el hacendado tuvo intereses más rentables en los pastizales de la parte alta, pero les cobraba un arriendo, va que controlaba el puente de acceso al valle del Urubamba, incluso después de la Reforma Agraria de 1969, que allí tuvo lugar en la década de 1970 y que lo desposeyó en 1974. En el caso de Chamana, las 16 familias provenientes de unos cuantos hombres trasladados desde Maras, en la década de 1950, por el propietario de una hacienda más pequeña, no tenían una estructura o tierra comunal que les fuera propia y las disputas por el reclamo de tierras fueron exacerbadas por el hacendado, quien anticipándose a la Reforma Agraria se las vendió ilegalmente, reforzando la desconfianza e incapacidad para unirlos en pro de una acción positiva.

31Aunque después de la Reforma Agraria se fundó la primera escuela en Huayllabamba no se instaló una cooperativa. En 1980 el valle tenía como población unos 700 habitantes en 145 familias. Aparte de la concentración en Huayllabamba, la mayor parte vivía en casas dispersas por todo el valle. Un estudio de 288 adultos (Villafuerte, 1981) sugirió una población inmigrante de 22%, mucha de la cual vivía en las comunidades del valle, con un 58% de matrimonios entre un local y un inmigrante. Esto se debió, en gran parte, a la singular disponibilidad de tierras, tanto en la poco poblada parte alta del valle como en las de la ex-hacienda en la parre baja. Huayllabamba fue la única comunidad en la cual los matrimonios endógamos fueron más frecuentes (Villafuerte y Saico, L980). En síntesis, casi todos los habitantes del valle del Cusichaca y de la confluencia en la práctica mantenían muchos aspectos de las tradicionales economías verticales, incluso los planes de trabajo (Michel, 1981; Kendall, 2005 |. La economía vertical y los planes de trabajo comenzaron a absorber a los recién llegados a la comunidad original del valle, con lo cual se integraron en lo general, pero en la pérdida de muchos aspectos tradicionales de la cultura local estuvieron las fiestas y técnicas tradicionales con materiales locales para el mantenimiento de la infraestructura agrícola.

  • 54 El provecto de restauración fue ejecutado por CT con los campesinos de (Chamana (1980-1983) e incl (...)

32Aunque había un considerable potencial en la infraestructura de los andenes prehispánicos con riego, algunos de los cuales requerían una inversión relativamente modesta para ser rehabilitados, en la población local no había la iniciativa ni la organización para tales trabajos o para mantener los sistemas de riego pese a la existencia de materiales locales propios de la tecnología tradicional. Sin embargo, después de la Reforma Agraria y de una oferta de ayuda para rehabilitar la irrigación en la parte alta de Huillca Raccay, Chamana desarrolló y formalizó su estatus con 17 familias que respondieron y protegieron sus intereses.54 Después del éxito del proyecto de rehabilitación en Chamana y al hallar un mercado regular para sus productos en la estación ferroviaria (al lograr dos cosechas anuales), Chamana fundó la primera capilla hasta entonces vista en el área.

33La población no disminuyó durante los años de terrorismo, 1983-1993, implantado por Sendero Luminoso, dado que no incursionó en esta área. No solo se mantuvo sino que incluso en Chamana aumentó. Aunque para esta área no se cuenta con cifras formales respecto a la extrema pobreza y desnutrición, antes de la Reforma Agraria hubo ciertamente pobreza entre los pequeños campesinos. Sin embargo, los productos que producen para su subsistencia probablemente evitan los peores efectos de la desnutrición (Farrington, 1980; Michel, 1981; Peña, 1983, 1985; Kendall, 2005).

34Tanto el impacto de la Reforma Agraria como el de la rehabilitación de riego y tierras en Quishuarpata y Huillca Raccay favorecieron una acción para pasar de la subsistencia mediante el intercambio local y el sistema de trueque a una comercialización más activa con la economía del valle bajo. Este patrón parece que también fue seguido por otros campesinos locales de la parte baja del valle. En lo alto del valle, a una distancia de 25 km, los pastores tenían un sistema de interacción bien establecido con las familias del valle, con las que mantenían lazos de parentesco, intercambio de productos y participaban en la venta de ganado mediante sus vínculos con intermediarios de Ollantaytambo, capital del distrito. Un punto de interés adicional es que a fines de la década de 1980, en el valle del Sillque, colindante por las pimas con el alto Cusichaca, una familia se interesó en reintroducir las alpacas.

35De este modo la ruptura de la influencia de las dos haciendas tardías (Siglo xx) de la parte baja del valle contribuyó a independizar la comunicación y la comercialización. El hacendado de Quente duplicó el proyecto de restauración del canal a Huillca Raceay con uno propio en el canal de Cusichaca hasta su reducida propiedad, trabajando con la comunidad de Huayllabamba. Pero las nuevas y crecientes interacciones debidas a las influencias externas -con la introducción de fertilizantes, pesticidas e híbridos, mayormente en la parte baja-tuvieron como consecuencia una cierta pérdida del conocimiento del manejo tradicional y de las semillas tradicionales dentro el sistema agroecológico vertical. Los campesinos reportaron beneficios en el corto plazo y, posteriormente, problemas en el manejo, razón por la que se debió reaprender las lecciones de la agroecología (Kendall, 1992).

36El valle Cusichaca, como pertenece a dos distritos con sus municipalidades en otras partes, no tiene acceso directo para gestionar o manejar los recursos de la descentralización para actividades de desarrollo, excepto por vía de un representante del gobierno. Pero, ubicado al inicio del “Camino Inca” a Machu Picchu, los trabajos de conservación e inversión del INC han aumentado notablemente, respondiendo a los intereses de turismo en su patrimonio cultural y vivo.

Ejemplo 2: Agroecología en la cuenca del Chicha-Soras, entre las provincias de Sucre (Ayacucho) y Andahuaylas (Apurímac)

37En el valle del Chicha-Soras (Figuras 4.1, 4.5 y 4.6), que forma una subcuenca tributaria del río Pampas, los sistemas de producción agrícola y ganadera también se aproximan al sistema de manejo agroecológico de la verticalidad ambiental descrita por Murra (1960). Sin embargo, debido al actual predominio de los animales europeos introducidos en tiempos coloniales y su excesivo pastoreo en todas las zonas del valle, incluso en los andenes de los pisos suni y quechua, que durante mucho tiempo dejaron de ser cultivados, la infraestructura agrícola prehispánica está muy erosionada. Además, por la diferencia geográfica dentro y fuera del valle entre el área de la quebrada y la puna, a menudo asociada con su comienzo en los bordes de la quebrada, en forma más correcta se le llama zona suni (alta) de transición, que con su altura de 3,600 m tiene una altitud mucho menor que la puna. No hay árboles por lo severo del clima, salvo al lado de las casas y en sitios protegidos en el lecho del río donde pastan los animales, aunque en algunos laymes se cultivan papas. En la zona quechua puede argüirse una diferencia entre la parte baja y protegida al lado del río, en la que se consigue dos cosechas anuales en andenes con riego, y secciones de la parte alta, más expuestas a heladas, vientos, tempestades y granizo.

38El río Chicha se origina en la cordillera de Ccarhuarasu, en la base del pico Huayllaripa, a los 4,000 m, desciende por la vía de los ríos Carpani y Chucchumpi, y del pico Sotaya, por la vía de los ríos Yanamayo y Llancama, para entrar al valle del Chicha-Soras en Chicha (provincia de Sucre). Los riachuelos tributarios y los manantiales bajan de lo alto del altiplano a la cuenca de la quebrada. Bajando en la forma de un cañón el río pasa por cuatro distritos en cada lado, que incluyen San Pedro de Larcay, Soras, Paucaray y Paico en Sucre (lado occidental) y Pampachiri, Pomacocha, Tumayhuaraca y Huayana (lado oriental) en Andahuaylas. El cañón del valle se extiende 10 km desde la entrada del tributario Chicha al río Patarachayoc y en su descenso hasta Soras tiene un declive constante de casi 200 m a través de esta sección (2%). Debajo y al norte de la capital Querobamba de la provincia de Sucre, el valle se estrecha y cae, pasando a ser el río Pampas en los 63 km. En la sección de la investigación, el río del Chicha-Soras, el valle desciende desde los 3,100 m a 2,800 m de altitud y se amplía en una serie de laderas diferenciadas a medida que se eleva a unos 3,300-3,400 m, donde la mayoría de los actuales asentamientos se extienden horizontalmente y sobre los cuales se eleva un terreno con una gradiente empinada de casi 30 m de altitud hasta la base de precipicios perpendiculares de roca volcánica andesita sobre tufos volcánicos que culminan en el límite del altiplano a c. 3,600 m. Es allí donde la suni alta se extiende al piso ecológico puna.

Figura 4.5
Valle del Chicha-Soras (Ayacucho y Apurímac).

Figura 4.5Valle del Chicha-Soras (Ayacucho y Apurímac).

Fuente: INEI - IGN – CT
Fuente: CT, 2006.

Figura 4.6. El cañón del valle de Chicha-Soras entre los distritos de Larcay y Soras en Ayacucho (margen izquierda) y los distritos de Pampachiri y Pomacocha en Apurímac (margen derecha).

Figura 4.6. El cañón del valle de Chicha-Soras entre los distritos de Larcay y Soras en Ayacucho (margen izquierda) y los distritos de Pampachiri y Pomacocha en Apurímac (margen derecha).

Foto: Kendall, 2002.

39El sistema vial antiguo interior del valle tenía sus caminos a cada lado de este valle en la parte alta del piso quechua/suni baja, que unían sus asentamientos y sus sistemas de andenes. La vía principal de conexión del Imperio Inca llegaba por las alturas desde Andahuaylas, pasando a Soras por el puente de Chacapata, desde donde hoy prosigue por el nevado Ccarhuarasu y se divide al llegar al valle del Sondondo, y continuaba hacia la costa. En la actualidad se tiene la carretera principal afirmada que viene de Andahuavlas, pasa por Pampachiri, cruzando el río en Chicha y sigue a Puquio, desde donde es asfaltada hasta la costa y Lima. Los demás distritos se comunican con esta carretera principal por trochas carrozables.

