Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El tour de Francia (1843-1844)

 | 
Flora Tristán

–XIV– Tolón (29 de julio-5 de agosto de 1844)

Texte intégral

  • 125 Flora Tristán encuentra con frecuencia algunos políticos de café que ella designa con el nombre de (...)

1Tolón, el 30 de julio. Estoy aquí desde hace dos días, horriblemente enferma y no he podido ver todavía a ni un solo obrero. Por el contrario, he visto burgueses —y de los mejores. Qué sosa que es esta gente; es decir, que ya no puedo más ver a un burgués, me hace el efecto de un nabo hervido por tercera vez. No conocen nada, no saben nada de lo que pasa en su ciudad, son de una idiotez tal que me dejan siempre sorprendida. Ese viejo capitán Corrèze salió de mi casa. Me pareció enormemente asustado de mi misión. Son esos sansimonianos imbéciles que no han comprendido ni un cuarto del pensamiento sansimoniano. Esa gente nula que se sirve a cada rato de la palabra «religión» sin comprender el sentido de lo que dicen. Me dijo que no osaría hacerse mi caballero125 porque temería comprometerse. «Pero, le dije, usted está bien comprometido con los sansimonianos.» «¡Ah!, pero eso era distinto, había ahí una religión.» «¿Y usted no ve una religión en nuestra gran Unión universal?» El viejo buen hombre no la veía. Traté de hacérsela ver. Pero este hombre está completamente sordo y ciego. Es inconcebible cómo el mundo está poblado de nulidades que han logrado no se sabe cómo obtener una reputación cualquiera. Diré una palabra de este buen hombre. Un capitán o comandante del cuerpo de ingenieros. Es necesario que sepa exactamente sus títulos.

2Ese Poncy es cada vez más divertido. Quiere partir para hacer un pequeño viaje de placer en las costas de África. Sus efectos personales están a bordo, él también; pero he aquí que se levanta una brisa muy agradable para los marinos y sobre todo para ese tipo de travesía. Mas el pobre Poncy no comparte la dicha que causa esta brisa y se aterra, he aquí una espantosa tempestad, y a pesar de todo lo que puedan decirle para tranquilizarlo, quiere regresar a tierra firme. Casi a pesar de los oficiales se lanza a una chalupa y regresa a tierra. Parece que uno de los oficiales estaba tan furioso contra él que quería arrojarlo al agua. Es un medio marino del que se sirven en los navios ingleses para curtir a los marineros que tienen miedo. Se los deja allí algunos minutos y un marinero que sabe nadar perfectamente va a ayudar al pobre miedoso.

  • 126 Flora inventa el término «formista» para aludir a que lo único que cuenta en las cartas de Poney e (...)

3Parece que Poney, temeroso de que se burlen de él, no ha osado regresar a la ciudad y se ha ido a Draguignan, esperando quizá hacer creer al señor [... ilegible...] que, efectivamente, había partido. Pero, de ninguna manera, la fragata «Méthéore» (creo) regresó hoy. Todo eso dice muy poco a favor de Poney. Qué bien había juzgado yo a ese muchacho. Desde su primera carta. Es menos que nada. Un «formista»126 y nada más.

  • 127 Alusión a la publicación que sobre Nostradamus hizo Eugébe Bareste (1814-1861). (N. del E.)

4Me enteré que el célebre Eug. Bareste, el stradamuste127 y traductor de Homero, pasó recientemente por esta ciudad dirigiéndose a Argelia para una misión científica (él solo) y este individuo causó mucho efecto en Tolón. ¡Uno no es idiota como la gente de provincia!

5Estoy aquí hace tres días y ya he visto a muchos obreros, todavía ninguno que me plazca completamente. El hermano de Poney está bien, comprende y busca comprender. El fondo es bueno, pero la forma detestable. Esta gente no vale como los de Marsella. Están bajo el yugo militar. Dicen que en Tolón hay de ocho a nueve mil obreros. De ellos, cinco mil trabajan en el Arsenal. Para mí, entonces, esta ciudad no tiene ninguna importancia. Porque resta tres mil obreros libres, es menos que nada.

