Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Arqueología y vida: Duccio Bonavia

Biografías

Don Oscar Lostaunau

Duccio Bonavia

Texte intégral

1Conocí hace muchos años a Oscar Lostaunau. Corría el año 1958. Yo era aún estudiante y esa era mi primera práctica de campo. Viajaba con David Kelley rumbo a Piura.

2Oscar nos esperaba en el Hospital Lafora de Guadalupe, donde trabajaba, y nos acogió afablemente. Recuerdo claramente su figura baja y regordeta, sus ojos vivos, el pelo blanco ensortijado y una sonrisa alegre en su boca.

3Nos quedamos en Guadalupe varios días recorriendo las ruinas de la región. Me impresionó Pacatnamú. Era la segunda vez que llegaba a ese conjunto monumental, había estado allí en 1953. Me quedé asombrado cuando pude comprobar que en los cinco años que habían transcurrido, no se veían huellas de excavaciones clandestinas. Y lo mismo pude comprobar en los otros sitios arqueológicos de la comarca.

4Para nosotros, que veníamos viajando por tierra desde Lima, visitando los principales sitios arqueológicos, esta realidad tan diversa parecía increíble. El abandono y la depredación de los huaqueros no habían afectado sólo a los sitios alejados o los cementerios perdidos, sino también a los yacimientos importantes y famosos. Habíamos estado en Paramonga, en Chan Chan, donde comprobamos que ni siquiera esos conjuntos se habían librado de la acción vandálica. Eso no se veía en el área de Pacasmayo. En las noches, bajo los árboles de la Plaza de Armas de Guadalupe, o en la casa de Oscar, conversamos largamente sobre este asunto y allí conocí la verdad. Oscar Lostaunau había ideado un sistema, basado en la educación de las autoridades y de las comunidades indígenas, por medio del cual era posible mantener protegido el patrimonio arqueológico. Asombrado y lleno de admiración, publiqué ese mismo año un artículo en El Comercio de Lima, dedicado a Lostaunau y a su obra (1958). Fue mi primer artículo periodístico.

5Ha pasado más de un cuarto de siglo, desde entonces, y la gran admiración de 1958 se ha convertido en una inquebrantable amistad. Hoy se me pide escribir unas líneas en honor de este viejo y querido amigo. La tarea es difícil. Cuando hay de por medio una amistad de esta naturaleza, existe siempre el temor que el elogio sea mal interpretado y que la pluma se deje llevar por los sentimientos. Además, renacen los recuerdos y no se sabe por dónde empezar. Regresan a mi memoria miles de imágenes y cada cual tiene su historia que contar. Están allí Mórrope con sus conchales, Nanchoc, que hoy se está volviendo famoso y que Osear nos enseñó palmo a palmo en aquel entonces. La Calera de Talambo donde, sin quererlo y en forma totalmente inesperada, nos vimos envueltos en una asonada campesina y solo el prestigio de Osear nos salvó de una situación difícil, y Moro y los tantos sitios del valle de Jequetepeque y el de Zaña con sus ruinas coloniales. En fin, son tantos los recuerdos... Pero pienso que, a pesar de todo, cualquier cosa que se diga de Oscar será siempre poco en comparación con lo que ha hecho.

6Oscar Lostaunau no es un arqueólogo profesional. Su origen francés se pierde en los albores de la colonia, y gran parte de su vida la dedicó a la práctica hospitalaria. Pero sus horas libres las empleaba en otras actividades, fundamentalmente a la arqueología, de la que ha sido siempre un enamorado. En efecto, durante mucho tiempo ha sido inspector ad-honorem de los diferentes organismos burocráticos que con el pasar del tiempo han tenido a su cargo la defensa del patrimonio monumental.