40El Cuadro 4.3 presenta los pisos ecológicos con las correspondientes actividades agroecológicas.

Puna

  • 55 Entre 1999 y 2000 CT ha trabajado con tres comunidades en Pampachiri y Pomacocha para la reintrodu (...)

41El piso ecológico puna se levanta a ambos lados de la parte superior del valle, entre los 3,800 y 4,500 m de altitud en un área de meseta relativamente plana con cerros a la distancia (Figura 4.6). Su vegetación se extiende más abajo hasta el borde de la meseta entre los 3,600 y 3,800 m por estar expuesta al clima y carecer de protección natural. El aprovechamiento principal lo dan los pastos naturales, que actualmente soportan el sobrepastoreo de vacunos, ovinos y equinos. Esta meseta altoandina fue tradicionalmente un área importante para el pastoreo de camélidos donde hasta ahora sigue pastando gran número de llamas, alpacas y algunas vicuñas. En el área inmediata son pocos estos animales, predominan más bien en las áreas altas de avenamiento, hacia el suroeste y noreste. Se puede cultivar maca (Lepidium meyenii) y variedades de papas (dulces y amargas) en las laderas altas entre los 3,900 y 4,200 m, más que en el lado noroeste. Recientemente se ha confirmado que el lado noroeste es apropiado para la reintroducción del cultivo de la maca.55

Cuadro 4.3. Los pisos ecológicos con referencia a las zonas agroecológicas en el área del valle del Chicha-Soras.

Cuadro 4.3. Los pisos ecológicos con referencia a las zonas agroecológicas en el área del valle del Chicha-Soras.

1. Términos en el idioma quechua.

  • 56 También en las paites altas, 3,800-4,200 m de altitud, cada layme se utiliza 1-2 años: primer año: (...)

42Algunos cultivos resistentes a las heladas, tales como la oca (Oxalis tuberosa), añu o mashwa (Tropaeolum tuberosum), olluco (Ullucus tuberosus), quinua (Chenopodium quinoa) y papa dulce (Ipomoca batatas) crecen en las laderas más bajas (puna baja), así como la huayna papa o papa amarga (Solanum juzepczukii) y cañihua (Chenopodium pallidicaule). Los laymes, sectores de cultivos rotativos comunales, se extienden en áreas de 10 ha como promedio, desde las laderas de la puna hasta la parte alta suni, variando su uso (Figuras 3.8, 4.7 y 4.8). Reciben un cultivo anual durante 2-3 años y después se dejan en descanso por 7 o más años, los suficientes para impedir la incidencia o propagación de plagas y enfermedades asociadas a la papa y otros cultivos. Aquí cada distrito o comunidad grande maneja como promedio unos 12 laymes, divididos en sectores y parcelas que, en rotación, son labrados por diferentes familias56. Los sectores en descanso quedan disponibles para que allí pasten los animales de las familias participantes (Adripino Javo, CT, comunicación personal, 2005).

Figura 4.7. Layme, sector de barbecho de cultivos rotativos comunales en la comunidad de Qalluqu-Tumayhuaraca (Apurímac) después de la cosecha de papas nativas en 2006.

Figura 4.7. Layme, sector de barbecho de cultivos rotativos comunales en la comunidad de Qalluqu-Tumayhuaraca (Apurímac) después de la cosecha de papas nativas en 2006.

Foto: CT/Javo. 2006.

43Algunos laymes se extienden también en las partes bajas de la puna y se cultivan solamente una vez cada 10-12 años, libres de plagas y enfermedades, por ejemplo en Choquequeñua, en la parte oriental del valle. Dichos laymes son también frecuentes en pequeños valles abrigados y bosques nativos en la parte occidental del altiplano.

44Los beneficios de los sistemas tradicionales de cultivos en laymes y terrazas son muy similares porque comparten los mismos cultivos y criterios en sus prácticas laborales. Existen evidencias (generalmente ejemplos en laymes antiguos) de terrazas, Tipo 4, incluidos dentro de los laymes (Figura 3.8). Se destaca el sistema layme de la parte alta en dos puntos muy funcionales y comunes para estas terrazas en altura:

  • El cambio de sectores de barbecho con 7-12 años de descanso y rotación de cultivos para cada campaña agrícola mediante el uso del sistema layme permite la recuperación de los suelos y la ruptura del ciclo biológico de los insectos.
  • En la estrategia de mantener la biodiversidad de cultivos nutritivos, cada agricultor posee hasta decenas de variedades nativas de tubérculos y granos andinos y tiene acceso a centenas por intercambios entre su zona y otras comunidades.
  • 57 Inventario de sitios arqueológicos hecho por CT (2005).

45De la distribución de las ocupaciones en el tiempo57 dentro de la puna del lado de Andahuaylas, se conocen dos sitios muy antiguos del Periodo Precerámico. Para periodos posteriores, solo se conoce dos sitios prehispánicos importantes, el de Auquimarca, que es una gran ciudadela Chanca, la mayor de toda la cuenca, y una ocupación menor de los Pocras en Puica, ambos sobre Pomacocha. Otros cinco sitios también corresponden al Periodo Intermedio Tardío. En Sucre, departamento de Ayacucho, en el distrito de Soras, en Cuycuncha a 4,000 m de altitud se han documentado sitios de las culturas Soras y Chanca, y en Larca y, solamente el sitio Curita de ocupación Chanca. Entonces este dominio de sitios Chanca del Intermedio Tardío indica claramente su preocupación por una estrategia política, social y económica desde arriba, en contraste a la de los Huari e Inca que fue desde abajo.

Suni

  • 58 En un ciclo total que dura entre 10 a 15 años las comunidades manejan sectores de layme desde los (...)

46Parte del piso ecológico suni se encuentra en el límite de la meseta del altiplano, en un área de transición con la puna, entre los 3,600 y 3,800 m de altitud, que es similar a la puna por carecer de protección natural. Se caracteriza también por la presencia de algunos laymes58 (Figura 4.7). Predomina el cultivo rotativo a partir de los tipos de la papa local, habas, cebada, tarhui y quinua (del tipo dulce), y cañihua en el pasado. En esta parte del altiplano en las quebradas hay una pequeña zona agrícola del tipo piso suni con laymes. Aquí los cultivos de secano solo pueden hacerse una vez al año durante la temporada de lluvias. Detrás de Santa Rosa (lado oriental) se encuentran algunas laderas altas en las que la parte inferior presenta pequeñas terrazas (terraza de labranza de Tipo 4), que generalmente se aseguran con arbustos de tasta (Escallonia sp.), tallaywa y tola (Baccharis sp. y Leopidophyllum sp.).

47Remanentes de bosques y árboles nativos sobreviven en los lechos de río en la parte alta, y generalmente en la zona alta menos habitada del valle (elevada en esta parte), porque en otros sitios tienen la constante amenaza de servir como leña. De forma esporádica se les encuentra en la parte baja del piso suni, por ejemplo en la parte superior de Laymecocha, arriba de Larcay, y en algunos sistemas de andenes abandonados, donde el acceso del ganado es limitado. En la zona ha habido cierta repoblación forestal con bosques de eucalipto, particularmente alrededor de Pampachiri y Soras.

48En el distrito de Pampachiri desde hace poco existen 12 laymes en áreas de andenes. Al lado del pueblo de Pampaehiri hay ahora dos nuevos laymes en la parte baja del piso suni, en la que el uso de papas mejoradas ha ocasionado el incremento de la vulnerabilidad ante las plagas, trastornando el equilibrio con otras especies de insectos que antes podían ser controlados. Esto dio lugar a la incidencia de plagas y su extensión en áreas adyacentes (Waver Rodríguez, CT, comunicación personal, 2005).

49En este piso ecológico suni alto, la ocupación de sitios en tiempos prehispánicos de las culturas Soras, Poeras, Chanca y Aimara, corresponden principalmente al Periodo Intermedio Tardío, en lugares prominentes, desde donde se dominaba la parte baja suni del área en el lado del Apurímac con al menos dos sitios (uno con ocupación de control Inca), y dos más de Huari del Horizonte Medio, notablemente en Ayapampa y Chichaccasa. Al lado de Sucre, Ayacucho, los sitios del Periodo Intermedio Tardío son Apuraccay, Laccayrima y Montaccahua (todos con continuación en el Horizonte Tardío). De igual manera se encuentran algunos sitios Huari, del Periodo Intermedio Tardío y Chanca Inca en la parte inferior suni, siendo numerosos los sitios Chanca-Inca con recintos circulares con elementos arquitectónicos Inca, como Iglesiachayoc, Casamarca, Marcalo y otros.

50En la actualidad la población de muchas comunidades anexas se ubica en esta zona, pero la única capital de distrito en la provincia de Andahuaylas es Pomacocha, a 3,600 m de altitud, y en la provincia de Sucre, la de Paucaray. Las mayores concentraciones se ubican en la división entre los pisos suni y puna o sea en las zonas agroecológicas layme y maizal.

51La infraestructura de las terrazas y sistemas de andenes se encuentra en el lado occidental del valle, debajo de los sistemas de andenes en plataformas, a 3,300 -3,600 m de altitud, y debajo de los precipicios se encuentran laderas escalonadas ampliamente distribuidas en la parte baja del piso suni, a unos 3,400-3,600 m. Muchas han estado abandonadas, probablemente desde la conquista española. En la actualidad, el sistema de laymes se utiliza en la parte baja suni, principalmente en andenes del Tipo 2, que carecen de riego. Algunos de estos sistemas de andenes que tienen una larga exposición diaria al sol, por ejemplo al noroeste arriba de Occobamba, probablemente sirvieron para el cultivo de quinua, tarwi y maíz de grano pequeño. En un sitio abandonado desde hace 25 años a 3,600 m en Anocante, encima de Panta, Occobamba, cultivaban mashua (Tropacolum tuberosum), oca, olluco, papa, quinua y cebada en seco.