6Vi ayer esas justas sobre el agua para el pueblo. ¡Incluso sus diversiones son un trabajo rudo! Permanecer allí durante cuatro horas en barcos a pleno sol; luego, los luchadores son encaramados en una gran escalera y de allí se atacan con un largo bastón de cabeza redonda, dándose un golpe enorme en el pecho, al que han cubierto para este efecto de un amplio escudo de corcho. Dependiendo de qué tan fuerte ha sido el golpe uno de los campeones cae de espaldas. Algunas veces ambos. Esa agua es un verdadero charco de barro pestilente, ¡desagradable de ver y de oler! (Es allí donde se tiran los desechos y los excrementos de la ciudad.) ¡Y bien! ¡Estos infelices caen dentro, nadan allí y beben esa agua! ¡Qué diversión! Pero vean, es necesario que las diversiones del pueblo sean tan duras como su trabajo, de otra manera se ablandarían y no podrían soportar las penas ¡Qué terribles necesidades!

7Desde mi llegada estoy inundada de burgueses, tengo náuseas. Se acabó, luego del tour de Francia no podré ver más a ningún burgués. ¡Qué raza impía! ¡Imbécil! Nauseabunda. No saben pensar nada, decir nada, hacer nada, ¡eso es idiota, más que idiota! A ese respecto, la ciudad de Tolón es todavía más idiota que las otras. Todos esos oficiales, esos dobles burgueses, burgueses por el pain de suc del padre y la hombrera de la insignia de marinero. Tienen la altivez del cuello alto: es tan grotesco como para retorcerse de risa en las calles. ¡Oh!, si en nuestros días el pueblo se constituyera y me llamara a conducirlo, ¡con qué gusto me enfrentaría a todos esos arlequines! Verdaderamente, cuando una piensa en todo lo que pasa en el mundo una queda convencida de que la humanidad está tocada de locura. Los que no creen en la acción incesante de Dioses en la humanidad deben ser muy desdichados.

8Olvidé describir la visita que me hizo en Marsella el señor Carl del Sémaphore. Vino, una hora antes de mi partida, a ofrecerme sus servicios. Figúrese usted, un hombre vestido absolutamente de negro y blanco, como un médico inglés, un hombre bastante corpulento pero muy pálido, muy frío, hablando muy bajo y muy lentamente, siempre en el mismo tono, sin ninguna expresión, sin hacer ningún gesto, en una palabra una especie de inglés reforzado; y esto viviendo en el Midi, en Marsella. Esta especie de cadáver comienza a decirme que había tenido miedo de mí, que era por eso que me había recibido fríamente (¡parece que creía que me hablaba cálidamente!), pero que al haber leído mi pequeño libro se había tranquilizado un poco. Recitó, en un tono de letanía, un montón de frases lo más halagadoramente grotescas que yo hubiese escuchado nunca, luego llegó al grano: «Todavía estoy asustado porque veo que usted va a perturbar la armonía de la sociedad. ¿Y cómo? Sin duda, la sociedad está compuesta así: por un lado fluye un bonito riachuelo de agua clara, pura y límpida (esta gente usa siempre tres epítetos sinónimos) que serpentea, riega y fertiliza todo lo que le rodea. Yo denomino a ese pequeño riachuelo la “clase superior”, la burguesía, la que gobierna. Por el otro lado, hay un inmenso charco pantanoso, sucio, pestilente, receptáculo de todos los alcantarillados, inmundicias y basura posible. Yo denomino a este gran charco la “clase inferior”, el pueblo de obreros por el cual usted se apasiona, y que en realidad no es otra cosa por sus vicios, su ignorancia, su brutalidad. ¡Y bien! ¿Qué quiere hacer? ¡Hacer entrar este charco pantanoso e infecto en el pequeño y bonito riachuelo puro y límpido! Es evidente que una invasión tal de barro va a perturbar hasta el fondo al encantador riachuelo, y todo va a quedar confundido, dañado, arruinado, destruido para siempre jamás. ¡Ve usted, entonces, que hace un gran mal!».

9Miraba a este hombre que comparaba a la clase más numerosa y la más útil con un charco de barro. Su fisonomía había permanecido fría, tan nula, tan vacía como antes. Me preguntó con un tono perfectamente cadavérico: «¡Y bien! ¿Qué tiene usted que responder a eso?». «Tengo que responderle, le dije, que suponiendo que aceptara su comparación, quiero decir que el agua límpida de su pequeño riachuelo al estar desprovisto de todo sabor, de toda fuerza, de toda parte nutritiva, necesita absolutamente que el agua del gran charco venga a darle fuerza, sabor y alimento.»