7Esto lo llevó no solo a reconocer cuidadosamente todos los conjuntos arqueológicos, sino a ubicarlos en el mapa y delimitarlos. De modo que él se ha convertido en la persona que más conoce esa región, desde el punto de vista arqueológico, y si bien ha publicado poco, él ha entregado su conocimiento sin reticencias ni egoísmo a cuantos lo han necesitado. No hay arqueólogo que haya trabajado en la Costa Norte que no conozca a Oscar y no tenga alguna deuda de gratitud con él.

8Él puede estar orgulloso de haber guiado y haber trabajado con los más renombrados arqueólogos que han tenido interés en la arqueología peruana. Desde Kosok, Schaedel, Ubbelohde-Doering, Disselholf, Izumi y Muelle, hasta las jóvenes generaciones de los Hecker, Keatinge, Conrad, Donnan y tantos otros.

9Y su ayuda ha sido siempre múltiple. Desde conseguir facilidades de alojamiento, hasta la mano de obra, la organización, el equipo, la ubicación de los sitios, e inclusive, la ayuda física. Su carácter jovial estaba siempre presente, siempre presto a levantar el ánimo frente a cualquier dificultad. Nunca lo he conocido pesimista. Su espíritu altruista es de un desprendimiento admirable. Nunca ha escatimado sus notas y sus fotografías cuando alguien las ha necesitado, y las ofrece con la misma naturalidad y alegría con las que brinda su buen clarito guadalupano en las largas noches de charlas y discusiones sobre temas de interés común.

10Soy uno de los que han tenido la suerte de conocer muy de cerca a Oscar. Juntos hemos caminado mucho bajo el sol abrasador norteño, en el desierto, entre los algodonales, o en las tierras húmedas de los arrozales. Sobre la dura piedra o en la arena blanda. Puedo decir que mucho he aprendido de él. Sobre la arqueología y sobre la vida. Mi libro sobre pinturas murales (1974 y 1985) le debe mucho, pues él llegó a salvar evidencias que de otra manera se hubieran perdido.

11Puedo afirmar que Oscar Lostaunau forma parte de esa categoría de hombres que desafortunadamente se está perdiendo. De aquellos que sienten que la vida es una tarea, pero que el resultado es de todos. De aquellos hombres que hacen Patria a la sombra y en el silencio, sin pedir nada, y que se sienten satisfechos con haber entregado todo. De aquellos autodidactas que sin haber pisado nunca una universidad, hacen ciencia en forma seria y honesta. Sin alborotos, sin pretensiones, sin buscar publicidad, con cariño y con gran humildad.

12Hoy, retirado de la vida pública, con el constante peligro de un infarto, Don Oscar, como se le llama cariñosamente en el Norte, sigue ayudando y cooperando. Es el supervisor, asesor y el amigo del proyecto que dirigen Donnan y Cock en Pacatnamú. Y es que su filosofía es el trabajo, y es éste, probablemente, el que le ha permitido seguir viviendo. Pero también porque Oscar debe sentir una gran tranquilidad espiritual, al saber que la tarea que le encargó la vida ha sido cumplida satisfactoriamente y en la mejor de las maneras.

13Es, para mí, un honor poder dejar expresados estos sentimientos en forma pública, porque amistades como la de Oscar sólo pueden enorgullecer. Ellas le dan un sentido a la vida y, en los momentos de crisis, nos hacen seguir el camino trazado, incluso cuando surgen grandes dudas en el camino.

14Después de más de treinta años dedicados plenamente a la arqueología peruana, pienso que tengo el derecho de tomar su palabra y, en su nombre, decir: muchas gracias Oscar. Y en ello va incluido todo nuestro agradecimiento, nuestro afecto, nuestra admiración y nuestro deseo que los dioses prehispánicos te conserven por mucho tiempo, para que sigas brindando consejos llenos de sabiduría.

15Nota: El original ha sido publicado en el año 1986 en The Pacatnamú Papers, Vol. 1. C. Donnan y G A. Cock, editores. Museum of Cultural History, University of California. Los Angeles, pp. 11 -12.

© Institut français d’études andines, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540