52Son pocos los terrenos o andenes actualmente bajo riego, pero existen los restos del impresionante canal Inca, de 20 km de longitud que irrigaba los andenes de Soras, y que desde su bocatoma en el río Huancané, a los 3,850 m de altitud, muestra muchos detalles y obras de arte (Figura 4.8 y Capítulo 3). Pasaba por los laymes y regaba los andenes en las bajadas desde los 3,600 m en este piso ecológico y continuaba por un puente acondicionado sobre una pequeña quebrada, de tipo acueducto, que abastecía de agua para el riego y consumo a los pobladores de Soras, también en el piso quechua, en el periodo Inca. Otro canal antiguo, situado del lado de Apurímac, es el canal de Pomacocha que recibe mantenimiento del estilo tradicional y que está en pleno funcionamiento (Figura 4.10). Este canal baja unos 18 km, desde la puna, para llegar a los andenes de ambas zonas agroecológicas, layme y maizal.

Figura 4.8. a) El antiguo canal Inca al fondo corre desde su bocatoma en el río Huancané, detrás de los laymes abandonados y tiene 20 km de extensión entre la puna hasta regar los andenes en los pisos ecológicos suni y quechua de Soras.
b) Abajo, el canal sigue el río Huancané y cruza un acueducto.

Figura 4.8. a) El antiguo canal Inca al fondo corre desde su bocatoma en el río Huancané, detrás de los laymes abandonados y tiene 20 km de extensión entre la puna hasta regar los andenes en los pisos ecológicos suni y quechua de Soras.b) Abajo, el canal sigue el río Huancané y cruza un acueducto.

Fotos: CT, (a) 2006, (b) 2005.

53En contraste se ve una obra reciente de riego en el anexo de Villa Santa Rosa, distrito de Tumay Huaraca, donde la institución estatal Fondo de Cooperación para el Desarrollo Social (FONCODES) ha construido un canal de cemento de 1.5 km para regar 30 ha de terrenos en laderas para el cultivo de papa, a 3,600 m, trabajo que es ejecutado con el concepto convencional de ampliar la frontera agrícola.

Quechua

  • 59 Reintroducida por CT conjuntamente con KAYRA, UNSAAC.

54El piso quechua es la zona principal para la producción de maíz y se ubica en las laderas escalonadas del valle, entre el río desde 2,800 a 3,100 hasta 3,400 m de altitud. Allí se encuentran extensos sistemas de andenes prehispánicos en diversos estados de abandono o con una reducida actividad agrícola, por lo menos desde tiempos coloniales. Producen una cosecha anual de maíz, tanto en condiciones de secano como de riego. El clima más benigno de la zona maizal permite cultivar simultáneamente maíz con habas o con frijoles, de acuerdo con el sistema de una cosecha anual, sin rotación de cultivos. Las papas, tradicional-mente sembradas en las zonas altas, cuando son mejoradas se siembran en esta zona en una estación corta de cultivo. Aquí crecen también la quinua amarga, kiwicha59, haba, arveja (muy poco) y frijoles. El manejo de cultivos asociados maíz-frijoles y maíz-habas se perdió recientemente, así como kiwicha con quinua, que sigue predominante en la zona adyacente de la cuenca del Sondondo, en Andamarca, donde también se siembra maíz con una papa nativa grande y sabrosa, recientemente recuperada.

55Las actuales capitales de distrito, en su mayoría pueblos de origen colonial o Inca, se ubican en la parte superior de esta zona agroecológica, mientras que la mayoría de los sitios prehispánicos corresponden a las ocupaciones Huari e Inca. Chitna Jota, el sitio dominante Huari de la zona, ubicado en Chicha, disrrito de Larcay, tiene también ocupación Chanca-Inca. El sitio más clásico de la ocupación Inca se ubica debajo de Marcalo, en Laymecocha, Larcay, al lado de un canal de riego y tres cochas restablecidas por los Incas que regaban unos 33 ha de andenes y hacían llegar el agua doméstica a su pequeño centro administrativo con los elementos de una plaza central ornada con un usnu (símbolo del poder Inca) y otras construcciones.

Figura 4.9. Las tres cochas antiguas de Laymecocha en Larcay (Ayacucho) fueron para el riego y uso doméstico y hoy son rehabilitados para el riego a los andenes de Tipo 1.
Abajo a la izquierda, inserta la piedra antigua de la compuerta, cocha 1.

Figura 4.9. Las tres cochas antiguas de Laymecocha en Larcay (Ayacucho) fueron para el riego y uso doméstico y hoy son rehabilitados para el riego a los andenes de Tipo 1.Abajo a la izquierda, inserta la piedra antigua de la compuerta, cocha 1.

Fotos: Kendall, 2001 y 2006.

  • 60 En Laymecocha el sistema de riego con las cochas y los andenes fue recientemente restaurado v reha (...)

56La infraestructura principal de irrigación y andenerías, que originalmente ocupaba la extensa y virtualmente disponible parte baja suni y todas las tierras agrícolas del piso quechua, se encuentra muy erosionada. La más deteriorada posiblemente se abandonó en la época colonial. Se ubicaron algunos canales prehispánicos, pero son pocos los que se mantienen funcionando. Además, unos pequeños reservonos, aproximadamente circulares y construidos con muros de piedra al estilo pre-Inca local, en Laymecocha (Figura 4.9), son característicos de sistemas de riego de la región de Ayacucho desde tiempos Huari y hasta la época Inca.60

57Los sistemas de andenes con terrenos erosionados se dedican al pastoreo, especialmente en el distrito de Larcay, contiguo a Chitna Jota, importante sitio Huari, y se extienden hasta la capital del distrito. El deterioro de muchos de estos sistemas parece tener dos etapas, uno hacia finales del Horizonte Medio (Kemp et al 2006) y el otro después de la conquista española cuando fueron usados para pastar el ganado en el periodo colonial.

58Entre estos dos eventos fueron recuperados y algunos nuevos construidos en el Período Intermedio Tardío, pero la mayoría con ampliaciones y nuevos sistemas de riego, por los Incas.

  • 61 En Pampachiri, FONCODES construyó un canal de riego desde la fuente en la puna con cemento. El sis (...)

59Hay aún andenes cultivados con canales de riego en Tumay Huaraca, Pomacocha, Santa Rosa y Ccenta y en algunos lugares cercanos a Pampachiri, como también en Soras y Larcay, todos con un mantenimiento irregular61. El estilo de manejo de riego puede ser descrito como tradicional y se sigue usando, si bien la continuidad de estos sistemas del pasado no es conocida. Un buen ejemplo de este tipo de sistema de manejo se halla en Pomacocha. En estos canales tradicionales, las faenas de trabajo se ejecutan para limpieza y mantenimiento del canal (Figura 4.10). Los canales generalmente están construidos con tecnología tradicional a base de piedra y arcilla o pueden ser hechos a tajo abierto (aunque en este ultimo caso es posible que hayan perdido su revestimiento de piedras). Existen también algunos canales de riego hechos, o en parres revestidos, con cemento.

Figura 4.10. El Yacu Raymi, festival de la limpieza del canal de tajo en Pomacocha (Apurímac).

Figura 4.10. El Yacu Raymi, festival de la limpieza del canal de tajo en Pomacocha (Apurímac).

Foto: Kendall, 2004.

60Pomacocha es el único lugar donde se practica el mantenimiento con la organización antigua, mientras que las demás comunidades están organizadas bajo el concepto moderno de “comités de riego”. En el canal principal de Pomacocha, el manejo tradicional corresponde a los “alcaldes de agua”, quienes tienen un nivel jerárquico más alto dentro de la organización comunal, y administran también las faenas y reuniones de la comunidad. Están en la capacidad de discutir la distribución del agua y el mantenimiento de sistemas de riego que son organizados a nivel comunal, así como la realización de eventos culturales y otras actividades (Recuadro 6.2). Los ejemplos de este manejo comunal son usuales en Ayacucho, donde los días de fiesta se celebran con danzantes de tijeras y procesión de sus santos patronos a lo largo del canal, con ofrendas enterradas en sitios relacionados con el sistema de riego.

  • 62 En Ayapampa, parte sur de Pacha Puca, se tiene un trabajo reciente de tecnología tradicional en el (...)

61Durante el Horizonte Tardío los Incas fueron ciertamente responsables de la rehabilitación de algunos sistemas de riego y andenes, procedentes de la época Huari, y otros. Cien años atrás los abuelos de la población actual de Ayapampa restauraron el acueducto del canal de Pacha Puca.62

  • 63 Rehabilitación por una empresa local con el respaldo de “A Trabajar Rural”, un programa de FONCODE (...)

62En tiempos Huari la mayor parte del valle alrededor de Larcay tenía andenes, pero para muchos de ellos ha sido difícil confirmar la existencia de canales de riego. Es difícil documentar sus sistemas/acequias en el valle del Chicha-Soras debido a que los canales de riego Huari aquí estaban muy deteriorados por el tiempo. En algunas áreas es evidente el paso de corrientes de agua donde sugieren posibles tramos de sistemas de riego. Es posible que al final del periodo Huari la mayor parte del sistema de los andenes sin riego hubieran tenido que ser abandonados en periodos de sequía por un desplazamiento de parte de la población fuera del área y falta de mantenimiento causando un cierto abandono de este muy extenso sistema de andenes. En gran parte, los pequeños ríos tributarios del altiplano se alimentaban con las fuentes de agua y manantiales de este lado occidental. Los andenes Inca-Chanca se encuentran en la parte baja de Casamarca y alguna vez pueden haber recibido riego del río Huancané, pero los andenes que rodean la loma y la ladera del sitio Chanca deben haber sido construidos sin riego. El río Huancané surtía de agua al canal en Chullupata, en una ladera con andenes de Tipo 2 en la parte media del valle, detrás del lago Tocsacocha, canal recientemente recuperado.63 En Soras funcionan actualmente dos canales importantes, uno prehispánico y otro (para reemplazar el de Huancané) construido en la década de 1960, con mano de obra foránea y cemento.