10No sé lo que me esté reservado escuchar en las otras ciudades, pero esto promete. En mi décima ciudad del tour de Francia escucho comparar a la clase obrera con un gran charco de barro.

  • 128 Al respecto, Jules Puech anota en el Manuscrito: «Benjamín Mazel era de Lodéve (Hérault) pero fue (...)

11Esto convertirá al capítulo sobre Marsella en algo aceptablemente curioso. Habrá también en ese capítulo otro hecho curioso, es el «pan cotidiano» del señor Mazel.128 Encontré allí mi tercer derecho: 1.° «derecho al trabajo», que es el derecho a vivir materialmente; 2.° «derecho a la instrucción», que es el derecho de vivir intelectualmente; 3.° «derecho al pan cotidiano», que es el derecho a la independencia. Sacaré un muy buen partido de este derecho. En fin, encontré una (tercera cosa) a la doctrina de Fourier impresa en un viejo libro ¡de hace 300 años! Con los dibujos de la «falange», de las «series», de los «grupos», etc., etc. Todo lo que me sucede en esta ciudad es cada vez más curioso.

  • 129 Flora Tristán escribió «égard», que en castellano quiere decir ‘consideración’, ‘estima’, ‘deferen (...)

12Y ese fourierista, el señor Artaut, que cree en la doctrina perdida. Pero eso le da lo mismo,129 no es más que un retraso de 200 a 300 años. Ninguna ventaja. Si yo no hubiera escuchado todo eso con mis oídos no podría creerlo.

13Y los negociantes se asocian 4-6 para tener 4 ó 5 amantes, a cuenta de cuatro. ¡Esto es muy bonito!, pero no es especial en Marsella y las dos proposiciones que he recibido de ser mantenida de una manera honorable, todo eso está muy bien. Olvidé anotar el nombre del susodicho sustentador: «Así, señora, ¿veo que no puedo esperar nada?». «Absolutamente nada, señor.» Levantándose con un aire de dignidad: «Puedo darle mi palabra de honor, señora, pero ésta es la primera vez que recibo un rechazo parecido». ¡Todo esto es una buena comedia!

14El comisario de policía de Tolón vino cuando escribía esto y por medidas de seguridad me vi obligada a enviar todos mis papeles donde un amigo. Es horrible que los ciudadanos no se encuentren libres ni siquiera en sus domicilios.

15En verdad yo les doy mucha guerra.

***

161 de agosto. He aquí el reinicio de la comedia. El Procurador del rey de Tolón, presentándose como salvador de la patria que va a parodiar contra mí las persecuciones del Parquet de Lyon. ¡Es verdaderamente demasiado cómico! Una ciudad completamente militar, armada hasta los dientes, provista de soldados, marinos, oficiales, etc., etc. ¡Este magistrado se alarma enormemente! Lanza gritos de alarma y de terror porque una mujer, armada únicamente de su palabra, viene a predicar «la Unión» a los obreros dentro de sus muros. Si pusiéramos este hecho en el almanaque del señor Bareste y los campesinos de la Bretagne no lo creerían. ¡Pobre Francia!

17El señor Procurador del rey me ha hecho decir por un comisario de policía que pase a su Parquet. ¡Como si el Procurador del rey tuviera el derecho de molestar a un ciudadano! He respondido estupefacta a su agente. «Diga al Procurador del rey que no tengo por qué ir a su Parquet; si él descubre un delito contra mí, lanzará una orden de comparencia contra mí y entonces yo acudiré. Mientras tanto, espero.»

18Los Procuradores del rey son impotentes para intimidarme. Pero lo que me hace mal, lo que me desgarra el corazón, lo que me hace gritar... ¡Pobres obreros, qué daño me hacen!

19Una palabra encantadora de Alexandre, el hermano de Poncy. Le pidió su opinión a un cura sobre el señor de Lamennais. «Mientras permaneció siendo un sacerdote, le respondió el cura, tuve la más alta veneración por este hombre, ¡pero ahora le hago el mismo caso que al último de sus peones!» Alexandre, que se inició en la carrera de albañil siendo peón, se vio singularmente impactado por la comparación, y le respondió en consecuencia. Pero, sepa usted señor cura, que yo hago más caso del último de mis peones que de usted y del señor Lammenais que no son útiles para nada. Por esta respuesta Alexandre perdió la protección del cura.