63En las áreas agroecológicas maizal, layme y puna los cultivos tienen la siguiente distribución: maíz 38%, papa 34%, cebada 13%, habas 9%, oca 4% y quinua 2% (Cusichaca Trust, 2001a). En el Cuadro 4.4 se presenta datos actualizados de distribución de los andenes, terrazas y laymes cultivados en 4 distritos en los diferentes pisos ecológicos.

64Se estima que en el entorno de 8 distritos del valle del Chicha-Soras hay unos 7000 ha o más de andenes, Tipos 1, 2 y 3, (basados en los resultados de 4465 ha del nuevo proyecto de inventario y mapeo en 4 distritos) y en el cual es probable que hasta un 75% esté sin cultivar (todavía a ser verificado con el análisis de los nuevos datos), expuesto a un clima severo y al sobrepastoreo de ganado vacuno y lanar. Esto ha ocasionado la consiguiente erosión de sus sistemas de terrazas en la altura y de los andenes en las partes inferiores, pues toda el área plantea un reto a la restauración con riego de sus andenes en el piso quechua. En la actualidad es difícil imaginar un cultivo continuo en toda su extensión, pero sí en los andenes más bajos y protegidos, al lado de Ayacucho, debajo de Laymecocha (Larcay) y debajo de Soras, donde ya existen cierros antecedentes.

Población actual y actividades agroeconómicas

65A diferencia del valle del Cusichaca, esta área ha tenido una presencia del gobierno relativamente fuerte y una presencia religiosa e infraestructura de iglesias que data de la temprana formación colonial de las reducciones de los indígenas en pueblos.

66Fue Diego Maldonado a quien desde el Cuzco se le entregó, en el lado de Andahuaylas, el valle del Chicha-Soras, incluyendo Pampachiri (que tiene una antigua iglesia colonial), Pomacocha, Umamarca (ahora Tumay Huaraca) y aparte Turpay Estos últimos distritos, antes anexos de Pampachiri, fueron reconocidos como tales a fines del siglo xx. A partir de la documentación existente en los archivos de Ayacucho se dispone de mayor información relativa a la reducción de las poblaciones, a su trabajo en las minas y a la introducción del ganado, leyes y cultura europeas (Stern, 1982). Las instituciones gubernamentales y religiosas estuvieron bien representadas por los intereses españoles y tanto en Larcay como en Soras se construyeron las primeras iglesias.

Cuadro 4.4. Mapeo con identificación en el campo de tipos de infraestructura agrícola de andenes, terrazas de suelo y laymes, con SIG, levantado por Cusichaca Trust.

Cuadro 4.4. Mapeo con identificación en el campo de tipos de infraestructura agrícola de andenes, terrazas de suelo y laymes, con SIG, levantado por Cusichaca Trust.

(*) La descripciónde estos tipos se elabora en el Capítulo 3. El Piso quechua empieza a los 2,400 m en Huayana y alos 3,100 m en.........
Total andenes T1 T2 y T3: 4465.66 Has.(**)
Total Layme: 1477.07 Has.
Total potencial agrícola: 6508.86 Has.
(**) Incline 141 sistemas de riego, con 126,879 m de canales primarios.

67El número de habitantes continuó decreciendo a causa de numerosos trastornos sociales. En la década de 1970 sufrió el impacto de la Reforma Agraria cuando las haciendas locales fueron expropiadas, pese a que en esta área no se formaron cooperativas. A partir de 1983 por los efectos devastadores de los conflictos locales entre Sendero Luminoso y las fuerzas del Gobierno, muchos de los pobladores emigraron y pueblos como Pampachiri pasaron a ser casi fantasmas. En 1993 el total de cuatro distritos tenía una población de 5,070 habitantes (INEL 1993). El 41% de la población, aproximadamente, en su mayoría quechua hablante, vivía en condiciones de extrema pobreza, con un 77% de niños en Pampachiri y 92% en Pomacocha en estado de mala nutrición crónica (MPRP, 1996). Hoy en día se aprecia un notable incremento de población porque muchas familias han regresado a sus casas. Dada la cantidad de andenes y animales de pastoreo disponibles en el área se espera una mejora en la producción y nutrición.

68Los cultivos sirven ahora para el consumo familiar y el excedente para el trueque con otros bienes, para enviarlo a familiares que viven en ciudades o para venderlo en mercados en circunstancias excepcionales. Datos sobre el rendimiento de cultivos en Pampachiri se exponen en el Cuadro 5.1. Además de la agricultura de subsistencia para la producción local de alimentos, la principal actividad económica es la ganadería, que incluye camélidos, vacunos (ahora predominantes), ovinos, caprinos y porcinos (Cuadro 5.2). Sin embargo, aunque los animales pueden venderse a precios locales relativamente bajos, hay un sobrepastoreo y una carencia evidente en el manejo de los recursos. En muchas partes del valle los animales son trasladadas, según la estación, de la zona de puna a la de maizal para llevarlos a pastar en tierras acabadas de cosechar, incluso durante los andenes en los meses secos del invierno, de junio/julio a septiembre. El acceso a tierras de diversas zonas, particularmente a las de maíz, para muchos habitantes de los anexos de la puna y viceversa, y de animales pertenecientes a los habitantes de la zona quechua atestiguan la continuación de varias características de la tradicional economía vertical, pero los vacunos que se llevan a pastear entre las campañas sobre los andenes dañan la infraestructura agrícola con su peso y pezuñas grandes.

69En la actualidad el número creciente de distritos locales formalizados ha originado conflictos territoriales. Sin embargo, desde 2003 la mayoría de los alcaldes ha comenzado a formar asociaciones entre ellos. En la margen izquierda del valle del Chicha-Soras los alcaldes de Larcay, Soras, Paico y Paucaray han acordado iniciativas y esperan que los de Pampachiri, Pomacocha, Tumay Huaraca y Huayana se reúnan con ellos.

70En esta cuenca se nota los efectos posteriores de la migración durante la década de 1980 que resultan del retorno de familias mayormente de Lima. En Pampachiri se nota ciertas tensiones provocadas por algunos de los retornantes, quienes adquirieron otra cultura y tecnologías en los centros urbanos. Regresan familias con las buenas intenciones de contribuir a sus comunidades de origen, pero hay quienes utilizan sus nuevas experiencias para dominar a sus vecinos, amenazando los comentarios con el peso de leyes que les son ajenas. Sus hijos no se integran con facilidad y hay casos de jóvenes y escolares que al aburrirse en el colegio en algunos casos inciden en actividades delictuosas. Se ha cambiado últimamente esta situación hacia un escenario más positivo, en que los jóvenes encuentran empleo en obras de construcción y algunas otras oportunidades, resultado de la ampliación de facilidades y ocupación de los pueblos. De igual manera, algunas personas mayores se reintegran a la vida agrícola, aprovechando las oportunidades que provienen de instituciones externas, y son un ejemplo clave para los demás que se interesan en los resultados y quieren seguir el mismo camino. En los lugares donde haya seguidores de esta actitud, estos serán de mucha importancia para el futuro agrícola y comercial en esta cuenca.

  • 64 Desde 2004 las municipalidades al recibir fondos del gobierno local pueden participar con material (...)

71En el caso del Chicha-Soras, el proceso político actual de descentralización y democratización afectará a sus distritos positivamente. Las municipalidades están obligadas a tener reuniones mensuales ('mesas de concertación'), a formar comités directivos que se comprometen con las instituciones locales y a participar en reuniones anuales a fin de acordar lo que es prioritario para su desarrollo. En este proceso, naturalmente algunos distritos están más avanzados que otros. Por consiguiente, el panorama para el desarrollo del área está mejorando con estas nuevas disposiciones y se puede tener la esperanza de contar con alguna ayuda financiera a las municipalidades para la ejecución de trabajos de infraestructura64.

PUNTOS SOBRESALIENTES Y COMPARATIVOS ENTRE LAS CUENCAS DEL CUSICHACA Y CHICHA-SORAS

Las estrategias económicas del pasado variaban en los diferentes pisos ecológicos conforme a la organización sociopolítica de la época.

72Es evidente que las estrategias agrícolas y los patrones de asentamiento fueron desarrollados en forma consistente e integrada con una comprensión cabal de estas zonas y de las características de la llora, cultivos y factores climáticos cambiantes.

73Los pisos ecológicos fueron reconocidos como un factor decisivo para las estrategias económicas y la vida productiva de las diferentes culturas que ocuparon estos valles. Los Huari y los Incas no mostraron temor a la resistencia al ocupar la parte baja del piso quechua, pero mantuvieron vigilancia en los puntos de acceso. Los Incas se interesaron también en actividades pastoriles y sus sistemas de caminos cubrían el acceso tanto a través de la parte alta como de la parte baja del territorio, como presumiblemente también lo hicieron los Huari, pero había poca evidencia de ocupación de los Huari en Cusichaca. Ambos estuvieron interesados en lograr excedentes en el cultivo del maíz, pero en la cría de los camélidos se nota la presencia de infraestructura administrativa solo de los Incas. En las alturas del Chicha-Soras es evidente el patrón en el Periodo Intermedio Tardío entre los Lucanas, Pocras, Soras, y Aimara, en establecimientos defensivos en los valles medios, contemporáneos con algunos sirios grandes y fortificados, claves de los Chanca en las alturas. De igual manera a los pre-Inca tardíos en Cusichaca, los Ayarmaca, que en esta época de muchas etnias explotaron las tres zonas agroccológicas principales para, desde una posición central, obtener una dieta de subsistencia variada y al mismo tiempo defender sus sitios y canales principales.

74En el valle del Cusichaca-Huallancay, el piso qnechua, coincidiendo con la zona maizal, se prolonga a una altitud de 600 m más baja que en valle del Chicha-Soras, por lo cual dispone dc un área más extensa, libre de heladas. El choclo, en oposición al grano seco dc maíz, es un posible indicador económico de la densidad de la ocupación Inca en Cusichaca, en la parte más baja del valle. La ocupación colonial española siguió ampliamente el modelo de las culturas dominantes, que no temían una intervención foránea y que dependían del fácil acceso a los centros principales de población en la parte baja. La irrigación se centró en los andenes del piso quechua donde se cultivaba maíz. La distribución de la población sigue siendo similar en Chicha-Soras, pero ha variado del patrón Inca en el valle Cusichaca con la mayor concentración en el valle medio; aunque no existen evidencias coloniales era típico tener una hacienda en la base de los tributarios del Vilcanota/Urubamba. Pese al abandono de los andenes, el clima del piso quechua, el riego y las oportunidades de cultivo y acceso a ellos en la sierra sur están hoy concentradas en las partes relativamente bajas.

75Se notan similitudes y diferencias en el manejo de las prácticas de distribución vertical en relación a las practicadas tradicionalmente. El maíz sigue siendo una prioridad en el cultivo, contribuyendo a la alimentación como una fuente de carbohidratos y calcio en una variedad de opciones como el choclo fresco, la cancha seca, la harina en tamales y el pan y la jora en chicha (bebida fermentada usada en toda ocasión social y ritual). También en ambos valles los otros cultivos andinos, que son ricos en vitaminas y proteínas, como quinua y kiwicha son menos predominantes pero actualmente van en aumento, en comparación a la oca, el olluco y la papa (tubérculos) que también son una fuente de carbohidratos y vitamina C. En estos valles, como tradicionalmente en los demás valles, estos cultivos están presentes en las partes altas, pero actualmente ha aumentado el cultivo de híbridos de papa y maíz para incrementar su producción en las partes bajas. La dieta andina actual se complementa con cereales introducidos como el trigo, cebada y avena, facilitando la producción de comida accesible como cereales y pan (este último recién se integró a la dieta local de Chicha-Soras pero no se hace en el valle Cusichaca). Las leguminosas como habas y anejas actualmente contribuyen a la dieta en ambos valles.

  • 65 En donde predomina la venta de bebidas gaseosas, arroz, pasta, azúcar y otros productos refinados (...)
  • 66 La población andina nativa tiene baja tolerancia (en términos de digestibilidad) a las grasas de a (...)

76Es necesario tomar en cuenta las costumbres y razones para el uso indiscriminado de los productos industrializados disponibles en las tiendas para entender la prevaleciente desnutrición generalizada y poder combatirla (Capítulos 5 y 6). Esta se ha observado en mayor porcentaje en Pampachiri, sitio con más tiendas en todo el valle (Cusichaca Trust 2005) que en el resto de comunidades.65 En contraste, el valle Cusichaca no tiene tiendas de abarrotes tan accesibles, se asume que la dieta de los habitantes de este valle es más saludable por razón de la dependencia en los productos cultivados in situ, pero esto se tiene que verificar con estudios nutricionales.66

77En la actualidad, la distribución de los tres tipos principales de andenes y la terraza de labranza, parece adecuarse convenientemente al cubrir la seguridad alimentaria con niveles de producción relativamente bajos pero poco variables en donde se minimiza el riesgo de pérdidas totales de acuerdo a las diferentes características geológicas y climáticas. También se observa el debilitamiento de este sistema agroecológico vertical. Los laymes están siendo abandonados a causa de cambios climáticos, la pérdida de prácticas agrícolas y mano de obra, especialmente a partir de la Reforma Agraria. Esta ruptura parece guardar relación con el incremento de plagas y enfermedades en los cultivos tanto por la disminución pluvial como por la transferencia del cultivo de tubérculos, especialmente de papa, a la zona baja sin mantener sus semillas resistentes en la parte alta.

Los actuales sistemas de producción agropecuaria presentan fuertes contrastes

78Existe una diferencia notable entre el manejo y énfasis de la agricultura y ganadería en las áreas de ambos valles debido a: (a) la altitud en relación con las características geográficas y (b) las diferencias ocasionadas por la herencia de la infraestructura agrícola Inca (valle del Cusichaca) y predominantemente Huari de origen (valle del Chicha-Soras).

  • 67 Introducir la restauración en los sistemas prehispánicos tardíos fue posible de manera participati (...)

79La puna de la cabecera del valle del Cusichaca dispone de amplios terrenos para el pastoreo, pero el valle largo y estrecho cuenta con un limitado potencial de pastos. La concentración de la infraestructura agrícola Inca, en condición productiva relativamente buena en las laderas y en los sitios más bajos, se encontraba en uso donde los sistemas de irrigación fueron fáciles de mantener.67

  • 68 Un punto interesante que últimamente tienen en común ambos valles son las señales iniciales de un (...)

80Por el contrario, el valle del Chicha-Soras, más ancho, con una mayor ocupación en toda el área, con la ganadería como actividad económica principal, está rodeado por una infraestructura agrícola de origen más antigua, intervenida y severamente deteriorada a consecuencia de su abandono y del pastoree) por el ganado vacuno. El modo como esta situación se desarrolló después de la conquista española se resume en el Capítulo 5. La combinación del sobrepastoreo con el posible deterioro temprano de la infraestructura de construcción de las andenerías y drenaje Huari, que siguió al decaimiento de este hacia c.1000 d.C, sumado a la erosión hídrica, ha ocasionado un gran perjuicio a las estructuras y suelos. Actualmente la posterior infraestructura Inca se presenta más propicia para su restauración (Cuadro 7.2). En la actualidad, el bajo nivel de la organización local y el mal manejo en la crianza del ganado determinan que sea necesaria una mayor inversión para restaurar convenientemente la antigua infraestructura agrícola.68

  • 69 En Andamarca, la ausencia de dueños de terrenos abandonados (Capítulo 2) resulta problemática para (...)

81Nótese la diferencia entre los valles del Cusichaca y de Chicha-Soras en cuanto a la distribución del ganado y del pasto kikuyo (Capítulo 5). En Cusichaca la presencia del kikuyo en andenes es escasa, pero en Chicha-Soras el abandono y desuso de los andenes en combinación con esta planta, mayormente distribuido por las heces del ganado vacuno, han ocasionado un fuerte daño a la estructura de los andenes. Se nota aquí y en otros sitios como en el valle del Sondondo su invasión en los terrenos de dueños ausentes que ocasiona riesgos para los terrenos de los vecinos y mayor trabajo de limpieza constante en su cultivo.69 La presencia de esta planta dificulta el proceso de restauración por la necesidad de sacarla totalmente, obligando a veces a quitar y reponer posteriormente las piedras, o rehacer el muro completamente en casos de daño total.

La flexibilidad de los andenes y algunas características de los sistemas de cultivo

82Los factores microclimáticos y los conceptos agroecológicos ofrecen el contexto apropiado para el desarrollo de cultivos en andenes, con y sin riego, en las cuencas del Cusichaca y Chicha-Soras, y de otros valles de los Andes Centrales, especialmente en la sierra sur.

83En la práctica agrícola son importantes las diferentes variedades de maíz y otros cultivos que se adaptan especialmente a las diferencias altitudinales de los pisos ecológicos quechua y suni (Cuadros 4.1, 4.3 y 4.5). Influyen en ambos valles también las características de ubicación y orientación de los andenes para explotar la exposición al sol, la protección contra las heladas y la calidad del suelo y materiales locales disponibles, lo que es un aporte a su valor productivo.

  • 70 Felipe Guaman Poma de Avala fue natural del valle del Sondondo, provincia de Lucanas, del pueblo d (...)

84Guarnan Poma de Avala [1613]70 afirma que en tiempo de los Incas había dos cosechas anuales principales, el maíz (piso quechua) y la papa (mayormente en los pisos más altos hasta 4,200 m). Hoy se puede documentar, con la investigación etnográfica, los detalles de las rotaciones que se practican en la agricultura tradicional y cómo se intercalan con otros cultivos, para su producción continua en partes bajas con irrigación. La sostenibilidad de estos sistemas de rotación de cultivos asociados conforme a las prácticas tradicionales se ha verificado en múltiples sitios. Por ejemplo en el caso de Andamarca (en el distrito de Carmen Salcedo, provincia de Lucanas, departamento de Ayacucho), en el valle del Sondondo, adyacente al valle del Chicha-Soras, resulta evidente que junto con el maíz se intercalan frejoles, habas y arvejas, kiwicha y quinua (dulce). En la actualidad, también se puede incluir oca y un poco de papa. Además de estas opciones de cultivos intercalados, a fin de disminuir los riesgos del clima y asegurar la fertilidad del suelo, subsiste en algunas partes el uso del trébol nativo, una leguminosa forrajera, y el ‘Trébol carretilla’ (Medicago arabica) introducido. Esto se complementa con el uso de abono de ganado o de guano de las islas (particularmente el de las islas Chincha).

85Del mismo modo, la papa podía sembrarse intercalada con quinua, tarwi y otros cultivos durante la época más fría del año o en los andenes de mayor altura, donde actualmente se siembra también trigo, cebada y avena (Avena sativa). Cuanto mayor la altitud del terreno de cultivo de secano -andén, terraza o layme- mas largo es el periodo de crecimiento y de barbecho. En la actualidad, los andenes sin riego del piso alto suni se dejan en barbecho de 5 a más años, para después cultivarse 2 años seguidos. Sin embargo, cuando hay poco interés en cultivar en los andenes más altos el barbecho puede extenderse hasta 12 años o más.

86Los estudios agroecológicos de la década de 1980 mostraron la importancia de la biodiversidad en el funcionamiento de los sistemas agrícolas (Swift el al, 1996). La investigación sugiere una regulación natural y flexible de los sistemas biológicos en los ecosistemas que se pierde progresivamente con la práctica intensificada y simplificada de la agricultura de monocultivos, que requieren la utilización de agroquímicos para mantenerse permanentemente y donde el uso de pesticidas y fertilizantes minerales es perjudicial para los insectos controladores de pestes y la flora propia de los andenes.