20¿Cómo encuentran ustedes la igualdad cristiana del cura de Tolón? ¡Va bien!

***

212 de agosto. Mi visita al Arsenal. No habíamos dado diez pasos en el Arsenal sin que se me presente, a mí, la observadora, un hecho inmenso. Un forzado que estaba barriendo, y descansaba en [... ilegible...] sobre su escoba, al vernos pasar cerca de él nos saludó quitándose su sombrero verde (que quiere decir condenado de por vida). Los dos señores, Audemar y Margoin, así como yo, le devolvimos el saludo. Entonces vimos a un hombre puesto por la ley fuera de la sociedad y que, sin embargo, se considera siempre como un hombre, ciudadano y padre, dado que saluda a ciudadanos y hermanos, quienes por su lado lo consideran por lo menos un hermano, ya que le devuelven el saludo. ¡Éste es un hecho inmenso!

22Fíjense bien que el forzado no se encuentra en la misma posición que el prisionero. Uno sólo va a las prisiones expresamente para ver a los prisioneros. Se los muestra a los visitantes como bestias en su jaula y bajo la vigilancia del guardián que le dice: cada vez que alguien entre en sus jaulas deben levantarse y saludar. Este saludo es, por consiguiente, obligatorio. También he observado que la mayoría lo hace maquinalmente, otros por hipocresía, otros con el malhumor de una obligación que los irrita. Mientras que en los presidios se dispensa al forzado de toda obligación de cortesía; sólo tienen relación con la celadores o guardias de forzados y los militares encargados de la vigilancia. Entre ellos intercambian algunas breves palabras, secas, duras y golpes de cuerda. Eso es todo. El forzado que saluda a un extranjero que pasa en ese vasto Arsenal, prueba evidentemente que en su pensamiento él no se considera excluido de la sociedad. Ese saludo prueba que él tiene en su corazón una necesidad de sociabilidad que lo conduce hacia sus hermanos. ¡Ese saludo es inmenso! Prueba que dicho hombre no está completamente perdido. Que sería posible reinsertar a ese desdichado en la sociedad.

23Por lo demás debo decir que, dado el número, muy pocos nos saludaron, y observé que aquellos que nos saludaban estaban aislados (muchos están solos con la cadena en el pie, y levantada hasta su cintura, van y vienen así por todo el Arsenal para dedicarse a sus diversos trabajos). Cuando pasábamos delante de grupos, ellos no nos saludaban, incluso nos miraban con una especie de insolencia burlona. Se encuentran allí 3 700 hombres de toda edad, de toda condición. De este número 510 están en la sala de los «eméritos», es decir, los que han dado pruebas de buena conducta y esperan una conmutación de pena.

24La mayoría de estos desdichados tiene un rostro innoble, una expresión odiosa de bestialidad, de idiotismo, de cretinismo; es el mismo tipo que yo había observado en las cárceles de Inglaterra y las casas de locos. De cada 100 hay 90 idiotas, cretinos, locos en distintos grados. Por allí y por allá habíamos encontrado algunos hombres con el rostro de criminal en el que la audacia le disputaba a la maldad, la ferocidad, no he observado más que tres de ellos. Entre los jóvenes —y hay muchos de ellos— observé un tipo completamente particular, lo que llamaré el «tipo zorro»; éstos son de una constitución endeble, no tienen fuerza muscular, pero sí una cierta fuerza nerviosa. A primera vista su rostro parece amable, tienen facciones pequeñísimas bastante regulares, frescura o más bien colores animados, pero si uno los mira más detenidamente, descubre que esas pequeñas facciones no tienen otra expresión más que la de la astucia y los vicios más bajos. Una se percata de que esos jóvenes no tienen juventud, que ya son viejos, gastados, consumidos. Ninguno de esos «zorros» nos saludó. Muchos de una edad entre los 20 y 24 años portaban el sombrero verde —¡de por vida! Esos infelices no inspiran ninguna piedad, vemos muy claramente en ellos un enemigo y allí está el instinto de conservación que nos dice: «Qué felicidad para nosotros que este hombre esté encadenado. Si lo arrojáramos a la sociedad podría hacernos mucho daño». Vi allí a muchos árabes, pobres desdichados que están allí en su mayoría por alguna infracción a la disciplina a la cual los fuerzan a plegarse. Éstos me inspiran la más viva compasión. Hablé con un muchacho alto y guapo de 24 años que había golpeado a su oficial. Por ello, ¡diez años de castigo!

25En suma, la vida de esos presidiarios no me ha hecho tanto efecto como yo pensaba. No sentí simpatía por ninguno. No vi en ellos más que pobres cretinos idiotas que una vez más querría ver muertos que en ese estado.

26Algunos filántropos de profesión me dijeron: les ha parecido que esos forzados tienen un aspecto innoble porque están quemados por el sol y vestidos muy suciamente. Los marineros están al menos tan quemados por el sol como ellos y no mejor vestidos. Sin embargo, tienen otra fisonomía. (Hay mucho que decir al respecto.)

27Trabajan casi siempre mezclados con obreros libres. Cierto, uno no puede hacer algo mejor para moralizarlos. Porque el ejemplo de sus hermanos libres que trabajan tres veces más que los forzados es para mí una moralización práctica de la mayor importancia. Cuando tres mil quinientos presidiarios vean diariamente trabajar tres veces más fuerte que ellos a cinco mil obreros libres, pienso en verdad que no tendrán el derecho de quejarse. Hay que decir algunas palabras sobre la importancia de establecer un lugar de deportación para los ladrones y prostitutas. Esos presidios arruinan al gobierno. Un obrero libre hace el trabajo de tres forzados, y diez veces mejor, y cuesta menos. El mantenimiento de esos forzados es inmenso, no tanto por sus gastos, sino por los agentes a su cuidado. El mantenimiento de edificios, del hospital, etc., etc. El hombre que ha hecho mal a la sociedad, luego ya no debería, al menos más, quedar a cargo de esta misma sociedad. No pienso tampoco que sea bueno mezclar a los obreros libres con los forzados. Conversando con ellos pueden aprender lecciones de vicio, tener pensamientos de odio que no es prudente sembrar entre los obreros que ya tienen bastante con sus propias razones de odio. (Decir algo al respecto.)

***

  • 130 Calafates. Hombres que calafatean las embarcaciones, carpinteros de ribera que trabajan en obras n (...)

286 de agosto. Ya van tres días que no tengo ni un minuto para escribir. Es horrible. La enfermedad, las carreras, las visitas, los banquetes, todo llega. Y yo voy a partir esta noche. Pasé aquí nueve días felices. Los obreros del Arsenal me llenan el corazón de alegría. ¡Encontré aquí a tres hombres preciosos! Eso me descansa. Y para mí es magnífico ver a hombres regimentados permanecer ¡tan orgullosos, tan enérgicos, tan independientes! ¡Oh! Qué bien conozco el corazón de mis obreros. En Francia y en España... es imposible reducir a esos dos pueblos a la obediencia pasiva de la disciplina. Estaba segura, pero me ha dado placer verlo. En resumen, ésta es la posición de los obreros en la ciudad. De siete a ocho mil —cinco mil en el Arsenal, mil o mil quinientos en el puerto, el resto en la ciudad. Los del Arsenal ganan de 1,60 ff (los calafates)130 a 3 ff, carpinteros de obra de 2 a 2,50 ff, en el puerto 3 ff —en la ciudad 2,50 ff— como los víveres están muy caros, con ese salario sólo se puede ser muy desdichado. Las mujeres aquí no hacen nada más que el trabajo doméstico, aparte de algunos pequeños oficios en los que ganan poco. El estado moral de los obreros del Arsenal es bueno —el de la ciudad menos bueno— muy pocos acudieron a mí.

29Mi sesión en el campo del doctor Foyet; doscientos hombres corrieron con apresuramiento para oírme. Así, por todas partes se produjo el mismo hecho. Las poblaciones inteligentes como las brutas actúan conmigo de la misma manera. No sólo mi título de mujer no los aleja, como ocurriría si me dirigiera a burgueses, sino los atrae. Lo que prueba que el espíritu de Dioses está siempre en las masas. Me escucharon en un silencio religioso. Cosa extraña, comprendieron la cuestión más álgida del pequeño libro: la constitución de la clase obrera —y no comprendieron el «derecho al trabajo». Esto se explica hasta cierto punto. Al estar ya casi organizados han podido hacerse una idea de la constitución que propongo. Y al no estar expuestos al desempleo han comprendido menos la idea del derecho al trabajo. Pero lo comprenderán más tarde.