87Para recuperar una perspectiva más amplia de los aspectos tradicionales del mantenimiento y del uso actual de la infraestructura de andenerías con la inclusión de algunas innovaciones apropiadas, se cita las experiencias actuales de la comunidad de Andamarca, la cual fue documentada desde el tiempo de la conquista por Guaman Poma y otros. Esta comunidad, cuenta actualmente con 3,500 habitantes y sigue siendo una de las más importantes en la práctica de la agricultura en andenerías, mayormente de subsistencia y trueque (Ossio, 1978, 1987, 1992) y que manda productos mediante sus miembros y sus relaciones de parentesco a sus emigrantes en Lima (especialmente productos ganaderos). Alrededor de Andamarca se tiene un estimado de 1,000 ha (Cusichaca Trust, 2006) a 2,000 ha (Ossio, 1992) de andenes cultivados, como magnífico ejemplo y resultado de la responsabilidad y dedicación organizativa de la comunidad en el mantenimiento desde la época prehispánica, de su infraestructura de riego, muros y plataformas de cultivo.

88En la comunidad de Andamarca, además de soluciones para acceso entre andenes, se tienen otros ejemplos de innovaciones que son convenientes en su usufructo. Por ejemplo, figura la preparación de la tierra con la chaquitaclla (Recuadro 5.1) en los andenes irrigados, para voltearla en agosto y simultáneamente, con la irrigación del maíz, se sigue sembrando en septiembre (Guaman Poma de Avala, 1936 [1613]: 1105). Se nota aquí, como en muchos otros sirios de la sierra, que el arado con bueves y la siembra también se hacen simultáneamente (Ossio, 1987:12), en septiembre e inicios de octubre. Para la adaptación de los andenes para el acceso de bueyes y arados se introdujo rampas y accesos convenientes.

89Guaman Poma de Avala también indica que bajo el sistema Inca anualmente se realizaba el sembrío de maíz cada año en los andenes irrigados y los otros cultivos durante los otros meses, conforme a un calendario agrícola (Zuidema, 1977, 1978). En dichas siembras durante la época prehispánica también se mezclaban y alternaban los cultivos con leguminosas para así mantener la fertilidad del suelo. En la actualidad, existen evidencias amplias de este tipo de ‘rotación tradicional’ y ‘cultivos asociados’ en muchos valles andinos. El ejemplo de Andamarca demuestra que desde hace 30 años el concepto de una distribución de maíz entremezclada con otros cultivos es para garantizar un buen rendimiento en conjunto y una ubicación apropiada de cada uno de ellos según sus características en el andén “...al rincón del andén se siembran habas, que son más resistentes a la acumulación de agua, y al borde arvejas, que lo son menos. Al centro se planta quinua... o kiwicha para ser protegida de los vientos... y en los espacios restantes, que son los mayoritarios, maíz” (Ossio, 1992) (Figura 4.11).

  • 71 Según la encuesta realizada por CT entre los comuneros de Andamarca (2004), 31 agricultores, que r (...)

90Este sistema de asociación de cultivos es considerado una forma de rotación, o rotación espontánea (com. pers., Felipe-Morales), y sus variaciones siguen predominando en Andamarca.71 Si resulta ventajoso plantar leguminosas, también lo es cultivar el maíz alto, considerado por los campesinos como un modo de proteger ciertos cultivos vulnerables frente a las heladas y vientos, como la quinua y la kiwicha, que sufren la pérdida de sus granos. Hoy también se incluyen las habas que fijan nitrógeno en el suelo, algunas papas nativas y por la reducción de la precipitación en las partes altas donde han quedado abandonados la mayoría de los laymes\ también se incluye a veces una cantidad menor de papas nativas y oca en estos sembríos de cultivos asociados en andenes

Figura 4.11 Cultivos asociados, Andamarca (Ayacucho).

Figura 4.11 Cultivos asociados, Andamarca (Ayacucho).

Foto: Kendall, 2004.

91Al preguntar más ampliamente sobre las estrategias de cultivo desarrolladas en los andenes, muchos campesinos de las áreas rurales de Ayacucho y Apurímac respondieron que de esta forma todos los años siembran maíz, acompañándolo con cultivos secundarios. Por observaciones etnográficas se confirman que se sigue una estrategia similar al de Andamarca, de cultivos asociados, especialmente en Ayacucho, pero lo que también se nota ha disminuido en Cuzco y Apurímac.

  • 72 Según 34 informantes del valle del Urubamba.

92Es interesante mencionar algunas prácticas agrícolas sustentables y otras que no lo son. El caso del monocultivo sustentable en los andenes de las partes bajas de la sierra sur se encuentra tanto en el valle del Cusichaca y otros ríos tributarios del Valle Sagrado, como en el valle del Chicha-Soras, donde se incorpora el uso de guano de corral u otros abonos orgánicos como el estiércol, el humus, los rastrojos y el compost, cuya producción se destina mayormente al autoconsumo. En contraste, también se tiene el caso de los agricultores de Ollantaytambo que utilizan un porcentaje bajo de fertilizantes minerales (entrelo y 40% como máximo) dependiendo de la cantidad de guano de corral a disposición y que, aplicado adecuadamente en los andenes, puede resultar sustentables (sin dañar el suelo)72. Este es el caso de algunos productores de maíz del Valle Sagrado en Calca (Cuzco), utilizando la receta de un promedio de 30% de fertilizante mineral con 70% de abono natural. El maíz obtenido está destinado al mercado. Los agricultores que lo practican dicen que resulta en un buen nivel de producción.

93Datos etnográficos del Valle Sagrado muestran la distribución de variedades de maíz y prácticas agrícolas en diferentes altitudes (Cuadro 4.5). Los agricultores afirman que todos los años se siembra en un determinado andén irrigado con la misma variedad de maíz, en una zonificación de acuerdo a su altitud en los pisos ecológicos desde la parte baja, quechua. Antes, esta práctica de zonificación de los tipos de maíz fue utilizada también en Chalhuanca (Guillermo Maldonado, CT, comunicación personal, 2005) y mucho mas frecuentemente en los andenes de Andamarca (Cusichaca Trust, 2005). Hoy se está perdiendo esta costumbre, en parte por el sistema de herencia que conlleva a una excesiva parcelación del terreno y con la introducción de nuevas variedades de maíz. Los híbridos, a pesar de que tiene mayores rendimientos, son poco resistentes a enfermedades y plagas.

94Desde la domesticación de plantas, hasta la llegada de los españoles, las semillas y el manejo tradicional genético del germoplasma fueron mejorados constantemente por los andinos desde c.4200 a.C. Hasta hace poco funcionaba el sistema antiguo de distribución de las semillas dentro de redes de interacción y de contacto de larga distancia entre comunidades y diferentes regiones con pisos ecológicos equivalentes para tipos de semillas específicas. Por ejemplo el caso documentado de la distribución de nuevos tipos por los Huari (Cap.l), y la importancia de la distribución desde Cuzco de la semilla de maíz documentada por la etnografía y la ciencia en los estudios académicos (Bird, 1980).

Cuadro 4.5. Distribución altitudinal de las especies de maíz en los valles tributarios del Valle Sagrado, Cuzco (sitios adyacentes al valle del Cusichaca).

Cuadro 4.5. Distribución altitudinal de las especies de maíz en los valles tributarios del Valle Sagrado, Cuzco (sitios adyacentes al valle del Cusichaca).

Fuente: Encuesta de Vicente Orué para CT en la comunidad de Ollantaytambo (2005), y práctica de J. Díaz y J. Huarhua para el Causo Taller: «Rescate y Sistematización del Conocimiento Campesino Andino» realizado en Urubamba, Cuzco - 1986. Publicado bajo el título de Variedades del cultivo de maíz por pisos ecológicos» en la serie Tecnologías Andinas del Perú, № 3, C.C.C.-TADEPA-CIREN-CEDEP AYL.

Cuadro 4.6. Selección de cultivos para las zonas agroecológicas.

Cuadro 4.6. Selección de cultivos para las zonas agroecológicas.

1 Términos en el idioma quechua, altitud en metros sobre el nivel del mar.
Fuente: CT, 2004.

95El manejo tradicional de la distribución del germoplasma actualmente está en estudio etnográfico en CT por medio de Jayo, quien señala que unas de las semillas de maíz más apreciadas fueron las adquiridas en Ayacucho y Apurímac por vías de comunicación hasta el Cuzco (por ejemplo el tipo blanco de Urubamba que tenía que ser adaptado primero en un piso ecológico equivalente). Pero con la introducción de híbridos se han deteriorado los sistemas tradicionales de distribución, lo que se está tratando de recuperar. También se nota ampliamente que cuando las papas fueron cultivadas en el valle bajo, tradicionalmente sus semillas continuaban siendo obtenidas regularmente desde la puna para mantener la resistencia de la papa a la incidencia de enfermedades por exposicón a las plagas.

96El Cuadro 4.6 resume prácticas verificables en el campo para indicar los principales cultivos nativos e introducidos que actualmente se podrían producir en andenes y las terrazas de los diferentes pisos ecológicos, así como los que se proponen como alternativos.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

97En la sierra sur los sistemas tradicionales del cultivo en andenes de la parte baja continúan siendo predominantemente permanentes, con el maíz como cultivo principal pues cumple muchas funciones dentro de la vida cultural andina. Hay que tomar en cuenta la calidad de la dieta rural de los andinos que varía de acuerdo a la población introducida.

98El clima fue y sigue siendo decisivo para una agricultura viable en altitudes variables. Las alteraciones en el uso del sistema tradicional de pisos ecológicos a menudo originan problemas en el manejo de los sistemas de producción agrícola. La agroecología tradicional fue y es aún decisiva para que una agricultura diversificada sea viable, sostenible y debe mantenerse hasta donde sea posible, especialmente en los andenes.

99Debido a factores climáticos y geográficos, pero mayormente sociales, económicos y de manejo de ganado hay un abandono de hasta 75% y en ciertas partes hasta el total de terrenos de andenes sin riego. Lo mismo ocurre en zonas de las partes bajas donde no se ha mantenido el riego y se tiene efectos climáticos negativos.

100Se destacan en muchas partes de la sierra sur las prácticas agroecológicas, que incluyen cultivos asociados (Figura 4.11) para contrarrestar los efectos dañinos del clima en todos los tipos de sistemas de andenerías y terrazas. En los sistemas de layme de los pisos ecológicos puna y suni hay prácticas en el cultivo con beneficios similares y comparables con las de los sistemas tradicionales en los andenes y terrazas (Capítulo 3). El sistema de layme y las terrazas de labranza, de Tipo 4, con rotaciones y combinaciones de cultivos sin uso de agroquímicos (tampoco en los andenes y terrenos de la parte baja) sirven para limitar los daños de las plagas y enfermedades. La diversidad de cultivos en asociación mantiene tura biodiversidad que permite absorber los riesgos de los diferentes pisos ecológicos.

101En lugar de ignorar o tratar de trascender las prácticas tradicionales, se recomienda reforzarlas para mantener y orientar la agricultura andina, al menos en zonas marginales y de andenería, a la producción agroecológica orientada a mercados nacionales y, si se consigue la certificación de “producto orgánico”, se podría acceder a mercados internacionales.

102En la parte baja del piso quechua hay muchos andenes con riego que podrían mantener un sistema de cultivos en rotaciones sin barbecho, que son continuos, pero en varias áreas de la parte alta de este piso (3,300-3,400 m de altitud) las heladas que ocurren en invierno imponen una limitación a la realización de dos cultivos anuales con el manejo agroecológico tradicional u otro, incluso teniendo riego, tal como ocurre en el valle del Chicha-Soras y generalmente en la transición al piso suni.

103Uno de los modos de disminuir los riesgos de los vientos y heladas es la asociación tradicional de cultivos en sistemas mezclados o intercalados. Esto se debe a que el maíz a partir de enero puede ser dañado por la helada y el exceso de lluvia que impiden el desarrollo de sus mazorcas, pero sus plantas son suficientemente altas como para proteger de los vientos a la quinua y la kiwicha (algunas variedades son resistentes a heladas, posiblemente por su coloración) y las habas o arvejas. Hoy, la introducción en andenes de habas y arvejas contribuye también a mantener la fertilidad de la tierra, permitiendo continuas campañas anuales de producción. Se requieren estudios prolongados para la confirmación científica de la eficiencia de estas prácticas tradicionales. Asimismo, los agricultores tradicionales nos enseñan que la asociación de cultivos es una estrategia para limitar los riesgos de las plagas y enfermedades y sus prácticas toman en cuenta los criterios detallados de clima y de ubicación dentro de los pisos y microclimas ecológicos.

104En la actualidad, se viene generalizando el monocultivo de maíz, papa, quinua y otros cultivos; sistema que es impropiado en terrenos marginales de la sierra porque su éxito para la comercializacicón requiere el uso de costosos agroquímicos que influyen en la pérdida del manejo tradicional y de la agro-biodiversidad y la calidad del suelo ‘vivo’. La importancia de la biodiversidad en el funcionamiento de los sistemas agrícolas entonces apuntala una regulación natural de los sistemas biológicos en los ecosistemas que se pierde progresivamente con la práctica de la agricultura intensiva.

105Otro riesgo que ha sobresalido en cuanto a las interacciones con otros intereses es el pastoreo no controlado del ganado vacuno sobre andenes que ocasiona daños a este patrimonio cultural y vivo. Debe considerarse el buen manejo de andenes y ganado ante los requisitos de conservación del patrimonio vivo, tanto para el usufructo económico de los agricultores como por lo atractivo del paisaje.

106En síntesis, la agricultura tradicional andina es una opción auténtica de agroecología, por lo cual es importante recuperar tanto los sistemas de producción como la infraestructura agrícola tradicional (andenes, canales de riego y cochas). La utilización de semillas nativas de alto valor genético de las diferentes fuentes y los conocimientos agrocéntricos contribuyen a garantizar la seguridad alimentaría de la población local. Esto se debería asegurar y seguir usando en las zonas andinas apropiadas para la agricultura ecológica, comprendiendo los laymes, terrazas y andenes.

107La importancia de mantener la rica diversidad y los parámetros del sistema agroccológico en relación con las prácticas agrícolas y sistemas de producción se considera de suma importancia para las futuras oportunidades integradas al manejo de recursos naturales, el mercado orgánico, los servicios ambientales, y el encanto paisajístico de la sierra, como una oportunidad económica para el ecoturismo (Capítulo 7).

108Se espera que las municipalidades reciban mayores ingresos como parte de la descentralización en la sierra, y que sean poseedoras de estudios bien fundamentados por conocedores de las características de su propio entorno que les permitan apreciar y respetar las oportunidades de trabajar conjuntamente lo andino.

Notes

44 Estos pisos ecológicos andinos (términos en el idioma quechua, altitud promedio en metros de altitud) de Occidente a Oriente de los Andes son los siguientes (véase también Figura 1.2):
- vertiente oriental: chala (0-500 m), yunga (500-2,300 m), quechua (2,300-3,500 m), suni (3,500-4,000 m), puna (4,000-4,800 m) janea (4,800-6,768 m);
- vertiente oriental: ruparupa (400-1,000 m) yomagua (80-400 m).

45 En áreas de las panes altas de los valles interandinos hay campos comunales de tubérculos andinos, donde tradicionalmente se aplica sistemas de rotación colectiva sectorial, se le denomina “layme” y otros nombres de acuerdo a la región. Se practica la rotación de papas con otros tubérculos (oca, olluco, granos, etc., también de acuerdo a la región y la altura), seguido por varios años de descanso para la regeneración del suelo, eficiencia de trabajo y otras razones. Un layme es entonces una zona de producción colectiva temporal con una organización social del proceso productivo, está constituido por varios subsectores, es decir fracciones de tierra donde el comunero rota sus cultivos, de manera que su chacra pueda descansar entre 6-8 años o más antes de volver a ser sembrada. Durante el descanso o barbecho, otros subsectores son cultivados. La rotación se hace también a nivel de varias zonas de layme, donde después de haber cultivado los subsectores de un layme, de la misma comunidad o en áreas distantes. De tal manera, el periodo de descanso de un campo bajo este régimen de rotación puede durar hasta 12 o más años, dependiendo de la presión sobre la tierra.

46 El uso de la palabra layme en los Andes Centrales varía de acuerdo a la región, siendo los nombres en uso en diferentes lugares: raymi, aypu, muyuy, muyo, aynoca. Es uno de los sistemas de siembra más antiguos v eficientes, diseñado especialmente para la producción de tuberosas (papa, huaña, oca, mashua, olluco, maca), y con granos andinos (quinua, cañihua) en los laymes del piso suni.

47 La preparación de chuño y moraya (también conocida como chuño blanco), a través del proceso natural de deshidraración, es una forma tradicional de conservar y almacenar las papas durante largas temporadas, a veces durante años. Son productos centrales de la alimentación en el mundo andino.

48 Con la incorporación de cultivos hortícolas, gracias a la ayuda de la Universidad Nacional San Antonio Abad de Cuzco (UNSAAC), los campesinos obtenían hasta tres cosechas continuas (Guillen, 1998).

49 Por ejemplo, el sistema de andenes de la meseta de Huillca Raccay cubría un sitio del Horizonte Medio relacionado con la cultura Huari y también otros de comienzos del Periodo Intermedio Tardío, lodos los periodos de ocupación a partir del 600 a. C. se encontraron en niveles estratificados debajo del fuerte Inca de Chuncuchua en Huillca Raccay, dominando el área de confluencia.

50 En los Andes Centrales se aplica la ‘campaña grande’ (8 meses) y ‘campaña chica’ (estación seca, 4 meses) para los dos ciclos de cultivo en donde se riega 2 y 4 veces respectivamente.

51 Los canales que funcionan principalmente en relación con los sitios y sistemas de andenes Inca (o con los rehabilitados por los Inca) en algunos casos datan del Periodo Intermedio Tardío, además los Incas modificaron también el canal de Quishuarpata que regaba 45 ha incluyendo la meseta de Huillca Raccay.

52 En este valle, en el caso del pequeño sirio ceremonial de Huayna Quente, el canal Inca y su sistema asociado de andenes está hecho con albañilería de primera calidad, sugiriendo su función prestigiosa y ritual.

53 En la década de 1980 volvió a ganar 10 ha.

54 El provecto de restauración fue ejecutado por CT con los campesinos de (Chamana (1980-1983) e incluyó capacitación en la tecnología tradicional, seguido por un proyecto de extensión agrícola, en coordinación con la UNSAAC entre 1983 y 1987 (Informes de campañas: Peña, 1983, 1985). Se tiene evaluaciones socioeconómicas de los productos y sus resultados (Guillén, 1998; Abanto y Arce, 2000).

55 Entre 1999 y 2000 CT ha trabajado con tres comunidades en Pampachiri y Pomacocha para la reintroducción de la maca que hasta ahora sigue siendo cultivada.

56 También en las paites altas, 3,800-4,200 m de altitud, cada layme se utiliza 1-2 años: primer año: huayna papa; segundo año con el cultivo alternado de maca y cañihua; del tercer al undecimo año, barbecho.

57 Inventario de sitios arqueológicos hecho por CT (2005).

58 En un ciclo total que dura entre 10 a 15 años las comunidades manejan sectores de layme desde los 3,400 hasta 3.800 m de altitud: primer año, papa; segundo año, quinua y oca; tercer ano, habas, mashua, olluco o cebada; del cuarto a decimosegundo año, barbecho (Adripino Javo, CT, comunicación personal, 2005).

59 Reintroducida por CT conjuntamente con KAYRA, UNSAAC.

60 En Laymecocha el sistema de riego con las cochas y los andenes fue recientemente restaurado v rehabilitado por CT con la comunidad de Larcay. fin el singular sistema de riego Chanca-Inca, que tenía en el centro tres reservonos interconectados, los dos superiores son parecidos a las cochas, reservonos aproximadamente circulares construidos con muros de piedra de estilo pre-Inca local. El interior y tercer reservorio aparentemente es de una remodelación o de origen Inca con su función dirigida a terrenos y al asentamiento adyacente (Kendall y Rodriguez, 2002).