***

30El 5 de agosto, Hyères (creen que duermo). Ayer tuvimos un pequeño banquete de despedida, dado aquí como en Lyon referido a «la Idea» de la Unión Obrera. No ocurrió allí la misma escena que en Lyon. No obstante comuniqué mucho amor a estos hombres y este amor los penetró. Louis Inrey me hizo un discurso (que adjunto aquí) al que respondí con un impulso de amor de lo más magnífico. Este impulso fue comprendido por los obreros notables que encontré aquí. Arr...Ton... y otros dos. Ese obrero Ton... me causó admiración. ¡Esto es lo que yo llamo un fenómeno! Un hombre que no sabe leer, que no ha recibido ningún desarrollo, que no sabe expresarse y que a pesar de todos esos impedimentos ¡tiene una capacidad de comprensión extraordinaria! ¿Y la causa de esta bella inteligencia? Es que dicho hombre tiene corazón, alma y conoce su función: ir hacia sus hermanos. ¡Y tiene amor! He allí el secreto. ¡Comprende todo porque ama!

31Tendré que hablar de él. Es hasta el momento lo más curioso que he encontrado como estudio de la clase obrera. En donde él vive, soy la única que ha podido descubrir esta inteligencia bella y maravillosa. Nadie en el Arsenal (aparte de algunos obreros y de sus camaradas también inteligentes) sospecha lo que Ton... es. No sabe expresarse, pero comprende; lo toman por un imbécil. Ayer, al hablar de los poetas, sus palabras fueron deliciosas. Captó de inmediato mi pensamiento y dijo: «¡Vea, usted quiere que aprendamos a leer antes que a escribir!» ¡Qué firmeza y al mismo tiempo qué bondad! Es el sello de una naturaleza grande y bella. ¡Y este Arr...! ¡Qué firmeza! ¡Qué fuego, qué audacia! Estos dos hombres me han [espacio en blanco] mucho durante mi estadía en Tolón. Siento una verdadera alegría pensando que existe una naturaleza parecida entre la clase obrera.

32En resumen el banquete estuvo bien.

  • 131 Prosper Enfantin (1796-1894), ingeniero y economista francés quien luego de revolución de 1830 aba (...)

33Charle Poncy no vino. Estoy contenta de que con su ausencia haya llegado al colmo de su conducta. Ahora me ha dado el derecho de decir todo lo que sea necesario decir sobre el tema. Parece que él y su hermano que se pretenden «republicanos» están contra mí y mi libro. ¿Por qué, entonces, me escribió y me envió un canto? Qué inconsecuencia. Estos poetas no saben siquiera lo que hacen. El chico está perdido, y se ha dejado atrapar por los burgueses. Es necesario estigmatizar a este vate a fin de que en el futuro los poetas proletarios no se dejen atrapar (decir algo al respecto). Más estudio a su hermano Alexandre y más descubro en ese muchacho una originalidad notable. Hay en él una exaltación que frisa la locura, una sensibilidad y una brutalidad que se chocan entre sí de la manera más extraña. Lo repito, en la futura revolución este muchacho debe hacerse notar de una manera notable. Todos los otros aquí presentes eran muy buenos y no tenían la apariencia de obreros regimentados. Si el hermano Enfantin131 hubiera visto a estos hombres creo que habría renunciado a su proyecto de regimentar a la población para su felicidad. El doctor Taxil no carece [espacio en blanco] su lado. Su protesta es abierta, violenta contra el catolicismo en una pequeña ciudad como Tolón. El coraje es muy bueno ¡Porque hace falta! Ese pequeño banquete, completamente simple, sin preparativos, con el afecto más verdadero dejará un buen recuerdo en mi corazón. ¡Hay que decir lo que se puede hacer con el amor! El poder real está allí y nada más que allí. Los huéspedes vienen a molestarme; creían que dormía. Se debe visitar Hyéres. Yo no tengo ninguna gana. Está decidido, no puedo ver nada fuera de mi misión. ¡Qué tirano es el amor!