61 En Pampachiri, FONCODES construyó un canal de riego desde la fuente en la puna con cemento. El sistema de riego por aspersión en una parcela de 4 ha de los andenes en Iglesiachayoc de Ayapampa, fue hecho por el Proyecto MARENASS del Ministerio de Agricultura (Provecto de Manejo de Recursos Naturales en la Sierra Sur). En la actualidad recibe poco uso porque solo recientemente, en una parte del trabajo, los comuneros han sido capacitados para la operación y mantenimiento de los equipos y generalmente no disponen de los medios económicos. Desde 1999 Cusichaca Trust ha rehabilitado 7 canales de riego en la cuenca empleando la tecnología occidental. Otras experiencias detalladas son documentadas por Gelles (2000) y Treacy (1994) para el cañón del Colca en Arequipa.

62 En Ayapampa, parte sur de Pacha Puca, se tiene un trabajo reciente de tecnología tradicional en el que la comunidad, apoyado por CT, ha participado en la ejecución de reconstruir un canal que tenía su bocatoma en la catarata de la quebrada de Infiernillo, canal casi perdido. Las 175 familias de los anexos de diferentes zonas ecológicas tienen acceso a los 53 ha de andenes, de los cuales se han rehabilitado 34 ha (Cusichaca Trust, 2002). En Santa Rosa fue restaurado un reservorio rectangular, de origen más reciente, a fin de revitalizar el canal de riego de los andenes. Aquí, nuevamente, el acceso a estos fue para los miembros de varias comunidades distribuidos en zonas ecológicas diferentes.

63 Rehabilitación por una empresa local con el respaldo de “A Trabajar Rural”, un programa de FONCODES para promover el empleo temporal.

64 Desde 2004 las municipalidades al recibir fondos del gobierno local pueden participar con materiales en provectos con las ONGs, por ejemplo con CT en obras de agua potable o de riego. CT ha trabajado en el valle desde 1998 con proyectos integrales abarcando huertos familiares, agua potable, nutrición, sistemas de irrigación, centro de talleres y centros demostrativos con animales menores, viveros, pozos de lombrices y compost, con experiencias en cultivo de pastos y otros recursos naturales y potencial turístico y ha trabajado poniendo énfasis en los andenes, restaurando y rehabilitando c. 225 ha.

65 En donde predomina la venta de bebidas gaseosas, arroz, pasta, azúcar y otros productos refinados y envasados.

66 La población andina nativa tiene baja tolerancia (en términos de digestibilidad) a las grasas de animal, especialmente ganado introducido, aceites y otros productos procesados, con presen antes y otros. Sin embargo, no tienen dificultad con los productos naturales importados como tintas, legumbre y cereales, ni leche fresca en limitada cantidad (Barrio 2005).

67 Introducir la restauración en los sistemas prehispánicos tardíos fue posible de manera participativa (Kendall, 1997). En ambos valles las acciones tomadas por CT hacen pensar que la rehabilitación de la infraestructura agrícola parece positiva. Tero el manejo de los problemas en el valle del Chicha-Soras es complejo y requiere un mayor reforzamiento de la organización social que en el Valle Sagrado.

68 Un punto interesante que últimamente tienen en común ambos valles son las señales iniciales de un renovado interés en la crianza de alpacas. En las alturas de Sillque y Cusichaca se csr.í introduciendo con INRENA algunos animales de las zonas altas de Ollantaytambo. En el caso de Chicha-Soras, en la provincia de Andahuaylas, (71" ha organizado alpaqueros para la comercialización de lana.

69 En Andamarca, la ausencia de dueños de terrenos abandonados (Capítulo 2) resulta problemática para los dueños de terrenos vecinos para el control de malezas como el kikuyo.

70 Felipe Guaman Poma de Avala fue natural del valle del Sondondo, provincia de Lucanas, del pueblo del mismo nombre y cercano al los famosos andenes del valle y de Andamarea (Ossio, 1994), e indudablemente su “Nueva corónica y buen gobierno” refleja las prácticas agrícolas de este valle, tanto como las de los Inca.

71 Según la encuesta realizada por CT entre los comuneros de Andamarca (2004), 31 agricultores, que representan a 14 sectores diferentes de sistemas de andenes de la parte alta del valle del Sondondo, fueron categóricos al afirmar que desde su niñez todos los años habían participado en la siembra anual del maíz en los mismos andenes, confirmando la continuidad de estas prácticas y que muy raramente puede ocurrir un cambio de este sistema, tal vez por un solo año.

72 Según 34 informantes del valle del Urubamba.

Notes de fin

1 No incluyen zonas especificadas del Andén Tipo 2 y Tipo 3 (representados en 1/2) porque son esporádicos y frecuentemente reemplazados posteriormente por los Incas (1/2 cuestiona la inclusión de Tipo 2).

Table des illustrations

Titre Figura 4.1.Ubicación de las zonas de estudio de andenes en la Sierra sur del Perú.LOCALIZACION DE LAS ZONAS DE ESTUDIO
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 697k
Titre Figura 4.2Mapa del valle tributario de Cusichaca (Cuzco), sitios de ocupación y sistemas de uso de la tierra (andenes y terrazas) en ambas márgenes del río Urubamba, Cuzco.
Légende Modificado de fuente: Kendall /CT, 1991.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 573k
Titre Cuadro 4.1Los pisos ecológicos con referencia a las zonas y subzonas agroecológicas en el área del valle del Cusichaca.
Légende 1 Términos en el idioma quechua, altitud en metros.2 Gade (1975: 104-107)3 Farrington (1980).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 219k
Titre Figura 4.3Parte baja del valle del Cusichaca (Cuzco) con una concentración de asentamientos y andenes Inca.
Légende Foto: CT/Honess, 2006.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 403k
Titre Figura 4.4Vista de los andenes del Período Intermedio Tardío en el valle del Huallancay, y la llegada del riego en 1982 a Huillca Raccay (izquierda). En seguida los andenes de Huillca Raccay rehabilitados (derecha) por el grupo campesino de Chamana con el Proyecto Cusichaca.
Légende Foto: Drew, 1992.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 525k
Titre Cuadro 4.2Distribución dc los andenes en el valle del Cusichaca y Huallancay por distrito.1
Légende 2 Con su confluencia con el río Urubamba.Fuente: Kendall (1991).Parte del mapeo de ‘Los Patrones de Asentamiento y Desarrollo Rural Prehispanico entre Ollantaytambo y Machu Picchu’ que se trabaje) a base de reconocimiento arqueologico seguido por el mapeo confotos aereas y fotogrametria con una maquina Lietz, manual, seguido por medicion de areas con un D. MAC Digitizer (1987-1989) en los departamentos de Fotogrametria y de Geografia, University College, London, respectivamente
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 122k
Titre Figura 4.5Valle del Chicha-Soras (Ayacucho y Apurímac).
Légende Fuente: INEI - IGN – CTFuente: CT, 2006.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 935k
Titre Figura 4.6. El cañón del valle de Chicha-Soras entre los distritos de Larcay y Soras en Ayacucho (margen izquierda) y los distritos de Pampachiri y Pomacocha en Apurímac (margen derecha).
Légende Foto: Kendall, 2002.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
Titre Cuadro 4.3. Los pisos ecológicos con referencia a las zonas agroecológicas en el área del valle del Chicha-Soras.
Légende 1. Términos en el idioma quechua.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 193k
Titre Figura 4.7. Layme, sector de barbecho de cultivos rotativos comunales en la comunidad de Qalluqu-Tumayhuaraca (Apurímac) después de la cosecha de papas nativas en 2006.
Légende Foto: CT/Javo. 2006.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 711k
Titre Figura 4.8. a) El antiguo canal Inca al fondo corre desde su bocatoma en el río Huancané, detrás de los laymes abandonados y tiene 20 km de extensión entre la puna hasta regar los andenes en los pisos ecológicos suni y quechua de Soras.b) Abajo, el canal sigue el río Huancané y cruza un acueducto.
Légende Fotos: CT, (a) 2006, (b) 2005.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Titre Figura 4.9. Las tres cochas antiguas de Laymecocha en Larcay (Ayacucho) fueron para el riego y uso doméstico y hoy son rehabilitados para el riego a los andenes de Tipo 1.Abajo a la izquierda, inserta la piedra antigua de la compuerta, cocha 1.
Légende Fotos: Kendall, 2001 y 2006.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 733k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 192k
Titre Figura 4.10. El Yacu Raymi, festival de la limpieza del canal de tajo en Pomacocha (Apurímac).
Légende Foto: Kendall, 2004.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 629k
Titre Cuadro 4.4. Mapeo con identificación en el campo de tipos de infraestructura agrícola de andenes, terrazas de suelo y laymes, con SIG, levantado por Cusichaca Trust.
Légende (*) La descripciónde estos tipos se elabora en el Capítulo 3. El Piso quechua empieza a los 2,400 m en Huayana y alos 3,100 m en.........Total andenes T1 T2 y T3: 4465.66 Has.(**)Total Layme: 1477.07 Has.Total potencial agrícola: 6508.86 Has.(**) Incline 141 sistemas de riego, con 126,879 m de canales primarios.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 325k
Titre Figura 4.11 Cultivos asociados, Andamarca (Ayacucho).
Légende Foto: Kendall, 2004.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 711k
Titre Cuadro 4.5. Distribución altitudinal de las especies de maíz en los valles tributarios del Valle Sagrado, Cuzco (sitios adyacentes al valle del Cusichaca).
Légende Fuente: Encuesta de Vicente Orué para CT en la comunidad de Ollantaytambo (2005), y práctica de J. Díaz y J. Huarhua para el Causo Taller: «Rescate y Sistematización del Conocimiento Campesino Andino» realizado en Urubamba, Cuzco - 1986. Publicado bajo el título de Variedades del cultivo de maíz por pisos ecológicos» en la serie Tecnologías Andinas del Perú, № 3, C.C.C.-TADEPA-CIREN-CEDEP AYL.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 250k
Titre Cuadro 4.6. Selección de cultivos para las zonas agroecológicas.
Légende 1 Términos en el idioma quechua, altitud en metros sobre el nivel del mar.Fuente: CT, 2004.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6120/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 278k

© Institut français d’études andines, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540