34Acabo de pasar en Tolón diez días muy felices. Encontré allí obreros que me hicieron feliz. Los amé con un afecto dulce y agradable, me apoyaba en ellos. Y ellos, ¡cómo me amaban! Es divino vivir así, ¡en el amor verdadero, puro e inmenso! ¿Qué puede significar, en comparación con un goce parecido, el de los sentidos o de la fortuna? Nada. Y estos hombres incultos, que dada su ignorancia y su vulgaridad, una cree que son incapaces de un goce parecido, sienten, sin embargo, los placeres divinos de una manera muy viva. Ninguno de ellos sueña en amarme por sus sentidos, y no obstante me aman más de lo que nunca hubieran soñado amar. Su mirada anuncia un amor puro, casto, elevado, feliz, tan embriagante que me embriaga a mí misma. Los fascino, y a mi vez estoy fascinada por ellos. Los abrazo con el pensamiento, los acaricio, los colmo de [papel desgarrado] los más celestiales e incluso en esos momentos de éxtasis amorosos nunca siento en mí el menor movimiento de los sentidos. Querría poder abrazarlos a todos así como abracé al pequeño de Nîmes en el banquete del 7 de julio. Querría que todos pudiesen posar sus cabezas sobre mi pecho como lo hizo el pobre Jacob en esa cena memorable. Querría poder estrecharlos a todos contra mi seno mezclando mis lágrimas de amor con las de ellos. ¡Ah! ¡Qué bello, qué bueno es amar así! Pero he aquí, la cubierta nunca es tan fuerte como para poder soportar tantos goces. Oh mi Dioses, no oso soñar en eso, pero me parece sentir a mi pobre [corazón] debilitarse y hundirse bajo el peso de este gran amor que lo quema y lo consume. ¡Oh! Percibo que es mucho más difícil soportar el goce que el dolor. Sin embargo, ¡si muriese en este instante sentiría mucha pena! ¡Morir!... ¡cuando una tiene una vida tan bella!

Notes

125 Flora Tristán encuentra con frecuencia algunos políticos de café que ella designa con el nombre de «caballeros», como se ve en el capítulo sobre Aviñón. (N. de la T.)

126 Flora inventa el término «formista» para aludir a que lo único que cuenta en las cartas de Poney es la «forma», pero que ellas carecen de contenido. (N. de la T.)

127 Alusión a la publicación que sobre Nostradamus hizo Eugébe Bareste (1814-1861). (N. del E.)

128 Al respecto, Jules Puech anota en el Manuscrito: «Benjamín Mazel era de Lodéve (Hérault) pero fue abogado en Montpellier. Había publicado en Marsella, en 1843, su Code social, en el que examina la cuestión frecuentemente estudiada del Pan gratuito. “La urgencia y la posibilidad de efectuar en Francia el servicio público y gratuito del pan diario llevado a domicilio del rico como del pobre, sin distinciones. Cuántos numerarios serían necesarios para efectuar el servicio del pan gratis”. Otras obras de Benjamín Mazel revelan igualmente un espíritu original que recuerda lo que se llamó frecuentemente “la locura de Charles Fourier”».

129 Flora Tristán escribió «égard», que en castellano quiere decir ‘consideración’, ‘estima’, ‘deferencia’ y no ‘égal’ que en español significa ‘igual’, ‘mismo’. Sin embargo, el término ‘égard’ está presentado en la típica locución «cela luí est égal» («le daba lo mismo»), por lo que considero que puede haber sido un error al escribir. (N. de la T.)

130 Calafates. Hombres que calafatean las embarcaciones, carpinteros de ribera que trabajan en obras navales. (N. de la T.)

131 Prosper Enfantin (1796-1894), ingeniero y economista francés quien luego de revolución de 1830 abandonó su oficio de banquero para promover las doctrinas de Saint-Simon. Él y Saint-Amand-Bazard publicaron la Exposición de las ideas de Saint-Simon e hicieron del sansimonismo una verdadera «iglesia». Al romper con Bazard, orientado más a la reforma política que al cambio moral y social, Enfantin se hace llamar el «padre» por los «hermanos» de la comunidad. Fue encarcelado en 1832 por sus ataques contra la propiedad privada y su defensa del amor libre. (N. de la T.)

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter